Letizia Ortiz: caballo de Troya

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Letizia Ortiz: caballo de Troya

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 18 Ene, 2020 3:22 am

Imagen
Letizia Ortiz Rocasolano, fotografiada en 1996 en Guadalajara (México), durante su estancia de ocho meses allí.


REINA LETIZIA
‘LA REINA IMPACIENTE’ QUE SE HA RETRASADO TRES AÑOS

El próximo 20 de febrero se publica la controvertida biografía de Letizia Ortiz escrita por el periodista argentino Leonardo Faccio, prevista en un primer momento para 2017 y que llega ahora con la promesa de ser el “perfil biográfico más completo” sobre ella.

DARÍO PRIETO


CON TRES AÑOS DE RETRASO, el próximo 20 de febrero llega a las librerías Letizia. La reina impaciente, “el perfil biográfico más completo de la reina”, según la nota de prensa de la editorial que lo publica, Debate. El pasado día 8 el sello perteneciente al gigante Penguin Random House la envió vía correo electrónico y, al leerla, una ventanita se abrió en la cabeza de quienes siguen los pasos de Letizia Ortiz. En efecto, se trataba del mismo libro cuyo lanzamiento estaba previsto para la primavera de 2017 y que fue retrasado en un primer momento hasta finales de aquel año, para luego desaparecer de las previsiones de la editorial. El autor es el mismo que se anunció en su momento, Leonardo Faccio, y lleva un subtítulo explicativo: ¿Qué significa ser reina en el siglo XXI?

¿Pero qué ha pasado con esta biografía? Y, sobre todo: ¿qué cuenta? En Debate guardan un hermetismo total y se remiten a la nota, que describe la obra como “un acercamiento poliédrico que presenta a Letizia Ortiz con todas sus fortalezas y contradicciones, así como su papel en una monarquía que por primera vez tiene una reina con origen plebeyo y quiere modernizarse para sobrevivir”. También, como “una aproximación a la intimidad del personaje analizado a través de la mirada –caleidoscópica– de aquellas personas que formaron y forman parte de su entorno más cercano”. Una “completa radiografía de la personalidad de la reina” fruto de “cinco años de trabajo, una profunda inmersión en el círculo próximo de Letizia Ortiz y más de cien entrevistas realizadas a personas que compartieron camino con ella”.

Sin embargo, entre esas personas entrevistadas no figuran algunos de quienes más la han estudiado. Es el caso de su primo, David Rocasolano, que en 2013 publicó Adiós, princesa (FOCA), con detalles nunca antes revelados de su vida. Rocasolano asegura a LOC que Faccio no ha contactado con él para tratar de su prima. Tampoco Jaime Peñafiel, que ha seguido con mirada incisiva los pasos de la actual Reina de España, tiene noticias del biógrafo.

El propio autor no quiere desvelar nada. Tras dar con él, declinó hacer declaraciones a este diario sin la autorización de la editorial.

Imagen
Pintura de Waldo Saavedra para el disco ‘Sueños líquidos’ de Maná.

Faccio es un periodista y escritor argentino nacido en 1971 y residente en Barcelona desde comienzos de siglo. Comenzó como fotorreportero y ha visto imágenes y textos suyos publicados en varios medios, incluido EL MUNDO. En 2011, también en Debate, vio la luz su primer libro: Messi. El chico que siempre llegaba tarde (y ahora es el primero). Faccio colabora como editor asociado con la prestigiosa revista y editorial peruana Etiqueta negra, y da clases de fotoperiodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona.

En su momento, la periodista Pilar Eyre desveló que el libro incluiría episodios escabrosos, cuando un directivo televisivo le ofreció a Letizia un puesto de trabajo a cambio de favores sexuales, algo que ella rechazó. Fuentes próximas al entorno de la Reina señalan que en el relato tiene un peso específico importante paso de Ortiz Rocasolano por México. Allí estuvo ocho meses, en la ciudad de Guadalajara, en 1996. De esa época es el retrato que le hizo un artista local (Waldo Saavedra) y que luego aparecería, con Letizia como una sirena con los pechos al aire en el libreto del disco de Maná Sueños líquidos (1997).

Si hubo o no relación con Saavedra o con alguno de los miembros del grupo tapatío, a los que entrevistó durante su estancia allí, es un tema que ha provocado especulaciones y que, en teoría, debería resolver este nuevo volumen.

Las demoras, a pesar de la impaciencia a la que hace referencia el título del libro, han hecho saltar las alarmas. ¿Habrá sufrido recortes de algún tipo? ¿Correcciones y reelaboraciones? ¿Hasta qué punto ha participado la Reina en él? La nota de prensa prefiere avanzar algunos de los rasgos de su personalidad que quedan dibujados en la biografía: “Su búsqueda incesante de la perfección, el descontento perpetuo de sí misma, sus ansias de controlarlo todo, también su ímpetu, audacia y rebeldía”. En definitiva, “la historia de una persona que abandona su profesión pero que no ha renunciado a sus batallas personales”.

Sin embargo, el propio primo de la biografiada tiene sus dudas sobre estos ambiciosos adelantos. “Me parecen muchas 100 entrevistas de otras tantas personas para hablar de ella. No habrá ni 20 personas que la conozcan de verdad como para hablar sobre ella”, formula.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 18 DE ENERO DE 2020

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 05 Ene, 2020 2:58 am

Imagen


Letizia, menos tacones, más pueblo y proximidad: 10 claves para ayudar al Felipe VI acosado

Ante la llegada del Gobierno más republicano, debe centrarse en la defensa de la Corona, olvidar los retoques estéticos y corregir su mal humor.

