Juan Carlos y Sofía. Retrato de un matrimonio

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
cori

Mensajepor cori » Mié 25 Abr, 2012 6:54 pm

Imagen

Avatar de Usuario
gu

cor

Mensajepor gu » Mié 25 Abr, 2012 6:57 pm

:juas: :juas: :juas: :juas: :juas: corinna está totalmente recauchutada :lol: :lol: :lol: :lol:


muy buenas las fotos :up: :up: gracias :grin:

Avatar de Usuario
gu

cor

Mensajepor gu » Mié 25 Abr, 2012 7:00 pm

cori escribió:Imagen



:juas: :juas: todo cirugía plástica es corinna :juas: :juas: :juas: :juas:


los pendientes que lleva corinna son bulgari :blackeye: :blackeye: :blackeye: :blackeye:

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 25 Abr, 2012 7:02 pm

Los pómulos también son muy sospechosos :mrgreen:

Avatar de Usuario
heavy metal

Mensajepor heavy metal » Mié 25 Abr, 2012 7:14 pm

Imagen


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 25 Abr, 2012 7:36 pm

Imagen


Corinna y la Reina


Un Rey que, según la prensa seria, ya en su otoño que lame el invierno tiene cierta amistad con una mujer tan estupenda como la falsa ´princesa´ Corinna Zu Sayn-Wittgenstein no puede ser malo para sus súbditos, o lo que quiera que seamos los españoles. Un Rey que bebe en África al anochecer como un elefante herido por una vida muy vivida, como aquellos hombres de antes que sabían acariciar y boxear, como Hemingway, Huston o el nunca bien ponderado Errol Flynn (quien, en su penúltimo año, se sentaba a leer toda la madrugada bajo un fanal rodeado de leones y hienas, bien armado de una botella de vodka), es un Rey que no puede abdicar porque nos da ejemplo de cómo escenificar con cierta dignidad una vejez desafiante.

La vejez es una afrenta, y si te pones a cuidar el jardín o a hacer cosas de anciano le estás haciendo el juego al acabamiento. Tenemos un Rey valiente que se rebela frente a lo inevitable sin ninguna posibilidad de ganar, como los grandes, y se pone a pegarle tiros al mundo, a amar y a beber, para olvidar que lo bueno se termina ¿hay algo más en la existencia? Una más para el camino, one more for the road. Si en la monarquía española tuviese que abdicar alguien, como se empeña Izquierda Unida, yo creo que lo suyo en todo caso debería ser la Reina.

La Reina es una gran profesional que, precisamente como profesional, debe comprender que la empresa pasa por momentos difíciles, y los puestos en todas las empresas se cubren o directamente desaparecen. Ella firmó, como si dijéramos, un contrato con la dinastía española, que muy probablemente ya no tiene mucho sentido, por cambio del objeto social. El único sentido que puede restar para mantener ese contrato es aquel que le daba al matrimonio el capo mafioso Paul Cicero, en Uno de los nuestros, de Scorsese: «No te puedes separar, no somos animales». Pero eso no es suficiente en un mundo moderno en que incluso las reinas son mujeres de su tiempo (por eso la propia doña Sofía, según dicen los cronicones, es feliz en cuanto traspasa la frontera española, pero para salir, no para entrar) y en que la mafia no tiene por qué dictar la moralidad de las monarquías. Llega un momento en que ni una alcoba italiana —aquella que tiene dos habitaciones separadas por un pasillo—, ni dos pisos distintos dentro de un mismo palacio son oxigenación suficiente entre dos personas que son ajenas.

En realidad, el matrimonio es eso: un proceso por el cual uno empieza durmiendo con alguien que no es ni de la familia y termina por no saber ni quién es. La Reina se ha desempeñado de forma impecable todo este tiempo, pero de una impecabilidad que se hubiese desarrollado exactamente de la misma forma en Luxemburgo. Es un altísima ejecutiva de la realeza, que ha cumplido a la perfección un trabajo de una gran especialización. Pero tengo para mí que la monarquía, por muy constitucional que sea, no es principalmente un trabajo. Es una encarnación del espíritu del pueblo, con su sol y sus correspondientes moscas.

Y me temo que don Juan Carlos nos resume mucho mejor a los españoles, mucho que les pese a las estrechas periodistas de cámara que sólo comen poleo-menta.

