CARROZA de LOS DIOSES.- Erich Von Daniken

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:08 pm

consumidos ... Apúrense, escapen ya, porque no puedo hacer nada mientras estén aquí."

De acuerdo con esto, no hay duda que dos extraños, los "ángeles", poseían un poder desconocido para los habitantes. La urgencia sugestiva, la velocidad con que se llevaron a la familia de Lot, también nos hace pensar. Cuando Lot se demoró, lo tironearon de las manos. Tenían que irse en una cuestión de minutos. Lot debía irse a las montañas y no volverse atrás. Sin embargo, Lot no parece tener un ilimitado respeto por los ángeles, porque sigue poniendo objeciones:"...No puedo escapar a las montañas..." Un poco más tarde los ángeles dicen que no pueden hacer nada por él si no va con ellos.

¿Qué pasó realmente con Sodoma? No podemos imaginar que Dios todopoderoso esté atado a un cronograma. Entonces, ¿por qué están sus "ángeles" con tanta prisa? ¿O es que la destrucción de la ciudad por un cierto poder u otra estaba fijada al minuto? ¿Acaso el conteo ya había empezado y los ángeles lo sabían? En ese caso, el momento de la destrucción sería obviamente inminente. ¿No había un modo más simple de poner a salvo a la familia de Lot? ¿Por qué tenían que ir a las montañas a toda costa? ¿Y por qué tenían prohibido mirar atrás?

Admitido que son preguntas difíciles sobre una materia seria. Pero desde que dos bombas atómicas cayeron en Japón, conocemos el tipo de daño que esas bombas causan y que las criaturas vivientes expuestas a la directa radiación mueren o se enferman incurablemente. Imaginemos por un momento que Sodoma y Gomorra fueron destruidas de acuerdo con un plan, o sea deliberadamente, por una explosión nuclear. Tal vez - especulemos un poco más - los "ángeles" simplemente querían destruir algún material fisionable y peligroso y al mismo tiempo limpiar la tierra de cierta raza que encontraban desagradable. El tiempo para la destrucción estaba fijado. Los que iban a escapar - como la familia de Lot- tenían que quedarse a unas millas del centro de la explosión, en las montañas, porque las rocas naturalmente absorben los rayos dañinos. Y - todos conocemos la historia - la mujer de Lot se dio vulta y miró directo al sol atómico. Hoy en día nadie se sorprende que se haya muerto en el lugar. "Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra rocas y fuego."

Y así es como termina la catástrofe (Génesis 19:27-27): "Y Abraham fue temprano en la mañana al lugar donde se paraba ante el Señor: Y miró hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra de la llanura, y miró y el humo del lugar subía como el humo de un horno."

Podemos ser tan religiosos como nuestros padres, pero seguramente somos menos crédulos. Con el mejor deseo del mundo no podemos imaginar un Dios omnipotente, infinitamente bueno, que está por encima del concepto del tiempo y sin embargo no sabe lo que va a pasar. Dios
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:09 pm

creó al hombre y quedó satisfecho con su trabajo. Sin embargo, parece haberse arrepentido de su obra después, porque el mismo creador decidió destruir a la humanidad. Es también difícil para los niños iluminados de esta era pensar en un dios infinitamente bueno que da preferencia a sus "hijos favoritos", como la familia de Lot, sobre otros muchos. El Viejo Testamente da algunas descripciones impresionantes en las cuales Dios solo o sus ángeles, vuelan derecho desde el cielo haciendo un enorme ruido y provocando nubes de humo. Una de las más originales descripciones de esos incidentes nos viene contado por el profeta Ezekiel:

"Entonces sucedió que en el trigésimo año, en el cuarto mes, en el quinto día del mes, estaba yo entre los cautivos al borde del río Cobar, que los cielos se abrieron... Y yo miré y un remolino vino desde el norte, una gran nube, y un fuego enroscándose en sí mismo, y una claridad había a su alrededor, y de su centro como del color del ámbar. También del medio vinieron cuatro criaturas vivientes. Y ésta era su apariencia: eran parecidos a los hombres. Y cada uno tenía cuatro caras, y cada uno tenía cuatro alas. Y sus pies eran derechos; y la base de sus pies era como la base de la pata de un ternero; y lanzaban chispas como del color de lustrosas brasas."

Ezekiel da detalles precisos del aterrizaje de este vehículo. Describe una nave que viene del norte, emitiendo rayos y brillando y levantando una gigantesca nube de arena del desierto. Ahora, el Dios del antiguo testamento se supone omnipotente. ¿Entonces por qué este todopoderso Dios tiene que venir de una dirección en particular? ¿No puede estar en cualquier lugar que quiera sin todo este ruido y escándalo?

Sigamos el relato del testigo Ezekiel un poco más:

"Mientras estaba yo mirando los animales, apareció una rueda sobre la tierra, junto a cada uno de los animales; la cual tenía cuatro caras o frentes; y las ruedas y la materia de ellas era a la vista como del color del mar; y todas cuatro eran semejantes, y su forma y su estructura eran como de una rueda que está en medio de otra rueda. Caminaban constantemente por sus cuatro lados, y no se volvían cuando andaban. Asimismo las ruedas tenían tal circunferencia y altura, que causaba espanto el verlas; y toda la circunferencia de todas cuatro estaba llena de ojos por todas partes. Y caminando los animales, andaban igualmente también las ruedas junto a ellos; y cuando los animales se levantaban de la tierra, se levantaban también del mismo modo las ruedas con ellos."

