Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 17 Nov, 2019 2:30 am

La buena noticia es que el Rey pudo volver de Cuba

DAVID GISTAU



EN MIS AÑOS, existía la leyenda de que el Diablo se aparecía en el espejo del cuarto de baño si uno pronunciaba las palabras de una invocación. No recuerdo en qué idioma, vivo o muerto, debían ser dichas. Pero en Cuba tienen una versión más sencilla: basta decir «democracia» y se aparece Raúl Castro. Y exige que lo encierren a uno con él en una habitación en la que no sé si se produce una escena bíblica de susurros y tentaciones urdidas por el Diablo o, simplemente, una sesión de tortura corriente.

Al cierre de esta edición, el Rey seguía libre y en condiciones de volver a España, de lo cual hemos de congratularnos, sobre todo quienes no fantaseamos con ocupar la jefatura de Estado de un nuevo régimen. A lo largo de la semana, como en una secuencia recurrente del cine de gánsters, he imaginado que el Rey llevaba, para entregársela en mano, una misiva personal de Pedro Sánchez a Raúl Castro. En ella podría leerse: «Si quieres que cancelemos tu deuda, este hombre no puede volver».

No quiero ser demasiado suspicaz con Raúl Castro quien, según el paradigma puesto en circulación por Sánchez, es, sin ninguna duda, un Progresista fetén y un socialdemócrata ejemplar. Pero, cuando hizo encerrar al Rey en el cuartito oscuro, temí haber acertado con mis elucubraciones cinéfilas y que la Transición verdadera estaba a punto de comenzar con esos dos acontecimientos simultáneos: la desaparición del 78 en las ergástulas caribeñas y el abrazo de Madrid, que careció de un ósculo ritual a la palermitana como esos piquitos que Iglesias antaño se daba con los conmilitones en el Hemiciclo como recordatorio de que ahí dentro por fin estaba la Gente verdadera. Un besazo en la boca como los que daba Brézhnev habría sido dado más pistas acerca de lo que se nos viene que el simple palmeado de espaldas tan de los españoles cuando se encuentran en un bar.

El Rey no fue capturado en Cuba. Pero, en realidad, tampoco hacía falta. Su apartamiento al otro lado del océano, así como la omisión del mandato de consultas, mientras aquí ocurría el «ilusionante» hecho fundacional de todo porvenir, bastó para transformarlo en un personaje irrelevante que ni pincha ni corta en lo que está ocurriendo y que bastante agradecido ha de estar si no se le renueva el abril de su bisabuelo. Una situación muy distinta a la políticamente central que el Rey ocupó adrede con su discurso en lo que concierne a la asonada independentista –que ahora sabemos que no tuvo importancia porque es cosa de Progresistas–. A la expulsión del Rey del escenario justo cuando ocurría un acontecimiento vendido como histórico por sus protagonistas hay que agregar una impugnación que comenzó con Zapatero y culminó en el instante en que Sánchez dijo estar fundando por fin la democracia mediante la limpieza de las impurezas franquistas: la impugnación de la Transición. De forma que generaciones jóvenes, las que tienen una mirada lejana del desmantelamiento de la dictadura, están ya en condiciones de no saber qué ha hecho la Monarquía contemporánea por España aparte de permitir el camuflaje de lo franquista.

Pedro, Pablo y la horda de golpistas y posterroristas: he ahí los personajes providenciales que harán por fin la Transición en valerosa pugna con el fascismo y moldearán la España que usted y yo anhelamos desde hace décadas aunque no lo supiéramos. El aplanamiento de la figura del Rey se suma a la degradación y el desprestigio de cualquier institución española en los últimos años, de cualquier liturgia, de cualquier credo que no sea el Progresista cuyas credenciales reparten Sánchez y los editorialistas orgánicos. Va quedando sólo el solar con nada en pie cuya patente de reconstrucción queda en manos de nuestros más apasionados y sectarios odiadores.

