TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Mié 22 Feb, 2017 12:22 am

Respeto lo que dices Assia, pero antes deberías leer el Estatuto del Ministerio Fiscal. Me cansa mucho que se descalifique a España sólo por el hecho de leer unos cuantos artículos de prensa. También me cansa igual o más entrar en polémicas tontas.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16835
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Mié 22 Feb, 2017 1:15 am

No descalifico a Espana, Solo me limito a criticar a la justicia espanola. Por si no lo sabes, yo quiero tanto a Espana como quiero a Australia, pese a qu solo tengo nacionalidad australiana. No es justo que 1 Fical haga de abogado defensor de 1 Infanta por ''ser vos quien sois.'' En este foro, gracias a la Administracion soy yo, la que mas publicidad esta dando y defendiendo 2 grandes culturas andaluzas: LA COPLA ANDALUZA Y LA TAUROMAQUIA.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 26 Feb, 2017 2:59 am

Imagen
La Reina Letizia y Juliana Awada, en la cena de Estado ofrecida al presidente argentino y su esposa.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Letizia de España: donde no llegan las tiaras







Letizia debería lucir la tiara sólo cuando el tipo de visita lo justifique: fue un exceso usarla en la cena con los MacriSe hizo coincidir la noche de los fiscales con la inauguración de ARCO, pero no lograron que pasara inadvertidaEl director de La Vanguardia me confesó: «Estoy raro. ¡Llevo seis horas sin decir ‘referéndum’!»



LA ‘IT GIRL’ BIANCA BRANDOLINI

Llegó un carromato de Barcelona comandado por Joana Bonet, la inconmensurable directora de ‘Fashion & Arts’, y los directivos Carlos Godó y Javier Moll. Presentó la fiesta Rossy de Palma, que invocó a las musas y a los musos para que a la revista nunca le falte alimento intelectual. Desfiló por el estrado la directora de cine Isabel Coixet, autora de un documental sobre el síndrome de Stendhal que lleva el nombre de la revista. Llegó también Bianca Brandolini, que se lo monta de ‘it girl’ y aparca el chasis en Instagram. Las ‘it girls’ se llamaban antes «mujeres objeto» y servían para lo que servían. Ahora se hacen ‘selfies’ y no sirven para otra cosa.

En el carromato venían también Carme Chacón; Judit Mascó; la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat; y el director de La Vanguardia, Màrius Carol, que al final de la noche me confesaba: «Estoy raro. ¡Llevo seis horas sin pronunciar la palabra referéndum!».

En Madrid se sumaron Teresa Fernández de la Vega (¿realmente era ella?), Laura Sánchez, Agatha Ruiz de la Prada, la cantante Bebe, Chiquín Figueroa e India Martínez, que dio el cante para cerrar el acto.



El despegue oficial de ARCO coincidió con la noche de los fiscales. No estaba previsto que así fuera, pero estas cosas pasan. Mientras los Reyes madrugaban para ir al encuentro de los Macri, los primeros noticiarios del día abrían sus boletines con el lío de los fiscales. Ignoro si José Manuel Maza, fiscal general del Estado, se acogió al viejo truco de solapar una noticia con otra de igual rango, o incluso mayor, para crear confusión entre la concurrencia.

En política es habitual aprovechar los momentos de espesura informativa para colar noticias esperando que pasen inadvertidas. Eso pudo ocurrir la noche del 22 al 23, pero no hubo suerte. En plena madrugada, adquirió fuerza una noticia según la cual Maza decidía renovar 28 puestos de los 35 que habían quedado vacantes.

La noticia carecería de interés si no fuera porque entre las fiscalías renovadas había dos con especial significación: la Fiscalía Anticorrupción y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Una tercera plaza despertó también las alarmas de los informadores. Se trataba de la plaza del fiscal jefe de Murcia, una Autonomía cuyo presidente está siendo investigado.

La noche de los fiscales se prolongó durante todo el día (y los siguientes), expropiando buena parte del tiempo informativo que correspondía a la visita del presidente argentino y a la inauguración de ARCO, la Feria de Arte Contemporáneo, que todos los años por estas fechas acude a la cita. La inauguración empezó con retraso respecto al horario previsto y la espera fue aprovechada por el comité de recepción para explayarse comentando la jugada. Allí estaban la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta Cifuentes; la alcaldesa Carmena y Carlos Urroz, director de la feria.

Había de todo pero, especialmente, argentinos de aquí y de allá que, en cuanto avistaron los coches de la comitiva, levantaron los brazos y empezaron a disparar sus móviles. Las retratadas eran ellas (Letizia y Juliana). No digo que no se lo merecieran, pero la expectación ha sido tal que ha llegado a producir sonrojo.

Nos estamos pasando con el lenguaje bélico. Expresiones como «duelo de estilismos» o «Letizia gana la batalla» resultan cargantes. Aparte están las cuestiones de protocolo mal resuelto, como la primera comparecencia diurna de las damas. Ambas iban de beige tirando a nude, con el pelo recogido y zapatos (stilettos) similares. La coincidencia fue interpretada por los medios de comunicación como un error, de lo que se deduce que en lo sucesivo las damas deberán cotejar los atuendos respectivos para evitar sobresaltos.

Si la coincidencia es un error, con mayor motivo lo será la discordancia en el dress code. Ejemplo: la cena ofrecida por el presidente argentino y su esposa en el Palacio del Pardo. Para tal ocasión, Juliana Awada vistió de largo y nuestra Reina, de corto. Sin embargo, el impacto mayor se produjo en la cena de Estado del Palacio Real, con la Reina Letizia luciendo la tiara de Victoria Eugenia en lo alto de la azotea. Un exceso, se mire por donde se mire.

Las visitas de Estado no son desfiles de modelos pero, vista la avidez informativa que despiertan, lo parecen. No es para menos. Tras la política de ceño fruncido impuesta por los gobiernos Kirchner, Macri ha devuelto la sonrisa a las relaciones entre Argentina y España.

Particularmente, no me parece de recibo que se utilicen las tiaras para presumir de rango o establecer diferencias ante alguien alejado de la Monarquía. Las tiaras deberían lucirse cuando la naturaleza de las visitas lo requiere. Un suponer: si vinieran a España los monarcas holandeses, estaría justificado que Máxima y Letizia se pusieran la tiara para jugar a reinas por un día. Nunca para epatar.

Madrid, cuando reina ARCO, es carne de evento. Por todas partes se organizan fiestas y recepciones, cenas con lady Foster y negocios con los arquitectos emergentes.

Fashion & Arts es la revista que ha celebrado su primer aniversario al calor de ARCO, con un fiestón en el Espacio Nubel y previa visita guiada al Gernika. Mejor, imposible.


