Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 04 Feb, 2017 2:41 am

    Imagen
    LA VIDA DE LOS OTROS
    EMILIA LANDALUCE

LA PERSONA NO PUEDE BRILLAR POR ENCIMA DE LA CORONA



CAROLINA BESCANSA

“Europa ya no necesita nada... ¡Es tan vieja, y está tan chocha!”. Ayer El Cultural publicaba un adelanto de la correspondencia entre Elena Fortún y Carmen Laforet recogida en un libro editado por la Fundación Banco Santander. Se trata de cartas de literatura, de amor, pero sobre todo de espiritualidad, lo normal considerando la diferencia de edad (35 años) entre las dos escritoras, que apenas coincidieron físicamente. Nada que ver con el otro volumen de correspondencia de la autora de Celia lo que dice con la periodista y grafóloga —analizó con éxito al escéptico Menéndez Pidal— Matilde Ras. De hecho, en una de las cartas que Fortún le dirige a Laforet escribe: “Y antes de terminar quiero decirle algo de su letra. Usted es un genio. Su letra lo dice. Pero también dice que no hay nada más lejos de usted que una mujer del hogar, del ser central de un hogar. Dígale a su marido de mi parte que cuando se convive con un ser extraordinario no se puede hacer nada sino adorarle”.

■ ■ ■

FRANÇOIS FILLON

Fillon parecía para muchos el último dique contra la chochez ¡la demencia senil! de Europa. Al final, las vidas privadas de los políticos (que se lo pregunten a Hollande y a sus cruasanes) determinan su destino público. Fillon: “Le quiero decir a Penelope que la amo”. Esta declaración de amor la recogía Closer, publicación imprescindible para seguir las elecciones francesas, en un mitin del candidato republicano. Penelope, de soltera Clarke, conoció a Fillon cuando viajó a París para perfeccionar su francés. “Se descubrieron como almas gemelas y se casaron en 1980”. Ella abandonó el anglicismo que se profesaba en casa de los Clarke para convertirse en la madre del perfecto hogar católico. Casi 40 años y cinco hijos después, Penelope puede acabar con la carrera al Elíseo de su marido. Los 500.000 que, según Le Canard Enchainé, le pagó Fillon por un empleo ficticio parecen ser un motivo más que evidente para apearse de la carrera electoral. La historia de la minucia, sin embargo, se olvidará de ese “Quiero decirle a Penelope que la amo”. Una pena.

■ ■ ■

Todo esto parece beneficiar a Marine Le Pen y a Emmanuel Macron, que además de su donosura tiene a su favor esa personalidad que se le presume a los hombres que se enamoran de mujeres mayores. ¡Como Piqué y Shakira! Y el historiador Philipp Blom, autor de los ensayos históricos La Ruptura, Los años de Vértigo, Gente peligrosa... que está casado con la escritora e historiadora Veronica Buckey, 14 años mayor.

■ ■ ■

marylin MOURREAU

Todo el mundo está viendo The Crown, la serie de Netflix que en España presentó Jaime Peñafiel en compañía de unos perros de raza corgi como los de Isabel II. Dejando aparte algunos aspectos más o menos obvios (amén de paletos), la serie es un compendio sobre la supervivencia de una institución tan cuestionable en nuestros días como es la Monarquía. “Tiene que brillar la Corona, no la persona. No se puede tener personalidad”, le dice más o menos la reina a su hermana, la princesa Margarita.

■ ■ ■

ISABEL II (EN ‘THE CROWN’)

En España a veces ha brillado más la persona que la Institución. ¿Se acuerdan de aquellos republicanos que se decían juancarlistas pero no monárquicos? ¡Qué corta es la memoria en España! Últimamente, incluso en estos días bárbaros [Rey], en nuestro país parece que sólo se puede ser monárquico porque la alternativa da mucho miedo. Lo más interesante de estos días es Chelo García Cortés. La tertuliana de Sálvame es protagonista cruzada de la trama totanera (filtraciones interesadas al fin y al cabo) y la ofensiva contra Isabel Pantoja que prepara T5 tras la entrevista que la cantante concedió a Pablo Motos. A García Cortés sólo le falta haber estado en el trío en el que supuestamente participaron Ivonne Reyes y marylin Mourreau, a quien por cierto alguien confundió (y esto es verídico) con Corinna en la boda de Alberto de Mónaco y Charène. ¿Por qué los círculos siempre se cierran?

■ ■ ■

Le pregunto a alguien que sabe por qué se ha ido Bescansa. “Porque ya tiene dos niños y no quiere más”. Qué en paz Bescanse.


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA / SÁBADO 4 FEBRERO 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 26 Feb, 2017 2:55 am

Imagen


‘The Crown’ y la Corona española

El Rey y la Reina aprovechan la visita de Macri para estrenar protocolo con el objetivo de dar un mensaje de fortaleza de la institución. Felipe VI potencia los símbolos de la continuidad dinástica coincidiendo con la sentencia de cárcel de su cuñado

LUCÍA MÉNDEZ


The Crown, la serie de Netflix que relata el reinado de Isabel II, es tan espléndida, majestuosa y perfecta como producto televisivo que hasta el republicano más radical se rendiría ante la soberana británica. Atrapa al espectador de forma inevitable. El escritor Peter Morgan, su creador, empezó humanizando a la despiadada Corte de los Windsor en la grandiosa The Queen durante la grave crisis tras la muerte de la princesa Diana, y ahora completa su trabajo de mitificación con The Crown, destinada a crear monárquicos allá donde no los hay. La receta con la que Morgan establece un vínculo de empatía absoluta entre el espectador y la reina es mostrándola con la espectacular corona encima de la cabeza, pero también en camisón. Isabel duda, llora, no sabe si podrá ser reina, discute con su madre, se enfada con su hermana rebelde, se acuesta con su marido y hasta le tira objetos durante una pelea en un viaje. Todo ello, y ahí está la maestría del guión, sin perder la majestad y poniendo en su sitio al mismísimo Churchill.

En el episodio 4, un viejo y testarudo primer ministro, muy lejos del estadista que conocemos, se niega a tomar medidas para atajar una alarma sanitaria causada por una niebla tóxica en Londres. La joven reina acude a ver a su abuela Mary, aún no repuesta de la abdicación de Eduardo VII que casi acaba con la Corona, a decirle que quiere hacer algo, decir algo. El diálogo entre ellas resume la esencia del papel de los reyes.

–«No me parece bien como jefa del Estado no hacer nada.

–Es lo que debes hacer. Nada.

–No hacer nada no es ningún trabajo.

–No hacer nada es el trabajo más duro de todos y requerirá de todas tus energías. Ser imparcial no es humano. La gente querrá que sonrías, o asientas o frunzas el ceño, querrá un punto de vista y en cuanto lo hagas, habrás declarado una postura. Tu opinión. Y eso es lo único como soberana a lo que no tienes ningún derecho, cuando menos hagas, cuando menos digas o asientas, o…

–O piense, o sienta, o respire, mejor… Eso está bien para la soberana, pero, ¿qué me deja a mí?».

Felipe VI se ha enfrentado al mismo dilema en los últimos años que Isabel II. No hacer nada, salvo aparecer ante los españoles ejerciendo su papel. Como Isabel II, él se ha hecho cargo del trono tras una gravísima crisis de la Monarquía sin decir nada, sin decantarse, sin declarar una posición en público, sin establecer su punto de vista. Lo ha vuelto a hacer esta semana, después de que un tribunal condenara a más de seis años de cárcel a su cuñado, el marido de su hermana Cristina.

