EL CASO JUANA RIVAS

Sólo tú eres el responsable de lo que aquí se diga.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Lun 30 Oct, 2017 2:09 pm

Imagen

Juana Rivas viaja a Italia para pasar varios días con sus hijos

Un juez italiano permite a la madre de Maracena estar con los dos menores durante su estancia en el país para el juicio por la guardia y custodia

Dos meses y dos días después de entregar sus dos hijos a su padre en unas dependencias judiciales de Granada, Juana Rivas podrá volver a pasear libremente con ellos. Será en Italia, donde un juez ha dictado una resolución que permite a Juana estar con sus niños desde la tarde de hoy lunes, en la que llegará a Italia, hasta su vuelta a España el 1 de noviembre. Madre e hijos podrán estar juntos sin la supervisión del padre, Francesco Arcuri, ni de ningún abogado o representante de éste. Sí estará obligada a tener cerca de algunas de sus dos letradas en Italia, que deberán comunicar a Arcuri su itinerario y su lugar de residencia estos días.

El auto ha sido dictado en respuesta a una petición de María Eugenia Álvarez, abogada en Italia de la madre de Maracena (Granada). La decisión judicial ha sido una sorpresa para la madre, que no contaba en un futuro cercano con pasar tiempo en persona con sus hijos. La única relación de Juana con sus hijos en estos dos meses ha sido a través de móvil o videoconferencia.

Juana Rivas viaja a Italia originalmente porque debe comparecer el martes a las 9.00 en el juzgado número uno de lo Civil del Tribunal de Cagliari, capital de la región de Cerdeña. Allí, un tribunal debe decidir de modo definitivo quién de los dos, Juana o Francesco, se hace cargo de la guardia y custodia de los dos menores, de 3 y 11 años de edad. Ese mismo tribunal otorgó dicha guardia y custodia a Francesco, de modo temporal, el 3 de julio pasado. Ahora, la sentencia será definitiva. No obstante, no se espera una decisión en esta sesión.

José Estanislao López, abogado de Rivas, explica que "en esta comparecencia, los jueces van a interpelar tanto a Arcuri como a Juana; no habrá más testigos, ni niños, ni peritos ni pruebas. Eso, si ocurre, será en una fase posterior". Si no hay retrasos en su plan de viaje, Juana Rivas llegará a Cagliari este lunes pasadas las cuatro de la tarde. Tres horas después, aproximadamente, podría estar en Carloforte, el pequeño pueblo de Cerdena en el que viven con su padre

La del tribunal de Cagliari es la última etapa de una larga secuencia de denuncias, fugas, desencuentros y enganchones judiciales entre madre y padre que han acabado con ellos y sus hijos en el centro de una de las batallas parentales más mediáticas de los últimos años. De hecho, el equipo de abogados de Juana Rivas ha tenido la precaución de asegurarse de que no existe ningún caso abierto contra Juana en Italia que pueda provocar su detención al pisar suelo italiano. Un certificado judicial en su poder, comenta López, así lo asegura.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Mar 31 Oct, 2017 1:40 am

Imagen

Arcuri no entrega sus hijos a Juana Rivas

Una orden judicial permitía a la madre pasar hasta el miércoles con los dos menores sin presencia paterna

Francesco Arcuri, finalmente, no ha llevado a sus dos hijos esta tarde al lugar en el que tenía que recogerlos Juana Rivas. La madre de Maracena, que en julio pasado se fugó con los dos niños para no entregárselos a Arcuri, no ha podido reunirse hoy con ellos a su llegada a Italia como tenía previsto. Una resolución judicial permitía a Rivas estar con los dos niños, de 3 y 11 años, durante su estancia de tres días en Cagliari, donde debía acudir para el juicio en el que se iba a dirimir de manera definitiva la guardia y custodia de los dos niños. Pasadas las cinco de la tarde, Juana Rivas y sus abogados han llegado al hotel donde residirán estos días y se han dado cuenta de que los niños no habían llegado ni, probablemente, iban a llegar. Ante eso, Mª Eugenia Álvarez, la abogada de Rivas en Italia, ha presentado un escrito en el que se establecía un nuevo límite para la entrega, las 7 de la tarde. A esa hora, como todas las señales hacían prever, ni Arcuri ni los niños se han presentado. Llegada la hora límite, los abogados de Juana se han dirigido a comisaria para interponer una denuncia.

Enrique Zambrano, abogado en España de Arcuri, explica las circunstancias por las que no ha sido posible el reencuentro. “Hemos esperado todo el fin de semana a que la señora Rivas nos indicara si iría a Italia o no. Finalmente, la confirmación de que sí lo haría, y de que quería reunirse con sus hijos, nos ha sido comunicada a las ocho de la mañana de hoy. Nos indicaba que quería reunirse con ellos a las cuatro de la tarde en Cagliari. En esas circunstancias, Francesco Arcuri no ha tenido tiempo material para el traslado de los niños al lugar donde estaba su madre”. El equipo de Arcuri considera que mañana, tras la comparecencia de Arcuri y Rivas ante el juzgado número uno de lo Civil del Tribunal de Cagliari, será el momento más apropiado para el reencuentro materno filial.

