LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Vie 10 Ene, 2020 1:19 am



Está Pasando: Especial Pilar de Borbón

Programa especial de Está Pasando, conducido por Inés Ballester, con motivo del fallecimiento de la infanta Pilar de Borbón, hermana del rey Juan Carlos.

La duquesa de Badajoz estaba ingresada en el centro médico Ruber Internacional de Madrid desde este pasado domingo 5 de enero. Sufría un cáncer de colon, por el que tuvo que pasar por quirófano el pasado mes de febrero. Poco después se sometió a un tratamiento de quimioterapia.

Pilar de Borbón nació en Cannes (Francia) el 30 de julio de 1936, con la familia real exiliada y al inicio de la Guerra Civil española. Renunció a sus derechos de sucesión al trono al casarse en 1967 con alguien que no pertenecía a una familia real, Luis Gómez-Acebo, con el que tuvo cinco hijos.

En este especial han recordado su figura algunos de los principales especialistas en información de la Casa Real, como Ascensión Vázquez, Jaime Peñafiel o Beatriz Cortázar, además de María Eugenia Yagüe y Lola Carretero.

Avatar de Usuario
Invitado

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitado » Sab 11 Ene, 2020 3:21 am

Imagen
“DE BUENA SE HA ‘LIBRAO’ ESPAÑA AL NO TENERME DE REINA” INFANTA PILAR Se casó con quien amaba y no con Balduino. Quiso estudiar por si a Don Juan le iba mal.


DOÑA PILAR
“QUISE ESTUDIAR. LE DIJE A MI PADRE: ‘¿Y SI A TI TE VA MAL?’”

De no existir la ley sálica, habría sido monarca en nuestro país. “Pobre España, de buena se ha ‘librao’”, le confesó a María Eugenia Yagüe. Ahora la periodista que más la conocía reconstruye su vida a través de sus muchas conversaciones.

Imagen
La infanta Doña Pilar con su hermano, el Rey Juan Carlos, el día de San Juan de 1990.

Imagen
La infanta Pilar, en el centro de la imagen, rodeada de sus padres y hermanos, en un bonito retrato de familia.

Imagen
En su boda con Luis Gómez-Acebo.

Imagen
Con sus padres y hermanos, ya de mayores, en 1980

Imagen
En la pedida de Simoneta en 1990.

Imagen
En la boda de Beltrán Gómez-Acebo con Laura Ponte en 2004.

Imagen
En el entierro de doña María en 2000.

Imagen
El coche fúnebre en casa de Doña Pilar este miércoles.


M.E. YAGÜE




CON LA MUERTE DE PILAR DE BORBÓN, nieta de Alfonso XIII, empieza el declive de un estilo en extinción, el de esos borbones castizos que se dejan ver entre la ciudadanía, comunican con la gente y además son la Historia de España con mayúscula. Después de Don Juan Carlos y doña Margarita, nunca más tendremos reinas y princesas transparentes que hablen con la espontaneidad y franqueza del rey emérito y sus dos hermanas.

Don Juan de Borbón tendría que haber sido rey de España, Franco lo impidió. Pilar, su hija mayor, era la heredera natural para sucederle, pero la ley que en España da preferencia a los varones le quitó el puesto.

“Pobre España, de buena se ha librao”, hablaba doña Pilar sobre su posible reinado, en una larga entrevista que rescatamos, con datos inéditos que confirman su gran personalidad y carisma.

“Me educaron para ayudar y entonces lo haces donde puedes, en tu parcela. Las familias reales son como un tablero de ajedrez. Están el rey, la reina y después, los demás. Los más jóvenes son los peones y te van colocando donde sirvas para algo. A mí me han dicho, tu país, lo primero”.

A la infanta Pilar, duquesa de Badajoz, título que le concedió su padre con motivo de su boda en 1967 con Luis Gómez-Acebo, le dieron una educación impecable en maneras y modales; debía saber de todo pero sin excesos y hacer una buena boda. “Nunca me sentí discriminada por mis padres. Ellos tenían un enorme respeto por la personalidad de sus hijos aunque fueran chicas. Lo que pasa es que mi hermano era diferente, sabíamos que había que educarlo de otra manera”.

