LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Mensajepor Invitado » Mar 05 Ene, 2021 7:36 pm


El rey Juan Carlos cumple 83 años más solo que nunca

Este martes el rey Juan Carlos cumple 83 años y lo hace en Emiratos Árabes, más lejos que nunca de España, el país que reinó durante 45 años. El rey emérito celebra su cumpleaños más triste, sin la compañía de su familia, y con tres diligencias abiertas con la Fiscalía para dirimir si cometió delito fiscal y blanqueo de capitales.

Avatar de Usuario
el hilo

LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Mensajepor el hilo » Jue 14 Ene, 2021 1:55 am

Estoy siguiendo el rastro de los 100 millones de dólares que el Rey Juan Carlos recibió de Abdullah bin Abdulaziz, Rey de Arabia Saudí.

La trama es tan compleja que he programado una herramienta para reunir toda la información y visualizar personas, lugares, relaciones… Todo.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Mensajepor Invitado » Dom 28 Feb, 2021 2:06 am

Imagen


Juan Carlos I desea regresar a España en las próximas semanas

El rey emérito confía en que la última regularización ante Hacienda de cuatro millones facilite su retorno desde Abu Dhabi

Volver a España. Ese es el anhelo con el que vive Don Juan Carlos desde que el pasado 3 de agosto tomara la decisión de marcharse. Y con la última regularización fiscal, el ex Monarca espera poder hacerlo «en las próximas semanas». Ese es el plazo que el padre de Felipe VI ha trasladado a sus amigos, a quienes ha explicado que espera que con este pago de 4,4 millones pueda regresar «en menos de un mes». Sin embargo, las aspiraciones de Don Juan Carlos chocan una vez más con la realidad.

El Rey Padre «quiere regresar como un ciudadano normal», cuentan personas de su entorno. Esto es, «sin privilegios ni honores, simplemente como un español que vuelve a su país», pues considera que no tiene de qué huir. Don Juan Carlos no está imputado por ningún delito y, tal y como le han pedido, ha hecho todo lo posible por regularizar su situación.

El padre de Felipe VI abonó el pasado diciembre 678.393 euros a Hacienda para regularizar su situación fiscal y evitar que la Fiscalía abriera una causa en su contra por los movimientos económicos realizados desde 2014, año en el que perdió su inviolabilidad. Don Juan Carlos buscaba entonces, como ahora, poder regresar a España por Navidad. El Rey Padre incluso trasladó ese mensaje a amigos periodistas para que calara en la sociedad. Finalmente su deseo se vio frustrado, pues una vuelta antes de Navidad condicionaba el mensaje de Don Felipe.

Pero pasadas las fiestas, el padre del Rey volvió a ponerse en marcha para gestionar un posible retorno. Su abogado le aconsejó otra regularización, una última y mucho más importante que la primera. Por eso Don Juan Carlos quiso abonar de manera voluntaria los 4,4 millones de euros que su abogado reconoció en un comunicado el pasado viernes. «Desde enero estaba prevista esta nueva regularización», cuentan a EL MUNDO. Este dinero, como en la ocasión anterior, se ha utilizado para pagar el impuesto y las demoras de donaciones hechas, esta vez en forma de vuelos privados pagados por su primo Álvaro de Orleans.

Pese a que en un primer momento el Rey Padre estuvo muy ilusionado, convencido de que por fin podría regresar -«incluso intentó fijar una fecha casi inmediata», cuentan-, ahora teme que su deseo se pueda ver frustrado una segunda vez. Para empezar, el Gobierno descarta que Don Juan Carlos pueda regresar de manera permanente a España. Otro problema es Casa Real, que mantiene una cortafuegos a nivel de comunicación sobre Don Juan Carlos.

El Rey Padre abdicó en 2014, decidió jubilarse en mayo de 2019 por los motivos que luego se descubrieron y el 3 de agosto de 2020 se marchó de España después de un mes recibiendo presiones. Con esas tres fechas, todo lo que se refiere al padre de Felipe VI es ajeno a la institución, por lo menos de manera oficial.

«como un ciudadano normal»

El primer problema de Don Juan Carlos es el alojamiento. Él quiere regresar al Palacio de la Zarzuela, la que fue su casa desde que se casó con Doña Sofía. Sin embargo, es un palacio gestionado por Patrimonio Nacional cuyo mantenimiento recae, por tanto, en los ciudadanos, así que se da por descartado. Su hijo, el Rey Felipe, es muy escrupuloso con las formas y el funcionamiento de la Corona. Siempre se ciñe a lo que dijo en su discurso de proclamación, «velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente».

