EL VARON DOMADO

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Mat

EL VARON DOMADO

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 1:43 am

Imagen

Este libro de Esther Vilar, publicado en 1995, aportó una visión revolucionaria con su tesis tan controvertida como políticamente incorrecta: la explotación sistemática del hombre por parte de la mujer.

Alguien definió a Esther Vilar como "el Karl Marx de los hombres" porque con sus argumentos pretende desentrañar las infraestructuras y superestructuras que determinan la lucha de los sexos, y en la que no es precisamente el llamado "débil" el que resulta más desfavorecido, como generalmente se da por aceptado. En cualquier lucha por el poder no ganan casi nunca la inteligencia y la creatividad sino la estrategia de la seducción y la manipulación. En esta "guerra de sexos" la naturaleza ha provisto a las damas con armas infinitamente más poderosas y que ellas no sólo no han dudado en aprovechar sino también en convencer a sus "víctimas" masculinas de que las cosas son todo lo contrario de lo que parecen, según la autora.

La sociedad ha cambiado bastante desde los años 90, sobre todo en España, por lo que hay que entender las alusiones del texto al contexto sociológico del momento.

Es un libro duro que seguramente resultará unaceptable para much@s, pero en fin, lo iré pegando por aquí y que cada cual saque sus propias conclusiones.





EL VARÓN DOMADO

ESTHER VILAR


    “ESTHER VILAR ha dado media vuelta a la marcha emancipatoria el Señor es la mujer. Ella doma al hombre con traidores trucos para hacer de él un esclavo sumiso, y luego lo lanza afuera, a la vida hostil, para que gane dinero. «Como contra¬prestación» le pone «la vagina a su disposición a intervalos regulares...”

    “ Así de impetuosa e hirientemente, pero con algún encanto,resuelve Esther Vilar el arcaico enigma tejido en torno al mundo de la Mujer, y desenmascara a sus compañeras de sexo como a unas empedernidas explotadoras que obtienen su buen capital de la mera anatomía” (Der Spiegel, Hamburgo).

    “Un libro brillantemente escrito, divertido, provocador” (Neue Ruhr Zeitung, Essen).

    “Esther Vilar mueve a contradecirla en muchas de sus heterodoxas ideas. Pero, sinceramente hablando, no es posible contradecirla” (Abendzeitung, Munich).

    “La llaman «el Karl Marx de los hombres” (Kõlner Stadtanzei¬ger, Colonia).

    “Sea dicho en voz baja a los varones: no hay que dejar de leer lo que dice la Vilar sobre la relación de las mujeres entre ellas” (Der Tagesspiegel, Berlín).

    “La primera defensora de los derechos del varón que aparece en la escena literaria” (la Televisión Alemana en el programa Titel, Thesen, Tempera¬mente).

    “La Vilar tiene una cosa en común con la música de Wagner le es muy difícil al que la escucha mantenerse neutral. Está a favor o está en contra. Contagiado por la cólera de la autora, el lector no puede sino convertirse en vilarista o antivilarista” (Deutsches Allgemeines Sonntagsblatt, Hamburgo).

    “Si todavía hubiera gente que leyera por divertirse, este libro tendría que ser un bestseller” (Sebastián Haffner).



Imagen


ESTHER VILAR nació en Buenos Aires en 1935, de padres emigrados de Alemania. Ha vagabundeado por media América, Africa y Europa, de secretaria, obrera industrial, vendedora, intérprete y representante. Obtuvo un grado en medicina y llegó a Alemania con una beca; allí estudió sociología y trabajó de médico ayudante en un hospital. Además de El varón domado, ha publicado “El verano que siguió a la muerte de Picasso” (teatro), “Hombre y muñeca” (novela-comic) y “Sobre la fuerza de la estupidez” (ensayo).

Avatar de Usuario
Obse
Regadera
Regadera
Mensajes: 2427
Registrado: Vie 04 Jul, 2008 5:11 pm

Tamos aquí pa aprender...

Mensajepor Obse » Vie 18 Jul, 2008 1:53 am

Ah, mu bien. Esperamos los capítalos con expectación... a ver que cuenta Esther...

:popcorn :popcorn :popcorn
El que corra menos que yo que se dé por jodido...

Avatar de Usuario
Mat

El varón domado - Esther Vilar

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 1:55 am

    Esther Vilar

    El varón domado
    Der dressierte Mann

    Este libro está dedicado a las personas que no aparecen en él: a los pocos hombres que no se dejan amaestrar y a las pocas mujeres que no son venales. Y a los seres afortunados que no tienen valor mercantil, por ser demasiado viejos, demasiado feos o demasiado enfermos.

    E. V.

Dos advertencias del traductor:
  1. El alemán dispone de un término simple (‘Mensch’) para el concepto de “ser humano”, y de otro (‘.Mann’) para el concepto de “ser humano varón”. Las lenguas latinas tienen que contentarse con el derivado de ‘homo’, que, trátese de ‘uomo’, ‘homme’, ‘home’, ‘hombre’, etc., dice él solo, según los casos, “Mensch” o “Mann”. Avergoncémonos. Y resolvamos el problema usando oscilantemente -pero sin posibilidad de confusión- ‘hombre’, ‘varón’, ‘ser humano’ e incluso (creo que sólo una vez) ‘Homo sapiens’. ‘Mujer’ no tiene problema. Porque, aun cuando los alemanes disponen, también en este caso, de un matiz para nosotros desconocido -‘Weib’, neutro, la mujer en cuanto hembra de la especie Homo sapiens, y ‘Frau’, femenino, la mujer en cuanto compañera del (hoy degradado) ‘Herr’, señor-, en este caso el matiz es feudalizante y son ellos los que se tienen que avergonzar.

  2. “Der dressierte Mann” significa literalmente “el varón amaestrado”. Con el galicismo “dressieren” los alemanes designan la actividad de amaestrar animales, salvajes o domésticos, principalmente para el circo; pero también el corriente amaestramiento de los perros, por ejemplo, para que realicen actividades o adopten posturas más o menos caricaturescamente humanas. Por lo tanto, “el varón amaestrado” habría sido traducción más literal del título alemán.

