(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
¿Quien maneja ETA?

Mensajepor ¿Quien maneja ETA? » Lun 28 Nov, 2011 6:30 pm

Imagen


«Está claro que se querían quitar de en medio a mi padre. Todo estaba preparado. ETA fue la mano y alguien puso el dinero»


LUIS CARRERO PICHOT Duque de Carrero Blanco y vicealmirante de la Armada:"Agentes del Estado Mayor estaban tras el asesinato de Carrero Blanco"


Han pasado casi 38 años del atentado que ETA llevó a cabo contra el almirante Luis Carrero Blanco (9.28 horas del 20 de diciembre de 1973). Hoy, Luis Carrero Pichot, duque de Carrero Blanco y vicealmirante, comienza a tener claro lo que pasó con su padre, el presidente del Gobierno, tras leer las revelaciones que ayer publicó EL MUNDO: «Agentes del Estado Mayor estaban tras el asesinato de Carrero Blanco. El servicio de información fotografió al etarra Argala un día antes y la mañana del 20-D recibieron la orden de regresar a su base».

Y esa lectura lleva a Carrero Pichot a sentenciar: «Se deduce que estaba todo preparado. Había alguien ahí que tenía capacidad y autoridad para tomar esas medidas y las tomó. Un sargento y un guardia civil no se van si alguien, superior, no se lo ha dicho. Eso se preparó».

El duque de Carrero Blanco, que ya ha cumplido los 80 años, es un hombre austero, culto, preparado, trasmite tranquilidad y serenidad y en él no hay rencor ni sentimientos de venganza. La entrevista, tras las primeras preguntas, se convierte en un análisis de nuestra historia, la historia presente de España.

    Pregunta.- Casi 38 años después, la cuestión sigue siendo: ¿Cómo y por qué asesinaron a su padre?

    Respuesta.- He leído todos los reportajes y libros que se han publicado sobre el atentado.

    [imageleft]Imagen[/imageleft] [Estamos en su despacho y en su librería, efectivamente, están todos].

    Y todos ellos aportan un regustillo de anormalidad en los hechos. El mejor libro es el de Carlos Estévez y Francisco Mármol (Las razones ocultas de un atentado) y la información que llega más lejos sobre el atentado es la de ayer de EL MUNDO. No entiendo por qué retiraron a los agentes secretos del Estado Mayor de la zona donde vivía el comando de ETA y donde tenía previsto atentar. No cabe duda de que se lo querían quitar de en medio y que todo estaba perfectamente preparado.

    P.- Siempre se ha dicho que su padre, el almirante Carrero Blanco, estorbaba para que el Príncipe Juan Carlos se convirtiera en el Rey Juan Carlos I y que España pasara de un régimen dictatorial a una democracia.

    R.- Eso no es cierto. Cuando a mi padre lo nombraron presidente del Gobierno mandó una carta al Príncipe. En ella le indicaba que si el Generalísimo moría antes que él, presentaría su dimisión y que sería leal al Rey y que no haría nada contra el Rey. Es decir, mi padre nunca fue un obstáculo y, además, hablaba con cierta frecuencia con el Rey. Esa carta existe, la tiene el Rey y hay gente que la ha visto.

    P.- Entonces, ¿a quién molestaba su padre?

    R.- Sólo me puedo remitir a hechos reales. Francia le indicó al embajador español en París, Pedro Cortina, que estaban dispuestos a entregarles a los etarras que atentaron contra mi padre. Y él contestó que «ésa no era su vocación» y se fue a Madrid.

    [Continúa el análisis sobre la actitud y reacciones que tuvieron algunos políticos de aquella época].

    Hace poco le preguntaron a Manuel Fraga qué hizo cuando, siendo embajador español en el Reino Unido, supo del atentado contra Carrero Blanco. Respondió: «Nada, fui al despacho como un día cualquiera». No se puede decir eso. Era su presidente y él era el representante de ese Gobierno en aquel país. Eso sólo indica desprecio hacia la persona de Carrero Blanco.

    [Después, fue presidente del Gobierno Adolfo Suárez].

    Lo primero que hizo Suárez cuando llegó al Gobierno fue amnistiar a los asesinos de mi padre. Recuerdo que Suárez siempre estaba dándole coba a mi padre, una coba impresionante. Mi padre lo trataba con educación y nada más. Nunca fueron amigos, aunque Suárez presumía mucho de esa amistad. Con la amnistía de 1977 cerraron el caso y la investigación. Y eso lo hizo un señor que fue leal servidor del presidente del Gobierno.

    [El análisis o reflexión termina con los servicios secretos y la acción].

    Y por último, el Estado Mayor retira a los agentes secretos que controlaban la zona. Todos esos hechos son muy significativos. Es evidente que ETA fue la mano, pero alguien lo movió y se gastó el dinero para ponerlo en marcha. Había algo o alguien que pensó: «Este señor molesta y como está bien de salud hay que liquidarlo antes de que se muera el otro».

    P.- Tras su análisis, sólo cabe pensar que había alguien, que no era el Rey, al que molestaba su padre.

    R.- Mi padre era fiel y leal al Rey. El Rey me ha demostrado que tenía en gran consideración a mi padre. En el entierro de mi padre, al que asistió el Rey, le di las gracias por su presencia y me contestó, delante de todo el mundo: «Cómo no voy a estar con vosotros si yo estoy en España gracias a tu padre».

    P.- Y después, ¿qué relación mantuvo el Rey?

    R.- Meses después el Rey nos invitó a comer y tuvo un gran detalle con mi madre. Le regaló una pluma de oro y le dijo: «Carmen, nadie mejor que tú para guardar esta pluma. Con ella firmé la aceptación de ser Rey de España». Fueron dos pruebas totales.

    P.- En una ocasión, su hermana Carmen dijo que perdonaba, pero que no olvidaba. ¿Usted también piensa como ella?

    R.- No quiero saber nada de esa gente. La he olvidado, pero sí quiero decir que no basta con que dejen las armas, tienen que pedir perdón a las víctimas. Si no piden perdón será una ofensa a la nación.

    P.- Su madre, antes de morir, le dijo al periodista Julio Merino que el atentado de su marido «había sido un crimen de Estado».

    R.- No creo que ella lo pensara directamente. Alguien se lo pudo sugerir. Mi madre no hubiera concebido, en aquel momento, lo que era un crimen de Estado.

    P.- ¿Alguien le ha explicado cómo fue la investigación y dónde está el sumario del caso?

    R.- No. Nadie. Pero por todo lo publicado parece que fueron arreglando todos los fallos que tuvieron los etarras antes del atentado y que, además, les indicaron el camino y los pasos a dar para acabar con mi padre.

    P.- ¿Cuándo sabremos la verdad?

