UN REY GOLPE A GOLPE

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22187
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 05 Abr, 2014 3:32 am

Pueden desmentir a la Urbano todo lo que quieran pero CON DESMENTIR A LA URBANO NO BASTA. HAY QUE IR A 1 TRIBUNAL.

Hace ya anos, 1 escritor poco conocido australiano, escribio 1 libro sobre la juventud universitaria de Peter Costello y el actual Primer Ministro australiano, Tony Abbott. Tanto Costello como Abbott,llevaron a los tribunales a la editorial y al escritor y ganaron el caso, fueron recompensados con dinero por la editorial que publico esa vida falsa universitaria de los 2 politicos australianos. Pero en este caso,solo hay eso es falso y se envia 1 carta a la prensa con las firmas de los QUE NIEGAN LO QUE DICE LA URBANO.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 07 Abr, 2014 1:14 am




Querido J:

Aun en tu retiro, al que ya se acerca la gran hora de los lilás, te habrá llegado noticia del libro que acaba de publicar la periodista Pilar Urbano, La gran desmemoria, que lleva un subtítulo muy ceñido: Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar. Tengo el libro encima de la mesa. Es muy gordo. Y acaba de llegarme uno más gordo aún, La desventura de la libertad, que ha escrito nuestro antiguo director, Pedro J. Ramírez. Los autores de libros gordos, Kahnmenan, Pinker, Ramírez, Urbano, deben de sentir una emoción forzosa al contemplar semejantes fenómenos, que más que de la cultura parecen de la naturaleza. Yo los admiro y me siento casi Yerma, la casada seca. Aún no me he adentrado en la espesura de la desmemoria suarista, pero está la entrevista que hace una semana le hizo Miguel Ángel Mellado a la periodista Urbano, y donde quedaba expuesta su tesis principal, esto es, que el 23-F se produjo, entre otras razones, por la frivolidad del Rey al juguetear con soluciones inconstitucionales como salida de la crisis que atravesaba el proceso democrático. Tú conoces mi opinión sobre la escritura de Pilar Urbano y la relación que mantiene con los complementos. Nada más abrir el librote ya la he visto instalada en el despacho que usaba Alfonso XIII en el Palacio Real, y no en cualquier momento, ¡quia!, sino en la candente mañana del primero de julio de 1976, desbordadas y en naufragio ya las trece horas y cuarto, y oyendo y anotando lo que le decía el Rey a Carlos Arias; que era, en síntesis, sal por la puerta, pero que ella lo adorna, joder si lo adorna. Lo que siempre me fascinará de la escritura de Urbano y asociados es su modestia. Mira este inicio de párrafo, por favor, antes de entrar en materia:

-Bueno, Carlos, te extrañará que te haga venir aquí cuando siempre despachamos en Zarzuela- El Rey parecía agobiado, titubeaba al elegir las palabras-.

Es supremo. Y una muestra de respeto, verás. Nuestra reportera desafía tiempos, espacios, protocolos, se hace omnipresente y omnipotente y se escurre por la chimenea del despacho alfonsino. Ok. Pero no pierde la compostura. Es decir, no escribe «El Rey estaba agobiado», sino «El Rey parecía agobiado». ¡No fuera a desconfiar el lector del alcance de los superpoderes de nuestra reportera! Bien está penetrar en el despacho a la hora y lugar. ¡Muy otra cosa sería penetrarle por el alma a nuestro Rey! Me divertiría tanto ir por ahí página a página. Pero iba a exigir, en buena lógica, el mismo adelanto editorial.

No sé si es cierto lo que explica Pilar Urbano sobre el Rey, Suárez y el 23-F. Pero sí te puedo dar fe de una certeza más modesta: el ex presidente Suárez sí lo daba por cierto y sí lo explicaba. Al menos lo explicó delante de mí una noche del otoño de 1985 en su despacho de Antonio Maura. Yo tenía entonces 28 años y una buena, aunque superficial, relación con él, que venía de los tres años que había trabajado en la sección política de El Noticiero Universal. El diario, que acababa de cerrar, apoyaba de una manera sublime al CDS de Suárez, lo que resulta del todo punto lógico dado que Javier de la Rosa, financiero del suarismo (y de otros ismos), pagaba las nóminas. En la ciudad se había organizado entonces, por el empeño principal del periodista José Antich, el Grupo Periodístico Barcelona, del que yo formaba parte. Su misión era comer o cenar con políticos y explicar luego lo que se pudiera. Hubo cenas memorables, como la del ex presidente Tarradellas. Pero la más importante, trascendente e inquietante fue la de Suárez. Cuando se produjo el encuentro, probablemente a finales de noviembre, ya no tenía diario donde escribirla. Pero colaboraba en el semanario El Món (lo recordarás: bueno, socialista y efímero) y allí me compraron la crónica. La leo hoy. Tiene un interés relativo. A pesar de los años, un rastro de piedrecillas blancas aún explica al lector lo que no se podía explicar. Por ejemplo: «Su discurso de estas horas privadas no tiene cabida, ni de lejos, en el discurso periodístico y político de la hora actual de España». O bien: «Lo verdaderamente cabal es el nuevo reparto de méritos que él adjudica, la desmitificación de algunos protagonismos que, prudentemente, es mejor no robar a sus memorias».

La conversación con Suárez duró más de siete horas. Para un hombre que lo único que quería era hablar, es decir, ni comer ni beber ni escuchar, son muchas. La mitad pasaron en una taberna madrileña que malditamente he olvidado, aunque me encantaría que hubiera sido Casa Ciriaco; la otra en su despacho. Creo que despiertos, lo que se dice despiertos, sólo aguantamos Suárez, Antich y yo. Y de allí sólo nos sacó el alba, ni siquiera el ex presidente, que parecía dispuesto a seguir con gafas de sol.

El resumen de aquel monólogo tan notable es fácil de escribir. Fue pocos días después del décimo aniversario de la muerte de Franco. Suárez estaba desmoralizado y humillado por el tono que había tenido la conmemoración: creía que el Rey se había llevado injustamente toda la gloria de la Transición y sus sarcasmos sobre el llamado motor del cambio me parecieron escandalosos. Toda la velada discurrió bajo el susurro irresistible de venid muchachos que yo os voy a contar ahora quién es de verdad vuestro Rey. Y su Rey de aquella noche era, en efecto, alguien que por frivolidad, torpeza o borboneo (Suárez utilizó este verbo) había provocado el intento de golpe, aunque luego hubiera sabido reaccionar in extremis cuando se le fue grotescamente de las manos.

