LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Sab 05 Sep, 2020 2:57 am


La reacción de Iñaki Urdangarin tras conocer que podría obtener el tercer grado
Iñaki Urdangarin está muy cerca de obtener el tercer grado penitenciario. Después de que Instituciones Penitenciarias rechazase su petición el pasado mes de julio, ahora el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria se muestra favorable a que el marido de la Infanta Cristina disfrute por sin de un régimen de semilibertad.

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Sab 28 Dic, 2019 3:23 am


La reina Letizia impone el silencio a la madre de Urdangarín

La madre de Iñaki Urdangarín Claire Liebaert responde a los reporteros sobre el permiso de su hijo para pasar la navidad en familia y en Vitoria con la Infanta Cristina y sus 4 nietos. La prensa española presupone que su silencio viene impuesto por la casa real española y más concretamente por la Reina letizia, cuñada de Iñaki y con quien no tenía relación desde que estalla el caso Noos

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Sab 28 Dic, 2019 2:51 am

Imagen
Durante su paseo, el matrimonio no se soltó de la mano. Incluso mostraban una sonrisa.


IÑAKI Y CRISTINA
UNA IMAGEN QUE NO HA GUSTADO EN CASA REAL

No fue casual. En su primer permiso carcelario Urgandarin, la Infanta y sus hijos se han dejado ver por Vitoria, y mucho, para lanzar, a quien cuestiona su amor, un mensaje de unión que eclipsó mediáticamente incluso al que dio el Rey Felipe en Nochebuena.

EDUARDO ÁLVAREZ


IÑAKI URDANGARIN VUELVE HOY A SU celda en la cárcel para mujeres de Brieva (Ávila) donde cumple condena. Concluye así su primer permiso penitenciario, cuatro días de libertad que ha exprimido al máximo y en los que se ha sentido muy arropado por su familia. Urdangarin, su mujer, Doña Cristina, y sus cuatro hijos han pasado estas fechas tan entrañables en Vitoria. La Infanta, más que felicidad, transmitía mucha serenidad. Pero, sobre todo, ha ofrecido la imagen de una mujer absolutamente enamorada. Miradas cómplices, abrazos, caricias, paseos al aire libre agarrados de la mano, detalles de ternura… Todo lo han captado las cámaras por deseo de los dos protagonistas. No queda duda de que la hija de los Reyes Eméritos necesitaba gritar a los cuatro vientos que sigue manteniendo la misma complicidad con su esposo y que la cárcel no ha cambiado nada. Como si fuera una respuesta a quienes han cuestionado la fortaleza del matrimonio estos meses. O incluso como si se tratara de un mensaje subliminal a quienes, tras el estallido del caso Nóos, la presionaron sin éxito para que se separara.

Lejos de esconderse, o de intentar que su primera salida fuera discreta y tranquila, todos han sido protagonistas de una enorme exhibición que lanza muchos mensajes.

Para empezar, Urdangarin ha intentado que estos cuatro días le sirvieran para dar un paso de gigante en su rehabilitación social, ilusionado y consciente de que a partir del próximo febrero va a empezar a disfrutar de muchos permisos penitenciarios como éste. Tras haber cumplido ya un cuarto de condena, le corresponden desde ahora 36 días al año fuera de la cárcel y en otoño obtendrá el tercer grado. Pero, sobre todo, la Infanta y sus hijos han querido hacer muy visible su apoyo incondicional. Y deseaban también mostrar un agradecimiento público a la madre, los hermanos y los sobrinos de Urdangarin, que son quienes le han animado en estos duros años, frente a la frialdad y la distancia de la Familia Real. Los gestos de cariño en público que los cuatro nietos han tenido estos días en Vitoria con su abuela paterna, Claire Liebaert, así como con algunos tíos y primos con los que se han encontrado, contrastan de forma elocuente con la falta de imágenes junto a los Borbón desde que estalló Nóos, más allá de alguna fotografía institucional como la del 80 cumpleaños de Doña Sofía en Zarzuela.

El derroche de exhibición pública de los Urdangarin no ha gustado en la Casa del Rey, según transmiten a LOC fuentes próximas a la institución. Aunque conocían al detalle los planes de la Infanta y su marido, hubieran preferido que esta primera salida del yerno de Don Juan Carlos hubiera tenido un perfil más bajo, para evitar que, como ocurrió, no opacara la repercusión del Mensaje de Nochebuena de Don Felipe.

