Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por ''MUY GRANDE'' » Jue 15 Oct, 2020 3:22 am

ES LO QUE TIENE TU AMIGA TERESA: UNA GRAN DEUDA DE MILLONES DE EUROS CON HACIENDA, SEGUN LA PAGINA HENTE DE ABC.es.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 15 Oct, 2020 2:45 am



Corría el mes de noviembre pasado cuando me invitaron a Telemadrid para hablar de mi último libro. Me tenía que entrevistar Toñi Moreno, pero, a última hora, se descompuso debido a su embarazo y la tuvo que sustituir Terelu Campos. Por los pasillos de la cadena, estaba Bigote Arrocet, lo saludé desenfadadamente, no me contestó y pensé que no me había visto. Me pareció que Terelu estaba seria, pero lo atribuí a los nervios del estreno. Me senté, Terelu me miró fijamente y, cuando yo iba a arrancar hablando de lo mío, me soltó: “Pilar, estoy muy enfadada”. Si el mundo se hubiera dado la vuelta, no me hubiera sentido más asombrada.

■ ■ ■

Me puse a balbucear y ella, a pesar de advertir mi malestar, prosiguió impertérrita: “Siempre nos hemos portado bien contigo... Siempre te hemos cogido el teléfono cuando has llamado... Y mi madre no merece que hayas dicho esa cosa fea de Bigote en tu blog de Lecturas”. Tierra trágame, me quedé de color blanco, ¿a qué cosa fea se refería? ¡Yo solo tenía conciencia de haber alabado sin fin a Teresa, elogios, por cierto, que nunca habían merecido ni un simple gracias! Tartamudeé sin saber qué decir, mi editora hacía gestos de indignación, pero Terelu proseguía en tono gélido, no dirigiéndose a mí, sino mirando a cámara, el foco sobre ella: “Tienes que llamarlos y pedirles perdón”. No sé cómo prosiguió esta conversación, de la que no guardo otro recuerdo que lo mal que lo pasé, lo injusto que me pareció y la promesa que me hice a mí misma de no volver a hablar de la familia hasta el final de los tiempos (hoy es el final de los tiempos). Por cierto, la cosa horrible era que había llamado a Bigote “frescales” y “seductor de barrio”.

“Recuerdo perfectamente ese día, Pilar, fue muy dura contigo”, me dice un amigo de Teresa, cuyo nombre me pide omitir. “Sufrí mucho por ti.... Pero peor lo pasé, y perdóname, en el ‘Sábado Deluxe’ con la entrevista de Jorge Javier Vázquez a María Teresa Campos”. La voz del amigo está impregnada de profunda tristeza. “Esa noche, mientras los veía, me iba encogiendo en el asiento, me iba haciendo cada vez más pequeño y solo retumbaba en mi cabeza una palabra: No, así no”. Sigue: “No sé lo que llegué a pensar, que era una venganza de ella, no sé, nunca había perdido los papeles así, no la reconocía... menos mal que Jorge estuvo muy comedido, si no se hubiera podido liar. ¡Quería morirme!”.

■ ■ ■

Le pregunto en quién pensaba: “En sus hijas, en lo mal que lo debían estar pasando... Terelu ha sufrido mucho en la vida, no se lo merece”. Hay quien dice que Carmen es la culpable del deterioro de la imagen de su madre. Mi interlocutor se asombra: “¡No es verdad! Carmen no es ninguna bruja, al contrario, es la más maja, la más cachonda de toda la familia, es una tía normal, sin ningún divismo... No tiene nada que ver con la imagen que da en televisión.... creo que es su programa el que le dice que se ponga borde”. Suspira.

“Las tres se han convertido en un bloque, lo que afecta a una afecta a las tres, lo que hunde a una hunde a las tres ¡Antes no era así, cada una tenía su vida independiente!”. Le pregunto a una de las personas que más la conoce cómo era Teresa en sus días de gloria: “No era malvada ni dañina, tiene buen corazón, aunque es verdad que era muy cambiante, con un punto soberbio... pero también era muy humana. No la he visto nunca despedir a nadie de su equipo. Si tenía que hacerlo por causa mayor, le buscaba un trabajo en otro sitio porque pensaba en su familia...”. Y ahora, ¿la ves cambiada?

■ ■ ■

“Vive en su realidad, en un mundo que no es el de verdad porque para no herirla le esconden cosas. Y prefiere no conocer su realidad porque su realidad es que su mundo se ha derrumbado y ha gestionado mal su patrimonio. Su mejor época fue cuando estaba con Félix, reía, estaba alegre...”. ¿Y Bigote? “No me caía mal, pero le ha provocado un profundo sufrimiento y eso ya... Ha perdido seguridad en sí misma, sentido de la realidad. ¡Sus penas de amor la han hecho sufrir a fondo! Y precisamente porque está frágil y vulnerable la sigo queriendo mucho”.

Ay, Teresa, Teresa. He trabajado con ella, muy a gusto y, sobre todo, he escrito mucho sobre ella. Siempre con gran cariño. Voy a enviarle un wasap para avisarle de que la voy a llamar y leo los últimos mensajes guardados: son del 9 de mayo de 2019. Esa semana había comentado aquí: “Creo que Teresa va a tener al fin un programa tan grande como ella se merece”. Y daba como el mes de octubre la fecha más probable para que la ‘querida amiga’ volviera a televisión. Ella, como respuesta, me envió un mensaje muy hiriente. He ‘rebobinado’ los wasaps que hemos ido intercambiando y me he dado cuenta de que casi todos sus mensajes eran riñéndome, como si fuera una párvula, por algún matiz sin importancia de mis artículos, siempre laudatorios hacia ella y sus hijas. Y llevo ese “siempre te hemos cogido el teléfono” clavado en alma. Y no llamé.

Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 08 Oct, 2020 2:55 am



Es la nueva Letizia! Atrás han quedado las poses deslumbrantes, las actitudes altivas y desafiantes, el glamur de Hollywood, los trajes tan apretados que apenas dejaban caminar, el busto prominente, los tacones vertiginosos, las vacaciones de lujo, las amistades elitistas, el desdén por la prensa… La nueva Letizia ha sido tajante: para el trabajo diario, vestidos de bajo coste y marcas españolas. Para recepciones, reciclar trajes o, simplemente, repetir. Echa mano del zapato plano y las americanas y se aleja de la imagen sorprendente de aquella reina curvilínea y sexy que horrorizaba a unos y encandilaba a otros con un golpe de pestañas (ha prescindido de las pestañas postizas también).

No es la única decisión de Letizia en estos tiempos duros de pandemia: no la vamos a ver en salidas con amigas, ni en viajes secretos a Barcelona, ni hará visitas al cirujano plástico para hacerse refrescadhinas, como decía el añorado Carlos García Calvo, ni siquiera habrá fotos con su hermana, que vive en Madrid y tiene una hija de la edad de las princesas. La bodega real, que, según el primo David Rocasolano, estaba recubierta por arena del océano Índico, hace tiempo que no se enriquece con nuevos vinos. Se va a desmantelar el pabellón de caza del emérito, con más de 500 animales muertos, se va a prescindir de la mitad de los 40 coches de lujo que hay en los garajes de Zarzuela y el servicio, incluidos los 60 chóferes, se ha aligerado considerablemente. “Es el apoyo más firme del rey, y es la que sugiere o apoya estos cambios, porque Felipe ha vivido siempre rodeado de comodidades y no advierte lo anacrónicas que algunas resultan”, me comenta una fuente próxima.

Letizia escoge cuidadosamente las causas en las que implicarse y las estudia a fondo. En su última reunión con la Cruz Roja, un área de trabajo en la que ha sustituido a Sofía, asombró a todos por su buena disposición y lo a fondo que conocía el tema. Además, estuvo muy amable, incluso con los periodistas.

■ ■ ■

Su influencia se deja sentir también en las relaciones con su familia política. Después de muchos años de sentirse ninguneada, Letizia ha decidido establecer un efectivo cortafuegos. Con don Juan Carlos no se habla desde el funeral de la infanta Pilar, en el que tuvieron unas palabras algo tirantes y el emérito ni siquiera se despidió de ella cuando se fue a Abu Dabi. Con su cuñada Cristina ha cortado toda relación; en el citado funeral se interpuso entre ella y su marido para que no se saludaran. Tampoco ve a Elena, pero, sin embargo, sí tiene buena relación con Jaime de Marichalar. Se sabe que, en los tiempos duros, el ex duque de Lugo la defendió, y Letizia nunca olvida un agravio ni un favor.

