Letizia Ortiz: caballo de Troya

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Letizia Ortiz: caballo de Troya

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 23 Mar, 2019 3:22 am

Imagen
LA PEOR FOTOGRAFÍA El pasado 1 de abril, a la salida de la Catedral de Palma tras la misa de Pascua, Doña Letizia se enfrentó a Doña Sofía.


CÓMO HA CAMBIADO LETIZIA UN AÑO DESPUÉS DEL ‘RIFIRRAFE’

El enfrentamiento ‘entre Reinas’ desató un vendaval mediático, pero tras él, la Reina ha mostrado su cara más amable y, en público, hasta muestra su cariño por su esposo. Eso sí, Doña Sofía sigue teniendo peso en la agenda real.

CONSUELO FONT


LA REINA LETIZIA (46), CUYO PAPEL DE consorte brilla especialmente en sus viajes al extranjero, volará mañana domingo con Don Felipe (51) a Argentina. A lo que se preveía una fugaz estancia el miércoles para inaugurar el Congreso Internacional de la Lengua Española en Córdoba se han sumado lunes y martes en Buenos Aires por deseo del presidente Macri, que visitó España en febrero de 2017 con su mujer, Juliana Awada. Tendrá lugar, por lo tanto, un nuevo duelo de estilo. Doña Letizia fue la triunfadora en el anterior encuentro. Este duelo se celebrará en vísperas del primer aniversario del rifirrafe real que en apenas segundos afectó a la imagen de Doña Letizia y la Princesa Leonor.

Fue el pasado 1 de abril a las puertas de la Catedral de Palma tras la misa de Pascua. La Reina impidió a Doña Sofía (81) fotografiarse con sus nietas, y Leonor se soltó con un ademán brusco de su abuela. Un vídeo que dio la vuelta al mundo y provocó pánico en Zarzuela al desatar una ola de indignación contra Doña Letizia, que salpicó a la heredera, cuya imagen era impecable. La situación era peliaguda de reconducción, ya que Doña Sofía era el miembro de la Familia Real más valorado por los españoles junto al Rey Felipe (51).

UNA ACTITUD INJUSTIFICABLEDoña Letizia no sólo impidió que la Reina Emérita se hiciera una fotografía con sus dos nietas a la salida de la Catedral de Palma tras la misa de Pascua. La esposa de Don Juan Carlos le dedicó un beso a la Princesa Leonor tras el primer encontronazo con Doña Letizia y la Reina acudió rápida a limpiar el lugar donde su suegra había besado a la niña. Fue un gesto muy criticado, incluso por la ‘prima’ Maríe Chantal de Grecia


Un año después, parece que Doña Letizia salió beneficiada de aquella trifulca, ya que su imagen ha mejorado, en gran parte por su cambio de actitud a raíz del incidente. Pero no ha tenido tanto éxito en desplazar a Doña Sofía del primer plano institucional. Pese a que la presencia oficial de la Emérita había caído en picado con sólo dos actos en lo que llevamos de 2019, esta semana que viene va a compensar con creces el parón.

Aprovechando la estancia en Argentina de Doña Letizia, tiene tres actos programados: el martes 26, una reunión con el patronato de la Escuela de Música Reina Sofía; el jueves, el concierto que organiza anualmente la agencia Efe con Excelentia y el sábado, en Mallorca, el 50 aniversario del Trofeo Princesa Sofía de vela.

A Doña Letizia debieron leerle la cartilla, pues desde el rifirrafe, no ha vuelto a protagonizar ninguna polémica, como reconocen los expertos en imagen regia. “Sin duda aprendió de su error y ha hecho todo lo posible para que no se repita. Ahora, cada vez que acude a un acto se ve que cuida su comportamiento. Quizá le falta un poco de empatía, pero seguramente no sepa hacerlo de otra manera”, declara a LOC Santiago Mollinedo, director de Personality Media. Opinión que comparte el catedrático Antonio Torres del Moral, autor del Estatuto del heredero. “Fue algo muy negativo, pero sin duda un año sin volver a protagonizar ningún incidente le ha hecho recuperar imagen. Es una mujer capaz de representar bien, pero debe evitar manifestar su malestar públicamente cuando algo no le agrada, porque se nota mucho”. También el sociólogo Carlos Fuente percibe el cambio: “Doña Letizia está ahora más centrada en su papel y dirige su agenda a temas candentes, como la equiparación de la mujer”.

No es que trabaje mucho más, ya que lleva 24 actos hasta la fecha, la misma cifra que en 2018 y, por ejemplo, la semana pasada su agenda se limitó al viaje a Londres para inaugurar con Carlos de Inglaterra la exposición de Sorolla. Esta semana ha aparecido en dos actos con el Rey, los Premios Nacionales de Cultura y una reunión con científicos en El Pardo. Pero en febrero, salvo el viaje de dos días a Marruecos, no apareció en público en dos semanas, del 7 al 18. Sin embargo, es cierto que exhibe mejor talante en público y se esfuerza por sonreír, aunque le toque trabajar en festivo, como el sábado 23 de febrero en que entregó la bandera al Regimiento de Paracaidistas de Paracuellos.

Para parecer más cercana, ha posado sin maquillar, como hizo en septiembre el primer día de colegio de sus hijas, y hasta luce canas, cosa antes impensable en su perfeccionismo. También su relación con Don Felipe atraviesa un momento dulce tras los rumores de crisis que siguieron al incidente, incluso se les ha visto de la mano en algún acto. Hasta pareció resignarse al protagonismo institucional de Leonor, que el 8 de septiembre recibió el espaldarazo como heredera en Covadonga y el 31 de octubre, en su 13 cumpleaños, intervino por vez primera en público leyendo un capítulo de la Constitución.

Sin embargo, pese a sus esfuerzos, no ha logrado aún desplazar a Doña Sofía, cuya comparación ha sido la gran losa con la que la mujer de Felipe VI ha tenido que cargar. Tras el rifirrafe, Zarzuela se afanó en escenificar escenas de reconciliación entre suegra y nuera que a la Reina no le quedó otra que secundar. Vimos a una Letizia inédita abriendo, cual lacayo, la puerta del coche a Doña Sofía en el hospital donde operaron al Emérito, acudiendo un sábado con su suegra y Leonor y Sofía a ver el musical Billy Elliot o ejerciendo full time ante los objetivos de nuera modélica durante el verano en Mallorca.

La Reina ha cambiado su imagen y se acerca más a la gente

Tras la bronca, la Reina compartió salidas informales con Doña Sofía

Los Reyes se muestran cariñosos como prueba de que no hay problemas

Letizia accedió incluso a posar con la Infanta Cristina en público

La Emérita no se cae de la agenda: esta semana tiene tres actos públicos

Superada esa fase, se pensó que Letizia había ganado la partida a su suegra, que en lo que va de 2019 sólo había aparecido el 10 de enero junto a Don Juan Carlos y los Reyes en los Premios Nacionales del Deporte y, en solitario, el 26 de febrero en la entrega de becas de la Fundación Reina Sofía en la Fundación Mapfre, nada que ver con ese mismo periodo en 2018, en que sumaba nueve actos. La agenda de Zarzuela se prepara con mucha antelación, por lo que el incidente de Palma no repercutió en Doña Sofía, cuyo balance fue de 33 actos oficiales en 2018, uno menos que en 2017, que fueron 34, lo que supone una media de entre dos y tres por mes.

