Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Lun 26 Oct, 2020 1:53 am

Imagen

Mala mujer mala

Corinna no quiere que se la compare con Wallis Simpson o con Meghan Markle. Claro que no, qué más quisiera

Mariángel Alcázar

Dice Corinna, nacida Larsen, ascendida a princesa Zu Sayn-Wittgenstein , y fracasada aspirante a señora Borbón , que no hay derecho que la comparen con Wallis Simpson , la mujer que hizo perder el trono de Inglaterra a Eduardo VIII , o con Meghan Markle , la actriz que no supo interpretar el papel de duquesa de Sussex . Primera contradicción, pues defendiendo su papel de enamorada desinteresada, otorga a las otras dos mujeres el de arpías capaces de hacer de sus hombres unos peleles. No, nuestra Corinna, que lo es porque hay que ver como nos esta complicando la vida, es una dulce paloma que sólo buscaba el amor y se ha encontrado con una conspiración y 65 millones de euros en el bolsillo. Tiene razón cuando afirma que, por lo general, siempre se defiende a los hombres cuando, al lado de una mujer, cometen tonterías a quien acaba culpabilizándose de los desatinos.

No serían las responsables, pero si los detonantes. Eduardo VIII era un frívolo a quien le venía grande el puesto de rey y de buena se libraron los ingleses porque sus veleidades fascistoides les hubieran llevado al desastre o quien sabe si a toda Europa si, aliándose con Hitler hubiera cambiado el curso de la historia. Eligió casarse con Wallis Simpson cuando su primer ministro, Stanley Baldwin , le comunico ( lo explicó en sus Memorias), que el consejo de ministros no autorizaba su boda, así que él mismo. Porque eso es lo que hacen los jefes de gobierno en las monarquías parlamentarias velar porque los reyes, que lo son por herencia familiar, se sometan de algún modo a la soberanía popular.

Al joven príncipe Enrique nadie le impidió casarse con Meghan Markle , finalmente tenía que pasar una catástrofe que acabara con la vida de su padre, de su hermano y de sus tres sobrinos para que se le presentara la ocasión de llegar al trono. Quizá fue él quien le dijo a Meghan: ”Tranquila, actúas un ratito de princesa y luego, nos vamos” y es verdad, que ella hizo el papel pero no tuvo nada que ver en la espantada. En cualquier caso, tanto Wallis como Meghan tuvieron en su mano haber dejado a sus hombres cumplir con su deber. Tanto Eduardo como el biznieto de su hermano Jorge, disfrutaron hasta sus respectivas bodas de una vida de privilegios y si algo de democrático tiene el sistema monárquico es que los miembros de las familias reales se deben a la ciudadanía que les otorga una posición de privilegio. No se puede escapar, lo siento.

Y volvamos a Corinna. Claro que no se la puede comparar con Wallis y Meghan; éstas hicieron salir a sus hombres del círculo real pero también les acompañaron en su nuevo destino plebeyo, pero mi Cori pretendía entrar y con todos los honores, para convertir la Corona de España en su cortijo. Si de verdad estaba tan enamorada del rey Juan Carlos lo que debía haber hecho es haberle influido para dejar el trono y refugiarse juntos en una granja de ovejas de Nueva Zelanda. Una vida sencilla y anónima en la que seguir haciendo barbacoas.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Sab 10 Oct, 2020 2:22 am

Imagen

Corinna Larsen, una fabuladora a lo 'Corinnita la fantástica'

Tras varios lustros paseándose por el mundo como la princesa que en realidad no era, la ex amiga de Juan Carlos I trufa con medias verdades y mentiras el relato de su venganza.

EDUARDO ÁLVAREZ

Explican los psicólogos que la mitomanía es un trastorno del comportamiento de personas que mienten de forma compulsiva con el fin de lograr la aceptación de los demás. Resulta especialmente grave cuando uno acaba por creerse sus propias mentiras, incapaz de distinguir el polvo de la paja.

De medias verdades, que acaban siendo tan dañinas como las mentiras, parece que algo sabe Corinna Larsen, de nuevo en el candelabro como decía aquélla por su explosiva última entrevista.

Mucho hay de embuste en su biografía. La peligrosa ex amiga del Rey Juan Carlos nada tiene que envidiar a Antoñita la fantástica. Antes de convertirse en una celebridad tras hacerse pública su escandalosa relación con nuestro anterior Jefe del Estado, había disfrutado las mieles que le proporcionaba ir por el mundo con una etiqueta de princesa que no le correspondía.

Imagen
Corinna en la comitiva del Rey

Ahí empieza la gran fabulación, la extraordinaria capacidad para estirar una media verdad que era una media mentira o mentira entera. En el año 2000, Corinna Larsen -su apellido de soltera- se había casado en segundas nupcias con el príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein, perteneciente a una de las rancias dinastías del Sacro Imperio. A pesar de que la boda no contó con el consentimiento de los padres del novio, se da por bueno que Corinna fue elevada a la dignidad de princesa consorte.

Sin embargo, el tormentoso matrimonio duró menos que un azucarillo antes de disolverse y el divorcio de la empresaria y el aristócrata llegó en octubre de 2005. Desde ese mismo momento, dejó de ser princesa. Y perdió todo derecho a recibir el tratamiento de Su Alteza Serenísima (SAS). Pero se siguió paseando como si lo fuera, al menos hasta 2017, cuando LOC publicó que no tenía derecho a usar ni el título ni el tratamiento, algo de lo que se hicieron eco muchos medios internacionales. Desde junio de 2019 ni siquiera mantiene el apellido de casada Sayn-Wittgenstein-Sayn porque Casimir volvió a casarse, esta vez con la modelo Alana Bunte.

Dado que no era un personaje público, en sus documentos constaba tan aristocrático apellido y sus ocupaciones laborales siempre se movían en un terreno de máxima discreción y confidencialidad, pudo moverse muy bien y acceder a ambientes más que exclusivos en los que una princesa tenía medio camino andado sin que nadie se preocupara por indagar en si lo era o dejaba de serlo. No necesitaba Corinna presumir de sangre azul. Le bastaba con que los demás la saludaran y aceptaran como tal.

El castillo de naipes se derrumbó cuando salió a la luz el gran escándalo que había protagonizado junto a Don Juan Carlos y cuando se supo que dejarse tratar como Su Alteza Serenísima era como mínimo un engaño. Entonces, hasta en la Corte monegasca la repudiaron, pasando Alberto y Charlene de tenerla como su sombra a no volverse a dejar ver con ella nunca más.


DONACIÓN MILLONARIA

Claro que las penas con pan son menos penas. Y, como ahora sabemos, para entonces Corinna ya disponía al menos de los 65 millones de euros que, dice, le regaló como gesto de amor Don Juan Carlos.

Corinna Larsen está en el punto de mira de la Fiscalía suiza, que la investiga por posible blanqueo de capitales o delito fiscal. Nada dice de ello a pesar de la locuacidad que demuestra en sus últimas entrevistas. Pero sí dispara contra todo y contra todos, lo que le lleva a contar no pocas mentirijillas y a soltar disparates. Son tantos los cambios de versiones que viene ofreciendo desde su entrevista a ¡Hola! en 2013, cuando proclamaba su "profundo respeto por el Rey [Juan Carlos] y por el Príncipe Felipe" que es difícil no caer en contradicciones. Por cierto que soltaba maravillas de la Familia Real en la Biblia del corazón a pesar de que, según la película policiaca que ahora cuenta, acababa de ser sometida a gravísimas amenazas.

Se muestra Corinna como una mujer de tan gran corazón que también sostiene que, pese a la horrible operación de matones del CNI, con allanamientos de morada incluidos y amenazas de muerte a su propio hijo, todo para defender al ex Rey según su versión, no dudó en volver a recibir en la intimidad de su casa y de lo más amigable a Don Juan Carlos para hablar de los viejos tiempos y a saber de qué más. Todo muy coherente.

La Historia de España no es desde luego el punto fuerte de Corinna, aunque haya pasado tan largas temporadas aquí. Dice, por ejemplo, que "Juan Carlos tenía con Franco una relación de padre-hijo y que los valores transmitidos perviven". Es bien cierto que el entonces Príncipe estuvo tutelado por el dictador tras el acuerdo con Don Juan por el que pudo venir a estudiar a España. Y, con los años, sí se forjó una relación de respeto. Pero desde luego no fue paternofilial, entre otras razones por el carácter del Caudillo. Sobre los valores, debiera extenderse algo más Corinna si quiere hacerse entender. En lo político, Don Juan Carlos fue tachado de "traidor" por los franquistas al poco de llegar al Trono, porque todos sus pasos en la Transición se dirigieron a desmontar el tinglado de la Dictadura. A la ex princesa nuestra Constitución debe de parecerle de chichinabo y poco democrática. Y en cuanto a los valores de otra índole, la misma relación de Don Juan Carlos con ella, y con tantas otras mujeres, ya dice mucho de lo poco que ha influido personalmente en él el Dictador.

Otros disparates como asegurar que Franco orquestó la boda de Don Juan Carlos y Doña Sofía en 1962 confirman lo mucho que se gana a veces con la boca cerrada. Como si al Caudillo le hubiera hecho gracia aquel enlace. Incluso da por bueno el falso mito de que los Borbones pasaron "privaciones" durante el exilio, cuando está más que documentado que Don Juan y su familia pudieron vivir desahogadamente gracias, por ejemplo, a la herencia de la reina regente María Cristina.

Tira la piedra y esconde la mano también Corinna cuando da por buenas las desinformaciones de medios como The New York Times que en su día la pifiaron publicando que la fortuna de Don Juan Carlos rondaba los 2.300 millones de dólares. Desconocemos por desgracia los españoles cuánto dinero tiene el ex Rey. Pero lo que sí sabemos es que el prestigioso diario norteamericano se columpió cuando se hizo eco, en el típico corta y pega, de una noticia de Forbes que había hecho un cálculo de los dineros reales atribuyendo al Monarca la propiedad del Palacio Real y de todos los bienes de Patrimonio Nacional. Casi nada.

Es igualmente falso, como demuestran los hechos, que la Familia Real urdiera una trama para implicarla a ella en el caso Nóos con tal de defender a la Infanta Cristina. Si ella salió a relucir en el asunto fue gracias a la concienzuda investigación de la Fiscalía y de un juzgado de Palma, y a revelaciones también de medios de comunicación. Luego ya soltó perlas sobre ella el socio del ex duque, Diego Torres, de las que Corinna podría decir algo. Y, en fin, afirma cosas de otros temas como el carácter de Doña Letizia que invitan a pensar que tiene no poca inclinación a maquillar la realidad.

También dice verdades, claro. Lo malo es que filtradas a su estilo conforman un relato demasiado irreal. Ya lo dijo Machado:"¿Dijiste media verdad? Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad".

