CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Un lugar con buen talante y pluralidad democrática donde se debate lo más relevante de la política y la actualidad nacional e internacional.

Imagen

Avatar de Usuario
Lena

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Mensajepor Lena » Vie 23 Feb, 2007 7:08 pm

Los profesores de religión denuncian que el Constitucional les confunde "con curas o monjas"


La docente que recurrió su despido se muestra "indignada" con la sentencia del Constitucional, que avaló ayer la postura del episcopado


AGENCIAS - Madrid - 23/02/2007


La Federación Estatal de Profesores de Enseñaza Religiosa (FEPER) ha opinado que el Tribunal Constitucional, con su sentencia de ayer, ha demostrado tener un "desconocimiento total" de la situación de estos docentes, a los que confunde "con sacerdotes o monjas". Su vicepresidente, Luis Guridi, ha expresado su respeto por las decisiones judiciales aunque ha discrepado "absolutamente" del fallo del alto tribunal sobre el caso de la profesora María del Carmen Galayo Macías, despedida por estar separada y vivir en la actualidad con su nueva pareja. La sentencia confirmó a la Iglesia la potestad de designar y destituir a los profesores basándose no sólo en sus conocimientos, sino también en su conducta. La propia Galayo Macías se ha mostrado "indignada".



Galayo, una de los 17.000 profesores contratados y pagados por el Estado a petición del episcopado, prestó servicios como docente de religión católica en diversos centros públicos de Primaria en Canarias desde el curso 1990/1991. En octubre de 2000, las autoridades eclesiásticas de las islas decidieron no renovar el contrato de esta profesora por mantener una relación afectiva con un hombre que no era su marido, del que se había separado previamente. La profesorá recurrió a la Justicia y fue el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) quien planteó en 2002 al Constitucional una posible contradicción entre los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 y la Constitución Española de 1978 en lo referente al régimen laboral de los profesores de Religión católica en la enseñanza pública.

"En la época de la Inquisición"

Ayer, el Constitucional desestimó la cuestión de inconstitucionalidad del TSJC. Su argumento es que la enseñanza religiosa va más allá de la transmisión de conocimientos y, por tanto, la capacitación para impartirla "puede implicar exigencias" que desborden las limitaciones de una empresa al uso. El auto dice que los docentes deben destacar "por el testimonio de vida cristiana" y que su elección ha de efectuarse entre los declarados "idóneos" por la Iglesia. Tras conocer el fallo, la profesora canaria está "indignada". "Parece que estamos en la época de la Inquisición porque si te separas, te vas de copas, tienes un hijo soltera o te afilias a un sindicato, te retiran la idoneidad", ha dicho.

En respuesta a la sentencia, la FEPER ha anunciado que seguirá "luchando" contra estas injusticias y que recurrirá el fallo en España y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Para Guridi, el Constitucional "se ha equivocado totalmente" porque confunde a los profesores de religión "con sacerdotes o monjas", cuando estos docentes no tienen voto de obediencia a los obispos y además son "mayoritariamente laicos o seglares". Según Guridi, la misión de los profesores de religión no es dar catequesis o adoctrinar a los alumnos sino "decir lo que la Iglesia piensa".

"Un paso más al talibanismo católico"

Además, ha observado que el fallono ha tenido en cuenta la ley que se aprobó el pasado año y que estableció que los profesores de religión se rigen por el Estatuto de los Trabajadores. El vicepresidente ha cirticado este fallo porque, a su juicio, va a ser "un paso más hacia el talibanismo católico absoluto y repugnante", al tiempo que ha comparado la situación actual con el "nacionalcatolicismo" de los años 40 y 50. "No podemos seguir en un Estado aconfesional con leyes del nacionalcatolicismo", ha añadido.

Guridi ha asegurado que la potestad que tienen las autoridades eclesiásticas de participar en la propuesta de los profesores de religión se ha transformado en "privilegio" y que este privilegio se ha convertido "en ley". En este mismo sentido se ha pronunciado la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos. Su su presidenta, Lola Abelló, ha considerado "abusivo que la Iglesia tenga toda la capacidad de decidir no sólo sobre el trabajo, sino sobre la vida de unos profesores de religión que además están pagados por el Estado". La Alianza Evangélica Española también ha criticado la sentencia al considerar que "crea un grave precedente".