    R.- Hay que escribir la historia para poder pasar página. Se debería pedir la desclasificación de todos los documentos que no se hayan destruido. Y si se han destruido será porque pueden hacer daño a alguna persona o a los que manejaban a esas personas. Es decir, a los autores intelectuales del magnicidio. Pero siempre, por mucho que eliminen, habrá alguien que se ha guardado algún documento o prueba. Eso siempre es así y así se ha escrito parte de la historia.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 28 Nov, 2011 6:40 pm

Y esa lectura lleva a Carrero Pichot a sentenciar: «Se deduce que estaba todo preparado. Había alguien ahí que tenía capacidad y autoridad para tomar esas medidas y las tomó. Un sargento y un guardia civil no se van si alguien, superior, no se lo ha dicho. Eso se preparó».


..... ZAPATERO. :shock:

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 04 Abr, 2012 4:21 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 30 May, 2013 8:55 pm

Imagen

Según Sánchez Fornet
'La Policía vendió explosivos a ETA con Gobiernos de Aznar'


"Me están entrando ganas de aceptar alguna oferta y escribir un libro con esto de las cloacas del Estado y los que, como Trillo, las habitan"


El secretario general de Sindicato Unificado de Policía, José Manuel Sánchez Fornet, asegura que todo lo que ha dicho el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera en dos entrevistas en El Gato al Agua, de Intereconomía TV, es cierto.

"De lo que yo sé todo lo que ha dicho hasta ahora Vera es cierto. Que le pregunten si González y el Rey conocían la guerra sucia del GAL", ha escrito en su cuenta de Twitter, donde vierte acusaciones u opiniones muy duras.

"No había pensado yo que si ya ETA no está, igual podemos contar cosas que se han hecho para combatirla. Cosas buenas y malas. Y de paso, dejar en evidencia, como traidores que han chapoteado en la sangre de las víctimas y han utilizado el terrorismo a algunos políticos", ha escrito en la red social.

Así, asegura que: "Quizás se pueda explicar por qué se vendió explosivo a ETA en dos ocasiones desde la Policía con Gobiernos de Aznar. Por ejemplo. Y qué cargo político ocupaba Rajoy entonces. Y también quiénes avisaron en marzo del pasado año a 3 comandos de ETA en Francia para que escaparán del control que teníamos sobre ellos. Porque los que les avisaron, 2 hombres y una mujer, eran españoles. Y aquí lo dejamos". Preguntado por un usuario, Sánchez Fornet responde: "El Gobierno Aznar controlaba la policía absolutamente, porque el 99,99% de los mandos le rinden pleitesía política".


Dimisión de Vera

"A Vera lo cesó Antoni Asunción, que dimitió tras la fuga de Roldán (gran enemigo de Vera y que estuvo a punto de ser nombrado ministro)", ha asegurado el secretario general del SUP.

"Se extendió el rumor de que Vera había dicho que si no había un atentado en 10 días aceptaría la dimisión, como demostración de que él era imprescindible. Explosionó una pequeña bomba en un coche por la Ermita del Santo pero Vera fue cesado. Explosión rara esa", ha escrito Sánchez Fornet en su cuenta de Twitter, convirtiéndose con sus opiniones en uno de los temas más comentados de la red social.

Por otro lado, relata que "tras ser nombrado Garzón delegado del Plan contra las drogas fui a verlo con el comisario José Manuel Sánchez García.(q.e.p.d.) nos expuso el plan que ha dicho Vera y le dijimos que no se lo permitirían nunca dijo tener la palabra del número 1 y que recurriría a él, en alusión a González. Y recurrió pero no consiguió nada. Aunque cuando paso eso el ministro era Belloch y Vera hacia 1 año que no estaba.

"Me están entrando ganas de aceptar alguna oferta y escribir un libro con esto de las cloacas del Estado y los que, como Trillo, las habitan", ha comentado en otro tuit.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 23 Feb, 2014 3:43 am

Olé tus vídeos

DAVID GISTAU

ETA se volvió ayer ridícula, se transformó en un «sketch», en una auto-parodia como de escolares de indumentaria alternativa



HABRÍA sido imposible suponer hace apenas unos años que ETA se convertiría en objeto de mofa. Sé que la herida colectiva no está cauterizada, que hay recuerdos trágicos muy cercanos, que existen personas con la vida destrozada para quienes siempre resultará imposible distinguir un solo matiz divertido en la maldad esparcida durante décadas por esta banda terrorista a la que la BBC, pese a la experiencia inglesa con el IRA, aún se empeña en ofrecer el refugio del eufemismo benigno. Como si a la cárcel fueran enviados los etarras por separatistas, y no por asesinos, como si no hubiera en el Parlamento español separatistas a los que nadie discute un solo derecho de los emanados de la ley.

A pesar de esto, ETA se volvió ayer ridícula, se transformó en un «sketch», en una auto-parodia como de escolares de indumentaria alternativa a los que un profesor hubiera requisado los tirachinas y las bombas fétidas y luego fuera a convocar a los padres para una tutoría. Ese vídeo, con la textura del porno casero, no tiene desperdicio. El cuadro del Guernica, que en mi infancia estaba de moda como cursi ornamento pacifista y conciliador en los mismos hogares donde también era frecuente ver un póster de Chaplin y aquel otro de Jesucristo recreado en un cartel de «Se busca». ¿Dónde está el bombardeo con el que se pretextan víctimas con un sentido de la continuidad anti-fascista, dónde la Legión Cóndor? Los famosos supervisores, con su aspecto exótico como de traer incienso y mirra, con la falsa importancia que adquieren las cosas cuando son dichas en inglés, que repasan la lista de la compra con una concentración y un rigor que convienen a su papel de sanadores providenciales descendidos por un instante a la Tierra para ejercer de arcángeles profesionales. Y luego, el raquítico arsenal, herrumbrosas lanzas que apenas alcanzan para que el gesto determinante que había sido anunciado se quede en paripé.

Este escuálido teatro, oneroso en la contratación de actores internacionales de reparto, que como dice Borja Sémper incurre involuntariamente en la acidez paródica de los Monty Phyton, tiene que haber decepcionado mucho a los que esperaban un acontecimiento que conminara al gobierno a hacer algo. ¿A qué reciprocidad obliga esto? Suponiendo que nada de lo que haga ETA pueda obligar a reciprocidad alguna por parte de un Estado en teoría libre de compromisos adquiridos, menos aún a la que pudiera mitigar la gravedad de un asesinato –de cientos de asesinatos– en función de un contexto político. ETA perseverará en su goteo de ademanes calculados, unas veces en el Parlamento, otras con la coartada decorativa de los supervisores y con la proyección al exterior, cuando incluso Picasso sirve para colocar el relato del romanticismo montaraz y el victimismo con el que aún no ha terminado el siglo XX. Tanto el nacionalismo como la izquierda que moteja de fascistas a las víctimas usarán esos gestos para que el Gobierno se sienta obligado a corresponder si no quiere pasar por un elemento saboteador que en realidad tiene añoranza de los atentados. Ésta será la esencia de la dialéctica de los próximos meses, en los que sin embargo ETA y sus profetas contratados necesitarán herramientas de propaganda más eficaces que el numerito de las tres pistolas y el fusil exhibidos sobre un mantel e inventariados en tres idiomas. Eché de menos que un supervisor probara a sacar el mantel sin mover las armas, faltó un número de magia, con los enmascarados aplaudiendo.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 23 Feb, 2014 3:57 am