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Sab 10 Oct, 2020 2:14 am

Imagen

Nastassia Adkins, la hija de Corinna que fue del barco con los Fanjul al gimnasio de Nueva York

Intenta llevar una vida discreta alejada de su madre. En los años de relación con Don Juan Carlos, disfrutó de unas prácticas en Madrid, aunque no recibió regalos millonarios


Nastassia Adkins (28) nunca trató al Rey Juan Carlos como a un padre, ni se encariñó tanto con él como al parecer sí hizo su hermano Alexander, que es tan protagonista del caso Corinna como la propia ex princesa. Sin embargo, sí hubo un tiempo en el que la hija mayor de la ex amante, nacida de su primer matrimonio con el empresario británico Philip J. Adkins, contó con el favor del Rey Padre, aunque se futuro profesional está ahora muy alejado de su pasado de una niña rubia educada como una princesa.

Digna hija de su madre, Corinna se encargó de que su primogénita tuviera la mejor formación. Nastassia, que habla con fluidez español, inglés y alemán, realizó sus estudios escolares en la Academia Deerfield. Antes de comenzar la universidad, ya había hecho prácticas en Christie's y en Tencent Inc. Además, con 18 años, tal y como contó ABC, realizó otro periodo de beca en el Museo del Prado, donde pasó tres meses haciendo traducciones del inglés al español. De ahí, a la Universidad de Columbia, donde se licenció en Arte y Empresariales para realizar, finalmente, un máster en Comunicación y Relaciones públicas en la Universidad de Nueva York que terminó en 2019.


PASADO BORRADO

Con los contactos de su madre y ese currículum, Nastassia podría haber elegido qué vida vivir. Sin embargo, parece que escogió la de la discreción y el sueldo medio en lugar del destino de altos vuelos al que pudo optar. Tal y como ha sabido LOC, Nastassia reside en Nueva York, donde compagina su trabajo en la empresa de comunicación Sharp Think con otro en un gimnasio especializado en spinning. En su Linkedin, Nastassia ha borrado su paso por España y el Museo del Prado.

El presente de la primogénita de Corinna es bien distinto al de su hermano, que contó con un tratamiento casi fraternal del Rey Padre. Por su décimo cumpleaños, Don Juan Carlos le regaló el famoso safari por Botsuana en el que se cayó al suelo, se rompió la cadera y España descubrió la realidad de su vida. Además, Don Juan Carlos hizo una donación de 65 millones de euros para el ahora joven, según Corinna, porque no quería que estuviera desprotegido en el futuro.

Aunque con Nastassia tuvo menos trato, parece que Don Juan Carlos también intentó de introducirla en su círculo de amistades, tal y como contó Corinna a Villarejo en una conversación grabada por el ex policía y publicada por Okdiario. "Este verano lo que han hecho ha sido invitar a mi hija al barco de Fanjul con el Emérito", afirma Larsen en la cinta. Se refiere al verano de 2016 cuando, según sus palabras, la joven pasó una jornada en alta mar invitada por su madrina, que tiene relación con los Borbones, en Azúcar, el barco que Pepe Fanjul tiene amarrado en Los Hamptons, apenas a una hora y media del centro de Nueva York.

Corinna mantiene una relación fría con su primogénita, a la que según ella invitaron al barco para que Don Juan Carlos tuviera un acercamiento con la ex princesa. Según su versión, tras la jornada en alta mar, muchos se pusieron en contacto con ella para ver si se había reconciliado con Don Juan Carlos. En cualquier caso, las dádivas a Nastassia son menos generosas que las que recibió Alexander, el hijo mimado del Emérito, cuyo futuro no parece pasar por un gimnasio.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Sab 10 Oct, 2020 1:54 am

Imagen

Según Corinna, Franco no solo fue un robaniños sino también...

EMILIA LANDALUCE


Corinna la está liando bastante con sus entrevistas. Ahora resulta que Franco no solo era un robaniños sino que además también era un frustrador de amores. ¿Y quién era su gran víctima?Juan Carlos de Borbón, que fue obligado a contraer matrimonio con la princesa Sofía de Grecia. En España -se equivoca Corinna al hablar mal de la Reina Sofía- siempre se compadece a la legítima como prueba el apoyo masivo de los españoles a Paloma Cuevas en el episodio de Ponce con Ana Soria.

Una de las cosas que deben de joder al independentista Mainat es haberse convertido en carne de picadillo de los programas del corazón y por ende, en el hazmerreír de todos los españoles que la pasada semana se regocijaron con la aparición de la rusa que llamaba a la puerta de Mainat en el Deluxe. Se cuentan muchas cosas. Que la presunta de Mainat estaba con un escort (lo de puto suena mal a algunos) y que organizaba orgías en la vivienda. Una de las peculiaridades de las cosas de género es la poca compasión que despierta la víctima si es hombre. En lugar de pensar que "pobre" señor, a merced de la ambición de su joven esposa sabedora de que en un previsible divorcio se quedaba sin un duro de la cuantiosa herencia. En fin... No entraremos en estas cosas de guerra cultural.

Lo dicho: justa o injustamente, Mainat y sus rusas (bueno, hay una tártara tarotista) han conseguido opacar el interés de los españoles por el otro tema relevante del verano. Lo de Ponce, como diría Sostres. Es la maldición del que se va con una jovencita. "Se va a reír de ti. ¿Qué vas a hacer con tanta vida entre tus brazos? Se va a reír de ti cuando después de amar... te pida amar de nuevo", cantaba Rocío Jurado. De momento Ana Soria no se ríe de Enrique Ponce. Otra cosa es lo que haga la mujer de Mainat que sigue investigada por presunto intento de homicidio.

Otro caso de los destrozos que pueden hacer las jóvenes en los zorros plateados es Corinna. Es gracioso. Un error de Getty en un pie de foto adelantó el futuro físico de Corinna (tornada en travelón pellejo) que esta semana ha confesado con Inda y Cerdán sus sospechas sobre la fortuna del Rey Juan Carlos que cifra en 2.000 millones. En 2011, una imagen de Getty tomada en la boda de Alberto de Mónaco y la nadadora Charlène Wittstock identificó a la entonces princesa como la vedette Mariluchi Mourreau, entonces más conocida en España que la entrañable amiga. Fue curioso que, dada la avidez de los medios por las anécdotas llamativas en semejante tedio social, nadie reparara en la presencia de la vedette francesa que en realidad era la "bella princesa que triunfaba en España".

La confusión con Mariluchi es bastante injusta, sobre todo porque la vedette es una mujer honrada. Por otro lado habría que recordar que se decía que la trama Gürtel, ese caso que propició la moción de censura de Mariano Rajoy, pagó 600 euros diarios (de 2005) a Mariluchi y a sus colegas Malena Gracia y Rosana Walls por interpretar Las Corsarias, una revista cuyo título poco tenía que ver con Mariluchi pero mucho con Corinna, que ha quedado demostrada como una hábil corsaria. Los detalles que en 2014 ofrecía Público: "En el proyecto tuvieron una implicación directa Álvaro Pérez, El Bigotes -sobrino político del actor Andrés Pajares- y Pablo Crespo, ex secretario de Organización del PP gallego, así como el propio Francisco Correa, que fue al estreno e invitó a un refrigerio al plantel artístico, según el relato del director de la obra. Lo hicieron a través de varias empresas de la red".

Pero volvamos a la corsaria antaño residente, manda narices, en el edificio Estoril de Mónaco. ¿Qué busca Corinna? Ya han leído ustedes en portada el afán de la entrañable (ahora es extrañable) amiga. Si descartamos el chantaje, podría ser la relevancia, malísima opción cuando se aspira a seguir comisionando o asesorando a Charlènne Wittstock. Al parecer hace tiempo ya no trabaja con la princesa monegasca. Tampoco se la ve mediando en otros negocios. La discreción es fundamental en este tipo de cometidos. La corsaria...

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Vie 09 Oct, 2020 10:10 pm


La reina Letizia retratada en declaraciones de Corinna Larsen

Corinna Larsen asegura que conoció a la reina Letizia cuando era princesa de Asturias en 2007 en los premios Laureus, donde coincidió con el rey Juan Carlos y la familia real, entre ellos Felipe VI con Letizia, Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por +++ » Jue 08 Oct, 2020 2:50 am



Corinna: «El viaje a Botswana se preparó a conciencia con tiempo porque Juan Carlos pensaba que había una conspiración»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda


–Eduardo Inda: Todos sus problemas empezaron en Botswana.

–Corinna Sayn Wittgenstein: Sí.

–E. Inda: Dijeron que era una conspiración… ¿Qué piensa usted?

–Corinna: Diría que el viaje de Botswana se preparó a conciencia con tiempo. Y le explicaré, después de describir brevemente cómo se desarrolló todo, por qué Juan Carlos pensaba que había una conspiración y por qué este viaje se usó para llevar a cabo un plan que llevaba preparándose tiempo ya antes de este viaje. El viaje de Botswana no se filtró al público por medios normales ni convencionales, es decir, normalmente un paparazzi hace una foto, o alguien se va de la lengua y de pronto tienes una noticia que explota en los medios internacionales. En este caso el viaje se filtró a propósito, como admitió el mismo general Sanz Roldán. Sus palabras fueron: «Lo filtramos», cuando hablamos aquí en este hotel. No sé si ese plural era un plural mayestático, si quería decir «el general y el CNI», o «el general y miembros de la Casa Real», o «el general y el Gobierno de España». La cuestión es: ¿A quién se refiere ese plural? En cualquier caso, cuando tienes planeado filtrar un viaje concreto, tienes tiempo para inventar una narrativa, y pienso que mientras el avión despegaba en Botswana, estas narrativas preescritas estaban ya imprimiéndose en España. La narrativa que se inventó para mí era sumamente negativa. Me pintaron como una especie de María Antonieta, Lady Macbeth, Wallis Simpson…

–Manuel Cerdán: Y sobre todo porque a usted, si no estoy mal informado, la salida de Madrid después del accidente de Botswana…. ¿La invitaron a irse de Madrid, no? ¿Y el general Sanz Roldán tuvo parte también en esa actuación?

–Corinna: ¿Se refiere al rumor de que me echaron de Madrid y me llevaron hasta la frontera a la fuerza?

–M. Cerdán: Efectivamente. Esa es la pregunta… ¿La echaron o no la echaron de Madrid?

–Corinna: No, para nada. De hecho, creo que la mayoría de los españoles no saben que traje al Rey de vuelta en nuestro avión, en el avión que había alquilado para mi familia. No había plan alguno de repatriación montado para traer al Rey lesionado de vuelta a España. Y nadie estaba preparado en aquel viaje, ni siquiera Eyad Kayali, que tiene una estrechísima amistad con Su Majestad, un hombre poderosísimo y asesor superior del Rey Salman de Arabia Saudí…

–E. Inda: Y también del Rey Fahd.

–Corinna: También del Rey Fahd. No estaba preparado para organizar el vuelo de vuelta. Yo habría optado por una evacuación médica de verdad, porque la cosa parecía bastante grave. Pero no, fuimos nosotros quienes trajimos al Rey de vuelta a Madrid. Como era un vuelo largo, tuvimos que pasar la noche en el hotel Villamagna, donde me quedé con mi hijo y mi primer esposo, y a la mañana siguiente nos fuimos al aeropuerto sin más. Yo me fui a Suiza con mi hijo y Philip a Londres. Nadie nos sacó a la fuerza del hotel. De hecho, no pasó nada de nada. Nos fuimos sin más.

El rumor de que Corinna había sido expulsada de Madrid por la espada de fuego de un Ángel Exterminador surgió de la Casa del Rey y del CNI. Por primera vez la ex de Juan Carlos relata cómo se produjeron los hechos.

