ABSOLUCION A MARTINEZ INGLES POR INJURIAS CONTRA LA CORONA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
III_REPUBLICA_YA

ABSOLUCION A MARTINEZ INGLES POR INJURIAS CONTRA LA CORONA

Mensajepor III_REPUBLICA_YA » Dom 27 Ene, 2013 11:17 pm

Al juez Ismael Moreno Chamarro, juez de la Audiencia Nacional de España: Libre absolución por presunto delito de injurias contra la corona española

Se solicita una pena de prision de un año y tres meses contra el coronel Amadeo Martinez Inglés. Somos muchos los que consideramos este posible castigo como desproporcionado y que vulnera el derecho a la libertad de expresión y de opinión, además de suponer una traba para el ejercicio de periodismo de investigación o labores de historiador

Firmad aqui por favor y difundid la peticion:

https://www.change.org/petitions/al-jue ... a%C3%B1ola

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Lun 28 Ene, 2013 11:43 am

No comprendo para que es esa peticion al Juez Chamarro. Tengo entendido que Martinez Ingles tiene que presentarse ante el juez,pero no sabemos lo que pasara hasta que Martinez Ingles,no se presente ante el Juez.

Supongo que esa peticion tendra que ser firmada por espanoles,no creo que acepten firmas de extranjeros.

1 de los problemas que yo veo en el ex-coroner Martinez Ingles es que cuando habla de Juan Carlos I,lo hace con mucho rencor y con 1 tecleado muy venenoso. Por ejemplo,el Sr. Trevijano ha comentado en entrevistas publicas del rey,casi lo mismo que dice Martinez Ingles,pero,la forma de expresarse del Sr. Trevijano es muy diferente a la del ex-coronel,Martinez Ingles. A mi, personalmente,no me gusta esa lengua o teclas tan llenas de rencor y odio como siempre escribe el ex-coroner,Martinez Ingles.

Hace ya algun tiempo,colgaron 1 articulo de Martinez Ingles en el que decia que no necesitaba abogados para defenderse e incluso ponia 1 lista de nombres con los testigos que el llamaria en su propia defensa. Me parecio 1 articulo ridiculo, por la sencilla razon que la Constitucion le da al rey el privilegio de no poder ser juzgado por ningun delito. Cometa los delitos que cometa, Juan Carlos I de Espana,los puede cometer con IMPUNIDAD. No se, pero yo no comprendo a este ex-coronel,Martinez Ingles.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 30 Ene, 2013 9:00 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Jue 31 Ene, 2013 12:58 pm

Creo que eso si esta bien pensado: 1 concentracion grande de espales en la puerta de la Audencia Nacional,pacifica, pero con mucho ruido.

Avatar de Usuario
ira republicana

Mensajepor ira republicana » Jue 07 Feb, 2013 3:27 am

Imagen

El coronel Martínez Inglés responde tras conocer que será juzgado por "calumnias al Rey"

El pasado viernes, día 18 de enero, el coronel Martínez Inglés recibió en su domicilio una cédula de citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, por la que se le convoca para que acuda el día 13 de febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se le sigue en ese tribunal especial por un presunto delito de "calumnias e injurias graves contra la Corona". El fundamento de la acusación contra el coronel Martínez Inglés está basado en un artículo publicado en Canarias-semanal.org, en el que bajo el título "¿Por qué te callas ahora?", el oficial del Ejército español hacía diversas consideraciones en torno a la personalidad del monarca Juan Carlos Borbón.

La fiscalía de la Audiencia Nacional, que como se sabe es una jurisdicción especial, heredera del antiguo tribunal franquista de Orden Público (TOP), ha solicitado para él una condena de UN AÑO Y TRES MESES DE PRISIÓN y el abono de costas del juicio estimadas en 2.000 euros.

En relación con su procesamiento y la petición fiscal, el coronel Martínez Inglés redactó para este periódico digital una nota que adjuntamos a continuación.

------Nota del Coronel Martínez Inglés------

    Día de la ira republicana

    De la mía, desde luego que sí, que me confieso iracundo en extremo, esperando y deseando que ese día ya cercano del próximo mes de Febrero lo estéis también la mayoría de vosotros, estimados amigos, compañeros, demócratas, republicanos y ciudadanos en general de este desgraciado país de la corrupción, el pelotazo, las preferentes, los EREs, el Bárcenas, los sobres fantasma, el Urdangarín, la Gürtel, los jubilatas sin Urgencias, los médicos privatizados, los seis millones de parados, los novecientos mil millones de euros de Deuda, los diez millones de pobres de solemnidad, los dos millones de familias en las que no entra un euro un mes tras otro… etc, etc.

    Porque tiene tela, amigos, con la que está cayendo en este territorio plagado de sinvergüenzas de alto estanding que guardan sus rapiñas en Suiza y abandonado por Dios y hasta por la señora Merkel, tener que acudir, ese próximo día que les comento, a la Audiencia Nacional (un Tribunal, como todos ustedes saben, con el ADN del antiguo Tribunal de Orden Público franquista) a defenderme de una acusación de calumnias e injurias vertidas (según el Fiscal General del Estado que, como todos ustedes saben también, cumple órdenes del Gobierno) contra un impresentable señor, un obsoleto y desvergonzado monarca, un despreciable sujeto divino e inviolable que se pasa las leyes por el forro de su corona, un hombre acabado física y mentalmente por sus excesos que, desde hace treinta y siete años, "okupa" sin ninguna legitimidad (salvo la del militar rebelde y genocida que lo colocó ahí) la Jefatura del Estado español. Dedicándose en exclusiva todos estos años a pegarse la gran vida y a utilizar en provecho propio los recursos del Estado: caza de elefantes acompañado de su "asesora estratégica" de turno, francachelas sexuales pagadas con fondos reservados, pseudo golpes de Estado para asentar su tambaleante corona, colaboración de facto en los oscuros negocios de su señor yerno, amasamiento de una fortunita personal que medios solventes extranjeros (incluido el New York Times) cifran a día de hoy en 1.800 millones de euros… etc., etc. Presuntos delitos, vicios redomados y actuación impropia del alto cargo que ostenta y que le llevó, en abril del año pasado, en una patética intervención televisada, a pedir perdón a sus asombrados súbditos.

    Pues sí, amigos, les cuento. El pasado viernes 18 de Enero recibí en mi domicilio una Cédula de Citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional (una cutre cédula en la que no figura, supongo que por miedo, ni el nombre del titular del Juzgado ni el de la secretaria judicial que la firma con un garabato) por la que se me convoca para que acuda el día 13 de Febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se me sigue en ese tribunal especial, en calidad de acusado y bajo apercibimiento de ley.

    Anteriormente a esta citación, en Noviembre del año pasado, ya había recibido un escrito del Juzgado Central nº 002 de la misma Audiencia Nacional trasladándome la petición de pena por parte de la Fiscalía: UN AÑO Y TRES MESES DE PRISION (¡Inaudito, los golfos queriendo llevar a la cárcel a los honrados!) Y el abono de las costas del juicio estimadas en 2.000 euros.