    Imagen
    AL OTRO LADO DEL OCÉANO
    Mientras el abrazo de Pedro y Pablo era contado como un hecho histórico y fundacional, el jefe del Estado estaba a por uvas en Cuba. Igual recibiendo una regañina de Raúl Castro por haber pronunciado una palabra tan pornográfica en Cuba como «democracia». Todo fue preparado para mostrar que, en la nueva Transición, que será la buena, el Rey no cuenta.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Lun 18 Nov, 2019 6:30 pm

Imagen

Los Reyes abandonan Cuba por separado: ella a Madrid y él a Washington

Tras su histórico viaje a Cuba, que muchos han calificado también de segunda luna de miel de los Reyes Felipe y Letizia, ya que aprovecharon un hueco en la agenda oficial para pasear de la mano por La Habana vieja y almorzar tête à tête en el famoso restaurante Ivan y Justo, los monarcas emprendieron este fin de semana pasado caminos separados. Tras visitar la ciudad de Santiago la mañana del jueves, Doña Letizia regresó sola en el avión oficial que despegó hacia Madrid a las 16,45 hora de La Habana, algo que ignoraban incluso los periodistas acreditados para el viaje, mientras el Rey tomaba un vuelo con destino a Washington DF.

La razón era que había confirmado su asistencia a los actos del centenario de la escuela de relaciones internacionales de la universidad de Georgetown, que se han celebrado entre viernes y domingo y dado que era un viaje privado del Rey, no se informó a la prensa. El broche a estas conmemoraciones fue la gala que se celebró el domingo con 400 invitados, entre los cuales se esperaba la asistencia del ex presidente Bill Clinton, ex alumno de Georgetown, así como de la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, que estuvo en su cuadro docente.





Imagen

La cita en la que la Reina Letizia y Doña Sofía escenificarán su buena relación de nuevo

Las Reinas irán juntas, por segunda vez en la historia, al Rastrillo Nuevo Futuro, una cita que la Emérita no se pierde


Cumbre de Reinas en una cita privada que trascenderá al público. Doña Letizia y Doña Sofía tienen un plan el próximo martes, 19 de noviembre, cuando acudirán juntas al Rastrillo Nuevo Futuro, tal y como ha publicado Vanity Fair. Se trata de un evento que forma parte de la agenda privada de la esposa de Felipe VI y de su suegra y que escenificará una vez más la buena sintonía que reina entre ellas desde hace meses.

Desde Casa Real insisten que este acto no está en agenda porque es un plan privado de las Reinas, quienes acudirán a la cita que preside desde hace décadas la Infanta doña Pilar. Fue la cuñada de la Emérita quien anunció en la presentación del Rastrillo de este año que Doña Sofía no faltaría a su cita con la filantropía. De hecho, doña Pi bromeó con los periodistas y pidió que dejaran a la esposa del Rey Juan Carlos que la dejaran tranquila ya que Doña Sofía "es muy gastona".

A la Reina Letizia le han invitado todos los años, sin embargo, la mujer de Felipe VI tan sólo acudió en 2013, cuando también lo hizo en compañía de su suegra. Esta es, por lo tanto, la segunda vez que va al mercadillo y la primera como Reina.

Desde el rifirrafe que las Reinas protagonizaron en la catedral de Palma la Semana Santa de 2018, ambas se han esforzado por aparecer juntas y cómplices en público. Así, ese verano, ambas hicieron muchos planes juntas durante su estancia vacacional en Mallorca.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mar 19 Nov, 2019 7:37 pm



La buena sintonía de las reinas Letizia y Sofía en una mañana de compras

Las reinas Letizia y Sofía han visitado este martes el rastrillo benéfico que cada año organiza la ONG Nuevo Futuro, cuya presidenta de honor es la infanta Pilar de Borbón, hermana del rey Juan Carlos, donde han hecho varias compras, algunas de objetos navideños, y les han hecho varios regalos. Es la primera ocasión en la que doña Letizia visita el mercadillo como reina, aunque ya lo hizo en varias ocasiones como princesa de Asturias acompañando a su suegra, la última, en 2013. Durante cerca de una hora, doña Letizia y doña Sofía han recorrido buena parte de los alrededor de 80 puestos de ropa, decoración navideña, bisutería, dulces o antigüedades instalados en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Mar 19 Nov, 2019 10:55 pm

Imagen

CONFESIONES REALES
"El príncipe aprende pero no tiene mi carácter campechano": la confesión de Juan Carlos I a Bono

"Me muero de rey en la cama, pero no abdico". El exministro destapa en su último libro una conversación que mantuvo en 2011 con el Rey Emérito.

"El príncipe está aprendiendo mucho pero no tiene mi carácter campechano. Tiene mucho que aprender". Esta es una de las conversaciones que mantuvo el Rey Emérito Juan Carlos I con el exministro y expresidente del Congreso de los Diputados José Bono, en 2011. La confesión del padre de Felipe VI, ahora Rey de España, se destapa en el último libro de Bono, Se levanta la sesión. ¿Quién manda de verdad?, presentado este martes en Madrid.

