Pitita Ridruejo

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

Mensajepor Invitado » Vie 11 Jul, 2014 3:41 am

y esto es una noticia. El ultimo milagro mariano, Pitita cae de la cama y no se rompe nada

Imagen


El accidente casero de Pitita Ridruejo: 'Me caí de la cama'

● La ex embajadora consorte de Filipinas sufrió una caída pero no se ha roto nada

● Sigue con sus conferencias sobre apariciones marianas. En agosto se irá a Sotogrande



Pitita Ridruejo, ex embajadora consorte de Filipinas sufrió hace unos días un accidente doméstico "Me caí de la cama y me asusté por si me rompía la cadera. Fui al hospital Ruber para hacerme unas radiografías y afortunadamente no me he roto nada. Pero queda el susto" asegura a LOC.

Su intensa vida social de los 80 ha dado paso a las apariciones marianas, de las que Pitita se ha convertido en un referente. Combina sus conferencias sobre este fenómeno con el éxito de su último libro 'La Virgen María y sus apariciones' ( Ed. Espasa) , donde hace un recorrido por ellas.

"Todo ha quedado en un susto" asegura aliviada Pitita. "Al lado de lo que esta pasando en el mundo, lo mío no es nada. Oyes y lees unas cosas que te asustan y no sabes muy bien en qué mundo estamos viviendo".

Hasta el próximo mes de agosto no viajará a Sotogrande, para disfrutar de unas vacaciones con su marido, el ex embajador conocido como Mike Stilianopoulos. Tras veranear muchos años en Marbella, su hija y unos buenos amigos la animaron a cambiar de zona de veraneo. No se arrepiente y reconoce estar feliz y encantada.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21181
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Mensajepor Assia » Vie 11 Jul, 2014 2:08 pm

Seguro que la pobre Pitita Ridruejo no se cayo de la cama. Fueron los ''VALIENTES GUERRILLEROS'' DEL COMANDANTE CANOSA LAS QUE ENTRARON DE NOCHE Y LA TIRARON DE LA CAMA. NO OLVIDEMOS LO CATOLICA,APOSTOLICA Y ROMANA QUE PITITIA RIDRUEJO. VAMOS, SEGUN EL COMANDANTE PITITA Y SU MARIDO PERTENECE A ESA CLASE QUE DESCRIBE EL COMANDANTE CANOSA COMO ''SATANAICA.''

PUES YA HAY QUE TOMAR EN SERIO AL COMANDANTE CANOSA. SUS ''GUERRILLEROS'' YA HAN IDO A POR ELLA,-PITITA- QUE ES VIEJA Y CON POCAS FUERZAS FISICA PARA DEFENDERSE DE LOS ''VALIENTES GUERRILLEROS'' DEL COMANDANTE CANOSA.

Avatar de Usuario
turbo

Mensajepor turbo » Vie 29 Ago, 2014 3:28 am



MI VERANO IDÓNEO. «En Sotogrande. Llevamos 20 años yendo. Empezamos a veranear en Marbella, pero a mi marido le dijeron que había mucha droga. Así que cambiamos».


PITITA RIDRUEJO
«ESTAMOS EN EL APOCALIPSIS, ESTO NO ES NORMAL»

Pitita es aumentativo, femenino singular, Nuestra Señora de la Laca, virgen de boquilla: hablamos con la autora de ‘La Virgen María y sus apariciones’, donde Ridruejo ha hecho prosa de milagro. Hoy se nos confiesa. Ave María Pitísima...

PEDRO SIMÓN



Peca con el maldito tabaco, hace penitencia con el agua (bendita) y se nos aparece al fondo de un salón del XVIII como una vestal envuelta en humo.

    –Carlos, déjenos a solas.

    –Lo que mande la señora.
Y el mayordomo octogenario de chaquetilla blanca se retira. Y quedamos los dos como en un párrafo de Madame Bovary. Y Pitita calla cuando nos ve culear en un sofá Luis XVI (o por ahí), como probando el mullido, las extremidades en el reposabrazos. Ganas que le entran a uno de poner los pies sobre la mesa y pedirle algo frío al bueno de Carlos.

    Pregunta.– Vaya, Felipe VI es capricornio... Respuesta.