Vamos, ETA

MANUEL JABOIS



PRUEBEN A BUSCAR «paso significativo» y «ETA» en Google. Se trata de la hoja de ruta que la banda tiene respecto a su desaparición: cultivar el alma de los cándidos. Sumergirlos en buenas intenciones, fanatizar una timidez sui géneris de la que llegue a desprenderse humildad y presentarse al fin, frente a la intolerancia de quienes denuncian su impostura, como perjudicados por su propio proceso; el truco final: víctimas de ETA. Cada uno de esos pasos significativos -decir adiós a los malos modales, jubilar tres pistolas como si el Estado se las hubiese tenido con El Vaquilla- ha degenerado en una cobertura formidable, maniatada por la sensación que deja en cámara un hombre sin rostro y sin manos (un hombre que espera con los bracitos separados a que un verificador Chicote dé el visto bueno a sus bombas).

Desde hace tres años cada referencia a ETA en los medios es por un motivo positivo. Su efecto propagandístico era conocido en el terror y cuesta digerir en la paz: es el mismo pero encaminado a estimular una región del cerebro virgen para ella. En efecto, la banda protagoniza buenas noticias. Tras medio siglo en el que cualquier familia escuchaba ETA en el televisor con repulsa automática, ahora ya no ocurre eso en todas: su presencia se dirige a contentar nunca demasiado pero sí suficiente, aunque en algunos casos provoque felicidad histriónica en quienes encontrarían un motivo más de odio si el Gobierno rectifica una ley. La gota malaya inversa masajeando el subconsciente de tal forma que la bronca, el desapego y la injuria parezcan venir del lado de las víctimas, que nunca están satisfechas porque nadie les devolverá lo perdido. La misma razón por la que nunca se debe negociar con ETA: porque es más fácil que lo deje por nada que por algo.

La campaña es magnífica; bien es verdad que la predisposición es buena. De cada gesto (hoy un preso se reunió con una víctima, mañana un etarra romperá ante las cámaras una navaja mariposa) sale un acto histórico y luego se piden reacciones. Con ellas en la mano se demuestra el efecto de la estrategia: cada vez más benignas, cada vez más animosas. Dan ganas de apadrinarlos a todos. Cuando la banda se disuelva ya no será tan exagerado en el inconsciente colectivo un Nobel cualquiera. Mientras tanto se asistirá con aire ceremonial a ese culebrón en el que ETA se desmonta con plasticidad televisiva ralentizando el «por fin somos buenos» hasta donde puedan. Con el Guernica detrás. Ellos, la Luftwaffe después de la Luftwaffe.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 31 Mar, 2014 12:24 am



Chema Herzog: "Si tu tienes una empresa de seguridad, te interesa que no haya seguridad para vender tu producto. Más claro no puedo ser."

J. Évole: "Me da la sensacion de que estás insinuando que alguien como Mayor Oreja puede tener intereses en empresas de seguridad y por tanto le interesa que la situación aquí esté excitada."

Chema Herzog: "Pudiera haber sido así, pero no lo afirmo porque no me quiero ver en una querella"

http://www.lasexta.com/programas/salvad ... 00161.html

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 08 Mar, 2015 1:14 pm

Imagen

Los 'errores' de la Justicia frente a ETA

'Agujeros del sistema', un libro descubre las 'negligencias' que han dejado más de 300 asesinatos sin resolver

Sumarios cerrados en un día, expurgados, pruebas desechadas... también en los años 90


Pamplona, 1 de mayo de 1980, tres de la madrugada. Dos amigos, José Oyaga Marañón -49 años y tres hijos- y Jesús Vidaurre Olleta -34 años y cuatro críos-, terminan sus copas y deciden irse casa. No llegan. Tres personas se les acercan y dos les disparan en la nuca. Mueren en el acto. ETA dice que esa «eliminación física» forma parte de su campaña moral contra el «mundillo de la droga». Unos años después, miembros del comando Iruña Artapalo confiesan su autoría y explican el atentado con pelos y señales. Pero esas diligencias jamás se incorporan al sumario. El caso no llega a la Audiencia Nacional y un juzgado de Pamplona, sin competencia para ello, lo cierra. El doble crimen prescribe.

Es una cuenta del rosario de «negligencias», «errores» y actitudes de «desidia» que pueblan las 382 páginas de Agujeros del sistema. Más de 300 asesinatos de ETA sin resolver (Ikusager, 2014), una investigación desgarradora en la que el ex periodista de EL MUNDO Juanfer F. Calderín pone el dedo en una llaga muy poco conocida. «Más de 300 personas fueron asesinadas por fantasmas debido en gran medida a una impensable red de graves errores del Estado de derecho», subraya, «y no a la pericia criminal de los terroristas». En ocasiones la Justicia puso empeño en resolver los atentados, aunque no lo logró. Otras veces, «la Administración no actuó como debía» -despachó los crímenes rápido, incluso «en apenas 24 horas»-. En otras ha reinado la impunidad «por la mala coordinación existente entre la Justicia y las Fuerzas de Seguridad»: asesinatos con indicios, pruebas, detenidos y hasta confesiones en manos de la Guardia Civil que jamás llegaron a la Audiencia Nacional.

El estudio arrancó hace dos años con un enfoque concreto: intentar averiguar más de los asesinatos irresueltos que la treintena de disidentes embarcados en la vía Nanclares podría ayudar a esclarecer. Con el impulso de la asociación de víctimas Covite, Calderín empezó a tirar del hilo del informe de la Fundación de Víctimas del Terrorismo sobre atentados sin condena: 314 en democracia y otros 66 en dictadura. Se sumergió en sumarios judiciales, los cruzó con cientos de documentos policiales, habló con decenas de víctimas. Se encontró con que las «sorpresas» no eran anecdóticas. Cotejó sus datos con «jueces, fiscales, destacados miembros del estamento policial...». Unos y otros intuían que en los 70 y 80 «habían podido producirse errores» por el ingente trabajo que suponía afrontar la frenética barbarie de ETA. Lo que no imaginaban», matiza, era que esos «descuidos» llegaban hasta los años 90.

Un ejemplo: Miguel Paredes García y Elena Moreno Jiménez, un joven matrimonio al que el 6 de abril de 1990 un desconocido asesinó a tiros en el centro de San Sebastián. ETA les acusó de ser toxicómanos; así lo recogió la prensa. Sólo ahora se sabe que la autopsia descartó cualquier rastro de estupefacientes. También que la Audiencia Nacional cerró el caso menos de seis meses después y nunca volvió a reabrirlo, a pesar de que la pistola que sirvió para matarlos fue la misma que ETA utilizó contra el policía nacional José Ángel Álvarez mientras paseaba por el Casco Viejo de San Sebastián, un atentado por el que fueron condenados los etarras Francisco Javier Balerdi Ibarguren y Jesús María López González. La coincidencia del arma figura en un informe policial, en balde. El caso prescribió.

