VERANO FAMILIA REAL 2014

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21856
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Vie 08 Ago, 2014 1:26 pm

Urdangarin,esta disfrutando sea como sea. Como marido de 1 Infanta de Espana, Urdangarin desde su imputacion, NO HA PERDIDO NINGUNAS VACACIONES EN PLAYAS LUJOSAS,YA SEA CON SU ESPOSA O MADRE. Dije en otro comentaruo que Urdangarin ha aumentado de peson y perece estar mas relajado,. SEGURO QUE URDANGARIN ESTA TENIENDO MUCHA CONFIANZA EN ESO QUE LLAMO SU SUEGRO:: LA JUSTICIA ES IGUAL PSARA TODOS'' y mi mala leche entendio: La justicia es igual para toda la familia real o familia del rey. De puerta para fuera, TEATRO Y DE PUERTA PARA DENTRO,A COMER TURRONES EN ZARZUELA, TODA LA FAMILIA REAL Y DEL REY, DURANTE LAS NAVIDADES.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 08 Ago, 2014 6:42 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen



Imagen

Cristina Macaya


Imagen

Carlos Moya y Carolina Cerezuela


Imagen

Carolina Cerezuela

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 08 Ago, 2014 6:44 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 08 Ago, 2014 6:45 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
pure

Mensajepor pure » Vie 08 Ago, 2014 7:03 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
+ pure

Mensajepor + pure » Vie 08 Ago, 2014 7:09 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
+++

Mensajepor +++ » Vie 08 Ago, 2014 7:14 pm

SS.MM. los Reyes y S.M. la Reina Doña Sofía
Recepción ofrecida a las autoridades de las Illes Balears y a una representación de la sociedad balear
Palacio Real de La Almudaina. Palma de Mallorca, 07.08.2014



Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
yt

Mensajepor yt » Vie 08 Ago, 2014 7:25 pm



Los Reyes ofrecen una recepción a autoridades y representantes de la sociedad balear en Mallorca

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 08 Ago, 2014 7:46 pm

Imagen


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 08 Ago, 2014 7:52 pm

Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
turbo

Mensajepor turbo » Vie 08 Ago, 2014 11:43 pm

Imagen

Los Reyes, acompañados de la Reina madre, recibieron a la sociedad mallorquina


TRES ERAN TRES

CARMEN RIGALT



DÍAS atrás, en Palma se cruzaban apuestas sobre quiénes serían los agraciados con una invitación a la recepción de los Reyes en la Almudaina, que este año abría sus puertas a la sociedad. La idea había gustado y quien más, quien menos, deslizaba subrepticiamente maledicencias. ¿Seré yo el elegido?, dicen que decían algunos de ombligo esponjado.

Había curiosidad y una dosis de crítica en los comentarios. En otras palabras: envidia y chismorreo. Pocos sabían entonces que la invitada principal, la persona que –a falta de Rafa Nadal– acapararía mayor número de flashes, sería Carolina Cerezuela, que confundió el empedrado del palacio con la alfombra roja de Cannes. Su posado de miss dejó a los alabarderos ojipláticos (ya sé que no eran alabarderos, pero por un momento los fotógrafos, en perfecta formación, me lo parecieron).

En tiempos del Rey antiguo, la recepción de la Almudaina era una cena que daban Don Juan Carlos y Doña Sofía a las autoridades de la isla como agradecimiento a los servicios prestados, es decir, a la hospitalidad de los mallorquines. La cena se celebraba fuera de los límites de la semana de regatas y nunca sobrepasaba las 70 personas. No quiero andarme con rodeos: era un acto desangelado que con el tiempo alcanzó un alto nivel de acartonamiento y se convirtió casi en lúgubre. Una de las últimas veces que la presidió el Rey Juan Carlos hubo tomate. Y es que el propio Monarca, consciente quizás de la oxidación que había sufrido el evento, se enfadó consigo mismo y luego les echó la culpa a los fotógrafos, que según el Rey, disparaban sin piedad sobre su careto. Ya es casualidad: 30 años posando en el mismo sitio (y a la misma hora) y nunca había reparado en que el palacio no tenía la suficiente luz para evitar los flashes.

Ahora, el enfado del Rey antiguo ya no cuenta. Felipe VI ha sucedido a su padre y una de las primeras cosas que ha hecho es reinventar la recepción de la Almudaina. Las razones que le han movido a hacerlo han sido seguramente el envejecimiento del formato y sobre todo, de la lista de invitados, donde había más muertos que vivos.

Ayer, con renovado mailing, las puertas de la Almudaina se abrieron a políticos (los del Govern y de los distintos consells insulares, amén de diputados y senadores) y deportistas (Carlos Moyá, la contraparte de Cerezuela) a gente de la cultura (la académica Carme Riera), al empresariado hotelero, donde brillan apellidos como Escarré, Matutes y Barceló, a la Universidad y a los colectivos de gays, lesbianas y transexuales (Jan Gómez, su representante, llegó al besamanos con la bandera gay en el abanico). Al obispo de Palma y a Proyecto Hombre. A los mejores alumnos de selectividad y a algún galerista de primera división, a los sindicalistas y a Cristina Macaya. Y por supuesto, al presidente de la denominación de origen de la sobrasada, que es mi prefe. Solo faltó (porque no estaba invitada) la aristocracia de la tierra, los llamados butifarras, que llevan en el ADN el pedigrí mallorquín.