En 2019, la cosa había cambiado tanto que hasta la fecha estaba empatada con Don Juan Carlos a dos actos, cuando antes le ganaba por goleada, pues la calamitosa imagen con la que despidió su reinado no aconsejaba prodigar al Emérito, que ayer viernes presidió la presentación de los carteles de la Feria de San Isidro en Las Ventas, aunque el evento no mereció mención en la agenda de Zarzuela. Pero como el ave fénix, tras el parón, Doña Sofía ha resurgido de sus cenizas, copando en ausencia de Letizia todo el protagonismo institucional.


SIN COMPETENCIA FAMILIAR

A diferencia de su madre, las Infantas Elena y Cristina sí se han evaporado. Al último acto de la Emérita en la Fundación Mapfre, le acompañó la Infanta Elena, que trabaja en dicha entidad. También acudió el 1 de marzo al besapiés de Jesús de Medinaceli representando a la Corona, pero ninguno de sus actos figuró en la agenda institucional. De la que ha desaparecido pese a que, tras el incidente de Palma, fue requerida para presidir tres actos consecutivos en mayo, y eso que desde que Don Felipe es Rey se la apartó de la Familia Real junto a la Infanta Cristina.

De Doña Cristina se daba por hecha su rehabilitación familiar. Con Urdangarin en prisión y tras compartir foto oficial con Don Felipe y Doña Letizia en el 80 cumpleaños de Doña Sofía en noviembre, cosa que hacía ocho años no ocurría. Pero no ha vuelto a coincidir públicamente con su familia ni se la ha visto por España. Se la esperaba el 6 de marzo en el 80 cumpleaños de su tía, la Infanta Margarita, al que asistieron Doña Sofía y la Infanta Elena, pero no acudió, como tampoco lo hicieron los Reyes ni Don Juan Carlos, que estaba en Palm Beach.

Un año después del rifirrafe entre Reinas, la reunificación familiar parece que fue sólo un espejismo pasajero para paliar su onda expansiva, sobre todo en lo que respecta a Doña Letizia que, a excepción de Doña Sofía, ha logrado zafarse de la presencia institucional de la antigua Familia Real. También efímero fue el protagonismo de la Princesa Leonor que, para alivio de su madre, no ha vuelto a aparecer en ningún acto ni tampoco su hermana Sofía desde el 6 de diciembre, en la conmemoración de los 40 años de la Constitución en el Congreso, en que se rindió homenaje a los Eméritos. Como asegura Carlos Fuente: “El que Doña Letizia perdiera las formas en Palma quizá no era factor decisivo para relegarles, pero hay que asumir que hoy los Reyes son otros, pertenecen a otra generación y hay que buscar un estilo nuevo de monarquía. Don Juan Carlos y Doña Sofía son un activo importante, pero deben ocupar un plano más discreto”.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 23 DE MARZO DE 2019

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Lun 18 Mar, 2019 3:19 am


La reina Letizia y su incompatibilidad con los deportes

Desde 2015 no hay imágenes de la familia real española en la nieve. La reina Letizia no esquía porque no siente afición a la nieve, pero tampoco a la vela, deportes que sí practica su marido el Rey Felipe VI desde que era un niño. Felipe ha ido a Baqueira Beret sin la reina Letizia ni las Infantas Leonor y Sofía, ya que no desea abandonar por completo esta afición y deporte de invierno

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Jue 14 Mar, 2019 10:35 pm


La reina Letizia hizo esperar 20 minutos al príncipe Carlos

Londres National Gallery y la reina Letizia acude en visita relámpago a la inauguración de la exposición de Joaquín Sorolla, haciendo esperar al heredero Carlos de Inglaterra durante 20 minutos. Tras el retraso, la reina consorte del rey Felipe Vi apareció con un vestido azul estampado floral de Carolina Herrera y coleta con mechones al rostro

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 10 Mar, 2019 3:51 am

Imagen
La reina Letizia y Felipe VI muestran una gran complicidad en sus últimas apariciones


Letizia y Felipe, del "divorcio" al amor: los cuatro puntos del acuerdo de "conllevanza"

Hace tan solo un año crecía el rumor del divorcio. En las últimas semanas, por el contrario, aparecen más acaramelados que en los 15 años como matrimonio.


Lord Byron firmaba esta frase: "El matrimonio es al amor lo que el vinagre al vino. El tiempo hace que pierda su sabor". Y eso es lo que le sucede a muchas parejas tras el paso de los años. Felipe y Letizia son en esto, plebeyos como todos. Nada impide que su amor se desgaste, sufra crisis y lo superen por ser, además, la pareja más real del país. Los Reyes celebrarán el próximo 22 de mayo 15 años de su sí, quiero y por las imágenes que hemos visto últimamente de ellos, parece que se han vuelto a enamorar y se miran como aquella mañana en la Catedral de la Almudena. Sin embargo, por ellos también han pasado los días, las rutinas, los problemas, las familias políticas de ambos y la necesidad de hacer vidas juntas pero paralelas.

Para el matrimonio de los Reyes se puede citar sin temor a equivocarnos a Ortega y Gasset cuando se refería al "problema catalán". La única solución que veía el filósofo en la relación de amor-odio de Cataluña con España pasaba porque los catalanes y el resto de españoles aprendiesen a "conllevarse". Puede que este término sea el perfecto para definir la relación entre Felipe y Letizia. Con esto nadie dice que no se quieran y sigan enamorados, pero han encontrado algo más importante tras tres lustros casados: la forma de conllevarse.

Imagen
Letizia y Felipe llevan semanas mostrándose más cariñosos de lo habitual en público

El punto de inflexión tuvo lugar con la crisis de las reinas. El rifirrafe entre reinas a las puertas de la catedral de Palma de Mallorca en abril de año pasado fue un tsunami que arrasó con la imagen de Letizia y reforzó la de Sofía. España se dividió -desequilibradamente- en dos y hoy las muestras de afecto o desafecto a la monarquía se interpretan como consecuencias de aquel episodio. Y en parte es cierto: aquel momento también supuso un antes y un después en el matrimonio de los Reyes.

El jueves 5 de abril, tres días después de la escena en la isla balear, en una sala de reuniones del edificio de oficinas de Zarzuela, se reunió el gabinete de crisis. Don Felipe, la Reina Letizia, doña Sofía, el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín; el secretario de la Reina, José Zulueta, y el jefe de comunicación de la Casa, Jordi Gutiérrez. Todos alrededor de una gran mesa para poner fin a la crisis de las reinas.