    Pero el sustantivo correspondiente al verbo ‘dressieren’ - ‘Dressur’ - significa, en general, el arte del domador y su efecto. En castellano decimos domador, no amaestrador. Consiguientemente, ‘Dressur’ se debe traducir por ‘doma’. Ocurre, además, que el arte del domador incluye, junto con el primario y básico dominar, también el amaestrar. Por donde “amaestramiento” se puede considerar incluido en la comprehensión de “doma”. Por último—en enunciación y en importancia-: siendo el de traducir un oficio hecho principalmente de represión, y siendo particularmente represiva la traducción de este libro, me ha parecido peligroso para mí imponerme la represión ulterior de renunciar a retorcer -por lo demás, con completa fidelidad a la autora- la habitual traducción castellana del título de la comedia de Shakespeare (La fierecilla domada). Eso sin olvidar el viejo y cruel romance castellano del mismo tema luego dramatizado por Shakespeare. Etcétera. El varón domado quiere decir, pues, “el varón domado con amaestramiento”. Y en la traducción se usa ‘doma’ connotando conscientemente también “amaestramiento”.





De la felicidad de los esclavos

El MG amarillo limón se inclina y da bandazos. La mujer -joven- que lo conduce lo frena sin demasiada prudencia, baja de él y descubre que la llanta delantera izquierda está en el suelo. No pierde un instante en tomar medidas para la reparación de la rueda: inmediatamente lanza miradas a los coches que pasan, como si esperara a alguien. No tarda en detenerse una furgoneta, al percibir su conductor esa señal de desamparo femenino recogida por todos los códigos («débil mujer abandonada por la técnica masculina»). El conductor nota al instante lo que hay que hacer. «Enseguida estará», dice consoladoramente, y, como prueba de su resolución, pide a la accidentada que le dé el gato. No le pregunta siquiera si ella misma sería capaz de cambiar la rueda: ya sabe que no lo es (la mujer tendrá unos treinta años, va vestida a la moda y bien maquillada). Ella no encuentra gato alguno en su MG, razón por la cual el de la camioneta va a por el suyo; de paso se trae más herramientas, por si acaso. Le bastan cinco minutos para solventar el asunto y colocar la rueda pinchada en el lugar previsto en el MG. Tiene las manos manchadas de grasa. La mujer le ofrece un pañuelito bordado que él rechaza cortésmente. Siempre tiene a mano en la caja de herramientas un trapo y gasolina, precisamente para casos así. Ella da las gracias exuberantemente y pide perdón por su torpeza «típicamente femenina». Si él no hubiera pasado por allí -declara- se habría tenido que quedar probablemente hasta la noche. Él no contesta, sino que, una vez que ella se ha sentado de nuevo ante el volante, le cierra con delicadeza la puerta y aún le aconseja por la ventanilla, que ella ha bajado, que cambie pronto el neumático pinchado. Ella contesta que lo hará aquel mismo día en la estación de servicio a la que suele ir. Y arranca.

El hombre ordena las herramientas en la caja y se vuelve hacia la camioneta, lamentando no poder lavarse las manos. Tampoco lleva tan limpios los zapatos, pues para cambiar la rueda ha tenido que chapotear en una zona de barro; y su trabajo -es representante- requiere calzado limpio. Tendrá que darse prisa si quiere alcanzar al cliente que sigue en su lista. Pone el motor en marcha. «Estas mujeres» -va pensando «no se sabe nunca cuál es la más tonta”; y se pregunta en serio qué habría hecho aquélla si él no hubiera pasado por allí. Acelera imprudentemente -muy contra su costumbre- con objeto de recuperar el retraso que lleva. Al cabo de un rato empieza a tararear algo en voz baja. Se siente feliz de alguna manera.

La mayoría de los hombres se habría portado de ese modo en la misma situación; y también la mayoría de las mujeres: sobre la sencilla base de que el hombre es un hombre y ella es algo enteramente distinto, a saber, una mujer, la mujer hace sin el menor escrúpulo que el varón trabaje para ella siempre que se presenta la ocasión. La mujer de nuestro incidente no habría podido hacer más de lo que hizo, esperar la ayuda de un hombre; porque lo único que ha aprendido a propósito de averías automovilísticas es que hay que cargar la reparación a un hombre. En cambio, el hombre de nuestra historieta, que soluciona velozmente, con conocimiento y gratis el problema de una persona desconocida, se ensucia el traje, pone en peligro la conclusión de su trabajo del día y, al final, se pone en peligro incluso él mismo por la necesidad de correr exageradamente, habría podido arreglar una docena más de averías del coche, aparte de la de la rueda, y lo habría hecho si ello hubiera sido necesario: para algo ha aprendido a hacerlo. ¿Y por qué se va la mujer a ocupar de reparaciones si la mitad del género humano -los varones- lo sabe hacer tan bien y está tan dispuesta a poner sus capacidades a disposición de la otra mitad?

Las mujeres hacen que los varones trabajen para ellas, piensen por ellas, carguen en su lugar con todas las responsabilidades. Las mujeres explotan a los hombres. Y, sin embargo, los varones son robustos, inteligentes, imaginativos, mientras que las mujeres son débiles, tontas y carecen de fantasía. ¿Cómo es que, a pesar de ello, son las mujeres las que explotan a los hombres, y no a la inversa?

¿Será, tal vez, que la fuerza, la inteligencia y la imaginación no son en absoluto condiciones del poder, sino de la sumisión? ¿Que el mundo esté gobernado no por la capacidad, sino por los seres que no sirven más que para dominar, o sea, por las mujeres? Mas, de ser así ¿cómo consiguen las mujeres que sus víctimas no se sientan humilladas y engañadas, sino como lo que en modo alguno son, como dueños, como «señores»? ¿Cómo consiguen las mujeres inspirar a los varones ese sentimiento de felicidad que experimentan cuando trabajan para ellas, esa consciencia orgullosa de su superioridad que les espolea a rendir cada vez más?

¿Cómo no se desenmascara nunca a las mujeres?

Avatar de Usuario
Mat

El varón domado - ¿Qué es el varón?

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 2:01 am



¿Qué es el varón?



¿Qué es el varón? El varón es un hombre o ser humano que trabaja. Con ese trabajo se alimenta a sí mismo, alimenta a su mujer y a los hijos de su mujer. Una mujer es, por el contrario, un hombre (un ser humano) que no trabaja, o que sólo trabaja transitoriamente. La mayor parte de su vida se la pasa sin ganarse su alimentación ni la de sus hijos, por no hablar ya de la de su varón.

La mujer llama masculinas o viriles a todas las cualidades del hombre que son útiles para ella, y femeninas a todas las que no le sirven para nada ni sirven para nada a nadie. Por eso el aspecto externo de un varón no tendrá éxito entre las mujeres más que si es viril, o sea, más que si armoniza plenamente con el único objetivo de la existencia del varón, que es el trabajo, y si tiene tal complexión que puede enfrentarse siempre con cualquier tarea que se le eche.