También son llamativos los expurgos. El libro documenta hasta siete sumarios destruidos por ser considerados inútiles. El del periodista José María Portell, asesinado en 1978, fue eliminado en 2008; ni siquiera por la Audiencia Nacional, sino por un juzgado de Bilbao.

Algunas dudas son más recientes. El autor transcribe la entrevista que mantuvieron en prisión Consuelo Ordóñez y Valentín Lasarte en la cual el miembro de la vía Nanclares le confiesa que «había más gente» que los etarras ya condenados vigilando a su hermano Gregorio, el dirigente popular asesinado en 1995. Ordóñez pidió la grabación a Instituciones Penitenciarias: le dijeron que estaba «borrada»; luego le reconocieron que no lo estaba, pero que era «secreta». El juez Santiago Pedraz ha reclamado ahora la grabación después de que la familia haya logrado la reapertura del caso.

El libro, que se presenta en Madrid el día 19, está prologado por Maite Pagazaurtundúa. Lo cierra el catedrático de Derecho Internacional Carlos Fernández de Casadevante: en su opinión, los tribunales europeos deberían juzgar a España por su «responsabilidad» en todos estos crímenes sin resolver.


Imagen

El atentado contra Carrero Blanco, entre las calles Maldonado y Claudio Coello.

CARRERO BLANCO, EXPEDIENTE PERDIDO

Entre los 858 crímenes de ETA hay un puñado que 'no existe'. Son los expedientes judiciales de 34 asesinatos cometidos en la dictadura, antes de la ley de amnistía de 1977. Uno es el de Luis Carrero Blanco. El entonces presidente del Gobierno voló por las aires en el atentado que más fama dio a la primera ETA. Fue el 20 de diciembre de 1973 y se llamó 'operación Ogro': cerca de 100 kilos de explosivos activados al paso del coche de Carrero Blanco acabaron con su vida y con las del inspector de Policía José Antonio Bueno Fernández y el conductor del vehículo, José Luis Pérez Mogena. Entre 2011 y 2014 funcionarios de la Oficina de Asistencia a las Víctimas de la Audiencia Nacional hallaron otros 32 sumarios de aquella época que también se encontraban extraviados entre montones de papeles, mezclados con casos de accidentes de tráfico, robos o violaciones.

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Sab 07 Ene, 2017 9:14 pm

Creo que era Martinez Inglés en un libro sobre el 23 F quien contaba (espero no tergiversar mucho, hace tiempo que lo leí) como Cortina fue la única persona con mando que logró salir indemne del juicio.
Parece ser que hizo que su abogado le preguntase si era cierta la presencia en el lugar de una unidad del cesid. El tío contesto: claro, igual que había en el asesinato de Carrero Blanco. Aquello sonó en el tribunal como un trueno y nadie se atrevió a condenarle...

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Sab 07 Ene, 2017 10:41 pm

Imagen

Cortina, en el juicio del 23-F: «Como me jodan, saco hasta lo de Carrero Blanco»

El fiscal solicitó 12 años para el jefe del Cesid por rebelión militar y después fue absuelto


«Que no me jodan, que saco hasta lo de Carrero Blanco». Esa frase fue pronunciada en tono amenazante por el comandante José Luis Cortina, jefe de la Agrupación Operativa de Misiones Especiales (Aome) del Cesid, sobre las 14.30 horas del 22 de marzo de 1982, junto al comedor del Servicio Geográfico del Ejército. En este lugar se estaba llevando a cabo la vista oral del juicio sobre el intento de golpe de Estado del 23-F. El interlocutor de Cortina estaba al otro lado del teléfono y el testigo de aquella conversación fue el abogado Ángel López Montero, defensor del teniente coronel Antonio Tejero.

Treinta años después del golpe, y por primera vez, el letrado del golpista revela aquel suceso: «Un día, durante la vista del juicio, tuvimos un receso para comer. Nuestro comedor estaba junto a la cocina, separado por unas cortinas de tela. El comandante Arribas, encargado de aquel servicio, y que realizó una excelente labor, me hizo un gesto con la mano y me dijo que me acercara hasta donde estaba él. Después me dijo que me pusiera detrás de una determinada cortina y que escuchara. Así lo hice; detrás de aquella cortina de tela había un hombre hablando».

López Montero, que reconoce que ya es hora de que se sepa la verdad sobre el 23-F y que se desclasifiquen todos los documentos que existan, incluidas las cintas grabadas antes, durante y después de la intentona golpista, rememora aquel instante y descubre al personaje que estaba detrás de la cortina: «Me quedé parado, inmóvil, detrás de la cortina, y escuché con toda nitidez lo siguiente: 'Que no me jodan, que saco hasta lo de Carrero Blanco'. Y, de repente, detrás de aquella tela, salió el comandante José Luis Cortina».

El comandante estaba acusado por el fiscal, el ministro togado de la Armada José María Claver, de un delito de rebelión militar, y tenía una petición de 12 años de cárcel y separación del servicio. La sentencia de aquel juicio se hizo pública el 3 de junio de 1982 y Cortina, de manera sorprendente, salió absuelto, mientras que el Tribunal Militar condenaba a tres años de prisión a su segundo, el capitán Gómez Iglesias, que había conducido los autobuses de Tejero hasta el Congreso. En 1983, el Tribunal Supremo aumentó la pena de Gómez Iglesias hasta los seis años, con la correspondiente expulsión de la carrera militar, y confirmó la absolución del mando del Cesid.

La amenaza de Cortina a su interlocutor se produjo después de que el comandante de los servicios secretos tuviera que aguantar, durante unas dos horas, 87 incisivas preguntas del fiscal del 23-F.

El interrogatorio de Claver, según se recoge en las actas del juicio, llevó en varias ocasiones a Cortina contra las cuerdas, con momentos muy delicados y comprometidos. Las explicaciones del militar no convencían al fiscal de que el jefe de la Aome no se había reunido con Tejero antes del 23-F. Tampoco se creía la versión de Cortina de que no había organizado, a través de Gómez Iglesias, un encuentro entre el teniente coronel de la Guardia Civil y el general Alfonso Armada que se produjo el 21 de febrero en un piso de la calle Pintor Juan Gris, que pertenecía a la empresa de seguridad Aseprosa, que, casualmente, dirigía el hermano del comandante, Antonio Cortina.

Claver, pregunta tras pregunta, apretaba a Cortina y quería saber cómo y por qué Gómez Iglesias, segundo del comandante en la Aome, estuvo dentro del Congreso la tarde del 23-F. Y cómo había conducido los autobuses de Tejero hasta la sede del Hemiciclo con un vehículo que hacía de guía y una emisora de radio del Cesid. En ese momento, tal como se recoge en las actas del juicio a las que ha tenido acceso EL MUNDO, Cortina, sin justificación aparente, hizo un símil entre el atentado del almirante Carrero Blanco y el 23-F.

