Franco tenía un solo cojón.

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Sab 17 Feb, 2018 3:25 am

Imagen
Arriba, Carmen con sus dos hijos y su nuera, Margarita Vargas.

CARMEN MARTÍNEZ-BORDIÚ
LA POLÉMICA CON LOS DOS TÍTULOS DE SU FAMILIA

Su hijo lucha por el ducado de Anjou mientras ella, llamada a ser duquesa de Franco, puede no heredar el título.

MARINA PINA


LA ÚLTIMA PÉRDIDA QUE pueden sufrir los Franco mientras reparten la herencia de su madre no es material pero sí sentimental. El pasado jueves, el diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto registró una iniciativa parlamentaria para no autorizar el proceso de sucesión del ducado de Franco. Amparándose en la Ley de la Memoria Histórica, su grupo parlamentario reclama que el título se extinga con la hija del dictador y no sea vitalicio. Así, solicitan a Mariano Rajoy que promueva ante el jefe del Estado la “supresión definitiva” del ducado.

Esta iniciativa parlamentaria afecta a Carmen Martínez-Bordiú (66). Como primogénita de Carmen Franco y Cristóbal Martínez Bordiú, está llamada a ser la III duquesa de Franco, título que llevaron su madre y su abuela, que lo recibió el 26 de noviembre de 1975 después de que lo creara Don Juan Carlos tras la muerte de Francisco Franco. LOC se ha puesto en contacto con la nietísima quien, siguiendo la petición de su madre de discreción, ha contestado: “No hablo con periodistas”.

Esta no es la primera vez que Izquierda Unida reclama la supresión de títulos franquistas. Cuando Gaspar Llamazares era diputado, registró una pregunta en el Congreso en la que pedía al Gobierno que pusiera fecha “a la retirada de los títulos nobiliarios que Franco otorgó a los generales golpistas”. Llamazares también se amparaba en la Ley de Memoria Histórica pero su iniciativa no prosperó.

Este no es el único título polémico de la familia de Carmen Martínez-Bordiú. Su hijo Luis Alfonso de Borbón es duque de Anjou, un título vinculado a los Borbones y que heredó tras la muerte de su padre. Sin embargo, en 2004 Enrique de Orleans, conde de París y pretendiente orleanista al trono de Francia, otorgó el mismo título a su sobrino Carlos Felipe, hijo de Miguel y Beatriz de Orleans. Aunque la Justicia francesa concedió el título al padre de Luis Alfonso, Enrique de Orleans hizo ese nombramiento con el beneplácito de Don Juan Carlos. Desde ese momento, dos aristócratas se hacen llamar duque de Anjou. Los dos títulos que posee la familia Borbón Martínez-Bordiú están en entredicho.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 17 DE FEBRERO DE 2018

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Sab 17 Feb, 2018 3:26 am

Imagen
Francis, quien siempre protagoniza titulares por problemas en su comportamiento.


EL OCASO DE FRANCIS (CO) FRANCO

Estaba llamado a ser el cabeza de familia. Primero su hermana Carmen decidió no cederle el ducado de Franco y ahora han puesto a Cristóbal al frente de Fiolasa, la empresa más importante de la familia. Además, está condenado a 30 meses de prisión por dos delitos. La herencia no está repartida, pero ya se establecen los nuevos roles familiares. La familia niega que el Pazo de Meirás esté a la venta.

MARINA PINA


LA NUEVA ESTRUCTURA DE LA FAMILIA Franco se empieza a definir apenas seis semanas después de la muerte de la matriarca, Carmen. Si durante la última década la única hija del dictador postuló a Francis (63), tercer vástago y primer varón de sus seis hijos, como cabeza de la familia, los planes de sus herederos son ahora distintos.

Imagen

UNA FAMILIA 80 AÑOS COMO PROTAGONISTA

Con la muerte de Carmen Franco, sus hijos se convierten en los responsables de responder a las polémicas que rodean a la familia Franco. De todos los herederos, sólo Mariola y Arantxa han estado libres de polémicas a lo largo de su vida. Los más conocidos son Carmen, Francis y Jaime. Cristóbal quiso ser militar pero su paso por la vida castrense fue corto. Su hermana Merry fue mediática por un corto matrimonio con Jimmy Giménez-Arnau. El tiempo determinará sobre el protagonismo de los 13 bisnietos de Franco.

La duquesa de Franco falleció el pasado 29 de diciembre en Madrid a los 91 años a consecuencia de un cáncer que le diagnosticaron el pasado verano. En sus últimos meses de vida, mantuvo la entereza suficiente para dejar los negocios familiares repartidos y acordar con sus hijos cómo serían los siguientes pasos. “Carmen quería que siguieran su ejemplo y que no alimentaran con escándalos la vida social”, cuenta una persona de su entorno a LA OTRA CRÓNICA. Por ello, los hermanos se reunieron el pasado 25 de enero. Primero abrieron el testamento y después fijaron varios acuerdos. Ya ha trascendido que estipularon un pacto de silencio para no dar exclusivas, sin embargo, como explica la misma fuente a LOC, “también decidieron quién sería el cabeza de familia”. Esta es la primera sorpresa de los Franco sin Carmen. Contraviniendo lo que estaba establecido, los hermanos apartan a Francis y apuestan por Cristóbal (59).

Francis, marqués de Villaverde y señor de Meirás, se erigió como primer hermano de la familia desde que tuvo madurez. Invirtió el orden de sus apellidos para perpetuar el nombre de Francisco Franco –también lo lleva su hijo–. En 2006, cuando el Gobierno de Zapatero aprobó la ley sobre igualdad de género en la sucesión de títulos nobiliarios, discutió con su hermana Carmen la posibilidad de cederle los títulos de marqués de Villaverde y señor de Meirás a cambio de ostentar él el ducado de Franco. La nietísima en un principio no se opuso. Sin embargo, desde el pasado verano insiste en que no va a renunciar a lo que le corresponde por ley. Francis perdió el ducado antes de tenerlo.

A finales del mes pasado y tras la reunión familiar, los hermanos se repartieron cargos en las empresas más importantes de la familia. En ninguna de las dos Francis tiene puestos de responsabilidad en solitario. Antes de morir Carmen, sus hijos tomaron el control de Sargo Consulting S.L, una sociedad con unos activos financieros que ascienden a 17 millones de euros. Nombraron a Arantxa presidenta y al resto de hermanos consejeros. Desde el pasado 30 de enero y tras la reunión familiar, Jaime es apoderado solidario mientras que Cristóbal, Merry y Francis son apoderados mancomunados. ¿La diferencia? Estos tres últimos no pueden tomar decisiones en solitario, y necesitan la firma del resto.