Urdangarin abandonó muy temprano el martes 24 Brieva. Fue trasladado, como cada martes y miércoles desde septiembre, al Centro Don Orione en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde realiza un voluntariado. A primera hora de la tarde, Urdangarin, su mujer y sus cuatro hijos se desplazaron a Vitoria. Llegaron a la residencia de Liebaert pasadas las ocho de la tarde. Iban en una furgoneta alquilada Mercedes V, que conducía la Infanta.

Al día siguiente dieron la sorpresa cuando decidieron acudir a la misa de Navidad, a las 12, en la centenaria Capilla del Prado, muy cerca del lugar de residencia de la suegra de Doña Cristina. Fueron andando por el paseo de la Senda, disfrutando del atípico día soleado que había en Vitoria. Pese a que la familia ha contado estos días con la protección de hasta 11 guardaespaldas, dispositivo del que se encarga directamente el Ministerio del Interior, todo fueron facilidades para verles de cerca y fotografiarles. Varios ciudadanos pidieron a la Infanta y a alguno de sus hijos hacerse selfies a la salida de misa. Doña Cristina accedió con la mejor de sus sonrisas. Urdangarin y los suyos permanecieron más de un cuarto de hora a la salida de la capilla conversando con conocidos y amigos. El ex duque recibió numerosos abrazos de allegados a los que no veía desde hacía más de dos años. Se le oyó repetir en varias ocasiones que estaba muy contento. Aunque algo avejentado, su rostro transmitía serenidad y se le vio tranquilo y sociable. Algunos amigos aprovecharon para preguntarle por cómo le va a su hijo Pablo, que permanecía a su lado, en su nuevo equipo de balonmano. Nadie se esperaba que, pasado ese cuarto de hora, la familia decidiera entrar al bar de El Prado, enfrente de la iglesia, para tomar el aperitivo. Estaban a gusto, querían dar la sensación de normalidad absoluta y optaron por mantener las costumbres que antaño seguían los Urdangarin. Hacia la una y media regresaron a casa de la matriarca. Los gestos de complicidad entre la Infanta y su marido volvieron a prodigarse.

Al día siguiente, no se dejaron ver en Vitoria más que al abandonar por la mañana la casa donde han pasado estos cuatro días y al volver a última hora de la tarde. A bordo de la furgoneta, los seis miembros de la familia disfrutaron, al parecer, de una excursión por la costa cantábrica el jueves, aprovechando el buen tiempo de esta semana.

En breve sabremos si Doña Cristina pasa el fin de año con su hermana, Doña Elena, y quizá también con Doña Sofía, como se especula. El próximo permiso penitenciario de Urdangarin podría producirse en febrero. Quizá para celebrar el Día de los Enamorados. Si algo ha quedado claro en Vitoria es que la Infanta y él lo están.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 28 DE DICIEMBRE DE 2019

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Jue 26 Dic, 2019 11:17 pm


La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín libre en Navidad, no se divorcian

Iñaki Urdangarín está de permiso y con toda su familia en Vitoria. La Infanta Cristina y el cuñado del Rey Felipe VI viajaron junto a sus hijos a Vitoria para pasar 4 dias en familia. Se alojaron en casa de la madre de Urdangarín y fueron a misa el dia de Navidad todos a pie. Sus 4 hijos Irene, Juan Valentín, Pablo y Miguel

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Jue 26 Dic, 2019 2:43 am


Iñaki Urdangarin pasa la Nochebuena y el día de Navidad con su familia en Vitoria

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Mié 25 Dic, 2019 3:38 pm



Iñaki Urdangarin pasa la Nochebuena y el día de Navidad con la Infanta Cristina y su familia en Vitoria

El cuñado del Rey aprovecha su primer permiso penitenciario para asistir a la eucaristía de Navidad con la familia y pasear

En medio de una gran expectación, la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus cuatro hijos -Juan Valentín, Pablo Nicolás, Irene y el benjamín, Miguel- han acudido este 25 de diciembre, Día de Navidad, a misa, a las 12 en punto, en la centenaria Capilla de El Prado, en Vitoria.

Acompañados por la madre del ex duque, Claire Liebaert, así como por otros familiares, han llegado hasta el templo caminando a través del precioso Paseo de la Senda, que conecta el barrio noble del Batán, donde Liebaert tiene su residencia, hasta el templo. Numerosos ciudadanos se han agolpado a las puertas de la capilla ante la expectación que provocaba la llegada de la Infanta y su familia.

Todos llegaron a la capital alavesa este martes, a última hora de la tarde, para celebrar la Nochebuena en casa de la suegra de Doña Cristina. Urdangarin había abandonado la prisión de Brieva con su primer permiso penitenciario, a primera hora de la mañana. El cuñado del Rey está cumpliendo una condena de cinco años y 10 meses de prisión por malversación, prevaricación, fraude a la Administración pública, dos delitos fiscales y tráfico de influencias por el llamado caso Nóos.