Como ya publicamos, en esa reunión se decidió que Letizia tenía que hacer un gesto público a su suegra, y sus hijas con ella. La Reina se negó en un principio, no por ella, sino por la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía para no exponerlas al comentario general. Al final cedió y le abrió la puerta del coche a su suegra ante las cámaras. Este fue un gesto que su marido Felipe no olvidará jamás. "Hay que conocer a la Reina para saber lo que supuso para ella esa apertura de puerta. Fue un esfuerzo que nunca pensamos que aceptaría, pero ella sabía que para el Rey era importante, fundamental, y lo hizo. Desde entonces están mucho más unidos", revela a EL ESPAÑOL un trabajador de la Casa.

Y es que en estos últimos meses los Reyes nos han regalado imágenes tiernas como manos entrelazadas, miradas cómplices, gestos de cariño… demostrando que su matrimonio es fuerte.

Nos han regalado imágenes tiernas como manos entrelazadas

Lo cierto es que los Reyes llevan un año muy bueno en el que cada uno ha encontrado su sitio. En diciembre de 2016 Zarzuela apartó a Letizia en determinados actos del monarca para potenciar su condición de jefe de Estado. Si bien, la mantuvo como consorte en otras apariciones de Estado como la inauguración de las Cortes, viajes oficiales y los que suponen estar cerca de la gente. Pero la presencia de ambos juntos ha disminuido. La decisión se tomó para evitar que la llamada prensa rosa, en la que Letizia goza de un enorme protagonismo, trivializara los actos de mayor calado de Felipe VI comentando el modelito o el peinado de la Reina. También para que ella no fuera siempre la acompañante y disfrutara de una agenda propia e importante.

"Puedes fingir que te llevas bien con tu suegra, puedes hacer ver que tal ministra te cae bien, pero engañar con lo que sientes es muy difícil, y más sabiendo cómo es Letizia, que se nota cuando está a gusto, cuando enfadada… Están viviendo una etapa bonita, nueva y distinta en su relación de pareja. Han llegado a un pacto y claro, se nota", comenta una amiga de la Reina.

El pacto no escrito entre los Reyes está basado en varios puntos a los que han ido llegando con el paso de los años:

1. Salir solos una vez a la semana
En plan romántico (si las agendas lo permiten, claro). El trabajo y las niñas pueden hacer que la pareja prácticamente no está nunca a solas y no puedan hablar tranquilamente. Por eso Felipe y Letizia, establecieron esta peculiar norma para salir por Madrid para disfrutar en soledad.

Su última escapada conocida fue el pasado viernes 1 de febrero cuando a las diez de la noche los Reyes llegaban al restaurante La Chusquery, cerca de la Plaza de la Paja en el centro de Madrid. Sentados en una de las mesas del fondo del local, charlaron sin cesar desde el inicio de la cena, y se comportaron de forma atenta y cariñosa con los camareros. Felipe y Letizia cenaron un plato cada uno y compartieron un postre. Dos horas después salían del local, en el que pocos clientes se habían percatado de que eran ellos. Esa misma tarde, la pareja había acudido al teatro Pavón a ver la obra Hermanas, afición que ambos sienten, al igual que por el cine.

2. La familia no se toca

Otro de los puntos en los que se basa la mejora en la relación de pareja es por el posicionamiento del Rey Felipe ante su familia. La llegada de Letizia a Zarzuela no fue nada fácil para ella. Aunque la entonces Familia Real se mostraba cariñosa con la ‘novata’ en público, lo cierto es que sus dos cuñadas, la Infanta Elena y la Infanta Cristina nunca fueron muy atentas con ella.

Cuando estalla el caso Noos en 2010, el actual Rey rompió las relaciones con su cuñado Iñaki Urdangarin y ya en el trono despojó a su hermana del título de duquesa de Palma de Mallorca. Felipe VI decidió así poner tierra de por medio con su hermana y el ex jugador de balonmano. Él acabó en la cárcel de mujeres de Brieva, Ávila y la Infanta fue absuelta. A petición de su madre, la Reina Sofía, el Rey permitió que la hija menor de los Reyes eméritos volviera a entrar en Zarzuela y en las citas familiares más íntimas. De hecho, la Infanta duerme cada tres fines de semana en la casa de sus padres, el día que puede ir a visitar a su marido a prisión. Sin embargo, Letizia no la perdona. No cree que su cuñada no supiera nada de los negocios de su marido y no quiere tener ningún trato con ella. Por eso, a petición de la Reina, el contacto de su marido con su hermana es casi nulo.

Imagen
Las mujeres de la familia en la entrada de 'Billy Eliot'.

Lo mismo le ocurre con sus primos. Y esto volvió a quedar claro el pasado miércoles, cuando la tía de Felipe VI, Margarita, celebró su 80 cumpleaños en un local del centro de Madrid. Entre los invitados estaban la Reina Sofía, la infanta Elena, casi todos los Gómez-Acebo y los Zurita. Las tres grandes ausencias fueron las del rey Juan Carlos, que está de viaje y llamó a su hermana por vídeo conferencia en mitad de la velada, y los actuales Reyes, Felipe y Letizia. La Reina lleva a rajatabla una decisión: quiere el menor contacto con su familia política, sólo cuando sea necesario por motivos de trabajo, como la foto tras el 80 cumpleaños de su suegro. ‘Ella no tiene que ir, ninguna obligación, y él por fin, lo ha aceptado. Nunca se ha sentido cómoda, pero también es que nunca le han dejado que lo sienta’ afirma la misma persona del círculo de la Reina.

3. Los amigos son sagrados

Un pilar importante en la relación de los Reyes es la libertad que tiene la Reina para seguir viendo a su grupo de amigos. No es raro verla con sus amigas por el centro de Madrid cenando o tomando una caña -aunque Letizia no bebe alcohol- por el barrio de Malasaña. Además, suele irse de vacaciones con ellas unos días al año, como cuando se marchó en 2016 a Australia. Felipe también ha tenido que aceptar esta necesidad de Letizia de sentirse libre en beneficio de su relación matrimonial.

4. La educación de sus hijas: el gran nexo

Felipe VI y su esposa comparten la misma idea sobre la educación de sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía. Ambos han estado de acuerdo en guardar la privacidad de la infancia de sus pequeñas hasta que decidan que tienen la edad suficiente para afrontar su papel dentro de la Corona. Aunque tanto el Rey como la Reina siguen de cerca los estudios de sus hijas lo cierto es que es Letizia la que está más encima. Acude cada semana al colegio de las niñas para reunirse con sus tutores y ver cómo van avanzando. Jamás falta a la cita como bien saben en Los Rosales.

Parece que después de quince años los Reyes han encontrado el equilibro para "conllevarse" y dejar atrás las noticias que hace tan solo un año aseguraban que se encontraban al borde del divorcio.

