ECOS DE SOCIEDAD

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: ECOS DE SOCIEDAD

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 23 Ene, 2021 1:33 am

Imagen

EL ACTIVISMO DE SOFÁ (DE CUERO) DE IRENE MONTERO

BEATRIZ MIRANDA





EL TOCADOR DE SEÑORAS. Esta semana se ha vuelto a politizar la cosmética. Una cosa muy necesaria en estos tiempos. De pronto, las de siempre nos vuelven a dar la matraca con lo de que llevar los labios rojos es un arma contra el fascismo. Nos lo recuerdan cíclicamente las mismas chicas de Podemos, ellas tan peliculeras. Se creen que protagonizan Pearl Harbour, las besa Ben Affleck y que viven en continua amenaza nazi. Que si Winston Churchill permitió que se siguieran fabricando estos pintalabios porque levantaban el ánimo de la población, que si se venden más barras carmín en tiempos de crisis (ahora no porque no se te ve la boca con la mascarilla), que si Hitler odiaba este color... Francamente, yo creía que si te pintas los morros de rojo es porque te quedaba bien. Sin más. Lo que me extraña es que para las feministas el tocador de señoras no sea un violador y el rouge de labios no hipersexualice a la mujer: de toda la vida el rojo en la boca o te favorece o te emputece.

La primera en pintarse los labios espejito en mano en las redes apelando al significado que interesa ciertas élites fue la diputada de Podemos en Valencia Naiara Davó. Lo hizo en noviembre, pero ahora el gesto lo han repetido Irene Montero y Clara Serra en señal de apoyo a la eurodiputada Marisa Matias, víctima de comentarios machistas por parte de André Ventura (más que facha, gilipollas), del partido de ultraderecha Chega! de Portugal. Al hashtag #VermelhoEmBelem (rojo en Belem, en español), la pareja de Pablo Iglesias añadía: “Te maquillas como una muñeca’, ‘hablas como una niña’, ‘eres una histérica’, ‘estás ahí por acostarte con tu novio’. Al final lo que incomoda es que las mujeres ocupemos el espacio público sin pedir permiso”. Con respecto a la última frase a la que alude con desprecio, está claro que la lleva a su terreno personal, ya que Irene tiene tres hijos con el vicepresidente del gobierno. Muchos han visto en la mención una excusatio non petita... Chica, nos lo pones en bandeja.

Por cierto, se nota que Irene Montero no se maneja con el maquillaje. Se pinta los labios (de rosa fucsia, por cierto) con muy poco arte. Lo cierto es que está muy guapa con la cara lavada, no le hace falta nada más debido a su juventud. Ya veremos en el futuro, cuando llega aquella edad en la que necesitas un buen brochazo para salir de casa. Lo que no me gusta es su desaliño intencionado. Para Ana María Matute, arreglarse significaba un acto de respeto hacia los demás. Para Irene lo es el activismo de sofá (de cuero, le pega). Aún me retumban en el cerebro sus conexiones online en televisión durante la pandemia, cuando padeció coronavirus, sentada en una butaca de polipiel con reposanucas. Me apasionaría ver por dentro su casa de Galapagar.


LOS COLEGIOS DE MONJAS. Se ha llevado un buen puñado de nominaciones a los Goya la película Las niñas, de una cineasta llamada Pilar Palomero. Un filme que me da miedo ver porque trata la historia de unas alumnas de un colegio de monjas de Zaragoza en 1992. A saber, una de ellas es hija de madre soltera, lo que le supone para ella “una gran presión social y censura acerca de la inexistencia de su padre por parte de su familia y del centro religioso en el que estudia”. La cinta sostiene que entonces aún te metían en la cabeza que los hijos fuera del matrimonio era “pecado”. Pues bien, yo fui a un colegio igual en esa misma época y las cosas no funcionaban así. En mi clase había hijas de madres solteras, chicas sin bautizar y todas tan felices e integradas. Jamás nos dijeron que casarse consagraba a la mujer, todo lo contrario, fomentaban que estudiáramos y fuéramos independientes. Nos daban clases de educación sexual, ciertamente mojigatas, pero nos enseñaron a no quedarnos embarazadas si no queríamos. Odio los prejuicios convertidos en éxito oportunista-feminista. Lo bien que me lo pasé y lo bien que me educaron en el colegio (sí, de monjas, y de niñas) no me lo quita nadie.


EL MUNDO / SÁBADO 23 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 23 Ene, 2021 1:20 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





VUELVE EL ‘VENE-KIKO’ DE CANTORA. Lecturas repite la entrevista-obús de Mila Ximénez a Paquirrín que dio lugar a La herencia envenenada de Cantora. Vuelve el veneno, o Vene-Kiko, porque la mala madre nunca respondió al buen hijo, que dice: “¡Es tan duro ser huérfano sin serlo!”.“Mi madre me debe tres millones, pero no quiero que acabe en la cárcel”. “Soy yo el que no quiere hablar contigo. ¡Me haces daño! ¡Eres tú la que me has fallado! ¡Eres tú la que me has mentido! ¡Soy yo el que no quiere el apellido Pantoja ni con agua caliente!”. Pues vas al registro civil, te pones Reguetónez o Rapérez y no hablas más de mamá. Y lo más increíble: que el audio de Isabel a su nieta por su cumple en el teléfono de Irene, “no lo he querido escuchar”, “me lo ha contado mi mujer”, y diría: “Si tu madre tiene tiempo entre tele y tele, que le ponga este audio. Soy tu abuela, la que creen que está muerta. ¡Ha resucitado!”. “Me enfadé. ¡Me cago en tu pvta madre!”, que es su abuela.