Y la reina… ¡La reina Sofía! Letizia nunca ha entendido el carácter de su suegra, capaz de aguantar humillaciones públicas y privadas sin apear su imperturbable sonrisa. Dicen que, cuando se fue a vivir con el príncipe antes de la boda, se asombró al ver que sus padres hacían vidas separadas y solo se dirigían la palabra en las ceremonias oficiales. Cuando preguntaba, Felipe contestaba, entre triste y molesto: “Yo no sé nada, de eso no hablamos”. Es lógico, pues, que ambas mujeres no tuvieran nada en común desde el principio y apenas se tratasen. Cuando Leonor y Sofía eran pequeñas, la reina se presentó en su casa para verlas, pero la nanny no la dejó pasar porque Letizia había salido y no había dado permiso para que nadie fuera a visitarlas. “Soy su abuela”, protestó Sofía, pero la salus se mantuvo firme: “La señora me ha dicho que nadie”. Cuando se quejó a Letizia, esta fue inflexible. “Perdona, pero será mejor que avises antes de venir”. El resultado fue que la abuela se pasaba meses enteros sin poder besar a sus nietas, como confesó amargamente a un primo alemán: “A mí no me dejan verlas y, sin embargo, la abuela Paloma está siempre metida en su casa”.

■ ■ ■

Cada vez más apartada y con menos presencia pública, la reina Sofia va a tener que renunciar a la que, para ella, durante cuarenta años, ha sido la ceremonia más entrañable, la más emblemática, ¡la entrega de los premios Princesa de Asturias! Ahí su hijo adorado pronunció su primer discurso, ahí ella y su marido eran aclamados hasta la extenuación y se convertían, cada año, en la pareja más icónica y querida de la realeza europea. Pero esa época se ha acabado, el tiempo de Sofía ha caducado, ¡y no va a ir a Oviedo! ¡Por primera vez en 40 años! Casa Real lo justifica por la covid-19, ya que va a ser una celebración íntima, ¿pero no estará tampoco la otra abuela, la asturiana Paloma Rocasolano? La ceremonia, el 16 de octubre, se celebrará a las seis y media en el hotel Reconquista y no en el habitual teatro Campoamor. Leonor, como el año pasado, leerá un discurso, que lleva meses preparándose. ¿Se habilitará otro salón del mismo hotel dotado con pantallas gigantes para seguir la ceremonia? ¿O las abuelas la verán por televisión, como todos nosotros? Ay, tristes días para Sofía. Juan Carlos exiliado en el Golfo Pérsico, y ella exiliada poco a poco del corazón de todos los españoles

Re: Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por Maritxu » Jue 01 Oct, 2020 12:08 pm

¿Pero esta señora no estaba en un lista de posibles amigas del Emérito?
Cuántas tonterías dice...

Re: Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por Assia » Jue 01 Oct, 2020 5:46 am

'' NO ES POR MALDAD,'' NO HE LEIDO TU ARTICULO PARA SABER QUE MIENTES. LA EMERITA NUNCA FUE NOVIA DEL REY DE NORUEGA. TODO FUE 1 AREGLO ENTRE LA REINA FEDERICA, MADRE DE LA EMERITA Y EL PADRE DEL ACTUAL REY DE NORUEGA. LA BODA NO SE CELEBRO PORQUE EL PARLAMENTO NORUEGO PIDIO 1 GRAN DOTE AL PARLAMENTO GRIEGO Y EL PARLAMENTO GRIEGO SE NEGO A PAGAR ESA DOTE. LA UNICA QUE SE TOMO EN SERIO ESE PRESUNTO NOVIAZJO FUE SONIA QUE COMO TU DICES TRATO DE SUICIDARSE NO 1 VEZ, MAS DE 1 VEZ, PERO CON PREVIO AVISO PARA QUE LE SALVARAN LA VIDA.

Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 01 Oct, 2020 2:45 am



Pilar Eyre, al hablar de "la segunda esposa" del rey emérito en TVE: "¿Nos cerrarán el programa?"

El programa La Pr1mera Pregunta de TVE, presentado por Lluís Guilera, debutó este sábado con una entrevista a Plácido Domingo en la que se defendió de las acusaciones de acoso, otra a Mónica Naranjo en la que defendió a Miguel Bosé, y la colaboración de la escritora y periodista Pilar Eyre, especializada en Casa Real, que sorprendió hablando del Rey emérito Juan Carlos I.

Pilar Eyre dejaba boquiabierto al conductor del nuevo espacio de la Corporación de RTVE con las anécdotas sobre la Familia Real.

Guilera preguntó de forma inocente a Eyre por la pulsera que llevaba puesta, lejos de saber que estaba ligada a una anécdota incómoda sobre el Rey y Corinna Zu Sayn Wittgenstein.

"Es la primera vez que cuento esto, eh. En un viaje que hice a Abu Dabi en el año 2012, fui al joyero con mi hermana y con mi hijo. Y el joyero me dijo: '¿Sabes que el Rey cuando está aquí compra joyas, le enviamos obsequios, cosas para sus hijos, para su mujer, para sus amigos?'. Y yo digo, 'ah, bueno sí'. Y me dice: 'Una pulsera como ésta, por ejemplo, hace poco la ha comprado'. Y le digo, 'ah, para su mujer'. Y me dice: 'Sí, para su segunda esposa", reveló Eyre.

"Tachán", intentó zanjar la historia Eyre mientras Guilera se sorprendía aún más.

Corinna, ¿Segunda esposa de Juan Carlos I?

"¿Segunda esposa?", prosiguió la historia la periodista. "Y me dijo: 'Sí, estuvieron aquí en el Gran Premio de Fórmula Uno y es una señora alemana'. Claro, en aquellos países donde existe la poligamia, aquello de la segunda esposa no es nada. Y claro, se trataba de la princesa Corinna".

"¿Nos cerrarán el programa?"

Tras un incómodo silencio, Eyre preguntó al presentador: "¿Qué te parece?, ¿Nos cerrarán el programa o qué?"

Guilera tosió mientras la periodista le hacía esta pregunta pero rápidamente contestaba que no y seguía con la escaleta. Eyre también aseguró que a su juicio, Juan Carlos I no regresará nunca más a España, y contó otros encuentros del emérito con Corinna, incluyendo uno en un hospital de catalán en el que casi se encuentra con la emérita Sofía.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 01 Oct, 2020 2:44 am



Los únicos dos amores que Sofía ha tenido en su vida están enfermos. Muy enfermos. Juan Carlos de Borbón y Harald de Noruega. Aunque Juan Carlos sigue lúcido de mente como un chaval de 20 años, está mal de salud y ha tenido que pasar por el quirófano, una intervención leve para arreglar una operación anterior. Y Harald, el rey de Noruega, según dicen, se encamina serenamente hacia su final aquejado de diversas dolencias. ¿Cómo se lo estará tomando la reina española? ¿Sufrirá, rezará por ellos? ¿Por el que sigue siendo su marido y por el que fue su novio?

Porque Harald y Sofía llegaron a ser novios y estuvieron a punto de casarse, por mucho que la propia reina lo niegue a Pilar Urbano: “Casi no lo conocía, fue un invento de la prensa”. Pues no, fue un noviazgo en toda regla que, sin embargo, le dejó un regusto tan amargo que ha optado incluso por mentir sobre ese episodio de su vida. En 1960, Harald, el heredero de la corona noruega, era llamado ‘el jeque blanco’ por su inmensa fortuna, ya que poseía los yacimientos de petróleo más grandes de Europa. Era guapo como el dios Tor, aunque, según el historiador Juan Balansó, que lo trató mucho, “era bobo, insípido, poco ingenioso y aburría a las ovejas”.

