PODEMOS

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: PODEMOS

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 24 Sep, 2020 1:53 pm

:pinocho:

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 24 Sep, 2020 3:20 am

Imagen
Irene Montero, ministra de Igualdad, posa con vestido de punto de canalé y botones dorados de Maje.


Irene Montero: "En cuanto a relaciones de pareja, soy conservadora"
Imagen

Es la ministra que más titulares acapara. Irene Montero habla con 'Vanity Fair' sobre feminismo, rumores de infidelidad, el acoso en su polémico chalet y cómo la maternidad ha cambiado su día a día y el de su pareja, el vicepresidente Pablo Iglesias.


“¡Cuidado, a ver si se nos cae!”, exclama Irene Montero (Madrid, 32 años) cuando me dispongo a enderezar la fotografía oficial de los reyes antes del disparo del fotógrafo. El retrato de Felipe VI y Letizia está apoyado en una ondulación de la boiserie que preside la pared de su despacho. El marco se mantiene y el riesgo de un amasijo de cristales rotos esparcidos en el suelo de la ministra republicana se desvanece. No hay otro renglón torcido más que el monárquico en este gabinete. “Con la reina coincidí en un acto de Apramp, la asociación de víctimas de trata, y escuchamos juntas sus historias de vida. Más allá de que yo sea republicana, me pareció una mujer inteligente, irónica, llevaba la reunión bien preparada y hablamos de temas que nos interesaban a las dos”.

MÁS ALLÁ DE QUE YO SEA REPUBLICANA,
LETIZIA ME PARECIÓ UNA MUJER INTELIGENTE E IRÓNICA”

________________________________

Lapiceros, rotuladores fosforitos, clips, carpetas, todo en su mesa está perfectamente alineado. Un blazer negro en el perchero. Un termo de agua en la esquina. Una representación del mundo ordenada y contenida. Son las tres de la tarde y las acacias de la calle Alcalá derraman sus verdes frente a la bandera LGTBI que aviva la fachada del Ministerio de Igualdad. Irene Montero es trending topic desde hace 15 días. “¿Has visto lo de Rosa Villacastín en Diez Minutos?”, me preguntó Lídia Rubio, su jefa de prensa, el día que solicitamos esta entrevista. En 24 horas se había convertido en tendencia, no tanto por sus declaraciones como por el posado y la cabecera. “La Preysler de Galapagar”, la apodaron.

“¡Madre mía!”, exclama la ministra, “nunca me hubiera imaginado esta reacción. Somos plurales y mi responsabilidad es acudir a los medios que me invitan, incluso si es para disentir con ellos. ¡Como si determinadas cosas que se le pueden criticar a la prensa del corazón no estuviesen en la supuesta prensa seria!”. Algunos opinadores confundieron un Chanel con un Mango —rebajado a 15 euros— y un Rolex con un Swatch: “Nunca me compraría un reloj de 5.000 euros, ni de 1.000. Entiendo a quienes lo hacen con su dinero, aunque sean de izquierdas. Para mí es una desproporción y me crea cierto rechazo. Por otro lado, estoy descubriendo que la moda no es siempre impostura, también es una forma de expresar cómo eres. Mi suegra, que es abogada sindicalista, siempre nos explica que tiene la responsabilidad de ir tan bien vestida o más que los abogados de la patronal. Como si ser progresista implicara pasar penurias. Precisamente lo que la izquierda defiende es un reparto más justo. El acceso a la belleza es un derecho”.

Imagen
La política y mujer del vicepresidente Pablo Iglesias luce vestido de Maje y abrigo oversize de lana de Mango.

Telefoneo a Rosa Villacastín, que incluso recibió amenazas personales. “Me acusaron de blanquearla, y compañeros como Alfonso Rojo o Alfonso Ussía me recordaron mi pasado de jefa de prensa del Senado con [Manuel] Fraga haciendo queimadas. Les contesté a todos. Pero otros compañeros me felicitaron, además de miembros del Gobierno como Margarita Robles, y dos exministras del PP: Ana Palacio y Ana Pastor, que se mostraron sorprendidas y escandalizadas de la que se había montado. ‘¿Pero cómo es Irene de verdad?’, me preguntó una de ellas. ‘¿Es elegante?”.

Tras hora y media de entrevista, se oye un llanto. La menor de sus tres hijos, Aitana, de un año, llega de la escuela infantil del Congreso. Se encuentra en “periodo de adaptación” y sigue el método Montessori. Aún es lactante. Montero parece un libro abierto de pedagogía moderna, aboga por la crianza respetuosa y lee a nutricionistas como Julio Basulto. Sus hijos comen con las manos, siguiendo el método Baby Led Weaning. Los gemelos Leo y Manuel, de dos años, eligen la camiseta que visten entre las tres que les ofrece su madre. “La maternidad me ha enseñado a ser más tolerante con el deseo de los otros”. Abraza a Aitana, que va con camiseta y pañal, huele dulce, se agarra al pecho, mirada de amante rapaz, se quedan solas, el silencio maternal se mastica en el aire. La ministra llega a la sesión de fotos con zancada y sonrisa amplias, ojos bien abiertos, flaca y fibrada, sin tatuajes ni piercings, provista de ese aire que se les queda en el entrecejo a las primeras de la clase. “Debería de conocerse más vuestro trabajo, esa mezcla de creatividad y técnica, es un proceso complejo”, dice lamentando los prejuicios contra las producciones de moda.

Bajo el teclado del ordenador sobresale medio folio con varias letras del abecedario: podría ser una prueba de la impresora o tal vez está estratégicamente colocado para dar el pego. Acaso es un protocolo de seguridad, no fuéramos a olisquear documentos confidenciales. Me cuenta que meses atrás, dos periodistas se colaron en los despachos del Congreso de Montero y su pareja, el vicepresidente Pablo Iglesias. Desde hace cuatro meses ambos sufren acoso permanente. Uno de los hostigadores logró imágenes del interior de la vivienda. “Están sufriendo un gran maltrato psicológico, aunque son fuertes y seguros”, comenta un miembro de su equipo. El Ayuntamiento de Galapagar ha pedido el cese de los actos de repudio en los que no han faltado las amenazas de muerte, incluso a sus hijos. “Eso es lo que más me ha afectado y claro que pusimos una denuncia, es nuestro deber como padres”.