El escándalo de corrupción de Iñaki Urdangarin golpeó al corazón de la Monarquía y fue una de las causas de la abdicación de su padre. Pero Felipe VI no ha abierto la boca sobre el particular y su Casa Real no se ha movido ni un milímetro de su declaración de «respeto absoluto a la acción de la Justicia». El día que condenaron a su cuñado, el Rey inauguró una exposición en el Museo Thyssen, como si en el tribunal de Palma no se estuviera leyendo la sentencia. «Lo que le pase a su hermana le puede afectar como persona, pero como jefe del Estado tiene la obligación de guardar silencio, del mismo modo que no opina sobre las leyes que aprueban el Gobierno y el Parlamento», señalan sus colaboradores.

Isabel II también tuvo problemas con su hermana menor. Margarita–criada con los caprichos de todas las princesas– no sabía distinguir entre su hermana con la que se subía a los árboles y la mujer coronada. «¿Esto me lo dices como hermana o como reina?», le decía.

Sin embargo, tanto la protagonista de The Crown como Felipe VI han sido educados para hablar a través de los gestos, los símbolos y el protocolo. Isabel II memorizó la lección de su profesor en la que le dejó claro que ella es la «parte solemne» del sistema, mientras el poder político es «la parte eficiente». La serie, ambientada con perfección gracias a un presupuesto de 120 millones de dólares, se recrea en los más mínimos detalles que demuestran cómo los Windsor han sido capaces de exprimir la solemnidad televisada para epatar al mundo con sus ceremonias, bodas, bautizos, entierros y hasta líos, escándalos y divorcios.


Tras la sentencia de Urdangarin, la Casa Real ha desplegado un pompa inédita


La noticia es que en estos días de febrero, y coincidiendo con la sentencia del caso Urdangarin, los Reyes de España han desplegado una pompa y circunstancia semejantes a las de la corte británica, e inéditas desde que la Monarquía entró en crisis, en abril de 2012 cuando el Rey Juan Carlos se accidentó en una cacería de elefantes, mientras el país sufría la más grave crisis económica. Isabel II y Felipe VI llegaron al trono jóvenes con la intención de renovar la Monarquía. Hasta cierto punto y sin renunciar a los símbolos y la liturgia.

Tras más de un año de actividades institucionales casi en blanco, Felipe VI y Letizia decidieron estrenar un nuevo ceremonial durante la visita de Estado del presidente argentino, Mauricio Macri. Dos gestos, dos decisiones de la pareja real –una del Rey y otra de la Reina– resumen el mensaje que Zarzuela ha querido transmitir a los españoles. Por orden del Rey, se ha estrenado un nuevo protocolo para el recibimiento de los jefes del Estado, trasladándolo del Palacio del Pardo al Palacio Real. El Patio de la Armería acogió la ceremonia de honores que ha sido preparada durante meses por los funcionarios de la Casa Real y que incluyó salvas de cañones, llegada del mandatario argentino en Rolls Royce escoltado por una guardia a caballo y revista a las tropas que desfilaron en gran número delante de un dosel cubierto por terciopelo carmesí.


El Rey ha sido educado para hablar a través de los gestos y el protocolo



La Reina decidió sacar del baúl la joya más valiosa de la Corona para lucirla en la cena de gala. La tiara Flor de Lis de platino y brillantes montada por el joyero Ansorena en 1906 como regalo de Alfonso XIII a su prometida Victoria Eugenia de Battemberg para el día de su boda. Una joya que sólo pueden ponerse las reinas de España y que Letizia ha desempolvado por primera vez.

Fuentes de la Zarzuela han confirmado que, en efecto, la visita de Macri ha servido a los Reyes para declararse herederos de una Monarquía con siglos de existencia en un país importante y con una Historia que es necesario reivindicar. «La voluntad de recuperar el Palacio Real para las ceremonias oficiales pretende dar solemnidad, brillantez y máxima dignidad a los actos del Rey, la visita del presidente de Argentina era una ocasión propicia para estrenar el nuevo protocolo. Pero el Rey también quiere que se sepa que el Palacio Real es patrimonio de todos los españoles».

Las mismas fuentes añaden que la decisión de la Reina de ponerse la tiara se encuadra en la voluntad de la pareja de mostrar los símbolos de la continuidad de la Corona. «La simbología es importante en todas las monarquías, no para que las ceremonias sean más o menos vistosas, sino porque son una forma de transmitir a los ciudadanos la fortaleza y la solidez de las instituciones de un país. El Rey y la Reina quieren cumplir su función de la mejor manera y eso incluye también dotar de solemnidad a los actos de la Monarquía».


Ha aprovechado la visita de Macri para recuperar símbolos de continuidad



Aún hay otro paralelismo entre The Crown y la Corona española. El papel del marido de Isabel II y de la esposa de Felipe VI. El duque de Edimburgo se resiste a ser sólo un florero que acompaña en estatua a la Reina, y es obligado a ponerse uniformes «de carnaval». Ello da lugar a tensiones dentro de la pareja que Isabel resuelve haciendo caso algunas veces a su marido y otras no. «¿Eres mi mujer o mi Reina?». «Las dos cosas». Quiere modernizar las costumbres y los ritos de Palacio: «Todo esto es un circo que no servirá de nada si no nos acercamos al pueblo». Letizia, periodista en su otra vida, ha dado señales de algunas dificultades para encontrar su lugar en Palacio.

Finalmente, Felipe de Edimburgotiene que sucumbir al protocolo y a las costumbres centenarias luciendo los uniformes que le mandan y caminando en silencio al lado de la Reina. Su influencia –que la tiene y mucha– la ejerce en privado. La influencia de Letizia en los usos y costumbres de Zarzuela también es visible, aunque quizá a ella le gustaría que los cambios fueran de mayor calado.


La influencia de Letizia en los usos de Zarzuela es visible, pero ella querría más



Macri se ha vuelto a Argentina muy impactado por estos fastos de la Monarquía, que le han servido de compensación de sus problemas políticos internos. A la prensa de aquel país no le ha pasado inadvertida la coincidencia de la brillantez de las ceremonias con las dificultades de la Corona. El periodista Carlos Pagni lo subrayó en su crónica de La Nación. «Felipe VI homenajeó a Macri para autohomenajearse. Después de la tormenta que envió al exilio a su hermana, a prisión a su cuñado y forzó la abdicación de su padre, aprovechó esta visita para recuperar la escena con todas las luces. Eso explica varios récords. Por primera vez un rey recibió a un huésped en el patio de armas del Palacio Real, con el despliegue completo de su guardia, y no en El Pardo. Por primera vez la reina Letizia, que cultiva un lookprogre, calzó la gran tiara de Victoria Eugenia. La cena de gala, televisada, permitió exhibir desde el grandioso Salón del Trono, donde Tiépolo pintó la apoteosis de la monarquía, hasta la espléndida mesa del comedor, que supera a la de Windsor».

Si se trasladase a un episodio de The Crown a esta semana, la primera imagen se situaría en la madrugada del miércoles al jueves. La escena mostraría al asistente de Letizia ayudándole a quitarse la tiara de la Monarquía española en su habitación de la Zarzuela. Después, la escena se trasladaría a la habitación de Ginebra donde a la misma hora, Urdangarin mira el despertador para coger un autobús que le llevaría al aeropuerto camino de Palma para saber si iría o no a la cárcel. Con la Infanta Cristina al lado lamentándose. «Eres el cuñado de mi hermano, pero no del Rey». En algún lugar, olvidado de todos el Rey Juan Carlos asistiendo a los acontecimientos con amigos. Mientras su mujer, la Reina Sofía, con espléndido aspecto desde la abdicación, escuchando música clásica y doliéndose de la suerte de su hija.