La ambiciosa reina Federica de Grecia, la madre de la ‘basilissa’ (‘la que reina’, en griego) Sofía, puso sus ojos en él y envió a su hija a las regatas de Hankoe, en Noruega, acompañada de su prima Tatiana, sabiendo que Harald era uno de los participantes. Con el resultado de que tanto Sofía como Tatiana se enamoraron del príncipe noruego ¡y estuvieron años sin hablarse! ¡La única vez que ambas primas estuvieron enfadadas! Harald y Sofía fueron fotografiados juntos a bordo de un velero, comiendo en el Yatching Club... La prensa griega, adiestrada por Federica, publicó en grandes titulares “¡Nuestra ‘basilissa’ será la reina de Noruega!”.

■ ■ ■

Pero los periódicos noruegos guardaban silencio y Federica desenfundó su gran arma de seducción: invitó al príncipe con su padre, el rey Olav, a pasar un mes en la idílica isla de Corfú, el lugar ideal para enamorarse. Cielos estrellados, criados vestidos a la griega, románticos conciertos de guitarras, el licor de quinotos... La pareja se perdía en los bosques donde jugaban las ninfas y todo era verano. Federica iba ya a anunciar el noviazgo cuando el palacio real de Oslo le recomendó prudencia. La reina se enfadó, preguntó qué obstáculos había y el rey Olav le respondió con brutalidad que la monarquía griega era demasiado pobre, porque el parlamento solo dotaría con cuatro millones de dracmas a su ‘basilissa’. Sin embargo, el auténtico obstáculo para esta boda no era el dinero, sino que Harald estaba enamorado de una modistilla llamada Sonia Haraldsen, que cada vez que el príncipe aparecía en una foto con una princesa europea ¡intentaba suicidarse!

■ ■ ■

Hasta siete veces tuvo que llevarla Harald al hospital: cuando el príncipe estuvo en Corfú, Sonia se tomó un tubo entero de pastillas y tuvieron que hacerle un lavado de estómago in extremis. Harald, que era considerado un atleta sexual, tenía relaciones a la vez con una azafata en un piso de las afueras de Oslo, ¡pues allí se presentó Sonia y le dio con el bolso en la cabeza a la azafata, que tuvo que ser hospitalizada con una conmoción cerebral! Todas estas aventuras, que parecen de película, eran puntualmente reseñadas con gran jolgorio en la prensa noruega, la más libre de su época.

Pero Federica no cejaba en su empeño y obligaba a Sofía a acudir a las ceremonias en las que sabía que estaba Harald: la puesta de largo de los nietos de los reyes de Suecia, la boda del duque de Kent... En el banquete en Londres, sentaron juntos a Harald y Sofía, a los que todos consideraban novios, y Federica filtró que en el hotel Savoy reunirían a la prensa para comunicar la fecha de sus futuros esponsales. Pero esa misma noche se presentó Sonia en Inglaterra, se echó a los pies de Harald y le dijo que si no se casaba con ella lo mataría y se mataría después. El impresionable príncipe, conmovido, llamó a su padre, le dijo que no pensaba abandonar a esa mujer que tanto lo amaba y que se lo comunicara a la reina de Grecia. A regañadientes, Federica no tuvo más remedio que darse por vencida.

■ ■ ■

En la abadía de York Minster, donde se celebró la boda de los Kent, Harald ya no se atrevió a sentarse en su lugar asignado al lado de Sofía, que se sintió humillada a ojos de todos los invitados... Avergonzada, bajaba los párpados, se abanicaba con el libro de cantos... Hasta que un chico larguirucho medio rubio, le dijo: “Sofi, ¿puedo?”, y sin esperar respuesta se sentó a su lado. En el silencio de la inmensa catedral pudo oírse la voz bronca de Federica dirigirse a Juan de Borbón, el padre del chico alto y rubio: “Este verano podríais venir toda la familia a pasar unos días a Corfú...”. Pobre Sofía, solo dos amores, y ambos desdichados.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 24 Sep, 2020 3:14 am

[conte]

Sofía lo sabe todo! ¡Desde hace muchos años! Y no me estoy refiriendo solo a las infidelidades de don Juan Carlos en general, que la reina conocía puntualmente a través de los miembros de la Casa, sino a la historia de amor de su marido con Corinna. Aunque con la perspicacia de las mujeres engañadas lo sospechaba desde el mismo día en que se conocieron, no fue hasta el mes de abril de 2006 cuando tuvo constancia de esa relación.

"En ese tiempo, Juan Carlos estaba tan ciego de amor por su amante que no consentía en separarse de ella ni unos días", cuenta Pilar Eyre en su blog en Lecturas. "Consiguió llevarla a un viaje oficial a Arabia Saudí. ¡Y Corinna viajó en el mismo avión militar que la reina! ¡Durante ocho horas compartieron el mismo recinto!"

El rey se sentó al lado de su novia, cosa que a nadie extrañó, porque el matrimonio real hacía muchos años que no se dirigía la palabra y tenía agendas separadas. Y mientras la reina se dedicaba a actos culturales como inaugurar hospitales o visitar yacimientos arqueológicos, Corinna acompañaba a don Juan Carlos en sus actividades, desde dar una conferencia hasta entrevistarse con los hombres más ricos del mundo. Los periodistas saudíes hablaron de la alemana: mientras para unos era una consejera estratégica del rey de España, otros creían que se trataba de una segunda esposa, algo que no sorprendía en unos países donde la poligamia está permitida. Llamo a una de las personas que acudió a ese viaje. “Lo único que recuerdo es que nuestros asuntos fueron sobre ruedas y que la simpatía y las relaciones del rey nos abrieron muchas puertas”, me cuenta. Pregunto por Corinna: “Hombre, nos extrañó la presencia de la princesa, que, por cierto, nos pareció a todos muy sexy. Pero cuando vimos que la reina no se inmutaba, pensamos que era algo normal y no le dimos más importancia”.

■ ■ ■

Tan solo dos meses después de este viaje, se celebraron a lo grande los premios Laureus en Barcelona, organizados por Corinna porque el creador de la fundación era amigo de su padre. La reina no tuvo más remedio que quedarse en Madrid, cuando las ceremonias benéficas están dentro de su área de intereses, y, lo que es peor, tuvo que ver como “esa mujerrr” como la llama con su acento germánico, recibía parabienes de altas personalidades, alternaba en la cena previa con Felipe y Letizia e intercambiaba en la fiesta besos cariñosos, miradas cómplices y sonrisas con su marido… ¡y hasta con su yerno y su hija Cristina! Al año siguiente, con su cuñada, Pilar de Borbón… ¡y con su mismísima hermana, la princesa Irene! Irene, su paño de lágrimas.

Pero lo más rocambolesco, digno de una escena de vodevil, ocurrió en mayo de 2010 y tuvo como escenario el Hospital Clínic de Barcelona, donde operaban al rey de un nódulo en el pulmón. Como la reina sabía que al lado de su marido estaba Corinna, se quedó en Madrid. Pero cuando empezó a rumorearse que operaban al rey y que la reina no estaba a su lado, se puso en marcha el operativo ‘la reina a Barcelona’. ¡Unas horas de locura que el jefe de prensa pilotó con pericia admirable, pero que le costó seguramente una úlcera. “Rápido, rápido, poned a la reina en un vuelo de Puente Aéreo y que un coche la esté esperando en el aeropuerto del Prat. Avisad a la seguridad del rey que vamos para allí”. Entrad en la sala vip del Clínic, donde una llorosa Corinna desmenuzaba un pañuelo de papel para decirle: “Princesa, tenemos que irnos, que llega la reina”. Ella quiere ver por última vez a Juan Carlos a través del cristal de la UCI y allí le comunican que el nódulo es benigno, pero que la reina ya está llegando. “Estamos en la plaza España. Deprisa, deprisa, al ascensor”; “No, que abajo esta la prensa, vamos a la zona de médicos”. El ascensor está subiendo. “¡Cuidado! ¡Es la reina! ¡Sube la reina!”. Hombres con pinganillo corren por los pasillos conduciendo casi en volandas a una Corinna aturdida por una noche sin dormir y muy afectada por el estado del rey. La bajan por un montacargas de camillas mientras la reina llega en el mismo instante a la sexta planta, saluda a los médicos con su sonrisa imperturbable y se dirige a la misma sala que ha abandonado la amante. Quizás en el suelo están aún los restos del pañuelo que la princesa ha destrozado

