Isabel Preysler y adosados

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 15 Jul, 2014 2:08 am



Tamara Falcó: 'Me encantaría verme enamorada'
Sonriente y simpática como siempre, cuenta que ella y Enrique Solís, hijo de Carmen Tello, son sólo buenos amigos





Tamara Falcó: ' Lo que quiero es encontar el amor de mi vida'
La hija de Isabel Preysler ha hablado de su relación con Enrique Solís





Isabel Preysler: 'Enrique Solís es estupendo, simpático y muy buen amigo de Tamara'
La madre de Tamara Falcó sólo tiene elogios para Enrique Solís

Avatar de Usuario
VALMER
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 4
Registrado: Dom 03 Ago, 2014 5:37 pm

Mensajepor VALMER » Mar 05 Ago, 2014 6:17 pm

Isabel,era la más famosa y mas elegante de los años 90,y su hija ha heredado toda la belleza y elegancia de su madre. :roll: :roll:

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18884
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Mié 06 Ago, 2014 2:52 am

Para gustos colores. A mi me gusta mas de cara y en elegancia,Paloma Cuevas,la mujer del torero Enrique Ponce. Admito que tanto Paloma Cuevas como Isabel son 2 cursis insufribles buenas clientas de HOLA! Ahora, Tamara, es 1 pobre idiota,me parece mas guapa su hermana Ana. Pero como te digo, cada persona tenemos diferentes gustos.

Avatar de Usuario
Invitada

Parece mayor

Mensajepor Invitada » Jue 07 Ago, 2014 8:02 pm

Assia escribió:Para gustos colores. A mi me gusta mas de cara y en elegancia,Paloma Cuevas,la mujer del torero Enrique Ponce. Admito que tanto Paloma Cuevas como Isabel son 2 cursis insufribles buenas clientas de HOLA! Ahora, Tamara, es 1 pobre idiota,me parece mas guapa su hermana Ana. Pero como te digo, cada persona tenemos diferentes gustos.




Tamara supongo que fue su madre quien la aconsejo operarse la nariz , no resulto bien la operacion , la hace mayor

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18884
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Vie 08 Ago, 2014 10:47 am

Es muy probable Invitada que tengas razon,pero hay que ver la de ''PAGNE'' que esta ganando esta vaguita de Tamara '' confesandose'' a los medios de comunicacion basura SU ''FERVOROSA RELIGION'' y ahora con ese ''intimo amiguito,'' hijo de Carmen Tello. Si, Tamara aprendio muy pronto el GRAN NEGOCIO DE MAMAITA: VENDER HISTORIAS E INTIMIDADES AUNQUE SEAN ESPIRITUALES COMO ''LA PRONTA CONVERSION DE TAMARA Y SU FERVOR RELIGIOSO, CATOLICO,APOSTOLICO Y ROMANO Y AHORA, SU ''INTIMA'' AMISTAD CON 1 HIJO DE CARMEN TELLO. TODO VALE SI TAMARA COMO SU MAMA, SE LES ''PAGA BIEN.''

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Jue 11 Sep, 2014 3:20 am

Imagen

En el próximo aniversario ponen en portada las ecografías de este par. Al tiempo

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Mar 30 Sep, 2014 1:35 am

Familiares y amigos arropan a Isabel Preysler

Carmen Martínez Bordiú y Nuria González se han acercado a la casa de Miguel Boyer e Isabel Preysler tras el fallecimiento de aquel. Amigos del fallecido y su esposa acuden ya al tanatorio, donde han llegado a media tarde Preysler, con su madre y su hija Ana.

    Imagen

    El ministro de economía, Luis de Guindos, ha acudido a la capilla ardiente.


    Imagen

    El empresario y expolítico del Partido Popular Manuel Pizarro, actualmente adjunto a la presidencia del Corte Inglés.


    Imagen

    Esperanza Aguirre.


    Imagen

    El sucesor de Miguel Boyer en el cargo de ministro de Economía, Carlos Solchaga, se acercó esta mañana hasta la clínica Ruber Internacional (donde falleció Boyer) donde destacó la importancia que Boyer tuvo en la historia reciente de España.


    Imagen

    El abogado Antonio Garrigues Walker.


    Imagen

    Cayetano Rivera.


    Imagen

    El padre Ángel


    Imagen

    Iñaki Gabilondo y su mujer, Lola Carretero.


    Imagen

    El escultor Adolfo Barnatán, ex marido de Elena Benarroch.


    Imagen

    Cari Lapique.