EL MUNDO / DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 12 Mar, 2017 2:15 am

Imagen
Simón Casas, el nuevo empresario de la plaza de toros de Madrid, durante una entrevista.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Simón Casas, en Las Ventas: amor y pedagogía







Cataluña debe sus primeros éxitos reivindicativos a la prohibición de corridas de toros en su territorioSe cumplen cien años del nacimiento de Manolete y de paso se recupera el carisma de los viejos maestrosCasas, que es francés y medio sefardí, dijo que el toro es el tótem de casi todas las culturas. Y tenía razón



NOCHE UNIFORMADA EN CALLAO

La fiesta AD acudió a su cita anual con los lectores, esta vez en el cine Callao. No todas las citas son iguales, pero se intenta. Se nota un bajón, si no de cantidad, de calidad. Año tras año, la fiesta va siendo más previsible.

La convocatoria fue en parte neutralizada por los fans de los zombies que operaban en el cine de al lado. Un grupo de invitados que nos abríamos paso entre los fans y los zombies a punto estuvimos de ser devorados por unos caníbales que bailaban una danza macabra en torno a una olla humeante.

Y a en la fiesta, vi entrar a Tomas Alía, a Sheila Loewe, la ‘jefastra’ de la fundación Loewe, a Juanjo Oliva y Raquel Sánchez Silva. A Naty Abascal y a Laura Ponte. También a los Alvarno, Ángel Schlesser, Nuria March y Josemi Rodríguez, con quien suelo comentar viejos chascarrillos. Baruc Corazón, Pablo Melendo y Javier Mendo, Carmen Valiño, Luis García Fraile.

E ntre los premiados, H Arquitectes, el diseñador Miguel Milá, Luis Bustamante y algún estrafalario de por ahí. Poco más. Mucho gay uniformado: pantalones ‘capri’, ‘bomber’ de color neutro, barba recortada y zapatillas deportivas sin calcetines. Me parto.



Que no cunda el pánico: hoy hablaré de toros. Soy periodista y la actualidad llama todos los días a mi puerta, bien porque la desconexión de Cataluña pone la directa (ya quisiera Artur Mas) o porque el Barça le ha metido seis goles al PSG en su partido de vuelta.

Vayamos pues con los toros. Aunque Cataluña debe sus primeros éxitos reivindicativos a la prohibición de corridas en su territorio, el pulso no acaba de definirse. Espero que de aquí al miércoles no se haya desconectado ni el cargador del móvil de Puigdemont. Para esa fecha, el president tiene cita en el Museo Reina Sofía de Madrid, donde hará entrega del premio Blanquerna a Vicente del Bosque y Nueva Economía Fórum.

La elección del Reina Sofía no es casual. Así el president y su comitiva tienen asegurado el regreso en AVE. Cruzan la plaza, se meten en la estación, y a casa.

A lo que iba. Estamos a dos meses de la Feria de San Isidro. Los que vivimos al margen de la fiesta no recordamos que ahora se dan a conocer los carteles taurinos. Es un hecho relevante para los aficionados. Este año, Simón Casas, empresario de Las Ventas de Madrid, junto con su socio Rafael G. Garrido (que viene de la mano de la empresa Nautalia) convirtió el trámite en una gala conducida por Elena Sánchez y José Ribagorda.

La convocatoria no sólo se apoyaba en el reclamo taurino: también en el cultural. El empresario Simón Casas comunicó la necesidad de alternar los espectáculos taurinos con los no taurinos, y para que así conste, ya le ha echado el lazo a Sánchez Dragó.

La plaza de Las Ventas siempre ha sido un escenario codiciado. Aquí cantaron los Beatles y se celebró un desfile de Chanel que hizo tanta historia como el de La Habana. Una impresionante alfombra azul conducía a los invitados desde la calle hasta el mismísimo ruedo, donde se había instalado una carpa con mesas dispuestas para 400 invitados.

Se cumple este año el centenario del nacimiento de Manolete y de paso se recupera el carisma de los viejos maestros. Aunque aquí no hay autoridad que valga. Lo que importa es el amor y la pedagogía. Pedagógica fue la intervención de Simón Casas, que es francés y medio sefardí y no piensa escatimar recursos para animar al público. El toro es el tótem de casi todas las culturas, dijo. Tenía razón. Guillermo (‘Willy’) Bárcenas, hijo de Luis Bárcenas, tomó nota y a continuación le cantó al toro enamorado de la luna, que abandona por la noche la maná (manada). Con Willy, la orquesta Taburete.

Estaba la carpa rebosante de toreros: El Juli,Enrique Ponce (que parecía recién llegado del Caribe pero en realidad venía del campo), Óscar Higares con barbita recortada de conde de Montecristo, Morante de la Puebla, Cayetano Rivera, Miguel Báez‘el Litri’, Palomo Linares y Roberto Domínguez. A los tres últimos debería llamarles ex toreros, pero los toreros, como los curas, nunca dejan de serlo. El sacerdocio y la tauromaquia imprimen carácter. No se quita ni operando.

A mi lado tenía a Rafael Quesada, casado y con tres hijos, que se definió como ingeniero y torero. Rafael torea dos veces al año, pero vive de enseñar su finca (Reservatauro) a toda la gente de Minnesota que lo desee. Los toros y los caballos andaluces gustan a rabiar.

A Cayetano le volví a sugerir (ya lo hice una vez) que se dejara barbita para torear. Dijo que lo intentaría en un festival, pero no prometió nada. Con Roberto Domínguez, a quien traté hace años, hablé de las mujeres toreras. Me pareció entender que él había escrito algo sobre ellas. Se las sabía como una alineación de fútbol.

En la mesa también estaba Juan José Imbroda, presidente de Melilla, acompañado del viceconsejero de festejos; Elena Sánchez, periodista de TVE, Roberto Domínguez (la veteranía es un grado en el atractivo personal) y Felipe Negret, empresario de la Santamaría de Bogotá, donde vuelven las corridas.

Vi a gente de todos los ámbitos, más o menos taurinos: Pedro Trapote, la marquesa Vega de Anzo, Naty Abascal, Cari Lapique, Agustín Díaz Yanes, Eva González...


