LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Jue 15 Feb, 2018 3:00 am

Imagen


Iñaki Urdangarin, al Tribunal Supremo: "No presioné a los funcionarios, sugerí que me contrataran"

Cronología del Caso Nóos

ESTEBAN URREIZTIETA


Iñaki Urdangarin ha presentado su último alegato ante el Tribunal Supremo antes de que éste dicte la sentencia definitiva sobre el caso Nóos. El marido de la Infanta Cristina pide de nuevo su absolución y sostiene ante el Alto Tribunal que jamás "presionó" a los funcionarios públicos para que le adjudicaran contratos millonarios. Conforme a lo sostenido en su escrito, él se limitó a "invitarles" o a "sugerirles" la contratación del Instituto sin ánimo de lucro que presidía. El ex duque de Palma responde de esta forma al último dictamen presentado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, desvelado por EL MUNDO, en el que solicita su ingreso en prisión por haber utilizado su "privilegiada condición familiar" para torcer la voluntad del ex presidente balear Jaume Matas y de sus cargos públicos.

Reprocha al fiscal que le atribuya un tráfico de influencias por el que no acusó


El ex duque de Palma responde de esta forma al último dictamen presentado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, desvelado por EL MUNDO, en el que solicita su ingreso en prisión por haber utilizado su "privilegiada condición familiar" para torcer la voluntad del ex presidente balear Jaume Matas y de sus cargos públicos.

Según el Ministerio Público, Urdangarin utilizó su "superioridad por vínculos matrimoniales" para "ejercer presión sobre quienes podían decidir la contratación del Instituto Nóos". Recurriendo de esta forma al "camino más corto", a una "vía indirecta y espuria" que constituía un "acceso torticero" a la contratación pública. Por todo ello, solicita que el ex duque de Palma sea condenado a 10 años de cárcel frente a los seis años y tres meses que le impuso la Audiencia Provincial de Palma.

Debería ser absuelto de todos y cada uno de los delitos por los que está condenado"


En este sentido, el marido de la Infanta Cristina sostiene que el Ministerio Público le está atribuyendo ahora un nuevo delito de forma irregular. "A pesar de que el Ministerio Fiscal nunca ha sostenido ni dirigido acusación por el supuesto delito de tráfico de influencias ahora pretende mantener, ex novo, tal acusación", precisa la defensa del ex duque de Palma, que subraya que la Fiscalía carece de "legitimación" para acusar a Urdangarin del referido tipo penal en este momento procesal.

"El vocablo influencia como parte integrante del tipo penal debe diferenciarse de aquellas conductas que puedan revestir una cierta sugerencia o invitación y que no suponen ni entrañan una verdadera y real presión psicológica hacia el funcionario», recalca su letrado Mario Pascual Vives. El abogado ya sostuvo hace meses que su cliente había desempeñado el rol de «amigable componedor sin conocimientos en materia administrativa».

De manera paralela, el ex duque de Palma considera acreditado que los dos foros que organizó en Mallorca a razón de más de un millón de euros de dinero público por edición "se hicieron a plena satisfacción" y que la oficina de seguimiento del equipo ciclista Illes Balears que también le fue contratada "fue necesaria, conveniente, útil y su importe, correcto".

Estos y otros servicios para los que se recurrió a Nóos por parte de la Administración balear no entrañaban, siempre a juicio de Urdangarin, "comisión, mordida o regalía alguna, sino el correcto pago de unos servicios prestados y a prestar". Añade que no tuvo lugar "ningún perjuicio económico a la comunidad balear" ni tampoco a la valenciana, que contrató con Nóos los mismos foros.

En cuanto a los delitos fiscales por los que fue condenado, el ex duque de Palma insiste en que en ningún ejercicio se habría superado la cuota defraudada de 120.000 que marcan la comisión del delito. "No existe cuota tributaria superior al límite ni en el ejercicio fiscal 2007 ni en el de 2008". Por lo tanto, Urdangarin "debería ser absuelto de todos y cada uno de los delitos por los que ha sido inicialmente condenado: prevaricación, falsedad en documento público, malversación de caudales públicos, fraude a la Administración, tráfico de influencias y sendos delitos fiscales".