El segundo problema es durante cuánto tiempo volver a España. El Rey Padre quiere hacerlo de forma permanente, pero de momento el Gobierno se niega a esa opción, aunque él desee regresar «como un ciudadano normal». Tal y como publicó ayer este diario, la última regularización de Don Juan Carlos corresponde a los vuelos privados tomados durante los cinco años en los que gozaba de inviolabilidad. El País afirmó, además, que el último de estos desplazamientos tuvo lugar el 16 de septiembre de 2018. En ese momento, agradeció a su primo tantos años de favores en una carta. Don Juan Carlos ha recibido préstamos de una decena de amigos para poder hacer frente a los 4.395.901 euros. El concepto de préstamo es para evitar pagar el tipo impositivo si se los hubieran donado. No han trascendido las condiciones de devolución de ese dinero.

Sólo las próximas semanas y los movimientos del Gobierno mostrarán si Don Juan Carlos puede cumplir su deseo o, por el contrario, debe permanecer en Abu Dhabi hasta que encuentren un nuevo motivo para pedir su regreso.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DE JUAN CARLOS I: TREINTA AÑOS A CUERPO DE REY

Mensajepor Invitado » Sab 06 Mar, 2021 1:45 am

Imagen
LA FORTUNA DEL PRIMO MILLONARIO QUE PAGÓ LOS VUELOS DE JUAN CARLOS I Le llaman el testaferro del Rey pero él lo ha negado ante el juez que investiga el ‘caso Corinna’. Eso sí, pagó los vuelos porque quiso y es rico gracias a dinero familiar y a sus inversiones.


ÁLVARO DE ORLEANS
EL FORTUNÓN DEL PAGADOR DE LOS VIAJES DE JUAN CARLOS I

Se refiere al Rey Padre como su “primo”, aunque son parientes lejanos. Álvaro es un ingeniero italiano que heredó los millones de su familia materna y los títulos de la paterna. Ha sabido invertir en negocios en medio mundo. En 2003 abrió la Fundación Zagatka, en la que puso a Don Juan Carlos como beneficiario. Está para ayudar a las monarquías que son familia.

MARINA PINA


LA LEALTAD Y EL SERVICIO A LOS Borbones ante todo. Esa es la máxima con la que Álvaro de Orleans (74) creció en su casa. Por eso, cuando su padre falleció y heredó una fortuna que supo mover con tino, el aristócrata quiso ayudar a Don Juan Carlos en lo que necesitara. No sólo era una cuestión de convicción, también de familia, porque el Rey Padre y el empresario descienden los dos de Isabel II. Por esos dos motivos, entre 2006 y 2018 Orleans puso a disposición del entonces Monarca la fortuna que tenía en la fundación Zagatka para que pudiera hacer viajes en aviones privados. Entre 2014 y 2018, fueron un total de ocho millones en vuelos que ahora, dos años después de tomar el último de los aviones con destino a Nueva York, el padre de Felipe VI ha declarado como Renta a través de una regularización fiscal ante Hacienda de 4,4 millones de euros.

Desde que se conoció el nombre de la fundación y el de Álvaro de Orleans muchos han visto en su figura la de un testaferro. Algo que él ha desmentido, primero en una entrevista en El País hace un año y ahora a través de un comunicado. Porque Álvaro, como ha comprobado LOC, es millonario de cuna. Por parte de padre, es hijo del VI duque de Galliana, que aportó a su sangre el linaje más regio posible. Por esa rama aparecen en su árbol genealógico ocho ilustres tatarabuelos: Isabel II de España y su marido, Francisco de Asís; Luisa Fernanda de Borbón, casada con Antonio de Montpentsier; Victoria de Reino Unido y Alberto Sajonia-Coburgo-Gotha y el zar Alejandro II de Rusia y la princesa María de Hesse y del Rin.

Pero si su padre aportó los galones, su madre puso los millones, pues pertenece a una importante familia de empresarios italiana. Carla Parodi-Delfino era hija de Leopoldo Parodi-Delfino un ingeniero industrial milanés que supo aprovechar la oportunidad y tras la Primera Guerra Mundial fundó un banco y dos constructoras que se dedicaron a la explotación minera y petrolera en Ecuador, además de construir algunos de los edificios más representativos del centro de Guayaquil. Aunque los Parodi tuvieron que cesar su actividad en Latinoamérica con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la muerte de Leopoldo en 1945, su hija Carla heredó una gran fortuna que supo administrar hasta que llegó a manos de Álvaro, que heredó los modales de la realeza y el espíritu emprendedor de los Parodi.

Como su abuelo materno, estudió Ingeniería en Roma y pronto comenzó a invertir, junto a su hermana Gerarda, la fortuna familiar en distintos negocios. Su forma de hacerlo es sencilla: buscan compañías innovadoras en momento de expansión, compran acciones y cuando esas compañías consolidan su crecimiento las venden. Así lo hicieron, por ejemplo, con la cadena de gimnasios estadounidenses NYSC Sports Club, donde aglutinaron la mayoría accionarial entre 1980 y 1997. Porque los negocios de Álvaro de Orleans están en medio mundo. Así, en la actualidad es miembro del Consejo de Administración de Agregados Livianos, una empresa con sede en Venezuela dedicada a la fabricación de materiales de construcción.

