4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: 4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Lastra » Sab 16 Jun, 2018 11:08 pm

Invitado escribió:Imagen

Pedro Sánchez concede a los sindicatos 8,8 millones de euros en subvenciones un día después de llegar a la presidencia

Según informa en su edición de hoy el Boletín Oficial del Estado, el ejecutivo socialista resolvió el pasado 5 de junio conceder una subvención de 8.883.890 euros “a las organizaciones sindicales en proporción a su representatividad, por la realización de actividades de carácter sindical”.

Curiosamente, esta medida fue adoptada justo un día después de acceder Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno de España tras salir adelante la moción de censura impulsada por el PSOE contra Mariano Rajoy.

https://drive.google.com/file/d/1lHu-4W ... Vc1YD/view

Imagen



Anda que bueno habéis dejado el país, habéis dejado el país sin solución. Entre la burbuja inmobiliaria, el fondo de pensiones que a desaparecido, los contratos de 4 horas y el mileurista, y la gente que se a ido al extranjero por millones. Estas pal psiquiatra

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Sab 16 Jun, 2018 2:41 pm

Imagen

Pedro Sánchez concede a los sindicatos 8,8 millones de euros en subvenciones un día después de llegar a la presidencia

Según informa en su edición de hoy el Boletín Oficial del Estado, el ejecutivo socialista resolvió el pasado 5 de junio conceder una subvención de 8.883.890 euros “a las organizaciones sindicales en proporción a su representatividad, por la realización de actividades de carácter sindical”.

Curiosamente, esta medida fue adoptada justo un día después de acceder Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno de España tras salir adelante la moción de censura impulsada por el PSOE contra Mariano Rajoy.

https://drive.google.com/file/d/1lHu-4W ... Vc1YD/view

Imagen

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Mié 13 Jun, 2018 1:38 pm


YA NO HAY MANIFESTACIONES DE PENSIONISTAS: YA ESTAMOS EN MONCLOA
Hoy, miércoles 13 de junio de 2018, el director de www.hispanidad.com, Eulogio López, aclara que a las dos grandes centrales sindicales se les ha visto el plumero.

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Mié 02 May, 2018 1:01 am

Imagen

UGT pierde el 23% de los afiliados y CCOO oculta el hundimiento en su portal de transparencia

UGT y CCOO han perdido una cuarta parte de su fuerza ya no superan el millón de afiliados cada uno

Albert Rivera se dio de UGT hace unos días. Es uno de los casi 278.000 afiliados que han abandonado al sindicato socialista desde 2010, casi una cuarta parte de su militancia. No le van las cosas mejor a CCOO, a quien abandonaron casi 300.000 afiliados hasta 2015, pues desde entonces no ofrece datos actualizados en su web. Es la fuerza menguante con la que llegan las dos grandes sindicales a la cita del 1 de Mayo.

El apoyo de ambos sindicatos en Cataluña a la causa independentista ha sido un factor más a los que vienen percutiendo desde hace años sobre una militancia en retroceso. Los escándalos, la desindustrialización, los efectos de la crisis en el empleo y, ahora, una posición política en Cataluña que no es entendida en el resto de España. Sin embargo, las bajas que, como la de Albert Rivera, tengan su origen en el tema catalán no aparecen aún reflejadas en los documentos oficiales de los sindicatos.

UGT tiene abierto un portal de transparencia donde no oculta el retroceso de su militancia. Llegó a alcanzar 1.209.651 afiliados en 2010, su mejor cifra de los últimos años. Desde entonces, la curva es descendente. Ha perdido 278.093 hasta 2017, lo que supone un 23 % de la fuerza social que amasó en su mejor momento de la última década. Ahora, el sindicato reconoce que sus afiliados no llegan al millón: son 931.558.

Esta afiliación permitirá al sindicato hermano del PSOE alcanzar unos ingresos por cuotas de afiliados de 5.665 millones de euros. Son casi 4.000 millones los que logrará gracias a las subvenciones públicas, según el resumen de los presupuestos que puede consultarse en su portal de transparencia.

El ejercicio de transparencia de UGT contrasta con el de CCOO. Este sindicato también tiene abierto un portal de transparencia, pero el último documento sobre militancia data de 2015, cuando el sindicato reconoce que sus afiliados son 909.052. La memoria de 2016 refleja un descenso en los ingresos por las cuotas de los afiliados respecto a 2015, de lo que se deduce que la afiliación siguió cayendo este año.

CCOO reconocía que en 2009 tenía 1.203.307 afiliados, por lo que ha perdido el 24,4 % de su militancia desde entonces. Según la cuenta de pérdidas y ganancias que CCOO tiene en su portal de transparencia, las cuotas de sus afiliados aportaron 12,5 millones de euros en 2016. Las subvenciones oficiales fueron de 4,3 millones.

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Lun 16 Abr, 2018 3:21 pm

se les acabo el marisco ... ??? :clown:

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Lun 16 Abr, 2018 2:10 pm

Monumental pelea a sillazos en la Caseta de CCOO en la Feria de Sevilla :loker

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Mar 13 Mar, 2018 7:29 pm

Imagen

Las feministas de CCOO piden prohibir los libros de Reverte, Marías y Neruda

El "breve decálogo para una enseñanza feminista" de Comisiones Obreras también aboga por acabar con los partidos de fútbol en el recreo o "desheterosexualizar la escuela".

Prohibir libros de Arturo Pérez-Reverte, Javier Marías o Pablo Neruda, acabar con el fútbol en los recreos o "desheterosexualizar la escuela". Son algunas de las propuestas que engloba el "breve decálogo para una enseñanza feminista" que se ha publicado en la revista TE, de sindicato Comisiones Obreras.