Los Reyes llegaron acompañados de la Reina madre, que mantuvo discretamente un segundo plano. La Reina Letizia vestía de Varela (vestido repe que ya lució en Mallorca cuando la visita de Michelle Obama).

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 09 Ago, 2014 3:12 am

Imagen


JAIME RODRÍGUEZ–TOUBES NÚÑEZ
EL DISCRETO MENTOR DEL ‘MARINERO’ FELIPE VI

Este patrón ferrolano ha criado al soberano «a sus pechos náuticos». El Monarca lleva compartiendo regatas con él desde que tenía 16 años

CONSUELO FONT



Es de dominio público que el alter ego de Felipe VI a la caña del Aifos, el velero clase Traspac-52 de la comisión de regatas de la Armada en el que compite el monarca, es el almirante Jaime Rodríguez-Toubes Núñez. Pero muy poco se conoce de la vida personal de este discretísimo marino ferrolano, que además de mantener una larga amistad con el soberano, le ha criado como quien dice «a sus pechos náuticos». Y es que Don Felipe tenía solo 16 años cuando en 1984 debutó como tripulante del Sirius III de la Armada, en la Copa del Rey de vela celebrada en Mallorca, teniendo ya como compañero de vela a Jaime Rodríguez-Toubes.

De aquella regata quedó para la posteridad la imagen de la Reina Sofía en el pantalán, llevando un bocadillo a su hijo antes de zarpar. En 1987, entró ya en escena la primera versión del actual velero Aifos, con el entonces Príncipe como tripulante y el citado marino como patrón.

Un «maridaje náutico» que se ha mantenido hasta la actualidad, sólo interrumpido por la década en que el Príncipe navegó a la caña del velero CAM, aventura que se fue al garete en el año 2011 por la quiebra de su entidad patrocinadora, la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Decir Jaime Rodríguez Toubes en la Armada es hablar de un personaje muy popular, en parte por su simpatía arrolladora, y también porque pertenece a una ilustre saga de marinos. Su padre, el almirante Antonio Rodríguez Toubes Vázquez, hijo a su vez de un coronel médico de la Armada, ha dado incluso su nombre a una regata que cada año se celebra en aguas pontevedresas.

Nacido en El Ferrol en 1947, Jaime, que es el pequeño, y sus cinco hermanos, Antonio, Juan Carlos, Estanislao, (el único que no es marino de guerra), Eduardo y María Dolores, fundadora de la mítica floristería Búcaro, que confeccionó por concurso los centros para el Palacio Real en la boda de Felipe y Letizia, se criaron en Villagarcía de Arosa. La razón es que su padre, fallecido en 1988, estaba destinado allí como comandante, y aún conservan la casa familiar, en la que pasa temporadas su nonagenaria madre, Dolores Núñez Saavedra, perteneciente a una conocida familia gallega. Curiosamente, la vinculacion del «clan» Rodríguez-Toubes con la Corona no se limita sólo a Jaime, ya que otro de sus hermanos, Juan Carlos, fue jefe de estudios del Príncipe durante su singladura como guardiamarina en el buque escuela Juan Sebastián Elcano. Allí Felipe de Borbón, que navegó seis meses como «el caballero Borbón» a secas, dormía en el «sollado», el dormitorio común de los 150 guardamarinas, y compartía con ellos rancho, aula y algún que otro castigo, la mayor parte de las veces por llegar con retraso a pasar revista. Cuando Juan Carlos Rodríguez-Toubes exclamaba «¡caballero Borbón, a la cofa!» el actual monarca ya sabía que le esperaba ascender y descender varias veces a la altísima punta del palo mayor.

Otro motivo, esta vez trágico, abrió lazos de especial afecto por parte de la familia real con esta saga, ya que Antonio, el primogénito, coronel de Infantería de Marina fallecido en 2003, padeció en sus carnes un atentado de ETA. Fue en febrero de 1986 en Madrid, cuando como ayudante del vicealmirante Cristóbal Colón de Carvajal, le acompañaba en el coche y la banda lanzó una granada contra el automóvil, falleciendo en el acto Colón de Carvajal y el chófer.

Rodríguez–Toubes resultó tan gravemente herido que tardó mas de tres años en recibir el alta médica, quedándole como secuela una incapacidad para ejercer su profesión.

Pero, no obstante, la trayectoria más brillante corresponde a Jaime, a quien se considera un «enamorado del mar». Y no sólo por sus éxitos como regatista, que le llevaron a conquistar la Copa del Rey de vela en el año 2008 con el Aifos tras sumar el increíble palmarés de once victorias en las once mangas.

