Este cabrón se carga la Monarquía

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
hemeroteca

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor hemeroteca » Mar 26 Dic, 2006 10:54 pm

Por primera vez desde la muerte de Franco se cuestiona la Monarquía en España


Días atrás, S.M. el Rey de España recibía en Audiencia a la plana mayor de la patronal madrileña CEIM, donde preside el ínclito Gerardo Díaz Ferrán y manda Fernando Fernández-Tapias. Días antes de la boda de su heredero, el Rey departió durante cerca de 30 minutos con las cúpula de CEIM. Pues bien, ante el estupor de los presentes, el Rey de España no hizo mención alguna, ni en serio ni en broma, a la ceremonia del próximo sábado. Precisamente ante un Gerardo Díaz, que mantiene una fluida relación con la Casa Real desde tiempo atrás. Alguien sentenció: “No parece que al Rey le haga mucha ilusión la boda de su hijo”.


En la noche del miércoles Felipe de Borbón y Letizia Ortiz acudían a cenar a la casa de Juancho Entrecanales, en la lujosa urbanización, ubicada en puro centro de Madrid, de El Viso. Felipe de Borbón siempre se ha entendido mejor con Juan Entrecanales y su hijo Juancho, que con José María Entrecanales y su hijo José Manuel, quien, en principio, va a convertirse en el nuevo mandamás de todo el entramado. Y la cena tiene su enjundia, porque otra hermana, Inés Entrecanales, igualmente accionista de este megagrupo constructor, está casada con Pelayo Primo de Rivera, hijo de Miguel Primo de Rivera, el amigo íntimo del Rey de España… que no ha sido invitado a la boda.


Fue en casa de Miguel Primo de Rivera, en pleno Paseo de la Castellana, donde, al regreso de una cacería, Juan Carlos I se confesó, el mismo día en que se hacía público el compromiso del Príncipe Felipe con Letizia Ortiz. En aquel entonces, Hispanidad publicó que la frase fue “Mi hijo se va a cargar la Monarquía”. La verdad es que el monarca estaba tan enfadado que sus palabras reales fueron: “Este cabrón se carga la Monarquía”.


Es más, semanas después, y ante las quejas del Príncipe heredero, el Rey de España se vio obligado a pedirle a Miguel Primo de Rivera que hablara con sus hijos. Más en concreto con Pelayo, a quien, en pocas palabras, doña Letizia le cae un poco gordo (como a otras muchas amistades del Rey y del Príncipe, dicho sea de paso). Amigos de don Felipe la llaman la periodista (calificativo con la que expresan la acepción que la alta sociedad española tiene de los periodistas: los que se creen que saben de todo y no saben de nada). El caso es que Pelayo se había propasado y el Rey le pidió a su amigo que reconviniera su hijo. Miguel Primo de Rivera le respondió: “Señor, lo haré, pero como usted sabe mejor que nadie, a partir de ciertas edades los hijos no hacen caso de sus padres”. Pues bien, los Primo de Rivera no han sido invitados a la boda.


1.400 invitados son muy pocos invitados para la boda del Príncipe de Asturias. Sin embargo, los Reyes no han querido ampliar un aforo a todas luces insuficiente. No, no parece que el Rey esté entusiasmado con la boda de su hijo. Es más, que amigos suyos muy queridos, como Jaime Carvajal, no hayan sido invitados, no se acaba de entender. Amigos con una saga de tres generaciones al servicio de la Corona (Alfonso XIII, Juan de Borbón y el propio Juan Carlos) han quedado fuera de las invitaciones. Muchos de ellos se han dado de baja de la Monarquía y empiezan a poner tierra por medio. Otros manifiestan que su monarquismo llega hasta don Juan Carlos. Esta será la boda de Felipe VI, pero no de Juan Carlos I.