Yendo más allá que la propia sentencia, el grupo parlamentario de IU-ICV ha instado al Gobierno a que revoque los acuerdos pactados con la Iglesia. En el lado contrario, la Federación Estatal de Religiosos de Enseñanza-Centros Concertadosy Educación y Gestión han mostrado su satisfacción porque entienden que impartir la materia confesional precisa tener una "cierta coherencia" con lo que se está transmitiendo. El obispo de Málaga y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, Antonio Dorado Soto, ha afirmado que el Constitucional "ha tardado en responder", pero que finalmente ha resuelto "a favor de la Iglesia".
:cry:



El País

Avatar de Usuario
Marraskilo
P. A. (progresa adecuadamente)
P. A. (progresa adecuadamente)
Mensajes: 323
Registrado: Mié 24 Ene, 2007 12:54 pm
Ubicación: EUSKAL HERRIA

Mensajepor Marraskilo » Sab 24 Feb, 2007 11:20 am

La iglesia es una empresa sin mas, ella vende salvacion y bienestar espiritual a cambio de unos euros.
¿desde cuando una empresa se ha preocupado por sus trabajadores?

Avatar de Usuario
Lena

Mensajepor Lena » Sab 24 Feb, 2007 5:03 pm

Jajaja, Marrasquilo, la Iglesia (que no es exactamente una empresa privada, no) tiene la mano muy larga a lo que se ve.

La sentencia del TC es muy preocupante, eso me parece, porque ignora que los profesores de religión se rigen por el Estatuto de los Trabajadores y que esas personas tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano según dice la propia Constitución (creo que el Título II va de eso). Menos mal que esta sentencia creo que puede recurrirse y que además puede ser llevada al Tribunal de la Haya. Por el momento parece que los curas tiene derecho a meterse en la vida privada, concretamente en las camas del personal; será muy constitucional para los magistrados pero para el sentido común es una aberración en toda regla.

(A ver si va a tener razón Ramsés :roll: )

Avatar de Usuario
Edison
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 237
Registrado: Mar 23 Ene, 2007 11:46 pm

Mensajepor Edison » Sab 24 Feb, 2007 5:47 pm

Si un profesor de Geografía afirma en clase que la Tierra es plana, desde luego se merece que le den una patada en el culo. Y si un profesor de química defiende la alquimia, tres cuartos de lo mismo. Pero lo que cada cual hace en su casa ya es otro tema ¡como si se dedica a buscar la piedra filosofal, o a tirar las cartas! Para mi el problema real es que el estado no debería subvencionar ninguna forma de catequesis con los impuestos de todos. No con los mios, por lo menos.
Francesc

Avatar de Usuario
ripalda

Mensajepor ripalda » Sab 24 Feb, 2007 5:53 pm

Tampoco las catequesis tipo "Educación para la ciudadanía". El Estado debe preocuparse de subir el nivel de la educación para elevar la formación ciudadana y no impartir adoctrinamioentos que recuerdan a aquella "Formación del espíritu nacional".

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 05 Jul, 2012 3:04 am



El electricista detenido 'siempre fue el principal sospechoso' del robo del Códice Calixtino

Trabajó 25 años para el templo. Con la confianza, se relajaron los controles
Era el único que conocía la zona y el que llevaba más tiempo trabajando
Tenía la confianza de los canónigos de la catedral y libertad de movimientos
La policía cree que el millón de euros requisado es fruto del robo continuado


seguir leyendo...

Avatar de Usuario
La Obse

Mensajepor La Obse » Jue 05 Jul, 2012 3:16 am

Galicia sitio distinto.