    Al comunicaros este desagradable asunto, estimados amigos y compañeros, quiero que sepáis que yo lo afronto con total tranquilidad y normalidad, enmarcándolo en la ya larga lucha personal que libro desde hace años para que algún día, ya cercano afortunadamente, vuelva a este país el legítimo régimen republicano masacrado por el fascismo castrense en 1939 y, desde luego, sin que mi ánimo flaquee un solo segundo, como he hecho a lo largo de toda mi vida en situaciones mucho más comprometidas y peligrosas que ésta, seguro de lo que hago y con la certeza absoluta de que, al final, el triunfo estará de mi parte. Y, por supuesto, del ideal con el que me he comprometido. Que, en estos momentos y sin remilgos de ningún tipo, debo reconocer que no es otro que, como os acabo de decir, lograr la pronta y venturosa llegada de la III República española. Mandando a los infiernos, de una vez por todas, la insulsa, obsoleta y corrupta monarquía juancarlista/franquista que ha sido, en una gran proporción, la culpable del desastre y la ruina que en estos momentos atenaza a todos los españoles.

    Yo, amigos, estoy acostumbrado a luchar solo. Lo hice en el año 1989 cuando me enfrenté a la cúpula castrense franquista del momento, al ministro de Defensa Narcís Serra y al Gobierno socialista en pleno, para conseguir erradicar de este país la mili obligatoria que, sin servir para mantener una defensa exterior efectiva, se cobraba la vida de más de doscientos jóvenes al año en accidentes (por falta de preparación técnica de los mismos) y en suicidios. Objetivo que lograría por fin en 1996, curiosamente, con la llegada de la derecha al poder.

    Y ya antes (y perdonad que os cuente estas "batallitas" de mi ancestral currículo pero es que uno tiene ya sus añitos, aunque, la verdad, biológicamente no creo que pase de la cuarentena ya que todavía aguanto bien los ocho kilómetros que corro todas las tardes desde hace más o menos cincuenta años) tanto en la guerra de Ifni de 1958, en la que mandé un comando especial de cuarenta soldados voluntarios y casi suicidas con la misión casi diaria de infiltrarnos en el campo enemigo para hacer prisioneros y obtener valiosa información que evitara a nuestras tropas ataques intempestivos, como años después en el desierto del Sahara al frente de tropas nómadas nativas, como en las Unidades especiales de paracaidistas realizando centenares de saltos en condiciones extremas o en la terrible como angustiosa "guerra del norte" en la que cualquier mañana, en un semáforo, podías encontrarte con la muerte… siempre actué con arreglo a mis principios e ideales, por propia voluntad, sin necesidad de compañía laguna y, afortunadamente, encontrándome con el éxito al final de la peligrosa "cabalgada".

    Pero en esta ocasión, ciudadanos españoles, amigos, compañeros, republicanos, que todavía atesoráis ilusiones y que aspiráis a cambiar cuanto antes la peligrosísima situación en la que en estos momentos se encuentra este país, yo os pido, para no afrontar en soledad la personal lucha que voluntariamente libro con esta monarquía que nos asfixia y que con sus excesos ha mantenido siempre en verde el asqueroso semáforo de la corrupción, que me ayudéis, que me apoyéis, que os solidaricéis conmigo y que, los que podáis, estéis el próximo día 13 de febrero ante el número 12 de la calle Prim de Madrid, sede de la siniestra Audiencia Nacional residuo vergonzoso del franquismo.

    Yo, desde luego ¡faltaría más! Voy a acudir allí en esa fecha y hora para plantar cara, una vez más, a semejante rodillo antidemocrático, en cuyo interior, unos prepotentes y endiosados juristas tratan de irradiar su efímero y espurio poder por delegación del Gobierno y del partido de turno. Parafernalia jurídico/política que a mí, lejos de causarme ningún pavor, me produce, si no risa, sí preocupación y hastío por lo que semejantes conductas representan dentro del pavoroso escenario institucional y social en el que estos momentos se debate este país, en crisis total de supervivencia.

    Termino ya esta larga nota con la que para nada he querido transmitiros preocupación personal o duda de ninguna clase, sino, todo lo contrario, esperanza, horizonte vital, espíritu de lucha y valentía ante lo que tiene que venir… y vendrá.

    Y como punto final, ahí van mi última y reiterativa petición al respecto y una solemne promesa:

    Los españoles demócratas que amamos la República no podemos dejar pasar, mirando para otro lado, la presente situación. Debemos dar un paso al frente de una vez comprometiéndonos de verdad y en serio con la consecución de nuestros ideales. Dejémonos de manifestaciones insulsas y reiterativas con nuestras añoradas banderas al viento. Ya no hay tiempo para eso. Ha llegado el punto y la hora de salir a la calle, de luchar, pacífica y democráticamente, por supuesto, pero sin renunciar para nada al enfrentamiento público de las ideas y al sacrificio personal. Y deberemos hacerlo, además de para conseguir nuestros sueños, para colaborar a sacar del pozo en el que se encuentran hundidos millones y millones de compatriotas absolutamente desmoralizados y empobrecidos por una casta política postfranquista que ha esquilmado este país en nombre de la libertad y la democracia.

    "Si somos capaces de hacer algo parecido a esto, amigos y compañeros. Si nos unimos y nos olvidamos de protagonismos y personalismos espurios, yo os prometo que antes de dos años (quizá bastante antes) gozaremos en España de una nueva III Republica, democrática, moderna, europea y respetuosa con la libertad y los derechos fundamentales de todos los ciudadanos. O moriré en el intento.

    Que empezará a funcionar, eso sí, con todos los corruptos de este país dentro de la cárcel, empezando por el rey (primer corrupto de este país) y terminando por el último alcalde que haya podido sucumbir a la pérfida tentación del pelotazo".

    Soy consciente de que a alguna persona que me lea, estas palabras que acabo de estampar negro sobre blanco pueden parecerle demagógicas, ampulosas, vanidosas, visionarias e, incluso, idealistas y trasnochadas. ¡Allá ella! Yo lo que puedo decirle al respecto es que están redactadas con la mano en el corazón de un soldado español que juró hace ya muchos años defender a sus compatriotas con su propia vida, que con ese fin se la ha jugado repetidas veces a lo largo de los últimos cincuenta años y que está dispuesto a volver a hacerlo las veces que hagan falta para ser fiel a ese juramento. Los tiempos no están para críticas estériles, amigos, sino para actuar. Y aquél que en estos dramáticos momentos tenga algo bueno que proponer para que los españoles no nos inmolemos colectivamente en la pira de la corrupción y el enfrentamiento, y se considere capaz de luchar para llevarlo a efecto, que lo diga. Yo encantado, me subiré a su carro.

    Pero no hacer nada, no. No nos queda demasiado tiempo. Si en las próximas semanas o meses cae Rajoy, asesinado por la corrupción de su propio partido (escenario harto probable), el infinito político y social, como un tremendo abismo, se abrirá ante nosotros.


    Fdo: Amadeo Martínez Inglés Coronel. Escritor. Historiador

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Jue 07 Feb, 2013 10:50 am

Le deseo mucha suerte Sr. Martinez Ingles, pero me temo que en Espana no hay mas republicanos que usted y el Sr. Trevijano. La mayoria de republicanos espanoles NO SON MONARQUICOS; SON, JUACARLISTAS y ESOS,NO LE APOYARAN.