    Imagen

    Luis Alfonso de Borbón y su mujer, Margarita Vargas, a su llegada al tanatorio.


    Imagen

    Elena Cue, esposa de Alberto Cortina.


    Imagen

    Marisa de Borbón.


    Imagen

    También la familia real ha enviado sus condolencias.


    Imagen

    Alfonso de Borbón, a su llegada al tanatorio.


    Imagen

    Nuria González, esposa de Fernando Fernández Tapias.


    Imagen

    Carmen Martínez Bordiú, gran amiga de la viuda, se ha acercado a la vivienda de Puerta de Hierro.


    Imagen


    Imagen

    Preysler ha llegado al tanatorio acompañada de su madre (delante) y su hija Ana a su (izquierda).


    Imagen

    Tamara Falcó.


    Imagen

    Preysler, acompañada de familiares y amigos en el tanatorio.


Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 04 Oct, 2014 2:34 am

Imagen


ISABEL PREYSLER
Ha sufrido esta semana su golpe más duro, perder a su marido, Miguel Boyer, con el que llevaba casada 20 años. No se perdona no haberse despedido de él. Desde su entierro, ella está encerrada en casa

EL AMARGO ADIÓS AL GRAN AMOR DE SU VIDA

ROSA VILLACASTÍN / PILAR VIDAL



El pasado sábado, 27 de septiembre, Miguel Boyer (75) se sintió indispuesto y acudió junto a su esposa, Isabel Preysler (63), al hospital Ruber Internacional para someterse a una revisión de urgencia. Nada alarmó a los médicos, que decidieron enviarle a casa. Al día siguiente, lo pasó en familia celebrando, con 24 horas de adelanto, su santo. «Fue una comida muy agradable. Miguel quería que Ana estuviera y como entre semana trabaja, decidieron celebrarlo un día antes», aseguran fuentes familiares a LOC.

Nada hacía presagiar el fatídico desenlace. La madrugada del lunes, Miguel amaneció casi sin poder respirar. Junto a Isabel y Ana salieron precipitadamente de nuevo hasta el citado centro hospitalario. Eran las 8.30 horas y Boyer ingresó de urgencia. Isabel y Ana aguardaban en la sala de espera. A las 9.30 horas, la doctora Mercedes Cuesta, directora médica del centro, les certificó el fallecimiento de su marido y padre, a causa de un tromboembolismo pulmonar. No se pudieron despedir de él: «Ésa es su mayor pena. Es algo que les va a costar superar», prosiguen.

Apenas habían pasado tres horas de la muerte, cuando el también ex ministro de Economía y amigo íntimo del matrimonio, Carlos Solchaga, atendía a los medios de comunicación a la puerta del Ruber. «Isabel, como es natural, está desolada porque todo ha sido muy repentino. Yo tampoco he podido despedirme de él, tenía pensado ir después del verano a verle, pero no pude. Era mi amigo, mi compañero político».

A las 14.00 horas, los restos mortales del ex político salieron hacia el madrileño tanatorio Parque de San Isidro. La viuda, su hija Ana, Tamara (hija del marqués de Griñón, aunque él siempre la trató como suya), así como otros familiares, abandonaron el hospital en dirección al domicilio familiar en la exclusiva zona de Puerta de Hierro, en Madrid. Durante cuatro horas, Isabel no dejó de llorar; seguía conmocionada por lo que acababa de suceder unas horas antes. Sólo sus íntimas, Carmen Martínez-Bordiú, Nuria González, mujer de Fernando Fernández Tápias, y Cari Lapique vivieron el shock post mortem junto a Isabel. Allí aprovechó para hablar con sus otros tres hijos, Julio José, Enrique y Chabeli.

«Aunque ellos insistieron en venir a Madrid, ella les pidió expresamente que no se movieran, que debían atender sus compromisos profesionales, sobre todo Enrique, que tenía concierto», relatan. A las 18.00 horas, Isabel sacó fuerzas de donde pudo para llegar al tanatorio cogida de la mano de su hija Ana y de su tía María Mercedes Reinares y Arrastia, embajadora de Filipinas ante la Santa Sede y a la que muchos confundieron con la madre de Preysler. Betty Arrastia, progenitora de la socialité, se encontraba en el país asiático.