La descripción es asombrosamente buena. Ezekiel dice que cada rueda estaba en el medio de otra. ¡Una ilusión óptica! Para nuestra manera de pensar lo que vio fue uno de esos vehículos especiales que los americanos usan en el desierto y terreno pantanoso. Ezekiel observó que las ruedas se elevaban del suelo simultáneamente con las criaturas
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:09 pm

aladas. Estaba en lo cierto. Naturalmente las ruedas de un vehículo mutipropósito, digamos un helicóptero anfibio, no se quedan en el suelo cuando arranca.

Más de Ezekiel: "Hijo del hombre, párate en tus pies y te hablaré."

El narrador oyó esta voz y ocultó su cara en el suelo con temor y temblando. La extraña aparición se dirigió a Ezekiel como "hijo del hombre" y quería hablar con él.

El cuento sigue: "... y escuché detrás de mí una voz diciendo, Bendita sea la gloria del Señor desde su lugar. Y escuché también el sonido de las alas de la criatura viviente que se tocaban, y el ruido de ruedas y de una gran prisa."

Aparte de su precisa descripción del vehículo, Ezekiel también notó el ruido que el vehículo hizo al dejar el suelo. Asimila el sonido de las alas y de las ruedas a "una gran prisa". Seguramente esto sugiere un relato de un testigo ocular. Los "dioses" hablaron a Ezekiel y le dijeron que era su tarea restaurar la ley y el orden en el país. Lo llevaron con ellos en su vehículo y confirmaron que no habían aún abandonado el país. Esta experiencia deja una fuerte impresión en Ezekiel, quien nunca se cansa de describir este extraño vehículo. En tres ocasiones más dice que cada rueda estaba en el medio de otra rueda y que las cuatro ruedas podían ir "sobre sus cuatro lados ... y no giraban mientras marchaban". Y quedó especialmente impresionado por el hecho de que el total del cuerpo del vehículo, la parte de atrás, las manos, las alas e incluso las ruedas, estaban "llenas de ojos". Los "dioses" revelan el propósito y la meta de su viaje al cronista más adelante cuando le dicen que están viviendo en el medio de una "casa rebelde" que tiene ojos pero no ve, orejas pero no oye. Una vez que fue educado sobre sus coterráneos, siguen, como en todas las descripciones de estos aterrizajes, directivas y consejos sobre ley y orden, así como claves para crear una civilización adecuada. Ezekiel tomó este trabajo muy seriamente y siguió las instrucciones de los "dioses".

Una vez más nos enfrentamos a todo tipo de preguntas.

¿Quién le habló a Ezekiel? ¿Qué tipo de seres eran?

Ciertamente no eran "dioses" en el sentido tradicional de la palabra, o no hubieran necesitado un vehículo para moverse de un lugar a otro. Este tipo de locomoción parece totalmente incompatible con la idea de un Dios todopoderoso.

En relación a esto, hay otra invención técnica en el Libro de los Libros, que vale la pena examinar imparcialmente.


.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:10 pm

En Éxodo 15:10, Moisés relata las instrucciones exactas que "Dios" le dio para crear el Arca de la Alianza. Las directivas son dadas para cada pulgada, dónde y cómo poner las duelas y los anillos, y de qué aleación se harían los metales. Las instrucciones pretendían que todo se hiciera exactamente como "Dios" quería. Le advirtió varias veces a Moisés que no cometiera ningún error.

"Y asegúrate que lo hagas según el patrón que te fue mostrado en la montaña" (Éxodo 25:40)

"Dios" también le dice a Moisés que le hablaría desde el asiento de la clemencia. Nadie, le dijo a Moisés, debería acercarse al Arca de la Alianza, y le dio precisas instrucciones acerca de la vestimenta a ser usada y del calzado apropiado al transportarla. A pesar de todo este cuidado, hubo un descuido (2 Samuel 6: :2). David hizo mover el Arca de la Alianza, y Uzzah ayudó a guiar la carreta sobre la que estaba. Cuando pasó un rebaño y sacudió y puso en peligro que el Arca se cayera, Uzzah la agarró. Cayó muerto en el lugar, como golpeado por un rayo.

¡Sin duda el Arca estaba cargada con electricidad! Si la reconstruimos hoy en día de acuerdo a las instrucciones recibidas por Moisés, se genera un conductor de varios cientos de voltios. El borde y la corona dorada podrían haber servido para cargar el condensador que estaba formado por placas de oro y un conductor positivo y uno negativo. Si, además, uno o los dos querubines del asiento de la clemencia actuaran como un magneto, el parlante - incluso un tipo de set de comunicaciones entre Moisés y la nave - queda perfecto. Los detalles de la construcción del Arca de la Alianza pueden ser leídos enteramente en la Biblia. Sin consultar Éxodo, creo recordar que el Arca estaba usualmente rodeada de chispas brillantes y que Moisés usó este "transmisor" cuando necesitaba ayuda y consejo. Moisés oía la voz de su Señor, pero nunca lo vio cara a cara. Cuando le pidió una vez que se mostrara a él en una ocasión, su "Dios" contestó:

"Tú no puedes ver mi cara, porque no hay ningún hombre que me pueda ver y vivir. Y el Señor dijo: Pero, hay un lugar a mi lado, y tú deberás pararte sobre una roca. Y sucederá que mientras mi gloria pasa a tu lado te cubriré con mi mano y después que pase retiraré mi mano y tú verás mi espalda, pero mi cara no debe ser vista" (Éxodo 33:20-23)

Hay asombrosos parecidos en viejos textos. En la quinta tabla de la Épica de Gilgamesh, de origen sumerio y mucho más antiguo que la Biblia, encontramos virtualmente la misma sentencia:

"Ningún mortal viene a la montaña donde moran los dioses. El que mira a los dioses a la cara debe morir."


