Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Vie 06 Abr, 2018 8:44 pm

Invitada escribió:Pues que vuelvan JC Sofia Cristina Iñaki y ya esta todo arreglado, representaran muy bien este pais de chorizos y marujas :calceta:


Lo suyo seria un referendum sobre la monarquia o como minimo una consulta. Letizia es un desastre para Felipe y la monarquia y sino mira esta encuesta de ayer :loker

http://www.elmundo.es/debate/loc/casa-r ... sults.html

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 12:03 am


Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 3:43 am

Imagen
El 20 de mayo de 2004 Letizia abandonó su vida independiente para convertirse primero en Princesa de Asturias y, una década después, en Reina.



Y ZARZUELA RESPONDE: “ENTENDIDO. TOMAMOS NOTA”

PILAR URBANO


Pocas veces en un país tan heterogéneo como el nuestro se produce una coincidencia tan unánime en la valoración de un hecho. Es lo que sucedió con el fragmento del video ‘pugna de reinas’. Y tras el visionado, la reacción indignada. Un fragor, no ya en los mass media, también en los tuits y en los whatsapps de ciudadanos corrientes y molientes, que al instante sustituyeron la imagen de su perfil por el rostro de la Reina Sofía.

La coincidencia en lo visual era fácil: la Reina Sofía quería fotografiarse abrazando a sus dos nietas Borbón-Ortiz y la Reina Letizia lo impedía. El cruce de palabras entre ambas sólo podía adivinarse por lectores de labios, pero también era obvio: un pulso entre dos mujeres tenaces.

Más sorprendente fue que millones de españoles – y alguna egregia dama griega – hicieran la misma lectura de aquellas fugaces imágenes, y no sólo como una desavenencia familiar, sino desde una clave política: Letizia viene trazando un ‘cinturón de asepsia’ que aísle a su esposo, el Rey Felipe, y sus hijas de quienquiera que haya ‘tomado partido’ por la Infanta Cristina. En las escasas reuniones de familia –Tatoi, y las tumbas de los monarcas griegos Pablo y Federica; Oslo, por el 80 cumpleaños del rey Harald; El Escorial, exequias del duque Carlos Calabria y 25 aniversario de la muerte de Don Juan – , donde físicamente coincidieron los hermanos Felipe y Cristina, la Reina Letizia hizo imposible que ambos fuesen registrados juntos por ninguna cámara fotográfica. Si en la misa de Pascua en la catedral de Palma no era esa su intención… las imágenes de EFE, tanto las del posado familiar como las del ‘episodio’ dentro del templo, decían otra cosa.

Especialmente elocuente fue el gesto de quien, por niña, aún no ha aprendido a fingir: la Princesa Leonor, al sacudirse del hombro la mano de su abuela Sofía, no hacía otra cosa que obedecer al movimiento imperativo de su madre, que intervino para desbaratar la pretendida foto. En Zarzuela se invoca la inocencia de “una niña de 12 años, cansada de una larga ceremonia religiosa, saludos a los invitados que desde los bancos, a izquierda y derecha, la fotografiaban con su móviles…, lo mismo le daba desembarazarse de la mano de su abuela que de la de su madre”. Puede ser. Sin embargo, la mirada de la princesita a su madre era de niña subyugada. No digo temerosa, digo subyugada, digo sometida a una instrucción y a una disciplina férreas demasiado parecidas a la inducción monocorde de las ikastolas. Una sobreprotección materna de la que se libra su hermana menor, la Infanta Sofía. Quizá de ahí su alegría y su espontaneidad. Oasis ventajoso de las ‘segundonas’.