«En esto tenemos una larga historia, que, en este caso, creo que habría quienes podrían declarar que algún equipo había participado en el asesinato del almirante Carrero Blanco, en el cual coincidieron, lo cual es muy frecuente; es muy frecuente, y de hecho ha ocurrido en numerosas ocasiones, que, en acontecimientos trágicos y señalados como fue el asesinato del almirante Carrero Blanco y en el intento de asesinato o atentado sobre el general Esquivias, existen siempre medios propios próximos, y después se comenta, más o menos, de una forma ligera el que: pues sí, lo hemos hecho nosotros, o sí, hemos participado en aquello, pero sin que, en fin, a aquello, se le pueda dar otro alcance».

Tras esa respuesta inconexa de Cortina se produjo un cuchicheo entre gran parte de los presentes -miembros del Tribunal, letrados, acusados, periodistas y público- y hoy uno de los abogados de los golpistas ha reconocido a este periódico: «Nunca entendimos el porqué de aquel ejemplo y aquella confusa respuesta de Cortina».

Claver acabó su interrogatorio al comandante del Cesid sobre las 14.00 horas del 22 de marzo y, poco después, durante el receso entre la sesión de la mañana y la de la tarde, fue cuando el jefe de la Aome, según la versión de López Montero, Cortina habló por teléfono con un tercero en una especie de locutorio que había junto al comedor del Servicio Geográfico del Ejército, más conocido en el juicio por Campamento.

El abogado de Tejero recuerda perfectamente cómo se produjo aquel hecho: «Estábamos comiendo un grupo de abogados e imputados y observé cómo el comandante Arribas, encargado de que los servicios de aquellas instalaciones funcionaran a la perfección, me hacía señas con su mano. Me acerqué y me dijo: 'Póngase aquí y escuche'».

López Montero continúa describiendo el lugar y utiliza un folio en blanco y un bolígrafo para hacer un croquis de la zona donde se produjo aquella conversación telefónica: «Era una especie de locutorio, separado por unas cortinas de tela, que se encontraba, de paso, entre la cocina y el comedor. El teléfono era un teléfono público. No pertenecía a ningún despacho. Estaba para el servicio de todos los que comíamos allí: acusados, defensores y demás».

Recalca: «Escuché con toda nitidez cómo la persona que estaba detrás de la cortina de tela decía, en tono fuerte y amenazante, la siguiente frase: 'Que no me jodan, que saco hasta lo de Carrero Blanco'». El letrado narra a continuación lo que hizo unos segundos más tarde: «Di un paso hacia atrás para no ser detectado por la persona que estaba hablando e, instantes después, observé cómo salía de detrás de la cortina de tela el comandante del Cesid José Luis Cortina Prieto».

Hay que recordar que el almirante y presidente del Gobierno Luis Carrero Blanco fue asesinado por el comando Txikia de ETA el 20 de diciembre de 1973. Los miembros del comando terrorista alquilaron un semisótano en la calle de Claudio Coello 104 de Madrid y lograron excavar un túnel hasta el centro de la calzada, donde colocaron una carga de unos 100 kilogramos de explosivos, que detonaron al paso del vehículo de Carrero Blanco.

«Modere el tono»

En el acta del juicio del 23-F del 22 de marzo de 1982, se indica que «se reanuda la sesión a las 16.00 horas». Esa tarde, siempre según la versión de algunos de los abogados presentes en el juicio, la presión del fiscal Claver sobre Cortina bajó varios grados y el comandante aprovechó para responder en tono arrogante y retador. Llegado a ese punto, el presidente del Tribunal, el general Luis Álvarez Rodríguez, se vio obligado a intervenir -según se recoge en las actas del juicio- para reprender y cuadrar al comandante del Cesid en los siguientes términos: «Primero, modere el tono. No hace falta pegar esos gritos. Y, segundo, el estilo».

Tras Claver intervino López Montero. El letrado consiguió, con toda sutileza, que Cortina reconociera que existía cierta relación comercial o profesional entre la empresa de seguridad Aseprosa, que dirigía Antonio Cortina y que llegó a trabajar para Alianza Popular, y el Cesid: «Bueno, no se puede hablar de contratación, sino de unas ciertas contraprestaciones con ella».

López Montero continúo su interrogatorio y llegó a plantearle a Cortina si a finales de abril de 1981, dos meses después del 23-F, «visitó a un letrado en Madrid para solicitar que le dijera al teniente coronel Tejero que por favor no sacara su nombre y, después de aquella misma tarde, fue a casa del teniente coronel Tejero». La respuesta de Cortina fue evasiva: «Yo no recuerdo ninguna de esas visitas».

Cortina, según ha reconocido a EL MUNDO, entró en los servicios secretos españoles casi en sus inicios, en 1972. En aquella época, existía el Servicio Central de Documentación (Seced), que estaba dirigido por el comandante José Ignacio San Martín -condenado por la intentona golpista del 23-F a 10 años de cárcel- y dependía directamente de Presidencia, del almirante Carrero Blanco.

Cortina, como agente de los servicios secretos, siempre ha mantenido buenas relaciones con la inteligencia norteamericana en Madrid. Y los hombres de la embajada y los agentes de la CIA enviaron en enero y abril de 1971 dos documentos reservados y clasificados a Washington.

El primero de ellos era el «Telegrama 700. Confidencial 05802 291946Z», donde se indicaba que «el mejor resultado que puede surgir de esta situación sería que Carrero Blanco desaparezca de escena». El segundo estaba encabezado con el título «España: la próxima transición» y en él se indicaba que Carrero Blanco era contrario a los intereses de EEUU. Esos dos documentos estaban depositados en los Archivos Nacionales y Administración de Documentos de EEUU (Nara) y fueron desvelados en 2007 por el periodista de investigación Eduardo Martín de Pozuelo en su libro Los secretos del franquismo.

Otros periodistas de investigación, Carlos Estévez y Francisco Mármol, revelaron en 1998 en su libro Carrero: las razones ocultas de un asesinato que, en diciembre 1972, había un informe secreto con el nombre de Turrón Negro, que llegó hasta el Seced, donde se decía que la Guardia Civil sabía que «ETA ha enviado un comando a Madrid, con la finalidad de atentar contra una alta personalidad del Estado».

Por último, hay que recordar que ETA no tenía previsto atentar contra el presidente del Gobierno, pero, en 1972, el etarra José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, tuvo una cita en el hotel Mindanao de Madrid, donde un hombre sin identificar le entregó un sobre con los itinerarios y costumbres de Carrero Blanco.

Esa información, tras ser comprobada por los miembros del comandoTxikia de ETA, fue vital para asesinar al presidente del Gobierno. Se da la circunstancia de que Argala también voló por los aires, en Francia, cinco años después, el 21 de diciembre de 1978. Un comando del Batallón Vasco Español (BVE) (Ver EL MUNDO del 21 de diciembre de 2003) le colocó una bomba debajo de su vehículo, un Citroën Dyane. Argala se llevó a la tumba el secreto del «hombre de la gabardina», como se designó e identificó al personaje que ayudó a los terroristas a eliminar a Carrero Blanco.