Salvo durante la noche—en la cual la mayoría de los varones viste pijama a rayas de colores con un máximo de dos o tres bolsillos-, los hombres masculinos llevan siempre una especie de uniforme gris o marrón, hecho de material duradero y sufrido contra la suciedad. Estos uniformes o «trajes», como se les llama, tienen por lo menos diez bolsillos, en los cuales el varón lleva siempre consigo, al alcance de la mano, los medios imprescindibles de su trabajo. (En cambio, el atuendo de la mujer no tiene bolsillos, ni de día ni de noche, porque la mujer no trabaja.)

Con ocasión de reuniones sociales se permite al varón vestirse de un color menos sufrido: el negro. Pero es que en esas ocasiones el peligro de ensuciarse no es grande y, además, el negro contribuye a realzar la gloria cromática del vestido de la mujer. De todos modos, se acepta gustosamente en esas fiestas la presencia -escasa- de hombres vestidos de verde o hasta de rojo, porque contribuyen a que resalte la negra virilidad de los varones verdaderos que asisten a la fiesta.

El varón se ha adaptado a su situación en todo el resto de su aspecto. Lleva el cabello cortado de tal modo que baste con un cuarto de hora cada dos o tres semanas para tenerlo suficientemente cuidado. Mechones, ondas y tintes son de rechazar: le estorbarían en el trabajo, que muchas veces realiza al aire libre o que a menudo le obliga a pasar buenos ratos en él. Y aunque llevara ondas, mechones o tinte y aunque le sentaran muy bien, no aumentarían su éxito entre las mujeres, pues éstas -a diferencia de lo que hacen los varones con las mujeres- no estiman nunca a los hombres desde puntos de vista estéticos. Los varones que por algún tiempo se cortan el pelo según el individualismo de su gusto suelen notar esa circunstancia, generalmente al cabo de poco tiempo, y vuelven más o menos precipitadamente a alguna de las dos o tres variantes de los cortes de pelo standard masculinos, en la versión corta o en la versión larga. Lo mismo se puede decir de los barbudos. Barba de verdad, barba lo que se dice completa, cerrada, no la llevan durante mucho tiempo más que hombres hipersensibles, generalmente individuos más o menos intelectuales que intentan fingir robustez del intelecto mediante una barba indomeñada. Las mujeres toleran esas barbas, porque constituyen una alusión nada despreciable a la constitución y al temperamento de sus portadores y, por lo tanto, un indicador de su utilización posible, una señal útil para la mujer (ese indicador manifiesta, en efecto, cuál es el terreno en que resultará más fácil explotar a sus portadores: es el terreno del trabajo neurótico de los intelectuales).

Pero, por regla general, el varón utiliza todas las mañanas durante tres minutos una máquina de afeitar eléctrica para poner coto al crecimiento de la barba; y para el cuidado de la piel le basta con agua y jabón, pues lo único que se exige a su rostro es que esté limpio y sin maquillar, o sea, que todo el mundo lo pueda controlar. Aún habría que hacer mención de las uñas del hombre: han de estar todo lo recortadas que lo requiera el trabajo.

Un varón viril no lleva joyas (aparte del anillo de bodas, indicador de que ya hay una mujer determinada que lo utiliza de un modo determinado). El reloj de pulsera, grande y grosero (impermeable, antichoque y con ventanilla para la fecha) no es un objeto de lujo, verdaderamente. A menudo se lo ha regalado la mujer para la que trabaja.

La ropa interior, las camisas y los calcetines del varón viril obedecen a reglas tales que a lo sumo se diferencian de los de otro varón viril por la talla. Se pueden comprar en cualquier tienda sin perder tiempo alguno. El varón podría disponer de cierta libertad en la elección de corbata, pero como no está acostumbrado a ninguna forma de libertad, suele confiar esta elección -como la de todas las demás piezas de su vestuario en general- a la mujer.

Pese a lo mucho que se parecen en cuanto a su exterior -un observador de algún astro lejano tendría que sospechar que ponen el mayor celo en parecerse como las gotas de agua-, el modo como los varones ponen a prueba su virilidad -o sea, su utilizabilidad para los fines de las mujeres- suele diferir grandemente. Y tiene que hacerlo, por fuerza tiene que presentarse en muchas formas, porque, como las mujeres no trabajan apenas, los hombres son necesarios para todas las diversísimas cosas.

Hay varones que alrededor de las ocho de la mañana sacan cuidadosamente del garaje, con sesudas maniobras, un enorme modelo limousine. Otros salen una hora antes hacia su lugar de trabajo en un coche de precio medio; otros se ponen en marcha, cuando todavía es noche cerrada, con una vieja cartera en la mano (cartera que contiene un guardapolvo o un mono y algún bocadillo envuelto en papel grasiento o, en el mejor de los casos, metalizado), camino del autobús, del tren o del metro, y llegan así hasta la obra o la fábrica en la que trabajan. Un destino despiadado ha dispuesto que los del último grupo, los varones más pobres de la tierra, sean encima explotados por las mujeres menos atractivas del planeta. Pues, como lo único que en el hombre importa a las mujeres es el dinero y lo único que de las mujeres importa a los varones es el aspecto externo, las mujeres más deseables del ambiente de los hombres de mono y bocadillo les son siempre arrebatadas por varones de mayor renta personal.

Independientemente de lo que un varón haga durante el día, tendrá siempre en común con todos los demás una cosa: pasa el día humillado. Y acepta la humillación no por sí mismo, para la manutención de su sola vida -pues para eso le bastaría con un esfuerzo muy inferior (ya que los varones no dan ningún valor al lujo)-, sino por otros, y además se enorgullece desmedidamente de humillarse por otros. Encima de su escritorio tiene siempre las fotos de su mujer y de sus hijos, y en cuanto que se presenta la ocasión se las enseña con orgullo a todos los colegas que se le pongan a tiro.

Haga lo que haga, ya ponga cifras en columnas, ya trate enfermos, ya conduzca un autobús, ya dirija una empresa, el varón es constantemente parte de un gigantesco sistema despiadado dispuesto única y exclusivamente para su explotación máxima; y hasta su muerte queda entregado a ese sistema.

Eso de tabular cifras y comparar sumas con sumas puede ser interesante. Pero ¿por cuánto tiempo? ¿Por toda la vida? Seguro que no. También puede ser una experiencia estupenda eso de conducir un autobús por toda una gran ciudad. Pero ¿lo sigue siendo si ocurre todos los días, en la misma ciudad, en la misma línea y acaso hasta con el mismo autobús? Y sin duda es muy atractivo tener poder sobre los muchos seres humanos de una gran empresa. Pero ¿qué pasa cuando se llega a descubrir que uno es más prisionero de la empresa que dominador de ella?