Por el contrario, la Fiscalía considera que Urdangarin obtuvo un "beneficio ilegítimo" gracias a la "carta en blanco" que consiguió del Gobierno balear después de poner en marcha un "engranaje delictivo". Y añade que Urdangarin burló la ley siendo "consciente de la arbitrariedad" que le estaba beneficiando.

El Tribunal Supremo ha fijado una vista para próximo 21 de marzo para que todas las partes expongan sus argumentos. A partir de entonces, está previsto que el Alto Tribunal haga público en un plazo breve de tiempo la sentencia definitiva.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 10 Mar, 2018 1:56 pm

Imagen

Iñaki Urdangarin se prepara para ir a la cárcel

La infanta Cristina, muy afectada, apenas se deja ver en público

Todo comenzó en un partido de balonmano en los Juegos de Atlanta en 1996. Allí la infanta Cristina se fijó en Iñaki Urdangarin, el apuesto jugador de la selección española. Horas más tarde en una fiesta del Comité Olímpico Español logró que amigos comunes se lo presentaran. El flechazo fue inmediato en ella. Él tardó algo más de tiempo en decidirse. Tenía novia y algunas dudas, pero su familia le ayudó a ver las ventajas de una relación con la hija del entonces Rey de España. Ha sido precisamente en otro partido de balonmano, disputado el pasado 28 de febrero en Suiza, el que enfrentó al Fraikin BM Granollers con el Wacker Thun en Suiza donde la pareja se ha dejado ver por última vez. Actuaron con aparente naturalidad. Bajaron a saludar a los jugadores y se hicieron fotos. Pero nada es normal en la familia Urdangarin-Borbón desde hace siete años. Entonces estalló el caso Nóos, el que arrolló la vida de quienes todavía eran duques de Palma y zarandeó los cimientos de la familia real española.

Un año después de que la Audiencia Provincial de Palma dictara sentencia de seis años y tres meses para Urdangarin, la resolución final del proceso judicial se acerca. La cuenta atrás ha comenzado. El próximo día 21 de marzo Iñaki Urdangarin llegará a Palma de Mallorca para conocer la decisión del Tribunal Supremo tras escuchar los alegatos de la fiscalía y de los abogados de la defensa. Todo indica que el marido de Cristina de Borbón entrará en prisión.

En este año de espera, la Infanta y su familia se han dejado ver poco en España. Han estado en Vitoria para ver a la familia de Urdangarin, con quien pasaron la Navidad, y han acudido a Barcelona. Cristina de Borbón para reuniones en La Caixa, donde sigue trabajando, e Iñaki Urdangarin para reunirse con su abogado. Él hace años que no trabaja, una vez perdió su puesto en Telefónica. Es la Infanta quien mantiene la economía familiar con la ayuda de sus padres. También han viajado a España en alguna ocasión para visitar la finca de los Borbón-Dos Sicilias, con quien además de parentesco de primos, les une una gran amistad.

Imagen

Pero la brecha familiar continúa. Los Urdangarin-Borbón fueron excluidos de la celebración del 80 cumpleaños de don Juan Carlos y para que así quedara claro y no hubiera lugar a la especulación, la Casa del Rey difundió una foto en la que se demostraba que no habían estado en la fiesta que convocó en el palacio de La Zarzuela a 80 familiares.

En esos días en que se celebraba el cumpleaños de don Juan Carlos, la Infanta, Urdangarin y sus hijos — Juan, Pablo, Miguel e Irene— se hallaban de viaje en Roma. Hubo turistas que les descubrieron recorriendo las calles de la ciudad y colgaron varias fotos en las redes sociales. Pero ellos no tenían el propósito de esconderse, todo lo contrario.

