ECOS DE SOCIEDAD

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: ECOS DE SOCIEDAD

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 14 Abr, 2021 12:59 am

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 14 Abr, 2021 12:49 am

Imagen

Rocío Carrasco ante la juez: "No denuncié antes porque sabía la que se iba a montar"

En 2016, Rocío Carrasco acusó a su ex marido de "daños psicológicos". En su interrogatorio, la juez insistió en preguntar sobre qué "hecho concreto" la había empujado a recurrir a la Justicia. Su tardanza en denunciar fue clave para que la Audiencia Provincial de Madrid rechazara continuar con las diligencias

«Hoy por hoy, ¿Antonio David quién es?», pregunta la juez S.L.G. a Rocío Carrasco Mohedano. Estamos en 2017 y la hija de Rocío Jurado responde a las preguntas de la magistrada en el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer nº1 de Alcobendas. El año anterior ha interpuesto tres demandas contra su ex marido: una por un presunto «delito de lesiones psicológicas» y por dos más «quebrantamiento de los deberes de custodia» e «inducción de menores al abandono del domicilio».

«Tiene que hablar usted alto para que se le escuche», anima la juez a una mujer a la que le cuesta sacar la voz. No han pasado ni dos minutos de interrogatorio cuando S.L.G. hace la pregunta clave, que tendrá que repetir hasta tres veces a lo largo de unos 45 minutos de interrogatorio, al no conseguir una respuesta concreta: «¿Cuál es el hecho o detonante que ha dado lugar a que usted interponga una denuncia? ¿Qué es lo que ha pasado para que usted diga 'no puedo más, pongo una denuncia'?».

Carrasco pregunta educadamente si puede «contestar largo y tendido». Y comienza su relato: «El hecho es llevar 17 años soportando el que una persona me difame, me arrebate lo más grande que puede tener una madre, que son sus hijos, y tener que escuchar barbaridades, que soy mala madre, que he abandonado a mis hijos...».

La juez insiste: «La pregunta es sencilla. A lo largo de su denuncia usted narra que llega un momento en que no puede más. Hay un hecho concreto, ¿no? ¿Cuál es?». Carrasco replica: «Que veo que esto no cesa, que he hecho todo para que cesara, en 2003 firmé un convenio regulador para que mis hijos estuvieran con él, a ver si así...».

Este es el relato ante la juez de la mujer que durante el último mes ha concentrado buena parte de la opinión pública. Sus denuncias de «maltrato» contra su ex marido han provocado incluso la intervención de ministros del Gobierno como Irene Montero. Y lo que declaró entonces se asemeja a lo expresado en los primeros episodios de Contar la verdad para seguir viva, la docuserie de Telecinco que protagoniza estos días.

Pasados cuatro años del interrogatorio, esos «17 años» de sufrimiento ya son los «más de 20» que ahora menciona en televisión. Esta semana, la serie abordará el fallecimiento de su madre en 2005. Es decir, quedan aún 11 años hasta el momento en el que Carrasco decide interponer la denuncia que se menciona en las primeras líneas de este texto y a cuyo contenido ha tenido acceso EL MUNDO.

Este diario también ha podido analizar los interrogatorios practicados a Carrasco y a Antonio David Flores, además de los testimonios de los psiquiatras que la atendieron entre 2011 y 2016. Es decir, a los sucesos de unos años que no se han narrado en los capítulos emitidos hasta ahora y que incluyen una batalla sin cuartel entre Carrasco y Flores que, incluso, les ha llevado hasta el Tribunal Supremo.

Imagen

Pero volvamos al interrogatorio de 2017. Pasados unos 15 minutos sin obtener la respuesta deseada, la juez lo intenta de otro modo: lanzando preguntas concretas para obtener respuestas concretas. O, al menos, intentarlo

-¿Hay un último comentario en prensa que le haya dolido?

-Revista Lecturas, hace dos semanas, donde habla de mi dejadez como madre y en relación a mi hijo.

--¿Puede ser que esto le haya llevado a poner la denuncia?

-...

--Le agobia que se hayan interpuesto muchos procedimientos civiles y penales, ¿en qué le han afectado a usted?

--No son sólo los procedimientos, es lo que los procedimientos conllevan... (...) los usa como arma arrojadiza contra la prensa y esto es lo que lleva 17 años haciendo.

En ese momento, la juez S.L.G. le aclara que, en su denuncia, Carrasco asegura que inició su tratamiento «tras el problema que tiene con su hija». También le explica que, «para determinar las lesiones psicológicas» antes debe «saber el porqué del inicio del tratamiento».

-¿Con qué frecuencia va al psiquiatra?

-Una o dos veces al mes, depende de lo que me encuentre por la mañana.

Rocío muestra una congoja visible. Hiperventila de la misma manera en que la audiencia de Telecinco puede observarla ahora cada miércoles en prime time. Y recrearse después en los distintos programas de la cadena que diseccionan todos los detalles de la docuserie. Pero en esta historia presuntamente cuore también hay miles de papeles judiciales que reflejan su incansable pugna en los tribunales.

Imagen

Cuando la juez le informa de que se puede hacer un descanso, Carrasco rehúsa y se toma unos segundos para recomponerse. La escena recuerda a las que pueden verse a día de hoy por televisión. Y el relato es también similar:«Este ser quiere amputarme todo lo que yo tenga en mi vida, durante 17 años, ha llevado a mi hija a que me pegue una paliza, no me deja vivir, no consiente que viva, no duermo, no duermo ni con pastillas, ha hecho que mis hijos me odien».

«Este ser» es la expresión con la que Carrasco suele referirse a su ex marido. Otra muletilla habitual es «esta persona». Y, en los últimos episodios de la docuserie, en los que se aborda su influencia en sus hijos, le califica de «padre impío». Asunto que también decide abordar la juez.

-¿Antonio David induce a sus hijos y le machaca?

-Me desmerece, me coarta, me mutila, no he podido trabajar porque no me atrevo, me da vergüenza salir a la calle.

-Por qué hasta 2017 no denuncia que le afecta?

-Sabe lo que me ha costado llegar hasta aquí... Porque sabía la que se iba a montar... Por eso no denuncio, hasta que no puedo más, no puedo más, es que no puedo...

Carrasco llega hasta a alzar la voz en el final de la frase anterior. Pero la juez no claudica en su interrogatorio.

-¿Puede ser el detonante que salga en prensa que sus hijos no van a su boda?

-Y la enfermedad de mi hijo en la revista Lecturas... y por 17 años, y por no poder aguantar más... y por mi falta de salud.