La reunión de Juana Rivas con sus hijos ha sido un asunto que llevaba fraguándose algunos días antes de la resolución judicial del viernes pasado. En un primer momento, Mª Eugenia Álvarez contactó con los abogados de Arcuri en Italia para ello. Éstos no se negaron pero insistieron en que el encuentro estuviera supervisado en todo momento por Arcuri o alguien de su confianza. La letrada de Rivas no estuvo de acuerdo y tras intervención del juez, se dictó una resolución por la que la reunión sería supervisada por la propia Álvarez o por Addolorata Marseglia, la otra letrada italiana del equipo de Arcuri. Esa resolución, incumplida hoy, ha sido también recurrida por la representación legal de Arcuri, que pide, al menos, una supervisión neutral como la de los Servicios Sociales de Carloforte. También quieren que la reunión entre la madre y sus hijos sea limitada en el tiempo a un par de horas al día.

Detención de Rivas

Por otro lado, el viaje de Juana Rivas a Italia ha requerido de sus abogados una investigación que les permitiera viajar con la tranquilidad de que no sería detenida por ninguna causa pendiente. Finalmente, según declaraciones de José Estanislao López a este diario, consiguieron una certificación judicial que les indicaba que no habría tal detención. No son de la misma opinión en el equipo legal de Arcuri. Según sus abogados, en este momento en un juzgado penal de Cagliari existe una causa contra Juana Rivas por sustracción de menores. Enrique Zambrano explica que la demanda civil por sustracción de menores que Arcuri presentó contra su expareja en agosto de 2016, tres meses después de la salida de Rivas con sus hijos de Carloforte, ha derivado en una causa penal al no haber entregado a tiempo a sus hijos. Aunque no esperan una detención, en el equipo legal de Arcuri sí consideran la posibilidad de que la policía la detenga para ficharla e interrogarla sobre su marcha de Italia y todo lo acontecido después.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Mié 01 Nov, 2017 3:02 pm

Imagen

Juana vuelve con sus hijos: "Piden que estemos juntos para siempre por Navidad"

Este martes se han visto por primera vez Rivas y Arcuri desde que ella huyera con los niños a España en el verano de 2016, aunque sólo "de refilón". La próxima vista del juicio en el que se dirimirá sobre la custodia de los menores será el 30 de noviembre.

Juana Rivas se ha reencontrado con sus hijos justo a la salida de la primera sesión del juicio en el que se decidirá su custodia. El encuentro ha tenido lugar en Cagliari (Cerdeña), gracias a una resolución judicial que daba un permiso a la madre de Maracena para poder pasar dos días junto a los niños, de 3 y 11 años.

La reunión no se pudo producir este lunes: su expareja y padre de los menores, Francesco Arcuri, alegó que no podían acudir "por motivos urgentes", según indicó la letrada de Rivas en Italia, Eugenia Álvarez, a EL ESPAÑOL. La defensa del padre esgrime que no se pusieron de acuerdo en el lugar de recogida, puesto que "entendían" que debía realizarse en el domicilio de los menores, en el islote de Carloforte. Es allí donde tienen fijada su residencia habitual con Arcuri, que fue condenado a prisión por "lesiones en el ámbito familiar" en 2009.



Ahora, Juana Rivas está "muy feliz", tal y como ha asegurado ella misma a este periódico. Este martes pudo abrazar por primera vez a sus hijos en dos meses, desde que se los entregó a Arcuri de acuerdo con una orden judicial.


Su defensa, optimista ante la posición del juez

"Estamos los tres muy bien, muy felices, estamos divirtiéndonos", asegura Rivas. Su defensa también se muestra optimista tras la primera sesión del juicio que resolverá la guardia y custodia de los menores, donde consideran que el magistrado "se ha mostrado sensible a lo que le ha contado Juana".

La próxima vista del juicio se celebrará el 30 de noviembre. En la sesión de este martes se han visto por primera vez Rivas y Arcuri desde que ella huyera con los niños a España en el verano de 2016, aunque sólo "de refilón", indica la abogada Álvarez. En esa época fue cuando se produjeron los supuestos malos tratos que siguen investigándose tras la denuncia de Rivas en España.

Imagen

De momento, Juana relata a este diario que lo único que le dicen sus hijos es "que lo consiga. Me dicen 'consíguelo ya mamá, por favor'. Antes me decían que para Halloween; ahora, me piden que estemos juntos para siempre desde Navidad".


