MACHISMO

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: MACHISMO

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Sab 29 Feb, 2020 3:42 am

Imagen
LA CAÍDA DEL ‘GOLIAT’ DE LA ÓPERA Esta semana, con su comunicado en el que pedía disculpas a las mujeres que le habían denunciado por acoso, firmaba también el ocaso de su carrera, que parece inevitable. El informe acusatorio es contundente.



EL DESPLOME DEFINITIVO DE PLÁCIDO DOMINGO, EL ‘GOLIAT’ DE LA ÓPERA

El tenor español pretendía pagar 500.000 dólares para atenuar el impacto del informe que le acusaba de comportamiento indebido con un grupo de mujeres en la ópera. La investigación obligó al artista a reconocer los hechos y pedir disculpas. Ahora, con múltiples cancelaciones, el final de su carrera parece inevitable.

PABLO SCARPELLINI

HASTA HACE UNOS DÍAS TODAVÍA LE quedaba el calor del público en casa. El martes, la publicación de una investigación por parte del sindicato de músicos de ópera de EEUU (AGMA) dando cuenta del “flirteo” y las “proposiciones sexuales dentro y fuera del ámbito de trabajo” de Plácido Domingo le obligó a entonar el mea culpa. Ahora también le han dado la espalda en su propio terreno. No le quieren en el Teatro de la Zarzuela ni en el Palau de las Arts de Valencia ni volverá a cantar –presumiblemente– en el Teatro Real, en un episodio que no solo ha amenazado de muerte su carrera como cantante sino que ha destapado los requiebros turbios a los que recurrió para tratar de salvar su imagen.

Imagen
En la imagen, Plácido Domingo en la ópera Nabucco en el Palau de les Arts de Valencia. La Comisión Ejecutiva del Patronato de esta entidad decidió esta semana eliminar el nombre de Plácido Domingo de su centro de formación.

Imagen
Plácido Domingo y Marta Ornelas llevan casados desde 1962. Aunque su matrimonio se ha visto empañado por las acusaciones de acoso, la mujer del tenor siempre ha sido uno de los apoyos del intérprete. En la imagen, la pareja sale de un evento el pasado diciembre en la capital.


Según fuentes citadas por el diario The New York Times, Domingo estaba en conversaciones para pagarle 500.000 dólares a la AGMA y limitar así los detalles y las declaraciones del informe que se hizo público el martes. En él se llega a la conclusión de que la estrella de la ópera abusó de al menos 27 mujeres durante su etapa como director de la Ópera Nacional de Washington y la de Los Ángeles. Ese “comportamiento indebido” se prolongó durante dos décadas.

Sin embargo, el acuerdo se vino abajo después de que los detalles de la investigación se filtraran horas antes y vieran la luz, según figura en el correo electrónico de uno de los jefes del sindicato al que tuvo acceso el Times.

“Con base en esta flagrante violación de la confidencialidad, el abogado de Domingo ha retirado el acuerdo, que se basa expresamente en la promesa de AGMA de mantener la confidencialidad sobre los detalles del informe de la investigación”, asegura un email que fue firmado por Leonard Egert, el director ejecutivo del sindicato y por su presidente, Raymond Menard.

Hubiera sido la multa más grande impuesta por el sindicato, según reconoció AGMA en un comunicado, aunque nunca una forma de soborno “a cambio del silencio de AGMA o como un acuerdo secreto”, un asunto que los representantes de Domingo tampoco han querido confirmar ni desmentir. Nancy Seltzer, la portavoz del tenor en EEUU, reconoció al Times que seguían las negociaciones con el sindicato e indicó a EL MUNDO que no tenía nada más que añadir a lo expresado por Domingo en su comunicado del martes enviado a la agencia Associated Press (AP), la misma que destapó el escándalo en agosto de 2019.

“En los últimos meses he tenido tiempo para reflexionar sobre las acusaciones que han hecho contra mí varias de mis colegas”, dijo el cantante de 79 años. “Respeto el hecho de que estas mujeres finalmente hayan tenido el valor de denunciar y quiero que sepan que estoy verdaderamente arrepentido del daño causado. Asumo completamente la responsabilidad por mis actos y he crecido a partir de esta experiencia”.