En concreto, Bono, exdirigente socialista convertido ahora en escritor -publica ya el que es su tercer libro de memorias- cuenta que hace ahora ocho años, Juan Carlos I le dijo lo siguiente: "Me muero de rey en la cama, pero no abdico". Sin embargo, cuatro años después, abdicó en su hijo porque, tal y como dijo aquel 2 de junio de 2014, una "nueva generación reclama su protagonismo".

"Hace unos años podría haber pensado dejarlo, pero ahora estoy seguro de que pongo en peligro la continuidad de la monarquía", cuenta Bono que le comentó Juan Carlos I allá por 2011. "Meses antes, don Felipe le había comentado: "Para que yo diera un ultimátum al rey tendría que volver a nacer", escribe el autor.

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Dom 01 Dic, 2019 2:38 am

‘El Convertido’ o cómo Madrid bien vale un viva a la Constitución

LEYRE IGLESIAS



CUESTA imaginar por qué eligieron ese día, en pleno invierno, para hacer las maletas, subirse a un tren y atravesar España. Fue el 26 de diciembre de 1966 cuando la madre y sus cinco hijos pusieron rumbo a Gerona, a 954 kilómetros de su casa, donde el padre ya había encontrado un empleo como veterinario. Uno de esos niños era Javier Cercas. A los cuatro años se marchó de Ibahernando sin saber que con aquel pueblo de Cáceres dejaba atrás lo más parecido a su patria.

Van a hacer 53 años de aquello y hoy Extremadura sigue más bien pobre y Cataluña, rica. Cuenta el autor de Soldados de Salamina que él siempre se ha sentido desarraigado. En Gerona, donde aprendió catalán y donde se quedó. Y en Ibahernando, donde se enamoró por primera vez.

Aquel chiquillo emigrante acaba de protagonizar medio siglo después el episodio más contracultural de la semana. El más punki. Enfundado en un traje, Cercas ha recibido un premio a manos del Rey. (Podría decirse que la igualdad era esto; los simples dirán que el vasallaje). Su foto con Felipe VI parece salida de esa época en la que sólo había cuadros. Qué poco moderno resulta aclamarla en la Europa de 2019.

Hay que ponerse en situación. Jueves pasado en el lujoso hotel Westin Palace de Madrid. El Rey, la Reina, la ex presidenta del Congreso. El patrocinio de un banco malévolo del malévolo Ibex. Acto de entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo. El galardón, concedido por la Asociación de Periodistas Europeos, recae en Javier Cercas, que no es periodista sino escritor (y columnista en El País) y que arrastra un puñado de polémicas por bordear en sus novelas los márgenes entre realidad y ficción. Pero eso no importa ahora. Lo relevante es lo que le dijo al Rey. Y merece un espacio generoso aquí.

Cercas empezó apuntalando dos premisas: que él es de izquierdas y que cree que la monarquía española es «republicana», o sea, democrática, basada en los valores republicanos: libertad, igualdad y fraternidad. Dicho esto, el meollo:

«Quisiera decirle una cosa que (...) los catalanes no le hemos dicho con la claridad con que hubiéramos debido decírselo. Quisiera darle las gracias porque el día 3 de octubre de 2017, mientras un grupo de políticos felones intentaba imponernos a la mayoría de nosotros (...) un proyecto minoritario, inequívocamente antidemocrático y profundamente reaccionario –es decir, mientras esos políticos arremetían contra nuestras libertades e intentaban derogar el Estatut y violar la Constitución, aboliendo el Estado de derecho–, usted nos dijo a quienes nos hallábamos del lado de la legalidad democrática que no estábamos solos. Porque éramos, repito, (...) millones de catalanes, pero nos sentíamos solos. Y teníamos miedo. Mucho más (...) del que nos gustaría confesar, mucho más del que ustedes se imaginan. Y aquel día usted, Señor, nos dijo que no estábamos solos y –esto es lo más importante–, al decírnoslo usted, nos lo dijo el Estado democrático que usted representa. (...) Que no nos iban a abandonar. Y que, esta vez, por lo menos esta vez, no pasarían. Y no pasaron. Así que muchas gracias».