En la actualidad Álvaro reside en Mónaco con su segunda esposa, Antonella Rendina, aunque viaja con frecuencia por Europa para supervisar sus negocios, centrados principalmente en España e Italia, aunque la fundación Zagatka tiene sede fiscal en Liechstenstein. La polémica fundación nació en el año 2003 con el objetivo de ayudar a las casas reales, está vinculada a una cuenta en suiza que llegó a manejar 14 millones de euros y tuvo al Rey Juan Carlos como beneficiario directo en caso del fallecimiento de su fundador. Don Felipe también aparecía como beneficiario, pero cuando se enteró de ello, renunció a esa posible fortuna y a cualquier herencia que le pudiera corresponder de su padre.

Más allá de esta generosa fundación, la relación de Álvaro con España está muy vinculada a su amistad con Don Juan Carlos. Aunque en la infancia en su casa oyó hablar más de Doña Sofía que del Rey Padre, cuando se conocieron pronto surgió la amistad, sobre todo porque comparten los dos inquietudes por las nuevas tecnologías. A petición de Juan Carlos I, Álvaro fue uno de los fundadores de Cotec, una fundación para la innovación que en la actualidad tiene a Felipe VI como presidente de honor y que se dedica a promover la innovación. Hasta 2018, Álvaro formó parte de su Consejo y dedicó mucho tiempo a promover las relaciones de Cotec.

Ahora, dada su edad, el aristócrata se está empezando a retirar de algunos negocios para disfrutar de una vida más tranquila. Hasta el año pasado estaba vinculado a nueve empresas en España. Sin embargo, con el fin de 2020 dejó la presidencia de Torrebreva, una sociedad con sede en Cádiz dedicada al cultivo de las oleaginosas que en 2019 presentó unas ventas de más de tres millones de euros, aunque cerró el ejercició con 700.000 euros en negativo. Es en la costa gaditana donde Orleans encuentra el descanso y la privacidad de la que disfrutaba antes de las donaciones. En Sanlúcar de Barrameda tiene una finca llamada El Botánico.

Imagen

En la actualidad es presidente de Alcalá del Sur, que no presenta cuentas desde 2014; la inmobiliaria Compañía Agrícola Torrebreva, que tiene sede en Madrid y un patrimonio neto de 17,3 millones y del Club de Golf Costa Ballena, en Cádiz, que cerró 2019 con unas ventas de 1,3 millones.

Al lado del campo de golf gaditano está la sede de Costa Ballena Resort SA, una empresa que gestiona restaurantes de la zona y que cerró 2019 con ventas de más de medio millón de euros. Álvaro también es presidente de esta sociedad, que le obliga a pasar mucho tiempo en Cádiz, una labor muy fácil para él, pues le encanta el sur de España. Aquí también preside La Ballena SA, que no presenta cuentas desde 2014 e Iniciativas Turísticas SL, que terminó el 2019 con 4.000 euros de pérdidas. Por último, Álvaro es vicepresidente de las Bodegas de los Infantes de Orleans y Borbón.

Álvaro supo combinar su gusto por España con otra de sus aficiones, el vuelo a vela, que le llevó a organizar competiciones de este deporte en nuestro país y a presidir el Real Club Aéreo de España en 1985. Fue el mediador para que en 2001 se celebraran en distintas ciudades de la geografía nacional los II Juegos Aéreos Mundiales.


Imagen
Álvaro de Orleans junto a su mujer Antonella son habituales de las fiestas de Mónaco. Su hija Eulalia es ahijada de Juan Carlos I.G

CUATRO HIJOS

Todos esos negocios, además de la fundación Zagatka y la constructora venezolana, han reportado millones a Orleans, que ha invertido a su vez en acciones filantrópicas, la palabra que utilizan los multimillonarios para hacer donaciones a distintas causas sociales. En el caso de Álvaro, le interesa la investigación filosófica, la Epistemología de la Realidad Virtual; la investigación aerodinámia y el desarrollo de estructuras antisísmicas.

En lo personal, Álvaro es padre de cuatro hijos. Los tres primeros los tuvo con la italiana Giovanna San Martino D’Agliè, sobrina de Paola de los belgas. Son Andrés (44), que se casó en 2008 con Ana Laura van Exter; Pilar (45), casada con Nicholas Henderson Stewart y Alois (41), desposado con Guadalupe Solís Jabón. En 2007, Álvaro contrajo matrimonio con Antonella, madre de su hija Eulalia, que es ahijada de Don Juan Carlos, estrechando así de nuevo los lazos familiares de estos parientes lejanos que tanto se cuidan.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 6 DE MARZO DE 2021




Volver a “La Casa Real”