La partitocracia española

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: La partitocracia española

La partitocracia española

Mensaje por Invitado » Jue 07 Dic, 2017 3:19 am

Imagen

La partitocracia española

Mensaje por Invitado » Dom 01 Oct, 2017 7:36 pm

Imagen

La muerte del régimen

Debemos defender a España, no a la Constitución, una más de las muchas que hemos sufrido. Para que España viva, es preciso que este régimen muera. Y cuanto antes, mejor.

SERTORIO

La crisis abierta por el referéndum catalán representa la muerte del Régimen del 78. No quiere decir esto que el 3 de octubre se desplome este infame tinglado de componendas, corrupción y cobardía moral que llamamos Estado de las autonomías; podrá seguir viviendo largos años –aunque personalmente no creo que muchos– como un cadáver ambulante repleto de normas, reglamentos y demás aparejos legales, pero su legitimidad morirá este domingo 1 de octubre, se vote o no se vote, se independice o no Cataluña. Su responso o extremaunción ya se ha efectuado: la Conferencia Episcopal Española administró los últimos sacramentos al difunto cuando emitió un comunicado, que nadie le pedía, en el que declara su equidistancia entre los sediciosos y el Gobierno legal de España. Si la Iglesia se baja del barco, es que éste hace agua por todas sus cuadernas.

Difícilmente sobrevivirá el régimen a Rajoy, que ha dejado a la derecha española hecha un solar: atea, apátrida, genuflexa, carente de otro propósito que durar un día más en el poder, desnuda de toda idea que la simple supervivencia en el cargo. Tampoco la llamada izquierda va a poder lidiar mejor con la situación que herede, más pronto que tarde, de este nocivo primer ministro, de este Atila con corbata. Para empezar, porque la socialdemocracia ha muerto, porque sus dirigentes tienen una talla igual o menor que la de los que hoy nos atribulan y porque llegarán al poder como rehenes de la extrema izquierda y de lo que quede del separatismo que no se haya ido del país.

España se enfrenta a una triple ofensiva en la que los incidentes de Cataluña son sólo el prólogo: Bildu, Podemos y Esquerra pretenden dinamitar el Estado y jamás dispondrán de una oportunidad mejor que la actual, cuando cuentan además con gobiernos lacayos en Baleares, Navarra, Valencia y Aragón, por no hablar del soviet madrileño de Carmena. Saben que es ahora o nunca, y han decidido que no hay más tiempo que perder. Si Cataluña cae, todo se precipitará en cuestión de meses. Con la monarquía poniéndose de perfil, con la Unión Europea cerdeando, con la Iglesia pasándose a la anti-España, con una mayoría de la nación envilecida y degradada, Podemos, la CUP, Esquerra, el BNG y demás enemigos de la patria saben que basta con empujar el árbol podrido para que éste se caiga. Y lo más seguro es que se desplome. Nuestro único consuelo es que en su caída aplaste a alguno de los que lo empujaron.

No hay que pensar en defender la Constitución ni una legalidad que ya nadie respeta. Hay que pensar en después de la Constitución y después del régimen, porque “esto” no merece sobrevivir y no debe hacerlo. La “obra” del 78 ha sido la disgregación moral y territorial de la patria, la corrupción de las costumbres y el saqueo de la nación por una oligarquía parásita. Debemos defender a España, no a la Constitución, una más de las muchas que hemos sufrido. Para que España viva, es preciso que este régimen muera. Y cuanto antes, mejor.

Re: La partitocracia española

Mensaje por Assia » Lun 19 Jun, 2017 1:16 am

Segun dice ''el eminente pensador,'' en su TEMA REPUBLICA... '' llevo 70 anos...''y en todos esos anos solo ha conseguido unos 2 mil asociados a su grupo cultural. Pues si, en Francia ha habido mas del 50% de abstenciones, pero Macron ha ganado con mayoria absoluta. Cada cual o cada quien puede pensar libremente y si el ''eminente pensador'' cree que es para cambiar el Sistema, pues esta en su derecho como yo estoy en mi derecho de pensar que esa gran abstencion en Francia se ha debido a la presunta corrupcion que se esta descubriendo de Macron y de su familia.