.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:11 pm

En otros libros antiguos, que retroceden etapas en la historia de la humanidad, encontramos citas similares. ¿Por qué no querían los "dioses" mostrarse cara a cara? ¿Por qué no dejaron caer sus máscaras? ¿Qué temían? ¿O toda la historia del Éxodo viene de la épica de Gilgamesh? Incluso esto es posible. Después de todo, se supone que Moisés fue criado en la casa real egipcia. Tal vez tuvo acceso a la biblioteca y adquirió conocimientos de antiguos secretos durante esos años.

Tal vez debamos dudar de la fecha del Antiguo Testamento, también, porque hay una buena cantidad de datos para sostener que David, quien vivió mucho después, luchó con un gigante con seis dedos en la mano y seis en los pies (2 Samuel 21:18-22) También debemos considerar la posibilidad de que todas las antiguas historias, sagas y narrativas hayan sido compiladas en un solo lugar y más tarde encontraron su camino a diferentes países en la forma de copias de alguna manera distorsionadas.

Los hallazgos recientes cerca del Mar Muerto (los textos Qumran) proveen una valiosa y asombrosa amplificación del bíblico Génesis. Nuevamente varios textos hasta hoy desconocidos mencionan carrozas celestiales, hijos de los cielos, ruedas, y el humo que las apariciones voladoras emitían. En el Apocalipsis de Moisés (Capítulo 33), Eva miró hacia el cielo y vio una carroza de luz viajando allí; era conducido por cuatro águilas brillantes. Ningún ser terrestre podría describir su magnificencia, dice Moisés. Finalmente la carroza se dirigió hacia arriba, hacia Adán, y salió humo de entre las ruedas. Esta historia, incidentalmente, no nos cuenta mucho de nuevo. Sin embargo, carrozas de luz, ruedas y humo se citan como apariciones magníficas en épocas tan antiguas como en conección con Adán y Eva.

Un evento fantástico fue descifrado en el manuscrito de Lamech. Como el manuscrito está fragmentariamente preservado, faltan oraciones y párrafos enteros. Sin embargo, lo que resta es suficientemente curioso como para ser contado. La tradición dice que un día cualquiera Lamech, el padre de Noe, llegó a su casa y fue sorprendido por un niño que, de acuerdo a su apariencia, estaba bastante fuera de lugar en la familia. Lamech le reprochó a su esposa Bat-Enosh y declaró que el niño no era de él. Entonces Bat-Enosh juró por lo más sagrado que la semilla había venido de él, el padre Lamech, y no de un soldado o un extraño o uno de los "hijos del cielo". (Entre paréntesis nos podemos preguntar qué tipo de "hijos del cielo" eran esos. Este drama familiar sucedió antes del Diluvio), Sin embargo, Lamech no creyó las protestas de su esposa y estando muy alterado, fue a pedir consejo a su padre Matusalén. Cuando llegó, relató la historia familiar que lo había deprimido tanto. Matusalén lo escuchó, reflexionó y fue él mismo a consultar al sabio Enoch. El problema era tan importante que el anciano aceptó las penurias del largo viaje. La pregunta sobre el origen del pequeño debía ser aclarada. Así que Matusalén describió cómo un niño había aparecido en la familia de su
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:11 pm

hijo, el cual se parecía más a los hijos del cielo que a los hombres. Sus ojos, pelo, piel y todo su ser eran diferentes al resto de la familia.

Enoch escuchó la historia y mandó a Matusalén de vuelta con las noticias extremadamente preocupantes de que un gran juicio caería sobre la tierra y la humanidad y toda "carne" sería destruida porque era sórdida y disoluta. Pero el extraño niño de quien la familia sospechaba había sido elegido como el progenitor de los que sobrevivirían al gran juicio universal. Por lo tanto, debería ordenar a su hijo Lamech llamar al niño Noe. Matusalén viajó a su casa y le contó a Lamech qué los esperaba a todos. ¡Qué podría hacer Lamech sino reconocer al extraño niño como suyo y darle el nombre de Noe!

Lo asombroso acerca de la historia familiar es la información de que el padre de Noe fueron informados acerca del diluvio y que también el abuelo Matusalén fue avisado del terrible evento por el mismo Enoch, quien poco después, según la tradición, desapareció para siempre en una carroza de fuego hacia el cielo.