—¿A pesar de su corta edad, los niños se han enterado del acoso?
—Cuando gritan, se oye. Pero nos organizamos de manera que no les afecte. Son conscientes del cambio de rutinas al acostarlos antes, por ejemplo, pero no hablamos de esto delante de ellos.
—¿Cómo se explica haber llegado a esta situación tan prolongada y sin precedentes?
—Ahí operan una derecha y una ultraderecha que solo sobreviven a través del odio. Nosotros trabajamos por un proyecto de país que para ellos es despreciable: la justicia social, el reparto de la riqueza, el feminismo… Creen que amenaza su forma de vida, y no solo tratan de dañarnos personalmente, también quieren convencer a la gente de que está mal comprarte una casa con tu dinero e hipotecarte a 30 años.
—¿Fue un error Galapagar?
—Dimos ese paso para proteger a nuestra familia. Y lo ocurrido en los últimos dos años ha demostrado que teníamos razón.
—¿Y ahora se siente protegida?
—Confío en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Se trata de una operación política y lo quiero poner en perspectiva. Mucha gente ha dado su vida por defender la libertad y la justicia social, por tanto, no vamos de víctimas aunque no nos parece un buen precedente democrático.
—¿Los ha erosionado como pareja?
—Hay momentos difíciles y la pareja no es indiferente a las situaciones de tensión, pero también puede fortalecer el proyecto común, porque te hace reflexionar sobre el sentido de permanecer juntos, el sentido de la familia y la importancia de los amigos. Que estos reaccionen arropándote, cuidándote, intentando hacerlo todo más fácil, eso es muy valioso.
—Corrió el rumor de una supuesta infidelidad de su pareja con una asesora.
—Quien se inventa esas cosas no conoce nuestra vida. Cualquiera que vea nuestra rutina se reiría mucho, como les ocurre a nuestros escoltas y a la gente que trabaja con nosotros.

Imagen
Irene Montero, retratada en su despacho con traje de chaqueta y jersey, ambos de Pedro del Hierro, y zapatos de Exé.

Montero es hija de Adoración Gil, educadora infantil, y de Clemente, un estudiante de Medicina a quien la vida arremangó temprano como mozo de mudanzas. Ya enfermo de cáncer mantuvo largas conversaciones con su hija, embarazada de gemelos. Murió el 11 de junio de 2018 y ella le rindió homenaje con unos versos de Mario Benedetti: “Llegaste temprano / demasiado temprano / a una muerte que no era la tuya”. Hoy sigue usando el perfume que le regaló: Única, de Adolfo Domínguez.

Un mes después de esparcir las cenizas en su pueblo, Tormellas (Ávila), y en pleno solsticio de verano, el dolor la llevó al servicio de Urgencias del Gregorio Marañón con un parto gemelar prematuro. A vida o muerte. Leo y Manuel permanecieron casi cuatro meses en la UVI. La pareja practicó el método canguro, pecho contra pecho, calor y vínculo, en la unidad de neonatología. Irene aún recuerda la mirada de la ginecóloga y la mano del anestesista. La vida empujó hacia fuera, cada día era una victoria, “tiramos adelante”. En ese pueblo la recuerdan como una chica lista, con desparpajo. Estudió en el colegio Siglo XXI, una cooperativa de padres progresistas que sigue el modelo Célestin Freinet: la escuela privada y progre más económica de Madrid. Montero se pagó la universidad gracias a las matrículas de honor: “He sido empollona, me licencié en Psicología Educativa, hice un máster, inicié mi periodo de investigación con un expediente académico excelente. Siempre me gustó ser la primera de la clase”. En 2011 renunció a un doctorado con residencia en Harvard: “El 15-M cambió mi vida”.

Su carácter está cincelado por la condición de hija única, como su pareja. De ahí su cabezonería y ese bajo umbral de tolerancia a la frustración. Confiesa que el miedo lo combate sintiéndolo y luego buscando la calma. “A mis hijos nunca les digo ‘No llores’ o ‘No tengas miedo’, sino ‘Si te asusta subir ahí, yo te ayudo”. Los errejonistas que la vieron crecer políticamente admiten que es inteligente y capaz. “Pablo vio en ella a una tipa lista, muy trabajadora, ambiciosa, metódica, con disciplina de partido y sin conflictos morales. No está ahí por acostarse con él. Su relación personal fue posterior”, cuenta un disidente de Podemos que pide el anonimato. La foto robada de un beso en una terraza hizo pública su relación con Iglesias. Se conocieron en un acto en Vallecas. Luego vino La tuerka —programa de entrevistas realizadas por el líder de Podemos—, y de jefa de gabinete de Iglesias Montero pasó a ser en Vista Alegre II la cuarta candidata más votada. Nombrada portavoz de Podemos, se convirtió en la primera diputada en la historia democrática en presentar una moción de censura. Fue contra Rajoy en 2017 y no prosperó, pero ella deslumbró con su verbo.

PABLO VIO
EN ELLA UNA TIPA LISTA.
NO ESTÁ AHÍ POR ACOSTARSE CON ÉL”,
DICE UN ERREJONISTA

________________________________

Desde el estrado, el diputado popular Rafael Hernando fumigó a Iglesias con un rancio perfume: “Hay quien dice que estuvo mejor la señora Montero que usted, pero no diré esto porque si no, no sé qué voy a provocar en esta relación”.
—Sus adversarios políticos la consideran inexperta. La llaman cajera de supermercado.
—Tengo 32 años y hay muchos hombres de 50 y 60 años en la política de este país que no han hecho nada más que política. Parecen muy respetables porque son hombres y van con traje y corbata, pero no han tenido ninguna profesión. A veces ni siquiera han terminado sus estudios.
—¿Puede darme nombres?
—No es difícil encontrarlos. Pero cuando se trata de una mujer joven, a la sociedad todavía le cuesta atribuirle brillantez, excelencia, credibilidad.
—Se la acusa de radical.
—Radical es quien va a la raíz. En ese sentido me identifico como alguien que trata de resolver los problemas desde su raíz. Quiero justicia social, feminismo, igualdad… Que la gente pueda tener derecho a una vivienda digna, que no haya tres millones y pico de casas vacías y a la vez un montón de familias que no saben dónde van a vivir la semana que viene.
—¿De qué habló con Ana Patricia Botín, un apellido que usted ha nombrado con acritud?
—Pertenecemos a mundos distintos, me parece una mujer inteligente y de trato agradable que expresa claramente el disenso. Hablamos de feminismo, de vivienda, y la vi interesada en conocer mi punto de vista, de la misma forma que yo escuché así el suyo. Me sentí cómoda expresándole enormes discrepancias y eso no siempre es fácil.

