Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Mensajepor Invitado » Sab 17 Sep, 2016 2:06 am

Imagen


ISABEL SARTORIUS
YA NO COTIZA COMO ANTAÑO

Saltó a la fama por su noviazgo con Felipe VI. Fue la famosa más perseguida por los paparazzi en los 90, sin embargo ya no acapara los ‘flashes’. Ahora patrocina tallas grandes y habla de su menopausia.

M. E. YAGÜE / A. DIEGUEZ


A LOS 51 AÑOS, ISABEL SARTORIUS parece que, por fin, se ha aceptado a sí misma. Esta semana, asistía en Madrid al desfile de Couchel, la firma especializada en moda para mujeres con medidas especiales. Isabel ha llegado a una talla 48 con serenidad y resignación y culpa de sus kilos de más a trastornos hormonales propios de cualquier mujer de su edad.

“Vengo a apoyar a las que como yo, tenemos los cuerpos redondeados porque somos mujeres reales de carne y hueso, no barbies de fantasía”, aseguró para justificar su presencia en una pasarela para gorditas. Y añadió que está en manos de un endocrino para poner firmes a esas hormonas que han puesto patas arriba a su metabolismo.

Hacía tiempo que Isabel Sartorius no se dejaba ver en actos sociales, que, por otra parte, nuncan ha sido lo suyo. Su presencia ahora ya no despierta la curiosidad y el morbo de otras épocas. Hubo un momento en que los fotógrafos la seguían día y noche y ella escapaba de la prensa escondida en la parte trasera de un coche cuando iba a encontrarse con el entonces Príncipe de Asturias.

Todo empezó en l989, cuando apareció por primera vez junto a Don Felipe a bordo de una lancha en Mallorca. El reportero que captó el inicio del inesperado romance llevó la foto a la revista ¡Hola!. El redactor jefe la metió en un cajón mientras le aseguraba: “Esto no saldrá nunca a la luz”.

Pero vaya si se publicó. Fue la foto del año, el paparazzi ganó una fortuna y Felipe de Borbón se hizo noticia en toda la prensa nacional y extranjera por su primer noviazgo con una española guapísima, con estudios, hija de un aristócrata y con una vida detrás interesante y cosmopolita.

Isabel aseguraba en una ocasión que estaba harta de que le recuerden siempre que pudo ser la reina de España, pero lo cierto es que estuvo muy cerca de ser la esposa del rey.

“La inestabilidad que había en mi familia me afectó a mí también, sentía una presión enorme, no podía madurar de forma estable”, contaba años después para explicar la ruptura de la pareja.

Hoy cuesta trabajo reconocer en la Isabel Sartorius actual a la que habría sido la consorte más atractiva y carismática de la realeza europea.


Imagen
Una fotografía a bordo de una lancha motora junto al entonces Príncipe de Asturias tomada en 1989 desveló el que sería el primer romance público del Rey.

OTRA MUJER

Sartorius promociona actualmente moda para mujeres con curvas, hace dos años era imagen de un producto para adelgazar. Asegura que se dedica al coach emocional, hace un año confesaba que tenía un amor secreto en Inglaterra, “atractivo y divorciado” pero ahora se declara sola y sin relación sentimental alguna.

Esa inestabilidad que acabó con su romance con Felipe de Borbón parece que ha seguido pasándole factura desde entonces.

Tuvo una relación con Javier Soto Fitz-James Stuart de la que nació su hija Mencía. Y cuando estaban a punto de casarse, ella rompió el compromiso. Después estuvo muy cerca de Fernando Ballvé, enfermo durante años de un melanoma que acabó con su vida. El empresario fue su avalista en un proyecto que puso en marcha como diseñadora de bolsos, pero acabó en quiebra y en denuncias de los herederos de Ballvé, que tuvieron que hacerse cargo de la deuda.