    – Uy, pues el capricornio es muy bueno, nada frívolo, le cae bien a la gente... Lo hará bien. Al Rey le conozco desde niño, vivió en mi casa en una ocasión. Y lo he querido siempre mucho.


    P.– Warhol, Umbral, Fellini... ¿Musa, grande y libre?

    R.– [Risas] Yo no soy musa, no soy nada. Pero ellos sí han sido mis amigos. Me quedaría con Warhol. Por entonces yo escribía para el Abc, sabía que iba a venir a Madrid. Almorzamos. Le pedí una entrevista. Me dijo: «Vamos a hacerla ahora». Y yo le dije que no. Entonces él me soltó: «Ven mañana, te invito a merendar, subes y la hacemos en mi suite». Fui con la niña, claro. Yo no iba a ir a la suite de este señor así como así.

[«Vete Minús, vete, que si no me distraigo». Pitita le habla a la perra. «Pobrecita, se ha caído y se ha roto la pierna»].

    P.– Siendo Ridruejo, ¿qué verso me da en la boca?

    R.– Pemán me hizo uno: «Por qué te llaman Pitita, si tu nombre es Esperanza, que es palabra tan bonita».


    P.– Como rica, ¿qué tiene de pobre mujer?

    R.– Yo de pobre mujer tengo lo mío. Porque las mujeres somos unas desgraciadas [risas].


    P.– ¿Qué será lo primero que haga al llegar al cielo?

    R.– Ay, Dios mío... Besarle a Él.


    P.– «A mucha gente no le conviene que llegue el Apocalipsis». ¿Qué quería decir...?

    R.– Eso es verdad, eso es verdad... Estamos en un momento muy malo para todos los países. Estamos en el Apocalipsis, el Apocalipsis tiene su momento. La gente sabe que esto no es normal. Todas las apariciones que ha habido desde el XIX dicen que no se puede seguir así.


    P.– ¿Cómo fue su primera vez?

    R.– La primera vez que qué...


    P.– Que vio a la Virgen.

    R.– En 1982. Un sacerdote, el padre Pilón, me dijo que fuese a El Escorial a ver si veía algo, que me enterase. Fui... Y todos lo vimos. De repente, la vidente estaba rezando el rosario, cuando apareció el sol y empezó a moverse, venga a dar vueltas en círculos, venga dar vueltas. Se desmayó mucha gente.

[«Ven aquí, Minús, no andes por ahí». A la perra]

    P.– ¿Por qué lo hacen encima de los árboles?

    R.– El qué...


    P.– Lo de aparecerse las vírgenes.

    R.– Pues sí. En El Escorial fue encima de un árbol. Pero de repente es en otro lugar. Como en Yugoslavia. Allí vimos soles saliendo detrás del sol. Soles pequeñitos, muy despacito. Y subían, y subían. Todos llorando, porque a ver, claro, venga a salir solitos, venga a salir solitos. Un cura salió de la iglesia y nos riñó: el milagro está siendo dentro.


    P.– Complete la frase: «España, mariana, será...».

    R.– ...una maravilla.


    P.– ¿Cabe un milagro en Mariano?

    R.– [Risas] Uyyy. Rajoy ha cambiado muchas cosas para mejor. Poco a poco. Y eso es que nos ha ayudado mucho Dios.


    P.– A un 26% de desempleo, ¿se le llama fenómeno paro-anormal?

    R.– No. Eso es una desgracia. A muchos no les interesa que haya comida.


    P.– Cuénteme aquel día en que no tuvo los pies en el suelo.

    R.– Fue en un curso de levitación. En Inglaterra. Éramos 12. Estuvimos en un campo donde teníamos que hacer gimnasia, estábamos en posición de loto, había que meditar y luego repetir unas frases que salían por una televisión. El primer día, una chica dijo «ahhh!» y, ¡plom!, dio un salto adelante y se levantó. Pero las demás no sentimos nada. Y nos quedamos preocupados. Al día siguiente repetimos. Y de repente sentí que me subía para arriba y me volvía a caer. Levité un par de palmos. Luego lo dejé, porque era muy católica y no quería molestar.


