LA DERECHONA

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LA DERECHONA

Mensajepor Invitado » Lun 12 Ago, 2019 2:48 am

Imagen
‘‘YO LO SOPORTO TODO’’ LA VÍSPERA DE ISABEL DÍAZ AYUSO, LA TERCERA PRESIDENTA DE MADRID


Isabel Díaz Ayuso:
"Lo confieso todo. Tengo pecados... pero siempre he sido honrada"

La acompañamos a su 'cuartel general' en las afueras, la víspera de su 'asalto' al poder, cuando arrecian las informaciones contra su trayectoria política. Ella dice que no le hacen mella. "Intentan echar por tierra mi investidura. Marcarme y dañar mi honor..."

MARTÍN MUCHA


Es su semana. Para lo bueno y para lo malo. Su equipo vive una calma tensa, parapetados en un espléndido chalet con piscina en Majadahonda. Desde allí supervisan lo que se publica estos días. Acostumbrada a los gabinetes de crisis, tras haber sido parte del equipo de comunicación del PP de Madrid, Isabel Natividad Díaz Ayuso luce serena aunque cansada. Viene en camiseta amarilla, pantalón negro y zapatillas blancas de piel. «Estoy trabajando. Así soy». Sus jornadas en estos días van desde las cinco y media de la mañana a la una de la madrugada en que se va a la cama.

Es jueves 8 de agosto y las acusaciones sobre ella se multiplican: «Los 4.219 euros al mes de Díaz Ayuso en el chiringuito de Esperanza Aguirre», «Ayuso debe al Ayuntamiento de Madrid cinco años del IBI», «Díaz Ayuso colaboró con la Púnica para mejorar la imagen de Aguirre en internet»... Titulares nada alentadores. Su equipo abandona la mesa de trabajo. Nos quedamos ella y yo (su mano derecha, José Luis Carreras, director de comunicación, está también, aunque no participará). Repasaremos lo que ha vivido estos días y su vida. Contraataca a su modo. «La campaña que hay contra mí es porque intentan echar por tierra mi investidura. Marcarme y dañar mi honor», dice sin titubear. Ha cambiado mucho desde sus primeras entrevistas como candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, en las que se mostraba dubitativa y con largos silencios, a hoy cuando su voz ha pasado de aguda a más grave, casi seca. Mientras responde, traza líneas sobre un papel. Suele dibujar cuando reflexiona, para mantener la calma. Son dibujos inconexos, líneas, paisajes, rostros, rayos...

A los 40 años, será la mujer más joven que va a presidir la Comunidad de Madrid: 230.018 millones de euros de Producto Interior Bruto y, además, el PIB más alto de España por habitante: 34.914 euros. «Es una edad ideal porque entiendes las preocupaciones de los jóvenes y estás próximo a las necesidades de los mayores». La primera experiencia política de Ayuso se remonta a los ocho años. Se ha contado que redactó una carta a Felipe González... ¿Eran más de izquierdas en casa?

-Siempre fui una niña muy crítica. Me interesaba la política. Más que de izquierdas y derechas, las preocupaciones de los niños son las de la sociedad: el medioambiente, las desigualdades.. Ya en los años universitarios tuve una profunda querencia por la libertad.

-Un año después perdió la fe...

-Soy católica. Me crié en esos valores y los defiendo. A raíz del fallecimiento de mi abuelo tuve una crisis de fe. Eso es todo.

-Sus padres tenían un bar y tuvieron varios negocios.... ¿Llevaron bien que estudiara periodismo y no una carrera que le permitiera llevar la empresa familiar?

-Mi madre es de Madrid, de Chamberí, y mi padre de un pueblo de Ávila. Durante un tiempo mis abuelos tenían un bar y mis padres lo llevaron. Duro poco, ellos se mudaron a Madrid, les gustaba la ciudad. Primero tuvieron una papelería, después mi padre trabajó en una empresa informática; mi madre tuvo su tienda... Sí, llevaron bien que estudiara periodismo, aunque también pensaron que podía estudiar arquitectura o algo relacionado con los animales.

