EL PSOE LLEVA A LA RUINA A ESPAÑA (COMO SIEMPRE )

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

EL PSOE LLEVA A LA RUINA A ESPAÑA (COMO SIEMPRE )

Mensajepor Invitado » Dom 17 Jun, 2018 12:35 am

El precio de la demagogia del chulo playa Sanchez, el marido de la barbi que se va a gastarse 500.000 en muebles .... asi son estos sociatas :pinocho:




La avalancha de pateras confirma el efecto llamada del caso «Aquarius» en Andalucía

Salvamento Marítimo rescató este viernes a 437 inmigrantes en el Estrecho donde se localizaron cuatro cadávedes

Ha colapsado. El sistema de acogida de migrantes se encuentra saturado en Andalucía, sin plazas en los polémicos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Las ONG que trabajan con el Estado y la Junta han dado la voz de alarma de que la situación, a este ritmo, es insostenible. Con un cuestionado sistema de acogida, se requieren cada día más medios para dar respuesta humanitaria a la masiva llegada de pateras a las costas.

Avatar de Usuario
Invitado

EL PSOE LLEVA A LA RUINA A ESPAÑA (COMO SIEMPRE )

Mensajepor Invitado » Dom 01 Jul, 2018 3:26 pm

Imagen

Los principales implicados en el accidente del Alvia han sido premiados con nuevos cargos por el PSOE


Los dos últimos Gobiernos han premiado con nuevos cargos a algunos de los principales implicados en el accidente del tren Alvia en la curva de Angrois (Santiago de Compostela), que se saldó con 80 muertos y 144 heridos. El caso más emblemático es el de Isabel Pardo de Vera, que fue la directora de obra en aquel tramo de alta velocidad y ahora ha sido ascendida por el PSOE a presidenta de Adif.

Como director de la línea de alta velocidad del Noroeste de Adif, Carlos Díez Arroyo autorizó el cambio de proyecto que simplificó las medidas de seguridad en el trazado a su llegada a Santiago de Compostela. Este cambio permitió abaratar el coste de ejecución del proyecto en 26 millones de euros y cumplir el plazo de inauguración de la obra anunciado por el entonces ministro José Blanco.

Un año y medio después del accidente, en abril de 2015, Díez Arroyo se convirtió en director de la Agencia de Seguridad Ferroviaria, creada en España a instancias de la Unión Europea (UE).

También dio su visto bueno a los cambios del proyecto Alfonso Ochoa, que en aquel momento era director general de Operaciones e Ingeniería de Adif. Luego se convirtió en director de Mantenimiento de la empresa pública, a las órdenes de la directora general Isabel Pardo de Vera, que había sido la directora de obra en el tramo en el que se produjo el siniestro.

José Blanco asciende a eurodiputado

Entre los imputados en la causa judicial que instruye el Juzgado número 4 de Santiago de Compostela se encuentra Andrés Cortabitarte, que era el director de seguridad de Adif cuando se produjo el accidente. Tras el siniestro, fue nombrado subdirector de Desarrollo e Innovación de la empresa pública. Con anterioridad, Cortabitarte había actuado como perito judicial en la causa abierta sobre el accidente del Metro de Valencia del 3 de julio de 2006, en el que murieron 43 personas.

El propio ministro José Blanco, que quiso inaugurar la obra del tren de alta velocidad a su llegada a Santiago de Compostela apenas dos horas antes de abandonar el cargo, fue rescatado luego por el PSOE para convertirse en eurodiputado en las elecciones al Parlamento europeo celebradas en 2014.

Ahora, el ministro José Luis Ábalos ha nombrado presidente de Renfe a Isaías Táboas, quien fue secretario de Estado de Transportes entre 2010 y el 2011, cuando se diseñó y entró en servicio el tramo en el que se produjo el accidente del Alvia.

También ha habido premio para la abogada del Estado Consuelo Castro, quien durante la causa judicial sobre el accidente se ha mostrado extraordinariamente crítica con el juez instructor, al que ha acusado de convertir la investigación en “una suerte de inquisición general sobre la actividad de Adif”. En el Consejo de Ministros del pasado viernes, el Gobierno nombró a Consuelo Castro abogada general del Estado y directora del Servicio Jurídico del Estado.

El Congreso de los Diputados pondrá en marcha el próximo día 10 de julio la comisión de investigación sobre el accidente de la curva de Angrois. El PSOE ha vetado la proyección del documental Frankenstein 04155, dirigido por Aitor Rei, que indaga en las causas del siniestro. Una de las primeras comparecencias en la comisión será la de Jesús Domínguez, portavoz de la Plataforma de Víctimas Alvia 04155.