Cristina Coro


Llegan tiempos de incertidumbre al Palacio de la Zarzuela. A pesar de la tranquilidad que desde el Gobierno se ha querido transmitir a la Jefatura del Estado, la realidad es que los pactos que van a llevar a Pedro Sánchez a ser el nuevo presidente el próximo martes 7 de enero no gustan en el equipo de Felipe VI. Mientras que Unidas Podemos lleva la república en uno de sus puntos fundamentales de su programa electoral, Esquerra Republicana de Catalañua lo lleva hasta en su propio nombre. Es sin duda, el momento más difícil para el monarca desde que se convirtiera en Rey el 19 de junio de 2014. "Hay que arrimar el hombro, estar vigilantes y velar por la unidad del país y el cumplimiento de nuestra Constitución. Como bien dijo el Jefe en su discurso de Navidad, hemos hecho frente -y hemos superado- situaciones muy difíciles con una serenidad y entereza, demostrando gran resistencia y madurez. Así que eso es lo que nos toca ahora", asegura a EL ESPAÑOL un trabajador de la Casa.

Esta nueva misión a la que se enfrentan en Palacio no afecta solo al propio Rey, la Reina Letizia también debe dedicar gran su parte de trabajo y el máximo de los esfuerzos. Ha llegado el momento de abandonar la política de perfil bajo, la de no llamar la atención, que ha adoptado desde la proclamación de Felipe VI. Ahora, tal y como apuntan de Casa Real a este periódico toca "comenzar con la acción, empezar a destacar y a mostrar que la Jefatura del Estado existe y tiene una labor importante que ejercer".

Paradójicamente, según el último sondeo de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, los votantes de Podemos son los únicos -de entre los partidos nacionales- que aprueban el papel y actividad de la reina Letizia, mientras que el resto la valoran negativamente ahondando en diferentes grados de suspenso. El total de los encuestados otorga a la reina consorte, de media, un 4,8: un suspenso por los pelos.

Con estos datos y aunque la Constitución -a la que tanto apela el Rey- prácticamente no define los deberes de la Reina (más allá de destacar su protagonismo en caso de regencia), es vital la importancia de su papel en el indispensable apoyo de la labor institucional de su marido, además de la tarea individual que tiene en representación de la Corona. Y es que Letizia pertenece a una nueva generación de reinas europeas alejadas del todo de la figura de la mujer florero, propias de monarquías ya pasadas. EL ESPAÑOL analiza y enumera los diez puntos por los que debe apostar la ex periodista para ayudar a la Corona en los tiempos complicados que se aproximan.

1. Menos tratamientos estéticos

La Reina tiene que cambiar la imagen que transmite a muchos españoles. Su preocupación extrema por la imagen, que le hacen caer una y otra vez en tratamientos de belleza y retoques de estética están empezando a hacerla irreconocible, lo que hace que mucha gente crea que esta es su única labor. Aunque nadie sabe con seguridad quién es la persona que trata a Letizia, todo parece indicar que es el doctor Pedro Jaén, presidente de la Asociación Española de Dermatología, con el que mantiene además, una estrecha amistad.

Imagen
Desde que saltó a la palestra, Letizia se ha sometido a varios retoques estéticos.

La esposa de Felipe VI no pasa por el quirófano, sino que todos sus retoques están basados en inyecciones de vitaminas y tratamientos poco agresivos que le realizan en el propio Palacio de la Zarzuela. Pequeñas cosas que se pueden hacer sin miedo a que sus huellas se queden en su rostro en forma de moratones o hinchazón.

Desde luego, el doctor, que es uno de los más populares entre las famosas de este país a la hora de tratarse la piel, ni lo afirma ni lo desmiente, ya que es consciente de que cualquier comentario sobre su paciente más VIP supondría que dejaría de serlo de forma inmediata.

Es uno de los comentarios más comunes entre los españoles a la hora de hablar de su Reina es que si comparas una imagen de Letizia de 2004, año en el que se convirtió en Princesa de Asturias, con una actual parece otra mujer, no más mayor, si no distinta.

2. Acercarse al pueblo como 'la reina de las lavanderas'

La reina Letizia debería tener como libro de cabecera en su mesilla de noche La reina de las lavanderas de Carmen Gallardo. En este se narra cómo María Victoria -esposa de Amadeo de Saboya- fue una reina culta y virtuosa en un país convulso e inestable. Pero también efímera, como podría serlo Letizia, si triunfan los deseos de muchos republicanos -que ahora formarán parte del Gobierno de Pedro Sánchez- que pretenden convertir a su marido Felipe VI en el nuevo Breve. Aunque en un periodo corto, María Victoria dio una gran importancia a su imagen social gracias a su enorme acercamiento al pueblo, algo que le ayudó a consolidar su posición.

Cuentan las crónicas que cuando La reina de las lavanderas -se ganó este apodo después de dar asilo a estas trabajadoras- llegó desde Italia y desembarcó en Alicante repartió pesetas y pan a los pobres que se cruzaban en su camino. Además, en las audiencias, la reina recibía de manera muy personal a personas -o instituciones- que necesitaban ropa, alimentos o dinero. Y no se trataba de audiencias muy eventuales, sino que tenían -casi- el carácter de diarias. Allí se dedicaba a escuchar todo tipo de problemas de la gente del pueblo, algo de lo que -sin duda- debería tomar nota Letizia y llenar su agenda de este tipo de audiencias en sustitución de foros encorsetados sobre asuntos que no se cuelan entre las preocupaciones reales de los españoles.