Al año siguiente, con fecha 12 de marzo, la juez S.L.G, dicta un auto en el que afirma que «existen indicios suficientes» para entender que las conductas de Antonio David Flores «han agravado el trastorno adaptativo mixto con sintomatología ansioso depresiva que padece la Sra. Carrasco». Y toma la siguiente decisión: «Continúese con la tramitación de las presentes diligencias previas por los trámites del procedimiento abreviado, por si los hechos investigados a Don Antonio David Flores fueran constitutivos de un presunto delito».

Imagen

La propia juez ya había expuesto, en el inicio de su resolución, que un «auto de procedimiento abreviado [una figura procesal equivalente al procesamiento] no es una sentencia condenatoria». Pero, consciente de la repercusión pública de los protagonistas del caso, añade la siguiente puntualización: «Es conveniente recordarlo, dado el carácter mediático del presente procedimiento».

La representación legal de Antonio David Flores recurre y, en un auto del 16 de noviembre de 2018, la sección número 27 de la Audiencia Provincial de Madrid le da la razón. Así lo dictaminan los magistrados C.R.V, T.C.A y J.C.G: «Han de aceptarse los pensamientos del recurrente [Flores], a quien se adhiere el Ministerio Fiscal, al propugnar la revocación de la resolución recurrida en base a la falta de indicios incriminatorios suficientes contra el investigado que permitan continuar con la tramitación de la causa».

Los jueces estiman necesario que haya «una relación directa entre los hechos y el resultado lesivo para la víctima». Y añaden que esa relación no existe en este caso: «Desde luego no puede predicarse con la contundencia necesaria para dictar una resolución como la que se impugna que, si bien no constituye una sentencia condenatoria [...] sí establece un juicio de probabilidad incriminatorio que, en este caso, la Sala no puede compartir».

En el auto se recoge la versión sostenida por Rocío Carrasco: que su ex marido había trazado un «plan organizado y premeditado» para socavar su salud mental «con constantes procedimientos judiciales e intervenciones públicas tanto en revistas del corazón como en programas televisivos de tal clase». Así los jueces se refieren a los continuos choques en los tribunales que ambos protagonizan desde 1999, cuando se separaron y que la propia juez S.L.G trata de repasar con ella durante el interrogatorio.

Los jueces de la Audiencia son claros al respecto: «En absoluto pueden considerarse actos de maltrato que el denunciado haya venido interponiendo demandas en relación con la custodia de los hijos menores habidos en común [...]. Han sido numerosas las veces que ambas partes y no sólo el denunciado han acudido a los tribunales con demandas en relación con los hijos habidos en común, por derecho al honor por parte de la perjudicada o por impago de pensiones (...) Ello no constituiría sino el legítimo derecho de ambos contendientes de acudir a la vía judicial, si así lo consideran conveniente, para la defensa de sus pretensiones».

Dos cuestiones son primordiales a la hora de entender la desestimación de este tribunal. Uno es el informe mental llevado a cabo por los médicos forenses, que concluye lo siguiente: «No pueden determinar la causa fundamental que ha provocado el trastorno que sufre la perjudicada, ya que desde que se producen los hechos relatados por la paciente hasta que se realiza el primer diagnóstico de la enfermedad transcurren varios años».

Imagen

El segundo elemento está relacionado, precisamente, con «la tardanza» en denunciar un situación que, según los jueces, data de 2011, mientras que Carrasco no formuló su denuncia hasta pasados seis años. Aquí los jueces recogen una crítica del Ministerio Fiscal: «Precisamente denuncia la víctima cuando [...] había sido demandada por el investigado para que abonara la cantidad de cinco mil euros para el mantenimiento de los hijos habidos en común (demanda que resultó ser parcialmente estimada)».

La conclusión de la sala es directa: «Debemos revocar y revocamos la resolución recurrida [en referencia al auto del 12 de marzo de 2018] dejando sin efecto la referida resolución sobreseyendo provisionalmente la causa». A iniciativa de la defensa de Carrasco, el caso llegó hasta el Supremo, que rechazó el recurso de casación y el posterior de queja.

Sin embargo, no fue el final de la historia. El 5 de agosto de 2019, Carrasco ingirióentre 12 y 14 pastillas de tres principios activos distintos -dos ansiolíticos y un antidepresivo-, según refiere ella misma en el informe de Urgencias del Hospital HM Sanchinarro. Tres meses después, presenta un escrito en el que solicita la reapertura de diligencias previas y la ampliación de la denuncia contra Antonio David Flores. «No ha lugar a la reapertura», dictó la juez S.L.G, como ya se contó en la primera entrega de esta serie de reportajes periodísticos, Caso Rocío Carrasco: hechos probados.

Unos meses más tarde, el 11 de marzo de 2020, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 volvió a abordar la petición de reapertura de diligencias por un presunto delito de lesiones psicológicas. «No ha lugar», repitió la misma juez.

Pasado medio año, la sección número 27 de la Audiencia Provincial de Madrid ratificaba la decisión de la juez de Alcobendas. «Debemos confirmar y confirmamos la resolución recurrida», resolvían los magistrados F.J.M., J.M.C. y C.R, ponente de un auto con fecha del 30 de septiembre. Que concluía: «Contra esta resolución no cabe recurso ordinario alguno».

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mar 13 Abr, 2021 3:35 pm


Crónica Rosa: El testimonio que exculpa a Antonio David

Federico comenta toda la actualidad del corazón con Isabel González, Alaska y Beatriz Cortázar.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por investigación II » Mar 13 Abr, 2021 12:24 am

Imagen

Ansiolíticos, un antidepresivo y "alta por fuga": el intento de suicidio de Rocío Carrasco, cuestionado por los informes médicos y judiciales

Rocío Carrasco ingresó en agosto de 2019 en el hospital de Sanchinarro por "un mareo". De allí la derivaron a otro centro, donde la trataron por "sobreingesta medicamentosa voluntaria". Pese a la insistencia de los médicos, decidió irse a casa. Ningún documento oficial sostiene el relato de un "intento de suicidio"

REBECA YANKE

El primer episodio de la docuserie de Rocío Carrasco tiene como elemento primordial un asunto grave: su declarado intento de suicidio el 5 de agosto de 2019. Los hechos se producen, según relata ella misma, apenas unos días después de enterarse de una «noticia» que daña su delicada salud mental. La propia Rocío da el diagnóstico que tanto la hace padecer: «Un trastorno ansioso depresivo moderado y grave cronificado en el tiempo».

«Por mi cabeza empiezan a pasar los 20 años anteriores y lo que se me venía encima, con un elemento mayor, mi hija», enfatiza ante las cámaras.