Imagen

UN AMOR A PRUEBA DE TODO. La relación de Isabel y Miguel empezó siendo una atracción física, un juego peligroso, que después de dos décadas se ha convertido en la «historia de amor más bonita del mundo», según ella

Durante las casi cuatro horas que permaneció abierto el velatorio, fueron muchos los que acudieron para despedirse. Entre ellos, grandes amigos de Miguel, como el banquero José María Amusátegui y su esposa Amalia de León, en cuya casa de Marbella la pareja estuvo de incógnito una semana este verano. Otra de las que arropó en tan duro momento a la familia fue Petra Mateos, jefa de Gabinete cuando Boyer asumió la presidencia del Banco Exterior de España, además de confidente en los comienzos de su relación con Isabel. Hubo una sala destinada exclusivamente para los amigos íntimos de Ana.

Poca presencia socialista, a pesar de que fue militante del PSOE desde los años 60 hasta que abandonó el partido en 1985. Aunque Alfonso Guerra se enfrentó políticamente a él, le llamó cuando sufrió el ictus y ha seguido preocupado por su evolución. El tiempo cura las heridas. Otras personalidades que quisieron decirle adiós fueron Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura, o el periodista Iñaki Gabilondo, quien compartió con Miguel su último acto público. Fue en enero de 2013 cuando Boyer participó en un coloquio del Club Siglo XXI. «Gracias a mi mujer me he salvado», dijo en su reencuentro con la prensa.

Por eso quizás la noche de este lunes fue tan dura para Isabel. «Gracias, muchas gracias» expresaba sobre las 21.30 horas de la noche, cuando abandonaba el tanatorio. Todavía con las gafas de sol, que ocultaban unos ojos ahogados en llanto. Se trasladó de nuevo al domicilio, donde no pegó ni ojo acompañada por sus hijas.

Una noche de dolor que dio paso a una mañana de tristeza: la del último adiós. Sobre las 11.00 horas del martes, la familia Boyer-Preysler acudía al cementerio de San Isidro. Isabel recibió el apoyo de dos jóvenes. A la entrada, el tenista Fernando Verdasco (30), pareja de Ana, la llevaba de la mano. El deportista viajó desde Pekín para arropar a su novia y su familia. De esta forma, quedaba patente la seriedad del compromiso sentimental entre ambos.

A la salida del entierro, Isabel se apoyó en otro joven, Hugo Imedio (25), uno de los nietos de Miguel, hijo de Laura, fruto del primer matrimonio de éste con la ginecóloga Elena Arnedo. Las diferencias entre el ex ministro y sus hijos se habían arreglado a lo largo de estos años. «Miguel no dejó instrucciones a nadie de cómo proceder tras su muerte. Como agnóstico y de izquierdas, lo lógico es que hubiera elegido el cementerio civil para ser enterrado. Pero sus hijas y su esposa decidieron enterrarle en San Isidro, y así tener un lugar donde poder ir a rezarle y ponerle flores», aseguran. A las 14.00 horas, partieron de nuevo a la residencia familiar, de donde Isabel no ha salido hasta el momento. «Está hundida, no coge el teléfono a nadie, ni a sus más íntimos. Como buena oriental que es, no exterioriza nada, es muy introvertida y disciplinada. Unas cualidades que le han servido para sobrellevar mejor la enfermedad de su marido, del que no se ha separado apenas en esta última etapa de recuperación».

Miguel llevaba más de dos años intentando superar un ictus que sufrió en febrero de 2012. Jaime de Marichalar, quien sufrió una isquemia cerebral en 2001, le recomendó el centro Lescer, especializado en rehabilitación neurológica, cercano al domicilio familiar de Boyer. Hasta allí acudió durante un tiempo, pero lo abandonó porque no se sentía cómodo rodeado de otros pacientes. A partir de entonces, le atendían cuatro profesionales, entre ellos dos fisioterapeutas, en su casa.


Imagen

ECONOMÍA SANEADA

Isabel seguirá viviendo en la mansión familiar. Ubicada en la lujosa Puerta de Hierro, en Madrid, aquí recalan sus amigos y familiares. «A ella le gusta recibir y todas sus amigas que vienen de fuera se quedan allí. Además, hizo obras para que Miguel tuviera mayor movilidad e independencia».

La muerte de Boyer no afectará económicamente a Preysler, ya que el domicilio conyugal está más que pagado. Además, Preysler tiene unos ingresos elevados que cubren de sobra su mantenimiento. Lo que sí es probable es que remodele en breve parte de Villa Meona, su casa, llamada así por algunos por sus 14 baños.