Este artículo, que se puede consultar íntegro en la web, está firmado por la "artista, investigadora y educadora" Yera Moreno, y por la profesora de la Facultad de Educación de la UCM Melani Penna".

Una de las propuestas de las feministas de CCOO que más llaman la atención consiste en "eliminar libros escritos por autores machistas y misóginos entre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado". Y, como "ejemplos de libros y/o autores machistas a eliminar de los temarios", citan a "Pablo Neruda (Veinte poemas de amor y una canción desesperada), Arturo Pérez Reverte y Javier Marías (cualquiera de sus libros)".

El listado no tiene desperdicio. Así, por ejemplo, el punto 12 del decálogo dice así: "Prohibir el fútbol en los patios de recreo. Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común. Dejemos fuera esos juegos competitivos que monopolizan los espacios y excluyen a quienes no participan en ellos. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile?".

El punto 8 aboga por "no separar los baños entre hombres y mujeres". Algo que se justifica porque "los baños pueden ser espacios comunes si se nos enseña a que lo sean". Por ello, abogan por "pensar los espacios de otras formas, no estigmatizándolos y convirtiéndolos en lugares posibles de conflicto".

Y el punto 10 de listado reclama "desheterosexualizar la escuela". "No des la heterosexualidad por supuesta, plantéate que el mundo es enormemente diverso, y una escuela también", aconseja.

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por HIPOCRITAS » Sab 06 May, 2017 7:27 pm

Imagen

UGT y CC.OO despiden a decenas de trabajadores amparándose en la reforma laboral del PP

Optan por recortar en lo más fácil y sobre los más débiles

PSOE, IU, CCOO y UGT han reducido las indemnizaciones entregadas a sus trabajadores al mínimo que establecía la ley que tanto criticaron.



Imagen
Los sindicatos CC. OO. y UGT han despedido en Andalucía a más de 230 trabajadores de sus plantillas. De un lado, CC.OO ha anunciado que va a despedir a casi veinte trabajadores indefinidos, con una indemnización de veinte días por año trabajado, esto es, con la reforma laboral de Rajoy a la que ambos sindicatos organizaron una huelga general el pasado 14-N.

Por su parte, el sindicato UGT-A ha presentado este lunes un expediente de regulación de empleo (ERE) y otro expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), argumentando "motivos económicos", que afectará en total a 209 trabajadores del sindicato de toda Andalucía, según han indicado a Europa Press fuentes de la sección sindical de UGT-A.

Las fuentes han explicado que el pasado viernes reunieron a dichos representantes para anunciarles que, por un lado, han presentado un ERE, de despido colectivo, argumentando "causas económicas", que afecta a un total de 163 trabajadores, de los que 130 trabajadores de toda Andalucía son del Programa Orienta, que son empleados fijos discontinuos, y otros 33 son trabajadores de estructura, esto es, que se dedican a la actividad normal del sindicato.

Asimismo, UGT-A ha presentado un expediente de regulación temporal de empleo de carácter suspensivo (ERTE), que afecta a 46 trabajadores de estructura de toda la Comunidad, también por causas económicas.


Imagen

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Sab 06 May, 2017 7:11 pm

La “semiesclavitud” laboral de la Feria de Abril de Sevilla

Tres historias personales de trabajadores del Real de la Feria en la capital andaluza que no cobran de media ni cinco euros por más de quince horas de trabajo diarias, muchas de ellas nocturnas. Las inspecciones de trabajos son muy escasas en las casetas regentadas por grandes empresas de la ciudad.

La precariedad laboral aumenta año tras año en el Real de la Feria de Abril de Sevilla. “Hemos corroborado casos de casi semiesclavitud”.

Pepa Cuaresma, Secretaria General del sindicato provincial de Servicios de Comisiones Obreras es tajante a la hora de mostrar el desolador panorama de esta fiesta popular que ingresa por su fuerte impacto económico casi 700 millones de euros pero que no se ve reflejado en el día a día del trabajador que busca en estos ocho días “buscarse el pan para un mes y medio”.

CCOO alertan de estas situaciones "tienen cada vez un perfil de mayor edad”, cercano a los cuarenta años
El perfil va empeorando por las altas cifras de paro que se registran en Sevilla capital. Casi 207.793 personas se encuentran sin trabajo en la ciudad. “El trabajador de la caseta es de media de unos 40 años de edad y de baja cualificación. Hace una década no nos encontrábamos a gente mayor pero la crisis ha traído una población más adulta hasta la feria para trabajar y ganarse el pan de los suyos”.

Sergio, 46 años: “Aquí te ganas el pan de un mes”
Sergio Castro tiene una historia difícil. “Os voy a contar todo pero no me hagáis fotos”. Los empresarios son tajantes a la hora de no reflejar las barbaridades cometidas en contratos y horas que parecen interminables para el que se atreve a trabajar en esta festividad primaveral.

Sergio trabaja en la barra de una caseta en la calle Joselito el Gallo. No indica número. Y tampoco va a resultar fácil identificarlo. En total la Feria de Abril aúna 1051 casetas en todo su espacio. Su mujer Sarai limpia a diario los baños de la caseta con más de tres números y se gana la voluntad. “Yo era antes transportista, he tenido el paro dos años y luego la paga de los 426 euros que ahora solo cobra mi mujer y no hay derecho a tenernos que meter en esto”.