PD: Esto no tirene nada que ver con el TEMA actual. Pero si escuchais ese video, podeis oir a 1 Sra. que dice: '' VENGO A VOTAR PORQUE MI MARIDO ME HA MANDADO'' Si esto esta ocurriendo en el Siglo XXI, decirme a mi, si Victoria Kent no tenia razon en los anos 30s del Siglo XX a aplazar el derecho de que votaran las mujeres. Pero la heroina para muchas espanolas es, Clarita Campoamor.
Assia

40 años de partidocracia

Mensaje por Invitado » Dom 18 Jun, 2017 7:55 pm


40 años de corrupción
El 15 de junio de 2017, se celebró el 40 aniversario de las elecciones del 77. La gran mentira de que esas elecciones y el resto hasta nuestros días son democráticas, se la creyó el pueblo que hoy en día sigue participando en este régimen heredero del franquismo

40 años de partitocracia española

Mensaje por Invitado » Vie 16 Jun, 2017 5:05 pm

Imagen

Solo la mitad de españoles ve satisfactorio lo logrado en 40 años de democracia

En el aniversario de las primeras elecciones democráticas, un 48% se considera satisfecho y un 44,1% insatisfecho. Entre los jóvenes hay una clara mayoría de insatisfechos.


Justo cuando se cumplen 40 años desde que los españoles votaron por primera vez en unas elecciones a Cortes Constituyentes, los ciudadanos se sienten todavía decepcionados con el nivel de democracia alcanzado en España. La situación política, la mala valoración de los políticos y el elevado nivel de corrupción que se ha instalado en la clase política han provocado que hoy menos de la mitad de los españoles (el 47,9%) se sienta satisfecho con el nivel de democracia alcanzado en estas cuatro décadas de democracia. Al mismo tiempo, el 44,1% de los encuestados piensa que el resultado aún es insatisfactorio.

Imagen

Según el sondeo que SocioMétrica ha confeccionado para EL ESPAÑOL, los jóvenes de entre 18 y 30 años son los más insatisfechos con los éxitos cosechados en democracia. En concreto, el 49,2% de los encuestados en esta franja de edad suspende el régimen político desde la Transición y solo un 35% lo considera aceptable. De hecho, fenómenos como el 15M y la aparición de partidos como Podemos y Ciudadanos han sido síntomas de esta decepción que los más jóvenes sienten todavía con la clase política.

El segmento de población entre los 31 a los 65 años valora un poco mejor la normalidad democrática actual que no era nada evidente hace cuarenta años. En concreto, el 43,3% de los encuestados adultos considera que el nivel de democracia alcanzado sigue siendo insatisfactorio frente a más de la mitad, el 50,2%, que lo aprueba.

Son los jubilados, protagonistas de la Transición española que desembocó en la España de hoy, los que valoran con más optimismo los éxitos cosechados desde 1977. Según los datos que arroja la encuesta que SocioMétrica cocinó entre el 6 y el 13 de junio, el 54% de los interrogados con 66 años o más ve satisfactorio el nivel de democracia alcanzado. Menos de la mitad, el 41,7%, piensa que todavía se podría hacer algo más por la democracia, la libertad y el progreso del país.

Por perfiles, son los votantes de centroderecha los que más satisfechos se sienten con las políticas que se pusieron entonces en marcha y que fortalecieron los consensos básicos nacionales. En concreto, el 74,5% de los encuestados afines al Partido Popular aprueba el nivel de democracia alcanzado hasta la fecha y solo el 23% lo tacha de insatisfactorio. En el caso de los encuestados afines al partido de Albert Rivera, el 63,7% también aplaude los éxitos cosechados y solo el 33,1% considera que el resultado es mejorable.

Los votantes de centroizquierda hacen un balance totalmente distinto de estos cuarenta años de democracia. Entre los afines al PSOE, más de la mitad le dan el aprobado: el 51,2% considera aceptable el nivel de democracia alcanzado mientras que el 41,8% dice que sigue siendo escaso. Sin embargo, los afines a Unidos Podemos ven el presente mucho más negro: el 69,8% de los encuestados afines a Pablo Iglesias piensa que aún queda mucho por hacer y solo el 28,4% da por aprobado al sistema que puso la primera piedra hace cuarenta años.


Imagen

Los españoles, sin embargo, no siempre han visto el desarrollo de la democracia con los mismos ojos durante estas cuatro décadas. Según el histórico de la situación política española desde 1979 hasta ahora con los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, a finales de 1986, cuando Felipe González llegó al poder, hubo una reconciliación entre la clase política y los ciudadanos y el entonces presidente consiguió que los españoles aprobaran su gestión política.

Su carisma, sin embargo, se precipitó cuando los GAL entraron en escena. En 1995, justo antes de que José María Aznar se instalara en la Moncloa, la desafección entre los ciudadanos y la clase política sufría sus picos más bajos (apenas tres puntos). El líder conservador consiguió de nuevo que los españoles confiaran en él y los picos de aceptación superaron los cinco puntos hasta 2003, un año antes de que José Luis Rodríguez Zapatero sustituyera al entonces presidente del PP.

