UN REY GOLPE A GOLPE

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22189
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Dom 02 Mar, 2014 7:21 am

Ni me gusta Evole como entrevistador, ni me gutan tus opiniones David
Gistau. Aun recuerdo el articulo que colgaste sobre la tauromaquia. Nombrabas a famosos norteamericanos taurinos que a todos esos nombrados les gustaba la caza. Vamos,porque a 1 grupo de extrajeros taurinos les gustaran la Caza,no todos los taurinos salimos con escopetas
a matar o cazar animales. Para ser 1 anti-taurino,no hubieras necesitado mencionar la caza.


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Lun 17 Mar, 2014 3:10 pm

Imagen

El rey, a Anasagasti: “¿A que no me sueltas a la cara lo que dices por ahí?”

Don Juan Carlos ha invitado a Zarzuela al senador del PNV para hablar en privado

Iñaki Anasagasti es el político más crítico con el rey. En los últimos años, el ahora senador del PNV ha elevado de manera considerable sus críticas. Don Juan Carlos, que conoce todo lo que se dice de él, quiso invitarle a una conversación cara a cara en Zarzuela.



El Confidencial Digital ha podido tener acceso a la conversación que mantuvieron el rey y su ‘contrincante’ Anasagasti hace sólo unos días. Sucedió el pasado martes, 11 de marzo, con motivo del funeral por los atentados de 2004 al que asistieron los reyes.

El intercambio de palabras fue el primero que ambos mantienen en los últimos años, tras la crisis por la cacería de Botsuna y, especialmente, el caso Nóos. Esto fue lo que ocurrió:

-- Entre los invitados al funeral se encontraban, además de los reyes, la princesa Letizia y la infanta Elena, el presidente del Gobierno y su esposa, y representantes de todo el arco parlamentario en el Congreso y el Senado. Anasagasti se situó en cuarta fila, a unos diez metros del lugar destacado que ocupó don Juan Carlos. No intercambiaron palabras en ningún momento de la ceremonia.

-- Los reyes fueron, junto al arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, los primeros en abandonar la catedral una vez terminado el acto religioso. Monseñor despidió a don Juan Carlos en el pórtico de la catedral, pero éste último decidió no marcharse. Se quedó unos minutos en ese lugar junto a la familia real.

-- Por allí fueron saliendo las autoridades: Esperanza Aguirre, Alfredo Pérez Rubalcaba, Ana Botella, Aitor Esteban… e Iñaki Anasagasti. A todos ellos les fue dando la mano primero el rey y, más tarde, la reina, la princesa y la infanta.

-- El encuentro fue ‘de sopetón’. Anasagasti y el rey se encontraron a apenas dos metros de distancia y ya no había forma de evitarse.

-- El senador jeltzale decidió dar la mano al monarca y es entonces cuando se produjo la conversación:

-- “¿A que no me sueltas a la cara lo que dices por ahí?”, espetó el monarca a Anasagasti. El tono era una mezcla entre gracioso y enfadado.

-- “Por supuesto que sí –le respondió en senador-. Deme la oportunidad”.

-- La respuesta del rey no dejo indiferente: “Te vienes a mi casa y me lo dices”, dijo entre carcajadas, pero también con un tono que fue interpretado como un reproche.

-- El senador añadió: “No se preocupe. Yo las cosas las digo de frente”.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 01 Abr, 2014 1:23 pm

Imagen

'Para Suárez estaba claro que el alma del 23-F era el Rey'

Miguel Ángel Mellado: "Es incomprensible el silencio de los medios"

El periodista de El Mundo, Miguel Ángel Mellado, comenta con Libertad Digital los detalles que rodearon su entrevista con Pilar Urbano.

    ¿Crees que la publicación de este libro debería obligar al Rey a dar explicaciones? ¿Y a partidos como el PSOE y el PP?