EL MUNDO / DOMINGO 12 DE MARZO DE 2017

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16835
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Dom 12 Mar, 2017 7:59 am

Creo que se te has olvidado nombrar Carmencita 1 invitada de ''postin'' como cantaba Carlos Cano: A ese evento en Las Ventas asistio la ''GENOBOBA,'' ex-nuera de la duquesa de Alba. La aficion nunca ha protestado porque en una Ventas, la primera plaza de toros de Espana
se celebraran espectaculos de lo que fuera en invierno. Si la memoria me es fiel. creo que lei que fue la aficion sevillana la que se opuso a que se celebraran esos espectaculos en invierno en la ue fuera SU CATEDRA del toreo: LA MAESTRANZA de Sevilla y por eso junto a la MAESTRANZA de Sevilla, se construyo 1 gran teatro con el mismo Nombre: '' MAESTRANZA''
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 19 Mar, 2017 1:59 am

Imagen
Vicente del Bosque, en la entrega del Premio Blanquerna, junto al ‘president’ Carles Puigdemont.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Puigdemont, el santo Job y el ministro que más luce







El ‘president’ amaneció torpe un día, se dio un trastazo y decidió volver a dar el Blanquerna, esta vez a Del BosqueCorre el riesgo de que el ex seleccionador le devuelva el premio con una nota: «Esperando que se les pegue algo»Dicen que el Rey Emérito se inventó el Ducado de Lugo preguntando a un joven su lugar de procedencia



EL REY DON JUAN CARLOS Y LOS ESPÍAS

Un tema ha atravesado la semana de norte a sur causando estragos. Surge a propósito de las cintas que publica ‘Ok Diario’ con las grabaciones hechas al Rey de España en los años 90, cuando había llegado a su vida Marta Gayá y se sentía «muy feliz». En otra grabación (no recuerdo si quien habla es el Rey o lo cuenta un periodista interpuesto), Don Juan Carlos había comentado que el origen del Ducado de Lugo concedido a la Infanta Elena y a Jaime de Marichalar fue fortuito y ciertamente estrafalario. El Rey se acercó a un hombre joven y le preguntó: «Y tú, ¿de dónde eres?». A lo que el chico contestó, incrédulo: «De Lugo, señor». Y fue y les dio el Ducado de Lugo. Ahí surgió todo, pero no es obligación creerlo.

Puede ser una broma del propio Rey Emérito o una necesidad de salir al paso de la voracidad de los periodistas. La semana también ha sido pródiga en chascarrillos de Gayá, una mujer que logró mantenerse a salvo hasta bien tarde, cuando el Rey se vio con ella en Suiza y hubo que pedirle a Sabino que lo mandara regresar para que acudiera al trabajo. Entonces, aún no sabíamos qué cara tenía la Gayá. Sólo sabíamos que sabíamos, y no es poco.



No es fácil practicar la equidistancia, sobre todo cuando no se tiene la costumbre de intentarlo. Esta semana, Cataluña ha traído a Madrid el Premio Blanquerna, un galardón que realza la concordia, el diálogo, la voluntad de entendimiento y todas esas cosas que se echan en falta cuando dos contendientes no se ponen de acuerdo.

Vicente del Bosque y Nueva Economía Fórum (un Premio Blanquerna en dos versiones) han roto el silencio de siete largos años durante los cuales el president Mas no convocó la cita de Blanquerna, ignoro si por falta de candidatos o de ganas. Seguro que es lo último, pues en ese tiempo Del Bosque ha recibido todos los premios del mundo menos el de la delegación de la Generalitat en Madrid.

El último premiado de la anterior etapa fue Iñaki Gabilondo, premio Blanquerna 2010. Un gran candidato, sin duda. Seguramente, el más representativo de entre todos los periodistas catalanes y castellanos que presumen de tolerantes y objetivos. Cierto es que Iñaki sería buen candidato en todas partes, lo mismo en los Princesa de Asturias que en el Míster Universo, pero el Blanquerna le queda a la medida. Pocos periodistas hay del agrado de un tribunal independentista.

El caso es que pasó el tiempo y Carles Puigdemont amaneció torpe una mañana y se pegó un trastazo con una puerta de cristal. Como consecuencia del golpe tuvo una idea: reanudaría la interrumpida concesión del Premio Blanquerna para dárselo a Vicente del Bosque. Ahora que ya lo ha entregado, el premio corre el riesgo de ser devuelto a sus patrocinadores con el consiguiente mensaje del ex seleccionador: «Esperando que se les pegue algo, les saludo afectuosamente». Sería un puntazo.

Del Bosque es uno de los españoles más generosos. Unos sudan tinta y otros irradian tolerancia. Es como ser rubio o tener los ojos verdes. En el último lustro, el ex seleccionador ha arrasado en todas las convocatorias donde ha sonado su nombre. Él siempre ha sido el hombre idóneo. Para ilustrar el Premio Blanquerna, también. Estamos ante el tipo más bondadoso y equilibrado, conciliador y tolerante que ha dado la Historia de España (incluidas Cataluña, Gibraltar, Ceuta, Melilla, Andorra y todas las plazas circundantes, también Alhucemas y Perejil).

Como «sensato» y «equilibrado» no quiere decir «tonto», un día antes de recibir el Premio Blanquerna el ex seleccionador nacional dijo que la independencia de Cataluña sería desastrosa para la Liga. Lo dijo con la serenidad de quien cree que morderse la lengua puede ser nefasto y contraproducente para todas las partes.

Pero eso fue antes, ya digo. Luego, en el discurso de agradecimiento, Del Bosque hizo gala de frases luminosas y elocuentes. Por ejemplo, cuando hablaba de la fórmula para ser buen entrenador, dijo: «Que parezca que son ellos, los futbolistas, los que mandan, pero al final, que se haga lo que uno quiere». Más claro, agua.

El Premio Blanquerna lo concede la Generalitat en Madrid. Su presidenta es la consejera Neus Munté y su vicepresidente, el delegado del Gobierno, Ferran Mascarell. El acto de entrega tuvo lugar en el Auditorio del Museo Reina Sofía, supongo que por su proximidad a Atocha (ahora, el Puente Aéreo es el AVE). Se tarda más en atravesar Madrid o Barcelona que en ir de Atocha a Sants, todo seguido y sin parar.

El auditorio estaba lleno. Por la cantidad de cámaras y fotógrafos parecía una visita de Estado. Cristina Villanueva, cara amable de los telediarios de La Sexta, ofició de presentadora bilingüista (en castellano y catalán), y tiró de alcachofa para entrevistar a más de uno, evitándole así el trago de la improvisación.

Entre los asistentes, un ministro del Gobierno, el más tolerante y también el más culto, Íñigo Méndez de Vigo; el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón; el ex presidente Montilla; el diputado Francesc Homs, etc. A la salida, entre brindis de cava, Del Bosque complacía a la gente que deseaba fotografiarse con él. No sólo es tolerante y respetuoso. Además, tiene la paciencia del santo Job.