Ha aparecido la lonely planet medieval, menos mal. Hoy por cantidad de webs he leído un montón de post clamando por una mayor seguridad en la custodia de las joyas de patrimonio que poseemos, muy bien, pero, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid cantidad de foreros reclamaban que el incunable pasase a exponerse en el Museo del Prado (con el Imperio hemos topao), jaja. Siempre que sea posible una obra de arte debe estar contextualizada y, en este caso, su ubicación natural es la catedral otra cosa es que cualquier empalmacables tenga acceso a las llaves.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 06 Jul, 2012 2:49 am

    AL ABORDAJE / DAVID GISTAU

    El ‘best seller’ Calixtino

El secuestro del Códice recuerda al del hijo de Lindbergh, pero con final feliz. Casi era posible escuchar un llanto mientras un policía lo sostenía con delicadeza, envuelto en una manta, y lo depositaba en brazos del deán, quien lo inspeccionó como si temiera que le hubieran cortado una oreja para enviarla como prueba de vida. Humanizada así la guía milenaria, la reacción, alborazada, ha sido la que a España no cabría suponerle por un libro, si acaso por un poni o por Leticia Sabater buscando novio.

La narración del suceso abundó en el estilo del periodismo de georradar, el que anda excavando en Las Quemadillas igual que Kirk Douglas en el agujero de El gran carnaval. Vimos el zulo, con la textura artesanal de los vídeos policiales, y nos estremeció imaginar al Códice esperando la escudilla del día, como si fuera Natascha Kampusch. Escuchamos a los vecinos, que incurrieron en el tópico de no imaginar que esa familia de apariencia tan normal habitara una casa de los horrores en la que tallas monásticas eran disueltas en ácido. Ya no es posible ver el rostro del electricista sin relacionarlo con el de Ted Bundy. O con el de Mourinho.

En realidad, el electricista es un animador cultural. La mayoría de la gente tuvo noticia de la existencia del Códice cuando fue robado. Y sólo entonces reparó en que tenía una profunda conexión con el arte medieval, a la que la pérdida le dolía como una herida. Fue igual que cuando descubrimos lo mucho que nos gustaban los Budas de Bamiyán porque los habían dinamitado los talibán. Gracias a la intervención del electricista, cuya plaza de parking podría pasar por un montaje de Arco, un libro clandestino para casi todos, relegado en un cajón, es ahora el príncipe de Compostela. Es el momento de sacar la versión e-book para la playa, con todos esos monjes como los de Umberto Eco.

Al electricista, déjenlo que vaya a robar a Santillana del Mar, cuya colegiata románica no es tan famosa como merece, y le vendrá bien que reparen en ella.


EL MUNDO. VIERNES 6 DE JULIO DE 2012

Avatar de Usuario
Plinio

Mensajepor Plinio » Mar 10 Jul, 2012 4:19 pm

El documento está fechado el 8 de julio de 2011
Un policía advirtió dos días después del robo del Códice que el electricista era el ladrón

Dos días después del robo del Códice Calixtino, un policía de la escala básica, hizo llegar a sus superiores una minuta (mecanismo de comunicación interna) en la que se ofrecen datos sobre el autor del robo del Códice y sobre las sospechas que tenía sobre el ladrón confeso.

En el documento, el agente consigna los datos personales de Manuel Fernández Castiñeiras y advierte de que fue despedido de su trabajo en el templo "por ser sospechoso de varias sustracciones así como pasar facturas irregulares, no siendo denunciado".

Además señala que "este sujeto, está sin motivo aparente y de forma asidua en la Catedral, así como al parecer desde su despido, no tiene mucha simpatía hacia la Iglesia, manifestando en ocasiones que se vengaría". El documento aparece fechado en Santiago de Compostela el 8 de julio de 2011.

La detención del electricista, Manuel Fernández Castiñeiras, se llevó a cabo un año después.

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 19591
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 11 Jul, 2012 12:06 am

Si, Espana siempre tiene que topar con la iglesia,pero desde que Espana es miembro de la UE tambien tiene que topar con el comite de las naciones de la UE. Segun ABC au,canal 24, este comite ha decidido entregar a Espana 30 BILLONES DE EUROS que sera entregado a Espana este mes. Mi pregunta es: cuales seran los intereses que tendra que pagar Espana? Cuales son las condiciones impuesta a Espana? Nadie regala nada por nada y 30 BILLONES DE EUROS ES 1 PRESTAMO MUY GRANDE. No se que sera peor,si topar con la iglesia o topar con el comite de la UE. Tanto monta,monta tanto.

