Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Domingo 25 abril 2010

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Domingo 25 abril 2010 » Dom 25 Abr, 2010 5:29 pm

Imagen

AZUL&ROSA

MI SEMANA

Imagen

Jaime Peñafiel
Domingo 25 de abril de 2010



De Carmen Romero a Sonsoles Espinosa
    En el reportaje-entrevista que la revista norteamericana Vanity Fair, versión española, dirigida por mi ex compañera en EL MUNDO Lourdes Garzón, le ha dedicado a Sonsoles, nos quedamos sin saber si se trata de un reportaje entrevista, similar al que publicaron sobre Letizia. Era difícil en aquél, como en éste de Sonsoles, saber si hablaban ellas ó lo hacían por personas interpuestas. La Sonsoles que retrata el «círculo más íntimo» de la presidenta, me ha recordado a otra primera dama, también socialista, Carmen Romero, quien, en los primeros tiempos de su vida en el Palacio de La Moncloa pensaba, poco más omenos, como su sucesora. Si la señora Zapatero ha declarado: «Yo no he hecho oposición para ser la mujer del Presidente. Siempre mantendré mi vida privada», Carmen Romero me confesaba, en diciembre de 1982, recién llegada a La Moncloa: «No es obligación que yo acompañe a mi marido. No lo impone ningún protocolo. Creo que debo estar con él cuando me apetezca estarlo».


Flatus vocis
    Sonsoles va más lejos, aunque en la misma línea que Carmen: «Yo estoy cuando hay que estar. Soy una ciudadana anónima a la que el pueblo no ha votado». Si a Sonsoles se le critica, en Moncloa «su falta de compromiso con la labor de Estado de su marido», Carmen reconocía, en aquellos primeros días «no me siento en un papel político». Como la actual inquilina en el Palacio que «no está dispuesta a abandonar su profesión por la de su marido», la señora de González también pensaba igual: «Nunca voy a dejar de trabajar aunque sea la mujer de un jefe de Gobierno porque todo es pasajero. Él dejara de serlo un día y yo tendré que volver a mi profesión». Pasaron los años, Felipe González dejó de ser el señor Presidente y Carmen profesora para convertirse en... diputada. Todo había quedado en flatus vocis: palabras que se lleva el viento.


Dos ejemplos: Pertini y Olof Palme
    No dudo de la honestidad personal de Sonsoles. Como en su día tampoco de la de Carmen, influenciada, positiva influencia, por las esposas del presidente de la República italiana, Sandro Pertini, y la del jefe del Gobierno de Suecia, Olof Palme. Siguieron viviendo en la misma casa de siempre y ejerciendo sus respectivas profesiones.

    «Yo creo que nuestra vida no tiene por qué cambiar. A no ser que circunstancias de seguridad impidieran que siguiéramos viviendo aquí (en la calle Pez Volador del barrio madrileño de La Estrella), no tenemos por qué mudarnos», me confesaba Carmen el día en el que el PSOE ganaba las elecciones y Felipe González se convertía en presidente. «No comprendo por qué el desempeño de una función pública tiene que variar, sustancialmente, la vida, por ello hemos pensado en no dejar nuestro piso. Al fin y al cabo, esa es nuestra casa. Cuando todo esto termine, volveremos allí. El modesto piso no tardó mucho tiempo en ser solo una anécdota en la biografía de Felipe y Carmen. Al dejar el Palacio de La Moncloa, se trasladaron a vivir a una urbanización de alto standing de Madrid. Más tarde, al separarse, él se fue a vivir, con su nueva compañera, a un lujoso piso en la exclusiva calle madrileña de Velázquez, en el corazón del aristocrático barrio Salamanca.

    Sonsoles es reacia a asistir a actos oficiales y mucho menos los de carácter social. Como Carmen, de quien no existe ni un solo testimonio gráfico en el que pudiera vérsela presidiendo un acto social ni benéfico, de esas caridades burocratizadas a las que tan aficionada es la Reina.

El protocolo, sí
    Sonsoles hoy (Carmen ayer) se equivoca cuando piensa que no es obligatorio acompañar a su esposo. Cierto es que no lo impone el protocolo. Pero su ausencia puede crearmás de un problema protocolario. Como sucedió con Carmen. Durante un tiempo, se mantuvo firme en la idea, equivocada, de que ella no tenía que aparecer junto a su esposo en actos constitucionales, como las cenas de Estado en el Palacio Real. Su ausencia los creó a la hora de emparejarla con quien, por protocolo, le correspondía. Afortunadamente, tuvo la inteligencia suficiente para rectificar y saber, exactamente, lo que debía de hacer. A diferencia de Sonsoles que rechazó la invitación, al 70 cumpleaños del Rey, por un compromiso laboral ese día, olvidando que, ciertos desaires, no son de recibo en una primera dama. Ahora resulta que esa incómoda clausura del Palacio de La Moncloa no es sitio para almas tan rebeldes, como escribe Ignacio Camacho en su artículo en el Abc, La princesa enjaulada.

    Mientras Sonsoles y antes Carmen nunca han querido ser no ya la primera dama de España sino ni tan siquiera la señora de, Letizia no se contenta con ser la consorte de Felipe sino que pretende convertirse en la titular del Principado de Asturias. Ni aquellas ni ésta. Sería bueno que todos aquellos que, como Sonsoles, sufren el peso de ser la esposa de quien es, volvieran a la masa de la humanidad oscura y olvidaran todo ese pasado que, en el caso de la primera dama (la Reina no concursa), al parecer, le pesa tanto.


Imagen

Sonsoles Espinosa y Carmen Romero, dos primeras damas españolas (la Reina
no concursa) a quienes Moncloa no les ha reportado felicidad alguna.