Al tiempo, el Príncipe Felipe no colabora para darle la vuelta a este estilo de cosas. Un detalle: fue la periodista Pilar Urbano, verdadero sostén de la causa monárquica, quien dio a entender que el Príncipe había colocado a sus padres ante un hecho consumado: O aceptaban a Letizia o tiraba la toalla. Lo cual, dicho de paso, es rotundamente cierto. Sin embargo, el pasado domingo 16, con una ristra de enrevesados matices, retorcidos como una viruta, Pilar Urbano, nada menos que desde las páginas de El País, decidía desmentir la historia. Es decir, el Príncipe no sólo insiste, sino que no está dispuesto a aceptar consejo alguno.


Mientras tanto, otros valedores de la causa monárquica, recuerdan que el estilo Letizia (“Letizia la ficticia” es otro de su apodos más habituales) puede causar serios contratiempos a la Monarquía. Otro detalle: en el programa de Radio Intercontinental del jueves 20, Mundo Noticias, que dirige Carlos Peñaloza, era entrevistada la peluquera Gloria Delgado (propietaria de la cadena de peluquerías de lujo Aguilar Delgado). Delgado, con exquisita ingenuidad, aclaró que tuvo que viajar a Dinamarca para arreglar el peinado de Letizia Ortiz, que quería ir bien guapa a la boda de Federico De Dinamarca y la australiana Mary Donaldson. Lo caro que va a salir el peinado de doña Letizia. Como afirma un historiador que escuchaba el programa, eso no lo hacía ni Eugenia de Montijo, ni Sissi Emperatriz, oiga. Una fruslería, si se quiere, pero que colabora a una idea que ha calado, no sólo entre la opinión publicada española, sino también entre la opinión pública: Juan Carlos I se ganó el Trono, pero el futuro Felipe VI se comporta como quien considera que no necesita ganárselo. Eso sí, sin renunciar a uno solo de sus privilegios.


Demasiados contratiempos que parecen abocar a un proceso novedoso en España desde la muerte de Franco. La causa monárquica languidece. Por vez primera, los Borbones son cuestionados hasta por los propios monárquicos.



http://www.hispanidad.tv/noticia.aspx?ID=1452


Citas celebres:

"Me preocupa que en España no haya apenas monárquicos, sino juancarlistas". (Juan Carlos I).

"Este cabrón se carga la monarquía" (Juan Carlos I sobre su hijo Felipe).

"Una reina no debe tener pasado, porque el pasado siempre se hace presente". (Juan de Borbón).

"Todo está atado y bien atado". (Francisco Franco).

"No consiento que se hable mal de Franco en mi presencia". (Juan Carlos I).

Si cualquiera puede ser reina, ¿por qué cualquiera no puede ser rey? (Anónimo).

El único privilegio que no tiene un rey es el de ser como los demás. (Anónimo).

Avatar de Usuario
chorradas

Mensajepor chorradas » Mar 26 Dic, 2006 11:38 pm

ya sabemos que sois monarcofachas, todo esto es muy viejo, así empezó el foro aquel patrocinado por los fachas, el letiziaonline, con estas chorradas

Avatar de Usuario
La Leti

Mensajepor La Leti » Mié 27 Dic, 2006 12:11 pm


Avatar de Usuario
MAR _GA

Mensajepor MAR _GA » Mié 27 Dic, 2006 5:29 pm

QUE FUERTE!!!!! NO ME EXTRAÑA, CON ALGUIEN IMPRESENTABLE COMO FICTIZIA...POBRE ESPAÑA...

Avatar de Usuario
Invitado

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor Invitado » Vie 06 Abr, 2018 3:43 pm

Imagen

Jaime Peñafiel: "La Reina Letizia es agresiva y tiene acojonado al Rey Felipe"

La infanta Margarita, Telma Ortiz, Marie Chantal, Olivia de Borbón... Han sido muchas las opiniones sobre el enfrentamiento entre las reinas a las puertas de la catedral de Mallorca pero aún quedaba la del experto en Casa Real más ácido de todos los tiempos: "La Reina Letizia tiene acojonado al Rey Felipe", ha dicho Jaime Peñafiel.

El periodista intervino este jueves en los programas Anda Ya y El Programa de Ana Rosa para incidir una vez más en el carácter complicado de la reina: "A Letizia es difícil reconducirla, es libre e independiente, pero si entras en una Familia Real... Tienen que parecer ejemplares y ella no lo es", aseguró.