Se refiere Carrasco a la inminente entrada el mes siguiente de su ex marido Antonio David Flores, al que acusa de un «delito de lesiones psíquicas y maltrato continuado», en el programa Gran Hermano Vip 7 de Telecinco. Una vez en el concurso, sería su hija en común, Rocío Flores, quien defendería a su padre en los platós. En este formato, es habitual que un familiar o íntimo amigo respalde las acciones de los concursantes. Ese «elemento mayor» se suma a la preocupación de Carrasco por volver a verse expuesta en los platós que, paradójicamente, hoy la acogen para contar sus vivencias de los últimos 20 años en prime time.

¿Cómo ha sido tu forma de tocar fondo?, pregunta una voz en la docuserie.

-Rocío, contar la verdad para estar viva es un título que tiene que ver con esa fecha, con un suceso en mi vida que yo no hubiese verbalizado jamás si no fuese porque sé que se ha ha ofrecido a medios. Me pertenece a mí contarlo.

Mientras la hija de Rocío Jurado ahonda en que «sentía miedo y vergüenza y no quería seguir viviendo en esas circunstancias», suena su voz en off mientras se muestra un párrafo de un informe médico con membrete del Hospital HM Sanchinarro (Alcobendas, Madrid) y en el que la paciente es Rocío Carrasco Mohedano.

Más adelante, otro extracto médico que el documental da a entender que pertenece al mismo informe afirma que una doctora, cuyo nombre aparece tachado, sostiene: «Acudo a valorar paciente de 42 años por sobreingesta medicamentosa (...) Comenta que se siente desbordada por lo que identifica como conducta de acoso por su ex marido».

Y culmina citando a la propia Carrasco que, presuntamente, afirma: «Siempre queda el puente de Segovia».

La propia Carrasco refrenda el informe con estas palabras en la docuserie: «En Urgencias me preguntan, yo digo que no quiero seguir así, que me da igual, que no lo he conseguido pero lo conseguiré... Y que siempre me quedará el Puente de Segovia para tirarme».

Ningún documento oficial acoge, sin embargo, el relato de un «intento de suicidio». No lo hacen las dos resoluciones judiciales que dan carpetazo el asunto, pero tampoco los partes médicos de los dos hospitales en los que fue atendida: el de Sanchinarro y, horas después, el HM Puerta del Sur. Sólo en este segundo ingreso, el facultativo habla de «una supuesta finalidad autolítica».

Imagen

En la ingente documentación que obra en poder de EL MUNDO, que incluye autos que describen pormenorizadamente la crítica situación de salud mental que padece Carrasco, no constan tales referencias al puente de Segovia. Ese lugar aparece únicamente en un escrito de apelación que la representación de la propia Rocío Carrasco presenta cuando intenta, a finales de 2019, la reapertura de diligencias por una denuncia de lesiones psicológicas que había presentado contra Antonio David Flores en 2016 y que fue rechazada la Audiencia Provincial de Madrid.

Lo que sí contiene la documentación del caso es un auto de la sección nº27 de la Audiencia Provincial de septiembre de 2020 que niega la reapertura de diligencias. En esta resolución se menciona un informe de Urgencias del Hospital HM Sanchinarro que se describe así:

«Allí fue atendida la recurrente [Rocío Carrasco] tras la sobreingesta medicamentosa... Aunque atribuyó su problemática a una situación grave y mantenida en el tiempo conflictiva con su ex pareja, también consta que la apelante no reconoció un desencadenante inmediato de su acción». El auto señala también que, además, «vino a reconocer que aun padeciendo un síndrome ansioso depresivo [...] refirió falta adherencia/cumplimiento al tratamiento prescrito a lo largo de su evolución».

Se refiere el auto al informe de urgencias del Hospital Sanchinarro de Madrid donde Carrasco ingresa el 5 de agosto a las 14.24 horas. En él, se menciona como motivo de consulta un «mareo». Y, en el apartado de «enfermedad actual», se amplía: «Acude por sobreingesta de benzodiazepinas esta mañana a las 8 am. Refiere que está muy agobiada por problemas con terceras personas».

No se especifican cuáles son esos problemas. Tampoco se alude en ese informe ni a la situación familiar general ni a la conflictiva relación con su ex marido.

El siguiente informe, del Hospital HM Puerta del Sur, donde la derivan ese mismo día desde Sanchinarro, aparecen datos que no se recogían en el primero. Como «motivo de ingreso» se pasa del «mareo» a una «sobreingesta medicamentosa voluntaria» y el número de pastillas que dice haber ingerido es algo mayor.

Ambos informes contienen las cifras exactas de las pastillas ingeridas por Carrasco. Se trata de dos ansiolíticos y un antidepresivo de uso común en los trastornos ansioso-depresivos como el que sufre. «En absoluto se trata de una dosis letal», confirman a este diario los jefes de Psiquiatría de dos de los hospitales más prestigiosos de España. «Los efectos más probables de esa ingesta serían aletargamiento, somnolencia o mareo, pero nunca un daño grave sobre la salud».

El segundo informe, del HM Puerta del Sur, tampoco cita un «desencadentante inmediato», aunque sí recoge que Carrasco ya habla de una relación «grave», «conflictiva» y «mantenida en el tiempo» con su ex pareja. Los familiares de la paciente (su marido y su suegra) refrendan su versión de los hechos, «niegan episodios similares en el pasado» y añaden que «la paciente no les había referido ideas de muerte».

Ya en la exploración física, el médico de urgencias (C.H.P.) anota lo siguiente: «Preguntada por el episodio de la sobreingesta que precipitó su ingreso, la paciente realiza crítica del mismo, dice varias veces que se siente arrepentida, que fue un error... Asimismo lo define como un acto impulsivo, sin planificación previa. En la actualidad niega ideas de muerte o intencionalidad autolítica. Planes de futuro coherentes. No autoheteroagresividad. Buen apoyo familiar».

Esto es, rechaza expresamente que tuviera voluntad de suicidarse.

Carrasco permanece aislada en su habitación junto a su suegra hasta que al día siguiente decide marcharse a casa. «La paciente solicita el alta voluntaria e insiste en dicha demanda a lo largo de la mañana», anotan los médicos sobre su evolución. «Insisto en recomendarle ingreso para observación y ajuste de tratamiento previo al alta».

Justo al final del documento, en el que se especifica el tratamiento a seguir, el psiquiatra C.H.P. es escueto: «Alta por fuga».