EL MUNDO / DOMINGO 19 DE MARZO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 09 Abr, 2017 2:25 am

Imagen
Paul Biya, presidente de Camerún, y su esposa, Chantal, en una reciente visita al Papa Francisco.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

La reina de África y el ventrílocuo de Aznar







Aznar –triste y bigote alopécico– estuvo en casa de Bertín Osborne arreglando España con sus recetas de siempreLa primera dama de Camerún y su esposo fueron recibidos por el Papa: una imagen que es un auténtico cromoAndrea Levy habla en Barcelona, un mismo relato político no suena igual allí que en Madrid: cuestión de matices



ANDREA LEVY: DISCURSO EN CASA

Paseando por Barcelona en busca de ‘indepes’, veo el anuncio de una cena-coloquio con Andrea Levy en el famoso Círculo Ecuestre. Yo voy de topo, pero aviso. Los participantes apenas superan los 40 años. En su mayoría son abogados, o abogados y economistas, mitad y mitad. Gente de negocios también. Todos llevan corbata. Puede que alguno pertenezca al PP, pero lo disimula. Otros no pertenecen a nada, aunque ante el desdén de un comensal antisoberanista deciden mostrarse afables y practicar la comprensión. Han venido a conocer a Levy y, sobre todo, a saber qué se dice en ‘Madrit’ y cómo habla el ‘pepé’ visto desde cerca.

Estoy aquí porque quiero conocer el relato de Andrea Levy en su propia casa. Otro día me gustará oírlo en Madrid, con invitados de orígenes plurales. Un mismo relato no suena igual en Barcelona que en Madrid. No hay discrepancias, pero sí diferencias. En Barcelona, Levy argumenta y pone parches. El matiz es la marca de la casa. Un comensal cañero protesta porque Rajoy mira siempre hacia otro lado, encogiendo los hombros. Levy no quita ni pone razones, pero huye de la bronca. Ella es así.



Uno de los personajes de la semana pudo ser José María Aznar, pero se quedó con las ganas. Fue en la tele, en ese programa de Bertín Osborne que cambia de casa cada 15 días. Lo digo con toda la acritud que soy capaz de acumular en ocasiones como ésta: Aznar me saca de quicio. Le pasa a mucha gente. Con lo aplicado que era cuando España iba bien, el día que ganó por goleada se le atravesó el éxito. A los pocos meses ya ponía los pies encima de la mesa.

Aznar estuvo en casa de Bertín. Fue a cocinar (o a comer) para el programa de Telecinco, pero no frió un pimiento ni se comió un rosco. En tu casa o en la mía esta pensado para que los invitados hagan alarde de sus habilidades culinarias y, de paso, se dejen entrevistar por Bertín, pero según transcurren los días se cocina menos y se entrevista más.

Aznar llegó donde Bertín con un tomate y un tarro de ventresca, pero no recuerdo si peló el tomate o abrió el tarro de ventresca. El tiempo se le iba en hablar. Hablaba por los codos, en tono calmo, subrayando las partes del discurso que todos conocemos. A punto estuvo de volver a las armas de destrucción masiva, aquéllas que en su día dijo conocer y, mirándonos a los ojos, apostilló: «Créanme». Lo malo del caso es que algunos le creyeron.

Desconozco si a esas alturas del programa Aznar había conquistado una cuota importante de share, pero Twitter ardía. Un tuitero confesó sentirse al borde del infarto después de reproducir una sentencia del ex presidente: «No he tenido mejor foto que la de las Azores; iría allí cien mil veces». Otro se irritaba tal que así: «No sé si ver la derrota del Sevilla en el Camp Nou o ver la entrevista de Bertín a Aznar y sacarme los ojos con un destornillador de estrella».

Rubén Amón escribiría al día siguiente una frase para la inmortalidad: «La mezcla del acento texano con la rigidez de los labios redundaba en la impresión de que Aznar era el ventrílocuo de Aznar».

El ex presidente volvió entonces sobre sí mismo. Cuando uno se ha aprendido la lección de memoria, lo único que cabe esperar es que la repita. Bertín estaba tan impregnado de docilidad que no preguntaba por no frenarle, facilitando que se explayara por el lado que más le apetecía.

José Mari arreglaba, pues, España y Bertín lo seguía a pie de vitrocerámica. Poco a poco el ex presidente acaparó la conversación con los argumentos a los que nos tiene acostumbrados. Su aspecto, el de siempre: consumido y triste, bigote alopécico. Amón, ansioso de contraste, miró a Bertín y le pareció rosado y borbónico como un príncipe.

No podemos negar que Aznar es una estrella. Lo es, ciertamente, y encima saca pecho para demostrarlo. Pero esta semana no sólo ha brillado Aznar. Ahora ha nacido otra estrella. Se llama Chantal Biya y es conocida como La reina de África. Muchos la tienen por heredera de la jequesa, aquella señora tan perfecta a quien nunca se le movía un pelo.

Chantal Biya es esposa de Paul Biya, dictador de Camerún desde 1984, un tipo negro (perdón: subsahariano) y pequeño que parece hecho para ir en brazos de la mujer madura. Chantal es físicamente poderosa (abulta el doble que Michelle Obama), negra pero intensamente blanqueada con Bella Aurora, coleccionista de pelucones y pintada como una puerta.

Hace unos días, Paul y Chantal fueron recibidos por el Papa Francisco. No sé qué pensaría el Pontífice ante la estampa de la pareja, pero se mostró imperturbable. Ella lucía mantilla blanca y vestido de lunares aflamencado, como si acabara de llegar de la Feria de Sevilla. Era un auténtico cromo.

De la primera dama camerunesa hemos oído toda suerte de comentarios. Por ejemplo: que es una mezcla de Carmen de Mairena y Aramis Fuster con toques de otra Chantal (la viuda de Asensio) y de la añorada Rocío Jurado. Sin olvidar a Pantoja y a Susana Díaz, influencias todas de raigambre bética.

Chantal gusta de usar sombreros alusivos a sus visitas. Si va a París, se pone en la azotea una Torre Eiffel; y si va al Vaticano, un sombrero baldaquino. Si alguno de ustedes quiere cambiar cromos de ella, no tiene más que avisar. Los tengo repes.


EL MUNDO / DOMINGO 9 DE ABRIL DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 16 Abr, 2017 2:10 am

Imagen
El Cristo de la Sentencia a la salida de la basílica de la Macarena para iniciar su procesión en la ‘madrugá’.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Cofrades a la fuga: la realidad imita al cine







Todas las culturas están impregnadas de religión: a una les sale la vena espiritual, y a otras, la guerra santaLos pasos de Semana Santa exponen a sus cofrades a la ley de la impenetrabilidad de los cuerposEl miedo a los atentados puede cargarse el negocio espiritual. No son buenos tiempos para echarse a rezar a la calle



LA RAMPLIG EN LOS CRATF PRIZE

El único evento profesional de la semana tuvo lugar en la calle Hortaleza, concretamente en el colegio de Arquitectos. Allí se hizo entrega de la primera edición de los Craft Prize (premios de artesanía, a cargo de la Fundación Loewe, que últimamente está que se sale).