Imagen
La titular de Igualdad viste jersey y pantalón de Woman para El Corte Inglés y botines de piel de Mango.

“El feminismo sí es político”, proclamaba Montero en enero de 2019 en Matadero Madrid ante 500 mujeres simpatizantes que la aclamaban y cantaban a Rozalén. Allí comprobé que el tono de su arenga procede del activismo y su feminismo se resume en una frase: “Poner la vida en el centro”. Cita como referentes a Rosa Luxemburgo, a Angela Davis y a las madres argentinas de la Plaza de Mayo. Ha leído a Amelia Valcárcel, crítica con ella. “Es una de las teóricas feministas que mejor nos ha formado”, afirma. Duplica el plural en femenino y masculino, pero no dice “todes” ni se define como cuerpo menstruante, ni TERF (Feminista Radical Trans-Excluyente) ni queer. Rehúye las etiquetas. “Me defino como mujer, aunque creo en la alianza del movimiento feminista con las personas trans, LGTBI, racializadas, que ven sus derechos muy vulnerados”.

Rechaza los vientres de alquiler y promueve abolir la prostitución. Mantiene cercanía con socialistas como María Teresa Fernández de la Vega, María Jesús Montero o Bibiana Aído. Su ministerio acaba de presentar la Macroencuesta sobre violencia contra la mujer 2019: un 57% de mujeres han sufrido violencia sexual, tocamientos o acoso.
—¿Coincide su feminismo con el de Carmen Calvo?
—Tenemos más puntos en común que diferencias. Lo que nos acerca ha posibilitado que formemos parte del mismo Ejecutivo.
—Hoy [7 de septiembre] periódicos y redes demandan su currículum y los nombres de sus colaboradores, ¿por qué no los difunde?
—El currículum se ha publicado varias veces, puede consultarse en el BOE. En cuanto a los asesores, todos los ministerios lo hacemos con arreglo a la Ley de Transparencia y a las normativas del Ejecutivo. También me han criticado por mostrar parte de la vida del ministerio de una manera más desenfadada y cercana. Contra mi partido vale todo, y eso tiene que ver con las cloacas del Estado.
—¿Quiénes forman las cloacas del Estado?
—Según el Congreso y los jueces, policías corruptos como el comisario Villarejo, que manchan el nombre de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado utilizando recursos públicos para fabricar pruebas falsas. También algunas empresas del Ibex 35 que han contratado sus servicios. Eduardo Inda está en los papeles de Villarejo, Esteban Urreiztieta también… Hay muchos periodistas. El propio Villarejo lo cuenta: se dedicaban a fabricar noticias, inventar escándalos mediáticos.
—¿Y tampoco hay caja B?
—¡No, no! El caso Dina [Bousselham] recibió bombo y platillo porque se suponía que Pablo había destruido la tarjeta de aquel móvil, y cuando se demuestra que no, silencio absoluto. Nos ha ocurrido ya decenas de veces, y por eso defendemos que se investigue. Ser una formación política nueva que ha llegado en seis años a formar parte del Gobierno tiene un precio que estamos pagando.

A Irene Montero le molesta que la juzguen a través de su pareja o de cualquier otro hombre. “Una de las formas de deslegitimar a una mujer es juzgarla a través de sus parejas, sus amigos, sus compañeros de militancia o partido. Lo combato, porque es machismo puro”. No niega que en Podemos haya machismo, y añade que no se le ocurre un espacio institucional donde no exista.

TENGO MI MALA LECHE
Y MIS INSEGURIDADES.
CON LOS NIÑOS, PABLO SE HA MOSTRADO
MÁS HÁBIL QUE YO EN MUCHAS COSAS

________________________________

—A Pablo Iglesias se le acusa de ser un macho alfa.
—Forma parte de la intencionalidad de construir una imagen determinada. A Pablo es fácil juzgarlo. No solo ha mostrado autoridad como secretario general, sino que ha sido el primer político que ha cogido tres meses un permiso de paternidad para cuidar a dos hijos prematuros mientras su compañera cumplía con sus tareas laborales…
—Y usted, ¿en qué rompe el paradigma patriarcal de la feminidad?
—Soy muy vehemente, muy poderosa en ese sentido, y controladora con todo. Procuro contenerme, trabajarme en ese aspecto para afrontar las cosas desde otra perspectiva. Tengo mi mala leche y también mis inseguridades, pero con los niños me doy cuenta del ímpetu y del carácter que tengo, aunque las decisiones sobre nuestros hijos son compartidas con Pablo, que se ha demostrado más hábil que yo en muchas cosas. Yo soy de empollar los temas, pero a la hora de ejecutarlos él mantiene la calma, es más capaz de llevarlo todo hasta el final.
—¿Es tan importante la complicidad intelectual como el apoyo afectivo?
—Si Pablo no fuera una persona extremadamente sensible, hubiese sido muy difícil transitar en nuestras condiciones los acontecimientos que hemos vivido. No es que me haya apoyado, es que lo hemos sufrido, reído y vivido todo juntos.
—¿Es usted pudorosa?
—Sí, y conservadora en algunas cosas. Por ejemplo, en mi concepción de las relaciones de pareja.
—¿Nada de pareja abierta?
—En eso soy conservadora y no lo digo como virtud. Soy consciente de que soy así y no es una de mis prioridades de transformación…
—¿Ha tenido relaciones con mujeres?
—He probado diferentes cosas, claro… En la adolescencia, en mi juventud… Pero siempre me he sentido heterosexual.
—¿Y qué tipo de familia tiene? Regálenos una escena.
—Una bastante normal; teníamos ganas de tener una familia. Hacemos juntos todo lo que podemos. Tanto Pablo como yo somos niñeros. Jugamos todos juntos en el suelo del salón.
—No debe de ser fácil la armonía.
—No es sencillo con tres niños pequeños. Te puedes querer, ser una pareja engrasada y aun así, por la mínima chorrada, el cansancio, la saturación, puedes acabar mirándote y preguntándote: “¿De qué estamos discutiendo?