Si la situación de poder de Francis en Sargo es limitada, más aún lo es en Fiolasa S.L. La sociedad, dedicada al alquiler de bienes inmuebles, tenía en 2016 un activo de 20,4 millones de euros. La empresa tiene a su nombre dos pisos y sendos trasteros en la Avenida Concha Espina, muy cerca del estadio Santiago Bernabéu, donde se sitúa la sede de la Fundación Francisco Franco. El pasado 31 de enero los hermanos crearon un nuevo organigrama tras cesar a su madre en el cargo. Cristóbal es el presidente, el resto de sus hermanos figuran como consejeros y Arantxa como apoderada, con poder de firma para tomar decisiones sin ninguna otra opinión.


“EL MÁS LISTO”

A falta de conocer cómo se repartirán los inmuebles que figuraban a nombre de Carmen, Francis queda igualado al resto de sus hermanos mientras Cristóbal se erige como cabeza de familia. “Francis es muy listo y muy inteligente para los negocios, pero va muy a lo suyo”, explica a este suplemento una persona que le conoce, quien opina que su madre le quería como sucesor “porque es el más inteligente de todos”. Prueba de su astucia para los negocios la mostró con la explotación de la finca Valdefuentes, en Arroyomolinos. Se trata de un terreno de 10 millones de metros cuadrados de los cuales 3,3 millones son urbanos. La construcción en la zona la comercializaron a través de la empresa F R Promociones del Suroeste S.L., de la que fue director general Francis hasta 2013.


Imagen
Cristóbal. De los tres varones, es el más discreto.

Su astucia para los negocios contrasta con sus problemas judiciales por su mayor afición: la caza. La semana pasada, el Juzgado de lo Penal de Teruel condenó a Francis a 30 meses de cárcel por un delito de atentado contra la autoridad y otro contra la seguridad vial después de que se saltara un control de la Guardia Civil y embistiera a una patrulla. Aunque la defensa de Francis ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Teruel, en este momento Francis Franco tiene antecedentes.

Mucho más discreto es su hermano Cristóbal, nuevo cabeza de familia y quinto hijo de Carmen Franco. El ex marido de Jose Toledo fue el único que intentó seguir la carrera militar de la familia. Así, ingresó en la Academia de Zaragoza y llegó a teniente de Infantería. Su primer destino fue Gran Canaria. Allí acaparó titulares el 20 de noviembre de 1981, cuando se cumplía el sexto aniversario de la muerte de su abuelo. Ese día protagonizó un accidente cuando atropelló a un matrimonio local que falleció. Cristóbal no fue condenado y consiguió una indemnización para los hijos del matrimonio. Según aseguran fuentes que le trataron en esa época, fue a raíz de ese accidente cuando se planteó abandonar la carrera militar. Lo hacía un año después y tras conceder una entrevista a Interviú hablando de su paso por el Ejército. Sus declaraciones le costaron un mes de arresto.

Cristóbal y sus hermanos tienen ahora el reto de no faltar al deseo de su madre de no generar polémicas. Una aspiración difícil, ya que la familia está en el frente de varios debates políticos.

Por un lado está la reclamación de la titularidad del Pazo de Meirás por parte del ayuntamiento de Sada. Aunque desde el concello no han informado a LOC de cómo va el trámite, la familia ve amenazada esa propiedad. Eso ha dado lugar a especulaciones. Ayer se publicó que la casa de veraneo de los Franco estaba a la venta por 8 millones de euros. Jaime Martínez-Bordiú niega esa información a LOC: “No está a la venta, acabamos de abrir el testamento y aún no hemos repartido nada. No sé si alguno de mis hermanos piensa en venderlo, pero no lo hemos hablado”. Ni el ayuntamiento de Sada ni la Fundación Francisco Franco tenían ayer tampoco noticias sobre esa venta.

Otra parte de su patrimonio que corre peligro también está en Galicia. El pasado 20 de noviembre el procurador del Ayuntamiento de Santiago de Compostela presentó una demanda en el Juzgado de Primera Instancia de Madrid reclamando a Carmen Franco la devolución de dos estatuas columnas que representan a Abraham e Isaac y que formaban parte de la portada de acceso mateana de la Catedral de Santiago de Compostela.

Según los hechos descritos en la demanda, a la que ha tenido acceso LOC, el Ayuntamiento de Santiago adquirió en 1948 las esculturas en un contrato de compraventa en el que se especificaba que debían permanecer “indefinidamente en el patrimonio” del consistorio. En 1954, según la demanda, el alcalde de la ciudad regaló las dos estatuas al matrimonio Franco Polo. El escrito, en el que se pide la devolución de las esculturas, fue admitido a trámite pero, Carmen Franco falleció antes de que se lo notificaran. El juzgado va a proceder a notificárselo a sus siete hijos a lo largo del próximo mes, como han confirmado a LOC.

Todos estos frentes provocan que la familia siga en los titulares, pese a que se han retirado de la vida pública, especialmente Carmen, y a que el deseo de su madre era que retornaran a una vida anónima. Es Francis quien ahora protagoniza más titulares. El acuerdo de sus hermanos y sus problemas judiciales han motivado su paso atrás como cabeza de familia. Francis no será duque de Franco, como siempre anheló. Tampoco llevará los negocios familiares y ahora espera saber dónde estará los próximos meses.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 17 DE FEBRERO DE 2018

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Vie 23 Feb, 2018 4:38 pm

Imagen

El pazo de Meirás, a la venta por 8 millones de euros

El pazo figura en una web inmobiliaria de propiedades de lujo. La aparición de este anuncio ha provocado que la Diputación de A Coruña exija a la Xunta que inicie "de forma inmediata" un expediente sancionador a la familia del dictador Francisco Franco.

El Pazo de Meirás figura a la venta por un precio de ocho millones de euros en la web de la inmobiliaria cántabra Mikeli, especializada en un catálogo de propiedades de lujo. La aparición de este anuncio ha provocado que la Diputación de A Coruña exija a la Xunta que inicie "de forma inmediata" un expediente sancionador a la familia del dictador Francisco Franco.

En la web de Mikeli figura que vende "en exclusiva" el Pazo de Meirás, propiedad que presenta bajo la designación de "inmueble singular en venta en Sada" y entre las fotos con las que se ilustra la propiedad figura también la capilla y los jardines. También pueden contemplarse sendos vídeos, uno que presenta el estado actual de la propiedad, subtitulado en inglés, y otro en el que pueden verse imágenes del dictador.

"La inclusión del Pazo de Meirás en el catálogo de Mikeli Luxury Real Estate supone un gran hito profesional para la empresa, pues se trata de un lugar emblemático y muy conocido no solo en España sino también fuera de nuestro país", afirma la inmobiliaria.

El anuncio trasciende una semana después de que se filtrase la intención de los Franco de vender la residencia de veraneo del dictador, transcurridos menos de dos meses de la muerte de Carmen Franco Polo, la única hija del dictador.

