Reyes Eméritos Juan Carlos y Sofia

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reyes Eméritos Juan Carlos y Sofia

Mensajepor Invitado » Jue 20 Jul, 2017 3:14 am

Imagen


Arévalo nos habla de su polémica comida con el Rey emérito y responde a los insultos recibidos

El humorista Arévalo tuvo la oportunidad de prepararle una paella al Rey emérito hace casi dos meses. Ahora que ha compartido la imagen del encuentro, le han llovido las críticas. GRITOS ha hablado con él en EXCLUSIVA para conocer la historia y su opinión de primera mano.


Desde que el Rey Juan Carlos abdicó, le hemos visto disfrutar más que nunca de lo que más le gusta: el mar, los toros y la gastronomía. Una imagen del humorista Arévalo con el Rey emérito, la Infanta Elena, Bertín Osborne y su mujer Fabiola, entre otros, ha desatado una gran polémica en Twitter que ha acabado con insultos y críticas hacia el humorista.

GRITOS ha tenido la oportunidad de hablar con el protagonista, Arévalo, y conocer la historia de primera mano. “Fue una comida entre amigos donde yo tuve la suerte de hacerle una paella al Rey emérito. Anteriormente ya había hecho una paella para la Infanta Elena. Me honra mucho haberlo hecho, es algo que hago a diario y esta vez fue para él. De la misma forma que Lucio está orgulloso de cocinar para él, yo también. Fue una comida informalcon mucho respeto y admiración. El monarca estuvo fantástico y me dijo que la paella estaba muy buena”. Además el humorista nos explica: “Yo no he tenido la suerte de ir al palacio cuando iban los demás artistas y ahora sí de comer con él”.

A pesar de que se ha publicado que fue en casa del humorista, éste lo desmiente y se mantiene precavido a la hora de concretar en qué vivienda de Madrid tuvo lugar el encuentro, al igual que lo ha sido a la hora de esperar el tiempo oportuno para compartir la imagen de la comida en las redes sociales. “Una comida con el Rey se sabe con mucha antelación. Fue hace casi un mes y medio o dos porque tras ella el Rey emérito se fue a los toros de San Isidro pero por seguridad para el Rey no se puede decir nada y tampoco me parecía publicar la imagen en el mismo día o a la semana. Por eso decidí que pasara más tiempo”, ha señalado Arévalo y detalla: “No hice la comida entera, sólo la paella”.

Tras compartir la imagen en las redes sociales, le han llovido las críticas de usuarios de Twitter, a lo que él responde: “Es muy bonito hacerle una paella al Rey y algo de lo que me siento orgulloso. La gente normal no te critica. Yo no criticaría a nadie que comiera con el Rey o con otra persona. Está fuera de lugar. Hay algunas personas que se pasan con sus comentarios pero no me importa”.

También ha aprovechado para lanzar un mensaje a sus detractores: “No es que España huela a rancio, es que el tiempo pasa para todo el mundo.Dentro de 30 años, ellos olerán a rancio. Todo se hace viejo, todo se pasa”.



Muy contento de hacer una paella al Rey Emérito. Don Juancarlos y Doña Elena,con buenos amigos y con el arroz en su punto. pic.twitter.com/RapG0fW18W


Avatar de Usuario
Invitado

Reyes Eméritos Juan Carlos y Sofia

Mensajepor Invitado » Dom 23 Jul, 2017 2:43 am




ASÍ ES LA VIDA SOCIAL DE DON JUAN CARLOS ALEJADO DE ZARZUELA

Fue el Rey quien primero invitó a Bertín a comer. Lo hicieron en el Palacio Real. Después, el presentador organizó una paella en su casa. Está dentro de su grupo de nuevas amistades, que le hacen compañía en su jubilación.

CONSUELO FONT


Paco Arévalo causó una gran polémica esta semana al publicar en su cuenta de Twitter una sorprendente foto, donde el humorista y Bertín Osborne comparten mesa y mantel con el Rey Juan Carlos y la Infanta Elena. Aparecían además otros comensales del circulo íntimo del presentador, como su mujer, Fabiola Martínez, sus tres hijas mayores, Claudia, Alejandra y Eugenia con su marido, Juan Melgarejo, el empresario Pedro Ballvé, dueño de Campofrío y el presidente de la Fundación del Tenis Madrileño, Carlos Almazán. Junto a la imagen, Arévalo escribió: "Muy contento de hacer una paella al Rey Don Juan Carlos y Doña Elena, con buenos amigos. El arroz en su punto". Algo que, aparte de desatar una avalancha de comentarios en las redes -la mayoría muy críticos-, tipo: "Si fuera para una familia pobre no lo harías", provocó gran extrañeza. ¿Qué pintaban el emérito y su hija comiendo con Arévalo y Bertín?