EL MUNDO. DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 27 Feb, 2017 10:09 pm

Imagen


El rey Felipe sufrió «bullying»

El acoso escolar está a la orden del día, tal y como refleja el recién estrenado programa «Proyecto bullying», de Jesús Vázquez, y no entiende de dinero ni de clases sociales. Lo han sufrido Victoria de Suecia, Kate Middleton... y hasta Felipe VI. Esta semana, nuestro colaborador Jaime Peñafiel, experto en casas reales, nos cuenta en unas sorprendentes revelaciones lo mal que lo han pasado muchísimos «royals» en el colegio: unos por su dislexia, otros por su tartamudez y otros, simplemente, por ser quienes eran.

Imagen
El príncipe de Asturias no lo pasó demasiado bien en Los Rosales.
Imagen
La duquesa de Cambridge vivió un auténtico infierno en el internado donde estudiaba.
Imagen
La heredera al trono sueco reconoce que sufrió mucho cuando sus compañeros se reían de ella.

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Mar 28 Feb, 2017 3:23 pm

Si lo dice Jaime Penafiel y si lo publica Pronto pues seguro que es cierto , :juas: :juas: :juas: :juas: :juas: :juas: :juas: :juas: , honorabilidad , imparcialidad !

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 04 Mar, 2017 2:29 am

    Imagen
    LA VIDA DE LOS OTROS
    EMILIA LANDALUCE

SOLUCIÓN “DE CONSENSO” A LA LEY DE SUCESIÓN A LA CORONA



CARLA BRUNI

En 2006, Felipe VI, entonces príncipe de Asturias, reunió a los constitucionalistas más destacados para estudiar la posibilidad de reformar la ley de sucesión a la Corona para eliminar la primacía del varón. El motivo era evidente. Doña Letizia se acababa de quedar embarazada de su segundo hijo y de ser niño, desplazaría a su hermana Leonor de la línea de sucesión. Los constitucionalistas, por su puesto, no se pusieron de acuerdo en el procedimiento [nunca lo hacen] complicadísimo para cambiar la Carta Magna. Por supuesto, para eso necesitaban la colaboración de los políticos que por entonces parecían poco proclives a tan delicado asunto. Al final, en una ecografía se vislumbró que sería infantita y aquel proyecto se aparcó. Pero ¿y si...?, se preguntaban.

■ ■ ■

PENELOPE FILLON

La solución la ofrece hoy ese consenso ¡el consenso! al que se ha referido Rita Maestre a propósito del ridículo [pero ése no es un motivo para prohibirlo] autobús de Hazte Oír. Y a partir de aquí todo es chanza. Hubiese bastado con que Leonor declarara su varonía a una edad temprana [al fin y al cabo, hay niños con vulva] para desplazar a su ucrónico hermano. “Y me llamaré Fernando como Fernando el Católico. O Felipe. O Carlos”. Claro, y los lectores se preguntarán: si no se cambió la Constitución, la Infanta Sofía podría hacer un movimiento semejante. Y lío. ¿Y si lo hiciera la Infanta Elena? Después de ver esa foto de la primogénita de Don Juan Carlos y Doña Sofía con el pelo cardado... [El meme: “Nuevo disco de Rosendo”]. Espero que Peñafiel aclare mis dudas. Ahí va el guante.

■ ■ ■

Es difícil saber por qué se utiliza una palabra tan horrorosa como vulva. Me recuerda a aquel poema que escribió la poetisa mexicana Rosa María Roffiel para La Boletina, la publicación ideada por Matilde Fernández en sus años como ministra de Asuntos Sociales. “Mi vulva es una flor,/ es una concha,/ un higo,/ un terciopelo,/ es color rosa,/ suave, íntima, carnosa./ A mis doce años le brotó la pelusa,/ una nube de algodón entre mis muslos....”,

■ ■ ■

ISABEL PREYSLER

Dicen que la sátira es un género periodístico en desuso. Algunas de las cosas que pasan en España merecen no tomarse en serio. O al menos tan en serio como para reírse. La tragedia es que a veces parece que hay que elegir entre la corrección política más absurda o el extremismo reactivo [los energúmenos]. En Francia, están enfrascados en otro tipo de debate. ¿Debe dimitir Fillon tras el penelopegate? Un resumen del caso. Le Canard Echaîné, un semanario satírico que, por cierto, no tiene versión digital, publicó a finales de enero que la mujer del candidato republicano había cobrado casi un millón de euros entre 1998 y 2012 por un empleo ficticio en el Parlamento . Lo más interesante de todo esto es que, como en cualquier cosa que suceda en Francia, está metido algún miembro de la familia Henri Lévy. En este caso se trata de Antony Lévy, el hijo que el filósofo y escritor tuvo con Sylvie Bouscasse, abogado del matrimonio Fillon.

■ ■ ■

INFANTA ELENA

En 2008, se trató del noviazgo entre Carla Bruni y Nicolas Sarkozy. En este caso, el miembro de la familia Levy implicado era Justine, víctima de la avidez sexual de la modelo. En 2000, Justine y su marido Raphael viajaron a Marrakech para conocer a la nueva novia de Jean-Paul Enthoven, editor e íntimo amigo de BHL. No era otra que Carla Bruni. No tardó mucho tiempo en engatusar a Raphael. Justine Lévy quedó devastada y escribió un libro fantástico titulado Rien de grave y que aquí se tradujo como Y la vida sigue. Así definía a Carlita. “Una devorahombres. Una terminator del amor. Felina de mirada asesina, bella y biótica que se caracterizaba por ligar con todos los hombres de sus alrededores”. Dice Justine que Bruni no le interesa nada como persona o artista. “Sólo como personaje”. Tiene razón. Ella e Isabel Presyler (¿estará en ello ya Vargas Llosa?) tienen una novela por escribir. Veremos cómo acaba. De momento, quién sabe si la previsible salida de Fillon de la candidatura republicana devuelve a Terminator a la escena política. Y aquí estamos con las vulvas.


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA / SÁBADO 4 MARZO 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Letizia y Felipe con el Dia del Orgullo Gay

Mensajepor Invitado » Mié 15 Mar, 2017 8:05 pm

Imagen

Los reyes Felipe y Letizia desean que el WorldPride sea “un éxito”

Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, han querido mostrar su apoyo al WorldPride de Madrid y, a través del jefe de la Casa, “envían un cordial saludo, con el deseo de que la celebración del citado evento constituya un éxito”.

Los Reyes Felipe y Letizia se suman a las personalidades que desean que el WorldPride de Madrid sea un éxito. AEGAL (Asociación de Empresas y Profesionales para gays y lesbianas de Madrid y su Comunidad), que tiene los derechos de la licencia del WorldPride y es la entidad organizadora del mismo, quiere sumar apoyos institucionales para que el evento que se celebrará en Madrid sea un gran acontecimiento. Por ello, al igual que tiene el apoyo –económico y logístico– del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, se puso en contacto con la Casa del Rey para informarles del mayor evento que tendrá lugar este año en la capital y pedir el respaldo de los Reyes de España.

Los reyes Felipe VI y Letizia, a través del Jefe de la Casa del Rey –como suele ocurrir en estos casos–, han mandado una carta a AEGAL en la que se dice lo siguiente: “Sus Majestades los Reyes agradecen esta información y me encargan que, en Su nombre, le envíe un cordial saludo, con el deseo de que la celebración del citado evento constituya un éxito”.

Hoy, cuando comienza la cuenta atrás de cien días para que comience el WorldPride 2017 en Madrid, el viernes 23 de junio, reproducimos la carta enviada por la Casa del Rey.