Entonces no escribí sobre ello, atado por el pacto de silencio. Pero, sobre todo, porque la complejísima trama de nombres, lugares y circunstancias que la memoria de Suárez iba hilando necesitaba un trabajo gigantesco de verificación. Éste que habrá hecho Pilar Urbano, a no dudar. Y que en cualquier caso no hizo el propio protagonista. El último párrafo de aquella crónica mía del 85 decía: «Por las calles de Madrid viajaba un off the record contra el sistema, una suerte de personaje hoy por hoy indefinible, tal vez cogido a contrapelo en la esquina donde la vida y la historia se disputan sus piezas, no siempre con educación exquisita».

Es evidente que se dejó arrebatar por la historia.

Sigue con salud,

A.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 08 Abr, 2014 12:19 am

Imagen


Que lo hagan duque ya

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS



COMO SUÁREZ Illana siga apoyando a la Monarquía, la derriba. Como se empeñe en documentar lo que no se puede documentar, y siga liando fechas y datos acabará convenciéndonos a todos de lo que ni siquiera Pilar Urbano dice en el libro: que el Rey estaba al tanto del 23F. Tras abandonar su carrerita política manchega -utilizando a su padre ya tan mermado de facultades que toda España se dio cuenta de su enfermedad- sólo habíamos sabido de Suárez Illana que pedía al Rey heredar el ducado que por ley le corresponde a su sobrina Alejandra, «porque su padre le dijo que lo quería así». Donosa forma de administrar últimas voluntades, cuando su padre ya no podía confirmarlo. Justo lo que él reprocha a Urbano, pero mucho peor. Sin embargo, el Rey debe concederle ya, pero ya, un ducado, una baronía, un marquesado o, según el genial neologismo atribuido a Mariló Montero, un duquesado. Lo que sea, pero que se calle, porque si continúa revelando novedades sobre esos años, este tío se carga la Transición y quien la trujo.

No entraré en el hecho significativo de que en 1980 Suárez Illana tenía 16 años (es de Mayo del 64), que no es edad para que su padre compartiera con él secretos de Estado, incluso si hubiera poseído un talento político excepcional, cualidad que parece temerario atribuirle. Pero decir, como ayer a Victoria Prego, que a mediados del 80 Suárez y el Rey habían acordado amigablemente que lo sustituyera Calvo Sotelo es algo que, si fuera cierto, cambiaría radicalmente la historiografía española. Aceptemos que esto no sea fabulación de un ambiciosillo ayuno de medios intelectuales. ¿Pero por qué, entonces, el Rey y el Presidente aguardaron callados siete meses para conseguirlo, forzando la conjura de los barones ucedeos, el peregrinaje político de Armada, el brutal deterioro del clima político y de la imagen de Suárez? Si urgía, ¿qué esperaban? Otra perla de Illana: sí, Suárez quiso dar marcha atrás en su dimisión el 24-F, pero ¡para acabar con los restos del golpismo militar! ¿No bastaban el Rey y Calvo Sotelo, que, sabiendo lo que le debía a Suárez contaría con él? ¿O pretendía Suárez defender la legalidad al margen de la legalidad?

Desde Horrach con la Infanta, nadie perjudicaba tanto a la Corona defendiéndola. Denle un ducado, una tarde en San Isidro, lo que sea, pero ya.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 01 May, 2014 2:33 am

Imagen


Don Juan Carlos, ¿embajador o agente comercial?

El 'primer embajador de España' ha sido relegado por un afanoso agente comercial. El periplo arábigo del Rey despierta escepticismo y hasta estupefacción. No se ha explicado bien ni el momento ni los objetivos.


Cincuenta mil kilómetros y seis países en mes y medio. El esfuerzo físico que exige el periplo por los países del Golfo Pérsico que lleva a cabo don Juan Carlos no es menor. Tanto el Rey como la Zarzuela pretenden con esta gira, entre otras cosas, dejar atrás un pasado salpicado de accidentes, quirófanos y problemas de salud. La gran duda es si el destino elegido es merecedor de semejante empeño. Cierto que los países arábigos son enormes potencias económicas donde nuestras principales empresas tienen intereses de primera magnitud. Pero la imagen que traslada el monarca en estas idas y venidas por aquellos territorios de arena y oro se comparece mucho más con la de una agente comercial que con la del 'primer embajador de España'.

La gira está resultando inconexa y de escaso contenido, como si en Zarzuela tuvieran prisa por rescatar al Rey de su convaleciente ostracismo para situarlo raudamente en el primer plano mediático. "Un viaje disparatado", lo definieron tanto en Exteriores como en algunos altos despachos de las empresas invitadas a la comitiva. García-Margallo se bajó en marcha de la primera visita y en esta segunda ronda se ha quedado en Madrid.

Esta imagen del 'Rey comercial' ha dado lugar a numerosas interpretaciones y comentarios muy poco positivos. El propio jefe de la Casa, Rafael Spottorno, se reunió con los periodistas tras la primera etapa para 'contextualizar' el sentido de la gira. "El Rey no firma contratos pero crea el clima", sugirió el portavoz real, para paliar las censuras y para desviar los reproches. Ni se ha explicado bien el porqué del periplo ni se ha informado con puntualidad de los detalles de la elección.

Las relaciones de don Juan Carlos con los países del Golfo, además, tienen unas connotaciones escasamente edificantes. Llegan del Golfo ecos de antiguos desplazamientos muy secretos, visitas muy privadas y hasta relaciones económicas no siempre transparentes.