M e dirigí pues al colegio de Arquitectos, pasando por la iglesia de San Antón, conocida porque allí el padre Angel da de comer (o dormir) a los desheredados. La cola era abultada. Al lado de la iglesia, formando como una extensión de ella, el Hogar de los sin techo, que linda con el colegio de Arquitectos. Pared con pared. Los faltos de techo a un lado y al otro, los sobrados. Dentro, los de la ‘casta’, aunque mejor sería llamarla secta estética. Todos los implicados iban de negro, incluida Charlotte Rampling, que hizo entrega del premio principal, y excluido Enrique Loewe. Había muchos japos. Ellas también iban de negro y llevaban el pelo recogido en una castañita.

Todo lo que yo pueda decir de la exposición está de más. Un escritor francés lo resumió así. No hay nada más bello que aquello que no sirve para nada. Todo lo útil es feo.



Desde que el mundo es mundo existe la Semana Santa. Que yo sepa, nunca me he perdido ninguna. En mi memoria las guardo de todos los colores. Moradas como el sudario que cubría las imágenes en tiempo de pasión, cuando los curas en lugar de decir misas montaban autos sacramentales. Blancas como las faldas de tergal que estrenábamos el Domingo de Ramos, a juego con las palmas trenzadas de las que pendían vistosos rosarios de golosinas.

Pero fuimos creciendo y la vida se pobló de nuevas imágenes que hoy aguardan en el trastero de la memoria. Azules como el mar, rojas como las granadas estalladas y ardientes, verdes como los lagartos, añiles como los zócalos asolados de La Mancha, y azafrán como las túnicas de los lamas y los collares de guirnaldas, allá en India.

Todas las culturas están impregnadas de religión, y a unas les sale la vena espiritual, y a otras la furia de la guerra santa. Cada religión genera una cultura, una imagen, una plegaria. Yo no creo en mi religión, que es la verdadera, y además me abstengo de compararla con otras. La fe es de consumo particular. Allá cada cual.

Las procesiones de Semana Santa son un referente de los católicos españoles y también un poco de los latinoamericanos. Sólo nosotros, españoles y pongamos que guatemaltecos o bolivianos, tenemos el privilegio de representar los misterios de La Pasión de Cristo para confortarnos espiritualmente y de paso, solazarnos. Es un espectáculo barroco que se celebra en plena calle acompañado con silencios o con saetas. Tambien con chicha, ron, aguardiente o pisco. La variedad es lo de menos. Lo que importa es el trago.

No hay ciudad española que en estas fechas no saque los pasos de Semana Santa a la calle, exponiendo a sus cofrades a la ley de la impenetrabilidad de los cuerpos. La psicosis está servida. El paseo es bonito, pero la psicosis está servida.

Este año, durante la noche del jueves al Viernes Santo, Sevilla recuperó de golpe el pánico a las multitudes que habitualmente planea sobre la madrugá, cuando la ciudad se convierte en un improvisado semanasantódromo por el que cruzan las procesiones sin llegar a juntarse.

Es un decir. En esta ocasión no solo estuvieron a punto de juntarse, sino de descarriar. Se reprodujeron los conatos de estampida ocurridos a principios de semana en la malagueña Procesión del Cautivo, cuando el público se desparramó en todas las direcciones y los informativos se pusieron las botas.

No era la primera vez que ocurría. En el año 2000, el director de cine, Mateo Gil, adaptó la novela de Juan Bonilla Nadie conoce a nadie, una obra sobre juegos de rol en un escenario de procesiones y bullas sevillanas. Unos años después, de nuevo en Semana Santa, se vivieron escenas de pánico parecidas a las que Mateo Gil había recreado en su película. Por primera vez la realidad era cuestionada como punto de partida de la ficción. Hoy, sin embargo, tenemos sobradas evidencias para sostener que la realidad imita al cine.

Justo ahora que el verbo procesionar tiene las bendiciones de la Real Academia, la Semana Santa se pone chunga. El miedo a los atentados está a un paso de cargarse el negocio espiritual. No corren buenos tiempos para echarse a rezar a la calle y mucho menos, procesionar, Horrible palabra, procesionar. Suena a barbarismo importado por alguien de Oklahoma que no sabe donde está Spain.

Esta semana, la tele se ha pasado las horas procesionando del mismo modo que el resto del año se lo pasa microfonando. Es cosa de yanquis. Ellos siempre amplian su vocabulario por el procedimiento de añadir la coletilla a los sustantivos que se les antojan.

Los españoles que se dicen laicos y agnósticos suelen cambiar las procesiones de Semana Santa por itinerancias más prácticas. Verbigracia, la playa. Una parte de la población se santifica aguantando a la familia que viaja unida. No es la mejor forma de santificarse, pero es la nueva. Tras una recua de generaciones marcadas por el ramalazo religioso, la última pasión de Cristo quedará encerrada en una película de Victor Mature.


EL MUNDO / DOMINGO 16 DE ABRIL DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 23 Abr, 2017 2:07 am

Imagen
Francisco Granados, Ignacio González y Esperanza Aguirre en una Pleno de la Comunidad de Madrid.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Los ‘compi yoguis’ y la familia que afamaba unida







Paco ‘el púnico’ será siempre el gañán de bocata aceitoso que lleva ‘in pectore’ desde antes de hacerse ricoEl caso de González es paradigmático. Nunca había visto yo a un hombre tan seguro de sí mismoDesde el minuto uno de conocerse, Granadosy González compitieronpor ver quien acaparaba más poder y dinero



DOS HOMBRES Y UNA MUJER

Esperanza Aguirre es la tercera pieza de esta novela de intrigas. También ha sido la última en caer del guindo, pero no puede alegar que no lo viera venir. A Esperanza, desde que asomó la primera punta del iceberg de la corrupción en el PP madrileño, le han crecido demasiado los problemas. Ahora, todas las miradas están puestas en ella. El PP quiere su dimisión, pero todos los protocolos tienen sus tiempos, y éste no puede ser menos.

La que fuera presidenta del PP madrileño defendió en su día a Granados sin desmelenarse. Ahora ha defendido a Ignacio González poniendo la mano en el fuego, y eso no lo haría ni el propio González con su propia mano.