■ ■ ■

Fue después de la convalecenciade esta operación, en la que solo contó con la compañía de Corinna y su hijo, cuando Juan Carlos habló de su posible divorcio con el presidente del Gobierno, que se lo desaconsejó, y con su mujer, que se mostró indignada. También se reunió con sus hijos, que le dijeron: “Te vas a cargar la institución”. Felipe añadió: “Pobre mamá”. Corinna ha declarado que el rey le regaló un anillo de compromiso y que le pidió la mano a su padre. Ignoro cuál ha sido ahora la reacción de Sofía ante sus últimas declaraciones, pero conozco su actitud frente al rey desde hace años: de profunda indiferencia. Todo lo que hace le resbala, aunque, como es humana, le satisface saber que en esta historia a ella le ha tocado el papel de heroína.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 17 Sep, 2020 2:53 am



Pocos meses después de casarse, Letizia acudió a una recepción oficial en el palacio de Oriente. Al lado de Felipe, Juan Carlos y Sofía, tendía una mano blanda a los invitados, pálida, con grandes ojeras y expresión atormentada. Un amigo la observaba desde lejos y, al final, se acercó y le preguntó, con cariñosa preocupación: “¿Qué tienes, Letizia? ¿Necesitas algo?”. Letizia dirigió una mirada angustiada a su alrededor, militares de uniforme, señoras encopetadas, hombres mayores de expresión severa, algún ropaje arzobispal, embajadores... Y con inusitada fuerza agarró a su amigo del brazo y con un susurro entenebrecido le conminó: “Búscame una nave espacial para huir de todo esto”.

Había tenido tres años de preparación para “todo esto”. Era el tiempo que llevaba de ‘novia’ del heredero, aunque las crónicas oficiales contaban otra cosa. ¡Y los meses que había pasado en la casa del príncipe conviviendo con Felipe, aleccionada por los ‘hombres de gris’ que le daban clases de protocolo! A pesar de eso, creía con cierta ingenuidad que el amor que se tenían Felipe y ella era suficiente y que no debería renunciar ni a su forma de ser ni a sus afectos. Esa forma de ser algo impertinente, rebelde, vivaracha, espontánea, divertida, era al fin y al cabo la que le había ganado el amor de su novio.

■ ■ ■



“No calla nunca”, se quejaba don Juan Carlos. Un periodista próximo a la Casa Real me confesaba: “Letizia se ha imbuido de su papel y cree que puede aportar mucho a la institución”. Pero esos buenos propósitos pronto se vieron anulados por los implacables usos palaciegos. Los hombres de gris no se oponían frontalmente, pero sí con sutiles comentarios. “Nunca se ha hecho así, señora...”, “Aquí no es costumbre...”.

Pero las críticas más feroces vinieron de sus antiguos compañeros de profesión. Su comportamiento, su familia, su pasado, cada día abrían las primeras páginas de los periódicos. Se ponía en cuestión todo, desde su forma de vestir hasta el trato que tenía con sus padres. Y a la Casa Real le venía muy bien que la atención pública se centrara en Letizia y no en don Juan Carlos: cuando temían que se destapara su relación con Corinna o la trastienda de sus viajes, los periodistas solo hablaban de los tacones de Letizia o de su delgadez. Y ella, que conocía a fondo el asunto, tenía que ver con amargura cómo se arrastraba a su familia por el fango, cuando no era precisamente su familia la que se estaba cargando la institución. Alguna vez ha comentado: “¿Lo más difícil? Callarme”.

■ ■ ■

También ha tenido que callar ante los desmesurados elogios a doña Sofía, que no pretendían más que menoscabar su figura. Pero estos expertos en acercarse al sol que más calienta, que vertían en tu oído las informaciones más envenenadas, lo mal que se llevaba el matrimonio y la última ‘fechoría’ de Letizia, ahora han decidido apostar a caballo ganador y han dejado caer a doña Sofía, precisamente cuando más los necesita.

Sofía ya no interesa, es el pasado, no tiene poder y ya nunca lo tendrá. Ahora hay que halagar a Letizia en uno de los cambios de chaqueta más espectaculares que esta periodista ha visto en 40 años de profesión. Pero Letizia, que tanto hubiera agradecido estos apoyos hace unos años, ya no los necesita. Está agradecida a los amigos que, con discreción y lealtad absoluta, la han acompañado en esta larga travesía por el desierto, y no tiene ninguna intención de ampliar su círculo íntimo.

Ahora ha cumplido 48 años, la tercera parte de su vida la ha pasado con Felipe. Ha conseguido lo que parecía imposible: unas niñas muy bien educadas y un matrimonio sólido. Y no es un paripé: cada vez que viajan, piden habitación de matrimonio. Así sucedió en el hotel Ritz de Lisboa, donde, acostumbrados a Juan Carlos y Sofía, les prepararon habitaciones no solo separadas, sino en distintos pisos, pero tuvieron que rectificar y darles la suite nupcial en cuanto cruzaron las puertas del hotel. El nombre con el que Felipe VI pasará a la historia podría ser ‘el rey monógamo’, pues en cinco generaciones de Borbones ha sido el único en mantener un matrimonio estable, sin escándalos de faldas, sin amantes, sin hijos extramatrimoniales, sin esposas sacrificadas, sumisas y sufridoras.

■ ■ ■

Cuando pregunto si Letizia tiene mucha influencia sobre el rey, se ríen ante mi candidez. “Claro que sí, son un equipo. ¿Cómo no van a hablar de temas importantes? Sofía y Juan Carlos no comentaban nada, no solo porque no se veían nunca, sino porque el rey despreciaba la opinión de su mujer que, viviendo tan aislada, tenía una visión muy pobre del país. Pero Felipe y Letizia están juntos 24 horas diarias. Leen, comentan entre ellos, departen con sus consejeros, Letizia hace listas... Ahora, por ejemplo, se avecina un gran cambio en la institución. Se está planeando relevar al jefe de la casa, Jaime Alfonsín, y se están estudiando los nombres de sus sustitutos. Suena el de un alto directivo de una gran empresa, pero es un puesto delicado, que exige gran entrega, discreción y no está demasiado bien retribuido. Son momentos muy complicados para la casa”.

Cuando comento que Juan Carlos está deseando regresar de su exilio en Abu Dabi, mi interlocutor me interrumpe: “Tampoco deseaba irse, pero que no te engañen, Pilar, no va a volver...”. Seguiremos informando.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 10 Sep, 2020 12:44 am



¡Libre! ¡Sí! Dentro de un año y medio, según unos, dos años, según otros, tendremos en la calle a Iñaki Urdangarin ¡libre! Después de haber cumplido de forma ejemplar la condena que se le impuso, cinco años y diez meses, por la que ingresó en la prisión de Brieva en junio de 2018. Iñaki, el ex chico de oro, tendrá 54 años y saldrá con gran ansia de trabajar y ayudar a una familia que ha vivido estos años del sueldo de Cristina (y las eventuales ayudas de don Juan Carlos). ¿Podría ser que su futuro estuviera, también como el de su suegro, en los países del Golfo? Podría ser.

■ ■ ■

En el año 2012, el jeque de Abu Dabi, Hamed Bin Ahmed, a petición de don Juan Carlos, alquiló la casa de la calle Elisenda de Pinós, en Barcelona, mientras la familia Urdangarin-Borbón estaba en Washington. ¡Durante un año y por 432.000 euros! Su abogado declaró, al hacer pública esta desorbitada cantidad, que ese dinero les era necesario para pagar los gastos de la hipoteca sobre el inmueble. Cristina agradeció el favor al jeque acudiendo al gran premio de Fórmula 1 de Abu Dabi, incluso coincidiendo con la princesa Corinna. Hamed Bin Ahmed dirige la importante entidad financiera Al Farida Investments y, tal como entonces les hizo el favor de alquilar una casa que no llegó a ocupar nunca, estaría dispuesto a ofrecer un trabajo a Urdangarin a petición de don Juan Carlos, que ha velado por su hija todos estos años, aunque no de forma pública. Recordemos que Urdangarin ha cursado Ciencias Empresariales, es licenciado en ADE y tiene un máster en negocios en Esade, además de que, según se ha dicho, durante su condena estaba estudiando en la Universidad a Distancia un máster en Psicología para ejercer de coach. Y estará en disposición de trabajar en cualquier empresa que lo contrate.