-Su padre fue duro con usted. Se dice que incluso sufrió mucho...

Imagen
"Lo confieso todo.... Suelo confesarlo todo. Todo el mundo tiene pecados. También yo. Pero debo decir que he sido siempre una persona honrada. Hija de una familia que en la crisis lo perdió todo..."

-Fue un hombre decente, trabajador, que lo único que quería era que su familia estuviese bien... Yo era independiente, desde muy joven tomé mi camino. Hoy no tengo más que buenas palabras hacía él.

-¿Se marchó de casa por la mala relación con él?

-No. Apenas tuve un sueldo, quise independizarme. Siempre quise vivir mi vida a mi manera...

Tenía 22 años. Se mudó primero a Ecuador. Después partió a Irlanda. Se pudo quedar en ambos destinos. Se lo pensó. Pero volvió: «Madrid es la mejor ciudad del mundo para vivir». Tenía 24 años. Eran los tiempos de lo que se llamaba el milagro económico español... Con Rodrigo Rato a la cabeza. Él terminaría en la cárcel. Sí, ya hablaremos de él y de la corrupción.

-Al retornar, ¿qué pasó?

-Trabajé en empresas de paginas web, en agencias de comunicación... Volví a compartir piso, ganaba entre 600 y 800 euros. Pagaba 400 de alquiler. Pero tenía mi espacio, mi vida.

-Un año después de regresar, se afilió al PP.

-Y en Nuevas Generaciones conocí a Pablo Casado.

-Tras ello, fue becaria de la fundación FAES.

-Ese mismo verano.

-Y, después, comenzó a trabajar como voluntaria en la campaña con María San Gil.

-Era finales de 2004. Y entonces trabajaba en un medio de comunicación. Me quedé con ella para recorrer el País Vasco. Fue una de las experiencias políticas más enriquecedoras de mi vida.

-Allí también conoció a Santiago Abascal.

-Santiago era como la mayoría de vascos: amable y sincero. Era de una generación hostigada por ETA. De los que miraban los bajos del coche, de los que les dibujaban una diana, de los que sus escoltas conocían a sus bebés antes que los propios padres. Ambos para mí son referentes. Admiro a María San Gil...

-¿A Abascal también?

-Admiro la historia de la familia de Santiago Abascal. De ellos debo reconocer que dieron la cara en el PP en los momentos más duros.

Ayuso sigue dibujando. Las líneas son frenéticas. En el brazo izquierdo tiene un tatuaje con una flor alargada. «Es la portada de un single de Depeche Mode, Enjoy the silence (disfruta el silencio)». Esta canción está, a su vez, en un disco emblemático titulado Violator. Allí está un tema titulado Personal Jesus. Y, en su letra, un verso: «You need to confess»... Asiente.

-¿Qué necesita confesar?

-Confieso todo. Suelo confesarlo todo. Todo el mundo tiene pecados. Yo también... Pero debo decir que he sido siempre una persona honrada. Hija de una familia que en la crisis lo perdió todo.

-Son días en que la acusan de todo...

-La campaña que hay contra mí es porque intentan echar por tierra mi investidura. Marcarme y dañar mi honor... Lo que nunca imaginé es que fueran a poner en medio a mi familia porque yo jamás lo he hecho. Jamás pensé que se pudiera llegar tan lejos... Yo lo soporto todo. Lo que me duele es que me ataquen usando a alguien que no se puede defender por sí mismo porque está muerto. Mi padre falleció en unas circunstancias muy duras. Tampoco piensan que pueden hacer daño a otras personas como mi madre. Y eso parece que no le importa a nadie.

-Están repasando desde su sueldo a sus emails...

-He sido una persona honrada que ha trabajado de forma muy discreta por muchos años. Nunca nadie me ha llamado a un juzgado. Todo el mundo sabe dentro de mi partido que he sido muy trabajadora...