El suyo fue un discurso muy distinto a su primera reacción del verano pasado, cuando se autoexculpó tras haber sido acusado por nueve mujeres de abusos y tildó los hechos narrados por sus presuntas víctimas de “inexactos”. Llegó incluso a hablar de una campaña orquestada por la agencia AP para destruir su reputación con la segunda oleada de acusaciones, 11 mujeres más incluyendo a Angela Turner Wilson, una soprano con la que compartió escenario en Washington y que relató cómo Domingo le tocó los pechos en el camerino.

El jueves, sin embargo, volvió a modificar su relato tras la avalancha de cancelaciones que se le vino encima y preocupado por haber dejado “una falsa impresión” con su primer comunicado. “Mi disculpa fue sincera y de corazón, pero sé lo que no he hecho y lo negaré nuevamente. Nunca me he comportado de forma agresiva con nadie, ni he hecho nada para obstruir o dañar la carrera de nadie. Todo lo contrario. He dedicado una gran parte de mi medio siglo en el mundo de la ópera a ayudar a la industria y a promover la carrera de un sinnúmero de cantantes”.


LA VOZ DE LAS DENUNCIANTES

En Estados Unidos las disculpas iniciales provocaron cierta sensación de alivio entre sus víctimas. Patricia Wulf, la primera en acusar públicamente al tenor, lo interpretó como algo positivo. “Si es sincero en su disculpa, eso es fantástico”, afirmó. “Todos sabemos que recientemente ha habido hombres que han acosado y han violado a mujeres que simplemente han desaparecido y nunca se han disculpado”.

También fue bien recibido por la soprano uruguaya Luz del Alba Rubio, que aprovechó la disculpa del cantante para denunciar el acoso al que le sometió en el pasado. Sucedió en Roma en 1999. Domingo la oyó cantar y la invitó a incoporarse a la Ópera de Washington, donde actuó en tres ocasiones. Entonces comenzaron las presiones del español, a base de llamadas constantes, besos y toqueteos que provocaron que ella lo rechazara una noche durante un ensayo en su apartamento.

Plácido insiste en que no ha hecho nada para obstruir la carrera de nadie

“Mi disculpa fue sincera y de corazón, pero sé lo que no he hecho”

Llamadas constantes, besos y toqueteos a la soprano Luz del Alba

Después del rechazo de Luz a Plácido, no la volvieron a contratar

Luz del Alba: “Siento como si hubiéramos conquistado a Goliat”

Patricia Wulf, otra denunciante: “Tengo derecho a ver ese informe completo”


Después de eso, no la volvieron a contratar en Washington y “papeles que me había prometido nunca se materializaron”. Casi 20 años más tarde, se ha sentido con el suficiente respaldo como para contarlo. “Siento como si hubiéramos conquistado a Goliat. Ahora no tenemos que tener miedo a hablar”.

Wulf quiere ir más allá. Está convencida de su derecho a conocer todos los detalles de la investigación y ha manifestado su descontento con la postura del sindicato de no hacerlos públicos por ahora. Su comunicado fue escueto y se limitó a señalar que trabajarán para que situaciones así no se vuelvan a producir.

“Tengo derecho a ver ese informe”, dijo Wulf a la cadena de radio NPR. “Todos merecemos ver el informe al completo. Creo que AGMA está tratando de esconder el reporte y debe dar un paso al frente y proteger a la gente de esta clase de depredadores”. El sindicato, por su parte, se ha escudado en lo difícil que fue lograr que las afectadas cooperaran con la investigación y en el miedo “real” a las represalias, por lo que les garantizaron absoluta confidencialidad.

Debra Katz, la abogada de Wulf, indicó que el sindicato le ha fallado a las mujeres que representa. “En lugar de estar negociando un contrato favorable con él, deberían expulsarlo del sindicato. Y no lo están haciendo”, aseveró.