Un hogar que no tiene secretos para el público, ya que en 1992 la revista ¡Hola! —una de las principales fuentes de ingresos para Isabel— publicó las fotos de cada una de las estancias, coincidiendo con el décimo aniversario de la llegada de los socialistas al poder. Esto les dañó mucho la imagen. Se vendieron un millón de ejemplares. El efecto boomerang del reportaje estuvo a punto de hundir para siempre a Isabel y Miguel. Muchos amigos del PSOE le dieron la espalda y juraron no hablarle más: la economía española hacía aguas por todas partes. Casi un mes después, Isabel intentó enderezar su imagen, yendo al popular barrio de Carabanchel a visitar a su cocinera, que había dado a luz. Algo en lo que insisten mucho las amigas de Isabel es en el hecho de que, según ellas, ésta se enamoró de Miguel cuando «era un don nadie», aunque él hasta su separación vivió en un chalé de El Viso, regalo de los padres de su primera mujer. Miguel era un hombre rico con fama de pobre. Heredó, al igual que sus otros tres hermanos, Christian, Agustín y Nicolás, este último ya fallecido, cientos de millones de pesetas en los años 70 de su abuela Carmen y una hermana de su madre.

A eso, hay que añadir el edificio familiar de la calle Velázquez, número 7, en pleno barrio de Salamanca, que vendieron por más de seis millones de euros. También atesoraba una colección de arte familiar y una casona en San Juan de Luz, en la costa sur francesa. Boyer ha vivido con holgura, pero hasta que se incorporó en 1993 como vicepresidente de FCC, imperio de las hermanas Koplowitz, no ganó dinero realmente. Se negó siempre a ser un señorito y prefería ser un hombre hecho a sí mismo. En los próximos días se dará lectura del testamento. Estarán presentes sus tres hijos, Laura, Miguel y Ana. También su viuda, Isabel, con la que se casó en régimen de separación de bienes. Nadie espera sorpresas, pues serán sus hijos los herederos finales.

Pocas profesionales ganan lo que Preysler sin salir de casa. Su sustento son su revista de cabecera y el contrato que firmó con Porcelanosa, por el que ingresa alrededor de 300.000 euros anuales. Ganaba más que su marido. Tanto es así, que a pesar de la factura que tuvieron que pagar por el primer reportaje, nunca le prohibió que los hiciera. El sustento de Isabel es a la vez su mayor secreto: conseguir estar en el candelero durante tantos años sin haber hecho nada relevante en la vida. Pero los gastos diarios de la recuperación de Boyer han supuesto un desembolso importante para la economía familiar estos dos últimos años. Isabel no ha escatimado en medios y ha dispuesto alrededor de 6.000 euros mensuales para los cuidados a domicilio de su marido. La rehabilitación más modesta en el Centro Lescer cuesta alrededor de 2.000 euros.

En los últimos tiempos, la pareja disfrutaba de una eterna luna de miel. Lo que más les gustaba era ver juntos películas antiguas en casa. En tres contadas ocasiones, Isabel se separó de Miguel. Una de ellas fue para asistir a la proclamación de Felipe VI. Este hecho hizo circular el bulo de una relación con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Una información que este suplemento desmintió y que a Preysler le hizo mucho daño.

«A partir de ahora, va a viajar mucho, sobre todo a Miami, para estar cerca de sus hijos a los que no ha visitado en estos últimos dos años. Quiere desparecer del foco mediático», comentan. Hay una serie de compromisos adquiridos previos a la repentina muerte de Miguel. En unas semanas, Isabel se trasladará hasta su país natal para la promoción navideña anual de Porcelanosa. En el viaje, le acompañará seguro su hija Tamara. Si Ana también, está por ver. A la reina de corazones se le ha roto el corazón.




Imagen ARTICULO DE PILAR EYRE

Imagen ARTICULO DE PILAR EYRE

Imagen ARTICULO DE JAIME PEÑAFIEL


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA /SÁBADO 4 DE OCTUBRE DE 2014

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 04 Oct, 2014 2:53 am

Imagen


JOSÉ VERDASCO
La familia del novio de Ana Boyer no ha faltado al sepelio. Los Boyer Preysler y ellos no habían sido presentados todavía

«NOS HEMOS CONOCIDO EN EL TANATORIO»

BEATRIZ MIRANDA



Desgraciadamente, nos hemos conocido en estas tristes circunstancias». Al otro lado del teléfono habla José Verdasco. El padre del novio de Ana Boyer (25 años), hija del ex ministro e Isabel Preysler, no ha faltado al sepelio del suegro de su hijo Fernando (30). Ni él, ni su mujer, ni su hija Sara. Un gesto muy cariñoso teniendo en cuenta que ambas familias no habían sido aún presentadas por la pareja formada por el tenista y la joven abogada, que llevan ya más de un año de noviazgo.

