Isabel Preysler y adosados

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Jue 26 Mar, 2020 3:04 am


Desde la familia Falcó queremos dar las gracias a todas las personas que nos habéis mostrado tanto cariño y apoyo durante estas últimas semanas. En especial, nos gustaría agradecer a los médicos, sanitarios de la Fundación Jiménez Díaz y del grupo Quirón, la atención y cuidados que recibió nuestro padre desde que ingresó hasta su fallecimiento.
Nuestro Padre fue una persona excepcional, que amó a su país y trabajó por él sin descanso, como agricultor, productor de vinos e importando tecnologías que modernizaron la industria nacional. Fué un idealista, bueno y generoso con sus hijos y amigos y estará siempre vivo en nuestra memoria.
Manolo, Sandra, Tamara, Duarte y Aldara.


Avatar de Usuario
la marquesa

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor la marquesa » Mié 06 May, 2020 1:44 am

Imagen

Tamara Falcó habla por primera vez sobre el legado que le ha dejado su padre

La hija de Isabel Preysler ha compartido un mensaje recordando a Carlos Falcó

El día en el que se adelanta la portada de la revista ¡HOLA! en la que se desvela que Tamara Falcó heredará de su padre el título de marquesa de Griñón, la hija de Isabel Preysler ha publicado una serie de imágenes en la que recuerda a su fallecido progenitor y confirma la noticia con una fotografía del privilegio legal. Se la puede ver, en la primera, leyendo el libro Entender de vino, que publicó en 1999 el ingeniero agrónomo, considerado como uno de los bodegueros más prestigiosos de España, y que ha tenido ya hasta 13 ediciones. "Gracias Papi por dejarme el legado más bonito que se le puede dejar a una hija: tu amor", ha escrito la diseñadora en su publicación, en donde ha recibido en cuestión de minutos multitud de "me gusta" y comentarios recordando la figura de Carlos Falcó.

Según ha podido saber ¡HOLA!, por expreso deseo del marqués, será su hija Tamara quien ostente desde ahora el marquesado de Griñón. Una decisión inesperada y emocionante de Carlos Falcó en sus últimas voluntades, que ha querido dejarle a su hija el título nobiliario que más carga sentimental tenía para el aristócrata. Esta semana en las páginas de la revista ¡HOLA!, que está a la venta como cada miércoles en tu quiosco habitual, podrás encontrar todos los detalles en un amplio reportaje.

Carlos Falcó fallecía el 20 de marzo en el hospital madrileño Fundación Jiménez Diaz, donde había ingresado dos días antes tras haber dado positivo por COVID-19. A pesar de que sus allegados no esperaban ese desenlace, finalmente la enfermedad se lo llevaba a los 83 años -los había cumplido el pasado 3 de febrero- a causa de una neumonía. Como pudo leerse en la revista ¡HOLA!, se sometió a un tratamiento experimental para acabar con el coronavirus.

Imagen

Los cinco hijos de Carlos Falcó han conocido su última voluntad en España, incluidos los dos que viven en el extranjero: Manuel ha regresado de Londres y Aldara, de Viena. Además, tal y como publica la revista ¡HOLA! esta semana, la distinción más importante del aristócrata, el de marqués de Castel-Moncayo, con Grandeza de España, lo heredará Manuel, su primogénito. Toda la información la podrás encontrar en al revista ¡HOLA!, disponible este miércoles en tu quiosco habitual, donde también podrás ver el entrañable reportaje de Elena Tablada y Javier Ungría, que nos presentan a su hija, Camila. Además de las imágenes de Ana Obregón, optimista y sonriente, la mejor compañía de su hijo, Álex, en el hospital.

Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Jue 07 May, 2020 2:36 am

Imagen

La historia del marquesado de Griñón, título que ha heredado Tamara Falcó

Carlos Falcó expresó en sus últimas voluntades que esta distinción era para su hija Tamara, a la que adoraba

Carlos Falcó, que falleció el pasado 20 de marzo a los ochenta y tres años, expresó en sus últimas voluntades que fuera su hija Tamara quien heredara el título nobiliario del marquesado de Griñón, como ha podido saber ¡HOLA! y se puede leer en las páginas de la revista de esta semana, que está a la venta ya en tu quiosco habitual como cada miércoles. Para Carlos Falcó este título tenía un gran significado sentimental, pues lo había heredado de su rama materna y siempre quiso ser reconocido públicamente así, como marqués de Griñón, aunque también ostentaba el marquesado de Castel-Moncayo, con grandeza de España. Fue además el nombre que escogió para llamar a sus vinos.