Reclamación a la Xunta

Ante esta actuación de los Franco, la vicepresidenta de la Diputación Provincial de A Coruña, la nacionalista Goretti Sanmartín, ha urgido la apertura de un expediente sancionador porque entiende que la familia Franco deberían haber avisado a la Xunta dos meses antes de que pretendía vender la propiedad, "para decidir si ejercía ese derecho de tanteo o no".

"Han incumplido ese plazo que se marca la ley. Entendemos que la Xunta tiene que tener tolerancia absolutamente cero con el intento de vender el pazo y ejercer las acciones pertinentes", afirmó Goretti Sanmartín, quien apuesta por "intentar paralizar esta venta".

La representante nacionalista insistió en que hay "mucho nerviosismo e interés de la familia Franco para intentar deshacerse de un bien del que se apropiaron de manera ilícita" y que está protegido con la figura de Bien de Interés Cultural. En su opinión, si la Xunta no abre "de manera rápida" el expediente sancionador, "lo que estará habiendo es una connivencia con el Franquismo", porque cree que "se facilita que se pueda producir esa venta".

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Vie 02 Mar, 2018 1:53 pm

Imagen

Inmueble singular en Venta en Sada (Sada) [Ref: 70000]

MIKELI LUXURY REAL ESTATE pone a la venta en exclusiva un extraordinario recinto de Galicia: el Pazo de Meirás, ubicado en el término municipal de Sada, provincia de La Coruña, en una gran extensión de terreno (jardín, huerta, prado y bosque) con casa-palacio y pabellones destinados a diferentes servicios. Ocupa una superficie total de 66.792 metros cuadrados.

La casa-palacio está situada en el centro, aproximadamente, del prado, con fachada principal orientada al sur. Abarca una extensión de 1002 metros cuadrados y la forman dos cuerpos: las torres (entre dos se alza la capilla, que incluye un retablo barroco dedicado a San Francisco) y un pabellón de dos plantas. Además dispone de otros, cubiertos, que se reparten a ambos lados del camino de entrada a la finca.

Entre sus numerosos elementos destacan las ventanas de una de las torres, constituídas por una triple arcada que se apoya en columnas; la balaustrada corrida del segundo piso y los huecos en esquina de la siguiente planta bajo dinteles de cantería rematados en arco labrado en la misma pieza.

El balcón cubierto de la Torre de la Quimera es también factor singular de la fachada. Lo sustentan tres ménsulas o modillones, con balaustrada de remate macizo sobre columnas de tamaño pequeño, en las que reposa la doble arcada que aguanta la cubierta, donde existen elementos ornamentales de épocas precedentes.

Nos encontramos, pues, ante un recinto sin par, lleno de historia y detalles especiales (biblioteca, cuadros, piezas arqueológicas, dependencias, blasones, fuentes, cruceros, decoración, etc.) que le convierten en una oportunidad inmejorable. El Pazo de Meirás es un paradigma de confort y contacto con la naturaleza. En definitiva, de la esencia y del estilo MIKELI: la máxima calidad de vida.

http://www.mikeli.es/es/property/inmueb ... ref-70000/

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Vie 02 Mar, 2018 1:55 pm

Imagen

Francia rechaza retirarle a Franco la Legión de Honor

Se trata de un nuevo fallo jurídico contra una petición que se prolonga, desde hace varios años, sin éxito, nunca, promocionada por un número impreciso de franceses, mayoritariamente hijos de españoles


El Tribunal Administrativo de París rechazó el pasado 16 de febrero la petición de varios franceses de origen español, pidiendo que se «retirase» al general Francisco Franco la Legión de Honor que le fue concedida, en 1928, como oficial, y en 1930, como comendador.

Se trata de un nuevo fallo jurídico contra una petición que se prolonga, desde hace varios años, sin éxito, nunca, promocionada por un número impreciso de franceses, mayoritariamente hijos de españoles.

Hace dos años, varias asociaciones que aseguraban «representar» a mil o mil quinientos exiliados o hijos de exiliados, comenzaron sus primeras actividades destinadas a «exigir» que el Gobierno francés y los gestores de la Legión de Honor «retirasen» al general Francisco Franco la Legión de Honor, concedida y confirmada en dos ocasiones, alegando que «Franco es indigno de tal condecoración».

Hace dos años, el Gobierno francés de François Hollande y los gestores de la Legión de Honor avanzaron sus primeras objeciones.

A juicio de la Gran Cancillería de la Legión de Honor, la retirada a título póstumo está en contra del reglamento de la institución. Objeción básica, apoyada en su día por el Gobierno francés: “Ningún gobierno español hizo nunca esa petición. Está fuera de lugar inmiscuirnos en la política interna de un vecino y aliado importante”.

Desde un punto de vista meramente histórico, la Legión de Honor fue concedida al general Franco para celebrar el “reconocimiento” oficial del Estado francés, tras los combates militares conjuntos de Francia y España durante la guerra del Rif, en el actual Marruecos. Los honores de oficial y comendador de la Legión de Honor fueron concedidos al director de la Academia General Militar de Zaragoza, la más alta institución marcial del Estado español.

El gobierno de concentración nacional que concedió a Franco la Legión de Honor respondió positivamente a la demanda del general Pétain, uno de los grandes militares franceses de la Primera guerra mundial. Diez años después de ser concedida la distinción a Franco. Veinte años después de las campañas franco-españolas de la Guerra del Rif, el mismo general Pétain se convirtió en cómplice y aliado de la ocupación nazi de Francia.

La historia de la Legión de Honor concedida a Franco, por su participación en unos hechos militares de principios del siglo XX, fue desenterrada por un pequeño grupo de activistas mal informados del funcionamiento político, judicial e institucional de tales honores.

Dos años después de la primera «batalla» del 2016, el Tribunal Administrativo de París confirmó el pasado 16 de febrero su rechazo jurídico a las demandas de las asociaciones que persisten en su campaña, infructuosa, hasta hoy, desde hace dos años.

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Lun 05 Mar, 2018 9:10 pm

Francisco Franco era de izquierdas y esta carta demuestra la sensibilidad social del Caudillo y su preocupacion por las clases mas desfavorecidas de España. No en vano Franco tomo una España empobrecida y destruida por la guerra y la elevo a las mas altas cotas de riqueza y bienestar que los siglos habian conocido.


Imagen

Correspondencia entre don Juan y Franco.

Con fecha 12 de mayo de 1942, Franco contesta, con gran retraso, la carta de don Juan.

12 de mayo de 1942.

A S.A.R. el Príncipe don Juan de Borbón.

Alteza:

Hace muchos días que deseo escribiros para agradeceros la sinceridad de vuestra carta y haceros presente mi pensamiento sobre algunos de los puntos que la misma encierra con aquella lealtad y claridad que fue normal en mis relaciones con vuestro padre y que por otra parte me impone la responsabilidad que sobre mí pesa.