Avatar de Usuario
click

Mensajepor click » Mié 25 Abr, 2012 7:42 pm

como buena arribista de la vieja guardia la gusta exhibir joyones y vestidos caros como gancho social, además ya cuentan que da alarde de riqueza para hacer creer que tiene fortunones, y así poder exprimir más y mejor a sus clientes.

y todas estas profesionales se plastifican igual, se ve que es lo que pide el negocio: tiene los mismos recauchutes que maria de mora, pelo barbie, morros carmen mairena, voz de pato,..

Avatar de Usuario
gu

cor

Mensajepor gu » Mié 25 Abr, 2012 7:46 pm

click escribió:como buena arribista de la vieja guardia la gusta exhibir joyones y vestidos caros como gancho social, además ya cuentan que da alarde de riqueza para hacer creer que tiene fortunones, y así poder exprimir más y mejor a sus clientes.

y todas estas profesionales se plastifican igual, se ve que es lo que pide el negocio: tiene los mismos recauchutes que maria de mora, pelo barbie, morros carmen mairena, voz de pato,..




como bárbara rey, sara montiel :lol: :lol: :lol: :lol: :juas: :juas: :juas:

Avatar de Usuario
gu

cor

Mensajepor gu » Mié 25 Abr, 2012 7:54 pm

Imagen

Avatar de Usuario
gu

cor

Mensajepor gu » Mié 25 Abr, 2012 8:31 pm

Imagen


LA AMIGA DEL MONARCA FUE A ARABIA SAUDÍ COMO "CONSEJERA ESTRATÉGICA" DE DON JUAN CARLOS

El Rey llevó a la princesa Corinna a un viaje oficial en el mismo avión que la Reina


La princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein acompañó a Don Juan Carlos en un viaje oficial a Arabia Saudí en el mismo avión militar en el que volaron Doña Sofía, dos ministros del Gobierno y representantes de 11 empresas españolas. La amiga del monarca se desplazó en calidad de "consejera estratégica" del jefe del Estado, integrándose en la delegación empresarial que visitó junto a los Reyes la capital saudí, Riad, del 8 al 10 de abril de 2006, según han revelado a El Confidencial fuentes diplomáticas.

Sayn-Wittgenstein, divorciada y madre de dos hijos, ha sido vinculada sentimentalmente con el Rey en los últimos años. La princesa, que adquirió ese título tras su boda con el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein Berleburg, del que se separó en 2005, también acompañó hace dos semanas a Don Juan Carlos a la cacería de elefantes en Botsuana, donde el soberano español sufrió una caída de madrugada y se fracturó una cadera.

En su cuarta visita oficial a Arabia Saudí, Don Juan Carlos y Doña Sofía llegaron a Riad el 8 de abril de 2006 en un avión Airbus A-310 de la Fuerza Aérea en el que viajaron, además de la princesa Sayn-Wittgenstein, los entonces ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Industria, José Montilla, así como representantes de 11 grandes empresas españolas, entre ellas Repsol, Cepsa, ACS y Ferrovial. La comitiva fue recibida en la base aérea de la capital por el rey saudí, Abdullah bin Abdulaziz.

El programa oficial de la visita, de tres días de duración, se ajustó al estricto código social de conducta saudí: hombres y mujeres por separado. Los Reyes tuvieron agendas paralelas, y sólo coincidieron, en la última jornada del viaje, en la recepción que ofrecieron a la colonia española en Arabia Saudí. Mientras Doña Sofía visitaba las ruinas de Al Diariyadh o el hospital Príncipe Sultán Abdulaziz y cenaba con la princesa Hassa, Don Juan Carlos compartía mesa y mantel con el rey Abdullah, visitaba la Asamblea Legislativa y pronunciaba un discurso en la sede de la Agencia Saudí de Inversiones Internacionales.

El programa de Corinna

Sayn-Wittgenstein, por el contrario, sí compartió con el Rey algunos de los actos programados exclusivamente para el monarca. La princesa, por ejemplo, acompañó a Don Juan Carlos en su visita a la Agencia Saudí de Inversiones Internacionales (SAGIA, en sus siglas en inglés), donde éste se dirigió a un auditorio compuesto por autoridades y empresarios de ambos países para animar a sus anfitriones a invertir en España. El jefe del Estado, además, alabó los esfuerzos de Arabia Saudí en la lucha contra el terrorismo.