También desvela que fue el avión que ella alquiló para desplazarse a la cacería el que repatrió al jefe del Estado hasta España. Se trataba de un viaje privado del entonces monarca, pero Corinna censura que nadie hubiera preparado un plan de evacuación.

Y lo más sorprendente: Corinna revela por primera vez que Juan Carlos viajó a Bostwana con la mosca detrás de la oreja sobre un supuesto golpe de Estado en La Zarzuela para forzar su abdicación en nombre de su hijo.

El accidente y el caso Urdangarin sirvieron para precipitar los acontecimientos. Y para engrasar la operación un garganta profunda de la Casa del Rey o del CNI filtró a los medios de comunicación la presencia de Corinna durante la cacería accidentada de Bostwana. ¿Fue Sanz Roldán? ¿Fue Javier Ayuso, el dircom de Zarzuela?





Corinna: «¿Que si temo por mi vida? La respuesta es ‘sí’»

–Manuel Cerdán: ¿Cree que es usted «un asunto de seguridad nacional» como la calificó el general Sanz Roldán?

–Corinna Sayn Wittgenstein: ¿Mi caso?

–M. Cerdán: Sí.

–Corinna: En absoluto.

–M. Cerdán: Según una declaración de él.

–Corinna: Sí, esa es la gran fantasía. Porque mientras serví como chivo expiatorio para ese golpe de Estado interno que se estaba planeando, y como chivo expiatorio al que culpar de todo tipo de problemas, nunca estuve en posesión de ningún documento delicado ni de documentos reservados, que yo sepa, relativos a políticos españoles ni a intereses españoles. Si el general Sanz Roldán o el Rey Juan Carlos me hubieran comunicado su inquietud acerca de posibles documentos y me hubieran pedido que los devolviera, lo habría hecho de inmediato. Así que ninguna de esas operaciones encubiertas fueron en realidad necesarias. Pienso que Sanz Roldán se inventó esa leyenda acerca de que yo tenía toda esa información comprometedora para que se autorizara el presupuesto necesario para llevar a cabo esa campaña ilegal de abuso y acoso.

–M. Cerdán: ¿Se siente todavía vigilada por los servicios secretos españoles?

–Corinna: Sí, ¡ya lo creo! De hecho, la campaña se intensificó durante el confinamiento del Covid. Dirigida a nosotros muy agresivamente en nuestra propiedad. Dispararon a las cámaras de seguridad, a las ventanas de la propiedad. Trataron de jaquear las cámaras de CTV. Nos tienen vigilados, tienen a mi equipo vigilado… No tenemos duda alguna de eso. ¿Quién dirige todo esto? Podrían ser ya varias las partes interesadas.

–Eduardo Inda: Si no hubiera intervenido Sanz Roldán, ¿hubiera saltado todo por los aires?

–Corinna: Pienso que Sanz Roldán es sin duda responsable en la destrucción de esa relación. Pero creo que destruir esa relación era su misión porque no me veía bien, y pienso que probablemente no era el único. Lo que cuestiono es que cuando figuras de la clase dirigente no aprueban las relaciones de su Rey, ¿no sería mejor si los hombres tuvieran el valor suficiente para enfrentarse a su número uno, al Rey, en vez de tratar de hundir y destruir a una mujer y a sus hijos?

Imagen
Impacto de bala en una ventana de la residencia campestre que Corinna posee en el Reino Unido, después de que un desconocido disparara este verano con un rifle contra su vivienda.

–M. Cerdán: ¿Teme usted por su vida?

–Corinna: Si tuviera gente disparando a las ventanas de su casa y a sus cámaras de seguridad, seguro que también estaría bastante preocupado. Así que sí, la respuesta es sí. Pero por suerte vivimos en un país en el que se toman muy en serio infracciones así, así que tengo el consuelo de que esto no ocurrirá en el Reino Unido.

Corinna responde de manera categórica sobre los peligros que le acechan. No duda en contestar que teme por su vida. Ello obliga a que la princesa alemana haya tenido que adoptar medidas de seguridad. Se entiende su preocupación porque este verano un desconocido disparó con un rifle contra las ventanas de su residencia campestre. OKDIARIO publica la fotografía con el orificio que dejó el proyectil.

Tras hora y media de entrevista nos despedimos de Corinna. La suite del hotel Connaught, que lleva el nombre del duque de Connaught, el séptimo hijo de la reina Victoria de Reino Unido, ha sido un gran escenario para la primera entrevista de la princesa alemana ante unas cámaras de vídeo.

–E. Inda: Muchas gracias, Corinna.

–M. Cerdán: Muchas gracias.

–Corinna: Gracias, un placer. Gracias por su tiempo.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Jue 08 Oct, 2020 2:49 am



Corinna: «Entraron en mi apartamento de Suiza y me encontré un libro sobre la muerte de la princesa Diana»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda


Corinna relata para OKDIARIO uno de los pasajes más terroríficos de su vida. El mensaje sibilino que le mandaron en medio de la operación Mónaco y después del accidente de Botswana:

–Corinna Sayn Wittgenstein: Ese mismo día viajé a Suiza y allí, en mi apartamento, encontré un libro sobre la muerte de la princesa Diana. Estaba claro que también habían entrado en mi apartamento de Suiza. Recibí una llamada diciendo: «Hay muchos túneles entre Mónaco y Niza». Creo que si consideras todo eso, cualquier persona normal, cualquier civil enfrentado a una situación así temería por su vida.

Estaba claro que aquel libro no formaba parte de la biblioteca personal de la princesa y que alguien se lo había colocado para intimidarla. Le recordaban la manera en que murió Lady Di en un accidente de circulación. Era de tan mal gusto que le despertó sospechas sobre sus remitentes. Sobre todo, porque por esas fechas habían asaltado su casa y oficina de Mónaco.

–Eduardo Inda: ¿Quién pagó esas operaciones encubiertas?

–Corinna: Buena pregunta, que pienso deberían plantearse en el Gobierno de España, porque tampoco entiendo porqué esas operaciones encubiertas eran necesarias. Nadie me pidió nunca documentos concretos. Dejé muy claro en cuanto regresamos de Botswana que no iba a hablar con los medios sobre mi relación personal con el Rey Juan Carlos. Yo no había filtrado lo del viaje, no había pedido nada y no había amenazado a nadie con nada. De hecho, quería asegurarme de no causar preocupación alguna. Estaba dispuesta a cooperar y, si me hubieran pedido algo, cualquier documento, lo hubiera entregado de inmediato. Así que todas esas operaciones encubiertas eran totalmente innecesarias. Y debieron de costar una fortuna. La cuestión es: ¿para qué?

–E. Inda: ¿Qué piensa usted? ¿Quién pagó esto?

–Corinna: No sé cómo funciona esto, en España…

–E. Inda: ¿Con fondos públicos españoles?

–Corinna: Supongo que el CNI es un organismo financiado por los contribuyentes, así que cabe preguntarse: ¿Lo pagó el CNI? ¿Lo pagó la Casa del Rey? ¿Quién lo pagó?

–Manuel Cerdán: Pero en ese encuentro que usted tuvo… ¿Cuánto tiempo estuvo reunida con el general Sanz Roldán?

–Corinna: Cuando estás asustada y tienes la adrenalina por las nubes es difícil pensar cuánto tiempo… Hubo una especie de desayuno, pero no podría decirte si duró 25 o 45 minutos. ¡Estaba tan estresada…!

–M. Cerdán: ¿Le llegó él a decir que no podía garantizar la seguridad de usted y de sus hijos?

–Corinna: Sí, si no seguía las instrucciones. Las instrucciones eran que no podía hablar con los medios bajo ningún concepto. Esto equivalía a una mordaza. Nunca había hablado con los medios en España ni en ninguna parte. Hasta 2012 no tenía presencia alguna en los medios, y esa tormenta mediática no la creé yo. Lo que se dijo de mí en esas narrativas prefabricadas, y el general admitió que eran ellos quienes habían filtrado lo del viaje, causó un daño inmenso. Equivalió a un asesinato en toda la regla de mi personaje. Y no se me permitía defenderme ni corregir nada. Así que una instrucción muy estricta fue no hablar con los medios. La segunda instrucción fue que mi cooperación afectaba a 45 millones de españoles. Esto te deja claro que, si haces algo, pueden decidir que eres enemiga del Estado y por tanto cualquier tipo de violencia contra ti estará justificada.

-E. Inda: Es como hablaría la Mafia.

–Corinna: ¿Eh?

–E. Inda: Es como si hablara la Mafia.

–Corinna: Desde luego no es algo que esperarías de una democracia moderna que funciona. Es más típico de regímenes totalitarios. De verdad fue de lo más alarmante. También dijo que debía motivar al Rey Juan Carlos a seguir en su trabajo, es decir para que siguiera siendo Rey, a distancia. Eso es pedir algo bastante difícil. Supongo que esperaba que me quedara al tanto, llamándole a diario, y le tuviera contento y motivado. Fue una lista de instrucciones, solicitudes, exigencias por así decir de lo más inusual.

Las operaciones del CNI en Londres y Mónaco sirvieron para alejar aún más a Corinna del entonces jefe del Estado, que abdicaría dos años después. La princesa alemana sigue sin entender por qué Juan Carlos adoptó aquella actitud o, en definitiva, fue manipulado por los servicios secretos.





Corinna: «Sanz Roldán envió al ex Rey a mi casa con un micro oculto en un pin con la bandera de España»

–Eduardo Inda: ¿Cuándo fue la última vez que habló usted con el Emérito? Creo que fue en marzo de 2019…

–Corinna Sayn Wittgenstein: Así es. Vino…

–E. Inda: ¿Cómo fue la reunión?

–Corinna: Vino a Londres, a nuestra casa. Me había llamado para decirme que pensaba que debíamos hablar. Yo acepté. Mi hijo y yo lo recibimos de buena fe. Pensamos que había venido a hablar sobre poner fin a esta larga campaña de abuso y acoso contra mí. Por desgracia creo que nos equivocamos. En cuanto entró… porque entró ya con un hombre que sin duda no era su secretario personal. Cuando le pregunté a ese hombre si era su secretario personal, no pudo contestarme. Insistí varias veces y se le veía muy incómodo. Al final vino a admitir que sólo acompañaba al Rey en misiones especiales. Mi personal de seguridad –puse seguridad en aquella ocasión concreta porque no me sentía muy segura– era un tío israelí muy listo. Suelen ser muy buenos. A él le parecía sospechoso también.

Aquella actitud puso a Corinna en guardia hasta el punto de que le prohibió al acompañante pasar al salón de su residencia londinense. La ex de Juan Carlos se temía lo peor. También le frenó el comportamiento de Juan Carlos:

–Corinna: El Rey llevaba un pin en la solapa, como una bandera de España, y se comportaba de forma muy rara. No hacía más que echarse hacia delante y preguntarme lo que quería. Así que le pregunté: «¿Estás aquí para hablar de una salida pacífica, constructiva y digna a esto para nuestras familias, o ha preparado el general [en referencia a Félix Sanz Roldán] esta visita?». Me respondió enigmáticamente. Primero empezó a decirme que el general era su mejor… mayor protector, un amigo íntimo… Y después dijo que sin el general… –e hizo un gesto muy raro con la mano– él estaría… Eso fue lo que nos indicó. De pronto me preocupó de veras que el general podía estar usando al ex rey de España como espía. Había venido a Londres con un micrófono oculto, como todos los demás, para tender una trampa a su ex novia. Pienso que a Juan Carlos no se le daba nada bien jugar a ser 007 porque fue simplemente una situación embarazosa y nos quedamos atónitos de adonde habían llegado las cosas.

