Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 17465
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Assia » Lun 12 Feb, 2018 11:36 am

Gracias BOIRA_A, ya iba a preguntar donde te habias metido. No se, no he leido esta semana el AZU&ROSA de Penafiel. Siempre con lo mismo y son casi todas sus cronicas muy repetidas. Solo repasarla por encima me aburrio. Lo que si me gusta es sus ''adivinanzas'' y como tu las aciertas.
BOIRA_A, se que tu y yo estamos en desacuerdo en muchos temas, pero eso no impide a que yo te aprecie. A veces hasta con mi hijo estoy endesacuerdo, pero lo amo mas que a nadie en el mundo.
Un abrazo
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Lun 12 Feb, 2018 4:51 pm

Gracias BOIRA_A!

Avatar de Usuario
Invitado

La muerte de un hombre bueno - Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Mar 13 Feb, 2018 4:24 am

    Imagen


    Imagen
    Opinión
    _______________________________________________

    La muerte de un hombre bueno

    Jaime Peñafiel
    _______________________________________________




Cuando se cumplen muchos años, tantos como los 86 que a punto estoy de tener, te vas quedando cada vez más sólo. En poco tiempo he perdido tantos como siete grandes amigos que no han tenido la suerte o la desgracia de vivir tantos como yo Algunos de ellos ¡eran todavía tan jóvenes!

Si ustedes leen las famosas esquelas de ABC observaran que cuando un hombre muere con más de 90 años, junto a los nombres de su mujer, hijos y hermanos, siempre aparece una pequeña cruz. Es una elocuente y dramática demostración de que ha muerto… solo.

A veces, como esta semana, la muerte de un hombre joven, de 54 años y padre de seis hijos (Mercedes, Alfonso, Regina, Victoria, Carmen y Luis) me ha conmovido profundamente.

Se trataba de una de las personas más buenas que yo he conocido. Tuve la suerte y el privilegio de trabajar a sus órdenes en la COPE, de la que fue presidente entre 2006 a 2010.

Además, era hijo de Luis Coronel de Palma, marqués de Tejada, ex gobernador del Banco de España y embajador en México, el año 1976, cuando los reyes don Juan Carlos y doña Sofía llegan a un país, a un continente, donde se les llevaba esperando cuatrocientos ochenta y cuatro años.

Aquella mañana que daba fin al mes más florido del año, toda la América Latina se puso en pie. Y lo hizo en el momento en que los Soberanos españoles pisaban tierra en el Nuevo Continente en el que ningún rey de España había estado antes.

Muchas veces recordé con Alfonso el gran favor que me hizo su padre, el entonces Embajador de España en la capital azteca, permitiéndome estar presente en el reencuentro de la legitimidad de la Republica y la Monarquía democrática, cuando don Juan Carlos y Doña Sofía abrazaron a Dolores de Rivas, la viuda de Manuel Azaña, el último Presidente de la Republica española en la embajada de España.

– Quédate en este saloncito. Que no te vean los compañeros. Yo te avisaré – me dijo el embajador.
Gracias a ello, pude ser testigo de aquel emocionante e histórico momento en el que doña Lola, con los ojos llenos de lágrimas y las manos de don Juan Carlos y doña Sofía entre las suyas, les decía:

– ¡Cuanto le hubiera gustado a Manuel vivir este día porque quería la reconciliación de todos los españoles!

Testigo junto a Coronel de Palma, Emilio Casinello, Consejero Cultural entonces de la embajada y más tarde embajador de 1982 a 1985.

Vaya este recuerdo en homenaje a Alfonso, dignísimo hijo de aquel gran hombre que fue su padre. Tan grande como él.


    Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Sab 17 Feb, 2018 3:20 am

Imagen

MI SEMANA
JAIME PEÑAFIEL
Sábado 17 de febrero de 2018

Imagen


EL HOMBRE QUE QUISO SER... REINA

    Esta mi semana, ha fallecido el príncipe Enrique, un hombre a quien yo admiraba desde el día que le conocí, desde el día de su boda con la hoy reina Margarita de Dinamarca. Y le admiré siempre porque, dentro de su lógica y coherencia intelectual, quiso ser, simple y sencillamente... reina. Como Letizia. Con toda la razón. Desgraciadamente, ha muerto, en la madrugada del 13 al 14 de febrero, sin conseguirlo. Víctima de la más cruel y humillante de las discriminaciones. Porque si en el mundo existe una institución, una sola, en la que se discrimina, no a la mujer, que ya es un tópico, sino al hombre, es en las monarquías. De todo el mundo. Incluida la civilizada Europa. Desde las democráticas sueca, danesa y noruega del norte hasta las constitucionales española, belga y holandesa del centro y sur europeo, sin olvidar la británica de su graciosa majestad. Contra todas ellas, pero sobre todo la suya, la de Dinamarca, de la que era príncipe consorte, ha estado en guerra hasta la mismísima hora de su muerte. Luchando contra una discriminación que le humillaba. Como también lo hizo el pobre príncipe Claus de los Países Bajos, un sufridor y desgraciado consorte que no pudo, no supo o no quiso aceptar su delicado, incómodo y hasta humillante papel de ser menos que la mujer y permanecer siempre, hasta la muerte, a la sombra de la mujer. Felipe de Edimburgo, el más emblemático de los hombres que se acuestan con la reina, nunca olvidó lo que le dijo su suegro, Jorge VI: “Es más difícil ser consorte que rey”. Porque no es, en modo alguno, democrático que, cuando un hombre accede al trono y es coronado, su esposa reciba automáticamente el nombre y el estatus de reina. Como le sucedió a Letizia. O a Sofía, reina hasta la muerte. Aunque no reine. Aunque esté reinando su hijo. Sin embargo, cuando una mujer es reina o no siéndolo es coronada como tal, su esposo ¡nunca! ¡jamás! será rey, sino príncipe. Contra esta discriminación luchó, inútilmente, el principe Enrique desde el primer día de su vida en común con su esposa, la reina Margarita. Cierto es que, como hombre inteligentísimo que era, sabía que su vida en la corte danesa no iba a ser fácil. Me lo reconoció en una entrevista que mantuve con él, recordando unas palabras de su padre: “Tú sabrás lo que haces, hijo mío, pero debes saber aunque te cueste y te duela que, hagas lo que hagas, serás desollado el resto de tu vida “. Y sin olvidar estas sabias y paternales palabras, me reconoció: “Algunas veces he tenido la sensación de estar con la camisa hecha jirones pero todavía no han llegado al hueso... Nadie desea terminar como un brontosaurus que jamás supo adaptarse y acabar disecado en un museo”. ¡Vive Dios! que lo aplicó al pie de la letra a su vida. Incluso para después de su muerte, cuando, un mes antes, declaró al más importante periódico de Dinamarca: “Mi esposa no me ha mostrado el respeto que se debe a un marido. La reina me toma por tonto. Si ella quiere que me sepulten a su lado tiene que nombrarme rey consorte”. Y, para impedir que pueda no respetarse su última voluntad, ha pedido ser incinerado y sus cenizas arrojadas el mar. Con esta cruel decisión, que suena a venganza póstuma, ya será imposible que sus restos puedan descansar en el panteón real. Como era deseo de la reina, una mujer que siempre le amó desesperadamente. Desde el día que le conoció pero que nunca accedió a hacerle... rey.

MAJESTAD, CUIDADO CON LOS AMIGOS PELIGROSOS

    El reciente incidente protagonizado por ese impresentable follonero, conocido con el nombre de Jordi Évole y el insolente periodista, José María García cuya dependencia del pasado, hecho de cenizas, le cuesta superar, me ha recordado el tema del Rey y los amigos peligrosos. ¡Cuidado, Majestad! Posiblemente, en el caso que nos ocupa, la culpa puede que sea más de Don Juan Carlos aunque comprensible. Porque, cuando estamos tristes, preocupados, decepcionados, solemos abandonarnos libremente y, por gratitud, a quienes creemos son nuestros amigos. Como ser humano que es, el Rey emérito, cuando se siente solo, busca la complicidad de ciertas personas para salir de esa soledad. Se trata de una debilidad que muchas veces se paga. Como en este caso. Uno, tendiéndole una trampa, como si fuera su amigo. El otro, tachándole de grosero cuando el Soberano se negó a responder a una pregunta que le incomodaba. Me gustaría saber si Don Juan Carlos sigue pensando que José María García es “una persona muy leal a la que admiro y quiero mucho”, como le reconoció a Évole, hasta que éste cometió la insolencia de advertirle “García dice que si hubiera tenido la exclusiva de Botsuana la habría dado. ¿Cómo le hubiera sentado a usted?”. Después de esta pregunta, colgó y García le llamó “grosero”.

    Dicen que el Rey no debería tener amigos. Se trata de una de las grandes servidumbres de la Corona. Entre otros motivos porque la amistad es una igualdad armoniosa, una relación entre semejantes. Y, en el caso que nos ocupa, ni Évole ni García lo son. Of course. De existir una relación afectuosa, como la del emérito con el ex radiofónico deportivo, debía ser tomada, tan sólo, como un honor que obliga y no como un salvoconducto que legitime ciertas confianzas.

    ¡Señor, en la amistad como en el amor, hay que saber elegir. Y, como en el amor, también nos equivocamos en la amistad! En este caso, han utilizado la presunta amistad real como un cheque al portador abusando de esa relación.