CHSSSSS••• Mi homenaje a Luisa Sallen. Fue la gran compañera en los últimos años de su vida, no precisamente los más cómodos. ••• ¿Tan mala experiencia sentimental ha tenido para pensar, a pesar de su juventud, que si son para toda la vida le entran calambres? ••• Hay que desconfiar de las parejas que destilan almíbar en público, ha escrito J.J.V. Estoy de acuerdo, es una obscenidad. ••• Ama tanto la vida que el día que se murió uno de sus hijos exclamó: «Que nos espere mucho tiempo allí». Y no ha vuelto a hablar del muerto. ••• Se casó muy enamorada pero su matrimonio fue un desastre. De haber existido lo de la violencia de género, a él le hubieran sentado la mano ••• Aunque no podía divorciarse porque el divorcio no existía, sí el derecho a separarse. Ese día empezó a ser feliz. Y lo fue hasta su muerte ••• Pero, lo que son las cosas: el día que la enterraron, sus hijos advirtieron con horror que, a unos metros de la tumba de sumadre, estaba la de su padre. ••• «Puede hacer todo lo que quiera pero con cabeza. Los pies en la tierra y sin hacer daño. Si tiene esto presente, no habrá ningún problema». Poco elegante esta advertencia de la hija a la madre.

Avatar de Usuario
Jose maría Izquierdo

Mensajepor Jose maría Izquierdo » Lun 26 Abr, 2010 5:12 pm

¡Qué cosas dice Sonsoles!

Por: José María Izquierdo

Sonsoles Espinosa y su marido, José Luis Rodríguez Zapatero Anda la tropa de asalto con la pajarilla suelta, y entre tanto tema pesadísimo, han encontrado rica flor donde libar, césped sobre el que retozar, playa en la que solearse. Pío, pío, cantan las avecillas, que nos han hablado de jaulas. Así que se han salido de los Tribunales, y han dejado los temas rasposos a los/las editorialistas, que ya se sabe que en el reparto se equivocaron y eligieron susto. Haber elegido muerte, les dicen por las escaleras a sus sesudos compañeros/as los dicharacheros articulistas, que con dos ejercicios de muñequilla ya han salido del paso. Así que ellos se dediquen a seguir sobre las cenizas de Garzón, aún con muchos rescoldos, y que vayan entrando con escoplo en el Constitucional y su imposible acuerdo sobre el Estatut. Si ya venían apretando los de siempre, la salida al terreno de juego del presidente de la Generalitat de Cataluña, y todo el PSC, ha levantando los ánimos de nuestros chicos. Arriba, pues, que ahora tenemos otro tiro al blanco, otro tentetieso para sacudir: José Montilla. A la vista de lo cual, la fiel infantería ha decidido dedicarse a entretenimientos más amenos y deleitables. Los hay que se dan al ripio y celebran besos de artistas “cejeros”, mientras los más hincan dedos y uñas en una informe masa pastelera para comentar la semblanza del Vanity Fair sobre Sonsoles Espinosa, la esposa del presidente del Gobierno. Ya se sabe que una mujer siempre permite unas chanzas graciosísimas. Nos reímos de ella y además, de paso, le soltamos una coz al mamarracho de su marido. Se lo vamos a contar después. Y añadiremos, por el mismo precio, borborigmo de un gran faltón, jaleado por la banda de la cachiporra.

Pero lo primero es lo primero. Editorial de Abc: “Montilla, perdido en su laberinto”, en el que se reparte estopa por igual a Zapatero que al presidente catalán: “El ventajismo político, los caprichos electoralistas, y la manipulación jurídica de la realidad, por cruel que sea para el PSC, no son motivos de reacusación”. El Mundo va más peleón desde el título a cinco columnas de su primera página: “La Generalitat alienta el ‘no pasarán’ contra el Supremo y el Constitucional”. Y como no es cosa de perder la oportunidad, se aplica en el sumario: “Garzón y el Estatut presentados como víctimas de los dos altos tribunales en el acto convocado por un orgaanismo de la Consejería de Interior”. Energía en la paliza a Montilla en el editorial “La Generalitat estimula vientos antidemocráticos”. Algún párrafo de muestra de la falacia en los argumentos: “Pedir que el Constitucional se declare incompetente para valorar la constitucionalidad de una norma legal (…) equivale a abogar por su disolución. Es como si se propugna que la Policía no debe tener autoridad para detener al malhechor o que el Parlamento carece de legitimidad para aprobar una ley”.

Pero resulta que la cosa es bien distinta, y los/las editorialistas lo saben. Si la policía, después de tres o cuatro años, es incapaz de pillar a la banda de gamberros del barrio, parece normal pedir que se cambie a sus responsables, lo que no significa que se prive a la Policía de tener autoridad para detener a los malhechores, sino que se pide el cambio precisamente para que cumplan con su deber, que es acabar con esos malandrines. O cuando se piden elecciones anticipadas para que cambie la aritmética parlamentaria, no se deslegitima al Congreso, sino que se piden otros responsables de la gobernación para que se hagan mejor las cosas. Y es que, como se ve votación tras votación, semana tras semana, mes tras mes, estos jueces hace tiempo que dejaron de cumplir con su deber. Tal que fueran policías ineficaces o parlamentarios gandules. ¿Y no se puede pedir su cambio?

Vayamos a la jaula y Vanity Fair. En el reportaje de esta revista, se citan algunas frases atribuidas a personas que conocen bien a la esposa del presidente. Son cosas como éstas: "En Madrid se siente enjaulada porque es muy celosa de su intimidad (...). No le divierte La Moncloa” o que "añora la tranquilidad de la vida en provincias y estar con los suyos. En Madrid se siente como en una sartén hirviendo". ¿A alguien con dos dedos de frente pueden escandalizar tales frases? Son sentimientos comunes a muchas mujeres de hombres triunfadores y a muchos hombres con mujeres triunfadoras. Y todos los/las conocemos: ministros, médicos, periodistas, ingenieros, constructores, etc., en las que su pareja tiene una abundante vida pública y ellos o ellas se sienten incómodos, o porque son celosos/as de su intimidad y no les divierte el bufete, la clínica o el periódico de su pareja, o porque añoran la tranquilidad de la vida en provincias y estar con los suyos. Vamos, es que las frases son una simpleza.