Como cada martes y jueves, fue trasladado en primer lugar a Pozuelo de Alarcón (Madrid), para cumplir con su voluntariado en el Centro Don Orione. Por la tarde ya no tuvo que regresar a la cárcel en Ávila, ya que está disfrutando de su primer permiso penitenciario de cuatro días. Los seis miembros de la familia viajaron hasta Vitoria en un vehículo de siete plazas que conducía la propia Infanta.

Imagen

Ha causado sorpresa que la familia haya decidido dar la cara y hacer frente a la situación tan complicada que atraviesan acudiendo a la iglesia. Lejos de haber ido a misa a algún otro templo de la ciudad para quizá pasar más desapercibidos, han decidido ir a la misma capilla donde la familia Urdangarin siempre ha ido a los oficios religiosos.

Todos mostraban un semblante muy relajado. A Claire Liebaert se la ha visto al salir de misa, minutos antes de la una del mediodía, visiblemente emocionada y agarrada en todo momento del brazo de alguno de sus nietos, en especial del mayor, Juan. A la Infanta y al propio ex duque se les ha visto muy tranquilos y sonrientes.

Al salir de misa, rodeados por un enjambre de curiosos que contemplaban la escena con enorme respeto, Urdangarin y la Infanta, así como sus hijos, han recibido el abrazo y los parabienes de varios amigos y viejos conocidos de la familia. Se ha visto al ex duque fundiéndose en abrazos con numerosos allegados a los que hacía más de dos años que no veía.

Imagen

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Sab 14 Dic, 2019 5:12 pm


Reacción de la reina Letizia cuando salga Iñaki Urdangarín por Navidad

Iñaki Urdangarín pidió permiso al juez para tener 4 dias libres y ver a su familia, a su esposa la Infanta Cristina por parte de los Borbones y por otro a su familia directa. La Infanta Cristina y sus hijos podrían reunirse con él próximamente. La reina SOfía estará contenta por su hija y sus nietos, además de la Infanta Elena que se lleva muy bien con su hermana. El rey Felipe VI y la reina consorte Letizia podrían estar menos contentos y más inquietos.

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Sab 07 Dic, 2019 2:58 am

Imagen
Urdangarin, saliendo del Hogar Don Orione, en Pozuelo de Alarcón, donde realiza labores de voluntariado.


IÑAKI URDANGARIN
TURRÓN EN LIBERTAD, PERO LEJOS DE ZARZUELA

El ex duque disfrutará junto a su mujer, la Infanta Cristina, y sus hijos de cuatro noches de permiso estas Navidades. Todo apunta a que las pasará en Vitoria, arropado por su familia materna. Lejos está aún su ‘reinserción’ en la Familia Real.

EDUARDO ÁLVAREZ


POCO TIENEque ver el semblante de Iñaki Urdangarin en sus apariciones de las últimas dos semanas con el que mostraba a finales de septiembre cuando empezó a acudir cada martes y jueves, ocho horas cada día, al centro para personas con discapacidad Hogar Don Orione, en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Muy sonriente, relajado y extremadamente correcto con los periodistas se ha visto al marido de la Infanta Cristina a la entrada del centro de la ONG religiosa en la que desarrolla labores de voluntariado como parte del proceso de reinserción y sociabilización que aprobó en verano el juez de Vigilancia penitenciaria que se ocupa de su caso. Urdangarin era bien consciente de que había comenzado la cuenta atrás para poder disfrutar de su primer permiso fuera de la prisión de Brieva estas Navidades, al haber cumplido ya un cuarto de condena.

Imagen

UNA FAMILIA VOLCADA EN LA REINSERCIÓN DEL EX DUQUE

Doña Cristina y sus hijos han sido el principal apoyo para Urdangarin desde que entró en prisión en junio de 2018. Las visitas a la cárcel de la Infanta se han mantenido desde entonces con regularidad. Por ella, el ex jugador de balonmano escogió cumplir condena en una cárcel para mujeres donde está sometido a un absoluto aislamiento. Se quería evitar así que se publicaran fotos del propio reo o de su mujer en el centro penitenciario. El pasado septiembre, Juan, el mayor de los cuatro hijos del matrimonio (20 años), se trasladó a Madrid. Se le ha visto desde entonces paseando por el barrio de Salamanca y acudiendo a una autoescuela. Mantiene una discreción total que contrasta con la actitud de sus primos Felipe y Victoria, hijos de la Infanta Elena. El hecho de que Juan haya fijado su residencia en la capital facilitará las cosas a su padre el próximo año cuando pueda acceder al tercer grado y deba justificar ocupación y arraigo y vinculación familiar.