La presencia de los Verdasco al completo en estos duros momentos demuestra que la relación entre Ana y Fernando es muy formal. «Con nosotros es encantadora, pero es un tema particular de mi hijo. Llevan su relación en silencio y a mí me parece muy bien... Además, a quien le tiene que gustar ella es a Fernando», desliza José Verdasco, muy respetuoso con la familia Boyer Preysler.

Los Verdasco nada tienen que ver con el tenis. Pertenecen a una saga hostelera muy conocida en Madrid. Son propietarios del restaurante La Bola, famosa por su exquisito cocido madrileño y su fabuloso arroz con leche. Este local, que empezó a funcionar como bodega, lo fundó la bisabuela del clan en 1870. Una mujer asturiana a quien llamaban La Rayúa. Hoy La Rayúa es el nombre del último restaurante que han abierto los Verdasco en Majadahonda (Madrid) y del que se ocupa personalmente José, el padre del tenista, aunque la gerente es su hija Sara, de 26 años, por cierto novia de Juan, el hijo mayor de Antonio Carmona y Mariola Orellana. Sara es una joven muy responsable que controla el negocio familiar a la perfección y que, siempre que puede, acompaña a su hermano a algunos torneos. Sara, presente en muchos saraos de la city, cuenta con muchos amigos dentro de la música y de la moda de este país. Tiene un blog y se mueve entre las celebridades españolas como pez en el agua. Incluso colabora de cuando en cuando para distintas marcas. Aunque no es, en cualquier caso, la única hermana de Fernando. Hay otra chica adolescente, Ana, que aún está estudiando y que también conoce a la hija pequeña de Boyer y Preysler.

Los Verdasco forman parte de una sociedad familiar que gestiona más restaurantes muy populares en la capital, como es El Café de Chinitas, que cuenta con un famoso tablao flamenco, y que lleva Agustín Verdasco, hermano de José. La Bola, por su parte, está regentada por la tía de José, Mari Carmen, y su prima Mara. Pero aún hay un cuarto local en cuestión que se llama La Cañada, ubicado en Boadilla del Monte, y del que se ocupa otro hermano: Fernando. Todos los locales están especializados en el cocido madrileño, plato que bordan, por cierto.

José ha dejado en manos de su hija Sara la gestión de La Rayúa, aunque él va a diario para echar una mano. El resto del tiempo ayuda a su hijo Fernando con su carrera. No es su mánager, pero dirige una empresa que factura los derechos de imagen del tenista.

«Al lado de La Cañada teníamos dos pistas de tenis. Allí empezó a entrenar Fernando, que de momento quiere seguir triunfando en este deporte y no contempla en un futuro próximo dedicarse al negocio familiar», confirma José.

Imagen


Probablemente, debido a la juventud de Ana Boyer, tanto Fernando Verdasco como ella no tienen aún planes de boda. Si bien, su relación va viento en popa y este verano lo han pasado juntos. Han estado en el Masters de Miami, han viajado juntos a París e incluso han asistido a un concierto del hermano de ella, Enrique Iglesias.

Hasta la fecha no viven juntos. Ana permanece en la casa familiar de Puerta de Hierro junto a su madre, Isabel Preysler, y ha estado muy pendiente de su padre, Miguel Boyer, desde que enfermó hace dos años hasta su muerte, acontecida el lunes. Ana, que estudió Derecho y Empresa en Icade, trabaja como consultora estratégica en Madrid, pero ya ha hecho sus pinitos como imagen de algunas marcas y posa con frecuencia en ¡Hola!


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA /SÁBADO 4 DE OCTUBRE DE 2014

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18884
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 04 Oct, 2014 3:16 am

Casi nunca tengo paciencia para leer los articulos largos de ''Rosita de Alejandria.'' Algo que he leido. Miguel Boyer no dejo dicho como queria ser enterrado o algo muy parecido. Veremos a ver si Boyer dejo hecho 1 testamento para repartir su fortuna. Segun nuestra Rosita,''la familia lo enterro en el cementerio catolico para lleverle flores e ir a rezarle.'' Es que en 1 cementerio civil se prohibe llevar flores al ser querido que se ha ido.? En cuanto a rezar, el mejor sitio para rezar es la iglesia,la casa e incluso hasta en 1 cementerio civil. Segun los cristianos, Dios esta en todas partes.