POR OTRA PARTE,ME TEMO QUE USTED NO PODRA DEFENDERSE,EL JUEZ LE RECORDARA EL ARTICULO DE LA CONSTITUCION ESPANOLA DONDE NINGUN CIUDADANO PUEDE INSULTAR A LA CORONA NI NOMBRAR LOS DELITOS QUE HAYA COMETIDO Y SIGA COMETIENDO EL REY,EL REY PUEDE HACER LO QUE LE DE LA GANA CON IMPUNIDAD.

OJALA Y NO TENGA QUE SER USTED ENCARCELADO,PERO LA COSA,LA VEO FEA,MUY FEA PARA USTED. SUERTE, SR. MARTINEZ INGLES,DE VERDAD QUE LE DESO MUCHA SUERTE.!

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 10 Feb, 2013 4:35 pm

Imagen

Piden un año de cárcel para un coronel por criticar al Rey en un artículo

Amadeo Martínez Inglés denunciaba la "impunidad casi absoluta" de la que ha gozado la Familia Real para "apropiarse de millones de euros".

El coronel Amadeo Martínez Inglés se enfrentará el próximo miércoles en la Audiencia Nacional a una petición fiscal de un año y tres meses de cárcel acusado de injurias a la Corona por un artículo en el que criticaba la postura del rey Juan Carlos en la investigación judicial sobre Iñaki Urdangarín.

En el escrito de acusación, el fiscal se limita a reproducir el contenido del artículo publicado el 12 de diciembre de 2011 en el periódico digital Canarias-Semanal, escrito a juicio del ministerio público "con el propósito de menoscabar y dañar el prestigio de la más alta representación del Estado". En el artículo, titulado "¿Por qué te callas ahora?", el coronel criticaba la postura del rey sobre la investigación del supuesto desvío de dinero público del Instituto Nóos, que presidió Iñaki Urdangarín.

"¿Por qué callas ahora? ¿Por qué no hablas, y cuanto antes, a los españoles? Primero ¡faltaría más! de las andanzas presuntamente delictivas de tu deportivo yerno, ese caradura integral que se ha valido de su matrimonio y de la impunidad casi absoluta de que ha gozado hasta ahora la llamada familia real española para apropiarse de millones de euros del erario público", afirmaba en el artículo.

En abril de 2012, el coronel declaró al juez instructor que no tenía "nada en contra" del rey y su intención no era la de injuriarlo, sino que desde hace años ha venido manifestando su postura crítica "con toda la dinastía borbónica", amparándose en la libertad de expresión. El juicio contra el coronel por un delito de calumnias e injurias graves contra la Corona se celebrará el miércoles 12 a las 11:30 horas en la sede de la Audiencia Nacional de la calle Goya.

El coronel, que está separado del servicio desde 1990, entró en 2004 en la catedral de la Almudena sin invitación el día de la boda de los Príncipes de Asturias ataviado con el uniforme militar de gala.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mar 12 Feb, 2013 2:58 am

Solo confio que el ex-coronel Martinez Ingles,tenga bastante apoyo mnana,Miercoles, en la puerta de la Audiencia Nacional y...sobre todo,que no lo encarcelen.

SUERTE SR.MARTINEZ INGLES.!

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Jue 14 Feb, 2013 3:53 am

Por favor, si alguien sabe algo de este ex-coroel,Martinez Ingles,que lo comparta con todos nosotros. Estoy intranquila por saber que ha sucedido en la Audencia Nacional.

Gracias por anticipado a quien nos pueda informar.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 14 Feb, 2013 6:55 am

Imagen


El coronel Martínez Inglés planta a la justicia

El magistrado instructor aplaza hasta marzo el juicio por una confusión sobre el lugar donde se tenía que celebrar

La vista contra el coronel Amadeo Martínez Inglés ha quedado aplazada hasta el 12 de marzo después de que el exmilitar acudiera a la sede equivocada de la Audiencia Nacional por una confusión en la citación y se negara a desplazarse hasta el edificio correcto. Martínez Inglés, juzgado por llamar "despreciable" a la familia real en un artículo, se ha mostrado indignado a la salida y ha señalado: "Cuando esta gente se meaba en lo pantalones yo ya estaba pegando tiros con una unidad de comando"


Imagen"¡Un poco de respeto, coño, que soy un militar, no un terrorista!" Con estas palabras abandonaba la sede de la Audiencia Nacional el coronel Amadeo Martínez Inglés, exmilitar juzgado por un delito de injurias graves contra la corona. La vista ha tenido que ser aplazado hasta el próximo 12 de marzo: una confusión en la citación judicial ha llevado a Martínez Inglés a acudir a la sede equivocada de esta Audiencia en la calle Prim, tras lo cual el exmilitar se ha negado a desplazarse a la correcta, en la cercana calle Goya.

La Fiscalía pide una pena de un año y tres meses de cárcel para el coronel Amadeo Martínez Inglés por un delito de calumnias e injurias graves contra la Corona. La denuncia del Ministerio Público surgió a raíz de un artículo publicado por el exmilitar en un periódico digital, titulado '¿Por qué te callas ahora?', en el que criticaba el silencio y la actitud del monarca ante la presunta implicación de su yerno Iñaki Urdangarín en el 'caso Nóos', y en el que tildaba a la familia real de "despreciable". La Fiscalía denuncia que este artículo se escribió "con el propósito de menoscabar y dañar el prestigio de la más alta representación del Estado".

Amadeo Martínez Inglés fue apartado del servicio militar en 1990 por el Ministerio de Defensa con motivo de diversas faltas disciplinarias, entre ellas criticar el servicio militar obligatorio. En el año 2003 acudió a una manifestación contra la guerra de Irak vistiendo su uniforme de militar y en 2004 volvió a la actualidad por entrar en la catedral de la Almudena durante la boda de los príncipes sin estar invitado y vistiendo el uniforme militar de gala.

El exmilitar, vestido de paracaidista, se ha mostrado visiblemente indignado a su salida de la Audiencia Nacional, donde ha indicado: "Soy un coronel del ejército con mucha categoría, más que ellos, cuando todavía se meaban en los pantalones yo ya estaba pegando tiros en Ifni, jugándome el tipo en un comando", a lo que ha añadido que "esta gente te quiere torear, un poquito de respeto, ¡coño!". Martínez Inglés también ha tenido palabras para la situación política actual, opinando que: "esto no lo arreglan los políticos, esto sólo lo arreglamos desde el pueblo".

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Jue 14 Feb, 2013 12:49 pm

1 MILLON DE GRACIAS Invitado por colgarnos el articulo del aplazamiento del juicio del ex-coroner,Martinez Ingles. Desde que desperte esta manana,solo pense en lo que pasaria hoy en la Audencia Nacional. De todas formas,aun su juicio este pendiente para dentro de 1 mes. Ya veremos lo que pasa.

Ni que decir tiene que concuerdo con la ultima frase del ex-coronel,Martinez Ingles, "....esto no lo arreglan los politicos,esto lo arreglaremos desde el pueblo." A los politicos no les interesa arreglar nada porque la Union Europea los tienen atados sin poder tomar decisiones mas que las impuestas por la UE. Y, no se, el pueblo ya esta cansado de tantas mentiras y tantas falsedades.

