CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Cajón de Sastre: Foro para temas variados

Imagen

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Lun 02 Jul, 2018 2:38 am

''De su papi'' no heredo la duquesa roja mas que el archivo que estaba en 1 almarcen abandonado y 1 palacio que que gracias al dinero de su abuela materna, Julia Herrera no se derrumbo. COMO DIGO EN MI MENSAJE ANTERIOR, LA DUQUESA FUE LA UNICA HEREDERA UNIVERSAL DE SUS ABUELOS MATERNOS. Por lo que tengo entendido el Tribunal de Cadiz, no ha nombrado para nada la fundacion, solo que se le pague a los hijos la legitima, pero si no hay pagne contante y sonante, NADA SE PUEDE VENDER DE TODO EL VALOR QUE HAY EN EL PALACIO.
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Invitado » Lun 02 Jul, 2018 3:55 am

Isabel Ávarez de Toledo, duquesa de Medina Sidonia, fotografiada en Salnlucar de Barrameda (Cádiz), en el año 2000.

La última batalla de los hijos de la ‘duquesa roja’

Un nuevo fallo judicial a favor de los herederos de Luisa Isabel Álvarez de Toledo suma un nuevo desencuentro en la casa ducal más antigua de España

El palacio de los Guzmanes, la histórica residencia de los Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda, ha vuelto a convertirse en el escenario del penúltimo acto de la contienda familiar que enfrenta a los herederos de la casa ducal más antigua de España. Una disputa larvada a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado y que tuvo su apoteosis con el fallecimiento, el 7 de marzo de 2008, de la matriarca: Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura (Estoril, 1936-Sanlúcar, 2008), duquesa de Medina Sidonia, duquesa de Fernandina, princesa de Montalbán, marquesa de Villafranca del Bierzo, marquesa de Los Vélez y dueña de otros 11 títulos nobiliarios en Italia y seis en España, tres de ellos con la categoría de grandeza. Epítetos que se resumen, paradójicamente, en el de la duquesa roja, apelativo que se ganó por su lucha antifranquista y la defensa de los más desfavorecidos, y que evidencia las contradicciones y los extremos entre los que osciló la vida de Luisa Isabel.

El pasado lunes, la Audiencia Provincial de Cádiz ratificaba el derecho a la legítima de los tres hijos de la duquesa: Leoncio, Pilar y Gabriel González de Gregorio y Álvarez de Toledo, que ya había reconocido un juez de Sanlúcar en 2015, pero variaba la forma de percibirla, sustituyendo la entrega de una cantidad en metálico a cuenta de la Fundación Medina Sidonia por su participación en la titularidad de los bienes de esa entidad. Además, declaraba nulas, por fraudulentas, las compraventas realizadas en vida a beneficio de que su viuda, Liliane Dahlmann, de dos parcelas en la urbanización Altanterra, —una de ella sobre la que ambas construyeron una casa— valoradas en más de un millón de euros, según la sentencia. El abogado de Dahlmann ha confirmado a este diario que recurrirán ante el Tribunal Supremo esta parte de la sentencia.

Esta decisión judicial ha agitado las malas relaciones de los herederos de la duquesa roja con su viuda, y la de los hermanos entre sí, ya que solo el primogénito opuso recurso ante el dictamen de 2015. El nuevo fallo añade un nuevo jalón a los desencuentros familiares ya que no ha contentado a todos. "Esta solución hubiera sido perfecta hace 10 años", señala en conversación telefónica Gabriel González de Gregorio. "Mi hermano ha ido a llorar a cuenta de sus raíces históricas, como si los demás viniéramos de distinta mona. Ahora esto nos convierte a todos en socios y no veo a mis hermanos o a Liliane actuando como tales, cabe la posibilidad de que alguno dilate sus obligaciones y el legado se haga ingobernable", advierte.

La duquesa hizo testamento a favor de sus hijos en 2000, donde les reconocía la legítima y el tercio de mejora. En 2012, de manera separada pero el mismo día, presentaron una demanda, pidiendo la declaración de inoficiosidad de varias donaciones —computadas en más de 56 millones de euros— que la duquesa había hecho en vida a la fundación y que ellos consideraban que perjudicaba a su legítima. El juez de primera instancia de Sanlúcar falló en 2015 a favor de los vástagos, reconociendo que la citada cantidad debía ser reducida en 33 millones que debían repartirse entre ellos, en lo que se consideró como la primera victoria póstuma sobre su madre.

