TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 14 Abr, 2019 8:33 am

Me gustan muchos algunos tus articulos Carmen, pero encuentro que tienes la mania de hacer comparaciones absurdas. Por favor, tomadlo como 1 opinion personal. Dice en ese articulo: '' PARECIA JANE EYRE...'' Tus lectores Carmen, pueden ser amante de la lectura, pero no por eso todos tus lectores habran leido a Carlota Bronte. Yane Eyre no estuvo encerrada en ninguna torre. La que estuvo encerrada en 1 torre y Jane Eyre no lo sabia fue la mujer del Sr. que contrato a Jane Eyre como institrutiz de su hija, Se enamoro de Jane Eyre y estaba a punto de cometer bigamia. No se, pero prece que da a entender (puede que sea yo sola la que lo interprete asi) que fue Jane Eyre la que estuvo encerrada en esa torre.

En cuanto a Lalla Salma, nunca se tenia que haber casado con ese ''moron'' de rey. Salma se caso por ambicion y mas de 1 vez le advirtio el rey que no fuera tan atrevida, pero a Salma por 1 oido le entraba y por el otro oido le salia. En fin, en este foro todos podemos tener opniones diversas.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 14 Abr, 2019 3:26 am

Imagen
Lalla Salma, la que fuera esposa del Rey Mohamed VI.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

LALLA SALMA
LA REINA DE ÁFRICA




Desaparecida durante más de un año, a la ex esposa de Mohamed VI, princesa Lalla Salma, le faltó poco para mimetizarse en el papel de la chica de las curvas, aquella leyenda siniestra de la que son presa los ángeles y las muertas vivientes. Por suerte para Salma Bennani, alguien intercedió por ella a quien tenía poder para compadecerla y le prestó la visibilidad que necesitaba. Ahora ya sabemos que vive en Rabat y ve regularmente a sus hijos.

Durante meses hurgué en la historia de amor (es un decir) de Mohamed VI y la ingeniera informática sin obtener resultados. ¿Dónde está la reina?, les preguntaba insistentemente a los taxistas poniendo voz de tonta. Ellos siempre respondían lo mismo: «Aquí no hay reinas. Lalla Salma sólo es la mujer del ray». En Marruecos todo el mundo justifica la acción del Rey. Si él decidió casarse, sería por algo. Seguramente para dotar de un heredero al trono alauí, pues sus continuos problemas de salud le ocasionan gran desasosiego.

El Rey y la ingeniera Bennani se casaron en 2002 y, un año más tarde, ella dio a luz a un hijo varón al que llamaron Moulay Hassan. Después nacería su última hija, Lalla Khadija, de 12 años. Los rumores de crisis no tardarían en aparecer. En 2018 estalló la evidencia cuando se hizo pública una fotografía de Mohamed VI rodeado de su familia tras ser intervenido en un hospital de París. Junto al lecho estaban sus dos hijos (en la cabecera, el heredero) y, a su alrededor, las tres hermanas (Lalla Meryem, Lalla Asma y Lalla Hasna) y el hermano Moulay Rachid.

QUIÉN: LALLA SALMA, LA EX ESPOSA DEL REY MOHAMED VI. SU MISTERIO: LOS MOTIVOS POR LOS QUE CAYÓ EN DESGRACIA. LOS HECHOS: UNA MUJER UNIVERSITARIA, CON PRESTIGIO Y A LA EUROPEA QUE NO PUDO REINAR


Aquella foto fue el detonante de una larga rumorología que dio la vuelta a Europa. A partir de ahí, el secretismo se hizo más notable y la sombra misteriosa de la esposa volatilizada terminó convirtiéndose en un fantasma que perseguía a los periodistas marroquíes cuando menos lo esperaban. El Rey acudía solo o acompañado de alguna de sus hermanas a los actos oficiales, y la prensa internacional lo señalaba como si fuera el responsable de haberla encerrado bajo siete llaves en la habitación del torreón. Aquello parecía Jane Eyre. La aureola de Lalla Salma, sin embargo, se agigantaba por momentos. De ser la princesa de Fez había pasado a convertirse en la reina de África. Todo el mundo hablaba de ella. Se había ganado el respeto de muchos organismos internacionales y, en general, del mundo occidental. La esposa licenciada en ingeniería informática, que caminaba un paso por detrás del marido moviendo su cabellera cobriza, era la envidia de Occidente. Parecía que de un momento a otro iba a obrar el milagro de la mujer islámica. A lo mejor, incluso le daban el Nobel.

En Marruecos existe el divorcio, pero oficialmente no consta que Mohamed VI se haya divorciado. Tampoco consta que el Rey haya recuperado su harén, disuelto tras anunciar su matrimonio. Ahora el gineceo es estrictamente familiar: tiene tres hermanas y una hija, además de una madre que vive extrañada en París y a la que visita. Aquí la única perdedora es Salma. Salvo la relación con sus hijos, que la mantiene pero restringida, especialmente en el caso del heredero, casi todo lo demás lo ha perdido. Dicen que Moulay Hassan vive ahora en Marrakech porque se ha apuntado a la moda de los estudios aeronáuticos (pilotar cazas) y ha abandonado el palacio de Rabat. Los hijos dan problemas en todas partes.

La última ocasión en que a Lalla Salma la fotografió un reportero gráfico fue a finales del 2017 en la inauguración de una exposición de pintura en el museo Mohamed VI de Rabat. A partir de entonces se hizo un incómodo silencio: parecía que se la hubiera tragado la tierra. En verano de 2018, con ocasión del trasiego vacacional, en varios puntos del Mediterráneo europeo (Portofino, sin ir más lejos) corrieron rumores con el nombre de la princesa. Eso sí: no había foto y por tanto, la credibilidad quedaba diluida.

El caso de Portofino tenía tintes surrealistas. Allí se habría producido un encuentro casual entre Lalla Salma Bennani y la periodista marroquí Mariam Said, presentadora de la MBC (tv saudí) que estaba de paso en la costa italiana y dijo haberla encontrado por la calle. Lo más curioso, según la periodista, es que fue Lalla Salma quien saludó primero: «¡Ella me reconoció!», comentaría jubilosamente la periodista. Pero insisto: donde no hay foto, no hay noticia.

A ese episodio siguieron otros, ya en Marruecos, a la salida del invierno. Según los nuevos rumores, Lalla Salma habría sido vista entrando en el cine Atlas, de Rabat y en un espacioso mall de Casablanca.

La noticia de la aparición de Salma Bennani era alentadora pero no terminaba de cuajar. El día que apareció de verdad lo hizo delante de todos, en los chiringuitos de la plaza Djema Fnaa de Marrakech, a la hora de la cena. Compartía mesa con su hija de 13 años y estaba protegida por una muralla de guardaespaldas. Guardo algunas fotos de aquel día. Son borrosas, pero se puede distinguir en ellas a la ex esposa del Rey. Lalla Salma no habría elegido un lugar tan populoso si no hubiera querido ser vista y fotografiada. Según el periódico Sintelinfo, la información está acreditada por el presidente de la Asociación de chiringuitos de Djma Fnaa. Declaró, con nombre y apellidos, que la hija del rey estuvo paseando en compañía de su madre. Luego cenaron caracoles.

El testigo no es casual, como no es casual el gesto de darle tanta visibilidad a la ex del Rey. En el siglo XV, los reyes eran tremendones con las esposas que aborrecían. Eso lo sabe el Monarca alauí, como sabe de las habladurías que suscita cuando viaja a París para hacerse una revisión médica y, de paso, irse de juerga con los amigachos.

Las hermanas del Rey no han permanecido ajenas a los avatares conyugales de su hermano Mohamed. De su entorno proceden palabras como «déspota, calculadora y ambiciosa». No sería extraño que hubiera un móvil de celos. Lalla Salma era requerida desde distintos ámbitos de poder a participar en conferencias: ONU; UNESCO; UNICEF, los derechos humanos, la mujer, la lucha contra el cáncer, etc. Había estudiado en la universidad y tenía un discurso próximo al de muchas europeas. Cuando la conoció, el Rey enseguida le adjudicó un papel a su lado.

Lalla Selma recuerda vagamente a Lalla Latifa, la madre de Mohamed VI a la que ningún fotógrafo le puso el flash encima. Latifa se enamoró de su jefe de seguridad y lo convirtió en su amante hasta que fue confinada en una residencia. A la muerte de Hassan II, su hijo se apiadó de ella y le cambió el confinamiento por un destierro en Francia. Eligió París y ahora vive como la reina que tampoco pudo ser.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 14 DE ABRIL DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 07 Abr, 2019 3:22 am

Imagen
Inés Arrimadas, en un acto político en marzo en Madrid.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

INÉS ARRIMADAS
SANTO DESPARPAJO




A pocos días del pistoletazo de salida de la campaña, la clase política está con las uñas afiladas y listas para el zarpazo. Parece que todas las campañas son iguales, pero no es cierto. Puede haber sorpresas. Aparte de esas obviedades publicitarias en las que lo mismo incurren políticos en trance electoral que cantantes con disco (nuevo) o escritores con libro (ídem), se han detectado movimientos con cruce de consignas. Son estrategias inesperadas.

La gresca va por barrios. Al principio nadie reconocía ser de Vox, pero ahora surgen como setas. En cambio, el PP cae, presa del desgobierno, en un acceso de enajenación para el que no se conoce remedio. Por suerte, hay voluntad de enderezarlo y de todas partes de España se lanzan a rezar novenas esperando llegar a término con las pilas puestas.

Del lado de Cs se acumulan los deberes. Cuando la revista Semana pregonó el lance de Albert Rivera y la cantante Malú, muchos pretendieron llevar la anécdota más allá de sus propios límites, pero la política no suele dar facilidades al amor y todavía estamos esperando de brazos cruzados. El partido cerró filas en torno al líder y nadie logró arrancarle una palabra.