LOC adelantó hace un año que Urdangarin no disfrutaría de su primer permiso hasta estas Navidades, pese a las muchas especulaciones sobre un trato de favor que le iba a dar esa alegría antes. Y, como también publicamos entonces, las puertas en Zarzuela están ahora mismo cerradas a cal y canto para él. La Corona no puede permitirse la imagen y el escándalo que representaría que alguien que sigue cumpliendo condena por graves delitos de corrupción se sentara a comerse los turrones a la mesa de Palacio.

Se desconoce aún si Urdangarin pasará fuera de la prisión Nochebuena y Navidad o si tendrá que esperar al 31 de diciembre. En todo caso, todo apunta a que disfrutará con su mujer y sus cuatro hijos junto a su familia materna en Vitoria, en la casa que posee en la capital alavesa la madre del ex duque, Claire Liebaert, de 84 años, donde cada Nochevieja reúne a los suyos. El año pasado, en las navidades más duras y solitarias en la vida del ex jugador de balonmano, la Infanta no quiso incumplir la tradición y acudió a despedir el amargo año a Vitoria, donde siempre se ha sentido arropada por su suegra y los hermanos y sobrinos de su marido.

Si Urdangarin saliera de la cárcel en Nochebuena, lo más probable es que la Infanta no pase ninguna de las fiestas con Don Felipe y Doña Letizia, ya que éstos hacen planes lejos de los miembros de la Familia Real para Año Nuevo. En cambio, si el permiso al ex duque de Palma le llega para el 31, se espera que Doña Cristina y sus cuatro hijos vuelvan a cenar en Nochebuena en Zarzuela, igual que lo hicieron el año pasado por primera vez desde 2013, cuando estalló el caso Nóos.

El guión se está cumpliendo a rajatabla. Sin tratos de favor de ningún tipo para el ex duque, pero sin que éste tampoco haya sufrido una aplicación más rigurosa de los preceptos del Reglamento Penitenciario como defendía la Fiscalía. La Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva (Ávila) dio su visto bueno el jueves a este primer permiso, autorizándole a pasar fuera cuatro noches estas Navidades, tres menos de las que reclamaba Urdangarin. La decisión, eso sí, aún no es definitiva, puesto que debe ser comunicada a la Fiscalía, que podría recurrirla. La última palabra la tiene el juez de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León Florencio de Marcos. Se da por hecho que no se opondrá.

Urdangarin, que fue condenado a cinco años y 10 meses de prisión, está clasificado en segundo grado penitenciario. No será hasta finales de enero cuando se revise su caso y pueda obtener el tercer grado, que equivaldría a un régimen de semilibertad. A favor del ex duque juegan los informes positivos sobre su comportamiento en prisión, así como el notable alto que le han concedido sus tutores en el Centro Don Orione. Como adelantó ayer EL MUNDO, Urdangarin ha pedido poder ejercer un tercer día semanal el voluntariado en este lugar, algo que facilitaría todavía más su reinserción.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 7 DE DICIEMBRE DE 2019

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Maritxu » Sab 30 Nov, 2019 12:06 am

Invitado escribió:Que gran injusticia se hace con Iñaki que esta pagando los pecados de los borbones.



Qué va...es un caradura y se aprovechó lo suyo.

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Vie 29 Nov, 2019 6:44 pm

Que gran injusticia se hace con Iñaki que esta pagando los pecados de los borbones.

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Vie 29 Nov, 2019 6:41 pm

Imagen

Iñaki Urdangarin pide su primer permiso de salida, de siete días de duración

El marido de la Infanta Cristina ya ha cumplido una cuarta parte de su condena y puede solicitar estos permisos. Ahora será la Junta de Tratamiento la que se lo conceda

Iñaki Urdangarin, condenado por el caso Nóos, ya ha cumplido una cuarta parte de su condena y, como establece el reglamento penitenciario, ya puede pedir un permiso de salida. Lo ha hecho y ha solicitado uno de siete días, el tope máximo de duración de cada salida.

Así lo han indicado a Efe fuentes penitenciarias, que no han desvelado para qué días ha solicitado ese permiso.

De todos modos, al encontrarse clasificado en segundo grado -el régimen ordinario-, tendrá que ser la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva (Ávila) quien se lo conceda y si es así, el juez de Vigilancia Penitenciaria tendrá que ratificarlo.

Si la Junta de Tratamiento se lo denegara, Urdangarin, condenado a cinco años y 10 meses de cárcel por delitos de corrupción, podrá recurrir ante el juez.