Inmiscuirse en la educación que recibe la heredera del trono podría ser una insolente injerencia en casa ajena, si no fuese porque el futuro de Leonor –si el trayecto de la Monarquía sigue su curso – llegará en su día a afectarnos a todos. Por tanto, nos incumbe. Nada que oponer a que la Reina Letizia descargue el cuidado doméstico de sus hijas en su madre, Paloma Rocasolano. Ahora bien, la formación de una princesa que en su día será llamada a reinar y a representar a los españoles dentro y fuera de España, requiere un aprendizaje muy esmerado en usos de corte y en protocolos regios que difícilmente podrá aportarle quien, por su origen, por su ejercicio profesional y por su ideología republicana, no ha tenido ocasión de conocerlos. Perfectamente lógico. Pero choca que se desestime la imponderable ‘tutoría’ de una de las reinas con más acendrado pedigrí y cuyos genes entroncan con todas las dinastías que reinan hoy y con las que han reinado en toda Europa desde hace 900 años. Se dice pronto, pero apabulla contemplar los entrelazados árboles genealógicos de ‘la otra abuela’, la que – dicen – apenas tiene acceso a la casa de su hijo, de su nuera y de sus nietas..., pese a vivir en el mismo recinto de Zarzuela.

Nunca he criticado a la Reina Letizia. Antes bien, siempre he defendido su difícil papel. Y su talento innato para ‘saber estar’ sin despersonalizarse ni ser engullida por la burbuja borbónica. Una vez me dijo la Reina Sofía: “Yo quise que antes de casarse con mi hijo viniera a vivir a la zona de invitados, para que abriera bien los ojos y viera en qué familia se metía… Que no se llevara sorpresas”.

¿Y cuál ha sido la reacción en palacio? Llamo, pregunto y me dicen: “Mientras ocurría esa escena, nadie le dio importancia… No fueron conscientes de la interpretación que podía tener. De hecho, se fueron todos a comer a Marivent como si tal cosa, sin la menor tensión. Después, ante la reacción que se desató y a la vista de la trascendencia que aquello adquiría, todos – todos y todas los que aparecen en esa secuencia del vídeo – , tomaron nota de que aquello no estuvo bien… Pero por ambas partes, ni una menos ni una más. Al final el daño es conjunto. La reacción de Zarzuela ha sido: ‘Hemos entendido, y tomamos nota’. Y sería incomprensible que no se produjera algo. La gente lo espera. Pero será algo natural, como natural fue la escena del vídeo. Es decir, no se va a forzar ni a impostar ni a organizar nada. Pero habrá una respuesta, porque ha habido un suceso inadecuado, de ocho o 10 segundos, vale, pero lo ha habido”.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 7 DE ABRIL DE 2018

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 4:07 am

Imagen


CHOQUES REALES
LA DIFÍCIL MISIÓN DE GUSTAR A UNA SUEGRA, LA REINA

La pésima relación entre María Teresa de Luxemburgo y la difunta madre de su marido es un paradigma de tiranteces familiares palaciegas. Como contraste, la sintonía entre Máxima y Beatriz de Holanda.

EDUARDO ÁLVAREZ


MUY DADOS SOMOS EN ESTOS TIEMPOS A escandalizarnos por todo. Los problemas y tiranteces en las relaciones entre suegras y nueras en los palacios reales son tan viejos como la misma Monarquía. “Víbora ponzoñosa” o “rana a medio morir” eran algunos de los epítetos que dedicaba la Reina española María Luisa de Parma a su nuera María Antonia de Nápoles, primera esposa del patán Fernando VII. Más recordado aún es el acoso inquisitorial que María Cristina de Habsburgo, la regente, dedicaba a Victoria Eugenia de Battenberg, abuela de Juan Carlos I. “Nosotras, las españolas, no gritamos cuando traemos un rey al mundo”, le espetó la primera a la infeliz en el doloroso trance del paritorio.

En comparación, entre Doña Sofía y Letizia todo es una balsa de aceite. Y, en todo caso, sobran los ejemplos en las monarquías actuales de lo complicado que es para las princesas casaderas congraciarse con sus suegras reales.

