LIBERALES

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Jue 07 Feb, 2019 1:06 pm


¿QUERRÁN SER PROPIETARIOS LOS HOMBRES?

Hoy, jueves 7 de febrero de 2019, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que sin propiedad privada no hay libertad.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21907
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LIBERALES

Mensajepor Assia » Vie 08 Feb, 2019 12:57 pm

Otro imbecil que no habla mas que tonterias. Socialismo para este Don Eulegio es comunismo y esa son sus charlas: meter miedo y lavar cerebros. Jamas he escuchado a este Don Eulogio hablar de que existe la social-democracia y si no sabes que existe 1 Continente en Oceania que unas veces gobierna los socialdemocratas como en Nueva Zelanda estan gobernando o en Australia tenemos a los social-democratas en la oposicion, Don Eulogio deberia de saber que en el Continente europeo hay tambien 1 social-democracia que sus ciudadanos viven bien en los paises candinavos, tienen sus viviendas privadas.
Fueron los gobiernos social-democratas los que implantaron Sanidad gratuita, pension digna para todos los jubilados y paguita para los desmpleados. A ver si aprende este Don Eulogio que esos los hemos conseguidos GRACIAS A LA SOCIAL-DEMOCRACIA Y QUE CUANDO HAN PERDIDO LAS ELECCIONES LOS DE DERECHAS NO SE HAN ATREVIDO A QUITAR ESOS BENEFICIOS PORQUE SABEN QUE NUNCA ESTARIAN EN EL PODER.

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Jue 14 Mar, 2019 4:17 pm


ANTONIO ESCOHOTADO: guerra de sexos, feminismo y política

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Vie 05 Abr, 2019 3:42 am


Vargas Llosa sobre la conquista, el populismo, el lenguaje inclusivo, Macri y Odebrecht

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Jue 02 May, 2019 12:13 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Dom 23 Jun, 2019 8:56 pm



Gestión del medio ambiente a través de políticas públicas | Miguel Anxo Bastos
Los instrumentos económicos del Imperio | Miguel Anxo Bastos
Miguel Anxo Bastos - Cien años de comunismo
¿Quién debe atender los problemas sociales? | Miguel Anxo Bastos
Interpretación liberal de la política social | Miguel Anxo Bastos
La propiedad intelectual - Miguel Anxo Bastos, Daniel R. Carreiro, Óscar R. Carreiro
Los valores del Capitalismo | Miguel Anxo Bastos
Pensiones y Estado | Miguel Anxo Bastos
El sistema público | Miguel Anxo Bastos
Debate sobre la viabilidad del Anarcocapitalismo | Miguel A. Bastos y Juan Ramón Rallo
La Revolución Francesa | Miguel Anxo Bastos
Un análisis de la defensa como justificación del Estado | Miguel Anxo Bastos
"Poder y Mercado: el Gobierno y la Economía" | Miguel Anxo Bastos y Gabriel Calzada
Anarcocapitalismo y Mercado | Miguel Anxo Bastos
Capitalismo y Mercado como herramientas para superar la pobreza | Miguel Anxo Bastos
Los caminos y salidas de la pobreza | Miguel Anxo Bastos
Literatura Libertaria | Miguel Anxo Bastos
Política exterior Liberal | Miguel Anxo Bastos
Teoría del Estado | Miguel Anxo Bastos
Seminario "Ideologías y Teoría Política contemporánea" (Sesión 5) | Miguel Anxo Bastos
Seminario "Ideologías y Teoría Política contemporánea" (Sesión 4) | Miguel Anxo Bastos
Seminario "Ideologías y Teoría Política contemporánea" (Sesión 3) | Miguel Anxo Bastos
Seminario "Ideologías y Teoría Política contemporánea" (Sesión 2) | Miguel Anxo Bastos
Seminario "Ideologías y Teoría Política contemporánea" (Sesión 1) | Miguel Anxo Bastos
Repercusión del tiempo en la Política y la Economía | Miguel Anxo Bastos
Aristocidio y fortalecimiento del poder político | Miguel Anxo Bastos
Derechos de propiedad y externalidades: extracción de petróleo | Miguel Anxo Bastos
Elementos austrolibertarios en la literatura izquierdista - Miguel Anxo Bastos
Presentación del libro "Poder y Mercado: el Gobierno y la Economía" | Miguel Anxo Bastos
Ineficiencia de la Administración Pública | Miguel Anxo Bastos
Veinte libros para salir de Mátrix | Miguel Anxo Bastos
Libertarianismo y Conservadurismo | Miguel Anxo Bastos
La defensa del consumidor | Miguel Anxo Bastos
Comparación entre Capitalismo y Socialismo | Miguel Anxo Bastos