■ ■ ■

También Valero Rivera, su primer entrenador y gran amigo, con el que no ha perdido contacto, sigue en Qatar al frente de la selección de balonmano, aunque la suerte no lo haya acompañado en los últimos torneos. Ya en el año 2013, le ofreció un puesto de segundo entrenador, puesto que Iñaki aceptó alborozadamente. La misma Casa Real comunicó entonces que, si bien Iñaki residiría en Qatar, la infanta Cristina y sus hijos se quedarían en Barcelona hasta acabar el curso escolar. Al final, Iñaki tuvo que declinar la oferta por problemas de imagen y porque, además, se cernía sobre él el juicio que lo llevaría a prisión, aunque se dijo oficialmente que había tenido que rechazar el puesto ya que “no tenía el título de entrenador”.

■ ■ ■

A Rivera le queda muy poco tiempo de estancia en Qatar, pero Iñaki, con ayuda de su suegro, podrá conseguir trabajo en cualquiera de los proyectos deportivos que se están desarrollando en los emiratos del Golfo, donde se vuelcan millones de dólares sin límite, hasta el punto de llevar desde España a grupos de hinchas que animen los partidos. Don Juan Carlos sigue teniendo debilidad por este yerno. Su primer comentario cuando empezaron a contarle sus irregularidades al frente del instituto Noos fue: “¿Tú crees? ¡Pienso que exageráis!”. Es curioso constatar que, en cambio, el rey emérito detesta a Marichalar que, sin embargo, no ha causado ningún problema a la casa real española, ¡misterios del alma humana!

■ ■ ■

Si así fuera, si don Juan Carlos siguiera viviendo en Abu Dabi, si Urdangarin consiguiera trabajo en algún país del Golfo, lo acompañaría la infanta Cristina, que podría pedir una excedencia en su trabajo después de unos años agotadores y desquiciantes, y estarían junto a sus hijos pequeños, Irene y Pablo. Se reorganizarían en un país de la zona, donde se crearía una especie de franquicia de la familia real española.

La estancia del rey en Abu Dabi sigue unas pautas de discreción infranqueables, como él quería. ¡Solo un rey puede proteger a otro rey! Como ya comenté aquí, sus amigos ricos no pueden poner a su disposición un ejército entero ni una prensa dirigida desde las altas esferas como tienen las dictaduras de estos países árabes. Por no saber, no conocemos siquiera cuál es la salud del rey, si al final se ha sometido, en alguno de los prestigiosos hospitales de Abu Dabi –punteros en todo el mundo-, a esa pequeña intervención para corregir un efecto secundario de una de sus últimas operaciones. Ni cuál ha sido el resultado.

En Abu Dabi, un país en medio del desierto que se ha convertido en la meca del lujo y la ostentación, tiene todo tipo de cuidados, atenciones y hasta mimos. ¿Compañía femenina durante este mes y medio que lleva disfrutando de una privacidad tan absoluta como no la ha tenido nunca en la vida? ¿Y con la reina Sofía lejos? ¿Hay señoras? Por supuesto. Sus buenas amigas no lo dejan solo. De España, salen a diario decenas de vuelos directos a Abu Dabi. Desde Madrid, el trayecto dura 7 horas, y se puede ir incluso un fin de semana y regresar a casa sin que nadie se percate de que te has ausentado. Sus tres teléfonos móviles también echan humo. A sus amigos les confiesa que, a pesar de todo, añora la vida en este país llamado España, porque, por muy mal tratado que se haya sentido, sigue siendo el suyo: “Chicos, cuento los días que me faltan para volver”.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 03 Sep, 2020 2:38 am

Imagen
NO ES POR MALDAD / Pilar Eyre

Corinna temía acabar muerta como Lady Di


Era verano, como ahora. Agosto, 1990. En el palacio de Marivent caía el sol a plomo sobre el porche y las escaleras donde solía posar todos los veranos la familia real, a pesar de que ya era media tarde. Los periodistas ingleses y españoles casi habían llegado a las manos en esos días, en Mallorca, tratando de conseguir la foto más buscada, la de Lady Di y sus hijos bañándose libremente en alguna cala y ahora, a codazos, trataban de posicionarse para la foto de grupo; los diarios de todo el mundo estaban retrasando su cierre para poder incluirla.

■ ■ ■

Los reyes de España, en la cumbre de su carisma y popularidad; sus hijas, las infantas, entonces unas grandes desconocidas, con peinados y vestidos anticuados; Felipe, imitando en todo a su padre, desde la postura hasta el reloj en la muñeca derecha; el príncipe Carlos, flemático y ausente; y, sobre todo, la mujer más famosa del mundo: Lady Di. Tan delgada que se le marcaban las clavículas y las huesudas rodillas, tenía la expresión demacrada y triste de la mujer engañada: Su marido hablaba con Camila todas las mañanas por teléfono, sin que le importara que lo oyera el servicio, y ella se iba al cuarto de baño de su habitación de invitados, hundía la cabeza en la taza del váter y se ponía a vomitar. “Fueron unos días de mierda”, contó luego a personas de su confianza. Los perros de la familia, el Lhasa Apso Topsy de Sofía y Arki, el pastor alemán del rey, pululaban entre el grupo, haciendo llorar a los principitos ingleses, maleducados y gritones. Distraídamente, el rey sumergió su mano en el pelaje de Arki, como hacía siempre. Lady Di, también... Se tocaron sus dedos, se miraron a los ojos en uno de esos instantes que se hacen eternos... Después, Lady Di comentó a su guardaespaldas que el rey había intentado ligar con ella, que ella sabía que le gustaba... y que no había querido responder a sus requiebros y proposiciones porque don Juan Carlos no era su tipo. Ay, qué poco entendía la pobre y desgraciada princesa que la coquetería, incluso con señoras que no eran de su agrado, era algo propio del rey más seductor y mujeriego de Europa. Que en esos días estaba prendado de otra mujer, que no era, por supuesto, la suya. Después, Lady Di se enamoró de hombres que no le correspondían, como el médico pakistaní que, según dicen, fue el gran amor de su vida, y acabó en los brazos del playboy Dodi Al Fayed. Una relación que los llevaría juntos a la muerte, lo que ha hecho que en el imaginario popular figuren como pareja hasta el final de los tiempos, aunque seguramente, como contaron sus amigas, si hubieran vivido, la cosa no hubiera pasado el estadio de un ‘flirt‘ de verano.

■ ■ ■

Ahora, el 31 de agosto, se ha cumplido el 23 aniversario de esa muerte, la más mediática del siglo XX. Pero su espíritu sigue sobrevolando sobre la casa real española. “¡No quiero acabar como Lady Di, temo morir como ella!”, declaró una aterrorizada Corinna hace poco en Londres. ¿Qué ha querido decir la exnovia del rey Juan Carlos con esta misteriosa frase? Corinna confesó que alguien le dejó un libro sobre la muerte de Lady Di sobre la mesa en su apartamento en Suiza y, al día siguiente, la llamaron por teléfono y una voz susurrante la amenazó: “Hay muchos túneles entre Mónaco y Niza”, aludiendo al accidente que le costó la vida a Lady Di en el túnel bajo el Puente del Alma, en París. ¿Pero Lady Di no murió simplemente porque el chófer había tomado sustancias e iba a una velocidad suicida? ¿Se da crédito a las teorías conspiranoicas de que la muerte de Lady Di estuvo orquestada por el duque de Edimburgo y los servicios secretos británicos porque era una presencia incómoda para la familia real inglesa? Corinna declaró en ese momento que, para aclarar esas amenazas, iba a demandar a los servicios secretos españoles, aunque de momento no hay constancia de que dicha reclamación se haya producido.