EN MEMORIA DE LOS QUE EN USA Y RU,SUFRIERON PERSECUSION POLITICA POR EL ESPIA,CHIVATO Y TRAIDOR ORWELL
================================================
POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA,ME SIENTO IMPULSADA A MURMURAR UNA FERVIENTE ORACION: LIBRAME DE ESA IZQUIERDA COBARDE DE ADMIRADORES DEL TRAIDOR,GEORGE ORWELL

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 17 Jul, 2012 4:06 am

El tesoro del electricista

● El robo del Códice, la última 'chapuza' del operario de la Catedral de Santiago, destapó la historia desconcertante de un hombre que hurtó a diario durante dos décadas por el afán de ahorrar

Imagen “El electricista era sospechoso desde el minuto uno”


El juez se equivoca. No sabe cómo es Manolo. A Manolo lo conocemos nosotros, desde niño, y no tenía que estar en el trullo: tenía que estar en un psiquiátrico”. En San Xoán de Ortoño, el pueblo precioso y pétreo en el que nació el electricista más famoso de España, el autor confeso del robo del Códice Calixtino, los vecinos van engordando día a día con recortes de prensa sus particulares dossieres sobre el suceso. Y el desaliento cunde, porque de momento no han visto a ninguna autoridad que confirme una teoría que ellos tienen por infalible. Manolo era así porque lo heredó “en los genes”, insisten una y otra vez los del pueblo, se pregunte a quien se pregunte. Lo de coger de aquí y de allá estaba en su cabeza, como antes lo estuvo en la de su padre, que con el tiempo “desvarió” y se construyó una chabola con paredes de lata, de bidón reciclado, para guardar todo tipo de enseres inútiles que iba recolectando por campos y cunetas. “El señor José andaba por ahí, cantando alabanzas al Señor” y cosechando tesoros para una colección sin fin.

ImagenÉl era el patriarca de la casa de Os do Rego, en castellano Los del Arroyo, que es como se les sigue llamando en Ortoño (Ames, A Coruña, a 20 kilómetros de Santiago) a los miembros de la familia Fernández Castiñeiras, José el padre, Lola la madre, una hija y dos hijos de entre los que “el más parado” acabó haciendo chapuzas en la catedral. La casita familiar, más pequeña que otras muchas del lugar pero de piedra, no de lata, salía adelante gracias a los desvelos de Lola, una mujer “trabajadora y limpia” que mantenía a los suyos vendiendo leche en Compostela.

El marido y la niña le ayudaban a recogerla por los establos de la comarca y luego ella la llevaba a la ciudad. Iba de puerta en puerta, y entre esos aldabones que golpeaba estaba el del Palacio Arzobispal. Era la lechera proveedora del jefe de la Iglesia gallega y, como tal, un día se atrevió a pedirle al arzobispo un trabajo para su hijo Manolo. Llegados a este punto, a los lugareños les bailan las fechas. La historia es siempre la misma, pero no saben concretar si fue Suquía o fue Rouco (el relevo del uno al otro se produjo en 1984) el que le abrió la puerta de la catedral al que más que como electricista entró como chico para todo.

José Manuel Fernández Castiñeiras, Manoliño do Rego, había trabajado antes en una fábrica de sillas de la localidad de Bertamiráns (cabecera del mismo municipio de Ames, que también comprende a Ortoño y a O Milladoiro, el lugar en el que permaneció cautivo un año el códice), y la verdad es que sus compañeros de sierra y torno apenas saben nada de él. Es, ante todo, un hombre reservado y tranquilo, que va a lo suyo y despacha con pocas palabras a quien le pregunta. Nunca fue sociable, dejó la escuela a los 14 y luego ya no compartió mucho con los demás chavales. “A la sala de fiestas a la que íbamos todos, él no iba”, recuerdan algunos vecinos en el estanco Do Santo, “no hablaba nada, no sabemos cómo llegó a conocer a su señora”.