Liliane Mª Dahlmann, presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia, fotografiada a principios de junio.

No obstante, el magistrado, consciente de que las desavenencias entre los hermanos no iban a facilitar la gestión de una fundación tan importante como la de Medina Sidonia, dictaminó que fuera esta institución la que abonara las cantidades que se calculó que les correspondían: 16.149.451 euros para el primogénito, en calidad de legítima estricta y de mejora; y 5.588.045 a Pilar y Gabriel. "A Leoncio Alonso no le satisfizo esta solución porque le obligaban a desprenderse de los bienes vinculados a su familia y no quería pasar a la historia como el primer duque de Medina Sidonia en consentir esto", explica Eduardo Ferreiro, el abogado de Leoncio. "Él renunció a los 16 millones que le correspondían, siendo como es profesor de Historia, porque cree legítimo que no se le puede obligar a desvincularse de bienes que son de su familia desde hace 26 generaciones", señala.

Leoncio (izquierda) y Gregorio (derecha) González de Gregorio y Álvarez de Toledo, hijos de la 'duquesa roja', fotografiados en 2015 y 2010, respectivamente.

Peleas fraternales por los títulos

Los hermanos no solo han pleiteado contra la viuda de su madre, también lo han hecho entre ellos a cuenta siempre de la propiedad de títulos nobiliarios. Leoncio reclamó para su hijo mayor el título de duque de Fernandina solo tres días después de que su hermana Pilar consiguiera rehabilitarlo. El Supremo dio la razón a Leoncio, pero distintas vicisitudes legales han hecho que en la actualidad nadie reúna los requisitos para ostentarlo y lleve más de un siglo vacante. Pilar y Gabriel también trataron de bloquear, sin éxito, la concesión al primogénito de los marquesados de Villafranca del Bierzo y de Los Vélez.

El archivo, foco de preocupación

Más allá de las rencillas familiares, este fallo, que no es firme, instala una nube sobre el futuro de la fundación, encargada de administrar el mayor archivo histórico privado de Europa: una colección de 6.317 legajos -el más antiguo del año 1228-, un centro de referencia de documentación e investigación que contiene, según todos los expertos, las claves para entender la historia de España, Italia y Portugal, y en el que la duquesa consumió todas las noches que no gastaba en fiestas, obsesionada con desentrañar y ordenar los secretos que allí se guardaban. Solo el archivo, al margen del resto de bienes muebles e inmuebles, está valorado en 28.290.000 euros.

La duquesa lo abrió al público en 1962 y en 1990 constituyó la fundación para preservarlo. Su sede está en el palacio de los Guzmanes, que además de los documentos, alberga una importante colección de tapices y obras de arte de valor incalculable, una hospedería y una pequeña cafetería. El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1978. “Esta circunstancia otorga la máxima protección al conjunto y garantiza su integridad: no se puede ni fragmentar ni sacar fuera de Andalucía”, advierte el consejero de Cultura de la Junta, Miguel Ángel Álvarez.

La turbulenta relación de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura con sus hijos siempre estuvo marcada por la compleja personalidad de la duquesa. Luisa Isabel se casó embarazada en 1955 con el jinete José Leoncio González de Gregorio y Martí. A los seis meses nacía Leoncio, actual duque de Medina Sidonia y profesor de Historia en la Universidad de Castilla-La Mancha. Un año después lo hacía Pilar, presidenta de Christie's desde 2010 y habitual de la prensa del corazón, y en 1958, Gabriel, ingeniero de Montes y el más excéntrico. Ese mismo año, la duquesa perdió el pleito de separación y con él la custodia de sus hijos que pasaron al cuidado de su bisabuela, Julia Herrera.

El frágil vínculo familiar a punto estuvo de quebrarse del todo con el exilio de la duquesa a Francia en 1969, a donde recaló huyendo de la represión de la dictadura. En Bayona alternó tanto con miembros de ETA como con la aristocracia antifranquista, otro ejemplo de su dicotomía vital. Allí acudía los sábados a una cabina para hablar con sus hijos, pero nunca les pasaron las llamadas, según cuenta Gabriel en el libro de memorias.