Pues nada, estamos equivocados y aquí saltan, gozosos, nuestros queridos amigos, enarbolando plumilla justiciera. Gana el Abc, con dos de ellos repartiéndose la misma página. “Desenjaulemos a Sonsoles”, dice Antonio Burgos; “La princesa enjaulada”, titula Ignacio Camacho. Ya les veo impacientes, casi comiéndose las uñas, a la espera de la florida prosa del primero. Pues ahí va, que no quiero hacerles esperar: "Doña Sonsoles lo está pasando muy mal en La Moncloa. No sé por qué. Quizá será porque quiere pagarse de su bolsillo los viajes al extranjero para sus gorgoritos en el coro de la ópera, o poner el dinero para la factura de la luz, o ir a Mercadona a hacer la compra, que está la nevera pelada. Esas cosas. Como ya decía El Guerra que hay gente pá tó, hasta hay gente para pasárselo muy malamente viviendo muy por encima de sus posibilidades y a costa de todos nosotros. Yo considero La Moncloa como el cuarto de invitados que tenemos los españoles, que lo pagamos de nuestro bolsillo para tener allí convidado a un tío cuatro años, viviendo a cuerpo de rey él y su familia, sin que su mujer, encima, tenga que preocuparse de si hay que comprar jabón para la lavadora”. No le va a la zaga Camacho: "Pobrecita la esposa del presidente del Gobierno, espíritu libre encerrado en la jaula de mármol del Palacio de la Moncloa. Un lugar inhóspito, tétrico, inadecuado para las personas románticas de alma sencilla que detestan las vanidades mundanas y anhelan escaparse disfrazadas a pasear por los bulevares de París, acaso en busca de la estela existencial de Juliette Greco. Ah, la Moncloa, qué destino tan lúgubre, qué karma tan siniestro, qué atmósfera tan viciada por la soledad del poder. Esa incómoda clausura no es sitio para un alma rebelde”. Y así hasta el final.

En La Razón tenemos a la siempre dispuesta Ángela Vallvey. “La sartén hirviendo”, titula su columna, en la que encontramos cosas así de guays: “Madrid es una sartén hirviendo. (Ahí le ha dado). Vamos, yo diría que ‘friendo’, pero es que en mi barrio madrileño no hay piscinas (…) y creo que en Moncloa sí tienen. Piscina. Y de todo. No sé, hablo de oídas, pero me da que un palacio es una solución habitacional bastante apañadita. Y sin cargas hipotecaras, tú”. Y como ella es una chica comprometida, pero que muy comprometida, acaba con una valiente revolera: “Aaah, la vida de una consorte de presidente de Gobierno es muy dura. Y si ese presidente es Zapatero, más dura todavía. O sea, que sí: llévatelo de vuelta a León, Sonsoles. Así, la vida será mucho más fácil. Para todos”.



Al profesor Arcadi Espada le ha parecido “aburrido” –vaya por dios- el retrato de Vanity Fair. Titula su clase de hoy en El Mundo “¿Qué tendrá la princesa?”. Seleccionamos: “La esposa del presidente además de vivir en La Moncloa y veranear en Doñana, tener siempre a mano a gente de interés y llevar una vida despreocupada en lo económico quiere, a la fiel manera socialdemócrata, cuadrar el círculo. Exige normalidad. Un lujo que revela una ambición pueril y desbocada”. O bien: “Esa indiferencia por el fasto complace mucho a su público, en especial al femenino cuyo cerebro tiende a lo infausto”, que tiene su aquél.

Les decía que otros han elegido el verso. Alfonso Ussía se ha atrevido glosar en ripios, desde la primera hasta la última línea, un efusivo beso, que lo fue, de Pilar Bardem y Alberto San Juan en un acto de apoyo a Garzón. “Romance del beso”, se titula, y compone así: “Turulato me he quedado / con la pasión de ese beso. / La primavera, humillada; / el amor de celos preso. / ¡Qué soneto hubiera escrito / don Francisco de Quevedo / de ser testigo del ósculo / y notario del morreo, / que la Bardem y San Juan /por el juez Garzón se dieron!/”. (Y así sigue hasta el fin / Alfonso el figurín / para llegar, pintiparado / al estrambote taimado). “Si por Garzón hay que amar,/ mi amor profundo le ofrezco./ Una sola condición / por egoísmo establezco. / Que si fueran tan amables / los indómitos ‘cejeros’, / me enviaran con urgencia (…) una ‘cejera’ más joven / para darme al osculeo”. (Se ve que este Ussía / nunca deja sin grosería / pasar ni un solo día).

Les prometí borborigmo: ¿Han sabido de la bronca del sábado en La Noria entre María Antonia Iglesias y Pedro Ruiz? La Iglesias tiene una muletilla conocida: “¿Pero es puta o no es puta?”, nunca aplicada, claro, a personas, sino como remate a una pregunta retórica sobre si hubo o no sobornos en el caso Gürtel, por ejemplo. Ruiz, que iba recibiendo estopa, se encaró con María Antonia: “¿Pero es puta o no es puta, usted?” Pretende este gracioso que la frase es la misma. Sobre patoso, falaz. Hoy, si quieren escuchar a este caballerete, está con Federico Jiménez Losantos en es.Radio a las 11 de la mañana.

