PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Dom 31 May, 2020 6:05 pm


Teltonika GH5200
SOLUCION PARA MONITORIZAR LA PROXIMIDAD Y EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Dom 31 May, 2020 6:10 pm



Se ahorca el dueño de Bodegas Díaz Salazar: segundo suicidio de un hostelero en Sevilla en un mes

El dueño de las Bodegas Díaz Salazar, un popular bar de Sevilla, se ha ahorcado en su local en la noche de este sábado tras tres meses sin poder abrir su negocio debido a que no contaba con veladores, por lo que no cumplía con los requisitos vigentes por la normativa de prevención del coronavirus. Se trata del segundo suicidio de un hostelero de la capital hispalense.

Bodegas Díaz Salazar es el típico bar sin mesas, en el que se consume únicamente de pie, donde se lleva a cabo la costumbre tan española del chateo y tapeo. A tal fin y al cabo, un bar de tapas. Por ello, por su carencia de veladores, llevaba desde el comienzo de la crisis del coronavirus sin poder abrir su negocio.

La muerte del dueño de Bodegas Díaz Salazar ha afectado mucho a los vecinos de Sevilla, toda vez que se trata de un bar con más de un siglo de historia, fundado en 1908 en la misma calle en la que se ubica en la actualidad: calle Garcia de Vinuesa número 20.


Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Dom 31 May, 2020 10:46 pm


Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Lun 01 Jun, 2020 12:52 pm


Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Jue 04 Jun, 2020 1:41 am

Imagen
Portada de 'En primera línea', de Gabriel Heras (editorial Península).

Gabriel Heras, 'en primera línea' de la UCI: "Nunca se han hecho tantas cosas en medicina sin ningún tipo de evidencia"

El director del Proyecto HU-CI y médico intensivista relata en un libro la crisis sanitaria del coronavirus


“Mucha gente ha muerto sola y eso ha sido lo peor de la pandemia casi seguro”. Gabriel Heras (43 años) es médico intensivista en la Comunidad de Madrid y creador hace seis años del Proyecto HU-CI, que busca humanizar los cuidados intensivos formando a profesionales sanitarios en la empatía hacia los pacientes y los familiares. Y entonces llegó la Covid-19, la pesadilla perfecta para sus principios.

Heras ha “vomitado” su experiencia dentro de la UCI en un libro, En primera línea, que detalla la agonía de la avalancha de pacientes, sus duras condiciones “vestidos de astronautas”, su propio contagio y las críticas ante la inacción de la administración: “Hemos sido carne de cañón, nos hemos sentido abandonados”.

Optimista enfermizo afirma que "el coronavirus es un acelerador de humanidad" y quiere que el libro sirva para la “reflexión y transformación” de un sistema sanitario que la pandemia “ha puesto contra las cuerdas”.

P.: En el libro invitas a debatir sobre el futuro de la sanidad, ¿hemos aprendido algo de la pandemia?

R.: Hemos aprendido que humanizar la sanidad es algo absolutamente prioritario y los políticos no pueden ya mirar para otro lado. No solo basta con cargar de responsabilidad a los profesionales, hace falta también inversión para formar a esos profesionales en habilidades de humanización, comunicación, escucha, empatía, acompañamiento en el proceso de morir, compasión, etc.

Hacen falta recursos humanos, porque no se pude humanizar sin humanos. Antes de la pandemia, el 50% de los profesionales sanitarios dejaría la profesión si pudiera rebobinar su vida. El sistema es muy eficiente a la hora de curar enfermedades, pero el coste es muy alto: tener a tus trabajadores quemados. Mucha gente dejará ahora la profesión porque piensa que tiene que jugarse la vida y esto no le merece la pena

P.: ¿Y sobre el proceso de morir?

R.: La necesidad de mejorar el proceso de morir. La pandemia ha puesto en jaque nuestra propia humanidad. Mucha gente ha muerto sola y eso ha sido lo peor de la pandemia casi sin duda. Es algo que no quiere la población ni lo queremos los profesionales.

Se ha puesto de manifiesto que el trabajo de reflexión de seis años del Proyecto HU-CI era bueno y necesario y que la sanidad española no es la mejor del mundo y tiene margen de mejora, pero eso es interesante porque lo que me interesa es buscar soluciones.

Gabriel Heras, director del Proyeco HU-CI y autor de 'En primera línea'

P.: Nunca se ha destacado tanto el trabajo de la UCI.