AQUÍ CANTORA, AUDIO DE RESPUESTA. También atacaba al tito Agustín: “A lo mejor he sido un pequeño estorbo entre él y mi madre y ahora es cuando están a gusto. Quería quedarse solo con mi madre y manejarla”. “Me sorprendería que ella me demandara. Mi tío, no tanto”. “¡Antepones a tu hermano a tu hija! Aquí hay gato encerrado. ¡Tienes miedo de algo!”. Y, de pronto, Cantora respondió en Ana Rosa enviando el audio de Isabel a su nieta: “Ana, te felicito cariño, que seas muy feliz, que lo pases feliz con la gente tuya, con la gente que te quiere y que está contigo. Que tengas muchos juguetes, disfrutes mucho, que lo pases muy bien con tu hermana. Que os quiero un montón, siempre os voy a querer. Y que por favor tu mamá sea tan amable, si tiene tiempo, que a lo mejor no lo puede tener... pero en algún momento que te ponga el audio para que escuches que tu abuela te ha felicitado”. ¿Calló Kiko? Jamás. Habría otro audio, en realidad, dos más. La herencia de Cantora es una mina de veneno.





ANA SORIA, ¿PASANTE DEL ABOGADO DEL NARCO? Eurotoro, cercana a Ponce, revela la supuesta intención de Ana Soria de hacer prácticas en el despacho de su padrino Baltasar Garzón, expulsado de la Justicia por prevaricación y ahora abogado del clan del narcogenocida Maduro, cuyos testaferros –Carvajal, Saab– representa sin éxito, no gratis. Añade que podría hacer oposiciones a fiscal porque se lleva muy bien con Dolores Delgado. Sería el Ángel Rubio de las cloacas judiciales. Pero esas oposiciones cuestan años de esfuerzo. No podría tiktokear.








BERTÍN Y FABIOLA, UNA SEPARACIÓN ELEGANTE. ¡Hola! dedica la portada y unas páginas de archivo extraordinarias a la separación de Bertín y Fabiola, que está siendo un ejemplo de buen trato a la prensa, elegancia y buenas maneras. Tras el comunicado y los elogios y lamentos mutuos, aseguran que seguirán con la Fundación y cuidando de Carlitos y Quique. No hay terceras personas ni personos, y a los dos días Bertín ya estaba en Madrid viendo a sus hijos. Como Rociíto, pero al revés.


EL MUNDO / SÁBADO 23 DE ENERO DE 2021

Re: ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Assia » Lun 18 Ene, 2021 11:32 pm

Bertin Osborne ha hecho publico que se separa de su actual esposa venezolana.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Lun 18 Ene, 2021 2:48 am

Imagen

Ágatha Ruiz de la Prada: 'Mis hijos nunca supieron si eran ricos o pobres'

Como Andy Warhol, de quien se considera fanática, Ágatha Ruiz de la Prada ha sabido forjar su personaje a partir de sus contradicciones (icono de la movida versus marquesa de Castelldosríus) y, a partir de su personaje, su marca. Con todas ellas -con Ágatha, con la marca y con las contradicciones - ha convivido desde su nacimiento su hijo Tristán Ramírez, el gran desconocido de la familia. Charlamos con ellos sobre fiestas de cumpleaños que dan más trabajo que un desfile, broncas adolescentes y complicidad, para olvidarnos de la Ágatha diseñadora poco convencional y del Tristán CEO. Y conocer a la madre y al hijo.


Dijo una vez Ágatha Ruiz de la Prada (56 años) que lo suyo había sido siempre "una lucha contra una depresión que, gracias a Dios, nunca había tenido". Llenó todo de color para luchar contra la tristeza, y conocerla personalmente es comprobar que su universo creativo tiene más que ver con el personaje que con la persona. Se mueve por su estudio con la seguridad de un terrateniente y le cuesta dejar de trabajar incluso cuando el fotógrafo dispara. Corrige una carta de recomendación, cambia de fecha unos billetes de AVE y pregunta constantemente por su hijo Tristán, que llega tarde a la cita. "Nunca discutimos, pero ayer se olvidó de ir a una reunión", se disculpa.

Tristán Ramírez es el gran desconocido de una familia en la que la genialidad de sus miembros seguramente sea proporcional a los egos de todos ellos. Con 30 años recién cumplidos y tras más de cinco trabajando para Inditex, acaba de ser nombrado director general de la firma que lleva el nombre de su madre. Se presenta en el estudio una hora tarde, pero lo hace con una sonrisa inocente y una despreocupación contagiosa que harían que incluso el más tajante le perdonara. Lleva una mano vendada. "Me caí montando a caballo, iba demasiado rápido y resbalamos", nos cuenta, para después (de)mostrarnos que su dedo corazón es el único que sobresale de los vendajes y podría parecer que está constantemente 'haciendo peinetas'.