Sergio tiene 46 años y Sarai 43. “Llevamos tanto tiempo sin encontrar nada estable. Al menos aquí te ganas el pan de un mes”. Al terminar su faena de servir mesas, dejar impecable la barra y quedar prácticamente agotado tras casi 16 horas de trabajo, Sergio no puede volver a su casa. “Estamos viviendo en Dos Hermanas [pueblo dormitorio de Sevilla] y por las noches no nos da tiempo ni a llegar para descansar unas horitas”, cuenta a Público. La única opción es quedarnos a dormir en el Real en la parte de atrás del almacén”. El empresario le ha cedido la posibilidad a esta pareja sevillana de traer un colchón hinchable a las instalaciones.

Sergio le cuesta hablar de esta precariedad pero la necesidad va por encima de su trabajo. Su hijo Juan está en la casa con catorce años. Y sus padres no quieren que los vean en esas condiciones. “A ver si me sale estudioso y no le toca esto al niño”, afirma.

A punto de acabar la larga Feria de “Mayo”, Sergio ha sido el único que ha tenido alta en la Seguridad Social de los diez trabajadores que integran la caseta. “En los papeles pone que estoy a cinco horas así se ahorran gastos”.

A Sarai esto le perjudica porque con el alta de Sergio le paralizan la paga, tal y como le han indicado en el Servicio Andaluz de Empleo. “Parece que no queremos ni altas pero todo lo bueno parece que perjudica”. El día cinco de mayo cobrarán la intensa jornada laboral. Sarai ha ido ganando de media en los lavabos unos siete euros la hora. “La gente no se para a pensar ni por qué estas ahí, porque tienes que estar de madrugada limpiando la suciedad de otros pero en la feria de Sevilla siempre ha habido clases y a pocos le pesan”.

Emilio Moreno, 36 años “Cobro sólo tres euros la hora”
Emilio está en paro desde hace dos años. “He trabajado en muchos bares para ganarme la vida pero la cosa cada vez está más difícil”. Con un grado medio de atención sociosanitaria y sin posibilidades de trabajo espera entrar cada noche en su turno como portero.

En 2017 le ha tocado trabajar en una caseta cerca de la portada de una importante empresa comercial. También se niega a salir en la foto. “De espaldas si quieres que tampoco es delito” afirma bromeando. Encontró este trabajo a través de una empresa de trabajo temporal (ETT) que le ofrecen puestos el sector servicios. “A veces ha sido catering, otras recogiendo, y esta vez ha tocado la noche de Feria”. El problema para Emilio le ha llegado cuando ha aceptado un cheque como remuneración. “La empresa me ha dado un uniforme y desde el primero sábado de feria hago el turno de doce de la noche a seis y cuarto de la mañana”.

Un solo pago es por ahora el sueldo que tiene previsto cobrar por la empresa. “Al final me la han acabado jugando y cobro solo tres euros la hora”, apunta este joven. El cheque no lleva firma. “Lo podré cobrar cuando finalice la feria el próximo lunes ocho de mayo”, apunta este joven sevillano. Su valor es de 144 euros por cincuenta horas de trabajo nocturnas.

Pepa Cuaresma habla como sindicalista de la necesidad de realizar inspecciones dentro de la Feria. “Las plantillas de inspectores son actualmente muy reducidas pero ayudarían en gran medida a solapar esta economía sumergida que empeora cada año con peores condiciones, sobre todo desde la crisis”, alerta la Secretaría Provincial de CCOO a Público. A pesar de la necesidad de elaborar unas estadísticas al respecto, la delegación provincial de Sevilla de CCOO argumenta la “falta de transparencia que hay en este asunto para los empresarios que cada años ganan grandes cantidades de dinero en la feria de abril”.

Helen, 39 años: “Prefiero no trabajar nunca más aquí”
Helen es africana y no solo quiere tapar su rostro de las cámaras. Tampoco es capaz de decir ni su propio nombre al ser inmigrante en la ciudad desde hace cinco meses. “He llegado a España hace muy poco para acompañar a mi hermano desde Nigeria”.

Tiene una sonrisa calmada a pesar de las circunstancias, aunque es muy duro hablar de cómo vive la Feria desde el otro lado. “Estoy en el almacén porque mi jefe dice que hay pocos negros en la Feria”. En el interior de la cocina pela patatas, hace caldo de sopa, cocina tortilla. Ha aprendido hasta a hacer salmorejo en pocos días.

Helen solo quiere ganar un primer sueldo que le permita instalarse en una habitación en la ciudad. “Estoy con un primo mío que vive con cuatro personas más pero yo quiero tener lo mío aquí”. Helen aún recuerda cuando trabajaba en una ferretería pequeña en la ciudad costera de Badagry en su país. “Parece que hace mucho de todo aquello y si hubiera sabido lo difícil que está aquí la cosa no sé que hubiera hecho”.

Helen ha venido con el propósito de instalarse para ayudar a su hermano Mawi de veinte años que reside actualmente en Sevilla. “Mi hermano está en una residencia y yo vivo con mi primo que me ha buscado este trabajo donde el va cada día a cargando camiones. Tengo que ir trabajando y a ver si encuentro algún contrato para quedarme con el”.

Helen hace una jornada en la feria de dos de la tarde cuando empiezan las comidas a las cinco de la mañana que es cuando se inicia el cierre de cocina. Casi quince horas entre fogones y humedad con apenas la comodidad de una silla de madera. “La gente come a todas horas y beben muchísimo”, dice con una media sonrisa a Público. “Solo espero encontrar mi sitio aquí y no volver a Mauritania aunque prefiero no trabajar nunca más en la feria”. El sueldo de Helen, en negro, ascenderá tras quince horas diarias de trabajo a 840 euros.