R.: Sí, por primera vez la gente habla de la UCI. Lo que hacemos es intentar devolver a las personas con enfermedades potencialmente mortales a su situación previa en el menor tiempo posible y sin ningún tipo de secuelas. Hay mil causas para que tu vida corra peligro, desde un apuñalamiento a una infección grave por coronavirus.

La gente entiende que es un sitio donde vas a morir y eso es erróneo: en condiciones normales la gente sobrevive a la enfermedad crítica, la mortalidad es de un 10% Pero no se trata de si la gente sobrevive sino de cómo sobrevive. En Proyecto HU-CI pensamos que hay margen de mejora en eso y que no puede ser aleatorio que te atienda un profesional que sepa comunicarse contigo en una situación emocional compleja, que entienda que estás sufriendo. Es una visión integral: respetar la dignidad de pacientes, familiar y profesionales. Todavía seguimos haciendo medicina de la Ilustración: todo para el paciente pero sin tener en cuenta la opinión del paciente. Los profesionales no tenemos la experiencia física o emocional de ser ingresados en cuidados intensivos, que es una de las cosas más traumáticas que hay.

P.: Pero hay una confusión: no todos los pacientes pueden entrar en la UCI.

R.: No es que hayamos tenido que tomar decisiones con el coronavirus: es nuestro día a día. Cada vez que valoramos decidimos si el paciente tiene el criterio o no para entrar en cuidados intensivos y eso no tiene nada que ver con la edad, sino con si el paciente tiene posibilidades de volver a una situación previa con garantías o no. Si no tiene posibilidades, no pongo a su disposición recursos de sustitución de fracasos orgánicos porque sería invadir su cuerpo con aparatos para que muera rodeado de máquinas y no de sus seres queridos. Aplicamos los principios de proporcionalidad y de la bioética: autonomía, justicia, beneficencia y no maleficencia.

P.: ¿La falta de camas, profesionales o respiradores hizo que pacientes que tenían condiciones de ser ingresados no pudieran ser ingresados?

R.: Probablemente en algunos hospitales concretos de Madrid, Cataluña o Castilla-La Mancha hayan tenido que tomar esa decisión porque no han tenido recursos. Durante una guardia no tuve que tomar esa decisión porque tres pacientes murieron y eso hizo que tuviera huecos. Pero si no, hubiera tenido que decidir a quién ingreso. Y eso es muy jodido. Se hablaba mucho de respiradores o equipos de protección individual pero el problema era también no tener profesionales de medicina y enfermería intensivista. Venían a ayudarnos profesionales de otras especialidades y estábamos encantados, pero al final tenías que hacer tu trabajo y estar pendiente de que otros no cometieran errores.

P.: Tu hospital fue el primero en ingresar un paciente con coronavirus en UCI y de los primeros en alcanzar el límite de su capacidad. En el libro mencionas que había un desfase entre lo que veías en el hospital y las declaraciones del Gobierno.

R.:Totalmente, era surrealista. Pensábamos: ¡qué vengan aquí! Con 5.000 casos pululando, se anuncia el cierre del país un sábado, pero no se pone en marcha hasta el lunes, ¿por qué no cuanto antes? Entiendo que es difícil tomar decisiones cuando te enfrentas a algo que no existía. Si la gestión hubiese estado basada en la humildad se habría dicho: no tenemos ni idea, pero vamos a coger a la gente más lista que tengamos y la vamos a poner a pensar, y también que los que están a pie de cama nos informen de lo que es prioritario. Nos hemos sentido abandonados. Desde el Proyecto hemos intentado aportar soluciones y no hemos tenido respuesta ni de la Consejería de Sanidad de Madrid ni del Ministerio de Sanidad. Es doloroso. El 28 de marzo las sociedades científicas reclamaron profesionales y no recibieron respuesta del Gobierno. No sabemos qué hubiera pasado, pero sí sabemos lo que ha pasado por hacer las cosas de esta manera.

P.: Lo que describes en el libro es un fracaso solidario: grandes hospitales que en un primer momento no quieren coger pacientes de otros hospitales, comunidades autónomas que no se ayudan entre sí, y falta de decisiones del mando único.