QUIÉN ES: LÍDER DE CS EN EL PARLAMENT. SU HAZAÑA: EN LA SESIÓN PARA EXIGIR ELECCIONES A TORRA, SE ENFRENTÓ AL PRESIDENTE DE LA CÁMARA POR INTERRUMPIRLA. SU DENUNCIA: QUE EL ‘PRESIDENT’ ES XENÓFOBO


Quedaba así claro que la gente de Cs deseaba evitar cualquier tentación frívola que pudiera perjudicarlos. Lo único que se logró fue una foto del nido de amor (vulgo adosado) que ocupa Rivera en Pozuelo de Alarcón. Pero ¿y Arrimadas? ¿Qué pasa con Inés Arrimadas? En Barcelona no se la ve en ningún sitio, ni paseando al perro, ni haciendo jogging o yendo al gimnasio. Si Rivera es un líder escurridizo, ella es una Virgen María metida en una urna blindada. Inés siempre se ha mostrado celosa de su intimidad. Da la impresión de que su alrededor se ha levantado, no diré que un cordón sanitario, pero sí las murallas de Jericó.

Ciudadanos está al quite y defiende a su musa como si estuviera llamada a convertirse en presidenta del Gobierno. No exagero. Hay muchos españoles de esta parte del Ebro que estarían encantados. Los catalanes no, desde luego. Ellos la odian. A esta ojeriza no es ajena Arrimadas, que en cuanto puede se quita de en medio y desaparece. Por eso nadie la ve.

Barcelona es grande, pero a cualquier hora puedes encontrarte con gente de todos los colores políticos o artísticos, desde Miquel Iceta a Joan Manuel Serrat, los Pujol, Manuel Valls, Elsa Artadi, Gerard Piqué, o los residuales de la CUP. También a los diputados de Cs que hacen cuerpo con Arrimadas, la invisible. El partido la preserva, pero, sobre todo, ella se preserva a sí misma.

De su biografía apenas conocemos una docena de datos: el nacimiento en Jerez, la llegada a Cataluña y su posterior regreso a Sevilla para estudiar en la Universidad Pablo de Olavide. Dicen que en Andalucía recibió clases de catalán, tal vez porque ya entonces intuía que algún día le vendría muy bien.

Está casada con Xavier Cima, ex diputado convergente y ex concejal de Ripoll, que colgó los hábitos de la política independentista por amor. Seguramente el caso de Xavier es único en España, lo cual dice mucho en su favor. No es habitual que un hombre más o menos enganchado a la política protagonice un gesto de amor tan heroico. Xavier ha tomado últimamente la avanzadilla y ya tiene despacho en Madrid, donde ha retomado su trabajo de consultor. La pareja todavía no tiene piso ni lo ha buscado. Todo llegará.

Inés y Xavier se casaron en una bodega de Jerez durante una ceremonia civil en la que ella no se privó de lucir traje blanco y tul ilusión como si se hubiera casado en Montserrat. Inés colgó en las redes sociales una foto de su boda, pero no soltó prenda sobre lo demás y nos quedamos sin saber si hubo langostinos en el convite. Pudorosa que es la chica.

En cierta ocasión Inés declaró: «Mi timidez puede pasarme factura en la política». La frase está publicada y se supone que es textual, pero muy pocos creen que esta mujer de verbo contundente y mirada alta se tenga a sí misma por tímida. En política, quienes más vocean son aquellos que en las entrevistas se confiesan tímidos. No es nada nuevo. Claro que la timidez tiene dos caras, como las monedas, y en una actúa la timidez propiamente dicha, y en otra, el descaro y la insolencia. A Torra, sin ir más lejos, se le juntan las dos caras en una, por eso le llaman el jeta.

Hablando de Torra y Arrimadas, uno de los vídeos que más ha circulado estos días corresponde al pasado jueves, en el Parlament, durante la moción reprobatoria presentada por el PSC de Iceta contra Torra.

Todo hay que decirlo; perdió Torra, pero el enfrentamiento que mantuvo Josep Costa (en sustitución de Torrent) con la líder de la oposición le permitió a ella lucir un desparpajo y una claridad de ideas fulminantes. Torra, empapelado por la justicia y reprobado por el Parlament por los dichosos lazos amarillos, no se atrevió a pronunciar palabra. Como bien dice la jerezana, Torra es xenófobo. (Además de feo, añado yo). Hasta la monja Forcades le ha dado plantón.

Odiada en Barcelona por decir lo que piensa y pensar lo que dice, Arrimadas ha adquirido notoriedad tras muchos años de repetir cuatro ideas básicas para que entren en la cabeza de quienes la escuchan. En España Inés es la representante de una modalidad de política que está emparentada con los cuentacuentos. Montones de veces la hemos visto subir al estrado en el Parlament desplegando fichas con dibujos y esquemas. Parece una maestra de escuela. No sólo hace política sino que la cuenta. Es la versión femenina de Demóstenes. Esa capacidad didáctica de Arrimadas ha alcanzado momentos de esplendor parlamentario que le han hecho merecedora de un demoledor sobrenombre: «azote de los indepes».

Su desenvoltura y su instinto de contestación, sin embargo, han producido alguna que otra vez efectos no deseados. Me refiero a los rumores que de forma recurrente circulan en los mentideros de Madrid y Barcelona. Simplificando: Inés tiene la legítima ambición de llegar al poder y Albert Rivera siente celos. Por suerte, uno y otro no necesitan hacer pública demostración de sus emociones, así que una vez pasada la murmuración, cada uno vuelve a lo suyo. Y lo suyo, en el caso de Arrimadas, es machacar lo que los indepes se niegan a entender.

Uno de los principales defectos de la clase política es la contradicción. Todos somos víctimas de nuestras contradicciones, pero ellos mucho más. Arrimadas es una gloriosa excepción. Repite una y otra vez las cuatro reglas de su filosofía política aun a riesgo de que la llamen pesada. El día menos pensado descubrirá la teoría del huevo indepe, del que no sabemos si fue antes o después que la gallina.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 7 DE ABRIL DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 31 Mar, 2019 3:27 am

Imagen
Risto Mejide, en la presentación de uno de sus programas.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

RISTO MEJIDE
CARA DE PERRO




Primera decepción: resulta que Risto no es Evaristo sino Ricardo. No hay quien lo entienda. Es como si a mí me llamaran Felipa aunque al nacer me hubieran puesto Carmen. En fin. Las paradojas son el sucedáneo literario del contrasentido.

Pero no empieza aquí la historia de Risto/Ricardo Mejide, nacido en Barcelona en los estertores del franquismo, descendiente tal vez de gallegos y argentinos, o primero de unos y luego de los otros, licenciado en dirección de Empresas por Esade, publicista, escritor y de profesión «el malo de la película», en este caso, de la tele a la que debe su fama.

QUIÉN ES: PUBLICISTA Y PRESENTADOR DE TELEVISIÓN. SU DELITO: FUE “EL MALO DE LA PELÍCULA” EN ‘OPERACIÓN TRIUNFO’. SU SALVACIÓN: AHORA, A FUERZA DE TROPEZAR MUCHAS VECES, ESTÁ APRENDIENDO A SONREÍR

Aunque resulte difícil de creer, la historia de Risto Mejide no comienza por el principio sino en el final. Porque es al final donde se hallan las claves que dan sentido a la vida de este curioso personaje. La última de ellas lleva el nombre de su hermana Julia, militar del Ejército de Tierra español, que hace unos días defendió, en un magacín de Cuatro, la presencia del Ejército en el Saló de l’Ensenyament de Barcelona. Todo sea por la prevención de escraches.

Pero no era ésta la única razón por la que Julia se asomaba a la pequeña pantalla. No hace mucho, a la hermana de Risto le endosaron un affaire con un paparazzi famoso por su turbio pasado con una actriz porno natural de Mollerusa. Que se sepa, Risto no ha aclarado nada, ni siquiera su consanguinidad con la sargento Mejide (¿o sólo era soldado?). Quien sí se ha apresurado a deshacer el entuerto ha sido el paparazzi, temeroso de que Risto cayera sobre él con toda su ira bíblica. El asunto, sin embargo, no fue a mayores. Risto decidió callar y esconderse bajo las alfombras mientras el despropósito se diluía, evitando así que los rastreadores de posados y robados le sacaran los colores.

Si algo tiene Risto es una timidez patológica que le lleva a morderse la lengua y esconder su mirada tras unas gafas de sol, mientras hinca el codo en la mesa y se rasca la perilla con gesto de disimulo. Esa pose dice mucho de la actitud que mantiene con las personas que entrevista (Chester) o a las que examina (Got Talent), dejando siempre constancia de su soberbia.

Risto va de provocador, pero se equivoca al elegir a las personas a las que quiere provocar. En ese aspecto no difiere mucho de Arcadi Espada, analista político de esta casa (EL MUNDO), con quien semanas atrás mantuvo un duro enfrentamiento en el programa Chester, del reino de Mediaset, a propósito de las teorías que mantiene el periodista sobre los niños down y que ya ha expresado en otras ocasiones: los padres a quienes la sanidad pública avisa sobre el nacimiento de hijos enfermos o con alteraciones genéticas deberían asumir la responsabilidad moral y económica de ese hijo que va en camino.

Tanto Risto como Arcadi suelen comportarse habitualmente con una desvergüenza que los define, y no seré yo quien compare sus respectivas inteligencias y sensibilidades para quedar bien con ambos. No van por ahí los tiros.