–E. Inda: ¿Le habló de OKDIARIO en esa visita de 2019?

–Corinna: Quiso hablar con mi asesora de comunicaciones, Salamander, porque quería saber los nombres de los periodistas españoles que hacían preguntas inconvenientes. Lo hizo de tal modo que era casi: «Danos los nombres y nosotros nos ocupamos de ellos»; así que Salamander fue muy diplomática. Respondió a su llamada y le dijo que los medios de todo el mundo estaban haciendo preguntas y que no había nadie en particular.

–E. Inda: ¿Cómo era Juan Carlos en un día normal?

–Corinna: En un día normal creo que siempre lo recuerdo sumamente relajado y muy divertido fuera de los confines del protocolo palaciego. Un muy buen sentido del humor, muy deportista y muy llano.

En aquella visita al domicilio de Corinna, Juan Carlos almorzó con ella y con su hijo Alexander, a quien trataba como a un descendiente más de la familia Borbón. Parte de los 65 millones de euros de la donación eran para él. De ahí que el ex monarca firmara un testamento en vida.

Tras la separación de Corinna de Juan Carlos, el entonces Rey siguió visitando a Alexander en Londres y todas las Navidades le enviaba un regalo. Generalmente, un reloj suizo de alta gama.

Incluso, el viaje a Botswana fue organizado como un premio para Alexander a fin de que conociera una cacería en África.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Jue 08 Oct, 2020 2:48 am



Corinna: «Les viene bien mantenerme bajo presión judicial por interés político y para socavar mi credibilidad»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda


–Manuel Cerdán: Una pregunta muy directa: ¿Contrató usted a Villarejo para espiar a su asistente española?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Por supuesto que no. Nunca le pedí que la espiara, nunca le hice un contrato, nunca le pagué nada. Mi ayudante Noelia no es sólo una ayudante. Es de la familia. Es la guardiana de mi hijo y la queremos. No hay base para tal cosa.

–M. Cerdán: ¿Le preocupa esa investigación que se ha abierto en la Audiencia Nacional?

–Corinna: Me parece que es obvio para mucha gente que hay una motivación política. Creo que hasta los fiscales coinciden en que es una forma muy rara de tratar de abrir un proceso. Creo que es conveniente para cierto interés político mantenerme bajo presión, que el punto de mira siga sobre mí, porque voy a abrir mi propio proceso y socavar mi credibilidad, para ellos tiene todo el sentido del mundo. Así que cualquier excusa vale, y espero que, como todo lo demás, esto resulte no ser cierto.

–M. Cerdán: ¿Y se deben a usted los retrasos que se están produciendo en su declaración en Londres?

–Corinna: Tiene que considerar que no he puesto pie en territorio español desde 2012. Tras el intento de incriminarme falsamente en el caso Nóos, dejé muy claro en mi entrevista al ¡HOLA! que no volvería a España, y nunca he vuelto a España. Siento que se me ha tratado como a un enemigo del Estado, injustamente y sin fundamento, así que el último lugar donde me van a obligar a prestar testimonio es en territorio español en el Reino Unido, o sea la Embajada. Prestaré testimonio y cooperaré plenamente como siempre he hecho y siempre haré en un lugar y emplazamiento en que se respeten mis derechos legales.

Mientras el fiscal suizo Yves Bertossa investiga a los testaferros del Rey Emérito, Corinna tiene que declarar ahora en dos procesos judiciales en España. En el primero, debe comparecer como testigo en la demanda que el ex director del CNI Félix Sanz Roldán interpuso contra el comisario Villarejo (hoy en prisión) por un presunto delito de calumnias.

La comparecencia de Corinna en esta causa, que está en manos de un Juzgado de Instrucción de Madrid, se ha retrasado ya cuatro veces por problemas logísticos, ya que la ex del Emérito debe declarar por videoconferencia desde Londres. En su declaración como testigo, Corinna confirmará las amenazas y el acoso que sufrió por parte del entonces máximo responsable del CNI para que no hablara con la prensa tras el accidente de Botswana.

La princesa germana también tiene intención de relatar ante el juez que varios mercenarios de la empresa de seguridad que contrató el CNI, teóricamente para protegerla, intentaron apoderarse de documentos de su propiedad en Mónaco.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha abierto además una pieza separada del caso Tándem, en la que ha imputado a Corinna por contratar supuestamente al comisario Villarejo para espiar a su asistente personal española.

En este caso, los indicios contra la princesa germana se reducen a una conversación grabada por Villarejo y la Fiscalía no ha presentado cargos contra ella. Corinna sostiene que su imputación en esta causa es un intento de intimidarla y niega rotundamente que contratara a Villarejo para ninguna labor: «Mi ayudante Noelia no es sólo una ayudante. Es de la familia. Es la guardiana de mi hijo y la queremos. No hay base para tal cosa».

En su entrevista exclusiva con OKDIARIO, Corinna anuncia que en ningún caso prestará declaración desde la Embajada de España en Londres sino que lo hará, en todo caso, desde un Juzgado de Reino Unido. El magistrado Manuel García-Castellón tiene previsto desplazarse a Londres para ello, aunque también se ha demorado el trámite.





Corinna: «El Rey quería saber con qué periodistas hablo, me dijo: ‘¡Dame sus nombres y nos ocupamos de ellos!’»

El Rey Emérito Juan Carlos I aprovechó su último encuentro con Corinna Sayn Wittgenstein, que tuvo lugar en Londres en marzo de 2019, para intentar averiguar qué periodistas estaban en contacto con ella, con el fin de impedir que siguieran publicando noticias comprometedoras sobre su relación y sobre la fortuna oculta del ex monarca en varios paraísos fiscales.

En su entrevista exclusiva con OKDIARIO, Corinna se muestra convencida de que este encuentro, que se celebró en la vivienda de la princesa germana en Londres, había sido organizado hasta el último detalle por el entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán, para intimidarla o tenderle una trampa.

No sólo eso, sino que sospecha que Juan Carlos I acudió a su domicilio con un micrófono oculto en un pin con la bandera española que portaba en la solapa, con el fin de grabar la conversación: «A Juan Carlos no se le daba nada bien jugar a ser 007 porque fue simplemente una situación embarazosa y nos quedamos atónitos de adonde habían llegado las cosas», explica Corinna.

–Corinna Sayn Wittgenstein: El Rey llevaba un pin en la solapa, como una bandera de España, y se comportaba de forma muy rara. No hacía más que echarse hacia delante y preguntarme lo que quería. Así que le pregunté: «¿Estás aquí para hablar de una salida pacífica, constructiva y digna a esto para nuestras familias, o ha preparado el general [en referencia a Félix Sanz Roldán] esta visita?». Me respondió enigmáticamente. Primero empezó a decirme que el general era su mejor… mayor protector, un amigo íntimo… Y después dijo que sin el general… –e hizo un gesto muy raro con la mano– él estaría… Eso fue lo que nos indicó. De pronto me preocupó de veras que el general podía estar usando al ex rey de España como espía. Había venido a Londres con un micrófono oculto, como todos los demás, para tender una trampa a su ex novia. Pienso que a Juan Carlos no se le daba nada bien jugar a ser 007 porque fue simplemente una situación embarazosa y nos quedamos atónitos de adonde habían llegado las cosas.

La princesa germana esperaba que la cita sirviera para poner fin al acoso al que se veía sometida por parte del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desde el accidente de la cacería de Botswana. Pero pronto descubrió que la finalidad de la visita de Don Juan Carlos era muy distinta:

–Corinna: Quiso hablar con mi asesora de comunicaciones, Salamander, porque quería saber los nombres de los periodistas españoles que hacían preguntas inconvenientes. Lo hizo de tal modo que era casi: «Danos los nombres y nosotros nos ocupamos de ellos»; así que Salamander fue muy diplomática. Respondió a su llamada y le dijo que los medios de todo el mundo estaban haciendo preguntas y que no había nadie en particular.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Jue 08 Oct, 2020 2:47 am



Corinna: «Sanz Roldán me pidió que motivara a Juan Carlos a distancia para que siguiera siendo el Rey»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda


Corinna Sayn Wittgenstein conversó por última vez con el entonces director del CNI, el general Félix Sanz Roldán, durante un tenso desayuno celebrado en mayo de 2012 a instancias del jefe de los espías españoles. La reunión tuvo lugar en los salones del Hotel el Connaught, el mismo en el que Corinna ha ofrecido ahora a OKDIARIO su primera entrevista ante las cámaras.

Durante aquella reunión, Sanz Roldán dejó muy claro que Corinna debía dejar de hablar con la prensa y debían cesar todas las filtraciones. Y además lo hizo en un tono que no dejaba lugar a dudas: «Si no seguía sus instrucciones no garantizaba mi seguridad física ni la de mis hijos», explica la ex del Rey emérito.

–Corinna Sayn Wittgenstein: Lo que se dijo durante esa conversación, dado lo que había ocurrido ya, me causó miedo. Tenía motivo para temer por mi vida. Lo que se dijo, se dijo de modo para dejar ver un poder absoluto, y el mensaje que me dio era muy claro: que si no seguía las instrucciones, no garantizaba mi seguridad física ni la de mis hijos.

Pero además, el director del CNI planteó a la princesa germana una petición muy singular: desde la distancia, debía «motivar a Juan Carlos I para que siguiera siendo Rey», pese a que su posición se había visto cuestionada ante la opinión pública y en el seno de la propia Familia Real tras el accidente de Botswana. Corinna lo explica con estas palabras:

–Corinna: También dijo que debía motivar al Rey Juan Carlos a seguir en su trabajo, es decir para que siguiera siendo Rey, a distancia. Eso es pedir algo bastante difícil. Supongo que esperaba que me quedara al tanto, llamándole a diario, y le tuviera contento y motivado. Fue una lista de instrucciones, solicitudes, exigencias por así decir de lo más inusual.

La ex de Don Juan Carlos relata a OKDIARIO que sigue sufriendo una campaña de acoso e intimidaciones, que atribuye a los servicios secretos españoles. El incidente más reciente se produjo el pasado verano, cuando un desconocido disparó con un rifle contra la vivienda que la princesa germana posee en la campiña británica, a 200 kilómetros de Londres.

–Corinna: La campaña se intensificó durante el confinamiento del Covid. Dirigida a nosotros muy agresivamente en nuestra propiedad. Dispararon a las cámaras de seguridad, a las ventanas de la propiedad. Trataron de jaquear las cámaras de CTV. Nos tienen vigilados, tienen a mi equipo vigilado… No tenemos duda alguna de eso. ¿Quién dirige todo esto? Podrían ser ya varias las partes interesadas.