■ ■ ■

La sombra de Lady Di se extiende mucho más allá de su vida y de su muerte, y se ha convertido en un referente para todo tipo de cuestiones. Cuentan que el abogado de Letizia Ortiz logró que Felipe, antes de su boda, firmara unos acuerdos en caso de divorcio muy ventajosos para ella, en los que conseguiría desde dos casas, una de invierno y otra de verano, a otras prebendas. “A ti tienen que tratarte mejor que a Lady Di”, al parecer le dijeron, aunque lo cierto es que Felipe se avino a todo porque, como dijo a sus padres: “Lo de Letizia y mío es para siempre”. No se sabe qué hay de leyenda y qué de realidad en estas afirmaciones, pero algunas de las noticias sobre doña Letizia tienen un sospechoso tufo de noticia pergeñada por la extrema derecha aliada con monárquicos trasnochados que, cantando las excelencias de los anteriores reyes, tratan de pintarla como una manipuladora y a Felipe como una marioneta. Como dijo Alfonso XIII en el exilio: “Tan culpables como las izquierdas de mi marcha de España, son esos nobles que han estado conspirando frívolamente contra la monarquía por intrigas cortesanas”. Dicho queda.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 27 Ago, 2020 2:57 am



¡Es su único apoyo! ¡Sofía solo puede recurrir a ella! Tatiana Radziwill ha puesto su fabulosa fortuna y su cariño a disposición de su prima, quiere ayudarla, como ha hecho siempre. Son primas terceras, pero, sobre todo, son íntimas amigas a las que la desgracia ha unido desde que nacieron. Pero esta misteriosa francesa de pelo blanco y escasa coquetería, que pasea en Mallorca al lado de la reina con su marido dos pasos atrás; esta mujer, feminista y millonaria, que ha osado plantarle cara a Juan Carlos para defender a su prima, tiene una original biografía que muy pocos conocen.



La abuela de Tatiana fue María Bonaparte, descendiente de un hermano del emperador. Era una de las mujeres más ricas de su tiempo, ya que poseía los casinos más importantes de Europa, era sufragista, pero lo más singular es que primero fue paciente de Freud para curar su frigidez, después fue discípula y más tarde ella misma llegó a ser psicoanalista, con consulta en París. Publicó tratados sobre el orgasmo femenino, cuya mayor o menor intensidad atribuía a la separación entre el clítoris y la vagina, y practicaba una operación para resolver este problema de su distinguida clientela, en la que había reinas y actrices de cine. Durante la Segunda Guerra Mundial, salvó la vida a Freud y familia sacándolos de la Viena nazi. Alguien que la conoció, me contó hace años que su conversación solo versaba sobre sexo y orgasmos. María Bonaparte se casó con Jorge de Grecia, tío abuelo de nuestra Sofía, y mantuvo a la familia real griega tanto cuando estaban en el exilio como cuando se sentaban en su empobrecido trono. Aunque Jorge era homosexual –su gran amor fue el príncipe Valdemar de Dinamarca–, de su matrimonio con María nacieron dos hijos. Eugenia, la mayor, casó brevemente con el conde polaco Stanislas Radziwill, con el que tuvo a Tatiana, un año mayor que Sofía.

■ ■ ■

Siendo muy niñas, las dos primas tuvieron que partir juntas al exilio, muy precario ya que María tenía las cuentas de los casinos embargadas por la guerra y solo pudo sacar algunas joyas, unas esmeraldas y un brillante del tamaño de una pelota de golf, entre otras, que fue malvendiendo para pagar su largo destierro por 22 casas, en países distintos, a lo largo de cinco años. Esas penalidades compartidas anudaron entre las dos primas una amistad inquebrantable que solo estuvo a punto de romperse cuando se enamoraron del mismo hombre: ¡el príncipe Harald de Noruega! Estuvieron unos meses sin hablarse, hasta que se dieron cuenta de que Harald, en realidad, a quien quería era a Sonia, quedando las dos primas –como se dice popularmente– con un palmo de narices. Fue Tatiana la primera que supo que Sofía se iba a casar con Juanito, y fue su dama de honor, aunque la tía María no pudo ir a la boda ya que estaba enferma de muerte, pero le regaló un cachorro de su perro Topsy, al que Sofía llamó Topsy en su honor. Cinco años después, Tatiana se casó con Jean Fruchaud, médico cardiólogo, al que había conocido en la universidad, ya que –a diferencia de Sofía– tiene estudios superiores y una cultura sólida y progresista.

Desde los primeros veranos, fue invitada fija en Marivent y, cuando el matrimonio real se rompió, se puso incondicionalmente al lado de su prima. Feminista por herencia y por convicción, pragmática y de pensamiento liberal, siempre le ha aconsejado a su prima llevar una vida independiente y le ha ofrecido su inmensa fortuna y su elegante casa familiar en París, donde la reina se ha refugiado varias veces. Dicen que María Gabriela de Saboya y Tatiana han sido las únicas que han osado reconvenir a don Juan Carlos por sus infidelidades públicas. Es curioso constatar que los dos hijos de Tatiana, profesionales serios y respetados, no tengan ninguna relación con los hijos de los anteriores re- yes, a pesar de haberse criado prácticamente juntos.

■ ■ ■

En estos momentos de tribulación de doña Sofía, en los que su marido ha emprendido las de Villadiego y ha sido apartada de la agenda real, desconoce qué va a ser de su vida. No sabe si irse a Grecia junto a su hermano, a Inglaterra o al refugio amistoso que le ofrece su incondicional Tatiana en París. Se cantan sus elogios y se airean sus virtudes de forma desmesurada, pero la reina comprende que se trata de halagos envenenados, que lo que pretenden es restarle méritos a Letizia; por lo tanto, en lugar de ayudarla, la perjudican.

Aunque se diga hipócritamente que la rodea el cariño de todos los ciudadanos españoles, en realidad, la reina Sofía está muy sola. Una de las cosas que más echa de menos es navegar, su gran pasión, pero nadie la invita a sus barcos y tampoco se siente autorizada a utilizar los de la familia por la imagen de despilfarro y frivolidad que ofrecería. También le duele que su agenda, antes tan repleta de compromisos, esté vacía. Cada mañana pregunta: “¿Qué tenemos hoy?”. Y cuando le contestan: “Nada, señora”, cae en el desaliento más absoluto. Ahora su teléfono está mudo y, además, ya empiezan a alzarse voces diciendo que en esta película en la que se ha convertido su matrimonio, al que ella parece aferrarse a pesar de todo, ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Afilemos los lápices, preparemos las cámaras, ¡qué gran otoño nos espera!

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 20 Ago, 2020 2:46 am



Marbella! ¡Aroma a jazmines, el canto de las chicharras! ¡Verano! Un verano que en Marbella no empezaba hasta el 18 de julio, el día del cumpleaños de Jaime de Mora y Aragón. Montaba un fiestón en el Marbella Club y soltaba palomas que Rigalt y yo temíamos que fueran despedazadas por los ventiladores y le pedimos que no lo hiciera más. Yo le cuchicheaba “Jaime, las señoras te miran” y él me contestaba, fingiendo oler el clavel (de trapo) que llevaba en la solapa, “y si no, les envío a mi abogado”. Su hermana era la reina de los belgas y él era el rey de Marbella, pero, como tantos, se lamentaba “rey, sí, pero sin un duro”.

Lo mismo que me respondía Luis Miguel Dominguín cuando me sorprendía que dejara la puerta abierta de su apartamento, “y qué me van a robar, mujer, si no tengo nada desde que me separé de Lucía… como los señores ladrones no me dejen algo…” Le reñía porque era torero y me daba la razón, “ahora no puedo ver las corridas ni por televisión…, soy como una inglesa cursi”. Sus novias sucesivas, altas y elegantes, nos ponían gintonic para desayunar, “no me gustan las niñas monas, sino las señoras con clase… Ava Gardner era muy guapa, pero una borracha inaguantable, como Hemingway, ¿si me caía bien Hemingway? ¿tú te crees que me puede caer bien un tío que exige que le llamemos papa?” Franco: “le explicaba chistes sobre su persona y reía…” Picasso, “un niño grande”.

■ ■ ■

Luego publicaba todo eso y algunos se enfadaban, como el gran Pescaílla. Me lo encontré en un tablao de madrugada cabreado porque “una periodista catalana ha dicho que yo ya no funcionaba…” Mientras, Lola Flores gritaba en la sala de fiestas de Pepe Moreno, “si alguien ve a la catalana, que me avise”, y Ramsés Trujillo, el guapo hijo de Lita, se reía, “ven, que te protejo”. Su madre le alquilaba su casa, La truhana, a la emperatriz Soraya, quien solía acudir a las fiestas con el bailarín Antonio y acababa siempre entre dos luces, empañadas las maravillosas aguamarinas de sus ojos.