Con la vuelta de los socialistas al poder, los ciudadanos otra vez dieron una oportunidad a sus dirigentes. Sin embargo, desde el año 2004, cuando Zapatero llegó a lo más alto, los españoles no han vuelto a poner más de un cinco a sus dirigentes. Mariano Rajoy no ha alcanzado ni siquiera los tres puntos desde el 2011, el año que consiguió gobernar.


FICHA TÉCNICA
Se han realizado 800 entrevistas entre el 6 y el 13 de junio de 2017. El método de la encuesta ha sido mixto: 400 entrevistas telefónicas (realizadas por Gandia Integra) y 400 online (efectuadas por Netquest).
El universo de la encuesta ha sido la población residente en España, incluida en el CER provincial. Su estratificación se ha estructurado a partir de las siguientes variables: provincia, sexo, edad y situación laboral.
El error muestral para el conjunto de datos es de +/- 3%. Por otro lado, la gestión de los datos se ha elaborado con los software SPSS y Barbwin.

La partitocracia española

Mensaje por Invitado » Jue 15 Jun, 2017 6:24 pm


Federico a las 7: Lo que nos costó la democracia
Federico recuerda el 40 aniversario de las primeras elecciones, cómo se comportó cada partido y lo que hemos ganado desde entonces.

La partitocracia española

Mensaje por Invitado » Jue 11 Feb, 2016 3:13 am

Imagen


Pastores o borregos

El nuevo político concentra sus esfuerzos en los temas que fracturan a la sociedad en dos bandos para dejar claro que él es el líder de uno. Cuanto más se hable de lo que nos divide a los españoles, y menos de lo que nos une, mejor


Los políticos son pastores y, a la vez, borregos. Por un lado, tienen que liderarnos, proponiendo soluciones a nuestros retos colectivos. Por otro, deben escucharnos, adaptándose a nuestras demandas. Tradicionalmente, el político carismático lideraba en los retos que unen a toda la sociedad (economía, paro, bienestar) y escuchaba en las cuestiones que nos dividen (energía nuclear, aborto, alianzas exteriores). ¿Recordáis cuando los partidos democristianos dejaban libertad de voto a sus parlamentarios en temas morales, o los Gobiernos socialistas convocaban referendos sobre la permanencia en la OTAN, mientras mantenían unas coordenadas marcadas en políticas sociales y económicas?

Pues bien, hoy es al revés. Los políticos exitosos son pastores en los asuntos menores y borregos en los mayores. No sabemos qué edad de jubilación proponen, pero sí qué monumentos querrían retirar de las plazas públicas o cómo vestirían a Melchor en la cabalgata de Reyes. Para ser más precisos, muchos políticos han renunciado al liderazgo en lo que en ciencia política se llaman “temas de valencia”, aquellas cuestiones cuyos objetivos son compartidos por la ciudadanía, como el crecimiento económico, la reducción de la criminalidad o la cohesión social. Los políticos telegénicos no pierden el tiempo en desplegar argumentos mínimamente elaborados sobre cómo abordarían estas metas complicadas. Prefieren refugiarse en los llamados “temas posicionales”: aquellos donde los ciudadanos discrepan sobre el objetivo final, como las relaciones exteriores, el aborto, la cadena perpetua, la enseñanza de la religión o la ubicación de la foto del Rey en el salón de plenos.

En principio, parece una mala estrategia. Si quieres ganar las elecciones, ¿para qué subrayar lo que divide a los votantes y no lo que los une? El corresponsal del Financial Times en España, Tobias Buck, se preguntaba con un sentido común muy británico por qué Podemos y sus confluencias gastan tanto capital político en asuntos como los toros y las procesiones religiosas, que antagonizan a los votantes moderados, en lugar de centrar sus energías en temas, como la vivienda o la pobreza, donde existe un mayor acuerdo social. La respuesta es que antagonizar es una fórmula de éxito en la política actual.

Los políticos se están convirtiendo en guerreros culturales. Los hemos visto en la política norteamericana desde los años noventa, cuando Pat Buchanan lanzó una guerra cultural contra Bill Clinton a la que se han sumado paulatinamente las generaciones posteriores de políticos republicanos. Para los guerreros culturales, la política no es un proceso de negociación para alcanzar un consenso, sino una lucha entre el Bien (prohibir el aborto y el matrimonio homosexual, permitir las armas y la pena de muerte) y el Mal (lo contrario). El político apela a su tribu cultural. No quiere conquistar al votante centrista, sino movilizar a los extremistas.