-Adrián de Pedro dice que fue su interlocutor con los miembros de la Púnica para mejorar la imagen de Esperanza Aguirre... Usted ha respondido que es «víctima de este montaje. De un latrocinio»...

-No. Nunca me he pronunciado antes. Ni siquiera el juez lo vio interesante. Son declaraciones de hace dos o tres años, que se remontan a casi una década atrás. Queda claro que solo colaboré con la comunicación de mi partido político, donde con un equipo de voluntarios hacíamos una labor excelente para acercar el partido a los ciudadanos. La única vinculación que puedo llegar a tener es por cuestiones técnicas. No tenía ninguna responsabilidad. Ni en contratar ni en elegir a esa gente ni siquiera sé de donde vienen. Mi única responsabilidad era que los cargos de mi partido hablaran en internet para conectar con los ciudadanos. Repito que no he sido llamada siquiera como testigo porque en mi actuación no hay nada reprochable.

-Volvamos a ese 2007. Le toca vivir la crisis. Su ascenso político comenzaba y el país se iba al diablo...

-Yo a peor no podía ir. Siempre quise vivir sin depender de mi familia. Nunca tuve relación laboral con mi familia. Apenas he pisado su empresa. Por mí misma, comenzaba desde lo más bajo. Con contratos en prácticas.... Y mi familia, en una crisis que negaba el PSOE, se quedó sin nada.

-Al año siguiente, comienza a trabajar con Aguirre.

-Primero, estuve en la consejería de Justicia. Después, con Esperanza Aguirre, en su gabinete, por breves meses. Después en la red de parques y de clusters...

Imagen
"El lenguaje que se utiliza contra mí es machista y no hay feminista que lo cuestione. Si fuera una política de izquierdas no pasaría".

-Eso es Madrid Network...

-Sí, pero en ese entonces no se llamaba así. Era un proyecto piloto.

-Hoy le llaman el «chiringuito de Esperanza Aguirre». Usted cobraba más de 4.000 euros. ¿Merecía ese sueldo?

-Algunos miran el ayer con los ojos de hoy. Era una época distinta, en las empresas y en todos los sectores había otros sueldos. Yo era una persona con un perfil técnico, en comunicación digital... Y era muy buena en lo mío. Podría haber trabajado en muchas empresas privadas tanto aquí como en el extranjero. Pero a mí me gustaba la Comunidad de Madrid...

-En ese tiempo se ha dicho que administraba la cuenta de Pecas, el perro de Aguirre

-Una tarde, en 2011, esperando resultados electorales, abrimos la cuenta de Pecas con mi equipo. Como cuenta humorística, ya lo hacían en la Casa Blanca con la cuenta del perro de Obama. Era muy común en comunicación política. Nunca lo llevé yo, pero el bulo quedó.

-Pero incluso interactuaba con él digitalmente...

-No hablaba yo conmigo misma, por favor. Es una anécdota, un bulo elevado a categoría de verdad, que es parte del juego político.

La servilleta donde dibuja está llena. Le da la vuelta. El lado contrario tiene líneas doradas. Lleva las uñas pintadas de un rojo no uniforme. Su equipo da vueltas alrededor. Son Enrique Ossorio (responsable del programa electoral y diputado PP en la Asamblea de Madrid), Alfonso Serrano (portavoz adjunto del PP en la Asamblea), María Eugenia Carballedo (diputada y secretaría primera de la mesa de la Asamblea). El anfitrión es MAR o Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del primer gobierno de Aznar. La nueva política a veces es tan vintage...

-¿Con qué personaje de la historia se identifica?

-(Largo silencio) Si me tengo que identificar con un personaje histórico es con Isabel la Católica...

-Vaya, quizá la mujer con mayor poder de la historia...

-Por el proyecto de unidad de España y lo que representó... También me gustan las mujeres que han roto techos de cristal, romper con lo establecido... por ser valientes. También las que tienen una historia simple pero de lucha, como una prima que ha sacado adelante a cinco hijos. Como mi madre...