Los abogados y el exilio consumieron buena parte de la fortuna de la duquesa. A su regreso, entregó a sus hijos varones lo que les tenía que haber dado al cumplir 21 años: un piso de 60 metros cuadrados en Madrid. "Cuando volvió quiso probarnos a todos. No nos conocía y quería saber cómo éramos, si solo nos interesaban los títulos", sostiene el benjamín. Los hijos denunciaron a su madre por incumplimiento en la ejecución de la herencia que les dejó su bisabuela en 1968 y también reclamaron una serie de inmuebles que la familia poseía en Santander.

En este rosario de desencuentros falta una cuenta esencial para entender la última rencilla familiar: Liliane Dahlmann Westermayer, presidenta de la fundación, de quien la duquesa no se separó jamás desde que la conociera en 1983. Fue con ocasión de la primera boda de Leoncio, a la que acudió como testigo de la novia. Este dato es de los pocos que se conocen de la biografía de Dahlmann, más allá de que se trasladó de Alemania a Barcelona en 1963 y de que estudió Historia. En 2005, Álvarez de Toledo modificó los estatutos de la fundación y designó a su compañera y secretaria como presidenta vitalicia a partir de su muerte, garantizándole el derecho a residir de por vida en el palacio de los Guzmanes y a percibir un sueldo de la fundación. La duquesa se casó con Dahlmann in articulo mortis 11 horas antes de que muriera de cáncer de pulmón a los 71 años. Esta boda fue considerada por muchos como el último desplante de la duquesa roja a sus hijos.

Tras la muerte de la duquesa, sus hijos han ido ajustando en los tribunales las cuentas que no pudieron o supieron arreglar en vida. La última el lunes pasado. Una nueva victoria en la que, por el momento, nadie gana y que quizás quede consignada en los archivos de la fundación, junto a las muchas batallas familiares que han glosado la historia de los Medina Sidonia desde los tiempos de su fundador en el siglo XIII, Alfonso Pérez de Guzmán el Bueno.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Lun 02 Jul, 2018 5:45 am

Gracias Invitado. No creo que el archivo pueda ser valorado con dinero. Ese archivo es el mas codiciado de Europa y 1 el archivo mas importante. Hasta donde yo se. Y digo hasta donde yo se: ESE ARCHIVO ES DE UN VALOR INCALCULABLE. El chufla de Gabriel ha escrito sus memorias…? Otro folletin mas de ese payaso de Gabriel. Gabriel creo que hacia 11 anos que no veia a su madre y cuando se entero que estaba muerta, viajo a Sanlucar de Barrameda y se encontro con su hermana Pilar llorando. NO POR LA MUERTE DE SU MADRE SINO PORQUE SEGUN GABRIEL, SU HERMANA LE DIJO:'' MAMA SE HA CASADO...'' Gabriel saco 1 foto de su madre muerta para observarla y decir que hasta muerta su madre, se reia de sus hijos por eso el nombre de LUISA ISABEL LE VENIA MUY BIEN YA QUE ERA PEGADICO CON EL DE LUCIFER. Pobre payaso de Gabriel y de su vestimenta para llamar la atencion.
Te reteiro las gracias Invitado
Saludos
Assia

Avatar de Usuario
Invitado

CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Invitado » Sab 18 Ago, 2018 3:32 am

Imagen
VISITA INSÓLITA. Sánchez y Merkel recorrieron los jardines del palacio sanluqueño.


MEDINA SIDONIA
MOLESTOS CON LA VISITA DE SÁNCHEZ

Gabriel Medina Sidonia considera que la elección del presidente del Gobierno del palacio como lugar de encuentro con Merkel puede entenderse como un posicionamiento a favor de la fundación, con la que los hijos están enfrentados para recuperar su parte de la herencia.

EDUARDO VERBO


A GABRIEL GONZÁLEZ DE GREGORIO, HIJOmenor de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, la fallecida duquesa de Medina Sidonia, no le ha sentado nada bien la elección del palacio de los Guzmanes en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), sede de la fundación Medina Sidonia, como escenario para el encuentro entre Pedro Sánchez y Angela Merkel. El pasado fin de semana, el presidente del Gobierno y su homóloga alemana se citaban en el edificio de estilo hispano-musulmán del siglo XII para hablar sobre política migratoria.