Miguel Boyer ni nunca fue 1 socialista ni nunca fue 1 autentico ateo o agnostico. Menos querer lavar el cderebro de la gente,Rosita de Alejandria.

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 04 Oct, 2014 3:18 am

¿Y AHORA QUÉ? | MARÍA EUGENIA YAGÜE




Isabel y Carmen Martínez-Bordiú, de jóvenes

Por primera vez en su vida, Isabel Preysler afronta una situación nueva, la soledad de una mujer sin pareja.Casada a los 18 años con Julio Iglesias, sus siguientes matrimonios con Carlos Falcó y Miguel Boyer se sucedieron casi de inmediato, sin apenas tiempo para considerarse una mujer libre.

Cuando decidió romper con Julio, Isabel se propuso emprender una vida de diversión que no había conocido antes. En Filipinas, porque era muy joven y sus padres gente muy estricta. Y a su llegada a Madrid, porque enseguida conoció a Julio Iglesias y tuvieron que casarse antes de lo previsto, ya que estaban esperando un hijo. Cuando tuvo constancia de las infidelidades del cantante, decidió tomarse la libertad que un marido a la antigua, posesivo y celoso, no le había permitido disfrutar.

Con su vecina y amiga Carmen Martínez-Bordiú, cansada también de su matrimonio con Alfonso de Borbón Dampierre, empezaron a hacer vida social en solitario, se divertían dentro y fuera de España, pero este raro paréntesis duró poco. Enseguida apareció Carlos Falcó, marqués de Griñón , y el amor la convirtió otra vez en una señora casada y madre de nuevo.

De Miguel Boyer se enamoró perdidamente mientras era todavía la marquesa de Griñón y han estado juntos casi 30 años. Así que a los 63, Isabel se encuentra sola por primera vez, pero también tranquila.

Los dos últimos años han sido duros, durísimos. Con Miguel enfermo, la casa se había convertido en un trasiego de enfermeras, fisioterapeutas, médicos y visitas. Y era ella quien llevaba las riendas. «Lo que diga la señora», contestaba siempre Miguel Boyer si alguien del servicio le peguntaba qué hacer.

Ahora Isabel tiene que tomar decisiones de otra índole y siempre en solitario. Como qué hacer con una casa de 2.000 metros cuadrados, siete personas de servicio y unos gastos astronómicos de mantenimiento.

Su madre, Betty Arrastia, de casi 90 años, pasa largas temporadas con ella en Madrid. Sus sobrinos, los hijos de su hermana Beatriz, que murió hace dos años, están con ella a menudo. Y su hija Ana Boyer vive todavía en la casa de sus padres, pero su relación con Fernando Verdasco es seria. Podría irse cualquier día.

«Miguel Boyer era hombre de sueldazos, no de fortuna», comenta un amigo de la familia. «La economía doméstica depende de Isabel desde la enfermedad de su marido. Es de sentido común que venda la casa, demasiado grande y demasiado cara para una mujer cuya vida va a cambiar radicalmente».


    Imagen

    LOS PREYSLER. En la imagen, una foto familiar de Isabel Preysler con sus seis hermanos, sus padres y su abuela, cuando eran unos niños despreocupados en Manila (Filipinas). Tres de sus hermanos han fallecido, así como su padre y su abuela.


    Imagen

    LOS MAYORES. Han sido los grandes ausentes en la despedida del ex ministro. Son los tres hijos que tuvo Isabel con Julio Iglesias. Julio José (izq) y Enrique Iglesias (dcha) tenían trabajo, Chabeli fue persuadida por su madre para que no viajara desde EEUU.


    Imagen

    RUMORES. Desde que Miguel Boyer sufriera un ictus en 2012, Isabel ha estado siempre a su lado, apoyándole. Por eso le dolió tanto cuando se extendió el rumor de su supuesta ‘amistad’ con Florentino Pérez, a raíz de acudir juntos al besamanos real.

EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA /SÁBADO 4 DE OCTUBRE DE 2014

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 04 Oct, 2014 3:32 am

LA ‘CELESTINA’ MONA JIMÉNEZ


ALICIA MARTÍN / Lima



Aunque al principio pudiera sonar algo extraño, uno de los personajes más importantes de la Transición española fue una mujer peruana. Ella, en esos tiempos, consiguió que políticos de todos los partidos de la época se reuniesen a dialogar alrededor de una fuente de lentejas. Su nombre es Ana María Jiménez Vázquez, más conocida como Mona Jiménez.