    P.– Cuqui, Fefa, Pitita... ¿Por qué se ponen nombres de perrita en la alta sociedad?

    R.– [Risas] Porque somos tontas.


    P.– ¿Y de todas las celebridades que conoció, quién querría que se nos apareciera aquí y ahora?

    R.– Teresa de Calcuta. La conocí, hablé con ella en España y era adorable. Me dijo: «¿Cómo te llamas?». Le dije: «Hope». Esperanza. Y dijo ella: «Tú eres mi esperanza».


    P.– ¿Alguna vez pagó dos y se llevo tres?

    R.– No, no, no. No sé lo que es eso, pero yo desde luego no.


    P.– ¿Usted es casta? R.– Sí [enérgica]. Sí, sí, yo soy casta
[Acaricia a Minús. Nos mira raro].

    P.– ¿Qué le dice el demonio?

    R.– Uy, no. Nada. Nada. Yo no lo puedo soportar. Es un monstruo.


    P.– ¿Ha tomado drogas en alguna ocasión? La verdad.

    R.– No. Jamás. Y mira que me las han ofrecido de todo tipo, eh.

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Lun 08 Feb, 2016 3:01 am



Entrevista a Pitita Ridruejo

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Lun 08 Feb, 2016 3:04 am



Un, dos, tres... - Pregunta a Pitita Ridruejo y Luis Escobar
Mayra Gómez Kemp le formula la segunda pregunta a la pareja formada por Pitita Ridruejo y Luis Escobar, en el programa especial dedicado a las revistas del corazón (29 de marzo de 1985)

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Lun 06 May, 2019 6:30 pm



Pitita Ridruejo ha fallecido a los 88 años en su casa de Madrid. La aristócrata estuvo casada durante décadas con el diplomático Mike Stialianopoulous, quien falleció en 2016. El matrimonio tuvo tres hijos, Ana, Carlos y Claudia.



12 Hombres sin Vergüenza con Pitita Riduejo. Domingo, 16 de septiembre de 2017

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Mar 07 May, 2019 2:52 am

Imagen

PITITA, LA ÚLTIMA GRAN SEÑORA DEL CUCHÉ ESPAÑOL

Icono de la ‘jet set’. La aristócrata falleció ayer a los 88 años en Madrid. Compañera de ‘mili’ de Millán Astray, amiga de Isabel II y musa de Umbral, brilló en los salones de la alta sociedad como mujer cosmopolita y humanista

MARÍA EUGENIA YAGÜE


Con la muerte de Esperanza Ridruejo, a la que llamaron Pitita desde niña, desaparece el último gran personaje de la vida social a la antigua usanza. Una señora con carisma inigualable, comparable al de sus amigas Cayetana Alba, Victoria Medinaceli, la marquesa de Santa Cruz o la duquesa de Medina Sidonia, aunque esta última fue la oveja negra de la aristocracia.

Hija del banquero Epifanio Ridruejo y sobrina del poeta falangista Dionisio Ridruejo, nació en Soria en 1930, se educó en el colegio de La Asunción en Madrid, donde tenía a Fabiola de Mora y Aragón como compañera de pupitre, en un internado británico y más tarde en una universidad suiza.

Ella hubiera querido estudiar Filosofía y Letras, pero su padre consideró que una mujer no debe tener más conocimientos que un hombre y no la dejó hacer una carrera superior. A pesar de esas limitaciones, tuvo una formación cosmopolita y humanista, algo poco frecuente en la sociedad del franquismo. El Servicio Social femenino al que obligaba la Falange lo hizo junto a Millán Astray, fundador de la Legión.

En Madrid conoció a un joven de buena familia filipina y apellido griego, José Manuel Stilianopoulos, y un fin de semana en el que le invitó a la finca familiar de Soria, Mike, como le llamaban los amigos, le pidió matrimonio. Se casaron en 1957 en la iglesia de San Saturio, con don Juan de Borbón y doña María de las Mercedes como padrinos, y estuvieron juntos y bien avenidos hasta la muerte de Mike en 2014. Desde entonces Pitita cayó en una tristeza que le hizo perder interés por todo.