-Hablando de poder... Tendrá más poder real que el propio Casado, quien la eligió. ¿No le asusta?

-No me da tiempo. Estoy ocupada en hacer las cosas bien. En crear un proyecto que siga haciendo de Madrid de casa de todos los españoles y de todas las personas que vienen aquí a buscar oportunidades y vivir una vida en libertad. Es la economía más pujante de este país y la más solidaria.

-Ha dicho que le quieren crear la imagen de «la tontita»... ¿Lo han conseguido?

-He recibido muchas críticas, incluso de muchos periodistas que han intentado crearme una imagen concreta. El lenguaje que se utiliza es machista y no hay feminista que lo cuestione. Si fuera una política de izquierdas no pasaría así...

-¿Qué le dolió más: la dimisión de Cristina Cifuentes, la sentencia de la Gürtel o su correlato, la caída de Rajoy que permitiría la presidencia de Sánchez?

-Me duele que no se reconozca la gran labor del PP. Es muy injusto. Es el partido más transformador, el que ha hecho las infraestructuras más pioneras, el que más ha respetado la unidad de España...

-La réplica es que es el partido con las acusaciones más grandes de corrupción...

-Rechazo la corrupción venga de donde venga. Y reconozco que nos ha hecho daño. Pero niego que el Partido Popular sea el más corrupto. Si juntamos las cuantías y las sentencias, nada supera utilizar el dinero de las instituciones, sustraerlo de los parados para crear redes y cortijos; y tampoco va a superar al independentismo y a la época de Pujol, que fue la que alimentó esa división social y se enrollo en la bandera del catalanismo para tapar tantos casos.

-Hay una corrupción probada de miembros de su partido. Están o han pasado por la cárcel: Rato, Ignacio González, Bárcenas...

-Eso es terrible. Y más para aquellos que durante años hemos dados los mejores años de nuestras vidas por vocación. Para nosotros es doloroso y no tenemos reparo en que se haga justicia. En los juzgados y no en los medios.

-Niega usted haber formado parte de ese engranaje de corrupción dentro del partido...

-Lo puedo decir claro. Nunca he formado parte de ningún engranaje. Ni de la corrupción ni de nada... Ningún juez me ha llamado siquiera a declarar. Hasta que fui diputada solo tuve un perfil técnico. Es como si le culparan a usted, de un contrato irregular de su empresa.

- Entre la cantidad de frases desafortunadas que le han atribuido hay una que tengo resaltada: «Lo peor de España es Cataluña, País Vasco, Navarra y Valencia».

-Hablaba del nacionalismo que divide a una sociedad en esas comunidades autónomas. Es que hasta sorprende que tenga que aclarar que amo mi país y cada punto de su geografía. Lo que critico es que se utilice la riqueza, la diversidad cultural, para instalarse en las instituciones, para dividir y utilizar los sentimientos. Lo condenaré siempre.

-¿Ama los atascos de Madrid?

-Evidentemente, no. Critico la política de movilidad que hizo Carmena, que los ha triplicado. Amo la vida nocturna de Madrid, que a cualquier hora está viva. Y tiene esos atascos como síntoma.

-Hay quienes hablan entre susurros en Génova de que, si Sánchez convoca elecciones generales, el PP debería concurrir junto con Vox... ¿Apoya la idea?

Imagen
Dice también que ella nunca fue la voz en redes sociales del perro de Esperanza Aguirre: "Abrimos la cuenta de Pecas con mi equipo. Como cuenta humorística; ya lo hacían en la Casa Blanca, con la cuenta del perro de Obama. Nunca la llevé yo, pero el bulo quedó". En la imagen, acompañada de su director de comunicación, José Luis Carreras.

-Eso lo sabe mejor Pablo Casado. Lo que tengo claro es que los partidos que queremos un país unido, una nación de ciudadanos libres e iguales, estamos orgullosos de España, tenemos que entendernos.