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mié 15 Mar, 2017 9:20 pm

Ya podian enviar una carta de apoyo a la misa de la 2. Pero va a ser que a la reina progre no le hara gracia la idea y Felipe a sus ordenes. :calceta:

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Jue 16 Mar, 2017 1:29 am

:juas: :lol: :lol: :lol: :loker

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 19 Mar, 2017 2:16 am

Imagen



PREGUNTAS. MIGUEL ÁNGEL MELLADO


    Letizia no se 'cargó' la monarquía en 1.000 días ¿y el emérito?

NO La reina Letizia y el rey Juan Carlos (primero las damas, aunque no sean de sangre azul, o por eso) están unidos, además de por Felipe VI, esposo e hijo, respectivamente, por la animadversión que se profesan. La grieta insalvable se produjo el día en que la ex periodista conoció de primera mano la predicción de Juan Carlos I al anunciarle el príncipe de Asturias su noviazgo y compromiso matrimonial. Aunque por el momento no se conoce el audio de aquella escena (no perdamos la esperanza de escucharlo), dicen que el monarca se puso la corona de Casandra y vaticinó:

-“Te vas a cargar la monarquía con esa esa boda”.

El pasado martes se cumplieron 1.000 días y 999 noches de reinado de Letizia y otros tantos desde que Juan Carlos I dejó de ser rey en beneficio de su hijo, Felipe VI. Y no hace falta foto finish ni prórroga para saber quién es el ganador en este particular choque entre Letizia, la reina que nos cayó desde la tele, y Juan Carlos, el rey al que se le está cayendo encima la cintateca, cuyo reinado, brillante en tantos episodios, está quedando sepultado por escándalos que ahora están saliendo a la luz.

Son las paradojas de la vida. Don Juan Carlos temía que una chica que había salido tanto en la tele y había estado casada no era buena para una institución tan seria como la monarquía. No sabía que de él existían casi tantas grabaciones de vídeos y de audio con sus amantes –Bárbara Rey y Marta Gayá, en otras- como de la presentadora dando noticias en los telediarios.

Y lo que te rondaré morena. O rubia, porque de todo hay en la viña del señor. El Centro Nacional de Inteligencia está movilizado estos días para averiguar de dónde proceden las filtraciones con grabaciones de la vida amatoria -más que amorosa- del rey emérito. El CNI está dirigido con inteligencia y tacto por Félix Sanz Roldán, un general en la reserva que se ve obligado a ponerle una vela a dios (a Presidencia de Gobierno, de quien depende) y otra al diablo (al ex jefe de las Fuerzas Armadas, don Juan Carlos, a quien tantos servicios “corinos” ha prestado). Lean el reportaje que hoy publica Fernando Rueda en EL ESPAÑOL sobre todo esto.

Se busca, pues, la fuente de las filtraciones y todo apunta a que podrían proceder del retiro de El Escorial, lugar a donde acudían los espías de Felipe II para mantenerle al tanto de lo que sucedía en los despachos y en las camas del reino. En esta localidad vive el coronel Juan Alberto Perote, responsable de los comandos operativos en tiempos del Cesid (luego llamado CNI). El jefe de los espías tenía, entre otras responsabilidades, la de proteger la intimidad del Rey cuando estaba intimando, valga la redundancia, con sus amantes.

A Perote se le atribuye la mejor cintateca de España, con películas que de ser proyectadas en salas públicas dejarían el taquillaje de Titanic y de La La Land en una recaudación de cine de barrio.

Sobre las salidas no oficiales del entonces rey creaban sus escoltas unas 'zonas de sombra' que desesperaban hasta a la misma reina Sofía. En cierta ocasión, según ha sabido este periodista, ordenó sin conmiseración a Sabino Fernández Campo que le dijera cuanto antes dónde estaba el rey o, mejor, su esposo casquivano.

Así fue la escena: “No lo sé”. “Cómo que tú no lo sabes”. “No lo sé, Señora”. “¿Y si tuvieras que localizarle para algo importante? Imagínate que hay un atentado… contra el presidente del Gobierno, ¿cómo lo buscarías?”. “Bueno, pues a través del Servicio de Seguridad, sus escoltas”. “Pues búscalo a través de los de Seguridad”. “Lo que ocurre, Señora, es que están en 'zona de sombra' y no hay alcance para comunicar con ellos”. “Sabino, ¡estoy hasta el gorro de la 'zona de sombra'!”.

Al rey emérito le ha pasado como a un vecino que fue a una ferretería a comprar una cadena para asegurarse de que no le robarían la moto. Ante la insistencia de que quería la más gruesa, el ferretero puso sobre el mostrador tijeras para cortar pernos de diferentes calibres. Vendía cadenas pero también tijeras según qué tamaño… Del mismo modo, los espías impedían que se visibilizaran y se fotografiaran las andanzas de su Majestad, pero eran ellos quienes veían y, lo peor, grababan.

Han pasado 1.005 días desde aquel 19 de junio de 2014 y los escándalos que hemos visto de Letizia –tipo, comer pipas en la calle con su guardaespaldas, mostrarse maleducada y descortés con el presidente de México y con su marido en la biblioteca de Zacatecas, o vestirse de fiesta de fin de año para ir a la Ópera...- son pellizcos de monja si los comparamos con los episodios publicitados de su suegro.

Y lo que nos quedará por ver, por escuchar y por saber... Porque seguramente (utilicemos este adverbio de duda para no ser más aseverativos) en un futuro no tan lejano, con lo último que está sucediendo en España, se conocerán otras actuaciones más allá de la cama del monarca. Del mismo monarca que temía por el futuro de la corona al llegar a Palacio una intrusa llamada Letizia. La reina divorciada cuyo ex marido, Alonso Guerrero, ahora da clases de Literatura en el instituto madrileño “Beatriz Galindo”. Guerrero, cuya actitud ha sido intachable y no se ha aprovechado de su circunstancia de ex, ha hecho méritos para ser nombrado preceptor de las hijas de los reyes como Isabel la Católica hiciera con la sabia cortesana Galindo, también conocida como La Latina.

Aksel Sandemose, notable literato danés, escribió un epitafio para derrotados puestos al descubierto: “Las derrotas han de salir a la luz y no ocultarse, pues son las derrotas las que nos hacen personas. Aquél que no llega a entender sus derrotas no aprenderá nada sobre el futuro”. Aksel, autor de El pasado es un sueño, es célebre en el norte de Europa por lo que él llamó Ley de Jante.

Estos son algunos de sus principios, especialmente útiles si eres un rey o una reina: “No debes pensar que el Tú es tan bueno como el Nosotros”, “que el Tú es más listo que el Nosotros”, “que el Tú es mejor que el Nosotros”, “No te rías del Nosotros”. Y así hasta 10 reglas. Con los años, añadió la undécima: “¿Acaso crees que existe algo que no sepan los demás sobre ti?”. Le faltó dedicárselo a Juan Carlos I.



    ¿LA DISOLUCIÓN DE ETA?

ETA anunció este viernes la entrega de las armas sin condiciones. El próximo 8 de abril depositará ante el Gobierno francés la localización de los zulos donde guarda el material. En 50 años, la organización criminal asesinó a cerca de 860 personas, con más de 20.000 víctimas en atentados, miles de amenazados y cerca de 200.000 personas que huyeron por miedo del País Vasco.