En su línea, Peñafiel se mostró muy crítico con la actitud de la esposa de Felipe VI: "Letizia va por libre, tiene un marido que es muy buena persona, pero que está acojonado con ella para que no salte. Es una mujer incontrolada e incontrolable. Tiene un carácter endiablado y ya lo demostró en su pedida de mano".

En su entrevista para el diario El nacional, el periodista dio un paso más y aseguró que Letizia es incluso violenta: "Letizia tiene un carácter violento, es incontrolable, agresiva, maleducada... Todo eso y mucho más". Afirmó que odia Mallorca y que desde su llegada a Zarzuela, la ruptura familiar ha sido progresiva e inevitable: "Ella es una persona muy maleducada, muy soberbia y con una protección ridícula a sus hijas. Lo que ocurre es que la niña mayor está siendo una especie de copia pequeña de su madre. Está creciendo también como una niña maleducada. No es de recibo que le apartara la mano a su abuela", aseguró.

Además, Peñafiel añade que Letizia es una persona "provocadora", que "ha inculcado odio a las niñas hacia su abuela" y que en Casa Real "no hay nadie que pueda reconducirla, como tampoco decirle que deje de meterse bótox en la cara". Y lanza una dura teoría: "Con el daño que le ha hecho a Felipe, dudo que siga enamorado de ella. Ya lo dijo Juan Carlos, o se divorcian o ella acaba con la Monarquía".

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor Invitado » Dom 22 Jul, 2018 1:51 pm

Imagen

Fricciones en la Familia Real
Letizia ajusta cuentas con su suegro en silencio: ¿quién decías que se cargaría la Monarquía?


A pesar de que su suegro, Don Juan Carlos, ha asegurado en público y en privado en muchas ocasiones que su nuera iba a terminar con la Corona, lo cierto es que de quien se dice eso ahora es del Rey emérito y no de la reina Letizia. Así ha vivido la esposa de Felipe VI la publicación de los asuntos de su suegro.

"Me quedo un rato, me hago la foto y me marcho". Esa frase resume la emoción y las ganas que la reina Letizia tenía, el pasado 5 de enero, al acudir al almuerzo del cumpleaños de su suegro, Don Juan Carlos, con motivo de su 80 cumpleaños. Y así fue. La esposa de Felipe VI apareció, saludó sólo a un número reducido de personas, se hizo la foto con el resto de su familia política y, sin probar bocado, se marchó. Allí se quedaron su marido, Felipe VI, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

Este es sólo un ejemplo para ilustrar cómo es la relación entre el Rey emérito y la esposa de su hijo: tensa, delicada y prácticamente inexistente desde los últimos cuatro años. Siempre han tenido una relación más cordial que familiar.La reina Letizia ha aguantado con bastante estoicismo todos los desplantes del padre de su marido desde que llegó a Zarzuela en el año 2003. Ha tenido que oír muchos comentarios de su suegro, delante de ella y a sus espaldas.

"Lo que duren"

No se había convertido todavía en Princesa de Asturias cuando Don Juan Carlos cenaba con un grupo de amigos en la residencia de uno de ellos. El anfitrión de la noche levantó su copa y dijo: "Por España, por el Rey y por la boda de los Príncipes". A lo que el ahora Rey emérito apuntillo: "Lo que duren", ante el asombro de todos los asistentes.


Imagen
Juan Carlos, Letizia, Felipe y Sofía en la boda de los Reyes actuales.