¿Seguimos practicando los juegos que nos divertían de niños? Claro que no. Ni siquiera de niños jugamos siempre al mismo juego, sino sólo mientras nos divirtió. Mas el varón es como un niño que tuviera que jugar eternamente al mismo juego. Y la causa está a la vista en la medida en que se le elogia más cuando juega a uno determinado de sus juegos que cuando juega a los demás, se va especializando en aquél, y como entonces resulta que está «dotado» para ese juego -o sea, que es el juego en el que más dinero puede ganar-, se ve condenado a jugarlo toda su vida. Si en la escuela resultó buen alumno de aritmética, se pasará la vida haciendo cuentas -según los casos, en condición de contable, de matemático o de programador-, pues por ahí anda su rendimiento máximo. Calculará, pues, tabulará cifras, alimentará máquinas que tabulen cifras, pero nunca podrá decir: «Bueno, ahora basta, me voy a buscar otra cosa.» La mujer que le explota no permitirá que se busque realmente otra cosa. Lo más probable es que, aguijoneado por esa mujer, ascienda a través de pugnas asesinas en la jerarquía de los tabuladores y llegue a apoderado o incluso a director de banco. Pero ¿no será un poco elevado el precio que paga por sus ingresos?

Un hombre que cambia de modo de vida -o sea, de oficio, puesto que vivir es para el varón trabajar- se considera poco de fiar. Y si cambia varias veces de vida-oficio, la sociedad le excluye y le deja solo. Porque la sociedad son las mujeres.

El miedo a esa consecuencia tiene que ser considerable: ¿Iba en otro caso un médico (aquel chiquillo que se divertía manipulando renacuajos con los frascos de conserva de su madre) a pasarse la vida entera cortando tumores repulsivos, dictaminando sobre excreciones humanas de todas clases y contemplando día y noche seres humanos ante cuyo aspecto cualquier otro varón (de otro oficio) saldría corriendo? ¿O soportaría un pianista (aquel chiquillo que se divertía haciendo música) la obligación de tocar por milésima vez en su vida ese determinado Nocturno de Chopin? Y un político -aquel chiquillo que descubrió una vez, casualmente, en el patio del instituto, el manojo de trucos que bastan para dirigir seres humanos y los practicó divertido- ¿iba a aguantar de adulto durante décadas ese trabajo suyo de ir soltando frases vacías en papel de funcionario subalterno, gesticulando según lo convenido, y la charlatanería no menos temible de sus no menos subalternos competidores? En otro tiempo había soñado con otra vida. Pero aunque por ese camino llegara a Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, ¿no habría pagado demasiado caramente el empleo?

No, no se puede creer que los varones hagan todo eso que hacen por su gusto y sin sentir nunca ganas de cambiar de oficio. Lo hacen porque fueron domados, domesticados, amaestrados para ello: toda su vida es una desconsoladora sucesión de gracias de animal amaestrado. El varón que deja de dominar esas gracias, que empieza a ganar menos dinero, ha «fracasado» y lo pierde todo: mujer, familia, casa, hasta el sentido de la vida. Y, desde luego, todo cobijo del alma en el mundo.

También se podría decir, ciertamente, que un hombre que deja de ganar el dinero suficiente queda automáticamente libre y podría alegrarse de ése su happy-end personal. Pero el varón no quiere ser libre. Como veremos más adelante, el varón funciona según el modelo del placer de la libertad. La pena de libertad perpetua le sería más terrible que su normal, perpetua esclavitud.

Dicho de otro modo: el varón busca siempre alguien o algo a que poder esclavizarse, pues sólo se siente cobijado si es esclavo. Y su elección suele recaer en la mujer. Pero ¿quién o qué es la mujer para que el varón, que le debe precisamente esa vida deshonrosa y la explotación en regla a que está sometido, se esclavice a ella y se sienta cobijado precisamente junto a ella?

Avatar de Usuario
Mat

El varón domado - ¿Qué es la mujer?

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 2:03 am



¿Qué es la mujer?



Hemos dicho que, a diferencia del varón, la mujer es un hombre que no trabaja. Bastaría con eso para definir a la mujer -porque no hay, realmente, mucho más que decir sobre ella-, si no fuera porque el concepto de hombre, en el sentido de homo, ser humano, es demasiado amplio e impreciso para utilizarlo como género próximo tanto en la definición del varón como en la de la mujer.

La existencia humana ofrece la elección entre un ser más animalesco -bajo, pues: parecido al de los demás animales- y un ser espiritual. La mujer escoge sin discusión la existencia animalesca. Para ella los bienes supremos son el bienestar físico, un nido y la posibilidad de practicar en él, sin molestias, sus reglas de incubación y crianza.

Se considera probado que los varones y las mujeres nacen con las mismas predisposiciones intelectuales, esto es, que no hay ninguna diferencia primaria entre las inteligencias de los dos sexos. Pero no menos probado está que las predisposiciones que no se ejercitan y desarrollan se atrofian: las mujeres no ejercitan sus disposiciones intelectuales, arruinan caprichosamente su aparato pensante y, tras unos pocos años de irregular training del cerebro, llegan finalmente a un estadio de estupidez secundaria irreversible.

¿Por qué no utilizan las mujeres el cerebro? No lo utilizan porque no necesitan capacidad intelectual alguna para sobrevivir. En teoría es posible que una mujer hermosa tenga menos inteligencia que un chimpancé, por ejemplo, y que, sin embargo de ello, triunfe en el medio humano.

No más tarde de los doce años -edad a la cual la mayoría de las mujeres ha decidido ya emprender la carrera de prostituta (o sea, la carrera que consiste en hacer que un hombre trabaje para ella a cambio de poner intermitentemente a su disposición, como contraprestación, la vagina)-, la mujer deja de desarrollar la inteligencia y el espíritu. Aún hace, ciertamente, que la preparen, y se hace con diplomas de todas clases -pues el varón se cree que una mujer que se ha aprendido algo de memoria sabe de hecho alguna cosa (dicho de otro modo: un diploma eleva el valor de la mujer en el mercado)-, pero en realidad los caminos de los dos sexos se separan aquí definitivamente. Toda posibilidad de comprensión entre el varón y la mujer se corta en este punto, y para siempre.

Por eso uno de los principales errores que siempre comete el varón al estimar a la mujer consiste en que la considera igual a él, o sea, en que la considera ser humano que funciona más o menos en el mismo plano emocional e intelectual que él mismo. El varón puede observar desde fuera el comportamiento de su mujer, puede oír lo que dice, ver pero con su mirada de varón- las cosas de que ella se ocupa, e inferir de determinados signos lo que ella piensa. Pero en todas esas percepciones e inferencias el varón se rige por su propia escala de valores. El varón sabe qué haría él, qué pensaría y qué diría puesto en la situación de ella. Y cuando contempla el resultado de su observación -resultado deprimente a tenor de sus propios criterios-, se ve forzado a concluir que tiene que haber algo que impide a la mujer hacer lo que él haría gustosamente en su lugar. Pues el varón se considera medida de todas las cosas, y con razón, si es que hay que definir al ser humano como un ser capaz de pensamiento abstracto.