Para quienes no tienen clara la actitud de Aguirre con el que fue su vicepresidente, hay una teoría curiosa. Esperanza no miraba hacia otro lado. Miraba hacia la política, lo único que le interesaba. Realmente. Mientras ella estaba absorta en las encuestas, las listas y el ‘sursum corda’, ellos distraían el material fungible (por decir algo). La señora marquesa no está para vulgaridades de oportunistas horteras.



Cuando Ignacio González no era delincuente, ya era un chulo. Es lo único que pudo constatar esta gacetillera mientras Nacho fue vicepresidente de la Comunidad de Madrid. La presidenta era entonces Esperanza Aguirre. A la derecha de la madre superiora se sentaba él, y a la izquierda, el simpar Francisco Granados, que ahora contempla la película de los hechos desde la cárcel que él mismo mandó construir. Premoniciones que tenía el prenda.

Por Granados, nadie hubiera dado un duro. El sí era un chulo con vistas a la calle. Parece que lo estoy viendo: ese pelo ensortijado y reseco, esa pulsera con la banderita, esa mirada pequeña de Cromagnon ibérico, ese todo. Contemplando la geografía facial de Paco el púnico, podemos encontrar su marca identitaria en el vado que va de la frente a la nariz y a los pómulos. Antropología del subdesarrollo, le llaman. Son las caras chatas del hambre, el grito de Munch en la estepa castellana. Granados da muy bien el prototipo. ‘Paquirrín’ (hoy Kiko), también.

Rostros así antes eran muy comunes en este país de homínidos pícaros y desvergonzados. Tratándose de Paco el púnico influye también sus maneras propias. El siempre será el gañán de bocata aceitoso que lleva in pectore desde antes de hacerse rico. Un chulo de andares estirados que no liga dos frases seguidas sin retratarse. Porque esa es otra. A Paco el púnico siempre lo asociaremos con un volquete de putas. Como al de los ERE con un montón de billetes de banco para asar una vaca. Nivelazo.

Así están las cosas. Granados pasará a la historia como el anfitrión de una cumbre en el saloon de Valdemoro City, con la plana mayor de los personajes siniestros que frecuentaba entonces. Aquella reunión fue grabada a escondidas y en la grabación se escuchó por primera vez la expresión «volquete de putas» como premio a un trabajo bien hecho.

No ha muerto la España landista, con los hombres corriendo en calzoncillos y calcetines detrás de una sueca, aunque ahora son más representativos los compi yoguis, que corren con maletines detrás del dinero. No es nada nuevo, pero antes se hacía más porque la falta de mecanismos de control dejaba mucho campo libre.

El caso de Ignacio González ha sido paradigmático. Nunca había visto yo a un hombre tan confiado y tan seguro de sí mismo. Ayer rememoré sus enfrentamientos con este periódico. Parecía que se había tragado un dogma. Hay que ser muy necio para ir de sobrado con la que está cayendo.

Al Nacho Glez hace tiempo que la rumorología le perseguía. Pero él, lejos de inquietarse, se inflaba cada vez más. De pronto todo se ha venido abajo. ¿Qué ha pasado? Es lo que se pregunta González. Una de dos; o no han funcionado los fiscales o la trama ha hecho aguas. Sería lo más lógico tratándose del Canal de Isabel II. El agua da mucho de sí. Casi tanto como la codicia del ex presidente. Metió a toda la familia en el lío. Hasta su pobre padre, de 90 años, está en arresto domiciliario.

Aparte del padre y un hermano, también se ha complicado la vida Lourdes Cavero, la esposa, copropietaria de una casa de subastas, y, según el juez Velasco, implicada en la «organización criminal». Suma y sigue. A sus hijas mayores les consiguió dos pisos de protección pública en Valdebebas. Hablando de pisos, el célebre ático de Estepona sigue existiendo, pero el buque insignia de la familia es el casoplón de Aravaca, una casa de casi 600 metros que ha donado recientemente a su mujer según El Confidencial. Un detallito.

La detención del ex presidente madrileño no dejó sorprendido a nadie. En todo caso a González por aquello de la impunidad. Ok diario dice que el detenido farfulló una frase que a todos nos ha sonado inédita: «¡El marrón no me como yo solo!».

Esta historia de luchas de poder ha terminado con los protagonistas en la cárcel, como estaba cantado. Desde el minuto uno de conocerse, Granados y González compitieron por ver quién acaparaba más poder y más dinero. Ninguno de los dos ganó, pero los dos son campeones en falta de escrúpulos.


EL MUNDO / DOMINGO 23 DE ABRIL DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 14 May, 2017 3:08 am

Imagen
Los Reyes de España, y las infantas Elena y Cristina, durante el funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

El funeral que derivó en sainete







Cristina no quiere perderse nada de lo que afecte a los Borbones. De ahí su apego a sus derechos dinásticosLos Reyes Felipe y Letizia pasaron al lado de las infantas sin desviar siquiera la mirada hacia ellasPenélope es muy aplicada en lo suyo, se calzó un bolso blanco al brazo, y allá se fue, directa al ‘photocall’



PENÉLOPE Y SUS FIELES AMIGAS

A sus 43 años cumplidos, Pe sigue conservando una sonrisa medio inocente que recuerda a la de Audrey Hepburn, sobre todo cuando le acompaña el peinado. Ella está muy acostumbrada a escuchar el mandato de los directores. Ríe así, ríe asá, pon cara de pánfila. Hay en su gesto un hermetismo que a veces deriva en timidez y a veces en broma. Cerca de ella posa Elena Furiase, otra tímida con ramalazo de cómica. Aparece Loles León, flaquísima («mi trabajo me ha costado») y temperamental. Loles no disimula. Ella sí que es una cómica sin rodeos. En caso de guardar algo dentro de sí, lo que seguramente guarda es un volcán a lo Melina Mercouri que saca cuando menos lo esperas.

Loles arropa hoy a la dulce Pe. Huele a ‘clan Almodóvar’ que tira de espaldas. Completan el cuadro Antonia San Juan, guapa y concentrada en lo suyo; Patricia Conde (otra cómica: ¿cuántas van ya?); Rosa de España, que le canta el cumpleaños feliz a uno que pasa por allí; y María Ke Fisherman, una diseñadora que son dos en una y ella sólo representa a la mitad. La Reina la ha alabado públicamente. Ánimo. Quizás sea el momento de cambiar.



Esta mi semana, que diría Peñafiel, había pensado ilustrar la página con una foto de Penélope, pues por algo asistí al milagro de su aparición ante la prensa. Durante unas horas abandonó Alcobendas y se fue a la Embajada de Italia a presentar la colección de bolsos que diseña (o dicen que diseña). De Javier Bardem, ni rastro. Según los intis (léase íntimos), él se lo monta bien. En otras palabras: no necesita kits de supervivencia para acostar a los críos.