Imagen
Horas después acudían a la basílica de San Pedro para escuchar una misa oficiada por el papa Francisco. Ocuparon un lugar destacado en el templo, vestidos elegantemente para la ocasión, como si se tratara de un acto oficial a los que acudían antes de que el palacio de La Zarzuela les cerrara las puertas. Zarzuela no tuvo nada que ver en el trato que recibieron los Urdangarin- Borbón en esa misa. De hecho, desde el Vaticano se informó de que no hubo privilegios, ni saludo en privado al Pontífice. Cristina de Borbón y los suyos se han refugiado en la religión cuando se acerca el final de un caso que ya ha marcado su vida.

Desde hace meses se habla del estado de salud de la hermana menor del Rey. Todas las personas consultadas de su círculo más cercano aseguran que está “destrozada” y algunos hablan de depresión. La Infanta, de 52 años, es una mujer de fuerte carácter y convicciones. Desde el primer minuto ha cerrado filas con su marido en una actitud que raya la cabezonería. Nunca ha admitido que su esposo haya tenido un comportamiento erróneo cuando hacía negocios con Diego Torres. Por ello ha desoído todos los consejos que su familia le ha dado. Por eso, también, cortó todos los vínculos con los asesores de La Zarzuela. Se enfrentó a su hermano que la desposeyó del título de duquesa de Palma y se niega a renunciar a sus derechos dinásticos.

Pero el estado de ánimo de la Infanta preocupa mucho a su familia. Por eso don Juan Carlos decidió acompañar a Ginebra a doña Sofía el día del 50 cumpleaños de Iñaki Urdangarin. Es la primera vez que trascendía una visita como esta.

Desde que estalló el caso Nóos la familia real hace equilibrios en el alambre para compaginar las obligaciones que conlleva la Corona con sus sentimientos. Doña Sofía y la infanta Elena nunca han ocultado su apoyo a doña Cristina. El Rey emérito tras un gran distanciamiento inicial ha ido retomando la relación con su hija poco a poco. Es alrededor de Felipe VI donde están puestos todos los cortafuegos. El palacio de La Zarzuela trabaja para que quede claro que no hay ninguna conexión entre quien fue duquesa de Palma y el Rey. Pero otra cosa es lo que pase en la intimidad familiar. A todas las personas consultadas conocedoras de la situación les resulta muy difícil creer que no tengan algún tipo de contacto, sobre todo ahora que la salud de doña Cristina está afectada por el proceso.

Cuando Urdangarin entre, como está previsto, en la cárcel donde estará tres años, la Infanta y sus hijos seguirán de momento en Ginebra. Han sido los más pequeños quienes han dejado claro que quieren seguir allí y terminar sus estudios. Regresar a España sería muy difícil para todos por la animadversión que provoca su presencia. Y mudarse a Portugal como estaba previsto ha quedado descartado de momento. El Agá Khan, que tiene una fundación en Lisboa, tenía prevista la presencia de la hija de su amigo el rey Juan Carlos a partir del verano pasado. Allí la esperaba un trabajo y una casa. Pero será desde Ginebra donde viaje la esposa de Urdangarin para visitarle en la cárcel.

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 17 Mar, 2018 4:14 am

Imagen
La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en el Vaticano el pasado mes de enero.


EL ‘DÍA D’ DE IÑAKI URDANGARIN YA ESTÁ AQUÍ

El miércoles 21 de marzo comienza la cuenta atrás para el cuñado del Rey. Ese día el Supremo escuchará a las partes y tendrá un plazo aproximado de un mes para resolver los recursos. El marido de la Infanta es “optimista”, según su abogado, que espera la absolución. Si no fuera así, le han aconsejado una cárcel catalana.

COTE VILLAR


EL DOMINGO 25 DE FEBRERO,Iñaki Urdangarin (50) y su esposa, la Infanta Cristina (52), acudieron a ver un partido de balonmano que enfrentaba al Fraikin BM Granollers con el Wacker Thun en Suiza, el país donde residen. Tras una charla distendida con algunos directivos del club, se tomaron una fotografía en la que aparecen todos sonrientes. La imagen fue difundida en redes. Y las redes ardieron.

Imagen
Urdangarin y Cristina, con los directivos del Granollers.