Corran, corran, que no llegan.



http://blogs.elpais.com/ojo-izquierdo/2 ... soles.html

Avatar de Usuario
Mi semana

Azul y Rosa - Cronica de Jaime Peñafiel - 2 mayo 2010

Mensajepor Mi semana » Dom 02 May, 2010 11:06 pm

Imagen

AZUL&ROSA

MI SEMANA

Imagen

Jaime Peñafiel
Domingo 2 de mayo de 2010



Transparencia sobre la salud del Rey
    En la Casa Real española ha existido siempre poca, por no decir nula, transparencia sobre dos asuntos que pueden considerarse cuestiones de Estado. Uno es la salud del Rey; el otro, los dineros de Su Majestad, recibidos de los Presupuestos Generales. Hasta ahora, el secretismo y la opacidad han rodeado a los dos temas.

    Pero, algo está cambiando en La Zarzuela, si no con el tema económico (el PCE ha pedido, con 35.000 firmas que se conozcan las cuentas del Rey) sí con el de la salud que es mucho más importante. Hasta ahora, «la mala salud de hierro» de Don Juan Carlos era tabú. Aunque todos los años se sometía a chequeos en la clínica de Gil Vernet de Barcelona, lo más que trascendía era un simple comunicado de un portavoz de palacio informando sobre las visitas periódicas del soberano al ilustre urólogo, quien llegó a sufrir un asalto en su consulta en el que desaparición el historial médico de S.M., robo nunca bien aclarado. Pero esta mi semana, la Casa del Rey ha hecho público no sólo los resultados sino los nombres de los médicos que han intervenido en el chequeo real. Se trata de un equipo «no habitual» formado por los doctores Ruperto Oliveró, jefe de servicio de Medicina Interna; Manuel Sánchez, jefe de Nutrición y Antienvejecimiento y Avelino Barros, jefe del Servicio Médico de la Casa Real. Por primera vez se han detallado las exploraciones y pruebas a las que, por espacio de dos días, se ha sometido al Jefe del Estado en la Clínica Planas de la ciudad condal: aparato digestivo, aparato cardio circulatorio, aparato respiratorio, sistema neurológico, génitourinario, sistema locomotor... Un chequeo total.


Una salud de hierro pero...
    Todo el mundo sabe que Don Juan Carlos no tiene la sangre azul sino roja como todos los mortales. Por ello, está sujeto a enfermedades más o menos graves, algunas de ellas consecuencias de las innumerables caídas sufridas practicando el esquí. Porque los reyes también se caen. «Tengo una salud de hierro pero no me he librado de nada», reconoció en cierta ocasión. De pequeño sufrió lo mismo que todos los niños: sarampión, varicela, hepatitis, tifoideas y apendicitis aguda. Ninguna le dejó secuelas. No así las mencionadas caídas. La más grave, sufrida en 1983, durante unas vacaciones navideñas en Gstaad, le produjo una grave fisura en la pelvis que no sólo lo retuvo un mes en la cama sino que, dos años después, el 19 de junio de 1985, le obligó a pasar por el quirófano: una brida fibrótica pelviana periureteral ejercía una fuerte presión sobre el uréter izquierdo que hubo que liberar, extirpando la fibrosis que afectaba a un testículo.


Rumores desestabilizadores
    Esta intervención desató una auténtica avalancha de rumores sobre la salud del Rey, algunos de ellos totalmente desestabilizadores pero sin fundamento. Han pasado nada menos que... 15 años y, esta mi semana, con la transparencia tantas veces pedida nos han informado que la salud de Su Majestad es «satisfactoria». Tras el exhaustivo chequeo «no se han encontrado alteraciones dignas de mención». Nos congratulamos. Este columnista muy especialmente. Sólo una pregunta: ¿quién acompañó al Rey durante los dos días de estancia en la clínica Planas? Antes lo hacía José Cusi, el armador del Bribón que patroneaba siempre con Don Juan Carlos. También la Infanta Cristina. Pero el monarca y Cusi dejaron de ser amigos y la Infanta ya no vive en Barcelona sino en Washington. ¿Aprovechó la presencia de su hija en Barcelona por los funerales de Samaranch?, pregunto.

A la princesa le han puesto los cuernos
    Nadie discute que Magdalena de Suecia, segunda hija de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, es la más bella de todas las princesas que en el mundo son. Todos creíamos que era una mujer feliz, a punto de casarse el próximo otoño, con su novio de toda la vida, Jonas, un joven abogado con el que compartía desde hace tiempo techo y lecho. Como si de una parejita cualquiera se tratara. Eso sí, con 10 escoltas protegiéndolos de noche y de día una intimidad tan descaradamente pública. ¡Ay, estas princesas tan cachondas que han dejado en mantilla a las de Mónaco! Pero nadie ha entendido que a una joven de tal belleza, su novio le haya puesto los cuernos públicamente con una vulgar estudiante noruega de 21 años, con los dientes tipo drácula. La muy miserable ha vendido la historia, por tan solo 1.600 euros, a la más importante revista del corazón de Suecia y encima declarando con recochineo: «Me da pena por Magdalena porque ha tenido un hombre infiel a su lado. Ella se merecía algo mejor». La ofensa ha sido tan pública que no ha podido haber pública reparación. A Magdalena sólo le ha quedado que recoger sus cosas y, como una hija pródiga, regresar a palacio solterita y sin compromiso, sin anillo y sin la pulsera de castidad de Cartier, cuya llave solo tenía ese ballenato llamado Jonas. ¡Ay! Las monarquías ya no son lo que eran ni las princesas tampoco.


Imagen

Por primera vez, transparencia sobre la salud del Rey. La Casa Real sueca
reconoce que a la princesa Magdalena le ha sido infiel su novio, Jonas Bergstrom.