R.: Así nos ha ido. Ha habido una gestión basada en la improvisación, egoísmo y la resolución de problemas según iban apareciendo. Sin ninguna estrategia. De lo micro a lo macro, ese egoísmo ha ido creciendo. Cuando llega el virus a nuestro hospital nadie nos hizo caso. A la semana hay casos en todas partes y todo el mundo quiere mascarillas y EPIs, para proteger a su gente. La Comunidad de Madrid, Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla León estaban muy mal y mientras tanto Extremadura, Galicia, Canarias o Baleares no tenían problemas y se preparaban para lo que pudiera venir. Si la estrategia hubiese sido contener Madrid y Cataluña y tener apoyos desde fuera…

Yo mismo hice un llamamiento el 20 de marzo y jefes de servicio de UCI de hospitales de otras comunidades me dijeron que nos iban a enviar a gente. Y cuando hablaron con la Consejerías de Sanidad de su autonomía se lo denegaron. ¿Por qué? No querían que luego se lo reprochara nadie. Ha sido una gestión basada en el egoísmo y no el bien común. A Japón, que es un ejemplo de cultura cooperativa, le ha ido mejor.

P.: En cuanto al traslado de pacientes, la Consejería de Sanidad de Madrid no lo solicitó, según el Ministerio de Sanidad.

R.: Es un ejemplo claro. Se tarda más tiempo en trasladar desde Torrejón a La Paz que a Guadalajara. Yo estaba muy esperanzado con el mando único, pensé que era el fin de los reinos de Taifas y se iba a dirigir el tráfico de pacientes y profesionales. No se ha ejercido el mando único. Uno tiene la sensación de que tener las competencias transferidas hace que cada CC.AA. haga lo que quiera.

P.: Para alguien tan comprometido con la humanización de las UCI, la larga y solitaria estancia de pacientes con coronavirus era la pesadilla perfecta.

R.: Sí. Estoy contento porque llevo seis años luchando por esto y me han hecho siempre un caso relativo. El coronavirus ha puesto de manifiesto que humanizar es prioritario porque el sistema hace aguas. Hay que cambiar el modelo de gestión centrándolo en la dignidad de las personas.

No he vivido una situación tan dura como el resto de los hospitales de España, donde les han prohibido la entrada a familiares. Tomamos la decisión de que familiares protegidos entraran dos veces al día aunque el paciente estuviera en coma inducido. Cuando haces algo que va en contra de tu vocación te genera distrés moral. El coronavirus no te tiene que restar tu humanidad y hacerte tomar decisiones desde el miedo, sino desde la ciencia. Si yo no me he infectado en un mes porque he llevado traje, se puede enseñar a las familias a ponérselo: pacientes de 70 días en UCI han tenido a sus familiares entrando todos los días y no se han contagiado.

P.: ¿Ha sido el alto número de contagios de sanitarios el mayor fracaso?

R.: Los intensivistas somos obsesos del trabajo y del control. Si la gente que más se preocupa por la seguridad cae enferma es que el sistema no funciona. España tiene el dudoso honor de tener 50.000 profesionales infectados. ¿Somos más tontos que los chinos? No, algo no habremos hecho bien. Durante el primer mes trabajamos bien porque teníamos los equipos y no hubo infectados. Cuando el Ministerio cambió las recomendaciones y dijo que el traje podía usarse todo el día y que no hacía falta usar una mascarilla por paciente se equivocó. En nuestro hospital, de nueve intensivistas caímos cinco.

Imagen
Profesionales de UCI con equipos de protección inidividual.

P.: ¿No hubo suficientes pruebas?

Para mí, el día que Fernando Simón dijo que se hacían pruebas a todos los sanitarios dejó de ser médico y pasó a ser político. Al día siguiente reculó, pero a medias. Pensé que iba a dimitir. A Simón se le ha venerado y es un tío muy respetado por su trayectoria de epidemiólogo, pero la realidad es que ese día mintió. Era falso que se nos hicieran pruebas a todos. La directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid dimitió porque le dijeron que tenía que firmar un informe favorable al cambio de fase y no estaba de acuerdo. Simón dijo lo que le dijeron que tenía que decir.

P.: Otro tema sensible para vosotros y los pacientes ha sido la medicación que había que administrar.