Imagen
La reina Letizia y sus hijas en el desfile militar del 12 de octubre.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2019 7:29 pm

La que se tira desesperadamente de los pelos de su moño es la Letys propiamente dicha, mientras grita cual posesa: A Dios pongo por testigo de que no volveré a sufrir ladillas, ni en invierno ni en otoño.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2019 5:47 pm

Invitado escribió:Alguien debería enunciarles a este par de de farsantes el principio de Peter: "Todos los inútiles llegan a ocupar un puesto que les viene grande, pero afortunadamente, según la teoría de mi colega Murphy, a cada cerdo le llega su san martín."


Te ciega el odio a nuestra querida Reina Letizia, ten cuidado no venga alguien y te tire de los pelos del coño.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2019 3:35 pm

Invitado escribió:[
Han llegado donde nunca soñaron: a reina y presidente del Gobierno. Coincidieron en el instituto pero en el análisis de sus vidas de descubren similitudes desconocidas.

Entonces, en aquellos años de finales de los 80, cuando Pedro y Letizia compartían pasillos y profesores en el Ramiro de Maeztu, ninguno podía imaginar que su destino iba a estar tan ligado y mucho menos tan alto: uno en Moncloa y otra en Zarzuela.


Alguien debería enunciarles a este par de de farsantes el principio de Peter: "Todos los inútiles llegan a ocupar un puesto que les viene grande, pero afortunadamente, según la teoría de mi colega Murphy, a cada cerdo le llega su san martín."

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2019 1:24 pm

Imagen

Letizia y Pedro Sánchez: los ‘compis’ de instituto con ambición y poder a prueba de familia

Han llegado donde nunca soñaron: a reina y presidente del Gobierno. Coincidieron en el instituto pero en el análisis de sus vidas de descubren similitudes desconocidas.


Un día cualquiera del mes de febrero de 1987. Son las cuatro de la tarde. Un alumno de segundo del Bachillerato Unificado Polivalente, lo que todos conocemos como B.U.P, sale de su jornada de clases en el Instituto Ramiro de Maeztu, en Madrid. En las escaleras rojas del centro que está situado en la calle Serrano, se cruza con dos chicas, dos hermanas que apenas se sacan un año entre ellas, y que van a comenzar sus clases en el turno de tarde del centro educativo. El chico, alto y guapo, es una de las estrellas del equipo de baloncesto El Estudiantes, las adolescentes son delgaditas pero muy monas. Él es Pedro Sánchez (46 años), actual presidente del Gobierno ellas, la Reina Letizia (46 años) y su hermana, Telma (45 años).

Entonces, en aquellos años de finales de los 80, cuando Pedro y Letizia compartían pasillos y profesores en el Ramiro de Maeztu, ninguno podía imaginar que su destino iba a estar tan ligado y mucho menos tan alto: uno en Moncloa y otra en Zarzuela.

Pedro Sánchez, que cumplirá 47 años el próximo 29 de febrero, y la Reina Letizia, que los hará en septiembre, estudiaron en el mismo instituto, si bien no coincidieron en clase porque el presidente estaba matriculado en el turno de día y la Reina en el nocturno. Aunque la esposa de Felipe VI sí debía recordarle, ya que Pedro tenía fama de cañón entre las chicas por su altura. Quizá por ello, en la primera audiencia que le concedió Felipe VI al nuevo líder del PSOE el 29 de julio de 2014, la Reina se presentó por sorpresa, algo inédito. En Zarzuela explicaron que el motivo era saludar a su antiguo compañero de instituto y recordar viejos tiempos.


Imagen
Pedro Sánchez y la reina Letizia iban al mismo instituto. Él por la mañana y ella en el turno de noche.


En la formación universitaria el presidente del gobierno coincide más con el Rey, pues Letizia se decantó por el Periodismo. Sánchez se licenció en Económicas y Empresariales en el centro María Cristina de El Escorial y, posteriormente, cursó un máster en Política Económica de la Unión Europea. Felipe hizo un megamix de Derecho y Económicas en la Universidad Autónoma y, aunque posteriormente su máster fue en relaciones internacionales en Georgetown, a su vuelta realizó un stage de varios meses en la Unión Europea.

En esa conversación a tres en Zarzuela, Pedro y Letizia hablaron de los profesores que ambos tuvieron en común en el Ramiro, de sus asignaturas favoritas y de muchas anécdotas en común. "La Reina Letizia tenía mucho interés en conocerme, habíamos ido al mismo instituto", cuenta el líder del PSOE en su recién publicado libro Manual de Resistencia, situándose en el centro de la escena -como hace en todo el libro-

En esa cita hablaron de sus asignaturas preferidas: al político le gustaban las matemáticas y la Reina, sin duda, la literatura. Sánchez habla mucho de aquellos años. Se siente muy orgulloso de los cursos que pasó en el mítico instituto. Mientras que al actual presidente del Gobierno le encanta hablar de su etapa en el Instituto, la Reina no suele hacerlo. No es porque no se sienta orgullosa de haber estudiado allí, es un centro con una gran fama en Madrid, sino que fue allí donde conoció a su primer marido, Alonso Guerrero -cuanto menos un tema incómodo para hilar una conversación con la reina-. La pareja se casó en Almendralejo, Extremadura en 1998, tras más de diez años de relación, pero la relación comenzó en las clases de literatura que impartía él como profesor. A la Reina siempre le han gustado los libros. Ella tenía 17 años cuando conoció a su profesor y luego esposo, diez años mayor que su alumna.

En el 2010, todavía como Princesa de Asturias, Letizia volvió a pisar las aulas del Ramiro. Se celebraba el 70 aniversario del centro y no dudó en ir a presidir un pequeño homenaje a esas siete décadas. Los periodistas que cubrían el acto tuvieron la oportunidad de compartir con ella un pequeño tour por los pasillos con ella. En ese momento la esposa de Felipe VI contó muchas anécdotas y detalles de sus días de estudio allí, pero, por supuesto, ni una palabra de su ex marido. Tampoco nadie osó a preguntarle ni don Alonso fue invitado al acto.

Pero las vidas de Sánchez y Letizia no sólo están unidas por sus años de instituto. Lo cierto es que se parecen bastante. Ambos nacidos en el seno de una familia de clase media-alta, vivieron una infancia tranquila y una juventud dentro de lo normal como hermanos mayores de tres. Sus vidas paralelas, que salvando los tiempos y las circunstancias, podrían ser biografiadas como lo hizo Plutarco con personajes históricos.


Imagen
Tanto Letizia como Pedro Sánchez conocieron a sus actuales parejas con 30 años.


Se enamoraron a la misma edad

Es curioso que los dos encontraran el amor de su vida a la misma edad. El presidente del Gobierno lo contaba en una entrevista. ‘‘Conocí a Begoña con 30 años y me enamoré perdidamente de ella", confesó. Fue en una fiesta organizada por un amigo común en su chalet de Aravaca, y según la propia esposa de Sánchez, que iba ataviada con un ceñido vestido rojo, "nuestras miradas se cruzaron y fue un auténtico flechazo". Sin embargo, no se lo puso fácil a Pedro, según él ha confesado: "Tuve que darle mucho la tabarra porque se hizo la dura". Poco después, se fueron a vivir juntos y en 2005 nació su hija, Ainhoa, ante lo cual la pareja decidió darse el "sí, quiero" por lo civil, en un enlace que ofició la ex ministra Trinidad Jiménez, entonces concejal del Ayuntamiento de Madrid.