Tuvieron tres hijos: Ana, Carlos y Claudia, educados y discretos como sus padres, pero el aborto natural de los gemelos que completarían la familia le produjo un gran pesar del que tardó mucho en recuperarse.

Fijaron su residencia en Manila, pero Pitita contrajo unas fiebres tifoideas que la obligaron a regresar a Madrid. Después se instalaron en Roma, donde Federico Fellini le pidió que hiciera una escena en su película Roma. El matrimonio vivía en un espléndido palacio donde pagaba un alquiler muy bajo porque se decía que estaba habitado por un fantasma. Este primer contacto de Pitita con el más allá fue tan real que acabaron por buscarse otra casa.

El presidente filipino Ferdinand Marcos nombró a Stilianopoulos embajador y su primer destino fue Londres, donde Pitita también impresionó a Isabel II, con la que tomaba el té a menudo. Su siguiente destino fue la embajada en Madrid. En España Pitita se convirtió en un personaje social relevante, y no sólo por el nombre de su familia o el cargo de su marido. Era una mujer exquisitamente educada, bondadosa, original. Brillaba en los salones con una elegancia indudable y un físico peculiar. Al mismo tiempo hablaba de sus creencias religiosas con una convicción aplastante.

Paco Umbral la hizo protagonista de sus columnas. Pitita fue su amiga y una de sus musas. «Paco, he levitado», escribía un día Umbral en una de sus columnas. «Pues qué bien (contestaba él). Y yo tengo faringitis. No me explica (Pitita) si ha venido levitando hasta casa por el carril-bus, o si ha tomado un taxi, pero sí me explica que ha hecho ejercicios de levitación en Londres con otras 24 mujeres y que de las 25 levitaron 23…».

Lo de la levitación era real, según contaba Pitita en las memorias que escribió en 1998. En España dio crédito a las apariciones de El Escorial, de las que fue testigo y protagonista, como contaba en libros y conferencias que dio por toda España ante un auditorio entre crédulo y asombrado de ver a una señora del ¡Hola! anunciando el Apocalipsis y los mensajes que le trasmitía la Virgen.

Pero también era una mujer de mundo. Con su marido formó parte de los pioneros de una deliciosa Marbella de pescadores, en la que los Rothschild, los Thyssen, los Hohenlohe, los Bismarck, la ex emperatriz Soraya o su amiga Pat Kennedy alternaban en el único chiringuito de la playa en alpargatas y pareo.

Pitita acogió en su casa de Marbella el escandaloso romance de la princesa Margarita y Rodd Lewellyn, un jardinero 17 años menor que la hermana de la reina de Inglaterra. También entrevistó a Andy Warhol para la revista Tiempo. Otro de sus admiradores fue Salvador Dalí.

Imposible llenar el vacío que deja este personaje irrepetible.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21181
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Pitita Ridruejo

Mensajepor Assia » Mar 07 May, 2019 3:56 am

UNA MENOS DE '' LA ILUSTRE DEGENERACION'' escrito por la duquesa roja en la que retrata muy bien '' el vacio que deja este personaje irrepiteble''

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Mié 08 May, 2019 1:08 pm


Crónica Rosa: Recordando a Pitita Ridruejo
Federico comenta toda la actualidad del corazón con Beatriz Cortázar, Carmen Jara y Pérez Gimeno.

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Sab 11 May, 2019 3:12 am

Imagen
Tenía en su armario diseños de alta costura, hasta que un día pensó que vestirlos era “una pesadez y esclavitud”


PITITA RIDRUEJO
EL LEGADO MILLONARIO Y EMOCIONAL DE LA GRAN DAMA

Amiga de presidentes, musa de intelectuales, militante de la Virgen María... La alta sociedad llora la pérdida de Esperanza a los 88 y abraza a sus tres hijos, herederos de una gran fortuna y una historia personal sin parangón.

MARÍA EUGENIA YAGÜE


PITITA ERA SORIANA, CASTELLANA, austera”, cuenta uno de los amigos que todavía llora su muerte.