CHSSSSS••• Si te equivocas una vez, la culpa puede ser mía; si te equivocas dos, suya. Pero si te equivocas tres, no hay duda de quien es... la culpa. Tal le ha sucedido a esa Miss española de vida sentimental de continua ida y vuelta y, además, embarazada. ••• Mi corazón sincero me ha conducido a casarme cada vez que me he enamorado. Y son ya... cuatro. ••• La vida es demasiado preciosa para gastarla con una sola mujer, ha declarado. ••• Quién es ese famoso personaje, escritor accidental tras su paso por la cárcel, que se ha visto obligado a firmar su libro, en el día de San Jordi de Barcelona, sentado sobre un rosco flotador. ¿Qué tendría su culo? ••• De todas las maneras, estemos sentados en un trono, en una silla o en un flotador, siempre estaremos sentados sobre nuestro propio culo. Del Rey abajo, todos. ••• Ahora se ha sabido que durante cuatro años mantuvo un romance con su cuñada sin que su hermano ni lo sospechara. ••• ¿Pudo facilitar esta relación el hecho de que el cornudo le utilizara para liberarse de sus amantes? Incluso llegó a compartir alguna.


EL MUNDO / AÑO XVI, NÚMERO 437 CRÓNICA DOMINGO 2 DE MAYO DE 2010

Avatar de Usuario
El trono de Peñafiel

Crisis

Mensajepor El trono de Peñafiel » Mar 04 May, 2010 2:15 am

El experto analiza los acontecimientos sobre la Casa Real en su sección: El trono de Peñafiel
Jaime Peñafiel: "Hay crisis entre Iñaki Urdangarín y la Casa Real"

Jaime Peñafiel nos daba el titular para su sección semanal: "Hay crisis en la Casa Real", en concreto, con uno de sus miembros: Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina. ¿El motivo? Según Peñafiel está claro: "Los negocios".

Los rumores ya se habían disparado. Especulaban con un posible distanciamiento en el matrimonio de los Duques de Palma, la Infanta Doña Crista e Iñaki Urdangarín. Sin embargo, Jaime Peñafiel cree la crisis no está en el matrimonio: "Hay crisis enter Iñaki Urdangarín y la Casa Real". Los motivos son, según el experto en Casa Real, "los negocios" del Duque de Palma. Peñafiel asegura que en Casa Real "no gusta que nadie se meta en negocios, trabajos sí, pero negocios no, sobre todo cuando traspasa los límites de la discreción".

En cuanto a la crisis en el matrimonio, Peñafiel destaca una ausencia, la del Duque de Palma en el funeral de Juan Antonio Samaranch, presidente de Comité Olímpico Internacional. Una ausencia destacada dada la faceta deportista de Urdangarín. Urdangarín no acudió a esta ceremonia pero sí auna misa "tres días depués" en Madrid, un evento al que acudió Urdangarín en soliario a pesar de que la Infanta Cristina también se encontraba en la capital. Peñafiel se preguntaba el porqué de la ausencia de la Infanta y se hacía eco de las fotografías en el interior de un coche, "en ellas parece que la relación no era todo lo fluida..."

Peñafiel no cuestiona que los negocios de Iñaki Urdangarín sobrepasen la legaliad pero sí asegura que en la Casa Real no gusta que sus miembros aparezcan en los medios de comunicación por causas ajenas a motivos profesionales.

http://www.telecinco.es/salvame/detail/ ... 2237.shtml

Avatar de Usuario
Cronica - 9 de mayo 2010

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Cronica - 9 de mayo 2010 » Dom 09 May, 2010 3:38 pm

Imagen

AZUL&ROSA

MI SEMANA

Imagen

Jaime Peñafiel
Domingo 9 de mayo de 2010


¿Los puros de Fidel tienen la culpa?
    Mientras los españoles se desperezaban ayer sábado para vivir un fin de semana todo lo tranquilo que la situación del país lo permite, el Rey Don Juan Carlos permanecía anestesiado en el quirófano de un hospital de Barcelona, rodeado de cirujanos, dispuestos a descubrir si ese nódulo en su pulmón derecho era canceroso. No es la primera vez que rumores desestabilizadores sobre la salud de SuMajestad forman parte de las conversaciones de los ciudadanos. «El Rey tiene cáncer», se ha dicho y repetido cada vez que el Soberano se ha sometido a un chequeo o ha pasado por un quirófano.

    La pasada semana, recordábamos aquí el 19 de junio de 1985 cuando don Juan Carlos tuvo que ser intervenido de una brida fibrótica pelviana periuretral —que ejercía una fuerte presión sobre el uréter izquierdo— que hubo de liberarse extirpando la fibrosis que afectaba a un testículo. Todo ello, consecuencia de una caída, la más grave de las numerosas que ha sufrido, durante unas vacaciones navideñas en Gstaad, produciéndole una gran fisura en la pelvis que le retuvo unmes en la cama. La llegada del Rey en camilla hizo que el inolvidable general Sabino le recibiera, en el aeropuerto madrileño, con estas palabras: «Señor, un Rey sólo regresa así de una guerra», frase que encerraba toda una crítica leal, pero crítica.


¿Se puede esperar?
    Críticas está recibiendo el equipo médico habitual con toda la razón. Nadie se explica la precipitación del comunicado del último chequeo y sus positivas conclusiones cuando uno de los especialistas que tomaron parte en la revisión médica anual, encontró un nódulo en el pulmón derecho. Ello contradice los resultados «plenamente satisfactorios», como se hacía constar en dicho comunicado y, mucho más, que no se había encontrado en el chequeo «alteraciones dignas de mención», respecto al efectuado en abril de 2009.

    ¡Menos mal que no había nada digno de mención! ¿El haberse detectado un tumor pulmonar, aunque en un principio pareciera no tener actividad, por estar encapsulado, no merecía ser mencionado? En pruebas complementarias se comprobó, desgraciadamente, que no solo tenía actividad sino que se advertía un ligero crecimiento. ¡Joder con el chequeo, joder!