Incógnita que desvela a LOC un allegado al presentador de Mi casa es la tuya. Al parecer, Don Juan Carlos y Osborne se conocen hace mucho, la primera mujer de Bertín fue Sandra Domecq, miembro de una importante familia jerezana vinculada al Monarca. De hecho el año pasado Don Juan Carlos y la Infanta Elena pasaron unos días invitados por Álvaro Domecq en su finca Los Alburejos. Sin embargo, intimaron hace poco más de un año, cuando el presentador ofreció a Don Juan Carlos acudir a su programa televisivo, algo que el Monarca declinó, aunque le aseguró que le llamaría para comer juntos.

Tiempo después le convocó a un almuerzo que tuvo lugar en su despacho del Palacio Real, al que también acudió el periodista Carlos Herrera, con quien el Emérito tiene buena relación. La comida se prolongó hasta entrada la tarde, prometiendo Bertín corresponder a la invitación. La ocasión surgió hace poco más de un mes, en plena Feria de San Isidro, un día que Don Juan Carlos tenía programado acudir con su hija a los toros en Las Ventas. Bertín propuso a Arévalo que cocinara una paella para sus ilustres invitados, algo que el cómico aceptó encantado. La cita fue en el domicilio de Bertín, quien añadió a su familia y algunos íntimos, como el empresario Pedro Ballvé y Carlos Almazán. La reunión jamás habría trascendido, si no es porque el cómico cayó en la tentación de publicar en Twitter su regia paella, ajeno al lío que iba a montar.

Este increíble episodio aproxima bastante bien a la existencia "secreta" que lleva el Emérito, a quien de Rey le queda ya poco más que el título. En parte por la estrategia de Casa Real de limitar su agenda oficial y apartarle de los actos de calado e incluso diluir los méritos de su reinado.

Imagen
El rey Juan Carlos I y la infanta Elena de Borbón durante la Feria de San Isidro 2017.

Desalojado de su despacho en Zarzuela, que hoy ocupa su hijo, el Emérito se mudó al Palacio Real, donde es asistido por su antiguo jefe de protocolo, Alfonso Sanz Portolés. En su actual oficina recibe visitas variopintas, como el caso de Bertín, que no trascienden, pues según Zarzuela "no son audiencias oficiales".

A su pérdida de protagonismo institucional se une su maltrecho matrimonio con la Reina Sofía, limitado prácticamente al protocolo, pese a que la Casa Real se empeñe en prodigarles actos juntos. Con Don Felipe se lleva bien, pero le ve poco, como a sus nietas Leonor y Sofía, y con la Infanta Cristina sus lazos son prácticamente inexistentes. Esto le ha hecho volcarse con la Infanta Elena, a la que ve muy desprotegida, especialmente en la educación de sus hijos, Froilán y Victoria Federica, dada la tensa relación que mantiene con su ex, Jaime de Marichalar. Ellos son su verdadera familia y Elena le acompaña feliz a los toros, escapadas gastronómicas, viajes de fin de semana y todo tipo de compromisos, como la paella de Bertín. Eliminada, como la Infanta Cristina, de la Familia Real y de la agenda institucional tras la proclamación de Don Felipe, tampoco se libra de algún que otro ninguneo por parte de Zarzuela, como se comprobó cuando en junio acompañó a Don Juan Carlos a Álava a inaugurar la bodega Rotschild y Vega Sicilia. El acto era oficial, y los responsables de Casa Real pusieron pegas para que Elena, cuya asistencia no figuraba en agenda, ocupara el estrado junto a su padre, aunque al final cedieron.