Destaca en ella vuestra fe en la institución monárquica que si es indispensable al Rey para mantenerse en el trono, sin embargo no lo es todo; tienen que conjugarse las instituciones y las personas y mucho más en las épocas fundacionales.

Las personas son las que crean; las instituciones lo más que logran es conservar o afianzar lo creado. Monarquía existía en España antes y después de los venturosos años de Isabel la Católica, de Carlos I y de Felipe II, y, sin embargo, sus antecesores tardaron 8 siglos en reconquistar lo que los árabes les arrebataron en contados días; y el Imperio que ellos forjaron vivió trescientos años en los que sus sucesores lo fueron liquidando.

La verticalidad estaba pues en aquellos monarcas. Si nos adentramos en el examen de la Historia y de los acontecimientos contemporáneos, encontramos que los males de España no venían de los años inmediatos al 14 de abril, su proceso de descomposición tenía raíces mucho más hondas.

La institución monárquica había venido perdiendo con su poder, su arraigo popular y las personas que la representaban no se formaban ya en la escuela de sus gloriosos antecesores. Por eso en nuestro juicio no podemos igualar a las personas que forjaron el Imperio con las que lo perdieron, pese a las buenas cualidades que hayan podido tener, y cuando hablamos de Monarquía la entroncamos con la de los Reyes Católicos, con la de Carlos I y Cisneros o con la del segundo de los Felipes; pero no con los que firmaron las paces que mutilaron nuestro Imperio, suscribieron la separación de Portugal o nos infamaron en Utrecht.

Esos tres siglos de constantes desmembraciones no pueden contar para nosotros y sé que tampoco para Vuestra Alteza.

No son las instituciones, parece, las que han de hacer a España capaz de cumplir su histórica misión; sino los jefes que dirijan su revolución nacional, sus nuevas juventudes que con tanto heroísmo como desinterés se sacrifican. La Monarquía de los Reyes Católicos, tan admirada como poco comprendida, fue una Monarquía revolucionaria, totalitaria en el más puro sentido de esta palabra; lo demuestra cuando a los inveterados excesos de los grandes señores, crea y opone la Santa Hermandad que asegura a los viajeros y al comercio contra los expoliadores, echando los cimientos de la moderna fuerza de orden público; al recabar y asumir el supremo poder de las órdenes militares, nervio de los ejércitos de aquellos tiempos, antes retenido en diversas manos; al limitar jurisdicciones y reforzar poderes, recabando una mayor y más eficaz intervención en los nombramientos de la Iglesia; al imponer la fe de Cristo a todos los españoles, expulsando de nuestra tierra a judíos y moriscos, y unir a todos en la gloria y en los sacrificios.

Su Corte se componía entonces de guerreros y de santos y de grandeza que hacia el exterior proyecta, es en el interior para toda justicia amparo.

Los tiempos posteriores son, en cambio, los de la mala escuela, de la Monarquía decadente y sin pulso, que ya no proyecta hacia el exterior el genio de España, sino que recibe, acoge y ensalza lo de la antiespaña concibe allende las fronteras y que culmina en la invasión enciclopédica y masónica que patrocinan Floridablanca y el conde de Aranda que fatalmente tenía que terminar ennobleciendo a banqueros y especuladores, los mismos que los últimos años sonsacaban el socorro rojo internacional y ayudaban a los periódicos marxistas.

Bajo aquel sistema fallaban los más firmes propósitos. ¿Cuánto fue el patriotismo y buena voluntad de vuestro amado padre, para mí querido Rey, en el servicio de la Nación y cómo sus buenos propósitos naufragaron en medio de la desasistencia, el egoísmo o los torpes intereses de grupo y de partidos irresponsables, más fuertes y poderosos que la propia Monarquía? ¿Cuántos de los que hoy se llaman monárquicos viven llenos de prejuicios liberales, de bastardas ambiciones o de turbios propósitos y añoran aquellos pasados y desdichados tiempos? Los sucesos de la Historia están encadenados y no se producen casualmente, sino como resultado de un proceso que, sin embargo, muchas veces no acertamos a descubrir.

La pérdida del arraigo de la Monarquía, la proclamación de la República, los avances del marxismo y comunismo, y la consiguiente rebelión de las masas, son consecuencia directa de otros hechos que no podemos desconocer.

Al dejar de ser la Monarquía para los españoles su amparo y defensa, perdidas con sus ideales sus virtudes guerreras y verla presidir el nacimiento, la expansión y el dominio del capitalismo, a quien llega a honrar y ennoblecer, el pueblo por éste esclavizado, la encasilló entre sus opresores y ésta fue la verdadera causa de que en la primera coyuntura, sin pena ni gloria, el más ligero viento la haya derrumbado.

El poder de captación del marxismo y comunismo fue un fenómeno racional. El papel que al Rey en el orden temporal y a la Iglesia en el espiritual correspondían en la defensa de nuestro pueblo contra la nueva esclavitud del capitalismo, que les hubiera creado el calor y entusiasmo de las masas, no lo supieron ver, y el marxismo y comunismo, haciendo de esa defensa bandera, logran esa fuerza proselitista que aún hoy se intenta desconocer.

Las masas españolas llevan varios siglos de miserias. Quienes os digan otra cosa os engañan. El 33 por ciento de las viviendas españolas son chamizos o cuevas insalubres; las camas en los sanatorios antituberculosos del Estado no llegaban a la vigésima parte del número de los que al año fallecían, y nunca podían ser alcanzadas por los humildes.

La vida de nuestras clases modestas y medias es muy inferior a la de los demás países europeos. Los monocultivos y las grandes propiedades crean un paro estacional en las dos terceras partes del año. La educación profesional, tan abandonada, que faltando obreros especialistas sobraban centenares de miles de peones. El retiro obrero estaba constituido por una peseta diaria después de cincuenta años de continuo trabajo. Los seguros sociales, atrasados cuando no burlados.

Cuando se tienen cinco o menos pesetas de jornal y varios de familia, y existen la falta de seguridad en el salario y de pan en la vejez, no se puede amar ni siquiera sentir al régimen que lo preside.

Al mirar, en cambio, el sector privilegiado veían multiplicarse los bienes y las riquezas y cómo éstas se acumulaban en unos pocos, plenos de derechos y desconociendo las más de las veces los deberes.

¿Creéis que en una España así se puede sentir la solidaridad de españoles? Yo no sé cómo sienten siquiera a nuestra Patria, don divino tiene que ser cuando perdura a pesar de tantas injusticias. Esta es la razón de nuestra Revolución que yo con la Falange patrocino. Muchos son los enemigos que intentan impedir su realización y desprestigiar el movimiento, tachándonos de demagogos; pero no importa, amé siempre las dificultades y si cayese en el empeño no podría alcanzar honor más alto.