Las lentejas de Mona pronto se convirtieron en todo un acto social. A él acudían políticos de todos los sectores y partidos. Muchos de ellos no se conocían entre sí, pero la época exigía el diálogo, a fin de darle forma al modelo de sociedad que empezaba. Cada día se elegía un tema, y Mona, siendo peruana (y por ende imparcial), hacía de moderadora. El ambiente de esas tertulias era cordial: se discutía, pero siempre de manera amigable. Aunque muchos de los asistentes eran enemigos en lo político, una vez que entraban a casa de Mona dejaban atrás las diferencias y cambiaban el rol. Sus diferencias las dejaban en la calle.

Por casa de Mona pasaron políticos como Adolfo Suárez, Manuel Fraga, Antonio Garrigues o Miguel Boyer, quien en uno de esos almuerzos conoció a quien terminaría por ser su mujer: Isabel Preysler. «Como era un poco raro que una peruana dirigiese esas tertulias, muchos pensaron que era una espía», cuenta entre risas María Rosa Álvarez Calderón, una amiga de Mona, que, además, participa desde hace algunos años en la organización de estas reuniones, que ahora tienen lugar en la ciudad de Lima.

Pero, ¿cómo termina una señora como Mona cruzando un océano para contribuir a la restauración política del país? «Creo recordar que Mona estaba casada con un español, con quien tuvo un hijo. Después de divorciarse decidió quedarse en España con su hijo, y en esa época surge la tradición de las lentejas», comenta su primo, el abogado Fernando de Trazegnies.

Años más tarde, Mona Jiménez decide regresar a su Perú natal y, para su sorpresa, se encuentra a su país en un estado poco alentador. «El país se estaba recuperando de un momento terrible, con el flagelo del terrorismo y una hiperinflación sin precedentes. Había necesidad de sanación también, como en España cuando ella llegó», afirma María Rosa.

Al principio, estas tertulias limeñas tenían el mismo formato que en España, pero poco a poco y con el paso del tiempo fueron cambiando. «Escogemos un tema vigente (el mes que viene es sobre la desaceleración de la economía), algunos de verdadera actualidad; luego buscamos al mejor ponente o protagonista del tema y lo invitamos». Se celebran una vez al mes en el mismo restaurante, el Costa Verde de Lima, de gran prestigio. «Los asistentes son principalmente políticos de diferentes partidos, periodistas y comentaristas políticos y empresarios», continúa María Rosa: «Después del cóctel, que dura casi una hora, donde todo el mundo comparte y departe con el invitado, pasamos a la mesa a comer unas lentejas deliciosas. Al postre, el invitado nos hace una presentación de unos 15 ó 20 minutos y se pasa a la ronda de preguntas».

Estas famosas comidas cambian de formato una vez al año, donde Mona, que ha declinado hablar con LOC por no encontrarse bien estos días, ofrece sus lentejas para recaudar fondos para la Fundación ANAR (Ayuda para Niños y Adolescentes en Riesgo), de la que es fundadora en el Perú y directiva.


Imagen


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA /SÁBADO 4 DE OCTUBRE DE 2014

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 18884
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Sab 04 Oct, 2014 3:33 am

Si Miguel Boyer ''era 1 hombre de sueldazo y no de fortuna...'' Habra que preguntarse si Miguel Boyer se gastaba todo ese ''sueldazo'' o invertia lo que le sobraba de ese ''sueldazo.?''

Avatar de Usuario
LOC

Mensajepor LOC » Sab 04 Oct, 2014 4:23 am

Imagen


BOYER ARNEDO
Los dos hijos que Boyer tuvo con Elena Arnedo se volvieron a acercar a él tras el ictus. La ginecóloga vive apartada de todo