El político no quiere conquistar al votante centrista, sino movilizar a los extremistas



El guerrero cultural se ve favorecido por una selección cada vez más democrática de los candidatos electorales. Veamos el curioso caso de Ted Cruz, el heredero de Buchanan dispuesto a librar una batalla cultural con otro miembro de la familia Clinton. Cruz, que podría ser el candidato republicano a la presidencia tras ganar el caucus de Iowa, perdió en 2012 por más de 10 puntos la primera ronda de las primarias republicanas a su escaño en el Senado por el Estado de Texas frente a un republicano prestigioso y moderado. Sin embargo, Cruz logró ganar en la segunda ronda gracias a la movilización de las bases más radicales, incansables al desaliento y siempre dispuestas a acudir a unas nuevas primarias. Ahora, en su cruzada para activar a millones de votantes evangelistas, quiere replicar la misma estrategia a escala nacional: ¿para qué guiar al rebaño entero con mensajes ponderados cuando puedes vencer agitando a las ovejas furiosas?

En España, la guerra cultural es cada día más rentable porque hay más competición política. Por una parte, la proliferación de primarias, si son cerradas a los militantes, favorecen a los candidatos más ortodoxos frente a los más heterodoxos. Por otra parte, la mayor oferta de partidos hace más provechoso el frentismo. Cuando puedes ganar las elecciones con poco más del 25% de los votos, tiene más sentido energizar a los fieles que atraer a los indecisos.

La guerra cultural va más allá de la estética de la nueva política. De las camisetas, las coletas, las rastas y el uso del lenguaje de la calle. La nueva política usa la estética como un arma más de la guerra cultural. Nuestra estética frente a su estética. Nuestro Melchor frente al suyo. Nuestros héroes libertarios frente a sus generales y monjas en las placas de las calles. El nuevo político abandera todo lo que puede unir a los suyos no a pesar de, sino precisamente porque los separa de los demás. El nuevo político concentra sus esfuerzos en los temas que fracturan a la sociedad en dos bandos para dejar claro que él es el líder de uno. Cuanto más se hable de lo que nos divide a los españoles, y menos de lo que nos une, mejor. Y, en las preocupaciones de todos, aquellas que requieren argumentos sutiles como el encaje de las aspiraciones nacionalistas, no hay que mojarse. Que “la última palabra la tengan los ciudadanos” es la expresión favorita de muchos nuevos políticos.


Corremos el riesgo de que el clima de efervescencia transmute en una disputa cultural



Sin embargo, el gran beneficiado de la guerra cultural es el PP. Simplificar la política como una contienda entre dos Españas culturales —la Virgen y la corbata frente al libertinaje y los piojos— le ayuda a erigirse como una referencia clara para los votantes de derechas. Ciudadanos sufre cada vez que debe elegir entre las dos culturas y el PP se aprovecha. Además, y a nivel más general, la guerra cultural permite a los partidos conservadores derrotar a los progresistas de forma indirecta. Uno de los candidatos republicanos menos preparados de la historia, George W. Bush, venció a uno de los demócratas con más credenciales, Al Gore, en las elecciones de 2000 porque centró muchos de sus ataques en un tercero, el mediático activista político y ecologista Ralph Nader, haciendo que la discusión se trasladara a terrenos donde Nader podía robar votos a Gore. Al contrario que en la guerra, aquí triunfas si consigues que el enemigo de tu enemigo sea tu enemigo.

En definitiva, corremos el riesgo de que el clima de efervescencia política que vivimos transmute en una disputa cultural. En una lucha de identidades y no de visiones políticas. De qué somos los españoles y no de qué queremos ser. Un lugar propicio para los guerreros culturales y los borregos políticos.

    Víctor Lapuente Giné es profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Gotemburgo y autor de El retorno de los chamanes (Península)

La partitocracia española

Mensaje por Invitado » Lun 14 Dic, 2015 1:13 am

Las CCAA se despistan con el recorte de entes públicos durante su campaña electoral

Continúan controlando 1.778 organismos satélites tras reducir 37 en el primer semestre

Las comunidades autónomas siguen controlando 1.778 entes públicos, tras proceder o iniciar la eliminación de 37 en el primer semestre del ejercicio 2015, según los datos del Ministerio de Hacienda. Se trata de la menor rebaja semestral desde que Hacienda obligó a los gobiernos autonómicos a suprimir parte de sus organismos satélites en 2010, cuando llegaron a controlar 2.366 entes públicos.

Justo un año antes, las autonomías eliminaron 61 entes en un semestre, lo que hace pensar que, debido a las elecciones del pasado 24 de mayo, los gobiernos han retrasado sus planes de recorte de entes.

Imagen

Estos datos no tienen en cuenta los datos del País Vasco y los de instituciones públicas que son controladas por varias comunidades autónomas. Si se suman ambos, la cifra de organismos autonómicos asciende a 1.985.

Más de 500 empresas y fundaciones

Según los datos de Hacienda, los tipos más habituales de entes autonómicos son las sociedades mercantiles, de las que hay más de 500, así como las fundaciones (517) y los consorcios (496). Además, los datos del Ministerio que dirige Cristóbal Montoro revelan la creación de una nueva universidad pública en el primer semestre del año, ya que ahora indica que existen 48 entes universitarios.