Que se lo digan a la actual gran duquesa consorte de Luxemburgo, María Teresa. Aunque su boda con el entonces príncipe Enrique congregó en 1981 a lo más granado del Götha, a la joven nacida en La Habana su ingreso en la corte le resultó un calvario por el férreo rechazo de su suegra. La entonces gran duquesa Josefina Carlota no la encontraba apta. Primero, porque no era de sangre azul. Y, segundo, algo de racismo había, porque a la aristócrata no le convencía lo de mezclar la sangre azul de los Nassau con la de una mestiza latina.

Josefina Carlota se refirió durante años a su nuera como “la criolla” en tono despectivo. La prensa de entonces era bastante cortesana y raramente se aireaban en público los trapos sucios palaciegos. Pero fue la propia María Teresa quien, a principios de este siglo, explotó y protagonizó un monumental escándalo al acusar a su suegra, ante varios periodistas, de querer “destruir” su matrimonio y de hacerle la vida imposible por su “origen plebeyo”.

No mucho más fácil lo tuvo Mary Donaldson para meterse en el bolsillo a la reina Margarita de Dinamarca. Aunque la abogada australiana ofrecía una imagen seria, culta y moderna, en contraste con el rosario de novietas del show business que había coleccionado el príncipe Federico, a la soberana escandinava no le gustó nada Mary cuando su hijo se la presentó. Durante meses, tanto la reina como su esposo intentaron boicotear la boda. Pero de sobra es conocido el empecinamiento de esta generación de la realeza...

Una situación bien distinta se vivió en los Países Bajos cuando el heredero Guillermo pidió permiso a su madre, la reina Beatriz, para casarse con la argentina Máxima Zorreguieta. A pesar de que el enlace causó una grave crisis política por el hecho de que ella fuera hija de un ministro del dictador Videla, la soberana dio todo su apoyo a los novios. Claro, que lo contrario hubiera sido incomprensible hipocresía, puesto que ella misma había vivido una situación similar en los años 60 cuando se empeñó en casarse con el diplomático alemán Claus Von Amsberg, un aristócrata con un pasado en las juventudes hitlerianas.

La complicidad entre Máxima y su suegra ha sido siempre absoluta. Y es una de las claves que facilitaron a la plebeya argentina conquistar la Corte de Orange y a todos los holandeses, que sienten una fascinación desmedida por su actual reina. Las fotos no suelen engañar, ni en Palma ni en Utrecht, y la familia real de los Países Bajos es de verdad un ejemplo de familia bien avenida.


ISABEL II Y SUS NUERAS

Paradigma de cuanto tiene que ver con la realeza son los Windsor. Y la relación entre Isabel II y sus nueras daría para varios fascículos. Sarah Ferguson, a pesar de sus modales vulgares, le cayó simpática a la soberana desde el principio, lo que agrandó su disgusto cuando en 1996 se consumó el divorcio de la pelirroja y el príncipe Andrés. Durante dos décadas, la monarca no dirigió la palabra a Fergie. Sin embargo, ha acabado perdonando a su ex nuera por sus escándalos, hasta el punto de haberla vuelto a invitar a las celebraciones familiares y a disfrutar de vacaciones en Balmoral.

Cabe preguntarse si habría ocurrido lo mismo con Lady Di. La relación entre suegra y nuera se congeló cuando la inestable princesa optó por lanzar la bomba atómica aireando todos los pecadillos veniales de la Familia. Para entonces, claro, Diana ya había sufrido la decepción de no sentirse respaldada por la monarca cuando le lloraba en sus aposentos atacada de celos por Camilla. Y es que una reina lo es antes que suegra. Aunque aquí parece al revés


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 7 DE ABRIL DE 2018

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18862
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Assia » Sab 07 Abr, 2018 6:22 am