Imagen

Los papeles del caso también incluyen informes posteriores, realizados a petición de Carrasco, en clínicas de salud mental privadas y que datan del 2 y 7 de octubre de 2019. Es decir, dos meses después del presunto intento y donde, ya sí, el relato encaja más con lo descrito por Carrasco en la docuserie: «Solicita el alta voluntaria tras tener conocimiento de que los medios de prensa del corazón están presentes en el hospital y tras considerar que el ingreso sin la compañía de sus seres queridos la va a empeorar».

En el programa de Telecinco, es ella misma quien da detalles sobre las sensaciones, sufrimientos y emociones que en esos días le recorrían mente y cuerpo: «Decidí que no quería seguir viviendo, determino que no puedo... Que yo ya había hecho todo lo posible para que eso cesara, había puesto en manos de la justicia una serie de actitudes que yo consideraba maltrato; no quería seguir viviendo de esa manera y la única manera era quitarme de en medio, y me tomé varias pastillas diferentes».

Esa justicia que Carrasco menciona en su testimonio, sin embargo, no consideró que hubiera indicios que permitieran reabrir el caso contra su ex marido por este episodio. «Tampoco pueden ser acogidas», dice el auto de la Audiencia Provincial de Madrid, «las pretensiones de la recurrente al aportar nuevos informes psiquiátricos a través de los que pretende (una vez más) acreditar que es la conducta de su ex marido la que le produce los daños psicológicos».

En este punto, el auto ahonda: «Debe reiterarse lo ya expuesto, al no poder inferirse ni que la actitud del denunciado al actuar de la manera que lo hace aunque haya vuelto a criticar a su ex mujer una vez comenzado el programa televisivo ya indicado esté motivada por la intención de dañar a su ex mujer ni que las acciones del denunciado tengan relación directa con los daños sufridos por la hoy apelante».

Alude también el auto al segundo informe médico, del Hospital Puerta del Sur. «La presunta perjudicada ni siquiera aceptó ser entrevistada sin presencia de familiares ni accedió a someterse al tratamiento e ingreso que se consideró conveniente al derivarla desde el ya citado Hospital de Sanchinarro al Hospital Puerta del Sur, donde la apelante fue dada de alta por fuga, [una] falta de colaboración con los servicios médicos que, desde luego, no ayuda a entender que su acción estuviese determinada no ya por la acción sino por la intención del denunciado que, en todo caso, estaría proyectada hacia un futuro y no a hechos concretos, como es necesario para un proceso penal».

La docuserie da su propia versión del rocambolesco episodio del «alta por fuga». De Sanchinarro, cuenta Carrasco, la «derivan e ingresan en otro hospital, con una planta especializada para eso». Se trata del HM Puerta del Sur, como menciona el auto, y es allí donde la hija de Rocío Jurado se da cuenta de la «barbaridad» que había hecho al ingerir tantos medicamentos.

«Uno no piensa, piensa sólo en que no quiere volver a pasar por lo mismo, no volver a ver el odio en tu hija ni sentirte mala madre, y no quieres verlo reflejado en los medios de comunicación», cuenta Carrasco en el documental.

Relata, finalmente, que se fue del hospital porque le avisaron de que «había alguien de prensa merodeando por el parking». Esta cuestión, la de la prensa rosa que merodea el centro médico, no está recogida en el auto de la Audiencia Provincial ni en el resto de la documentación del caso.

«Tuve una entrevista con el médico», relata. «Le dije que me quería ir, que me quería ir, que me quería ir a mi casa porque era el único sitio en el que me sentía segura. No me esperé a que me dieran el alta. Me fui».

Cuando la ponente del auto, C.R.V., se refiere a estos documentos, menciona también los informes periciales que, con anterioridad, había elaborado el Equipo de Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género del Tribunal Superior de Justicia y los médicos forenses. «Siguen siendo absolutamente válidos en la actualidad sin que proceda que, a la vista de los nuevos informes psiquiátricos aportados por la víctima, proceda que sea otra vez examinada por el equipo señalado, como pretende la recurrente», afirma la magistrada.

Este equipo especializado, prosigue, «ya tuvo en cuenta los informes psiquiátricos aportados en su día por los psiquiatras que la trataban por este tipo de hechos sin que, como señala la juez, el que la recurrente sea ahora tratada por nuevos psiquiatras deba conducir a la reapertura del procedimiento para que los peritos forenses examinen los nuevos informes de parte».

Por eso, el auto de septiembre de 2020 confirma los escritos anteriores y rechaza la reapertura de diligencias: «No puede determinarse que fuera precisamente una conducta voluntaria del denunciado de dañar a la recurrente con sus actuaciones futuras en los medios de comunicación lo que motivase que la recurrente realizara la ingesta de pastillas anteriormente referida».

Lo que sí apunta el documento judicial es un cierto reproche a Antonio David Flores, aunque nunca como sospechoso de una lesión psicológica: «La conducta del investigado relatando intimidades familiares quizá pudiera no ser muy adecuada éticamente e incluso quizás pudiera ser objeto en alguna de sus manifestaciones de otro tipo de procedimiento judicial».

Pero, de nuevo, el auto rechaza las pretensiones judiciales de Rocío Carrasco: «De lo expuesto no puede deducirse la concurrencia de los elementos e indicios necesarios para que los hechos sean penalmente perseguidos».

La Justicia no vio mimbres para investigar, confirmó la resolución objeto de recurso y, seis meses más tarde, el mismo asunto, con algunos matices, comenzó a formar parte de los hogares españoles con la emisión del documental de Rocío Carrasco, que ha conseguido ampliar la polémica hasta cuestiones como el grado de conocimiento de la violencia de género que tienen nuestras instituciones judiciales, la realidad de las mujeres maltratadas y la repercusión que todo lo anterior tiene en los medios de comunicación y los programas de televisión.

«Empecé a madurar la idea», culmina la hija de Rocío Jurado casi al final del primer episodio, «de que había tocado fondo y de que debe saberse la verdad, la verdad constatada, la verdad documentada, la verdad probada. Quiero que se haga justicia y que se sepa la verdad».

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Lun 12 Abr, 2021 3:20 pm

Imagen

La sorprendente reacción de Lara Dibildos cuando le preguntamos por su romance con Iker Casillas

Según ha desvelado en exclusiva este fin de semana 'Socialité', Lara Dibildos e Iker Casillas habrían mantenido una relación sentimental que habría conseguido mantener en secreto hasta ahora. Según el programa de Telecinco, el exjugador del Real Madrid y la hija de Laura Valenzuela se verían a escondidas en la casa de ella a las afueras de Madrid y todos los vecinos de su urbanización serían conocedores del affaire después de que un día, de madrugada, el portero se confundiese y timbrase en la casa de un vecino pensando que era la de la actriz.