Así, Cataluña es la comunidad con más organismos, al totalizar 393, a pesar de haber recortado 80 desde el inicio de la crisis. Le sigue Andalucía, con 331 entes públicos después de eliminar 26. Madrid, con 157, y Comunitat Valenciana y Galicia, con 115 cada una, cierran el ranking de las autonomías con más entes satélites.


La Rioja, con 23, y Castilla-La Mancha, con 35, son las autonomías que menos entes públicos controlaban a 1 de julio de 2015.

Mensaje por SOLO TENGO 1 REPUESTA » Vie 13 Mar, 2015 9:53 am

SEGUN GOETHE Y YO ANADO A LA FRASE DEL GRAN GOETHE QUE EL COBARDE E IGNORANTE SIEMPRE SE ESCONDE POR TEMOR A SER DERROTADO Y DESCUBIERTO ANONIMO. CREE EL LADRON QUE TODOS SON DE SU CONDICION. NO TENDRAS MAS REPUESTA MIA EN ESTE TEMA. ES DE COBARDE Y DE PERSONA MALVADA INSULTAR O BURLARSE DE 1 FORERA QUE SIEMPRE ESCRIBE CON SU MISMO SEUDONIMO.
Saludos,
Assia

Mensaje por Invitado » Vie 13 Mar, 2015 7:54 am

Asombrosa la maestría de algunas personas en poder averiguar quien ha escrito un texto informativo encumbrando una nueva personalidad literaria.

El valor de las opiniones se ha de computar por el peso, no por el número de los que la sustentan. Los ignorantes, por ser muchos no dejan de ser ignorantes.

¿Qué acierto, pues, se puede esperar de sus resoluciones?

Antes, es de creer que la multitud añadirá estorbos a la verdad, creciendo los sufragios al error.

Mensaje por GRACIAS G... POR TU TEXTO » Vie 13 Mar, 2015 5:14 am

SEGUN 1 GRAN AMIGA ME HA ENVIADO 1 TEXTO EN EL QUE ME ASEGURA QUE ES EL VIEJO ANARQUISTA EL QUE ME HA LLAMADO ''ILUSTRE''
POCO FAVOR LE HACE ESTE VIEJO ANARQUISTA A SU IDEOLOGIA,Y A ESCANOS EN BLANCOS SI TODOS LOS ANARQUISTAS SON COMO ES EL.

NO SOLO SE HIZO PASAR POR 1 NATIVO AUSTRALIANO PARA LLAMARME RACISTA. JA,JAAAA,HAAA EL ''ILUSTRE'' ES EL,CUANDO SIRVIO DE SECRETARIO A 1 POBRE SEMI-ANALFABETO ESCRIBIENDOLE ARTICULOS FALSOS EN EL ESPANOL EN AUSTRALIA. CONO.! LAS DE HOSTIAS QUE SE LLEVABA DE 1 TAL CORDOBA QUE SIEMPRE TITULABA SUS CRITICAS: ''APOSTILLANDO AL GRUPO CULTURAL DE ESTUDIOS SOCIALES EN MELBOURNE'' JA,JAAAHAAAA TODAVIA RECUERDO QUE NI SIQUIERA SABIA QUE EL FRANCES MALRAUX,LLEVABA ALGUNOS ANOS DE MINISTRO DE CULTURA DEL PRESIDENTE FRANCES DE GAULLE.
Un abrazo G...
Assia

PD. MIRA POR ENCIMA DE TU HOMBRO ''ÚN VIEJO ANARQUISTA'' QUE TIENES JUDAS A TU ''VERA, SIEMPRE A LA VERITA TUYA.''

Mensaje por Assia » Vie 13 Mar, 2015 2:04 am

Si mi ruego te sirve de algo,anonimo/a deja por favor de nombrar a Assia.

Por mi parte, nunca he leido ''EL CAPITAL'' de Marx que ni siquiera pudo terminar de escribirlo porque murio. Te dire lo que el Presidente chileno Salvador Allende le dijo a los comunistas chilenos: '' Muchos hablan del comunismo y de Marx y ni siquiera han leido ''EL CAPITAL.''

Y te ruego y te lo pido por fsavor, que no me nombre mas en este foro.

LASTIMA QUE LA ADMINISTRACION DE ESTE FORO NO PIDA REGISTRO Y 1 SOLO SEUDONIMO PARA OPINAR. SE ESTA ABUSANDO MUCHO DE LA LIBDERTAD QUE NOS DA LA ADMINISTRACION Y SIEMPRE HE CREIDO Y CREO QUE COMO TODO EN ESTE MUNDO, LA LIBERTAD DE EXPRESION TAMBIEN TIENE 1 LIMITE.