María Victoria materializó esa caridad y afán por acercarse al pueblo en varios actos benéficos en Madrid. Un ejemplo es que utilizó sus propios fondos económicos para construir una casa de acogimiento para los hijos de las operarias de la fábrica de tabacos.

Tras más de cinco años en el cargo de Reina consorte, Letizia sigue teniendo que trabajar la naturalidad, huir de tanto encorsetamiento. Tiene que empezar a asistir a actos que la vinculen de verdad a la gente. Mientras en España disfrutan de la Feria de Abril los monarcas holandeses, con vestido de gitana incluido, o del Camino de Santiago los soberanos belgas y nuestra Reina sea incapaz de pisar una romería o una fiesta local, es imposible que el pueblo la considere cercana. En muchas ocasiones a la esposa de Felipe VI parece que se le olvida que la suya es la única institución política que necesita no sólo apoyo, sino un verdadero afecto de los españoles.

De eso sabe mucho su antecesora en el cargo. La reina Sofía también dio sus primeros pasos como soberana con un papel bastante desdibujado al comienzo de la Transición. Sólo dejó de ser La griega tras empezar a tener contacto directo con la gente, con el pueblo.

3. Hacer bandera de la mejora de la Educación

Dentro de la agenda de la Reina hay tres temas fundamentales en los que trabaja cada día: salud, cultura y educación. Es en este último pilar donde Letizia tiene que poner todas sus fuerzas para intentar arreglar el desastre que ha supuesto el último informe Pisa para España, un tema que ha calado mucho en la sociedad española.

Pero también está a punto de ponerse en marcha la nueva Ley Celaá sobre educación, lo que supondrá la derogación de la Lomce, y que da el control al Gobierno sobre el 55% del contenido de la materia que estudiarán los alumnos españoles. También supondrá que la religión no contará para la nota final y la apertura de más opciones para los alumnos de bachillerato, entre otros muchos otros cambios.

La esposa de Felipe VI tendrá que ayudar a la difusión y explicación de las nuevas normas, esta tiene que ser una de sus prioridades.

Imagen
Letizia junto a Michelle Obama unieron fuerzas por la Educación

4. Menos vestidos y más contenido

Este es otro de los puntos que la Reina debería solucionar. No nos estamos refiriendo al gasto que Letizia hace en ropa, ya que es una de las royals que menos parte de su presupuesto gastan en vestuario. Sin embargo, la política de perfil bajo hace que en sus actos se hable mucho más del modelito que ha elegido ese día que del motivo que la ha llevado hasta allí. Esto no es sólo responsabilidad de la Reina. Ella no tiene el 100% de la culpa, aunque algunos de sus looks incitan a las críticas ya sea por su precio o por ser demasiado llamativos por cortos, largos o poco apropiados.

Hay que recordar que durante el viaje a Cuba, uno de los más importantes que ha realizado el año pasado, Letizia estrenó en la cita con el colectivo de españoles en La Habana un modelo de Carolina Herrera, que tenía un precio de más de siete mil euros. También fueron muy comentados sus pasos en el Teatro Real el pasado mes de septiembre subida en unos tacones de más de mil euros firmados por Manolo Blahnik. Y a todo el mundo sorprende el dato de que en 2019 haya estrenado un mismo zapato, firmado por Carolina Herrera a 535 euros cada par, en siete colores diferentes.

Imagen
Los zapatos más caros de la reina Letizia.

5. Corregir su relación con su familia política

Otra de las cosas en las que la Reina tiene que ser perfecta es en su relación con su antecesora en el cargo, la Emérita Sofía, su suegra, una de los miembros más queridos de la Familia Real. La famosa Crisis de las Reinas, producida a las puertas de la Catedral de Palma de Mallorca el último día de marzo de 2018, hizo mucho daño a la Corona, pero sobre todo a la imagen de Letizia y de su hija, Leonor. Aunque la hija mayor de los Reyes ya se ha recuperado con sus dos intervenciones, una en los Premios Princesa de Asturias y otro en los de Girona, su madre sigue arrastrando aquel momento en el que se puso delante de su suegra para impedir que se hiciera una foto con sus nietas. Las encuestas internas de Zarzuela, que se realizan cada tres meses, siguen suspendiendo a la esposa de Felipe VI, que se queda bastante lejos del aprobado.

Pero su mala relación con la familia política no se queda en su suegra. Es complicado explicar, como ocurre en todas las familias, una relación entre cuñadas que dura ya 16 años. Todo empezó mal porque tanto Elena como su hermana pensaron que tendrían en Letizia a una plebeya inexperta en temas de la corte, a una muñeca fácil de manipular a su antojo, pero pronto descubrieron que no lo iban a tener tan fácil: la plebeya tenía carácter. El estallido del caso Noos hizo que rompiese relaciones con su cuñada Cristina y su cuñado Iñaki, a los que mantiene un enorme cordón sanitario. Letizia debería afianzar su relación con toda la familia de su marido Felipe, para volver a dar la imagen de unidad.

Imagen
Una de las imágenes que más repercusión tuvo en misa de Pascua en Palma el pasado año.