¿No nos coloca seriamente ante la pregunta de si la raza humana es un acto de deliberada "crianza" de seres desconocidos del espacio? De otro modo cuál puede ser el sentido de la recurrente fertilización de seres humanos por gigantes e hijos del cielo, con la consiguiente exterminación de especímenes fracasados. Visto de esta forma, el Diluvio se convierte en un proyecto preconcebido por seres desconocidos con la intención de exterminar la raza humana salvo por unas pocas honrosas excepciones. Pero si el Diluvio, cuya existencia está probada históricamente, fue deliberadamente planeado y preparado, y esto muchos cientos de años antes de que Noe recibiera las órdenes de construir el arca, entonces no puede ser más aceptado como un juicio divino.

Hoy en día la posibilidad de criar una raza humana inteligente no es más una teoría absurda. Así como las sagas de Tiahuanaco y las inscripciones en la Puerta del Sol hablan sobre una nave espacial que trajo a la Gran Madre a la tierra para que pudiera tener hijos, las antiguas escrituras religiosas, también, no se cansan de decir que "Dios" creó al hombre a su imagen. Hay textos que indican que fueron necesarios varios experimentos antes de que el hombre quedara como "Dios" quería. Con la teoría de una visita a nuestra tierra por inteligencias desconocidas, podríamos postular que hoy somos similares a esos fabulosos e inidentificados seres.

En esta cadena de evidencias, las ofrendas que los "dioses" pidieron a nuestros antepasados traen problemas curiosos. Sus demandas no estaban limitadas en absoluto a incienso y sacrificios de animales. La lista de regalos pedidos por los dioses muy a menudo incluyen monedas hechas con aleaciones especificadas con gran detalle. De hecho, las mayores instalaciones de fundiciones del antiguo Este fueron
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:12 pm

encontrados en Ezion-Geber, y consisten en un horno ultra moderno con un sistema de canales de aire, chimeneas y aperturas para propósitos específicos. Expertos en fundición de nuestros días se encuentran con el inexplicado fenómeno de cómo el cobre pudo ser refinado en estas instalaciones prehistóricas. Sin embargo sucedió, dado que grandes depósitos de sulfuro de cobre se encontraron en las cuevas y galerías alrededor de Ezion-Geber. Y estos hallazgos están estimados en 5.000 años de antigüedad.
Si nuestros viajeros espaciales encuentran pueblos primitivos en algún planeta un día ellos también parecerán "hijos del cielo" o "dioses". Tal vez nuestra inteligencia esté tan avanzada en comparación con los habitantes de estas regiones como las fabulosas apariciones del universo lo estuvieron frente a nuestros primitivos antepasados. ¡Pero qué decepción si el tiempo en este desconocido lugar de aterrizaje hubiera progresado también y nuestros astronautas no son recibidos como "dioses" sino con risas frente a seres que viven en el pasado!

5.- ARDIENTES CARROZAS DE LOS CIELOS

Un sensacional hallazgo fue hecho en la colina de Kuyunjik cerca del comienzo del siglo. Fue la heroica epopeya de gran poder expresivo grabada en doce tablas de arcilla, y pertenecían a la biblioteca de rey asirio Ashurbanipal. La epopeya fue escrita en acadio; más tarde se encontró una segunda copia de la época del Rey Hammurabi.

Es un hecho que la versión original de la epopeya de Gilgamesh tiene su origen en los sumerios, ese pueblo misterioso cuyo origen no conocemos pero que dejaron asombrosos números de quince dígitos y una astronomía muy avanzada. También está claro que el hilo principal de la epopeya de Gilgamesh corre paralelo al libro bíblico del Génesis.

La primera tabla de arcilla de los hallazgos de Kuyunjik relata que el héroe victorioso Gilgamesh construyó una muralla alrededor de Uruk. Leemos que el "dios del cielo" vivió en una majestuosa cas que contenía graneros, y que los guardias se colocaron en la muralla. Leemos que Gilgamesh era una mezcla de "dios" y hombre - dos tercios dios y un tercio hombre. Los peregrinos que llegaban a Uzuk lo miraban con temor y temblando porque nunca habían visto algo parecido en belleza y fuerza. En otras palabras, el comienzo de la narrativa contiene la idea de mezcla entre "dioses" y hombres nuevamente.

La segunda tabla nos cuenta que otra figura, Enkidu, fue creado por la diosa del cielo, Aruru. Erkidu es descripto con gran detalle. Todo su cuerpo estaba cubierto de pelo; usaba pieles, comía pasto de los campos y bebía en las mismas aguadas que los rebaños. También retozaba en las cataratas.

.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:13 pm

Cuando Gilgamesh, el rey de la ciudad de Uruk, oyó sobre esta poco atractiva criatura, sugirió que le dieran una hermosa mujer para que se separara de los rebaños. Enkidu, inocente personaje, cayó en el truco del rey y pasó seis días y seis noches con una beldad semi-divina. Esta real complacencia nos hace pensar que la idea de mezcla de razas entre un semidiós y un medio animal no era tomado como tan normal en ese mundo bárbaro.
La tercer tabla sigue contando sobre una nube de tierra que vino de la distancia. Los cielos rugieron, la tierra se estremeció y finalmente el "dios sol" salió y tomó a Enkidu con poderosas alas y garras. Leemos con asombro que cayó como plomo en el cuerpo de Enkidu y que su peso le pareció como el de una roca.

Incluso si le reconocemos a los antiguos cuentistas una fértil imaginación y descontamos las adiciones hechas por traductores y copistas, lo increíble sigue estando. ¿Cómo pudo saber el antiguo cronista que el peso de un cuerpo se convierte en pesado como plomo a cierta aceleración? Hoy en día sabemos todo sobre las fuerzas de gravedad y aceleración. Cuando un astronauta es empujado hacia atrás por una fuerza de varios G en el despegue, ha sido calculado de antemano.