    Yo creo que sí. En un país con la salud democrática adecuada, de una manera o de otra, Zarzuela debería pronunciarse al respecto y los partidos políticos que aparecen reflejados como intervinientes en el armazón de la Operación Armada, tendrían que dar una explicación. Estamos hablando de que no se respetó la voluntad democrática del pueblo español al elegir como partido gobernante a UCD, cuyo candidato evidentemente era Adolfo Suárez. Se intentó subvertir o modificar esa voluntad y hay unas acusaciones muy concretas desde la más alta instancia de este país, como es el Rey, hasta los principales partidos. Alianza Popular (AP) ya no existe, pero existe el PP y hay personas que ocuparon puestos muy relevantes en AP que están vivos, como Herrero de Miñón, como Alfonso Osorio -vicepresidente en uno de los gobiernos de Suárez- y no digamos Felipe González y tantos otros en el PSOE. También Enrique Múgica, que ha sido Defensor del Pueblo y sigue vivo. Estas personas deberían dar una explicación, porque si no estarían, de una manera u otra, aceptando el papel que se les asigna en este libro.

http://www.libertaddigital.com/espana/2 ... 276514638/

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 01 Abr, 2014 6:14 pm


Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 03 Abr, 2014 11:58 pm

Imagen

Zarzuela tilda de "ficción increíble" la implicación del rey en el 23-F

La Casa Real destaca el carácter "impecable" con el que el monarca ha cumplido sus obligaciones institucionales y afirma que la relación entre él y Suárez estuvo siempre basada en el respeto mutuo, la lealtad recíproca y "una sincera amistad en el terreno personal".

El Palacio de la Zarzuela ha calificado las conversaciones que se citan en el libro La gran desmemoria de Pilar Urbano de "pura ficción imposible de creer" y ha desmentido "rotundamente" que el rey participase en lo que la autora denomina Operación Armada para echar del Gobierno a Adolfo Suárez en 1981.

Así se ha expresado un portavoz de la Casa del Rey después de conocer el comunicado difundido, entre otros, por diversos miembros de los Gobiernos del presidente Suárez que tildan el libro de Urbano de "relato novelado-libelo" que "parece tener por objeto desestabilizar las instituciones y atacar frontalmente la figura del Rey y el presidente Suárez a través de una acusación infame y tergiversando la verdad". "No podemos sino condenar enérgicamente la infame y falsa operación política que trata de poner al descubierto la publicación y proclamamos tanto nuestra lealtad a S.M. el Rey, de cuyo escrupuloso comportamiento institucional somos testigos directos, como nuestro profundo respeto a la memoria y acción de Gobierno del Presidente Suárez recién fallecido", añaden.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22189
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Vie 04 Abr, 2014 12:19 am

Para eso estan los tribunales para aclarar si ese libro es ficcion o esta basado en historia. Personalmente, no tengo mucha fe en Pilar Urbano, PERO IGNORO QUE CLASE DE BIOGRAFA ES. No obstante, las leyes de cualquier pais,NO PERMITE QUE SE PUBLIQUE DIFAMACION. Pero,si algo me hace creer en que en ese libro se dice que el 23F fue organizado por el rey, pues eso mismo lo publico el Sr. Trevijano en el Mundo y segun el Sr. Trevijano, Sabino lo felicito por ser el, (Sr.Trevijano) el que hizo publico que el golpe fue preparado por el Rey.

TAMBIEN LO CUENTA LA DUQUESA DE MEDINA SIDONIA,(duquesa roja) Y SEGUN LA DUQUESA DE MEDINA SIDONIA ELLA LO SUPO POR 1 IMPLICADO SEVILLANO.

SI A PILAR URBANO NO LA LLEVAN A LOS TRIBUNALES POR DIFAMACION,NO TENDREMOS MAS REMEDIO QUE CREER QUE ESA BIOGRAFIA ES HISTORIA Y NO FICCION. Hasta hora,el ''Einstein de las Cebollas'' solo se queja de la foto que el tomo a su padre con el rey. Pobrecito! El, Suarito el cebollon, se considera DUENO DE ESA FOTO. VAMOS, ESA FOTO FUE PUBLICADA EN LA RED Y EN TODA LA PRENSA ESPANOLA.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 05 Abr, 2014 1:58 am

Imagen


Pilar Urbano, ¿'La Gran Desmemoria' o la infinita imaginación?

El lector no sabe si lo que está leyendo en el relato de Urbano son hechos, intuiciones, suposiciones, aproximaciones, versiones o ficciones. La Gran Desmemoria se lee como una novela, y esto no es un elogio.