Una de las pocas bondades del procés ha sido lo que podría llamarse El destape II, versión reaccionaria. Han caído infinidad de caretas y tras ellas ha quedado la piel desnuda de tantos intelectuales que han fallado a los valores republicanos –a los auténticos– y, diciéndose de izquierdas, han colaborado por comodidad, cobardía o pura ineptitud con el robo de derechos y libertades que encarna hoy el nacionalismo catalán (y que acaba encarnando el nacionalismo siempre, tarde o temprano).

Sea uno el hijo de un burgués nacionalista o el de un veterinario cacereño, lo más contracultural hoy en España es defender los valores republicanos. Y decir la verdad: que los encarna el Rey. «Estamos en una república coronada», dice Cercas. El jueves, el Rey se le acercó y le dio la razón.

    Imagen
    «NO TENGO DUDA, JAVIER...»
    El Rey también habló en la entrega del Premio Francisco Cerecedo a Javier Cercas, a quien agradeció su valentía. «No tengo duda, Javier, de que tú y yo compartimos las mismas convicciones democráticas». El galardón no es una «galletita», como lo ridiculizó el ‘cupero’ Antonio Baños, sino una medalla modelada por el escultor Julio López Hernández.

Avatar de Usuario
Invitada

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitada » Dom 01 Dic, 2019 9:52 am

La reina Letizia, a José Bono: "Lo hice por amor y no todos lo comprenden"

El expresidente del Congreso narra en la tercera entrega de sus memorias algunos encuentros y conversaciones con Felipe VI y su esposa


27/11/2019

Si se puede deducir algo tras la lectura de la tercera entrega de las memorias de José Bono, es que por el rey Juan Carlos siente afecto, pero por Felipe VI, admiración. El expresidente del Congreso reconoce varias veces en 'Se levanta la sesión' (Planeta) que don Felipe es un hombre sensato, preparado y "muy diferente a su padre". "Felipe VI es harina de otro costal. No parece hijo de su padre, ni nieto del don Juan que se ofreció a Franco para luchar a su lado en la guerra civil, ni bisnieto del nefasto y perjuro Alfonso XIII. Transmite la sensación de algo nuevo. [...] La estabilidad de España en estos tiempos líquidos le debe mucho a la manera en la que el nuevo rey ha encarado su misión constitucional. En el siglo XXI, España es de nuevo felipista".

La admiración por Felipe no alcanza a la reina Letizia, al menos no de forma tan entusiasta. Sin referirse a la Reina directamente, Bono plasma una opinión que compartió Zapatero con él en su día: "Los cuentos de hadas o se representan bien o son ridículos. Por eso, una princesa que quiera jugar a la magia de la monarquía no puede presentarse como una ciudadana más, porque si son uno más, la gente dirá que quiere elegirlos".

La decisión de la periodista Letizia Ortiz de sumarse al engranaje de la vetusta Casa Real sí merece el elogio de Bono. Al terminar una cena de gala en el Palacio Real con la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández, el expresidente del Congreso hace corrillo con Letizia y con la ministra Garmendia. "Le digo que al casarse con el príncipe se metió en una especia de jaula de oro, pero que no por ello deja de ser una jaula. Me responde que lo ha hecho por amor, 'que es lo que mueve mi vida'. Le deseo lo mejor en su familia, aunque reparo que basta ojear la historia para comprobar que, hasta el momento presente, entre la realeza, el amor ha cotizado menos que el poder. Llega en ese momento el príncipe y ella le dice bromeando: 'Bono está criticándonos".

Aire fresco


Este argumento del amor se lo vuelve a repetir Letizia en otro encuentro, esta vez en una cena en honor de Dmitri Medvédev. "A la princesa Letizia le digo que en la Casa Real debe de venir muy bien el aire fresco que ella representa para renovar aquellos ambientes donde las genuflexiones y los taconazos son moneda corriente. [...] Creo que el príncipe Felipe le echó valor al casarse con ella pese a la supuesta oposición familiar. Tras estas reflexiones en voz alta, me mira con gesto enigmático y asegura: 'La que tuve valor fui yo. Lo hice por amor y no todos lo comprenden".

Lo cierto es que la familia en la que entró doña Letizia conduce por unos raíles diferentes a los del resto de los mortales. Hasta el punto de que es el suegro quien decide cuándo dejar de ampliar la familia. Durante un almuerzo en la Cámara Alta con los presidentes del Gobierno, del Senado y del Tribunal Supremo y con la presidenta del Constitucional, Carlos Dívar relata "casi escandalizado por la expresión", que el rey Juan Carlos ha sido "muy plástico" al trasladarle que, si no se modifica la Constitución, "lo que tendrán que hacer Felipe y Letizia es la 'marcha atrás' para evitar que nazca un varón y tengamos líos sucesorios".