Imagen
Imagen
Imagen
ABRAZO. Secuencia del efusivo recibimiento que Liliane brindó al presidente y a su mujer Begoña.

De ese modo, Sánchez se convertía en un protagonista colateral más de la batalla que durante los últimos años libran los hermanos Medina Sidonia contra la fundación para obtener su parte de la herencia de su madre, quien intentó privarles de ella al donar todo su patrimonio a la misma. Una guerra que sigue su curso en los tribunales, ya que tras la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz en la que se reconocían sus derechos, falta que el Tribunal Supremo se pronuncie. Una situación tensa y delicada en la que la entrada en acción del presidente del Gobierno ha sorprendido a los que siguen con interés el caso.

Los primeros en aparecer en el palacio fueron Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, quienes fueron recibidos por Liliane Dahlmann, la viuda de la duquesa y presidenta de la fundación, antes de que llegara Merkel, a quien más tarde la alemana también pudo saludar. De la efusividad con el jefe del Ejecutivo, abrazo incluido, se puede derivar una cierta complicidad, lo que ha terminado por caldear los ánimos de Gabriel quien atiende a LOC para explicar su opinión al respecto.

“El comportamiento de la fundación fue definido por la Audiencia de Cádiz como inadmisible, intolerable o indigno por haber impedido que los peritos nombrados por las albaceas de mi madre accedieran a los bienes para valorarlos, cuando ellos eran quienes los custodiaban. De acuerdo con ese proceder unos ciudadanos no pudimos defender nuestros derechos. Es más, la Fundación no aceptó nuestras modestas valoraciones alegando que los peritos no habían tenido acceso a los bienes. La Fundación no ha pedido disculpas por este proceder que no es de recibo en un Estado de Derecho. No me parece que un presidente del Gobierno que dice estar comprometido contra la corrupción –esa forma de proceder de la Fundación es corrupción– acepte la “hospitalidad” de esa institución pues puede interpretarse que el presidente puede estar de acuerdo con ese proceder”, comenta Gabriel a LOC.

Era la primera vez que el palacio recibía una visita institucional de tan alto nivel. “Cuando se constituyó la Fundación vino Mário Soares, ex presidente de Portugal, pero lo hizo a título personal y porque era muy amigo de mi madre”, apunta Pilar González de Gregorio, quien veranea en Sanlúcar y vivió la visita de ambos mandatarios como una vecina sanluqueña más.

La hija mediana de la llamada duquesa roja también ha mostrado su sorpresa por la visita de Merkel y Sánchez. “Me ha llamado mucho la atención y me ha soprendido, especialmente por la situación jurídica un tanto complicada en la que se encuentra la fundación”, desliza. “Ninguna visita a la fundación ha sido tan ruidosa como ésta y más teniendo en cuenta que hace menos de un mes la Audiencia dictó una sentencia muy comentada por la prensa. Se podría decir que esta visita nos quita toda la razón de cara al público. La Fundación es la “buena” y nosotros, unos salteadores de caminos”, finaliza su hermano Gabriel.

La referida sentencia de la Audiencia supuso un avance para los hermanos González de Gregorio frente a la viuda de su madre: la sentencia añadía al caudal hereditario de éstos dos parcelas de 2.700 y 2.800 metros cuadrados en la urbanización Atlanterra de la localidad gaditana de Tarifa que su madre quiso arrebatarles al simular una compraventa a favor de Dahlmann. El tribunal declara nulos tanto la compra como la declaración de obra nueva y se refiere a estas operaciones inmobiliarias como “fraudulentas”, ya que “no se le conoce a la señora Dahlmann actividad remunerada alguna o fuente diferente de ingresos con la que afrontar los pagos para esa compra”. Por tanto, Leoncio, Pilar y Gabriel se quedaban con la casa en la playa de su madre.

Al parecer, durante la visita, Merkel y su marido, Joachim Sauer, al igual que Sánchez y su mujer, se interesaron por conocer el extenso archivo de Medina Sidonia, integrado por más de seis millones de documentos, que está siendo fotografiado por los expertos para volcar el contenido de sus legajos a la red.