El Rey y la princesa Sayn-Wittgenstein, según las fuentes consultadas por El Confidencial, también mantuvieron un encuentro con el príncipe Alwaleed bin Talal, sobrino del rey Abdullah, presidente de Kingdom Holding Company y uno de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes. Precisamente el pasado día 8 Don Juan Carlos le envió una carta de felicitación tras el archivo en la Audiencia de Palma de Mallorca de una denuncia por violación presentada contra Alwaleed bin Talal en Ibiza por una joven modelo en el verano de 2008.

Un comunicado de Kingdom Holding Company, el gigantesco conglomerado empresarial presidido por el príncipe Alwaleed, da cuenta de aquella visita: "En abril de 2006 la princesa Corinna acompañó al Rey [Juan] Carlos y a una delegación española a Arabia Saudí, en una visita oficial de Estado, como consejera estratégica de la delegación". La misma nota oficial recuerda, como ya adelantó este diario, que un año más tarde, en 2007, Alwaleed bin Talal recibió en su despacho de Riad a la princesa Corinna en calidad de "representante de Su Majestad el Rey Juan Carlos de España".

Un portavoz oficial de la Casa del Rey reconoció ayer a El Confidencial que la princesa Corinna viajó en el Airbus de la Fuerza Aérea que trasladó a Arabia Saudí a los Reyes y a la delegación empresarial de nuestro país. "Previa solicitud del Gobierno saudí", afirmó, "el Ministerio de Asuntos Exteriores español determinó la incorporación a ese viaje oficial de varios empresarios españoles, así como de tres personas más que asesoraban a SAGIA, entre las que se encontraba la señora Corinna zu Sayn-Witggenstein". El mismo portavoz rechazó que la princesa Corinna viajase en calidad de "asesora estratégica" del monarca.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 27 Abr, 2012 5:34 pm

Imagen


Antonio Montero, dueño del archivo de fotos secreto de Corinna

El fotógrafo posee numerosas imágenes de la amiga del Rey, cuya publicación se está negociando ya con diferentes revistas


El reportero Antonio Montero, dueño de la agencia Teleobjetivo desde 1991 y colaborador habitual de televisión, en programas como 'Sálvame' (Telecinco) o en el desaparecido 'DEC' (Antena 3), es quien tiene en sus manos el archivo secreto de fotos de Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Una colección de cientos de imágenes de la amiga del Rey que podrían ver la luz muy pronto.

Desde hace cuatro años, y gracias al seguimiento que desde los inicios de su carrera ha hecho a Casa Real, Antonio Montero, artífice de conseguir, entre otras, las fotos de Doña Letizia en bikini en 2009, que no vieron la luz, tiene en sus manos un archivo, de momento secreto, de Corinna, el Rey y sus amigos en distintos escenarios internacionales. Desde algunos de los viajes del grupo a lugares como Venecia, hasta el paraíso suizo de Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Fuentes cercanas de Montero señalaron este jueves que el reportero se encontraba de viaje en el extranjero. En estos momentos, la ftotografía más buscada por las agencias es la de Corinna, ya que desde que se dio a conocer la amistad con el Rey, no existe ninguna instantánea. Además, las fotografías sobre su persona son escasas y las revistas del corazón demandan nuevas imágenes.

Aunque Antonio Montero reconocía hace unos días que "no hay dinero para pagar ese archivo", lo cierto es que el fotógrafo podría estar negociando la venta de las fotos, aunque sólo sea para que no se publique. La revista 'Hola' acostumbra a hacerse con fotos incómodas que no llega a publicar, pero que a medio o largo plazo revierten en su beneficio, ya que los personajes afectados devuelven el 'favor' con entrevistas exclusivas o prioridad o buen trato en la cobertura de otros acontecimientos. La revista 'Hola', siempre muy protectora de la buena imagen de la Casa Real, a penasno se hizo eco esta semana de la amistad del Rey con Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Avatar de Usuario
periquitas

Mensajepor periquitas » Vie 27 Abr, 2012 11:16 pm

    Imagen

    LA ESTRICTA GOBERNANTA

    La periquita real

    Por Remedios Morales

    La periquita real es una especie que se creía en vías de extinción y, sin embargo, ha sido avistada de nuevo recientemente
No todas las periquitas que se columpian en los reales sitios son periquitas reales. La mayoría pertenecen a un género común, más abundante, y son modestas, apenas alborotan y desaparecen tranquilamente, conformándose con un cañamón.