Imagen

La historia de esta distinción nobiliaria se remonta al siglo XIX. Fue creado en 1862 por la reina Isabel II de España, en favor de María Cristina Fernández de Córdova y Álvarez de las Asturias-Bohorques, a petición del padre de esta, el militar Joaquín Fernández de Córdova y Pacheco, sexto duque de Arión y fiel sumiller de Corps de Su Majestad. María Cristina fue bautizada en palacio, con el rey Fernando VII y doña María Cristina como padrinos, y se casó con Fernando Manuel Ramírez de Haro y Belvís de Moncada, XII conde de Villariezo. Dado que la pareja no tuvo descendencia el título pasó a manos de su sobrino Joaquín Fernando Fernández de Córdoba y Osma, abuelo materno de Carlos Falcó. Le cedió este la distinción a su hijo Gonzalo Fernández de Córdoba y Mariátegui, en 1920 (falleció en 1934 y el título regresó a su padre). En 1955, la distinción pasó a Carlos Falcó de manos de su abuelo.

Imagen

Pendientes los trámites burocráticos

El marquesado adquirió esplendor en manos de Carlos Falcó gracias, entre otras cosas, al imperio vinícola que levantó en 1974. Cuando finalice la situación de confinamiento provocada por la alerta sanitaria, se llevarán a cabo los trámites burocráticos pertinentes para que el título pase a Tamara Falcó, que será la VI Marquesa de Griñón. La expedición de la Real Carta de Sucesión en el marquesado de Griñón deberá ser firmada por el Rey Felipe VI y ser publicado en el BOE. Para iniciar este proceso, el Registro General del Ministerio de Justicia tiene que recuperar la normalidad, pues, desde el inicio de la pandemia, no tramita este tipo de gestiones. El título nobiliario no conlleva ningún derecho u obligación y no se puede utilizar en el extranjero.

El resto de títulos nobiliarios que tenía Carlos Falcó los heredarán sus hijos de la siguiente manera: el más importante, el de marqués de Castel-Moncayo, distinción con Grandeza de España, lo heredará su hijo Manuel, su primogénito; su hija Alejandra ya posee, desde 2001 el marquesado de Mirabel, heredado de su abuela Hilda Fernández de Córdova y Mariátegui, madre de Carlos Falcó.


Avatar de Usuario
Invitado

Isabel Preysler y adosados

Mensajepor Invitado » Sab 09 May, 2020 2:51 am

Imagen


SORPRESA Y DESENCANTO FAMILIAR CON LA CONCESIÓN DEL MARQUESADO DE GRIÑÓN

Lo correcto hubiera sido que el título estuviera vinculado al negocio del clan, lo que ha causado decepción. El marqués dejó escrito que si Tamara renunciaba, el marquesado recaería en su hijo Duarte Falcó de la Cierva.

MARÍA EUGENIA YAGÜE


Carlos Falcó dispuso en su testamento que Tamara fuera la nueva marquesa de Griñón, el título más conocido de la familia, que da nombre a los vinos y aceites que comercializaba el aristócrata. Manolo Falcó Girod como hijo primogénito, hereda el de marqués de Castel-Moncayo, con grandeza de España, creado en 1682 por Carlos II. Un linaje más antiguo que el marquesado de Griñón, concedido por Isabel II en el siglo XIX a una antepasada de los Falcó. Xandra Falcó Girod, la segunda de los hijos, ya era marquesa de Mirabel, por voluntad de su abuela paterna Hilda Fernández de Córdoba.

Imagen

EL PALACIO DE ‘EL RINCÓN’

Palacio decimonónico, elegante y romántico al que se llega a través de un kilómetro de viñedos y árboles centenarios para toparse con una imponente fachada, torreón incluido,‘El Rincón’ es el marco ideal para el ocaso de un marqués amante de la vida y los vinos, que viene a ser lo mismo, las mujeres, la naturaleza y la Historia. Carlos Falcó heredó la mansión de una tía suya sin descendencia y allí se instaló con su esposa Fátima de la Cierva y sus hijos Duarte y Aldara. El palacio perdió poco a poco su antiguo esplendor por lo costoso de su mantenimiento y los marqueses de Griñón decidieron rentabilizarlo para celebrar bodas, eventos de moda y hasta rodajes de series y películas de corte histórico. La boda de Julio Iglesias junior con Charisse Verhaert en 2102, volvió a reunir allí, por unas horas, a sus padres, Isabel Preysler y Julio Iglesias. Pronovias celebró allí uno de sus desfiles. Y Carlos Falcó convirtió los jardines de su palacio en una fastuosa fiesta nupcial, para su boda en septiembre de 2017, con la última mujer de su vida, Esther Doña.