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Mar 02 May, 2017 8:54 pm

Imagen

Día Internacional del Trabajo
'A las mariscadas': Las redes se mofan de los sindicatos en el primero de mayo

Cuarenta años después de su legalización, los sindicatos vuelven a salir el Primero de Mayo a la calle para exigir a la patronal un pacto salarial y al Gobierno la derogación de las reformas laborales, que permitan tener salarios y empleos dignos.

Bajo el lema "No hay excusas. A la calle", los principales sindicatos, UGT y CCOO, han convocado 73 manifestaciones en todas las capitales de provincia y ciudades españolas más importantes para reivindicar empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y más protección social.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, respectivamente, encabezan la manifestación de Madrid, que discurrirá desde la Plaza de Neptuno a la Puerta del Sol, donde terminará con la lectura de un manifiesto.

Entre sus reivindicaciones, ambos líderes instan a la patronal a que se siente a negociar para cerrar cuanto antes un pacto salarial para 2017 y, de lo contrario, amenazan con una mayor conflictividad laboral.

La fecha de hoy y la manifestación de los sindicatos no han pasado desapercibidas en las redes, donde muchos usuarios han cargado contra ellos:

4 millones de parados, ¿y los sindicatos? MANGANDO

Mensaje por Invitado » Mar 17 Ene, 2017 3:52 pm

Imagen

INCLUIDO EL SECRETARIO GENERAL
Seis detenidos de UGT-Asturias por la gestión de los fondos de formación

Seis cargos y exdirigentes de UGT Asturias, entre ellos su anterior secretario general, Justo Rodríguez Braga, han sido detenidos y trasladados a la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo por su presunta responsabilidad en la gestión irregular de fondos destinados a la formación para el empleo.

Entre los detenidos se encuentran también dirigentes de la delegación del Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) en Asturias y de la empresa Iniciativas para la Formación en Asturias (INFASTUR S.L.), que están vinculados al sindicato.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, las detenciones se han llevado a cabo en distintos puntos del Principado a primeras horas de la mañana coincidiendo con el registro que agentes de la Unidad Operativa Central de la Guardia Civil han llevado a cabo en la sede regional de UGT, en el centro de Oviedo.

En este edificio los agentes han registrado las sedes sociales de UGT de Asturias, de INFASTYUR e IFES.

Los registros se han llevado a cabo con el apoyo de la Comandancia de Oviedo por orden del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, al amparo de las diligencias que tiene abiertas por las presuntas irregularidades en la gestión de las subvenciones para Formación del sindicato.

Los detenidos han sido trasladados a la Comandancia de Oviedo donde se practicarán las diligencias pertinentes y, al término de las mismas, pasarán a disposición judicial, aunque según el Tribunal Superior de Justicia, no se puede precisar el día concreto en el que lo harán.

UGT ha asegurado hoy que "siempre" ha actuado de acuerdo con la legalidad vigente y que está dispuesta a colaborar con la justicia en todo lo necesario tras el registro de su sede en Asturias.

En un comunicado, el sindicato pide que la investigación se realice con celeridad "para no seguir poniendo en entredicho, durante más tiempo" su labor en materia de formación y que se aclare "cuanto antes y de manera definitiva" su correcta actuación en la impartición de los mismos a la vez que subraya que UGT es la primera perjudicada "hasta que no se despejen todas las dudas".

La Fiscalía denunció en 2015 al sindicato en Asturias ante el juzgado por la supuesta actuación fraudulenta en materia de subvenciones públicas llevada a cabo a través de su fundación, el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES).

La denuncia respondía a la investigación de la Guardia Civil que, desde 2014, investigaba a UGT de Asturias por presuntos delitos contra la Hacienda Pública (desvío de fondos para las subvenciones) y falsedad documental.

Re: 4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Assia » Lun 02 May, 2016 1:54 am

Ayer, lei la entrevista a este Sr. y aun no comprendo como se puede ir a votar por 1 partido tapandose la nariz para no oler '' la presunta corrupcion'' que hay votando al mismo partido politico que ya no es ni lo que fue cuando lo fundo Pablo Iglesias. En mi opinion, es 1 opinion personal, con su voto este Sr. no demuestra lealtad al paritido socialista obrero espanol,solo da su voto para mantener 1 partido politico ''lleno de presuntos corruptos.''
Assia

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Dom 01 May, 2016 3:05 am

Imagen
“Llevo 30 años sin levantar el puño”, dice el histórico líder sindicalista, de 88 años. Detrás, en su casa, un cuadro con él de joven y una fotografía antigua de su hijo Nicolás, que siguió sus pasos en el PSOE.


NICOLÁS REDONDO REAPARECE EL 1º DE MAYO
“VOY A VOTAR CON LA NARIZ TAPADA”

El último gran sindicalista vivo recibe a ‘Crónica’ en su casa. Ex dirigente de UGT y del PSOE, paralizó la España de su amigo Felipe con tres huelgas masivas. Hoy, 1º de mayo, tiene 88 años, la medalla de la Legión de Honor francesa y anda con bastón. Ha visto el “declinar” de España y culpa a la izquierda: “A veces no sé en qué partido estoy”


Han pasado 22 años desde que, por última vez, una palabra suya paralizó a España entera. Algunas mañanas, cuando, apoyado en su bastón, baja las empinadas escaleras de su estrecho piso en Portugalete (Vizcaya) y se sienta en el bar de siempre a leer los tres periódicos que compra todos los días, se le acerca alguien y le pregunta:

—Oye, Nicolás, ¿te acuerdas de mí, de La Naval?