Ante este panorama, a Don Juan Carlos no le queda otra que disfrutar a sus 79 años de su forzosa jubilación en compañía de un grupo de allegados que, junto a su hija Elena, forman un leal escudo empeñado en mitigar su soledad. Lo integran su compañero de internado Jaime Carvajal y Urquijo, Alberto Cortina, el restaurador Miguel Arias, de cuyo restaurante Aspen, en La Moraleja, el emérito es asiduo, o el ganadero Samuel Flores. Son gente muy discreta, con la que Don Juan Carlos se reúne en sus domicilios, en el exclusivo Club Puerta de Hierro o en los restaurantes Horcher o El Bodegón, sus favoritos, aunque también le priva Casa Lucio. Asimismo, aunque ahora menos dado por sus problemas de movilidad, con ellos se quita la espinita cazando en sus fincas o abatiendo perdices en La Flamenca, finca cercana a Aranjuez, propiedad de Miguel Corsini.

Los toros es otras de sus pasiones y, además de la Infanta Elena, su inseparable en los tendidos es el empresario Manuel Piñera Gil Delgado, un ingeniero catalán casado con la heredera del imperio del whisky DYC, cuya venta les proporcionó una gran fortuna. Habitual de los veranos en Mallorca, su amistad con Don Juan Carlos data de finales de los 90, cuando recibió una llamada del Rey diciéndole que quería conocerle. Piñera, un hombre muy generoso, pone incluso su avión particular a disposición del Monarca para sus desplazamientos.

Uno de los destinos favoritos de Don Juan Carlos para escaparse es el Caribe, donde residen los multimillonarios Pepe y Alfy Fanjul, los reyes del azúcar. Pepe, afincado en República Dominicana, tiene una espectacular mansión en el resort Casa de Campo, donde el Emérito es recibido con los brazos abiertos y todo tipo de agasajos, como en marzo, cuando celebraron un almuerzo en su honor al que acudió el presidente Danilo.

También le gusta asistir a acontecimientos deportivos, como las carreras de Fórmula 1 en Emiratos o México, donde el propio Bernie Ecclestone le hace los honores, junto a Carlos Sáinz. Su amistad con Florentino Pérez le permite disfrutar del palco del Real Madrid, y también del Mánchester, invitado por el jeque Al Nahyan.

En verano, evita Mallorca, aunque el año pasado acudió al 80 cumpleaños de su hermana Pilar, pernoctando en Marivent. Le agrada Saint Tropez, donde recaló a principios de este mes de julio, y tiene poderosos amigos, como la octogenaria condesa Cicogna, con la que acude al Café Senequier o Le Club 55.

Aunque ahora le divierte mucho Sanxenxo, que será una de sus bases este verano, donde suele pasar unos 10 días al mes regateando con vistas al mundial que se celebra en septiembre en Canadá. Fueron sus íntimos, José Cusí y el regatista Pedro Campos, presidente del club náutico de Sanxenxo, quienes propiciaron su vuelta a las regatas en la clase 6m de veleros clásicos, en cuya cubierta el Rey va sentado. Cusí adquirió para Don Juan Carlos el velero Ian, rebautizado Bribón, y Campos creo un circuito de regatas con base en Sanxenxo. Allí el Monarca dedica la jornada a navegar, y luego cena con los otros patrones en La Taberna. O se dan un festín de percebes en La Mejillonera, un viejo pesquero, animado con chistes o tertulias en las que el Emérito, sin protocolo alguno, disfruta como un adolescente. Igual que en la paella de Bertín, quien por cierto está muy enfadado porque se haya difundido. Según su amigo, "él jamás hubiera desvelado que el Rey Juan Carlos y Doña Elena habían comido en su casa".


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 22 DE JULIO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Reyes Eméritos Juan Carlos y Sofia

Mensajepor Invitado » Lun 09 Oct, 2017 11:45 pm


Así fue la boda real del ahijado de la reina Sofía, Philip Karadjordjevic
El príncipe Felipe de Serbia, ahijado de la Reina Sofía, se ha casado con la diseñadora gráfica Danica Marinkovic en Belgrado, Serbia.

Avatar de Usuario
Invitado

La reina Sofía cumple 79 años

Mensajepor Invitado » Vie 03 Nov, 2017 4:42 pm


La esposa del rey emérito don Juan Carlos suma un año más y se queda al borde de los ochenta: ¡Ya tiene 79! Hacemos un repaso por los momentos más importantes y las imágenes más entrañables de su vida.




Volver a “La Casa Real”