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Dom 14 Jul, 2019 12:36 pm


Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21907
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LIBERALES

Mensajepor Assia » Lun 15 Jul, 2019 4:46 am

Apenas he escuchado lo que dice este ''liberal'' '' AL CAPONE LO ENCARCELARON POR NO PAGAR IMPUESTOS Y NO POR SUS CRIMENES'' Eso es cierto, pero era por lo UNICO que se podia encarcelar Al Capone. Alcapone, tenia comprador a muchos policias que no colaboraban con policias honrados y si no hay pruebas, NO SE PUEDE IMPUTAR A NADIE EN 1 DEMOCRACIA. Por eso como dijo Jefferson: '' LA DEMOCRACIA NO ES LA PANACEA, PERO NO CONOZCO OTRA COSA MEJOR.'' No creo que este tipajo tenga que pagar el 50% de impuesto de los libros que vendan. Sea el gobierno que sea, en 1 democracia, hay que pagar impuestos si queremos Sanidad gratuita, pensiones para desempleados, ancianos, viudas o madres solteras y enfermos cronicos o invalidos. Hay muy buenas biografias y peliculas de ALCAPONE, hablando por mi parte, nunca me han gustado 1 pelicula si primero he leido el libro. Como digo, desde lo poco que he escuchado, no me ha gustado nada porque no ha dicho porque Al Capone fue encarcelado por NO PAGAR IMPUESTO. NO PODIAN PILLARLO MAS QUE POR ESO Y NO POR LOSCRIMENES QUE COMETIA SU BANDA MAFIOSA.

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Lun 02 Sep, 2019 9:30 pm


"El socialismo es sentimentalismo barato" - Javier Milei

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Lun 16 Sep, 2019 1:10 pm


LA PROPIEDAD PRIVADA ES MÁS GENEROSA QUE LA PÚBLICA

El director de Hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que donde mejor está el dinero es en el bolsillo de quien lo ha ganado honradamente.

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Mié 25 Sep, 2019 11:41 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Mar 19 Nov, 2019 2:06 am

TEORÍA DEL ESTADO EN EL SIGLO XXI: REVOLUCIONES, DE MOMENTO POCAS Y DE DERECHAS

El auge de la teoría del Estado crítica, principalmente marxista, en los años 70 y 80 estuvo motivada por el papel del Estado y lo que la izquierda debía hacer al respecto. La globalización impugnó buena parte de la teoría política, que había pivotado en torno al papel del Estado. En la torpeza, se dijo que la globalización había acabado con el Estado, cuando lo que estaba pasando era una mutación del Estado que abandonaba su condición de Welfare State y se ponía al servición de las grandes empresas y del sector financiero de la economía. La crisis del keynesianismo golpeó la credibilidad socialdemócrata, representada en su polémica con Lenin por los alemanes Karl Kautsky y Edward Bernstein, en donde el parlamentarismo era una herramienta de la emancipación social. La socialdemocracia empezaba a hacerse neoliberal con el auge de los Chicago Boys y los sucesivos premios Nobel de economía a Hayek, Friedman y sus amigos. Desde la izquierda, emergió el auge de los movimientos sociales que desconfiaban de nada que viniera de las instituciones, algo normal pues casi lo único que veían eran policías reprimiendo las protestas. Fue el momento del Cambiar el mundo sin tomar el poder de John Holloway: nada con el Estado, todo contra el Estado. Pero aquellas ideas, que se basaban en el zapatismo mexicano, perdieron fuelle. Con ellas, López Obrador no sería Presidente de México. La polémica también vale en Europa: ¿Hay que derrumbar el Estado porque es un instrumento del capitalismo? ¿Es, al contrario, un instrumento no de la burguesía sino de la clase que se hiciera con los mandos?¿Puede construirse el socialismo desde un Estado capitalista?¿Hay que renunciar a la revolución y buscar el cambio desde la vía parlamentaria? ¿Se ha reducido la política a una mera gestión de lo existente?

La derecha no ha estado muy preocupada con el sistema político, principalmente porque han ganado y porque cuando algo no le ha gustado, ha pateado el tablero. Después de la derrota en 1945, empezaba a ganar la guerra fría. En realidad, no necesitaba una teoria de Estado y menos crítica. De hecho, les costaba hablar del «Estado», y preferían hablar del «sistema» o de cualquier otra cosa antes que del Estado, que les sonaba a bolchevique y a teoría izquierdista. Es muy importante entender que el liberalismo no es una teoría positiva de la realidad, es decir, no explica lo que las cosas son. Es una teoría normativa, esto es, dice lo que las cosas debieran ser. Por eso decía que el Parlamento representaba a la nación cuando la mitad de la nación, las mujeres, no tenían derecho al voto.