Corinna: «Sanz Roldán fue muy claro: si no seguía sus instrucciones no garantizaba mi seguridad física ni la de mis hijos»

–Eduardo Inda: ¿Por qué ha elegido este hotel, el Connaught, para hacer esta entrevista?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Viví aquí, así que tengo recuerdos muy emotivos de este lugar. También tengo algunos no tan buenos, pero viví aquí bastante tiempo cuando aún no tenía casa en Londres, así que es un poco como mi casa.

–E. Inda: ¿Le trae malas sensaciones?

-Corinna: Digamos que viví aquí algún que otro incidente bastante inquietante, no precisamente los más agradables de mi vida.

–E. Inda: ¿Con quién?

–Corinna: Creo que es bien sabido que tuve una reunión aquí con el general Sanz Roldán a principios de mayo de 2012. Esa reunión la organizó Su entonces Majestad Juan Carlos de España, y vino tras una serie de incidentes preocupantes: mercenarios ocuparon mi apartamento de Mónaco, agentes españoles entraban y salían, me habían vigilado y seguido agresivamente en Brasil… Todo esto muy poco después del viaje de Botswana. Así que cuando han ocupado tu casa, tu oficina, todos preocupados y tras una experiencia tan aterradora en Brasil, que el jefe de los servicios secretos de un país venga a hablar contigo es algo que como poco intimidaría a la mayoría. Lo que se dijo durante esa conversación, dado lo que había ocurrido ya, me causó miedo. Tenía motivos para temer por mi vida. Lo que se dijo, se dijo de modo para dejar ver un poder absoluto, y el mensaje que me dio era muy claro: que si no seguía las instrucciones, no garantizaba mi seguridad física ni la de mis hijos.

–Manuel Cerdán: Pero usted se sintió… se sintió entonces amenazada directamente por las palabras del entonces director del CNI…

–Corinna: No fueron sólo las palabras. Es lo que trato de explicarle. Cuando han ocupado ya tu casa y tu oficina y han cruzado fronteras… Los servicios secretos de un país como España han cruzado fronteras en operaciones encubiertas ilegales entrando en territorios soberanos extranjeros sin respetar ninguno de los protocolos aplicables normalmente a este tipo de operaciones, te das cuenta de que han llegado a todas partes… Y encontrarte, incluso en Londres, en el Reino Unido, donde se toman esas infracciones muy en serio, frente al jefe de los servicios secretos diciéndote lo que puedes y no puedes hacer es sobrecogedor.


Dos citas que pudieron ser grabadas

–M. Cerdán: Ha hablado usted de grabaciones, de micrófonos, y yo tengo una duda. A ver si me la resuelve. La conversación con Sanz Roldán ¿remotamente puede estar grabada? ¿O la visita del Rey a su casa también?

–Corinna: He sido víctima de grabaciones encubiertas por parte de la clase dirigente de España desde el primer día. Así que quién sabe lo que ocurrió y cuántas veces te habrán grabado. A lo mejor te graban todo el tiempo. La cuestión es cuánto graba el general o el CNI a otras personas en España. Cuánta información comprometedora amasan contra miembros de la clase dirigente, del poder judicial, de la prensa y quizá incluso de la Monarquía. Y si esto es así, el país podría estar entonces en poder del general. Sería muy preocupante si ése resultara ser el caso.

Corinna en esta parte de la entrevista se explaya sobre el acoso que sufrió por parte de los servicios secretos y, sobre todo, de su director el general Félix Sanz Roldán, con quien mantuvo una entrevista, el 5 de mayo de 2012, en una suite del mismo hotel donde se realiza la grabación.

Corinna se sintió amenazada por el director del CNI, que viajaba a Londres en nombre de Juan Carlos. Las palabras de la princesa alemana son contundentes: «El mensaje que me dio era muy claro: si no seguía las instrucciones, no garantizaba mi seguridad física ni la de mis hijos».

Imagen
OKDIARIO desveló en exclusiva, en marzo de 2019, la identidad de varios de los mercenarios enviados por Sanz Roldán a las oficinas de Corinna en Mónaco.

Las amenazas del responsable del espionaje español se producían poco después de que el CNI contratara con dinero de los fondos reservados a un equipo de mercenarios para que se hicieran con los documentos que supuestamente Corinna guardaba en sus oficinas de Mónaco.

Corinna no despeja durante la entrevista si su encuentro con Sanz Roldán en el hotel Connaught pudo ser grabado por algún otro servicio de información o por ella misma. Tampoco si alguien de su equipo grabó su última cita con Juan Carlos en su domicilio de Londres, en marzo de 2019.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Mar 06 Oct, 2020 2:49 pm



Corinna: «Juan Carlos estuvo bastante en contra de Letizia, los primeros años fueron dificilísimos para ella»

Corinna cree que la Reina Letizia es "un gran valor para el Rey Felipe y para la Monarquía española"

Manuel Cerdán y Eduardo Inda

–Manuel Cerdán: ¿En las conversaciones íntimas entre usted y Don Juan Carlos, llegó a hablar en algún momento de… –yo no sé si coincidiría, yo creo que sí– del noviazgo de su hijo con una periodista con la que se quería casar?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Sí, por supuesto.

–M. Cerdán: ¿Cómo lo veía eso él?

–Corinna: Letizia salió bastante a colación y creo que es también bien sabido que él estuvo bastante en contra inicialmente. Y pienso que los primeros años debieron de ser dificilísimos para ella. Tuve ocasión de conocerla y me pareció sumamente educada, muy profesional, muy amable y pienso que es de hecho un gran valor para el Rey Felipe y la Monarquía española.

Don Juan Carlos de Borbón había vetado anteriores romances del entonces Príncipe Felipe, como el que mantuvo con la modelo noruega Eva Sannun (que había conocido en Oslo en 1997), a la que la Casa Real consideró una novia poco apropiada para el heredero.

Sin embargo, cuando Don Felipe conoció Letizia Ortiz, advirtió que no iba a aceptar un nuevo veto y estaba dispuesto, incluso, a renunciar a la Corona por amor. Juan Carlos I tuvo que aceptar a regañadientes la relación de su hijo con la periodista de televisión. Hoy pocos ponen en duda que la decisión de Felipe VI fue la más acertada.

En su entrevista exclusiva con OKDIARIO, Corinna Sayn Wittgenstein confirma que, durante sus primeros años en el Palacio de la Zarzuela, Doña Letizia tuvo que enfrentarse a un ambiente completamente hostil. Corinna fue una testigo privilegiada de la guerra fría que se había desatado en la Familia Real.

Pero la princesa Corinna también pone el foco en la responsabilidad que los sucesivos gobiernos han tenido, desde la Transición, en la impunidad de la que ha llegado a gozar Juan Carlos I para realizar negocios a la sombra de la Corona y ocultar una multimillonaria fortuna en paraísos fiscales a través de testaferros: «Ningún primer ministro hasta ahora cuestionó realmente ese modus operandi», sentencia.

A juicio de la princesa germana, las penurias que la familia Borbón vivió en el exilio, provocado por la República y prolongado por la dictadura de Franco, están en el origen del afán de Don Juan Carlos por garantizarse una jubilación dorada.

–Eduardo Inda: ¿Piensa que la pobreza fue la razón de que pusiera tanto dinero offshore estos 40 años?

–Corinna: No soy psicóloga, pero imagino que si experimentas privaciones, no deseas repetir. También pienso que cargó con una responsabilidad enorme. Tenía una familia grande de la que ocuparse, incluidas sus hermanas y sobrinos… Todo el mundo. Cuando tienes la gran responsabilidad de mantener a todo el mundo, y obviamente fue capaz de hacerlo y era legal conforme a la Constitución. Y ningún primer ministro hasta ahora cuestionó realmente ese modus operandi.





Corinna: «Me fui porque no quise formar parte de un harén»

–Manuel Cerdán: Juan Carlos le haría muchas confidencias a usted mientras estuvieron… ¿Cuánto tiempo estuvieron juntos al final? Porque esa es otra de las dudas que tenemos.

–Corinna Sayn Wittgenstein: Cuando se saca tanta información falsa y desinformación se vuelve muy difícil entender lo que pasó y no pasó. La relación comenzó en 2004. Es bien sabido, creo. De vez en cuando hubo altibajos, porque no es un hombre fácil de tratar. Como nunca vivimos juntos, yo simplemente hacía la maleta y me iba a mi casa unos meses. Esto ocurrió un par de veces.

–M. Cerdán: ¿Tenía relaciones con otras mujeres cuando estaba con usted?

–Corinna: Con el tiempo empecé a ver que no le era fiel a nadie, yo incluida, y también se hizo manifiesto que no lleva una doble vida. A menudo se habla de hombres que llevan una doble vida. Le era posible llevar multitud de vidas, así que no era fácil de llevar para nadie, y yo no quise ser parte de un harén. Así que pasamos a estar muy muy unidos; esa relación sentimental evolucionó hasta una amistad muy profunda y estrecha que duró muchos años después de que la relación dejara de ser como al principio por así decir.

–Eduardo Inda: ¿Cuándo terminó la relación entre Juan Carlos y usted?

–Corinna: La amistad… la relación entera… en 2014. Pero le diré cuáles fueron los incidentes determinantes que…

–E. Inda: ¿Y la relación sentimental?

–Corinna: La relación sentimental evolucionó, porque rompimos en 2009. Estuve muy deprimida. Me fui a mi casa, mi padre había fallecido. Necesitaba unos meses para despejarme la cabeza. Mi hijo veía al Rey como un segundo padre y el Rey estaba muy apegado a él. Y cuando hay hijos de por medio… Tuvimos varias conversaciones por teléfono planteándonos si debíamos tratar de hacer un esfuerzo por los hijos. Intentamos tener esto en cuenta. A pesar de ese intento, a principios de 2010 al Rey le diagnosticaron una enfermedad bastante grave.

–E. Inda: ¿Cáncer?

–Corinna: Fue el tumor de pulmón. Estaba convencido de que era canceroso y tenía bastante miedo de morir. En aquel momento pasó a ser cuestión más bien de no abandonarle en aquel momento difícil. Y ya saben que nunca se recuperó muy bien de esa operación ni de otras que hubo. Ahí me convertí sin más en la amiga fiel e incondicional que cuidó de él, y mi familia y yo lo visitábamos de cuando en cuando para ver si estaba bien.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Mar 06 Oct, 2020 2:39 pm



Corinna: «Nunca consideré a Sofía una rival porque Juan Carlos me dijo que llevaban separados 30 años»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda

–Manuel Cerdán: ¿En esa relación veía usted a Doña Sofía como una rival o era al revés?

–Corinna Sayn Wittgenstein: No, no tenía motivo para verla como una rival. El Rey me explicó desde el principio, porque le pregunté –no quería meterme en medio de una disputa familiar– lo que pensaría su esposa, cuál sería su postura si él entrara en una relación más seria. Y él me explicó claramente que Franco había arreglado aquel matrimonio inicialmente y que se habían distanciado después de que nacieron los hijos y que llevaban vidas separadas. Dijo que tenía un acuerdo con la Reina para representar a la Corona, pero que llevaban vidas totalmente separadas.

–Eduardo Inda: ¿Desde cuándo?