Por el contrario, las auténticas periquitas reales, también conocidas en España como favoritas y en Francia como maîtresses royales, son otra cosa muy distinta y tienen su peligro. Pertenecen a una especie mucho más soberbia y agresiva, y la gente las aprecia poco, ya que están especializadas en parasitar los nidos de los machos alfa y desplazan a la legítima propietaria de los huevos.

Desde un punto de vista morfológico, la periquita real es una rara avis porque, aunque consigue volar muy alto, se mueve como una lagartija, tiene más conchas que un galápago, se pega como una sanguijuela y se adorna con un plumero que se le ve mucho. Para reconocer a una auténtica periquita real hay que atender a estas características, que todo observador debe tener en cuenta.

  • Es un ave mensajera y de confianza. Resulta ideal para enviarla a hacer recados al otro extremo del planeta.
  • Es inteligente, espabilada, mundana, sabe idiomas y tiene acceso a una extensa red social.
  • Sabe hacerse la imprescindible gracias a su habilidad para detectar quién puede hacer qué a quién en determinado momento, y guarda una agenda valiosísima que le permite realizar todo tipo de contactos interesantes.
  • La periquita real auténtica no se conforma con una ración de alpiste. Es ambiciosa, ama el dinero, los joyones de esmeraldas con historia, los aviones privados, los yates y el lujo en general.
  • Casi siempre ha alcanzado una edad madura, porque el oficio requiere experiencia y aplomo. Por lo tanto, se le cuentan más tiros que a la bandera del tercio, conoce bien a los hombres y posee una buena cama.
  • Contrariamente a lo que se pueda creer, la periquita real no siempre luce un plumaje espectacular. Sin embargo, posee la habilidad de hacer creer al macho dominante que es una hembra interesantísima y digna de un rey.
  • Como compañera de juegos y aventuras, resulta inapreciable para el gran macho. Es la reina de la noche, bailona y risueña. Se puede contar con ella para todo, lo mismo si se trata de la caza del elefante como del salto del tigre.
En nuestro país, la auténtica periquita real ha sido más bien escasa. No lo fueron Elena Sanz, amante de Alfonso XII, a la que Isabel II llamaba "mi nuera ante Dios", ni Carmen Ruiz Moragas, la amante de Alfonso XIII. Ambas tuvieron que abandonar sus carreras, fueron sumisas y fieles, sufrieron por ser las otras y dieron a luz bastardos reales que se beneficiaron poquísimo de sus padres.

Todas las periquitas reales son adúlteras por naturaleza; pero su peligro consiste en que les gustaría dejar de serlo, y en el fondo su máxima aspiración es acabar como parejas titulares del gran macho alfa. Inés de Castro sólo lo consiguió después de muerta. En vida fue amante de Pedro de Portugal y llegó a contraer matrimonio secreto con él porque el rey Alfonso no consentía el himeneo. Su destino fue trágico, no tanto porque murió asesinada por los nobles con el beneplácito de su suegro como porque cuando Pedro llegó al trono la mandó desenterrar, engalanar su cadáver y obligó a la corte a rendirle pleitesía como reina. Eso no se le hace a una dama.

No fue la única que llegó a casarse con su monarca. Enrique VIII seguía la rutina de contraer matrimonio con sus amantes después de cortar las cabezas de sus esposas. Luis XIV, que tuvo famosas maîtresses, contrajo matrimonio con Madame de Maintenon, aunque, eso sí, fue un matrimonio morganático. En Francia, a las maîtresses royales se las acusaba de tener la culpa de todas las desgracias del pueblo. Curiosamente, el pobre Luis XVI, único monarca francés que no tuvo queridas, pagó con la guillotina los excesos de sus antecesores.

Ya en nuestra época, dos señoras han conseguido casarse con sus reales amantes: una fue Wallis Simpson, ejemplo de periquita con apariencia de loro que se pegó de tal manera a la chepa de Eduardo VIII que éste no tuvo más remedio que abdicar. La otra es Camilla Parker, casada con el príncipe Carlos, su amante de toda la vida. Camilla era más gorda, fea y mayor que Diana, la esposa oficial, pero dicen que seducía a Carlos hipnotizándolo con el movimiento giratorio de un támpax. En esto de la seducción cada cual desarrolla su propia especialidad y las rarezas siempre tienen su público. Camilla llegará a reina de Inglaterra si Dios permite que su marido sobreviva a su madre.