¿Pero cómo se le ocurrió la idea al antiguo cronista?

La quinta tabla marra cómo Gilgamesh y Enkidu salieron a visitar la morada de los "dioses" juntos. La torre en que los dioses Irninis vivían podía ser vista centelleando a la distancia mucho antes de llegar a ella. Las flechas y misiles que los viajeros enviaron a los guardias rebotaron sin hacerles daño. Y cuando llegaron al recinto de los "dioses" una voz les rigió:" ¡Dénse la vuelta! Ningún mortal viene a la montaña sagrada donde los dioses habitan; el que mira a los dioses a la cara debe mori."

"No puedes ver mi cara, porque ningún hombre podrá verme y vivir." doce en Éxodo.

En la séptima tabla está el primer relato de un testigo de un viaje espacial, hecho por Enkidu. Voló por cuatro horas agarrado en los talones de bronce de un águila. Así es como la historia lo relata, literalmente:

"Me dijo: 'Mira hacia abajo a la tierra. ¿A qué se parece? Mira al mar. ¿Qué te parece?' Y la tierra era como una montaña y el mar era como un lago. Y nuevamente voló por cuatro horas y me dijo:
''Mira hacia abajo a la tierra. ¿A qué se parece? Mira al mar. ¿Qué te parece?' Y la tierra era como un jardín y el mar era como la cañada de un jardinero. Y voló más arriba aún otras cuatro horas y dijo:''Mira hacia abajo a la tierra. ¿A qué se parece? Mira al mar. ¿Qué te parece?' Y la tierra era como migas y el mar era como un canal de agua."

.../....

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:13 pm

En este caso, alguna criatura viviente debe haber visto la tierra desde una gran altura. La descripción es demasiado acertada para ser el producto de simple imaginación. ¿Quién podría decir que la tierra parecía de migas y el mar como un canal de agua si no tuviera algún concepto de cómo se ve la tierra desde las alturas? Porque la tierra realmente se ve como un rompecabezas de migas y canales de agua desde una gran altura.

Cuando la misma tabla nos cuenta que una puerta habló como una persona viviente, sin duda identificamos el fenómeno con un micrófono. Y en la octava tabla el mismo Enkidu, que debe haber visto la tierra desde una considerable altura, muere de una enfermedad misteriosa, tan misteriosa que Gilgamesh pregunta si no se le habrá transmitido por el aliento venenoso de un pecho celestial. ¿Pero de dónde sacó Gilgamesh la idea de que el aliento venenosos de un pecho celestial podía causar una enfermedad incurable y fatal?

La novena tabla describe cómo Gilgamesh llora la muerte de su amigo Enkidu y decide emprender un largo viaje hasta los dioses, porque está obsesionado con la idea de que puede morir de la misma enfermedad que Enkidu. La narrativa dice que Gilgamesh llegó a dos montañas que sostenían los cielos y que estas dos montañas enmarcaban el portón del sol. En el portón del sol encontró dos gigantes, y después de una larga discusión lo dejaron pasar porque era dos tercios de dios él mismo. Finalmente Gilgamesh encontró el jardín de los dioses, más allá del cual se extendía el mar sin fin. Mientras Gilgamesh estaba en camino, los dioses le advirtieron dos veces: "Gilgamesh, ¿por qué te apuras? No encontrarás la vida que buscas. Cuando los dioses crearon al hombre, lo destinaron a la muerte, pero retuvieron la vida para ellos."

Gilgamesh no escuchó advertencias; quería llegar a Utnapishtim, el padre de los hombres, sin importar los peligros. Pero Utnaposhtim vivía en el lado opuesto del gran mar; ningún camino llevaba a él, ningún barco navegaba por allí excepto el del dios sol. Sorteando todo tipo de peligros, Gilgamesh curzó el mar. Y sigue su encuentro con Utnapishtim, que es descripto en la décimoprimer tabla.

Gilgamesh encontró la figura del padre de los hombres ni más grande ni má ancha que la suya, y dijo que se parecían como padre e hijo. Entonces Utnapishtim le cuenta a Gilgamesh sobre su pasado, extrañamente en la primera persona.

Para nuestra sorpresa, tenemos una descripción detallada del diluvio. Recuerda que los "dioses" le avisaron del diluvio que vendría y le dieron la tarea de construir un barco en el cual albergar mujeres y niños, sus parientes, y artesanos de todo tipo. La descripción de la violenta tormenta, la oscuridad, la marea creciente, y la desesperación de la gente
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:15 pm

que no pudo llevar con él, tiene una tremenda fuerza narrativa incluso hoy en día. También escuchamos - tal como el cuento de Noe en la Biblia - la historia del cuervo y la paloma que fueron liberados y cómo finalmente las aguas descendieron y el barco encalló en una montaña.

El paralelo de la historia del Diluvio en la epopeya de Gilgamesh y la Biblia no tiene duda, y no hay un sólo erudito que lo niegue. Lo fascinante de este paralelismo es que tenemos diferentes presagios y diferentes "dioses" en cada caso.