Don Juan Carlos nunca ha hecho nada por acercarse a la actual Reina y con sus nietas la convivencia tampoco es fluida; es prácticamente inexistente. Hay muy pocas fotos de Juan Carlos con las niñas y ninguna participando en actividades lúdicas. Ya convertida en Princesa, Letizia tuvo que "tragar mucho" -según la expresión de una amiga de ella- con los feos de su suegro. Uno de los más comentados fue el que ocurrió en 2005 delante de toda la familia. Acompañados por Constantino de Grecia y su mujer, Ana María, estaban comentando la situación de Irak, que en aquellos momentos estaba en plena guerra. La esposa de Felipe VI se extendió en exceso a la hora de dar su opinión, dando un pequeño discurso de diez minutos acerca de las cuestiones a las que se enfrentaba el pueblo iraquí (no hay que olvidar que ella hizo un breve viaje al país de Oriente Medio cuando trabajó en los informativos de TVE). En un momento dado, Don Juan Carlos interrumpió a su nuera y le dijo: "Letizia, ya sabemos que eres la más inteligente de la familia, pero por favor, deja hablar a los demás".

La esposa de Felipe VI no puede olvidar los desplantes que le ha hecho su suegro en el pasado lejano y más cercano. Hace un par de veranos, ya con Felipe VI proclamado y delante de ella y de su marido, Don Juan Carlos le comentó a un amigo en el Club Naútico de Palma de Mallorca: "Desde que es Reina la vemos más contenta, ¿no?".


Nunca le pareció adecuada

No es una novedad contar que la relación suegro-nuera nunca ha sido un camino de rosas. El Rey emérito siempre pensó que su hijo se equivocaba en la elección de la mujer para compartir su vida y su trono y así se lo hizo saber en 2003 cuando Felipe VI presentó a Letizia a sus padres. Nunca le pareció adecuada, por muchas razones. Siempre ha manifestado su temor a que sea la culpable de un posible final de la Corona en España.

Sin embargo, en estos momentos en que la institución vive una de sus situaciones más complicadas por culpa de 'las cintas de Corinna', la esposa de Felipe VI no tiene nada que ver, mientras que todas las miradas se sitúan en don Juan Carlos.

Cuando el pasado miércoles día 11 de julio EL ESPAÑOL publicó la noticia de las cintas de la examante del Rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, Letizia tenía una jornada normal de despacho. Con las niñas en Estados Unidos, -en un lugar que nadie sabe para guardar su intimidad; bajo amenaza de la Reina al que revele dónde se encuentra el campamento de la Princesa de Asturias y su hermana- la esposa del Rey preparaba su agenda de los próximos días cuando le avisaron.


Imagen
Foto de reconciliación después del incidente entre la reina Letizia y Doña Sofía el pasado abril en Palma.


Y así, tranquila, en su día a día, espera la Reina a que su venganza llegue sola. Puede que ella no guarde las formas o sea una persona cuya relación con el resto de la Familia Real llene páginas y páginas en los medios de comunicación por no ser ni cordial. Pero lo cierto es que su familia política se está retratando sola: con Urdangain en la cárcel y las revelaciones de Corinna mientras Letizia continúa con su agenda sin nada que comentar.

"Para ella es un momento dulce, porque al final se demuestra que ella no es tan mala, ¿no? Puede que saque los pies del tiesto alguna vez, pero sigue siendo impecable en el desarrollo de su labor como Reina", reflexiona una amiga personal de Letizia.

Ajenos al asunto Corinna, los Reyes dicen o aparentan estar tranquilos. "A ellos no les afecta de forma directa, es cosa del pasado. Lo que sí les preocupa es otro ataque más a la imagen de la institución, lo dañada que queda la Corona. Con la entrada de Urdangarin en prisión, pensamos que quedaba cerrado el capítulo… y ahora se ha abierto un libro entero con otros protagonistas. Es el cuento de nunca acabar", señala una fuente de Zarzuela a EL ESPAÑOL.


La conexión con el primo Álvaro

Pero esta afirmación no es del todo cierta. En las grabaciones de la expareja del Rey emérito, entre los muchos datos que contaba Corinna estaba el nombre del hombre de paja del anterior Rey para mantener a salvo sus negocios y cuentas en Suiza: Álvaro de Orleans-Borbón. Primo de Don Juan Carlos, este amante del vuelo sin motor, ha sido el anfitrión de los actuales Reyes en varias vacaciones de verano. Primero en la mansión que los Orleans-Borbón tienen en Arcinazzo, cerca de Roma, la Villa Parodi Delfino. Y después en la casa que tienen en la isla de Ischia, en Capri.