La polvareda entre los aficionados del Granollers fue tal que el equipo de balonmano se vio obligado a salir al paso días después mediante un comunicado. Tras una reunión extraordinaria de la junta directiva, explicaron que la imagen se había tomado “en un contexto informal” y que en ningún caso había sido “buscada ni solicitada por el club”. Durante el calentamiento, directivos del equipo suizo, acompañados de invitados suyos y miembros de la embajada de España en Suiza, bajaron a la pista. Según la versión del club, un fotógrafo acreditado por el equipo suizo tomó varias imágenes de los presentes, entre los que se encontraban Urdangarin y Cristina de Borbón, sin más. La junta pedía “disculpas a aquellos socios y aficionados a los que esta fotografía haya producido malestar o incomodidad” y rechazaba “las descalificaciones recibidas”

La anécdota sirve para tomar la temperatura del caso Urdangarin, cuando faltan cuatro días para la decisiva vista en la que, ya sí, empezará la cuenta atrás para el ex jugador de balonmano. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha citado este miércoles 21 de marzo a la Fiscalía y a las defensas de varios de los condenados en el caso Nóos para escuchar los argumentos que sostienen sus respectivos recursos contra la sentencia que impuso la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca hace poco más de un año, el 17 de febrero de 2017. Entre los recurrentes figuran, entre otros, la Fiscalía, la Abogacía del Estado, Iñaki Urdangarin, Diego Torres, y Jaume Matas. En aquella sentencia, se condenaba al cuñado del Rey a seis años y tres meses de cárcel por dos delitos fiscales, prevaricación, malversación, fraude y tráfico de influencias. Los argumentos de unos y otros están en las antípodas. Mientras la Fiscalía busca un aumento de la condena hasta los 10 años de prisión, el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, se aferra a una irregularidad relacionada con un perito para anular todo el procedimiento y salir indemne, como informaba EL MUNDO en exclusiva esta semana.


“NO SE CONTEMPLA”

Imagen

LOS REYES, SIN ACTOS PÚBLICOS EL 21 DE MARZO

Desde que Felipe VI está al frente de la Casa del Rey, la institución siempre ha mantenido un escrupuloso respeto hacia el trabajo de la Justicia en lo referente al ‘caso Nóos’. El monarca y sus colaboradores supieron leer desde el principio la gravedad del asunto y cortocircuitaron cualquier tipo de complicidad con los ex duques de Palma, al menos de cara a la galería. Una muestra más de esa voluntad de mantenerse al margen está en su agenda de actos de esta semana, bastante cargada de audiencias y citas institucionales. El Rey tiene trabajo público el lunes, el martes, el jueves y el viernes, pero el miércoles 21, día en que las partes están citadas en el Supremo para argumentar sus recursos, ningún miembro de la Familia Real tiene nada en la agenda. La ‘reaparición’ de los Reyes se producirá el día 22, en la conmemoración de las capitulaciones de Valladolid, en el marco del V Centenario de la expedición de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano.

Pascual Vives sigue peleando con un optimismo numantino por que su defendido no vaya a prisión. Cuando LOC le inquiere acerca de si han valorado ya el centro penitenciario al que Urdangarin preferiría ingresar en caso de ratificarse la condena, responde: “Dependerá siempre de lo que resuelva el Tribunal. En la actualidad es una eventualidad que ni siquiera se contempla”. El abogado ha estado con el matrimonio Urdangarin Borbón estos días en Ginebra y ha visto a la Infanta Cristina “muy bien y muy entera”. Iñaki Urdangarin se muestra, como el abogado, “optimista, con ganas de que el tema vaya avanzando cada vez mejor”. En La Sexta explicó uno de los argumentos que avalan sus esperanzas: “Los futbolistas de élite están regularizando su situación con Hacienda por cantidades mucho más grandes en comparación con las de Urdangarin”.

A pesar del mensaje positivo transmitido por su defensa legal, lo cierto es que no están siendo días fáciles para la familia Urdangarin Borbón. Saben que, tras la vista del 21 de marzo, comienza la prórroga. Aproximadamente en un mes el Tribunal Supremo dará a conocer su decisión definitiva sobre estas últimas balas, y entonces sí será el momento de que Iñaki Urdangarin ingrese en prisión (una vez que se conoce la sentencia definitiva el internamiento se produce en cuestión de horas) o, si se cumplen sus mejores expectativas, dé carpetazo al asunto que le cambió la vida.