«Y yo disimulo, y hago como que sí, como que me acuerdo…».

El anciano de 88 años, de andar dificultoso y heridas políticas abiertas, es Nicolás Redondo Urbieta, el último gran sindicalista vivo tras la muerte de Marcelino Camacho. El primer liberado de España. El obrero que resucitó a la Unión General de Trabajadores (UGT) durante la dictadura y después se enfrentó, orquestando tres huelgas generales, a las «políticas neoliberales» de su propio partido, el PSOE.

En vísperas del Día Internacional de los Trabajadores, el hombre de camisa de cuadros y jersey azul, ojos pequeños y vivísimos, recibe a Crónica tras mucha insistencia. «Cuando me invitan a alguna cosa, siempre les digo: Voy, pero no hablo, ¿eh? Cuando uno marcha, marcha».

Lo dice sentado, muy derecho, en la mesa de comedor de su pequeño salón. Es una casa humilde, clavada a la de cualquier trabajador medio de los astilleros de La Naval. La compró a plazos hace 50 años y apenas ha cambiado nada desde entonces. Sólo la televisión y una librería, aún medio vacía, que le ha colocado su hija, llena de títulos de novela negra. Los devora.

«Aquí venía a detenerme la Guardia Civil. Mi mujer, Nati [murió hace dos años], se asustaba y tiraba la propaganda por el patio», cuenta riendo. Presiden el salón las fotos en blanco y negro de la comunión de sus hijos, Nicolás (ex líder del Partido Socialista en el País Vasco) e Idoia. Pero, aunque lo parezca, este sexto piso de una callecita inclinada a cinco minutos de la Ría, no es igual que los demás del barrio. En sus paredes lucen la medalla de la Legión de Honor francesa y otra decena de placas con el nombre de su dueño. Como si necesitara recordar lo que un día fue; agarrarse a la España ilusionada que él contribuyó a agitar. Antes del desencanto.

Hace años que Redondo no hace muchas cosas. Una de ellas es levantar el puño. Cuando el fotógrafo se lo pide, accede, musitando: «Esto ya está pasado… Llevo sin levantarlo 30 años». Su mueca pone imagen a lo que él llama «el declinar» de España.

—Usted se afilió al PSOE en 1945, cuando tenía 18 años. Si hoy los tuviera, ¿volvería a hacerlo?

—Ha habido personajes magníficos: Pablo Iglesias, el fundador, era extraordinario; Largo Caballero hizo cosas que parecían inimaginables; Indalecio Prieto luchó por una España laica, republicana y autónoma…

—¿Y ahora…?

—Ahora no estaría muy entusiasmado si la referencia socialista es a la que estamos asistiendo. Yo le voy a decir una cosa [se da unos segundos]: sigo votando socialista, pero yo, y muchos, hace ya tiempo que vamos a votar al PSOE sin ningún entusiasmo.

Después dirá: «Yo voy a votar al PSOE tapándome la nariz». Aunque, a continuación, pedirá que no se haga un drama de ello; no quiere que le sacudan… Pero al último sindicalista histórico no siempre le da resultado el esfuerzo de domar la lengua. Su sensación amarga, también hacia los suyos, suena a la del joven que no ve ningún futuro cuando mira a su alrededor. Sólo que cuando él nació (1927) se estrenó la primera película sonora de la historia y Trotski era expulsado del Partido Comunista. Sólo que él a los 18 años no veía Juego de tronos por internet, sino que repartía propaganda a favor de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial.

—¿Qué ha pasado con España?

—El declinar, es el declinar…

Y, detrás, una lista larga: «No hay vigor, no hay debate, no hay ilusión…». «Me queda el consuelo de que el presidente del Congreso [Patxi López] es de aquí al lado, de la calle Coscojales». Y se ríe con sorna.


LOS PRECARIOS. Un cuadro en el pasillo y un cenicero en la cocina con las dos manos blancas estrechándose pintan las siglas de la Unión General de Trabajadores en la solitaria casa de Nicolás Redondo. El sindicato lo dejó en 1994. Llevaba más de 20 años con la batuta, tenía 67 y se jubiló. De aquella época, dice, le quedan «pocos amigos», como Enrique Múgica (militante socialista y ex defensor del Pueblo) y Pablo Castellano (compañero suyo en el PSOE y la UGT). Se mandan cartas, recortes de prensa. A veces quedan a tomar «un txikito», a comer. Tiene una cabeza envidiable y un humor a prueba de todo. Pero el cuerpo se resiente.

—¿Cómo hemos llegado a esto?

—Hemos llegado a esto con la malhadada frase de «Más vale un precario que un parado». Eso lo decían socialistas y la gente les aplaudía a rabiar. Esa filosofía nos ha llevado adonde estamos. Hemos dejado por el camino bastante idealismo, bastante socialismo.

El hemos es en boca de Redondo la familia socialista. Su brazo político, el PSOE, y su brazo sindical, UGT. Sus «desavenencias» con el PSOE de González rompieron con esa unidad. Y dolió.

Porque ya su padre, Nicolás Redondo Blanco, era socialista. Y, por él, creció socialista. En Francia Nicolás hijo fue niño de la guerra a los 10 años —todavía lee revistas en francés— y, de vuelta, a los 14, entró en La Naval, igual que la mayoría de chavales de la margen izquierda de la Ría. Como aprendiz de ajustador, se movía entre los barcos que fabricaban para Cuba; después sería oficial de administración. Aprobó un año de náutica, pero lo dejó. Su pasión era otra: «Hacer sindicato, cambiar las cosas».