Te VUELVO AGRADECER EL ARTICULO,Invitado.
Un abrazo,
Assia

Avatar de Usuario
AMI

Mensajepor AMI » Sab 16 Feb, 2013 4:02 am

Imagen


ENTREVISTA A AMADEO MARTÍNEZ INGLÉS
"El rey no puede quedar como un señor ejemplar y demócrata"

El excoronel del Ejército de Tierra no se presentó al juicio por el que se enfrenta a casi año y medio de prisión acusado de injurias al rey. El veterano militar asegura que no dejará de decir la verdad a pesar de la pena que le impongan


A finales de febrero o principios de marzo, el coronel retirado Amadeo Martínez Inglés, reconocido republicano, será juzgado en la Audiencia Nacional acusado de injurias graves a la Corona. Se enfrenta a una pena de quince meses de prisión, pero lejos de arrugarse, este exmilitar que sirvió más de 40 años en el Ejército como paracaidista y recibió varias condecoraciones hasta que sus críticas a la mili lo llevaron a la prisión militar, no tiene miedo a volver a una celda. Desafiando a fiscales y magistrados, este paracaidista no se presentó a la vista prevista para el pasado miércoles y no ceja en su empeño de dejar claro que la Transición y la monarquía no son más que una farsa.


La fiscalía pide un año y tres meses de prisión para usted por injurias a la Corona y ayer se celebraba su juicio. ¿Por qué no acudió a la sala que le indicaron?

Me habían citado en la calle Prim por una cédula de citación hace dos meses pero luego, parece ser que me enviaron un telegrama en el que me decían que la vista era en la calle Goya. Yo la única citación que tengo, firmada por alguien que no puedo saber, resolución del juez de lo penal de la Audiencia Nacional (AN) que tampoco ponía el nombre. Me pareció que, más que un juicio serio, se trataba de un paripé pseudojudicial. Yo hablaba de presuntos delitos del rey en el famoso artículo, pero no digo nada que no haya dicho antes en mis libros.


Entonces, ¿Por qué le imputan ahora?

Hay varios motivos. Escribí el artículo en diciembre de 2011, cuando se destapó el escándalo de Urdangarin. Lo escribí muy enfadado, como estaban todos los españoles. El problema es que el rey lo tapa, porque en 2005 se entera de lo que hace su yerno y lo manda a Estados Unidos con un sueldazo de millones en lugar de ir a un juzgado y denunciarlo. Eso es un delito de encubrimiento y es lo que yo sacaba en el artículo. Claro, cuando lo escribo, acababa de ganar con mayoría absoluta el PP, con una borrachera de poder impresionante. Acababa de nombrar al señor Dulce como fiscal general del Estado. Pensaron que llevándome ante los tribunales me acojonaría, pero yo no me acojono, soy un militar que se ha jugado el tipo en la guerra, en el País Vasco ante un tiro en la nuca y a mí estas cosas me dan risa. A nadie le gusta estar procesado pero si quieren guerra, tendrán guerra porque soy un militar.


¿Cree que finalmente le condenarán?

Pues sí, porque son muy torpes. Nunca me imaginé que me fueran a procesar por esto. Lo saben desde 2005, pero el primer libro en el que hablaba de la implicación del rey en el 23-F lo publiqué en 1994, titulado La Transición Vigilada. Llevo 30 años estudiando el intento golpista porque todos los militares por aquel entonces sabíamos que algo se estaba tramando y que el rey estaba en el ajo para evitar que lo depusieran.

Pero de repente me meten en este proceso, convirtiéndome en una víctima. Ir por la vida de víctima es estupendo, al menos en mi caso. Me piden 15 meses y, aunque creo que no iré a la cárcel, ya estuve en prisión una vez por demandar un ejército profesional. Si me vuelven a encarcelar harán de mi un mártir y un héroe. De hecho, por Internet me llegan cientos de mensajes que aplauden mi iniciativa. Repito que son muy torpes.


Siempre ha dejado clara su postura republicana ¿Por qué ingresó en el Ejército, sirviendo a una dictadura criminal y represora?

Hay que tener en cuenta que yo ingresé en el Ejército en el año 53, con 17 años. Entonces no sabía ni la millonésima parte de lo que sé ahora, ni había un ambiente político. Era una dictadura brutal, pero yo era un joven estudiante de bachiller que no sabía mucho.

Vivía en Zaragoza, donde estaba la Academia Militar y, en aquellos tiempos, ser cadete y pasear con las chicas vestido de uniforme era algo que atraía mucho. Elegí la carrera militar porque estaba allí la academia y porque siempre he tenido un espíritu aventurero. Decidí que no quería estar en un despacho y la carrera militar me abría un horizonte de aventura. Con 17 años, incluso la guerra te parece bonita, aunque luego te des cuenta de que es una barbaridad.

Pero tuve grandes choques con los mandos franquistas, que venían todos de la Guerra Civil, sobre todo cuando volví de la guerra de Ifni. Tenía 21 años cuando fui a la guerra, era un crío que quería ser el mejor militar. Me apunté voluntario a la Unidad Especial de Comando y me jugué el tipo. No me gustaba el autoritarismo salvaje ni la disciplina prusiana que había dentro. No se podía aguantar. Por eso he tenido muchos jaleos en mi carrera profesional hasta que me retiraron del servicio.


Como ha dicho, usted estuvo en prisión durante cinco meses en 1989 y fue expulsado de la Fuerzas Armadas por criticar el servicio militar obligatorio al año siguiente. ¿Cómo recuerda aquello?

No fue exactamente una expulsión, sino una separación del servicio activo. Todo empezó por un periodista que me preguntó sobre la profesionalización del Ejército, algo que yo estaba estudiando porque la mili no servía para nada en una época moderna donde las armas eran muy sofisticadas. Yo era entonces oficial del Estado Mayor y estaba en la cúpula militar. Daba conferencias sobre la profesionalización de la Fuerzas Armadas y todo el mundo estaba de acuerdo conmigo. La cosa trascendió y un periodista que sabía de mis estudios me preguntó sobre este tema. Le dije que la mili no servía para nada, pero en su titular puso que el Ejército Español no servía para nada.

Entonces comenzó mi desgracia. Me llamó el capitán general y me arrestó, pero yo seguí hablando con los medios, algo que no gusta mucho en el Ejército. Acabé en la prisión militar y me separaron del servicio. Todos sabemos cómo es la justicia militar: no tienes derecho a la defensa. Me jugué la carrera por profesionalizar el Ejército y estoy muy contento de haberlo hecho y lo volvería a hacer porque la mili en España era un desastre.


Al final se hizo lo que usted decía...

Sí, a los pocos años, el Gobierno del José María Aznar quitó la mili pero yo me quedé con mi problema y nadie me ha agradecido nada todavía. Aznar tomó la decisión, no porque se le ocurriera a él, sino porque yo había realizado muchos expedientes exhaustivos y envié un dossier a todos los partidos políticos, incluyendo la CiU de Jordi Pujol, entonces President. Las conversaciones que tuvo Aznar con CiU para que le apoyaran en la investidura del 96 fueron fundamentales. Fui el único español que luchó por esto. Nadie me lo ha agradecido, pero ¿qué le vamos a hacer?