Mensaje por Invitado » Vie 13 Mar, 2015 12:29 am

Cantera nos dice

Los libros 'En confianza', de Mariano Rajoy, 'El Príncipe', de Maquiavelo o 'El Capital', de Karl Marx, están entre las lecturas que la Escuela Manuel Fraga del PP ha recomendado a sus alumnos.

Esta escuela que quiere formar a jóvenes talentos políticos de cara al futuro, ha becado a una veintena de jóvenes en su primera edición, que ya se han reunido con altas personalidades del Estado como el presidente del Congreso o la vicepresidenta del Gobierno.



Magnifica lista de lecturas, simplemente faltan las prestigiosas escrituras de nuestra benevolente, simpática, amable e ilustre contribuidora Assia.

Mensaje por Invitado » Mié 11 Mar, 2015 10:17 pm

La desesperanzada España de nuestros hijos (I)

ROBERTO CENTENO

Imagen La consecuencia más nefasta derivada de la estructura del Estado de Partidos(1), impuesto a los españoles por los oligarcas de la Transición y de la crisis económica, que para nuestra desgracia ha sido “gestionada” por los dos presidentes de gobierno más desastrosos desde Fernando VII, es que ha llevado la desigualdad de la renta y la riqueza al mayor nivel conocido desde que existen series estadísticas, lo que nos sitúa como el segundo país más desigual de Europa después de Letonia. En los años 70 las diferencias salariales en grandes bancos y empresas eran como máximo de 25 a 1, hoy son de 300 a 1. Pero sobre todo han arruinado literalmente el futuro de nuestros hijos, a quienes legaremos una deuda monstruosa que jamás podrán pagar, aparte de un sistema de pensiones y de sanidad pública que están literalmente quebrados: por primera vez, desde la Guerra de la Independencia de hace dos siglos, los hijos vivirán peor que los padres e incluso que sus abuelos.

Han destruido el sistema público de enseñanza, que era uno de los mejores de Europa, lo que lo convirtió en el principal motor del ascenso social. Han creado un modelo de Estado económicamente ruinoso, insolidario y corrupto a todos sus niveles decisorios. La brecha entre ricos y pobres está a la cabeza de Europa. Están creando un mercado laboral tercermundista con salarios medios de 645 euros/mes, y donde más de la mitad de los jóvenes nunca encontrará un empleo digno. Han saqueado el sistema de pensiones hasta hacerlo insostenible, y donde todos los cálculos demuestran que las prestaciones deberán reducirse en un 40% para hacerlo viable. Y han contraído una deuda pública que supera ya el 140% del PIB, lo que arruinará la vida de las generaciones futuras. Esta es la España que legan a nuestros hijos aquellos que hoy pretenden seguir gobernándonos, al parecer hasta nuestra aniquilación.

1.- La destrucción de la enseñanza pública

En 1983, una de las prioridades socialistas fue hacerse con el control de la enseñanza pública como elemento esencial de adoctrinamiento. Bajo la excusa del “progresismo y la igualdad”, el trío Maravall-Solana-Rubalcabaempezó a desmantelar todo el sistema de enseñanza precedente, que era ciertamente modélico. Y lo primero fue expulsar de las universidades públicas a los mejores catedráticos y profesores con la excusa de la “dedicación exclusiva”. O se enseñaba o se trabajaba en el mundo real. Las dos cosas eran excluyentes. Lo segundo fue sustituir el conocimiento por el carnet de izquierdas para enseñar. Y lo tercero doblar el número de universidades con un nivel de enseñanza tan ínfimo que son solo fábricas de parados. Sería más barato pagar a los estudiantes de muchas universidades de nueva planta para estudiar en Harvard que tenerlas abiertas.

Recuerdo una comida mantenida a raíz de este disparate histórico en el restaurante La Dorada, en Madrid, en la que entre otros estuvieron presentes Enrique Fuentes Quintana, Ángel Rojo, el director de Puerta de Hierro –que era catedrático de Medicina–, y otros catedráticos con puestos de alta responsabilidad en grandes empresas. El tema era muy sencillo: si eras el jefe del Servicio de Estudios del Banco de España no podías enseñar a la vez Teoría Económica. Si eras cirujano y operabas, no podías enseñar Cirugía. Si habías construido la siderúrgica de Avilés, no podías enseñar Siderurgia. Si eras un penalista de primer nivel, no podías enseñar Derecho Penal, etc., etc. Era tal la barbarie que le pedí a Fuentes Quintana que hablara con Felipe González para evitar la ruina de la universidad pública. No estaba por la labor, y le dije: “Pero, Enrique, ¿qué pueden hacernos peor que esto?”. Su respuesta fue: “Roberto, eres un ingenuo, ni te imaginas lo que pueden hacer”.