Rafael Latorre


El calcetín de Garzón es un fetiche de este oficio. Al igual que el gato de Schrödinger es algo más que un felino, el calcetín de Garzón es algo más que una prenda. Ambos, gato y calcetín, son igualmente imaginarios y didácticos (¡parabólicos!). Lo del calcetín de Garzón viene de este pasaje escrito por Pilar Urbano en su Garzón: el hombre que veía amanecer:

    "Sentado en el borde de la cama, un pie descalzo y el otro aún con el calcetín, Baltasar mira a Yayo. Nota que ella recela".
Yo, como muchos, leí estas dos frases estremecedoras no en la hagiografía que Urbano le dedica al juez sino en los Diarios de Arcadi Espada, que satiriza sin piedad el estilo novelesco de la escritora. El periodista se hace la única pregunta pertinente ante una narración de esta naturaleza. ¿Cómo carajo sabe Pilar Urbano que Garzón tenía solo un calcetín puesto cuando hablaba con su mujer? No hay rastro de la detallista fuente que describió con rigor naturalista la escena. Habrá que concluir que la biógrafa compartía en ese momento alcoba con el matrimonio.

El calcetín de Garzón es el chusco símbolo, en fin, del periodismo verosímil: aquel que oculta con imaginación todo lo que ignora. Pilar Urbano presentó ayer en Madrid un nuevo título de este género. La Gran Desmemoria es un relato trufado, como el de Garzón, de descripciones noveladas. Son 900 páginas plagadas de revelaciones sobre, como reza el subtítulo, “Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar”. Antes incluso de su publicación la autora ya ha tenido que defenderse de duros ataques. El tema que aborda es delicado y muchos de los protagonistas de la historia están vivos y salen mal parados. Es habitual y aun loable que un libro ofenda. El problema, pues, no es ese. El problema está en su imaginación.

Pilar Urbano reproduce conversaciones inéditas entre el monarca y su jefe de gobierno en momentos decisivos de la Transición. Como aquella en la que el Rey trata de convencer a Suárez para que ponga remedio, si hace falta "remedios extraordinarios”, para silenciar el ruido de sables que llega hasta Zarzuela.

    “-Remedios extraordinario, ¿como cuáles?(…)

    -Pues un Gobierno de tu propio partido, una selección de ministros inteligentes, trabajadores y eficaces, que discutan menos y den más el callo. Un Gobierno de tu propio partido; pero… Voy a serte franco: con otro hombre en la presidencia".
Urbano transcribe palabra por palabra los diálogos, los sazona con modismos ("den más el callo") y los apuntala con descripciones vivas e incluso telepáticas. El libro se lee como una novela. Y esto no es un elogio.

    "El Rey tragó saliva. Adolfo apretó los maxilares y entornó los ojos como si quisiera cerciorarse de que era Juan Carlos quien había dicho eso. El Rey no aguantó la mirada escrutadora de su jefe de Gobierno. Extendió el brazo hacia la mesilla baja, tomó la cafetera de plata y volvió a rellenar las dos tazas".
No olvide, lector, que la tensión maxilar de Suárez que Pilar Urbano refiere aconteció hace más de 30 años y solo la pudo notar el Rey. ¿Recuerda usted la última vez que percibió que un interlocutor suyo apretaba los maxilares? Quizás fue Suárez quien describió la escena a la autora. Desde luego, solo él pudo hablarle de este otro momento de soledad en el que el presidente llega a su coche tras soportar una encerrona orquestada por el propio Rey con altos cargos militares en La Zarzuela:

    “Al bajar las escalerillas del zaguán de palacio, vio que la noche se había echado encima. Por entre las ramas de los cedros de enfrente ululaba el viento. Se dejó caer en el asiento trasero del coche, cerró los ojos y sintió un cansancio de plomo”.
Pilar Urbano es hoy una mujer mucho más audaz que cuando investigaba sobre la vida y obra de Garzón. No sólo es capaz ya de colarse en los momentos íntimos de los protagonistas de su relato sino que también puede sentir lo que ellos sienten. Un cansancio de plomo.