La realización de esta revolución, sin la cual España volvería a su situación preagónica, es incompatible, hoy por hoy, con la proclamación de instituciones que si posibles en pueblos como Hungría, que por carecer de dinastía no la colocan en situación de interinidad, en España tened la seguridad de que serviría para que nuestros enemigos, unidos a ambiciosos y arribistas, polarizasen alrededor del Príncipe, con descrédito para su persona y grave daño para la Patria.

Yo siento tener que deciros que ese sentimiento monárquico que os quieren hacer ver existente en nuestro pueblo es falso, una gran parte de los que hablan de Monarquía añoran la decadente y sin pulso; otros la identifican con la explotación impune de los humildes y el restablecimiento del régimen liberal con unos grupos en lucha, para muchos es la impunidad para los crímenes, el resurgimiento del separatismo o la vuelta de los expatriados. Esto es el triunfo a plazo fijo de nuestros enemigos.

La Monarquía que a España conviene, como nosotros la sentimos, la única posible, ésa es la que no quieren. No ignoro que existen insensatos que, ciegos a todo raciocinio, intentan aprovechar la coyuntura que les ofrece la mala situación de abastecimientos y el apoyo del conglomerado anglo-comunista, tan favorable al torpe espíritu de los vencidos ansiosos de revancha; pero estamos alerta, pasaron los tiempos en que una maniobra política o un pronunciamiento afortunado en un pueblo sin alma, podía derrocar un régimen. Nuestra cruzada es prueba elocuente de tal quimera. Al juzgar la situación de España no se puede olvidar que el comunismo y la masonería no perdonan, no se darán por vencidos; el extranjero les ayuda a alentar la disidencia dondequiera que la hallen, pues al interés secular de arruinar y mediatizar a España, se une hoy el de la guerra a vida o muerte que el mundo mantiene y en la cual España tiene una parte clara y españolísima.

Nuestros órganos de policía constatan a diario actividades intensas en este orden que con mano firme se reprimen. Para salvar a España el único camino es el de reforzar su unidad realizando la Revolución Nacional que haga a todos solidarios en su servicio, y esta unidad y solidaridad no se realizarán más que sobre el partido único y la educación total de las juventudes en un credo político que se apoye en verdades eternas, como son la ley de Dios, el servicio a la Patria y el bien general de los españoles.

Así lo siente ya la juventud en pleno, sin que desfiguren esta plenitud la disidencia artificialmente mantenida de unos pequeños grupos, sujetos inconscientes de manejos extranjeros.

Cuando os hablen de lo que piensan los distintos grupos políticos, tened presente que los que se llamaron partidos fueron sólo las máscaras que encubrían bastardos intereses. Ni el destino católico de nuestro pueblo, ni el bien de la Patria ni en general de los españoles, lo tuvieron jamás; estaban en este o en el otro grupo porque les convenía a sus ambiciones de todo orden; así os explicaréis sus cambios frecuentes de casaca y que lo mismo les diese la República que la Monarquía.

Analizad la conducta de las personas que os solicitan, medid sus servicios a la Patria, examinad sus ideas sobre los problemas sociales y descubriréis sus ambiciones, unas veces políticas, otras de privilegios, las más de intereses materiales y muchas también de vanidad; sin contar los aspirantes a condes y marqueses.

El que el régimen liberal encerrase tantos explotadores y vividores políticos no quiere decir que no exista una política noble y que los pueblos puedan vivir sin política. Todos los seres racionales tienen en su pensamiento dos huecos: el religioso y el político; la predisposición a creer en lo sobrenatural y el juicio de lo que conviene a la sociedad de la que forman parte, y cuando este hueco no se llena con la verdad, otros lo llenarán con sus errores.

La grandeza y la propia existencia de la Patria, pues, en la labor que se haga con sus juventudes, en construir sobre ella y no sobre los residuos de lo corrompido, y esto, para lo que yo tengo tantas prisas, es incompatible con la precipitación de etapas que intentan inspiraros. La vida de España está tan intensamente ligada a esta gran obra que tened la seguridad que sin ella, tarde o temprano, todo de nuevo se derrumbaría.

Es mi ilusión que no tarde en coronarla para poder ofreceros en ese día con la jefatura total del pueblo y sus ejércitos, el entronque con aquella Monarquía totalitaria que sólo por serlo vio dilatarse sus tierras y sus mares.

Yo me permito rogaros meditéis estas palabras y os identifiquéis con la Falange Española Tradicionalista y de las JONS y prohibáis a cuantos se titulan vuestros amigos el estorbar o retrasar este propósito. Convencido de que así serviréis al interés supremo de nuestra Patria y a la continuidad histórica de vuestra dinastía.

Con la máxima sinceridad y el más sentido afecto.

Francisco Franco. Madrid 12 de mayo de 1942.

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Vie 30 Mar, 2018 9:12 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18595
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Assia » Sab 31 Mar, 2018 12:29 am

Gracias Invitado: ya habia visto la foto en la prensa espanola. Solo me sorprendio no ver a la Dona collares vestida de flamenca en la Feria de Sevilla.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Re: Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Sab 31 Mar, 2018 1:10 am

Assia escribió:Gracias Invitado: ya habia visto la foto en la prensa espanola. Solo me sorprendio no ver a la Dona collares vestida de flamenca en la Feria de Sevilla.
Assia




Imagen

Franco en 1940 en La Campana viendo la Semana Santa con Carmen Polo

Imagen
Franco en la Feria de 1943

Imagen
Franco en abril de 1953 orando a los pies del Cachorro

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18595
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Assia » Sab 31 Mar, 2018 1:21 am

Vaya Invitado: me sorprende que Franco y dona collares esten en La Campana de pie viendo pasar la procesiones de la Semana Santa de Sevilla. Por La Campana pasan todas la procesiones, pero hay que esperar mucho tiempo a que primero hagan sus rcorridos por otras calles de Sevilla, Es en La Campana, donde el Ayuntamiento hace muy buena caja alquilando las sillas para los que quieren ver las procesiones pasar 1 tras otra por La Campana. Lo mas probable es que Franco y Dona collares, no aparecieran en La Campana hasta que le avisran que ya estaba la primera procesion pasando.

El generalissimo tenia que haberse puesto el sombrero cordobes para pasear por el recinto de la Feria.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Jue 03 May, 2018 8:28 pm

Imagen

Un 'youtuber' se planta en una manifestación del 1 de Mayo en Suecia con una camiseta de Franco y recibe una paliza

El hombre, que ya ha protagonizado otras polémicas, asegura que su objetivo era "demostrar lo mal que se comportan estas personas con gente que piensa diferente"

Un 'youtuber' sueco que se hace llamar 'El Lobo' recibió el pasado Primero de Mayo una paliza durante una manifestación antifascista en Gotemburgo tras mostrar a los participantes en la marcha una camiseta estampada con el busto del dictador español Francisco Franco, según han relatado distintos medios del país.