Dos procesos judiciales

Al margen de este proceso sobre la custodia de los niños, que pertenece a la vía civil, Juana Rivas está siendo investigada por el Juzgado de Instrucción 2 de Granada por supuesta desobediencia judicial y sustracción de menores después de que saliera de Italia con los niños sin el permiso paterno y pasara un mes ilocalizable incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregárselos a su expareja.

Imagen

Mientras tanto, la investigación abierta por la vía penal en el Juzgado de Instrucción 2 de Granada contra Juana Rivas por sustracción de menores y desobediencia judicial sigue su curso y, según las fuentes consultadas por Europa Press, se encuentra ya "muy avanzada", a la espera de una serie de informes que permitirían el cierre de la instrucción.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Mar 28 Nov, 2017 6:52 pm

Imagen

Rechazado el recurso de Juana Rivas para que se reabra su caso por malos tratos

La Audiencia de Granada entiende que los hechos denunciados ocurrieron en Italia y que por tanto la jurisdicción competente es la italiana.


La Audiencia de Granada ha desestimado el recurso de Juana Rivas contra los dos autos del Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de Granada en los que se deniega la reapertura de las diligencias por supuestos malos tratos contra su expareja, el italiano Francesco Arcuri, al entender que los hechos denunciados ocurrieron presuntamente en Italia y que por tanto la jurisdicción competente es la italiana.

En un auto notificado este martes, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial expone que el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer descartó abrir el caso porque "ya obraba una resolución firme sobre la falta de jurisdicción" española para investigar el asunto.

Además, a instancias del Ministerio Fiscal, se había remitido a la autoridad italiana la denuncia que Juana interpuso en Granada. En ella se refiere a unos supuestos malos tratos sufridos por parte de Arcuri (como insultos, vejaciones, humillaciones, y agresiones), durante su convivencia en Carloforte (Italia) a partir de junio de 2013, cuando reanudan la convivencia después de un periodo de separación, hasta su llegada a España para disfrutar de unas vacaciones en mayo de 2016.

Uno de los argumentos esgrimidos por la defensa de Juana Rivas para pedir la reapertura del caso fue la circunstancia de que Francesco Arcuri se trasladara a territorio español para recoger a los niños, tras determinar el Juzgado que ella se los tenía que entregar, dentro del procedimiento civil que se abrió por sustracción de menores cuando ella los sacó de Italia sin permiso paterno.

Este extremo lo rechazó el Juzgado en su momento y lo refrenda ahora la Audiencia Provincial de Granada, que ve "absolutamente inasumible" una doble investigación "por dos Estados soberanos en el ámbito de la Comunidad Europea, de unos mismos hechos, contraviniendo Tratados internacionales sobre la materia".

La Audiencia sostiene que de la ampliación de la denuncia de Juana Rivas no se extraen nuevos hechos que justifiquen una reapertura de las diligencias.

También opina que su criterio de personarse, un año después, en las actuaciones como acusación particular y solicitando la reapertura de las diligencias por malos tratos, "parece más bien ir presidido por el interés de impedir la resolución judicial" que le obligaba a la entrega forzosa de los menores al padre.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Vie 12 Ene, 2018 3:23 pm

Imagen

La Fiscalía pide 5 años de prisión para Juana Rivas por sustraer a sus dos hijos

La solicitud es por dos delitos de sustracción de menores, además de la inhabilitación especial para ejercer el derecho de patria potestad por un plazo de seis años.


La Fiscalía de Granada ha solicitado la pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores en la causa abierta contra ella después de que permaneciera un mes ilocalizable con sus dos hijos incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregárselos al padre, el italiano Francesco Arcuri.

Imagen
El fiscal acusa a Juana Rivas de dos delitos de sustracción de menores, uno por cada hijo, y solicita una pena de dos años y seis meses por cada uno. También pide la inhabilitación especial para esta madre de Maracena (Granada) para ejercer el derecho de patria potestad sobre los niños, de 11 y 3 años, por un plazo de seis años, además del pago de las costas.

En el escrito de acusación, la Fiscalía señala las cinco instancias judiciales que a lo largo de nueve meses le han requerido con resoluciones judiciales la obligación de devolución de los dos hijos a Italia, donde tienen fijada su residencia habitual y están escolarizados.

A juicio del fiscal, Juana Rivas "consciente" de estas resoluciones judiciales, con ilícito ánimo de incumplirlas, permaneció oculta con sus hijos en un lugar indeterminado sin facilitar su paradero y "a sabiendas de la obligación que pesaba sobre ella de restituirlos".

Relata el Ministerio Público que Juana Rivas se desplazó con sus hijos desde Italia a Granada el 18 de mayo de 2016 con el objeto de visitar a su familiares para emprender luego el regreso a este país.

El 2 de agosto comunicó al padre su negativa a regresar con ellos a Italia y permaneció oculta con ellos consciente de la obligación de restituirlos a Italia, donde residían y estaban escolarizados.