En este 2017 se cumplirán aniversarios importantes como la masacre de Hipercor, hace 25 años, o el asesinato en 1997 de El hijo de todos, como titulé mi libro dedicado a Miguel Ángel Blanco. En el País Vasco el miedo y la tensión social aún están latentes. Con más de 300 asesinatos sin aclarar, ahora comenzará otro episodio doloroso para los familiares de las víctimas: el destino de los asesinos de ETA encarcelados. Habrá aproximación de presos (la cárcel de Pamplona está semivacía). Si hay Justicia, que significa lo justo, los etarras criminales cumplirán sus penas. Ni un año más pero ni un año menos. No se puede quemar la memoria como si fuera una Falla en la noche de San José.

BOIRA_A
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 973
Registrado: Dom 15 Ene, 2012 1:41 pm

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor BOIRA_A » Lun 20 Mar, 2017 10:28 pm

La Reina Letizia saca los dientes y pincha un encuentro entre el Rey Felipe y la Infanta Cristina

El "puente" del Día del Padre se antojaba ideal para el encuentro
Periodista Digital, 19 de marzo de 2017 a las 08:36

Imagen

La Infanta Cristina, la Reina Letizia y el Rey Felipe VI. CR
Cita:

A tal extremo llegó el enfado de doña Letizia que finalmente ha derivado en una rotunda negativa a participar en el citado encuentro familiar

Lo revela David Lozano este 19 de marzo de 2017, en 'EsDiario', citando una fuente solvente, próxima a la Casa Real:"Quienes en el entorno de la Familia Real acusan a la Reina Letizia de ser la culpable del desencuentro familiar, tienen un motivo más al negarse ella a una cita con intenciones reconciliadoras".

Según Lozano, el Rey Felipe VI tenía previsto durante este fin de semana visitar de forma rigurosamente discreta a su hermana la Infanta Cristina y al esposo de esta, Iñaki Urdangarin, en su domicilio de Ginebra

De esta forma, siempre según la versión que da 'EsDiario', el Rey intentaría zanjar, o por lo menos aliviar, las enormes discrepancias familiares existentes en la actualidad y mantener un encuentro con su hermana por primera vez en prácticamente año y medio

Felipe VI habría escuchado así los consejos "reales" -tanto de su padre, Don Juan Carlos como fundamentalmente de su madre, una Reina Sofía muy "disgustada" con la ruptura familiar- que animaban al Rey a encontrarse con su hermana para limar asperezas e intentar al menos normalizar sus relaciones

Felipe de Borbón accedía así al deseo de sus progenitores y prometía "arreglar" un encuentro, tal y como explican a ESdiario las mismas fuentes.

De esta manera, y una vez consultadas las agendas, se habría dispuesto que la cita entre hermanos se produciría durante un fin de semana. Y éste era el marcado en rojo en el calendario.

El "puente" del Día del Padre se antojaba ideal para el encuentro. Por este motivo, la Agenda oficial de los Reyes se había liberado por completo.

De hecho, aún permanece ausente de actos hasta al próximo martes 21, día en el que el Rey recibe en Audiencia, en el Palacio de la Zarzuela, a la Comisión Ejecutiva de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios.

La Casa Real liberaba así al Monarca que tenía previsto viajar hasta Suiza este pasado viernes 17. Al menos así lo argumenta a ESdiario la fuente citada, que además especifica que Felipe VI tenía pensado viajar con doña Letizia y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.

Una reunión familiar en toda regla, con el fin último de la reconciliación entre hermanos, cuñados y también de un reencuentro entre primos, pasado unos días de recogimiento familiar salpicado con la práctica del esquí.

Sin embargo,finalmente esa familiar y reconciliadora cita no se va a producir por q la expresa y tajante negativa de Letizia. Así lo asegura esta fuente cercana a la Casa Real quien añade que el desagrado de la actual Reina fue "mayúsculo" al tener noticia de los "planes tan avanzados" que tenía Felipe VI para visitar a la Infanta Cristina, sin apenas haber sido consultada.

La oposición de la Reina, mezclado con el enojo con su marido que ha derivado en una riña matrimonial, han terminado por dar al traste con los planes y abortar el esperado reencuentro familiar para disgusto de los Reyes eméritos y también de la otra hermana, la Infanta Elena muy contrariada con el distanciamiento familiar del que culpa a doña Letizia.

La misma fuente no descarta a ESdiario, aunque añade que es "altamente improbable", que sea finalmente el Rey quien se desplace hasta el domicilio suizo de Cristina de Borbón para reunirse a solas con ella.

Sería su reencuentro tras muchos meses sin dirigirse la palabra y el primer cara a cara tras conocerse la absolución penal de la Infanta en el llamado caso Nóos, un banquillo de los acusados que no sólo le ha costado las relaciones con su hermano sino que también le ha despojado de su ducado y le ha sacado de la Familia Real.

El deseado encuentro entre hermanos tendrá que esperar mientras aumenta la leyenda de"cuñada mala"de la Reina Letizia.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mié 12 Abr, 2017 6:14 pm


Videla y los Borbones
En pleno siglo XXI la familia real española sigue guardando silencio sobre muchos tramos de su agitada trayectoria, iniciada tras la muerte del dictador Franco. Uno de los secretos mejor guardados tiene precisamente a otra dictadura como protagonista: la encabezada por el militar argentino Jorge Rafael Videla. Su sangriento régimen tuvo un aliado económico y político de primera categoría: la España de Juan Carlos de Borbón.

El periodista Danilo Albín, radicado desde hace ya tiempo en España, ha dedicado varios años de trabajo para reconstruir esta historia.

Videla y los Borbones: Los archivos secretos. Las relaciones ocultas entre España y la dictadura Argentina (emitido por TeleSUR el 18/11/2014)

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 15 Abr, 2017 2:20 am

Imagen
La relación de los acontecimientos tras la caída en Botsuana.


La noche en la que a Juan Carlos I se le cayeron encima un elefante, Corinna y la Corona

El 13 de abril de 2012 el rey tropezó en Botsuana, se rompió la cadera e inició el camino que conduciría a su abdicación.


Ocurrió en la madrugada del 13 de abril de 2012, entre las cuatro y las cinco. Caída con un pronóstico complicado: fractura de cadera. El tropiezo de Juan Carlos I, entonces 74 años sobre los hombros, fue la pieza que desencadenó el efecto dominó. De los elefantes de Botsuana a la abdicación. Y el fin del silencio que acompañaba a la vida personal del rey, entonces ligada a la princesa serenísima Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Este jueves se cumplen cinco años de aquel incidente grabado a fuego en la trayectoria del monarca emérito, hoy relegado a representar a la Corona en los actos institucionales a los que no puede asistir su hijo Felipe.

El incidente ocurrió en un escenario poco accesible, por lo inhóspito del terreno y por el desembolso económico que supone el transporte hasta el lugar de caza: tras aterrizar en Maun, al norte de Botsuana, Juan Carlos I tomó un avión privado hasta el delta del río Okavango, poderoso torrente de agua que desemboca en costas de Namibia. Tuvo que pagar los gastos de alojamiento y de la cacería. No menos de 50.000 euros (por persona) por visitar la región del elefante, pieza cotizada entre cazadores. El monarca abatió uno de ellos el 11 de abril. La empresa Rann Safaris organizó los pormenores de la expedición.

Imagen
Juan Carlos I junto a Jeff Rann, director de Rann Safaris.

Allí se encontraban Juan Carlos I, Corinna, de 47 años, y el hijo de ésta, Alexander, de 10, amén de otros amigos próximos. El batacazo tendría unas consecuencias que pocos de los presentes podían imaginar. Se abrió la caja de Pandora.