Entre la Reina Letizia y la esposa de Álvaro, Antonella Rendina, existe una buena relación, ya que ambas tienen muchas cosas en común como mujeres jóvenes, independientes y con una profesión a sus espaldas. Además, la hija de la pareja, Eulalia -ahijada de Don Juan Carlos- tiene once años, una edad muy cercana a la de Leonor y Sofía. "Pasar unos días de vacaciones en casa de un familiar no es delito y nada tiene que ver con todo lo demás. Seguro que no repiten destino vacacional y que se alejan de ellos una temporada, pero no creen que importe mucho este dato", asegura la citada fuente.

Sin embargo, la noticia de 'las cintas de Corinna' no sentó igual de bien a todos los miembros de la familia real. Según la periodista Pilar Eyre, el Rey Don Juan Carlos sufrió un ataque de ansiedad tras conocer la publicación de las declaraciones de su examante y necesitó la asistencia médica del doctor Miguel Fernández-Ruano, médico oficial de la Casa del Rey.

Imagen
El rey Juan Carlos, Álvaro de Orleans-Borbón y su esposa Antonella en un Gran Premio de MotoGP.

Tras la ya bautizada 'crisis de las Reinas' en Palma de Mallorca el pasado mes de abril, donde Don Juan Carlos se posicionó claramente a favor de su mujer, Doña Sofía, el Rey emérito comentaba a sus amigos de regatas en Sanxenxo, Galicia, que ahora él lo único que quería era que con su nuera "corra el aire". Nunca ha habido química entre ellos y, desde que es Reina, menos todavía. Ha habido desplantes reales, visibles e incómodos por parte del anterior jefe del Estado, que la llegó a calificar como "una divorciada más".

A pesar de todo, el propósito en la Familia Real es seguir manteniendo las formas y suegro y nuera se verán las caras en Palma de Mallorca. El rey Don Juan Carlos ha decidido volver a competir este verano en la Copa del Rey de Vela, en la que no participaba desde hacía cuatro años, como confirmó hace algunas semanas su amigo y armador, Josep Cusí. "Nos han invitado a participar y lo haremos en la Clase 6 metros, que es lo que mide nuestro nuevo barco, que en realidad tiene 80 años y está perfectamente restaurado, es precioso, de madera. Hay algunos inconvenientes, pero nos encantaría volver", expresó Cusí.

La primera semana de agosto, pues, es otra fecha marcada en rojo para los responsables de ese equilibrio que cada vez se tambalea más. Palma estaba preparada para recibir de nuevo como regatista al Rey, esencial para este deporte en España, y ahora todo es demasiado complejo. Juan Carlos I ganó su quinta Copa en el año 2000 y a sus 80 años esperaba con entusiasmo poder recordar esos momentos. Sin embargo, parece poco probable que su nuera acuda a recibirle o animarle desde el muelle del Club Náutico.

Avatar de Usuario
Invitado

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor Invitado » Mar 24 Jul, 2018 8:54 pm

Imagen

Las dos veces que Juan Carlos le dijo al rey Felipe que se divorciara

"Felipe, moño, divórciate". Con esas palabras ha contado esta semana Pilar Eyre que el emérito se dirigió a su hijo tras el rifirrafe de las reinas en Palma. Pero no ha sido la primera vez que le hace esta petición.

El año 2018 se está presentando como una de las etapas más duras para la monarquía española. El escándalo de las cintas de Corinna que ponen en jaque al rey Juan Carlos (80 años), la entrada en la cárcel de Urdangarin (50) y la gran crisis familiar que se escenificó en Semana Santa con el rifirrafe de las reinas han conseguido que el foco mediático y crítico esté más encima de la Casa Real que nunca. Y no cesan. El número capítulo empaña, de nuevo, al matrimonio de los reyes actuales, Felipe (50) y Letizia (45).