Manuela Remedios Nieto Mayo, que esta semana fue puesta en libertad con cargos, como presunta cómplice de los hurtos y el blanqueo de capitales de su marido, es una mujer de Negreira, otro municipio próximo a Santiago, que trabajaba de costurera hasta hace poco tiempo y siempre ha sido bastante más comunicativa que su marido. Cuando pudo, aproximadamente en el momento en que Manolo entró a trabajar en la catedral, la pareja dejó la casa familiar de la chica (registrada estos días, con el hallazgo de parte del botín) y compró un pisito a cinco kilómetros de la basílica; en una de esas primeras promociones de los ochenta al borde de la carretera que hicieron de O Milladoiro un adefesio en línea recta.

En el edificio, ahora ennegrecido por el tráfico y la humedad, había pisos más grandes y más pequeños, y los Fernández (o Los Manoliños, como se les conoce entre el vecindario del inmueble) se quedaron con uno de estos últimos, un primero con vistas al asfalto de unos 80 metros cuadrados. El martes, cuando abandonó la cárcel de Teixeiro (A Coruña), Manuela Remedios, de 59 años, volvió al modesto domicilio conyugal para rescatar los canarios. Los dos pájaros que vivían enjaulados en la cocina y eran el primor del patio de luces habían ido perdiendo ese trino espectacular que tanto sorprendía a los residentes, y apenas si piaban ya. Desde la mañana del miércoles no suena la música y las persianas del primero permanecen bajadas. “Vino para llevarse los animalitos, porque la policía no les dio de comer”, informan en el ascensor dos de los vecinos que al día siguiente de las detenciones descubrieron un bulto sospechoso en el patio de luces.

Se trataba del último maletín que buscaban los agentes. Contenía los 600.000 euros que, después de incautarse de otros 1.200.000 en O Milladoiro y Negreira, habían ido a buscar al garaje en el que, por pura casualidad, envuelto en bolsas, papeles y cartones, encontraron el Códice. Nadie comprende en el edificio de la Avenida Rosalía de Castro cómo Manuel Fernández Castiñeiras, que ya había cumplido los 60, lloraba tanto el dinero con la fortuna que almacenaba. Porque sí, se ha dicho que planeaba la adquisición de un chalé de 300.000 euros, y que el apartamento de Sanxenxo (Pontevedra) y el piso del hijo (frente al suyo, en O Milladoiro) los había abonado a tocateja. Pero tenía un coche de matrícula antigua, un Xantia que se aproximaba a las dos décadas, y los últimos días se quejaba con quien hablase de lo mucho que le pedía el taller por el arreglo. “Llevaba la parte de adelante colgando. El mecánico le decía que el coche necesitaba que le metiesen mano porque era viejo, pero él no se decidía porque le pedían mil y pico euros”, cuenta otra conocida.

[imageleft]Imagen[/imageleft]Manolo mantenía desde hace años un enfrentamiento con la comunidad de propietarios. “Llevaba siglos sin pagar los recibos, y ya no iba a las reuniones, pero a la última que tuvimos sí que se presentó”, relata un vecino de uno de los pisos más altos. Quiso tomar la palabra, y algunos propietarios le dijeron que “si quería hablar tenía que pagar lo que debía”. Entonces, “abrió la cartera y sacó un billete de 500 euros”. No era suficiente para saldar la deuda, pero bien valía como adelanto y le dejaron expresarse. El electricista jubilado había asistido a la convocatoria porque estaba harto. No quería que el edificio siguiese contratando los servicios de la gestoría que había llevado las cuentas toda la vida. “Hay que cambiar”, dijo Manoliño, porque esta les cobraba una cantidad inadmisible. “Cada familia paga cuatro euros al mes”, aclara otra vecina de más arriba que no da crédito a la tacañería del insospechado vecino millonario.

El menos resuelto de los hijos de Lola y José do Rego parecía tener una necesidad casi fisiológica por atesorar, y a él no se le dio por las tuercas y los trastos. A él, lo que le interesaba era levantar un muro de fajos de billetes bien planchados, y en ese afán pasaba sus días. Cuando se decidió a restaurar las vetustas casas de su esposa en Negreira, a invertir en ladrillo nuevo e incluso, en un exceso, a comprarle un Ibiza a su hijo, fue seguramente por contentar al chico y a Manuela Remedios, con la que formaba una pareja unida, a lo peor por los secretos que compartían. Quizás gastó parte del botín por demostrar a los suyos de lo que era capaz un hombre al que casi todo el mundo describe como un ser “sin iniciativa”, aunque el juez diga que es “audaz”.