Los últimos meses no han sido fáciles para la familia. En noviembre se anunciaba la separación de Ágatha Ruiz de la Prada de su pareja durante veintinueve años y padre de sus dos hijos, Pedro J. Ramírez, ex director de El Mundo. Hoy, la diseñadora ha aceptado reunirse con TELVA junto a su hijo para mantener esta conversación en la que se deja a un lado su faceta como creadora para mostrar la cara más cotidiana, la que casi nadie conoce: la de la Ágatha madre.


Trabajo, familia y viceversa

Tristán es, desde hace poco, el director general de la firma y Cósima está al mando de las Relaciones Internacionales. ¿Cómo es trabajar los tres juntos?

Ágatha: Lo malo del día a día es que es un caos tremendo. Casi nunca estamos los tres en la misma ciudad, nos pasamos la vida cambiando billetes. Por ejemplo, ayer, Cósima estaba en Barcelona, yo llegué de París, justo cuando Tristán y ella volvían, nos íbamos este fin de semana a Sevilla... Es una vida muy agitada.

Tristán: Yo creo que eso es lo divertido, que no hay una rutina. Un día estás haciendo un desfile en Sri Lanka, otro hablando con la prensa y al siguiente bautizando un burro en un pueblo de España. La mezcla de cultura, diseño y negocio que hay constantemente en nuestro trabajo es muy divertida y estamos tan poco juntos que a veces en casa es el único lugar en el que coincidimos para hablar de trabajo.

Ágatha, ¿qué crees que aporta Tristán a la marca y por qué le nombraste director?

Yo estoy feliz porque la empresa va a ser suya y de su hermana, y cuanto antes aprendan, mejor lo harán. Era cuestión de empezar, porque parece muy fácil pero no lo es... Tengo un primo informático y cuando le dije que Tristán se venía a trabajar conmigo me dijo "qué tontería, qué chuminada, no hay nada que hacer"... Y ahora está total y absolutamente desbordado, con millones de tareas cada día. Parece una tontería, pero hay muchas cosas que hacer y lo importante es hacerlas bien. Y la experiencia es clave.

¿Siempre supiste que Cósima y él heredarían Ágatha Ruiz de la Prada?

No. Si Tristán hubiera querido ser cirujano del corazón, si hubiera tenido una vocación clarísima de músico, pintor, arquitecto... le habría apoyado. Pero para trabajar en otro sitio, mejor que trabajen aquí. La marca va a ser para ellos, ya es suya.

¿Qué os gusta hacer en familia cuando no estáis trabajando?

A: Leer. Sentarnos cada uno en una esquinita con nuestro libro sin dar la lata.

Tristán, ¿creciste sabiendo que tus padres eran personajes públicos? ¿Cuándo te diste cuenta de que ambos eran 'famosos'?

A: Una vez Tristán estaba en el colegio en París, iba a una escuela pública, la François-Marie Arouet, y un niño de su clase le preguntó Tristán, tu est rich? 'Él vino a casa totalmente asustado contándome lo que le había dicho aquel niño porque no tenía ni idea de si era rico, de si era pobre o de qué era.

T: Además era un momento en el que estábamos viviendo en un piso con dos perros, durmiendo los tres en un mismo cuarto... Era un buen momento para hacer esa pregunta (risas).

Y, ¿qué pensabas cuando algún compañero de clase llevaba una mochila, un estuche o una camiseta de tu madre?

T: La verdad es que he crecido y he vivido siempre rodeado por el mundo Ágatha, con los objetos Ágatha..., y los consideraba lo más normal del mundo. Sí que de pequeño les decía a mis amigos 'cuidado, si sois epilépticos no entréis en casa'. Pero siempre lo he tomado con normalidad.

A: ¿Y por qué epilépticos?

T: A ver, era todo de colores...

Ágatha, ¿cómo gestionaste tú la intimidad de tus hijos durante su infancia, cómo conseguiste mantenerlos alejados de la fama?

Cuando los niños eran pequeños nos fuimos a vivir a París y luego estuvieron en Inglaterra internos, entonces nunca tuvieron mucha impresión de celebridad. Era un poco exagerado, porque hubo una época en la que íbamos con muchos guardaespaldas, pero también los llevaba en metro, y hacíamos mucho gitaneo, nos íbamos en coche a París, con ocho perros... Era una mezcla tan grande que nunca supieron si ellos eran muy ricos o muy pobres, ni tampoco fueron conscientes de si eran o no famosos.

Eres madre de una chica y un chico, ¿crees que les has educado en igualdad?

No creo que los haya educado de manera distinta, pero la verdad es que estar con Tristán me calma mucho. Cuando estoy con él, excepto cuando tenemos que coger un avión, estoy muy tranquila. Y Cósima y yo nos ponemos más nerviosas. Creo que los chicos te aportan mucha tranquilidad.

¿Piensas que es cierto entonces aquello que decía Freud haciendo analogía con Edipo y Electra: que el chico siempre tiende a estar más cerca de la madre y la chica del padre?

A: Sí, en este caso clarísimamente.