Si la historia del Diluvio de la Biblia es de segunda mano, la forma de primera persona de la narrativa de Utnapishtim muestra que un sobreviviente, un testigo ocular, habla en la epopeya de Gilgamesh.

Ha sido claramente probado que un diluvio catastrófico realmente tuvo lugar en el antiguo Este hace unos miles de años. Los textos cuneiformes de la antigua Babilonia indican en forma precisa dónde deben estar los restos del barco. En el la ladera sur del Monte Ararat los investigadores encontraron tres piezas de madera que posiblemente indica el lugar donde el arca encalló. Incidentalmente, la posibilidad de encontrar los restos de un barco construido principalmente en madera, que sobrevivió una inundación hace más de 6.000 años, son muy remotas.

Además de ser un reporte de primera mano, la epopeya de Gilgamesh también contiene descripciones de cosas extraordinarias que no podrían haber sido hechas por ninguna inteligencia viviente en el tiempo en que las tablas fueron escritas, por más que hayan sido cambiadas por los traductores y copistas que han manoseado la epopeya por siglos. Porque hay datos enterrados entre las descripciones que deben haber sido conocidas por el autor de la epopeya de Gilgamesh - y podemos descubrirlas si lo miramos a la luz de nuestro presente conocimiento.

Tal vez haciendo algunas nuevas preguntas echemos algo de luz en la oscuridad. ¿Es posible que la epopeya de Gilgamesh no se haya originado en el antiguo Este sino en la región de Tiahuanaco? ¿Es concebible que los descendientes de Gilgamesh vinieran de Sud América y trajeran la epopeya con ellos? Una respuesta afirmativa por lo menos explicaría la mención a la Puerta del Sol, la travesía por el mar, y al mismo tiempo la aparición repentina de los sumerios, porque como es bien sabido, todas las creaciones de Babilonia, que vino después, tienen su origen en los sumerios. Sin duda, la avanzada cultura egipcia de los faraones poseía bibliotecas en las que viejos secretos fueron cuidados, enseñados, aprendidos y escritos. Como fue ya mencionado, Moisés se crió en la corte egipcia y ciertamente tuvo acceso a la venerable biblioteca. Moisés era un hombre educado y receptivo; incluso se piensa que escribió cinco de sus libros él mismo, aunque es todavía un enigma en qué idioma los pudo escribir

.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:15 pm

Si trabajamos en la hipótesis de que la epopeya de Gilgamesh llegó a Egipto de los sumerios por vía de los asirios y babilonios, y que el joven Moisés lo encontró allí y adaptó para sus propios fines, entonces la historia sumeria del Diluvio y no la de la Biblia, sería la genuina. ¿No nos debemos hacer esta pregunta?

Muchas oportunidades de investigación en el antiguo Este sin duda zozobraron en la inviolabilidad y santidad de la Biblia. La gente no se animó a hacer preguntas y establecer sus dudas en voz alta frente a este tabú. Incluso los eruditos del siglo XIX y XX, tan iluminados, estuvieron atrapados en las redes mentales de errores de miles de años, porque de otro modo inevitablemente se habría llegado a cuestionar las historias bíblicas. Pero incluso cristianos muy religiosos deben aceptar que muchos eventos descriptos en el Antiguo Testamento no pueden reconciliarse con el carácter de un Dios grande, bueno y omnipresente. El hombre que quiera preservar los dogmas religiosos de la Biblia intactos debe estar interesado en clarificar quién educó a los hombres de la antigüedad, quién les dio las primeras reglas de vida en comunidad, quién les entregó las primeras reglas de higiene, y quién aniquiló las razas degeneradas.

Si pensamos así y hacemos preguntas como éstas, no necesariamente no somos religiosos. Yo mismo estoy convencido que cuando la última pregunta sobre nuestro pasado tenga una genuina y convincente respuesta, ALGO, que llamo DIOS, a falta de un nombre mejor, quedará por la eternidad.

Pero la hipótesis de que el dios inimaginable necesitaba vehículos con ruedas y alas para moverse de un lugar a otro, se apareaba con gente primitiva, y no se animaba a dejar caer su máscara, sigue siendo una insultante pieza de presunción, mientras no sea apoyada en pruebas. La respuesta de los teólogos de que Dios es sabio y que nosotros no podemos imaginar en qué modo se muestra, escabulle nuestra pregunta y es por eso mismo insatisfactoria. La gente puede querer cerrar los ojos a nuevas realidades. Pero el futuro roe nuestro pasado cada día. En el futuro cercano, los primeros hombres aterrizarán en Marte. Si hay un solo, antiguo, largamente abandonado edificio allí, si hay un solo objeto indicando antiguas inteligencias, si hay un dibujo en una roca, entonces estos hallazgos sacudirán los cimientos de nuestra religión y llenarán nuestro pasado de confusión. Un solo descubrimiento de este tipo causará la mayor revolución y reforma en la historia de la humanidad.

En vista de la inevitable confrontación con el futuro, no sería más inteligente usar ideas imaginativas al observar nuestro pasado? Sin ser ateos, no nos podemos permitir ser crédulos. Cada religión tiene un perfil, un esquema, de su dios; está obligada a pensar y creer dentro de este perfil. Mientras tanto, con la era espacial, el Día del Juicio intelectual cada vez está más cerca. La nubes teológicas se evaporarán.
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:50 pm

con el decisivo paso en el universo deberemos reconocer que no hay 2.000.000 dioses, ni 20.000 sectas, ni 10 grandes religiones, sino una sola.