Los dos matrimonios degustaron en el palacio de los Guzmanes un menú formado por croquetas de rape, cóctel de marisco con langostinos, corvina de caña a la plancha con verduras salteadas y langostinos con tomate. Tras el encuentro, se desplazaron desde la playa de Bajo Guía hasta la de Malandar, ya en el parque Nacional de Doñana que también visitaron.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 18 DE AGOSTO DE 2018

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Sab 18 Ago, 2018 3:44 am

Mira por donde estoy de acuerdo con el excentrico hijo menor de la duquesa roja. Ni '' la duena del circo'' como la llama Papi, ni Pedro Sanchez tenian que haber sidos invitados a lo que la prensa andaluza llamo: '' LA FUNDACION DE LA DUQUSA ROJA'' Por suerte no vi y digo NO VI, que la viuda de la duquesa roja saliera al recibirlos o a despedirlos. La Duquesa roja dijo bien claro que detestaba a todos los partidos politicos espanoles, pese a que ella se lamento que en las ultimas eleccions antes de morir, voto por el PSOE y se arrepintio.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Sab 18 Ago, 2018 3:48 am

Perdona, no habia visto la foto de la viuda de la duquesa roja con el Pedritoo y su Begona. Gabriel, enterate ya de 1 vez y para siempre que NO HAY PAGNE SONANTE Y CONTANTE PARA PAGAROS ESA LIGITIMIDAD QUE EXISTE EN ESPANA PARA LOS HIJOS DESHEREDDOS.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Sab 18 Ago, 2018 3:57 am

En este TEMA, (no se en que pagina estara) hay 1 video donde claramente dice la duquesa roja: '' EL ARCHIVO LEGALMENTE ES MIO PERO MORALMENTE ES DE TODOS LOS ESPANOLES.... PARA EL ESTADO NADA... PARA LOS ESPANOLES TODO...''

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Jue 06 Dic, 2018 6:00 am

Rugo al ''miserable Hacker'' que no me robe ni me borre otra vez el mensaje dejandome la pantalla en negra.

Gracias a la ADN, se ha comprobado que la Sra. Rosario Bermudo, es hermana de padre de los 2 hijos e hija de la duquesa roja. El abogado de la Sra. Bermudo reclama unos 2 millones de euros de la herencia de su padre y el juez, ha cargado los gastos a los 2 hijos e hija de la duquesa roja. Segun la prensa, dice que ninun hijo del ex-marido de la duquesa roja cobraron esa herencia del padre. Ya sabemos que el ex-marido de la duquesa roja desheredo a los hijos, pero nombro heredera universal a su unica hija: Pilar. El actual Duque de Medina Sidonia, no ha querido comentar nada. El unico que se ha quejado a la prensa ha sido el hijo menor: Gabriel. De Pilar no se nada porque la prensa no parece que hasta el presente la haya contactado.

Avatar de Usuario
Invitado

CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Invitado » Vie 07 Dic, 2018 4:07 pm

ImagenEl aristócrata José Leoncio González de Gregorio, a caballo.

El marido de la ‘duquesa roja’ es el padre de la hija de una sirvienta

Una sentencia reconoce la paternidad de José Leoncio González de Gregorio. El abogado de la demandante estima la herencia que le corresponde en dos millones


"Siento una alegría inmensa. Sabía que era verdad, siempre he ido con la verdad por delante... qué alegría más grande". Son las palabras de Rosario Bermudo, de 67 años, después de que un juez le haya dado la razón y haya certificado que su padre fue José Leoncio González de Gregorio y Martí, marido de la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, más conocida como la duquesa roja. En mayo de 2017, la prueba de ADN ya confirmó que Bermudo fue fruto de una relación entre el aristócrata madrileño y Rosario Muñoz, quien trabajó como sirvienta en la finca que la familia tenía en Badajoz. "Mi madre me contaba que los dos estaban muy enamorados, y que él supo que ella se quedó embaraza cuanto tenía cerca de 18 años", recuerda Bermudo. El abogado de la que es la primogénita de González de Gregorio, Fernando Osuna, estima que a su cliente le corresponde una herencia de unos dos millones de euros.

