ARGENTINA NO CONFIABLE...

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ARGENTINA NO CONFIABLE...

Mensajepor Invitado » Dom 12 Jul, 2020 2:45 am

MUERTES OPORTUNAS

MAITE RICO

MENUDA suerte tiene Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner y vicepresidenta de Argentina: aquellos que pueden ponerla en aprietos judiciales se le mueren oportunamente, ya sea por causas naturales o con una ayudita. Primero fue Alberto Nisman, el fiscal que investigaba el atentado contra la sede de la AMIA, la mutua judía, en Buenos Aires (1994, 85 muertos). Hace unos meses le llegó la hora al juez Claudio Bonadio, azote de la corrupción kirchnerista. Ahora ha pasado a mejor vida su antiguo secretario personal, Fabián Gutiérrez, testigo de muchos desmanes financieros.

El cadáver de Nisman fue hallado en enero de 2015 con un disparo en la cabeza. Acusaba a la entonces presidenta de haber pactado con Irán, a cambio de petróleo, la impunidad de los acusados del ataque con coche bomba (atribuido a Hezbolá y a funcionarios iraníes). La teoría inicial del suicidio fue descartada por la Cámara Federal, que concluyó que Nisman murió asesinado.

Fabián Gutiérrez, torturado y estrangulado la pasada semana, fue hombre de confianza de Néstor y secretario de Cristina hasta que se hartó, dijo, del trato despótico de la doña. Nada que no compensaran los millones que amasó. Lo cual lleva a preguntarse qué no habrían trincado sus empleadores. Eso es lo que estaba dispuesto a contar Gutiérrez, convertido en testigo arrepentido tras ser acusado en 2018 de lavado de dinero. La detención de cuatro jóvenes parece apuntar a un crimen por extorsión, pero muchos argentinos no se fían. Tampoco ayuda que la fiscal del caso sea… sobrina de Cristina Fernández.

En cambio, el final del juez Bonadio, acaecido en febrero, se debió a una enfermedad. Bonadio llevaba la llamada causa de los Cuadernos, compendio de los sobornos multimillonarios cobrados presuntamente por Fernández y su círculo en licitaciones de obra pública. ¿Estaremos ante una especie de maldición faraónica?

Siempre se dijo que la viuda de Kirchner regresaba a primera línea de la política para despejar su abultado expediente judicial. Ella, gran amiga del ex juez Garzón, habla de cloacas y de lawfare, esa supuesta guerra jurídica que también denuncian Iglesias, Monedero & Echenique.

Muertos aparte, la ex mandataria se ha librado ya por lo pronto de dos procesamientos. Prueba de que ha retomado el control es que ya ha vuelto a Argentina su hija Florencia, que se refugió en Cuba por motivos de salud después de que le pillaran cuatro millones de euros en una cuenta. La menor de los Kirchner aún tiene dos causas pendientes, pero con mamá en el poder ya es otra cosa.




Volver a “La Crispación”