De vez en cuando aparecía en alguna esquina de la noche Eugenia Martínez de Irujo, casi una niña, con un conmovedor aire tristón, y, sin cambiar el gesto, se cogía la falda a la cadera y se arrancaba por sevillanas. Un día, Jesús Aguirre y Cayetana me llamaron al hotel, “oye, Pilar, ¿porque no te vienes y hablamos un rato?” Acudí sorprendida por tanta amabilidad y mientras se prodigaban arrumacos muy íntimos me contaron que más que marido y mujer se sentían amantes. Fueron una fábrica de titulares y es que, según me enteré, mi editor había retirado unas fotos de Cayetana desnuda en la playa y, como agradecimiento, me daban la entrevista.

■ ■ ■

Don Juan de Borbón, grandote y recién operado de la garganta, acudía todos los años a cenar en Menchu´s, invitado por Tita Cervera y su novio, un barón alemán del que entonces no sabíamos mucho. Su risa intermitente se oía por todo Puerto Banús, sentaban a su lado a una jovencísima y encantadora Mila, entonces Santana, porque al viejo lobo de mar le gustaban las caras guapas. En la mesa también estaba su hija mayor, la adusta Pilar, que acudía desde Sotogrande.

El melancólico príncipe Alfonso de Hohenlohe nos cogía del brazo para contarnos que todo era obra suya, “mira, este césped lo traje de México, porque el de aquí no arraigaba en la arena ¿ves esas buganvillas?, también las importé yo… E inventé el pádel, no había sitio para poner canchas de tenis”. Su perro Carioca a veces se peleaba con el salchicha Pepito de Jaime de Mora y ambos olían con prevención al cerdito de la duquesa de Sevilla, que era una gran animalista y una de las fundadoras, junto a Linda Echeverría, del primer refugio de animales de Marbella.

Esa esplendida cariátide llamada Pitita Ridruejo te invitaba a tomar té de menta en su casa de los Monteros, vecina a la que alquilaban los socialistas Solchaga y Boyer con sus mujeres, nuevos en esta plaza, aunque se decía que Boyer dejaba sigilosamente la urbanización todas las noches para encontrarse con Isabel Preysler… Descubrimos que Philippe Junot era bajito y se teñía el pelo, Sean Connery me confesó que debajo de la falda escocesa que llevaba en las fiestas iba desnudo y Gunilla venía al hotel para darnos direcciones de peluqueros baratos y señoras que depilaban.

■ ■ ■

Khashoggi daba fiestas en su barco Nabila y regalaba colgantes con sus iniciales, AK, de brillantes a las periodistas afines y de vez en cuando un helicóptero surcaba el cielo, “es don Juan Carlos, que va a visitar al rey Fahd”. Cuando se acababan las obligaciones, los periodistas nos reuníamos para divertirnos e intercambiar cotilleos, no muchos, porque éramos rivales en la lucha feroz por la exclusiva. Maika Vergara, Otero, Llamazares, Rigalt, Barrientos, Fernando Abizanda, Teuma… y algunos más. Perdonadme la inmodestia, pero éramos la sangre azul del reporterismo social, entonces no existía esta televisión y nuestras crónicas se leían por cientos de miles. A muchos de los personajes de los que aún se habla, nosotros los hicimos famosos.

Luego llegó Gil a lomos de Imperioso y arrasó con todo… pero esta es ya otra historia y yo ya no estaba.

Aguas turbulentas - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 13 Ago, 2020 2:44 am



En Abu Dabi, la temperatura media en agosto, el mes más tórrido y árido, es de 42 grados centígrados. Pero para don Juan Carlosel clima artificial es de 22 grados, que es la temperatura que tiene su hotel, la limusina blindada en la que se mueve y el hospital donde va a someterse (o se ha sometido ya) a una intervención leve para corregir la última operación que se le realizó en España, que no tuvo los resultados apetecidos, según me comentan fuentes cercanas.

Don Juan Carlos conoce bien Abu Dabi, donde ha ido en varias ocasiones con Corinna. En unos países donde los jeques mantienen un harén todavía numeroso, muchas personas creían que era ‘la segunda esposa’ de nuestro rey y así aparecía en la prensa árabe. Fue también el jeque de Abu Dabi quien entregó de regalo a la familia real española dos coches Ferrari, entre otros obsequios, y es el país del mundo en el que don Juan Carlos se siente más seguro.

Una persona de su entorno, el mismo día que se hizo público el comunicado, me dijo: “Al único lugar al que puede ir don Juan Carlos es a un país del Golfo, a pesar de que el verano es una época terrible para visitarlo. ¡Al rey solo lo puede proteger otro rey! Él, en estos momentos, necesita privacidad, discreción y tranquilidad, y este blindaje solo se lo puede garantizar un monarca absoluto como son los jeques de los emiratos árabes en general, y el de Abu Dabi en concreto, que es su ‘hermano’.

■ ■ ■

Sus amigos ricos, por mucho dinero que posean, tienen limitaciones legales y no pueden protegerlo de las miradas ajenas… En el Golfo, ellos son la ley”. Y mi interlocutor añadió: “Además de que Abu Dabi tiene una excelente red hospitalaria, muy moderna, se ha convertido en un referente sanitario en Oriente Medio, hospitales españoles importantes tienen delegaciones allí y el rey puede contar con los mejores cirujanos. Todo ello con los servicios de seguridad más sofisticados y herméticos del mundo”. Como curiosidad, añadiré que en Abu Dabi tienen el mejor hospital de animales del mundo y también es puntero en cirugía estética.

El impactante comunicado que se hizo público el 3 de agosto, una carta a su hijo, nos había dejado conmocionados: “Te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”. Una simple carta cuya redacción, sin embargo, se había estado discutiendo durante meses. El improvisado consejo asesor de don Juan Carlos, formado por empresarios, responsables de medios de comunicación, expolíticos e incluso un sacerdote, aconsejaba un tono más drástico, pero el rey quiso dejar claro que su marcha del país era tan solo una solución temporal y se empeñó en añadir estas tres palabras: “en estos momentos”.

Don Juan Carlos confía en que, cuando se recupere de su intervención, las aguas se hayan calmado y pueda volver tranquilamente a casa. Solo se ha llevado dos maletas con las cosas más imprescindibles. En Zarzuela, todo queda tal como él lo dejó. Dos maletas y ningún uniforme, lo mismo que hizo su abuelo hace noventa años cuando partió al exilio.

■ ■ ■

Alfonso XIII recorrió el mundo con ese modesto equipaje hasta que murió, once años después. Siempre vivió en hoteles, decía que eran mucho más cómodos que los palacios, y murió en uno de ellos, el Gran Hotel de Roma, en una habitación pequeña a la que no se dejó entrar a su mujer hasta que no hubo exhalado su último suspiro. Estaban separados desde que la inglesa le espetó en el hotel de Fontainebleau donde pasaron los siniestros primeros tiempos de exilio: “Me voy a Londres porque no quiero ver tu fea cara nunca más”. Y es que estaba harta de sus continuas infidelidades y sus humillaciones públicas.

Sofía, que se sepa, no ha tenido una reacción tan virulenta a los comportamientos de su marido, ahora caído en desgracia. De hecho, ni siquiera se despidió de él y, en estos días, está en Mallorca llevando su austera vida de siempre en su palacio de 9.000 metros cuadrados con un jardín fabuloso y medio centenar de servidores. Tiene varios coches y barcos a su disposición, luce con orgullo su anillo de casada y, como lleva mascarilla, según unos “se le nota triste”, según otros “sonríe como siempre”.

■ ■ ■

Ambas afirmaciones podrían ser ciertas, ya que con la cara tapada es difícil distinguir los gestos. Pregunto cómo está su ánimo. “Normal; a pesar de lo que decís los periodistas románticos, ella lo que siente por el rey es profunda indiferencia”. Aunque es consciente de que debe adoptar un perfil bajo, no pudo evitar salir de tiendas, ya que es una adicta a las compras.