¿Qué opinión tiene de la justicia española?

Pues muy mala, como todos los españoles. Una justicia a plazos no puede ser justicia. Lo que es justo hoy puede dejar de serlo dentro de cinco años, desaparecen pruebas y testigos. Lo he visto clarísimo en este procedimiento que se me está instruyendo. Tienen la cara dura de llamarlo procedimiento abreviado, pero si fuera exhaustivo, me moriría yo y todavía estaría inacabado. Llevo año y medio por un artículo de cinco páginas que la fiscal se empeña en trascribir asegurando que su intención es insultar al Jefe del Estado. Pero a este señor no lo pusieron ahí los españoles, sino el dictador y el pueblo español tragó. Es el colmo que no se le pueda criticar.

El Tribunal de Estrasburgo, ya con la querella del fiscal contra Arnaldo Otegui por injurias al rey, dejó claro que el artículo 490.3 del Código Penal atenta contra los Derechos Humanos, en concreto contra el de libertad de expresión y condenó a España a pagarle 20.000 euros. Ahora lo hacen de nuevo, pasándose por el forro las sentencias del Tribunal Europeo.


Sus críticas a la Corona son claras y contundentes ¿no le parece contradictorio criticar al rey, que es jefe de las Fuerzas Armadas, habiendo sido militar durante 40 años?

Este señor no es el Jefe de las Fuerzas Armadas, sólo es un sinvergüenza. Su título de jefe del Ejército es algo protocolario que figura en la Constitución, una carta que redactaron unos cuantos "padres de la patria" y que autorizó el Ejército. Muchos artículos están redactados por la cúpula del Estado Mayor del Ejército de Tierra en Madrid, todos militares franquistas. Lo sé porque yo estaba en la cúpula militar y sé cómo se fraguó nuestra Constitución.

Los que sabemos cómo se hizo nos reímos mucho. Ni hubo Transición ni hubo Constitución ni hubo nada, sólo un paripé orquestado por el Ejército, que era el poder fáctico del momento. Es más, yo era jefe de servicio en Madrid durante las elecciones del 77 y sé que en el Palacio de Buenavista de Madrid hubo una reunión de altos mandos, incluso de capitanes generales de provincias, esperando al recuento de los votos para, si se vislumbraba un nuevo Frente Popular, dar un golpe militar esa misma noche.

Yo no tengo nada personal con este señor, pero me importa que esté ahí sin que lo haya elegido nadie. A un demócrata no le gusta que su jefe de Estado sea un señor que ha puesto a dedo un dictador rebelde que se cargó a medio millón de personas en una guerra. El pueblo español traga mucho.


¿Ha desaparecido por completo el pasado franquista del Ejército?

Ya no queda nada de franquismo en el Ejército. Las nuevas generaciones no han vivido eso. Pero la formación que se ha dado en España a los jóvenes militares no es buena. Creo que ni ellos mismo saben si son demócratas o no. El militar es un señor que está volcado en lo suyo, normalmente no pasa de las tapias del cuartel, se relacionan entre ellos y son desconocidos para el exterior y ellos también lo desconocen.


Denunciaba en su escrito que, desde 2005, el Congreso de los diputados tiene información exhaustiva sobre presuntos delitos de Juan Carlos I que usted mismo facilitó pidiendo una comisión de investigación ¿Recibió alguna respuesta?

Sí, pero seguí enviando informes hasta 2011. El último, con José Bono de presidente del Congreso. Me contestaron que se acusaba recibo y que pasaría a estudio y tramitación. Bien es cierto que aún sigue tramitándose después de casi dos años. Son escritos oficiales que realicé como investigador militar, ya que llevo investigando desde hace 30 años sobre diversos asuntos como su implicación en el 23-F, en los GAL, la malversación de fondos públicos, sus aventuras sexuales y otros tantos. Lo puse en conocimiento del Congreso de los Diputados desde 2005 para que se abriera una comisión de investigación al respecto. Dicen que la figura del rey es inviolable pero yo pienso que, aún siendo inviolable desde el punto de vista judicial, está la vía histórica. El rey no puede pasar a la historia engañando a todos los españoles. No puede quedar como un rey ejemplar, demócrata, que nos ha salvado de un golpe militar... ¿de qué nos ha salvado? El golpe del 23-F lo organizó él, como escribí en mi libro La Conspiración de Mayo. Todo esto está en conocimiento del Congreso de los Diputados


España atraviesa momentos convulsos. Crisis económica, paro desmedido, movimientos independentistas, una monarquía en horas bajas y escándalos de corrupción política casi a diario ¿Ve cerca una tercera República?

En otro tiempo, este momento hubiera sido el más propicio para un golpe militar, aunque ahora mismo es totalmente descartable, principalmente porque no hay medios. Pero no cabe duda de que estamos ante un cambio de ciclo. Personalmente, creo que en pocos años habrá una república en España, que está hecha un desastre. Los 35 años de transición, con este bipartidismo repartiéndose los puestos y la banca dando hipotecas a lo loco, no han sido más que un expolio.

El Gobierno de Rajoy está tocado y no creo que dure mucho. El problema es que no hay repuesto político. El PSOE no está en condiciones de gobernar, así que espero una reacción del pueblo, de partidos más pequeños que formen un grupo de corte republicano y que en pocos años puedan tomar las riendas del país.


¿Cree que el Ejército actuará si finalmente Catalunya se independiza?

El Ejército español nunca va a invadir Catalunya. Eso lo dicen cuatro militares retirados de la extrema derecha. Sus 15 o 20.000 soldados operativos -porque lo demás es fantasía, hay 80.000 personas en una lista, pero soldados de combate no pasan de 20.000 hombres-están volcados en misiones en el exterior.

En realidad, si España tuviera un susto en África... tenemos un miniejército de risa. Catalunya es un muy grande, operativamente hablando. Para ocupar sólo Barcelona harían falta 100.000 soldados. Pueden ocuparla dando un susto por la noche, pero luego ¿cómo la aguantas? Es imposible, tanto logística como económicamente, que se intervenga en Catalunya.


¿Seguirá denunciando los excesos de la Familia Real aunque le condenen?

La pena que me impongan me la voy a pasar por el forro de la boina de paraca, como ya he dicho varias veces. A mí no me importa que me condenen a 15 meses, ya he estado en prisión y la conozco. Escribiría un libro y haría deporte. He aguantado cosas mucho peores, y como todos los militares, estoy acostumbrado a un vida durísima. Las dificultades no es que no me afecten, es que me estimulan.

Si me condenan serían muy torpes ¿Qué quieren? ¿Poner a todo el mundo a mi favor? Sería ridículo, pero si lo hicieran yo seguiría escribiendo contra el rey de la misma manera. Antes de intentar asustarme deberían haberse leído mi currículum.


¿Se presentará a la próxima vista de la audiencia Nacional?