Con su clasificación actual, Urdangarin tiene derecho a disfrutar de un total de 36 días al año fuera de la cárcel, con un tope máximo de siete días de duración por cada permiso.

No observar mala conducta, que no resulte probable el quebrantamiento de la condena, que tampoco sea previsible la comisión de nuevos delitos o que el permiso pueda repercutir negativamente en el programa individualizado de tratamiento del preso son algunos de los criterios a tener en cuenta para la concesión.

Fue el 18 de junio de 2018 cuando el cuñado del Rey Felipe VIingresó en prisión. Podía elegir cárcel y optó por la de Brieva, en Ávila, un centro penitenciario de mujeres. Él es el único recluso varón. Allí, el interno hace una vida normal, dedicado a la lectura y al deporte.

Construido en 1989 y con 43.540 metros cuadrados, Brieva es un centro de pequeño tamaño con 162 celdas y 18 complementarias, según datos de Instituciones Penitenciarias. Allí, Urdangarin hace una vida normal, dedicado a la lectura y al deporte y "muy tranquilo".

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitada » Mar 05 Nov, 2019 10:23 pm

Iñaki Urdangarin se refugia del frío en el voluntariado con una chaqueta de más de 350 euros
El marido de la Infanta Cristina ha reaparecido en el Hogar Don Orione con una chaqueta para protegerse del frío que ronda los 330 euros.



Iñaki Urdangarin ha vuelto un día más al Hogar Don Orione para seguir con su voluntariado. Como siempre, ha llegado en un coche, que le ha dejado en la puerta de entrada. El marido de la Infanta Cristina ha saludado a los medios de comunicación que se encontraban en las inmediaciones y ha entrado en el centro.

Imagen


Lo que ha llamado la atención de su reaparición ha sido que a diferencia del resto de los días, Iñaki ha acudido más refugiado del frío. Y es que las temperaturas han bajado considerablemente en Madrid, por lo que ha incluido en su armario una chaqueta térmica para que su estancia en prisión sea más agradable.

La chaqueta con la que se ha dejado ver no ha pasado desapercibida. Y es que se trata de una prenda exterior térmica de la firma Arc’Teryx, una firma de ropa deportiva para deportes de frío. La que lleva Iñaki es una chaqueta con capucha transpirable, resistente al viento, con ligero aislamiento y con borrego interior que puede alcanzar un precio de 350 euros.

Se protege del frío con una chaqueta de 350 euros

Imagen

Una prenda exterior de una exclusiva firma de ropa deportiva

Imagen


No hay más que echar un vistazo por la página web de la firma para ver los altos precios que tienen todas las prendas. Y es que algunas de ellas pueden superar los 700 euros. La chaqueta que viste Iñaki actualmente no se encuentra en venta, posiblemente porque sea de otra temporada.

Sin embargo, hemos encontrado algunas similares que se ajustan a la que lleva el marido de la Infanta Cristina. Una de ellas cuesta unos 330 euros y no cuenta con el forro de borrego interior que sí tiene la de Iñaki, por lo que el precio de que luce él podría superar perfectamente los 350 euros.

ARTICULO COMPLETO

https://www.semana.es/casas-reales/fami ... 002149794/"

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Dom 22 Sep, 2019 3:14 am

Aprieten más a Urdangarin, que aún sonríe

DAVID GISTAU




AQUELLA frase que Bioy Casares escuchó decir a una señora bien del café La Biela: «Últimamente, se está muriendo una gente que no se había muerto nunca». Bioy permanece hoy sentado junto a Borges en una mesa de La Biela, convertidos ambos en estatuas de cartón que evocan una forma turística y barata de posteridad, la del prócer de las letras pasado por las manos del taxidermista –como Evita, ésta de verdad–. Y la frase de la señora no sólo creo entenderla, sino que me parece que, con una leve corrección, sirve para definir una época española de la que apenas estamos saliendo: «Últimamente, está yendo a la cárcel una gente que no había ido a la cárcel nunca». Urdangarin, pongamos, extraído de uno de los ámbitos de impunidad más impenetrables del imaginario español, y cuyo juicio resolvió una pregunta de la que dependían muchas cosas: ¿hay tratado de extradición entre España y la Corona?