T: También es cuestión de que mi madre y mi hermana se parecen mucho, sus personalidades son muy similares, así que siempre hay mucha rivalidad.

Y cómo gestionáis esa 'rivalidad' en el estudio?

A: Yo estoy feliz con Cósima porque creo que lo está haciendo muy bien. Lo bueno de Tristán es que venía con más de cinco años de experiencia. Ella vino directamente a Ágatha, y por eso no tiene muy claro el concepto de lo que es un trabajo, de lo que es un estudio y sobre todo de lo que es una disciplina. No se da cuenta de que la disciplina te ayuda muchísimo a ser feliz, y fíjate que te lo dice una persona muy indisciplinada. El orden, sobre todo cuando eres muy desordenado, te da la vida. Y Cósima aún no se ha dado cuenta de eso.

Tristán, eres el gran desconocido de la familia, ¿cómo te definirías, en un titular?

A: De momento es el gran desconocido. De momento.

T: Me definiría como curioso. Siempre me gusta meterme en situaciones nuevas, enterarme de cosas nuevas, aprender cosas nuevas. Por eso me gusta tanto viajar y me gusta tanto leer.

Has vivido muchos años fuera de España...

Sí, llevo viviendo fuera desde los 9 años.

¿Cómo fue la vuelta?

Llevo ya un año y medio de vuelta, y lo que más echo de menos son mis aventuras. De vivir en países como India o China lo que más me gustaba era la sorpresa que podía encontrarme cualquier día en cualquier sitio. Aquí estoy muy cómodo y trabajar en el estudio es lo que me aporta las locuras y las nuevas vivencias.

Y tú, Agatha, ¿cómo has vivido ese regreso?

Yo estoy feliz porque creo que es Navidad todo el rato. Es curioso: el nuestro ha sido un proceso a la inversa del que, generalmente, viven las familias: antes no vivíamos juntos y ahora sí lo hacemos.

Como le ocurre con casi todo, Ágatha Ruiz de la Prada tiene un punto de vista insólito y caleidoscópico sobre la maternidad. En él convergen desde la firme convicción de que "estar con papá y mamá todo el día no es lo mejor para los niños" hasta la seguridad de haber sido una madre "demasiado omnipresente, aunque muchos dijeran que no estaba nunca". Sin embargo, cuando Tristán habla de su periplo favorito, el viaje que hizo desde China hasta España en moto, antes de establecerse en nuestro país, una mirada, entre enfadada y orgullosa la delata: Ágatha no es como otras madres... algunas veces. Otras no puede evitar echarle una reprimenda a su hijo aunque ostente el puesto de director general de su empresa (y la treintena), responder por él ante su timidez, ni advertirle medio en broma medio en serio: "Esa amiga tuya es una petarda."

Imagen

"AHORA ESTOY POCO LIBERAL PORQUE QUIERO UN NIETO"

¿Te consideras una madre exigente o liberal?

La verdad es que aunque mucha gente dice 'pero si esta no estaba nunca', tanto mis hijos como yo encontramos que 'estaba demasiado'. He sido y soy una madre omnipresente, pero no lo hago a propósito.

Y tú, Tristán, ¿cómo la definirías como madre?

T: Muy liberal en algunos aspectos y poco liberal en otros...

A: Ahora estoy poco liberal porque tengo ganas de tener un nieto (risas).

T: Hay un día en China que es el 'Día de los solteros', en el que las plazas de Pekín y de toda China se llenan de madres colgando anuncios de sus hijos solteros, y negocian con otras madres. 'Mi hijo tiene estudios, mi hijo...'

A: Eso es lo que más me gustaría a mí de China (risas).

Ágatha, ¿qué era lo más duro de trabajar tantas horas cuando tus hijos eran pequeños?

Nunca tuve la sensación de no estar con ellos lo suficiente, de que la mejor tortilla francesa la hace siempre la madre. Yo sabía perfectamente que no hacía la mejor tortilla francesa.

T: Eso también lo sé yo (risas).

A: El hecho de que solamente estés bien con tus padres te limita muchísimo. Si tienes a los niños todo el día en casa, con su papá y su mamá, les estás quitando muchas cosas. Lo que hay que enseñarles es a ser libres.

¿Cómo vivías tú esas ausencias, Tristán?

Asumía que era lo normal. Siempre me dejaban en casa de amigos de mi madre y fue una época muy divertida.

Supongo que, gracias a las profesiones de tu padre y tu madre, habrás conocido a muchos personajes célebres. ¿Hubo alguien que te impactó especialmente?

A: Desgraciadamente, muchos de los personajes que ha conocido por su padre ahora están... (hace el gesto de atarse las manos con unas esposas). Gracias a Dios, de los que ha conocido por mí, no recuerdo a ninguno que haya ido a la cárcel. De los que ha conocido por su padre han ido muchísimos.

T: Sí, he conocido a mucha gente del mundo de la política, del arte, a intelectuales... Y siempre he visto su lado humano con mucha naturalidad, al estar en estas situaciones desde pequeño. Muchas veces he conocido a gente interesantísima de la que no tengo un recuerdo especial, precisamente porque para mí era algo cotidiano.

Hace poco cumpliste treinta, ¿cómo lo vas a celebrar?

