ECOS DE SOCIEDAD

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Dom 29 Dic, 2019 2:55 am

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Sab 04 Ene, 2020 3:17 am

Imagen


CARMEN MARTÍNEZ- BORDIÚ
LA CORTA VUELTA A CASA DE LA DUQUESA DE FRANCO DESAPARECIDA

Tras la muerte de su madre (y el reparto de su herencia) se instaló discretamente en Portugal con su joven novio y dejó de hablar con la prensa.

MARÍA EUGENIA YAGÜE


CON LA MISMA DISCRECIÓN que mantiene desde el fallecimiento de su madre, Carmen Martínez Bordiú regresó a España para pasar la Navidad. Desde 2017, la hija mayor de Carmen Franco buscaba una casa en Portugal, no lejos de Lisboa, huyendo de las polémicas sobre la familia Franco. Finalmente se instaló junto a su pareja actual, Tim McKeague, 34 años más joven que ella —Carmen tiene 69—, en una finca en la zona de Cascais, donde viven desde entonces.

Con la excepción de un almuerzo con amigos de Madrid en el restaurante El Qüenco de Pepa, en el que se dan cita celebridades de todo tipo —últimamente la reina doña Sofía o Plácido Domingo— la duquesa de Franco apenas se dejó ver en Madrid.

A la muerte de Carmen Franco en diciembre de 2017, sus hijos acordaron no hacer declaraciones a la prensa sobre el reparto de la herencia de su madre, un pacto que se hizo todavía más hermético cuando la exhumación del dictador se convirtió en una polémica que entró de lleno en la vida política y hasta en la últimas elecciones.

Carmen Martínez-Bordiú, duquesa de Franco, ha protagonizado cientos de portadas de revistas. Desde la muerte de su madre no ha vuelto a hablar a los medios


Cuentan testigos presenciales del acto fúnebre del Valle de los Caídos, que Carmen y su hermano Francis fueron los familiares que guardaron la actitud más correcta de todos ellos, sin hacer comentario alguno ni increpar a los representantes institucionales que participaron en la ceremonia.

En verano de 2017, Carmen Martínez-Bordiú conoció a Tim, profesor de yoga, en el barco de un buen amigo, Carlos Mattos, un multimillonario colombiano que frecuentaba las amistades de Carmen en Madrid. La relación acabó de manera poco amistosa. Mattos está reclamado por el Gobierno colombiano por supuestos sobornos a funcionarios de la administración judicial.

MacKeague y Carmen están juntos desde entonces y todo indica que este discreto coach emocional le ha dado la estabilidad que Carmen necesitaba. Desde entonces, ella ha elegido llevar un perfil bajo socialmente, lejos de los reportajes que concedía a su revista de confianza, contando sus viajes por el mundo y sus avatares sentimentales.

Y así han sido para ellos las fiestas navideñas. La duquesa de Franco y su pareja han pasado un fin de año tranquilo en la Sierra Norte de Sevilla, sin apenas cobertura en el teléfono y rechazando invitaciones de amigos que les proponían unos planes más animados.

Carmen se hizo con Los Camochos en 1994, una finca de 306 hectáreas cercana a Cazalla de la Sierra, que había pertenecido al alcalde de la localidad, Ángel García de la Borbolla, hermano del socialista que fuera presidente de la Junta de Andalucía entre 1984 y 1990.

Era la época en que Carmen sentía devoción por Andalucía. Compró un piso en la Calle Mariana Pineda, contiguo a los Reales Alcázares de Sevilla y disfrutaba del increíble paisaje de la Sierra junto a su amor de entonces, el arquitecto italiano Roberto Federici. Este atractivo romano compartía la pasión de Carmen por el entorno y compró también una finca cercana. Cuando rompieron su relación en 2004, después de once años juntos, Federici vendió la propiedad a Jaime Castellanos, casado con Patricia O`Shea, cuñada del banquero Emilio Botín.

Los Camochos es una finca en plena actividad, con 50 hectáreas de olivos que dan de aceituna de alta calidad, vacas, ovejas, cochinos y una preciosa casa, además de una capilla.

Carmen quiso pasar allí estos días porque hacía tiempo que no pisaba Cazalla. Y aunque tiene personal eficaz que la atiende, consideró que “hacía falta pasar por allí unos días para organizar, poner orden y ver cómo iba todo“, así lo comentó con algunos amigos.

Los Camochos tienen una fuerte carga de recuerdos y sentimientos para la duquesa de Franco. Allí vivió su idílico romance con Federici, después de romper su matrimonio con el anticuario francés Jean Marie Rossi. Y en En lagar de Las Almentas, una finca cercana propiedad de César Alba, un buen amigo, celebró en junio de 2006 su boda religiosa con José Campos. Hasta allí había llegado la novia la madrugada anterior para esquivar a la prensa. Una boda que Carmen calificó como “el día más importante de mi vida. Estoy muy emocionada, como si fuera la primera vez [aunque era la tercera]. Nos casamos porque lo sentimos”.