El caso del fallecido marido de Beatriz de Holanda, no se a que viene nombrarlo. Cierto, Claus Von Amssberg pertenecio a las juventudes hitlerianas, pero todos los jovenes alemanes eran forzados a pertenecer a las juventudes hitlerianas tanto si eran nazis o no lo eran. En Australia, tuvimos 1 politico que pertenecio a las juventudes hitleriana, el PREMIER del Estado de Victoria en 1 secion parlamentaria lo llamo ''nazi'' y fue forzado el Mandatario de Victoria a pedirle discupas publicamente. Si los jovenes alemanes querian sobrevivir, eran obligados a pertenecer a las juventudes hitlerianas.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 3:34 pm

El entorno

David Gistau




EL DISCURSO de FB6 el pasado 3 de octubre supuso el momento fundacional de su reinado y la circunstancia en que los españoles descubrieron que, incluso en el desmoronamiento de tantas cosas, al menos había rey. Esto lo supimos lo mismo por aquellos a los que gustó que por aquellos a los que enojó. En cualquier caso, después de la sucesión en una atmósfera volátil y del esfuerzo por superar desgastes relacionados con el titular anterior, la Corona había encontrado una posición propia, demostrando por añadidura que se tomaba en serio tanto a sí misma como el papel adjudicado, que tampoco deja tanto margen de maniobra y de hecho amenaza siempre con reducir la institución a roles secundarios y ornamentales tales como inaugurar cadenas de montaje, brindar o presidir desfiles. Por encima de la grillera, de lo charlatanes redentores, de los cleptócratas, de los conspiradores, apareció un tipo al que creerse una vez examinado por un tiempo, el suyo y el de su generación, que hace años nadie habría augurado tan complejo y arrasado como resultó ser.

Sorprende cómo acontecimientos de esa dimensión política pueden arruinarse por culpa de un episodio frívolo y por tanto menor. La parodia es a menudo más disolvente que cualquier expresión política, sobre todo cuando los personajes eligen exponerse a ella voluntariamente como si hubieran decidido cometer un suicidio profesional. Pese a la voluntad de FB6 de honrar su destino, su lugar en la contemporaneidad y su país, la Corona es hoy una telecomedia chusca de suegra y nuera que se odian, de fotografías que se impiden mediante interposición, de rencores que afloran, de menudeo cotilla tan prolijo que han sido contratados lectores de labios para que no nos perdamos un solo detalle de este divertimento, de este espectáculo involuntario ante el cual no puede sorprender la estupefacción del Rey: «¿Para esto me esfuerzo yo?», cabe imaginarlo pensando, ¿para que se lo estropeen todo en un arrebato guiñolesco de parientes mal avenidos?

Como ciudadano español que ni siquiera profesa el credo monárquico digo que la existencia de este Rey me tranquiliza y me concede un sentido de pertenencia con el que compensar las desidias y las agresiones de esta era en la que escribir es tocar la lira ante el incendio. Y digo también que por ello me enfada aún más que a esta figura la sabotee su propia gente con «shows» autolesivos en los que encuentran una brecha de abrasión aquellos que se la tenían jurada a FB6 desde el 3 de octubre –desde su nacimiento, en realidad– pero que hasta ahora no habían encontrado un cauce político por el que dañarlo. Que la monarquía esté hoy menos afianzada que hace una semana y que ello haya ocurrido por un papelón de nuera y suegra con nieta en medio es otra cosa que debería agregar a los apuntes de la novela satírica de mi tiempo español que, por pereza, jamás escribiré. Al Rey lo lastra eso que desde Maradona conocemos como «el entorno».

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 5:16 pm

David Gistau escribió: Que la monarquía esté hoy menos afianzada que hace una semana y que ello haya ocurrido por un papelón de nuera y suegra con nieta en medio es otra cosa que debería agregar a los apuntes de la novela satírica de mi tiempo español que, por pereza, jamás escribiré. Al Rey lo lastra eso que desde Maradona conocemos como «el entorno».