Lo detuvieron por primera vez en 1951, con 24 años, por hacer propaganda. Estará hasta ocho veces entre rejas; también desterrado en Las Hurdes. «Lo peor eran las comisarías», dice. «Nos alegrábamos cuando de allí nos trasladaban a la cárcel». En La Naval participó en su primer Primero de mayo, año 1947: «La primera huelga de masas».

Cuando, tras 31 años, le echaron del astillero por faltar más de tres días al trabajo, su abogado en el juicio fue Felipe González. Y cuando, dos años después, en el Congreso de Suresnes, el partido quiso nombrar a Redondo su líder —era el principal dirigente de UGT y el responsable de la secretaría política del PSOE—, se negó y propuso al andaluz. «Si me hubieran elegido a mí no habríamos llegado al Gobierno. Felipe fascinaba a la gente». Con él se convirtió en diputado y festejó el triunfo socialista de 1982. Nunca imaginó que lo primero que haría su partido sería aprobar «medidas fuertemente regresivas, como, en 1984, la primera reforma del trabajo». En 1985 se abstuvo en la votación de la Ley de Pensiones. Dos años después votó en contra de los presupuestos generales del Estado, y renunció a su escaño.


Imagen


Las huelgas que, con CCOO, le organizaría a González en 1988, 1992 y 1994 no fueron comprendidas por un presidente que —dice— entendía que UGT debía «asumir todas las decisiones del Gobierno». Unos tienen otra versión: el sindicalista, afirman, quería más poder. Otros creen que fue consecuente. Él, entre sus retratos de joven, erguido y lúcido sobre una antigua silla de madera y enea, constata que «Felipe» no fue el único traidor.

«Hubo 30 años gloriosos de la socialdemocracia en Europa, a partir de 1945: había salarios dignos, un mercado libre pero más controlado, las prestaciones sociales pertinentes… Todo eso se ha diluido. Vinieron Thatcher, Reagan… Y desde entonces la socialdemocracia ha ido desapareciendo, lleva 30 años en el más clamoroso silencio. ¿Por qué tenemos que aplicar sin más las decisiones de Bruselas, que además están generando más pobreza y xenofobia? La clase obrera existe: es la clase media que se está proletarizando. Y nadie dice nada».

Tampoco el PSOE.

—¿Qué es hoy el PSOE?

—Yo soy un defensor a ultranza de los partidos políticos, porque son una expresión genuina de la democracia. Pero ahora son muy piramidales. Hay poco debate permanente y el secretario general tiene potestad absoluta.

—En el PSOE sí hay debate… Se ve todos los días en los medios.

—Pero son debates banales, me parece a mí… Si el 26-J va a haber elecciones, estoy deseando ver su programa. Porque lo que veo siempre es campaña, y la gente lo que quiere saber es qué va a hacer con los grandes problemas de la sociedad. Me temo que el PSOE no tiene programa. Yo no le veo ninguno.

—¿Y cuáles son los grandes problemas?

—Leí el otro día que el Ayuntamiento de Madrid ha hecho un mapa sobre las viviendas: la diferencia entre los barrios ricos y los pobres son dos años de esperanza de vida. Las diferencias sociales son cada vez más aberrantes y aquí parece que no existe nada de eso.

—¿Y qué opina de Pedro Sánchez?

—Primero, pleno respeto a su persona. Ha trabajado mucho y está trabajando, no ha parado. [Silencio]. Pero creo que en algunas situaciones ha banalizado demasiado. Yo le he oído decir: mi referencia es Felipe, mi referencia es Zapatero, es Patxi López, es Rubalcaba, son Manuel Valls y Hollande, que dicen a su vez que su referencia es la reforma laboral del PP. Uno no se puede congraciar con todos... ¿Sabe lo que falta?

—¿Qué?

—Faltan ideas claras. Uno a veces no sabe en qué partido está.


Imagen
EL BODEGÓN DE UGT. Las manos de Nicolás, en la mesa de su cocina, con un cenicero de la UGT que dirigió durante 23 años. En el estrecho piso de Portugalete las paredes están repletas de placas al “camarada” Redondo.


RELOJES CAROS. El hombre del bastón, que anota en una libreta con bolígrafo rojo las lecturas que le interesan, pasa sus días en Portugalete, pero también suele viajar a Madrid. Allí tiene un apartamento en el centro —cerca del mercado de San Miguel— y un despacho en la Escuela Julián Besteiro, perteneciente a UGT, donde recibe «correspondencia» e «invitaciones». El sindicato también le ha mantenido una secretaria, que está disponible para él un par de días a la semana.

—¿Usted tiene relojes de 25.000 euros, como Cándido Méndez?

—Yo no, yo no. Eso no se lo pregunté nunca pero no me lo llegué a creer… Con el sindicalismo hay cierta exageración. Es difícil trabajar cuando dejas el sindicato. Yo me jubilé, pero otros se fueron al paro.

—¿No se hizo rico?

—No, para eso tienes que desearlo… A veces alguno me dice: «Qué tonto fuiste». Pero yo no habría podido, no. Yo venía además muy marcado por mi padre.

El tono lo mide mucho cuando habla de UGT. El sindicato acaba de emprender una nueva etapa: se ha despedido de Cándido Méndez, el hombre que tomó las riendas de la organización tras su marcha, hace 22 años. Redondo dice sentirse esperanzado con el nuevo líder, Pepe Álvarez: «Es muy crítico».