Resulta difícil clasificar a este personaje único, hija de una importante familia de banqueros, fervorosa creyente, militante de la Virgen María, en cuyas apariciones a miles de videntes, Pitita participaba emocionada. Aunque vivía en un palacio, ocupó un lugar permanente en las revistas del corazón, recibió premios internacionales como la mujer más elegante del momento y fue miembro activo de la auténtica jet set, la que viajaba por el mundo sin patrocinios ni fines publicitarios. Fue invitada por Isabel II a pasar fines de semana en Windsor, la española que alternaba con los presidentes de Estados Unidos y la dama de sociedad que compartía mesa con Lola Flores y Gunilla von Bismarck, en las juergas de la Marbella dorada.

Seguramente el mayor atractivo de Pitita, nacida Esperanza Ridruejo Brieva en Soria, en 1930, ha sido este mar de paradojas: millonaria, mundana, generosa, exquisita, católica, humanitaria, afectuosa, cercana y apostólica romana. Tanto, que un día que debía recibir en Madrid a su íntima amiga Pat Kennedy, hermana del presidente asesinado, del aeropuerto la llevó directamente a un congreso eucarístico en Córdoba y allí, en lugar de alojarse en el excelente parador de la ciudad, se quedaron en una posada, “que era más acorde con el espíritu de la jornada”. Parece que Pat Kennedy no compartía tanta humildad, pero aguantó el fin de semana piadoso con resignación.

Aunque austera y castellana, en el vestidor de Pitita colgaban modelos exclusivos de Givenchy, Balenciaga, Pedro Rodríguez o Elio Berhanyer, algunos de los cuales forman parte de la colección del Museo del Traje de Madrid. Hasta que un día consideró “una pesadez y esclavitud” vestir siempre de alta costura para mantenerse en lo más alto de la lista de elegantes, cuando ella llevaba la elegancia por dentro y por fuera con cualquier traje sencillo.

Pitita deja un legado importante. Desde una gran fortuna en acciones y patrimonio inmobiliario en Madrid, hasta una historia personal, única y atractiva que merece la pena ser contada en muchas más de las 265 páginas que reúnen sus Memorias de Pitita, editadas por Temas de Hoy en 2002.

Esperanza y su marido, Mike Stilianopoulos, el financiero filipino de origen griego designado por el presidente Ferdinand Marcos embajador en Reino Unido y España, compraron en los años 70 un caserón palacio en la calle de Fomento, en pleno barrio madrileño de los Austrias, reconstruido por ellos mismos en una remodelación espectacular. Hoy, la casa, llena de muebles de época, obras de arte y antigüedades, tiene un valor incalculable. Contaba Umbral, amigo y creador del personaje literario de Pitita, que cuando visitaba al matrimonio, Mike estaba cubierto de polvo dirigiendo a los albañiles en el piso del tejado, en el que habilitaron tres pisos para sus hijos, Ana, Carlos y Claudia. En ocasiones, alquilaron alguno de esos apartamentos para sus amigos. Uno de ellos fue Gustavo de Arístegui, ex diputado del Partido Popular y ex embajador en la India, cuando se rompió su primer matrimonio.

Imagen
EN LA CIUDAD DE LA JET Junto a su marido, Mike Stilianopoulos, en una fiesta de disfraces celebrada en Marbella, en 2005.

En el bajo del palacio está El Café de Chinitas, propiedad de los padres de Fernando Verdasco, que unos metros más allá son dueños también del restaurante de cocidos La Bola.

En una ocasión, Pitita aseguró que el arrendamiento del Café era bajísimo y que, inexplicablemente, ella se hacía cargo de muchos de los gastos del consumo. “Es que yo no entiendo nada de estas cosas. Cuando finalice el contrato, que hagan uno mejor”. Los Verdasco han enviado una gran corona de flores al velatorio de Pitita, “con la que teníamos una gran relación”, cuenta a LOC alguien de la familia. “Aquí vino a celebrar el cumpleaños de una de sus hijas con su nieta, era una gran señora”.

La hospitalidad de Pitita se extendía al más allá. A sus almuerzos y cenas a los que asistía lo mejor de la sociedad de Madrid, además de Umbral y su esposa, María. En la capilla del palacio de Fomento se celebraron misas funeral por almas tan diversas como la de Blas Piñar, el ultraderechista dirigente de Fuerza Nueva, la de la madre de la contertulia de Sálvame, Mila Ximénez, la del príncipe Kardam de Bulgaria o la de Francisco Sánchez-Ventura, hermano del que fue ministro de Justicia a la muerte de Franco y que se consideraba “guerrero de la Virgen” y firme creyente, como Pitita, de las apariciones de la madre de Cristo.