Quién sí está estudiando poner punto y final a su relación con el tenor es la organización del Festival de Salzburgo donde actuó Domingo por primera vez tras estallar el escándalo. Aquella ovación tras cantar Luisa Miller, de Verdi, no fue una más en su extensa colección. Fue un respaldo importante una vez que plazas como Dallas, San Francisco y Philadephia ya habían tomado la determinación de no volver a trabajar nunca más con el madrileño.

Después llegaron las más significativas, su desvinculación del Metropolitan de Nueva York, donde debutó con 27 años y actuó durante 51 temporadas, y de la Ópera de Los Angeles que dirigió desde 2003. Desde esa compañía se originaron gran parte de las denuncias en contra de Domingo. Allí ya era vox populi la forma de comportarse del tenor durante años. Había instrucciones incluso de no dejarle a solas con una mujer en un camerino para evitar situaciones desagradables. Y nadie quería denunciar por temor a perjudicar sus carreras. Todo eso podría quedar reflejado en los resultados de la investigación en la que lleva meses trabajando la Ópera Los Angeles.

A Domingo le queda la esperanza de actuar en ciudades donde aún no le han condenado por sus actos. Tiene citas previstas en Hamburgo –cantando Simon Boccanegra de Verdi–, un concierto en Lucerna (Suiza), otro en Bielorrusia, dos en Moscú, y actuaciones en Viena, Verona, Londres, Florencia, Munich, Milán, Colonia y Salzburgo.

Lo que ya es seguro es que se quedará sin poder cantar La Traviata en mayo en el Teatro Real de Madrid, donde estaban todas las entradas vendidas para cuatro funciones, y que tampoco actuará el 14 y 15 de mayo en el Teatro de la Zarzuela para conmemorar los 50 años de su debut, en una decisión que comunicó el ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes. “Hasta ahora la situación era diferente, había una presunción de inocencia”, expuso. Domingo iba a cantar Luisa Fernanda.

Él mismo es consciente de la dificultad de llegar a completar ese ambicioso calendario de conciertos con el panorama que tiene por delante. Ya ha dicho que renunciará a ellos si supone un problema para los teatros y compañías con las que aún tiene contrato. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos conciertos más le quedan a su agonizante carrera.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 29 DE FEBRERO DE 2020

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Vie 28 Feb, 2020 3:08 am

Imagen


El del batín

ROSA BELMONTE

9, 12, 17, 20 y 23 de mayo son los días previstos para que Plácido Domingo interprete a Giorgio Germont en el Teatro Real. Pensaba ir y pienso ir a ver esa 'Traviata'. Sobre todo tras la excelente forma vocal que demostró en 'Giovanna d'Arco'. Mi opinión sobre el tenor (barítono para cantar «Di Provenza, il mar, il suol») no ha cambiado después de que se haya hecho público el informe de que acosó sexualmente a 27 mujeres en las óperas de Los Ángeles y Washington. Un cerdo ahora y un cerdo cuando dijo que eran otros tiempos. No un delincuente. Y habrá que añadir unas cuantas a esas 27.

Una amiga periodista me contó que la recibió en el camerino con un batín y una toalla al cuello. Al sentarse vio que no llevaba nada debajo. Al ver el capítulo 5 de 'The new pope' y esa escena delirante en la que el papa John Malkovich recibe a Sharon Stone en audiencia privada y le pide que por favor no cruce y descruce las piernas, me acordé de mi amiga en el camerino. Al rato, Stone le dice que se le han dormido los abdominales y si puede cambiar de posición. Le da permiso y tanto él como el resto de curas presentes se dan la vuelta. «Acabaré apreciando el valor del sacrificio», concluye la actriz. Plácido Domingo no era el Papa, pero casi. Y, además, él sí querría el cruce de piernas. Y no se le hubiera ocurrido el sacrificio (el suyo).

Si hubiera sido una de la acosadas por Domingo no sé qué habría hecho. Quizá acostarme con él. Con asco. Que pase pronto. No porque quisiera, no porque pretendiera ascender en mi carrera. Porque a veces te bloqueas y haces cosas que no quieres hacer. Y tampoco lo denuncias. Ni entonces ni ahora. Bueno, iré a ver esa 'Traviata' aunque Domingo se caiga.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Vie 28 Feb, 2020 2:38 am

Imagen


Plácido Domingo está despedido. ¿Y usted?