—Hoy es 1 de mayo, pero España no va a salir en la calle como en su época…

—Los sindicatos han estado demasiado imbuidos en esa especie de negociación a ultranza que no conducía a nada. De la concertación han hecho un fin, cuando es un medio, y tú como sindicato vales por los logros que alcances. El sindicato es institución, ¡pero también es contrapoder obrero, oiga!

—También han tenido corrupción: los ERE de Andalucía, las cajas de ahorro, sindicalistas cobrando 300.000 euros al año…

—Está mal, y ha habido falta de control... Estamos bastante mal y yo soy escéptico. No sé si Podemos lo va a poder enderezar…

La nueva criatura no le asusta. Sus elogios a Podemos se diferencian de las críticas que Pablo Iglesias y su partido reciben de buena parte de la vieja guardia socialista. «Son la respuesta a una situación muy concreta. Si los partidos tradicionales lo analizaran, deberían ser sensatos y asumir la responsabilidad que les corresponde. (...) Aquí ha habido cosas tremendas: desigualdad, desahucios, un reparto y un compadreo entre unos y otros que ahora intentan superar con salidas de tono. Jamás diré que PP y PSOE son iguales, pero sí ha habido complicidad en muchos casos. Así que surge esto [Podemos], y yo me alegro».

—¿Son populistas?

—Estos ni son antieuropeos, ni de extrema derecha, ni xenófobos, como en el resto de Europa. No me encanta Pablo Iglesias, pero reconozco una realidad. Parece que hay que decir que son un peligro para la democracia...

—¿No lo son?

—Yo creo que no.

A él, al vasco a quien llamaban «español» con desprecio y que se jugaba el tipo para reivindicar la Constitución, lo poco que le disgusta de Podemos es la defensa del derecho a decidir. Le preocupa mucho y se ve. «La igualdad debe existir entre hombres y mujeres, pero también entre un ciudadano de Murcia y otro de Cataluña». El nacionalismo, añadirá, es «una especie de enfermedad, como la tosferina de los niños». ¿Y Arnaldo Otegi? Alguien que no muestra «ningún lamento» por «justificar el terrorismo, que ha matado a casi mil personas».

¿La política? El lugar adonde entra la gente «con aspiraciones de intentar vivir lo mejor posible, y si se montan en el caballito del tiovivo ya no se quieren bajar». «La política... Era otra cosa».

Después de la siesta, Nicolás suele ver la tele. En la era de los tuits, no tiene redes sociales ni navega por internet. Maneja un móvil sin conexión y habita una casa llena de recuerdos, de cuando «el pueblo estaba ilusionado». Su nieto no parece que vaya a seguir la saga socialista de los Redondo; tampoco su nieta. España ha cambiado ante los viejos ojos del sindicalista. Aunque aquí, en su casa, el tiempo parece haberse detenido. Riendo, cansado, se despide...

—¿Cómo se mantiene tan bien?

—Hace poco el médico vino a tomarme la tensión a casa. ¡Cinco años de vida me dio el cabrón!


EL MUNDO. CRONICA. DOMINGO 1 DE MAYO DE 2016

4 millones de parados, ¿y los sindicatos?

Mensaje por Invitado » Vie 15 Abr, 2016 2:04 pm

Imagen

UGT y CCOO no se cortan: gambas y copas en la Feria de Abril

Los sindicatos CCOO y UGT siguen teniendo casetas en la Feria de Abril de Sevilla pese al escándalo protagonizado por este último, que pagó una mariscada con barra libre incluida con cargo a la Junta de Andalucía en el año 2010. Fuentes sindicales aseguran que, al menos, UGT ya no realiza esa tradicional comida y que todo aquel afiliado que quiera consumir tiene que abonar la cantidad correspondiente.


Hace cuatro años, un escándalo mayúsculo salpicó a UGT. Por aquel entonces, se conoció que el sindicato había pagado en 2010 una comida con dinero público de la Junta de Andalucía que incluía viandas y barra libre de bebidas alcohólicas. Hoy, UGT mantiene su caseta en la Feria de Abril, pese al escándalo que protagonizó. CCOO también tiene una caseta para este año.

Fuentes sindicales han asegurado a OKDIARIO que, a raíz de la polémica destapada y de las acciones judiciales posteriores, UGT ya no realiza esa tradicional fiesta. Ahora, simplemente se organiza una caseta en la que los afiliados o quienes lo deseen deben abonar la cantidad correspondiente al consumir. No obstante, cabe preguntarse si es lo más acertado que los sindicatos se adjudiquen una o varias casetas tras el caso de 2010.


Imagen


“UGT tenía una costumbre, como otras empresas, de celebrar una cena con los trabajadores de la organización, que consistía en distintos pinchitos de tortilla, de lomo con patatas, algún pescado, las gambas típicas de Sevilla y ninguna copa. Si alguien quería tomarse alguna, la pagaba de su bolsillo”, explicaba el que en 2014 era líder de UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, que acabaría dimitiendo por el escándalo de las subvenciones. Por aquel entonces, el líder del sindicato justificó los gastos como “jornada institucional de trabajo”.

No obstante, que cada uno pagaba las copas de su bolsillo es una versión que no coincide con la de algunos de los trabajadores del sindicato, que reconocieron que eran los líderes de UGT los que les proporcionaban tickets para consumir bebidas alcohólicas. Quien sustituyó en funciones a Fernández Sevilla tras su dimisión, Manuel Ferrer, calificó de “anecdótico” el escándalo y aseguró que “realmente tampoco era una mariscada, eran unos langostinos”.


Imagen


En ese sentido, el actual secretario general de UGT, José María Álvarez, aseguró hace unos días que UGT Andalucía ha asumido “como nadie” la responsabilidad política ante casos que “ya están en los juzgados”, en referencia a las presuntas facturas irregulares de subvenciones públicas y el caso de los cursos de formación.