Esta noche hacemos una fiesta.

¿Cuál es el cumpleaños más feliz que recuerdas?

A: Yo fui especialista durante muchos años en organizar los mejores cumpleaños del mundo. Daban más trabajo que los desfiles en el estudio, y los recuerda todo el mundo.

T: El más divertido fue uno en el campo. Todos los niños íbamos disfrazados de animales y todos los padres venían disfrazados de cazadores. Si te cogían, te marcaban con una tiza y te llevaban arrastrando hasta la cárcel.

A: El otro día en París hubo una amiga que me recordó una fiesta que hicimos, esta vez para Cósima. La llamamos 'Mi primer guateque'. Como queríamos controlarlo, junto a todas mis amigas, las madres, alquilamos uniformes de muchachas con cofia y servimos nosotras la mesa. Había unas cuarenta camareras, y yo abría la puerta con la cofia, la gente flipó. Hacíamos unas fiestas fantásticas, ya no hago fiestas.

¿Qué es lo que más envidias de la época en la que han crecido tus hijos?

La verdad que no envidio nada. Creo que tenían demasiadas cosas, y eso te maleduca bastante. Cuando yo era pequeña no tenía nada y por eso tenía que usar la imaginación.

Has dedicado tu vida a una profesión que tiene mucho que ver con la imaginación, con el arte. ¿Cómo le has inculcado esa creatividad a tus hijos?

Nacieron los niños y había que pasearlos. Entonces yo pensaba, ¿qué más me da pasearlos por la calle que por el Reina Sofía? Estos niños iban con quince días o un mes a museos. Mi hermano me decía 'pero qué tontería, cómo haces eso, si a un niño no hay que llevarlo a un museo hasta los 18 años'. Pero me daba igual. Yo, por ejemplo, también fui a muchos museos y exposiciones con mi padre, cosa que le agradezco.

Tristán, ¿qué es lo más valioso que te ha enseñado tu madre?

A no tener miedo a ser yo mismo. Recuerdo una época, cuando tenía 13 ó 14 años y estaba en plena edad del pavo, en la que me daba muchísima vergüenza todo lo que hacía mi madre. Con mis amigos siempre nos reíamos de sus locuras. Una vez estábamos en una exposición de Rothko y ella me dijo 'me podría poner de rodillas ante este cuadro'. Le dije que no lo hiciera pero, efectivamente, se arrodilló frente al cuadro en medio de la exposición, mientras yo me moría de la vergüenza. Sin embargo, cosas como esa me hicieron aprender a sentirme bien en mi propia piel y a hacer lo que me apetece cuando me apetece. Creo que es una buena lección.

Ágatha, a ti ¿qué es lo más valioso que te ha enseñado Tristán?

Que siempre tiene razón. Llevo discutiendo con él desde que tiene tres años y siempre he acabado dándole la razón. Con Tristán, siempre que discuto, lo hago sabiendo que él está en lo cierto.

¿Creéis que habéis roto moldes como familia?

T: No sé, creo que hemos sido una familia normal. En casa había las mismas broncas que hay en todas las familias por si nos dejaban salir o no, hasta qué hora... Me acuerdo una noche en la que mi madre se encerró con mi hermana para no dejarla salir, y sujetaba la puerta mientras Cósima gritaba. Pero también me he escapado de pequeño saltando la valla pensando que nadie me veía y luego resulta que todo el mundo sabía a qué hora salía y a qué hora entraba...

Decidme algo que valoréis mucho en la manera en que os han educado. Una costumbre, un valor...

A: En mi colegio había niñas estupendas, que querían ser funcionarias y la verdad que valoro mucho que ni yo ni nadie de mi familia haya querido ser funcionario nunca. Y creo que tú tampoco, Tristán...

T: (Niega con la cabeza).

A: La cosa de la seguridad no la hemos tenido nunca. Es más, una cierta inseguridad siempre te pone mucho las pilas. Éste (señala a su hijo) se pasa con la inseguridad, porque mira como tiene la mano (Tristán tiene la mano vendada). Siempre está dándome sustos porque le encanta la inseguridad, cosa que me jode bastante.

En una entrevista, Cósima decía 'mi madre parece más moderna, pero luego es clásica, snob incluso'. ¿Está en lo cierto?

Sí, soy muy clásica en educación, maneras, en todo... y el punto snob lo tengo, lo reconozco.

Tristán, ¿qué tienes de tu padre y qué tienes de tu madre?

T: He aprendido mucho de los dos...

A: (Interrumpe) No estamos muy a favor del padre en este momento...

Ágatha Ruiz de la Prada decide que la entrevista ha acabado y plantea a modo de excusa, quizá de disculpa, que "iba a ponerse a hablar mal de su ex marido y no procede". Se quita el micrófono y vuelve a ese estudio por el que camina con la altivez de las mujeres de otra época (la de sus antepasados aristócratas, quizá).

Tristán la sigue, con una media sonrisa que no ha desaparecido en ningún momento de entre su espesa barba y que contrasta con el rictus serio de su madre. Quizá aprendió la lección cuando Ágatha se arrodilló ante aquel Rothko: lo importante es hacer lo que uno quiera cuando quiera. Y, ante las adversidades, llenar la vida de disciplina, de trabajo y, sobre todo, de color.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 16 Ene, 2021 1:57 am

Imagen
Paloma posa así ante el objetivo del fotógrafo de moda del momento, Valero Rioja, más sexy que nunca.