Isabel colaboró durante un tiempo en el programa Espejo Público de Antena 3, pero dejó el espacio de Susanna Griso. A los 51 años, acaba de ejercer como modelo curvie. Complicada trayectoria la de una mujer que pudo ocupar el trono de España.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 17 DE SEPTIEMBRE DE 2016

Avatar de Usuario
Invitado

Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Mensajepor Invitado » Sab 28 Oct, 2017 3:11 am




CÉSAR ALIERTA / ISABEL SARTORIUS
HISTORIA DE UNA ILUSIÓN

La que fuera novia del Príncipe Felipe y el ex presidente de Telefónica “se están conociendo”, según desvela LOC en exclusiva. Coincidieron a finales de mayo durante un viaje con la Fundación Profuturo a Nigeria. Todavía es pronto para hablar de “noviazgo”, pero fuentes cercanas hablan de la buena química entre ambos.

EDUARDO VERBO



ISABEL SARTORIUS (52) Y CÉSAR ALIERTA(72), histórico ex presidente de Telefónica, han forjado durante los últimos meses una “estrecha amistad”. Así lo ha podido confirmar este suplemento con fuentes solventes y muy cercanas a ambos. Éstas matizan que, a pesar de los visos de que la relación pueda consolidarse, todavía es pronto para hablar de “noviazgo”. “Se están conociendo. Salen mucho a cenar y no tienen intención de esconderse. La verdad es que han congeniado a la perfección y se tienen mucho cariño”, relata a LOC una persona que forma parte de su círculo más próximo.

“Isabel admira profundamente la inteligencia de César y sus ganas de cambiar el mundo. Se siente muy protegida por él y tiene ganas de que su historia prospere”, prosigue. La buena sintonía entre los dos se tornó evidente desde el primer momento en el que les presentaron durante el fin de semana del 27 y 28 de mayo.

Unos 20 días antes de ese primer encuentro, concretamente el 5 de mayo, el mismo día que cumplía 72 años, Alierta abandonaba el Consejo de Administración de la operadora, del que había formado parte desde 1997. “Ahora me voy a centrar en proyectos sociales”, afirmó en su despedida. Y fue, precisamente, ese altruismo y su preocupación por los demás lo que unió a Isabel y a César en un avión con destino a Abuya, capital de Nigeria, en los mencionados últimos días de mayo.

Los dos se desplazaron hasta el país africano como integrantes de la Fundación Profuturo, junto a un pequeño grupo de personas del mismo equipo. Él, en calidad de presidente y ella, como ayudante en África y Líbano de su directora, Sofía Fernández de Mesa, puesto que desarrolla desde abril de este año y que compagina con su gabinete online de coaching emocional. El objetivo del viaje: la firma de un importante acuerdo con varios mandatarios estatales con el fin de implantar un proyecto de educación digital en 120 escuelas nigerianas. Una escapada por motivos de trabajo que les cambió la vida y que les ha devuelto la ilusión. “Isabel ha contribuido mucho para que César recupere un poco de la alegría que había perdido”, comenta la ya citada fuente anónima.

Durante los últimos dos años y medio, César Alierta ha pasado por la etapa más sombría de su vida. En 2015, se tuvo que enfrentar a la muerte de la que fue su esposa durante cerca de 50 años, Ana Cristina Placer Peralta, a consecuencia de una enfermedad pulmonar. César y Ana Cristina formaban una pareja estable desde que se casaran en los años 60 cuando eran veinteañeros. El hecho de no tener hijos hizo que su matrimonio se volviera más profundo e intenso y, por ende, el vacío de su mujer, más complicado de asumir.

