(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

(VÍDEO) ¿QUIÉN CONTROLA ETA Y PARAQUÉ?

Mensajepor Invitado » Dom 19 May, 2019 3:16 am

Las cumbres borrascosas de ‘Josu Ternera’

DAVID GISTAU




AL FINAL de la escapada, ‘Josu Ternera’ se hacía pasar por Bruno Martí, un escritor sin obra, como Michi Panero. Lo que queda de ETA viene a ser un fin de especie en Astorga cuya proyección fantasmagórica es el rostro demacrado y curtido por la intemperie de Ternera tal y como nos lo ha devuelto la imagen previa a su captura de la Guardia Civil.

Tiene gracia que eligiera la tapadera del escritor para justificar su soledad en una cabaña de montaña cuya precariedad trae reminiscencias de aquel otro proveedor de muerte y amante de los paisajes, Unabomber. Parece una broma involuntaria contra Tom Wolfe, quien forjó el tópico del periodista que, anhelando ser escritor, soñaba con aislarse en una cabaña perdida en un bosque o en una cumbre y de la que no regresaría hasta que pudiera presentar en la ciudad la Gran Novela Americana. Que, en el caso de Ternera, bien podría ser la crónica de los casi 400 crímenes etarras sin resolver. Menudo non-fiction sería ése, alternativo al best-seller social de la normalización que redime alimañas con palabras dignas de otros ámbitos como héroe y paz y los rodea de selfies como a ídolos del pop o a futbolistas. Pero no pueden quedar dudas ya. Si, al hacer senderismo, usted se topa con una cabaña ocupada por un ser desgreñado y esquivo, o es un jefe de asesinos del hampa que no ha sabido acogerse a sagrado en un escaño o en un salvoconducto de la izquierda como los que expide Pablo Iglesias, o es un novelista que aún no ha sido rescatado de un destino menor por su gran obra fundacional. En cualquier caso, eche a correr.

Los italianos tienen una palabra maravillosa para estos prófugos de larga duración: latitante. Es un término asociado a la dispersión en la clandestinidad de los jefes mafiosos. Se lleva el cómputo de los años que consiguen aguantar huidos. Bernardo Provenzano, por ejemplo, dejó establecida una plusmarca de 43 años que por comparación achica la de 17 de Josu Ternera. También se hizo tratar en hospitales, concretamente en uno de Marsella por un cáncer de próstata. Al final, después de haber intentado hacerse el muerto mediante el regreso al pueblo de la familia que lo acompañó en la huida, lo encontraron en una cabaña no muy distinta de la de Ternera, pero menos remota, pues estaba en Corleone. Leía la biblia y enviaba órdenes en sus célebres pizzini. Como a Ternera, lo encontraron mediante el seguimiento de un colaborador, que en el caso de Provenzano iba a llevarle la ropa recién salida de la lavandería en un paquete que a los carabinieri les pareció demasiado voluminoso para ella sola cuando lo recogió la esposa. En mejores condiciones que Ternera y que Provenzano estuvo el calabrés Rocco Morabito durante su fuga de 23 años. Vivía en una mansión de Punta del Este, el Saint-Tropez del Cono Sur. Cayó porque una hija suya, que interpretó mal cierta concepción del orgullo dinástico, decidió vindicarse apuntándose en el colegio con su verdadero nombre y no con el ficticio.

La última gran proeza de la desfachatez de PedroSánchez consiste en haberse apropiado para el PSOE, a raíz del fallecimiento de Alfredo PérezRubalcaba, de la lucha contra ETA. Manchando así el único hito transversal de una sociedad civil habitualmente rota por el odio tribal. Pero la reaparición de Ternera ha provocado otra cosa: la obligación de retratarse quienes lo glorifican, quienes le mitigan la culpa, muchos de los cuales forman parte de los compañeros de viaje de Sánchez en esa refundación española que ha usado el folclor de la alarma antifascista para excluir a media España que no es precisamente asesina ni latitante.

    Imagen
    LADRÓN DE INFANCIAS
    La captura de ‘Josu Ternera’ termina con uno de los casos más lacerantes de supuesta impunidad etarra. El hombre parcialmente redimido por la política y por su disposición instrumental durante las negociaciones del Gobierno de Zapatero parecía disfrutar de una bula del Estado pese a representar como nadie al asesino sanguinario al que no detiene ni la muerte de niños.




Volver a “La Crispación”