El fiscal precisa en su escrito que la primera resolución de restitución de los menores fue dictada el 14 de diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada a demanda de la Abogacía del Estado por sustracción internacional de un menor; el 21 de abril 2017 por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial y el 11 de julio por el Juzgado de Primera Instancia 3.

De nuevo se reitera con una providencia esta última instancia el 24 de julio y finalmente el 9 de agosto se vuelve a pronunciar en el mismo sentido de restitución de los menores la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada el 9 de agosto. Finalmente, el 28 de agosto de 2017 fueron entregados los menores en dependencias de la Unidad Orgánica de la Guardia Civil.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Vie 19 Ene, 2018 3:00 am

Todo es muy injusto y eso

Tsevan Rabtan


No conozco el caso de Juana Rivas y Francesco Arcuri con el detalle suficiente como para hablar con seriedad acerca de la razonabilidad concreta de la petición del ministerio fiscal de una pena de cinco años de prisión para aquella por dos delitos de sustracción de menores.

De lo que quiero hablar es de esta noticia. Y de esto. Porque son una buena muestra de esos factores ambientales que seguramente han ayudado a la señora Rivas a meterse en un jardín bien jodido. Porque yo creo que tanto la jalearon los medios y los políticos y los asesores concernidos, tanto le dijeron lo mucho que la entendían, lo mucho que se solidarizaban con ella (y siguen, claro, aunque no irán a la trena con ella a hacerle compañía si al final resulta condenada), que a lo mejor terminó pensando que estaba sentándose en la zona reservada para blancos y haciendo historia.

O no, claro. Y habría hecho lo mismo, pese a no contar con ese público entusiasta que luego cobra un montón de pasta por los anuncios televisivos y por los clicks, o se pone chapas molonas para seguir pillando subvenciones, o nos muestra el rostro humano antes de entrar en el despacho oficial. Quién lo sabe. Pero, como todo cristo especula, quién soy yo para no caer en ese nefasto vicio. Al menos, como ven, lo reconozco.

Pues bien, la noticia de Público es una mierda. Quien la escribe no sabe qué es un escrito de acusación y no ha visto uno en su vida (hay otra alternativa, pero como es mucho peor, seguiré en mi línea de optar siempre por la mejor versión). Los escritos de acusación (y los de defensa) suelen ser escuetos. Porque deben centrarse en aquello que puede subsumirse en la norma penal y, como es obvio —porque si no el fiscal no acusaría—, no nos explican las causas que para el acusado excluyen su responsabilidad penal ni nos muestran su “versión”.

Los escritos de acusación, por otra parte, no pretenden exponer la verdad. Entre otras razones porque son previos al puto juicio. Simplemente fijan los hechos que van a ser objeto de enjuiciamiento y la calificación jurídica provisional de los mismos. Sí, el fiscal no debe acusar si cree que esos hechos que menciona no resultan indiciariamente de la fase de instrucción o si conoce que puedan ser falsos (es bastante acojonante tener que explicar esto), pero eso no supone que sean como una sentencia; en realidad, esencialmente fijan un marco para el enjuciamiento, no la verdad material. Y su función es garantizar los derechos de los acusados. ¿Saben por que´? Porque son el escrito de acusación y la resolución judicial posterior los que fijan aquello por lo que te pueden juzgar. Y si el fiscal o el acusador particular meten la gamba, el acusado puede decir, eh, se te olvidó acusar de aquello, pues te jodes, amigo.

Comprenden, imagino, por qué los acusadores suelen pasarse antes que quedarse cortos. Ellos no son los que juzgan.

Y ahora vamos a ver un caso práctico de esto que, miren, tiene que ver con lo que estoy comentando. La cacanoticia de Público dice lo siguiente:

    Dureza extrema de la fiscalía.
    El escrito del fiscal es, además, tremendamente duro. Según manifestó su abogado, José Estanislao, este lunes en una entrevista en Antena3, la condena a dos sentencias por el mismo hecho. “Existe jurisprudencia de la audiencia de Pamplona, confirmada después por el Tribunal Supremo en un caso similar de dos niños, en el que la condena fue sólo por un delito. Porque el bien jurídico tutelado es el de los derechos y deberes familiares y se trata de un sólo delito, de un sólo bien. Es como si estuviéramos hablando de un impago de pensiones. Si se deja de pagar dos veces, no son dos delitos, sino uno”.

Veamos si es verdad eso de que es tremendamente duro, y veamos por qué un fiscal ha de hacer bien su trabajo.

El letrado de Juana Rivas menciona una sentencia de la Audiencia de Pamplona (es de Navarra, en realidad), que en un caso similar (dos niños secuestrados por su padre) condena por un único delito y no por dos. Y añade que se confirmó por el Tribunal Supremo.