Así, por ejemplo, cuando se da cuenta de que su mujer se pasa tantas o cuantas horas al día guisando, limpiando la casa y lavando los platos, no infiere que esas actividades satisfacen a su mujer porque corresponden idealmente a su nivel espiritual. Piensa que esa cantidad de horas es precisamente lo que impide a su mujer dedicarse a otras cosas, razón por la cual se esfuerza por poner a disposición de ella lavadoras automáticas, aspiradores, platos ya guisados, etc., que le ahorren aquellos trabajos estúpidos y le permitan tener una vida como la que él mismo sueña para sí.

Pero quedará decepcionado: en vez de empezar una vida espiritual, en vez de interesarse por la política, la historia o la investigación espacial, la mujer utiliza el tiempo ganado para cocer bollos, planchar ropa interior, hacer vainica o -en el caso de las más emprendedoras- adornar los aparatos sanitarios del cuarto de baño con florecillas de calcomanía.

Como el varón ha de creer (o como la mujer le convence de ello, pues ¿qué varón da verdadero valor a una ropa interior planchada, a calcomanías florales o a pasteles que no vengan de la pastelería?) que todo eso es necesario para la vida o, por lo menos, para la cultura del vivir, inventa para la mujer el planchador automático, la pasta para dulces ya amasada y con levadura puesta, el papel higiénico industrialmente floreado. Mas no por eso se pone ahora la mujer a leer: sigue sin ocuparse de política y la investigación espacial la tiene absolutamente sin cuidado. Falta le hacía el tiempo que ha ganado: por fin se va a poder ocupar de si misma. Y como, según se sabe, no sufre de ansia alguna de cosas espirituales, ocuparse de sí misma quiere decir, naturalmente, ocuparse de su apariencia externa.

El varón, que ama a su mujer y desea por encima de todo la felicidad de ésta, la acompaña también en este estadio: produce para ella el lápiz de labios beso resistente, el make-up lágrima-resistente para los ojos, la permanente doméstica, los volantes inarrugables y la ropa interior one-time, que se usa una vez y se tira. En todo eso sigue teniendo presente el mismo objetivo que termine de una vez, que se satisfagan todas las necesidades vitales «superiores» de la mujer- a la que él cree «más sensible y delicada por naturaleza»- y que la mujer pueda hacer finalmente de su vida lo único que él mismo considera digno de ser vivido: la vida de un varón libre.

Y sigue esperando. Mas como la mujer no se le acerca por sí misma, empieza a atraerla a su mundo: propaga la coeducación en la escuela para presentarle desde niña el estilo de vida del varón. La mete con todos los pretextos imaginables en sus universidades, para iniciarla en los secretos que ha descubierto y con la esperanza de que la visión directa infunda en la mujer la afición a las cosas grandes. Le procura incluso acceso a los más elevados honores, hasta ahora detentados exclusivamente por él (y en esto abandona incluso tradiciones que le son sagradas) y la anima a que ejerza su derecho electoral, para que pueda cambiar según sus ideas el sistema de la administración del estado, inventado por los varones. (Es posible que el varón se prometa incluso la paz por la intervención de la mujer en la política, pues le atribuye un carisma pacificador.)

El varón cumple tan consecuente y tenazmente su supuesta tarea que no se da cuenta de lo ridículo que se pone. Ridículo, por supuesto, según los criterios varoniles, no según los de la mujer: ésta es incapaz de cobrar distancia respecto de los acontecimientos y, por lo tanto, carece totalmente de sentido del humor.

No, las mujeres no se ríen de los hombres. A lo sumo se enfadarán un día con ellos. Las viejas fachadas con que disimulan su renuncia a toda existencia espiritual -el cuidado de la casa, el de los niños- no manifiestan aún suficientemente su ruina como para no ser ya capaces de justificar, al menos pro forma, el abandono prematuro de la universidad por las jóvenes y su renuncia a las profesiones más ambiciosas. Pero ¿qué ocurrirá cuando el trabajo doméstico se automatice todavía más, cuando realmente haya suficientes escuelas maternales y parvularios de buena calidad, o cuando los varones descubran -y ya hace tiempo que podrían haberlo descubierto- que los niños no son en absoluto necesarios para vivir?

Si el varón se detuviera una vez, aunque sólo fuera una vez, en su ciega actividad e hiciera balance, tendría que comprobar que sus esfuerzos por vivificar espiritualmente a la mujer no le han hecho adelantar ni un paso. Que la mujer, aunque sin duda es cada día más pulida, cuidada y «cultivada», sigue presentando a su vida reivindicaciones cada vez más elevadas, pero siempre materiales, nunca espirituales.

Por ejemplo: el modo de pensar del varón, el que enseña en sus universidades, ¿ha llevado alguna vez a la mujer a desarrollar teorías propias? Los institutos de investigación masculinos abiertos para las mujeres ¿han sido jamás utilizados por éstas para investigaciones propias? El varón tendría que darse cuenta poco a poco de que la mujer no lee esos maravillosos libros que pone a su disposición en las viriles bibliotecas; de que las fantásticas obras del arte masculino que enseña a la mujer en los museos no incitan a ésta sino a la imitación (en el mejor de los casos); de que todos los llamamientos a la autoliberación de la mujer que el varón intenta dirigirle -a su propio nivel y en su propio lenguaje- en el teatro y en el cine no tienen para ella más valor que el de una distracción y nunca -realmente: nunca- la mueven a rebelarse.

Es muy natural que el varón -que considera a .la mujer como igual a él y tiene que contemplar la estupidez de la vida que ella lleva a su lado- crea que es él el que la oprime a ella. Pero la memoria concreta no recuerda que la mujer se haya visto en estas épocas obligada a sumisión alguna a la voluntad del varón. Al revés: se ha reconocido a la mujer todas las posibilidades de independizarse. Por lo tanto, si en tanto tiempo no se ha liberado de su «yugo», es que ese yugo no existe.