    El Rey recibió la noticia de boca del Jefe de Servicio Médico de la Casa Real, doctor Avelino Barros, con la desagradable sorpresa que es de suponer. Una vez repuesto del susto, preguntó: «¿Se puede esperar?». Más bien iba a ser que no. «No se debe dejar», fue la respuesta del médico.

    Un frenesí se desató en La Zarzuela, mientras que S.M. seguía con su actividad programada. Incluso, el mismo día que tenía que viajar a Barcelona para operarse, tuvo un encuentro con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que se encontraba en España en visita oficial y con quien mantuvo una entrevista de 50minutos.

    Pregunto: ¿Cuál puede ser el estado de ánimo de un hombre al que han informado que tiene un tumor en el pulmón y es necesario operarse urgentemente? Pienso se trata de una de las peores noticias que un ser humano puede recibir. Afortunadamente, según declaraciones del doctor Molins, médico que ha dirigido la operación, «el Rey no ha tenido un cáncer de pulmón». Pero el susto no se lo quita ni Dios.


¡Deberá dejar de fumar!
    A determinada edad, pocas son las cosas con las que un hombre puede encontrar satisfacción. El sexo, la comida, la bebida, los deportes, si, pero... Ignoro si Don Juan Carlos ha aceptado de buen grado las renuncias o moderaciones de lo que—por ¿prescripción facultativa?— hay que acatar. Pero, a lo que nunca ha estado dispuesto es a dejar de fumar los cohibas que Fidel Castro le sigue enviando, por valija diplomática. Le gusta tanto fumarse un puro —en el mejor sentido de la palabra— que, en una reciente recepción en el Palacio de El Pardo, se refugió en una pequeña salita para degustar, como solo sabe hacerlo un buen fumador, un veguero de hermosa vitola.

    Una de las preguntas más inteligentes que se le hicieron al doctor Molins, en su primera comparecencia ante la prensa tras la operación, fue si el hecho de ser el Rey fumador, hubiera podido influir en el tumor pulmonar. Tras reconocer públicamente que de los tumores malignos un 95% son consecuencia del tabaco, aclaró que, en el caso del Rey, como no se trata de un cáncer, nada que ver (¿?). Pero advirtió que Don Juan Carlos debería dejar de fumar, debería olvidarse de los puros de Fidel.

La Reina y la anestesia
    No me cabe la menor duda que una de las preocupaciones de la Reina, con motivo de la intervención quirúrgica, independiente de los resultados de la biopsia, ha tenido que ser la anestesia total bajo la que se ha realizado la operación.

    Uno de los pocos enfrentamientos de doña Sofía con el general Armada fue, precisamente, una intervención quirúrgica al príncipe Felipe, en abril de 1974, como consecuencia de un accidente casero que a punto estuvo de costarle la falange de un dedo de la mano derecha. Tenía entonces 6 años. Se intentó comunicar con sus padres. Imposible. Se encontraban aislados en los fastos de Persépolis, donde las comunicaciones eran muy difíciles.

    El máximo responsable ese día en La Zarzuela era Alfonso Armada, Secretario General de la Casa, quien, en ausencia de los entonces príncipes y previa consulta con Franco, decidió autorizar intervenir a Felipe. Por lo doloroso del caso, la operación se llevó a cabo en el hospital de la Cruz Roja, en la madrileña avenida Reina Victoria, bajo anestesia total. Cuando al fin se pudo contactar con doña Sofía, a ésta no le pareció bien lo de la anestesia, montando en cólera contra Armada. Y lo hizo no solo por teléfono sino que a su regreso volvió amanifestarle su desacuerdo.

    Años después, el 6 de febrero de 1984, su madre, la reina Federica, fallecía, en la clínica de La Paloma de Madrid, como consecuencia de la anestesia general bajo la que se había realizado una sencilla y simple operación de cirugía estética. Posiblemente, esta desgracia ha debido estar presente ayer en la mente de doña Sofía.


La Familia Real ¿dónde estaba?
    En la columna de la pasada semana, preguntábamos, a propósito de la estancia del Rey en la Clínica Planas, para someterse al chequeo anual, quien de la Familia Real le acompañaba. Al parecer... nadie. Como nadie de la Familia le ha acompañado en los anteriores reconocimientos. En este caso concreto, por tratarse de una intervención muy seria, sorprendió que cuando el Rey emprendió viaje a Barcelona, a las cinco de la tarde, lo hiciera solo, en compañía de su médico, el doctor Barros. Segúnme informa Ramón Iribarren, Jefe de Relaciones Exteriores de La Zarzuela —y responsable de la transparencia informativa que parece haberse impuesto desde su llegada— el Rey se dirigió a la clínica Planas donde pernoctó y se le preparó para la operación.

    A las siete de la mañana del sábado, ingresaba en el hospital Clínico. ¿Dónde se encontraba la Reina?, se preguntaba la prensa. Sobre todo, cuando el día anterior había asistido, en la Ciudad Condal, a una conferencia sobre microfinanzas. Y ese mismo día, por la tarde, ya estaba en La Zarzuela, recibiendo una audiencia. La Reina viajaría ayermismo, sábado, a Barcelona, donde llegó a las 11 de la mañana cuando el Rey hacía ya dos horas que estaba siendo intervenido.

    La infanta Elena se encontraba en Valencia, participando en un concurso hípico. Llegaría al hospital a las 5:30 de la tarde de ayer. A la infanta Cristina—que había regresado a Washington después de unos días de vacaciones en España— se la espera para mañana, lunes, como tenía previsto. ¿Y el Príncipe? La primera gran alarma saltó cuando se dijo, tras conocer el ingreso del Rey en el hospital, que el Heredero, presente en Costa Rica representando a su padre en la toma de posesión de la nueva presidenta, regresaba urgentemente a España. Afortunadamente, resultó no ser cierto, prueba elocuente de que el estado del Rey no era tan preocupante como se temía.