-Suena a un sí.

-Entenderse. Lo intentamos hacer con Ciudadanos en el Senado. Y ya vio el resultado electoral. Los partidos que tenemos intereses comunes, sea con pactos o con listas, tenemos que entendernos.

-Cerremos con su madre. ¿Cómo vive este momento? Los ataques, la presidencia...

-Si yo estoy bien, ella está bien.

-¿Usted está bien?

-Estoy muy orgullosa y siento la responsabilidad.

Termina el tiempo. Posa con el mismo atuendo. Apenas hay tráfico en el exterior. «Lo he confesado todo». Incluso que su novio, Jairo Alonso, quien fuera estilista y peluquero, ahora directivo de marketing, vive con ella tras pasar seis meses por Panamá. Al día siguiente, viernes, otra información en su contra. Ella, a través de su equipo, reitera que es un «campaña política orquestada por la izquierda, que no hay ningún tipo de responsabilidad por su parte». Díaz Ayuso, en sus palabras.



Avatar de Usuario
Invitado

LA DERECHONA

Mensajepor Invitado » Jue 22 Ago, 2019 3:27 am


Avatar de Usuario
Invitado

LA DERECHONA

Mensajepor Invitado » Jue 29 Ago, 2019 3:15 am


Avatar de Usuario
Invitado

LA DERECHONA

Mensajepor Invitado » Sab 31 Ago, 2019 11:25 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LA DERECHONA

Mensajepor Invitado » Jue 05 Sep, 2019 3:03 am

Ñus

DAVID GISTAU




EL EJEMPLO de lo que Pedro Sánchez trataba de evitar cuando condujo al fracaso su propia investidura es el experimento de Madrid. Un gobierno agónico desde su formación, lleno de antagonismos internos y de aspiraciones contradictorias, cuya presidenta no nombró ni puede esperar lealtad de la mitad de su gabinete. Y en el que uno de los partidos coaligados aspira al mismo tiempo a sacar tajada del poder y a desgastar al socio/adversario como si aún ocupara la garita de la oposición para seguir destruyéndolo, esta vez desde dentro.

Los seguidores del canal de National Geographic, que tantas emociones hemos pasado con las migraciones de los ñus, podríamos explicarnos esto diciendo que una relación que debía ser simbiótica derivó enseguida a otra parasitaria. No ayuda el eterno retorno de la corrupción que sugiere que este PP, que intenta con denuedo abrir una distancia generacional con los innumerables «casos aislados» de apandadores, tiene el futuro construido sobre el cementerio indio de Spielberg. La barba que le brotó a Casado para no tener un aspecto tan intercambiable con el de Rivera parece de pronto que se la tuvo que dejar porque los espectros de la corrupción le hacían un poltergeist en el baño cada vez que intentaba arrimar a la mejilla la cuchilla de la maquinilla desechable.

Dada la precariedad de Casado, que necesitaba como fuera presentar un trofeo de caza en Madrid del que dependía en parte su propia continuidad, el PP tuvo que agarrarse a este gobierno volátil e imposible de ahormar. En una situación parecida, pero con el partido más apaciguado y, al fin y al cabo, con Moncloa ya ocupada mediante la moción, Sánchez prefirió dejar pasar una oportunidad que lo habría abocado a convivir con extraños hostiles como hace Ayuso. Todo esto se puede comprender. Como también es posible entender todos los paripés que hay que hacer para llenar de contenido estos días absurdos que se extenderán hasta el 23 de septiembre. Los van a tener a ustedes pendientes de una negociación que no existe: mejor pásense al National Geographic, que los ñus viven en serio. En esta situación, sólo una cosa cabe pedir para no seguir infligiendo al país daño institucional: sáltense las consultas del Rey, no lo sometan al ridículo otra vez, pues bastante tiene el hombre con haber roto la neutralidad para hacer una apuesta personal contra la repetición de las elecciones.




Volver a “La Crispación”