Esas misas estaban oficiadas siempre por el padre Raúl, en latín y siguiendo el rito antiguo y preconciliar. Al sacerdote, tan cercano a su madre, le buscaron los hijos de Pitita cuando ella falleció, pero estaba en Brasil y no pudo asistir a los primeros oficios fúnebres.

En el funeral en 2016 por Mike, su marido durante 60 años, Pitita echó de menos la presencia de Isabel Preysler, que, al parecer, en ese momento asistía a un desfile de moda. Pitita conoció bien y trató de cerca a la familia Preysler Arrastia, miembros como ella de la alta sociedad de Manila (Filipinas). Pitita siempre tuvo buenas palabras para esa familia y desmintió, cuando tuvo ocasión, historias falsas sobre los orígenes humildes de Preysler, de la que se llegó a decir sin fundamento alguno que había llegado a España para trabajar cuidando niños.

Imagen

CON INTELECTUALES
La aristócrata se movía en círculos de escritores y pensadores, quienes sentían adoración por ella, como Francisco Umbral.
Imagen

CON ARTISTAS
Siempre fue invitada a las mejores fiestas, como la que vivió con Andy Warhol, junto a Ana Obregón (i) y Ruiz de la Prada.
Imagen

CON NOBLES
También en Marbella, Pitita compartió mesa en un acto público con el príncipe Alfonso de Hohenlohe-Langenburgham (derecha).


Tanto Epifanio Ridruejo, padre de Pitita, como su hermano fueron importantes financieros en Soria, asentados más tarde en Madrid, donde llegaron a los puestos más altos de Banesto y del Banco Central.

Mario Conde, siendo ya presidente de Banesto, se interesó por el futuro de Carlos Stilianopoulos, el único hijo varón de Pitita, estudiante de economía y finanzas en una universidad británica. “Tu padre fue una persona admirable que dio nueva vida a Banesto… El nieto de don Epi tiene que trabajar en el Banco, dile que venga a verme a su regreso de Inglaterra”, le dijo Conde a Pitita en una cena ofrecida en honor al presidente de Portugal en el palacio de El Pardo. Carlos Stilianopoulos acabó siendo un alto ejecutivo de Caja Madrid y Bankia en tiempos de Rodrigo Rato, pero dejó la entidad en 2013 para trabajar por su cuenta.

Los tres hijos de Pitita y Mike han vivido siempre con gran discreción, aunque no han podido evitar figurar en la crónica social. La primera esposa de Carlos fue Gracia Abascal Valdenebro, una sobrina de Naty Abascal, y su boda en Sevilla fue un gran acontecimiento social.

Ana, la mayor, se casó con Rafael Calleja, Koke, un aficionado al polo y a los caballos, divorciado de Paloma de la Concha, hija del que fuera síndico de la Bolsa de Madrid. Calleja, simpático y muy popular en Marbella, donde vivía, fue concejal del Ayuntamiento de Juan Antonio Roca y Marisol Yagüe y acabó procesado en el caso Malaya, aunque no ingresó en prisión.

Claudia, artista y pintora de éxito, estuvo casada con el escultor Juan Garaizábal, que posteriormente se casó con la influencer María León, en un matrimonio que duró poco.

A Pitita le hubiera gustado estar presente en su propio funeral. En el fondo, disfrutaba tanto en la capilla de su casa siguiendo la misa en latín, como en los salones de los que fue la gran dama.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 11 DE MAYO DE 2019

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21181
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Pitita Ridruejo

Mensajepor Assia » Lun 13 May, 2019 12:18 pm

A ver si esta vez, no me roban el mensaje.

El la PAGINA GENTE EL PAIS, viene este titular:'' LA PECULIAR ESPANA DE PITITA RIDRUEJO'' Si, muy ''peculiar,'' como para yo interpretar en '' LA ILUSTRE DEGENERACION'' de la duquesa roja que la tal Pitita es la ''sacerdotisa Rosa...?''