Un proceso muy duro que sumió a Alierta en la tristeza más absoluta y que, poco a poco, gracias a la ayuda de sus hermanos y sobrinos –y ahora de Isabel–, va dejando atrás. “César es un hombre muy respetuoso y quiere hacer las cosas bien”, desliza otra fuente consultada por este suplemento. “Eso sí, ya conocen a algunos de sus respectivos amigos y las impresiones son muy positivas por ambas partes”. Puestos en contacto con Sartorius, ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Por su parte, la vida personal de Isabel ha sido más irregular que la del ex presidente de Telefónica. Como es sabido, la hija de los marqueses de Mariño saltó a la prensa en 1989 por su relación sentimental con el actual Rey Felipe VI. Desde entonces, ha sido vigilada con lupa por sus diferentes noviazgos con otros nombres de la sociedad empresarial y financiera del país. Tal es el caso de Javier Fitz-James Stuart Soto, conde de Montalvo, con el que estuvo a punto de casarse y con el que tuvo a su única hija, Mencía (20), quien se encuentra actualmente estudiando en Estados Unidos, o Fernando Ballvé, el fallecido accionista de Campofrío y Telepizza con el que salió durante un breve período de tiempo.


VOLCADOS EN SU TRABAJO

De prosperar su relación, el único escollo a salvar no será la diferencia de 20 años entre ambos –“a Isabel no le preocupa”, apostillan desde su entorno– sino la distancia. “No se ven mucho, porque él viaja con mucha frecuencia, pero hablan a diario. La cosa marcha muy bien de momento”, finaliza la citada fuente, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Tras dejar sus funciones ejecutivas en Telefónica, César Alierta se ha entregado en cuerpo y alma a la filantropía. Personas cercanas al zaragozano sostienen que una de las mejores cosas que le han ocurrido en la vida es descubrir, al final de su carrera profesional, la capacidad de obra social de la Fundación Telefónica, en la que ejerce el cargo de presidente.

En Profuturo –una alianza de las fundaciones de Telefónica y de La Caixa y que también preside– cuenta con varios socios de excepción. Lo acompañan en la vicepresidencia Isidre Fainé, presidente de la Fundación La Caixa y de Gas Natural Fenosa, y Julio Rimoldi, mano derecha del Papa Francisco. Alierta informa puntualmente al Pontífice de los avances que va consiguiendo con su gran proyecto de educación digital para reducir la brecha educativa en 23 países de Asia, África y Latinoamérica. El último encuentro que ha trascendido entre ambos tuvo lugar a principios de septiembre en Colombia, donde hablaron de Aulas en paz, una iniciativa que ya ha beneficiado a 345.495 personas en el país, entre niños, profesores y padres, y que tiene el objetivo de promover la convivencia pacífica dentro y fuera de clase entre los niños de Educación Primaria.

El mantra de César Alierta es “hacer un mundo mejor”. Y esa es una de las cosas que han seducido a Isabel Sartorius, quien desde joven ha colaborado con diversas organizaciones altruistas y quien ahora ha vuelto al trabajo de campo en el continente africano y Líbano de la mano de la fundación de Alierta. Isabel entró en Profuturo un mes antes de conocer al presidente. Y lo hizo por méritos propios: habla perfectamente francés, ya que estudió en el Liceo y es licenciada en Ciencias Políticas y diplomada en Relaciones Internacionales. Además ha visitado el continente africano en numerosas ocasiones. Hace un tiempo colaboró con la congregación de la madre Teresa de Calcuta en Etiopía (también estuvo en India) y su hija pasó un año académico en Senegal, país al que viajó a menudo para visitarla.

Ahora sólo falta saber cuánto tiempo habrá que esperar para que evolucione esta “estrecha amistad” que Isabel Sartorius y César Alierta disfrutan con discreción y que, finalmente, se conviertan en la pareja revelación del año.