R.: Ha sido muy llamativo. Cada hospital tenía su criterio. No se ha visto eso nunca en medicina: más o menos todo el mundo hace lo mismo para todo. Pero no se sabía nada. Decían que los chinos ponían tal fármaco y lo poníamos, después que los italianos decían que ese fármaco no, pues lo quitábamos. Es el peligro de la gestión del miedo: se han usado fármacos que jamás se usarían en otro contexto. Uno tiene la sensación de decir: aquí la industria farmacéutica ha tenido mucho negocio. Por ejemplo, el Tocilizumab, un fármaco para pacientes con enfermedades reumatológicas que vale 1.000 euros la dosis. Había que poner dos dosis, a veces tres. Usar ese fármaco en miles de pacientes, cuando no tenemos evidencia de que sea útil, significa mucho dinero. Al tiempo sale un estudio que dice que ese fármaco no sirve. Ahora la hidroxicloroquina es perjudicial. Pues la hemos puesto a cubos. Tengo 43 años y nunca se habían hecho tantas cosas en medicina sin ningún tipo de evidencia. Ni científica ni experimental. En las grandes revistas científicas como The New England se han publicado artículos basados en muy pocos pacientes. Si esos artículos hubieran sido promovidos por la industria farmacéutica sería el crimen perfecto.

P.: ¿Qué le dirías a quien no respete ahora la distancia social y las medidas de seguridad?

R.: La gente está hasta los huevos porque nosotros mismos lo estamos, pero toda esa gente que se salta sistemáticamente las normas me gustaría que hablara con un familiar que se ha muerto o con un paciente de cuidados intensivos. Es como al principio, cuando nos mandábamos memes de lo que pasaba en China: o te toca muy de cerca o parece que no va contigo.

P.: Los psicólogos señalan que para la salud mental de los sanitarios es importante sentir el reconocimiento de la sociedad. ¿Lo sientes así?

R.: Los aplausos han sido muy comentados por los profesionales con opiniones para todos los gustos. Para mí, era mi momento del día. Tengo una terraza, vivo en el campo y salía con mi cerveza y disfrutaba. También te digo que he echado de menos manifestaciones de duelo porque no entendía que algunos medios celebrasen que hubiera 300 muertos por mucho que el día anterior hubiera habido 800. Ha habido una brutal falta de respeto a las familias de los muertos.

P.: ¿Qué esperas de la política respecto a la sanidad?

R.: Si ahora no se invierte en sanidad, apaga y vámonos. ¿Debería salir de nuestros impuestos? Sí, pero la sociedad civil quiere ayudar. La moraleja es aprender de lo que ha pasado para que la siguiente no sea un desastre. La gestión del altruismo es fundamental. El egoísmo no ha funcionado, vamos a probar otra cosa.

Avatar de Usuario
paisito

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor paisito » Jue 04 Jun, 2020 11:19 pm



ejemplo para el mundo ... pero siempre cruzando los dedos y atenti a las fronteras.

:clap: :clap: :clap:

Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Jue 04 Jun, 2020 11:24 pm

paisito escribió:https://www.youtube.com/watch?v=dDHHLysaCHg

ejemplo para el mundo ... pero siempre cruzando los dedos y atenti a las fronteras.

:clap: :clap: :clap:


chijete cuando Abascal pidio cerrar fronteras en febrero le llamasteis facha

GOLFOS :pinocho:


Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Jue 04 Jun, 2020 11:45 pm

El arte de predecir el pasado: las advertencias inexistentes de PP y Vox sobre la pandemia

El Partido Popular defendía a comienzos de marzo la fortaleza del sistema nacional de salud y hacía llamamientos contra “el alarmismo”
El secretario general de Vox asegura que advirtió de lo que venía antes incluso de que la OMS lanzase su aviso a la comunidad internacional

La intensidad con la que el PP y Vox presionan estos días al Gobierno, al que acusan de no haber sido capaz de prever la gravedad de la crisis sanitaria del coronavirus, que desde su estallido en China ha desbordado a medio mundo, no resiste el contraste con la hemeroteca.

El presidente de los conservadores, Pablo Casado, y algunos de los miembros de su equipo, reprochan ahora a Pedro Sánchez y a sus ministros su imprevisión porque, desde su punto de vista, lo que está pasando —hospitales sin medios, residencias desbordadas por la enfermedad y una economía en coma inducido— era algo que sabían que iba a ocurrir. Y para lo que tenían que estar preparados.

En parecidos términos lleva semanas expresándose el presidente de la formación ultra Vox, Santiago Abascal, que el pasado 25 de marzo llegó al extremo de vanagloriarse de ello desde la tribuna del Congreso.

Lo cierto es que ni el PP ni Vox anticiparon en ningún momento la tormenta asistencial que se avecinaba ni sus consecuencias para el empleo y las empresas. No lo hicieron cuando, el pasado 9 de enero, se registró la primera muerte por coronavirus en China ni el 30 de enero, el día en el que la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia global de salud. Tampoco el 21 de febrero, cuando se produjo el primer muerto en Italia. Ni el 26 de febrero, fecha en la que se registró el primer contagio autóctono en España.