Pero sigamos construyendo nuestra hipótesis del pasado de la humanidad. Esta es la imagen hasta ahora:

Hace una indefinible cantidad de años una nave espacial desconocida descubrió nuestro planeta. La tripulación de la nave descubrió pronto que la tierra tenía todos los requisitos para el desarrollo de la vida inteligente. Obviamente, el "hombre" de esa época no era el homo sapiens, sino algo bastante diferente. Los hombres del espacio fertilizaron artificialmente algunas hembras de esta especie, las pusieron a dormir profundamente, según dicen antiguas leyendas, y partieron. Miles de años después los viajeros espaciales volvieron y encontraron especímenes desparramados del homo sapiens. Repitieron su experimento de apareamiento varias veces hasta que produjeron una criatura suficientemente inteligente como para aprender las reglas de la sociedad. La gente de esa época era todavía bárbara. Como había peligro que podría hacer retroceder a la nueva raza, los viajeros del espacio destruyeron los especímenes no exitosos o se llevaron a los homo sapiens para establecerlos en otros continentes. Las primeras comunidades y las primeras habilidades comenzaron a exisitir; caras en las rocas y pinturas rupestres se hicieron, la alfarería fu descubierta, y se hicieron los primeros intentos de arquitectura.

Los primeros hombres tenían un gran respeto por los viajeros del espacio. Porque vinieron de un lugar absolutamente desconocido y volvieron después allí, fueron los "dioses" para ellos. Por alguna misteriosa razón, los "dioses" estaban interesados en pasarles su inteligencia. Cuidaron las criaturas que crearon; querían protegerlas de la corrupción y preservarlas del mal. Querían asegurarse que su comunidad se desarrollara adecuadamente. Sacaron del medio a los anormales y trataron que los que quedaron recibieran los requerimientos básicos para una sociedad capaz de desarrollarse.

Admito que esta especulación todavía está llena de huecos. Me pueden decir que no hay pruebas. El futuro dirá cuántos de estos huecos se podrán llenar. Este libro plantea una hipótesis hecha con muchas especulaciones, así que la hipótesis puede no ser verdadera. Pero cuando la comparo con las teorías que permiten a muchas religiones vivir sin ser asaltados en el refugio de sus tabúes, me gustaría atribuirle un mínimo porcentaje de probabilidad a mi hipótesis.

Tal vez sea bueno decir una palabras sobre la "verdad". Cualquiera que cree en una religión y nunca ha sido atacado, está convencido de que tiene la "verdad". Se aplica no sólo a cristianos sino también a los miembros de otras comunidades religiosas, tanto grandes como
../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:50 pm

pequeñas. Teólogos, filósofos y otros más han reflexionado sobre sus enseñanzas, sobre su maestro, y están convencidos que encontraron la "verdad" Naturalmente, cada religión tiene su historia, las promesas de su Dios, sus convenios con Dios, sus profetas y sabios maestros que han dicho ... Pruebas de la "verdad" siempre comienzan en el centro de nuestra religión y de allí se expanden. El resultado es sesgado por una manera de pensar que hemos aceptado desde niños. Sin embargo, varias generaciones han vivido y siguen viviendo convencidas de tener la "verdad".

De una forma más modesta, declaro que no podemos poseer la "verdad". En el mejor caso podemos creer en ella. Cualquiera que realmente busque la verdad no puede y no debe buscarla bajo la égida y dentro de los confines de su propia religión. ¿Cuál es el propósito de la vida, creer en la verdad o buscarla?

Incluso si los hechos del Antiguo Testamento pudieran ser probados arqueológicamente en Mesopotamia, esos hechos verificados no serían prueba de la religión que les concierne. Si las antiguas ciudades, villas, e inscripciones son encontradas en una región en particular, se demuestra que la historia de los pueblos que vivieron allí es un hecho real. Pero no se prueba que el dios de ese pueblo era el único dios (y no un viajero espacial).

¿Se le ocurriría a un solo cristiano reconocer que el dios de los pre-Incas es el genuino dios como resultado de las excavaciones en Perú? Simplemente quiero decir que las experiencias místicas y las actuales hacen la historia de un pueblo.

Así que cualquiera que realmente busque la verdad no puede ignorar nuevos puntos de vista simplemente porque no calcen en su esquema de pensamiento, o creencia. Dado que los viajes espaciales no existían hace cien años, nuestros abuelos no podrían haber pensado si sus antepasados tuvieron visitas del universo. Supongamos que, terrible pero posible, la civilización actual es enteramente destruida por una bomba H y una guerra atómica. Cinco mil años más tarde, los arqueólogos encuentran fragmentos de la estatua de la Libertad de Nueva York. De acuerdo a nuestra forma actual de pensar, dirían que se encontraron con una divinidad desconocida, probablemente un dios del fuego (por la antorcha) o un dios del sol (por los rayos alrededor de su cabeza). Nunca se animarían a decir que era un artefacto simple, una estatua de la libertad.
Después de todo, la idea de aterrizar en la luna era absurda hace cincuenta años.
.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:51 pm

6.- ANTIGUAS LEYENDAS O ANTIGUOS HECHOS.