Letizia tenía los mismos años el 17 de octubre de 2002 cuando conoció a don Felipe. Ella ya hacía varios años que se había separado de su primer marido y mantenía una relación con el también periodista David Tejera, al que había conocido en el equipo de noticias de CNN+.

Él era entonces Príncipe de Asturias, y ella, una prometedora periodista que se abría paso en televisión. Ambos coincidieron en una cena organizada por el también periodista Pedro Erquicia -en aquel momento presentador y director de Documentos TV- en su ático de Madrid y, al parecer, fue también un auténtico flechazo.


Imagen
Los mayores rivales de ambos no han venido desde fuera sino que los han tenido en el partido y en la familia.


El enemigo lo han tenido en casa

Hay más aspectos en común entre ellos. El líder del PSOE ha escrito (o mejor dicho ha dictado) un libro bajo el título Manual de Resistencia, en el que narra cómo su carrera dentro del mundo de la política se ha visto atacada en muchas ocasiones, ha tenido que afrontar varias crisis en las que nadie daba un duro por él y el madrileño ha conseguido salir airoso.

El caso de nuestra Reina es parecido también. Letizia podría escribir un manuscrito con el mismo titulo pero con muchos más capítulos. El presidente Sánchez comparado con el reinado de Letizia es un parvenu. La esposa de Felipe VI se ha tenido que enfrentar a su familia política para conseguir su sitio en Zarzuela, a los cientos de rumores que corren sobre ella en las redes sociales, a la publicación de sus mensajes personales con el empresario López-Madrid y por último, a la famosa Crisis de las Reinas, en la que el feo gesto que tuvo con su suegra, la Reina Sofía, la convirtió, de forma automática en la peor nuera del mundo. "Si alguien sabe de resistencia es ella. Ha aguantado lo que no está escrito, mucho más que Sánchez. Su familia política, el poco cariño que siente de la gente… O la adoran o la odian. Y ella sigue ahí, con su trabajo día a día. Por encima de todos los demás", confiesa a EL ESPAÑOL una amiga personal de la Reina.

Letizia ha tenido que aguantar y la han tenido que aguantar en su familia política con una pésima relación con sus cuñadas Cristina y Elena. Exactamente lo que sucede con el reinado de Pedro Sánchez y su familia del PSOE, donde vuelan los cuchillos de manos de grandes nombres socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra o su archienemiga Susana Díaz.


Imagen

Comparten grupos musicales y pasión por los 'japos'

Pedro Sánchez y Letizia también comparten gustos musicales. De hecho, la primera polémica que el presidente del Gobierno protagonizó en su mandato tuvo mucho que ver con ella. Fue el 20 de julio de 2018 al desplazarse a Castellón con su mujer Begoña Gómez en avión oficial. El motivo, disfrazado de acto cultural fue asistir al concierto que ofrecía la famosa banda indie The Killers, de la que son fans, en el FIB, el festival internacional de Benicassim que se celebra todos los años y que presenciaron en un palco lateral.

Curiosamente, en julio de 2013, un verano marcado por una crisis matrimonial que llevo a Letizia a irse de Mallorca dejando plantado a Don Felipe, la entonces Princesa se escapó con unas amigas al FIB de Castellón, también para asistir a un concierto de The Killers, algo que confirmó Marawold, empresa organizadora, revelando que la Reina no estuvo en zona VIP, sino mezclada entre los miles de fibers que llenaban el recinto. Además, de The Killers, los Sánchez son también fans de otros grupos como Supersubmarina o Los Planetas, que son, aunque parezca increíble, los favoritos de Doña Letizia.


Imagen
El presidente y la reina comparten afición por los conciertos, en especial los de la banda The Killers.

La Reina y el presidente también comparten gustos culinarios, pues los dos son amantes de la cocina asiática. El matrimonio Borbón Ortiz acude con frecuencia, solos o con Leonor y Sofía, al restaurante Chen de Aravaca, a degustar el sushi japonés, plato que también está presente en sus veladas en Kabutokaji, un japo ubicado en Pozuelo, o en el Yugo The Bunker, en el centro de Madrid.

Pedro Sánchez ha llegado a bromear diciendo "si me pierdo, que me busquen en un restaurante japonés". Algo que los periodistas conocen sobradamente, por lo que en sus encuentros con el socialista suelen reservar en un asiático.


Sus hijas tienen la misma edad

El presidente del Gobierno y la Reina también son padres de dos hijas que coinciden hasta en la edad. Ainhoa, la primogénita de Sánchez y Gómez, que nació en 2005, tiene 13 años, los mismos que cumplirá Leonor, la Princesa de Asturias, en octubre. También los Sánchez tienen otra hija, Carlota, de 11 años, como la Infanta Sofía. Las hijas del presidente van a un colegio público de Pozuelo y las de los Reyes al Santa María de los Rosales, centro privado del que fue alumno Don Felipe, aunque aseguran que su madre hubiera preferido la enseñanza pública. A los dos les gusta compartir el máximo tiempo con sus hijas. Por ejemplo, Sánchez en vacaciones intenta aleccionar a Ainhoa en el baloncesto y Letizia se escapa con las suyas muchos fines de semana al Teatro Real de Madrid a ver ballet o para pasar una tarde de compras. Dadas sus obligaciones oficiales, ambos coinciden en hacer del desayuno en familia una costumbre sagrada, salvo cuando algún viaje lo impide.

Pero entre ambos hay una diferencia, enorme y que marca el carácter de sus vidas. Gane o no las elecciones del próximo 28 de abril, lo cierto es que el estrellato de Sánchez tiene fecha de caducidad. Sin embargo, para Letizia, su cargo es para siempre, hasta que la muerte nos separe como le advirtió el Cardenal Rouco Varela el día de su boda el 22 de mayo de 2004 en la Catedral de la Almudena y delante de toda España.

Es por eso, por la perdurabilidad del cargo de reina, por lo que parece improbable que la experiodista publica su Manual de Resitencia, en el que quizás podría haber un culto similar a su persona con el que prodiga Pedro Sánchez, pero, de ninguna manera, citas equivocadas. Las memorias de Letizia, impagables, serían muy interesantes y no por confundir a San Juan de la Cruz con Fray Luis de León.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Jue 21 Feb, 2019 8:31 pm

Imagen

Detalles del libro censurado por Don Felipe
El diario secreto de la Reina Letizia

El especialista en Casa Real, Jaime Peñafiel, cuenta cómo reaccionó el Rey Felipe VI cuando supo de la existencia de un diario de su esposa.

Los secretos de doña Letizia plasmados en un libro. Lo que para muchos podía ser una quimera inalcanzable, según Jaime Peñafiel, se ha materializado. Un diario de la Reina en el que todo quedaría al descubierto y cuya existencia sale a la luz gracias al experto en Casa Real. “Si hay alguien que puede escribir su propia historia, esa es ella. Primero porque es periodista y eso se lleva por dentro y segundo porque su experiencia de vida es única”, dice el periodista a este digital.

