PEÑAFIEL Y EL REY REPUBLICANO

Las últimas noticias de la Realeza. Monarquía vs. República
¿Cuánto reinarán Felipe VI y Letizia?


Imagen

Avatar de Usuario
Alalba

PEÑAFIEL Y EL REY REPUBLICANO

Mensajepor Alalba » Mié 03 May, 2006 1:34 pm

El Rey Juan Carlos y su encuentro republicano

Jaime Peñafiel

El pasado jueves, 27, el Pleno del Congreso dio luz verde a una proposición de ley que reconoce a la II República como antecedente de la actual democracia.

Ítem más: que el año presente del 2006 sea declarado “Año de la Memoria”, en homenaje y reconocimiento a todos los hombres y mujeres que fueron víctimas de la Guerra Civil española, así como de cuantos padecieron, más tarde, la represión de la dictadura franquista con el exilio.

El PSOE y sus socios no parecen tener mucha memoria. Si la tuvieran, recordarían que fue Su Majestad el Rey Juan Carlos el primer español en rendir homenaje y reconocimiento a los republicanos, en un sencillo y emotivo acto, celebrado en la Embajada española en México, el 18 de noviembre de 1978.

A este periodista le cupo la satisfacción, profesional y personal, de ser uno de los excepcionales testigos de aquel momento histórico.

Sucedió con motivo de la primera vez, en más de cuatro siglos y medio, que un rey de España, un jefe de Estado español, pisaba las altas mesetas del Anahuac, en las que le dieron la bienvenida y le aclamaron mayas, nahuas, farascos, otomies y zapotecas, hombres y mujeres que forman la pluralidad de razas de este viejo país que es México, y 7.000 españoles exiliados.

Nada más importante, entrañable y lleno de emoción, que aquel esperado encuentro entre los Reyes de España y los españoles que, a lo largo de tantos y tantos lustros, llevaban viviendo a la fuerza lejos de la patria.

Entre las millares de emotivas escenas que se produjeron, tantas como españoles allí, hubo una de excepcional significado: el encuentro de Don Juan Carlos y Doña Sofía con doña Dolores Rivas, la viuda de Manuel Azaña, el último presidente de la II República que hoy se intenta homenajear en el Parlamento.

Este periodista, junto a otro compañero de la oficiosa Agencia Efe, fueron los dos únicos autorizados a ser testigos de este importante encuentro, por lo que de significativo, a todos niveles, humano y político, tenía.

El escenario, un pequeño salón de la Embajada española en México cuyo titular era, entonces, Coronel de Palma, un gran embajador.

La viuda de Azaña, de cabellos muy blancos, con elegante traje estampado, aguardaba, sentada y muy nerviosa, la llegada de los Reyes, acompañada de uno de sus sobrinos.

De repente se abrió la puerta de la sala donde nos encontrábamos y entraron Sus Majestades.

Doña Dolores se puso en pie y, con una emoción intensa, visible en su anciano rostro bañado por las lágrimas, estrechó temblando la mano que le tendía el Rey. Sin soltarla saludó, con la otra, a la Reina y, manteniendo en cada una de ellas las manos de los reyes, musitó con voz temblorosa y emocionada: “Lo que hubiera dado Manuel por ver esto. Él quiso siempre la reconciliación entre todos los españoles”.

Don Juan Carlos, que tampoco era ajeno a la emoción del momento, le respondió: “Aunque yo soy todavía joven, lo sé”.

Cuando el Rey se despedía de ella con un entrañable beso, la ilustre dama, con voz temblorosa y el rostro bañado de lágrimas, le musitó, al tiempo que le abrazaba: “Por fin los españoles estamos, de nuevo, unidos”.

Por qué no se ha recordado este significativo encuentro con el que el Rey rindió homenaje, nada menos que en la persona de la viuda de Azaña, a todos los republicanos y por ende a la II República?

Después de este gesto real, el PSOE y sus socios quieren imponer, en el Congreso, lo que el Rey hizo, voluntariamente, hace nada menos que 28 años, demostrando que esa frase de que la monarquía española es una república coronada, no es sólo una frase. Tampoco que el Rey es el primer republicano.



Volver a “La Casa Real”