Una sorprendente noticia sobre la que Iker Casillas guarda silencio y sobre la que Lara, que nunca tiene problemas en responder a las preguntas de la prensa, acaba de mostrarse de lo más esquiva y misteriosa. Eso sí, no ha desmentido el affaire, lo que nos lleva a preguntarnos por qué. ¿'Cuándo el río suena agua lleva', como dice el refrán?

Así, muy apresurada, la actriz ha salido de la casa de su madre en el centro de la capital y, excusándose con que "tengo que ir al cajero" a "sacar dinero" ha evitado confirmar o desmentir su romance con Iker. Visiblemente nerviosa Lara ha respondido con un "me voy corriendo a ensayar" a las preguntas sobre este sorprendente affaire, sin aclarar como siempre ha hecho las informaciones relacionadas con su vida sentimental.

Haciendo gestos con los ojos y con un esquivo "perdóname pero me están esperando", Lara ha huido de las preguntas sobre su romance con Casillas, asegurando que "lo importante es que estamos bien de salud" antes de poner pies en polvorosa y dejarnos con la duda de si este affaire bomba existió o no entre dos de los rostros más conocidos de nuestro país. ¡En el siguiente vídeo te mostramos su inesperada reacción!

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Lun 12 Abr, 2021 12:04 am

Imagen

Los hechos probados del Caso Rocío Carrasco: todo lo que dijo la Justicia sobre las acusaciones contra Antonio David Flores

En plena tormenta por sus acusaciones de lesiones psicológicas contra Antonio David Flores, EL MUNDO accede a toda la documentación sobre el caso, cuya reapertura fue rechazada por la justicia hace un año, más toda la verdad sobre su intento de suicidio en 2019

REBECA YANKE

Fue el 11 de marzo de 2020, tres días antes de la declaración del Estado de Alarma por la pandemia, cuando la historia que hoy acapara la atención de todo un país vivió un instante decisivo. En Alcobendas (Madrid), el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nº1 abordaba aquella jornada la petición de reapertura de diligencias por un presunto delito de lesiones psicológicas contra una mujer. "No ha lugar", dictó la juez S.L.G.

Pasado medio año, la sección número 27 de la Audiencia Provincial de Madrid ratificaba la decisión de la juez de Alcobendas. "Debemos confirmar y confirmamos la resolución recurrida", resolvían los magistrados F.J.M., J.M.C. y C.R, ponente de un auto con fecha del 30 de septiembre.

Y, hace justo tres semanas, el relato autobiográfico de la mujer que vio rechazada por dos veces su petición, Rocío Carrasco, llegó como un tsunami a la opinión pública. Su vehemente denuncia televisiva del maltrato psicológico a manos de su ex marido, Antonio David Flores, tuvo consecuencias en todos los ámbitos de nuestro país: el político, el social, el mediático...

Se han generado intensos debates -en las redes, en los medios y en la calle- sobre uno de nuestros problemas más graves, la violencia de género, y también sobre el grado de conocimiento que sobre él tienen las instituciones judiciales y la sociedad en su conjunto. En 2020, 45 mujeres murieron por violencia machista.

Este 21 de marzo, el programa Rocío, contar la verdad para estar viva iniciaba su periplo en el prime time de Mediaset como un documental en el que la hija de la cantante Rocío Jurado decidía "romper un silencio de más de 20 años".

Lo hacía para relatar el porqué de su desaparición mediática, la nula relación que mantiene con sus hijos... y, también, para denunciar una vivencia de maltrato que, hasta el momento, los tribunales no han considerado procedente investigar.

EL MUNDO ha accedido no sólo a los dos autos ya citados que rechazaron la reapertura de diligencias contra Antonio David Flores. También al archivo completo, material audiovisual, informes periciales y forenses, valoraciones del equipo psicosocial de los juzgados, interrogatorios, declaraciones de la recurrente y del denunciado e incluso a declaraciones de los psiquiatras que, entre 2011 y 2019, atendieron a Carrasco.

En total son miles de páginas que, valoradas en conjunto, ofrecen los hechos probados judicialmente de una polémica que ha saltado de la televisión al debate político y que se desgranará a lo largo de los próximos días.

Imagen

Aquel domingo 21, en un plató de penumbras y silencios, durante una emisión que llegó a alcanzar por momentos cifras cercanas al 40% de audiencia, el presentador del primer episodio, Jorge Javier Vázquez, se quitaba las gafas para poder leer fielmente un tuit que acababa de colgar la ministra de Igualdad, Irene Montero.

En él se afirmaba, sin ninguna concesión a la presunción de inocencia, que "el testimonio de Rocío Carrasco es el de una víctima de violencia de género". Luego añadía: "Cuando una mujer denuncia públicamente la violencia puede ser cuestionada o ridiculizada. Por eso es importante el apoyo. #RocioYoSiTeCreo".

Esa misma noche, Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso, tuiteaba también: "Rocío Carrasco es una mujer valiente, una superviviente. Su testimonio tiene un gran valor para visibilizar la violencia de género. No pararemos hasta que la vida sea segura y libre para todas las mujeres. #RocioVerdad1".

Lastra y Montero empleaban en sus mensajes el 'hashtag' que la productora de la docuserie, La Fábrica de la Tele, proponía en sus redes para comentar el asunto. Y el testimonio se emitía en la misma cadena de televisión, Telecinco, en la que desde hace años trabajaba el acusado de maltrato, padre de los hijos de Carrasco, que fue despedido el lunes 22 de marzo, nada más emitirse del primer capítulo.

Un sillón, un proyector y una voz que preguntaba eran todo el atrezzo empleado por la productora para su gran apuesta de prime time.

El objetivo del Gobierno era evitar la "revictimización" de una víctima. Así lo explicó la propia ministra de Igualdad en otro directo, el lunes 22 de marzo, en el programa Sálvame, también de Telecinco. "Esto es un ejercicio de periodismo que legitima la voz de la mujer contra la violencia machista", dijo Montero para justificar su aparición televisiva.

El Gobierno abanderaba así la justicia televisiva... y las redes sociales hicieron el resto. Mediaset había entonado el mea culpa incluso días antes de emitir aquel capítulo cero. También a través de Sálvame, advirtieron de que la prensa del corazón tal y como se conocía en España iba a dar un giro copernicano y que muchos de los presentes -sus propios colaboradores- se verían envueltos.

Imagen

La batalla judicial al completo de dos personas -con menores de por medio- se trasladaba no ya a las portadas y programas de corazón, sino a la arena política, mediática y social. En el debate posterior a aquel primer episodio se resaltó en dos ocasiones la "presunción de inocencia" de Antonio David Flores.