Yo respeto a la justicia y me presentaré allí cuando me citen, pero lo que no voy a hacer jamás es sentarme en el banquillo de los acusados. Yo de delincuente no tengo nada, lo que soy es exmilitar, escritor e historiador amparado por la libertad de expresión y los que cometen una injusticia son los fiscales. Debería denunciarlos por prevaricación, porque ellos saben de sobra que el artículo 490.3 ha sido invalidado en varias ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La justicia española no puede ir contra el derecho internacional.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 16 Feb, 2013 1:31 pm

1 MILLON DE GRACIAS AMI por habernos colgado esta entrevista. Como dije en mi mensaje anterior,tendremos que esperar para ver lo que pasa en Marzo.

Un abrazo,
Assia

Avatar de Usuario
AMI

Mensajepor AMI » Sab 16 Feb, 2013 10:24 pm

Amadeo Martínez Inglés. Declaración ante la Audiencia Nacional
Derechos y Libertades - Libertad de Expresión


Personado en el día de hoy, 13 de febrero de 2013, a las 11,30 horas, en la Secretaría del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional tras ser citado por una presunta resolución (no se me ha remitido la misma, ergo no la conozco) del, parece ser, Sr. Juez titular de ese Juzgado (en el momento de redactar el presente escrito, un magistrado anónimo, sin identificar, de nombre posiblemente clasificado para evitarle riesgos y por lo tanto susceptible de que yo en estos momentos me refiera a él, sin ningún “animus injuriandi”, como si de un verdadero OJNI, un Objeto Judicial no Identificado se tratara) y que me fue comunicada por medio de una cédula de citación de su Secretaria Judicial, una funcionaria que, asimismo, no se identifica en la misma (su firma es totalmente ilegible) me imagino que por los mismos motivos de seguridad que los de su distinguido jefe (esta Audiencia Nacional, quizá por sus ancestros de TOP franquista, parece querer trabajar en estos momentos en la clandestinidad más absoluta tal vez para blindarse ante las penosas circunstancias de cambio de ciclo político que se avecinan)…


DECLARO:


Primero

Los españoles, en estos preocupantes momentos históricos que vivimos, tenemos un problema añadido con nuestro flamante fiscal general del Estado, un señor con currículo desconocido y nombrado a dedo para el alto puesto que ocupa al comienzo de la presente “legislatura de la corrupción” por el Gobierno con mayoría absoluta en el Parlamento del Partido Popular.

Y es que este probo y alto funcionario, esta máxima autoridad del ministerio público, este, seguramente, honrado y ejemplar político, esta, si me lo permite el interesado, “perita en Dulce” del edificio jurisdiccional español que, eso sí, cumple a rajatabla las órdenes que le da el Gobierno sean éstas las que sean y sin pararse a pensar por su cuenta que para eso lo han elegido y para eso le pagan (en blanco, por supuesto), no se entera de nada o, por lo menos, de bastantes cosas que deberían interesarle sobremanera dado el cargo que ostenta.

Por ejemplo. No se enteró a su debido tiempo, y por eso el profesional que suscribe se ha visto en la tesitura de redactar la presente declaración, de lo siguiente:

1º.- De que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en la resolución que emitió a mediados de 2011 con motivo del recurso a tan alto Tribunal elevado por el ciudadano español Arnaldo Otegui, condenado por la Audiencia Nacional a un año de prisión por injurias al rey de España sobre la base de lo que especifica el artículo 490.3 del Código Penal español, dejó bien claro que el citado artículo vulnera el legítimo derecho a la libertad de expresión, un derecho fundamental de la persona humana recogido fehacientemente tanto en la legislación de Naciones Unidas como en la de la Unión Europea, instando a las autoridades españolas a eliminarlo urgentemente de su ordenamiento penal al mismo tiempo que condenaba al Gobierno español a pagar al recurrente una indemnización de veinte mil euros por dañar ese derecho.

Resolución del alto Tribunal Europeo que, en enero de este mismo año 2013, ha sido corroborada en todos sus extremos por una solemne declaración oficial de la Unión Europea en la que rechaza de plano como contraria a los derechos fundamentales del ciudadano en el marco de cualquier Estado democrático y de derecho, la condena impuesta por la justicia tailandesa a un editor de esa nacionalidad que se “atrevió a publicar” un artículo periodístico presuntamente injurioso contra su rey.

2º.- De que el Congreso de los Diputados de las Cortes Españolas tiene en su poder, desde septiembre de 2005 en el que recibió un primer y exhaustivo documento de 40 páginas remitido también al presidente del Gobierno de la nación y a las más altas instituciones del Estado, cinco prolijos Informes redactados por el historiador militar que emite la presente declaración (unos 300 folios en total) en los que, después de casi treinta años de estudios e investigaciones y con abundantes e irrefutables indicios racionales de culpabilidad, se denuncian variados y presuntos delitos del todavía rey de España, Juan Carlos de Borbón, y se pide la creación de una Comisión Parlamentaria que depure sus presuntas responsabilidades. Del último de estos informes, remitido en diciembre de 2011, el Congreso de los Diputados acusó recibo señalando que había sido trasladado a la Comisión de Peticiones para su “estudio y tramitación”.


Segundo

Si el, al parecer, ignorante fiscal general del Estado español hubiera tenido conocimiento de lo señalado en el párrafo 2º del punto anterior, es decir, de que los presuntos delitos del monarca español detectados por este investigador militar fueron comunicados repetidamente a las Cortes Españolas desde septiembre de 2005, se hubiera dado cuenta de que son exactamente los mismos que, enmarcados ciertamente en un lenguaje duro y hasta irrespetuoso (un escritor solo debe ser respetuoso con la verdad, máxime en un Estado democrático donde en teoría existe la libertad de expresión), figuran en el famoso artículo “¿Por qué te callas?” que al señor jefe de los fiscales españoles, aleccionado sin duda por alguien situado jerárquicamente por encima de él, le ha parecido, sin el suficiente conocimiento de causa como digo, constitutivo de un delito de lesa majestad, apoyándose en el medieval artículo 490.3 del ordenamiento jurídico español que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha invalidado y rechazado totalmente a través de la sentencia indicada en el punto Primero.1 de la presente declaración.


Tercero

Asimismo, de haber estado enterado de las circunstancias que expongo en el párrafo anterior, como era su obligación y para lo que debió interesar previamente los oportunos informes, el señor fiscal general del Estado, lógicamente, se hubiera abstenido de interferir en el proceso de unas denuncias contra el rey de España que en estos momentos continúan “en estudio y tramitación” en la Cámara Baja de las Cortes Españolas y, lógicamente también, no hubiera tenido la desfachatez de instar (como lo hizo) a la fiscalía de la Audiencia Nacional para que solicitara al Juzgado Central de Instrucción nº 002 de la misma que abriera diligencias previas contra mi modesta pero, vanidad aparte, honrada y honestísima persona: un honorable profesional de las armas españolas que no tiene nada que ver, pero nada, nada ¡no se equivoquen, señores de la Audiencia Nacional! con la panda de mafiosos, narcotraficantes, corruptos y demás golferas con los que ustedes deben relacionarse a diario, incluidos algunos de su misma profesión y con altos cargos en la misma que no dudaron en cargar a las arcas del Estado sus juergas marbellíes.