Pendiente está la anunciada visita del Rey a París, un entorno quizás más lógico y urgente. O Berlín, la capital de la nación protagonista de los destinos económicos actuales de Europa. Los países del Golfo, ciertamente, ofrecen petróleo, riqueza, inversiones y quizás futuro de mil y una noches para nuestras empresas. Pero esta gira le encaja más a un jefe de ventas que a un monarca.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 09 Jun, 2014 1:11 am

Un abogado se querella contra el Rey por el 23-F al entender que ya no es inviolable

El partido Soberanía ha ampliado en la Audiencia Nacional la querella que interpuso contra el Rey Juan Carlos acusándole de haber participado en la denominada 'trama civil' del 23-F para solicitar a este órgano judicial que tenga en cuenta que ha perdido la inviolabilidad desde el momento de la abdicación.

Avatar de Usuario
recordando

Mensajepor recordando » Lun 16 Jun, 2014 1:39 am

Manuel Prado: “El rey me ha nombrado presidente de Iberia como pretexto para poder hacer los viajes que me pide”

Documentos desclasificados en EE UU: Manuel Prado le confesó a Herny Kissinger que que el monarca quería un nuevo Gobierno con Alianza Popular como principal partido. Prado fue su enlace en los primeros años de reinado. Kissinger le dijo, en 1976: "España sólo puede ser grande con un poder central grande".


Manuel Prado y Colón de Carvajal fue presidente de la aerolínea Iberia entre 1976 y 1978. Pero pocos saben que ese cargo no fue más que un pretexto. Así lo afirmaba él mismo ante Henry Kissinger, secretario de estado estadounidense, en un encuentro en México el pasado 2 de diciembre de 1976: “El Rey me ha nombrado presidente de la compañía para que tenga un pretexto y pueda realizar los viajes que él me pide”, le afirmaba, según consta en unos documentos recientemente desclasificados en EE UU a los que ha tenido acceso Vozpópuli.

“De esta manera, no llama la atención que aparezca por diversas capitales de vez en cuando”, le explicaba. De hecho, en la documentación citada, Prado aparece identificado como “Presidente del consejo de Iberia”.

En dicho encuentro, sondeó al Gobierno estadounidense sobre la posible legalización del partido comunista, dejando claro que el presidente Suárez era un hombre carismático pero con ciertos déficit de preparación: “Willy Brandt podría animar a Suárez a acercase a los comunistas, pero dudo que incite a González para que haga lo mismo. El Rey me pidió que le dijera que nunca permitiremos a los comunistas unirse abiertamente al proceso político.

HK: Bien, Vds saben mi opinión. El gobierno americano no puede aconsejar al Rey de España sobre cómo debe llevar a cabo los asuntos internos de su país. En lo que a mí respecta, la decisión que tomen debe ser aquélla que les proporcione el gobierno más estable. Simplemente Vds tendrán que sopesar los pros y los contras para ver dónde se inclina la balanza. Personalmente, no puedo derramar lágrimas por un partido que declara a todos los demás partidos ilegales.

MP: Nuestro problema es el ejército. Probablemente se rebelaría si legalizáramos el partido comunista”.



Carrillo, controlado

El presidente de Iberia demostró tener buena información política, tanto de los personajes legales como los ilegales: “Carrillo estuvo en Madrid la semana pasada, ilegalmente, como siempre. Quería obtener un pasaporte para venir a México. Honestamente, pensamos que está avanzando demasiado rápido. No queremos declarar oficial el partido comunista todavía. Por otro lado, no queremos causar problemas. Lo principal para nosotros ahora es ganar el referéndum. Pensamos que probablemente obtendremos un buen voto, y entonces habrá elecciones en abril o mayo. Por supuesto, otro problema para nosotros es la derecha – Alianza Popular, Fraga y Rodó”.

Asimismo, le trasladó al secretario de estado cuál sería la composición ideal del primer Gobierno democrático, después del referéndum constitucional: “Para tener estabilidad tenemos que construir una especie de núcleo que no se vea como auspiciado completamente por el gobierno. El Rey tiene en mente algo como 30% a Fraga, 30% a los otros partidos, más 40% dividido entre los partidos de los cuales el gobierno puede sacar una mayoría. Vd. sabe que el Rey está en Valencia y lo está haciendo bastante bien. Ha sido aceptado por el ejército, que ahora le brinda completamente su apoyo. El “otoño caliente” (supuestamente referido a las huelgas anunciadas y oposición del pasado otoño), no produjo nada. Ya veremos. Después del referéndum y las elecciones puede haber algunos cambios.

HK: ¿Incluido el cambio de Presidente?

MO: No. No queremos perder su contribución al gobierno. Dentro de un año o año y medio después de las elecciones, tendremos que hacer algunos cambios. El Presidente ha sido fiel e inteligente. Realmente no está muy bien informado sobre la economía, pero tiene la ventaja de contar con buenos asesores económicos y financieros”.


Y, para terminar, una perla absolutamente impactante de Kissinger, que goza de una actualidad sorprendente: “Espero que el Rey tenga en cuenta la lección de la historia. España se convertirá en anárquica sin una autoridad central muy desarrollada. España sólo ha sido fuerte cuando el Rey era fuerte. España ha sido débil cuando el poder central ha sido frágil”.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 16 Jun, 2014 3:59 pm

El juancarlismo deja España al borde del abismo

Roberto Centeno


El Rey se va, pero el daño político y económico ocasionado por su ambición personal y su apatía política se quedan en España. Mi artículo de la pasada semana, que, además de haber sido el más leído, fue compartido por 1.750 personas en Facebook y retuiteado por 225 –lo que le añade una difusión viral–, ha concitado el rechazo o la malquerencia de los círculos oligárquicos que han disfrutado hasta hoy de la explotación mercantil del juancarlismo. Y de los creyentes en la propaganda de este Régimen, alguno ha protestado de mi visión de la realidad: “Parece sumamente injusto para Juan Carlos y para Suárez decir que fue el peor monarca español nunca coronado y el otro un mediocre primer ministro, callando que fueron los principales responsables de la modélica Transición (sic)”.


¿Cuándo se jodió España?