Doña Pilar nació en Cannes el 30 de julio de 1936, un día antes de que su padre cruzara la frontera con su hermano Jaime para participar como voluntario en la Guerra Civil. Al llegar a Burgos, el general Dávila le pidió que desistiera de su empeño. “Su lugar no está en el frente, sino en el futuro de España”. Don Juan le creyó, pero tardó muchos años en poder regresar a su país.

Los Condes de Barcelona habían llegado a la Costa Azul francesa al regreso de su luna de miel, con doña María de las Mercedes ya embarazada. Era 1936 y España estaba al rojo vivo. Delante de su casa, se manifestaban cada día los militantes del Frente Popular de León Blum, así que se fueron a Roma. Allí nacieron sus otros hijos: Juanito, Alfonsito y Margarita.


FAMILIA NUMEROSA

Finalmente se instalaron en Estoril. “Tuve una infancia feliz e intenté que también lo fueran mis hijos”, recordaba doña Pilar. “¿Problemas y discusiones con ellos? Pues sí, pero no hay que tomarlos como una tragedia. He tenido unos hijos estupendos y en una familia numerosa, el mayor puede echarte una mano. Uno de ellos, cuando tenía 15 años cogió el coche de su padre una Navidad en Zarzuela, lo estampó y casi se mata. Felipe también iba dentro. Pues a ese hijo le echó una bronca su hermano y yo no tuve que abrir la boca”.

La vida en Portugal fue siempre esperar el regreso a España. “He tenido una madre con ideas avanzadas, muy moderna. No quería vagos en casa. “Vamos, sacúdete”, nos decía. A los 23 años yo quería tener algún título de algo. A mi madre le pareció muy bien un curso de enfermera, ella no había podido estudiar. A mi padre le gustó menos. “Le dije, padre, si a ti te va mal, yo tengo que poder sacar la familia adelante”.

Villa Giralda, a las afueras de Estoril era un chalé sin pretensiones “donde vivíamos sin lujos. No había dinero para comprar cosas. El día que un señor me trajo mi primera Mariquita Pérez con sus trajes, no lo olvidaré jamás. Nos compraban cosas en Navidad; un año me regalaron en Suiza, donde visitábamos a mi abuela, unas botas blancas de patinar sobre hielo. Me hicieron tanta ilusión que dormí con ellas puestas”.

Don Juan pensó que un buen candidato para su hija era Balduino de Bélgica, rey desde los 21 años. Se conocieron en 1958 en Bruselas, en la inauguración de la Exposición Universal, pero el monarca encontró en Fabiola de Mora y Aragón, acompañante de la infanta, a la futura esposa que iba mejor con su carácter reservado y piadoso.

“Traté mucho a Balduino, era una gran persona, muy inteligente, deportista. Tenía 0 de hándicap en el golf, pero no sé si me querían casar con él, la verdad. Mis padres intentaron un poco de todo y me pasearon por ahí a ver… luego me casé con quien yo quise”.

Luis Gómez-Acebo era abogado, hijo del presidente de Banesto, nieto de los duques de Estrada y un hombre de mundo, divertido y moderno, que había trabajado en Estados Unidos. Pilar se impuso a los deseos de sus padres, era el hombre de su vida. La infanta tenía voluntad y un carácter fuerte. Su madre decía que era “un cardo borriquero”.

Antes de casarse renunció a sus derechos a la sucesión. Una boda en Lisboa, a la que asistieron 4.000 españoles, en una especie de plebiscito antifranquista y monárquico.

Los duques de Badajoz tuvieron cinco hijos y una vida bastante feliz, hasta que Luis enfermó de un cáncer linfático. Se trató en Nueva York durante nueve meses y la infanta no se separó de su marido durante las durísimas sesiones de quimioterapia de aquel entonces. Los fines de semana intentaban ir al cine, salir, “aunque el pobrecito mío, a veces se sentía morir, pero lo importante era no caer en el desánimo”.