El varón ama a la mujer, pero también la desprecia, porque un ser humano que se pone en marcha por la mañana para conquistar, lleno de energía, mundos nuevos -cosa, desde luego, que pocas veces consigue, a causa de la necesidad de ganarse el pan- desprecia al ser humano que no se propone eso. Y eso es tal vez lo que más mueve al hombre a preocuparse por el desarrollo espiritual e intelectual de la mujer: se avergüenza por ella y cree que ella también pasa vergüenza. Como un gentleman,” querría ayudarla en esa turbación. -

Lo que el varón no sabe es que las mujeres no conocen esa curiosidad, esa ambición, ese impulso activo que a él le parecen tan naturales. Las mujeres no intervienen en el mundo de los varones porque no quieren no necesitan ese mundo. El tipo de independencia que buscan los varones no tiene el menor valor para las mujeres, porque ellas no se sienten dependientes. La superioridad intelectual del varón no les impresiona nada, porque no tienen el menor orgullo en cuestiones de inteligencia.

Las mujeres pueden elegir, y eso es lo que las hace tan infinitamente superiores a los varones. Cada una de ellas puede elegir entre la forma de vida de un varón y la forma de vida de una criatura de lujo tonta y parasitaria. Casi todas ellas optan por la segunda. El varón no tiene esa posibilidad de elegir. Si las mujeres se sintieran oprimidas por los varones, habrían desarrollado odio o temor respecto de ellos, como ocurre con los opresores en general. Pero las mujeres no odian a los varones, ni tampoco los temen. Si los varones las humillaran con su superior saber, ellas habrían intentado hacerles lo mismo, pues no carecen de medios para ello. Y si se sintieran privadas de libertad, las mujeres se habrían liberado finalmente de sus opresores, al menos en esta favorable constelación de su historia.

En Suiza (uno de los estados más desarrollados del mundo y que hasta hace poco tiempo no reconocía derecho electoral a las mujeres) un determinado cantón hizo que las mujeres mismas votaran acerca de la instauración del voto femenino: la mayoría votó en contra. Los varones suizos se sintieron angustiados, porque creyeron ver en ese indigno comportamiento de las suizas el resultado de la secular opresión a que habrían estado sometidas.

Se equivocan de medio a medio: la mujer no se siente en absoluto tutelada por el varón. Una de las muchas verdades deprimentes acerca de la relación entre los sexos consiste sencillamente en que el varón no existe prácticamente en el mundo de las mujeres. Para la mujer, el varón no es lo suficientemente importante como para rebelarse contra él. La dependencia de la mujer respecto del varón es sólo material, es, por así decirlo, de un tipo perteneciente a la ciencia física. Es la dependencia de un turista respecto de la compañía aérea con la que viaja, la de un camarero respecto de la máquina de café express, la del automóvil respecto de la gasolina, la del televisor respecto de la electricidad. Dependencias así no promueven males de ánimo. Ibsen, que cayó en el mismo error que los demás varones, se tomó la molestia de escribir en su Nora una especie de manifiesto de la liberación de todas las mujeres. Pero el estreno de la obra en 1880 no traumatizó más que a los varones, los cuales juraron seguir luchando todavía más tenazmente que hasta entonces porque la mujer consiguiera unas condiciones de vida humanas.

Entre las mujeres mismas, y como de costumbre, los esfuerzos emancipatorios se han agotado en una variante de la moda: por algún tiempo se gustaron vestidas con el disfraz de sufragistas, que a menudo no les suscita sino sonrisas.

Más tarde la filosofía de Jean-Paul Sartre tuvo un efecto parecido entre las mujeres. Para demostrar que la habían entendido perfectamente, se dejaron crecer durante algún tiempo los cabellos hasta la cintura; eso se llevaba con pantalones y jersey negro.

Y hace poco ha pasado lo mismo con las doctrinas del dirigente comunista Mao Tse-tung : el Mao-look, el corte de la guerrera de Mao, estuvo de moda durante una saison.

Avatar de Usuario
Mat

El varón domado - El horizonte femenino

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 2:05 am



El horizonte femenino



Hagan lo que hagan para impresionar a las mujeres, los varones no cuentan en el mundo de éstas. En el mundo de las mujeres no cuentan más que las mujeres.

Cuando una mujer observa que un varón se vuelve para mirarla, se alegra muy naturalmente. La alegría es tanto mayor cuanto más caro el traje o el coupé. Es una alegría comparable con la que siente un accionista por la lectura de unas cotizaciones positivas. No tiene, en cambio, importancia alguna que aquel individuo le resulte guapo o no, simpático o antipático, inteligente o estúpido. Tampoco le importan al accionista los colores de sus cupones.

Pero si esa mujer nota que otra mujer se vuelve para mirarla -lo cual, a decir verdad, no ocurre más que en casos extremos, pues los criterios con que se miden recíprocamente las mujeres son mucho más despiadados que los que usan los varones- sabrá que ha llegado a la culminación. Para eso vive: por el respeto y la admiración, por el «amor» de las demás mujeres.

Pues en el mundo de las mujeres no existen más que las demás mujeres: las mujeres con que se encuentran al ir a la iglesia, en la casa paterna o en el supermercado. Las mujeres con las que charlan por encima de la baja valla del jardincillo. Las mujeres a cuyo lado pasan -sin atención aparente- en el tráfago de las compras por las calles elegantes o en las noches de fiesta. Las mujeres se miden a sí mismas con lo que piensan las demás mujeres, no con lo que piensan los varones; lo único decisivo para ellas es el juicio de las demás mujeres, y por un comedido elogio de otra mujer renuncian gustosamente a todos los torpes cumplidos de sus amantes, que no pueden ser sino diletantismo. Pues los varones no tienen ni idea del mundo en el cual viven realmente las mujeres, y en sus hímnicos elogios se olvidan siempre de los puntos de vista principales.

¿Quiere eso decir que las mujeres no pretenden gustar a los varones? No olvidemos que éstos son su base material. Pero como los varones no reaccionan prácticamente ante la mujer más que a simbolismos sexuales y a una cierta extrañación producida por el maquillaje, las necesidades masculinas se podrían satisfacer con mucho menos trabajo. Bastarían, por ejemplo, pelo largo, labios pintados, piezas de punto ceñidas, faldas cortas, medias transparentes y tacones. Las obras de arte femeninas que aparecen vivas por las elegantes calles de compras de París, Roma o Nueva York están fuera del alcance de los deseos y de la comprensión de los varones. Hace falta mucha cultura para colocar y matizar bien el sombreado de un párpado; y hace falta verdadera especialización para escoger un lápiz de labios determinado y la técnica adecuada para optimizar la aplicación de la sustancia -¿con pincel o directamente? ¿en estratos o no?-, o para conseguir una razón óptima entre los efectos secundarios deseados y no deseados de unas pestañas artificiales; y para que al final todo armonice en la persona y con el vestido, la estola, el abrigo y la iluminación. Un varón no tiene sensibilidad para eso; ni siquiera tiene cultura alguna en el terreno de la máscara femenina; consiguientemente, es incapaz de estimar de un modo adecuado, según toda su grandeza, esas obras de arte ambulantes. Para poseer esa cultura hacen falta tiempo, dinero y una pobreza intelectual infinita, presupuestos que sólo se dan en las mujeres. Dicho de otro modo: una mujer nunca querrá impresionar a un varón más que en la medida necesaria para que se quede con ella y la alimente (desde luego que en el sentido más amplio de esa palabra). Todo lo que, por encima de eso, invierte en sí misma apunta a las demás mujeres: la mujer no atribuye al hombre más valor que el de su función alimenticia.