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Lun 21 Sep, 2020 10:49 pm

lo vuestro lo ha dicho hoy, el presidente del constitucional

el teniente fiscal del Tribunal Supremo
:pale:

PODEMOS

Mensaje por ojito » Lun 21 Sep, 2020 9:02 pm

ahora se acuerdan de asturias ..... cuando no tenemos ni ave.
a la mierda si no tenéis playa. vaya .... vaya .... ojito que los astures están mosqueados ... tanto sacrificio para superar la pandemia y todo a la mierda ................

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Lun 21 Sep, 2020 8:55 pm

lo vuestro lo ha dicho hoy, el presidente del constitucional ....... ilegitimados por fanáticos (religiosos como los talibanes).
los confinamientos de madrid, no son técnicos son politicos.
muchos años de castigo de los fachas,(desmantelando la ss) a los probes e inmigrantes por no haberlos votado vamosss fascismo puro y duro.
y para colmo de los colmos, confinan galapagar por no expulsar al coletas, que tiene menor índice de incidencia que madrid.
lavapiés tiene mas índice que las zonas confinadas y sin embargo te puedes tomar un café en la barra, eso son los criterios técnicos
sánchez .... sánchez ..... se te va a caer el pelo ... como no te saques un as de la manga y podemos no va a ser.
los catalanes exigen pcr a los madrileños para poder ir a cataluña.
en asturias no quieren que vengan madrileños ... ni de ningún otro lado ya se habla de cerrar fronteras ... estuvimos como un mes sin contagios y nos están invadiendo los guiris españoles, por vender cuatro sidras estamos de nuevo apestados.

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Lun 21 Sep, 2020 3:59 pm



:loker

PODEMOS

Mensaje por pijoflauta » Lun 21 Sep, 2020 3:12 am

Por la mañana manifestación de Monedero en Vallecas... para luego comer en el restaurante de lujo NUMA PUMPILIO con buen vino.

La lucha sigue viva.

Imagen

Imagen

PODEMOS

Mensaje por PICADERO » Vie 11 Sep, 2020 5:56 pm

El vídeo en el que Rita Maestre era la reportera "lujuriosa" de Pablo Iglesias

Antes de que Podemos tuviera la ocurrencia de prohibir los piropos, sus dirigentes Pablo Iglesias y Rita Maestre no se cortaban para dedicarse piropos subidos de tono en su programa de televisión.

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Mié 09 Sep, 2020 11:15 pm


EDUARDO INDA REVIENTA CONTRA PODEMOS: Es el mas corrupto de los partidos, sólo le supera Pujol

PODEMOS

Mensaje por PICADERO » Lun 07 Sep, 2020 3:55 pm

PODEMOS

Mensaje por PICADERO » Sab 05 Sep, 2020 1:49 pm

Imagen

La endogamia de Podemos: 18 noviazgos, líos y rupturas entre cargos que cobran dinero público

Cartografía del universo de poderes y quereres del partido morado


A nadie le extraña el erotismo que desprende el ocupar un cargo de relevancia. En mayor o menor escala. Siempre es un punto más en el juego de la seducción. Lo decía Oscar Wilde: “Todo en la vida es sexo, menos el sexo: el sexo es poder”, y lo reproducía Frank Underwood -Kevin Spacey-, el protagonista de House of Cards.

Si a la virulencia de la atracción se le suma la de las pasiones, de las luchas y militancias, se forma un cóctel imposible. Que, tarde o temprano, acaba por estallar. Y eso es precisamente lo que parece que le ha pasado a Podemos. Un ambiente cerrado en el que únicamente se relacionan unos cargos con otros y en el que, a la vista de los resultados, es el mejor ascensor para ocupar más responsabilidad en la formación. Y, consecuentemente, cobrar del erario público.

Pablo (1), Irene (2), Tania (3), Rafa Mayoral (4), Juanma del Olmo (5)… los nombres brotan rápido.

Así, EL ESPAÑOL cartografía el universo de poderes y quereres del partido morado, segundo miembro del matrimonio del Gobierno de coalición que rige nuestro país. Una trama en la que se mezclan pasiones, luchas, ascensos y decapitaciones en una organización que, a ratos, parecía un grupo de amigos y no uno de los actores políticos más relevantes del país.

Una corte más que un partido

Aunque pensaba Ortega que el mando debe ser un anexo de la ejemplaridad, la realidad, desde la óptica morada, se ha demostrado contraria. Tensiones, rupturas, portazos e investigaciones judiciales han hecho que el partido se encuentre en sus horas más bajas, con su menor intención de voto desde que en 2015 llegaron al Congreso, según datos de SocioMétrica.

Porque Podemos, el partido que quiso romper y revolucionarlo todo, ha acabado incurriendo en lo mismo de siempre: la endogamia. “En el momento que se liaban con alguien, ascendían. Y cuando rompían, caían en desgracia”, relata a este diario una testigo de excepción de la época, que prefiere no ser identificada.

El desencanto para con el proyecto es generalizado, y chirría dentro y fuera del partido. “Creo que el ambiente tiene mucho que ver con que Pablo ha generado más una corte que un partido. Un clan, un búnker... eso hace que hacia abajo todo el que se mueve sea un traidor”, opinan exmiembros de la formación en conversación con este periódico.

Lo último que ha hecho reventar las pocas costuras que mantenían unido al grupo confederal -la suma de Podemos con todos sus socios [IU, los comunes de Ada Colau]- ha sido la presunta trama corrupta que los juzgados investigan en el lecho de Podemos. Y, con el foco apuntando, el encontrar, de nuevo, lo mismo: los nombres de siempre, las relaciones de siempre. Saber que el actual secretario de Comunicación del partido y el director de Estrategia y Comunicación de la Vicepresidencia segunda de Derechos Sociales y Agenda 2030, Juanma del Olmo, antes fue pareja de la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Imagen
Juanma del Olmo, a la derecha, junto a Irene Montero.

Recapitulemos.