Aquí donde no me ven, soy una fan de los insolentes y provocadores, pero siempre espero que tanto la provocación como la insolencia se utilicen con ánimo de bajar los humos a los poderosos, y no de humillar a los débiles. En esta ocasión parecía que Risto se había sentido tocado por el padre de un niño down que defendía con sentidas palabras los derechos de su hijo. Mientras este padre trataba de combatir el nudo en la garganta que le impedía hablar, Arcadi Espada esperaba su turno para devolver el alegato con toda la rabia intelectual que acumulaba en el cuerpo.

Risto no es un impostor, pero a veces lo parece. Entre sus colegas de televisión, algunos sostienen que tiene madera de buena gente, aunque su currículo no siempre lo acredite.

Echemos la vista atrás. Mejide llegó a OT con la escopeta cargada y la mandíbula prieta. Cierto es que consiguió grandes shares echando broncas monumentales a los chavales aspirantes. Recuerdo especialmente una edición de aquel programa, y todo eran humillaciones y afrentas. Sólo vi a una persona que sufriera más que yo, y era Jesús Vázquez. Él tampoco lo pudo soportar y forzó la despedida de Mejide, que iniciaba así su particular travesía del desierto.

En aquella edición Risto apostó por una concursante de ojos claros a quien terminaría por bautizar como Labuat, que parece el nombre de un electrodoméstico. Labuat (llamada realmente Virginia), ganó el programa, desplazando al segundo lugar a uno de los favoritos, un muchacho llamado Pablo López a quien el tiempo ha dado la razón. El chico iba con una guitarra bajo un brazo y un piano bajo el otro. Risto se cebó con él y lo puso a caldo, pero no consiguió arrancarle una sola lágrima.

Pasados los años, Pablo López trabajó en La voz y situó en las listas de éxitos sus composiciones. Dicen que Risto tragó saliva y terminó pidiéndole perdón. Yo espero que fuera así; de otro modo tendería a creer que al publicista Mejide se lo habían comido los celos.

Ahora, el hombre que tenía cara de perro está aprendiendo a sonreír. Tarde o temprano tenía que pasar. A fuerza de tropezar muchas veces en la misma piedra y llenarse la frente de chichones, ha comprendido la lección de humildad tantas veces despreciada.

Publicista, creador de programas, experto en marketing y propietario de una personalidad perruna, Risto no se rinde. Pese a sus modos de huraño profesional, de vez en cuando tiene accesos de ternura. Quizás eso fuera lo que le sucedió con Arcadi. El debate sobre los niños con alteraciones genéticas pudo con el enfant terrible llamado Risto. Seguramente influyó su circunstancia actual, el embarazo de Laura Escames, la instagramer a la que pidió en matrimonio en un teatro lleno de gente. Será el segundo hijo de Risto, que ya se estrenó en la paternidad con la presentadora Ruth Jiménez.

Para terminar: Risto/Ricardo ya no ha vuelto más a OT y en Got Talent no se come a los niños crudos, aunque a ratos se le vean las intenciones. Con un poco de suerte terminará dirigiendo un programa de amor romántico o una multitertulia sobre la educación de los hijos. Todavía tiene que dar muchas sorpresas, este Risto. Es cien veces más conservador de lo que él mismo se imagina.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 31 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 24 Mar, 2019 2:41 am

Imagen
Cayetana Álvarez de Toledo posa ante el Tribunal Supremo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CAYETANA, LA MARQUESA
LA DERECHA QUE RUGE




La primera vez que supe de ella creí que era hija de Consuelo Álvarez de Toledo, periodista y esposa de periodista, hasta que alguien, sabedor de los líos que me hago con los parentescos, me sacó del error: las madres y las hijas no coinciden en el apellido, salvo que las circunstancias sean estrafalarias o que el padre se haya negado a darle el suyo a la hija de ambos. Hecha esta precisión, quedó claro que no sólo estoy incapacitada para interpretar el Gotah sino la Wikipedia, a cuyas páginas he recurrido en busca de alguna clave que arrojara luz sobre Cayetana Álvarez de Toledo y su acento porteño, que dicho sea con el ánimo de advertir a Pablo Casado, no es el de Messi ni de coña.

Precisamente por fiarme de Wikipedia me he llevado yo algún que otro disgusto. No digo que éste sea el caso, pero poco le ha faltado. En Wikipedia, el texto del apartado correspondiente a Cayetana Álvarez de Toledo parece inspirado, y tal vez editado, por la misma persona que ponía letra y música al marquesado de Iria Flavia: Marina Castaño, que usó el título en su última versión (marquesa viuda) hasta que contrajo matrimonio con un médico de la Seguridad Social y el hijo de Cela se quedó con el título de marqués de Iria Flavia.

QUIÉN: CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO, CABEZA DE LISTA DEL PP POR BARCELONA. SU DESAFÍO: SU NUEVA AVENTURA POLÍTICA TRAS DOS LEGISLATURAS CON RAJOY. SU ESTRATEGIA: LANZAR SUS PROPUESTAS ANTES QUE VOX

El texto de la Wikipedia al que me refiero no se ajusta a límites por tratarse de un espacio virtual donde todo es desbordante y elástico, y crea una ilusión óptica que parece real. Y es que, se mire como se mire, las reseñas biográficas que ofrece Wikipedia sobre Cayetana contienen más palabrería que las reseñas de Aznar y Rajoy juntos.

Empecemos. Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos, XIII marquesa de Casa Fuerte, pertenece por vía paterna a la casa Álvarez de Toledo, siendo descendiente por línea directa masculina, de Fadrique Alvarez de Toledo y Enríquez, II duque de Alba de Tormes, II marqués de Coria, II conde de Salvatierra de Tormes, I Conde de Piedrahíta y VI señor de Valdeconeja. Y aquí lo dejo porque necesito respirar.

Por vía materna, en cambio, desciende de argentinos (los Peralta-Ramos de toda la vida) que no venían de la pata del Cid pero se podía confeccionar con ellos un vistoso árbol genealógico. Así, unos parientes de Cayetana apellidados Peralta intervinieron en la fundación de la ciudad de Córdoba y otros en la de Maipú, ciudad situada en la provincia de Mendoza.

Cayetana, que nació en Madrid, pasó buena parte de su infancia con la familia materna en Buenos Aires, hasta que su padre la reclamó (o Cayetana se hizo reclamar) y la adolescente vino a Europa para empezar sus estudios. El padre, Juan Illán Álvarez de Toledo y Giraud (un Álvarez de Toledo de toda la vida, pero en francés) la envió a Oxford, donde se graduó en Historia Moderna y se doctoró con una tesis sobre el obispo Juan de Palafox dirigida por el hispanista John H. Elliott. Ahí es nada.

Cayetana salió de Oxford hecha un pimpollo y dispuesta a comerse el mundo. Cierto es que tenía la lección aprendida desde niña, en Buenos Aires, donde su familia materna le dio unas cuantas pautas para ser una señorita europea. Además, había conseguido agradar al padre con su buen rendimiento académico y estaba a punto de convertirse en su ojito derecho.

Cuando decidió venir a España hablaba como Mirtha Legrand, y oyéndola, a la gente se le cruzaba el cable: o era argentina, o se llamaba Álvarez de Toledo, o había estudiado en Oxford o se dedicaba al psicoanálisis. No había manera de aclararse. El caso es que Cayetana hizo un alto en Madrid y empezó a colaborar en algunos medios de comunicación. Se identificó con la derecha de Aznar y encontró acomodo en EL MUNDO y en la tertulia mañanera de la Cope, donde Federico Jiménez Losantos se había hecho fuerte en su bastión.

En Barcelona había aterrizado tras conocer a Joaquín Güell (un conde: qué casualidad) y casarse con él. Cayetana cada día era más lista y más guapa. Iba siempre libre de aderezos y estaba especializada en lucir camisas de popelín blancas de manga remangada, como Pedro Sánchez; pero no aprendió catalán ni para usarlo con su chico en la intimidad.

El conde y la marquesa tuvieron dos hijas y al cabo de unos años se divorciaron. Entre medias, Cayetana proclamó sus hostilidades con Carmena, a la que juró odio eterno porque en la cabalgata de Reyes vistió a SSMM de perroflautas. «No te lo perdonaré nunca, Carmena, nunca», escribió en un tuit.

Actualmente, su vida transcurre entre Madrid y Barcelona, donde se desarrollan sus actividades. Es culta, altiva, elegante y algo trepa. Tambien flaca y escueta como un personaje de El Greco, con una mandíbula inferior que recuerda el prognatismo de los Austrias, en cuya dinastía anidó alguno de sus remotos abuelos. Pero ni la otra Cayetana (la duquesa de Alba) se atrevió a presumir de tanto pariente blasonado como Cayetana la argentina. El cura Aguirre, sí. En todas las casas siempre hay alguien que tiene delirios de autoreferencia.

Ha pasado el tiempo y Cayetana emprende una nueva aventura política. Deja atrás dos legislaturas como diputada del PP por Madrid, una experiencia en Faes y otra en el Gobierno de Aznar, como jefa de gabinete del ministro Acebes, aparte de sus colaboraciones en distintos medios de comunicación.

Cayetana ha errado el tiro de la política, pero no lo acepta. Escribe muy bien, y le pega más hablar de Venecia y de Peggy Guggenheim que ensalzar la bondad política de Casado. Sospecho que ella alberga serias dudas sobre el éxito de su labor en Cataluña. Y es que, como política, es poco sutil. En cierta ocasión, a Rajoy le escribió una carta poniéndole a caldo y ahora puede ocurrirle lo mismo con todos los catalanes que se le acerquen por la calle.