¿Qué hacer? ¿Dónde tratarlo? Los primeros pronósticos hacían temer lo peor: las asistencias sanitarias (básicas) que encontraban en la región no eran suficientes para ocuparse del paciente. Se temía la fractura de la cadera derecha.


¿Cómo afrontar la crisis?

Había que trasladarlo a España de urgencia. Y eso obligaba a nuevas preguntas: ¿cómo tratar el accidente ante los medios y la opinión pública? ¿Se debía ocultar lo sucedido? ¿Maquillar los acontecimientos? ¿O contar desde el primer momento la realidad con todo lo que esto podía conllevar?

Al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dirigido por el general Félix Sanz Roldán, no le ha sido fácil gestionar la vida privada del monarca. El episodio de Botsuana fue uno de los más delicados que tuvieron que afrontar. Se optó por explicar el incidente ante la opinión pública, sin entrar en pormenores, y sólo cuando la intervención se hubiera efectuado con éxito.



El doctor Ángel Villamor realizó tan complicada operación, no tanto por la dificultad de la práctica como por lo mediático de la misma. Ocurrió el 14 de abril, aniversario de la proclamación de la segunda República en 1931. Esa noche todos los medios se hicieron eco de la noticia. El diario El Mundo, entonces dirigido por Pedro J. Ramírez, fue el único que aquel día editorializó sobre el tema con un artículo titulado 'Un viaje irresponsable en el momento más inoportuno'.

Pero las explicaciones sobre el incidente sabían a poco y el foco -también las críticas- se trasladó sobre el propio monarca. A los cuatro días, con la compostura y la cadera apoyadas sobre la muleta, Juan Carlos I hizo una declaración pública sin precedentes ante las cámaras de televisión: “Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a suceder”, apuntó en dependencias del Hospital USP San José.

Esos días se produjo otra escena incómoda para la Corona: al centro clínico llegaron, en el mismo coche, la reina Sofía la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. La explosión del caso Nóos había abierto el debate sobre si la imagen de Urdangarin debía seguir vinculándose a la de la Casa Real; el monarca no digirió fácilmente aquella fotografía.


La vida privada del rey

Cuando se rompió la cadera, ¿con quién se encontraba? ¿Quién era Corinna? Los medios se afanaron en dar una respuesta. Estallaba el silencio que envolvía la vida privada de Juan Carlos I al entenderse que también se trataba de un asunto de Estado. A la empresaria alemana, princesa serenísima -título heredado tras su matrimonio, el segundo, con el príncipe Casimir, también alemán-, se le había visto en varios actos públicos a los que también había asistido el rey.

Imagen
El rey Juan Carlos saludando a Corinna Zu Sayn-Wittgenstein.

¿En qué posición quedaba entonces la reina Sofía? Corrieron ríos de tinta sobre la esposa de Juan Carlos I. Todos ellos desembocaban en el distanciamiento con su marido. No tardarían en conocerse las reformas que la Casa del Rey había efectuado sobre la finca La Angorrilla, en El Pardo, muy cerca del Palacio de la Zarzuela. Corinna fue la principal beneficiada de esas obras: era ella quien ocupaba la vivienda. Un camino unía directamente la casa del monarca con la de la princesa alemana.

El barco que Juan Carlos I trataba de reflotar hacía aguas por varios frentes. El escándalo de los elefantes y su relación Corinna eran dos torpedos que impactaron de pleno a su línea de flotación. Aún habría que añadir un tercero, también relacionado con la princesa alemana. En esta ocasión la carga llegaba desde Mallorca, donde transcurrían los capítulos más agitados del caso Nóos.

El empresario Diego Torres trataba de demostrar la implicación Iñaki Urdangarin en los actos delictivos que se le imputaban. Y amenazaba con un incendio: los correos que, aseguraba, reflejaban la relación más allá de lo profesional entre Corinna y el yerno del rey. “Traté de encontrar a Iñaki un empleo compatible con su posición”, se defendió la princesa germana en una entrevista en El Mundo.

La imagen de la monarquía había caído a mínimos históricos. De acuerdo al CIS de abril de 2013, los españoles valoraban a la institución con un 3,68 sobre 10, muy lejos del 7,48 que había registrado en noviembre de 1995.

A Félix Sanz Roldán, director del CNI no le fue fácil afrontar esa situación. Sobre su espalda cayó la responsabilidad de mediar con Corinna. Ella asumió el mensaje del general y viajó cada vez con menos frecuencia a España. Rehuyó de cualquier protagonismo.


La Pascua Militar

Las dudas se cernían sobre el estado en el que se encontraba el rey para hacer frente a sus responsabilidades. Aquellos que pedían su abdicación se dividían entre los que esgrimían razones morales -especialmente tras los últimos casos que salpicaban su imagen- y los que aducían a su salud.

Juan Carlos I, ya con 75 años, volvió a pasar por los quirófanos en septiembre de 2013. Esta vez la cadera izquierda. Era su quinta intervención quirúrgica en apenas un año y medio, la decimotercera de toda su vida. Algunas de sus lesiones -rodilla y muñeca- se habían producido en la nieve, accidentes derivados de su pasión por el esquí; las últimas dolencias, no obstante, estaban relacionadas con achaques o con las prótesis que se le habían implantado a lo largo de su extenso historial clínico.

Imagen
Juan Carlos I pronuncia su discurso en la Pascua Militar de 2014.

La agenda institucional de Juan Carlos I sufrió varias alteraciones fruto de estas intervenciones. El calendario, no obstante, marcaba algunas fechas en rojo; como la Pascua Militar, que inevitablemente se celebra el 6 de enero. En este acto, el jefe de Estado, como máximo representante de las Fuerzas Armadas, hace balance del último año ante las principales autoridades castrenses.

La Pascua Militar de 2014 no fue una más. El monarca se atropelló con su propia lengua. Encontró dificultades superlativas para leer su discurso y volvió a encender el debate sobre su estado de salud. Desde la Corona se trató de dar una imagen de fortaleza e impermeabilidad ante las críticas, pero las dudas podían más que esas certezas. ¿Estaba Juan Carlos I en plenas facultades para afrontar una agenda tan cargada de actividades?

El paso del tiempo terminó por dar respuesta a esa pregunta: aquella Pascua fue el último gran acto público en el que participó. El 2 de junio de 2014, la Casa Real hacía pública la abdicación. Su hijo asumiría la jefatura del Estado con el nombre de Felipe VI. El entonces Príncipe de Asturias encarnaba, tal y como afirmó Juan Carlos I, la “estabilidad” de la Corona: “Tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza”. Y un guiño: “Contará para ello, estoy seguro, con el apoyo que siempre tendrá de la Princesa Letizia”.

Imagen
Juan Carlos I abdicó en su hijo Felipe el 2 de junio de 2014.


Juan Carlos, hoy

Cinco años después de aquella fractura de cadera en Botsuana, las funciones institucionales de Juan Carlos I se han recortado considerablemente. En su agenda ya no están las reuniones con otros jefes de Estado, presidentes u otros altos cargos representativos; al menos, con la cadencia con la que las afrontaba cuando aún mantenía la corona.

Como emérito, se le ha podido ver en la toma de posesión de algunos mandatarios americanos, así como en los funerales celebrados en Cuba por Fidel Castro. También en algunos actos empresariales de envergadura, como la ampliación del canal de Panamá, acometida por la firma española Sacyr.

Felipe VI ha tomado las riendas de una monarquía que goza de buen estado de salud. Según el último macrosondeo de EL ESPAÑOL, el 71,9% de los ciudadanos aprueban la gestión del nuevo monarca.