En el origen de Podemos se encuentra la raíz de todo. Como rey-Sol, emerge la figura del secretario general, Pablo Iglesias, líder indiscutible del proyecto y alma máter -y amante de las series políticas como con la que arrancaba este reportaje-. Tanto que, recuerden, el primer logo de una papeleta electoral de la formación era la silueta de Iglesias. Corría el año 2014.

Era un partido joven, jovencísimo, burbujeante. Los ánimos andaban por las nubes, el 15-M aún estaba presente en la memoria colectiva y muchos activistas y estudiantes decidieron tomar parte. Ahí estaban el propio Pablo Iglesias, Íñigo Errejón (6) e Irene Montero. Pero también Rafael Mayoral, Juanma del Olmo o las hermanas Serra, Isa (7) y Clara (8).

Al final, todos estuvieron relacionados con todos y no sólo en lo orgánico y profesional. A poco que se pregunte, enseguida saltan los líos. Todos coinciden: están ahí. Y siguen dándose. Aunque los motivos parecen ser diferentes para unos y otros.

"Pura biología"

“Lo de la endogamia no creo que fuera una cosa del sectarismo sino de pura biología. Podemos nace sobre todo con gente de treinta y cinco años para abajo; la militancia política supone pasar muchas horas juntos.... y una cosa lleva a la otra, yo qué sé”, se sincera un antiguo miembro del partido, ahora cargo de otra formación. “También por eso es el espacio en el que más hijos está habiendo... pero no creo que sea fruto de la cultura política sectaria”.

Para muestra, un botón: antes de la archiconocida relación entre Pablo Iglesias e Irene Montero -un escándalo de la época, al tratarse de su subordinada y, posteriormente, la número 2 del partido; ahora, una pareja asentada con 3 críos-, estuvo con la política de Izquierda Unida Tania Sánchez. Fue otro gran titular, sobre el ascenso y caída de una política.

En mitad, y entre relación y relación, afloraban otros nombres de compañeras de filas, conocidos por todos que rondaran el ambiente profesional del partido. Marisa Matías (9), por ejemplo, conocida en nuestro país como la Portuguesa, una compañera del Parlamento Europeo del Bloco de Esquerda cuando Iglesias comenzó su andadura política. Del mismo modo, diversas fuentes traen el nombre de Jessica Albiach (10): miembro de En Comú Podem en el Parlament de Cataluña que se hizo cargo del grupo parlamentario cuando Xavier Domènech dio un paso atrás.

También sonaron, claro, los nombres de Dina Bousselham (11), que pasó de asistente de Pablo Iglesias en Europa a dirigir, ahora, la web La última hora!, copada por afines al partido. De igual forma lo hizo el de Lilith Verstrynge: siguió el mismo camino y cambió el Parlamento comunitario por ser asesora del Gobierno una vez Iglesias fue nombrado vicepresidente. Ambas dos, claro, con sus correspondientes cambios de sueldo. Para arriba.

El patrón se repite, una y otra vez. Irene Montero, antes de estar con Iglesias, también compartió lucha y lecho “con Juanma del Olmo y con Rafa Mayoral”, relatan las fuentes. Los tres vienen del mismo ambiente: las juventudes comunistas del PCE y el movimiento de la PAH. Eran amigos, compañeros y algo más. También pasó con Sergio Pascual (12), que mostró su interés en Montero, pero no fructificó. De hecho, el exdiputado por Sevilla y ex número 3 fue despedido y fue ella la que salió a dar la cara por Iglesias, alegando que la gestión de Pascual había sido “deficiente”.

Imagen
Sergio Pascual, Carolina Bescansa, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón e Irene Montero en una imagen de archivo durante la campaña electoral del 20 de diciembre de 2015.

Del Olmo, por su parte, actualmente tiene un hijo con Isa Serra, la candidata de Podemos en la Asamblea de Madrid. “Mira la endogamia que, por ejemplo, no se entendería la candidatura de Isa sin su relación con Juanma”, explicaba una fuente a este diario.

Aunque testigos de la época explican que, si bien estaban todos bajo el paraguas de la misma formación, pertenecían a corrientes diferenciadas. “Juanma del Olmo e Isa Serra se lían precisamente siendo de bandos internos distintos (ella anticapi, él pablista). Pero hicieron juntos la campaña de Ramón Espinar contra Rita Maestre (13) y supongo que ahí surgió el tema”, afirma un exmiembro del partido.

Rafa Mayoral, actual diputado por Madrid y secretario de Podemos de Sociedad Civil y Movimiento Popular, antigua pareja de Irene Montero, como hemos dicho, ahora comparte su tiempo con otro cargo interno del partido: Gara Santana (14), exmiembro del gabinete de prensa del partido en el Congreso de los Diputados y ahora parte del equipo de la ministra de Igualdad. Otro ascenso.

Precisamente, entre estas tres parejas reside el núcleo de poder más potente del partido, según apuntan diferentes fuentes. Los seis -Pablo e Irene, Juanma e Isa, Rafa y Gara- son el grupo de amigos que se reúne, habitualmente, para pasar su tiempo libre juntos. La sede, claro, el chalé de Galapagar. Así lo confirmó Montero hace unos días en una revista del corazón: “No solemos salir porque nos gusta más estar en nuestra casa, con nuestros amigos”.

No es algo extraño en los partidos políticos. Tampoco es raro en la izquierda española: si antes existía el clan de la tortilla del PSOE, que se hizo con todo el poder orgánico en Andalucía, para después saltar al ruedo nacional [lo componían, entre otros, Felipe González, Alfonso Guerra y Manuel Chaves], ahora existe el clan de Galapagar.


Más ellos que ellas

“La verdad es que estas prácticas, lo de los líos, se oye más de ellos que de ellas”, opina una voz del entorno. Quizás por cómo está percibido el poder en manos femeninas, lo que se sabe de ellas es con mucha más discreción, con un perfil más bajo. El ejemplo más llamativo, salvando el de Montero, quizás sea el de Rita Maestre, que antes de casarse con el poeta Manuel Guedán (15), también próximo a Podemos como exmiembro del Consejo Ciudadano, mantuvo una relación con Errejón.

Imagen
Errejón, Maestre y Sánchez con unos amigos en el cine.