Y tenía razón. Destruyeron la industria pesada y alimentaria para entrar en la CEE. Lo único que les importaba era el reconocimiento político europeo, el precio daba igual. Proclamaron e implantaron la cultura del pelotazo de la que Carlos Solchaga sería su gran apóstol. Y en la universidad, lo siguiente fue suprimir las oposiciones a cátedra –“puro fascismo”–. Para ser catedrático bastaban unos requisitos mínimos que reunían cientos de personas, y entre ellas elegir a los izquierdistas de partido. Los grandes catedráticos pasaron a las universidades privadas, y la universidad pública quedó devastada. Aunque todavía quedan excelentes profesores e investigadores en nuestras universidades, su número va siendo cada vez más marginal. Un 85% es pura mediocridad, cuando no incompetencia absoluta. Es la razón de que no haya ni una sola universidad española entre las 200 mejores del mundo, aunque a partir de 200 ya no se hacen diferencias. “Las universidades españolas están entre las peores”, según Time Higher Education en 2013.

Pero es peor aún: los buenos profesores están cada vez más acorralados por los mediocres con filiación política, que dedican su tiempo no tanto a enseñar, sino a hacerse con el poder en las universidades, empezando por las “jefaturas de departamento”, casi invariablemente ocupadas por “profesores” de carnet, lo que a su vez les permite contratar a más correligionarios y hacerse con todos los cargos de poder. La mayoría de los rectores son de obediencia o simpatía izquierdista. Y ya la puntilla: al transferirse por Aznar las competencias de educación a las autonomías, las universidades han crecido como hongos, sin plantillas idóneas para una enseñanza seria, y en lugar de fábricas de licenciados son fábricas de parados: a día de hoy el 70% de sus licenciados en el paro o trabajando como seiscientoseuristas. Si los españoles se dieran cuenta del daño que el PSOE, por acción, y el PP, por omisión, han perpetrado contra sus hijos y nietos, estos desaparecerían para siempre.

Para España, como país, el tema es superable. Varias universidades privadas que en otro tiempo eran poco menos que academias de “piso” han adquirido una calidad realmente internacional. Un número creciente de chicos y chicas estudia en EEUU y Reino Unido. En este tema las universidades de los jesuitas han prestado y siguen prestando un servicio impagable a España y a los españoles. Pero el drama es que la esperanza que la enseñanza pública representaba para millones de españoles sin recursos para mejorar significativamente sus vidas a base de estudio y sacrificio ha desaparecido. Lo ha hecho por culpa del sectarismo y la incompetencia de la izquierda de partidos, y de la inacción de la derecha de partidos. Esta última, preocupada solo de su enriquecimiento personal, no ha tenido el menor interés de poner coto a la politización y el envilecimiento del sistema educativo cuando ha gobernado.

Y en cuanto al bachillerato público solo era superado por Francia, y en la enseñanza superior solo nos aventajaban Francia y Reino Unido, y estábamos al mismo nivel que Alemania, Suecia o Dinamarca. Hoy nos superan hasta los países del Este, y ocupamos el lugar 35/40 a nivel mundial. Es el resumen dramático del hundimiento de unas de las mejores enseñanzas públicas de Europa. Aquellos hijos de guardias civiles, de trabajadores, de profesionales modestos que se sentaban a mi lado en las aulas del Instituto Nacional de Enseñanza Media Fray Luis de León de Salamanca, y que hoy son médicos famosos, abogados de prestigio, ingenieros, ya no podrán conseguir en la España del futuro lo que consiguieron sus padres y abuelos. Aquel gigantesco ascensor social que existía en España antes de la infausta Transición ha sido destruido.


2.- Un Estado insostenible y corrupto

El Estado de las autonomías fue inventado e impuesto a los españoles por un puñado de arribistas, ávidos de reconocimiento social y sin el menor sentido del Estado, que a medida que alcanzaban algún grado de influencia iban subiendo la interminable escalera de sus ambiciones. Se crearon así 17 autonomías contrarias a la realidad histórica y totalmente innecesarias para la administración de España con la sola finalidad de dar cargos políticos, estatus elevados y poder sin control a los segundones de los partidos. Este modelo de Estado atomizado, en lugar de mantener centralizado los dos tercios del gasto, como ocurre en los estados federales, ha invertido la proporción. Las CC.AA. y entidades locales consumen las dos terceras del gasto total de la Administración Pública, algo único en el mundo, que lleva a un despilfarro anual de más de 100.000 millones (el 10% del PIB), respecto a lo que supondría un estado unitario administrativamente descentralizado.