PD: cuando Pitita visito a la reina de Inglaterra (creo que cuando su marido fue Embajador de Espana) le dijo a la persona que la recibio que le preguntara a la reina si se acordaba de ella... y la persona le dijo mas o menos: '' A LA REINA NO SE LE HACE PREGUNTAS, ES LA REINA LA QUE HACE LAS PREGUNTAS'' Si esto es cierto, como se quedaria la ''sacerdotisa'' Pitita...?

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Lun 13 May, 2019 5:14 pm

La España más rancia.

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Lun 13 May, 2019 10:16 pm

Invitado escribió:La España más rancia.


Esta es la España mas rancia.

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21181
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: Pitita Ridruejo

Mensajepor Assia » Mar 14 May, 2019 1:46 am

En mi opinion, 1 cosa es ser ''rancia'' y otra cosa muy diferente es ser ''degenerado''No se a que se referia Almudena Grandes de que en los carteles de propaganda de Podemos, colgaron 16 conejos muertos.

Avatar de Usuario
Invitado

Pitita Ridruejo

Mensajepor Invitado » Dom 19 May, 2019 3:01 am

Imagen


Pitita Ridruejo, la musa milagrosa que le quitaba la faringitis a Umbral imponiéndole las manos

La bautizó como "un mito social y temporal que se inventa a sí misma, como los dandis" y creía que era el "oráculo mudo" de los ochenta.


Pitita. Pi-ti-ta, la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Bien se merecía la aristócrata pop convertirse en pasaje de Nabokov, pero fue Umbral quien la hizo personaje literario, hembra excéntrica con cardado, leyenda divina hermanada con Warhol y Fellini. Era imponente, Pitita, con sus ojos de águila en extinción, con su nariz poderosa, con su gesto de gran dama cargada de alegrías y rarezas. Ella decía que le daba escalofríos “pensar en lo santa que es la Virgen”, le irritaba la injusticia del mundo “con la pobreza” y se encendía pitillos para pensar mejor.

El autor de Mortal y rosa quedó prendado, ya de lejos, de esta mujer atípica, una conversadora igual de exquisita e integrada cuando se codeaba con la alta sociedad que cuando se reunía con Rappel o Marujita Díaz. Quedaron una noche para cenar, Umbral y Pitita, mediante un amigo común, “para que él tuviera una opinión más auténtica sobre mí”, como contaba ella. Cuando la señora subía a la casa de los anfitriones, se encontró en el ascensor un pendiente largo de brillantes y lo recogió. Entró con él en el hogar y Umbral la saludó diciendo: “Bueno, Pitita, ¿qué pasa, que necesitas tres pendientes en lugar de dos?”. Al final resultó que la joyita era de una dama que también acudía a la cena. Desde ese momento se hicieron muy amigos. Incluso le perdonó que una vez la llamase "señorita Rottenmaier".

Él la definía como “nuestra mujer más internacional, nuestra madrileña más nacional”: “Su casa, la casa que se compró hace pocos años en la calle de Fomento, se ha convertido en metáfora de España misma y su Transición (…) Esperanza Ridruejo, Pitita para la prensa del corazón y para mi corazón prensado, compró la casa para restaurarla, y entró en ella como han entrado en España la Monarquía, la democracia, la reforma, Suárez, la Transición. Nuestra Pitita transicional creyó que todo era fácil y que no había sino que instalar una nueva racionalidad, una nueva realidad en los salones que el tiempo, la muerte y el arpa becqueriana habían dejado vacíos”, escribía, en 1980. Él creía que a Pitita siempre le pasaban “cosas muy españolas”, como “que la estafe un falso noble o que le devuelvan unas joyas perdidas en el honrado pueblo”, y pensaba en ella como “la derecha dialogante que viene a salvar la tradición y los estucados”.