Parafraseando a Mario Vargas Llosa, la pregunta pertinente que todos los españoles deberían hacerse es “¿cuándo se jodió España?”, es decir, el origen y las raíces del desastre político, económico, social y moral en el que nos encontramos. Mientras esas raíces no sean comprendidas y arrancadas de cuajo, mientras los españoles no se movilicen por el cambio del modelo de Estado, por la falta de libertad política colectiva, España y los españoles no podrán salir del largo valle de sombras en que nos encontramos, con el Estado de bienestar en claro retroceso, con la antes poderosa clase media fiscalmente expoliada y empobrecida, con un 55% de los jóvenes que ni tienen trabajo ni lo tendrán en un futuro previsible y con una deuda pública creciendo sin pausa y que España ya no puede devolver.

El origen de nuestros males es claro e inequívoco: la irresponsabilidad, la ambición personal desmedida y la falta de sentido del Estado de los “padres” de la Transición, cuyo momento álgido fue el “café para todos” del irresponsable Suárez, que dio paso a un modelo de Estado único en el mundo, donde las autonomías duplican las competencias y el gasto de las de los Estados federales, lo que supone un despilfarro anual equivalente al 10% del PIB, algo económicamente monstruoso y administrativamente delirante.

    ¿Acaso los defensores de la 'modélica' Transición desconocen que todas las leyes se aprueban por mandato imperativo de los jefes de partido a sus diputados de lista?

Suárez y sus barones inventaron 17 centros autónomos de corrupción y duplicidad de gasto, con inversiones de lujo asiático. Autonomías contrarias, en su mayor parte, a la realidad histórica y objetiva de España. Sólo Castilla, una unidad completamente homogénea con más de 1.000 años de Historia, estos barbaros la partieron en diez trozos diferentes. Como diría cínicamente el socialista Enrique Múgica, eso de la democracia está muy bien, pero lo importante es buscar puestos de trabajo adecuados y bien remunerados para los “demócratas”, a lo que Solchaga, como apóstol del pelotazo, daría su toque especial.

Dos millones de sobrinos de Nepote fueron colocados a dedo. Las bastardas ambiciones, la falta de responsabilidad y la ausencia de escrúpulos morales (de todos los partidos), en un momento histórico trascendental es algo que resulta sobrecogedor. Como decía mi amigo Camilo José Cela de los responsables de la “modélica” la Transición: “Si tuvieran vergüenza y honor se habrían pegado un tiro”.


Ni democracia ni libertades políticas

Es inaceptable, es inmoral y es indigno que el mito de una “Transición modélica” se mantenga, pues fue una Transición infernal, porque las cifras y los resultados son inapelables. Esta Monarquía sin legitimidad de origen y cuya legitimidad de ejercicio se vinculó al desgobierno de Suárez y a la maquiavélica comedia del 23-F, nos ha llevado desde el octavo puesto de las economías mundiales al 14, desde un paro del 3,5% en 1975 (Alcaide e INE) al 26% en 2014. Además, el paro juvenil alcanza la pavorosa cifra del 55% y sin posibilidad de que la cifra mejore en un futuro previsible: toda una generación desangrada y perdida.

Desde una educación pública de primera clase hemos pasado, según el informe PISA (promovido por la OCDE), al lugar 27, frente a una media de 19 la OCDE en Matemáticas, 25 en lectura (18 OCDE) o 23 en ciencias. En el Ranking Shanghai, el más prestigioso del mundo en la clasificación de las primeras 500 universidades, hay que bajar al puesto 200 para encontrar a una española, la Universidad Autónoma de Madrid; entre las primeras 400 hay sólo cinco españolas. La desigualdad en la distribución de la renta es la más alta y la que más ha crecido en Europa, el Coeficiente de Gini –que es la medida más empleada para cuantificar la desigualdad– es en España un 15% mayor que la media de la Eurozona y peor que en Grecia o Portugal.

Un 26,7% de los menores de 16 años están amenazados por el hambre y más de dos millones y medio viven por debajo del umbral de la pobreza, las cifras más pavorosas de Europa. El presidente de la Comunidad de Madrid tiene el cinismo y la desvergüenza moral de decir que no hay “ningún problema de hambre en Madrid”, mientras ellos y el Ayuntamiento mantienen más de 300 coches oficiales de uso personal y 1.500 asesores inútiles. Y, además, los concejales –la única ciudad del mundo desarrollado donde tienen coches oficiales y chófer– utilizan los vehículos como propios para sus familias o para sus amantes. Es la total ausencia de empatía, incluso maldad, en unos gobernantes que mantienen la segunda tasa de pobreza infantil de Europa.

    Cuando se conoce la realidad de primera mano y se ve a la clase política corrupta y cortesana deshacerse en elogios al Rey, dan ganas de marcharse de España

No voy a repetir cómo hemos perdido diez puntos de renta relativa desde 1975 respecto a los nueve países centrales de la entonces CEE, que cualquiera puede comprobar por sí mismo. Pero España no sólo ha retrocedido respecto a estos nueve países, sino que lo ha hecho también en relación con el resto del mundo, y mucho. No me agrada, para nada, tener que publicar, en aras de la verdad, los males que la Transición monárquica ha traído a los españoles. Y si hablamos ya de libertades políticas y de democracia, en ese terreno se ha llegado al colmo de la falsedad pública. Ni una sola ley aprobada en el Parlamento monárquico es legítima. Ni siquiera es legal.

Todas son nulas de pleno derecho, pues todas ellas han sido aprobadas por los diputados de lista con expresa y manifiesta violación del artículo constitucional que prohíbe cualquier tipo de mandato imperativo a los diputados legisladores. ¿Acaso los defensores de la “modélica” Transición desconocen que todas las leyes se aprueban por mandato imperativo de los jefes de partido a sus diputados de lista? Finalmente, qué decir de la falta de libertad política colectiva. Pase que el pueblo llano desconozca la diferencia entre libertades individuales y derechos políticos personales. Pero aquellos que se han atrevido a criticar un artículo basado en criterios científicos, con frases repetidas hasta la saciedad por la pura propaganda de este régimen de partidos, demuestran no sólo escasa sensibilidad moral, sino, sobre todo, desconocimiento de lo que es una verdadera Constitución.