Hace muy pocos años, coincidiendo con la predisposición vengativa de la sociedad ante el afloramiento de la corrupción, las cuerdas de presos de cuello blanco constituyeron uno de los grandes divertimentos nacionales. Ni siquiera los medios de comunicación se atrevían a atemperar la cólera del pueblo empoderado cuando éste se juntaba a tirar insultos como al paso del carro de la guillotina pintado por Mouillard. Quedaron dos imágenes paradigmáticas, la mano en el cogote de Rato y la rampa de los juzgados de Palma, de la que el santo pueblo nunca perdonó que le fuera eximida a Cristina: cuántos insultos quedaron atorados, hubo que irse al fútbol a desahogarlos.

Hizo fortuna otro divertimento: comprobar los estragos carcelarios en personas acostumbradas a la buena vida –imperdonable– y que regresaban más delgadas, sin haberse dado el tinte o con notables averías psicológicas que aumentaban el placer de su castigo.

Aquí es cuando llegamos a lo de Urdangarin y el voluntariado de esta semana. El hombre, no lo olvidemos, que nunca sería condenado y que, de serlo, jamás pisaría la cárcel. Iba a «irse de rositas», como decía Errejón, el socialdemócrata escandinavo de Podemos, el listo entre ellos. Cuando justificó los permisos para acudir al voluntariado aludiendo a los efectos de la soledad –elegida, sin duda–, el propio juez contribuyó a hacer creer al televidente que por fin, en la primera salida de Urdangarín, podría ver un espectáculo que le apetecía muchísimo: el de la demolición psicológica de un hombre, el de su quiebra definitiva. Qué festín para las teles. La expectativa sólo es comparable con el enojo que provocó la llegada de Urdangarín al Hogar Don Orione: de ese coche no bajó un hombre acabado, algo envejecido, sí, pero no un espectro enloquecido por la soledad. Hasta sonrió, cómo se atreve.

La entereza relativa fue tan insultante que motivó un recurso de la Fiscalía para impedirle volver a salir, supongo que a menos que se comprometa a hacerlo llorando y visiblemente liquidado. El enfado tuvo ramificaciones graciosas. Ayer, Boris Izaguirre, en un texto por el que chisporroteaba constantemente la palabra privilegio, reprochaba a Urdangarín que aún hubiera sido capaz de vestirse conforme a un criterio de estilo, como Mario Conde cuando se negó a salir de la cárcel si no le llevaban primero unos zapatos que combinaran con el traje.

Urdangarín, por tanto, ha escamoteado el espectáculo de su propia destrucción al público, que ahora quiere verlo encerrado de nuevo en su habitáculo hasta que no sea capaz ni de elegir camisa, mucho menos de sonreír, cómo se atreve. Para próximas salidas, le recomiendo que haga lo mismo que Vincent Gigante, el mafioso que se fingía loco y acudía a los juicios en bata y babeando.


    Imagen
    UN DÍA FUERA DE LA CÁRCEL
    La primera salida de Urdangarin ha sido decepcionante. Después de que el juez se refiriera a los efectos de la soledad, las teles se relamieron pensando que iban a meter sus cámaras en los escombros psicológicos de un hombre. El Urdangarin que llegó a su primer día de voluntariado, al no estar destruido, arruinó el morbo de una semana entera de televisión.

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitado » Dom 22 Sep, 2019 3:10 am






LOS DOS AGRAVIOS DE DIEGO, EL SOCIO “EN APUROS” DE IÑAKI URDANGARIN

Uno es el propio marido de la infanta, que ya sale de la cárcel pese a tener una pena mayor que él. El otro es Oriol Pujol, a quien la Generalitat le abre las puertas de su prisión para que se ‘integre trabajando’, mientras a Diego Torres se lo niegan. Su mujer ahora compra en el Caprabo y él envía el dinero que gana entre rejas para mantener a la familia. En Brians 2 se ha hecho carretillero

LEYRE IGLESIAS Y GERMÁN GONZÁLEZ


El hombre —educado, afable, hijo de una peluquera, hecho a sí mismo, una vez rico, carne de la prensa— se mueve con soltura por la cárcel. Una vez fue un emprendedor de éxito. También daba clases en la elitista Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (Esade) de Barcelona. Entonces conducía coches de lujo, se compró con su mujer un chalé carísimo y compartía suculentas cenas y viajes en velero con el yerno del Rey.

De aquello hace tiempo. No tanto, pero parece una eternidad. Hoy, confinado en la cárcel de Brians 2 de San Esteban de Sasroviras, a 35 km de aquella escuela, el menorquín de las gafas de pasta, el maletín, el traje y los miles de papeles asesora a los presos, organiza un cinefórum con debate en su módulo, se ha sacado el nivel C de catalán y hasta ha obtenido un título para ser carretillero. Es decir, para encargarse de conducir una carretilla elevadora, esas máquinas móviles que elevan y transportan cargas y que se utilizan en la obra, los almacenes y las fábricas. Quién iba a decirlo. Así es como, entre reclusos de peligrosidad baja —estafadores y traficantes de poca monta—, prosigue la nueva vida de Diego Torres Pérez, el otro condenado del caso Nóos.