Pitita y su imposición de manos

Un año antes de esa columna, contaba cómo recibía sus visitas después de los veranos en Marbella en compañía de Margarita de Inglaterra. Se sentaba junto a él y le decía: “Paco, que he levitado”. Umbral respondía: “Pues qué bien. Yo tengo faringitis”. Pitita explicaba que había estado en Londres haciendo ejercicios con veinticuatro mujeres, y que de esas habían levitado veintitrés. “Las otras dos serían un poco cachondas, Pitita. Las cachondas no levitan, o levitan de otra forma”, alegaba el escritor. Y ya se lanzaba a crear: “Esto de levitar no lo había conseguido la mujer española desde santa Teresa. Ni siquiera las más iluminadas mujeres de Sección Femenina, tan teresianas e isabelinas, llegaron nunca a levitar, o al menos no consta”.

Imagen

Más: “No es que yo dude de la levitación de Pitita. Estoy seguro de ella, creo ciegamente, pero dentro de mi ceguera pienso que hay toda una clase social (que tiene en Pitita símbolo y perfil injustamente manejados) que levita todo el año de fiesta en fiesta, de Consejo en Consejo de Administración, que levita de frontera en frontera y de España a Suiza”, golpeaba Umbral.

Pitita, el Señor de los Anillos

También se flipaba el genio cuando la aristócrata le contaba que andaba quitando reúmas, paralís, algias, bocios, cosas. “Pitita ya va muy adelantada para convertirse en el Señor de los Anillos. Ha aprendido curanderismo y medicina milenaria en Filipinas (…) Hasta a mí va a quitarme la faringitis. ‘A ti lo que te falta es fe, Paco’”, le regañaba ella. Lo escribió hasta Carmen Rigalt en Diez Minutos: “Pitita sólo se mueve de Marbella y toma el superjet para venir a quitarle la faringitis a Umbral”.

Él continuaba: “Anoche, Pitita ha estado en casa con otros amigos y, mientras me cuenta sus curaciones (bocios, paralís, bultos, y siempre a los humildes, claro, pues ya dijo alguien que la Virgen nunca se aparece a gente solvente, sino a pastorcillos), mientras Pitita cuenta y no acaba, digo, decía, yo voy elevando mentalmente la anécdota a categoría, que es lo de uno, y pienso que esta democracia transicional o transición democrática ya tiene su mujer mágica, su santa laica, su virgen y mártir del martirologio snob”. Pi-ti-ta. En la misma columna, Umbral pidió para ella el Nobel de la Paz. Para él, Esperanza era la mujer-fetiche, el oráculo mudo que necesitaba aquel régimen político de los ochenta.

“El curanderismo piadoso es una abnegada flor tercermundista que crece allí donde la justicia y los servicios del Estado no funcionan. Adonde se terminan las insuficientes camas de La Paz, comienza la imposición de manos (…) Suárez, sin saberlo, ha encontrado en Pitita milagrosa el eterno milagro femenino que da caridad por justicia, piedad por información”. En Pitita, hacia la noche, Umbral contaba que los últimos milagros de su amiga consistían “en que se sienta a la mesa de un restaurante, por ejemplo, y consigue, mediante la concentración, que vayan viniendo hacia ella las personas que allí están o por allí pasan: un francés, una señora sola, un cojo, un homosexual, un niño”.

La reina piadosa de la Joy Eslava

Décadas después, en 2005, seguía pensando en esa hembra cerebral y deliciosa, a la que calificaba como “intelectual, mariana, señorita de Soria y vecina en Londres de Isabel II”, una chica de esas “a las que le quedan bien las amistades nada peligrosas”, una “reina piadosa y nocturna de la Joy Eslava”. “Pitita es un mito social y temporal que se inventa a sí misma, como los dandis, como Tórtola Valencia, como Oscar Wilde. A mí me interesó este proceso de autodescubrimiento que ella mejoraba día tras día, no sé si muy consciente del poder personal y místico que estaba adquiriendo”, sostenía.

“Todo artista, además de su obra, tiende a crear su sombra, su imagen, su artificio. Pitita, que no aspira a ser artista de nada, ha trabajado en la más pura soledad de su imagen, creando un culto personal, interior y atrozmente exterior y nocturno, que es lo que hace interesante al personaje”. Ahí celebraba, su amigo, la publicación de una biografía que a él le hubiese gustado escribir. Pero ella, otra vez, volvió a adelantarse a los hechos. Hoy descansa en paz.




Volver a “Cajón de Sastre”