Les recuerdo a tales críticos que el artículo 16 de la Declaración de Derechos Ciudadanos de la Revolución Francesa –universalmente reconocido– proclama que no hay Constitución si en ella no se separan los poderes del Estado. ¿Acaso creen que el poder legislativo nombra al ejecutivo?, ¿no saben que las listas de partido fabricadas por los jefes de partido imponen la obligación personal y política de los diputados elegidos dentro de la lista de votar luego a la misma persona que los ha incluido en la misma?, ¿acaso creen que los miembros del Consejo Superior del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional gozan de independencia ante el partido que los ha nombrado?

Y para terminar, ¿cómo puede dejar de ser infernal una Transición que ha promovido y convencido a la mitad de los catalanes y vascos de que su mejor porvenir está en la separación de España? ¿No es este el resultado final de una Monarquía de la que tiene que huir asustado el propio Rey para que sea su hijo quien afronte tan desgraciado legado?


Mis experiencias personales de cómo se gestó el desastre

Para acabar de una vez con el mito fundador de una Transición que ha destruido el sentimiento de unidad nacional, que ha aniquilado nuestros valores morales y es la gran responsable de nuestra ruina económica y social, quiero relatar dos hechos vividos que demuestran cómo estos irresponsables tomaban las decisiones y robaban a los españoles. En aquella época yo era consejero delegado de Campsa, que como Monopolio de Petróleos dependía de Hacienda, por lo que mi jefe era el ministro de Hacienda, Francisco Fernández Ordoñez, quien quería dotar a España de un sistema fiscal moderno en el que se erradicara cualquier privilegio o componenda a favor de regiones o personas.

    Eso de la democracia está muy bien, pero lo importante es buscar puestos de trabajo adecuados y bien remunerados para los 'demócratas'

La tres provincias vascas y Navarra tenían unos fueros históricos derivados de las guerras carlistas y pensados para una sociedad atrasada y pastoril. Franco había anulado los fueros de Vizcaya y Guipúzcoa, que no se habían unido al alzamiento y los había mantenido en Navarra y Álava, que le habían apoyado. Paco quería acabar con este anacronismo histórico y anular también los fueros de Navarra y Álava, es decir, que todos los españoles fuéramos iguales ante el fisco. Sin embargo, los cabezas de lista de UCD por Guipúzcoa y Vizcaya, Marcelino Oreja y Agustín Rodríguez Sahagún, ambos pesos pesados en el parido, no sólo se opusieron tajantemente, sino que exigieron que fueran restituidos en las provincias donde se presentaban, con el “patriótico argumento” de que si no se hacía así, UCD perdería las elecciones en ellas.

Fernández Ordoñez se negó en redondo a aceptar esta clamorosa injusticia fiscal. Los dos “barones” consiguieron el apoyo del insensato falangista Suárez, quien ordenó a su ministro de Hacienda la restitución del régimen foral. Algunas personas cercanas a Fernández Ordóñez, entre ellas Mariano Rubio, el último gran gobernador del BdE, le advertimos de las consecuencias de este disparate y le pedimos que abandonara a Suárez, pero mi jefe no era de carácter luchador y al final aceptó. Hoy las provincias vascas pagan 8.000 millones año menos a Hacienda de lo que les correspondería si estuvieran en el régimen común y, además, la diputaciones vascas que ingresan el IVA de todos los productos vascos vendidos en el resto de España (80%) sólo lo devuelven parcialmente, por lo que se apropian de miles de millones adicionales. Gracias a este expolio al resto de españoles, el País Vasco y Navarra tienen hoy la mayor renta per cápita de España.

En 1979 y como consecuencia de la crisis de los ayatolás en Irán, España estuvo durante muchos meses bordeando el desabastecimiento de petróleo. El vicepresidente Fernando Abril me nombró responsable de garantizar nuestro abastecimiento, dándome carta blanca para buscar suministros adicionales donde fuera. El entonces embajador de España en Kuwait, Fernando Schwarzt, un embajador de los de verdad, no como la chusma nombrada a dedo que hoy nos representa, me dijo que tenía una gran amistad con la familia Al-Sabah reinante en Kuwait y que podría conseguirnos petróleo adicional. Volé inmediatamente a Kuwait y, gracias a este gran embajador que hacía su trabajo, pude contratar un primer cargamento de 150.000 toneladas. Al volver tenía varias llamadas de mi jefe, Fernández Ordoñez, pidiendo que fuera a verle de inmediato.

Fui encantado, pensando en una efusiva felicitación. Nada más lejos. Al llegar a su despacho de la calle de Alcalá, Fernández Ordóñez se puso en pie, levantó los brazos al cielo y me dijo: “La que has liado, Roberto, me vas a buscar la ruina”. Me quedé atónito, ¿pero de qué me hablas, si acabo de contratar un cargamento en Kuwait que nos garantiza el abastecimiento dos o tres semanas? “Mira, me dijo, ha estado aquí Manolo Prado –senador, diplomático y administrador privado del rey Juan Carlos durante dos décadas–, que se ha enterado que estabas en Kuwait y me ha montado un pollo que no puedes imaginar, me ha dicho que Arabia Saudí y los Emiratos son exclusivamente suyos y nadie más que él puede negociar ni un barril, así que ni se te ocurra volver a hacer nada parecido”. Mi sorpresa se tornó en ira, así que, con la confianza y el cariño que siempre tuve por Fernández Ordóñez, le dije: “No tengo ni idea quién es ese tío, pero el responsable de garantizar los suministros soy yo y no ese tal Manolo, que ni siquiera sé quién es”.

Entonces fue Fernández Ordóñez quien se quedó atónito: “Pero vamos a ver, Roberto, ¿tú en que mundo vives?, ¿es que no sabes a quién representa Manolo Prado?”. Realmente no lo sabía y resultaba que la altísima instancia a la que representaba tenía el monopolio de nuestros suministros extra durante la crisis. Y, por cierto, nadie hablaba de precios: Hacienda pagaba por el petróleo lo que ponía en la factura, sin entrar en averiguación alguna y menos cometer la ordinariez de decir que se podía comprar más barato cuando el conseguidor era Prado. Así que, cuando se conoce la realidad de primera mano y se ve a la clase política corrupta y cortesana deshacerse en elogios al Rey como el otro día en la farsa que llaman Parlamento, a uno le dan ganas de marcharse de España.