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Sab 07 Ene, 2017 11:42 pm

P.- El 22 de marzo de 1982, cuando el fiscal Claver lo interrogaba con respecto al papel jugado en el 23-F por un vehículo y un capitán del Cesid, usted sacó, de repente, que en el caso de Carrero Blanco también había un vehículo de los servicios secretos en la zona del atentado. ¿Qué quería decir con eso?


ok, era el fiscal togado, no su abogado. Mil gracias por el enlace !!

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Dom 24 Dic, 2017 4:46 pm


José Antonio Anido se convirtió en Joseph, agente infiltrado en ETA.

José Antonio, el guardia civil que brindaba cada vez que ETA mataba a un compañero

EL ESPAÑOL recoge el testimonio inédito del agente infiltrado entre terroristas; rebautizado como Joseph, fue mano derecha de Mikel Antza hasta que descubrieron su identidad. Su heroicidad marcó la lucha contra la banda asesina. "La foto de mi jura de bandera fue lo que motivó que se marchara corriendo"


Infiltrarse en ETA, convertirse en un hombre de confianza de los asesinos y recabar la información más valiosa sobre una bestia descomunal, con dentelladas feroces. José Antonio Anido Martínez, con el verde de la Guardia Civil corriendo por sus venas, asumió aquella misión de tintes suicidas. Corrían los primeros años de los 90 y este guión -que podría desbordar cualquier argumento de una película de ciencia ficción- supuso una de las claves de la lucha antiterrorista de este país.

Es la primera vez que José Antonio Anido cuenta su experiencia de infiltración con tanto detalle: desde los brindis que se le atragantaron para celebrar cada atentado de la banda hasta el miedo que le infundía dormir bajo el mismo techo que los pistoleros.

No olvidemos que su historia se remonta a los años de plomo, con la resaca de los atentados contra la casa cuartel de Zaragoza -once asesinados; cinco de ellos, niños- o el de Hipercor en Barcelona -21 víctimas mortales- todavía demasiado recientes.


Imagen
El atentado de Hipercor de Barcelona se cobró la vida de 21 personas.

Pero José Antonio Anido no dudó:

"Aunque soy español había vivido en Estrasburgo (Francia) toda mi vida. Vine a España poco antes de ingresar en la Academia de la Guardia Civil de Baeza; hablaba español mal y con fuerte acento francés. Miembros de la Unidad de Servicios Especiales (USE) me hicieron una entrevista en la misma academia y me ficharon [...] Me dijeron que me prepararían para infiltrarme en ETA, que sería largo, difícil; acepté el reto porque me atraía la aventura y quería ser útil para luchar contra el terrorismo. No tenía miedo en ese momento".

El adiestramiento de Anido no fue sencillo. Ocurrió entre noviembre de 1990 y mayo de 1991, explica en el libro Historia de un desafío. El agente se refiere a su propósito como la infiltración "en una banda terrorista de las más paranoicas". Y, para ello, tuvo que enfrentarse a duras pruebas. Una de las condiciones principales en su formación era que no revelase jamás su identidad. Por eso sufrió cuando otros miembros del Cuerpo le detuvieron pensando que era un colaborador de ETA. Hasta tal punto había adquirido las destrezas de camuflaje.

En esas, José Antonio Anido dejó de existir. Nacía Joseph, simpatizante de los terroristas. "En mayo de 1991 mis jefes consideraron que ya estaba preparado y me marché al sur de Francia con una nueva identidad".

"Empecé introduciéndome en los ambientes relacionados con Iparretarrak (IK), donde yo era un insumiso y un borroka más; fumaba porros, escuchaba reggae..., lo que exigiera mi cobertura, la que habíamos preparado minuciosamente durante meses y que se había convertido en mi nueva vida".

Esa nueva vida arrancó con la inscripción en un curso de euskera en Bayona, donde contactó con gente del entorno de ETA. Joseph comenzó a ejercer como tesorero de la escuela y ayudante en la cocina.


El primer contacto con ETA

De pronto llegó el primer contacto. "Poco a poco fui ganándome la confianza de los que me rodeaban, hasta que en 1994 recibí una nota con una cita para recoger a una persona. Para evitarme sustos y nervios nunca me decían qué hacían los equipos operativos con la información que yo iba facilitando; era la mejor manera de que yo siguiera teniendo la misma actitud de siempre".

Zorion Zamakola Ibaibarriaga. Delante de Joseph se presentaba un hombre de ojos saltones, pelo graso y castaño que se decía tesorero de ETA. Aquel era el primer contacto del guardia civil con la banda terrorista: "Me preguntó si podía alojarse en mi casa. Accedí, aunque procuré mostrarme receloso, tal y como me habían aleccionado".

José Antonio Anido, Joseph, recuerda los movimientos que se gestaban en la escuela con la que colaboraba: intercambio de notas entre personas vinculadas con ETA, información relevante que podría ser de interés para los servicios de información de la Guardia Civil. Los colaboradores de los terroristas tenían claro el procedimiento. Tras su entrega, rompían los papeles y los tiraban a la basura.

"Cuando esto ocurría, esperaba a la hora del cierre y buscaba en la basura para localizarlas y recuperarlas; en una ocasión casi me descubren, ya que tuve que esperar al cierre con la excusa de que tenía que dejar todo limpio para el día siguiente, y alguien entró para recoger algo que se le olvidó. Yo estaba con un montón de trozos de papel, que pude esconder en medio segundo".

Pese a los contratiempos, Joseph ya era uno más en aquel entorno proetarra. Había conseguido ser uno más a base de constancia, a base de tragarse sus propios sentimientos. Qué duro se le hacía estar presente de las fiestas que montaba su entorno cada vez que ETA asesinaba a los guardias civiles: "Comían marisco, bebían y consumían drogas; yo, metido en mi papel, lo celebraba con ellos".

Un etarra en casa

Imagen
Zorion Zamakola.
Volvamos a Zorion, aquel tesorero de ojos saltones que contactó con Joseph por primera vez: "Pasó en mi casa de Bayona dos meses; era receloso y suspicaz. Dormía de día y no hacía ningún ruido para que los vecinos no notasen que alguien se ocultaba en mi casa cuando yo trabajaba, ni siquiera utilizaba la cisterna del váter".

Aquella convivencia se convirtió en un infierno. Joseph hacía las veces de encubridor, colaborador, chófer y compañero de fatigas del terrorista, un hombre que "bien vestido, llevaba pistola y tenía inhibidores de frecuencia". Un individuo, en definitiva, "peligroso".

Convivir con aquel avezado terrorista fue un infierno. Joseph controlaba cada movimiento, pero su subconsciente era un peligro que no debía pasar por alto: Llegué a tener miedo de soñar en voz alta y ser descubierto por él; esa era mi gran obsesión, hablar en sueños".