Me van a perdonar, estimados magistrados, jueces y fiscales de la Audiencia Nacional pero llegado a este punto no me queda más remedio que soltarles, arriesgándome a pecar de vanidoso y, desde luego, muy extractado, mi modesto currículo. Cada cual debe saber con quien se juega los cuartos y ustedes, jueces y fiscales de elite con bastante prepotencia bajo sus (ahora) raídas togas (sí, sí, ya sé que les han bajado sus sueldos, les han quitado sus coches blindados y sus escoltas y están dispuestos a ir a la huelga el próximo día veinte de febrero), son muy amigos de generalizar. Por abajo, se entiende.

Ahí va, señores, más que nada para que lo tengan presente cuando dicten sentencia (dense prisa porque a lo mejor muy pronto, con este régimen político dando sus últimas boqueadas, las sentencias las tenemos que dictar otros y ustedes tienen que irse a buscarse trabajo fuera de España, a Alemania por ejemplo, como la inmensa mayoría de españoles) el pasado profesional de este soldado-escritor o escritor con raíces castrenses (que en tiempos de corruptos y ladrones, como los de ahora, no vienen mal de cara a poder regenerar el podrido sistema en el que habitamos) que les habla:

“Cuarenta años de conducta intachable en el Ejército, mejor currículo de su promoción (ahí están las hojas de servicio), veterano de guerra, condecorado repetidas veces, valor reconocido frente al enemigo, profesor de Estrategia en la Escuela de Estado Mayor, servicios continuados en Paracaidistas y otras Unidades de elite del Ejército de Tierra, en posesión de la práctica totalidad de cursos y diplomas militares españoles y bastantes extranjeros, y, eso sí, separado del servicio activo y metido en prisión en 1989 por la cúpula militar y por el Gobierno del Partido socialista por querer profesionalizar y modernizar las FAS todavía franquistas en aquellas fechas… lo que le llevó a reciclarse como escritor, conferenciante, investigador militar y periodista, con ocho libros y centenares de artículos publicados”

En resumen, señores jurisprudentes de la AN, y perdonen mi reciente y pequeña vanidad a la que somos tan vulnerables los que ya sumamos muchos años (de servicio a la comunidad, mayormente) y bastantes canas, ustedes, en su jaula de cristal jurisdiccional, lo que pretenden es juzgar e incluso meter en prisión, como sea y de la manera que sea (para amedrentar más que nada al pueblo español que ya ve su futuro unido a la opción política republicana), al honesto mensajero de las depravaciones personales del rey cazador que todavía reina en España bajo mandamiento franquista. La señora o señorita fiscal de ese antiguo TOP donde ustedes prestan sus servicios (más bien los de quienes les mandan) no se ha cortado un pelo a la hora de pedir un castigo ejemplar para el mismo, aunque yo que ella, y para hacerle el último favor a la moribunda monarquía borbónica, no me hubiera parado en barras y habría solicitado directamente el “fusilamiento al amanecer en la plaza pública” del lenguaraz y pérfido vasallo; ejecutada, eso sí, por el mismísimo rey Borbón injuriado, armado con su magnífica escopeta botsuana “troncha elefantes” de doce mil euretes, siempre, claro está, que sus caderas de titanio y sus muletas inteligentes le permitieran a estas alturas una acción homicida similar a la que llevó a cabo en marzo de 1956 en Estoril (Portugal) mandando a los infiernos, y sin mandamiento judicial alguno, a su hermano menor, Alfonso de Borbón.


Cuarto

Y como lo que ustedes, fiscales y jueces de la AN capitaneados por el antes flamante y ahora capitidisminuido fiscal general del Estado, me han imputado es un presunto delito de calumnias e injurias graves contra la corona, debo analizar también, siquiera de una forma sumaria, la otra parte del conflicto, la inviolable figura del presunto agraviado, la divina e inviolable persona de un rey fabricado ad hoc en su día por un militar rebelde, traidor a su pueblo y responsable de una guerra civil y de la muerte de medio millón de ciudadanos españoles. Un monarca ilegítimo de cuyas tropelías, corruptelas y desvergüenzas (de las que él mismo pidió perdón a su asombrado pueblo) parece ser no tenían (ni parece ser tienen todavía) conocimiento ustedes: ni el ya repetidas veces nombrado fiscal general de este Estado español ahogado por la corrupción institucional; ni el juez titular del Juzgado Central de Instrucción nº 002 de la Audiencia Nacional, un juez/policía o un policía desempeñándose como juez, que ha realizado una instrucción del caso “sui generis” ignorando una y otra vez los escritos y las peticiones del acusado en relación con su defensa y con los testigos llamados a evacuar testimonio y que, por supuesto, como no podía ser de otra manera, dio por buena la imputación del fiscal obviando, asimismo, la doctrina impartida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos; ni el magistrado del Juzgado Central de lo Penal de la misma Audiencia (el innombrable, el señalado por mí, ante el desconocimiento de su, seguramente, honorable identidad, como OJNI) que pretende, con más moral que el alcoyano, amenazando una y otra vez con lo que él llama “apercibimiento de ley” (déjese de amenazar, señor leguleyo, que a mí no me asusta usted ni un millón de personas como usted aunque vayan en taparrabos y formando la legión macedonia) y cometiendo, como los dos anteriores, un presunto delito de prevaricación, sentarme en el banquillo de los acusados ¡Como no pida ayuda a las masas de “antidisturbios pegones” de la señora delegada del Gobierno en Madrid, va listo!


Quinto

De las decisiones y tomas de postura de estos elitistas funcionarios de la fiscalía y la magistratura que acabo de mencionar, deduzco que ninguno de los tres (ni al alimón ni individualmente) lee habitualmente los periódicos, ni oye la radio, ni ve la televisión, ni han prestado la menor atención a la insólita solicitud de perdón (presentada en sede hospitalaria y con cara contrita) por parte del Borbón regio, en busca agónica de que sus vasallos le perdonen sus juergas cinegético/amorosas. Y, en consecuencia, no me queda más remedio que refrescarles la memoria recordándoles que esa corona española, presuntamente calumniada e injuriada, que ellos, con inmaculada obediencia, tratan de defender pasándose por el forro de sus togas los derechos fundamentales de la persona en un sociedad democrática, es la corona ¡ojo al dato! de Urdangarín; de las cacerías en Botsuana; del “rey que no amaba a los elefantes”; del oso borracho; de la bella Corinna; de la no menos bella Bárbara; de las juergas sexuales continuadas a cargo de los fondos reservados del Estado español; de los yates y residencias veraniegas regalados por empresarios y mandatarios extranjeros; de la fortunita de los 1800 millones de euretes (presuntamente “abarcenados” pero sin cuenta “B” que llevarse a los periódicos); del ya muy antiguo homicidio “involuntario” del cadete Juanito (ya comentado) que, en 1956, con 18 años de edad y siendo un profesional del Ejército español con conocimiento del manejo de toda clase de armas portátiles de las FAS españolas, allá donde ponía el ojo ponía la bala, incluido el joven cerebro de su hermano Alfonso; del pseudo golpe del 23-F, un teatrillo militar montado con sus generales cortesanos para asegurar su tambaleante corona; del mirar para otro lado y dejar hacer cuando los cafres de los GAL preparaban sus crímenes…


Sexto

En el punto primero de la presente declaración yo deslizaba, tal vez con bastante ingenuidad y cierta angelical bondad totalmente impropia de mis años y de mis contrastadas neuronas cerebrales, que en este bochornoso caso jurídico/político en el que me introdujo la Fiscalía General del Estado hace ya más de un año, su titular, el “Dulce” funcionario que la preside, podía haber actuado con supina ignorancia y sin premeditación alguna cometiendo, no obstante, un presunto delito de prevaricación.