Imagínese ahora que la persona más poderosa no ya de su empresa sino de su sector, la más prestigiosa del mundo profesional en el que vive, está empeñada en meterle mano. Qué papelón

MARTA GARCíA ALLER

Imagínese que es usted un prestigioso cantante de ópera acostumbrado a que se le agolpen las mujeres a su paso deseando acostarse con usted. O puede que le pase siendo usted un empresario, un político o el dueño de un bar. Eso da igual. Imagínese que su única preocupación después de trabajar sea si va a tirarse a la más guapa de la fiesta o a la más interesante. O tal vez le apetezca más esa otra de ahí que parece esquiva. Triunfa fijo. Seguro que a todas esas mujeres que trabajan para usted les encantaría ser la elegida esta noche. O eso es lo que se imagina, porque cuando se mira al espejo se ve siempre tan atractivo que no entiende que a alguna no le apetezca acostarse con un genio de lo suyo como usted. Porque usted, lo sabe todo el mundo, usted será un ligón, pero ante todo es un caballero. Así que si la va a arrinconar esta noche en el baño, no es más que para ponérselo fácil, ¿verdad? Porque se la ve tímida a la muchacha y seguro que lo está deseando. Qué suerte tiene de ser la elegida, ¿verdad?

Imagínese ahora que la persona más poderosa no ya de su empresa sino de su sector, la más prestigiosa del mundo profesional en el que vive, está empeñada en meterle mano. Qué papelón. Usted no quiere líos, pero no puede evitar preguntarse si podría tener consecuencias negativas en su carrera decirle que no a alguien tan poderoso. Ni se le pasa por la cabeza qué pasaría por decirle que sí, porque a usted no le interesa lo más mínimo salvo por motivos profesionales. Tal vez le admira, tal vez no, pero no le atrae lo más mínimo. Da un poco de grima, incluso asco, tener que apartarse todo el rato para evitar que le meta mano, pero es importante no quedar mal. Es su trabajo. Ya le avisaron de que era mejor no quedarse a solas con él. Mierda. Quiere decirle que no, es más, se lo ha dicho ya de varias formas educadas. ¿Le habrá quedado claro? Como sigue insistiendo, ahora lo que querría realmente es mandarle a la mierda. Pero a las personas poderosas no se las manda a la mierda así como así.

A lo mejor usted es de los que están quejándose porque le parece injusto lo que le está pasando a Plácido Domingo, que ha sido acusado por decenas de mujeres de acoso sexual en el trabajo. Él mismo ha admitido “toda la responsabilidad” de los hechos seis meses después de negarlos. A lo mejor cree que esto no demuestra que uno de los tenores más poderosos de la historia haya actuado mal, sino que las cosas se han sacado de quicio, que en estos tiempos ya no hay quien le tire los tejos a las señoras y que ser ligón no es delito. Menudas histéricas dispuestas a arruinar la carrera de una bellísima persona que además, lo sabe todo el mundo, es un filántropo tremendamente generoso. Estará usted pensando que vale, que a lo mejor un poco sobón sí era, pero se le ve buena gente.

Pues haga el favor un momento de mirarse al espejo. La pregunta correcta no es cómo de irresistible se ve. Ni a usted ni a él. El ego, igual que el deseo, es libre. La pregunta es cuánto poder tiene y si la persona a la que le tira los tejos en el trabajo puede o no mandarle libremente a la mierda. No importa lo caballero que se crea ni lo buena persona que sea. Ni siquiera importa lo bien que se tome que le manden a la mierda, porque la empleada a la que le ha tocado el culo eso no lo sabe. Y claro que hay mucha gente capaz de darle a usted un bofetón y al endiosado de turno que se atreva a propasarse. Pero hay mucha otra que lo viviría con angustia. Es cuestión de carácter (y de lo mucho que cada cual tema perder un empleo). A veces el miedo paraliza. Y no es justo exigirle un comportamiento heroico a alguien que lo único que quiere es trabajar, sea en la ópera, la oficina o en el bar.