Aquellos sufrimientos, no obstante, obtenían sus frutos. El guardia civil infiltrado recogía la basura del etarra -entre la que se encontraban sus documentos y cartas triturados- y la colocaba en la misma bolsa. Así arrancaba un juego que fue especialmente útil para el Instituto Armado.

"[Zorion] siempre rompía en pedazos las cartas que recibía o documentos escritos por él, los metía en una bolsa de plástico y me lo entregaba para que lo tirase a la basura justo antes de que pasase el camión de recogida. Procuré que todas las bolsas de basura que había en casa fuesen iguales, del mismo comercio. Ocultaba una en un recoveco que me prepararon en la escalera de bajada y le daba el cambiazo cuando me pedía que la tirase; algún otro compañero de apoyo sería el encargado de recuperarla durante la noche y de dejarme otra para el día siguiente. De este modo obtuvimos mucha información sobre sus actividades".

Aquellas semanas se grabaron a fuego en la memoria del agente infiltrado. "Pasé miedo con este individuo. Mucho miedo".


Imagen
Mikel Antza, en una foto de la época y otra actual, era considerado el cerebro de ETA.

Mano derecha de Mikel Antza

De aquel jefe de ETA, Joseph recuerda a una figura diametralmente opuesta a Zorion. "Un hombre culto y con estudios universitarios, pero que ordenaba asesinatos y presumía de ello delante de mí", es como describe el agente infiltrado a Mikel Antza.

En estas, Joseph aguzaba su disimulo, haciéndose pasar por un partidario de "la lucha armada sin límites": "Me dediqué a trasladarle con mi coche de la misma manera que hacía con Zorion, y hacer los recados que me mandaba, llevar notas y dar consignas a gente. La calidad de la información que obtenía el Servicio era ahora mucho mayor. Era lo máximo a lo que podíamos aspirar".


Descubierto por ETA

Joseph ya no era uno más. Era la mano derecha de Mikel Antza. Era un miembro respetado -casi temido- dentro de ETA. Era un adalid de la lucha armada. Todos confiaban en él.

Todo ello, en el tiempo que dura un suspiro, se vino abajo. Los terroristas descubrieron su verdadera condición de guardia civil.

"Un día, como hacía semanalmente, llamé a mi familia, que seguía residiendo en Estrasburgo y que no sabía nada de mis actividades profesionales. Mi padre me contó que hacía una semana había estado en casa un amigo mío que pasaba por allí y había subido a verles; que estuvo un rato en la casa y de repente se puso muy nervioso y dijo que se tenía que marchar. Cuando me dio su descripción se me heló la sangre. Era Zorion Zamakola".

"A los dos meses [Zorion] me dijo que ya no me iba a necesitar más, pasaría al servicio del jefe del aparato político de ETA, Mikel Albisu Iriarte, Mikel Antza; era un ascenso por mi valía personal y por lo eficaz que era consiguiendo todo lo que me pedían".

¿Qué había ocurrido en esa vivienda? Los padres de Joseph [mejor dicho, José Antonio Anido] tenían en la cómoda del salón la foto de la jura de bandera de su hijo. "Me habían descubierto".

Aquello rompió todos los esquemas del agente infiltrado: "Nunca sabré por qué Zorion fue a ver a mi familia, tal vez para buscar otra fuente de apoyo a la banda terrorista (otra casa donde cobijarse en caso de apuros) o tal vez porque desconfiaba de mí. Lo que sí tengo seguro es que la visión de la foto de mi jura de bandera fue lo que motivó que se marchara corriendo, seguramente para avisar a Antza lo antes posible de lo que acababa de descubrir".

Todas las alertas se dispararon. José Antonio Anido se precipitó al interior de su casa de Bayona. Preparó el petate, recogió todo lo que pudo, y se marchó corriendo. Temía la llegada de los terroristas, de los asesinos que en los últimos meses se habían convertido en sus compañeros.

"Al salir de casa observé un vehículo que me vigilaba, eran ellos. Creo que no estoy muerto porque detectaron la seguridad que me daba mi unidad y no tuvieron ocasión de hacerlo. Cogí un avión con destino a Bruselas".


Sentenciado tras una portada de 'Egin'

La cabeza de José Antonio Anido tenía precio. Y lo que era más peligroso, su rostro había dejado de ser anónimo. Una portada del periódico Egin marcó la existencia del agente infiltrado:

"En mayo de 1995 Egin publicaba mi fotografía en su primera página con una condena de muerte por ETA. Tuve que contarles a mis padres toda la verdad, porque hasta ese momento desconocían que estaba infiltrado en ETA. Para ellos fue un gran golpe, temieron por mi vida y la suya cambió bruscamente, ya que tuvieron que salir de su casa, dejar su trabajo y, en definitiva, cambiar de país cuando no pensaban hacerlo".

Una salida abrupta de ETA. Y, de nuevo, otra ruptura en la existencia de José Antonio Anido. Dejar una vida por otra parecía ser el sino del agente, que hoy valora los años en los que convivió con los pistoleros, en los que se vio obligado a brindar por los asesinatos de sus compañeros de sangre benemérita.

"A pesar de todo, nunca me he arrepentido de haber realizado ese trabajo; únicamente me pesa no haber podido mantener más tiempo mi cobertura y haber obtenido más información".

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Jue 12 Abr, 2018 11:05 pm

Imagen

A Carrero Blanco no lo mataron “los palurdos de ETA”: el libro que desmonta la versión oficial

El criminólogo y periodista de investigación Francisco Pérez-Abellán desmonta, en ‘El vicio español de magnicidio’, las versiones oficiales de los grandes atentados que han cambiado al menos cinco veces la historia de la España contemporánea: Prim, Canalejas, Cánovas, Dato y Carrero.

El doctor Francisco Pérez Abellán, experto en criminología y periodismo de investigación, dice que uno de los mayores vicios españoles es el magnicidio. No le ha pasado desapercibido -a pesar del conformismo general ante la versión oficial- el hilo que une los atentados que han cambiado al menos cinco veces la historia de la España contemporánea: ahí Prim, Canalejas, Cánovas, Dato y Carrero Blanco. Con Canalejas, señala, “se descubre que hay una sociedad de fomento del asesinato, como proclamara Thomas de Quincey, compuesta por curiosos del homicidio, diletantes de los modos de matanza y caprichosos del crimen”: “Forman parte de ella personajes poderosos que descubren una forma nueva de hacer política eliminando los obstáculos con el asesinato como gran regulador”, indica.

Recoge todas sus investigaciones en El vicio español del magnicidio (Planeta): vistos en perspectiva, subraya el experto, estos asesinatos citados “fueron auténticos golpes de Estado”. En poco más de cien años, cinco presidentes del Gobierno fueron asesinados. Cree que es cosa de una “raigambre española” y relaciona esta pulsión patria con hechos vidriosos que han llegado de alguna forma a nuestros días, como la caída del helicóptero de Mariano Rajoy, con él dentro, o el puñetazo que recibió en la sien, “un tipo de golpe que habría podido dejarle en el sitio”. “Lo que podría demostrar de forma práctica que, mediante la maquinación inteligente, la violencia política trata de cambiar el curso de la historia con la muerte violenta de los máximos dirigentes”.