La oferta de Casado puede acabar regular, o muy mal. Pero antes la veremos batirse el cobre con Inés Arrimadas, cabeza de lista por Barcelona de la mano de Cs. Tambien la veremos discutir con las chicas más significadas de Vox, como Rocío Monasterio. Al fin y al cabo, Cayetana va de camión escoba para repescar a los votantes seducidos por Vox. De hecho, ella ya ha lanzado el grito reaccionario un minuto antes de que lo haga Rocío. Tampoco se quedará callada ante la bellísima Cristina Seguí, que tiene ojos de pantera y cualquier día intentará merendarse a Elisa Beni, la fiera deLa Sexta.

Aunque para fiera, la Cayetana. Por las proclamas que lanza, parece que ha comido tigre. Casado no se lo pensó dos veces al ficharla. O sí. A lo mejor es una cuestión de estrategias: o Cayetana, o el 155.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 24 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 17 Mar, 2019 2:58 am

Imagen
Irene Montero se dirige a los militantes de Podemos.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

‘EVITA’ MONTERO
EL FUTURO QUE VIENE




Desde que tiene dos hijos y medio, Irene Montero es otra. Más fuerte que Pablo, más brava, más entera. Y más radiante. En cuanto a él, se diría que estos meses de baja paternal han sido como una experiencia religiosa. Mientras Leo y Manuel le chupaban la sangre, Irene iba creciendo fuerte como un roble. Le sobra savia.

Lista como el hambre, ella no profiere ante Pablo ni una sola queja. No es el modelo de mujer que llaman geisha, pero Pablo ha depositado su confianza en ella y ella está dispuesta a complacerlo. Qué menos. Pablo supo desde el primer momento que Irene llegaría lejos. Y era verdad. Aún no ha llegado a ningún lado, pero todo es cuestión de echarle tiempo. Llegará.

QUIÉN: IRENE MONTERO, LA PORTAVOZ DE PODEMOS EN EL CONGRESO. SU FUERZA: LOS HIJOS LA HAN HECHO MÁS PODEROSA. ESTÁ LLAMADA A RESISTIR. LA PERSPECTIVA: SUSTITUIR A IGLESIAS AL FRENTE DE LA FORMACIÓN MORADA

Pocos recuerdan ya el momento en que Pablo la puso donde Errejón y a Errejón lo mandó al gallinero. El cambio ni se notó. A eso hay que añadir que Irene es como la mujer fuerte de la Biblia: todo lo aguanta, parece hecha de acero. Pablo, en cambio, da la impresión de ser más vulnerable e inseguro. Todo lo piensa muchas veces. Mira que le dio vueltas a la paternidad. La gente tiene hijos porque no lo piensa. Si lo pensara no los tendría. En el caso de Pablo Iglesias ocurrió además que la política se había convertido en una idea obsesiva y hasta excluyente.

La política es mezquina y no deja tiempo para la familia. Pablo e Irene no están dispuestos a eso, por eso le daban tantas vueltas. Y por eso compraron Villa Tinaja, el nombre con el que los chistosos bautizaron la casa de Galapagar. Realmente, esa compra marcó un punto de inflexión en la trayectoria política de la pareja. Sobre todo en la de Pablo. Para él fue una apuesta personal. Sabía que el partido había tocado techo y que él nunca sería presidente de Gobierno. Era pues el momento de dedicarse a la familia y endosarle a la militancia la «hipoteca moral» (Errejon dixit) de la operación inmobiliaria.

Había empezado la desbandada, y Pablo, más que nunca, estaba obsesionado por darle calidad de vida a la familia, o lo que es lo mismo, ese lujo pequeño burgués que los psiquiatras llaman felicidad. Muchos opinan que, de haber continuado al frente de su proyecto, no se habría embarcado en la aventura de la casa. Ahí se llegó por los hijos.

Esto es distinto. Ahora Pablo ha pasado de ser un líder revolucionario a un baby brother con el perfil de Irene cada vez más politizado. No es la primera vez que Iglesias la señala con la mirada cuando habla del futuro de la formación. Con la hija que está en camino vuelve la psicosis de las bajas maternales y paternales, que ya no conducirán a ningún equívoco porque están bien claras. Aunque Pablo e Irene cogen en parte sus bajas por solidaridad con la clase trabajadora, ellos no son trabajadores por cuenta ajena, como ya apuntó Ana Pastor en su momento. Ellos lo hacían por dar ejemplo de solidaridad y buenrollismo de una pareja que se quiere.

Con la nueva hija en camino, los Iglesias Montero perfilan su estatus laboral, al menos de puertas adentro. Tendrían que cambiar mucho las cosas para que Pablo diera marcha atrás en sus decisiones. Prácticamente él ya había ungido a Irene como heredera y, aunque el estrepitoso cartel del regreso del líder pudiera sugerir un súbito cambio de planes, quienes conocen bien a Iglesias aseguran que nunca volverá al cien por cien.

Irene no se preocupa tanto. Es más fuerte y lleva menos camino recorrido. Los 10 años que le separan de Pablo le proporcionan un ímpetu que a él le falta. Curtida por sus años de militancia comunista, está llamada a resistir. En su puesto, ha demostrado ser una chica inteligente y voluntariosa que llega siempre al Congreso con los deberes hechos, quizás como retrospectivo homenaje al padre que no la vio triunfar del todo porque la muerte se lo llevó de un zarpazo.

Tiene la sonrisa cosida al rostro y la oratoria siempre a punto: habla por los codos, con la cadencia monocorde de una opositora a notarías. Con ella, Pablo fue muy rápido. No se si procede hablar de amor fou, pero era la chica ideal para sus planes. Enérgica, expresiva, sociable. Está a todo. A los biberones y el Twitter, al apiretal y el canutazo, al amor y a la vida. Ella lo resume así: «Político de profesión, psicóloga, feminista, madre».

Ajena a los ambientes universitarios en los que se movía Pablo Iglesias, no estuvo presente en el momento fundacional de Podemos. Su caída del caballo data de 2014, cuando fue candidata al Consejo Ciudadano. Un año después, Pablo ya ponía la mano en el fuego por Irene, a la que había empezado a mirar con ojitos de cordero.

La historia de Podemos, en estos años, ha vivido bastantes convulsiones, todas parecidas a las que sacudieron el epicentro de la bicefalia Iglesias/Errejón. Aparte estaban los motivos personales, que incidieron con los políticos. Pablo había roto con Tania y se unió a Irene. Errejón rompía cada cierto tiempo con Rita Maestre, la portavoz de Carmena. Por su parte, Ramón Espinar, con merecida fama de mujeriego, sentaba la cabeza con la compañera Lucía Martinez Quiroga, la madre de su hijo.

El ejemplo de la paternidad del jefe puso los dientes largos a muchos. Ahora, a un mes y pico de las elecciones generales, la gente de Podemos aparece diluida, cuando no espantada. Sus vidas personales han seguido los pasos de Irene y Pablo. Es el caso de Espinar, que salió por pies de la Asamblea de Madrid. La mañana que fue a devolver el acta de diputado, cuentan que Ramón llevaba un bebé de meses en brazos. (¡Cuánto había cambiado el chico de los recados de Pablo!). Tania Sánchez espera ahora un hijo de su pareja, David Campo, asesor de Podemos. Ella no sólo prepara pañales. También organiza su futuro politico en Más Madrid, de cuyas listas formará parte.

Que se sepa, Errejón no tiene novia. O la tiene, pero no la enseña. Con Rita Maestre rompió en una de sus idas y venidas. Ahora Rita está casada con Manuel Guedán, escritor y editor. Ya han empezado los rumores de embarazo.

Irene y Pablo son ejemplo constante para los militantes de su formación. Ahora sólo falta por confirmar si Irene se convertirá en número uno de UP. Aunque a lo mejor se montan una alternancia a lo Kirchner. A Irene no le pega mucho, pero si es por amor, capaz la veo de hacerse pasar por Evita.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 17 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 10 Mar, 2019 3:20 am

Imagen
Ramos durante el Madrid-Barcelona de Liga del 2 de marzo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

SR4, SACANDO PECHO
EL ÍDOLO TUNEADO




Si no lo digo reviento: lo mejor de Sergio Ramos es Pilar Rubio. Espero que me comprendan. No está de más que por una vez invoque la belleza de una señora sin hacerme la estrecha por ello. Lo digo porque así lo dicta mi real gana. A las mujeres demasiado guapas se les suele pedir que paguen por su guapura con un cociente intelectual alto o un currículo a lo madame Curie, y eso no es justo.

Dado pues que el martes pasado el Real Madrid tropezó con el Ajax y que con tan infeliz pretexto Sergio Ramos sufrió las iras de Florentino, tomo yo la libertad que me otorgan Valladolid y el Pisuerga para sumarme al carro de las críticas fáciles. Espero que Ramos no me lo tenga en cuenta, pero su figura es muy golosa, como golosas son sus macetas craneales y sus fantasías epidérmicas en tecnicolor. Puesto que además no pienso meterme con Solari (prodigio de sensatez y buena educación, como Valdano) y doy por buenas las ideas que me inspira el defensa central, portento de futbolista/torero que ha encontrado su olimpo en el palco tuneado de los jugadores, donde descansan los ídolos cuando se les suben los humos a la cabeza.

QUIÉN ES: ASERGIO RAMOS, SEVILLANO, 32 AÑOS. SU PROBLEMA: EL REAL MADRID, EQUIPO DEL QUE ES CAPITÁN, APEADO DE LAS PRINCIPALES COMPETICIONES. ENFRENTADO: A FLORENTINO EN LOS VESTUARIOS, TRAS PERDER CON EL AJAX

El día que Sergio Ramos llegó al Real Madrid, estaba ya harto de ver a sus predecesores montando el número con ataques de divismo continuados. Acababa de pasar a la historia la famosa quinta del buitre, apodo con el que Julio César Iglesias (periodista de querencia merengue) bautizó a la pandilla formada por Butragueño, Pardeza, MartÍn Vázquez, Manolo Sanchís y José Miguel González, alias Michel, una generación de futbolistas que mantuvo para el equipo el récord de tiempo invicto.