Cuando rompieron, el ahora líder de Más País “se juntó con Clara Serra”, la que fuera cabeza de Más Madrid hasta que abandonó el escaño regional el pasado año. Ella, ahora, mantiene una relación con el asesor Daniel Iraberri (16).

Otro modelo de pareja que se da en las filas de Podemos es el de que uno de ellos accede a un cargo público y el otro ficha como personal de confianza. Así, surgen los nombres de Ione Belarra (17), actual secretaria de Estado de Agenda 2030, que contrató a su novio, Ignacio Eduardo Ramos, como asesor en el Congreso; o el de Ada Colau (18), alcaldesa de Barcelona y líder de los comunes catalanes, que incorporó a su marido, Adrià Alemany, como responsable de relaciones institucionales en la confluencia.

También se da el caso de que una pareja ya consolidada dé el paso y se incorpore al proyecto político de Podemos. Le sucedió a los archiconocidos José María González, Kichi, alcalde de Cádiz, y Teresa Rodríguez, líder andaluza de Podemos antes de dejarlo y formar su propio partido, Adelante Andalucía. También a la ahora vicepresidenta del Congreso Gloria Elizo y a Pablo Fernández Alarcón, exresponsable de finanzas y RRHH de Podemos, que se encuentran en sus horas más bajas: están purgados y son más cercanos a José Manuel Calvente, el abogado que denuncia las presuntas ilegalidades cometidas en el partido.

Porque en Podemos, como se ve, todo queda en familia... y en el partido. Todos viviendo de él.

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 03 Sep, 2020 3:35 am

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 27 Ago, 2020 8:06 pm

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 27 Ago, 2020 3:22 am

PODEMOS

Mensaje por Invitado » Jue 27 Ago, 2020 3:00 am

Irene Montero: “Pablo asume una parte de las tareas de la casa, como yo las mías”

La ministra de Igualdad y pareja de Pablo Iglesias se sincera y nos habla no solo de política, sino también de la familia que ha formado junto al dirigente de 'Podemos' y de las amenazas que han recibido.

Por Rosa Villacastín Fotos: Ana Ruiz

Irene Montero es una de esas personas que nada más verla te das cuenta de que sabe lo que quiere y cómo, siendo la seguridad una de sus características más acusadas. La misma de la que hace gala en la tribuna de oradores del Congreso, o se sienta frente a mí para hablar de aspectos de su vida que no son los habituales: el amor por sus padres, por sus hijos, por su pareja, y cómo no, el papel de la mujer en la sociedad actual o del mismísimo Rey Juan Carlos.

Es la Ministra de Igualdad más joven de la democracia, y huelga decir que es también una de las que con más coraje defiende las ideas que la llevaron a afiliarse a las Juventudes Comunistas a los 15 años.

Imagen

Irene, ¿le ha sorprendido la marcha del Rey Juan Carlos?

Creo que, con la situación de emergencia que estamos viviendo, es indigno que Juan Carlos I se haya ido en lugar de arrimar el hombro ante esta crisis, y además sin rendir cuentas ante los españoles.

¿Cómo cree que afectará a la Monarquía lo que está ocurriendo?

Creo que para la mayoría de la gente es imposible separar al Rey Juan Carlos y sus supuestos casos de corrupción de la Institución monárquica. No es creíble distinguir entre Juan Carlos y la familia Borbón.

Con la crisis que tenemos, ¿no cree que el referéndum monarquía-república es el menos urgente?

No cabe duda de que la intención del Rey Felipe VI al dejar de pagar a su padre y renunciar a la futura herencia ha sido desligarse de la posible corrupción, pero la responsabilidad del Gobierno es velar para que no existan casos de corrupción y por la transparencia y la limpieza de nuestras instituciones democráticas.

Hábleme de su familia: ¿qué valora más de lo que sus padres hicieron por usted?

No sé si quiero más a mis padres ahora que yo soy madre, pero desde luego sí valoro más lo que son y lo que fueron. Mi padre, que falleció recientemente, era muy generoso, leal a su gente y lleno de amor, y creo que eso es también parte de lo que soy.

¿Son valores que le gustaría inculcar a sus hijos?

No lo dudes: que vivan con amor, es lo mejor que puedo dar a mis hijos, que estén con gente que les quiera a la que quieran y que les haga valorar la belleza de la vida, las ganas de vivir, la esperanza, porque todo eso tiene también su traducción política. Yo no me habría metido en política si no me hubiesen inculcado valores como la esperanza y el amor por la vida.

Imagen

¿En qué le ha cambiado la maternidad?

La maternidad no te hacer ser otra persona, pero el día a día cambia mucho, la posibilidad de improvisar, de hacer planes a largo plazo, organizar tu vida, algo que ahora no puedo hacer al estar al frente del Ministerio de Igualdad, porque mis tres hijos tienen unos horarios y una rutina que quiero respetar y compartir.

Sentimientos que supongo habrán aflorado con la llegada de sus tres pequeños..

Sobre todo porque he descubierto lo que es el amor incondicional, más que nada porque la primera maternidad no fue fácil. Compatibilizar el amor a mis hijos con el miedo que supone ser madre primeriza, me provocó mucha impaciencia. Yo ya sabía que era impaciente pero la maternidad me ha hecho saber que lo soy mucho más, por lo que tengo que ejercitar más la paciencia.

¿Es difícil compatibilizar el papel de madre con el de ministra de Igualdad?

No me queda más remedio que organizarme y no dejar paso a la improvisación. Tengo la suerte de contar con un equipo que me organiza la agenda, y que son de mucha ayuda. Después está el papel fundamental que juegan los abuelos, con los que en España tenemos una deuda muy grande, sobre todo la gente de mi generación porque son nuestros padres y abuelos los que se encargan de sus nietos cuando nosotros no podemos hacerlo, y los que han sostenido y sostienen el cuidado de los nietos, a veces de forma invisible y no reconocida socialmente.

Imagen

¿Que Pablo se cogiera la baja por paternidad significa que los hombres han cambiado?

Yo creo que es el primer político que ha hecho eso. No sólo eso, Pablo asume su parte en las tareas de la casa, como yo las mías, como no puede ser de otra manera con tres hijos y la vida que tenemos. Claro que los hombres han cambiado, pero nuestra sociedad no ha entendido lo importante que son las tareas de cuidados, desde fregar hasta la salud.