Lo que aparentaba ser una sucesión sin fisuras ha creado malestar y polémica, aseguran fuentes familiares a LOC. Los hijos de Carlos Falcó se enteraron en la lectura del testamento ante notario de la disposición añadida por el marqués, cediendo a su hija Tamara el marquesado de Griñón.


SOCIO MAYORITARIO

Sorpresa y decepción, añaden estas fuentes, sobre todo para su hijo Manolo, quien para ayudar a las empresas de su padre, con problemas económicos desde hace años, ha ido comprando acciones de las mismas para evitar la quiebra, hasta ser el socio mayoritario. Pero el padre nunca le comunicó su intención sobre un título tan ligado a los negocios familiares.

Los títulos nobiliarios no conllevan normalmente más que historia y honores, pero en este caso, el marquesado de Griñón tiene un contenido patrimonial muy concreto, al estar unido a una marca comercial de vinos y aceites, hoy en manos de Manolo Falcó.

El nuevo marqués de Castel-Moncayo ha pasado el confinamiento en Madrid aunque reside en Londres con su mujer e hijos, donde tiene un gran prestigio financiero como codirector global de la banca estadounidense Citi Group.

El marqués de Griñón cometió un error de tipo jurídico, en la concesión del título "a su querida hija Tamara" (sic) al añadir que si ella renunciara al mismo, "éste pasaría a su cuadragénico hijo Duarte Falcó de la Cierva". Según la jurisprudencia nobiliaria, a quien le correspondería, de renunciar Tamara, sería a su hermano Manolo y no a quien determinara su padre.

El hijo mayor del marqués podría haber consultado estos días el tema con expertos en Derecho Nobiliario. Según los juristas, Falcó se excedió en su papel de distribuidor, al marcar la futura línea de sucesión sin tener competencias para ello. Y añaden que en los títulos no se sucede al padre, sino al fundador histórico de la distinción. El marqués tendría que haberse quedado en ceder el suyo a Tamara, y punto, sin señalar otros posibles beneficiarios, alterando así el orden sucesorio.

Este error podía invalidar parcialmente la concesión del título, si se recurriera ante un tribunal, aunque ningún juez dudaría de la legitimidad de Tamara Falcó para ostentarlo. Por otra parte, algunos familiares del marqués lamentan la desconsideración de Carlos Falcó hacia su hijo mayor, por no haberle informado de sus intenciones.




DEUDAS RECONOCIDAS

Imaginativo, audaz y excelente relaciones públicas, Carlos Falcó no fue el mejor administrador de sus negocios. Con su hijo Manolo contrajo deudas reconocidas y documentadas por valor de varios millones que dejan la parte económica de su herencia muy mermada. De hecho, entre los bienes materiales que Griñón deja a sus hijos está el palacio de El Rincón, en la localidad de Aldea del Fresno, una imponente mansión de 3.000 metros cuadrados, edificado en 1862 por un antepasado de la familia. Alfonso XIII y su esposa la reina Victoria Eugenia frecuentaban sus salones. Franco hizo de El Rincón su cuartel general durante la Batalla de Brunete.

El 1994 Paloma Falcó, una tía de Carlos que no tenía hijos, lo deja en herencia a su sobrino. Griñón lo convirtió en su residencia habitual, plantó viñedos y proyectó alquilarlo para celebraciones privadas o rodajes de películas y series. El Rincón fue escenario de La escopeta nacional, la mítica película de Berlanga, de series como Águila Roja y de escenas de Mientras dure la guerra, lo último de Alejandro Amenábar.

Fátima de La Cierva, tercera esposa de Carlos Falcó, arregló algunas estancias en las que el matrimonio hacía su vida familiar, pero el costoso mantenimiento del palacio era difícil de asumir para el marqués. "Allí caía una gotera y así se quedaba", cuenta un amigo de la familia.

El palacio del rincón

Carlos Falcó lo puso a la venta, sin éxito, por 10 millones. Una cantidad superior a las deudas contraídas con su hijo mayor, pero que al hacer el reparto entre los cinco hijos, no les dejaría ninguna fortuna.

El marqués también era propietario de un tercio del palacio de Mirabel, en la localidad extremeña de Plasencia, junto a su hermano Fernando, marqués de Cubas, y su sobrina Carla Falcó Medina, duquesa de Montellano, hija de Felipe Falcó, el hermano mayor, fallecido en 1962 en un accidente de tráfico.