El silencio que durante décadas guardó su madre fue roto hace unos cinco años por Bermudo, quien consiguió que, en junio de 2015, un juez ordenara la exhumación de los restos de González de Gregorio, fallecido en 2008, del panteón familiar en Quintana Redonda (Soria). La exhumación no se produjo hasta casi dos años después. Y en mayo de 2017 la prueba de ADN confirmó lo que Bermudo venía diciendo. "Han sido cinco años muy largos y duros, pero se ha hecho justicia", afirma la heredera. Ahora, en su resolución, el titular del juzgado de primera instancia 77 de Madrid hace mención de que la prueba de paternidad practicada arrojaba una coincidencia del 99,9%, lo que lleva a "estimar la filiación paterna de doña Rosario Bermudo Muñoz respecto de don José Leoncio González de Gregorio y Martí".

Imagen
Rosario Bermudo, reconocida legalmente como hija del marido de la duquesa roja

El magistrado también acuerda condenar a todos sus hermanos a pagar las costas, una decisión que ha indignado a Gabriel González de Gregorio, el tercer hijo de González de Gregorio y de la duquesa. "Se nos ha condenado solo porque somos Media Sidonia, porque pagar las costas equivale a reconocer que nosotros obstruimos el procedimiento de alguna manera. Se nos señala por ser malos ciudadanos, cuando no hubo impedimento por nuestra parte", explica a este diario en conversación telefónica. Además de a Gabriel, González de Gregorio tuvo con la duquesa a Leoncio Alonso y Pilar. También tuvo con otra mujer a Javier. "No nos opusimos a la demanda, no somos demandantes y se nos condena en costas", alega antes de señalar que sus hermanos Pilar y Javier se sometieron voluntariamente a la prueba de ADN. "Nadie puede alegar que ha habido obstrucción a la justicia", insiste.

Asimismo, el hijo del aristócrata entiende que la propia admisión a trámite de la demanda de paternidad es cuestionable, ya que como pruebas se aportó la saliva de su hermano mayor, Leoncio Alonso, y una fotografía familiar en blanco y negro. "La saliva recopilada ilegalmente no es válida y durante el juicio Rosario ni siquiera fue capaz de identificar ni a su madre en la foto", sostiene.

Tras esta resolución, Osuna señala que está en negociaciones con los cuatro hermanos de Bermudo para llegar a un acuerdo sobre la herencia. "Si no logramos que se reparta como corresponde, tendremos que ir a juicio", apunta Osuna. "Estoy muy contenta porque por fin se ha reconocido que decía la verdad, hay quienes no me creían. Y, en cuanto al dinero, veo muy difícil que se consiga tal cantidad", señala la hija, quien confía en Osuna en los pasos a seguir. "Si dice que hay que ir a juicio, se va. Estoy en sus manos", dice Bermudo.

Sobre este reparto, Gabriel González de Gregorio ha advertido: "Soy partidario de reconocer sus derechos, pero el de la herencia es otro pleito que será muy interesante, pero que no tiene nada que ver con este". El benjamín cuestiona la oportunidad de que Bermudo decidiese reclamar la paternidad de su progenitor mucho tiempo después de su fallecimiento y está convencido de que todo el procedimiento es un "pleito interesado en su herencia" en el que "se ha procedido con discriminación" por sus apellidos.

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con Leoncio Alonso González de Gregorio, actual duque de Medina Sidonia, pero este ha rechazado hacer cualquier tipo de declaración. Su abogado también ha declinado pronunciarse.

Avatar de Usuario
Assia
de Melbourne
de Melbourne
Mensajes: 21175
Registrado: Mar 29 Dic, 2015 2:19 am
Flag: Australia

Re: CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Assia » Vie 07 Dic, 2018 9:54 pm

No, se exhumio el cadaver del marido de la duquesa roja. Gabriel es 1 embustero, pero el actual Duque de Medina Sidonia y su hermana Pilas como el hermano de padre Javier, estan callados.

Avatar de Usuario
Invitado

CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Invitado » Mié 12 Jun, 2019 1:58 am


D.Leoncio Alonso González de Gregorio y Álvarez de Toledo

Avatar de Usuario
Invitado

CARTA A MI MADRE, LA "DUQUESA ROJA"

Mensajepor Invitado » Sab 14 Sep, 2019 3:53 pm

Imagen
Liliane Mª Dahlmann, presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia, en el archivo.