También se enseñaron algunos informes con partes tachadas que se referían, sobre todo, a la situación médica de Carrasco quien, "con un diagnóstico de síndrome ansioso depresivo", denunció haber sido juzgada social y mediáticamente, tildada de "mala madre" y víctima de un "maltrato continuado". Todo ello, aseguró, la llevó a un "intento de suicidio en 2019", año en el que el padre de sus hijos participó en el programa Gran Hermano VIP de Telecinco.

Lo primero que se vivió tras la emisión fue el silencio, roto por una Belén Esteban que asumió su parte de culpa: "Yo he contribuido". Rocío Carrasco acababa de relatar con vehemencia el inicio de su relación con Antonio David Flores, sus 17 años, aquel enamoramiento y aquel verano.

También contó lo que ocurrió el año siguiente cuando, ya mayor de edad, ambos iniciaron su convivencia. Carrasco hiperventilaba cuando menciona a sus hijos, la respiración se entrecortaba y su sufrimiento se evidenciaba especialmente en esos momentos.

La oleada de apoyo fue amplia y rápida en la opinión pública. A los habituales periodistas del corazón, como Lydia Lozano, los acompañaban en plató profesionales de corte más social, como Ana Pardo de Vera, que acudía para aportar conocimiento sobre violencia de género y quienes la sufren. A partir de ese momento y hasta ahora, a cada edición de la docuserie han acudido expertas en violencia de género y también psicólogas de todo tipo.

Sin embargo, en el programa no se han incluido las apreciaciones de los jueces al respecto del caso. Tampoco la opinión de la Fiscalía al respecto, que por dos veces tuvo que manifestarse sobre el asunto. En ambas ocasiones se mostró en contra de la reapertura de diligencias por un presunto delito de lesiones psicológicas por parte de Antonio David.

EL MUNDO muestra a partir de hoy las piezas que faltan para entender el puzle al completo. Además de la violencia de género, en el caso también entran en juego la salud mental de la denunciante, una denuncia archivada por sustracción de menores, una querella sobreseída por impago de la pensión de alimentos e, incluso, la agresión sufrida por Carrasco a mano de su hija, que se saldó con una condena por un juzgado de menores.

Imagen

Además, dada la repercusión generada, no puede obviarse el relato que se realiza en televisión de lo que sucedió previamente en sede judicial.

Todo arrancó en diciembre de 2016, cuando Rocío Carrasco presentó una denuncia "por un delito de lesiones psicológicas" contra Antonio David Flores. Inicialmente, la juez acordó "la continuación de los trámites del procedimiento abreviado", pero la resolución fue recurrida con éxito por el denunciado: la Audiencia de Madrid la dejó "sin efecto, sobreseyendo provisionalmente la causa". A iniciativa de la defensa de Carrasco, el caso llegó hasta el Tribunal Supremo, que rechazó el recurso de casación y el posterior de queja.

Ya en 2019, Carrasco presentó un escrito ante el Juzgado de Violencia de Género sobre la Mujer nº1 de Alcobendas. En él, solicitaba "la apertura de diligencias" y la "ampliación de la denuncia" que ya había presentado contra Antonio David "por lesiones psicológicas".

En septiembre de ese año, Antonio David había entrado en el concurso 'Gran Hermano VIP' de Telecinco. Su hija, Rocío Flores, ya mayor de edad, era la encargada de defenderlo en los platós. Veinteañera, aparecía por primera vez ante la multimillonaria audiencia del reality de Mediaset.

Los abogados de Carrasco entendieron que debía "procederse a la apertura al entender que han sucedido hechos nuevos e importantes que han llevado a que Rocío padezca unas lesiones psíquicas gravísimas".

Su explicación sobre estos "hechos nuevos" era la siguiente: "Don David iba a participar en un programa televisivo, 'Gran Hermano Vip', y la hija mayor de ambos, Rocío, intervendría en el plató defendiendo al padre, hecho que dio lugar a que doña Rocío en día 5 de agosto de 2019 acudiera a Urgencias por sobreingesta de benzodiazepinas [...] Dando lugar a que se hable de doña Rocío no sólo en ese programa sino en numerosos programas televisivos de la cadena".

La docuserie de Telecinco comienza precisamente con el suceso que se describe en el auto: el presunto intento de suicidio de Rocío Carrasco, cuya verdad judicial se revelará en próximas entregas.

Imagen

"En ese momento no estaba bien, por todo lo que llevaba pasando, nadie lo sabe pero llevo en tratamiento psiquiátrico y psicológico desde el año 2011", relató en el programa. "No quería salir de mi casa, no podía desarrollar mi vida como una persona normal... De repente me llegó esa noticia y por mi cabeza empezaron a pasar todos los 20 años anteriores y todo lo que se me venía encima otra vez, pero ya con un elemento mayor que era mi hija en un plató defendiendo a su padre. Yo no quería volver a sentir miedo y vergüenza ni volver a sentirme cuestionada por todo el mundo otra vez, no quería seguir viviendo en esas circunstancias".

Pese a la insistencia de Carrasco, el auto del juzgado de Alcobendas lo resuelve de forma contundente: "No ha lugar la reapertura de las diligencias ni su ampliación de hechos". Así lo argumentó la juez S.L.G. en su resolución del 18 de noviembre, que luego confirmaría el 11 de marzo: "De la documental aportada y teniendo en cuenta que don Antonio David en esas fechas todavía no trabajaba en el programa televisivo mencionado cabe concluir que no existen indicios suficientes para poder acordar la reapertura de la causa y mucho menos la ampliación de la misma, dado que ni siquiera existen indicios de que dicho ingreso fuera motivado por el hecho de que Antonio David entrara en el programa televisivo, incluso cuando todavía no había formulado ningún tipo de comentario a la conocida como prensa rosa, ello unido a que doña Rocío, reconoció en el centro de urgencias, pese a estar en tratamiento con diversos psicofármacos, falta de adherencia o cumplimiento mantenida a lo largo de su evolución".

Y continúa: "Tales hechos no pueden implicar la reapertura de las presentes diligencias, dado que conforme manifestó la Audiencia Provincial, a tenor de los informes emitidos por los médicos forenses no pueden determinar la causa fundamental que ha provocado el trastorno que sufre la perjudicada, ya que desde que se producen los hechos relatados por la paciente hasta que se realiza el primer diagnóstico de la enfermedad transcurren varios años; tales hechos no permiten acreditar ni siquiera de forma indiciaria que la causa fundamental que ha provocado el trastorno que sufre la perjudicada sea imputable a Antonio David Flores".