6. Potenciar su perfil de comunicadora

Antes de llegar a ser Princesa de Asturias, Letizia era periodista. Su entrada en Zarzuela supuso una llegada de aire fresco en muchos sentidos, entre ellos en la comunicación. Gracias a Letizia el Rey de España es en la actualidad -de entre todos los monarcas europeos- no sólo uno de los más preparados, sino también uno de los que más aplomo y seguridad ofrece en sus intervenciones.

Imagen
Letizia, en su época de presentadora en Televisión Española.

Es sin duda, uno de los puntos fuertes que le ha aportado de la Reina consorte. Cuando la esposa de Felipe VI da sus discursos en cualquiera de los actos que protagoniza cada semana, deja patente que su manejo del arte de comunicar es casi perfecto: es concisa, tiene una dicción correcta y sus gestos son claros. Comunicar era su trabajo, pero también sigue siendo ahora parte de su labor. Hacer llegar su mensaje a todo el que deba y quiera escucharlo.

"Ahora, desde la Casa del Rey, esta acción tiene que multiplicarse por una comunicación más precisa. Llega el momento de explicar el papel que juega la Jefatura del Estado en estos tiempos. Ser un faro para guiar a muchas de las personas que creen que con la llegada de este nuevo Gobierno republicano llega una etapa de oscuridad", apunta la misma fuente consultada.

Uno de los puntos que tiene que tener en cuenta la Casa del Rey si quiere conseguir llegar a más gente es la cercanía de la Reina con la prensa. Un sencillo hecho explica claramente a qué nos estamos refiriendo. Hace un mes, Letizia se encontraba visitando el Museo del Prado con motivo del 200 aniversario de la pinacoteca madrileña. Previo acuerdo, -aunque coon las imágenes se hacía pretender creer a la gente que la Reina pasada por allí y se encontraba con la reportera de sorpresa-, la periodista de Telemadrid, Ascensión Vázquez (habitual de la Casa del Rey desde hace más de 15 años) le hizo una pequeña entrevista a Letizia sobre el Museo.

No dijo más que obviedades sobre las maravillas que cuelgan en las paredes del edificio. Sin embargo, la repercusión de la exclusiva que había conseguido la reportera de la televisión autonómica, que luego replicaron todos los medios de comunicación, da cuenta de lo poco acostumbrados que estamos a ver a Letizia ante un micrófono. Otras royals europeas están acostumbradas a hacer reportajes para revistas femeninas, entrevistas en las televisiones o abrir sus palacios para que la gente vea cómo es su día a día. La Reina española no quiere ni oír hablar de este tema, ella cree que cuanto menos hable mejor, ya que no se le sacará punta a todo lo que no dice.

Imagen
Letizia mostrando sus dotes como comunicadora en la Federación Española de Enfermedades Raras.

Sin embargo, la Reina sí que mantiene conversaciones con algunos compañeros periodistas, pero no con los que cubren la información de Casa Real. La esposa de Felipe VI llama, con cierta frecuencia, a periodistas para enterarse de lo que se cuece en las redacciones más importantes del país. Algunos son antiguos colegas de cuando ella ejercía la profesión y a otros los conoce de coincidir en actos de la Corona. Son varios los contertulios radiofónicos que reciben una llamada desde un número oculto y se llevan la sorpresa al contestar al darse cuenta de que al otro lado se encuentra la Reina de España.

7. Menos manía por controlar todo

Una buena forma de ayudar a la Corona en estos momentos tan complicados sería teniendo una agenda menos encorsetada. La presumible obsesión de Zarzuela porque Letizia no pise ningún charco le impiden una proyección que podría ayudar mucho a mejorar la imagen de la institución.

Imagen
Letizia en un viaje oficial a Argentina en marzo del pasado año.

Letizia tiene una de las agendas internacionales más pobres de todas las royals europeas. Los actos que protagoniza en España están completamente controlados al milímetro. Y esto, unido a su enfermiza manía de controlarlo todo y su nula espontaneidad, hacen que no termine de conectar con nadie.

Además, miles de españoles viven con preocupación la llegada de Unidas Podemos al Gobierno, ya que dentro de su programa viene reflejada la eliminación de la educación concertada y segregada por sexo (es decir, centros en los que los niños son separados de las niñas). Uno de los cometidos de la Reina en esta nueva etapa es llevar la tranquilidad a estas familias y hacer que el tema de la educación tenga la relevancia que se merece, convirtiéndolo en prioridad.

Pero no siempre los comentarios han sido de este tipo. Se alabó mucho la decisión de la esposa de Felipe VI cuando por fin decidió apoyar a pequeñas firmas españolas que se encuentran dando sus primeros pasos en el difícil negocio de la moda. Eso ocurrió cuando el 1 de junio del pasado año apareció en Sevilla, con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, con un espectacular diseño rojo creado por la marca de la capital andaluza Cherubina.

8. Seguir dejando brillar a su hija, la heredera

Una de las cosas que ha hecho muy bien la Reina en el año al que acabamos de decir adiós, ha sido el ceder todo el protagonismo a su hija, la Princesa de Asturias. Aunque a muchos les ha sorprendido, Letizia ha dado una lección de maternidad y de saber estar como simple apoyo a Leonor cuando era ella el centro de atención. La hija mayor de los Reyes ha comenzado su camino como heredera al trono de España y su madre tiene que estar ahí para ser su mejor guía pero sin eclipsar ni un ápice el resplandor con el que ha brillado la adolescente.