¿Está preparada la sociedad para asumir estos roles?

Claro que sí, los datos nos dicen que nuestra sociedad tiene que entender que debe existir un sistema público de cuidados que ayude a las personas necesitadas en condiciones de dignidad, para que las mujeres no tengan que abandonar sus trabajos para cuidar a sus mayores o a sus hijos, ni pedir reducción de jornadas.

¿Cómo consiguen quitarse el traje de políticos cuando llegan a su casa?

A veces lo conseguimos y otras no. No es fácil porque en los últimos meses hemos vivido situaciones de mucha intensidad en las que el teléfono tiene que estar siempre disponible. También es verdad que los niños ayudan porque te obligan a desconectar. Cuando hay criaturas que quieren jugar, merendar o bañarlos… o te centras o no te centras.

¿Cuándo fue la última vez que salió a cenar a solas con Pablo?

No solemos salir porque nos gusta más estar en nuestra casa, con nuestros amigos, ya que al ser Pablo tan conocido, preferimos la intimidad de casa.

¿Cómo lleva que desde hace meses tenga gente en su puerta insultándoles?

Mal, se lleva mal porque no están ahí para hacer una reivindicación política, están ahí para insultarnos, para molestar a nuestros hijos. No es una manifestación contra el Gobierno o el Ministerio de Igualdad, no. Vienen a intentar ocupar nuestro espacio de intimidad como es nuestra casa, vienen para que nos sintamos incómodos. Es una situación anómala en una democracia.

Imagen

¿Qué diferencia hay entre los escraches que ustedes defendían y esto?

Los escraches son movilizaciones puntuales, avaladas por la Justicia, esto es diferente porque está claro que contra nosotros vale todo.

¿Han intentado hablar con los representantes políticos de quienes promueven estas acciones?

Los que vienen saben lo que hacen, y hay formaciones políticas que en medio de una situación tan crítica, la peor en cien años, creen que la crispación o la generación de odio puede serles útil. Una cosa es la crítica y otra alentar el odio. Nosotros crecimos siendo críticos con la corrupción y los privilegios. Alentar el odio no favorece a nadie, es más, estoy convencida de que lo que moviliza a las sociedades es la esperanza.

El 15M prometió acabar con la casta.

Hemos demostrado en todos estos años que podemos cometer errores, pero a nosotros no se nos compra. Hemos llegado al Gobierno sin pedir dinero a los bancos. Hemos crecido sin ninguna ayuda de poderosos. Estamos para defender nuestras ideas políticas y con todos nuestros defectos, lo que decimos lo hacemos. Decimos que somos partidarios de la sanidad y la educación pública, y que no queremos que un 75% de las residencias de mayores sean privadas…

¿Qué sintió cuando participó en su primer Consejo de ministros?

He de decirte que la intensidad de lo que estamos viviendo los últimos años y en concreto en este periodo en el que soy ministra, me ha originado sentimientos mucho más apegados a la realidad de lo que podría pensarse.

No me ha contestado.

El primer día no pensaba en eso, pero hemos tenido la sensación de mucha responsabilidad porque le habíamos dicho a la gente que era posible gobernar, que era posible recuperar el Ministerio de Igualdad, y aquí estamos, en este edificio que antes era de la familia Botín.

¿Qué prioridades se marcó al entrar por esa puerta?

La primera de todas, la ley de Libertad Sexual, con la idea de que esa ley suponga una gestión integral que reconozca que hay muchas formas de violencia, no sólo entre las parejas, lo que supone el reconocimiento de que las mujeres sufren agresiones machistas, máxime en tiempos de confinamiento.

¿Cree que se puede acabar con los crímenes machistas?

Cuando comenzó el confinamiento éramos conscientes de que aumentaría la violencia de género, es la razón por la que la primera Ley que aprobamos fue garantizar la atención a las víctimas de violencia de género, porque creemos que es un servicio esencial.

Sobre el feminismo, algunas socialistas históricas están en contra de lo que ustedes predican. ¿No han desencadenado una polémica innecesaria?

No, porque cada vez más mujeres saben que el feminismo es una herramienta útil cuando lo es para todas las mujeres. Claro que es importante llegar a estar donde se toman las decisiones, pero lo es mucho más preocuparse por todas las mujeres e implicarlas en una labor contra la precariedad en el empleo, contra la temporalidad, los sueldos más bajos… la redistribución de la riqueza, del tiempo y de los cuidados a las personas mayores.

Imagen

¿Esas teorías son compatibles con el #Metoo?

Por supuesto, es la esencia del feminismo.

¿Qué opina de que en Estados Unidos 150 intelectuales se hayan posicionado contra el “activismo progresista”?

Siempre que las mujeres conquistan derechos hay un movimiento de reacción. La sociedad se ha dado cuenta de su propia vulnerabilidad y en un contexto como el actual, la agenda del movimiento feminista está más vigente que nunca.

¿En Unidas Podemos nunca dan un paso atrás?

Podemos darlos, pero los derechos no son regalos, se conquistan con los movimientos de mayorías sociales, peleando por la jornada de ocho horas, por el derecho al divorcio, el fin de la esclavitud…. Me siento muy identificada con el feminismo porque reivindica la memoria, el no olvidar, el no despreciar a las que han vivido antes.

A la gente le asusta el futuro inmediato. ¿Cómo luchar contra el miedo?

Es cierto, Rosa, esta crisis ha puesto de manifiesto que las personas somos vulnerables, no somos invencibles… Ni con todo el oro del mundo una sola persona puede pagar la Sanidad Pública, los equipos médicos, la formación del personal, pero la solución no son los recortes ni las privatizaciones.

¿Cuál es entonces?

Más inversión en Sanidad, en Educación, en el cuidado de las personas de forma pública. El acuerdo conseguido recientemente en Europa es una manifestación de lo que tenemos que hacer, dejar atrás una política de austeridad. En esto incluyo también el reconocimiento a las profesiones. ¿Cuántos años llevamos sin preguntarnos quién limpia los quirófanos?

O el culo de nuestros mayores o de nuestros hijos...

Exacto. Esta crisis nos pone encima de la mesa que o nos cuidamos o confiamos en la capacidad de construir en común una Sanidad fuerte. Lo que hay que proteger son los derechos, independientemente de dónde hayas nacido, y procurar evitar que la educación se convierta en un negocio.