Imagen
La Reina Letizia comenzó a escribir un diario en el que recogía sus vivencias

Peñafiel hacía saltar la liebre sobre la existencia de esta ‘joya’ en su última columna ‘Azul y Rosa’ de ‘El Mundo’, donde se ha atrevido a contar que el mismísimo Rey Felipe VI fue la persona que impidió que este libro tan íntimo continuara siendo escrito. Sin embargo, se desconocía el motivo por el que el Rey quiso censurar de manera taxativa algo tan íntimo y quizás necesario para la Reina, pues le ayudaba a desahogarse sobre su día a día. El experto en realeza ha analizado las posibles razones que llevaron al monarca a frenar este libro.”Tendría miedo y pensó que iba a escribir cosas personales, privadas y relacionadas con la familia. Además, como ella ha sido siempre tan polémica….”, confiesa Peñafiel, que sin que sirva de precedente, echa un capote a reina Letizia: “eso era parte de su intimidad, estaba en su derecho. Ahí el Rey se pasó“.

Imagen
El Rey Felipe VI impidió que su esposa continuara escribiendo su diario personal/ Gtres

Aunque esta prohibición llegó cuando la reina Letizia acababa de llegar a Zarzuela, de hecho, Peñafiel considera que el fuerte carácter de la Reina hubiera provocado que este día acabara de otro modo. “Él se lo prohibió cuando mandaba, ahora no manda nada. A Letizia no se le prohíbe nada. Entró con fuerza, pero ahora…. ahora es otra cosa“, exclama entre carcajadas el experto. Pero Letizia no es la única reina que ha querido dejar por escritos sus vivencias. Fabiola de Bélgica o la mismísima Reina de Inglaterra, Isabel II, han dejado plasmadas sus experiencias más secretas en un diario. Con contenido muy personal que no ha visto, ni verá por un largo tiempo la luz.

“Los diarios no se escriben para que sean leídos, pero es algo que queda para la historia. Todas las niñas sueñan con casarse con un príncipe y ella se acuesta con uno de verdad”, dice Jaime Peñafiel sobre doña Letizia. Pero, ¿ha retomado la Reina estas letras que tanto le servían entonces para plasmar algunas de sus intimidades? “Yo creo que debe de estar escribiéndolo. ¡Cómo va a renunciar a relatar esa experiencia que es única en la historia!“, revela el periodista en exclusiva a este digital. Y es que uno cuando es periodista, lo es siempre. Incluso para él mismo.

Jaime Peñafiel robó el diario de una reina

Sin embargo, este no es el único diario del que Jaime Peñafiel conoce su existencia. El conocido periodista vivió hace años un episodio que jamás olvidará: el robo del diario de la reina Fabiola de Bélgica. En 1960 un, por entonces, joven Peñafiel junto al periodista Jesús Hermida entró en el domicilio madrileño de la que después se convertiría en Reina de Bélgica y ambos sustrajeron uno de sus diarios. Documento que después tuvieron que entregar. “Fabiola estaba en Bruselas anunciando su compromiso, Jesús Hermida y yo contactamos con su hermano que nos abrió la casa. Vimos toda la casa y en la mesilla de noche estaba el diario y nos lo llevamos“, cuenta el periodista.

Imagen
Jaime Peñafiel sustrajo el diario personal de la reina Fabiola de Bélgica junto al periodista Jesús Hermida

Pero este hecho tuvo consecuencias en Peñafiel: “Fabiola se enteró y en aquella época, que el Franquismo utilizaba a Fabiola como un éxito en la relación con Bégica y la cuidaban y la mimaban, fueron a por nosotros. Tuvimos un follón de mil demonios, me sacaron en pijama de mi casa y casi me llevan a la cárcel” relata Peñafiel. No cabe duda de que este objeto tan personal de la Reina tiene, aún a día de hoy, un valor informativo inestimable, algo que también tendría el de la Reina Letizia. Documento que, de existir, se convertiría con el tiempo en uno de los legados más especiales que la consorte dejaría para la historia.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Mié 13 Feb, 2019 4:06 pm


¿Es la reina Letizia una incomprendida realmente?

La reina Letizia es el centro mediático de la Corona española por encima de la figura institucional del Rey Felipe VI. El monarca ocupa la jefatura del Estado y la reina consorte Letizia, las portadas de periódicos en España y también en el extranjero. La Casa real española ha protagonizado con ella tantos titulares, que la ex periodista que se casó por amor con el entonces Principe de Asturias, no ha podido modificar la imagen que Doña Letizia ha creado de sí misma. Y de paso, de transformar la imagen y concepto que de ella tienen la mayoría de españoles. ¿ha llegado la III República y nadie se ha dado cuenta?

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Mié 06 Feb, 2019 11:04 pm


¿Criticar a la reina Letizia es un deporte nacional o solo de El Atico?

Las transparencias de la Reina Letizia y las rajas de sus vestidos y faldas se convierten en atracción de los medios, vídeos, blogs vlogs y noticias del mundo rosa. En El Ático nos encanta tener como personaje a la Reina Letizia la cual se ha convertido en la celebrity nacional más importante y que más noticias e interés genera desde que se produjo el rifirrafe con la reina Sofía en la catedral del Palma de Mallorca en domingo de resurrección. La familia real española tiene al personaje más mediático que existe entre sus miembros y prueba de ello es que sale en los periódicos españoles pero también extranjeros, prueba de que se ha convertido en un personaje más allá de lo que realmente es y se inventan todo tipo de noticias falsas con tal de satisfacer la curiosidad del público sobre ella.

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Vie 01 Feb, 2019 11:18 pm


La Reina Letizia y sus hijas las Infantas. ¿Qué dicen de ellas sus firmas?

Estudios grafológicos sobre las firmas de la reina Letizia y las Infantas Leonor y Sofía arrojan datos sobre su personalidad. El estudio recoge las firmas de Letizia Ortiz Rocasolano como periodista, como Princesa de Asturias y ahora como Reina. Las infantas Leonor princesa de Asturias y su hermana la Infanta Sofía también son analizadas bajo las firmas del hace un año pero irán cambiando la letra conforme crezcan y se hagan adultas

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 27 Ene, 2019 11:53 pm


Todo sobre los amores de la Reina Letizia antes de Felipe VI

Letizia Ortiz y sus otros amores antes de Felipe VI. Desde su historia y paso por Guadalajara de México cuando era novia de Alonso Guerrero, su matrimonio con él a la vuelta a España y su posterior divorcio, su relación con un compañero de trabajo, la conquista de Felipe principe de Asturias entonces, hasta su amistad con su cuñado marido de Telma Ortiz, Jaime del Burgo. El que tras el divorcio de su hermana, desaparece completamente de su vida, del panorama mediático y no acudió a la proclamación de los reyes Felipe y Letizia en 2014. Por último su amistad con Javier López Madrid, el compiyogui y los mensajes de la merde de Loc