De hecho, hasta el 14 de marzo, el día en que el Gobierno declaró el estado de alarma, prepararse para lo que venía reforzando los medios técnicos de las unidades de cuidados intensivos, adquiriendo equipos de protección individual, mascarillas y guantes para los sanitarios y, sobre todo, planificando el blindaje de las residencias de mayores, era responsabilidad exclusiva de las Comunidades Autónomas, las únicas competentes para esta tarea. En varias de ellas gobierna el PP, ya sea en solitario, como en Galicia, o en coalición con Ciudadanos, y en varias de ellas con el apoyo precisamente de Vox, como es el caso de Madrid, Andalucía, Murcia o Castilla y León. Y no fue hasta después del 14 de marzo, cuando el Gobierno de Pedro Sánchez decidió hacerse cargo de la situación y aprobó la declaración del estado de alarma, cuando las comunidades comenzaron a quejarse de la falta de medios, y eso que la decisión del Ministerio de Sanidad de ponerse manos a la obra en la tarea de conseguir respiradores, trajes de protección y mascarillas no impedía a los titulares de los hospitales —los Gobierno autonómicos— seguir haciéndolo.

Qué decían desde el PP

Las declaraciones de los dirigentes del PP anteriores a esa fecha son muy reveladoras. En los primeros días de marzo todos pedían tranquilidad y advertían contra el alarmismo. Jaime de Olano, en un acto electoral en Lugo, trasladaba un mensaje de calma y recordaba que España cuenta con la experiencia y los mejores medios y profesionales para afrontar con éxito este tipo de casos. Al día siguiente, el responsable de comunicación del partido, Pablo Montesinos, abundaba en esa idea en Valdemorillo: en este tipo de circunstancias, decía, “no hay colores políticos”, al tiempo que insistía en “un mensaje de tranquilidad porque tenemos a los mejores profesionales y medios”. Cuca Gamarra, vicesecretaria general del partido, decía ese mismo día que “el PP es un partido de Estado y es el momento de estar al lado del Gobierno”.

El día 4 de marzo, el propio Casado insistía en trasladar un mensaje de confianza y tranquilidad en el sistema nacional de salud. Y dos días después, de nuevo Gamarra, pedía combatir “el alarmismo”. “Nos ponemos al lado del Gobierno, porque todo lo que sea acuerdo, colaboración y coordinación es positivo, ya que traslada responsabilidad y tranquilidad”, mensajes todos ellos muy parecidos a los que entonces difundía el Ministerio de Sanidad y a los que salían de las Comunidades Autónomas. La consejería madrileña correspondiente difundió el día 5 una nota en la que seguía recomendando hacer vida normal y minimizaba el riesgo de contagio. No era un comportamiento heterodoxo: el resto de las comunidades hicieron lo mismo con la información disponible en aquel momento.

De hecho, el PP participó en la convocatoria feminista del domingo 8 de marzo, celebrada en un fin de semana en el que también coincidían muchos eventos multitudinarios con normalidad, entre otros los partidos de fútbol de la liga española. Igual que en toda Europa, salvo Italia, donde el impacto del coronavirus ya se había hecho visible.

De hecho, el día 10 el PP aún no daba especial transcendencia a la pandemia, hasta el punto de reclamar que la actividad del Congreso de los Diputados siguiese con normalidad, pese a la confirmación de positivos en varios grupos parlamentarios. Incluido el pleno previsto al que estaban convocados 350 diputados, además de varios centenares más de personas entre periodistas, personal de apoyo, funcionarios y fuerzas de seguridad.

Antes que la OMS

Algo parecido ocurrió con Vox. El presidente ultra, Santiago Abascal, aseguró la semana pasada que su partido ya pidió medidas al Gobierno el 29 de enero, antes incluso de que la OMS lanzara su aviso. Y se ufanó de haber sido el primer líder político que exigió la declaración de estado de alarma, eso sí, cuando ya la pandemia llevaba dos días dando muestras de lo que vendría después y el mismo día que el Gobierno advirtió de que su expansión estaba fuera de control.

Abascal no debió compartir su información con su secretario general, Javier Ortega Smith-Molina, que no tuvo inconveniente en viajar a Milán cuando la localidad italiana ya era el epicentro del estallido en aquel país y que después, ya con síntomas del coronavirus que le fue diagnosticado pocos días más tarde, participó en la asamblea de Vox en Vistalegre, precisamente el fin de semana del 8 de marzo, con profusión de besos y abrazos.