Manuel era un animal de costumbres, rutinario, monótono; pero algo desconcertante y apasionado había en su personalidad y en su relación con los jefes de la Iglesia para tropezar como tropezó. Se sabe ya que, cuando al final torció su lucrativa carrera robando el códice, lo hizo cegado por una insaciable sed de venganza contra José María Díaz, el deán de la catedral. Existía una relación humana entre este canónigo adusto, responsable como archivero de la custodia del manuscrito del siglo XII, y el chapuzas enfundado en mono azul que conocía al milímetro todos los lugares secretos del templo. Lo que de momento nadie aclara son las circunstancias del desencuentro que al final tuvo que haber más allá de la cuestión económica.

El día en que fue detenido, se informó de que Fernández Castiñeiras había salido de la catedral de malos modos y que reclamaba a los canónigos una deuda de 40.000 euros. Ahora el cabildo admite que, efectivamente, cuando decidió romper relaciones con su electricista de toda la vida este le presentó una serie de facturas por varios trabajos defectuosos e incluso inexistentes. Pero la cifra que reconocen los curas es muy inferior a la reclamada, y además, los casi dos millones de euros robados cubrían de sobra los agujeros. Entre 2005 y 2006, el gobierno de la seo compostelana fue poco a poco prescindiendo de los servicios del autónomo. Según la versión oficial de la Iglesia, a Manuel lo apartaron cuando “empezó a hacer arreglos que nadie le encomendaba”, “a presentar presupuestos descabellados” y a utilizar para sus chapuzas “materiales de desecho, en un abuso total de confianza”.

La Catedral de Santiago niega que entonces sospechase de él en relación a los robos que, precisamente por aquellas fechas, arreciaron en el templo. “Se detectaron desfases” entre los libros contables y las cantidades apiladas en la caja fuerte. Poco después se instaló una cámara apuntando al dinero que enseguida apareció rota, y después se optó por cambiar el depósito de seguridad por otro nuevo. A partir de 2006, los jefes de la basílica comenzaron a reforzar un sistema de protección que todavía está “en pañales”, según reconoce un responsable del templo.

ImagenEn los buenos tiempos, el electricista deambulaba a sus anchas, escalera en mano, no solo por la catedral, los claustros y edificios que forman parte del conjunto monumental. También trabajaba cambiando bombillas y haciendo empalmes en el kilométrico cableado del seminario y en todas las propiedades del archipoderoso cabildo, que son muchas en la capital de Galicia, y acudía a los domicilios de los curas de la diócesis que lo llamaban. “Tenía llave absolutamente de todo”, confirma Daniel Lorenzo, canónigo fabriquero, presidente del tribunal eclesiástico y miembro más joven del gobierno catedralicio. A lo que no quiere contestar el religioso es a la pregunta de quién le proporcionó el manojo. “Fue haciendo réplicas”, dice, sin aclarar cómo Manoliño do Rego pudo tener acceso a la llave del códice, de la que únicamente existían tres copias, y sobre todo a la de la caja de seguridad donde la catedral guarda sus ingresos en papel (las sacas de monedas, después de contadas y puestas en carretillas por tres operarios, son cargadas cada tres días en el furgón blindado de una empresa de seguridad). De este espacio blindado, según Lorenzo, “no hay más que una llave que se transmite de administrador a administrador. Manuel tenía una gran habilidad para sustraer y cambiar cosas de sitio, y solo él nos va a poder contar qué persona le dejó hacer la copia”.

El trabajador tenía varios escondrijos en la catedral. Su favorito era un cuartucho del que se adueñó en la torre de La Carraca, la izquierda según se mira la fachada del Obradoiro. Nadie más sube allí. La carraca, un mecanismo sordo que sustituye a las campanas el Viernes y el Sábado Santo para representar el duelo por la muerte de Cristo, pasó años averiada y casi olvidada. Los policías localizaron en el habitáculo objetos desaparecidos y unas llaves marcadas con la palabra “Archivo”.