El lector avanza así por La Gran Desmemoria, tropezando a cada paso con calcetines de Garzón. Con detalles minúsculos, con larguísimas conversaciones íntimas transcritas con la precisión con la que se registran las intervenciones parlamentarias, con pasajes que solo el narrador omnisciente de una novela podría componer. El resultado es una narración tan verosímil que no hay quien se la crea. Una novela, vamos. Y esto, insisto, no es un elogio:

    “El Rey le quitó la funda a un habano Hoyo de Monterrei Doble Corona y escuchaba sin dejar de atender al ritual de cortar la punta y encender su cigarro”
Hay, es verdad, una nómina portentosa de fuentes descrita en el largo anexo documental. Pero el lector jamás llegará a saber si buena parte de lo que está leyendo son hechos, aproximaciones, intuiciones, suposiciones, versiones o ficciones. ¿Le dijo Sabino Fernández Campo a Suárez, así con estas palabras, “El Rey es de humor racheado. A mí, un día me cuenta diez chistes seguidos, y al otro me recibe con la cara hasta el suelo, o me suelta un broncazo por una estupidez”? Ella lo pone entre comillas, así que supongo que pretende ser literal. ¿O se trata de una adaptación? ¿Cuánto hay de exacto y cuánto de calcetín? ¿”Broncazo”, dijo? ¿Eran diez los chistes de Su Majestad?

Al leer esto habrá quien exclame que el simio que plantea tales preguntas mira al dedo cuando le señalan la Luna. Un matiz: la Luna a la vista de todos está, basta dirigir a ella nuestra mirada, lo que el dedo de Urbano señala es la historia oculta de una gran conspiración que cambió la historia de este país. ¿No es pertinente que el simio compruebe la pulcritud del dedo acusador? Si vas a contar “Lo que Suarez olvidó y el Rey prefiere no recordar”, no le puedes pedir un acto de fe al lector.

Sólo un ejemplo más. Pilar Urbano empieza así el apartado dedicado a la dimisión de Felipe González al frente del PSOE:

    “En Virginia, entre los miles de lápidas del cementerio militar de Arlington, hay una en la que puede leerse este curioso epitafio: 'Aquí yace el soldado John S. Brown. Quiso comprobar con una cerilla encendida si el depósito de gasolina de su tanque estaba lleno. Y lo estaba'”.
Entre los miles de lápidas del cementerio de Arlington, hay dos con el nombre de John S. Brown inscrito y ninguna de ellas tiene tal epitafio. ¿Cuántos John S. Brown hay en La Gran Desmemoria?

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 05 Abr, 2014 2:09 am

Imagen

Pilar Urbano: "Yo no quiero cargarme al Rey"

“En España no se desclasifica ni el papel higiénico”. La frase la suelta Pilar Urbano (1940), que habla en directo con la ETB, mientras este reportero espera su turno para entrevistarla. La veterana periodista está en su salsa tras haber protagonizado la noticia de la semana, que podríamos titular así: "Pilar Urbano irrumpe en el entierro de Adolfo Suárez como un elefante (blanco) en una cacharrería".

La culpa la tiene el ensayo La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar (Planeta, 2014), donde investiga la Operación Armada. O cómo el Rey y los principales partidos políticos conspiraron para tumbar a Suárez de la presidencia y poner en su lugar un Gobierno de salvación nacional presidido por el general Armada. Intrigas que acabaron degenerando en el tejerazo, aunque esa no fuera la intención de los conspiradores, según Urbano.

seguir leyendo...

Avatar de Usuario
:)

Mensajepor :) » Sab 05 Abr, 2014 2:13 am

Imagen


Fragmentos del libro de Pilar Urbano


Mi Mesa Cojea te presenta, en exclusiva, varios fragmentos del libro de Pilar Urbano: “La desmemoria española: Suárez, el Rey y los demás”:

"Suárez y el rey departían una vez por semana en un club de striptease de la calle Gato llamado El Jot. Entraban por la puerta trasera y se encontraban en un reservado donde disponían de todas las comodidades propias de los lupanares con clase de la época. Testigos de aquellas reuniones aseguran que los primeros borradores de la Constitución de 1978 se redactaron en aquel reservado, siendo la encargada de la transcripción una simpática cubana que respondía al nombre de La Guayabita, y que más tarde obtendría el título de marquesa".