Cuando una empresa intenta contratar un especialista destacado le echa pacientemente cebo tras cebo hasta que pica. La empresa sabe que, una vez firmado el contrato, recuperará con creces todo lo invertido. El contrato le mantendrá siempre en la mano el mango de la sartén. Lo mismo pasa con las mujeres: no sueltan las riendas a su hombre más que lo justo para que éste prefiera por escaso margen quedarse a su lado que ver denunciado el contrato.

En general, la comparación de una mujer con una gran empresa funciona bastante bien. Del mismo modo que una empresa es un sistema neutro para la maximización de las ganancias, así también la mujer está vinculada sin amor personal, sin maldad y sin odio al varón que trabaja para ella. Si el varón la abandona, ella se sume, como es natural, en el miedo, pues es su existencia económica lo que queda en el aire. Pero se trata de un miedo racional, con causas racionales y que no se puede compensar más que racionalmente, sin que puedan abrirse abismos de ninguna clase. Se puede compensar, por ejemplo, contratando otro varón. Por lo tanto, ese miedo no tiene nada que ver con las sensaciones de un varón que se corroe a sí mismo con celos, sentimiento de inferioridad o autocompasión.

Como un varón no abandona nunca a una mujer más que por otra mujer, y jamás para ser libre, la mujer no tiene motivo alguno para envidiarle, y aun menos para ponerse celosa. En opinión de la mujer, el varón que la abandona no mejora en nada de posición. La mujer abandonada contempla, en la perspectiva de una pequeña empresa a la que la competencia ha arrebatado su mejor trabajador, la aventura existencial que experimenta su hombre con su nuevo amor por otra mujer: no hay más remedio que molestarse en buscarle sustituto aprovechable. La amargura del amor es, pues, para la mujer -en el mejor de los casos- el sentimiento de haber perdido un buen negocio. Por eso es absurdo que un varón se mantenga fiel a su mujer sólo porque ésta, a su vez, no le engaña con otros varones de su ambiente que en opinión de él mismo son mucho más atractivos. ¿Y por qué va a engañarle, mientras él trabaje bien para ella y le posibilite así las satisfacciones que realmente importan? La fidelidad de la mujer no tiene en principio nada en común con la fidelidad de un hombre: a diferencia de los varones, las mujeres son casi insensibles al aspecto externo de su compañero. Cuando una mujer flirtea con el mejor amigo de su hombre, no desea, sin lugar a dudas, más que irritar a la mujer de éste, no a su propio marido, pues lo único que le importa son los sentimientos de aquella otra mujer (si le importara el hombre de la otra, no permitiría que se le viera tan claramente). Las nuevas prácticas sexuales de grupo no son más que una variante del flirt, completamente superado en varios ámbitos sociales. Tampoco en la sexualidad de grupo le importa a la mujer nada más que las demás mujeres, y no los varones. La historia está llena de anécdotas de reyes y príncipes que se solazaban con varias amantes simultáneamente. Apenas hay historias parecidas acerca de potentados femeninos. Una mujer se aburriría mortalmente si tuviera que practicar erotismo de grupo sólo con varones; siempre ha sido así este asunto, y no cambiará nunca.

Si las mujeres reaccionaran al aspecto físico de los varones, la publicidad lo habría aprovechado desde hace tiempo. Como -gracias al dinero que ganan los varones para ellas- las mujeres tienen más capacidad adquisitiva que los varones (las estadísticas al respecto son concluyentes), los fabricantes intentarían muy naturalmente estimular la venta de sus productos mediante fotografías y cortos publicitarios que mostraran varones robustos y hermosos, rebosantes de caracteres sexuales secundarios. Ha ocurrido al revés: las agencias publicitarias presentan por todas partes hermosas muchachas que tientan a comprar viajes forfait, automóviles, polvos de limpieza, televisores o dormitorios.

Los productores cinematográficos han empezado ya a descubrir que es perfectamente posible presentar a las mujeres, en vez de los habituales beaus, amantes feos, como Belmondo, Walther Matthau o Dustin Hoffmann. Los varones, que generalmente se valoran muy poco en cuanto a lo físico y sólo excepcionalmente se consideran hermosos (pues hermosura para ellos quiere decir mujeres), se pueden identificar más fácilmente con actores feos. Con que los principales papeles femeninos sigan desempeñados por hermosas estrellas, las mujeres consumirán estas películas de protagonista feo con el mismo gusto que consumieron las de Rock Hudson, pues lo que realmente les interesa son las actrices del filme.

Esta circunstancia ha podido quedar oculta a los varones porque éstos asisten constantemente a la difamación de una mujer por otra. Como constantemente oye a su mujer criticar la nariz corva, los pechos caídos, las piernas torcidas o las grasas caderas de otra, tiene que suponer lógicamente que las mujeres no se pueden aguantar las unas a las otras, o, por lo menos, que no se encuentran recíprocamente el menor atractivo. La interpretación es, naturalmente, errónea: se consideraría loco al empresario que constantemente elogiara ante sus empleados las empresas competidoras. Sin duda perdería pronto a sus mejores trabajadores. Los políticos tienen que representar ese mismo tipo de comedia de las mujeres y declararse recíprocamente diabólicos; y, sin embargo, no hay duda de que, si tuviera que ir desterrado a una isla desierta, Nixon preferiría mil veces la compañía de Kossygin o la del Fidel Castro que la del contadísimo hombre de la calle que le ha procurado su mandato. Pues Nixon no tiene absolutamente nada en común con el hombre de la calle.