Sin apellido ilustre y con su familia hoy «en apuros económicos», según explica su entorno, a sus 54 años Torres mastica como puede un doble agravio que su abogado se ha encargado de denunciar esta semana. Uno es evidente: Iñaki Urdangarin, su ex socio, quien, sentenciado a una pena dos meses superior a la suya, ha podido salir este jueves de la cárcel femenina de Brieva (Ávila) para hacer labores de voluntariado con discapacitados, con el aval del juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla y León. Serán dos veces a la semana un máximo de ocho horas, pero la sonrisa del marido de la infanta Cristina ha poblado portadas y telediarios.

El otro agravio depende directamente de la Generalitat y lleva la sangre de otra familia real, ésta catalana. Se trata de Oriol Pujol Ferrusola, el hijo del ex president y ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya, a quien los servicios penitenciarios de Quim Torra permiten desde mayo salir diariamente de la cárcel de Brians 1 —antes estuvo en la número 2, donde coincidió con Torres— para reinsertarse trabajando. Y eso que aún tiene pendiente la causa que investiga la gran fortuna familiar descubierta en Andorra.

¿Y qué hay de él, del discreto hombre detrás del caso Nóos?

Según el escrito presentado este martes por su letrado ante el juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Cataluña, los informes internos dicen que su conducta está siendo «intachable» en prisión. En los 15 meses que han transcurrido desde que entró en la cárcel el 18 de junio de 2018 para cumplir una pena de cinco años y ocho meses, Diego Torres se ha dedicado a estudiar y a trabajar. En su currículum carcelario figuran multitud de cursos, como un grado en Psicología y un seminario de Filosofía, ambos obtenidos de forma online por la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Hasta principios de este año trabajó como auxiliar de suministros. Ahora ayuda a limpiar su módulo, donde también participa en la revista que publican los internos.


EMBARGOS, TRABAJOS...

Buena parte del pequeño sueldo que Torres gana en Brians 2 va para su familia, según indica su abogado en el documento con el que reclama para su cliente que le apliquen el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, o bien le permitan salidas puntuales al abrigo del artículo 117.

ImagenImagen
DIEGO, ORIOL E IÑAKI. Arriba, Diego Torres entrando en la cárcel de Brians 2 (provincia de Barcelona), en junio. Está condenado a cinco años y ocho meses de cárcel. Abajo, Oriol Pujol, en su salida de Brians 1, en mayo. Y a su derecha, Iñaki Urdangarin, que este jueves abandonó la cárcel de Brieva (Ávila) por primera vez para hacer labores de voluntariado en Pozuelo de Alarcón.


Su mujer, Ana Tejeiro Losada (51 años), ha vuelto a trabajar y en San Cugat del Vallés se la ve moverse con un coche «normalito» y comprando en el supermercado Caprabo, afirma un vecino. Sus hijos, que tienen ya 25 y 21 años, han tenido que compatibilizar los estudios con un trabajo para engordar las cuentas familiares. Para subsanar la responsabilidad civil –la sentencia firme le condenó a pagar 775.000 euros- , Diego Torres y su esposa subastaron varios de sus inmuebles, depositados bajo fianza. Según se publicó, también pusieron a la venta el macrochalé de San Cugat, aunque las dificultades para deshacerse de él se fueron acumulando. Actualmente la finca figura a nombre del matrimonio en el Registro Mercantil, aunque sobre ella pende un embargo actualizado en mayo de 2019 por un importe de 550.000 euros.

«La familia lo está pasando muy mal, su situación es muy precaria y el acceso a la vida laboral para ellos, complejo. No tienen colchón», subraya una fuente próxima a la pareja.

Con todo, Diego Torres asegura contar con una oferta para trabajar en cuanto le dejen salir de prisión. Un contrato indefinido, nada menos. Pero la Generalitat —que por una serie de trabajos como autónomo sí permite salir a Pujol hijo, incluso contra el criterio de la fiscalía y el juzgado— ha optado por no responder a las peticiones de su abogado desde el mes de marzo.

Fuentes judiciales opinan que Torres debería ser clasificado en tercer grado sin problemas, pero que su vínculo con el caso que más daño ha hecho a la monarquía española es un ingrediente demasiado jugoso para que el Govern independentista no juegue con él. El trato hacia él es «desigual, injustificado y arbitrario», subraya su letrado. «Abominable», «execrable», «intolerable», abunda en su escrito. Es la condena (agraviada) de Diego Torres.