«el entoZno» con Z :loker

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 7:39 pm

Seréis muy republicanos, pero mientras escribáis "el Rey" es como si ponéis "el Sumo Pontífice" y aluego decís que sois ateos.No cuela. Aquí la única republicana que hay es la Srta. Letys, que ha sido entrenada por el Kremlin durante décadas para destruir el tinglado borbónico desde dentro. Hay que felicitar al camarada Putin. Sus métodos son retorcidos, pero infalibles.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 07 Abr, 2018 9:37 pm

Invitado escribió:Seréis muy republicanos, pero mientras escribáis "el Rey" es como si ponéis "el Sumo Pontífice" y aluego decís que sois ateos.No cuela. Aquí la única republicana que hay es la Srta. Letys, que ha sido entrenada por el Kremlin durante décadas para destruir el tinglado borbónico desde dentro. Hay que felicitar al camarada Putin. Sus métodos son retorcidos, pero infalibles.


Es cierto que Letys se parece a la espia rusa de The Americans si le quitas el botox y el relleno de de las mejillas

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 1:25 pm

Juan Carlos: vetó a Letizia en su visita al hospital

La esposa de Felipe VI no llegó este sábado a entrar en la UCI, donde se encontraba el Emérito, por expreso deseo del propio don Juan Carlos, que vetó la presencia de su nuera. Doña Letizia, acudió para hacerse las fotos de la reconciliación con doña Sofía, a la que tuvo que abrir la puerta del coche delante de todos los fotógrafos, un acto cargado de simbolismo tras el rifirrafe de Palma de Mallorca.

Sencillamente, el Rey no ha querido recibirla, según se ha afirmado en Mediaset. La cadena de Paolo Vasile no solo ha aportado ese dato, que evidenciaría la tensión en el seno de la Familia Real. "En la comida que hubo después de la Misa de Resurrección hubo reproches constantes entre don Juan Carlos y Letizia delante de las niñas. De hecho, el rey emérito llegó a decirle a su hijo Felipe: 'Si tuviste el coraje de casarte con ella, tenlo para ponerla en su sitio", dijo Gustavo, uno de los contertulios del programa que presenta Jorge Javier Vázquez. Según este medio, esas palabras enfadaron tanto a la reina Letizia que abandonó la comida en familia que tuvo lugar en el Palacio de Marivent el domingo 1 de abril, después del tristemente famoso rifirrafe entre doña Sofía y su nuera.

Recordemos que lo que ocurría de cara al público este sábado en torno a las seis de la tarde, fue que los fotógrafos y reporteros se apostaban en las puertas del Hospital Universitario Sanitas de La Moraleja, convocados y expectantes, después de que don Juan Carlos fuera intervenido de su rodilla derecha. Se vaticinaba que el rey Emérito iba a recibir la visita de los reyes y de doña Sofía, como así ocurrió. Lo que vimos fue un guión que podría formar parte de la operación lavado de imagen de doña Letizia: amabilidad e incluso sumisión de Letizia a su suegra, nada que ver con lo que ocurrió tras la Misa de Pascua del domingo de Resurrección en Palma. En esta ocasión la reina Letizia desplegó sus mejores sonrisas, gran amabilidad y hasta cortesía con la madre de Felipe VI. Le abrió la puerta del vehículo en el que los tres acudieron al centro médico. Otra cosa es lo que no vimos, y esta vez no había público grabando con sus móviles ni cámaras de TV.

Monumental cabreo de don Juan Carlos: vetó a Letizia en su visita al hospital - Informalia.es
Última edición por sarkweber; Hoy a las 12:19

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 2:00 pm


"la Sexta Noche" #L6NTensiónReal Pormenores encontronazo Letizia VS. Dª. Sofía.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 9:10 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 10:20 pm

alucinante :shock: :shock:

yo creo que hasta última defensora tiene que reconocer que esto ES UNA BARBARIDAD

Hoy ha golpeado a su hija con el bolso

Imagen

:shock:

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 10:56 pm

Alguen deberia pararle los pies a esta señora se esta riendo de la Institucion y de toda España.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 08 Abr, 2018 11:38 pm

Esta tía esta completamente pirada




Volver a “La Casa Real”