Avatar de Usuario
turbo

Mensajepor turbo » Mié 18 Jun, 2014 4:07 am

Imagen


Rajoy, Blair y la Corona

F. JIMÉNEZ LOSANTOS



YA SE sabía, pero en su libro de Memorias, Tony Blair revela con crudeza –y eso que faltan, según se dice, los detalles más duros– su enfrentamiento con Isabel II tras la trágica muerte de Lady Di. La reina tenía un odio entre sarraceno y subsahariano a su antigua nuera y le culpaba de los escándalos que tanto afectaron al prestigio de la corona en un país casi patológicamente monárquico. No le apetecía que en Buckingham ondeara la bandera a media asta y, sobre todo, no estaba dispuesta a caminar por las calles de Londres detrás del féretro de quien, según su opinión, era la culpable de todos sus males. Ni el príncipe de Gales al elegirla ni ella al maltratarla, ni los espías al revelar las más sórdidas interioridades de aquel trafalgar, por fin, británico. Sólo Diana.

Pero Blair era consciente de que el prestigio de la monarquía exigía esa prueba de humildad de la reina yendo detrás de la revoltosa difunta, siquiera para acallar los rumores de crimen de Estado y para identificarse con el sentir del pueblo llano, siempre dispuesto a perdonar a los muertos. La reina no quería pero Blair se plantó en palacio y le obligó a caminar tras el féretro de Diana, arrostrando improperios pero dando prueba de cierta pesarosa dignidad. Blair cumplió como primer ministro haciendo que la corona se comportara como convenía al reino y no a los caprichos de su biliosa majestad. Eso significa, en última instancia, «constitucional».

Rajoy debería haber tomado ejemplo de Blair para imponer al Rey la conducta que, tras su súbita abdicación, requería la dignidad nacional, representada en las Cortes. Sobraban el numerito del fajín y el del guateque abdicatorio. Y, por supuesto, debía haber estado con la Reina Sofía, Elena y las infantas Pilar y Margarita en primera fila, presenciando la proclamación de su hijo como Rey de España. No sólo para ahorrarnos ese feo alarde de rencor viejuno sino por respeto a las Cortes, símbolo –ellas, no la Corona– de la soberanía nacional. Ni merecía el Príncipe ese desplante ni, sobre todo, lo merecía España. Dirá alguno que ha estado mal pero que ya pasó. De eso, nada. A ver qué hace el Gobierno con el abdicado pasado mañana. Lo que hizo Cánovas para salvar la Restauración fue dejar pudrirse en el exilio a Isabel II. Cruel pero eficacísimamente constitucional.


EL MUNDO. MIÉRCOLES 18 DE JUNIO DE 2014

Avatar de Usuario
TONY BLAIR NO HA DICHO

Mensajepor TONY BLAIR NO HA DICHO » Mié 18 Jun, 2014 5:06 am

NADA DE LOS QUE SABIAMOS. LA REINA DE INGLATERRA, AL SER 1 MONARQUIA PARLAMENTARIA, SIEMPRE TIENE QUE ESCUCHAR Y ''OBEDECER'' (no se si es la palabra apropiada) LOS CONSEJOS DEL PRIMER MINISTRO.
NO OBSTANTE,FUE EL PRINCIPE CARLOS DE GALES,EL QUE SUPLICO A BLAIR QUE CONVENCIERA A LA REINA DE QUE DIANA DEBERIA DE SER ENTERRADA COMO MADRE DEL FUTURO REY INGLES. DIANA ESTABA DIVORCIADA Y LA REINA NO LA RECONOCIA COMO HIJA-POLITICA. ESTA BIEN CLARO QUE LOS ABOGADOS DE DIANA NO PUDIERON NEGOCIAR QUE LA REINA LE DEJARA EL TITULO DE PRINCESA DE GALES. DESDE 1 PRINCIPIO, LA REINA DIJO QUE ESO NO ERA NEGOCIABLE EN EL DIVORCIO Y LA REINA EN ESO,SE SALIO CON LA SUYA.
Assia

PD QUIZAS TONY BLAIR TIENE MUCHO QUE RESPONDER POR EL ''ACCIDENTE'' MORTAL DE DIANA. NUNCA DEBIO DE ENTREVISTARSE CON DIANA A ESCONDIDA PARA PROMETERLE LO QUE DIANA LE PIDIO: REPRESENTAR A EL REINO UNIDO EN 1 EMBAJADA EXTRANJERA. LOS DE
LA MI6 SABIAN DE ESE ENCUENTRO EN SECRETO ENTRE BLAIR,LA ESPOSA DE BLAIR Y OTROS AMIGOS INTIMOS MAS.

Avatar de Usuario
Muchisimos

Cantyidad de articulos

Mensajepor Muchisimos » Mié 18 Jun, 2014 8:56 am

TONY BLAIR NO HA DICHO escribió:NADA DE LOS QUE SABIAMOS. LA REINA DE INGLATERRA, AL SER 1 MONARQUIA PARLAMENTARIA, SIEMPRE TIENE QUE ESCUCHAR Y ''OBEDECER'' (no se si es la palabra apropiada) LOS CONSEJOS DEL PRIMER MINISTRO.
NO OBSTANTE,FUE EL PRINCIPE CARLOS DE GALES,EL QUE SUPLICO A BLAIR QUE CONVENCIERA A LA REINA DE QUE DIANA DEBERIA DE SER ENTERRADA COMO MADRE DEL FUTURO REY INGLES. DIANA ESTABA DIVORCIADA Y LA REINA NO LA RECONOCIA COMO HIJA-POLITICA. ESTA BIEN CLARO QUE LOS ABOGADOS DE DIANA NO PUDIERON NEGOCIAR QUE LA REINA LE DEJARA EL TITULO DE PRINCESA DE GALES. DESDE 1 PRINCIPIO, LA REINA DIJO QUE ESO NO ERA NEGOCIABLE EN EL DIVORCIO Y LA REINA EN ESO,SE SALIO CON LA SUYA.
Assia

PD QUIZAS TONY BLAIR TIENE MUCHO QUE RESPONDER POR EL ''ACCIDENTE'' MORTAL DE DIANA. NUNCA DEBIO DE ENTREVISTARSE CON DIANA A ESCONDIDA PARA PROMETERLE LO QUE DIANA LE PIDIO: REPRESENTAR A EL REINO UNIDO EN 1 EMBAJADA EXTRANJERA. LOS DE
LA MI6 SABIAN DE ESE ENCUENTRO EN SECRETO ENTRE BLAIR,LA ESPOSA DE BLAIR Y OTROS AMIGOS INTIMOS MAS.