Durante varios años, que también coinciden con el momento en que la relación con la Iglesia se fue enfriando, Fernández Castiñeiras anotó a diario las cantidades hurtadas y al final de cada periodo hacía balance con boligrafo rojo. Era su particular contabilidad empresarial. No se ha confirmado aún si todo el dinero hallado en sus casas provenía de la catedral, pero lo que el juez afirma es que “de los cepillos no era”. “Fue un trabajo de hormigas”, describe el magistrado encargado de la investigación, José Antonio Vázquez Taín, titular del número 2 de Instrucción. Aunque aún no se sabe cuándo empezó a robar, por el contenido sus diarios, cargados de números, de euros y dólares de peregrinos piadosos, se concluye que el electricista lo hizo de forma continuada y cotidiana sin temblarle el pulso. Cuando faltó el Libro de las Horas, la catedral puso una denuncia pero no desconfió de él. Al desaparecer el Códice, según reconoce ahora el canónigo fabriquero, fue cuando se convirtió en el principal sospechoso. De esto y de lo demás.

En la calle, en cambio, casi nadie sospechaba de él. El día que se presentaron en el portal de su edificio tres señores de corbata, algún vecino pensó que eran simples ejecutivos de medio pelo, clientes del piso de citas que funciona en el inmueble. Pero resultó que eran agentes de la policía nacional que venían a detener a una familia del primero supuestamente aburrida. Ahora el prostíbulo, uno de tantos entre los que van surgiendo últimamente en O Milladoiro, ha notado una bajón en sus ingresos porque tanta presencia de las fuerzas del orden ha espantado la demanda. Y mientras, los vecinos hablan y atan cabos. Recuerdan, por ejemplo, el día en que un suministrador de material eléctrico bromeó con el ladrón confeso del Códice: “Manolo, ¿no serías tú?”. Y este le contestó tan pancho: “Sí, ¡claro que fui yo!”.

En otra ocasión unos policías le preguntaron: “Manuel, ¿no habrán quemado el Códice...?”. Y, en un desliz, él respondió que no, que qué va, que estuviesen tranquilos que la joya de la catedral estaba “en buenas manos”. Con su vida invariable y modesta, su escasa afición a las charletas, su aplomo y su disimulo, pasaba inadvertido para la mayoría. Se convirtió en el principal sospechoso de los investigadores ya el año pasado, pero el seguimiento duró meses, porque apenas nada le delataba.

Por la mañana, de lunes a jueves, misa de madrugada en una capilla de la catedral y café con leche en la terraza La Quintana, junto al templo. Después del desayuno y la lectura de la prensa, otra visita a la basílica y a casa a comer. Por la tarde, hacia las ocho, casi siempre con el mismo polo azul, un vino en solitario o con Remedios en la cervecería Gallaecia de O Milladoiro. Albariño frío y del tiempo mezclado en una copa, siempre igual. En los últimos meses, llegaban a diario, a la vez que él, dos jóvenes que pedían café. Eran sus perseguidores. Tras la detención ya no volvieron al bar.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 17 Jul, 2012 4:24 am

Imagen

Así sacan os cartos da catedral de Compostela... a carretillas


La Iglesia española no condena los recortes: confía en que ayuden a crear empleo y superar la crisis

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, espera que el paquete de medidas aprobado por el Gobierno contribuya a contrarrestar el paro y confía en que el espíritu de solidaridad y entrega ayuden a superar la crisis.


"De los problemas a los que hay que atender con más fuerte intensidad, uno es la falta de trabajo. El trabajo no es solamente un medio de subsistencia para las personas y familias sino el cauce esencial para el desarrollo de la persona y de las familias, esperemos que contribuyan a eso", ha destacado, preguntado por las últimas medidas adoptadas por el Ejecutivo.

Así lo ha indicado a la entrada de los Cursos de Verano de la Universidad Rey Juan Carlos que se celebran en Aranjuez bajo el lema 'Los católicos ante los retos y desafíos de la España de hoy' y en la que el cardenal ha pronunciado la conferencia 'El reto de la fe y el desafío de la nueva evangelización'.

Además, Rouco Varela ha afirmado que la crisis se supera cuando se atiende a las exigencias del bien común "con espíritu de solidaridad y entrega" y cuando las personas "se preocupan mucho de la situación de los que sufren más como consecuencia de las medidas económicas y políticas que se tomen en un momento determinado".