Imagen
Leonor, en los Premios Princesa de Asturias, que presidió este año por primera vez.

9. No interferir en las relaciones del Rey con los políticos

Aunque no parece que sea una práctica habitual de la Reina, o por lo menos no es público, sí se supo gracias a que Pedro Sánchez lo contó en su libro Manual de Resistencia el interés que tenía Letizia por mantener un encuentro con el líder del PSOE. De hecho, la Reina se presentó por sorpresa en la primera audiencia que Felipe VI mantuvo con el secretario general de los socialistas el 29 de julio de 2014. En Zarzuela explicaron que el motivo era saludar a su antiguo compañero de instituto, ya que ambos habían estudiado en el madrileño Ramiro de Maeztu. "La Reina tenía mucho interés en conocerme", decía en su autobiografía el actual presidente del Gobierno en funciones.

Imagen
Felipe y Letizia junto a Pedro Sánchez y su mujer, Begoña.

10. Controlar más su (mal) carácter

Aunque todo el mundo conoce las preferencias de la Reina a la hora de mostrarse cariñosa con alguien y arisca con otros, no debería ser algo tan evidente. Si Letizia encuentra en un acto alguien que conoce y le cae bien, se pasará todo el tiempo a su lado conversando, mientras ignora al resto de los invitados que desean saludarla o simplemente charlar con ella.

Eso ocurrió en su última visita a Roma, cuando en un acto de la FAO se encontró con una compañera de TVE y se pasó una hora hablando con ella e ignorando a todos los demás.

Imagen
Letizia en la FAO de Roma.

También los fotógrafos que la acompañan de forma habitual conocen su carácter volátil. Por su cara cuando llega a un acto ya saben si ese día van a tener buenas fotos y van a poder trabajar tranquilos o no.

Todos recuerdan cómo fue capaz, el 10 de julio de 2013, siendo todavía Princesa de Asturias, de bajar de espaldas una ladera en el parque natural de Guadarrama en Madrid con tal de que los gráficos no la retrataran de frente. Fue asombrosa la habilidad con la que disimulo su charla con el entonces Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, para poder descender al revés. Un tiempo después fue conocido que a Letizia le había molestado que colocaran a la prensa tan cerca y no quería que le hicieran fotos desde tan poca distancia.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Jue 02 Ene, 2020 9:47 pm


¿Es verdad que la reina Letizia y la reina Sofía pelearon en Navidad?

Los reyes Felipe Vi y la reina Letizia podrían haber sido los anfitriones de la cena de Nochebuena y la comida de Navidad en su residencia oficial situada en el Palacio de la Zarzuela. Por ello, los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía serían sus invitados al contrario de como se venía haciendo. Iñaki y Cristina, cuñados de Felipe y Letizia, estaban a su vez en Vitoria con la familia de Iñaki

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 22 Dic, 2019 9:31 pm

Invitado escribió:la de las extensiones de Maxima no te digo



Mal de muchos, consuelo de....

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 22 Dic, 2019 9:11 pm

Merepito como el ajo escribió:Esta última noticia la he leído en este foro algo así como doscientas veces.


la de las extensiones de Maxima no te digo

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Merepito como el ajo » Dom 22 Dic, 2019 11:58 am

Esta última noticia la he leído en este foro algo así como doscientas veces.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 22 Dic, 2019 12:35 am

Imagen

El singular pasado de Doña Letizia que la Casa Real no quiere que sepas

La Reina Letizia goza de una gran popularidad actualmente. Es una persona muy respetada dentro de las altas esferas y de momento, su matrimonio con el Rey es sólido. Eso sí, como todo el mundo, ella tiene un pasado un tanto inusual para ser de la realeza.

Vamos a ver los detalles del singular pasado de Doña Letizia que la Casa Real no quiere que sepas. Hablaremos de su ex marido, de sus antiguos novios y de los trabajos que tuvo que realizar en tiempos pasados. Eso sí, antes de comenzar quería decir que algunos datos son del polémico libro de David Rocasolano. De este modo, no se puede confirmar la veracidad de algunos detalles.

Imagen

Waldo Saavedra

Cuando la Reina Letizia viajó a México, conoció al pintor Waldo Saavedra. Este pintor cubano salió con ella a mediados de los 90, y se dice que ella era su musa. De hecho, hizo un cuadro llamado “La maja”, en el cual, salía una mujer desnuda con la cara de la futura monarca. Eso sí, el desnudo es imaginario y sólo el rostro de ella es real.

Lo que sí que había eran varios bocetos, pero fueron entregados a Felipe VI por parte de Waldo. Además, el grupo Maná incluyó un poster de ella basada en estas pinturas en uno de sus discos. Se dice que la futura monarca tuvo una relación con el vocalista de Maná, aunque no hay nada confirmado aún


Imagen

El pasado republicano de Letizia

Parece una broma, pero la actual Reina de España fue republicana en el pasado. Todo esto lo contó David Rocasolano en su libro “Adiós Princesa”. Este libro fue muy polémico y provocó im auténtico revuelo mediático. Es más, se dice que ahora vive en el extranjero para evitar represalias contra él.

En su libro, David ataca a su prima y a la familia real, diciendo que se había traicionado a sí misma. Eso sí, tampoco se puede confirmar lo que David afirma, pues se dice que el libro fue una venganza contra la Reina por el caso Ciempozuelos. Se quejó de que la Reina se preocupó más de su imagen pública, que de ayudar a su familia, algo que hizo enfadar a David.