Basta con repasar la actualidad en los primeros días de marzo para darse cuenta de que Vox no tenía el riesgo de pandemia en su agenda. Estaba, como otros partidos, en la precampaña gallega y vasca. Y Santiago Abascal viajaba por Estados Unidos estrechando lazos con la derecha radical norteamericana.

En aquellos días los ultras españoles se movilizaban con dos objetivos: oponerse la movilizaciones feministas del 8 de marzo y celebrar ese mismo fin de semana la asamblea orgánica en el pabellón Vistalegre de Madrid con la que querían relanzar la organización como principal referencia de la derecha en España.

Es verdad que Vox pidió el 2 de marzo el cierre de fronteras europeas, pero no para detener la expansión del virus, sino para impedir la llegada de refugiados a Grecia procedentes de Turquía —el eurodiputado ultra Jorge Buxadé llegó a calificar de "hermosas" las imágenes de la policía griega reprimiendo la entrada de refugiados en el país).

Su actividad parlamentaria se centraba en defender la equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad, una iniciativa vetada por el Gobierno porque, de ser aprobada, supondría una modificación presupuestaria impracticable cuando todavía vivimos en la prórroga de los de 2018.

El domingo 8, en su asamblea de Vistalegre, Abascal ni siquiera hizo referencia al coronavirus. Quizá porque decidió celebrarla para no contribuir así “a un alarmismo perjudicial”, en palabras de Buxadé.

El dia 9, cuando la situación epidemiológica empezó a dar muestras de lo que vendría después, Buxadé insistía en defender la celebración del mitin de Vistalegre, al que asistieron unas 9.000 personas. Fue una decisión, dijo, “responsable, correcta y adecuada”. Aquel día Buxadé hizo bromas sobre el virus, después de que Abascal manifestase síntomas: “Está como un toro” bromeó. Tan escaso peligro advertía entonces el eurodiputado ultra que destacó haberse abrazado a él para celebrar el éxito de Vistalegre. “En realidad esto es maravilloso porque estamos recuperando la urbanidad básica de no toser en la cara de otro, llevar un pañuelo o lavarse las manos”, añadió.

El 16 de marzo, ya en pleno estado de alarma y decretado el confinamiento de la población, Abascal reclamaba a Pedro Sánchez “liberar en parte las restricciones” para que los comercios pudiesen reabrir sus puertas. Así se lo trasladó al presidente del Gobierno en conversación telefónica que después apuntaló el portavoz de la dirección nacional del partido, Jorge Buxadé, en una rueda de prensa en la que aseguró que no se podía "paralizar la actividad económica del país" . “¿Por qué no puede abrir una mercería o un taller mecánico si cumplen las mismas restricciones y la misma garantía de salud que puede cumplir un estanco o una farmacia?”, argumentaba en aquellos días.


Avatar de Usuario
chijetudo

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor chijetudo » Vie 05 Jun, 2020 12:12 am

Imagen

Avatar de Usuario
chijeton

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor chijeton » Vie 05 Jun, 2020 12:42 am

chijetudo escribió:Imagen


pues estaria cerrado el metro porque fue a partir del 8M cuando se dispararon los contagios :pinocho:

GOLFOS VAIS A PAGAR POR LOS CRIMENES EL PUEBLO NO PERDONA

Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Vie 05 Jun, 2020 4:18 pm

Miguel Bosé enciende las redes al calificar el coronavirus como “la gran mentira de los gobiernos”


Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Vie 05 Jun, 2020 10:17 pm

chijeton escribió:pues estaria cerrado el metro porque fue a partir del 8M cuando se dispararon los contagios :pinocho:

GOLFOS VAIS A PAGAR POR LOS CRIMENES EL PUEBLO NO PERDONA


ya fascista ... en madrid aplicaron la eugenesia, no tienen verguenza ni nunca la tendrán, y no será el pueblo que juzgue a la ayuso, sino la ley.

Avatar de Usuario
Invitado

PANDEMIA CORONAVIRUS COVID-19

Mensajepor Invitado » Vie 05 Jun, 2020 10:28 pm

Invitado escribió:ya fascista ... en madrid aplicaron la eugenesia, no tienen verguenza ni nunca la tendrán, y no será el pueblo que juzgue a la ayuso, sino la ley.


:pinocho:





Volver a “La Crispación”