–Corinna: Era más de 30 años. Mucho tiempo. También había salido de una relación de 20 años o así con Marta Gayá, o eso me dijo entonces. Así que me dijo que no sería problema. Por tanto, nunca la consideré en modo alguno una rival.

–E. Inda: ¿Dónde vive Sofía? ¿Zarzuela? ¿Londres?

–Corinna: Lo que entendí es que pasaba periodos prolongados aquí en Londres, en el Claridge con su familia, la ex Familia Real griega. Diría, respondiendo a su pregunta inicial, que soy víctima más que nada del afán de venganza de Sofía.


A Corinna le cambia el humor cada vez que aparece en la conversación el nombre de Doña Sofía de Grecia. Explica que nunca interfirió en la relación de pareja con Juan Carlos porque, según la princesa alemana, cuando conoció en 2004 al entonces jefe del Estado había una vida de conveniencia con su esposa. Todo era de cara a la galería.

Por las respuestas de Corinna a la pregunta de OKDIARIO, todo indica que ella era más rival para Doña Sofía. Y no era la primera porque con anterioridad Juan Carlos I había mantenido una relación de 20 años con Marta Gayá, con el conocimiento de su mujer. La relación amorosa con Gayá provocó el primer terremoto en La Zarzuela y la salida de algunos colaboradores de Juan Carlos, que le aconsejaban más discreción con sus aventuras extramatrimoniales.

Durante la conversación en la suite Sutherland del hotel Conaught de Londres, Corinna no sólo se refiere a la donación de 65 millones de euros que ella recibió de Juan Carlos I sino también del regalo de 2 millones de euros que entregó a Gayá, como OKDIARIO demostró con documentos del sumario de Ginebra.

El ex monarca demostraba así su fidelidad a quienes habían sido compañeras sentimentales durante años. Quizás Gayá y Corinna hayan sido las dos mujeres con las que más unido ha estado el Monarca. La princesa alemana lo ve de la siguiente manera:

«También habló abiertamente sobre Marta Gayá, que deseaba asegurar su futuro… Esto está bien documentado también en el proceso judicial. Cómo había cuidado de ella financieramente durante su relación, y en qué medida había cuidado de su propia familia a lo largo de su vida. Así que quería hacer una contribución, hacernos un regalo. Nunca entendí ni nunca hablé de cuánto», afirma Corinna.

Imagen
El Rey Juan Carlos y Marta Gayá en la reapertura de la antigua iglesia de San Juan Bautista de Clonmellon (Irlanda).

Cuando durante la entrevista en exclusiva con la princesa alemana OKDIARIO le preguntó sobre las finanzas de Juan Carlos, Corinna respondió: «Sé muy poco de sus finanzas personales. Cuando no eres la esposa de alguien, y yo no lo era, ni vives con esa persona… Jamás se me ocurrió que su situación económica, sus finanzas fueran asunto mío. Esto es algo que la Reina Sofía conocería mucho mejor, su familia conocería mucho mejor. Yo tengo un conocimiento mínimo, y del resto, lo del dinero de Suiza, me he enterado por el proceso judicial de Suiza».





Corinna: «Cuando Juan Carlos estuvo enfermo fue víctima de una conspiración de Sofía para que abdicara»

–Eduardo Inda: ¿Fue Juan Carlos responsable de esto o fue Juan Carlos víctima de Sanz Roldán y de otras personas?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Estoy aún tratando de entender las complejidades de lo que ocurrió. Diría que sin duda, al principio, cuando Juan Carlos estaba muy enfermo, así que me refiero de 2011 a 2013, creo que fue víctima de una conspiración para que abdicara. Él identificó muy claramente quiénes fueron y por qué.

–E. Inda: ¿Quiénes fueron?

–Corinna: En 2011 me dijo que se había enterado de que en Palacio se mantenían conversaciones secretas a sus espaldas. Identificó de forma muy directa a la Reina Sofía y que su relación se había vuelto tan disfuncional que era ya hostilidad apenas oculta. Y dijo que ella sólo se había quedado ahí tanto tiempo para ver a su hijo ascender al trono, y que estaba deseando que Felipe fuera ya Rey porque tenía más influencia sobre su hijo que sobre su marido. Esas fueron sus palabras precisas. Así que es obvio que tuvo que haber personas que apoyaran sus ambiciones desde dentro. Las intrigas palaciegas han sido un elemento de la historia durante cientos de años.

Corinna desvela a OKDIARIO, durante la entrevista exclusiva en Londres, las confesiones íntimas de Juan Carlos sobre una supuesta conspiración familiar contra el anterior jefe de Estado que, según la princesa alemana, se consumó con su abdicación en 2014.

–Corinna: Más adelante, en 2011, también dijo que pensaba que el primer ministro Mariano Rajoy no veía a Juan Carlos positivamente y estaba posiblemente tratando de reducir su poder y debilitar la institución de la Monarquía. Esto es lo que me dijo. Y pienso que por supuesto el escándalo Nóos a finales de 2011 creó una crisis monumental para la Familia Real. Fue la primera vez que la gente empezó a hacer preguntas sobre las gestiones financieras de la Familia Real, y en particular, sobre las gestiones financieras y la participación de Juan Carlos en los turbios asuntos de Urdangarin. Esto fue lo que puso todo el proceso en marcha. Así que pienso que los primeros años yo lo veía y él se veía como alguien a quien estaban expulsando. Había gente presionando para que abdicara. Por supuesto lo lograron. Abdicó en 2014. Después de eso, creo que las acciones del general Sanz Roldán, si me preguntan para destruir mi reputación, atemorizarme, atropellarme cada día mediante sus contactos en los medios, no hicieron nada bueno por una amistad, como puede imaginar. Así que sí. ¿Pienso que hay personas responsables de deshacer esa relación? Desde luego que sí.

–Manuel Cerdán: ¿Pero el Rey no estaba informado de todas esas acciones o de los contactos de Sanz Roldán con usted?

–Corinna: Pienso que el Rey sabía ciertas cosas. No estoy segura de que lo supiera todo. A menudo cuestiono ciertas cosas como la ocupación de Mónaco o ciertas cosas que se me dijeron. Y lo que el Rey me dijo difería de lo que el general Sanz Roldán me dijo. Así que, ¿dio vagas instrucciones y el general se extralimitó en esas instrucciones?

–M. Cerdán: Por lo que cuenta usted, todos los integrantes de la Casa del Rey estaban remando a favor…

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por +++ » Mar 06 Oct, 2020 2:25 pm



Corinna: «Juan Carlos tenía con Franco una relación de padre-hijo, los valores transmitidos perviven»

Manuel Cerdán y Eduardo Inda

Corinna dedica un apartado de la entrevista a recordar las palabras de Juan Carlos sobre sus relaciones con Francisco Franco. El ex jefe del Estado, por lo que cuenta la princesa alemana, solía confesarle aspectos de su vida con la persona que lo nombró Príncipe para restaurar la Monarquía en España tras su muerte.

–Manuel Cerdán: Corinna, ¿Juan Carlos le contó alguna vez cómo fueron sus años con Franco? ¿Sus inicios?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Sí. De hecho hablaba de ello con frecuencia. Pero aún más cuando estuvo en mal estado físico. Cuando uno empieza a preocuparse de que se va a morir, empieza a recordar la niñez y muchas anécdotas. Me contó que se sentía como una pelota de pimpón entre su familia y el general, el general Franco. Y me llevó por delante de un monasterio donde le habían educado muy austeramente. Me explicó que sufría sentimientos de abandono porque no había estado con su familia. Debió de ser muy difícil para él crecer entre dos polos opuestos, y navegar entre el general Franco y su propio padre, y al final tener que sacrificar a su propio padre para subir al trono él. Es algo que debió de serle muy difícil psicológicamente.

–M. Cerdán: ¿Y le hizo alguna confidencia sobre un hecho histórico en España que fue el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981?

–Corinna: Diría que no en más detalle de lo que puedan leer en los libros de historia.

–Eduardo Inda: ¿Cómo era su relación con Franco? ¿Buena? ¿Eran como padre e hijo?

–Corinna: Sí. En cierta medida era como una relación padre-hijo. Es que cuando eres tan joven y te educa este hombre, te transmite muchos valores. Y hasta cierto punto estos valores perviven en una persona. Aunque creara una democracia, ciertas costumbres o ciertas… impresiones perviven.

–E. Inda: ¿Defiende el legado de Franco?

–Corinna: No creo que lo defienda necesariamente. Pienso que creó una transición a la democracia para España y se le admira por ello, no sólo el pueblo español sino el resto del mundo también. Creo que es más cuestión de que la Transición no ha llegado a completarse nunca del todo. Y la Constitución del 78 todavía contiene muchos elementos que podría decirse son legado de la Constitución de Franco. Así que creo que es más una cuestión de rejuvenecer ciertas instituciones para reflejar la España verdaderamente moderna.

Imagen

–E. Inda: ¿Piensa que la Casa del Rey ha sido torpe en todo esto?

–Corinna: ¿Torpe? Torpe no es el término que usaría. Ha sido una gestión a veces despiadada, a veces imprudente y a veces curiosamente pasiva. Creo que es también un reflejo de ese concepto de inviolabilidad que contiene aún su Constitución, y que es legado de Franco, pero que los hace sentirse casi invencibles, inviolables, sin obligación de rendir cuentas. Así que cuando presentas un asunto grave, como el abuso a una mujer y sus hijos, no recibes respuesta. La respuesta que recibes es «no nos concierne». Eso es realmente un problema. Lo encuentro de verdad desconcertante.





Corinna: «La Casa Real estaba al tanto de todo lo que ocurría con Urdangarin»


Eduardo Inda: ¿Don Juan Carlos ayudó en la corrupción de Urdangarin?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Ciertamente diría, por experiencia propia, que tu pregunta comprende dos partes importantes. A Urdangarin me lo enviaron para que le encontrara un trabajo fuera de España…

–E. Inda: En 2004.

–Corinna: En 2004. Y mantuve largas discusiones con Urdangarin para encontrarle un trabajo apropiado, y se lo encontré. Al final decidió rechazarlo porque el aspecto financiero no era tan importante. Para mí estaba claro que se sentía presionado para mantener a su esposa, a la infanta Cristina, con las comodidades y condiciones que los padres de ella esperaban, y él no era más que un deportista y sus medios para lograr tal cosa eran limitados. Lo que sabemos es que el tesorero de la Fundación Nóos era Carlos García Revenga, que era el secretario personal de las infantas. Estoy segura de que la Casa Real estaba bien al tanto de lo que ocurría. También resulta que el CNI estaba copiando los registros informáticos cada mes. Así que me cuesta mucho creer que no supieran lo que estaba pasando.

–Manuel Cerdán: Pero lo que sí es cierto es que en un momento intentaron utilizarla a usted también como muro, como chivo expiatorio en ese caso, ¿no?

–Corinna: Sí. Para mí realmente fue… y creo que muy poca gente entiende esto, en la relación o la amistad que aún existía con Juan Carlos a pesar del gran sufrimiento al que me veía expuesta, y también mi familia, con todas esas filtraciones después de Botswana, cuando me di cuenta de que la familia había conspirado para utilizar a una mujer inocente para sustituir a su hija. Empecé a tener muchísimo miedo. Me di cuenta de que la familia podía ser muy peligrosa, de que en el momento en que su imagen o su situación se viera amenazada, no dudarían en usar sin más a un inocente y en tratar de implicarlo falsamente.