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Dom 27 Ene, 2019 11:53 pm


Este es el "factor Letizia" que influye en el Rey Felipe VI y que desconocías

El Rey Felipe y la reina Letizia son pareja desde 2003 y Felipe de Borbón, siendo Principe de Asturias conservaba un grupo de amigos desde la infancia. Cuando llega Letizia Ortiz a la familia Borbón y a la casa real española, poco a poco fueron surgiendo cambios en el círculo de amistades ma´s íntimo del rey, desapareciendo muchos de ellos entre los que se encuentran los hermanos Fuster, Javier López Madrid por el asunto compiyogui, sus primos los Gómez Acebo y también sus primos los griegos, apelativo familiar de la familia real griega. El factor Letizia es el dato aportado por elespañol.es para destacar la actual situación afectiva en clave de amistades del monarca español justo cuando faltan pocos dias para sus 51 cumpleaños el 30 de enero

Letizia Ortiz: caballo de Troya

Mensaje por Invitado » Sab 26 Ene, 2019 7:09 pm

Imagen

A Felipe VI sólo le queda un amigo de toda la vida: el factor Letizia

La mala sintonía de la Reina con algunas de sus antiguas amistades ha modificado su círculo íntimo.


Alejandro Magno (356 a.C-323 a.C) tenía una amistad fraternal con su médico personal Filipo de Arcanania, al que conocía desde niño. En cierta ocasión, en la que el monarca había enfermado y requirió la presencia del galeno, fue advertido de que Filipo se había vendido al enemigo y que, muy probablemente, lo envenenaría. De todos modos, quiso que lo visitase y se bebió lo que le preparó el médico. Tras esto, Alejandro Magno dijo: "Prefiero morir a desconfiar de mis amigos". Al menos eso cuenta la leyenda.

Esta anécdota sobre el rey heleno se ha debido repetir cientos de veces a lo largo de la historia de la humanidad. Los monarcas nunca saben si sus círculos de amistades son verdaderos o son simplemente personas que se acercan al brillo de la corona.

Como Alejandro Magno, Felipe VI tenía fe ciega en su grupo de confidentes, algunos amigos desde la infancia. Sin embargo, las amistades de nuestro Rey se han reducido mucho. Tanto que de su círculo de confianza, a los 50 años, sólo le queda una persona, Álvaro Fuster. Nadie más. "La cosa se complicó mucho con la llegada de Letizia, había gente que no le caía bien y al revés. En cualquier caso, desde que Felipe es rey es mucho más serio. Se ha vuelto más reservado, ha ido perdiéndolos uno a uno", revela una persona muy cercana al monarca.

Entre sus amigos estaban Álvaro Fuster, Javier López-Madrid, Pedro López Quesada o Pablo de Grecia, entre otros. Algunos de ellos, como los primeros, compañeros del rey en el Colegio Santa María de los Rosales. Poco a poco todos menos uno han ido abandonando el círculo de confianza y desapareciendo de la vida del monarca.

La llegada de la reina a la Familia Real no supuso un terremoto sólo para los Borbón y Grecia: el círculo de amistades de don Felipe también sufrió sus consecuencias. Aunque no siempre ha sido culpa de ella. El aterrizaje de Letizia en los amigos ‘bien’ del rey no fue todo lo amistoso que tendría que haber sido cuando alguien presenta a su pareja. En el libro La Corte de Felipe VI (La Esfera de los Libros), escrito por los periodistas Daniel Forcada y Alberto Lardiés, aseguraban que varios de ellos le pusieron a la entonces Princesa de Asturias el mote de La Chacha, debido a que la experiodista no provenía de ningún barrio de lujo de Madrid, si no de Moratalaz. La esposa de Felipe VI ha conseguido hacer efectiva su venganza y de ese entorno sólo quedaron dos personas cercanas al Rey: Álvaro Fuster y Javier López Madrid. Y el segundo acabó cayéndose también.

Imagen

Javier López Madrid, el 'compiyogui'

"Esa relación de amistad ya no existe", afirmaba un portavoz de Zarzuela a la agencia Europa Press en marzo de 2016, refiriéndose a Javier López Madrid, más conocido como el compiyogui de Letizia. Esta fue la primera y única vez que, de forma oficial, la Casa de su Majestad el Rey hacía referencia a una de las personas cercanas en la vida privada de Felipe VI. En este caso no tuvieron más remedio: el yerno de Villar Mir aparecía imputado en varios casos de corrupción vinculados al Partido Popular.

Javier López Madrid, nacido en Madrid en 1964 es el tercer hijo de Germán López y Pérez de Castrillón, fundador de Volvo España como principal importador de la marca sueca y de la cadena de almacenes Simago. Dedicó su vida al mundo de los automóviles y la perdió, precisamente, en un accidente de coche en su finca de Salamanca en agosto de 2001.

Aunque López Madrid era un empresario con proyección, fue su boda con Silvia Villar-Mir, en 1990, la que terminó por darle el espaldarazo definitivo. El matrimonio tiene cuatro hijos.

Además de los reyes y de su entorno, era amigo de Ana Patricia Botín o Rodrigo Rato (que terminó implicándole en el caso de las ‘Tarjetas Black’), además de algunas de las grandes fortunas latinoamericanas, como el venezolano Lorenzo Mendoza. Fue precisamente en la masión que este millonario tiene en el Caribe donde los príncipes celebraron su ‘despedida de soltero’ en 2004. La noticia terminó saltando a los medios cuando, de vuelta a España, registraron el equipaje de don Felipe y Letizia en su escala en Miami.

La relación de López Madrid con la Reina no fue siempre idílica. Cuando Letizia aterrizó en la vida de Felipe, el trato con su círculo íntimo empezó siendo muy frío. "Al principio no la podían ni ver. Son bastante clasistas. ¿Casarse con la nieta de un taxista? Ella tampoco los soportaba", asegura una persona muy cercana a la reina. Sin embargo, con el tiempo, el empresario López Madrid y la mujer de Felipe empezaron a darse cuenta de que tenían algo en común muy fuerte: la obsesión por tener un cuerpo perfecto. "López-Madrid sabe empatizar con las obsesiones de la gente. A Letizia le dio cancha con el yoga y la comida sana. Iban juntos a clase de yoga en la casa que el empresario tiene en la urbanización de Puerta de Hierro y a comprar comida juntos a Ecocentro, una tienda de venta de alimentos ecológicos", revela una fuente a EL ESPAÑOL.

Pero esta relación terminó para siempre tras hacerse públicos los famosos mensajes en los que la reina le llamaba compiyogui. Sin embargo, todavía colea, ya que se han propagado rumores que aseguran que el Comisario Villarejo podría haber amenazado a Zarzuela con otras conversaciones entre Letizia y su excompañero de yoga de contenido económico.


Imagen
Cristina Borbón-Dos Sicilias y Pedro López Quesada.