No todas las reinas se han disgustado porque sus esposos tuvieran líos. Catalina de Braganza jugaba a las cartas con su marido Carlos II de Inglaterra y sus dos amantes: la famosa favorita Nell Gwyn, con la que Catalina se llevaba muy bien, y Luisa Portsmouth. Se ha dado incluso el caso de que algunas reinas, como Sissi, buscaron ellas mismas una amante de su agrado para disfrute de su esposo.

Hubo favoritas que tuvieron un pasado de putón desorejado. Por ejemplo, Madame du Barry, conocida en los burdeles como Mademoiselle Beauvernier, aunque en realidad se llamaba Juana Bécu. En este sentido, también ha circulado en torno a Wallis Simpson un rumor que dice que adquirió formación profesional, y tal vez un doctorado, en los prostíbulos de Hong Kong.

Jaime Peñafiel suele desear "larga vida al rey", pero yo deseo larga vida a la reina, porque, en caso de que ésta finara, la otra puede acabar como Camilla y Wallis. Recordemos que hoy día cualquier mujer puede llegar a reina, da igual si está divorciada, si es madre soltera o si ha sido amante de un capo de la mafia. Y si hay que escoger entre estas dos alemanas, personalmente, yo prefiero a la griega. A mí la otra me parece un peligro, y me gustaría tomar medidas preventivas contra ella. A ver, para empezar, que saque las fotos de juventud y muestre cómo tenía entonces la nariz y confiese cuántas operaciones de cirugía estética se ha perpetrado desde entonces.

Avatar de Usuario
Pajarraca

Mensajepor Pajarraca » Lun 30 Abr, 2012 9:44 pm

La actual periquita real es una rara avis germana...de plumaje amarillo y cuello verde esmeralda...

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 01 May, 2012 6:22 am

Imagen


Doña Sofia se aleja de su papel de reina para ejercer de abuela


La Reina se instaló este domingo en la casa de su hija en el exclusivo barrio de Chevy Chase en Washington. Las razones que ha dado Casa Real para este viaje de cuatro días ha sido celebrar el aniversario de su nieto Miguel que este lunes cumplió diez años. Al tratarse de un desplazamiento privado no hay más datos, aunque subliminalmente los mensajes parecen claros. Más aún desde que Torres, el socio de Urdangarín no está dejando en buen lugar a la infanta Cristina.

El papel de la Reina es doble. Por un lado, se afana en arropar a su hija, que dicen está cansada de su exilio dorado en la capital estadounidense. Por otro, informar de primera mano de las movidas y desencuentros familiares que, desde la cacería en Botsuana, son públicas y notorias. No hay que olvidar que su majestad continua recuperándose de la operación de cadera y se supone que lo hace en el hogar conyugal, aunque este tenga forma de palacio.

La ausencia de doña Sofía junto a un marido convaleciente se ha justificado desde Zarzuela por su papel de abuela, ya que no ve a los nietos desde hace cuatro meses y la excusa del cumpleaños era perfecta para apoyar su viaje.

Su anterior visita a Washington se saldó con polémica. Su posado consentido junto a Urdangarin fue una de las grandes meteduras de pata. Llamó la atención porque doña Sofía siempre había sabido medir los tiempos y esa foto, por lo innecesaria, era difícil de entender para la opinión pública. Los “pelotazos” y negocios poco claros del duque de Palma no eran la mejor tarjeta de presentación para la monarquía española. Cuando se publicó el reportaje, el Rey ya había declarado oficiosamente “persona non grata” a su yerno. Después vendría la demoledora frase en boca del jefe de su Casa, Rafael Spotorno que definió los “trabajos” del duque como “comportamiento poco ejemplar”.

Hubo quien vio en la manera tan inusual de arropar a su yerno por parte de doña Sofía una especie de correctivo o venganza hacia su marido por las indelicadezas de los últimos tiempos. Este nuevo viaje parece indicar una única intención: compartir momentos de intimidad familiar y afecto con su hija y sus nietos sin ningún tipo de acritud. Lo esperable es que Urdangarin se quede en casa y no aparezca sonriente junto a la suegra porque volvería a hacer un flaco favor a la institución. La Reina tiene muy presente, porque así se lo han inculcado sus padres, que antes que abuela es reina.


[imageleft]Imagen[/i][/left]

>>> La Reina viaja a Washington por el décimo cumpleaños de su nieto Miguel




Volver a “La Casa Real”