Precisamente en aquella época tuve yo ocasión de entrevistar a Butragueño, grande entre los grandes, y escuchar algunas de sus confesiones. Butragueño tenía fama de chico formal, y no llegaba al entrenamiento conduciendo cada día un coche de alta gama. Su discreción era proverbial. El propio Emilio, aunque estaba imbuido de timidez, tenía largas conversaciones con los compañeros de plantilla en las que no perdía ocasión de aconsejarles que ahorraran para invertir en ladrillo. Así era él y así se lo hacía saber a los demás. Claro que eran otros tiempos. Comparados con los futbolistas galácticos que habrían de venir enseguida, aquellos chavales de la quinta eran modélicos.

Todavía quedaba lejos el Madrid de las 13 copas de Europa, pero se estaba gestando, con los consiguientes altibajos. Es muy difícil sobrellevar una crisis de liderazgo cuando uno está acostumbrado a vivir en las nubes. Durante las épocas de transición, mientras se jubila una generación de futbolistas y aparece otra nueva, suelen producirse estas sacudidas vertiginosas. Los hombres del fútbol no están hechos de la fibra de los héroes. Su talón de Aquiles es demasiado vulnerable. Destacan como futbolistas, pero difícilmente saben mantener el equilibrio como hombres. A menudo el éxito les hace perder pie, y no es extraño verlos rodeados de palmeros que se ofrecen a llevarles los negocios.

La tentación es muy fuerte en el fútbol. Los ases tienen fácil acceso al dinero, se casan pronto y aspiran a llevar la buena vida que otros llevaron antes. En este sentido, futbolistas como Cristiano Ronaldo o Beckham no han sido nada ejemplares, de ahí que algunos se hayan arruinado intentando emularlos.

Los galácticos no sólo hacían ostentación de poderío. También presumían de licenciosos y estupendos, iban siempre rodeados de misses, eran los dueños de la noche y salían en las revistas del couché envueltos en escándalos. Los más problemáticos eran siempre los brasileños, muchachos forjados en la calle que no tenían ni idea de gestionar sus pequeñas fortunas. En las plantillas de los grandes equipos se los rifaban, pero duraban poco porque eran indisciplinados y cada dos por tres les ponían falta. No me extraña. Los brasileños siempre han tenido una especial habilidad para irse por las noches de discotecas y quedarse dormidos a la mañana siguiente. Eran hombres idolatrados que se movían rodeados siempre de una corte de mujeres hermosas que soñaban con cazarlos a lazo y darles hijos. Sigue ocurriendo así. A los futbolistas les gusta llevar un pibón al lado, comprarse toneladas de ropa de marca y cambiar de coche como de camisa.

Sergio Ramos nació en Camas (Sevilla) en 1986. De habérselo propuesto habría podido cursar Económicas y hacer un máster de ocasión, pero no se lo propuso y salió ganando. A cambio le daba muy bien al balón y su familia vio el cielo abierto. En realidad todos los que llegaban al Real Madrid sabían darle al balón, pero sólo unos pocos le sacaban provecho. Reconozcamos que SR4 tuvo unos comienzos muy atinados. No es que fuera Einstein, pero sabía moverse por el césped con inteligencia, era de natural simpático y su familia ejercía sobre él un estrecho placaje.

Hubo otro futbolista que llegó al Madrid antes que Sergio, pero descubrió el bingo y ya no hubo manera de hacer carrera de él. Años después, la alcaldesa de su ciudad natal me contó que lo tenía medio acogido en los servicios sociales porque se había fundido hasta la calderilla.

Sergio Ramos jugó en las categorías filiales del Sevilla y debutó pronto en Primera, pero la prisa pudo con él y en 2005 ya estaba en el Real Madrid. Allí jugaban entonces Beckam, Zidane, Roberto Carlos, Raúl y Ronaldo, de la pléyade de los galácticos, que no alcanzaron ni a mirarlo por encima del hombro. Normal. Sergio apenas tenía 19 años.

Las fotos de la época muestran a un Sergio de nariz aguileña y pómulos angulosos, con la melena lacia sujeta a la frente por una cinta. Parecía un indio cheroki. Su aspecto, unido a cierta tosquedad de modales y su afición por decorarse, hicieron de él un hombre poco atractivo. Decidió entonces operarse la nariz, y después cortarse el pelo y tatuarse el cuerpo. Cada semana salía al campo con alguna excentricidad distinta. Era una versión nueva de Guti, aquel rubiales que volcaba sus ideas en el pelo. En realidad las ideas no eran suyas, sino del peluquero, pero Guti lo animaba a coronar el Tourmalet de la creatividad, y tan contento. Con Ramos ocurrió lo mismo. Ya que no podía usar ropa de colores en su vida deportiva, todo se lo llevaba a la cabeza. En la última etapa se ha apuntado a la maceta craneal, la moda del pelo/alfombra en la parte superior de la cabeza, un peinado espantoso que se hacen los que no saben qué hacerse.

Respecto a los tatuajes de SR4, todos tienen un motivo. Unos están dedicados a la mujer, otros a sus hijos, a sus padres, etc. Los hay típicamente carcelarios, con vírgenes, cristos y amor de madre. No pasa un trimestre sin que se haga una chorradita nueva en alguna esquina de su cuerpo, pero apenas le quedan huecos libres. Pensándolo bien, debería dibujarse a Florentino en el ombligo. «Amor de Floren», podría escribir con caligrafía inglesa. Sería una buena forma de hacer las paces.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 10 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 03 Mar, 2019 3:23 am

Imagen
Retrato suyo que el propio torero de Olot colgó en sus redes sociales.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

ABEL ROBLES
LA RECONQUISTA DEL TORERO CATALÁN




En esta época del año, con más o menos algazaras y críticas, vuelven los toros a los cosos. Dicho sea con una cadencia verbal menos ortodoxa: vuelven a volver. Entre medias han pasado cosas. Unas veces ha sido la política, que se pone estupenda y castiga a los taurinos, y otras la justicia, que desempolva leyes para sentenciar que la tauromaquia forma parte de nuestro patrimonio cultural y, por tanto, hay que apoyarla.

No todo el mundo está de acuerdo con semejantes premisas y, aunque la llamada fiesta nacional acusa últimamente un dolorido sentimiento de derrota, todavía no se ha dicho la última palabra. Los magistrados del Constitucional no parecen ir en la misma dirección que el pueblo soberano, tan sensible a la manipulación política. Pero, como dicen los clásicos, el tiempo siempre pone las cosas en su sitio, si bien la historia las vuelve a quitar.

QUIÉN ES: ABEL ROBLES, 29 AÑOS, NACIDO EN OLOT, GERONA. SU PROYECTO: RECUPARAR LAS CORRIDAS DE TOROS EN CATALUÑA. SU PROBLEMA: LA BARCELONA PROFUNDA HA DECIDIDO EMPRENDER ACCIONES LEGALES PARA FRENAR SU IDEA.

Hoy quiero hablar de Abel Robles, torero de finas hechuras, natural de Olot, la segunda plaza más antigua de España (1859). Para este hombre, la prohibición de ofrecer espectáculos taurinos (extensiva a toda Cataluña) le ha servido de acicate para reforzar su lucha: «El toro no es catalán ni español. El toro es toro y tiene derecho a existir».

Olot se encabrona ante una negativa fruto de la incoherencia política. En Cataluña han existido toros desde muy antiguo. No sólo en Olot, sino también en Vic, Manlleu, Cardona, San Feliu de Guixols, Figueras… Y también en Barcelona, donde hubo tres plazas de toros, tres, dando testimonio de tradición inquebrantable. Ahora sólo queda una plaza, la Monumental, de corte bizantino, que se consuela montando espectáculos deportivos y falsos números de circo.

Paco March, que fue crítico taurino de La Vanguardia además de «rojo, catalán, esplaista y culé», según reza en su Twitter, se complace en recordar a los catalanes que presumen de no haber visto un toro ni por el forro (cultureta), «que Barcelona siempre ha sido más taurina y apasionada que Madrid». Y para muestra, este dato: la primera corrida de toros celebrada en Barcelona tuvo lugar en 1387, aunque ya antes, Alfonso X el sabio había dado ejemplo de ser un gran aficionado a la fiesta.

Volviendo a Olot, capital de La Garrotxa y al novillero Abel Robles, que se ha propuesto devolver los toros a las plazas catalanas, el chico insiste: «Mi sueño es torear en Olot porque ahí están mis raíces y en su plaza aprendí las suertes taurinas. Tengo derecho a perseguir esa ilusión hasta verla realizada. Olot no es cualquier plaza. Es la plaza de mis sueños».

El novillero saca fuerzas para hacer frente a una contrariedad que desde hace tiempo martillea en su cabeza como un tambor. Y es que en La Garrotxa a diario tienen lugar cientos de sacrificios de animales, quizás miles. Las industrias cárnicas de la zona hacen aquí su agosto, pero a la hora de los reproches sólo existe el toro de lidia.

Proyecto Olot se llama la iniciativa que impulsó Abel Robles para devolver la vida (o mejor, la muerte) a la plaza de su pueblo. Le acompañan en esta aventura la Fundación del Toro de Lidia, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña y la Asociación de Criadores del Toro Bravo de las tierras del Ebro. Se han puesto todos en marcha, con Abel a la cabeza, y están convencidos de que lograrán su objetivo. El momento es decisivo. Mientras tanto, Robles permanece en San Sebastián de los Reyes, su campamento base. «Yo no huí de Olot, pero si pretendo dedicarme a esta profesión, necesito rodearme de ganaderías y arroparme con gente del ambiente».