Pedro López Quesada, el confidente

El caso de López Quesada fue distinto. El empresario no era amigo de la infancia de don Felipe, pero sí llegó a ser uno de sus mejores confidentes. El banquero, responsable del City Bank en España, está casado con Cristina de Borbón dos Sicilias, hijo del fallecido duque de Calabria, Carlos de Borbón-Dos Sicilias.

Para el rey y las infantas Elena y Cristina, los Calabria han sido una segunda familia. El duque de Calabria, primo de don Juan Carlos, compartió con él de niño internado en Las Jarillas y fue casi un hermano, tanto que le hizo infanta de España. Por eso sus cinco hijos, Pedro, actual duque, y sus cuatro hijas, Cristina (la esposa de López Quesada); María Paloma, Inés y Victoria, princesas de las Dos Sicilias, se criaron con el entonces Príncipe y las Infantas.

Cuando Iñaki Urdangarín entró a formar parte de la Familia Real hizo buenas migas con López Quesada. Algo que demuestran correos donde Urdangarín le apodaba cabroncete y él al ex duque de Palma pichoncete. Ambos formaban un trío inseparable con el Príncipe Felipe, antes de casarse con Letizia, tanto que le organizaron su despedida de soltero.

Imagen
Pedro López Quesada besa la mano de la reina Letizia.


Pero entonces estalló el Caso Nóos y la relación entre la infanta Cristina y la reina actual fue de mal en peor. Los López Quesada Borbón Dos Sicilias intentaron ayudar a los ex duques de Palma. Para ella, la hija del duque de Calabria, la hija menor de los reyes eméritos, ella es como su hermana. Letizia decidió que había que terminar con esa relación y los Reyes pusieron punto y final a cualquier contacto con Pedro López Quesada y su esposa. Adiós a las veladas en restaurantes del centro de Madrid, fin a los cumpleaños de ambas hijas... El rey tuvo que elegir.

Imagen
Pablo de Grecia y su esposa Marie Chantal.

Pablo de Grecia, el primo griego

El hijo mayor de Constantino de Grecia era uno de los amigos más íntimos de Felipe VI. Pablo de Grecia acompañó al monarca durante la estancia del entonces heredero español en la universidad de Georgetown (Washington), y aunque aprobó por los pelos el máster en Relaciones Internacionales que ambos cursaron, el heredero griego hizo bingo al conocer en una fiesta a la rica heredera Marie Chantal Miller, quien junto a sus hermanas Pia y Alexandra eran las bellezas por casar más cotizadas de Estados Unidos. A los Miller se les hizo la boca agua emparentar con la realeza europea, aunque tuvieron que financiar a su hija para que pudieran vivir una vida de lujos que Pablo de Grecia, con una imprecisa ocupación en una empresa de inversiones, no podía asegurar.

Pero fue esta mujer, Marie Chantal Miller, y la elección de don Felipe a la hora de casarse la que separó a ambos primos. Letizia nunca ha conseguido que la rama griega de su marido la acepte. Una vez más la consideraban una intrusa dentro de esa burbuja de sangre azul, y Pablo y Marie Chantal no iban a ser menos. Nunca la han tragado. Todo quedó demostrado cuando el heredero heleno celebró su 50 cumpleaños con una gran fiesta en Londres y el rey Felipe fue solo, sin la compañía de su mujer.

Pero la cruz definitiva a esta pareja se la puso Letizia tras la crisis en Palma de Mallorca con su suegra, la reina Sofía. Marie Chantal Miller fue la única persona cercana a la Familia Real que comentó públicamente la escena de la Catedral publicando un tuit en su cuenta: "Esto es muy desagradable", decía en el tuit. "Esto me hace sentir muy enfadado. ¡Ninguna abuela se merece este tipo de trato, la reina Letizia ha mostrado su verdadera cara!".

Desde entonces, los dos primos, al parecer, no han vuelto a hablar. La amistad entre Pablo de Grecia y Felipe VI despareció tras un tuit de menos de 280 caracteres.


Imagen

Álvaro Fuster, el amigo leal

Es el único superviviente del círculo. Felipe VI fue testigo de su boda con Beatriz Mira en marzo de 2012. Es la prueba de la íntima relación que desde hace décadas mantienen. Cómplice en momentos importantes de Felipe, su amistad ha sobrevivido a situaciones críticas, como la filtración de las fotografías del entonces heredero con Eva Sannun en la India.

Tras estudiar juntos en Los Rosales, Fuster mantuvo la amistad con el entonces Príncipe de Asturias. La leyenda asegura que era quien le facilitaba el acercamiento a las chicas dada la timidez del rey. Los amigos mantuvieron la tradición de hacer un viaje grande al año. Han sido muchas las escapadas que han compartido con su esposa, desde que el ex soltero de oro sentara la cabeza con Beatriz Mira, conocida por sus 10 años de noviazgo previo con el cantante Carlos Baute.

Padres de tres hijos, Álvaro jamás ha usado su amistad con el rey para nada. "Es discreto y sencillo. Nunca se ha aprovechado de ser su amigo. Felipe confía plenamente en él. De hecho, es el único amigo que le queda. Tiene compañeros de su etapa de la academia de Zaragoza con los que se llevan bien, pero las mujeres de estos no sintonizan, así que las reuniones últimamente eran muy tensas. Sin embargo, con Álvaro y Bea parece que Letizia se siente cómoda y feliz con ellos", dice un conocido de la situación.

La Reina, suma y sigue

Mientras que el rey cierra su círculo de amistades, la reina amplía el suyo. Letizia sigue sumando personas a su corte personal. A sus amigas de siempre, Cristina Palacios, Mar Peiteado, Inma Aguilar o Sonsoles Ónega, se han unido personas que han ido entrando en su vida. Entre ellas, y la más recientes, es la estilista de moda, Eva Fernández. La ex empleada de Cosmopolitan entraba a trabajar a la Secretaría de la reina en 2015 como la persona que se relaciona con las marcas de moda. La esposa de Felipe VI y la estilista tuvieron buena sintonía desde el principio, ya que ambas comparten su pasión por la alimentación sana y el deporte. Las dos amigas comparten mañana de compras y confidencias por las calles de Madrid, como ha publicado en varias ocasiones varias revistas del corazón.


Imagen
Rodrigo Cortés.

Otra de las personas que han entrado en el círculo más íntimo de la reina ha sido el director de cine Rodrigo Cortés. La reina y el cineasta se conocieron en 2015 en los Premios Princesa de Asturias y desde entonces han estrechado lazos hasta el punto de que la esposa de Felipe VI ha llegado a viajar, en varias ocasiones, a donde Rodrigo rodaba sus películas para visitarle en el set al mínimo. Para él, Letizia es un gran apoyo.

Así, mientras que el Rey ha reducido al mínimo sus amistades, unas veces por obligación, otras por presión de su mujer, al mínimo, Letizia sigue incorporando gente nueva a su lista de confidentes, personas a las que resulta casi imposible sacarles ni una sola palabra sobre su amiga ’royal’.

Arriba