El legado de la duquesa roja afronta una situación “crítica”

La ejecución de la sentencia por la herencia de Luisa Isabel Álvarez de Toledo enfrenta a sus herederos con la fundación que cuida del mayor archivo privado de Europa


Las ascéticas escaleras que conducen a uno de los archivos privados más importantes de Europa están decoradas por tres lienzos. Una señorita cuajada de tules interpela con gesto serio en el primero. En el segundo, sostiene un cigarro sonriente, rodeada de legajos antiguos. Y, en el último, la misma mujer aparece vestida de presa y encadenada a una corona. “Lo que querían que fuera, lo que yo quería ser y en lo que me convirtieron”, solía bromear su protagonista, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, XXI duquesa de Medina Sidonia. Con su muerte, la ironía se ha convertido en la paradójica realidad de un valioso legado cultural de obras de arte y seis millones de documentos, participado por la Administración, pero atascado en una maraña judicial y familiar sin fin.

En la última planta de un impresionante palacio de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), la Fundación Casa Medina Sidonia vela con mimo por la conservación de un archivo de 6.316 legajos y casi mil años de antigüedad. Fue Álvarez de Toledo quien encomendó la tarea a esta entidad, en la que implicó al Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, la Diputación de Cádiz y el Ayuntamiento de Sanlúcar. Pero la preocupación se ha instalado ahora entre los patronos ante la inminente ejecución de una sentencia que pone en serias dudas la supervivencia de la fundación. Para agravar el entuerto, el primogénito y actual duque, Leoncio González de Gregorio, vive desde marzo en el monumento.

“Luisa Isabel crea la fundación porque cree que estos bienes tienen vocación pública y eso, ahora, está en peligro”, añade Liliane Dahlmann, viuda de la conocida como duquesa roja y presidenta del patronato. En junio de 2018, la Audiencia Provincial de Cádiz confirmó la sentencia que determinó que la noble desheredó a sus hijos al dotar a esta institución del palacio y el archivo. El juez estableció un nuevo reparto en el que sus hijos Leoncio, Pilar y Gabriel González de Gregorio son propietarios de un tercio de los bienes; el actual duque, de la tercera parte de mejora —aunque con el usufructo de Dahlmann— y la Fundación, del 30% de libre disposición.

Indivisible

Pero el magistrado también dejó claro que la hectárea y media de palacio y su contenido, valorados en unos 30 millones de euros, son indivisibles e indeslocalizables. La paradoja es evidente para José Gómez Villegas, abogado y presidente del consejo asesor de la fundación: “La situación es crítica. La sentencia es una entelequia, prácticamente inejecutable”. Pero no lo ve así el abogado de Leoncio González de Gregorio, Eduardo Ferreiro: “Que sea indivisible no quiere decir que los propietarios no puedan hacer uso ordenado del mismo”.

Y es justo lo que ya está haciendo su cliente desde que se mudó y se empadronó en el palacio. “Me lo han recomendado mis abogados”, reconoce el duque por escrito a EL PAÍS. Todo ello, pese a que la sentencia está pendiente de ejecutar porque una parte —que no afecta al monumento— está recurrida ante el Tribunal Supremo y a que González de Gregorio aún no ha recibido la herencia que, previsiblemente, le obligará a pagar un importante montante en concepto del impuesto de sucesiones.

Imagen

El duque vive recluido en “una dependencia anexa al palacio”, como él mismo explica. No abona nada por los gastos, según apuntan desde la fundación, aunque él asegura que su presencia no supone “ningún costo extra”. “Más bien creo que, por las circunstancias históricas, por mi profesión [profesor de Historia en la Universidad de Castilla La Mancha] soy un activo para la Fundación”, sentencia González de Gregorio. Pero en el palacio no lo ven igual. “Cuando hay cualquier evento o visitas, aparece y se presenta como el duque e interfiere en la interpretación cultural que se está realizando. No son actuaciones de una institución seria. Además, es un peligro, si pasa algo, la responsable soy yo”, explica Dahlmann preocupada.