Las “muy buenas piernas” de Tony Blair


Una nota secreta de la exmujer de Murdoch, publicada ahora por una revista, coloca al ex primer ministro británico en medio del mediático divorcio del magnate de la prensa

Hace meses que persisten los rumores que apuntan a un affair extramatrimonial entre Tony Blair y Wendi Deng, la ex del magnate mediático Rupert Murdoch. El ex primer ministro británico ya lo había desmentido, e incluso Cherie Blair salió en defensa de su marido, pero una nota escrita por Wendi vuelve a ponerle en el foco mediático que ha rodeado el descarrilamiento del tercer matrimonio de Murdoch.

La revista Vanity Fair ha tenido acceso a un trozo de papel, recuperado entre los restos domésticos del matrimonio Murdoch en el que su autora declara su amor por un tal Tony. La pasión con la que se refiere a él contrapesa el pobre uso del lenguaje: “Echo mucho de menos a Tony. Es encantador y viste tan bien. Tiene un cuerpo tan bonito y muy buenas piernas, el culo. Es delgado, alto, con buena piel. Me encantan sus penetrantes ojos azules y su poder en el escenario”. Todos los indicios apuntan a que se trata de Blair.

La nota podría haber sido una de las piezas clave en el divorcio Murdoch que se zanjó con un acuerdo firmado en noviembre. El empresario de 82 años había entregado fulminantemente los papeles de la separación cinco meses atrás. No trascendieron detalles económicos pero se ha sabido que Deng había firmado un acuerdo prematrimonial que prevenía a Murdoch de otro divorcio multimillonario, como el que vivió con su segunda esposa Anna Torv.

Según la revista estadounidense, Murdoch empezó a sospechar de su mujer alertado por el servicio doméstico. Nunca había tenido reparos en recibir en casa al político británico, ya que los Blair eran buenos amigos de la pareja y Tony es el padrino de la mayor de sus dos hijas. Los empleados de Murdoch comenzaron a recoger pruebas el día en el que Blair apareció cuando el empresario estaba ausente y, según sus testimonios, Wendi comenzó a flirtear con él descaradamente. Acto seguido el exdirigente preguntó a los empleados cuándo estaría de vuelta Murdoch. Cuando le contestaron que al día siguiente, mostró una expresión de pánico.

Los encuentros podrían haber tenido lugar en varias ocasiones durante 2012 en el rancho de California de la pareja, además de verse en residencias de Los Angeles, Londres y Nueva York.

Para Murdoch esta relación es una traición personal de Blair. Ambos forjaron una firme alianza durante los años del nuevo laborismo. Antes de las elecciones generales de 1997, el diario The Sun, propiedad del empresario australiano, cambió radicalmente de postura política y entregó su apoyo a los laboristas, que terminaron ganando los comicios. Los medios de Murdoch, entre los que estaban el tabloide súperventas The Sun y el diario The Times, fueron cruciales para la victoria y la permanencia en el poder del partido que lideraba Blair. Cuando este abandonó la vida política, siguió buscando el apoyo de Murdoch, en este caso solicitando fondos para su fundación.

Murdoch y Deng contrajeron matrimonio en 1999, cuando ella tenía 30 años y él 68. En los 14 años de matrimonio fueron transformadores para aquella joven china, que pasó de ser una ejecutiva de una de las emisoras de televisión del imperio Murdoch, a posicionarse como una mujer increíblemente bien conectada, productora de cine y mecenas de las artes. Saltó a la fama mundial durante una vista por las escuchas ilegales del diario News of The World cuando paró un tartazo que iba dirigido a su marido y propinó un manotazo al agresor. El incidente le valió el apelativo de “la tigresa”.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22187
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 18 Jun, 2014 10:22 am

Bueno, Blair ya no necesita del apoyo de la prensa Murdoch para ganar elecciones. El lider del actual partido laborista britanico, tan poco quiere a Blair ni para hacer propaganda en campanas electoral.

Por otra parte, se trata de creer o no creer lo que la prensa publico. Como cada quien o cada cual es libre de dar su opinion, no creo que la ex-mujer de Murdoch fuera amante de Blair. Podria ser que a ella si le gustara Blair, pero Blair nunca ha sido 1 Bill Clinton y siempre ha sido muy fiel a su esposa Cherie. Cherie y Tony,siempre ha sido 1 matrimonio muy unido.

Claro, esto es 1 opinion personal,pero no creo que Blair fuera amante de la ex-mujer de Murdoch.
Saludos,
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 26 Nov, 2014 9:34 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Dom 30 Nov, 2014 5:55 pm

Imagen

EXCLUSIVA: LOS ARCHIVOS SECRETOS DE ESPAÑA Y ARGENTINA
El rey Juan Carlos condecoró a 56 represores de la dictadura argentina

España fue el país que más condecoraciones oficiales otorgó al salvaje régimen de Videla. Entregadas en los años más duros de la represión, siguen vigentes incluso para los condenados por crímenes de lesa humanidad. Otros, como el propio Videla y el almirante Massera, mantuvieron esas distinciones españolas hasta su muerte, pese a haber sido despojados de todo rango militar por el Estado argentino

Según ha podido confirmar Público, entre el 24 de marzo de 1976 —día en el que Jorge Rafael Videla y sus hombres perpetraron el golpe de Estado— hasta el 10 de diciembre de 1983 —fecha signada por el retorno a la democracia— el Estado español otorgó la friolera de 56 condecoraciones a integrantes de la dictadura argentina. Cuarenta y tres de ellos eran militares con diversos grados de responsabilidad en la represión. Del mismo modo, otros 13 civiles —en su mayoría miembros del cuerpo diplomático de Videla— recibieron distinciones con membrete español.