En el texto que publica ahora el expresidente manchego, plagado de anécdotas y testimonios privilegiados, Felipe VI aparece descrito como un amante hijo de su padre, una persona de trato humano y sensatez a prueba de presiones. "A las 18.00, me recibe el príncipe Felipe en La Zarzuela. Se interesa por mis hijos y mi estado de ánimo tras la separación matrimonial. [...] Habla de una serie de televisión que sobre la familia real ha emitido Telecinco y lo noto algo incómodo: 'Ni he querido verla, ni he querido que me manden guion alguno. Pretenden presentarme enfrentado al rey y dándole un ultimátum. Para que yo haga eso, tendría que volver a nacer. No cabe en mí una postura de esa naturaleza contra el rey".


En esa misma reunión, Bono le propone una reunión con los portavoces del Congreso y él le da su conformidad, pero le dice: "Hay que evitar que presenten ese encuentro como una especie de autopromoción en la línea de querer reemplazar al rey antes de tiempo". El expolítico socialista observa que el asunto de la sucesión "tiene más calado familiar del que yo imaginaba. Ratifico mi opinión sobre el príncipe: preparado, inteligente y buena persona".

Princesa recelosa

La sucesión, como sabemos, llegó inevitablemente pocos años después. Bono da pinceladas en su libro de la miopía que existía aún en 2010 sobre el verdadero alcance que podría llegar a tener el caso Urdangarin. "Viaje a Barcelona. Premios Planeta. En Torrejón coincido con Rafa Spottorno, que recientemente ha sido nombrado jefe de la Casa del Rey: 'Las noticias que se publican de los negocios de Urdangarin en Valencia y en Madrid creemos que no tendrán trascendencia penal".


En ese mismo vuelo coincide con Felipe y Letizia. Allí les cuenta pormenorizadamente cómo empezó a escribir el diario y les da algún detalle. "La princesa es recelosa con los medios del corazón. El príncipe es sensato y todas las opiniones que expresa están cargadas de sentido común". Está claro de quién es más fan José Bono.


https://www.vanitatis.elconfidencial.co ... n_2353423/

Avatar de Usuario
Invitado

Reflexiones sobre la monarquia, Letizia y Felipe.

Mensajepor Invitado » Jue 05 Dic, 2019 3:38 am

Imagen

El polémico ‘ninot’ del Rey sigue sin comprador un año después de su presencia en ARCO

La polémica obra de Santiago Sierra y Eugenio Merino ‘Ninot’, una representación de cera del Rey Felipe VI de cuatro metros y medio que fue una de las atracciones de la pasada feria de ARCO, está todavía a la espera de comprador casi un año después e incluso podría ser quemada, tal y como ha señalado un portavoz del estudio del artista.

"La pieza continúa en el almacén y no se ha avanzado nada en este tema. Sabemos que tenemos que hacer algo pero no hay nada determinado y no sabemos si se quemará", ha explicado este mismo portavoz. ‘Ninot’ fue trasladada a la conclusión de la feria a un almacén de una empresa especializada para este tipo de piezas y desde entonces no se ha movido.

Precisamente, una de las complicaciones que se encontraron posibles compradores a la hora de negociar era la cláusula que establecían los artistas por la que la pieza se debía de quemar en el plazo de un año. "Los clientes quieren informarse y nosotros no tenemos prisa", señalaban entonces desde el estudio, remarcando que la venta no sería "inminente".

Pese a que ahora no se confirma si hay negociaciones abiertas en proceso, desde el estudio confirman que "sigue habiendo posibilidades de venta" y recuerdan que todavía tienen obras del artista de los años 90 sin vender.

Durante la celebración de ARCO, el estudio de Sierra ya adelantó ese interés de un coleccionista español por delante de otros que también preguntaron por la obra. "Ha habido interés de Europa y Sudamérica, pero este comprador está dispuesto a quemar la obra, algo que echaba para atrás a otros interesados", señalaba.

El precio de la obra de Sierra y Eugenio Merino es de 200.000 euros. El primer día de feria, todas las ofertas eran internacionales y una de mayor peso procedente de un museo panameño, tal y como confirmaban desde la galería italiana Prometeo, que albergó la pieza durante ARCO.





Volver a “La Casa Real”