"Esto hay que blindarlo. Sé que Isabel no descansará tranquila hasta que eso ocurra" (Liliana Dahlmann)
Para Gómez, esta forma de actuar del duque oculta otro fin: “Se ha marcado una hoja de ruta para desprestigiarla y quitarla de en medio [en referencia a Dahlmann]”. Y la situación podría complicarse más si a los otros dos hermanos les diese por mudarse un un palacio que también será de su propiedad. “Este patrimonio gestionado con cinco llaves, los hijos, la fundación y yo, sería imposible”, adelanta Dahlmann.

El desasosiego trasciende los vetustos muros de palacio y llega a las cuatro administraciones implicadas como patronos desde 1990. Mientras que el Ayuntamiento y la Diputación guardan silencio y el Ministerio de Cultura muestra su “respeto” por las decisiones judiciales, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, reconocía el pasado lunes su “preocupación” por la viabilidad de la institución y manifestaba su deseo porque todo “algún día sea público”

Imagen
Fotos de Luisa Isabel Álvarez de Toledo junto a algunos objetos personales en el palacio de Sanlúcar de Barrameda.

No a las negociaciones

El duque le agradece sus palabras y le anima “a un debate interno sincero”. Pero también dice que “no es momento” de hablar de negociaciones concretas. No lo ve así Miguel Ángel Vázquez, anterior consejero de Cultura de la Junta: “La obligación es llegar a un acuerdo entre las distintas administraciones para hacer frente común”. El socialista incluso llegó a estudiar la posibilidad de ofrecer a los herederos la compra de sus partes de la propiedad en la que se les compensase “en especies” el pago del impuesto de sucesiones andaluz.

"La sentencia es una entelequia, prácticamente inejecutable"
José Gómez Villegas, abogado de la fundación
La pasión de la duquesa roja porque el palacio y su contenido no se perdiesen ya la llevó a promover una protección que, convertida hoy en bien de interés cultural, ha sido clave para evitar su fragmentación durante el proceso judicial. “Como mis hijos no parecen inclinados a sacrificarse por conservar este patrimonio, aunque sí a disfrutarlo, transformando el cuadro y el documento en ‘bien vendible’, quisiera pedirle que, con el fin de evitar nuevas pérdidas, lo declarase monumento histórico-artístico”, llega a afirmar Álvarez de Toledo en una misiva enviada en mayo de 1977 a Fernando Chueca Goitia, entonces director de Patrimonio Artístico Nacional.

Hace ya 11 años que la duquesita, como era conocida en Sanlúcar, falleció poco después de casarse con la que también fue artífice de ordenar el legado de los Medina Sidonia. La historiadora Dahlmann se unió hace 38 años a un proyecto personal que ya enfrascaba buena parte del tiempo de Álvarez de Toledo, que tardó una década en catalogar los documentos que languidecían en un guardamuebles de Madrid. La duquesa consiguió poner en pie su archivo, pero su voluntad está lejos de cumplirse.

En la calurosa mañana del domingo, los visitantes pasean despreocupados por el palacio de los Medina Sidonia. Ni se percatan del desasosiego que campa a sus anchas en la sede de una fundación que, envuelta en un entuerto familiar, teme que el valioso legado cultural que custodia acabe convertido en carne de papel cuché. “Esto hay que blindarlo. Sé que Isabel no descansará tranquila hasta que eso ocurra”, zanja Dahlmann apesadumbrada.

Una fundación ‘barata’

Los estatutos de la Fundación Medina Sidonia establecen siete patronos, de los que cuatro son administraciones públicas. En virtud de este derecho y obligación, el Ayuntamiento de Sanlúcar, la Diputación de Cádiz, la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura contribuyen el sostenimiento económico de una entidad que les supone gastos relativamente escuetos. La institución gestiona en el palacio una hospedería y una cafetería que, junto con las visitas culturales a un precio de cinco euros por persona, permiten aportar la mitad de los 460.000 euros de presupuesto anual de la entidad. Con la otra mitad pública, se hace viable el sostenimiento de una fundación en la que 14 trabajadores hacen posible el acceso del público a un patrimonio cultural de bienes artísticos y documentales único en España.




Volver a “Cajón de Sastre”