La Corona ha vivido su particular revolución en el último lustro. Cinco años que han dejado, Botsuana mediante, un rey emérito. Sobre Juan Carlos I -y su vida privada- siguen escribiéndose nuevos episodios, aunque el estruendo de los elefantes y las cacerías ya han quedado en el pasado. Su última aparición pública, bastón en mano, tuvo lugar este 4 de abril, en la inauguración de una exposición -con el Guernica de Picasso como late motiv- en el museo Reina Sofía. A su lado, en una imagen de estabilidad institucional, la reina emérita, tratando de enterrar aquella noche de hace cinco años en la que al rey se le vino encima el elefante, después su relación con Corinna y, finalmente, la corona que ostentaba desde el 22 de noviembre de 1975.

Imagen
Juan Carlos I y la reina Sofía, en la inauguración de la exposición sobre Picasso.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 15 Abr, 2017 2:51 am

    Imagen
    LA VIDA DE LOS OTROS
    EMILIA LANDALUCE

LA INJUSTICIA DE NO CONOCER EL SUELDO DE LA ESTILISTA DE DOÑA LETIZIA



MARÍA DOLORES DE COSPEDAL

Feud [en español puede traducirse como “disputa”], la serie de Ryan Murphy sobre el rodaje de Qué fue de Baby Jane, va por el capítulo sexto. La historia es de sobra conocida. [Hay que advertirlo porque muchos espectadores de Isabel, la serie sobre los Reyes Católicos que emitió TVE, no tenían muy claro si Isabel y Fernando acabarían juntos]. Bette Davis y Joan Crawford eran dos estrellas de cine en el ocaso de sus carreras. La película de Robert Aldrich les devolvió –más que a las primeras páginas de los periódicos– la dignidad aunque aquello sirviera sobre todo para desencadenar la envenenada rivalidad entre dos actrices que luchaban por no llegar a ese momento crítico en la vida de cualquier mujer: el de la invisibilidad. Hay escenas gloriosas: por ejemplo, cuando Crawford se dedica a llamar a los miembros de la academia para dividir el voto para el Oscar a la mejor actriz que [estaba cantado] iba a recibir Davis. Incluso se las arregló para convencer a Anne Bancroft, que finalmente se alzaría con el galardón, para recoger su Oscar. Lo mejor es comparar las imágenes de Feud con la reales de 1962 que aún se pueden ver en YouTube.

■ ■ ■

BETTE DAVIS

Ryan Murphy ya ha anunciado que la próxima temporada de Feud versaría sobre el divorcio de Carlos de Inglaterra y Lady Di. Si buscara un poquito más allá del manido mundo anglosajón (sobre todo en lo relativo a la Corona Británica) quizás podría inspirarse en el Gobierno de Mariano Rajoy. Imaginen un Feud de Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal. ¿Acaso se les ocurre otra rivalidad manifiesta? Habría muchos candidatos a encarnar a la (aunque pueda ser un hombre) Hedda Hopper española. Algunos dicen que las cuitas de Podemos tampoco serían un mal Feud pero Errejón y Pablemos ya aburren, como indican los estudios de audiencia de las tertulias.

■ ■ ■

SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA

Chabelita ha enseñado su nueva casa en Lecturas. Especialmente reseñables parece su colección de zapatos (terribles) y la descripción que la revista hace de la terraza. “Nórdica y ética” parece casi un oxímoron aunque quizás se refiere a que en Ikea se venden hasta máscaras tribales. El miércoles Santo, Chabelita iba en el Talgo que tiene como último destino Cádiz. Irá a Cantora, pensábamos algunos. La hija de Isabel Pantoja se pasó el viaje escribiendo mensajes con sus gafas de sol de espejo (así que sus vecinos de asiento de preferente pudieron leer sus confidencias). Tampoco hizo mucho caso a los viajeros indignados por el desbarajuste de la huelga de personal de Renfe y el retraso que causaban las incidencias técnicas en la vía que une Madrid y Andalucia... Y, al final, Chabelita no debía de ir a Cantora porque se bajó en Córdoba.

■ ■ ■

JOAN CRAWFORD

En Zarzuela han anunciado que la Casa Real ha dejado de gastar hasta el 11% (es decir: 950.000 euros) de los 7,7 millones que tiene presupuestados. Se debe, dicen, sobre todo al bloqueo político que nos llevó a celebrar dos elecciones en apenas siete meses y que ha privado de su actividad a los Reyes. No sé si será verdad dado que desconocemos las partidas de gastos de la Casa que se endosan a diferentes ministerios. La experiencia nos enseña que la contabilidad puede llegar a ser tan creativa como la literatura de Tolkien. Asimismo algunos medios han publicado el desglose de los sueldos del personal de la Casa Real. Los más altos, como es lógico, los tienen Jaime Alfonsín y Diego Martínez Palomo, jefe de la Casa y secretario general respectivamente, que ganan 138.000 y 135.000 euros. Lo curioso es que en ninguno de los capítulos se recoge lo que gana Eva Fernández, estilista de la Reina Letizia y antaño, una de las responsables de moda de Cosmopolitan. No estaría de más que la publicaran considerando el alarde de transparencia y el afán de los medios por saber de ella. Entre los sueldos se registra una injusticia. Jordi Gutiérrez, jefe de Prensa de Zarzuela, es uno de los empleados que menos cobra. [Y es el que más aguanta a los periodistas. Sobre todo cuando recibe esas llamadas en las que se le pregunta si es verdad que la Reina se ha inyectado más bótox o los motivos por los que se la han visto subida en tal avión]. Es casi tan valiente como el novio que se ha echado Alba Carrillo.


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA / SÁBADO 15 ABRIL 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Sab 15 Abr, 2017 2:55 am

Imagen
130.092 €
Doña Letizia cobró menos que varios jefes de la Casa Real en 2016. La Reina incluso ganó menos dinero que Don Juan Carlos, pese a que él es emérito y acudió a menos compromisos que ella.



DOÑA LETIZIA
REINA EN UN PALACIO DONDE GANAN MÁS ELLOS

En Zarzuela no hay paridad y varios jefes de la Casa ganan más que Doña Letizia. Hasta su suegro, emérito, cobra más por menos trabajo.

MARINA PINA


CASA REAL CONTINUÓ CON SU POLÍTICA de austeridad en 2016. Desde que Don Felipe fue proclamado Rey en 2014, las cuentas de la Casa son públicas, se someten a auditorías externas y, además, están saneadas y siempre acaban con superávit. Tal y como se conoció en el informe remitido por Zarzuela a principios de semana, este año se han ahorrado un 11,58% del total del presupuesto anual de la casa. Sin embargo, pese a que a nivel económico los Reyes cumplen de sobra, su compromiso con la paridad está muy alejado de la ley de igualdad que aprobó el Gobierno de Zapatero en 2007. Aunque la Casa no tenga que aplicar la norma, en un mundo donde cada vez hay más mujeres ocupando altos cargos llama la atención que la decena de personas con puestos de responsabilidad en Zarzuela sean hombres.

Jaime Alfonsín es el Jefe de la Casa del Rey. Él es la persona que ‘manda’ en Zarzuela después de Don Felipe. Por su cargo tiene una asignación anual de 138.076,30 euros. Le sigue en salario Domingo Martínez Palomo, el secretario general, quien cobra 2.000 euros menos al año. 131.000 euros gana Alfonso Sanz Portolés, secretario del Rey Don Juan Carlos. Los otros seis cargos restantes cobran entre 106.000 euros –Juan Ruiz Casas, cuarto militar– y 98.607 –Alfredo Martínez Serrano, jefe de protocolo–. A todos ellos hay que sumar el salario de Emilio Tomé de la Vega, jefe de Gabinete; José Manuel Zuleta, secretario de Doña Letizia; José María Corona, jefe de seguridad; Isaías Peral, jefe de Administración y Jordi Gutiérrez, jefe de Comunicación. Diez varones que llevan el funcionamiento de Zarzuela y cuyos sueldos son analizados por Beatriz Rodríguez Alcobendas, la única mujer al mando dentro de Palacio. Sin embargo, esta Interventora del Estado no se podría considerar directiva en Zarzuela ya que fue designada por el Ministerio para supervisar las cuentas cuando Felipe VI pidió un interventor externo.