Y hasta aquí el aperitivo de Pe. Más adelante contaré cómo fue el evento. La foto que ha sustituido a Pe es el gran cotilleo de la semana, y por no necesitar, no necesita ni pie. Recordemos que una imagen vale más que mil palabras. Me refiero a la imagen del funeral por la infanta Alicia de Borbón-Parma y Habsburgo-Lorena (tómense un respiro), tía del Rey Juan Carlosde Borbón y madre del infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria (tómense otro).

En teoría no hay nada más parecido a un funeral que otro funeral, sobre todo si se trata de un miembro de la gran familia del Rey, Borbones de una o dos Sicilias y ristra de apellidos. Últimamente, en este tipo de funerales se cruzan apuestas sobre si asistirá o no la Infanta Cristina. Es un detalle que concita muchas miradas de curiosidad. El funeral de la infanta Alicia de Borbón tuvo lugar en el Palacio Real, y aunque no transcurrió de cara al público, el fotógrafo estaba allí y su ojo fue determinante para que ahora podamos sacarle punta al tema. El primer comentario es obvio: la Infanta Cristina no quería perderse el funeral. En realidad ella no quiere perderse nada de lo que afecte a los Borbones. Seguramente es la misma razón por la que se ha mantenido en sus trece no renunciando a sus derechos dinásticos. Eso sólo pueden entenderlo quienes tengan participación en algún reino, por pequeñito que sea, o aspiren a entrar en el Gotha. La Infanta Cristina perdía así una gran oportunidad de quitarse el marrón de encima. Ahora ya sabemos qué precio ha pagado por sostenella y no enmendalla (su postura): todo el país ha visto el numerito

En la foto, si se fijan bien (y si no se fijan, también) las infantas ocupan el primer banco de la capilla. Observando la secuencia completa, se las ve sonreír cuando los Reyes Eméritos se acercan a saludarlas (muy emotivo fue el encuentro del Rey Juan Carlos con su hija Cristina). En cambio, la entrada de los Reyes Felipe y Letizia resultó (por contraste) desagradable. Ellos pasaron de largo sin desviar siquiera la mirada. Las infantas, con sendos gestos de contrariedad que no tenían desperdicio. Lamento recordarlo, pero así se escribe la historia.

Volviendo a la Embajada de Italia, aquí también había alguien ocupando la primera fila. Era el embajador Stefano Sannino, de quien nunca olvidaré la declaración que hizo nada más llegar: «La relación más fuerte con España es mi marido». Un marido español, catalán para más señas. Ellos son el último matrimonio gay de los cuatro que aterrizaron en su día. España estaba de moda. Volviendo a Pe y a las cosas que diseña: los bolsos no estaban mal, pero la marca no tiene un pase, Carpisa se llama. Suena a empresa inmobiliaria, a fábrica de cafeteras, a servicio de taxis. A todo menos a bolsos de moda.

Penélope, que es muy aplicada en lo suyo, se calzó un bolso blanco al brazo, y allá que se fue, directa al photocall. Ella asentía, modosita... Cuando los artistas llevan puesto el chip del trabajo, están irreconocibles. Penélope, por ejemplo, de pronto parece Blanca Portillo, la inconmensurable.

El tiempo se nos ha quedado pequeño. Durante bastantes años, Pe sólo volvía a casa por Navidad. Como vivía en Los Ángeles, la suya era una vuelta/espectáculo, con luz y sonido, paparazzi por un tubo y algún noviete colgando. Luego se ha demostrado que Pe estaba haciendo tiempo a que Bardem se decidiera, como así fue. Ahora uno y otra son actores estadounidenses residentes en Madrid. A los dos les gusta Hollywood visto desde Alcobendas.


EL MUNDO / DOMINGO 14 DE MAYO DE 2017

BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 952
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor BOIRA_A » Dom 14 May, 2017 9:29 pm

Pilar, no te das cuenta que se te ha pasado el arroz, si todo lo que cuentas, sacando veneno es como esto o tu famoso libros sobre Franco, pues apaga y vamonos Es cierto lo que cuentas de esa entrada y gestos por ambas partes o terceras si se quiere Pero has de Saber y ladinamente lo olvidas, que Cristina de Borbon se ha criado con Cristina, la nieta de la fallecida, precisamente en la casa con los que ha pasado los dias de Navidad, asi que renunciando, o npo renunciando debia estar donde estuvo, por otra parte renuncie o no, que yo soy de las que le pido que NO RENUNCIE, es familia y a eso no puede renunciar, por mucho que las leticitas querais Y acusas a la Infanta de lo que hicieron tambien el papa, la yaya y la tita Henar, que fueron acusados y juxgados por alzamientos de bienes, un delito parecido al del empalmado, pero a eso se dio menos repercusion, porque sois todos y todas un atajo de hipocritas y de chupa culos, tu la primera
Aun tengo mas en la recamara pero me canso de teclear

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16835
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Mié 17 May, 2017 12:27 pm

BOIRA_A, tesoro, a quien va ese mensaje a Pilar Eyre o a Carmen Rigalt.? No hay mas ciego/a que el que no quiere ver. Cristina no puede renunciar a ser Infanta de Espana porque es hija de 1 rey. Pero Cristina deberias de renunciar a sus derechos de dinastia al trono de Espana o como se le llame. La hija del emperador de Japon ha renunciado a sus derechos por haberse enamorado de 1 plebeyo estudiante universitario coomo ella, no de 1 balonmano con mano demasiado larga y trincon como es Urdangarin.
Assia

BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 952
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor BOIRA_A » Jue 18 May, 2017 3:15 am

Assia escribió:BOIRA_A, tesoro, a quien va ese mensaje a Pilar Eyre o a Carmen Rigalt.? No hay mas ciego/a que el que no quiere ver. Cristina no puede renunciar a ser Infanta de Espana porque es hija de 1 rey. Pero Cristina deberias de renunciar a sus derechos de dinastia al trono de Espana o como se le llame. La hija del emperador de Japon ha renunciado a sus derechos por haberse enamorado de 1 plebeyo estudiante universitario coomo ella, no de 1 balonmano con mano demasiado larga y trincon como es Urdangarin.
Assia


Y para las dos, para carmen y Pilar

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 16835
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Assia » Jue 18 May, 2017 5:31 am

No creo que ni Pilar Eyre ni Carmen Rigalt sean ''letizieras,'''Boira_A. Es mas, en este foro, maxi, es 1 forera que erntiende mucho de trapos y de como se debe de ir vestida en segun que ocasiones. maxi, unas veces ha felecitado a Letizia por ir bien vestida y otras veces maxi ha criticado a Letizia por ir mal vestida para segun que occasion. A ESO SI QUE LE LLAMO YO: lo imparcial que es nuestra colega maxi.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensajepor Invitado » Dom 21 May, 2017 2:31 am

Imagen
Pippa Middleton y James Matthews, ayer, tras su boda, junto a Kate Middleton, duquesa de Cambridge.