Pero pensándolo bien, y después de leer lo que publicaba a mediados de enero el prestigioso periódico inglés “Iberosphere”, creo que la arrogante imputación contra mi persona no fue tan inocente y que tuvo como fin último amedrentar, además de al pueblo español en general, al profesional que suscribe con todo el peso de la ley (la suya, no la de la Europa democrática) “acojonándolo” (con perdón) para que dejara de incordiar al supremo rey de todos los españoles con sus denuncias y diatribas.

Así se expresaba el periódico inglés:

    “Al parecer, el artículo 490.3 estaba muerto. Pero el fiscal general Eduardo Torres-Dulce no lo creía muerto. En diciembre de 2011, el mismo mes en que asumió el cargo con el nuevo Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy, un artículo escrito por un autor y activista- nada menos que nuestro veterano coronel Martínez Inglés- apareció en el sitio web de izquierda republicana Canarias Semanal. Se titulaba” ¿Por qué te callas?”, en alusión a las palabras del mismo rey Juan Carlos dirigiéndose a Hugo Chávez cuando, en 2007, el monarca se marchó de una reunión con el presidente venezolano en la Cumbre Iberoamericana”.

    “Y decidió resucitar el artículo 490.3 a pesar de haber sido anulado en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sólo unos meses antes. Tal vez pensó que el artículo Martínez Inglés era un caso tan claro de “lesa majestad” que la gravedad del caso de algún modo anularía la sentencia del Tribunal Europeo en el caso Otegui sobre la libertad de expresión. Tal vez pensaba que el coronel dejaría de ser “tan grosero con el rey” si fuera procesado con todo el peso de la ley. Evidentemente, no conocía muy bien al coronel”
¡Desde luego, hay que ser todo un sinvergüenza redomado y un claro y presunto prevaricador para, sobre la base de un artículo del Código Penal español que ha sido invalidado y rechazado repetidas veces por las autoridades jurisdiccionales europeas y ostentando el regalado cargo de suprema autoridad del ministerio público de este país, tratar como un delincuente y llevar a los tribunales (un tribunal especial con hondas raíces franquistas encargado de juzgar a terroristas, narcotraficantes y mafiosos) a una persona honesta, a todo un profesional de las armas con más de cincuenta años de servicio a la comunidad y con una conducta intachable que, con toda seguridad, cuando los verdugos de medio pelo que ahora le acosan se meaban todavía en sus pantalones, allá por el año 1958, se jugaba la vida a diario defendiendo a su patria en una guerra lejana, con su pecho cargado de granadas de mano y un subfusil ametrallador en su mano derecha. Todo ello por tener la dignidad de contar a los españoles la pésima catadura moral y la desgarrada personalidad de su rey, un advenedizo señor que consiguió su amadísima corona lamiéndole el culo al sanguinario dictador que lo adoptó, traicionando a su padre y quitando abruptamente de la carrera a su propio hermano.

Y encima, en el contexto de un país como la España actual, carcomida por la corrupción política y el nepotismo más descarado y donde miles y miles de ladrones de cuello blanco, en lugar de estar en la cárcel, siguen ocupando descaradamente poltronas y regios sillones remunerados con cientos de miles o millones de euros al año ¡Todo un despropósito que hiere la inteligencia y la moral de cualquier ciudadano de bien!


Séptimo

Desde luego, este profesional no va a entrar en ese pedestre juego pseudo jurídico y político, en esa parodia montada desde el poder cuyo único fin es intentar asustar, no a mí persona que saben que es misión imposible, sino a los miles, millones de ciudadanos que leen mis libros y mis escritos y que sueñan, con más posibilidades cada día de que su sueño se convierta en gozosa realidad, con un régimen republicano que sea respetuoso de verdad con sus derechos y libertades democráticas.

Ustedes pueden, y termino esta larga declaración, juzgar lo que quieran y como quieran a la orden de sus amos políticos y sin respetar para nada mis derechos de defensa y obviando mis peticiones de testigos, pero yo no voy a colaborar con mi presencia en esa fascistoide y demencial representación. Y les advierto, desde este mismo momento, que su condena, si como es previsible se produce, me la pasaré con todo el cuidado del mundo… por el forro de mi boina de paraca.

Ahora, eso sí, les ruego que no pierdan mucho tiempo en comunicármela pues tengo previsto, en cuanto la reciba, trasladársela al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, a ver si tengo suerte y en lugar de condenarles a ustedes (bueno, al Estado español) a pagarme 20.000 euros como en el caso Otegui, sube el listón condenatorio al doble, o sea a los 40.000, y puedo pegarme este año todo un veraneo regio acompañado de mi sufridora familia. Por una sola vez y sin que sirva de precedente, que estas cosas se pegan…

¡Que la diosa ciega de la balanza de oro les ilumine, señores magistrados y fiscales de nuestra sin par Audiencia Nacional, en su trascendental tarea de impartir justicia en este desgraciado país! Aunque sea tarde, mal y solo para unos cuantos: los de abajo.

Madrid, 13 de febrero de 2013

Amadeo Martínez Ingléses, Militar (Coronel). Historiador. Escritor.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22094
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Dom 17 Feb, 2013 2:14 am

GRACIAS 1 VEZ MAS AMI POR EL ARTICULO.

Tengo 1 cabeza tan cerrada como 1 calabaza. Desde hace tiempo,se me ha metido en esta calabaza de cabeza, comparar al ex-coronel Martinez Ingles con nuestro ex-Primer Ministro Paul Keating. Los 2 son grandes republicanos. Pero tambien los 2, cuando hablan, se les nota mucho veneno contra el sistema de monarquia-parlamentaria.

En el Caso del ex-Primer Ministro australiano,Keating, su odio a todo lo ingles publicando en la prensa sus opiniones,hizo mucho dano a la causa republicana australiana.

Lo mismo creo que esta haciendo el ex-coronel Martinez Ingles. "La monarquia moribunda.?" Pero si en las ultimas encuesta,pese al eswcandalo Urdagarin, la monarquia espanola sigue teniendo un 5% de apoyo de los espanoles.!

Pese a que concordaba con todo lo que decia Keating y lo que escribe Martinez Ingles, simplemente porque era y es cierto,hay otra forma de decir las cosas. A 1 mayoria de ciudadanos no les gusta que se utilice tanto veneno aunque sea para decir la verdad. A 1 mayoria de ciudadanos, les gusta que si queremos 1 republica tanto en Espana como en Australia, no deberiamos atacar tan venenosamente al regimen actual
porque muchos consideran que esos defensores de la republica,SOLO GUARDAN RENCOR Y ODIO CONTRA SUS ENEMIGOS.

Un abrazo,
Assia




Volver a “La Casa Real”