PALOMA CUEVAS
SU (MACIZA) REVANCHA EN LOS MEDIOS

Paloma Cuevas ha pasado las Navidades en el Caribe y ha vuelto a España renovada. La vemos en fotos más guapa y sexy que nunca y prepara un nuevo proyecto profesional con Rosa Clará. A la espera de que Ponce firme el divorcio de una vez, parece dispuesta a rehacer su vida.

ANA G. ROMERO


CUANDO SALTÓ LA NOTICIA DE QUE Enrique Ponce tenía un asunto con una joven almeriense, nadie podía creerlo. El diestro y su mujer, Paloma Cuevas, eran la pareja perfecta.

Pero Ponce y Ana Soria decidieron mostrar las pruebas de su ¿amor? a bombo y platillo en las redes sociales. Tanto el torero como la joven de 22 años publicaban sin parar imágenes y vídeos de sus encuentros. En barco, en la playa, en la nieve, en el dormitorio, e incluso en la plaza de toros, escribiendo una A en la arena que a muchos aficionados les pareció algo ridículo.

O publicando infinidad de imágenes del cachorro Ney, el perrito que la pareja ha adoptado, que parece hacer el papel de hijo de ambos, y al que el diestro torea en el campo.

Soria posaba con un traje de baño blanco y negro, el mismo con el que varios años antes había posado Paloma. Llegó su cumpleaños, y publicaba una foto, de niña, a lomos de un caballo blanco. Igual que había hecho Paloma en su momento.

No había otra mejor que Paloma, y sigue sin haberla. Paloma, a sus 48 años, está estupenda. Durante estos meses ha permanecido callada. Discreta. Elegante. Llevando la procesión por dentro, en privado con los suyos.

Paloma y Ana son dos tipos de belleza completamente distintos. “Paloma es una mujer espectacular, una mujer ya hecha, guapísima. Ana es una niña muy mona –ya veremos cómo estará con 48 años–, parece una modelo, pero nada más”, cuenta a LOC alguien cercano a la familia.

Y Paloma parece haber resurgido. Está empezando otra vida, aunque por supuesto volcada en sus hijas y sus padres. Tiene mucha fe y fuertes convicciones religiosas –además es muy devota de la Virgen de Guadalupe–, y el pilar de su vida siempre ha sido la familia, además de estar muy pendiente de sus amigos.


PATRIMONIO FAMILIAR

Quienes la conocen dicen de ella que es una mujer que se cuida, sana en todos los sentidos, muy educada y divertida.

Cuevas se encarga de gestionar el patrimonio familiar, el de sus padres y el suyo propio, una economía que no depende de sus apariciones en medios de comunicación; de hecho, jamás ha cobrado por los reportajes publicados, por ejemplo, en ¡Hola!

Llegaban las Navidades y, mientras muchos esperaban que Enrique pasara las fechas clave en la casa familiar con sus hijas, él elegía disfrutar de las vacaciones con Ana –según se dice, por exigencia de la joven, que prefiere que Enrique no pase mucho tiempo tan cerca de su todavía mujer–. Por su parte, Paloma viajaba a República Dominicana con las niñas y con su primo y la mujer de éste.

A pesar de tener grandes amigos en Punta Cana, entre ellos Julio Iglesias, Paloma decidió alquilar una casa que le ayudó a encontrar la ex Miss España María José Suárez. Una Navidad muy diferente que también han disfrutado junto a Juan Peña y su mujer, Sonia González, ya que el padre de ésta, Dámaso González, y Victoriano Valencia, fueron grandes amigos.

De este viaje ya se han podido ver fotografías en las que se ve a Paloma en bikini luciendo una figura de escándalo que nada tiene que envidiar a nadie. Ni siquiera a Ana Soria.

Ahora ha vuelto a actualizar sus redes. Y sus stories son divertidas, como la del dinosaurio andando por la nieve en Madrid con la música de Jurassic Park, entre otras, que dan muestra de su buen estado de ánimo.

Cuevas deseaba un feliz 2021 a desde su cuenta de Instagram con una foto espectacular que ha dejado a muchos con la boca abierta. Una imagen que dista de la idea quizás un poco ñoña que muchos tenían de ella. Está guapa, reluciente, actual, serena, diferente. Recuperada y hasta sexy.

Esta fotografía, tomada por Valero Rioja, forma parte de una serie de instantáneas que se han hecho para ilustrar todos esos cambios profesionales que va a haber en la vida de Paloma. No se trata de una foto social, ni se ha hecho para alguna marca en concreto ni una colaboración concreta; es un reportaje que se empleará en ilustrar sus temas profesionales, que pronto verán la luz, como diferentes marcas y proyectos propios.

Recientemente se rumoreó que Cuevas tenía una nueva ilusión con el doctor Ángel Villamor, algo que se quedó en un bulo. Personas de su círculo niegan rotundamente que Paloma tenga nueva pareja.