“No veo factible una rebaja de penas con la que el Supremo evitase el ingreso en prisión de Urdangarin [...] La sentencia de los seis años y tres meses ya estaba al límite de la benevolencia”, ha advertido estos días en Infolibre el juez jubilado José Castro, quien se hizo popular precisamente por instruir e investigar el caso Nóos.

Según ha podido saber LOC, de momento no ha habido movimientos en altas instancias para buscar acomodo al cuñado del Rey. El sistema penitenciario en Cataluña, gestionado por la Generalitat, tiene fama de progresista y flexible, y es la opción que están aconsejando los asesores de Iñaki Urdangarin a la hora de explorar la posibilidad de ingresar en una cárcel u otra. Urdangarin ha estado empadronado muchos años en Barcelona, lo que le daría opciones. Sin embargo, él ha mostrado interés por la cárcel de Zaballa, en Álava, dado que parte de su familia reside muy cerca.


“DESAPERCIBIDOS”

En Cataluña hay nueve centros penitenciarios, todos gestionados por la Generalitat. La mayoría de ellos son bastante pequeños, con espacio para unos 800 ó 1000 reclusos en su mayoría penados y no preventivos. En Quatre Camins existe un módulo aislado de seguridad denominado Departamento de Medidas de Seguridad (DMS), que está aislado del resto de la prisión y que está reservado en principio para funcionarios de los cuerpos de seguridad y miembros de la judicatura, aunque también puede albergar reclusos con baja peligrosidad y más mediáticos, como fue el ex presidente del Barça Josep Lluis Núñez. Sería la opción idónea para ubicar a Urdangarin en Cataluña.

Tras la condena del año pasado, Iñaki Urdangarin ha podido seguir viviendo en una relativa tranquilidad en su residencia de Ginebra. La Audiencia acordó dejarle libre sin fianza, con la única obligación de comparecer ante la autoridad judicial suiza el primero de cada mes. También tenía que comunicar al tribunal cualquier desplazamiento fuera de la Unión Europea y un posible cambio de residencia.

En estos meses, la familia ha variado de postura a la hora de enfrentar el posible ingreso del padre en una prisión española. Si al principio valoraron mudarse a Portugal para estar cerca de la cárcel de Badajoz, una de las menos conflictivas de España y la que más les encajaba, aquello se descartó rápidamente al oponerse los hijos menores. Demasiado cerca de España, demasiado ruido. Los chicos se han adaptado muy bien a la vida en Ginebra, donde nadie sabe quiénes son. Lo explica Loly Bolay, la gallega que se convirtió en la primera extranjera en presidir un parlamento cantonal suizo, el ginebrino precisamente. “Los suizos no tienen esa vena cotilla de los españoles, somos dos mundos completamente diferentes, aquí la presidenta de la Confederación puede hacer la compra en el supermercado sin que nadie la mire”, explica a LOC, “no hay esa cultura del espectáculo”. La familia Urdangarin, confirma, “pasa totalmente desapercibida”. “Una vez hablé con ellos, iban a la boda del hijo del Aga Khan, fueron muy amables, pero no hemos tenido más trato”.

Una relativa placidez que apenas se ve alterada cuando los periodistas vuelven como el turrón por las fechas señaladas al portal de su casa, un edificio señorial de la ciudad vieja. La Infanta Cristina continúa asumiendo con normalidad sus funciones como directora internacional de la Obra Social La Caixa, con sede en Ginebra, y simultaneando esta responsabilidad con su trabajo en el Aga Khan Development Network (AKDN). Hay dos proyectos en los que está especialmente implicada en estos momentos, la Alianza Empresarial para la vacunación infantil, junto a GAVI Alliance, y el programa Work 4 progress, que busca crear empleo sostenible y de calidad entre mujeres jóvenes de la India, Mozambique y Perú.