Hoy, Abel habla de Villena, la plaza alicantina que es motivo de esperanza. Villena podría obtener en un tiempo no demasiado lejano el permiso para ofrecer toros en su plaza, ahora cerrada. En Villena la sentencia obligaba al Ayuntamiento a promover las corridas de toros y darles apoyo, cumpliendo así lo establecido con el patrimonio cultural y creando jurisprudencia, con lo que también Olot podría acogerse a ella.

Ya es casualidad que la Cataluña profunda (Vic, Manlleu, Cardona, Olot, etc.) haya decidido emprender acciones legales con el Proyecto Olot, un reto que podría dar la campanada. Hay quien cree que los catalanes no van más allá del senderismo o la espeleología pero es mentira. En el sur de Francia también existe gran afición taurina (¿a quien no le suenan las arenas romanas de Nimes?) y los taurinos aprovechan cualquier ocasión para recordarles a los parisinos que no saben lo que se pierden.

En tiempos, Cataluña estuvo sembrada de plazas que se llenaban hasta la bandera. En las fotos que se conservan, aparecen los señores trajeados y con sombrero, casi como si fueran a la ópera. La plaza de toros de Vic, concretamente, tenía la curiosidad de haber sido edificada junto a la vía del tren, facilitando así el transporte de las reses. En Olot, la afición fue más allá. Hubo un matador local que toreó a finales de los 50 y se hizo acreedor de un pasodoble: «Joaquin soy El Nardo», le decían. Parece un chiste pero no lo es. Así se le presentaba por escrito, con cierta confusión gramatical, pero existen pruebas de su buen hacer taurino. Hoy, «Joaquín soy El Nardo», tiene 86 años y sigue en Olot contando batallitas. Se puede ver su nombre en algún viejo cartel, así como videos de orquestinas locales cantando el pasodoble dedicado en las fiestas mayores del pueblo. El Nardo toreó a finales de los 50 y se hizo acreedor de un pasodoble que suena marchoso y arrastrado como todos los pasodobles.

El Nardo es una reliquia que merece pasar a la historia, aunque algunos jamás hayan oído pronunciar su nombre. La verdad es que, si no hay plazas, no hay recuerdos. Muchas de las plazas de toros catalanas fueron demolidas en su día para construir bloques de apartamentos.

Los aficionados saben que los ayuntamientos son implacables y ponen trabas a la programación de espectáculos taurinos, pero las autoridades municipales también saben que los recursos son fáciles de ganar cuando se obstaculizan las muestras del patrimonio cultural. Todo esto y mucho más lo sabe Abel Robles, natural de Olot, un lugar donde la geografía húmeda del paisaje convive con la tierra volcánica (la plaza de toros está al pie de un volcán) y las líneas nacidas del estudio de arquitectura RCR, donde trabajan tres genios de la disciplina que obtuvieron en 2017 el premio Pritzker, conocido como popularmente como el Nobel de arquitectura.

Olot es la mezcla sabia de todos estos elementos: la tierra y el aire, la cultura y la contracultura, Caín y Abel, los toros y la vaca sinforosa.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 3 DE MARZO DE 2019

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 24 Feb, 2019 2:49 am

Imagen
Celia Villalobos esgrimiendo el símbolo del feminismo.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

CELIA TERREMOTO
NACIDA ROJA




El compañero Juanma Lamet recogia días atrás una frase de un ex ministro del PP que había dicho: «Ha comenzado el éxodo del sorayismo, un éxodo interior». La frase no sólo es un presagio de melancolía. También es un ejemplo de elocuencia. Entre los afectados por el desahucio está Celia Villalobos, con 30 años de currículo a las espaldas (ministra, vicepresidenta del Congreso, diputada, eurodiputada, alcaldesa de Málaga, etc.), 30 años que pueden ser arrojados por la borda. Esta semana de enredos amorosos y ruido de colchones, Villalobos se ha asomado a la actualidad para proclamar su futuro inmediato: el fin de su carrera política.

Celia se va cinco minutos antes de que la echen. Es una estrategia propia de gente lista y poco acostumbrada a las derrotas. La ex alcaldesa sospecha que no habrá sitio para ella en las listas, de ahí que haya decidido quitarse de en medio. Estos cambios en las jefaturas siempre dejan un reguero de víctimas. Sobre todo, de mujeres. Celia es una mujer activa y no se quedará mano sobre mano viendo como suben los nietos. Siempre se ha crecido en la dificultad y ahora no será menos. Antes de llegar a la política ya era funcionaria, y antes de ser funcionaria ya trabajaba en una peletería.

QUIÉN: CELIA VILLALOBOS. MOTIVO: ANUNCIA SU ABANDONO DE LA POLÍTICA DESPUÉS DE 30 AÑOS AL FRENTE DE TODO TIPO DE CARGOS. OPORTUNIDAD: SE MARCHA ANTES DE QUE LA ECHEN DESPUÉS DE DECLARARSE ‘SORAYISTA’.

Todos los hits que nos ha deparado el paso de Celia por el PP no son sino expresiones de su faceta de mujer todoterreno, capaz de hacer muchas cosas a la vez (incluyendo el juego del Frozen para hacer frente a las tediosas tardes del Congreso). Aunque no lo parezca, Celia fue de niña a un colegio de monjas jesuitinas, que seguramente serían monjitas de la rama de los jesuitas. Ya entonces Celia tenía fama de rebelde. Y si no pudieron con ella las jesuitinas, peor lo iba a tener Pablo Casado.

Todo empezó el día que Villalobos apostó por Soraya en las primarias. Lo volvería a hacer, porque ella es así de echada para delante, pero hay que asumir las consecuencias. En este caso, los leales a Pablo exigieron que su fidelidad fuera recompensada debidamente, y en esas andamos. Celia piensa que no es necesario esperar a la confección de las listas para saber que ella será apeada. En política estas cosas se pagan y Celia no es una excepción. Las consecuencias de la falta de sintonía con Pablo Casado, Villalobos ya las había notado en el Congreso en el que resultó elegido secretario general. Aquel día, en los pasillos, Celia comentó: «De Casado no podría afirmarlo, pero la mayoría de su entorno es de extrema derecha: fijo».

Cierto es que la cúpula de Génova ha tenido un gesto compasivo con los sorayistas, a quienes ha conminado a esperar (sentados) por si suena la flauta, que no sonará. Pero Celia no necesita ser consolada con paños calientes. ¡Qué le van a decir que ella no sepa! Lleva muchos años en el partido y conoce el percal. La política siempre se repite, y Celia ha visto pasar a tres presidentes del PP (contando a Fraga, cuatro) y lo tiene todo muy visto. A estas alturas no cree en milagros. Es verdad que con el nuevo PP tiene muchas reservas. No lo dice, pero se nota. A mucha gente no se la ve venir, en cambio todo el mundo sabe por dónde respira Celia. Hasta los españoles de a pie lo saben.

Ella es la conciencia social del partido. Se ausentó cuando la votación de la ampliación del aborto para no dar el cante y más tarde, en tiempos de Zapatero, cuando se votó el matrimonio homosexual. Una chulería que le costó una sanción del partido. Y es que Celia Villalobos es homologable a cualquier mujer del PSOE. Yo misma he dudado muchas veces si era del PP o del PSOE, y no por falta de memoria sino porque su tufillo progre inducía a la confusión.

Descarada, combativa, chula y sin pelos en la lengua, Villalobos siempre ha mostrado su carácter. Quizás le falta cierto don para el matiz. Entre los hits que ha hecho célebres hay uno que ha sido muy criticado. Fue en febrero de 2011. Aquel día Celia rompió la pana cuando, en una reunión de la junta de portavoces, tocó hablar de la contratación de discapacitados para trabajar en el Congreso y Celia, haciéndose la graciosa, dijo: «Bueno, ahora pasamos al capítulo de los tontitos». Realmente no tenía ninguna gracia.

Matices aparte, Villalobos es una mujer a la que hace un cuarto de siglo ya definían como feminista, abortista, agnóstica y tertuliana. Puede que los años y los hijos hayan contribuido a suavizar algunas aristas, pero en líneas generales sigue fiel a sus esencias de juventud, cuando frecuentaba un grupo de inspiración maoísta y se comía el mundo en dos zancadas.

Entonces ya había descubierto a Pedro Arriola, un sevillano que estudiaba Económicas en Málaga. Pedro recuerda que se conocieron practicando deporte. Ella jugaba al balonmano y él hacía atletismo. Les presentó un entrenador que era amigo común y al poco empezaron a salir. No fueron dos novios convencionales, y tampoco dos cónyuges dóciles. Se casaron por la Iglesia porque no había más remedio. Con Franco vivo, si querías casarte por lo criminal tenías que abjurar, y a ellos no les apetecía complicarse la vida. No llevaban trajes de novios ni siguieron los protocolos de una boda al uso. Se vistieron de domingo, y fuera. Tanta fijación tenían por alejar el fantasma del tul ilusión y las flores blancas que terminaron por olvidarse de la boda civil, lo que más les interesaba.

Cayeron en la cuenta del olvido pasada una semana y hubo que correr para deshacer el entuerto. Celia y Pedro se ríen ahora cuando relatan los pormenores de su boda progre. «Teníamos una espina clavada y con nuestros hijos nos la hemos quitado. ¡Para ellos hemos hecho auténticos bodones!».

Sus inicios matrimoniales no fueron de manual, ni siquiera de reportaje de Telva (eso, para Josemari y Botella). Celia ya apuntaba entonces modales de mariquilla terremoto y hacía varias cosas a la vez: la casa, los niños, el sindicato, etc. Siempre ha sido muy dispuesta. De rompe y rasga, que decían los clásicos.