Avatar de Usuario
Invitado

EL PSOE LLEVA A LA RUINA A ESPAÑA (COMO SIEMPRE )

Mensajepor Invitado » Sab 14 Jul, 2018 6:21 pm

Imagen

El CNI de Zapatero pagó a dueños de cayucos para frenar la inmigración ilegal

Fuentes cercanas al Gobierno de José Luis Zapatero reconocen que la situación era insostenible y decidieron actuar en los países desde los que salían los barcos

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) usó fondos reservados para frenar la llegada masiva de inmigrantes irregulares a Canarias bajo el mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que tuvo su punto culminante en los años 2006 y 2007. Según fuentes próximas al Ejecutivo de entonces, se pagó a los dueños de los cayucos para que dejaran de transportar a inmigrantes. Otras fuentes solo reconocen que se puso en marcha una operación para interrumpir el suministro de repuestos a estas redes, sobre todo de motores para los cayucos.

A finales de 2006 el CNI decidió actuar directamente en los lugares de origen de los inmigrantes subsaharianos y pagar dinero sobre el terreno, con fondos reservados, para que se detuviera el trasiego hacia España de pateras cargadas de inmigrantes, algunos de ellos mujeres embarazadas y niños.

Fuentes cercanas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero reconocen que la situación era insostenible en aquellos años, y que llegaron a la conclusión de que la mejor manera de cortar la llegada de barcazas era actuar de raíz en los países desde los que salían los barcos, como Senegal y Mauritania. Según estas fuentes, se llegó a pagar a los dueños de los cayucos para que dejaran de transportar inmigrantes.

La intervención de los agentes secretos españoles acabó haciendo efecto y en 2007 y 2008 se produjo un descenso significativo de la llegada de pateras

Los actuales responsables del CNI han declinado hacer declaraciones al respecto. Otras fuentes cercanas al Ejecutivo de entonces aseguran que lo único que se hizo fue “negociar” con las empresas que suministraban los repuestos de los cayucos, especialmente los motores de fabricación japonesa que equipaban estas embarcaciones, para que los derivaran a otro uso.

Temporalmente se consiguió romper la cadena de repuestos y frenar la salida de cayucos, pero pronto las redes de tráfico de personas buscaron otros canales de distribución, por lo que la operación resultó “escasamente rentable”, según fuentes conocedoras de la misma.

Finalmente se optó por un planteamiento más ambicioso para abordar el problema, que incluía la entrega de equipos policiales y militares, el despliegue de patrulleras de la Guardia Civil y la puesta en marcha de programas de cooperación, a través del denominado Plan África.

Los agentes del CNI se desplazaron a los lugares de donde salían las pateras y contactaron con los dueños de los cayucos

En 2006 habían sido interceptados en las costas de Canarias 31.859 inmigrantes, la mayoría procedentes de Mauritania y de otros países del Sahel como Malí, Burkina Faso, Chad y Níger. A Tenerife arribaron en 2006 17.261 inmigrantes; 5.398 a Gran Canaria; 3.371 a La Gomera y una cantidad similar a Fuerteventura, El Hierro y Lanzarote. Solo en tres días de marzo de 2006, con el inicio de la llegada del buen tiempo, decenas de cayucos dejaron casi 500 inmigrantes en las costas canarias.

El Gobierno convocó un gabinete de crisis en el que participaron los ministerios de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior y Asuntos Sociales, para buscar una salida al problema, ya que los centros de acogida del archipiélago estaban desbordados. Para descongestionar las islas, muchos inmigrantes fueron traídos luego a la Península.

Ayudas y buques

La intervención de los agentes secretos españoles sobre el terreno acabó haciendo efecto, según sostienen algunas fuentes de aquel Ejecutivo, y en 2007 y 2008 se produjo un descenso significativo en la llegada de pateras a España. Si en 2006 arribaron 31.859 inmigrantes, en 2007 la cifra cayó a 12.478, y en 2008, a algo menos de 2.000.

El Gobierno de Zapatero dio además ayudas económicas a los países desde cuyas costas partían los cayucos rumbo a Canarias e incluso a las costas andaluzas, y desplazó también a varios buques de la Armada a la zona en 2007 para interceptar los cayucos antes de que estos llegasen a Canarias. Pero fuentes conocedoras del operativo secreto señalan que lo que realmente hizo descender las avalanchas de pateras fueron los pagos directos a los dueños de las barcazas que traían a los inmigrantes en largas travesías a través de las costas africanas y que, solo en 2006, dejaron un millar de muertes en aguas del atlántico africano. Las ayudas a esos países no daban los frutos esperados y por eso se optó por una intervención distinta.

Los agentes del CNI se desplazaron a los lugares de donde salían las pateras, contactaron con los dueños de los cayucos y les pagaron fuertes sumas de dinero (más o menos lo que obtenían de los inmigrantes) pero con la condición de que dejasen de llevarlos a Canarias y a las costas españolas. Los agentes secretos desplazados a la zona actuaron en connivencia con sus colegas de la inteligencia de los países de los que procedían los cayucos, con la colaboración de embajadores españoles en los mismos.




Volver a “La Crispación”