"El rey decidió no llamar a ninguna mujer para la redacción de la Constitución por miedo a que quisiera introducir una trama romántica. Juan Carlos tampoco tenía claro la conveniencia de invitar a vascos y catalanes, pero finalmente se les permitió incluir un artículo a cada región a cambio de una cesta de productos típicos que el monarca disfrutó en exclusiva".

"Se diseñaron más de veinte planes para acabar con la vida de Suárez, algunos de los cuales provenían directamente de los despachos de la CIA. El más sofisticado, propuesto por un joven funcionario de Washington, consistía en colocar una cámara de cine ante Suárez que le grabaría ininterrumpidamente hasta que éste falleciese víctima de su propio engolamiento".

"Felipe González se imaginaba como el presidente del nuevo régimen, cualquiera que fuese. A veces se le veía en el baño del Congreso, ensayando discursos con un peine a modo de micrófono. Fuentes del PSOE de aquella época aseguran que incluso se compró una cabra para ganarse las simpatías de la Legión. El animal, según parece, acabó formando parte del banquete con el que se celebró la victoria socialista de 1982".

"Hoy todos los historiadores están de acuerdo en que el fallido golpe de Estado del 23-F se pudo haber evitado con una mejor gestión de la inteligencia emocional por parte del Gobierno. Se sabe que existía una enorme frustración entre los altos mandos militares que pedía a gritos una serie de dinámicas para aumentar la confianza. Es cierto que Suárez intentó llevarse a toda la cúpula militar a unas convivencias de fin de semana a los Monegros con el fin de fortalecer las relaciones, pero el miedo a ser contagiados por el virus homosexual, muy de moda entonces, hizo que esta iniciativa fracasara".

Avatar de Usuario
Gistau

Mensajepor Gistau » Sab 05 Abr, 2014 2:38 am




DONDE un narrador se la juega para construir un personaje es en los diálogos. Todo se derrumba si el narrador carece de oído o hace que sus personajes hablen todos como él mismo. Imaginen por un momento que un mal narrador recreara una arenga de Churchill haciéndolo hablar como Vicente del Bosque: «Vamos a enviar a las playas a unos militares muy majos, todos buenos deportistas, chicos altos y guapos, muy sanotes, que cuando termine el desembarco, pierdan o ganen, darán la mano a los nazis y aquí todos tan amigos». No. No funciona. De hecho, si Churchill hubiera hablado así, la esvástica todavía ondearía en Westminster.

Después de leer el avance del libro de Pilar Urbano sobre los complots y las agrestes intimidades del Rey y Suárez en las vísperas del golpe, el problema que he tenido como lector dotado de una gran empatía para sumergirse en las tramas ha sido precisamente el de los diálogos. En particular, uno. Escenario: despacho del Rey en La Zarzuela. Sinopsis: intensa discusión que tiene lugar por exigirle el Rey a Suárez su dimisión en un momento en que ambos han descubierto que en el puente de mando del Estado no hay sitio para los dos. Ahí, como narrador, uno trataría de transmitir una virulencia coloquial en la que cabrían hasta las palabrotas. Algo así como: «O dimites o te arreo una guantá que no te van a volver a llamar guapo ni en un puticlub y previo pago». Bueno, tal vez haya que trabajarlo un poco, esto suena a «Los hombres de Paco». Pero observen lo que la autora del libro hace decir al Rey en un momento de acaloramiento: «Tú estás aquí porque te ha puesto el pueblo. Yo estoy aquí porque me ha puesto la Historia, con setecientos años y pico. Soy el heredero de diecisiete reyes de mi propia familia. La cosa está clara: uno de los dos sobra en este país». Vamos, que le dijo a Suárez lo que al atún del anuncio: «¿Pero tú tienes estudios, piltrafilla?».