En sus cinco años de alcaldesa siempre vivió alejada de la familia. Ella estaba en Málaga y Pedro se quedó en Madrid con los hijos, aunque los fines de semana juntaban los planes. Los hijos se quedaban en Madrid, y Pedro cruzaba Despeñaperros y se plantaba en Málaga para visitar a Celia. Como a Celia no le gustaba vivir sola, trató de convencer a su hijo, el menor, para que se fuera con ella, pero no tragó. Ahora, con este nuevo paso, a Celia se le presenta un plan B en el que puede encontrar la cara oculta de la felicidad. Quién sabe. A lo mejor Celia rescata de la memoria genética el arte de hacer bolillos.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 24 DE FEBRERO DE 2019

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Sab 16 Feb, 2019 5:07 am

Algo que me ha venido a la memoria: No se Carmencita si te refieres a la Lita Trujillo nuera del dictador asesinado. Si te refieres a esa Lita Trujillo, nunca estuvo rodeada de gete de bien porque se comentaba que la fortuna que heredo del suegro estaba llena de sangre, pese a que Lita decia que ella tenia su propia fortuna de cuando fue artista de cine. Pero nadie la creyo porque era 1 mujer de gustos mus costosos.

Volviendo a tu comentario sobre Trevijano, nadie sabe quien sera su heredero/a. Los 3 Albaceas NO HABLAN y el cuarto Albacea nombrado por Trevijano se largo por estar en desacuerdo con los otros 3 albaceas nombrados por Trevijano. A Elena Bazan le dejo algo pero no es la heredera universal de Trevijano hasta donde yo se.

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Sab 16 Feb, 2019 4:16 am

No nos dice nada nuevo. Desde antes de morir Trevijano ya dije yo que la mayor fortuna de Trevijano fue su apoyo al dictador Macias que puso el negocio en Guinea E. de cacao y cafe a nonbre de su mujer (de Trevijano) y de su cunada Simone. Cesar Vidal lo desenmascaro cuando murio.
En cuanto a Lita Trujillo, (creo que te refieres a la nuera del dictador) siempre fue 1 pobre idiota. Tan idiota fue Lita creyo que se casaria con el ex-torero Jaime Ostos y la tuvo enganada hasta el mismo dia de su boda. Dejo a Lita, CREO y digo CREO (de esto hace ya anos) en Marbella diciendole hasta dentro de 1 semana y Ostos la dejo para casarse al dia siguiernte con la mujer medico que aun creo estan juntos. Lita fue el hazmereir de todas sus amistades.

Aqui, quien deberian de hablar son los 2 hijos de Trevijano y no dicen nada. Y si nos metemos en politica, ya lo dije yo hace mucho tiempo en este foro: Trevijano jugo con dos cartas sucias la monarquia como asesor del Conde de Barcelona y por otra parte, con la III Republica.PERDIO EN LAS DOS JUGADAS Y FORMO SU MCRC Y SUS REPUBLICOS QUE ALGUNOS LO HAN TRAICIONADO.

En cuanto a su secretaria Elena Bazan, creo y digo CREO que esta siendo fiel a Trevijano hasta despues de muerto. Elena lo cuido por 3 anos, y ahora sigue en el palacete para que no roben nada de los objetos tan valioso que hay en ese palacete. Sin embargo, hay mas de 1 Republico de Trevijano que les gustaria echarla. Para que...? Ese palacete con tantos objetos y muebles de lujos NO DEBE DE CERRARSE.

TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Sab 16 Feb, 2019 3:20 am

Imagen

TREVIJANO Y EL DINERO DE TRUJILLO

CARMEN RIGALT



EL PASADO SÁBADO, Marina Pina rememoró aquí la vida y milagros de Antonio García-Trevijano, un hombre que se ha ganado a pulso su pertenencia a la fauna de LOC. Durante toda la semana no paré de recibir llamadas comentando el escándalo post mortem de Trevijano. Sin embargo, la llamada que más esperaba no llegó nunca y tuve que salir a su encuentro.

Estoy aquí para añadir algo sobre Trevijano. Algo ingrato y penoso. Porque no sólo los famosillos dan disgustos. A veces quien más nos decepciona es esa gente de la que nunca esperarías un mal gesto. Trevijano (a secas para sus enemigos) pertenecía al grupo de notables, pero su fama ha sido fulminada en dos líneas de periódico. El caso es que él ya no está aquí y queda exento de agradecer los comentarios desde el silencio de ultratumba.

Lo último que supe del insigne AGT es que había desheredado a sus hijos y que en la casa familiar de Somosaguas se había atrincherado una asistente a la que él obsequió con la presidencia de su fundación. LOC desveló el secreto de su fortuna, que no era tan exigua como nos habían hecho creer, y yo aporto hoy una noticia que muestra el lado más siniestro del personaje y su obsesiva relación con el dinero. Yo misma fui testigo de un maniobra que tuvo lugar en 1991 y ha durado hasta su muerte, acaecida sin moratorias en 2018.

Trevijano fue una de las personas más soberbias que he conocido en mi vida. Se gustaba tanto a sí mismo que no encontraba adjetivos suficientes para engalanarse. En ocasiones sufrí accesos de vergüenza ajena asistiendo a esos monólogos que él convertía en alaridos de exaltación para impresionar a los amigos. Era como la madrastra de Blancanieves. No necesitaba espejo para mirarse en él, entonando la retahíla de preguntas que formulaba y respondía de una tacada. (¿Hay otro más guapo y listo que yo? Etc.).

Cuando entró en mi vida Trevijano, lo que más llamaba mi atención era su cortesía y sus alusiones al arte. Durante un tiempo atrajo a su órbita al juez Navarro, un tipo silencioso en el que Trevijano estaba interesado por razones que desconozco. Íbamos todos a comer, bajo la batuta de Trevijano. Menos pagar, todo lo decidía. Lo demás, esto es, la cuenta y el chófer, corrían a cargo de Lita Trujillo, consciente del dominio que ejercía Trevijano sobre ella. Lita no pasaba apuros entonces. O no lo decía. La crisis aún tardaría en llegar.

Mi sister (así se llamaba) era acérrima de Trevijano. Él le daba consejos y Lita los obedecía sin rechistar, convencida de que era el hombre más lúcido de la Tierra. Trevijano conocía bien el universo de Lita y se aprovechaba de esa circunstancia. Por eso acabó quedándose con su dinero. A mis ojos, el granadino era un farsante, pero yo no tenía vela en ese entierro, y cuando la tuve ya era demasiado tarde.

Un día de 1991, Lita le entregó a Trevijano 350.000 dólares para que los invirtiera en Brasil. La había convencido. Él era como un líder espiritual de una secta y bastaba con que le indicara un camino para que ella lo siguiera a ciegas. Lita le hizo entrega del dinero, así consta en un documento firmado por Antonio García-Trevijano, Lea Menshell (Lita Trujillo) y Pablo García-Trevijano Chouraki (hijo de Antonio). En el documento también constaba que el dinero sería devuelto en 1993 y que ascendería a 700.000 dólares (capital e intereses).

Pero pasó el tiempo y Lita no cobró nada. Se optó por firmar nuevos documentos acogiéndose a nuevas prórrogas, pero todo fue en vano. Comenzaba así una larga pesadilla que aún no ha visto su fin. Para calmar las presiones de Lita, Trevijano se vio obligado a inventar historias de un cacique brasileño que, seguramente, soló habitaba en su mente.

Mientras todo esto ocurría, llegó la crisis y se cebó con muchas economías familiares, entre ellas la de Lita, que se vio forzada a abandonar la casa de la Moraleja y refugiarse en un apartamento junto al Bernabéu. Si tiempo atrás se había dicho que la economía de Trevijano fue boyante gracias a Guinea (país al que habría dotado de un borrador de constitución), ahora podría decirse que también había disfrutado del dinero de los Trujillo.

Ésta es una historia de ambición y usura en la que muchos de sus protagonistas responden al cliché de la dudosa reputación. Yo he vivido en el epicentro de esta sacudida y doy fe de lo que escribo. Solo una persona es inocente y hasta torpe en su inocencia: Lita Trujillo. Ella sabe que lo he visto todo. Lo que no sabe es que nada me ha parecido más patético que ver cómo la gente le daba la espalda al perder el dinero.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 16 DE FEBRERO DE 2019

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Jue 14 Feb, 2019 2:32 am

Te lo vuelvo a repetir Carmencita: '' EL CONAZO ERES TU Y LA ROSALIA'' ABC.es (Pagina Cultura) Titular: ROSALIA, GIPSY-FAKE Y MACHISMO FEMINISTA..'' No he necesitado leer el articulo para saber que Rosalia NO SABE DECIR LA COPLA ANDALUZA. Defiendo la copla andaluza como defiendo el flamenco ligero y lo que fue la TAUROMAQUIA.
Hace poco, encontre en GOOGLE a 1 tal Juan Legido y me he quedado sorprendida de haber encontrado en ese flamenco ligero tantisimos pasodobles toreros donde se ve torear a los toreros y si no se ven torear SI SE VEN COMO DEBE COLOCARSE 1 TORERO DELANTE DEL TORO.
La copla andaluza hay que pronunciar bien en andaluz que se entiendan todas las palabras muy clara. Solo en los tanguillos gaditanos graciiosos y cantados con ligereza no se entienden bien toda la letra. PERO LAS DEMAS LLAMADAS COPLAS ANDALUZAS HAY QUE SABER DECIRLA CLARA Y CON FUERTE PRONUNCIACION DE ALGUNAS CONSONANTES. En esto fallaba la valenciana Concha Piquer, que algunas consonantes no las pronunciaba tan fuertes como las andaluzas.