Efectivamente, así es. Esta es la sentencia de casación. Pero no lo cuenta todo. Resulta que en la sentencia de instancia consta que el fiscal no había acusado por sustracción de menores, sino por desobediencia. Y se menciona que, aunque la acusación particular (el abogado de la madre) pedía cinco años de prisión por sustracción de menores, solo acusaba por UN delito (aunque continuado).

¿Saben la consecuencia que se deduce de lo anterior? Que el tribunal sí apreció que había sustracción de menores, no apreció delito continuado y condeno a dos años por un solo delito. el único delito por el que venía acusado. Y cuando luego se recurrió la sentencia en casación, naturalmente, ninguno de los motivos tenía nada que ver con el hecho de que dos sustracciones hubiesen sido castigadas como una. Y el Tribunal Supremo solo se pronunció sobre aquello que era objeto de recurso.

Porque los jueces, en nuestro derecho, están limitados.

¿Comprenden ahora por qué las acusaciones en el caso de Juana Rivas califican los hechos como dos delitos?

Y no critico al letrado de Juana Rivas. Yo mismo he hecho esto en mil ocasiones. Usamos todo lo que tenemos a mano.

Porque seguro que conoce esta sentencia, posterior a la de la Audiencia de Navarra, de la sección 6ª Audiencia Provincial de Madrid (Sentencia núm. 691/2016 de 7 diciembre) que se refiere a un padre condenado por tres delitos de sustracción ilegal a una pena de DIEZ AÑOS Y SEIS MESES:

    La cuestión fue asimismo objeto de debate en tanto que las conclusiones finales de la acusación lo solicitaron expresamente frente a las alegaciones de la defensa. Y con cabal fundamento, si tenemos en cuenta la conducta delictiva que aquí se ha cometido y la clase de tipo penal aplicado. La sentencia también argumenta al respecto con apoyo en diversas sentencias del TS mencionadas en una sentencia de la AP Madrid, Sec.1º de 15 de febrero de 2011 , a las que podrían añadirse otras, más recientes, en la misma línea ( AN 21/2015 de 2 de noviembre ) que el bien jurídico protegido determina la aplicabilidad de una u otra figura concursal, pues si atendemos a la desobediencia específica a la resolución judicial es claro que solo se produce una infracción y no tres. Pero al margen de que habiendo quedado incluso cuestionado por el propio recurrente que aquí estuviera vigente la atribución judicial de la guarda y custodia de los menores en la fecha de los hechos, es decir, que concurra realmente la sustracción por desobediencia a una resolución judicial, la conducta de sustracción por la que se ha condenado es más que un mero delito de desobediencia y como tal fue tipificado especificamente por el legislador, como recoge la sentencia mencionada: “Es doble, pues, el bien jurídico protegido en cuanto se sanciona la desobediencia pero porque esta afecta al bienestar integral del menor (físico y psíquico). Por consiguiente, el presupuesto jurídico para la aplicación de este artículo es que un Tribunal haya determinado con qué cónyuge se logra dicho bienestar integral del menor”. Siendo tres los menores, y tratándose del bienestar familiar de cada uno de ellos el que quedó lesionado, al margen de que aquí sin duda también se afectó su seguridad personal, es claro que tres víctimas diferentes dan lugar a tres conductas distintas aun cuando el acto materialmente se produzca a la vez. (…) . En el caso objeto de nuestra atención, el tipo penal refiere la sustracción de un hijo menor por parte de su progenitor, lo que da idea de un único sujeto pasivo. En consecuencia, siendo tres los menores que fueron trasladados al extranjero, y tres los titulares de bienes jurídicos lesionados resulta inasumible la tesis de la unidad natural de acción que se pretende.

¿Que es dura la calificación? Hombre, considerando que la norma establece penas de cuatro a ocho años de prisión, yo no diría que pedir cinco sea “tremendamente” duro.

También es verdad que yo no tengo que justificarme, ahora que se acabó el circo del verano.



Juana Rivas, tras conocer la acusación de la Fiscalía: "Estoy sorprendida porque solo he tratado de recuperar a mis hijos"
'Espejo Público' ha hablado, en exclusiva, con Juana Rivas tras conocer la acusación de la Fiscalía Provincial de Granada. Rivas afronta la situación "con fuerza y ánimo de luchar hasta el final", al enfrentarse a dos delitos de sustracción de menores y a la pérdida de la patria potestad durante seis años, por haber permanecido en paradero desconocido durante un mes junto a sus dos hijos.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Mar 22 May, 2018 10:56 pm

Imagen

El calvario judicial de Juana Rivas en Italia

La madre de Maracena reside desde marzo en Cagliari, donde se celebra el juicio por la custodia de sus hijos

Todo hacía vislumbrar que Juana Rivas tendría un periplo judicial complejo cuando el pasado julio desobedeció la orden judicial que le obligaba a entregar sus dos hijos al padre, el italiano Francesco Arcuri, condenado por lesiones en el ámbito familiar en 2009. Y esta posibilidad se ha cumplido de largo. En poco más de tres semanas, Rivas se sentará en el banquillo acusada de dos presuntos delitos de sustracción de menores por los que se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel. Pero esta madre, que desapareció del mapa durante un mes con sus dos hijos, no espera el juicio sentada en su casa de Maracena (Granada). En realidad, Rivas espera un juicio ocupada con otro. Desde hace dos meses reside en la capital de Cerdeña, Cagliari, donde se celebra el juicio por la guardia y custodia de sus dos niños, de 4 y 12 años.