Imagen

Relación con David Tejera

Algo que pocos saben es que la Reina Letizia tuvo una relación con el presentador David Tejera. A David lo conocemos de la cadena 4 y de CNN+ en el pasado. La futura monarca tuvo una relación con él cuando trabajaron juntos en CNN+, y lo más curioso es que fue su último novio antes de conocer al Rey Felipe VI.

Se dice que tuvieron una relación abierta, por lo cual, la Reina conoció a Felipe mientras todavía estaba con David. Eso fue lo que les separó, pues David tenía ganas de tener algo más serio con ella. Eso sí, en la actualidad, el presentador tiene hijos y ha rehecho su vida sentimental sin ningún problema.

Imagen

El pasado de Letizia en México

En el pasado, la futura Reina terminó sus estudios en México a la vez que trabajaba en el diario Siglo XXI. Allí, conoció a Luis Miguel González, el cual sería su jefe y su amigo cercano. Con él, recorrió todo el país azteca los fines de semana. Todo esto provocó los celos de la esposa de Luis Miguel, lo que desembocó en un divorcio.

Eso sí, ser periodista no sería su única ocupación en este país. La futura monarca tuvo que vender cigarrillos para pagarse sus estudios, algo que choca con sus actuales posturas a favor de la salud. Además, allí le preguntaron por el entonces Príncipe Felipe (no se conocían en persona), y lo definió como un hombre guapo, pero que no era su tipo.


Imagen

Operaciones estéticas de la Reina Letizia

Desde que llegó a la Casa Real, Doña Letizia se ha operado varias veces. Primero se hizo una rinoplastia, reduciendo el tamaño de su nariz por unos 6000 euros. Después, se hizo una mentoplastia por unos 5000 euros de gasto estimado. Estas dos operaciones permitieron que luciera un rostro más amigable y menos duro.

Además, la Reina ha utilizado botox y ácido hialurónico, realizando un tratamiento que cuesta una media de 12.000 euros en España. Finalmente, eliminó sus bolsas de bichat, siendo una operación que cuesta unos 2000 euros.


Imagen

La mirada del ángel

En su día, la Reina Letizia tuvo su momento de gloria como actriz. En el año 1998, participó en el corto “La Mirada Del Ángel”. Este corto estaba protagonizado por José Moreno y la futura monarca aparecía vestida como un ángel.

Eso sí, no se sabe mucho más del corto. Sólo se conservan algunos fotogramas porque fue eliminado. Debido a la boda con Felipe VI, se eliminaron muchos rastros del pasado de la actual Reina entre los que se incluye este corto. Es una pena, pues a muchos nos hubiera gustado ver a la Reina como actriz.


Imagen

El ex marido de Letizia

Algo que poca gente sabe actualmente es que la Reina ya estuvo casada antes. Ella se casó con el profesor Alonso Guerrero en el año 1998. Se casaron en Almendranejo y se dice que fue un “bodorrio”. Sin embargo, la relación no cuajó y en el año 1999 se produjo el definitivo divorcio de la pareja. Además, las fotos han sido eliminadas por la Casa Real.

Cuando se anunció su boda con Felipe, corrió la noticia de que Alfonso era su ex marido. Los periodistas buscaron a su ex marido y prácticamente se diría que le acosaron. Esto no le sentó nada bien, pues es un hombre al que le gusta la intimidad. Escribió un libro donde hablaba del tema, aunque no ha hecho más declaraciones porque trata de mantener un perfil bajo.

Imagen

Religión

Según David Rocasolano, la Reina Letizia era agnóstica antes de llegar a la monarquía. Una persona agnóstica es alguien que no confirma ni desmiente la existencia de Dios. Este detalle del pasado es algo polémico, pues la monarquía en España es muy católica y como tal, la Reina lo es también.

Se ha podido ver a la Reina besando la mano del Papa y asistiendo a todas las misas. La Reina Letizia se ha convertido al catolicismo, aunque hay que decir que se ha mantenido abierta a posturas como el matrimonio homosexual (aunque no al aborto, como veremos ahora mismo).

Imagen

Los rumores de aborto

Finalmente, hay rumores de que la Reina Letizia tuvo un aborto un año antes de salir con Don Felipe. De ser verdad, esta parte de su pasado es polémica, pues ella se ha mostrado muchas veces contra el aborto. Además, ya sabemos que la monarquía suele ser muy conservadora para estos temas, y aunque abortar sea legal en nuestro país, no sería congruente.

Eso sí, esta información de nuevo viene de David Rocasolano, por lo que no podemos confirmar su veracidad. No hay ninguna prueba concluyente que confirme que ha abortado. De todas formas, aunque hubiera sido cierto, no pasa nada, pues fue en una época donde no era Reina y todos podemos cambiar de opinión.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Jue 14 Nov, 2019 8:52 pm



Kate Middleton se tropieza como la Reina Letizia pero su reacción es muy diferente

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 10 Nov, 2019 2:24 am

Imagen


El idilio de la estudiante Letizia por La Habana en 1994, a la que vuelve ahora como reina

La entonces estudiante de Periodismo fue a Cuba con amigos, sin pareja. Fue a la casa de Hemingway y perdió una pulsera de gran valor sentimental.