La representación de Carrasco intentó de nuevo la reapertura de diligencias ante la Sección número 27 de la Audiencia de Madrid. Y, como se describió en el inicio de estas líneas, la decisión fue clara: "Debemos confirmar y confirmamos la resolución recurrida".

El acuerdo de la sala, comunicado a las partes el 30 de septiembre del pasado año, incluía la siguiente apostilla: "Contra esta resolución no cabe recurso ordinario alguno". Apenas seis meses después, con el caso estancado en los tribunales, la justicia ordinaria daba paso a la justicia televisiva al emitirse el primer capítulo de Rocío, contar la verdad para estar viva. Continuará.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Dom 11 Abr, 2021 11:04 pm


Raquel Mosquera defiende el honor de su marido con un desgarrador comunicado

En las últimas horas se ha cuestionado el testimonio que durante años Raquel Mosquera ha difundido en los medios de comunicación. La mujer de Pedro Carrasco ha roto su silencio y ha utilizado sus redes sociales para compartir varias imágenes y para desmentir todo lo que se está diciendo públicamente de ella y de su marido.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 10 Abr, 2021 12:20 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





ROCIÍTO Y EL DESCRÉDITO DEL CORAZÓN. Continúan las memorias exhaustivamente selectivas de Rocío Carrasco, desde niña, Rociíto. Y sigue siendo propaganda política al servicio de la ideología de Podemos, con presencia destacada en las tertulias de lo más sectario de la extrema izquierda mediática, que siempre odió el mundo del corazón. Ahora va una y desprecia lo que ha contado alguien si cobró por hacerlo, típico alarde hipocritón del comunismo de casoplón que borraría la crónica rosa de un siglo. Esta semana han exhibido informes psicológicos de menores, los hijos a los que Rociíto no ve hace años, algo que no puede hacerse legalmente sin su permiso o sólo pueden hacer ellos. Sobre insistir en que hay una causa abierta cuando no la hay, porque los jueces han desestimado todas sus demandas y querellas, el Ministerio Rociíto o de Igualdad, antes Sálvame, chapotea en lo que Alaska ha bautizado brillantemente como el villarejismo del corazón, grabaciones de todo y a todos que, desde el Missisipi y Crónicas Marcianas a Paquirrín y Rociíto, han enterrado el chismoseo relajante de la prensa rosa de toda la vida.


ROCIITÍN NEGOCIA LA RESPUESTA A SU MADRE. Lecturas cuenta que Rociitín o Rocío III, la hija de la hija de La más grande, está negociando su propia versión de los hechos, en los que tiene papel protagonista, con la misma cadena en que su madre la pone verde. Es la otra cara del villarejismo del corazón, que, sobre ilegal, nunca fue gratis. Queda más de un mes de las crónicas, bastante marcianas, de Rociíto, así que lo de Rociitín se emitiría, a modo de entremés cervantino, en el horario de Supervivientes, que acaba de empezar y sin reglas. Mejor, porque se las saltaban. Como se están cargando el régimen del 78, volvemos al destape de la Transición, cuando las artistas se desnudaban “sólo si lo exigía el guión”. Ahora sólo desempolvan sus recuerdos hasta donde llega el talón.





MARTA LÓPEZ, ALEXIA RIVAS Y MERLOS AL FONDO. Lo único interesante de Supervivientes, aunque parece seguro que Rociitín desembarcará para apoyar a su madrastra Olga Moreno, que llora sin parar, ha sido el rifirrafe entre Marta López y su sucesora en el favor sentimental de Alfonso Merlos, Alexia Rivas. Nada más llegar a Honduras ya se están Cotorreando por su versión del relato. Merlos amenazó con querellas a porrillo si lo mencionaban. Como era previsible, un empeño razonable, pero inútil.







A BORJA THYSSEN LE SALE UN HERMANO.Aunque todas las revistas, salvo ¡Hola!, que lleva a su portada a Paz Padilla, a saber por qué, hozan en la saga de Rociíto, Semana da una noticia genuinamente rosa, de las de antes. Resulta que el padre biológico de Borja Thyssen, Manolo Segura, llevó su creatividad seminal más allá del Atlántico, dando lugar a un niño que hasta ahora no había dado o no le habían dado a él, señales de vida. Aparentemente, debe repartir la herencia de Segura con Borja, hermano de padre, pero cuya herencia mollar es la del padre adoptivo, el barón Thyssen. ¡Ah, la fraternidad! ¡Ah, la generosidad!


EL MUNDO / SÁBADO 10 DE ABRIL DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por ABC.es » Vie 09 Abr, 2021 3:42 am

PAGINA GENTE. RAQUEL MOSQUERA CONTESTA A LA ROCIBICHO. SOLO HE COPIADO EL FINAL DEL ARTICULO: '' QUE SEPAIS UNA COSA, LA VERDAD SOLAMENTE TIENE UN CAMINO Y CUANDO SE HABLA DE CORAZON YO NO TENGO MIEDO A NADA. EL RELOJ LO TIENE ELLA''

NO TE PREOCUPES RAQUEL, QUE HAY GENTE COMO YO QUE LA ROCIBICHO NO LE INTERESO LLEVARSE NINGUN TROFEO SENTIMENTAL DE SU PADRE SIN VALOR, SOLO SE LLEVO LO QUE VALIA DINERO.

PD: SEGUN ABC.es EN LA MISMA PAGINA, ROCIO FLORES SE SENTARA EN EL PLATO DE ANA ROSA QUINTANA PARA CONTESTAR A SU MADRE...? AL ''LISENSIAO'' SIN TRABAJO LE VA A SALIR ESTE ''NEGOCIO'' TAN MALO COMO TODOS LOS NEGOCIOS QUE PUSO CON LA FORTUNA DE SU SUEGRA. SI, NO SE CUANTOS MILLONES DE EUROS HABRA COBRADO POR CONTAR LA MISMA '''VERDAD'' QUE CONTARON LA MEMA/MEMO A OPRAH, PERO EL ''LISENSIAO'' Y SU ROCIBICHO DEBEN MUCHO PAGNE.
MELBA

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Jue 08 Abr, 2021 1:14 pm


Crónica Rosa: La preocupación de Antonio David
Federico comenta toda la actualidad del corazón con Isabel González y Pérez Gimeno.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Jue 08 Abr, 2021 2:31 am

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 07 Abr, 2021 3:32 pm


Fidel Albiac guarda silencio ante la posible reaparición de Rocío Flores

Convertidos en los absolutos protagonistas de la actualidad rosa en las últimas semanas, Rocío Carrasco y Fidel Albiac están más unidos que nunca y 'recluidos' en su casa a las afueras de Madrid. Impasible, Fidel no ha querido reaccionar a la intención de Rocío Flores de tomar la palabra tras las desgarradoras confesiones de su madre.