El blindaje informativo que venía gozando la Familia Real desde la Transición comenzó a resquebrajarse en 2004, cuando estalló el caso Urdangarin a través de las páginas del diario El Mundo/El Día de Baleares, entonces dirigido por Eduardo Inda.

Corinna sostiene que la Casa del Rey era plenamente consciente de los negocios turbios que finalmente llevaron a prisión al yerno de Don Juan Carlos. Como prueba de ello, recuerda que el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, formaba parte del patronato del Instituto Nóos y el CNI desarrollaba además un exhaustivo seguimiento de todas sus actividades.

El Instituto Nóos, creado por Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres, recaudó millones de euros organizando actos y ofreciendo su asesoramiento a administraciones públicas (como el Govern de Jaume Matas o la Generalitat Valenciana) pero también a grandes firmas comerciales.

La princesa Corinna sostiene que era una actividad consentida por la Casa Real para que Urdangarin pudiera ofrecer un estatus económico adecuado a su mujer, la infanta Cristina. El Tribunal Supremo impuso en junio 2018 al yerno de Don Juan Carlos una condena de cinco años y 10 meses de prisión (ligeramente más reducida que la que había dictado la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca). Iñaki Urdangarin cumple su pena en la cárcel de mujeres de Brieva (Ávila), la misma en la que estuvo internado el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Mar 06 Oct, 2020 10:08 am

Ya no es princesa. Y una hermanita de la caridad no es, no. Lleva la ex familia política luchando para que deje el apellido bastante tiempo. Desde que se casó el marido, la princesa es otra. Cada vez que oyen su nombre salen corriendo.
Se juntaron el hambre (el Emérito) con las ganas de comer (ella). Tanto uno como el otro del mismo percal.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Mar 06 Oct, 2020 1:41 am



Corinna: «La donación de 65 millones fue un testamento meditado y ejecutado en vida que le llevó un año preparar»

Manuel Cerdán: La realidad es que Don Juan Carlos sí que le entregó a usted, le donó 65 millones de euros. ¿Por qué le entregó esa cantidad de dinero?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Cuando estuvo enfermo en 2011, y estuvo realmente mal, empezó a hablarme de su última voluntad, de su testamento. Quería dejar ciertas cosas a mi hijo, así es como empezó la conversación. Pero no eran sólo cosas monetarias; eran también cosas sentimentales para él, como su colección de armas. Otras cosas que significaban algo para él. Después en otra conversación dijo que le preocupaba que su familia no respetara sus deseos si lo dejaba en un testamento normal. Estaba convencido de que lo ignorarían y que ninguna de las cosas que quería transferir se transferirían. También habló abiertamente sobre Marta Gayá, que deseaba asegurar su futuro…

Y Corinna explica la obsesión del entonces Rey por dejar todo cerrado y bien sellado. Juan Carlos no se fiaba de los suyos y que pretendieran en un futuro revertir esa donación.

–Corinna: Esto está bien documentado también en el proceso judicial. Cómo había cuidado de ella financieramente durante su relación [en alusión a Marta Gayá], y en qué medida había cuidado de su propia familia a lo largo de su vida. Así que quería hacer una contribución, hacernos un regalo. Nunca entendí ni nunca hablé de cuánto. Tiene que entender que yo nunca pedí nada. Fue puramente deseo suyo. Y no puedes discutirle a un hombre lo que quiere regalar. Recibí esa gran cantidad de dinero. Era un regalo increíblemente generoso. Me sorprendió muchísimo. Sé ahora por los documentos del proceso judicial que ya en 2011 estaba dando instrucciones sobre donaciones para mí y otras para Alexander. Y pocos días después se transfirió la primera donación a Marta Gayá. Nuestra donación tardó más porque el Rey se tomó tiempo para documentarla con la mayor atención. Tuvo que emplear notarías en España para asegurarse de que los derechos de sucesión de sus herederos se tenían en cuenta, para que la familia no pudiera después cuestionar esta donación. Todas estas investigaciones produjeron un contrato de donación muy bien documentado en el que incluso se especificaba que, si yo fallecía antes que él, todo debía pasar al patrimonio de mis hijos. Así que no sacó dinero de una cuenta bancaria. Fue un testamento plenamente meditado y ejecutado en vida que le llevó un año preparar. De ello sólo puedo deducir que fue serio y que lo pensó con la mayor atención. Pero lo que pensó tendrá que preguntárselo a él.

Imagen
La empresaria Marta Gayá en una foto reciente.

Eduardo Inda: Sí, pero le hizo un regalo de 65 millones. Debía de tener mil o dos mil millones de euros…

–Corinna: Ahí es donde volvemos a las estimaciones del New York Times y de Forbes, que se situaban entre 1.400 y 2.300 millones. Con eso, esa suma ya no parece tan grande dentro de lo que es su patrimonio neto total.

–E. Inda: ¿Cree que el New York Times y Forbes son realistas?

–Corinna: El New York Times y Forbes gozan de respeto en los círculos financieros internacionales en cuanto a sus estimaciones sobre el resto de la gente, así que me sorprendería que estuvieran tan desencaminados con el Rey Juan Carlos.

–E. Inda: ¿El regalo de 65 millones no fue consecuencia de negocios que hicieron juntos?

–Corinna: No. Los 65 millones fueron un regalo que recibió del difunto rey Abdullah de Arabia Saudí en 2008. Es bien sabido que las familias reales española y saudí mantienen una amistad muy estrecha que se remonta a los 70, cuando ya el rey Fahd donó cien millones, que debió de ser una cantidad fabulosa por entonces, para que el Rey formara su gobierno y pusiera en marcha su constitución. A lo largo de los años los reyes saudíes le han hecho donaciones muy generosas. Y no puedes acusar a un rey saudí de corrupción cuando hace un regalo. Son muy generosos y es conocido que lo son. Así que este regalo no es fruto de corrupción alguna. Fue un regalo que el difunto rey Abdullah le hizo al Rey Juan Carlos. Si se refiere al contrato para el AVE, la cronología no encaja para nada, porque el consorcio del AVE no existía en 2008. Creo que los fiscales españoles están investigando esto muy bien y han llegado a la conclusión de que el consorcio inició el proceso en 2009. En 2010 empresas españolas contrataron a dos intermediarios saudíes, o más bien fue sólo uno en 2010, un destacado miembro de la familia real, y en 2011 a Shapari Zanganeh en dos ocasiones. Así que el regalo de 2008 y el contrato del AVE de 2011 no tienen nada que ver el uno con el otro.

Imagen
Kashogui y Zanganeh.

Corinna, por primera vez, explica de manera pormenorizada la donación de los 65 millones de Juan Carlos y aporta datos que desvinculan esa cantidad de las comisiones del proyecto del AVE a La Meca. En esa operación millonaria aparece la viuda del traficante de armas Adnan Khashoggi, la iraní Shahpari Zanganeh. La donación se produjo mucho antes de que se firmara el contrato de la adjudicación de las obras en 2011, con más de dos años de diferencia.




Ni bruja, ni republicana, ni cortesana, ni comisionista, ni ‘corinnavirus’

Manuel Cerdán


Después de intensas gestiones y largas esperas Eduardo y yo conseguimos sentarnos, cara a cara, con Corinna Sayn Wittgenstein. OKDIARIO ha logrado lo que nunca ante otros medios internacionales lograron materializar: la primera entrevista en vídeo de la princesa alemana. Podemos afirmar con orgullo de que se trata de una exclusiva mundial. Creo que, junto con la entrevista a Luis Roldán en París en abril de 1994, antes de su fuga que duró un año, y a Francisco Paesa, diez años después, también en la capital francesa, cuando se hacía pasar por muerto, la de Corinna ha sido la entrevista la más importante de mi trayectoria profesional.

La ex compañera sentimental de Juan Carlos no ha vetado ninguna de las preguntas de los periodistas. Es de justicia reconocerlo porque la entrevista gana una mayor veracidad. Sólo –y es entendible– ha condicionado aquellas cuestiones que pueden afectar al desarrollo de los procesos judiciales. Pero, aún así, hemos disfrutado de libertad para tratar con Corinna todos los temas relacionados con las causas investigadas en Ginebra y Madrid.

El lugar del encuentro, la suite Sutherland del Hotel Connaught de Londres, en el corazón del distrito exclusivo de Mayfair, fue convertido por nuestro equipo en un visual set televisivo. Eso sí, hemos respetado todas las medidas anti Covid tanto las exigidas como las no impuestas por las autoridades británicas: prueba negativa de PCR realizada en las últimas 48 horas, respeto de la distancia de seguridad y uso de mascarilla obligatoria durante los tiempos en los que no se realizaba la entrevista. Esas fueron las únicas condiciones que nos impuso la princesa alemana: “Nosotros somos los primeros que tenemos que dar ejemplo”, exigió. Y tal cual lo cumplimos.

Corinna acude a la cita con OKDIARIO vestida con un traje negro de chaqueta y pantalón y unas deportivas Nike, que antes de empezar la entrevista sustituye por unos zapatos de tacón mediano. La ex de Juan Carlos suele usar generalmente, en su día a día, zapatillas o zapatos planos. Tampoco exhibe joyas lujosas. Sólo luce un colgante con un corazón de brillantes, unos pendientes con silueta de flor de cuatro pétalos y un reloj Panerai de correa de cuero marrón. Nada más. Tampoco lo necesita.

La princesa alemana, que mantuvo una relación sentimental con Juan Carlos de poco más de cinco años entre 2004 y 2009 y de pura amistad hasta 2014, después del accidente de Botswana, conserva la misma figura estilizada que ustedes habrán visto en cientos de fotografías en los medios de comunicación. La misma media melena, los mismos ojos vivaces y la misma sonrisa cautivadora. Nos comenta que era reacia a concedernos la entrevista porque tiene un miedo atroz a colocarse delante de una cámara. Dice que carece de experiencia y que apenas ha podido conciliar el sueño la noche anterior. Al principio denota un cierto nerviosismo, pero pronto su fuerza fotogénica se hace con el control del escenario. Exagera porque con unas cuantas clases podría presentar un informativo en la CNN o BBC.


El hotel de la Reina Madre y De Gaulle

El lugar de la entrevista, el excelente hotel Connaught, que nos ofrece todas las facilidades para realizar nuestro trabajo, reúne un encanto exclusivo. The Connaught fue la residencia favorita en Londres de la Reina Madre y el refugio del general Charles De Gaulle durante su exilio de la Segunda Guerra Mundial.

Imagen

Y la suite Sutherland, en honor del pintor Graham Sutherland que tiene repartidas varias de sus obras por todo el hotel, supura el lujo de un hotel de cinco estrellas, pero de difícil adaptación para una entrevista televisiva. Está recargada de muebles, lámparas y cuadros y una moqueta de color crema cubre toda la zona central. Un mini bar de estilo oriental y una gran mesa delimitan la estancia. Me sorprende el contenido de la biblioteca donde encuentro una colección de la revista Bética de Sevilla, en español, de los años 1913-1917.