Aunque poco ha cambiado el Malecón habanero desde 1994 y son las mismas aguas del Caribe las que besan sus piedras en cada ola, sí es muy distinta la mujer que, a partir del lunes, lo va a visitar. Letizia Ortiz Rocasolano (47 años) regresa a Cuba un cuarto de siglo después de que lo hiciera por primera vez, con 22 años.

Aquel final de primavera de mediados de los años noventa una estudiante de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid llegaba a La Habana acompañada de un grupo de amigos de la facultad para conocer de primera mano la isla y, sobre todo, con la idea de divertirse y pasarlo bien. Este lunes el avión oficial de los Reyes aterrizará en el aeropuerto José Martí para que la Reina Letizia comience, acompañando a su marido Felipe VI, su primera Visita de Estado a Cuba como consorte. Un viaje que todos los medios cubanos y parte de los españoles han tildado como "histórico".

La primera vez que la esposa del monarca español estuvo en la isla -en la que gobernaba un todavía vivo Fidel Castro- estaba realmente entusiasmada. Como una apasionada de la lectura y fiel seguidora de Ernest Hemingway estaba feliz con la idea de conocer los rincones en los que el escritor americano, su gran amor platónico, había creado obras fundamentales de la literatura universal como Adiós a las armas o El viejo y el mar. La estancia del grupo de estudiantes era el típico combinado que hace todo aquel que quiera conocer el país caribeño de una forma un poco más asequible: tres días en la capital y otros tres en un hotel en régimen de todo incluido en la zona de Varadero, a unos 150 kilómetros de la capital cubana. Pero para ella lo importante estaba en la ciudad: aunque quería disfrutar de la playa, el sol y la juerga, la ex periodista quería recorrer los pasos de uno de sus ídolos literarios.

Imagen
Las manifestaciones de Cuba sucedidas en 1994.

La ahora reina fue a la ciudad cubana en el mes de mayo. Por poco, se libró de las manifestaciones que tuvieron lugar el 5 de agosto de 1994 y que recibieron el nombre de Maleconazo. Fue una de las más importantes desde el triunfo de la Revolución y protestaban contra el Gobierno de Castro, que tenía a la población en una carestía sin precedentes.

Ajena a ello y ,como sigue acostumbrado a hacer antes de un viaje -aunque sea de trabajo-, Letizia se hizo una guía completísima y de situación con todo lo que no se quería perder en La Habana. El grupo, formado por amigos y nada de novios -la entonces pareja de la reina, Alfonso Guerrero, se quedó en Madrid. La futura reina visitó el Hotel Ambos Mundos, donde su idílico Hemingway escribió varias de sus novelas; visitaron El Floridita, donde como todos los turistas se tomaron su daiquiri; y acudieron a La bodeguita del medio, donde bebieron margaritas.

Hubo tiempo también Se hicieron fotos en la catedral y muchas otras en El Malecón. Tampoco perdieron la oportunidad de comerse un helado en el famoso Copelia, algo que la reina no olvidará porque mientras disfrutaba de su cono se dio cuenta de que había perdido una pulsera con un gran valor sentimental para ella. Esto le supuso un gran disgusto y pidió al resto de los amigos que le ayudaran a encontrarla, pero tras un par de horas desistieron.

Otra de las paradas menos turísticas que la entonces estudiante Letizia Ortiz quiso hacer fue en el barrio habanero de San Francisco de Paula. Sin embargo, sus compañeros de aventura se mostraron más reticentes en esta visita por lo que la actual reina se acercó sólo con dos amigas. Allí se encuentra la Finca Vigía, una casa clavada en mitad de un pequeño bosque que había comprado el autor de El viejo y el mar durante su idilio con la isla caribeña. En la actualidad es un museo dedicado a Hemingway en el que, al parecer, las tres chicas disfrutaron mucho, ya que se encuentra -prácticamente- tal y como el escritor lo dejó cuando abandonó La Habana en 1960 a la que nunca regresó porque un año después se quitó la vida.

Imagen
La histórica 'La bodeguita de enmedio', lugar de reunión de turistas y locales.

En el hogar del Nobel de Literatura de 1954 se encuentra la famosa piscina que mandó construir y en la que se bañaba desnudo y, lo que más le gustó a la actual reina, una biblioteca con más de 9.000 ejemplares de libros que impresionó muchísimo a una joven Letizia de 22 años.

Tras conocer todo lo que quería saber sobre la relación Hemingway-Cuba, la Reina disfrutó de tres días de relax y juerga con sus amigos en un hotel de la costa de Varadero. A su llegada a Madrid, le comentó a todo el mundo lo mucho que le había gustado la experiencia y las ganas que tenía de repetirlo, pero seguro que nunca imaginó que sería del modo que lo va a hacer a partir del próximo lunes: como reina consorte de España.

Imagen
Hemingway llegó a Cuba en 1932 para realizar un viaje.

Esta es una visita histórica: la primera que realiza un rey de España a la isla caribeña como tal. Juan Carlos I estuvo en La Habana en 1999, pero fue en el marco de la Cumbre Iberoamericana y no de una visita bilateral. El viaje se ha hecho coincidir con el 500 aniversario de la fundación de La Habana, aunque los Reyes volverán a España antes de los actos centrales de la efeméride, el 16 de noviembre, para no coincidir con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, o el nicaragüense, Daniel Ortega.