De esta ciudad salió en mayo de 2016 con sus hijos decidida a no volver y allí está ahora a la espera de ver qué decide un tribunal sobre ellos. Rivas vive junto a su madre en un piso de alquiler. Entre semana, su tiempo lo ocupa en el juzgado o, como ella cuenta por teléfono, traduciendo textos del juicio del italiano al español. Del viernes por la tarde hasta el domingo, está con sus hijos. Rivas cuenta que sigue “fuerte y sacando fuerzas para seguir adelante y con la sensación de que todo va a salir bien”.

Pero tras este tiempo en Cagliari, la madre se enfrenta a un nuevo problema, el económico. “Estoy sin medios y sobrevivo gracias a la ayuda de amigos y de un crowdfunding [micromecenazgo colectivo]”, dice. Para ayudarla, varias plataformas han organizado sendos conciertos solidarios. Uno ya se ha celebrado en Madrid este pasado fin de semana y el otro será el 7 de junio en Granada. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, aseguró la semana pasada que buscaría el modo de “prestar ayuda para la asistencia jurídica en Italia de Rivas”.



El procedimiento en Italia no está resultando sencillo ni breve. La primera sesión tuvo lugar el pasado 31 de octubre. Seis meses y medio después, nadie sabe cuándo terminará. Y no es que el juicio haya estado parado. De hecho, ha ido cogiendo velocidad y las citas judiciales han pasado de una o dos al mes a varias diarias. En la fase actual, dos peritos judiciales y los psicólogos de cada una de las partes están evaluando el modo en el que se relacionan los miembros de la familia. Para ello, los padres y los niños están siendo escrutados exhaustivamente frente a los psicólogos y al tribunal desde hace más de un mes. La última de las 12 sesiones previstas, con entrevistas a unos y otros, individual o en grupo, debía ser el pasado 14 de mayo. Sin embargo, la juez ha dictado una nueva ronda de entrevistas que terminará, previsiblemente, a principio de junio, según fuentes de la defensa de Rivas. De hecho, dichas fuentes ya no descartan que la presencia de Rivas en Italia sea requerida después del juicio en España, el 14 de junio, lo que podría obligar a retrasar esta vista oral.

José Estanislao López, abogado de Rivas, comenta que “su señoría en Italia no ha tenido en cuenta las denuncias en España de Juana contra Francesco por violencia de género al no haber sentencia aún. De ahí que las sesiones periciales por la guardia y custodia se hagan con los dos progenitores y los dos hijos juntos, como si nada, como si no hubiera problemas serios entre ellos”. Para este letrado, las dos cosas son parte de un mismo hecho y deberían tenerse en cuenta.

Enrique Zambrano, abogado de Arcuri en España, considera que ambos juicios están totalmente desligados: “El caso de Italia es derecho de familia y el de España es penal, por lo que no están relacionados”. No obstante, Zambrano tampoco descarta que, en caso de que Rivas fuera condenada en España, “tenga trascendencia futura en Italia”. Es decir, una condena en España de Rivas, prevé el letrado, propiciaría que la juez italiana otorgara la guardia y custodia de los dos menores a Arcuri.

Avatar de Usuario
Invitado

EL CASO JUANA RIVAS

Mensajepor Invitado » Dom 15 Jul, 2018 4:14 am

Imagen

ENTREVISTA EXCLUSIVA
Juana Rivas: "La justicia patriarcal se basa en mantener a la familia unida aunque haya maltrato"

"Mis hijos saben lo que es la violencia de género"

En una entrevista en exclusiva, Juana Rivas relata a 'Público' su angustia, sus anhelos y su impotencia, derivados de que el proceso en Italia sigue sin tener en cuenta la violencia de género que denunció hace más de dos años.


"Sé que se reparará algún día, que saldremos adelante. Pero, hoy por hoy, el que dejaran esa denuncia en un cajón dormida ha cambiado mi vida; nos ha robado un trozo de vida", afirma Juana Rivas en una entrevista en exclusiva para Público. Hace referencia a la denuncia que interpuso el 12 de julio de 2016, poco después de llegar a Granada huyendo de los malos tratos que sufría por parte de su expareja, Francesco Arcuri. Dos años después, esa denuncia sigue en un cajón, ahora en Italia, y nadie ha entrado a analizar su fondo.