LA NOVIA “PERFECTA” A LA QUE TODAVÍA PERSIGUEN LOS ‘PAPARAZZI’


La relación de Isabel Sartorius con Don Felipe ha ocupado miles de páginas en periódicos y revistas. Para muchos, Isabel era la “perfecta” candidata para el actual Rey por su mezcla de fragilidad y fortaleza. “Yo no hubiera sido una buena reina”, ha asegurado ella, por el contrario, en alguna ocasión. Lo cierto es que aquel noviazgo de juventud situó a la joven en el punto de mira de periodistas y ‘paparazzi’ que, 30 años después, todavía siguen sus pasos por las calles de la capital. Una exposición que la hija de los marqueses de Mariño siempre ha llevado de la mejor manera posible, por insostenible que fuera. “La situación fue dura, pero los periodistas no tienen ninguna culpa. Al final te adaptas, aunque tuvo una gran presión en mi sistema nervioso”, dijo en una entrevista en Punto Radio con motivo de la presentación de su libro ‘Por ti lo haría mil veces’ (Ed. Martínez Roca). Ahora, tres décadas después de su inmersión por la puerta grande en los medios de comunicación, Isabel disfruta de una vida tranquila y resposada que reparte entre su trabajo en la fundación Profuturo y su labor en un gabinete de ‘coaching’ emocional ‘online’ con el que ayuda a la gente “a conseguir sus logros en el sentido más personal: qué les limita, qué les da poder, qué les da y quita energía”. A pesar del tiempo transcurrido, Isabel mantiene una buena relación tanto con Don Felipe como con Doña Letizia, quien lo hace “de matrícula de honor”, según apuntó ella en una entrevista con LOC.


ALIERTA, UN “BUEN HOMBRE” CON GANAS DE CAMBIAR EL MUNDO


César Alierta es un hombre serio y muy discreto. De hecho, cuesta encontrar imágenes suyas sonriendo. Pero hay alguna. Como esta de marzo de este año en la que el poderoso zaragozano aparece riendo cómplice con algunos de los niños que se benefician en Líbano de la formación digital que ofrece en el país la Fundación Profuturo, de la que es presidente. “Es un hombre muy bueno y está regalando educación para intentar reducir la brecha educativa que hay en el mundo”,
declaran desde su entorno más próximo. Además de Líbano, donde su máxima preocupación son los refugiados sirios y los niños libaneses, Alierta ha viajado a África y, más recientemente, a Latinoamérica para seguir implantando su proyecto “para cambiar el mundo”. Una iniciativa que tiene como objetivo favorecer a diez millones de niños y adolescentes de todo el mundo en los próximos cinco años. Esta fundación, en la que Alierta se ha volcado durante los últimos meses y en la que está muy implicado,se ha visto inspirada desde su concepción por el papa Francisco. A principios de 2017, junto a Isidre Fainé, vicepresidente de Profuturo, Alierta viajó hasta El Vaticano para hablar del nacimiento de la misma con el Pontífice. Días antes, Alierta, que estuvo al frente de Telefónica durante 16 años, había sido nombrado asesor global para la educación digital y el desarrollo sostenible de la ONU.



LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 28 DE OCTUBRE DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Mensajepor Invitado » Mar 31 Oct, 2017 3:36 pm


Crónica Rosa: ¿Romance entre Isabel Sartorius y César Alierta?
Isabel González analiza toda la actualidad del corazón con Daniel Carande, Carmen Jara y Alaska.

Avatar de Usuario
Invitado

Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Mensajepor Invitado » Jue 02 Nov, 2017 3:06 am