“Este sindicato y UGT-A han tomado medidas, no en este congreso sino inmediatamente cuando salieron los temas, como no ha hecho ninguna organización en este país. No hemos esperado a un congreso, la dirección de UGT-A son compañeros que no tenían responsabilidad en aquel momento. Antes de que haya ninguna justicia, nosotros políticamente ya hemos tomado las decisión que había que tomar”, explicó.

No obstante, no sólo los sindicatos mantienen casetas en la Feria de Abril de Sevilla, sino también numerosos partidos políticos, entre ellos el Partido Socialista, el Partido Popular, el Partido Andalucista y el Partido Comunista de España (PCE).


“No basta con cambiar al secretario general”

Desde la Unión Sindical Obrera (USO) siempre han criticado la gestión de UGT y CCOO en Andalucía. “En tiempos pasados recientes, esos sindicatos se apropiaron de recursos ajenos y optaron por el despilfarro“, explican. USO señala que “la corrupción en la que estaban metidos les ha llevado a hacer un reajuste” y espera “que cambien el rumbo”, pero asegura que UGT “ha dejado el sindicalismo herido de muerte”

“Nos consta que ha salido un cambio estructural, pero ahora hay que verlo en la práctica. A UGT le quedan muchos años por delante para saldar su deuda con las administraciones públicas” explican desde USO.

La Unión Sindical Obrera valora el cambio de rumbo, pero insiste en que “no basta con cambiar de secretario general”. USO defiende que “quien mete la mano en la caja tiene que pagar” y sostiene que “hay que exigir a todo el mundo lo mismo”.

Cándido Méndez deja el cargo

Mensaje por Invitado » Dom 06 Mar, 2016 5:42 pm

Imagen

Cándido Méndez deja el cargo tras cuatro décadas viviendo del sindicato

Dice luchar por los obreros, pero no pertenece a la clase trabajadora. Ahora cede la secretaría general después de 22 años en el cargo.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez se despedirá la próxima semana del cargo en el 42º Congreso Confederal del sindicato. Atrás quedan casi cuatro décadas (38 años) viviendo de UGT. En concreto estuvo 16 años en la federación andaluza y los últimos 22 como secretario general de la UGT.

En una entrevista publicada este sábado en Efe, Cándido Méndez dice recordar "buenos y malos momentos" a lo largo de estos últimos 22 años. Eso sí, aclara que sus compañeros nunca le pidieron que dimitiera, ni siquiera cuando el escándalo de los cursos de formación en Andalucía golpeó a la UGT. En la entrevista, Méndez hace balance y defiende la "contundencia" con la que ha actuado la organización ante los casos judiciales que le han salpicado. En cualquier caso, Méndez zanja el tema diciendo que los Ere, los fondos de formación o el caso de las tarjetas "black" de Caja Madrid, que también afectó a ugetistas, forman ya parte "de las sombras" de la organización. No desaprovecha, en cambio, la ocasión para quejarse de la "ofensiva mediática" contra su organización y se remonta a 2003 para cargar contra Aguirre por cuestionar la figura del liberado sindical.

Tampoco se priva Méndez de dar consejos al que sea elegido nuevo secretario general y le recuerda que él tuvo que aplicarse una "dosis de humildad" cuando llegó a la secretaría general. Algo que no le debió ir mal ya que se ha mantenido más de dos décadas en él.

Precisamente, ante las peticiones de primarias que se han escuchado en sus filas, Méndez estima que este tipo de proceso es más aplicable a partidos políticos. "No quiero entrar en ese debate y menos a las puertas de un congreso donde los protagonistas son los 601 delegados", decía, para después defender que el procedimiento de elección de esos delegados, que luego toman las decisiones en el congreso confederal, es "impecable" .

Toda una vida en UGT

Cándido Méndez tenía 21 años de edad cuando hizo el servicio militar. Corría el año 1973 cuando Cándido Méndez Rodríguez sirvió en la Compañía de Operaciones Especiales (COE) en Ronda, Málaga. "Durante mi etapa de recluta fue asesinado Carrero Blanco. Aquel día lo recuerdo muy bien. Nos acuartelaron por la mañana y nos dieron paseo (es decir, pudimos salir a tomar unas cervezas) por la tarde". Aunque "renegábamos entonces del servicio militar, ahora, cuando nos juntamos los que compartimos la experiencia de la mili, acabamos, con cierta nostalgia contando historietas del caqui", recuerda el líder ugetista en una entrevista concedida hace años al diario El Mundo.

Pese a todo, a Cándido Méndez le gusta decir que fue una etapa "dura", la del servicio militar, entre otras cosas, dice, llegó a "ejercer" como maestro y aprendió a esquiar. Eso, al menos, fue lo que dijo durante los actos de celebración del décimo aniversario de la supresión del servicio militar obligatorio. Lo que no aclaró fue qué le resultó más duro si esquiar o ejercer de maestro.

Lo cierto es que cuatro años después de abandonar "el caqui" ligó profesionalmente su carrera a UGT. Desde entonces han pasado 35 años en los que ha vivido de y para el sindicato hasta nuestros días. Los primeros 16 años, desde el sindicato en Andalucía y los 22 restantes como secretario general de la UGT. "¡Viva la lucha obrera!" gritaba este primero de mayo -como todos- Cándido Méndez. En cambio, el secretario general de UGT, apenas tuvo cuatro años para ejercer antes de comenzar a escalar en las estructuras del sindicato.

Arriba