PROBLEMAS

Sin embargo Los Camochos, también le han dado a Carmen bastantes preocupaciones. Uno de los trabajadores, Álvaro Medina Ceballos, puso un pleito por despido improcedente, que ganó y tardó en cobrar su indemnización de 25.000 euros, denuncia que llegó a la prensa andaluza.

Más sorprendente fue la noticia aparecida en 2018, cuando se hizo público que la finca había sido adquirida por Triana Enterprises S.A, una sociedad off-shore radicada en Panamá, entonces paraíso fiscal, en el que se han visto atrapados otros personajes españoles.

La propiedad estaba a nombre de testaferros fantasma que ocultaban a su verdadera propietaria, según publicó el El Independiente. La información era consecuencia de la salida a la luz de los llamados Papeles de Panamá, obtenidos del despacho Mossack Buenaventura y difundidos en España por La Sexta y El Confidencial.

Se daba también la paradoja de que Los Camochos habían recibido durante 20 años ayudas por valor de un millón de euros como explotación agrícola y ganadera, por parte de los distintos gobiernos socialistas de Andalucía.

Carmen, sin negar nada pero siempre pragmática, respondió a las preguntas de los informadores con un WhatsApp: “Lo siento, no hablo con la prensa”.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 4 DE ENERO DE 2020

Avatar de Usuario
Invitado

ECOS DE SOCIEDAD

Mensajepor Invitado » Sab 11 Ene, 2020 3:25 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





NI SIQUIERA PITICLÍN, UN MÍSERO WHATSAPP. La portada de ¡Hola! se engalana con una soberbia fotografía de lo que en el mundo del corazón se llama “una paloma herida”, es decir, una señora a la que acaba de dejar un fulano por sorpresa o a traición. La paloma, que parece la madre imponente de la telenovela mexicana La Doña, es nada menos que María Teresa Campos, y el pichón volador es –ha sido, porque quizás ya siempre será pasado- Bigote Arrocet, en la intimidad–, Edmundo. Salvo algún olvidado superviviento o viceverso, no se recuerda un “ahí te quedas” por WhatsApp, que, para colmo, arranca así: “Soy un pájaro libre…”. Que Bigote era un pájaro ya se lo dijo mucha gente a María Teresa cuando empezaron su relación, pero como el amor es ciego y no tiene la humildad de recurrir a la ONCE, se ha tenido que enterar por el móvil. Y sin piticlín.




HUYENDO POR LOS ANDENES. Tras leer el mensaje del verdugo de sus amores, María Teresa, que es todo un carácter, lamentó primero amargamente su credulidad: “nunca pensé que no me quería”, frase para enmarcar en la Historia del Desengaño. Pero luego pensó lo que pensó y se plantó en el AVE que lo traía a Madrid, para echárselo a la cara y pedirle las explicaciones que no le quería dar. Pero él no apareció en el andén. Se dijo o se supuso que no viajaba en ese tren. En realidad, según hemos sabido después, sí llegó, y se escabulló astutamente por una salida lateral de la estación, huyendo por los andenes “como El Lute cuando era El Lute”, en la emotiva y delictiva evocación de Sabina. El planeta del corazón duda si Bigote espera el piticlín de Sálvame Deluxe o el piticlín de la exclusiva en una revista. Y luego, claro, el otro piticlín.





ADIÓS A DOÑA PI. La infanta Pilar, hermana de Juan Carlos I y la Infanta Margarita, ha muerto discretamente en Madrid, aunque en las últimas semanas se daba por hecho el fatal desenlace. Conocida como Doña Pi, era una mujer de fortísimo carácter que, para los que la conocieron, ocultaba un gran corazón. Iba a ser reina de Bélgica porque su abuela Ena de Battenberg veía en Balduino el marido ideal, pero se llevó de dama de compañía a Fabiola de Mora y Aragón, y con ella finalmente se casó Balduino. No lo lamentó. A cambio, encontró el amor, aunque breve, en el abogado Luis Gómez-Acebo, notable consejero de Juan Carlos en la Transición. Doña Pi fue el alma del Rastrillo de la asociación Nuevo Futuro, que ha ayudado a muchos niños sin hogar.






LOS WINDSOR, A LA GREÑA. Y mientras los Reyes Felipe y Letizia, que acudieron a dar el último adiós a Doña Pilar, están cada día más guapos, con las niñas mejor criadas, y son más valorados por los españoles, la Familia Real británica no es que haga aguas, es que parece el Titanic a media película. Harry y Meghan anuncian que dejan las tareas de la Corona, se cree que por la inquina de los duques de Cambridge y por la frialdad con que The Crown trata a Meghan, que ya no parece el trailer, sino alguna sobrina con sobrepeso de Begoña Villacís.


EL MUNDO / SÁBADO 11 DE ENERO DE 2020




Volver a “Cajón de Sastre”