    Que el Rey no tenía cáncer.

EL MUNDO / AÑO XVI, NÚMERO 437 CRÓNICA DOMINGO 9 DE MAYO DE 2010

Avatar de Usuario
mínimo decoro

Mensajepor mínimo decoro » Dom 09 May, 2010 4:51 pm

Muchas gracias Princesita por llevarte el artículo de Peña sin decir, como siempre, de dónde lo sacas GRATIS :clown:

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 09 May, 2010 5:14 pm

"como siempre de donde lo sacas gratis"

si?
con que seguridad lo afirmas,no?

Avatar de Usuario
a mamarla a parla

Mensajepor a mamarla a parla » Dom 09 May, 2010 6:23 pm

je je

Es aparecer peña en el Loco y por arte de gracia en el cotorro. Nada de escaneado, nooo, tal cual con texto en vertical, que esa es otra hay que pasar el trabajo.

No teneis vergüenza ni tú, ni la que lo copia sin agradecer el coste y el trabajo (eso si no sois una y dúo ) pero no te mosquees entiendo que muchas sólo sean capaces de tener un orgasmo cuando la cotorra de turno le dice gracias por traerlo.

¡Espera!, seguro que lo copia a mano, tendrá vocación de copista del Medioevo [smilie=to funny.gif]

Pd. Sólo se pide el mínimo, llévatelo y da las gracias :clown:

Avatar de Usuario
boba y clasista

Mensajepor boba y clasista » Lun 10 May, 2010 2:32 pm

Uno de los pocos enfrentamientos de doña Sofía con el general Armada fue, precisamente, una intervención quirúrgica al príncipe Felipe, en abril de 1974, como consecuencia de un accidente casero que a punto estuvo de costarle la falange de un dedo de la mano derecha. Tenía entonces 6 años. Se intentó comunicar con sus padres. Imposible. Se encontraban aislados en los fastos de Persépolis, donde las comunicaciones eran muy difíciles.

El máximo responsable ese día en La Zarzuela era Alfonso Armada, Secretario General de la Casa, quien, en ausencia de los entonces príncipes y previa consulta con Franco, decidió autorizar intervenir a Felipe. Por lo doloroso del caso, la operación se llevó a cabo en el hospital de la Cruz Roja, en la madrileña avenida Reina Victoria, bajo anestesia total. Cuando al fin se pudo contactar con doña Sofía, a ésta no le pareció bien lo de la anestesia, montando en cólera contra Armada. Y lo hizo no solo por teléfono sino que a su regreso volvió amanifestarle su desacuerdo.


Y la Reina colerica que pretendia que el niño se quedase con el dedo colgando hasta que ella decidiera o que Armada la leyera el pensamiento.

La nuera siguiendo su impagable ejemplo, se la monto cuando se fotografio con Leonor en el circo :lol: .

Avatar de Usuario
Azul y Rosa

MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel 16 de mayo de 2010

Mensajepor Azul y Rosa » Dom 16 May, 2010 5:12 am

Imagen

AZUL&ROSA

MI SEMANA

Imagen

Jaime Peñafiel
Domingo 16 de mayo de 2010



Yo sigo siendo el Rey...
    Poco más o menos es lo que Don Juan Carlos le dio a entender a su heredero, el Príncipe Felipe, y a su inefable consorte Letizia cuando, el pasado domingo, entraban en la habitación del Hospital Clínic de Barcelona, donde había sido intervenido de un tumor, afortunadamente, benigno. «Como ves, aquí estoy, entero y en forma». Entero y en forma para seguir siendo el Rey. Don Juan Carlos no dejó de serlo ni tan siquiera durante las horas que estuvo ausente bajo los efectos de una anestesia total. Ni aún así, se le pasó por la cabeza, antes de entrar en el quirófano, que se pusieran en marcha los mecanismos sucesorios o de regencia, contemplados en el artículo 59.2 de la Constitución («Si el Rey se inhabilitare para el ejercicio de su autoridad y la imposibilidad fuere reconocida por las Cortes Generales, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia el Príncipe heredero de la Corona, si fuere mayor de edad»). Que podían haberse aplicado. No tanto por el motivo de la operación sino por los riesgos que una sedación total, a los 72 años, puede suponer. No olvidemos que la reina Federica, madre de la Reina Sofía, falleció no por los motivos de la intervención, una especie de cirugía estética, sino de la anestesia de la que no logró recuperarse.


Tendrán que seguir esperando
    Si en los días anteriores a la delicada intervención, aún ignorando los resultados, Felipe y Letizia pudieron pensar que ya era llegada su hora, afortunadamente se equivocaron. No importa que, como alguien de su entorno reconociera a Vanity Fair, «en palacio dicen que el Príncipe ya esta preparado para ser Felipe VI y que Letizia tendrá un papel fundamental». Cierto es que «la consorte hace un permanente esfuerzo para que en todas las imágenes se le vea que está trabajando», como se leía en la revista. Incluido, cuando acude a actos sociales. Como el otro día cuando le impusieron el Garbanzo de Plata. Se comportó como un político, en este caso una política en campaña electoral, recorriendo todas las mesas del restaurante y saludando, uno a uno a todos los comensales, olvidando que ni ella ni el Príncipe tienen necesidad de revalidarse ante los electores. Sorprende que en la citada revista alguien dijera: «Letizia es el último flotador de la monarquía española». Después de los resultados de la operación y de las palabras de Don Juan Carlos a su hijo, va ser que no. El único y auténtico flotador de la Monarquía española es el Rey. No sólo hoy por hoy sino hasta su muerte. Hasta entonces, Don Juan Carlos seguirá siendo el Rey, como dice esa ranchera de José Alfredo Jiménez que tanto le gusta al soberano y que yo le oí a doña Lola Beltrán cantarle en el parque de Chapultepec, en el primer viaje que S.M. realizó aMéxico, en 1967.