Imagen

Imagen

CUATRO MUJERES Y CINCO HIJOS

Jeannine Girod, guapísima y veinteañera, fue la primera esposa de Falcó, a los 26 años. Juntos se fueron a California en los 60, para estudiar agricultura y vinos. Ya divorciado y con dos hijos, conoció a Isabel Preysler, de la que nació Tamara, además de los tres que aportaba de su matrimonio con Julio Iglesias. Después, el marqués de Griñón encontró en Fátima de la Cierva, aristócrata y con vocación de cooperante, la mujer ideal durante los 20 años que pasaron juntos. Tuvieron dos hijos, Duarte y Aldara. Su último amor, Esther Doña, malagueña y 43 años más joven, le hizo feliz, a pesar de todo.

Imagen

Imagen


Pero es difícil poner a la venta esta joya renacentista del siglo XV, prácticamente intocable pensando en una posible reforma con vistas a su explotación. En diciembre de 2017, la Junta de Extremadura, alegando su carácter de Bien de Interés Cultural, paralizó la venta de una de sus obras de arte, el busto de Carlos V, obra de Pompeo Leoni, que los Falcó sacaban a subasta con un precio de salida de 400.000 Euros.

Una propiedad que se atribuye erróneamente a Carlos Falcó es Casa de Vacas en Malpica del Tajo, de 300 hectáreas, donde está la bodega más importante. La finca es propiedad de su hijo Manolo, que la heredó directamente de su abuelo, por medio de un fideicomiso.

Tamara, por su parte, tiene más de Falcó que de Preysler. Su sentido del humor, el carácter alegre y optimista y la sencillez en el trato la semejaban a su padre, que sentía debilidad por la tercera de sus hijos. Pero su foto en la portada de ¡Hola!, anunciando su nuevo estatus nobiliario con una tiara histórica de la Maison Chaumet, la habría firmado su madre.

Hay buena relación entre Manolo, Xandra, Tamara, Aldara y Duarte, los cinco hijos de los tres matrimonios anteriores de Carlos Falcó. Tamara nos contaba en una entrevista del pasado febrero que sus hermanos Enrique y Manolo eran sus asesores financieros. La joven se ha convertido últimamente en una cotizada madrina para marcas de lujo. Parte de sus vacaciones las pasa en la casa de Sotogrande de su hermano mayor.

Tamara hereda uno de los título nobiliarios que más ha aparecido en la prensa de sociedad y en la económica, y no hay duda de que con ella como titular, seguirá siendo el más mediático.


LA VIUDA

En cuanto a Esther Doña, podrá seguir llamándose marquesa viuda de Griñón, pero como simple distinción social, sin ninguna validez jurídica. Desconocemos el legado del marqués a su cuarta y última esposa, pero era de sobra conocido que Carlos Falcó tenía más títulos que fortuna y dependía económicamente de su hijo mayor. Antes de su boda en 2017, Doña aseguró que habían firmado un documento de separación de bienes, "porque su boda era por amor y no por interés material".

En todo caso, las cuatro mujeres que tuvo el marqués tienen derecho a repartirse su pensión de viudedad, que rondaría a los 100 euros cada una.

La marquesa viuda ha comunicado que abandonará El Rincón para instalarse en uno de los dos pisos que tiene en Majadahonda, -el otro está alquilado-, adquiridos durante su matrimonio, el segundo, con Ángel Martínez Higueras, con el que acabó en pleitos, acusada de presuntos delitos de estafa procesal y denuncia falsa. Hace pocos meses fue absuelta y se libró de una pesadilla que arrastraba desde hacía años.

Otra alegría que tuvo en los últimos meses fue vivir en Madrid. Un amigo de Carlos Falcó, Javier Chico de Guzmán, duque de Ahumada, les cedió un piso que tenía en el Barrio de las Letras, que disfrutaban a menudo.

Carlos Falcó fue un gran señor, culto, divertido, emprendedor y positivo hasta el final. Al día siguiente de ingresar en la Fundación Jiménez Díaz, llamaba a un amigo: "Tengo la mejor habitación de la clínica, con unas vista estupendas a la Casa de Campo. Estoy muy bien, me han puesto dos tubitos en la nariz para el oxígeno, pero me iré a casa pronto".

El coronavirus no le dejó volver ni despedirse de su esposa y de sus hijos. Una crueldad imperdonable que nos priva de un gran hombre, lleno de ilusión por vivir.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 9 DE MAYO DE 2020




Volver a “Cajón de Sastre”