Su trabajo en La Caixa le permite viajar a Barcelona un par de veces al mes, aunque no siempre su presencia es detectada por la prensa. Si Urdangarin ingresara en un centro penitenciario catalán, su esposa podría visitarle con cierta frecuencia.

De momento, todo son conjeturas con más o menos fundamento porque, como le gusta remarcar a su abogado defensor, “tras años de especulaciones, la única lectura válida será la del Tribunal Supremo”. Y cada vez queda menos para conocerla.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 17 DE MARZO DE 2018

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 17934
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Assia » Sab 17 Mar, 2018 11:53 am

Si es ciertop que Rajoy es ''1 miserable cobarde...'' y otros calificativos mas que les pone Roberto Centeno. Segun el Reverendo Pastor Cesar Vidal: Montoro es 1 tipo del OPUS DEI que roba a los espanoles para dar vuestro dinero a '' los golpistas catalanes...''Es muy posible que alguien haya decente y buenazo en el Gobierno de Rajoy, quizas, quizas, el MINISTRO DE JUSTICIA y es ese Ministro de Justicia del gobierno de Rajoy el que tiene el poder de indultar a Urdangarin con la bendicion spiritual de Montoro y del propio presidente del gobierno: Rajoy.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensajepor Invitado » Sab 21 Abr, 2018 3:09 am

Imagen
SOLO ANTE EL SUPREMO. El ex duque de Palma aguarda el fallo sin más apoyo que el de la Infanta, acusando con dureza a la Casa Real de no haber hecho nada por librarle de la cárcel.


“SALVAR A IÑAKI SIGNIFICA DAÑAR AL ESTADO”

LOC revela pasajes inéditos de la cumbre celebrada en Zarzuela en 2012 con Don Juan Carlos y Rajoy para tratar el ‘caso Nóos’. “Ni se puede ni se debe salvar a Urdangarin; el perjuicio sería irreparable”, se acordó dictándose su primera gran condena.

ESTEBAN URREIZTIETA


"NO SÓLO no se puede salvar a Iñaki Urdangarin sino que no se debe. No puede ocurrir que se ponga en riesgo el Estado por intentar librarle. Las evidencias son abrumadoras y las instituciones sufrirían un daño irreparable”. Este razonamiento, hasta ahora inédito y al que ha tenido acceso LA OTRA CRÓNICA, fue expuesto y compartido en La Zarzuela en febrero de 2012, cuando las máximas autoridades españolas se reunieron en secreto para abordar el riesgo de la institución como consecuencia del caso Urdangarin y la necesidad de salvar por todos los medios a la Infanta Cristina. Aquellas palabras fueron cruzadas en presencia, entre otros, del Rey Juan Carlos, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el ex fiscal general del Estado Eduardo Torres Dulce y el ex ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón en una cita que desveló en exclusiva este periódico. Pese al tiempo transcurrido, hace ya seis años de aquello, los argumentos gozan hoy de plena vigencia.

EL EX DUQUE DE PALMA: Urdangarin considera que con ‘leves retoques’ el Supremo podría desinflar el caso pero arguye que al Rey le perjudicaría que no fuera a la cárcel y que le han dejado caer.

LA INFANTA: Cierra filas con su marido y acusa con dureza a la Casa Real de haber sabido todo desde el principio y de no haber hecho nada para salvar a Urdangarin.

EL REY EMÉRITO: Culpa a Iñaki en solitario de todo lo ocurrido y sostiene que se aprovechó de su posición. Admite que le ayudó en lo que pudo pero subraya que nunca supo que se lucraba.

LA SENTENCIA: Los jueces ya tienen listo el borrador de la sentencia y entran en la fase de revisión de su contenido. Se han juramentado para que no haya ni una sola filtración. “Hemos acordado máxima protección”, dicen.

Aquel gabinete de crisis al más alto nivel se puso en marcha al conocerse la petición de Manos Limpias para que Cristina de Borbón declarase como imputada y se abordó la situación de la Infanta, pero también y, en detalle, la del propio Urdangarin. Torres Dulce acudió al encuentro con un informe minucioso del fiscal Pedro Horrach en el que ya por aquel entonces le avanzaba que las pruebas de que se había apropiado irregularmente de fondos públicos eran abrumadoras y que formularía un demoledor escrito de acusación para que fuera a la cárcel.