Te repito Carmencita: a la CONA TU Y LA TAL ROSALIA Y NO DESPRESTIGIE MAS NI LA COPLA ANDALUZA NI EL FLAMENCO LIGERO.

Re: TESTIGO IMPERTINENTE - CARMEN RIGALT

Mensaje por Assia » Dom 10 Feb, 2019 5:03 am

'' EL CONAZO'' ERES TU Y ROSALIA CARMENCITA.
Si no sabes escribir de segun que Tema no escribas mas de lo que sepas. Ya Carmencita metistes la ''pata'' cuando comparastes a la Infanta Isabel La CHATA con la Infanta Elena. Y ahora crees que los que entendemos de coplas andaluza y del flamenco ligero somo ''UN CONAZO'' porque Rosalia no sabe interepretar ni la copla andaluza ni el flamenco ligero.? No se necesta tener buena VOZ ni estudiar musica para cantar la copla andaluza o el flamenco ligero, SOLO SE NECESITA SABER COMO DECIR Y ENTONAR LA COPLA ANDALUZA.

Vete a GOOGLE Carmencita, y escucha ''Dona Luz de Lucena'' por Juan Legido acompanado de los churumbeles y ya veras la diferencia de como se canta y se dice la copla andaluza. Juan Legido nacio en TETUAN, pero se nos fue de este mundo en 1 pais de America Latina el siglo pasado y la ultima voz de coplas andaluza y flamenco ligero se nos fue a final del pasado ano 2018.
Ya esta bien que petardas como tu, Carmencita nos tome el pelo. Verguenza te deberia de haber dado Carmenciita de haber comparado a la Infanta Isabel La Chata con la Infanta Elena. No solo porque La Chata era 1 gran aficionada taurina y Elena es 1 ''taurinilla iletrada'' Porque LA CHATA se paraba hablar con todo el mundo en la calle, hasta el punto que la Casa Real le dijo que dejara de mezclarse con los de la calle a lo que contesto la Infata Isabel: '' A QUIEN NO LE GUSTE QUE NO MIRE'' Molesta a la Infanta Elena que ya llamo a su Tany para que no se acercaran los periodistas o fotografos a ella.

L A C O N T R A - CARMEN RIGALT

Mensaje por Invitado » Dom 10 Feb, 2019 3:13 am

Imagen
Rosalía, el pasado sábado, cantando en la gala de los premios Goya.


L A C O N T R A / CARMEN RIGALT

ROSALÍA
FLAMENCA, QUE NO CHARNEGA




De Rosalía oí hablar por primera vez hará algo más de un año: poca cosa, un par de referencias flamencas acompañadas de unas imágenes en las que aparecía felina y movediza, con una garganta capaz de engatusar a las masas. La gente la trataba como si fuera un fenómeno y yo me lo creí. Es decir, una parte me la creí y la otra no, pero mi imaginación se encargó de hacer el resto.

En cualquier caso, Rosalía no es nueva. Se pueden seguir sus huellas en internet, cuando participó en el concurso Tú si que vales y fue rechazada. De eso hace 11 años, tiempo durante el cual ha cursado estudios superiores de música y ha investigado en los yacimientos más hondos del flamenco. Todo iba viento en popa. Supe entonces que había nacido en Barcelona, como Carmen Amaya. No se podía pedir más. En mi cabeza se forjó entonces la imagen de una gitanilla de cobre bailando con los pies descalzos en un remoto Somorrostro. Que no salga de aquí, pero yo soy como una guiri, a folklórica y obvia no me gana nadie.

QUIÉN ES: ROSALÍA VILA TOBELLA, 25 AÑOS. SU GRAN NOCHE: DESLUMBRÓ EN LOS GOYA CON ‘ME QUEDO CONTIGO’. ES LA ESPAÑOLA CON MÁS GRAMMYS LATINOS (2 Y 4 NOMINACIONES) POR UNA ÚNICA CANCIÓN, ‘MALAMENTE’

Rosalía entró así en el camino de mis aficiones (discos dedicados, que decíamos ayer) aunque nunca me tomé la molestia de buscar su discografía en Youtube. Eso vendría luego, después de hacer lo propio con Silvia Pérez Cruz, otra catalana de voz estremecedora y prodigiosa con repertorio en catalán, castellano, gallego, portugués, francés, inglés y lo que le pongan por delante. Silvia abarca todos los géneros y todos los aprieta, del bolero al jazz y del flamenco a las habaneras.

Rosalía y Silvia coincidieron en su camino con Raúl Refree, un productor que ha cantado con las dos, y con bastantes más. Refree tiene una idea de Rosalía que expongo aquí porque ayudará a que algunos lectores, autoengañados como yo por el tópico de la gitanilla, constaten la magnitud del fenómeno. Dice Refree: «Hay mucha gente que canta bien, pero eso no significa nada. Rosalía, además de un timbre vocal muy bonito, tiene algo que escapa a la mayoría, y es un criterio musical avanzado para su edad. Rosalía ha escuchado mucha música y es capaz de tomar decisiones arriesgadas y experimentales. Su estética siempre ha sido la de mezclar el flamenco con la música urbana, ella es la primera cantaora ligada con su tiempo de forma muy clara».

Silvia Pérez Cruz nació en Palafrugell, y Rosalía en Sant Esteve de Sesrovires, en el Baix Llobregat. Las dos hablan catalán pero no sabría decir si en ambos casos es lengua materna o vehicular. Respecto a sus opiniones sobre la situación política en Cataluña, Silvia reconoce que no es nacionalista, aunque el hecho de no serlo apenas le ha servido para evitar incidentes. Sirva este ejemplo: a Silvia, en Madrid, se le ocurrió una vez cantar en mallorquín y le pasó lo que a Serrat pero al revés: un tipo le pegó un bufido y se largó del teatro mascullando. El caso de Rosalía es distinto. A ella no le gusta responder a preguntas de carácter político. No es la única. Antes del dichoso procés, incluso antes del antes, muchos cantautores escurrían el bulto de la política alegando que el arte no tenía fronteras y ahí se plantaban. Rosalía no es de antes, y si me apuran ni siquiera de ahora, pues dada su juventud, la chica todavía está llegando. Sin embargo, ella se planta, por si acaso.

He buscado rastros de entrevistas a Rosalía y he encontrado alguna bastante significativa. Por ejemplo, una rueda de prensa recogida puntualmente en ElNacional.cat, periódico independentista hasta el tuétano. Para ElNacional.cat hay dos clases de periodistas: los unionistas (el término parece sacado del conflicto del Ulster, pero se refiere a los periodistas de Madrid y, en concreto, a los de EL MUNDO) y los periodistas propiamente dichos, ungidos por el sagrado dogma de la independencia.

A Rosalía el periódico unionista EL MUNDO le hizo la pregunta por tres veces, y ella por tres veces escurrió el bulto. Afortunadamente, la cantante salió indemne, pero EL MUNDO cobró lo suyo. Dos ejemplos. Un titular: «El anticatalanismo cree que Rosalía roba flamenco: paya y sin sangre andaluza». Y una puyita suelta: «La cantante de flamenco-trap recibe tres preguntas sobre el procés; ella, que es de Sant Esteve de Sesrovires y tiene 25 años, responde como quien se sabe en una rueda de reconocimiento policial». Visto lo visto, se entiende que el periodismo sea considerado un oficio de riesgo. Las ruedas de prensa, el formato más aburrido de la profesión, en Cataluña llegan a adquirir tintes de rojo vivísimo. No hay que desesperarse. A lo mejor gracias a Rosalía los compañeros de ElNacional llegan al Pulitzer.

El momento clave de la cantante Rosalía (al menos para los periodistas de sensibilidad unionista) tuvo lugar el sábado pasado en la gala de los premios Goya, la fiesta por excelencia del cine español (con perdón). Rosalía cantó Me quedo contigo, una canción de los Chunguitos que popularizó Carlos Saura al incluirla en su película Deprisa, deprisa (1981). Muchos descubrimos la canción con la versión que Manu Chao hizo de ella en 2009. Yo misma me quedé colgada de Chao, y ahí seguiría si no hubiera descubierto a Rosalía en la gala de los Goya celebrada la semana pasada. Media España se quedó boquiabierta (la otra media ya lo estaba). Cierto es que los puretas del flamenco enseguida pusieron reparos pero eso estaba más que cantado. Los puretas son un coñazo, los puretas de todo, que sólo están para poner pegas. Rosalía, en cambio, es la pureza del mestizaje, la impureza esencial. Hasta los Chunguitos dijeron que a las mujeres de la familia (las chunguitas) no les gustaba la versión de Rosalía porque había perdido el flamenco en su viaje a la modernidad trap.

Vayamos al grano: el trap es un género, una mezcla de rap, reguetón y demás sonidos urbanos que dan como resultado un género nuevo. La versión de Me quedo contigo, en la boca ensangrentada de Rosalía Vila no era nada urbana. A mi llegó a parecerme gregoriana y celestial.

Sin embargo, y a pesar de lo que decían los puretas (incluidas las chunguitas), la versión de Rosalía, acompañada por el coro joven del Orfeó Catalá, que ocupaba la ausencia de música, se elevó como una oración hacia la estratosfera. Rosalía es una reina del barullo, pero cuando quiere hacer silencio, no hay otra como ella. Hemos asistido a la consagración de una estrella que sienta cátedra desde el Baix Llobregat. Su infancia la pasó escuchando la música que les gustaba a sus padres, de los Beatles a Bruce Springsteen y Bob Marley. Pero Rosalía estaba hecha un lío entonces. Creía que el flamenco era un cante de Estopa, ingenua de ella.


EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2019

Arriba