Se trata de un cáncer mortal que vamos a legar a nuestros hijos, algo canallesco que tenemos la obligación grave de extirpar. Hay que eliminar lasAdministraciones autonómicas, Gobiernos, Parlamentos, empresas públicas, diputaciones, así como llevar a cabo una reducción drástica de ayuntamientos inútiles o inviables. Su mera existencia es incompatible con el futuro económico de España, y lo que aún es peor, con la esencia de España como nación. La Comisión europea no deja de recordarnos además que este modelo de Estado rompe la unidad de mercado, chocando frontalmente con la libertad de movimiento de mercancías, con la solidaridad interregional y con la competitividad. Y la pasada semana la Comisión denunció que la disparatada estructura territorial contribuye de modo decisivo al incremento de la pobreza y al aumento de la desigualdad.

Fue en las autonomías y en las corporaciones locales donde el Estado de Partidos encontró el inagotable pesebre para sus legiones de parientes, amigos y correligionarios. Diecisiete reinos de taifas, varios de ellos obsesionados por constituirse como nación, con sus Parlamentos, sus instituciones, sus televisiones, sus miles de empresas públicas donde enchufar a cientos de miles con salarios muy por encima de los funcionarios de carrera, sin necesidad de dar explicaciones a nadie y sin control alguno. Ha sido la desvertebración de España: diecisiete sistemas sanitarios diferentes con protocolos y sistemas informáticos a veces incompatibles, con diecisiete sistemas educativos contradictorios y a cual peor, en muchos de los cuales se niega la propia realidad de España como nación. Peleas entre regiones donde se blindan privilegios y hasta los ríos. Ruptura completa de unidad de mercado con más de 100.000 leyes promulgadas para separarnos.

A esto se suma el desastre de los “ayuntamientos democráticos”, donde en lugar de optar por la elección directa de alcaldes como en las verdaderas democracias y mantener las instituciones locales como ámbitos de gestión, se optó por el clientelismo y la orgía partidista por los políticos de turno con su legión de enchufados, de forma que donde había diez funcionarios pusieron a cien. También fueron desmanteladas, por la Ley de Bases de Régimen Local 7/1985 del Gobierno socialista, todas las funciones de control de los secretarios e interventores, única garantía de los ciudadanos ante la corrupción y el nepotismo, sustituyendo a los únicos garantes de la legalidad y el control del gasto por cargos de libre designación y dejando el campo libre a la clase política y sus redes clientelares. Esto es particularmente escandaloso en las grandes ciudades, donde un concejal presidente de distrito, por ejemplo, puede trocear los contratos públicos para poder adjudicarlos a dedo y no pasa absolutamente nada. Madrid es un buen ejemplo de ello. Y cuando estos hechos han sido denunciados por UPyD y algunos medios, Esperanza Aguirre, como responsable del PP de Madrid y de la lucha contra la corrupción, en lugar de comprobarlos los ha ignorado. Y lo que es peor: los responsables repetirán probablemente en las próximas listas para el Ayuntamiento. Y si no a la Comunidad de la indulgente mano de Cristina Cifuentes. Como me decía hace años el alcalde izquierdista de Prat de Llobregat, “nosotros hemos sido elegidos democráticamente, y no necesitamos el control de nadie. Nos controla el pueblo en las elecciones”. Parece ser lo mismo que piensan Doña Esperanza y Doña Cristina.

(1) Denominación técnica de Antonio García Trevijano.

Los vigilantes de la corrupcion

Mensaje por Invitado » Lun 07 Jul, 2014 9:13 pm

Imagen

El Tribunal de Cuentas dio plaza fija de informático a siete de sus secretarias

Allegadas de directivos lograron los primeros puestos en el examen, delante de un ingeniero

Concurrieron 256 personas, y el 57% de los aprobados eran eventuales


Las últimas oposiciones que convocó el Tribunal de Cuentas, cuya lista de aprobados fue publicada el 21 de marzo de 2011, permitió a siete secretarias eventuales de altos cargos y a la hija del entonces secretario general hacerse con una plaza fija en el organismo. Es decir, coparon el 57% de las 14 plazas de “auxiliar de grabación” (departamento de informática: 2.264,20 euros mensuales de salario) que se convocaron. Entre las secretarias que aprobaron los cuatro ejercicios se hallaban dos del expresidente Manuel Núñez y las de otros consejeros de este organismo, tanto del PP como del PSOE. Este tribunal se encarga de fiscalizar las cuentas de todas las Administraciones. Algunos de esos consejeros acababan sus mandatos de nueve años y el cese de estos significaba la salida del tribunal de sus secretarias.

[...]

http://politica.elpais.com/politica/201 ... 14675.html

Arriba