En su carrera en la Armada, el almirante, que posee la gran cruz del mérito naval entre otras condecoraciones, ha estado al mando de míticos buques, como la fragata Extremadura o el Juan Sebastián Elcano, además de desempeñar importantes cargos, entre ellos el de director del Instituto Español de Estudios Estratégicos hasta el año 2009, en que pasó a la reserva. Casado desde 1991 con una aristócrata asturiana, María Goicorretea y Sarri, condesa de Torata, el matrimonio tuvo dos hijos, el menor de los cuales falleció con sólo nueve años en 2005. Fue el peor de los mazazos para este marino, a quien estos veranos no era extraño ver por los aledaños del náutico de Palma tomando una copa con un singular compañero: Felipe VI de Borbón.


EL MUNDO / LOC / SÁBADO 9 DE AGOSTO DE 2014

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 10 Ago, 2014 1:47 am



Don Felipe sube al AIFOS en la última jornada de la 33 Copa del Rey MAPFRE

Avatar de Usuario
pasatiempo

Mensajepor pasatiempo » Dom 10 Ago, 2014 1:52 am

Oh, capitán

DAVID GISTAU



En tierra, todo se vuelve más prosaico y tedioso: suena el timbre y es Rajoy con su carpetita de despachar asuntos

EL verano de Marivent ha deparado una impresionante fotografía con voluntad alegórica. El Rey* al timón de su embarcación deportiva, prieta la mandíbula, firme el pulso, clavada la mirada en el horizonte, todo bajo control a pesar de que una ligera inclinación a babor permite intuir que la mar viene brava como si soplara un viento nihilista. Oh, capitán, mi capitán. Si el káiser Guillermo no quería a su alrededor ministros que no quedaran bien a caballo, tampoco nosotros deberíamos tolerar tecnócratas que no luzcan gallardos en la barra de un Aifos. El Rey** hace olvidar al Rey*** que quedó atrapado en la maraña de los diagnósticos, las decadencias y las pérdidas. Vuelve a ser, o al menos ese mensaje transmite la fotografía, un hombre a caballo. No en vano, de la Copa estival de vela podemos extraer lo más parecido a un retrato ecuestre que no ponga en peligro la vida de animales ni necesite el contexto de una guerra. Aun con polo y gafas de cristales metalizados, ése es Felipe en Mühlberg. El barco es la época, igualmente escorada.

Ya en tierra, todo se vuelve más prosaico y tedioso: suena el timbre y es Rajoy con su carpetita de despachar asuntos. Eso sí que es caerse uno del caballo. Con todo, a los Reyes**** les han traído para un cóctel una selección compuesta por ejemplares vivos de la sociedad sobre la cual habrán de reinar, sin permitir que ningún compartimento estanco del poder se la rinda ajena, desconocida. Hubo un amplio margen sociológico, pues lo mismo asistieron a la recepción generales y empresarios que sindicalistas y humoristas. No ha de ser fácil acudir a una convocatoria con el Rey***** en la que se desempeña el papel de arquetipo: un humorista, por ejemplo, a través del cual Su Majestad conocerá a todos los humoristas y se formará una opinión que tal vez sea definitiva, en la medida en que rara vez volverá a alternar con un contador de chistes profesional. Qué presión para el humorista. Qué presión para todos esos invitados a los que se ha asignado un papel de representación social: «Usted no viene aquí como humorista, viene como categoría». Es inevitable la sobreactuación, como le ocurría a la castañera visitada por Galdós para procurarse inspiración costumbrista, que ya no hablaba como una castañera, sino como ella creía que Galdós esperaba que hablara una castañera. Más fácil sería que el Rey****** se disfrazara con unas barbas postizas y saliera clandestinamente a mezclarse con el pueblo en su hábitat de espontaneidad.

Y mientras tanto, ¿qué es del Rey*******? Ahora que, poco a poco, regresa de alguna manera a la vida pública, la duplicación ha provocado una curiosa inversión de papeles. Mientras el Rey******** se consagra como tal con su primer año de jefe en Marivent, el Rey********* acude a la toma de posesión de un presidente iberoamericano, que es una de las cosas que hacía el Príncipe de Asturias para foguearse e intercambiar números de teléfono cuando aún era un meritorio. Se me ocurre que, para ayudarlo a sobrellevar las nostalgias, a Juan Carlos le han montado en ahí lejos en América, con la colaboración de algunos españoles sentimentales, una trama inspirada en la de «Goodbye, Lenin» para hacerlo sentir todavía monarca titular. Actores contratados para dar vivas al Rey. Me imagino uno al que se le escapa un «Vive l’Empereur!»: «Es que la otra producción en la que trabajé era sobre Napoleón».

*, **, *****, ****** y ********: Felipe VI. ***, ******* y *********: Juan Carlos I. ****: Felipe VI y Letizia.

Avatar de Usuario
cena en familia

Mensajepor cena en familia » Dom 10 Ago, 2014 10:54 pm

Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Imagen




Volver a “La Casa Real”