Esa denuncia por maltrato es "el eslabón principal que explica nuestra realidad a día de hoy", relata. "Explica paso a paso la historia desde que salimos de Italia por necesidad. Porque lo que vivíamos era algo serio, algo peligroso que estábamos sufriendo", narra emocionada en su casa de Maracena (Granada), donde tiene lugar la entrevista; un piso cerca de la vivienda de su madre que consiguió por un módico precio a cambio de rehabilitar la casa y el edificio. Lo hizo, cuenta, con la ayuda de su hijo mayor, Gabriel, poco a poco y con mucha ilusión.

"Esa denuncia", continúa, "daba explicación de todo, y no comprendo cómo este primer paso se lo saltan. Sin él no tiene sentido nada de lo demás". En ella Rivas explicaba la violencia, tanto física como psicológica, que venían viviendo en Italia. Afirma que si esa denuncia se hubiera tenido en cuenta, no sabe cómo hubiera ido el proceso, pero está convencida de que sus hijos estarían ahora en España y con ella.



Si tuviera que volver hacia atrás, ¿haría algo diferente a lo del pasado verano, cuando huyó con sus hijos para no entregarlos a la justicia?

Si volviera atrás y me pusieran sobre la mesa todo lo que ha sucedido, los habría entregado en un primer momento, sabiendo como sé ahora que no me iban a dar ninguna respuesta. Pero en aquel momento pensaba que no me cabía otra opción:
una madre no se puede imaginar que nadie la va a ayudar a ella y a sus hijos cuando salen de un país y piden ayuda en su propia tierra; yo aquí tenía a gente que me podía apoyar. Y entendía que alguien acabaría haciéndolo, pero siempre había un proceso burocrático, siempre estábamos esperando algo del juzgado... Y aunque me decían que entregara a mis hijos a mi expareja, yo me agarraba a la esperanza de un recurso, de otra salida. Cuando decido entregarlos es porque veo en riesgo la patria potestad, veo cárcel y que no puedo seguir. Yo creía que iban a dar respuestas ese mismo día [en referencia al 28 de agosto de 2017, la fecha en la que finalmente entregó a sus hijos a Arcuri].

------------------
Rivas explica que ese día sus abogados registraron un escrito en el juzgado para que se determinara si este tenía competencias sobre la denuncia por maltrato interpuesta por Rivas más de un año antes. En dicho escrito se relataba que lo que había detrás de la denuncia internacional de sustracción de menores puesta por Arcuri eran, según palabras de Rivas, "sus mismas armas de siempre"; las que ella ya había explicitado en su denuncia de 2009, cuando su expareja fue condenado por malos tratos. "En aquella denuncia yo ya explicaba que su intención es quitarme a mis hijos, porque me lo dice: que tiene todos los medios para quitármelos".

¿Cuáles han sido los momentos más duros?

Tomar la decisión de venirme a España en 2016. Esperar respuesta de la Justicia y no entregar a los niños a Arcuri esperando esa respuesta. Y aguantar. Aguantar para no contar toda la realidad como es, todas las injusticias que hemos estado viviendo una a una.

¿Cómo está viviendo el proceso judicial en Italia?

Los tres meses que he tenido que permanecer allí, porque las periciales se habían programado cada semana, han sido un tiempo muy difícil y, a nivel psicológico, muy duro. Lo bueno que ha tenido es que veía casi todos los fines de semana a mis hijos.

Pero ha sido duro porque en el tribunal hay muy poca empatía; la perito, de forma seca y fría, critica casi todo lo que digo. Ante mis declaraciones siempre afirma que eso no es lo que ha dicho el señor Arcuri. Siempre pone por encima lo que dice él. Pero a él nunca le han dicho que contradice lo que yo digo. [Técnicos jurídicos que han seguido este caso desde su inicio explican que el juzgado de Cagliari que tiene que decidir sobre la custodia de los hijos de Rivas y Arcuri tenía dos opciones: escuchar directamente a los menores y a la pareja o delegar en un equipo pericial. Se decantaron por la segunda solución; así, el juzgado dictaminará sobre el informe pericial]. Me siento juzgada, se analiza todo lo que digo como si fuera irresponsable, una mala madre, alguien que es dañino para sus hijos... Es un proceso que vivo en una gran soledad y con muchas dificultades económicas, sin poder trabajar.

¿Ha cambiado su visión de la Justicia desde que empezó con este proceso?

Ha cambiado mucho. Antes creía que esto era algo burocrático, que vas aportando tus documentos y se va resolviendo. Pero no: es una lucha, porque llegas con tus documentos, con tu realidad, pidiendo ayuda y dando los pasos que te dicen. Y lo haces con el corazón en la mano, después de todo el periplo que llevo vivido...