Imagen

Las acusaciones de acoso sexual contra el tenor español Plácido Domingo van desde el flirteo hasta tocamientos y proposiciones sexuales, dentro y fuera del trabajo. Las filtraciones de la investigación encargada por el sindicato de músicos de ópera de Estados Unidos apuntan a que hubo abuso de poder y acoso sexual al menos a una veintena de mujeres. Hace medio año, la agencia de noticias AP reveló una investigación similar en la que no solo incluía el testimonio de mujeres que se declaraban víctimas de acoso, también el de trabajadores de la Ópera de Los Ángeles que aseguraban que la gerencia les pidió que evitaran enviar jóvenes atractivas al vestuario cuando estuviera allí el tenor. Aseguraban que era un comportamiento conocido.

A falta de que se conozca el detalle de la investigación independiente encargada por la Ópera de Los Ángeles (que él mismo fundó), que también está investigando el caso, no estarán claras si las acusaciones son finalmente constitutivas de algún delito que pueda sentar al tenor en el banquillo. Hay, sin embargo, otras cosas que sí que sabemos. Sabemos que decenas de mujeres se sentían inseguras trabajando con él y callaron durante años por temor a represalias. Igual que sabemos que durante años hemos vivido en una sociedad que tenía normalizado que no solo en la ópera hubiera jefes sobones que se aprovechaban de su posición de poder para conseguir favores sexuales. También sabemos que, afortunadamente, eso está cambiando. Aunque todavía no está claro qué protocolo hay que seguir. Las óperas europeas, a diferencia de las estadounidenses, no han considerado todavía necesario investigar si el tenor cometió abusos en su plantilla.



Estará pensando usted, ya nos vamos conociendo, que ya podía este artículo hablar también de todas esas mujeres que han tenido sexo con un jefe para medrar en su carrera laboral. Las hay. A lo mejor usted conoce algún caso, ya fuera para conseguir un ascenso o un papel en la Traviata. ¿Conoce casos? ¿De verdad? ¿Y cómo no se le ocurrió ir a denunciar a ese jefe de turno que utilizaba la bragueta como criterio? Seguro que en Recursos Humanos le habrían despedido. ¿O es que temía que no le creyeran? Ya. Pues imagínese ellas. Da igual que sea un genio de la ópera, un profesor universitario o un cacique local. Quien se aprovecha de su poder para obtener sexo obviamente merece, al menos, ser despedido.

Del caso de Plácido Domingo aprendemos también que aún no basta con que una mujer denuncie acoso laboral en el trabajo para que se la crea. Ni basta con que sean dos ni tres. Y puede haber 50 mujeres denunciándole por haber sufrido un trato hostil y vejatorio que todavía habrá gente que, como usted, no las vaya a creer.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Vie 28 Feb, 2020 2:19 am

Imagen

Plácido

Puede que a sus casi 80 años sea un artista en la cumbre, pero es un hombre en Marte

Luz Sánchez-Mellado


Una mañana de hace 25 años fui a entrevistar a un caballero a un señorial piso madrileño. El entrevistado, un señor principalísimo y casadísimo, ya difunto, me abrió con un batín de seda sin nada debajo, me dio la mano blanda sosteniendo la mía mucho más de la cuenta y me llevó a un salón con los cortinones echados y un aria sonando de fondo. Así, a la luz de un aplique, me ofreció una butaca, se repantigó en un diván enfrente y se puso a perorar de sus problemas genitales como para romper el hielo. De tanto en tanto cruzaba las piernas y alababa mis atributos. No le increpé, no salí corriendo, no le puse en su sitio. Hice la entrevista, aguanté el tipo y me fui con más asco que miedo, dado que al minuto vi que era inofensivo. Me llamó al trabajo. No contesté. Debió de aburrirse. Conté lo sucedido, sin culpar a nadie, a algún colega y algún jefe. ¿Escándalo? No. Cosas que pasaban. Nótese el pretérito imperfecto.