En Body Shop, la dependienta contesta a las preguntas de la reportera de ‘Ya es mediodía’. “Aquí a la reina le hablamos en inglés porque no se siente cómoda hablando en castellano”. ¡Más de cincuenta años en España y no se siente cómoda hablando en castellano! Esto nos da medida no de que tenga poca capacidad para los idiomas, ya que ella misma le dijo a Pilar Urbano que si no fuese reina podría emplearse como traductora, sino de lo aislada que vive. Apenas trata con españoles ajenos a su familia, con la que habla en inglés.

Una ministra me contó que había acudido con ella a una representación ceremonial, que aplaudía y reía cuando tocaba hacerlo, pero “cuando acabamos, me di cuenta de que no había entendido nada ni del argumento ni de lo que hablaban, pero estaba adiestrada para que no se notara”.

■ ■ ■

Nadie cuestiona su papel… El rey no está, pero ella “va a continuar desempeñando su trabajo institucional”. Cuál es este trabajo nadie lo sabe muy bien, y menos teniendo una reina en activo, pero aún nadie osa discutir el papel de esta mujer, que sigue disfrutando de sus privilegios y del respeto de todos. El ‘malo de la película’ es el rey y a ella le toca el papel de resignada doliente, que siempre es más lucido. Esa es una de las cosas que más lastiman a don Juan Carlos, que la reina, que lo es gracias a él, pueda disponer de todo lo que le es arrebatado, sobre todo el cariño de los españoles. Su marido ni siquiera la nombró en su carta, su forma de expresar de que sus vidas están separadas. Sofía ya no es su compañera. Aunque no se haya tomado ninguna decisión oficial, hace muchos años que la pareja real está rota. No va a estar a su lado, no lo va a acompañar en este vía crucis que está recorriendo de avión en avión y de país en país.

¡Pero el rey no está solo! Su fiel amiga desde hace cuarenta años, la que todo se lo perdona, la que no le falla nunca, lo acompaña, lo reconforta, lo escucha, lo consuela… Cada mañana le lee lo que dicen los periódicos y ella vierte en su oído el dulce bálsamo de sus sinceras palabras de consuelo… Lo que más le molesta al rey no es el recuento de sus aventuras sentimentales, eso le puede hacer hasta gracia, sino las acusaciones de corrupción ¡Eso sí le duele! Su amiga, que ha sacrificado por él su crucero veraniego en el Zenobia, estará siempre ahí, y para ella son sus primeras palabras del día y también las últimas: “Buenas noches, ‘darling”.

Ellos sí han vivido una gran historia de amor y afrontan su futuro cogidos de la mano. El rey, que tan valiente ha sido en tantas ocasiones, debería mostrarse con ella libremente. Se lo debe a ella… y también a nosotros.

NO ES POR MALDAD - Pilar Eyre

Mensaje por Invitado » Jue 06 Ago, 2020 2:43 pm





Majesty, majesty.

-¿Yes, Selina?

-Póngase de cara a la luz, que le favorece más. Después de unas tomas con el polo verde, haremos otras con traje completo.

-¿Ponerme corbata con este calor? Bueno, tú mandas.

En el feo porche de Marivent estaba dispuesto un bufé frío sobre un mantel de hule blanco, con vasos y platos de plástico, para que almorzaran los habituales de palacio: la reina, el príncipe, las infantas, los Grecia y la inevitable princesa Irene. Y también el equipo de la televisión inglesa capitaneado por una chica joven, minifaldera, moderna, guapísima, la chica dorada de la televisión, que cautivaba a artistas y realeza: Selina Scott.

Se decía que el príncipe Andrés bebía los vientos por ella y que hasta el príncipe Carlos la había llevado en helicóptero a pasar un fin de semana romántico a Escocia. ¡Selina había conseguido lo que ninguno aquí habíamos logrado! Pasar varios meses con el rey y su familia en intimidad absoluta. El suyo sigue siendo el mejor reportaje sobre la familia real que se ha hecho nunca.

■ ■ ■

El intermediario había sido el rey Constantino de Grecia, en esa época muy necesitado de dinero; tanto que tenía que vender coches a comisión, tarea en la que también le ayudó Juan Carlos presentándole a sus amigos ricos. En realidad, Constantino, su mujer y sus hijos vivían a costa de nuestros reyes y de los de Dinamarca, padres de Ana María. Sus gastos diarios los pagaban ambas familias “a pachas”, y el dinero de la comisión por el reportaje inglés les vino muy bien.

El rey, que, en ese momento hacía juegos malabares para mantener varias relaciones amorosas a la vez, estuvo encantador, “es un profesional de la seducción”, lo definía el jefe de su casa, Sabino Fernández Campo. “Si participo en una carrera de veleros, gano porque soy el mejor, no porque sea el rey”, “pago impuestos como todos los españoles…”. Cuenta anécdotas: “Salgo en moto con el casco y nadie me reconoce… Un día recogí en la carretera a un señor con una lata porque se había quedado sin gasolina… Cuando me quité el casco, ¡se horrorizó!”.

■ ■ ■

Al preguntarle si su hijo podría casarse con una plebeya, contestó con una sonrisa triste: “Podría, sí, pero tiene que ser una persona adecuada y debe contar con mi aprobación y la del Congreso”. Un joven príncipe Felipe, que está rompiendo con Isabel Sartorius, una ruptura dura y difícil, responde a la periodista curiosa: “No sé cuándo me voy a casar, pero cuando conozca a la mujer ideal para mí me daré cuenta enseguida”. Y también: “Aquí te has de ganar el puesto cada día… No cuentan los hechos pasados”.

Asimismo, Selina entrevistó a la reina, una Sofía muy seria, con expresión aniñada, que declara sorprendentemente que había tomado té con hojas de coca, y cuando la periodista se extraña, aclara: “Las drogas pueden servir para curar… Es un estimulante contra el mal de altura”. Cuando Selina le comenta que gracias a ellos el turismo y la economía de las islas se ha disparado, contesta encogiéndose de hombros: “Nosotros no venimos por eso, sino porque nos gusta… Es cierto que las ciudades han cambiado…”, y añade con un punto de desdén: “Pero los pueblos siguen como siempre”.

■ ■ ■

Aquí, los periodistas envidiosos lanzamos infundios de que el rey y Selina habían tenido una aventura y que la reina la había puesto de patitas en la calle. Nada más lejos de la realidad. Sofía la trató con guante de seda, ya que era una enviada de su hermano, y además Selina era una periodista muy seria, una feminista muy crítica con la monarquía que, a pesar de ser una estrella en su país, emprendió diferentes batallas contra la misoginia: “No hay ninguna mujer en un puesto directivo, aquí solo cuentan las caras bonitas”. Y fundó un movimiento contra la discriminación de las mujeres por razones de edad. Hace unos años, publicó un comunicado de protesta contra la BBC porque en un reportaje sobre periodistas dijeron que era lesbiana. Asqueada de los medios, se retiró a una granja en el campo: “Mis animales rescatados son los únicos que no me van a fallar nunca”.

■ ■ ■

No fue la única entrevista que el rey concedió ese verano del 92: medio en secreto mantuvo 70 horas de conversación con el escritor, actor y aristócrata José Luis de Vilallonga, que se plasmaron en 27 cintas, de las que solo se publicó una tercera parte, primero en una editorial francesa y después en una española. Se juzgó que lo que decía el rey en ellas era altamente inconveniente y Vilallonga, todo un caballero además de marqués, dijo que mientras él viviera nadie iba a saber lo que contenían esas cintas.

Sabino le aconsejó guardarlas en una caja fuerte y fue también Sabino el que contó que, dado el éxito del libro, que llegó a vender 300.000 ejemplares, el rey lo había llamado un día a su despacho: “Sabino, ya sabes que fue mi amiga Marta la que me insistió para que hiciera la biografía con José Luis… Creo de justicia que José Luis, que ha ganado tanto dinero, debería pagarle una parte de sus ganancias... una comisión, digamos, del diez por ciento.” Sabino nunca cumplió este encargo y el marqués de Castellbell se embolsó 150 millones de pesetas. ¿Dónde estarán esas cintas?, ¿existen?, ¿se han destruido?, ¿son una leyenda urbana?


Fragmento de la entrevista de Selina Scott con Juan Carlos I.

Arriba