Si se lo pudieran permitir económicamente, las mujeres convivirían sin duda con otras mujeres antes que con varones. Y no porque todas ellas sean lésbicas. Lo que los varones llaman predisposición lésbica de la mujer tiene presumiblemente poco que ver con el impulso sexual de las mujeres. No. Lo que pasa es que los dos sexos no tienen prácticamente ningún interés en común. ¿Qué, pues, mantiene a las mujeres junto a los varones, si no el dinero? Estando entre ellas tendrían mucha comunidad, pues el intelecto y la vida emocional de las mujeres se han detenido en un estadio primitivo, o sea, general, y apenas hay mujeres individualistas o de tendencia extravagante. Es fácil imaginar qué estimuladora vida tendrían entre ellas: tal vez fuera incluso una vida paradisíaca, aunque a un nivel espantosamente bajo. Pero ¿a quién iba a molestarle la escasa altura de ese nivel?

Avatar de Usuario
Mat

La verdad, nunca me gustaron las novelas por entrega

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 5:35 pm


Avatar de Usuario
Mat

Tampoco las novelas. Algunos cuentos si son entretenidos.

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 5:38 pm

Link directo
Gracias a quien tuvo la amabilidad de pasar el texto a formato legible.

Avatar de Usuario
Sor_Citroen
Gafapasta
Gafapasta
Mensajes: 718
Registrado: Jue 05 Oct, 2006 4:27 pm

Mensajepor Sor_Citroen » Vie 18 Jul, 2008 6:07 pm

Error. Este libro tiene más años, es de principios de los setenta.

Ya me lo leeré detenidamente, ahora tengo que salir, pero por lo que he visto por encima me da la impresión que la tal Esther tiene en su cabezita un cacao mental considerable. :lol:

Avatar de Usuario
Mat

seguramente

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 6:15 pm

Debes tener razon porque habla de un modelo femenino más acorde con los 60-70s que los 90. Ahora sí me encaja. Habré interpretado erróneamente la fecha de una edición posterior como la de lanzamiento editorial. De todas maneras en su página de Wiki aparece 1998 como fecha de publicación.

Sobre su cacao mental... pues no sé, supongo que dirá cosas interesantes y razonables y otras que no. Pero en cualquier caso, sólo una mujer podría hablar así de las mujeres y en eso sí es consecuente la señora.

Avatar de Usuario
marcelo mouhape
En tratamiento
En tratamiento
Mensajes: 1687
Registrado: Jue 21 Feb, 2008 4:48 pm
Ubicación: Tres Arroyos (Argentina)
Contactar:

ACLARACIÓN...

Mensajepor marcelo mouhape » Vie 18 Jul, 2008 6:16 pm

...Los varones de verdad, somos indomables.
Saludos féminas.

Marcelo Mouhapé.
"Porque el periodismo es un sacerdocio
no un negocio, usted necesita saber,
todo".
Ese es mi lema laboral y actúo de la misma forma en lo personal. Doy todo y me gusta recibir de la mujer que se permite ser mujer
absolutamente todo...
Saludos desde Tres Arroyos, Argentina.

Marcelo N. Mouhapé Furné

Avatar de Usuario
Mat

Mensajepor Mat » Vie 18 Jul, 2008 6:25 pm

No te enteras Marcelo, a ninguna dama le interesa un varón indomable y según la Esther todos lo somos.

Avatar de Usuario
marcelo mouhape
En tratamiento
En tratamiento
Mensajes: 1687
Registrado: Jue 21 Feb, 2008 4:48 pm
Ubicación: Tres Arroyos (Argentina)
Contactar:

ACLARACION DOS...

Mensajepor marcelo mouhape » Vie 18 Jul, 2008 6:30 pm

...Las Damas prefieren a los varones domados.
Las mujeres buscan a los indomables en la cama (como yo).
Saludos.

Marcelo Mouhapé.
"Porque el periodismo es un sacerdocio
no un negocio, usted necesita saber,
todo".
Ese es mi lema laboral y actúo de la misma forma en lo personal. Doy todo y me gusta recibir de la mujer que se permite ser mujer
absolutamente todo...
Saludos desde Tres Arroyos, Argentina.

Marcelo N. Mouhapé Furné

Avatar de Usuario
Moderna
Pequeño saltamontes
Pequeño saltamontes
Mensajes: 40
Registrado: Mié 16 Jul, 2008 4:06 am

El Varon Domado

Mensajepor Moderna » Jue 07 Ago, 2008 5:55 pm

:lol: Esther se las trae, Considero que no todos los hombres son domables. :up: Aparte, son los que andan demostrando que son machotes,pero que machotes. En cuanto ven una buena hembra se le cae las babas. !!!!!!!En fin!!!!!!. Me anímo a leeerlo.

Avatar de Usuario
016

Mensajepor 016 » Mié 13 Ago, 2008 12:11 pm




La mujer defendida por Jesús Neira asegura que el agresor "es una bellísima persona"


  • El profesor está ingresado en coma en un hospital.
  • La mujer ha subrayado en Cuatro que "si él no hubiera intervenido, no hubiera ocurrido nada. En ningún momento son malos tratos".
  • El supuesto autor de la agresión es un madrileño de 44 años y ha pasado este martes a disposición judicial.
  • Ella dice que el hombre "está bajo tratamiento psiquiátrico".
"Estoy muy indignada, me siento fatal por el acoso mediático, Antonio es una bellísima persona". Son las palabras de Sandra, la mujer supuestamente maltratada por Antonio R.P., detenido por dar una paliza al profesor Jesús Neira cuando pretendía defenderla de una agresión, que ha indicado en el programa Visto y Oído de Cuatro que no considera haber recibido malos tratos de su pareja. "Era un simple forcejeo", ha dicho.

La mujer justifica que "Antonio Puertas no estaba bien, le faltaba su medicación y es una bellísima persona". Sobre la paliza que recibió Neira, que en estos momentos se encuentra ingresado en coma en un hospital de Madrid, Sandra da su versión de los hechos: "No veo cómo le agrede, sólo veo que estaba tirado en el suelo. Me arrodillo ante él y le pido mil disculpas porque la situación no era agradable. Le pregunto si está bien y él asiente con la cabeza".

"A partir de ahí, Antonio se derrumba, empieza a llorar. No entiende qué le pasa. Él está bajo tratamiento psiquiátrico, necesita mediación… Es una persona a la que hay que ayudar", añade.

"No tenía que haber intervenido"

La mujer ha querido agradecer el comportamiento de la familia de Jesús Neira y pedido disculpas públicamente. Sin embargo, ha subrayado que "si él no hubiera intervenido, no hubiera ocurrido nada. En ningún momento son malos tratos".

Además, para desmentir el maltrato, ha declarado voluntariamente ante la Guardia Civil y ha pedido un reconocimiento médico.

Sus palabras fueron contestadas en el programa por Isabel Cepeda, la mujer de Jesús Neira: "Sandra ha dicho que Antonio Puertas es una bellísima persona, y lo ha demostrado con una doble agresión".





Volver a “Cajón de Sastre”