El ex máximo responsable del Ministerio Público puso sobre la mesa la cuestión, se acordó que no había nada que hacer, y por aquellas fechas se dictó la primera sentencia condenatoria contra el ex duque de Palma sin que él mismo lo supiera.

Iñaki Urdangarin, condenado ya en primera instancia por la Audiencia de Palma a seis años y tres meses de prisión por los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude a la Administración y varios delitos fiscales, afronta las últimas semanas antes de conocer la sentencia firme del Tribunal Supremo más aislado que nunca. Abandonado por el convencimiento institucional de que una operación de salvamento in extremis al ex duque de Palma resquebrajaría los pilares del Estado de Derecho y seguro de que al Rey Felipe y a la Reina Letizia no les conviene en estos momentos otra cosa que no sea su inmediato ingreso en la cárcel.

De ahí que quien fuera presidente del Instituto Nóos aguarde lo que considera un desenlace inevitable asumiendo que el Alto Tribunal le enviará a prisión y confirmará en lo sustancial la sentencia dictada por la Audiencia de Palma. No contempla otro escenario por mucho que su abogado e íntimo amigo Mario Pascual Vives se empeñe en reiterar exactamente lo contrario en sus extravagantes comparecencias públicas.

Mientras tanto los magistrados encargados de dictar la sentencia, Manuel Marchena, Miguel Colmenero, Andrés Martínez Arrieta, Antonio del Moral y Juan Ramón Berdugo, se han juramentado para que no se produzca la más mínima filtración del fallo.

Llegando a calificar el acuerdo de los jueces fuentes próximas a los mismos como “protocolo de especial protección”. Sólo han desvelado a su círculo más íntimo que el borrador del fallo está prácticamente listo, queda rematarlo y que será leído por todos y cada uno de ellos en breve.

El ex jugador internacional de balonmano intenta aplacar en Suiza su impotencia ante lo irremediable culpando con dureza entre sus más allegados a la primera institución del Estado de no haber hecho lo suficiente para ahorrarle este trance. Urdangarin sigue convencido, o así lo expresa con rotundidad, pese al reguero de evidencias que dejó tras de sí, que su implicación en el caso Nóos pudo haber tenido y tendría todavía solución si la Jefatura del Estado se hubiera empleado con la misma determinación que lo hizo con su esposa.

Es más, entre sus críticas a la institución se encuentra el recordatorio de que “la Casa Real estaba al tanto de todo” y de que no llevó a cabo ningún movimiento sin que tuviera conocimiento del mismo a través de Carlos García Revenga, entonces secretario personal de las Infantas y tesorero de Nóos.

En esto coincide plenamente Urdangarin con su antigua mano derecha, Diego Torres, que alude a esta tutela recordando que existía en la entidad una carpeta titulada precisamente “Supervisión Zarzuela” en la que se quedaba registrado cada movimiento que realizaban, compra de fotocopiadoras incluida.

El ex duque de Palma se encuentra en libertad sin fianza, situación que a pesar de haber sido ampliamente criticada –el último en hacerlo fue Álvaro Pérez, El Bigotes, en prisión tras la primera sentencia de Gürtel–, es la que corresponde a quienes, como él, han acreditado su arraigo y no tienen importantes causas pendientes mientras aguardan el veredicto definitivo. Ahí está el ejemplo del ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, que permanece en libertad a la espera de que el Alto Tribunal resuelva su recurso de casación por el caso de las tarjetas black, en el que fue condenado a cuatro años y medio o debería ocurrir en el inminente caso Gürtel.