Pero el liberalismo, esa doctrina que nace en el siglo XVI contra las monarquías absolutas, se hizo aún más mentirosa cuando se articuló contra el Estado social. Los liberales nunca han visto en su teoría a los negros, a los indígenas, a los pobres, a los trabajadores que no tenían renta (ahora mismo, las clases medias blancas bolivianas, que no quieren compartir ese espacio de clase media con los indígenas, han salido a «cazar indios» como se cazaban pobres en la Revolución Francesa. Y se estan cebando en especial en las mujeres indígenas). Es esa invisibilización de los que no se quiere considerar como iguales lo que llevó al liberalismo a despreciar a las mujeres, que tampoco estaban en el foco de su reconocimiento, que no eran personas plenas y por tanto no eran ciudadanas. Hasta que el siglo XX consiguieron el sufragio y nuevos derechos con la presión de feministas vinculadas a movimientos progresistas. El liberalismo en el siglo XX ha hecho ideología y no ciencia sobre la teoría del Estado porque ha sostenido que el Estado es plural, que los gobiernos reflejan la supuesta pluralidad de la sociedad y que la lucha de clases, es decir, la tensión entre los que trabajan y los que contratan no existe en el ámbito estatal. Quizá por eso los liberales siempre han estado en contra de los partidos de izquierda, de sindicatos, del derecho de huelga y, llegado el caso, de las leyes mordazas o de la violencia contra el orden vigente. El liberalismo tiene una teoría normativa sobre el Estado que busca el consentimiento ciudadano, la obediencia, la legitimidad del poder. Lo que sí tiene el liberalismo es una teoría del golpe de estado. A menudo simplemente guardando silencio. No hay liberalismo sin guerras ni golpes, porque el liberalismo es la teoría política del capitalismo. Ahora que la izquierda ha renunciado a la lucha armada, la derecha está regresando a los golpes de Estado, como estamos viendo en Bolivia. Eso no significa que la izquierda deba regresar a la violencia: significa que la derecha neoliberal e integrista está crecida y decidida a acabar con la democracia en cuanto tenga ocasión. El fascismo y el liberalismo son dos caras del capitalismo. Una cuando en el mercado pueden obtener sin problema los beneficios; otra para momentos de crisis.

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Sab 14 Dic, 2019 10:05 pm


Jaime Bayly 10 de Diciembre - Entrevista Gloria Alvarez



Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Vie 27 Dic, 2019 7:21 pm

El enorme daño causado por los economistas neoliberales
Vicenç Navarro

Joseph Stiglitz (premio Nobel de Economía en el año 2001), escribió un artículo publicado en la revista Social Europe, The end of neoliberalism and the rebirth of history (26.11.19), en el que señalaba las consecuencias negativas de la aplicación de las políticas neoliberales (que incluían reformas laborales encaminadas a debilitar a los sindicatos y facilitar el despido de los trabajadores, así como políticas de austeridad con el intento de disminuir la protección social mediante recortes del gasto público social) en la calidad democrática de los países a los dos lados del Atlántico Norte (incluyendo España), así como en el bienestar de las clases populares de los países donde tales políticas se han estado aplicando. La evidencia de que ello ha sido así es clara y contundente.

El objetivo del artículo de Stiglitz era denunciar a los economistas que han promovido tal ideología política (el neoliberalismo), los cuales han alcanzado un dominio casi completo en fórums donde se reproduce la sabiduría convencional de los establishments políticos y mediáticos. Tal dominio ha sido promovido por las élites financieras y empresariales, así como por los sectores más pudientes de la población, que han ejercido (y continúan ejerciendo) una enorme influencia sobre tales establishments y que eran, y son, los que se benefician más de la aplicación de tales políticas, beneficios que están basados, según Stiglitz, en una enorme explotación de las clases populares, cuya calidad de vida ha empeorado considerablemente como resultado de la aplicación de esas políticas. Una de las consecuencias de esta realidad ha sido el enorme crecimiento de las desigualdades en la mayoría de estos países en los que tales políticas se han aplicado.