EL MUNDO / CRÓNICA/ DOMINGO 22 DE SEPTIEMBRE DE 2019

LOS NEGOCIOS DEL URDANGA

Mensaje por Invitada » Sab 21 Sep, 2019 4:25 pm

El uso del móvil, quién pagará la escolta... Los detalles de las salidas de Urdangarin
El marido de la infanta Cristina tendrá libertad total de movimiento porque sus salidas "se basan en el principio de confianza". Puede incluso verse con su familia en la ONG


19/09/2019 05:00
En el momento en el que pise la calle (hoy, probablemente) será libre. Una libertad limitada, escueta, pero libertad al fin y al cabo. Iñaki Urdangarin puede salir de prisión dos días a la semana por un periodo de ocho horas como máximo cada vez, y cuando esto suceda, nadie seguirá sus pasos. “Es hasta ilegal”, señalan desde el Ministerio del Interior al preguntarles si puede ser que agentes de la Policía observen o vigilen sus movimientos.

LEA MÁS: La infanta Cristina se aleja de España ante la inminente salida de prisión de su marido

Nada ni nadie vigilará al marido de la infanta Cristina más que su propia conciencia. Eso sí, tendrá escolta, como tenía antes de entrar en prisión, porque es familia directa del Rey de España, Felipe VI. Los detalles de la salida de Urdangarin de prisión son los mismos que rigen las salidas de otros presos en la misma situación y están todos previstos en el reglamento.

El exduque de Palma podrá usar un móvil una vez en la calle. Es un aparato prohibido en la prisión, pero las autoridades penitenciarias no tienen competencias fuera de las paredes de la cárcel. De ninguna. Lo señalan desde Instituciones Penitenciarias, organismo que recuerda que el año pasado fueron 496 los presos que salieron en la misma situación que Urdangarin y que en el primer semestre de 2019 se contaron 263. “No tenemos competencia una vez un preso sale de prisión -puntualizan-. Todo se basa en el principio de confianza”.

Sin riesgo
Tal y como relata el auto del juez que permite las salidas del cuñado del rey: “Los internos clasificados en segundo grado de tratamiento que presenten un perfil de baja peligrosidad social y no ofrezcan riesgos de quebrantamiento de condena, podrán acudir regularmente a una institución exterior para la realización de un programa concreto de atención especializada, siempre que este sea necesario para su tratamiento y reinserción social”.

El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid ha dictado un auto que se basa en los cinco puntos del artículo 117 del reglamento. En el auto, de considerable dureza a lo largo de los más de 20 folios, el juez añade que “la realización de una actividad en el exterior es más que positiva para reducir o eliminar la desocialización y deshumanización, la destrucción del individuo que conlleva la soledad absoluta a la que se le ha sometido, lo cual conecta con algo esencial en cualquier programa de tratamiento, fomentar la autoestima”.

Dentro de ese proceso de recuperación de la autoestima, el recluso seguirá unas pautas semanales que pasan por la salida de prisión de 8 a 16 horas cada martes y jueves. El traslado y todo lo que gaste fuera de prisión corre a su cargo. O al del erario público, porque, como decíamos, se moverá escoltado. Urdangarin, está claro, necesita medidas especiales de seguridad dada la popularidad del personaje y los delitos de corrupción cometidos. Vamos, que no puede moverse en metro o autobús por Madrid sin que se forme un buen escándalo. De esa escolta se encarga el Ministerio del Interior.

No hay restricciones. En esas 16 horas semanales libres, Urdangarin puede verse con quien quiera, siempre dentro de la lógica de la institución religiosa en la que va a desarrollar sus labores de voluntariado. Las preguntas y las respuestas son claras. ¿Podrá verse con su mujer en la ONG? Sí. ¿Podrá tomar un café en el bar de la esquina? Sí, si se lo paga él (o le invitan, claro).

Con todo, su conducta estará sometida a un seguimiento. La ONG Hogar Don Orione deberá realizar informes sobre la conducta de Urdangarin y de sus tareas.

Hay que recordar en este apartado que Don Orione es una fundación que cuenta con el apoyo expreso de la reina Sofía.

En prisión, cada preso cuenta con 100 euros a la semana para gastos propios. No es dinero al contado, es el pecunio, y los reos tienen una tarjeta en la que se guarda esa cantidad, que van gastando a medida que pasan los días. Pero ese pecunio no le servirá a Urdangarin fuera, por lo que si necesita gastar en algo, deberá desembolsar.

https://www.vanitatis.elconfidencial.co ... a_2239555/"

Arriba