Avatar de Usuario
robando

Mensajepor robando » Jue 06 Sep, 2012 12:45 am



LO LLEVABA OCULTO ENTRE SU ROPA
Imágenes exclusivas del ladrón del Códice Calixtino saliendo de la catedral con el ejemplar
El mismo día en el que desapareció el Códice Calixtino las cámaras de vigilancia que grababan la entrada de la Catedral de Santiago captaron las imágenes del ladrón con el ejemplar bajo la ropa. Esta grabación fue la que impulsó a la Policía a seguir investigando. Antena 3 ha conseguido en exclusiva las imágenes del hurto.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 24 Dic, 2012 3:35 am

A Rouco, como Aznar, sólo es sensible a los problemas de Estado. Pobres sí pero en español.

Imagen

«Los padres tienen derecho a que sus hijos sean educados en castellano»

Avatar de Usuario
Castiñeiras ataca

Mensajepor Castiñeiras ataca » Mié 20 Feb, 2013 6:40 pm

Imagen

El electricista que robó el Códice acusa a responsables de la Catedral de robo y prácticas sexuales

Después de que José Manuel Fernández Castiñeiras acusara a los responsables de la basílica gallega de robo, el Cabildo de la Catedral anuncia que le demandará por "vulneración del derecho al honor, dignidad y fama"


Quien pega primero, pega dos veces. Así pareció pensarlo el pasado 14 de febrero José Manuel Fernández Castiñeiras, el autor confeso del robo del Códice Calixtino, quien entregó al juzgado que instruye su causa un manuscrito de 15 folios en el que acusa a los responsables de la Catedral de Santiago de robo y de prácticas sexuales dentro del templo.

En el texto, que fue presentado ante el juzgado número 2 de Santiago, Castiñeiras denuncia el aprovechamiento de las ofrendas religiosas y robo de dinero. Sin embargo, insiste en que su relato es apenas una parte de las muchas cosas que pudo presenciar: "La gente no llega nunca a enterarse de lo que yo he vivido y visto, por eso pido declarar ante el juzgado para poder manifestar lo que ahora digo en este escrito”. A lo largo de los 15 folios se refiere también Castiñeiras a casos de prácticas sexuales que iban "más allá de lo humanamente paternal".

El deán Segundo Pérez –sustituto de José María García, quien dimitió en diciembre de 2012- ha evitado hacer comentarios al respecto, no así el Cabildo de la Catedral, que denunciará en los tribunales a Fernández Castiñeiras por "vulneración del derecho al honor, dignidad y fama".

“Es totalmente falso”, dice el abogado de la Catedral, José Antonio Montero. Estas declaraciones "sólo persiguen desviar la atención de lo que es el objeto del procedimiento, no dudando para ello en ofender y ensañarse con quienes son las verdaderas víctimas, que quedan sometidas así a una doble victimización".

No cabe duda, sin embargo, de que las afirmaciones de Fernández Castiñeira han logrado atraer nuevamente la atención sobre la Catedral. Sus representantes dicen no estar sorprendidos, pues se esperaban un ataque de este tipo.

Castiñeiras, electricista de profesión, prestó sus servicios como autónomo durante 25 años en la Catedral y en julio de 2011 sustrajo del templo el manuscrito del Códice Calixtino, el cual fue hallado un año más tarde, envuelto en periódicos, en un garaje de O Milladoiro (A Coruña) junto a 1,2 millones de euros y El libro de las horas, que también había sido robado de la catedral junto a otros manuscritos.

En la actualidad, Castiñeiras está en libertad provisional con obligación de comparecer cada lunes en el juzgado y a la espera de juicio. Después de su confesión y hasta que no finalizó la instrucción estuvo encarcelado en la prisión coruñesa de Teixeiro. Ahora el electricista parece muy dispuesto a volver sobre un caso que acaparó la atención de la opinión pública por la forma en que ocurrieron las cosas -¿por qué un electricista tenía en su poder las llaves que dan acceso a tan importantes documentos?- y también por la importancia del manuscrito sustraído.




Volver a “La Crispación”