Como consecuencia de la agresión, el 'youtuber' tuvo que ser atendido en el hospital y recibió seis puntos de sutura en la cabeza.



Según explicó él mismo al medio sueco 'Samhällsnytt', su objetivo era "mostrar lo mal que estas personas se comportan con gente que piensa diferente".

Precedentes

No es la primera vez que 'El Lobo' es agredido en una manifestación. Hace dos años, tuvo que ser atendido por la policía tras presentarse en una manifestación de izquierda con una pancarta que rezaba "Antes muerto que rojo".

Y en la marcha del Orgullo Gay del 2016 fue increpado por los manifestantes, a quienes llamó "enfermos" y les mostró otra pancarta provocadora: "El orgullo LGTBI es una amenaza a una sociedad saludable".


Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Jue 03 May, 2018 8:45 pm

Invitado escribió:


Este idiota confunde lo basico. La homsoexualidad es una condicion natural humana, no una ideologia, y aunque no te guste no puedes insultar a quien lo sea pero lo de la camiseta de Franco que tendra que ver??

A un capullo con una camiseta del Che o Stalin se le puede pegar tambien una paliza porque no te gustan esos personajes ni la ideologia que representan?

Pegar a alguien por sus ideas si que es fascista. El cara anchoa insulto personalmente a una persona que tendra que ver con esto. Anormales.

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Vie 22 Jun, 2018 2:57 pm

Imagen
Propaganda prosoviética en la madrileña Puerta de Alcalá durante la Segunda República

Carta de Francis Franco: «Señor Sánchez, no le dé la razón a mi abuelo»

El monumento no se hizo para seguir dividiendo a los españoles en dos bandos irreconciliables, como intenta obsesivamente el partido de este Gobierno desde la época de Zapatero con la Ley de la Memoria Histórica.


Imagen
La semana anterior, al anuncio de desenterrar a mi abuelo y de cambiar el uso al monumento de la reconciliación que es el Valle de los Caídos, y que fue erigido precisamente por Franco con el único propósito de unir bajo la Cruz los restos de los muertos de los dos bandos, todos mis hermanos firmamos una carta dirigida al abad mitrado de la abadía del Valle de los Caídos manifestando nuestra rotunda oposición a su traslado para el manejo político de sus restos.

El monumento no se hizo para seguir dividiendo a los españoles en dos bandos irreconciliables, como intenta obsesivamente el partido de este Gobierno desde la época de Zapatero con la Ley de la Memoria Histórica, que es una ley sectaria contra el «fantasma del franquismo», y que necesariamente traerá como rebote el que todos nos acordemos de que este país, con el PSOE en el gobierno, casi se convirtió en parte de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Gracias a mi abuelo, y con la ayuda y sacrifico de muchos españoles, se evitó que España se convirtiera en un país satélite.

Lo de «fantasma» lo digo porque el franquismo propiamente dicho no existió, ya que Franco –consciente de la excepcionalidad de su régimen– quiso crear un sistema sin implicaciones con su persona, que pudiera evolucionar hacia fórmulas de participación, bajo la tutela de la Corona.

Gracias a Dios, la obsesión totalitaria de la izquierda más extrema de poner en práctica la «Damnatio memoriae» borrando nombres de calles, edificios, quitando símbolos, retirando placas y alterando monumentos (no puedo dejar de asociarlo a la destrucción del ISIS) para retorcer la historia, e intentando callar, además, las únicas voces que claman en el desierto la verdad, como la Fundación Francisco Franco, es tan antigua como el mundo, pues ya se producía tanto en Roma como en Grecia siglos antes de Cristo, pero ya no funciona debido a internet y a las hemerotecas. Mi madre murió en diciembre pasado y siempre nos decía que no debíamos preocuparnos ya que «papá se defiende solo ante la Historia con sus obras y sus logros», y quiero creer que el tiempo termine por darle la razón. Me consuela que no tenga que vivir el mal trago de ver removidos los restos de su padre como arma política para dividir a los españoles si ustedes lo consiguen al exhumarlo, contraviniendo la ley o cambiándola para esa pírrica victoria que consistiría en hacer lo que él no hizo, pues ni uno de los muertos allí enterrados lo fueron contra la voluntad de sus familiares vivos.

Personalmente discrepé en vida de mi abuelo en muchas cosas, que obviamente no le contaré a Vd., pero sí en el de la fobia que tenía a los partidos políticos, porque me explicaba que no defendían a España ni al bien común, sino a sus propios intereses. Usted, Rajoy, Pujol y sus hijos políticos han hecho todo lo que ha estado en su mano por darle la razón, como en muchas otras cosas. Antecesores suyos como Felipe González y la mayoría de los políticos de la Transición trajeron la concordia, y con ella la Constitución, haciéndome pensar que tenía razón, pero ahora compruebo que no, la tenía mi abuelo. Vd. no podrá cargársela porque casi nadie le ha votado y si está donde está es por la unión contra el enemigo común, Rajoy, pero en poco más le apoyarán, excepto en sus predecibles leyes de maquillaje, carísimas (hoy, 17 días después, 2.500 millones) y vacías de contenido, cuyo único cometido es ganar votos.

Espero que no le vaya a funcionar como no le ha valido a Rajoy su magnífica gestión económica y ya le aviso de que, en la era digital que nos ha tocado vivir, ni podrán borrar la memoria de mi abuelo ni podrán engañar a todo el pueblo español, que cada día se fía menos de sus políticos.

Permítame, para terminar, que le dé un consejo: no le dé la razón a mi abuelo, deje de hacer tonterías y haga cosas constructivas y no destructivas empleando su tiempo y el dinero de todos en obras sociales, como hizo mi antepasado, creando infraestructuras, viviendas sociales, pueblos enteros con sus tierras y creando puestos de trabajo, no subsidios para ganar votos. Porque al final, después de todo, es lo que verdaderamente queda.

Francis Franco

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Jue 28 Jun, 2018 1:58 pm

Imagen

Comunicado de la FNFF: Un decálogo de razones para no exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos

El 20 de noviembre de 1975, falleció Francisco Franco Bahamonde en una residencia sanitaria de la Seguridad Social creada por él. Todos los españoles que tienen memoria de ese momento pueden confirmar que la muerte del Generalísimo Franco se produjo en medio del dolor, el reconocimiento y la gratitud de la mayoría de los españoles hacia quien había hecho posible la época de paz y desarrollo más prolongada que había disfrutado nuestra patria a lo largo de los siglos.