Centrada en su familia y en su trabajo, Paloma está muy ilusionada. De momento, el único proyecto que ya se sabe es su nuevo trabajo con Rosa Clará, una unión que la catalana llevaba buscando desde hacía años pero que nunca llegó a cuajar. Y parece que ahora sí ha llegado el momento. Ambas viajaron juntas, el pasado mes de diciembre, a México y Estados Unidos para trabajar en la colección de fiesta que preparan, y que será la primera que diseñe Paloma.

Hasta ahora, Paloma había hecho sus pinitos en el diseño de moda con Clará, ya que hizo algunos cambios en alguno de los modelos que ha lucido, personalizándolos.

De sus publicaciones más recientes ha desaparecido Enrique Ponce. Incluso si en una foto original él salía, ella la ha subido recortada. Como si Ponce ya no formara parte de su vida.

Mientras, el diestro sigue sin firmar el divorcio, una situación cómoda y protectora: mientras siga casado, no puede cambiar su estado civil con Soria por muchas presiones que pudiera recibir por parte de ella. Lo que sí ha dejado claro Paloma es que no hay vuelta atrás.


LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 16 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 16 Ene, 2021 12:41 am

Imagen

PALOMA CUEVAS Y SUS FOTOS ‘SEXY’ DE VALERO RIOJA

BEATRIZ MIRANDA





EL CLUB DE LAS DIVORCIADAS. Una conocida de Vitoria acaba de escribir (y autoeditarse, que tiene más mérito) el libro Felizmente divorciada, que está teniendo muchísimo éxito. Esther Jaurreta, su autora, tiene mucha gracia escribiendo; se ha inspirado en su propia vida para narrar la historia y ha dado en el clavo sobre uno de los temas del año. Los divorcios se han multiplicado tras el confinamiento y aún España entera está en shock tras la separación de Paloma Cuevas y Enrique Ponce. Paloma está ahora en plena fase ave fénix y todos estamos de su parte. Me entero de que se ha pagado de su bolsillo unos retratos más sexys de lo acostumbrado para irlos colgando en Instagram con cuentagotas (¿o acaso prepara un nuevo proyecto profesional propio?), un trabajo excelente firmado por el fotógrafo más cotizado del momento, Valero Rioja, quien por cierto sale en nuestra lista de gays más influyentes. Que la mujer más famosa de país en este momento se haya costeado unas fotos de estudio (sin tirar de archivo de ¡Hola!, donde suele comparecer más virginal) para recordarnos a todos (especialmente a un par de dos) lo buenorra que sigue estando a sus casi 50 es una vendetta maravillosa, impensable en una señora que creíamos hasta la fecha incapaz de hacer algo así. Todos somos Paloma Cuevas de alguna manera. Sólo le queda prologar el libro de Esther Jaurreta (por cierto, directora de comunicación del Hospital Quirón de Gasteiz), igual que hizo hace tiempo Isabel Preysler en otro texto que versaba sobre el asunto. ¿Acaso hay alguien más experta que ella en la materia? También recuerdo otro libro que escribió tras divorciarse la ex de Bono, Ana Rodríguez. Otra dama que se quitó cien años de encima cuando dejó de dormir con su marido.


‘LOS BRIDGERTON’. Está todo el mundo flipando con la serie de época Los Bridgerton (Netflix), pero a mí me parece que es una especie de versión antique de Gossip Girl narrada por Julie Andrews que sólo se salva por lo bien que ambienta el periodo de la Regencia en Inglaterra. El estreno de la serie ha coincidido con la presentación de la última restauración del cuadro de Goya La condesa de Chinchón, esposa de Manuel Godoy, una mujer que vivió en esos mismos años (principios del XIX) y que acabó separándose de su marido cuando éste perdió el poder al salir la familia real de España en 1808. El cuadro, al igual que Los Bridgerton, retrata muy bien la moda de aquel momento, la de los vestidos con escote balconette que tanto se pusieron Paulina Borghese y María Antonieta entonces y, unos cuantos siglos después Esperanza Aguirre en una fiesta de este periódico junto a Ágatha Ruiz de la Prada vestida de logo de EL MUNDO.


@ANACRÓNICOS. Para trajes de aquella época (bueno, un poco más avanzado el siglo), la de un grupo de espontáneos que acabo de descubrir en Instagram y se hacen llamar @anacrónicos. Se divierten haciéndose fotos vestidos de la era victoriana inglesa o con atuendos propios de la guerra de secesión americana (1860’s). Sus posados estos días en la nieve con capotitas, miriñaques y manguitos de zorro son geniales, mucho mejores que los desnudos de Cristina Pedroche, Anabel Pantoja y medio famoseo nacional, que no saben aportar otra cosa que quitarse la ropa. Igual que Penélope Cruz, denunciando la situación de La Cañada Real desde el calor de su chimenea. Con nuestro alcalde que nadie se meta, como si no fuera consciente de la situación. De todo lo que he visto en redes estos días me quedo con las imágenes gélidas de Miss Beige, la artista conceptual que va siempre de ese color y se puso una mochila de Glovo en ARCO. Aunque para mí, en realidad, la única que borda los looks après ski es Elena Foster, estos días en Saint Moritz con su marido de paseo. A ella Filomena le sienta bien, de hecho cada navidad se marca una ventisca voluntariamente y se retira a sus aposentos en las cumbres borrascosas francesas. El frío rejuvenece y tapa defectos, por eso jamás la pillamos en biquini.