Imagen


Isabel Sartorius bajo el síndrome de Genoveva Casanova

Mariángel Alcàzar


Isabel Sartorius lleva casi treinta años en nuestras vidas, la mayoría arrastrando el estigma de haber sido la primera novia conocida del príncipe Felipe. Ahora, tras varias relaciones fallidas se ha sabido que a sus 52 años mantiene una relación de íntima amistad con César Alierta, de 72, ex presidente de Telefónica, viudo reciente y recientemente jubilado. No es buena noticia para Isabel que su incipiente noviazgo sea noticia, la discreción absoluta en estos casos es la mejor manera de seguir adelante. Isabel no es Genoveva Casanova, desde luego, que se cargó su futuro con José María Michavila a base de filtrar todo tipo de detalle, pero debe estar tan ilusionada de haber encontrado, por fin, un hombre que la proteja y la cuide, que corre el riesgo de echar a perder la relación si cae en la trampa de seguir ofreciendo datos. Isabel Sartorius siempre ha sido una mujer frágil, demasiado asustada y sin personas a su lado que la protegieran de los peligros de seguir estirando el protagonismo que adquirió cuando con solo 23 años conoció al príncipe Felipe, que tenía 21.

Era el año 1989 cuando unos paparazzi fotografiaron al joven heredero a bordo de una lancha, que lucía en el caso el nombre de Somni (Sueño), junto a una muchacha rubia, mirándose ambos a los ojos. No había duda, era la imagen de dos enamorados pero nadie sabía quien era aquella joven hasta que Marisa Martín Blázquez, (entonces aguerrida reportera ahora contundente colaboradora televisiva), se lanzó a la piscina, en sentido literal, y entabló conversación con la muchacha que, entre salida y salida al mar con su enamorado, echaba las horas en las instalaciones del Club de Mar de Palma de Mallorca reserva para sus socios.

Marisa fue la primera en descubrir la fragilidad de Isabel quien, tras confirmarle su nombre temblaba como una hoja por la contundencia de su apellido. Nadie relacionaría el Sartorius con su padre, el entonces marqués de Mariño, sino con uno de sus tíos, Nicolás Sartorius, uno de los dirigentes del Partido Comunista.

Una vez conocida la identidad, se supo también que su madre Vicente Sartorius estaba casado en segundas nupcias con la multimillonaria princesa Nora de Liechtenstein, que había sido medio monja y que, ya cuarentona, cayó en las redes del seductor marqués. La madre de Isabel era Isabel Zorraquín, de origen argentino, quien tras el divorcio del marqués se había casado con Manuel Ulloa, un controvertido ministro peruano. Con los años, se supo que Zorraquín había sido adicta a las drogas y que eso marcó la adolescencia de la dulce Isabel Sartorius.

Lo que acabó con el noviazgo de Isabel Sartorius y el príncipe Felipe fue la impaciencia de la joven que no tuvo a su lado nadie que le aconsejara paciencia. Al entonces heredero le faltaban por lo menos diez años para poder pensar en una boda e Isabel le presionaba para hacer público el compromiso, tanto le presionó que acabó por agobiarlo y ella se quedó colgada para siempre de ese personaje entre entrañable y patético que la ha ido acompañando a lo largo de los últimos treinta años.

Su relación con Javier Fitz-James Stuart, con quien vivió una boda fallida y de quien tuvo una hija, no hizo más que añadir elementos de duda que ella misma alimentó. Luego llegaron otros novios, como el empresario Fernando Ballvé, accionista de Campofrío y Telepizza, que, además la ayudó económicamente en el que acabó siendo su ruinoso negocio de bolsos. Ballvé murió de cáncer y la familia reclamó a Isabel el importe del préstamo que ella siempre creyó donación. De nuevo sola tuvo que enfrentarse a esa situación y de nuevo Isabel quedó a merced de amigos que no lo son y que solo pretenden explotar su personaje. En esas ha llegado Alierta, muy bien relacionado por cierto con la Zarzuela, e Isabel ha visto el cielo abierto: por fin alguien que la protege de verdad y él, viudo doliente, necesita quizá volver a cuidar de alguien. Isabel merece ser feliz pero ya le digo que la mejor manera de lograrlo es desaparecer del mapa, mantenerse alejada de los medios y aprender a vivir fuera del foco.