LA PRIMERA FAMILIA, EN SILENCIO

COTE VILLAR



En la casa de Maestro Ripoll donde Miguel Boyer (75 años) fundó su primer matrimonio hoy sólo quedan los castaños, testigos silenciosos de aquella época. La casa, blanca y algo destartalada, está rodeada por un pequeño jardín donde Laura (49) y Miguel Boyer Arnedo (45), los dos hijos mayores del ex ministro, aprendieron a dar sus primeros pasos. El silencio contrasta con la estridencia de los flashes y las preguntas inoportunas de los años 80, cuando se conoció la historia de amor entre la entonces marquesa de Griñón y el superministro de Economía. Hoy, la casa pertenece al hijo pequeño de Boyer. Aunque ha estado presente en el último adiós a su padre, fotografiarle ha sido misión imposible. «Tampoco va a hablar», rechazan al otro lado del teléfono. De los dos hijos que tuvo Boyer con Elena Arnedo, Miguel es quien más se le parece tanto a nivel intelectual como físico. Es economista, filósofo, lector empedernido y gestor brillante del patrimonio de los Arnedo, englobado en la empresa La Moda 92. Formó su propia familia junto a Claudia, una profesora de inglés, y ambos han llevado una existencia anónima, salvo por alguna colaboración de Boyer en prensa. Aunque hubo un cierto acercamiento tras el ictus del ex ministro, fue mucho más profundo por parte de la hija mayor, Laura, que sentía un cariño muy especial por su padre. Si de aquel episodio se enteró por la llamada de un amigo —entonces las relaciones con Isabel Preysler eran gélidas—, Laura conoció de primera mano la triste noticia del fallecimiento de su padre. Ha sido, aseguran, un mazazo para una personalidad ya de por sí frágil. Laura Boyer salió muy magullada psicológicamente del turbulento divorcio de sus padres. Años después lo explicaba con detalle en su desaparecido blog Literatura y vida, en el que llegó a acusar a su madre, Elena Arnedo, de haberles criado «en el rencor». Laura se casó recién cumplidos los 20 años con el abogado Luis Imedio, compañero del Liceo Francés, con quien se fue a vivir a Miami. Tuvo dos hijos con él, Gonzalo y Hugo. El segundo era quien apretaba la mano de Isabel Preysler tras dar el último adiós a Miguel Boyer, una imagen que escenificaba la unión de las dos familias. Aquel matrimonio fracasó y Laura regresó a España, donde rehízo su vida junto a Antonio González. Con él tuvo otros dos hijos, los mellizos Amos y Antonio, dos niños muy divertidos que cuelgan sus travesuras en Youtube. Laura se divorció de Antonio en 2004, un año después de dejar el prestigioso Instituto de Empresa Familiar, en el que estuvo trabajando como Directora de Servicio de Estudios durante tres años. Después, se ha centrado en la gestión del patrimonio de los Arnedo. Elena Arnedo Soriano (72), la primera esposa de Miguel Boyer, ha preferido mantenerse estos días en un segundísimo plano. Arnedo, hija de la escritora Elena Soriano, ha sido una de las mujeres más activas en el campo del feminismo español, además de referencia en ginecología por su especialización en patología mamaria. Ella puso en marcha los primeros centros de Planificación Familiar, y es responsable de que hoy día las mujeres se sometan a revisiones periódicas. Escritora e intelectual, Arnedo no podía ser más diferente de Isabel Preysler, por lo que la deslealtad de su marido la dejó perpleja. Sin embargo, y pese a que aquello fue muy traumático, Elena nunca cobró pensión alguna de Miguel Boyer. Ella misma lo reconocía en una de sus escasas entrevistas, para La Revista de EL MUNDO: «Siempre he tenido mi trabajo, mi profesión, mi casa regalada por mis padres, mi vida». Además, rehízo su vida poco después con el arquitecto Fernando de Terán Troyano (otra potente personalidad), con quien se casó en 1986. No tuvieron hijos y aquel matrimonio también se rompió hace tiempo. En 2003 fue concejala del Ayuntamiento de Madrid y su nombre llegó a sonar como ministra de Sanidad en los años de Zapatero. Hoy lleva un par de años apartada de todo, poniendo en orden sus asuntos personales.


    Imagen

    LA BODA. El 2 de enero de 1988, a las nueve de la mañana, Isabel Preysler y Miguel Boyer entraron en el Registro Civil de la Calle Pradillo para formalizar su relación. La novia, que se había casado por la Iglesia en dos ocasiones anteriores, vistió de negro.


    Imagen

    LA HIJA. El 18 de abril de 1989 venía al mundo la benjamina de la familia, Ana Boyer Preysler. Era la tercera hija para Miguel Boyer y la quinta para Isabel Preysler. La joven, que trabaja como consultora estratégica, ha heredado lo mejor de cada uno.


    Imagen

    EL NIETO. En el último adiós al ex ministro se pudo ver a Isabel Preysler y a sus hijas muy unidas a la primera familia de Miguel Boyer. En la imagen, la viuda del ex ministro sale del entierro de la mano de Hugo Imedio, hijo de Laura Boyer Arnedo.


EL MUNDO / LA OTRA CRÓNICA /SÁBADO 4 DE OCTUBRE DE 2014




Volver a “Cajón de Sastre”