Como he observado previamente, hay cosas en la antigüedad que no deberían haber existido de acuerdo con las ideas corrientes. Pero mi afán de coleccionista no está ni por cerca exhausto con los hallazgos ya acumulados.

¿Por qué? ¡Porque la mitología de los Esquimales también dice que las primeras tribus fueron traídas del norte por "dioses" con alas de bronce! Las más viejas sagas de los indios americanos mencionan un pájaro de trueno que les trajo el fuego y las frutas. La leyenda maya, el Popol Vuh, nos dice que los "dioses" eran capaces de reconocer todo: el universo, los cuatro puntos cardinales de la brújula, e incluso la forma redonda de la tierra.

¿Qué hacen los esquimales hablando de pájaros de metal? ¿Por qué los indios mencionan un pájaro de trueno? ¿Cómo podrían los mayas haber supuesto que la tierra es redonda?

Los mayas eran inteligentes; tenían una cultura muy desarrollada. Dejaron no solamente un calendario fabuloso pero también cálculos increíbles. Conocían el calendario venusino de 584 días y estimaron la duración del año terrestre en 365,2420 días (El cálculo exacto de hoy: 365,2422) Los mayas dejaron cálculos que durarían 64.000.000 años. Las últimas inscripciones probablemente se acerquen a 400.000.000 años. La famosa fórmula venusina pudo muy bien ser calculada por un cerebro electrónico. De todos modos, es difícil creer que se originó en un pueblo de la jungla. La fórmula venusina de los mayas es como sigue:

El Tzolkin tiene 260 días, el año terrestre 365 días y el venusino 584 días. Estas cifras esconden la posibilidad de una sorpresiva división y suma. 365 es divisible entre 73 cinco veces, y 584 8 veces. Así que la fórmula increíble queda de esta forma:

(Luna) 20 x 13 = 260 x 2 x 73 = 37960
(Sol) 8 x 13 = 104 x 5 x 73 = 37960
(Venus) 5 x 13 = 65 x 8 x 73 = 37960

En otras palabras, todos los ciclos coinciden después de 37.960 años. La mitología maya dice que los "dioses" vendrían al gran lugar de descanso.

Las leyendas religiosas de los pueblos pre-incaicos dicen que las estrellas estaban habitadas y que los "dioses" venían a ellos de la constelación de las Pléyades. Las inscripciones cuneiformes de los sumerios, asirios, babilonios y egipcios constantemente presentan la misma imagen: "dioses" vinieron de las estrellas y volvieron a ellas; viajaron a través de los cielos en naves de fuego, poseían armas terroríficas y prometieron la inmortalidad a los hombres.

.../...

Avatar de Usuario
Pirañita

Mensajepor Pirañita » Mié 24 Ene, 2007 12:52 pm

Era perfectamente natural, por supuesto, para los pueblos antiguos buscar sus dioses en el cielo y también dar rienda suelta a su imaginación al describir la magnificencia y sus incomprensibles apariciones. Pero, aún si todo eso es aceptado, todavía quedan muchas anomalías.

Por ejemplo, ¿cómo supo el cronista del Mahabharata que podía exisitir un arma capaz de castigar a un pueblo con una sequía de doce años? ¿y suficientemente poderosa como para matar a niños aún no nacidos en el vientre de sus madres? La entigua epopeya indica, la Mahabharata, es más comprensible que la Biblia, e incluso en un cálculo conservador su núcleo central tiene por lo menos 5.000 años. Vale la pena leer la epopeya a la luz de los conocimientos modernos.

No estaremos muy sorprendidos al saber que en el Ramayana las vimanas, o sea máquinas voladoras, navegaban a gran altura con la ayuda de mercurio y un fuerte viento propulsor. Las vimanas podían cubrir enormes distancias y podían viajar hacia arriba, hacia abajo y hacia delante. ¡Envidiable capacidad de maniobra en estos vehículos espaciales!

Esta cita viene de la traducción de N. Dutt, 1891: "Al mandato de Rama, la magnífica carroza se elevó a una montaña de nubes con un enorme estruendo..." No podemos dejar de notar que no solamente se menciona un objeto volador nuevamente, sino que también el cronista habla de un enorme estruendo.

Aquí hay otro pasaje del Mahabharata: "Bhima voló con su vimana en un rayo enorme, brillante como el sol, e hizo un ruido como el trueno de una tormenta" (C. Roy, 1899).

Incluso la imaginación necesita algo con qué empezar. ¿Cómo puede un cronista dar descripciones que presuponen por lo menos una idea de cohetes y el conocimiento de que ese vehículo puede viajar en un rayo y provocar un terrible trueno?

En el Samsaptakabadha se hace una distinción entre carrozas que vuelan y las que no pueden hacerlo. El primer libro del Mahabharata devela la historia íntima de la soltera Kunti, quien no sólo recibió una visita del dios sol sino que tuvo un hijo de él, un hijo que se supone fue radiante como el sol mismo. Como Kunti estaba asustada - incluso en esos días - de caer en desgracia, dejó el niño en una gran cesta y lo puso en un río. Adhirata, un hombre acaudalado de la casta Suta, sacó la canasta y el niño del agua y lo crió.

¡Realmente una historia que no vale la pena contar si no se pareciera tanto a la de Moisés! Y, por supuesto, hay una nueva referencia a la
.../...




Volver a “Cajón de Sastre”