CHSSSSS ••• Como cortesano no tiene precio. Aunque le confesó que le impresionó muy positivamente y le emocionó la ceremonia, confundió a Leonor con... Elena ••• Ridículos hasta extremos nunca vistos, los retratos oficiales del ex presidente y la ex primera dama; él, sobre un campo de flores ••• ¡Cuidado, muchacha! Según la prensa británica, tu hombre puede estar engañándote con un antiguo amor. De todas formas, tu futuro está garantizado ••• Por una vez, la consorte y su tía republicana han coincidido hablando sobre el mismo tema ••• El último día de su vida, la dueña del ‘Post’ cenó, no con quien era el director de su periódico, sino con el famoso actor que encarnaría a éste, siete años después, en la película sobre ella. ¡Extraña y dramática circunstancia! ••• Lleva razón cuando escribe que es “frío, tranquilo y reflexivo”. ¡Ya podía haber reflexionado antes de casarse con quien lo hizo! ••• Su hermano ha tenido mucho que ver en la denuncia de los abusos sexuales del famoso padre sobre su hija ••• Se trata de un joven doctorado en Derecho por la universidad de Yale y consejero de asuntos humanitarios amen de reconocido periodista ••• Cuando le preguntaron a la gran dama quién es el gran amor de su vida respondió: “Mi madre, mi hija y alguien muy secreto”. Nos gustaría conocer su nombre.


SUBE BAJA
ISABEL PANTOJA

Imagen

Por intentar hacer uso de su influencia como personaje público español a la hora de intentar presionar al embajador de EEUU para que le concedieran el visado para viajar a Miami y a Puerto Rico, donde tenía que actuar en varios conciertos. No lo consiguió debido a sus antecedentes penales en España.
PILAR EYRE

Imagen

Querida amiga y, sin embargo, compañera periodista y escritora, que acaba de publicar el libro Carmen, la rebelde (Planeta), la amante de Alfonso XIII y madre del inolvidable Leandro, el bastardo real. Como es habitual en la autora, en la obra se desvelan muchos enigmas gracias a desconocidas fuentes.
IÑIGO ALLÍ

Imagen

Portavoz de UPN, por haber tenido la decencia de devolver al Congreso el salario correspondiente a cinco sesiones a las que faltó. Es el primero que da este paso frente a 22 diputados con faltas sin justificar. Tan mal o peor los que se duermen, como puede verse en las redes sociales con un vídeo que da vergüenza.
DONALD TRUMP

Imagen

Por haber comprado con 130.000 dólares el silencio de Stephanie Clifford, con quien pasó un fin de semana en Nevada, un año después de casarse con Melania y tres semanas del nacimiento de su hijo Barron. La joven se había comprometido con un canal de televisión a contar la historia.



EL MUNDO / LOC / SÁBADO 17 DE FEBRERO DE 2018

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 17465
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Assia » Sab 17 Feb, 2018 9:38 am

Gracias Invitado por el AZUL&ROSA. Penafiel, ya sabiamos en este foro que el marido de la reina Margarita pidio ser incinerado y lo fue. Lo que se te has olvidado decir Penafiel, que este marido de la reina de Dinamarca se fue furioso a su Francia porque queria ser rey el, y no su primigenito si se quedaba viudo. Pobre hombre! ha sido su esposa la que le ha sibrevivido. En cuanto al libro de la Eyre, no se si parte de esa fuete de informacion que no revela, quizas, quizas, las haya invetado tu amiga Pilarica.
Saludos Invitado
Assia

AY, AYYY, BOIRA_ A, esta semana no se colocar ni 1 sola pieza. ''La prensa britanica puede estar engandola...?'' Sera el Principe de la Meghan...? Te esperamos BOIRA_A no nos falles.
Saludos
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Invitado » Dom 18 Feb, 2018 12:40 am


"A LEONOR SE LE HA SUBIDO EL TOISON A LA CABEZA", SENTENCIA ESCANDALIZADO JAIME PEÑAFIEL
Jaime Peñafiel hace dura crítica sobre Leonor o quizá solo se hace eco de unas supuestas quejas sobre algunas madres de alumnos del colegio de las Infantas la princesa Leonor y Sofía. Al respecto de la imposición del Toisón de Oro a la princesa de ASturias Leonor durante el 50 cumpleaños del Rey Felipe VI, diciendo que la infanta primogénita del Rey quiere que le hagan reverencias sus compañeras de colegio. ¿será cierto o solo un chisme sin fundamento?

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 17465
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Azul y Rosa - MI SEMANA - Cronica de Jaime Peñafiel

Mensajepor Assia » Dom 18 Feb, 2018 1:04 am

En mi opinion, es 1 embuste de Penafiel. Que de los nombres de esas madres que han comentado eso. Penafiel no puede ver a Leonor porque es la biznieta de '' 1 taxista.'' Ya hay que ser muy perversa persona para meterse con 1 cria como es Leonor, 1 cria que me parece muy timida y bien educada.
Assia




Volver a “La Casa Real”