Lo narro tantos años después porque, de la entrevista de Jesús Mantilla a Plácido Domingo en este diario, me fascinó el aire de genuino desconcierto de las respuestas. Meses después de las acusaciones de acoso sexual, Domingo sigue pareciendo un boxeador sonado. Él solo fue galante. Nadie le increpó, nadie le puso en su sitio, nadie salió corriendo. Las costumbres han cambiado, llora. Ciertamente. Hoy yo no entrevistaría a un señor en bata. Quizá tampoco nadie me recibiría de tal guisa, lo digo antes de que lo digan. Domingo no se querellará contra sus acusadoras, dice, magnánimo. No es su estilo. El estilo de cierto caballero, no solo español, que no entiende que las señoras ya no toleran lo intolerable. “Ya no se puede decir nada a una mujer”, se lamenta el divo. Y digo yo: ¿en qué planeta vive? Entre quienes defienden a ciegas al acusado o a las acusadoras, me quedo con ese extrañamiento. Puede que, a los casi 80, Plácido sea un artista en la cumbre, pero es un hombre en Marte.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 27 Feb, 2020 2:45 am


El machista no soy yo | Himno Igualdad Real | Anti-himno Feminista | La Culpa no era mía (Parodia)

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 24 Feb, 2020 2:51 am

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Vie 21 Feb, 2020 1:30 am

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 20 Feb, 2020 2:44 pm

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Jue 20 Feb, 2020 2:37 pm

Imagen

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Dom 16 Feb, 2020 6:09 pm

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Sab 15 Feb, 2020 3:31 am

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Mar 11 Feb, 2020 1:33 pm


La culpa de que maten mujeres la tiene Vox

El director de Hispanidad.com, Eulogio López, recuerda que estamos otra vez con las mentiras de la violencia de género.

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 10 Feb, 2020 12:56 pm

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Lun 10 Feb, 2020 3:37 am

MACHISMO

Mensaje por Invitado » Sab 08 Feb, 2020 1:10 am

Imagen

Las feministas que pintaron a Abascal con un tiro en la frente tendrán que sentarse en el banquillo

La organización feminista radical ‘Subersives Castelló’ tendrá que enfrentarse a la Justicia por haber pintado en paredes y suelos de Castellón la cara del líder de Vox, Santiago Abascal, con un tiro en la cabeza. El Juzgado de Instrucción Número 1 de la región ha admitido a trámite la querella presentada por el partido el pasado mes de diciembre contra la asociación.

La representante legal de la agrupación feminista tendrá que personarse el próximo 30 de abril para declarar junto a su abogado. El juez considera que los hechos denunciados por Vox pueden ser constitutivos de un delito de amenazas y odio.

La asociación denunciada, que se define como una “asamblea feminista anticapitalista no-mixta”, no se ha pronunciado aún sobre la decisión del juez.

Imagen

Vox ha pedido que los responsables sean condenados por amenazas ya que se dirigían directamente hacia Abascal en calidad de líder de un partido político. Por lo tanto, consideran que las pintadas se realizaron con el ánimo de causar “el terror tanto a él personalmente” como a los integrantes y simpatizantes de la formación.

El partido esgrime que estas pintadas coartan la voluntad y el ánimo de sus militantes y no tienen cabida dentro de la “cobertura en la libertad de expresión”, sino que constituye un “discurso de odio”.

La imagen pintada en las calles de Castellón recordaba a los peores años de ETA en el País Vasco cuando la banda señalaba a sus objetos colocándoles en los muros en una diana.

Imagen

Amenazas a Abascal

El líder de Vox se encuentra en el punto de mira de varias organizaciones de ultraizquierda. A mediados del mes de enero, una fachada de Barcelona amanecía con la pintada: “Abascal, te mereces un tiro en la nuca”.

La inscripción no fue casual ya que se realizó en la pared de la nueva sede de Vox en la Ciudad Condal. En las puertas, otra pintada dejaba un recado en la misma línea a todo el equipo: «VOX vamos a matar», tal y como denunciaba su líder regional, Ignacio Garriga.

Arriba