La suite Sutherland presenta un morbo especial. Se halla a escasos metros de otra estancia del hotel donde Corinna se citó con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, el 5 de mayo de 2012, unas semanas después del escándalo de la cacería africana.

Esas cuatro paredes de la suite del Connaught, un edificio de ladrillo rojo que sigue abierto desde 1897, se habían convertido en la morada familiar de Corinna mientras concluía unas obras en su casa de Eaton Square. Muy cerca del hotel. Durante un desayuno, que no llegó a los 40 minutos, el teniente general malversó la nobleza de algunas de sus cuatro estrellas para abusar de la confianza de la princesa alemana. Se atrevió a amenazarla de manera velada, como denunció después Corinna.

Sin duda alguna, el duende del duque de Connaught, séptimo hijo de la Reina Victoria y de Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotta, de quien el hotel adoptó su nombre, se retorcería en su tumba del Mausoleo Real de Frogmore, en Windsor, por la falta de caballerosidad de un teniente general.

Corinna no se muerde la lengua y confirma el miedo que pasó ante Sanz Roldán. Más claro agua. Creo que es la primera vez que cuenta con elocuencia y credibilidad lo que ya calificó como una escena de terror. Se sobreentiende que el general no empleó los métodos más propios de la Mafia italiana o de los narcos: “Te vamos a pegar cuatro tiros si no cierras la boca”. Así lo vemos en las películas, pero los generales de 4 estrellas son más sutiles. Corinna lo explica convincentemente en la entrevista.


Un acoso que escandaliza

La ex de Juan Carlos reconoce que a partir de ese momento tuvo que soportar durante años un acoso insufrible. Vean la entrevista y escandalícense. Todo un operativo, pagado con fondos reservados, que sufragaban con los impuestos de los españoles, retirados de la caja fuerte del CNI para controlar a la que había dejado de ser la novia del jefe del Estado. El dinero aprobado por el Congreso para perseguir a terroristas, narcos y crimen organizado destinado resolver los líos de faldas de Su Majestad, como en el siglo XIX.

Los agentes de los servicios secretos no buscaban papeles comprometedores para el Estado. En realidad, se movían por los intereses privados el ex monarca. Corinna cuenta en la entrevista cuál era la verdad.

Sanz Roldán la calificó de “problema para la Seguridad Nacional”, pero con el tiempo nos estamos enterando de que el verdadero problema para España era el propio general. Y si no, que pregunten a Juan Carlos y a Felipe VI en el lío en que los ha metido. Lean la entrevista estos días y se enterarán por qué soy tan contundente. En todo caso, Corinna sería un peligro para los negocios ocultos y la caja B en sociedades offshore de paraísos fiscales de Juan Carlos.

A Corinna, desde el CNI, algunos medios de comunicación y la Casa del Rey le confeccionaron un traje -y no era ni de Chanel ni de Gucci- para presentarla como una comisionista, una cortesana palaciega y un peligro para la Monarquía. Desde Zarzuela, el equipo habitual del entonces monarca, entre quienes destacaba el periodista Javier Ayuso -que ahora va de cloacólogo- desplegaba una campaña virulenta para enlodazar a la princesa alemana. Y lo consiguieron. Hasta que la apertura de la investigación en Ginebra por el fiscal Yves Bertossa contra los testaferros de Juan Carlos aclaró de qué iba todo aquello.

Durante la entrevista Corinna aclara muchas de las leyendas urbanas y proclamas maledicentes desatadas desde el entorno de su ex novio. También el globo sonda sobre el supuesto palacio de La Angorrilla que echaron al vuelo para dar a entender que Corinna vivía en El Pardo como una Reina. Toda una patraña. Les aseguro que ese pasaje se trata de uno de los más divertidos de las confesiones.

Y, por último, la princesa Sayn Wittgenstein -¡cuánto les fastidia a algunos que la llamemos así! – ya fuera de los objetivos de las cámaras, nos cuenta a Eduardo y a mí las invectivas que tuvo que soportar cuando se encontró a los pies de los caballos: ni es una bruja, ni es una cortesana, ni es una comisionista que se aprovechara del entonces Rey, ni es republicana. Su modelo de Monarquía son las Casas Reales del norte de Europa y la de los Borbón, según ella, no se asemeja a ninguna de ellas. Le molesta también que bromeen con el juego de palabras del Covid y su nombre. Nada de “corinnavirus”. Lo que se ha producido para ella es un “coronavirus”. OKDIARIO ha sido testigo de su última palabra, en exclusiva mundial.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Mensaje por Invitado » Mar 06 Oct, 2020 1:24 am



Corinna: «Los administradores del Rey transfirieron grandes sumas de dinero de Suiza a Madrid»

Eduardo Inda y Manuel Cerdán


–Manuel Cerdán: Una pregunta que antes no le he hecho, que no nos ha contestado todavía. ¿Le hizo alguna confesión Don Juan Carlos de los negocios o de esa doble vida, o de esa caja B que tenía?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Mi ascendencia es anglosajona y escandinava, lugares en los que las monarquías están muy reguladas. También los negocios lo están. Así que España para mí fue toda una sorpresa, porque es casi como una oligarquía. Hay quizá unas cien personas que controlan el país entero, y todos están estrechamente involucrados los unos con los otros de algún modo. Cuando yo iba a España era por motivos sentimentales. Pasábamos el fin de semana juntos no para hablar de negocios; pasábamos el fin de semana juntos para pasar un fin de semana romántico. La gente olvida que esto era por encima de todo un romance; no era una relación comercial. Con el tiempo vas notando gente que viene y va, que hablan de ciertos grandes proyectos, y de pronto te das cuenta de que España funciona de forma distinta a otros países. Así que es más algo que fui constatando con el tiempo, y cuando hacía preguntas, él me decía: “No entiendes cómo funciona España”. ¡Ya lo creo que no!

–Eduardo Inda: ¿Quiénes forman esa oligarquía en torno a Don Juan Carlos?

–Corinna: Creo…

–E. Inda: Los más importantes…

–Corinna: Eduardo, no necesita hacerme esa pregunta. Creo que es usted un experto…

–E. Inda: Usted estuvo más cerca de Juan Carlos que yo.

–Corinna: Creo que tiene usted más experiencia y conocimiento. Él tiene muchos amigos. Algunos, está bien documentado, han tenido tratos financieros con él. Otros, no lo sé seguro, así que no quiero señalar a nadie. Pero creo que en España es bien conocido cómo funcionan las cosas.

Imagen
Álvaro de Orleans-Borbón y su mujer Antonella Rendina en una imagen de archivo

–M. Cerdán: Pero en ese… en esa oligarquía ¿qué papel desempeñaba Álvaro de Orleans, el primo del Emérito, que bueno, que tiene parte también en su trama de negocios?

–E. Inda: ¿Es un testaferro de Juan Carlos?

–Corinna: Manuel y Eduardo, esto lo está investigando actualmente Yves Bertossa en Suiza y preferimos no comentar sobre ello. Es algo que pienso que tenemos que dejar para el fiscal suizo. Entiendo que está investigándolo en detalle actualmente.

–M. Cerdán: ¿Y sobre Fasana y Canonica… ?

–Corinna: Es lo mismo.

–M. Cerdán: Que son los testaferros, ¿tampoco?

-Corinna: Es el mismo principio. No somos libres de comentar y esto se está investigando en Suiza exhaustivamente.

Imagen
Los testaferros del Rey emérito Juan Carlos I: Arturo Fasana y Dante Canonica.

–E. Inda: Además de las que conocemos, ¿hubo muchas más transacciones offshore? ¿Transacciones del Rey Juan Carlos?

–Corinna: Parece que a lo largo de 40 años se sabe de muchos regalos y grandes transacciones para los intereses comerciales de España. Pero ahora mismo el punto de mira apunta sólo a una cantidad, a una transacción. Muy conveniente porque la gente olvida cuánto más puede haber aún por descubrir. Sé muy poco de sus finanzas personales. Cuando no eres la esposa de alguien, y yo no lo era, ni vives con esa persona… Jamás se me ocurrió que su situación económica, sus finanzas fueran asunto mío. Esto es algo que la Reina Sofía conocería mucho mejor, su familia conocería mucho mejor. Yo tengo un conocimiento mínimo, y del resto, lo del dinero de Suiza, me he enterado por el proceso judicial de Suiza.





Corinna: «Felipe no puede decir que no tiene nada que ver con las finanzas de su padre si se ha beneficiado toda su vida»

Manuel Cerdán: ¿Cree usted que esa onda expansiva, todo lo que ha ocurrido, puede afectar a la imagen o al Reinado de Felipe VI?

–Corinna Sayn Wittgenstein: Esa es en última instancia una cuestión que España deberá determinar. Yo no soy española ni residente en España. Pienso que las acciones de diferentes personas, posiblemente con agendas diferentes y en conflicto, crearon esta crisis. Pienso que la misma Casa Real ha sido artífice de sus propios problemas. Y después hubo personas que les asesoraron mal. Cómo termine esto en el futuro es esencialmente algo a decidir por el pueblo español.

–Eduardo Inda: ¿Qué piensa del Rey Felipe? ¿Cree que tiene cuentas offshore? ¿Se ha beneficiado del dinero offshore de su padre?

–Corinna: No puedo decir nada sobre si tiene cuentas offshore. Pienso que el Rey Felipe efectuó un cambio bastante sustancial cuando subió al poder en 2014 [Corinna dice por error 2015], en el sentido de que suscribió a la Familia Real y a la Casa Real a la Ley de Transparencia, y creo que ese es un gran paso porque fue la primera vez que el Rey ha estado dispuesto a someter a la familia al mismo escrutinio a la hora de recibir regalos o beneficios materiales. Así que diría que sin duda está tratando de pasar a una era más transparente en cuanto a finanzas. ¿Depende de él alejarse de ello habiéndose beneficiado toda su vida del dinero de su padre? Eso es difícil, porque Felipe no puede decir que no tiene nada que ver con ello si te has beneficiado de ello toda tu vida. Así que pienso que ahí reside el problema.

–E. Inda: ¿Qué piensa del futuro de la Monarquía en España? ¿Durará? ¿Cree que tendrá una larga vida? ¿O se volverá república?

–Corinna: Repito, no soy española, y yo… Está la esperanza de que si logran hacer los cambios necesarios para ganar el apoyo del pueblo español, porque en última instancia es el pueblo español quien decide esto, podría ser una Monarquía muy duradera. Si no se hacen las reformas necesarias, se vuelve una situación más inestable.

Corinna durante la entrevista insiste en que ella es una monárquica de las Casas Reales parlamentarias del norte de Europa, en las que tiene que fijarse la Monarquía española. Insiste en que la Constitución del 78 contiene residuos franquistas y que hay que limpiarlos.

Pero durante toda la entrevista se mantiene muy respetuosa con la política española sin querer interferir en los asuntos internos de España. La princesa alemana estudió en la Universidad de París la carrera de Relaciones Internacionales y demuestra que es una gran experta en política internacional.

Sus conocimientos son amplios si se tiene en cuenta su amistad con Bill Clinton, Vladimir Putin o Emmanuel Macron. Asimismo, ha colaborado con instituciones de las Naciones Unidas, entre ellas la OMS.

Arriba