¿Hay que dotar de más presupuesto la Ley de Dependencia?

La consecuencia de los problemas en la Ley de Dependencia por falta de dinero se han visto en esta crisis, en las condiciones laborales de las trabajadoras a domicilio. De ahí la necesidad de un plan de contingencia para las víctimas de género, víctimas de trata y personas mayores sin recursos.

Estamos en pleno rebrote del Covid-19. ¿Qué hemos hecho mal?

Creo que está siendo una pandemia a la que no hay que tenerle miedo pero hay que tenerle respeto, como dice el ministro de Sanidad. Son muchas las personas que han muerto y han llenado de dolor a las familias españolas con un impacto muy fuerte en el sector sanitario. El compromiso de todos tiene que ser hacer lo posible por reforzar ese sector, al habernos dado cuenta de nuestra vulnerabilidad, con un tercio de la humanidad confinada en sus casas.

¿Qué sintió cuando le dijeron que tenía el coronavirus: miedo, ansiedad, qué?

Como madre, tenía miedo a que les pasase algo a los que más quiero, a mis hijos, a mi pareja, y también a mi madre. Deseo que cambie la sociedad, que no se olviden los aplausos a los sanitarios, a todos los que nos han permitido seguir adelante en momentos muy difíciles.

Cuando José Bono supo que Cospedal tenía el virus, la llamó. ¿A quién llamaría usted?

Cuando nacieron mis hijos de forma prematura, Pablo Casado y su mujer que también habían tenido un hijo prematuro, estuvieron muy en contacto con nosotros. Nos llamó mucha gente como el Rey y la Reina, personas de todas las formaciones políticas. Y lo agradecí mucho, pero también quiero decir que en esta crisis he visto cruzar determinadas líneas rojas que nunca se habían traspasado.

¿Cómo se explica que haya más crispación en el Congreso que en la calle?

Porque es mucho más fácil destruir, sembrar el odio, que ejercer responsabilidad.

¿A qué persona de consenso elegiría para atemperar los ánimos?

No se trata de pensar cómo reconducir las relaciones personales, que para eso no nos han elegido, porque nuestra responsabilidad como políticos es promover políticas públicas que hagan la vida mejor a los ciudadanos, que garanticen la protección de la gente, los empleos, la atención a los necesitados, para que el nivel de frustración no afecte a la gente.

Dos personas tan dispares como Fraga y Carrillo, aparecieron juntos en momentos críticos.

En estas fechas, con las noticias que están saliendo del Borbón, hay algunos mitos de la Transición que se están cayendo. Pero la política como la democracia son correlaciones de fuerzas, es negociar y ceder, es cierto, pero sin caer en trampas.

¿Usted se tomaría un café con Cayetana Álvarez de Toledo?

Nunca se ha dejado de construir consensos políticos, ya que a mí me pagan por tomar un café o una comida con mis adversarios políticos si es necesario, con el fin de llegar a acuerdos para aprobar una ley.

¿En qué temas sociales le gustaría que hubiera acuerdos con otras fuerzas políticas que no le son afines?

-No todas las formaciones políticas son partidarias de lo público, algunas piensan y así lo han demostrado cuando han gobernado, que lo privado funciona mejor que lo público y nosotros pensamos que la iniciativa privada cumple su función, pero no consigue la igualdad de oportunidades necesaria de los ciudadanos. En definitiva, como el dinero público no es infinito, tenemos que defender los derechos de los ciudadanos a no ser discriminados por su cuna, su salud, su formación o situación económica. En Estados Unidos, si no eres rico y te diagnostican un cáncer, tienes que endeudarte para toda la vida.

¿Esta satisfecha con el acuerdo económico del Eurogrupo?

Creo que es un acuerdo histórico que deja atrás una década de políticas de austeridad y recortes. El resultado de estos últimos diez años es que los ricos son cada vez más ricos y la clase trabajadora ha quedado más empobrecida.

En el Consejo de Ministros, ¿hay machismo?

Lo hay en todas partes. No conozco ningún espacio ni de la política ni de la sociedad en la que no haya machismo, por eso trabajamos, por eso tiene sentido un Ministerio de Igualdad.

¿Qué queda de la Irene Montero del 15 M?

Todo, yo no renuncio a nada de lo que he vivido: la voluntad de cambiar las cosas permanece. Hemos aprendido mucho, con dolores y alegrías, a veces con golpes muy duros.

¿Han pagado un alto precio por gobernar?

Sí, por estar en política y por estar en el Gobierno de coalición. De nosotros han dicho de todo, nada han podido probar, a veces la vulnerabilidad está relacionada con la impunidad.


Imagen

Quién es Irene Montero

Nació en Madrid, el 13 de febrero de 1988. Hija de un empleado de mudanzas y de una educadora.

Estudios: Estudió en el Colegio concertado Siglo XXI del madrileño distrito de Moratalaz. Y bachiller, en el centro concertado Montserrat. Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Master en Psicología de la Educación

Trayectoria: A los 15 años, se afilió a las juventudes comunistas (UJCE), y empezó a formar parte de distintos movimientos ciudadanos como el 15-M. Participó en Chile en marchas de estudiantes como Cumbre Alternativa La Hora de los Pueblos, además de trabajar como dependienta en una cadena de electrónica y electrodomésticos. En 2014 se une a Podemos desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Diputada de Podemos por Madrid, fue portavoz de esa formación en la XI Legislatura. En 2019 renueva su escaño y es nombrada Ministra de Igualdad por el presidente Pedro Sánchez.

Familia: Es pareja de Pablo Iglesias, con quien tiene tres hijos, los mellizos Leo y Manuel, y Aitana.

Imagen
La foto favorita de Irene Montero. “Esta foto me gusta porque mi padre me enseñó a disfrutar y amar la belleza de la naturaleza y de la vida”.

Breves preguntas a grandes respuestas

¿Qué música le gusta?

Rozalén, porque les encanta a mis niños, Silvio Rodríguez, Leonard Cohen…

¿Le gusta la moda?

He aprendido a que me guste, procuro adecuar la ropa al cargo que tengo, sabiendo que es parte de lo que transmites.

Arriba