En realidad, esta retórica shakesperiana que, según Pilar Urbano, al Rey le brota espontáneamente incluso cuando está cabreado a mí me complace. Porque desmonta el fatigoso cliché de la campechanía. Y porque da un empaque clásico a una monarquía que, a diferencia de la inglesa, donde constantemente se nota la estela de siglos que hay detrás, se ha esforzado por camuflarse en una estética de clase media a la que le han ido bien las cosas. Cuando desayuno en el bar de la esquina, a mi alrededor no hay nadie que pueda decir de sí mismo que su condición es una Consecuencia de la Historia, una inercia de siglos, la perpetuación de un perfil con lebrel al fondo. Pues quien pueda, que lo diga.

Pilar Urbano ha conseguido algo extraordinario, que es hacer hablar al Rey del «nos llena de alegría y satisfacción» nada menos que como Tywin, jefe de la casa Lannister, cuando dio a su hijo Jaime una lección de poder y destino dinástico. Cómo será, que hasta le ha puesto a Don Juan Carlos un perro de reminiscencias medievales –¡el lobo de los Stark!– que custodia el despacho y averigua por instinto o telepatía a qué interlocutores hay que atacar para que pidan clemencia. Para que mi satisfacción fuera completa, sólo faltaron esqueletos enjaulados en los muros de La Zarzuela y que el Rey le hubiera pedido la dimisión a Suárez mientras desollaba un ciervo tumbado sobre la mesa del despacho. Qué divertida habría sido la Transición con un Lannister en La Zarzuela, en eso estoy de acuerdo con Pilar Urbano.

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Sab 05 Abr, 2014 2:50 am

Imagen


Gato por liebre


■ La muerte de Suárez ha dado pábulo a infundios sobre el Rey y el 23-F

Imagen La Zarzuela desmiente a Urbano: “Es pura ficción imposible de creer”


Juan Luis Cebrián


La muerte de Adolfo Suárez ha dado pábulo a toda clase de reacciones en el circo de la política. Como era de esperar, muchos de quienes le apuñalaron en vida lloran ahora públicamente su marcha con lágrimas de plañideras. Y cada cual da rienda suelta al particular mercadeo de los diversos productos que quieren vender a los españoles. De modo que el gato por liebre está a la orden del día.

+++

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22189
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 05 Abr, 2014 2:53 am

GRACIAS POR COLGAR EL ARTICULO DEL TARATANIETO DEL TORERO MAZZANTINI. Ya habia leido este articulo.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 22189
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 05 Abr, 2014 3:24 am

Estos ''dimes y diretes'' de si eso es todo mentira. La autora de esa biografia a escrito ficcion y nada de historia, por que no se resuelve todo en los tribunales.? Se que tanto a la monarquia inglesa como posiblemente a la espanola,no les gusta resolver los dimes y diretes en los tribunales. Pero, no se trata de lo que la Urbano haya comentado del Rey,se trata de que la Urbano habla de Felipe Gonzales y de otros muchos politicos que aun estan vivos, como lo esta el hijo de Suarez y al parecer nadie quiere querellarse contra la Urbano. Vamos, lo unico que preocupa al ''Einstein de las cebollas'' es la fotito que el saco a su padre con el rey. 1 FOTO QUE HA ESTADO EN LA WEB POR ANOS. Eso es lo unico que preucupa al hijo de Suarez.? Y Felipe Gonzalez solo tiene esa frase de idiota: '' la Urbano miente mas que habla,'' Y por que hay que creer a Felipe Gonzalez y no a la Urbano.? Todo se resolveria en 1 tribunal y no con tantos dimes y diretes como si fueran un@s marujas.

Avatar de Usuario
juas

atension al titular

Mensajepor juas » Sab 05 Abr, 2014 3:24 am

Zarzuela, seis ministros de Suárez, dos militares, su cuñado y su hijo mayor desmienten a Urbano

■ Horas después de ser presentado, arrecian los desmentidos contra el polémico libro
■ Casa del Rey ve las charlas citadas en el libro como pura ficción imposible de creer
■ Zarzuela se adhiere a una nota de seis ministros de Suárez, dos militares y Suárez Illana
Imagen Pilar Urbano: 'El golpe de Estado se produce no sabiéndolo el Rey'
Imagen PDF: Comunicado de reacción a 'La gran desmemoria'




Volver a “La Casa Real”