Doña Pilar cocinaba para él, siempre le gustó la cocina. Y contaba que a Luis, hipersensible por la quimio, le molestaba el olor de la comida en un espacio tan reducido.

A pesar de todo, decía que habían sido muy felices en aquella intimidad inesperada. La infanta le enseñó a maquillarse las cejas, también había perdido las pestañas pero con ella recuperaba su autoestima.

Luis Gómez-Acebo falleció en 1991, pero poco antes pudo llevar a su hija Simoneta al altar en Mallorca, donde se casó con José Miguel Fernández-Sastrón, del que se separó después. Se puso un peluquín para mejorar su aspecto, pero no tuvo fuerzas de asistir al banquete.


“ME PUSE LAS PILAS”

Y de repente sola, con cinco hijos muy jóvenes, doña Pilar creyó que la vida se le había acabado, “hasta que decidí ponerme las pilas y sacar a ese batallón de hijos adelante”.

Empezó a trabajar en las empresas que había dejado su marido, a participar en instituciones deportivas, por su gran afición al deporte desde jovencita, y fue la primera mujer española en ser miembro del Comité Olímpico Internacional.

A los 50 años dejó de teñirse el pelo: “Ya lo tenía blanco, es más fácil y más barato”, explicó. También aseguró que le hubiera encantado operarse la nariz, “si no se hubiera dado cuenta todo el mundo”.

Aceptó con humor que empezaran a llamarla Doña Pi. “¿Y por qué no? Creo que hay que tener personalidad para llevar un mote, sobre todo cuando te llega de mayor”.

Don Juan Carlos pierde algo más que a su hermana. Vivieron desde niños los avatares de la Historia, las tragedias familiares, la recuperación de la Monarquía. Ella fue su confidente, su gran apoyo en las turbulencias de los últimos años. Descanse en paz.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 11 DE ENERO DE 2020

Avatar de Usuario
Invitada

LICUADO DE NOTICIAS SOBRE MONARQUIA

Mensajepor Invitada » Vie 17 Ene, 2020 3:41 pm

Manuel Castells, el ministro de Podemos que admira al Rey

El nuevo titular de Universidades fue profesor de Don Felipe y hoy prometerá ante su antiguo alumno


13/01/2020


Uno de los 22 ministros que hoy prestará juramento -o promesa- ante el Rey, Manuel Castells, fue profesor de Don Felipe en la Universidad Autónoma de Madrid en 1991 y tiene una alta valoración de su antiguo alumno. Dice que puede «atestiguar su inteligencia, limpieza y ética». Castells, que esta mañana asumirá en el Palacio de La Zarzuela el cargo de ministro de Universidades, es uno de los cinco miembros del Gobierno propuestos por Podemos, en su caso por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El nuevo ministro, sociólogo de reconocido prestigio internacional y miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, fue uno de los profesores que participó en el programa de conferencias a las que asistió Don Felipe mientras estudiaba Derecho y asignaturas de Económicas en la Universidad Autónoma. Castells era entonces catedrático y director del Instituto Universitario de Sociología de Nuevas Tecnologías en dicha univerdad, e impartió una conferencia sobre «Nuevas tecnologías y cambio social», materia que interesa mucho al Rey y a la que alude en sus discursos más importantes.

Muchos años después de conocer a Don Felipe, Castells reflejó su opinión sobre él en un artículo publicado en La Vanguardia en 2012 y recogido en su libro «De la crisis económica a la crisis política»: «He tenido el honor de enseñar a Don Felipe en la Universidad Autónoma de Madrid -decía-. Y puedo atestiguar su inteligencia, limpieza y ética. Él puede conectar con la nueva generación, muchos de cuyos valores comparte. Él puede regenerar una institución que solamente tiene sentido si inspira confianza y confiere legitimidad». También decía: «Si se piensa que necesitamos autoridad moral por encima de los políticos desahuciados por los ciudadanos, y si la Monarquía puede ayudar en este sentido, hay que recurrir a la reserva moral de la Monarquía, al Príncipe Felipe y la Princesa Letizia».

https://www.abc.es/espana/abci-ministro ... ticia.html




Volver a “La Casa Real”