El triunfo de los ministros

Enumera una lista de constantes que se repiten en todos estos crímenes: primero, que siempre los facilitan grandes fallos de seguridad, que dejan a los presidentes prácticamente indefensos ante los criminales, que actúan como si no existiera la policía. En segundo lugar, que ninguno de esos crímenes ha sido, a sus ojos, convenientemente investigado. “En ocasiones las investigaciones se han desviado adrede, llevándolas a un callejón sin salida”. Tercer punto: los ministros del Gobierno, sin excepción, “pese a su flagrante fracaso”, no sólo no fueron destituidos, sino que salvo uno que murió prematuramente, fueron ascendidos “y puede decirse que recompensados por tan brillantes servicios”. La cuarta constante es que los asesinos fueron tildados de “libertarios” o “revolucionarios”, enmascarando con ello, dice el autor, maniobras políticas que al ser investigadas puede verse que llevaron a cabo criminales a sueldo, de perfil idéntico.

Sin embargo, aunque se les haya señalado como locos solitarios, “en realidad eran asesinos por encargo, protegidos, acogidos, guiados por cómplices a los que nunca se detuvo”. Ahí relaciona esta inclinación con el asesinato de Kennedy: “Los criminales del otro lado del charco importaron el método”, asegura, y llama la atención sobre la destrucción de pruebas en algunos de los casos citados. “Me consta que ha sido voluntaria e intencionada (…) En los casos más sangrantes se alteraron hasta los sumarios judiciales, que por cierto solo alguna rara avis ha sentido la tentación de consultar en todo este tiempo”.


¿Argala mató a Carrero Blanco?

Uno de los atentados que más nos apela aún en nuestros días es el de Carrero Blanco, capaz aún de llevar a tuiteros ante la justicia si bromean con él. El autor cita al prestigioso periodista de investigación Antonio Rubio, que contó en El Mundo en noviembre de 2011 que el jefe del comando terrorista, José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, supuestamente encargado de apretar el detonador que hizo volar a Carrero, fue fotografiado el día antes en la parada de autobús de Serrano-Hermanos Bécquer, muy cerca del lugar del crimen, por agentes españoles de los servicios de información mientras realizaban labores de vigilancia de rusos y árabes. “Poco antes del asesinato de Carrero, los espías recibieron la orden de regresar a su base sin que la foto del temido Argala, sorprendido cerca de la embajada USA en Madrid, alertara de nada”, desliza.

Y continúa: “El 21 de diciembre de 1978, a las 9.30 horas (el atentado de Carrero fue a las 9.25), Argala, al que se le atribuye la detonación que mató al almirante, fue a su vez asesinado con un explosivo colocado en su coche en la localidad vasco francesa de Anglet. Otra vez la sociedad secreta. El dirigente de ETA se subió a su R-5 de color naranja, le dio al contacto y al iniciar la marcha hizo explosión un artefacto muy potente que había sido colocado en la parte delantera, junto a la rueda izquierda. Argala, como Carrero, salió volando por los aires hasta caer en lo que quedaba de su coche, donde quedó mutilado y muerto. En el aire del crimen se percibe una suelta de lastre”, reflexiona. “Los autores, al taparle la boca para siempre, utilizan la simbología (casi plena coincidencia de fecha, hora y procedimiento) como si gozaran de macabro sentido del humor. Todo ello fue, desde luego, recadito a terceros”.


“Los palurdos de ETA”

El autor desmonta, una a una y a fuerza de investigación y dato, las versiones oficiales y aceptadas de los asesinatos desde Prim a Carrero, y recuerda que en todos los casos los asesinos actuaron sin ser reprimidos: “Los sicarios disparan sus trabucos, tiran a bocajarro sobre la víctima que lee el diario Época, matan mientras la víctima mira unos libros. El trío de la bencina acaba con el presidente a bordo de una moto sin que sus ruidosos ensayos previos, increíblemente espectaculares, llamen la atención, y unos palurdos de ETA se transforman en ingenieros de minas capaces de colocar explosivos bajo el pavimento de Claudio Coello, a pesar de ser gente de nula capacidad técnica, por mucho que escritores de café con leche les coloquen un aura romántica”.

¿Los culpables, entonces? “Ambiciones desatadas, falta de escrúpulos y la traición”. Cita al conde de Romanones: “Los amigos suelen abandonarnos a la hora de la desgracia; los enemigos nos siguen hasta la muerte”. Y al cuarto presidente asesinado, Eduardo Dato Iradier, que, cuando mataron a Cánovas, suspiró: “Para un gobernante, es lo más envidiable morir así por la patria”. Él mismo tuvo ese privilegio.

Añade que todos estos asesinatos revelan un mismo estilo, y es que los asesinos siempre estaban ampliamente financiados, lo que les permitía viajar, proveerse de armas y escapar de forma tal que habría sido imposible hacerlo sin cómplices. De alguna manera, en su investigación, Pérez-Abellán rebaja la culpa tradicionalmente otorgada a los revolucionarios y la expande en una red mucho más oscura y guiada por intereses contrapuestos. “Los supuestos anarquistas empleados en la ejecución de estos presidentes que hemos estudiado resultan, casi siempre, ser aventureros, tipos en busca de fortuna, sin una ideología definida, con comportamientos sorprendentes”.

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Lun 02 Jul, 2018 10:09 pm



¿SE SABRÁ LA VERDAD SOBRE EL ASESINATO DE CARRERO BLANCO?
Una hija, Carmen Carrero, su reflexión no nos deja indiferentes. Un ministro de Carrero, José Utrera Molina, nos recuerda cómo se enteró de que habían matado a su Presidente. Y un periodista de investigación, descubre que el entonces embajador en París, Cortina Mauri, recibió información de las autoridades francesas, de que el comando de ETA se encontraba en Francia localizado. Con el asesinato del almirante Carrero Blanco, comenzaba la transición al sistema que tenemos.
LA LLAVE DE LA HISTORIA Alfonso Arteseros

BOIRA_A
En tratamiento
En tratamiento
Mensajes: 1167
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor BOIRA_A » Dom 08 Jul, 2018 11:13 am

Invitado escribió:Creo que era Martinez Inglés en un libro sobre el 23 F quien contaba (espero no tergiversar mucho, hace tiempo que lo leí) como Cortina fue la única persona con mando que logró salir indemne del juicio.
Parece ser que hizo que su abogado le preguntase si era cierta la presencia en el lugar de una unidad del cesid. El tío contesto: claro, igual que había en el asesinato de Carrero Blanco. Aquello sonó en el tribunal como un trueno y nadie se atrevió a condenarle...


Totalmente cierto lo que cuentas, Desde que dijo eso ya no le volvieron a molestar mas




Volver a “La Crispación”