Todos los gobiernos de las naciones de nuestro entorno trasladaron al Gobierno español mensajes de condolencia y reconocimiento a quien había regido los destinos de la patria durante cuarenta años. En la Asamblea de la ONU se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del Jefe del Estado Español y el 22 de Noviembre de 1975, y ante el arca de la sinagoga de Nueva York, el rabino de la misma hizo una rogativa especial por el alma del Caudillo “…por haber tenido piedad de los judíos…”.

Cabe recordar aquí la carta que al finalizar la II GM, el entonces Presidente del Congreso Mundial judío, Maurice L.Perlzweig, dirigió a Franco en la que literalmente le decía que “los judíos son una raza poseedora de gran memoria y no han de olvidar facilmente la oportunidad que se ha brindado a miles de sus hermanos para salvar su existencia”.

Así, al fallecimiento del Generalísimo, el Editorial de la revista The American Sephardi, publicada por la Universidad de Yeshiva (EE.UU.), publicó lo siguiente: “ el Generalísimo Franco falleció el 20 de noviembre de 1975. Al margen de cómo le juzgará la historia, lo que sí es seguro que en la historia judía ocupará un puesto especial”.

Francisco Franco no dispuso en su testamento nada respecto al lugar de su enterramiento ni dio instrucción alguna a su entorno familiar, consciente de que no le correspondía a él tomar dicha decisión, por la significación de su persona como servidor público y evitando así cualquier clase de hipotecas a su sucesor, el Rey Juan Carlos I.

Francisco Franco fue enterrado en la parte posterior del altar mayor de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, siguiendo así la tradición secular del derecho de Patronato, privilegio que la Iglesia concedía en el Código Canónico entonces vigente, a los fundadores de un lugar sagrado.

Nadie entonces, ni dentro ni fuera de España, cuestionó que el Jefe del Estado recibiera sepultura en el lugar que había sido erigido como monumento a la reconciliación en su deseo de que reposaran, bajo los brazos de la mayor cruz del mundo, los españoles caídos en la contienda civil, con independencia de su credo o ideología.

Pasaron los años, España se acostó aturdida y se levantó socialista y en 1986, el gobierno del PSOE hizo una impecable declaración institucional en el cincuentenario del inicio de la guerra: “un Gobierno ecuánime no puede renunciar a la historia de su pueblo, aunque no le guste, ni mucho menos asumirla de manera mezquina y rencorosa.

Este Gobierno, por tanto, recuerda asimismo, con respeto a quienes, desde posiciones distintas a las de la España democrática, lucharon por una sociedad diferente a la que también muchos sacrificaron su propia existencia.” (..) “para que nunca más, por ninguna razón, por ninguna causa vuelva el espectro de la guerra civil y el odio a recorrer nuestro país, a ensombrecer nuestra conciencia y a destruir nuestra libertad.” España se encontraba ya reconciliada, miraba hacia un futuro prometedor y los españoles no estaban dispuestos a resucitar los odios que habían hecho correr ríos de sangre entre hermanos.

Tuvieron que pasar más de treinta años para que el espectro del odio volviera de la mano de un PSOE que decidió rescatar el lado más siniestro de su biografía. Rodríguez Zapatero, ante el silencio cómplice y atolondrado de una derecha acomplejada y ayuna de referentes, aprobó una infame ley que pretendía reescribir la historia desde el Boletín Oficial del Estado, dividir de nuevo a los españoles en buenos y malos y borrar cualquier rastro de las realizaciones de cuarenta años de la historia de España, sobre los que para siempre habría de pesar la losa de una estúpida y anacrónica condena, todo ello sobre la base de legitimar como “legalidad republicana constituida” al proceso revolucionario que estuvo a punto de convertir España en el segundo país en el mundo en abrazar el comunismo soviético.

La izquierda, bajo la falsa y grosera excusa de dar digna sepultura a aquellos caídos que yacieran en las “cunetas” (noble pretensión que cualquier bien nacido debe compartir, sin olvidar que en ellas hay caídos de los dos bandos, y que por supuesto esta Fundación apoya), se apresuró a tratar de ganar en el parlamento la guerra que había provocado en los años 30 al no conseguir su objetivo revolucionario y que perdió en el campo de batalla, entretanto los descendientes de los vencedores permanecieron impasibles mientras se echaba un manto de estiércol sobre las tumbas de sus padres y abuelos, condenados públicamente como si fueran vulgares criminales.

La verdadera “memoria histórica” acabó venciendo a Zapatero, que vio frustrado su enconado intento de cerrar el valle de los Caídos ante la resistencia numantina de miles de fieles con su presencia y oración y, tras dejar España sumida en una crisis que se empeñaba en negar, entregó el poder a una derecha medrosa que dejó las cosas como estaban porque “lo único importante” era la economía. Mariano Rajoy, que con su natural indolencia decidió dejar intacto el proyecto de ingeniería social de Zapatero, dio paso a Pedro Sánchez, un discípulo de Zapatero que ha llegado al poder de forma tan accidentada como su predecesor, y que quiere culminar la obra de su maestro echando más carnaza a la extrema izquierda y los separatistas. Sabedor de la precariedad de sus apoyos parlamentarios, quiere aprovechar las alfombras para pagarse con dinero público una campaña de imagen y de paso, ofrecerles en bandeja a los profesionales del odio su presa más codiciada: el cadáver del Caudillo, con el objetivo de escenificar una postrera humillación, no ya a Francisco Franco, sino también a la a la media España que, en defensa de sus ideales, osó retar y vencer al comunismo. Son muchos los españoles que consideran que la exhumación de Francisco Franco supondría una descalificación de un largo periodo de la historia de España, la modernización de esta, la creación de nuestra extensa clase media y, por supuesto, la restauración de la monarquía.

No lo van a tener fácil. Al menos, no con la ley en la mano. En un Estado de derecho el poder está sometido al imperio de la ley y esta es clara al exigir la autorización de la familia para llevar a cabo una exhumación salvo que concurran razones sanitarias excepcionales. Una vez que la familia de Francisco Franco se ha pronunciado de forma unánime, clara y terminante en contra de cualquier exhumación y de la utilización política de los restos mortales del Generalísimo, sólo podría cumplir el gobierno su macabro propósito violentando la ley y la voluntad de sus familiares.

La Iglesia también tiene algo que decir en este asunto. No sólo por tratarse Franco de un Caballero de la Suprema Orden de Cristo -condecoración reservada a jefes de estado católicos que se hayan distinguido con méritos especialísimos hacia la Iglesia y la religión católica- sino porque al estar el sepulcro del Caudillo en lugar sagrado y por tanto inviolable, concretamente en el interior de una Basílica Pontificia, la jerarquía eclesiástica ha dejado bien claro, una y otra vez que sólo autorizaría la exhumación si así lo solicita la familia y no se entendería que mantuviese una actitud tibia ante una pretensión cuya finalidad es la de reabrir las heridas que se cerraron hace décadas y que en definitiva es el primer paso para terminar con la Cruz más grande del mundo y con el centro de oración y reconciliación que constituye el Valle de los Caídos. Convertir el conjunto del Valle en una especie de “parque temático” supondría a la postre la desacralización del mismo.