El principio básico del dogma neoliberal, según Stiglitz
Detrás de un lenguaje aparentemente científico, los economistas neoliberales han estado promoviendo un principio muy sencillo y que raramente aparece explícito en su argumentario. Tal principio es que “la eficiencia del sistema económico requiere incrementar la riqueza de los de arriba (las élites financieras y empresariales, así como las profesionales a su servicio), a fin de que tal riqueza vaya extendiéndose a los de abajo, que son todos los demás”. Este principio ha estado vigente siempre en las “ciencias” económicas dominantes, habiendo alcanzado niveles extremos durante la Gran Recesión. Según dicho dogma (y no hay otra manera de definirlo), lo que beneficia a los propietarios y gestores del capital financiero, así como de las grandes empresas del país (que son una minoría de la población), beneficia automáticamente a la mayoría de la población.

El problema con tal ideología es que los datos no muestran esta realidad, pues las rentas de los primeros han ido creciendo muy significativamente durante todos estos años de neoliberalismo imperante, mientras que las de los segundos ha ido descendiendo. En todos estos países del capitalismo desarrollado, las rentas derivadas del trabajo han ido disminuyendo como porcentaje de todas las rentas, mientras que las rentas derivadas de la propiedad del capital han ido aumentando. Y dentro de la masa salarial, ha habido también una enorme polarización de los salarios, con una minoría que se ha visto muy beneficiada a costa de una mayoría que se ha visto muy perjudicada.

La abusiva promoción del neoliberalismo por parte de los establishments políticos y mediáticos
En este escenario, Stiglitz señala que tales economistas neoliberales eran los que aparecían (y añadiría yo que en España continúan apareciendo) en los mayores medios de información, monopolizando el área de lo que se presenta como “ciencias” económicas, marginando, impidiendo y silenciando las voces críticas que no comulgaban con las falacias que sostenían sus argumentos y propuestas. Los primeros eran los ortodoxos del dogma neoliberal, que marginaban a los heterodoxos, definidos como “ideólogos” o “demagogos”.

Ahora bien, el fracaso del neoliberalismo es tan patente, claro y contundente que por fin se ha visto que “el rey estaba desnudo” y hoy, según Stiglitz, estamos viendo el fin del dogma neoliberal, que se había iniciado en los años ochenta del siglo pasado con la revolución neoliberal empezada por el presidente Ronald Reagan en EEUU y por la Sra. Margaret Thatcher en el Reino Unido, y que fue asimilada más tarde por lo que se definía como la Tercera Vía en EEUU (Clinton) y en la Unión Europea (Blair, Schröder y Zapatero). Esta revolución causó, en última instancia, la Gran Recesión, la cual acentuó todavía más los efectos negativos de tales políticas. Dicho fracaso es también la causa de la enorme crisis de legitimidad política que viven las democracias liberales en EEUU y en Europa. Esta conclusión de Stiglitz es, según mi parecer, excesivamente optimista, pues si bien es cierto que tales políticas neoliberales están desacreditadas extensamente en gran parte de los círculos académicos y en algunas agencias internacionales, no lo está tanto en las esferas políticas y mediáticas de muchos países, siendo España uno de ellos.

El gran fracaso del neoliberalismo en España
Todo lo que Stiglitz define, critica y denuncia puede aplicarse totalmente a España. Este es uno de los países donde tales políticas se han aplicado más clara y contundentemente. Como consecuencia de ello, España está, en cuanto a indicadores de calidad de vida de las clases populares se refiere, a la cola de los países capitalistas desarrollados. Un indicador tras otro muestran que, en temas de bienestar, estamos a la cola de los países a los dos lados del Atlántico Norte. Los elevados porcentajes de precariedad en el mercado de trabajo, la elevada tasa de desempleo, el bajo nivel de los salarios, la elevada desigualdad en la distribución de la propiedad y de las rentas, el bajo gasto público social, la escasa protección social, etc., muestran que estamos entre los peores países. Miren los datos y lo verán (ver mi libro Ataque a la democracia y al Bienestar, Crítica al pensamiento económico dominante. Anagrama, 2015).

Echen un vistazo a los gurús económicos que aparecen en los grandes medios (radiofónicos y televisivos) y verán que la única diferencia entre ellos es que unos proponen la versión dura del neoliberalismo y los otros su versión blanda, presentando inexactitudes (con gran pomposidad y arrogancia) como “verdades científicas”, aunque en realidad sean falsedades que carecen de credibilidad. En tales fórums es muy infrecuente que aparezca una voz crítica con tal dogma.