Urdangarin nunca entendió la falta de apoyo institucional desde el primer momento y eso explica que nunca quisiera saber nada de la posibilidad de que la Casa Real le pusiera a su disposición a dos de los mejores letrados penalistas de España, Horacio Oliva e Ignacio Ayala. Se echó en manos de su amigo Mario, quien le ha presentado ante el Supremo como un “amigable componedor” sin conocimientos jurídicos al que no se le pueden exigir responsabilidades en materia económica. “Al olmo no se le pueden pedir peras”, llega a afirmar en uno de sus últimos recursos echando mano de su inimitable prosa.

El marido de la Infanta Cristina pregona en el desierto su inocencia mientras comprueba que ya sólo le queda el apoyo de su esposa, que sigue a su lado sin el más mínimo reproche, y que también se suma a la feroz crítica hacia la Casa Real que, cuentan en su entorno, va en aumento a medida que pasan los días y se acerca peligrosamente el día del veredicto.

Piensa que con algunos mínimos retoques de la sentencia de la Audiencia de Palma, porque así se lo han dicho letrados de su confianza, su panorama podría variar por completo y lograr una rebaja sustancial pero considera muy improbable que el Supremo se preste a ello con una petición de la Fiscalía de que le sea aumentada en diez años la condena y con el foco de la opinión pública escrutando el contenido del fallo.

Se encuentra distanciado también por completo del Rey Felipe, que siempre marcó las distancias con él desde que le pidiera sin éxito ayuda para pagar el palacete de Pedralbes y que fue advertido por uno de sus amigos más próximos de que aquella operación inmobiliaria le acarrearía problemas en el futuro. Pero también de la Reina Letizia, que hace ya años advirtió el afán lucrativo de la entidad que presidía su cuñado y se permitía incluso bromear en este sentido haciendo juegos de palabras.

Le separa asimismo un muro de hielo del Rey Emérito. Don Juan Carlos admite en privado que ayudó a Urdangarin todo lo que pudo, que hizo gestiones para que le recibieran cargos públicos y empresarios, pero que nunca supo, insiste, que su yerno tenía un desmedido afán por enriquecerse. Por eso le pidió expresamente, entre otros, al ex presidente balear Jaume Matas que tratara bien a Iñaki. Y por eso Iñaki consiguió lo que quiso en Mallorca y celebró dos ediciones de sus ciclos de conferencias a razón de más de un millón público cada una. Pero sin tener conocimiento, siempre según la versión de Don Juan Carlos, de que los fondos públicos acabarían íntegramente en sus bolsillos pasando por la sociedad instrumental Aizoon que compartía con su hija.

Por ello culpa a su yerno, y a nadie más que a él, de haberse aprovechado de su posición familiar y de haber arrastrado a su hija al epicentro del mayor escándalo de la historia reciente de la Corona española que acabó desembocando en su abdicación. Si Cristina, por la que siempre ha sentido especial debilidad, hizo algo, fue porque siguió las instrucciones de su marido, al que atribuye la responsabilidad de lo ocurrido.

Imagen
“Iñaki es insalvable y, si lo intentamos, nos cargamos el Estado”, se acordó en la cumbre celebrada en Zarzuela en 2012 con Rajoy y Don Juan Carlos

Neutralizado para siempre parece el arsenal nuclear de Diego Torres, que también aguarda su turno, rebuscando todavía en el servidor de Nóos y encontrando nuevas pruebas del escándalo, fotos íntimas del matrimonio y hasta instantáneas de Doña Sofía echándose la siesta en el sofá envuelta en una manta con su hija y su yerno, estampas añejas de un pasado que nunca volverá.

Topándose en su minuciosa búsqueda con más correos que agravarían todavía más la situación de Urdangarin pero que prefiere, llegados a este punto, que sean pasto del olvido.

Son comunicaciones de aquella época en la que el ex duque de Palma le decía a su otrora íntimo amigo con un tono casi obsesivo que su principal objetivo con la nueva etapa que emprendieron juntos era “no ser otro Jaime de Marichalar”. Nada de ser “un mantenido”, de cobrar por asistir a consejos de administración. Quería labrarse un camino de éxito profesional propio, de manera independiente, muy diferente al de su cuñado, al que hacía referencia con desdén. Y vaya que si lo consiguió.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 21 DE ABRIL DE 2018




Volver a “La Casa Real”