“El equipo del Rey no quería viajar ahora por varias razones. La primera es por la proximidad a las elecciones generales, ya que nos vamos a ir cuando España se levanta con los resultados de unas votaciones vitales para el país. Esto no le hacía ninguna gracia al rey. Y la segunda porque no queríamos encontrarnos con Maduro. Eso lo hemos solucionado volviendo antes y visitando Santiago uno de los días. Así lo evitamos”, confiesa a EL ESPAÑOL un trabajador de Zarzuela.

Desde el Gobierno quieren dejar claro que la visita de los Reyes no supone un apoyo al régimen encabezado en la figura de Raúl Castro, sino superar una anomalía vigente desde hace mucho tiempo, ya que Cuba era el único país iberoamericano que no había recibido la visita de un rey de España.

Imagen
Los reyes eméritos de visita en Cuba en 1999.

En esta segunda visita a la isla de los Castro, Letizia no va a poder llevar la agenda como a ella le hubiera gustado. Serán cuatro días intensos en los que los Reyes van a pasar tres en La Habana y uno -con idea y vuelta en la misma jornada- en Santiago de Cuba. “Te digo que si ella hubiera podido decidir algo las cosas se hubieran hecho de otra manera, pero esto no es una visita cultural. Esto es un Viaje de Estado que se decide con el Gobierno y el Ministro de Asuntos Exteriores a la cabeza: nosotros esta vez tenemos poca maniobra de actuación”, añade la misma fuente a este periódico.

Entre las cosas que le hubiera gustado hacer a Letizia y que no va a poder ser es tener algún tipo de encuentro con la disidencia cubana. Lo que sí tendrán, el Rey y ella, es una audiencia privada con representantes de la sociedad civil no afines, “aunque tampoco enfrentados” al régimen, apunta el trabajador de la Corona. La cita tendrá el mismo formato que el que mantuvo el presidente Pedro Sánchez cuando visitó la Habana, en noviembre del año pasado, al que acudieron artistas, intelectuales, blogueros, dueños de negocios de hostelerías o actores como Jorge Perugorría. “Lo que ha pedido la Reina es encontrarse con Leonardo Padura, que fue Premio Princesa de Asturias hace un par de años y con el que mantiene una buena amistad” destaca la misma fuente de Zarzuela.

A pesar de que el propio Ministro Borrell es quien ha cerrado los detalles de la agenda y ultimado el acuerdo marco de cooperación que se firmara con motivo de esta visita de Estado, en la Casa se han visto forzados a un viaje que consideran que no se hace en el mejor momento y temen las consecuencias que pueda tener su paso por la isla caribeña.

Imagen
Pedro Sánchez, en su visita a La Habana, el pasado mes de noviembre.

De hecho, la oposición cubana ya se ha hecho oír y opositores activistas pro derechos humanos, artistas y periodistas independientes, así como otros miembros de la sociedad civil cubana, han firmado en la plataforma Change.org su oposición a esta visita de los reyes de España. La disidencia cubana ve en la primera visita de Estado de los Reyes de España a Cuba una forma de proporcionar al régimen un balón de oxígeno en medio de las dificultades que atraviesa, con una grave crisis económica y las sanciones de Estados Unidos.

Así, aunque La Habana y el Malecón que reciban a Letizia el próximo lunes parece el mismo que ella conoció hace 25 años, el caso es que ni ella ni la situación que vive la isla y España son la misma.

petarda

Mensaje por protocolo » Jue 24 Oct, 2019 3:30 am

Imagen

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Mié 23 Oct, 2019 10:42 pm


La Reina Letizia abraza efusivamente a la emperatriz Masako en la cena de gala

La reina Letizia abraza efusivamente a la emperatriz Masako como si le hubieran dado un premio por la coronación del Emperador Naruhito.

Cena de gala en el palacio imperial de Tokio por la coronación del Emperador Naruhito y Masako, con asistencia de todas las casas reales del mundo, entre ellas la española con Felipe VI y la reina Letizia, que se saltó el protocolo con la emperatriz con el abrazo, además de que no era adecuado, tampoco los japoneses prodigan el contacto físico, que estuvo de más.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 20 Oct, 2019 3:09 am

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Lun 30 Sep, 2019 8:43 pm


La reina Letizia está radiante porque Felipe le da más protagonismo

La reina Letizia pidió al rey Felipe VI en julio más trabajo, más actos de agenda real porque considera que puede trabajar más para la Corona de España. Al parecer, doña Letizia quiere tener más presencia. En lo sucesivo, la esposa del rey Felipe será más visible porque la casa real española ha concedido sus deseos

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 28 Sep, 2019 1:53 am

Invitado escribió:Sí lo cambia en cuanto te metes a reina de una monarquia. En misa y repicando o nadando y guardando la ropa es imposible.

Claro, si hiciera topless para que la pintara un artista siendo reina no te discuto que generaría polémica por todo eso del rol que ocupa y etc y hasta sería si quieres entendible, ahora, siendo una ciudadana nn que no se representaba más que a ella misma la verdad que criticarla me parece que no corresponde. Puedes estar o no de acuerdo pero mientras no sea ilegal o inmoral y no dañara a nadie ahí va cada uno con sus decisiones.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Jue 26 Sep, 2019 10:13 pm

La niña Amanda está a sueldo del Kremlín de Putín. No hay otra explicación que pueda justificar tan aberrantes calumnias. Antipática la Letys! Es la primera vez que se insinúa semejante despropósito.

Arriba