Estas escandalosas cifras convierten a España en el país que más condecoraciones entregó al sangriento régimen argentino. Ninguna de ellas ha sido revocada, por lo que todos sus titulares aún siguen ostentándolas. Los que ya fallecieron, como el propio Videla o el almirante Emilio Eduardo Massera, mantuvieron estos títulos en sus respectivos currículos hasta el último día de vida. A pesar de haber sido despojados de todo rango militar por el Estado argentino, en sus legajos personales seguían vigentes las condecoraciones otorgadas por Madrid.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mié 03 Dic, 2014 8:08 pm



Debate entre Gregorio Morán y Juan Carlos Monedero

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 24 Ene, 2015 6:36 pm

Imagen


SALMAN BIN ABDULAZIZ AL SAUD
EL GRAN AMIGO DE JUAN CARLOS

El nuevo rey de Arabia Saudí mantiene una estrecha relación con el Rey emérito. Juan Carlos solía interrumpir sus vacaciones en Marivent para visitarle en Marbella y gracias a él disfrutó de cacerías en África. También le ayudó a ganar concursos para empresas españolas.

IGNACIO CEMBRERO


El príncipe Salman Bin Abdulaziz Al Saud, ahora rey de Arabia Saudí, fue en mayo pasado el auténtico anfitrión de Don Juan Carlos durante la última visita que hizo al extranjero antes de abdicar. El rey Abdalá de Arabia Saudí estaba ya enfermo y no pudo hacerle los honores al huésped español. Juntos estuvieron a gusto. Su relación es muy estrecha desde hace largos años.

De entre todos los dignatarios del Golfo pérsico, el Rey Salman, de 79 años, es el más amigo del anterior jefe de Estado español, de 77 años. El nuevo rey es también el más pro español de cuantos ostentan parcelas de poder en esta monarquía teocrática. A ojos de muchos de ellos, España evoca Al Andalus, la época de mayor esplendor del islam. Movidos por ese recuerdo, animados por el clima templado de la Costa del Sol, muchos acabaron comprando o construyendo palacetes alrededor de Marbella.

El príncipe Salman fue de los primeros, hace ya más de medio siglo, en apostar por la milla de oro de esa ciudad, donde erigió un palacio. Lo bautizó con el nombre de la capital saudí de la que fue nombrado gobernador en 1963, un cargo que ostentó hasta 2011. Su precaria salud le ha obligado a recortar sus desplazamientos, pero años atrás se paseaba por el casco antiguo de la ciudad, donde desayunaba a veces churros, o acudía a Puerto Banús para embarcar en su yate.

Durante muchas de sus largas estancias recibió a un ilustre visitante: el Rey Juan Carlos. Éste interrumpía brevemente sus vacaciones en Marivent (Mallorca) para visitarle en Marbella. Era el jefe de Estado el que se desplazaba para reunirse con el gobernador de Riad y más tarde ministro de Defensa saudí, algo sorprendente desde un punto de vista protocolario. Ahora el príncipe Salman ha abandonado prácticamente Marbella por la playa tangerina de Jbila, justo al sur de las Grutas de Hércules. Da al Atlántico y el clima es algo más frío y húmedo que el de Marbella, pero aún así él y otros saudíes han emigrado de Andalucía a Marruecos estos años.

Para ampliar sus dominios al sur de Tánger, Salman compró el pasado verano al expresidente Felipe González su casa a medio hacer en esa misma playa por 2,5 millones de euros, según El Confidencial. En esa zona exclusiva y protegida las compraventas deben contar con el beneplácito del palacio real de Marruecos. A González le vendieron hace años una parcela de 5.000 metros cuadrados por un precio simbólico, pero nunca acabó de construir el edificio que encargó al arquitecto Joaquín Torres.

Los que sí siguen pasando temporadas en la Costa del Sol han sido Faisal y Sultán, dos de los hijos del nuevo rey saudí. “Están muy apegados al país donde han pasado tantas vacaciones”, asegura uno de sus conocidos en España. El primero es gobernador de Medina y el segundo es ministro de Turismo. Fue además el primer astronauta árabe.

El ministro ha adjudicado a empresas españolas, que estaban al borde de la quiebra por culpa de la crisis, la restauración de edificios con solera para convertirlos en hoteles inspirándose en el modelo de los paradores. Cuando su padre accedió ayer viernes al trono, todo un equipo de trabajadores españoles estaba arreglando su vivienda en Riad, en la que hay un helipuerto.

El rey Salman cuenta en España con un encargado ilustrado que supervisa sus propiedades, prepara sus visitas, le asesora en sus negocios y, de paso, desarrolla los suyos propios. Mohamed Eyad Kayali, de origen sirio, ostenta desde hace décadas ese puesto de confianza. El respaldo con el que cuenta le ha ayudado a prosperar.

Su nombre saltó a la palestra en abril de 2012 porque acompañó a Don Juan Carlos a Botsuana a cazar elefantes. De la expedición cinegética también formaba parte la entonces amiga íntima del monarca, Corinna zu Sayn-Wittgenstein. El organizador del tour fue la empresa Johan Calitz Safaris, pero Kayali, que ostenta la nacionalidad saudí y española, corrió con todos los gastos. Él es también un gran aficionado a la caza y comparte con Don Juan Carlos algunas medallas.

La amistad con Salman ha reportado a don Juan Carlos esas excursiones africanas, pero también ha sido provechosa para las empresas españolas. Sin el apoyo, incluso la presión, de Salman no hubiesen obtenido en octubre de 2011 el mayor contrato de su historia: la construcción del llamado AVE de La Meca a Medina (450 kilómetros) por importe de 6.700 millones de euros.

Solo gracias al entonces príncipe Salman el consorcio español pudo derrotar al francés respaldado por el presidente Nicolás Sarkozy. El contrato ya de por sí es jugoso, pero si se prorroga con otro para llevar la alta velocidad hasta Jeddah, la capital económica saudí, lo será aún mucho más. El rey saudí ha nombrado a un sobrino, Mohamed Ben Nayef, de 55 años, ministro del Interior, segundo en la línea de sucesión al trono. Tiene grandes probabilidades de reinar porque el primer sucesor, Mukrin bin Abdelaziz, ronda los 70 años.




Volver a “La Casa Real”