Cabe preguntarse, por otro lado, qué imagen queremos dar al mundo de este país cuando una mayoría parlamentaria formada por partidos extremistas de todo tipo tiene como prioridad abrir tumbas, vilipendiar a los muertos y reescribir hechos de hace más de ochenta años. Remover las tumbas de los muertos es una línea roja que ningún gobierno civilizado ha traspasado hasta ahora y que seguramente se volvería como un bumerang contra el gobierno que diese un paso semejante, al más puro estilo de los talibanes afganos.

Consecuentemente, la FNFF, desde la admiración por la obra del mejor estadista que ha tenido España se opone de forma rotunda a la exhumación y traslado de los restos mortales de Francisco Franco y considera que deben permanecer en su actual ubicación por respeto a la historia y también al futuro.

Cualquier acción de reconciliación en el Valle de los Caídos debe pasar por sumar y nunca por restar, reforzando así el espíritu de concordia y reconciliación que dio luz al colosal proyecto de su construcción. Coincidimos con Luis Suarez, de la Real Academia de la historia, cuando afirma que el Valle de los Caídos se construyó para que fuera un mausoleo para las víctimas de ambos bandos al amparo y la sombra de la cruz. Y desde esta convicción anunciamos que cualquier intento de violentar la legalidad será oportunamente denunciada ante los Tribunales de justicia pues nadie puede pisotear el estado de derecho.

No estamos sin embargo ante una mera maniobra política sino ante una coyuntura histórica de enorme responsabilidad moral en la que está en juego nuestra dignidad y nuestro prestigio como nación milenaria que debe asumir su historia, con sus luces y con sus sombras sin tratar de pervertir las mayorías parlamentarias para cambiar o borrar el relato del pasado enfrentando de nuevo a los españoles como hace 80 años.

Dejen a los muertos descansar en paz, empezando por Francisco Franco y siguiendo por el resto de los caídos de las dos Españas, respeten la historia, dejen su estudio a los historiadores y miremos de una vez y para siempre al futuro dejando que todos los españoles puedan honrar a sus muertos allá donde quiera que se encuentren.

Avatar de Usuario
Invitado

Franco tenía un solo cojón.

Mensajepor Invitado » Mar 03 Jul, 2018 3:11 pm

Imagen

Los Franco preparan el pleito con Sánchez declarando ante notario su negativa a la exhumación


Los siete nietos del dictador Francisco Franco han acudido esta semana al despacho de un notario de Madrid para dejar constancia de que se oponen a que el cadáver de su abuelo sea exhumado de la basílica del Valle de los Caídos para trasladarlo a un cementerio.

Este documento será el punto de partida del largo pleito que los hermanos Martínez-Bordiu Franco tienen intención de entablar contra el Gobierno de Pedro Sánchez, para evitar el traslado de los restos del dictador.

En una conversación con periodistas, el presidente reveló el pasado miércoles que su prioridad es dar cumplimiento este mismo mes de julio a la moción aprobada por el Congreso de los Diputados el 11 de mayo de 2017 a propuesta del PSOE.

En ella, se instaba al Gobierno a “resignificar la función del Valle de los Caídos para que deje de ser un lugar de memoria franquista y nacional-católica y reconvertirlo en espacio para la cultura de la reconciliación, de la memoria colectiva democrática, y de dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura”.

No habrá autorización de la familia

Y en particular, la misma moción urgía al Ejecutivo a “dar cumplimiento preferente a la exhumación de los restos de Francisco Franco y su traslado fuera del Valle de los Caídos, así como a la exhumación de los restos de José Antonio Primo de Rivera para su reubicación —en su caso— en un sitio no preeminente del edificio”.

El Gobierno de Pedro Sánchez busca ahora la fórmula jurídica para ejecutar este verano el traslado de los restos de Franco, un gesto cargado de simbolismo con el que quiere inaugurar su mandato. Debe salvar para ello dos obstáculos.

El artículo 26.4 del Reglamento de Sanidad Mortuoria de la Comunidad de Madrid (aprobado mediante el Decreto 124/1997, de 9 de octubre) establece que “la autorización de las exhumaciones se solicitará por algún familiar o allegado del difunto, acompañando la partida de defunción literal de los cadáveres cuya exhumación se pretenda”.

De ello se desprende que el traslado de los restos sólo puede realizarse a petición, o con la conformidad, de los herederos. El Gobierno de Pedro Sánchez busca la fórmula para sortear este obstáculo y hacer prevalecer una norma de rango superior para sacar los restos de Franco del valle de los Caídos, apelando a la Ley de Memoria Histórica aprobada bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

El juez Garzón no lo logró

Por este motivo, los siete nietos de Franco, encabezados por Francis Franco, han acudido al notario para dejar constancia de que, como legítimos herederos, se oponen expresamente a la exhumación del cadáver. Es el primer paso de la batalla que se disponen a dar en los tribunales, agotando todas las vías legales para frenar el proyecto del Ejecutivo.

Existe un precedente. Ya en febrero de 2017, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo desestimó una demanda presentada por el ex juez Baltasar Garzón en la que pedía trasladar los cuerpos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera fuera del Valle de los Caídos.

Garzón solicitaba además la anulación de los decretos de creación de la Basílica y de La Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, “en cuanto contradicen la letra y el espíritu de la Constitución y la Ley de Memoria Histórica, por la que se reconoce y amplía derechos y establece medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”. El Supremo desestimó todas estas pretensiones.

En segundo lugar, aunque la basílica del Valle de los Caídos está bajo la jurisdicción de Patrimonio Nacional, el traslado de los restos sólo podría hacerse con la autorización de la Archidiócesis de Madrid, según los acuerdos suscritos entre el Gobierno español y la Santa Sede.

De momento José Antonio no se mueve

Según ha publicado el diario La Razón, la familia Franco ya se ha dirigido al prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, para pedirle que informe al Vaticano de su firme oposición a que los restos del dictador sean desenterrados. Con todo, no parece que la Archidiócesis de Madrid vaya a poner ninguna traba para que se ejecute el proyecto del Gobierno.

La moción del PSOE aprobada por el Congreso de los Diputados en mayo del año pasado también instaba a “reubicar” dentro de la basílica los restos de José Antonio Primo de Rivera, que hoy se encuentran junto al altar mayor. De momento, el Gobierno de Sánchez no considera prioritaria esta actuación: su prioridad es desenterrar el cadáver de Franco y entregarlo a la familia para que le dé sepultura en un cementerio o cripta familiar.

Imagen




Volver a “La Crispación”