Una olla podrida, con perdón
    Me parece excesivo y muy cortesano que le pidiera perdón o disculpas en público. Que yo sepa, avisarle, en su día, de lo que decían de ella los muy pijos amigos de su novio, no creo sea ningún insulto del que arrepentirse o pedir perdón. Obligación de todo hombre leal es decir o escribir lo que deben saber las personas que uno respeta. Lo contrario, querido, es comportarse como un cortesano. De todas formas , ese perdón bien vale un cocidito madrileño. Sin ánimo de incordiar, yo escribiría lo mismo que tu escribiste aquel día y que ha motivado tu público perdón: Ay, si tu supieras lo que cuentan de ti muchos de los que te acompañaron en el castizo banquete de la olla podrida». Así se denominaba antaño al vulgar cocido, un plato casi a diario en la mesa, desde Felipe II a Fernando VII.

Emperatrices y generalísimas
    Tu obsesión ¿conmigo? te hace escribir tonterías tales como que prefiero a las «emperatrices antiguas y a las generalísimas rancias» antes que a Rania, que es lo mismo que decir Letizia. No me gustaría recordarte, pero lo voy a hacer, que la única periodista que ha escrito todo un suplemento, baboso y cortesano sobre la generalísima, con motivo de sus bodas de oro o de plata fuiste tú. No me gustaría volver a hablar de aquel cuadernillo del diario Pueblo. ¡Ay! Las hemerotecas, esa conciencia de los periodistas del siglo XXI. Nunca entenderé a quienes defienden a Rania, una consorte que derrocha el dinero de un pueblo tan pobre como Jordania, paseándose por el mundo como una top model o una fashion victim que es peor.


Ejemplar transparencia
    La magnífica actuación del Jefe de la Casa de Su Majestad, Alberto Aza, y la del Jefe de Relaciones Exteriores, Ramón Iribarren, a propósito de la intervención quirúrgica del Don Juan Carlos, ha puesto de manifiesto el nuevo estilo, lleno de ejemplar transparencia sobre asuntos que, por afectar al Jefe del Estado, como la salud y también los dineros, deben ser conocidos por la opinión pública. Este impecable comportamiento ha alejado cualquier duda sobre los rumores de cambio en el staff de La Zarzuela.


Imagen

El Rey Juan Carlos, el Príncipe Felipe y su inefable esposa Letizia,
que tendrán que seguir esperando.



CHSSSSS••• Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. ¿A qué viene prestarse, precisamente estos días, a esa exhibición de felicidad matrimonial en el ¡Hola!, con una esposa sonriente cuando tanto le cuesta exteriorizar sus sentimientos? ••• Se ha separado de su cuarta esposa pero, en sus declaraciones, sólo habla de dos anteriores. ¿Por qué se ha negado a mencionar a la tercera, que acabó llevándole a los tribunales por asuntos de dinero? Falta de elegancia, le llamo yo a eso. ••• Quién es esa conocidísima periodista que tiene su baño lleno de toallas robadas en los hoteles y hasta alguna que otra del Palacio Real. ••• Un caballero, y él lo es, nunca debe llevar las manos en el bolsillo del pantalón aunque, en la última foto oficial del Rey, realizado por un genio de la fotografía, aparezca así. Mucho menos cuando el caballero acompaña a su dama. ••• El pasado viernes hizo 48 años de la boda de Don Juan Carlos y Doña Sofía y, el próximo sábado, seis de la de Felipe y Letizia. Reportajes especiales para ésta, olvido para la de los Reyes. ¡Qué país!


EL MUNDO / AÑO XVI, NÚMERO 437 CRÓNICA DOMINGO 16 DE MAYO DE 2010

Avatar de Usuario
porra

Mensajepor porra » Lun 17 May, 2010 3:58 am

••• Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. ¿A qué viene prestarse, precisamente estos días, a esa exhibición de felicidad matrimonial en el ¡Hola!, con una esposa sonriente cuando tanto le cuesta exteriorizar sus sentimientos? •••


Imagen

:mrgreen:

Avatar de Usuario
porra

Mensajepor porra » Lun 17 May, 2010 4:03 am

••• Se ha separado de su cuarta esposa pero, en sus declaraciones, sólo habla de dos anteriores. ¿Por qué se ha negado a mencionar a la tercera, que acabó llevándole a los tribunales por asuntos de dinero? Falta de elegancia, le llamo yo a eso. •••


Imagen

CARLOS LARRAÑAGA Y MARÍA TERESA ORTIZ-BAU

Avatar de Usuario
porra

Mensajepor porra » Lun 17 May, 2010 4:08 am

••• Un caballero, y él lo es, nunca debe llevar las manos en el bolsillo del pantalón aunque, en la última foto oficial del Rey, realizado por un genio de la fotografía, aparezca así. Mucho menos cuando el caballero acompaña a su dama. •••


Imagen

Avatar de Usuario
porra

Mensajepor porra » Lun 17 May, 2010 4:12 am

••• El pasado viernes hizo 48 años de la boda de Don Juan Carlos y Doña Sofía y, el próximo sábado, seis de la de Felipe y Letizia. Reportajes especiales para ésta, olvido para la de los Reyes. ¡Qué país!


Pero si no lo celebran ni ellos :mrgreen:

Avatar de Usuario
porra

Mensajepor porra » Lun 17 May, 2010 4:13 am

••• Quién es esa conocidísima periodista que tiene su baño lleno de toallas robadas en los hoteles y hasta alguna que otra del Palacio Real. •••


HELP :roll:




Volver a “La Casa Real”