Ortega Cano deja en el aire el motivo de su distanciamiento de Rocío Carrasco

La revista 'Diez minutos' lleva este miércoles a su portada el verdadero motivo del distanciamiento entre José Ortega Cano y Rocío Carrasco, que se ha hecho más evidente que nunca en los últimos tiempos. Según asegura la publicación la venta del apartamento que Rocío Jurado y el extorero poseían en Miami, en la que insistió la hija de 'La más grande', habría provocado la ruptura de una relación que, por lo menos de cara a la galería, era estrecha hasta ese momento. Preguntado por esta información Ortega Cano ha preferido seguir su línea de discreción.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 07 Abr, 2021 1:58 am


Antonio David da la cara tras las acusaciones de Rocío Carrasco

Dos semanas después del estreno de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', Antonio David Flores ha roto su silencio y ha contado cómo se encuentra en el que probablemente sea uno de los peores momentos de su vida.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Lun 05 Abr, 2021 6:15 pm

Imagen

La reputación de Rocío Jurado, manchada por su hija, Rocío Carrasco: ¿fue una cobarde?

'La más grande' está siendo retratada por su Rocío Carrasco como una mujer que se acobardaba ante situaciones complicadas, lo que dista mucho de la imagen que todos teníamos de ella


Los episodios de la serie documental ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ están dejando a muchas 'víctimas' por el camino. Rocío Carrasco no sólo está manchando la reputación de su ex y padre de sus hijos, Antonio David Flores, a quien acusa de maltratador e infiel, entre otras cosas, sino también la de sus propios padres.

Rocío Jurado y Pedro Carrasco, fallecidos en 2006 y 2001, respectivamente, están siendo retratados por su hija como unas personas cobardes e "inhumanas". Te lo contamos.

La fama de Rocío Jurado, manchada por su hija, Rocío Carrasco: ¿fue una cobarde?

Rocío Jurado, alias La más grande, siempre ha tenido fama, sobre todo en España, de ser una mujer de armas tomar, feminista cuando aún no estaba 'de moda', luchadora, con carácter, decidida e independiente. Una imagen de diva y de señora de los pies a la cabeza que ahora se evapora tras las palabras de su hija en el documental.

Rocío Carrasco se ha referido a su madre en repetidas ocasiones, y en la mayoría de ellas la ha dejado como cobarde, al menos ante Antonio David Flores. La protagonista ha relatado que le contó a su madre que él la maltrataba y que la cantante no hizo nada. Ni sobre este tema ni sobre los demás.

De hecho, Carrasco ha contado que el excolaborador de 'Sálvame' estuvo viviendo en casa de la Jurado unos meses después de que Carrasco y sus hijos se mudaran a otro piso, una vez consumada la separación de la pareja. Jurado no quería que Antonio David estuviera ahí, en su casa, ya que no pintaba nada y la relación de ambos era nefasta, pero la cantante, según su hija, no tuvo agallas para echarlo de su casa. Lo máximo que hizo en esta ocasión fue escribirte una carta mediante su notario para avisarle de que tanto ella como su marido, Pedro Carrasco, se iban a ir de viaje y que, por tanto, la casa estaría cerrada, lo que imposibilitaría después que Antonio David pudiese volver a acceder a ella, lo que le obligó por fin a buscarse un piso para él solo. Todo esto, que conste, según las palabras de su hija mayor, Rocío Carrasco.

Pero ¿por qué Rocío Jurado nunca le plantó cara a Antonio David Flores? ¿Acaso no era tan valiente como todos pensábamos? Según su hija, su madre se acobardaba ante él, ya que no quería protagonizar polémicas en la prensa y sabía que él era capaz de todo: “Mi madre le temía como al demonio. Mi madre no quería un escándalo y no era capaz de ponerle las maletas en la puerta. (...) En una ocasión, ella vio que él me estaba amenazando, bajó entonces las escaleras muy decidida a plantarle cara pero se hizo pequeña ante él".

Todo esto, sin duda, ofrece una imagen diferente de Rocío Jurado, quien era, de puertas para adentro, una mujer muy sensible y débil, según su hija mayor.

Imagen

El padre, Pedro Carrasco, también recibe

Rocío Jurado no ha sido la única que ha quedado en entredicho con las palabras de su hija, pues este último domingo se emitieron unos episodios en los que Carrasco aseguraba que su padre se portó mal con Fidel y que nunca lo hizo con Antonio David, ya que también lo temía.

Pedro Carrasco echó a Fidel del hospital cuando Rocío Carrasco estaba en coma tras el accidente de coche que tuvo en el año 2000 y en el que también iba éste. "Me indujeron un coma, porque tenía un traumatismo craneoencefálico y los médicos querían controlar la inflamación. En ese tiempo, mis padres atendieron muy mínimamente a Fidel. Mi padre le dijo que era mejor que se fuera del hospital, pero entonces Fidel dijo 'cuando tu hija abra los ojos y me diga que me vaya, me iré'. Lo hicieron porque creían que me iba a morir, si no, no tienen cojones para hacerlo. Le culpaban del accidente. Pero ¿ninguno es consciente de que él iba conmigo, que tiene una familia, unos padres...? ¡Qué poca humanidad, eso no se hace con nadie!", ha asegurado, dejando como malas personas a sus padres por tratar así a Fidel, su entonces pareja.

"A las dos semanas me despierto. Fidel en ese momento iba a vivir en mi casa, pero lo echaron entre mi padre, Ortega Cano y mi tío Amador. Sacaron sus maletas de casa sin que nadie lo supiera. Entonces Fidel se fue a casa de Antonio Canales, amigo de su familia de toda la vida. Iba y venía al hospital continuamente, solo se iba para comer", añadía.

Fidel recibió entonces un trato diferente a Antonio David, a quien nadie tosía: "A este señor (Antonio David) no le quería nadie en el hospital, pero no tenían cojones de hacer lo que le hicieron a Fidel, no tenían valor ninguno, porque sabían lo que podía contar de uno y de otro. Y va más veces, pero yo estaba ya despierta y no entra. Va todas las veces que puede porque sabe que es dinero, ya que todo lo rentabilizaba con la prensa".


ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Lun 05 Abr, 2021 1:09 pm


Crónica Rosa: Las acusaciones de Rocío Carrasco contra su madre
Federico comenta toda la actualidad del corazón on Isabel González, Beatriz Cortázar y Daniel Carande.

Arriba