Cómo iba yo a pedir ayuda en una isla de una isla, en una casa perdida en el campo, con este señor. Vivíamos aislados. Cómo iba a a empezar yo una lucha judicial allí y pedir ayuda con mis hijos. Tomé los pasos más adecuados: me vine a mi tierra, cerca de mi familia y de mis amigos. Quería rehacer mi vida. No quería hacerle daño a ese hombre. Sólo que él saliera adelante y nosotros también. Pero era imposible hacerlo cerca de él. Porque tiene un problema: es un maltratador.

Él sabe que no está bien lo que hace. Y mis hijos lo han vivido, ellos son víctimas de esa violencia. ¿Cómo puede ser que yo les dé la vida, que nazcan de mi vientre, y que su padre me machaque delante de ellos? Que empuje a la madre de sus hijos cuando están presentes, que la tire al suelo, que le escupa en la cara, que le clave los dedos, que le esconda las llaves, que mi hijo mayor tenga que hacerse cargo del pequeño para darle la merienda después de llorar durante horas tirado en el suelo y dando vueltas por la casa buscando a su madre, encerrada a la fuerza en una habitación... ¿Eso no es maltrato? ¿No es maltrato que yo no pueda más, que no sepa dónde pedir ayuda y que empiece a vomitar por tragarme toda esta basura? Que los niños vivan esto en sus propias carnes, ¿no es maltrato? Por favor...

¿Cómo afronta el hecho de que ni en España ni en Italia se estén teniendo en cuenta los malos tratos que ha sufrido?

Lo considero horrible. No hay ninguna protección para los menores, porque si desde el primer momento a los niños los hubiera tratado un grupo especializado en violencia de género, éste hubiera podido detectar aquello a lo que a ellos les cuesta poner palabras y por qué.
Lo que me consuela es que les he enseñado a decir "no" a la violencia. Es mi manera de intentar dentro de esta lucha que ellos no normalicen este tipo de comportamientos. Me fui con ellos para luchar y decir "no" a esto. Y, aunque no pueda estar con ellos, sé que mi mensaje lo llevan como una estampa dentro; saben que mamá no está allí porque no quiere voces, insultos, ni vejaciones.

------------
En otro momento de la entrevista, Juana Rivas recuerda que en 2012 puso una denuncia en España, cuando aún estaba separada de Arcuri y antes de retomar la convivencia con él, después de que su expareja no le devolviera a los niños tras las vacaciones. En aquel momento, "nadie me dijo que existiera el Convenio de La Haya y que podía reclamarlos internacionalmente. Cuando semanas después, tras una conversación con Arcuri me doy cuenta de que él no es consciente de que haya puesto esa denuncia, regreso al juzgado a preguntar. Y me responden que claro que no, que la denuncia está aún ahí y que no tienen manera de hacerla llegar a Italia. ¿Y cómo hago?, pregunté. Me dijeron que tenía que irme a Italia a buscar a los niños y traérmelos si el padre lo autorizaba".

Después de este periplo, ¿qué entiende por lo que llaman "justicia patriarcal"?

Entiendo que se basa en algo muy antiguo y difícil de romper, que pone por encima de todo el mantener a la familia unida aunque haya maltrato de por medio. Y yo digo que lo patriarcal está ahí como un roble, como una piedra que está por encima incluso de lo que estén sufriendo los niños. Hay mucho como lo mío. Mucha gente que está sufriendo lo mismo que yo y mis hijos. Pero no se cura con el tiempo, sino con soluciones ya. Mis hijos saben lo que es la violencia de género.

¿Cómo se encuentran usted y sus hijos?

Estoy aguantando esta tormenta. Estoy mal. Estamos mal. Son momentos muy duros, de mucho dolor y de mucha lucha. No estamos bien, pero vamos a seguir luchando.

A mis hijos los he visto hace un mes y veo que tienen una parte rota. Pero ellos son también muy fuertes y saben que su madre está ahí, luchando para recuperarlos. Y no voy a desfallecer. Mis hijos no comprenden lo que está ocurriendo. No entienden que nadie los esté velando. Les cuesta entender lo que ha sucedido, dónde está su madre; esa mujer que desde que nacieron no se separó de ellos, que los ha cuidado, les ha dado amor, los ha mimado y protegido. Se sienten desprotegidos y solos. Mi hijo mayor, el que entiende lo que está pasando, psicológicamente no está bien. Pero nadie se plantea qué provoca que el niño esté mal, sino que ponen parches y lo llevan a una psicóloga, pero no lo sacan de la fuente que le provoca el malestar.

¿Cómo ve el futuro?

Con mucha esperanza. Sé cuál es el final. No sé cuán largo es el camino ni cuánto nos queda por sufrir todavía, pero estoy convencida de que vamos a volver a estar juntos. Lo tengo clarísimo, lo veo con esperanza. Estos niños necesitan que alguien los proteja y es lo que he estado intentando conseguir por todos los medios. Me haya equivocado más o menos, aquí seguiré hasta que eso ocurra.




Volver a “Foro Loko”