Aquel domingo 1 de abril cuando la Familia Real se disponía a salir de la Catedral de Palma de Mallorca tras la misa de Pascua sucedió lo que días después España entera no pudo dejar de analizar: la pelea entre la reina Sofía y Letizia. La esposa de Felipe quiso impedir por todos los medios la foto de la emérita con sus hijas a las puertas del templo y se colocó delante obstaculizando la labor de los fotógrafos. Un gesto que no gustó al rey Juan Carlos, que ya en ese momento se mostró atónito ante lo que veía delante de sus ojos e incluso llamó la atención de su hijo para que frenara tal desencuentro. Después de este suceso, Pilar Eyre cuenta en su columna de LECTURAS que el emérito se dirigió a su hijo y le expresó: "Felipe, moño, divórciate de una vez. ¿Adónde vamos a llegar?".

El hecho revelado por la periodista se desconocía hasta ahora, pero no así la petición de Juan Carlos a Felipe, y es que no es la primera vez que el rey emérito le hace tal sugerencia a su vástago. Algunas de las actitudes de Letizia no son del agrado de su suegro y éste nunca ha disimulado, y menos ante su hijo.

Hace cinco años, en el verano de 2013, la Familia Real pasaba los primeros días de agosto en su palacio estival por excelencia, Marivent. Como cada año, los Borbón se reunieron con los nietos y abuelos en Mallorca, pero por encima del posado familiar lo que más resaltó ese año fue la gran crisis que se evidenciaba en el matrimonio de Felipe y Letizia. Existió una gran bronca entre ellos que produjo la tardía llegada de la reina a la isla; además del hecho de que apenas se dejara ver por la zona y todo se tornó en algo innegable cuando la reina volvió a Madrid mucho antes de lo previsto, dejando a su marido y sus hijas en Baleares. "Esa vez se oyó claramente al rey Juan Carlos decirle a Felipe -tras marcharse Letizia y dejarles allí tirados-: 'Divórciate', esa es la crisis más rotunda y oficial que ha habido entre ellos", explica Jaime Peñafiel a JALEOS.

Imagen

Y es que antes incluso de casarse, el rey emérito ya 'predijo' que el matrimonio de su hijo le iba a traer quebraderos de cabeza: "Cuando se disponía a realizar el anuncio del compromiso de Felipe y Letizia, Juan Carlos estaba de cacería con un amigo al que le dijo: 'Mi hijo con esta boda se carga la Monarquía'", cuenta Peñafiel.

Avatar de Usuario
Invitada

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor Invitada » Mié 25 Jul, 2018 8:57 am

QUIEN HA ABIERTO ESTE TEMA.
ALGUNO DE LOS QUE ACOMPAÑARON EL BISNIETO DE FRANCO LUIS ALFONSO AL VALLE DE LOS CAIDOS



Luis Alfonso es hijo de Alfonso de Borbón y Dampierre, duque de Cádiz y de María del Carmen Martínez-Bordiú y Franco y por lo tanto bisnieto de Francisco Franco, el cual ha sido objeto de polémica por haber asistido el pasado Domingo a una Misa convocada por redes sociales para pedir, la no exhumación de los restos de su bisabuelo del Valle de los Caídos.

Avatar de Usuario
Invitado

Este cabrón se carga la Monarquía

Mensajepor Invitado » Mié 25 Jul, 2018 5:46 pm


Y VAN DOS: EL REY JUAN CARLOS LE PIDIÓ A FELIPE QUE SE DIVORCIASE
Según la periodista Pilar Eyre el Rey Juan Carlos I le pidió a su hijo el Rey Felipe VI que se divorciase tras el rifirrafe de las reinas Letizia y Sofía en Palma de Mallorca el domingo de Pascua este año. No sería la primera vez que ocurre, lo cual sin embargo la consorte Letizia ha sabido y le ha dolido conocer la arenga de su suegro a su marido. Razón por la cual otro medio publica que una amiga de la Reina Letizia afirma que la soberana estaría contenta de que las cintas de Corinna hablando sobre los asuntos turbios de Juan Carlos, se hayan hecho públicos




Volver a “La Casa Real”