Con esos datos, está claro que Doña Letizia reina en un mundo de hombres. Sin embargo, la mujer de Felipe VI se ha encargado de que la presencia femenina impere dentro de su equipo. Aunque está dirigido por su secretario, José Manuel Zuleta. Doña Letizia trata a diario con dos mujeres de su máxima confianza. Una de ellas es Eva Fernández, su estilista, con quien comparte paseos por el centro de Madrid, tal y como se ha publicado en varias revistas. La otra es Luz Valero, su peluquera, quien compagina su trabajo con la Reina con la misma labor en Televisión Española. Ellas son las dos personas de confianza de la Reina y, a pesar de que no aparecen en los informes de Zarzuela sobre los grandes directivos, son las confidentes de Letizia en Palacio.


SU SALARIO, INFERIOR

Los problemas de paridad entre los altos mandos de Zarzuela conviven con otra realidad de desigualdad entre sexos: la brecha salarial. Según un informe presentado por la UGT, en 2016 la diferencia de salario entre hombres y mujeres se situaba en un 24%. Un poco más inferior, en el 17%, la situaba la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Unas cifras que también se cumplen en Zarzuela, donde Doña Letizia, pese a ser la Reina consorte, cobra menos que varios cargos de la Casa. El año pasado el salario de la mujer de Felipe VI se situó en los 130.092 euros. La Reina cobró 59.000 euros menos que su suegro, Don Juan Carlos, pese a que éste acudió a 14 actos y cuatro viajes oficiales frente a los 103 actos, 25 audiencias y tres viajes de Doña Letizia. La Reina cobra, además, menos que el jefe de la Casa, que el secretario general y que el secretario de Don Juan Carlos.


EQUIPO DISCRETO Y RICO
JAIME ALFONSÍN
Jefe de la Casa del Rey
Sueldo: 138.076,30 €


Imagen

De 61 años, estuvo al frente de la secretaría del Príncipe desde 1993. Es abogado del Estado y su discreción es máxima
ALFONSO SANZ PORTOLÉS
Secretaría de Don Juan Carlos
Sueldo: 131.800,34 €


Imagen

Diplomático de carrera de 62 años, a su puesto al lado del Rey emérito hay que sumar una fortuna personal de 20 millones de euros.
JOSÉ MANUEL ZULETA
Secretaría de Doña Letizia
Sueldo: 102.037,36 €


Imagen

Aristócrata mano derecha de la Reina. Su relación con Casa Real llegó a través de su hermano, entrenador de la Infanta Elena.
JUAN RUIZ CASAS
Jefe del Cuarto militar
Sueldo: 106.375,1 €


Imagen

Nombrado por Don Felipe en julio de 2014, tiene 58 años y es Vicealmirante de Marina. Coordina las actividades militares de la Familia.



LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 15 DE ABRIL DE 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 23 Abr, 2017 2:24 am

Imagen


Los Reyes están para asaltarles a lo marroquí

EMILIA LANDALUCE


La 'Operación Lezo' parece que dejará al PP camino de 'Supervivientes' (Telecinco). Desgraciadamente, mientras llegan los políticos debemos conformarnos con Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente. El par empezó a pelearse antes de llegar a la isla. La ex mujer de Feliciano López -'Deliciano', como apodó al tenista la madre de Andy Murray- se queja amargamente de que su hacedora "la taladra" psicológicamente. "Es un lastre, un lastre". La historia está repleta de madres crueles. O simplemente, exigentes. En España, nos ceñimos al estereotipo de progenitora protectora y orgullosa: "la madre de la Pantoja" (Ana Martín), incluso a la madre de Arantxa Sánchez Vicario... pero aquel mito se desvaneció después de que la tenista publicara unas memorias bastantes horribles en las que relataba cómo su familia la había desplumado. Compadezco al negro que se las tuviera que escribir.

Telecinco parece que ha asumido ya que Alba y su madre serán el principal reclamo del programa. Esperemos que aguanten y que las hambres, la canícula (además de otros factores climatológicos) no dobleguen al par. En el caso de doña Lucía será más sencillo. En un 'Sálvame' (y tengo un chat al respecto con un doctorado en filología) ya contó que era fontanera de profesión. De hecho, era la persona, la manitas ['Amanita phalloides' es el nombre científico a la cicuta], a la que llamaba Feliciano cuando aparecía una humedad en su casa. Este año, además nos enteramos de que también es reservista del Ejército. Tiene todo para ganar. Su más dura competencia será Leticia Sabater, el personaje (aunque ya sabemos que es persona) con mayor número de referencias en el extenso archivo de ABC. Ni Don Juan, el padre del Rey Juan Carlos... La polifacética dama tiene en 'Supervivientes' un último tranvía hacia la fama. Así que ha de hacer de todo. Incluso enrollarse con Juan Miguel, ex marido de Karina... A Bigote, "piticlín" en propiedad de María Teresa Campos, ya lo ha descartado. Sabater es un personaje más interesante de lo que podríamos imaginar. Roberto Corbo, un novio que tuvo, desapareció en 2009 sin dejar rastro. Ella lo contó en televisión. Decidió quitarse de en medio después de hacer un mal negocio con un tipo muy violento. Antes de deshacerse del teléfono, le mandó un mensaje para decirle que estaba bien. Y desde entonces... Nada.

En Marruecos han prohibido a la gente saltar al paso de la comitiva de Mohamed VI. Se trataba de una costumbre casi ancestral que muchos aprovechaban para entregar al monarca un billetito con sus peticiones o quejas. Hasta ahora el Rey había sido benevolente con los súbditos que le "asaltaban" pero el riesgo terrorista ha obligado a terminar con la tradición. En realidad, la Monarquía está para que la asalten en el sentido marroquí. Por eso es una pena que los Reyes sólo aparezcan en momentos puntuales y sin apenas contacto con los españoles. ¿De qué vale esa misa en Palma cada Domingo de Resurrección? Para pagar un avión privado rumbo al paripé. Menos mal que tenemos a Cospedal como institución patriótica.

Casi todos intuían que este año sería muy difícil judicialmente para el Partido Popular. En el caso de Ignacio González, sin embargo, la decepción resulta aún más dolorosa porque fue el único que durante los años progres de Mariano mantenía cierto afán liberal frente al cuervo Montoro. En su círculo de amigos, muchos se preguntaban cómo la nómina de político podía financiar una vida de banquero de inversión. Entonces, casi siempre se aludía a la fortuna de su mujer Lourdes Cavero -"Cavero sí, pero no de los Cavero de Conde Orgaz"-, socia de Subastas Segre. Pero bueno, entonces sí que era presunto... inocente.

A François Hollande le quedan pocas semanas en El Elíseo. El rumbo de su carrera cambió cuando 'Closer' le cazó llevando cruasanes a Julie Gayet. Esta semana se ha visto a los amantes paseando por La Lanterne, el palacio en el que se refugió Valérie Trierweiler cuando se evidenció su cornamenta. Le echaremos de menos.




Volver a “La Casa Real”