Avatar de Usuario
Invitado

Causas de la ruptura entre Felipe e Isabel Sartorius

Mensajepor Invitado » Sab 11 Nov, 2017 3:04 am





ISABEL SARTORIUS
RECHAZA OFERTAS DE TRABAJO DESDE QUE ESTÁ CON ALIERTA

Semanas antes de desvelarse su relación ya declinaba propuestas publicitarias. Su caché, de unos 8.000 euros, se ha duplicado, pero ahora no le interesa exponerse.

A. DIÉGUEZ


CUALQUIER SOBREEXPOSICIÓN mediática podría poner en peligro su futuro con el ex presidente de Telefónica. Por eso, la ex de Felipe VI no escucha ofertas publicitarias, aunque podría duplicar su caché. “No quiere hacer nada. Ni siquiera deja opción a hablar de dinero”, deslizan a LOC.

Aunque no explotara su imagen en exceso, Isabel Sartorius (52) sí había encontrado en los photocalls una buena fuente de ingresos. De hecho, en estos últimos años, venía realizando este tipo de trabajos, ya fuera amadrinando eventos de El Corte Inglés o ejerciendo de embajadora de productos para personas con tallas grandes, como los quemagrasas Xanthigen o la firma de ropa de Curvies.

Sin embargo, Sartorius lleva un tiempo desaparecida de este lucrativo mundo y no precisamente porque le falten ofertas. De hecho, desde que LOC destapara a finales de octubre su relación con Alierta, la hija de los marqueses de Mariño rechaza propuestas publicitarias. Un profesional del sector asegura que declinó ofertas semanas antes de que saliera a la luz su romance: “Fue extraño porque no comentó que tuviera otro proyecto. Simplemente, dijo que no quería”, deslizan a LOC.

Ahora que quedan aclarados los motivos de sus negativas, Sartorius no pretende rentabilizar su situación sentimental, por mucho que la idea resulte tentadora. Si hace un año su caché no bajaba de los 8.000 euros, expertos en el sector indican que la cifra podría duplicarse. “Si quisiera, podría pedir 15.000”, espetan.

Aunque no lo diga, Isabel tiene claro que cualquier sobreexposición mediática podría poner en peligro su futuro con el ex presidente de Telefónica, con quien se lleva 20 años de diferencia. De hecho, a pocas horas de destaparse el idilio, ella decidió no coincidir públicamente con Alierta. Por eso, no acudió el 29 de octubre al concierto del tenor peruano Juan Diego Flórez en el Teatro Real, a pesar de que el acto era un homenaje a las labores filantrópicas del grupo de telecomunicación en las que ella está volcada.

La vida de Isabel cambió en abril al fichar por Profuturo, una alianza de las fundaciones de Telefónica y La Caixa, presidida por César Alierta. Allí la licenciada en Ciencias Políticas y diplomada en Relaciones Internacionales empezó a trabajar como asistente de Sofía Fernández de Mesa, directora del proyecto que promueve la educación digital en África, Asia y América Latina. Fue el fin de semana del 27 de mayo cuando Sartorius conoció al ejecutivo, quien acababa de abandonar el Consejo de Administración de la operadora, en un avión a Nigeria, a donde Profuturo se desplazó para implantar un proyecto.

Así, Alierta comenzó a recuperar la sonrisa que había perdido en 2015 cuando falleció su esposa, Ana Cristina Placer. Entonces decidió entregarse a su actividad empresarial. Por su parte, este nuevo romance devuelve a Sartorius a la actualidad rosa. La primera vez fue en 1989 por su historia de amor con el entonces príncipe Felipe. En 1997, volvió a ser noticia al convertirse en madre de la pequeña Mencía, fruto de su relación con el empresario Javier Soto Fitz-James, que finalizó en diciembre de 2001. Posteriormente, probó suerte con el empresario Gerardo Lorenzo, hermano del actor Francis Lorenzo; y Fernando Ballvé, accionista de Campofrío y Telepizza, fallecido en 2009.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 11 DE NOVIEMBRE DE 2017




Volver a “La Casa Real”