Todo esto que está ocurriendo era muy predecible, y así lo hicimos unos pocos
Efectivamente, todo lo ocurrido fue predicho. Véase, como ejemplo, mi libro Neoliberalismo y Estado del Bienestar (Editorial Ariel Económica), escrito ya en 1997. En aquel libro indiqué que las políticas neoliberales que se estaban aplicando en los países capitalistas más avanzados causarían una enorme crisis económica. La derrota del mundo del trabajo, con la consiguiente disminución de los salarios y de la demanda doméstica, crearía dicha crisis, ya que forzaría a las familias y a las empresas pequeñas a endeudarse, lo que provocaría a su vez el gran crecimiento del sector financiero, que al invertir en los sectores de mayor rentabilidad como era el sector especulativo de la economía (del cual el inmobiliario era el más extendido) crearía burbujas que al explotar causarían una crisis financiera. Y todo lo que se predijo, ocurrió. Cuando la reina del Reino Unido pidió a un grupo de economistas cómo era posible que no hubieran sabido prevenir la crisis, el portavoz de dicho grupo, Luis Garicano, el gurú económico de Ciudadanos, no supo responder, cuando, en realidad, era muy fácil de ver si uno abandonaba la fe en el dogma neoliberal (siendo tal economista uno de sus más fervientes creyentes) para mirar simplemente la realidad que le rodeaba.

Los impactos sumamente negativos que presentaban tales políticas se justificaban bajo el lema de que “no había otras alternativas”. Juan Torres, Alberto Garzón y yo mostramos la enorme falsedad de tales propuestas, señalando que por cada recorte de gasto público social que dañaba a las clases populares, se podría haber hecho otro recorte, sustituyendo al anterior, que hubiera afectado a las clases más pudientes. Y también mostramos que el hecho de que no se escogiera una alternativa y no la otra se debía precisamente a la enorme influencia que tales clases pudientes tenían sobre el Estado español y sus partidos gobernantes.

Así pues, y como ya he indicado antes, lo que ocurrió era muy predecible, así como también lo fue la protesta popular en contra de la aplicación de tal dogma. En España dicha protesta tomó la forma del 15-M, el movimiento de los indignados, que tuvo un enorme impacto en el país y que tenía como objetivo la denuncia de la nula representatividad de las instituciones que se definen a sí mismas como representativas. El eslogan “no nos representan” lo decía todo. Fue un auténtico tsunami. Y de ahí nació un movimiento político-social, Podemos. Así fue como nos pidieron a Juan Torres i a mí que hiciéramos un borrador de su programa económico, que elaboramos en base a nuestra obra Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España (Editorial Sequitur, 2011), realizada conjuntamente con Alberto Garzón. Dicho programa fue mejorado más tarde por las deliberaciones y las discusiones dentro de aquella formación política.

La respuesta de hostilidad por parte del establishment político-mediático hacia dicho programa fue enorme. Y como era predecible, lo intentaron destruir, mintiendo y presentándolo como “escrito en Venezuela” (antes, durante la Guerra Fría, se utilizaban otros puntos de referencia, como Moscú o Pequín), cuando en realidad era un programa de sensibilidad kaleckiana, que quiere decir socialdemócrata de raíces escandinavas. La escasa densidad intelectual de las fuerzas conservadoras y neoliberales hace que en España (incluyendo Catalunya) se sustituya el debate por el insulto, magnificado en las cajas de resonancia que proporcionan los medios.

Las clases populares son conscientes de esta situación, de ahí que la clase política y los medios de información estén en España entre los menos valorados en la Unión Europea.

Pero el cambio es posible, y para ello es importante romper el fatalismo de aquellos que se muestran pasivos porque dicen que hay muy poco que se pueda hacer. Y una cosa que deberían hacer los lectores que son conscientes de este enorme desequilibrio es escribir cartas de protesta a tales medios de información para mostrar el desacuerdo con lo que están diciendo. Porque el nivel de estos medios es tal que deberían ser definidos como medios de persuasión y manipulación. Lo peor que puede ocurrir es que la gente se mantenga pasiva, absorbida por una mentalidad según la cual no se puede hacer nada para cambiar esta situación. Y este es precisamente el mensaje que tales medios continúan promoviendo, acentuando que no hay alternativas o algo parecido. Pero la evidencia científica muestra claramente que sí que las hay, y que no se hayan llevado a cabo se debe a que las élites financieras y económicas del país son determinantes en las políticas gubernamentales. Es necesario y urgente que esto cambie, porque, insisto, de haber alternativas sí que las hay. Lo que ha faltado hasta hoy ha sido voluntad política para aplicarlas. Así de claro.

Avatar de Usuario
Invitado

LIBERALES

Mensajepor Invitado » Vie 27 Dic, 2019 7:34 pm

Por eso los trabajadores del mundo emigran a paises socialistas y comunistas pero nunca se les ocurre ir a los de economia liberal capitalista. :clown:

Vicenç Navarro un payaso de la aristocracia de izquierdas que quiere vivir del dinero ajeno a traves del Estado. :pinocho:




Volver a “La Crispación”