TESTIGO IMPERTINENTE / CARMEN RIGALT

Pippa, Felipe de Edimburgo y la corte de los milagros







Pippa Middleton nació para el cuché llevando la cola del vestido en la boda de su hermana Kate con ‘Willy’ de CambridgePippa se casó ayer con un millonario; es mejor boda porque todo lo prohibido para Kate, lo hace ella corregido y aumentadoHay pocas habladurías sobre el ‘jubilata’ Felipe de Edimburgo, no por su vida de santo, sino porque las tapaba la reina



LAS CAMPOS: TRES ERAN TRES

Lola Flores solía decir que necesitaba ganar más dinero porque alimentaba a 40 familias. El caso de Teresa Campos era parecido. Ella nunca le puso número a las familias que vivían bajo su paraguas económico, pero siempre vivió atenazada por esa responsabilidad y nunca dejó de hacerle frente.

Teresa fue ingresada en la Fundación Jiménez Díaz tras serle diagnosticado un ictus. La periodista se había sentido mal y pidió que la llevaran a urgencias. Tal vez el hecho de que ella misma se pusiera en marcha le salvó la vida. No todo el mundo que sufre un accidente vascular lo percibe. Algunos ni se enteran, porque les sobreviene mientras duermen.

Estos días, Terelu y Carmen han ejercido de portavoces de la enferma y su presencia a pie de UCI ha sido interpretada como una bendición. Las dos hermanas han comunicado puntualmente la evolución de Teresa en Cuidados Intensivos y su posterior traslado a planta. Especialmente delicadas han sido las preguntas concernientes a Edmundo Arrocet, que se encuentra en Honduras concursando en ‘Supervivientes’. Sinceramente, no tocaba hablar de eso.



Nadie que presuma de estar licenciado en prensa del corazón puede permanecer ajeno a dos hechos que marcan el futuro de la Gran Bretaña en plena fiebre Brexit. Son dos hechos independientes entre sí, pero que pueden solaparse mutuamente. Uno lleva el nombre de Felipe de Edimburgo, al que su regia esposa acaba de mandar a la reserva para mayor gloria de la petanca y el críquet, que marcarán a partir de ahora su estatus de jubilata.

No puede quejarse. El consorte ha llevado una vida fácil bajo el paraguas real, que le ha permitido gozar de cierta independencia y pasear su ociosidad por los territorios de la vieja Commonwealth. Las habladurías han reparado poco en Felipe de Edimburgo, y no porque llevara vida de santo, sino porque la sombra todopoderosa de la reina Isabel lo tapaba todo. Al duque consorte pudo haberle ocurrido lo que al príncipeHenrik de Dinamarca, a quien cegaron los celos hasta el punto de no querer ocultar sus rabietas por la falta de papel institucional que le tocó en suerte. Una y otra vez, el príncipe se quejaba de ninguneo y discriminación, llegando incluso a escaparse de palacio para llamar la atención de la reina Margarita. En este sentido, Felipe de Edimburgo siempre ha sido más listo, porque ha aprovechado en beneficio propio el perfil bajo que le brindaba su situación conyugal.

Resumiendo: baja Felipe de Edimburgo y sube Pippa Middleton, que ayer contrajo matrimonio con el dueño de una cadena de hoteles, un millonario al uso de los millonarios ingleses. Pippa nació para el cuché llevando la cola del vestido de Kate Middleton el día que contrajo matrimonio con ‘Willy’ de Cambridge, hijo de Carlos de Inglaterra, que sin un poco de suerte no heredará nada.

A Pippa Middleton aquel discreto papel de reparto le puso en la pista de despegue. Su culo hizo el resto. Ayer, tras unos años dedicada a hacer cástings de futuros maridos, Pippa contrajo matrimonio con James Matthews. No se sabe cuál de las dos hermanas ha hecho mejor boda. Para mí, que Pippa. Todo lo que no puede hacer Kate, lo hace Pippa corregido y aumentado.

Kate saldrá en los sellos, pero Pippa está menos condicionada. Sus padres, empleados de British Airways, crearon una empresita de chorradas para fiestas y les fue bien. Pero lo que mejor les fue es la inversión en los mejores colegios. Precisamente en uno de ellos Kate conoció a Willy. Y de ahí, todo seguido.

Kate y Pippa eran dos hermanas con el poderío de una razón social. Cuando dos hermanas funcionan, tienen el futuro resuelto. No estoy hablando de las Mellis, cuya carrera como supervivientes se ha visto truncada. Ni de las Campos, aunque esta semana han tenido ración extra de ocupación y preocupación por el ingreso hospitalario de su madre. Tampoco de Alba Carrillo y Lucía, que no son hermanas pero se lo hacen. Ambas me producen una pereza infinita, lo siento. A la tal Alba se le ve el plumero desde que empezó a juntarse con chicos (Fonsi Nieto, Feliciano López) que daban tanta pereza como ella. Aprovechando que vive un paréntesis de soltería coyuntural, la modelo se ha unido a su madre y nos ha multiplicado la pereza. Alba no es Pippa. Para eso, primero hay que ahorrar y pedir plaza en uno de los mejores colegios, que no es el caso.

A propósito de gente que da pereza, ahí están Paula Echevarría y el Busta, aquejados ambos de estrellitis aguda, para lo cual no saben si separarse o volverse a juntar. Hagan lo que hagan, difícilmente conseguirán interesarnos. También para simular hay que tener arte e inteligencia.

No sé en cuál de estos apartados hay que incluir a las hermanas Gómez-Cuétara (las de las galletas), cuya última hazaña acaba de publicar LOC. Hasta ahora, Silvia era la única de la familia que ejercía de cazafortunas. Ex esposa del abogado Ramón Hermosilla y del fallecido García Cereceda, es la actual novia oficial de Juan Antonio Pérez Simón, socio de Slim. Mónica, hermana de Silvia, no se queda corta. Lo último que sabemos de ella es que anda ennoviada con Alberto Palatchi (Pronovias), catalán universal, de ADN judío.


EL MUNDO / DOMINGO 21 DE MAYO DE 2017




Volver a “La Casa Real”