EL MUNDO / SÁBADO 16 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 16 Ene, 2021 12:25 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





VASILE REDESCUBRE A GEMIO. Mientras prepara la ineluctable ejecución de Paquirrín con algún especial titulado Cantora: el veneno era él, Vasile timonea su nave capitana, que es Sálvame, por la galerna del linchamiento de un famoso de ayer u hoy. Y ha encontrado en la oscura, por mal iluminada, entrevista de Isabel Gemio a María Teresa Campos, masacrada con su tribu en la Checa Deluxe de Jorge Javier, un pimpampúm en el que ejercitar su acreditada técnica de demolición personal y profesional. Es la peor cara de un programa y una cadena que se convierten en la verdadera “cadena triste” de la tele. Triste y miserable. No han vacilado en agredir a Gemio en la tarea de su fundación para niños discapacitados como el suyo. Y se anuncia el Deluxe con Nilo, que un buen día dejó a su pigmaliona con la criatura y se largó a Alicante.




Y DE SOPETÓN, QUERELLA DE CALDERÓN. En Cantora. La herencia envenenada, Paquirrín no sólo puso verde a su madre, de cuya fama vive, sino a Ramón Calderón, albacea y gran amigo de Paquirri, al que llamó de todo: ladrón y, muy repetidamente, “sinvergüenza”. Como buen folclórico, le amenazó con “llevarlo a los tribunales”, pese a que el cuento del cuarto de los trajes-fantasma donde Kiko vio la luz se ha demostrado el mayor cúmulo de falsedades de la historia de la tele. No contó con que Calderón cumpliría lo prometido, querellarse contra él, y lo ha hecho. El contraveneno de la herencia puede salirle caro al hijo de la Pantoja, que ahora ya no es mala madre y mala viuda, sino mala abuela por teléfono.






FAMOSAS POR LA CISTITIS Desde que tenemos Ministerio de Igualdad, las mujeres se desnudan más que nunca, pero, eso sí, para demostrar su empoderamiento. Mientras se prohíbe que haya azafatas en la Fórmula 1 porque “cosifican” a la mujer, las mujeres populares o que aspiran a serlo –y a cobrar por ello– no dejan de ofrecernos su obra intelectual in puribus, que queda mejor que “en pelota”. Empezó Cristina Pedroche, la más lista del barrio, posando sus pliegues y repliegues sobre la nieve, y la ha seguido un centón de famosas o aspirantes, influenceras, tronistas y actrices con cicatrices intelectuales visibles en la cara y en la cruz. La última ha sido Anabel Pantoja, que posó sus opulencias sobre el níveo elemento, dando a las jóvenas un pésimo ejemplo de invitación a la cistitis.





LAS CHICAS DE IRENE, CONTRA ‘PRETTY WOMAN’ La propia ministra de Igual-da-de-loque-sea-ministra hace declaraciones pasmosas. Como si no tuviera servicio, dice que “las mujeres deben tener derecho a tumbarse en el sofá a ver series”. Se ve que el heteropatriarcado lo impide hasta en los siete años que viven más que los hombres. Su mano derecha, Beatriz Gimeno, va más lejos en su lucha contra el machirulismo y ha censurado que una cadena privada emitiera Pretty woman, donde una prostituta deja el oficio gracias a un millonario. ¡Si fuera comisario! Lo próximo será prohibir La cenicienta, modelo de amorío heteroasqueroso que permite pasar de la nada a marquesa. Digo, a princesa guillotinable.


EL MUNDO / SÁBADO 16 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por jo tia » Sab 09 Ene, 2021 2:30 am


cristipedroche
Todos nos quedamos embobados mirando lo preciosa que es la nieve pero también es muy bonito e importante mirar hacia adentro.



Helado de marisco

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 09 Ene, 2021 2:15 am

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





AÑO NUEVO Y PONCE SIGUE SIN FIRMAR. Desde que Ana Soria entró en nuestras vidas a lomos de aquel cocodrilo piscinero, hemos defendido en solitario y ante la incomprensión general que Enrique Ponce no firmaría los papeles del divorcio. Al menos, en los términos que acordó con su todavía esposa Paloma Cuevas. Y que no lo haría, aunque el entorno de la engañada lo creyera, por una razón tan vieja como el mundo y los amores del mayor y la menor: por dinero. Se publicó en muchos medios que Ponce firmaría al terminar la temporada, o después del Pilar, o después de la operación de hernia, o al acabar el año fiscal, o como regalo de Reyes. Y nada: mucha foto de dorso y de torso, mucho mivida y mucho tusabesque, pero firmar, ni hablar. Hasta que no renegocie el acuerdo ya firmado por Paloma, Enrique no firmará. La vida de soltero casado o separado sin divorciar es muy grata. Hasta que la suegra se harta. Entonces, sí: a firmar, a casarse y lo que haga falta. De momento, ágrafo.




PAQUIRRÍN SE QUEJA DE MAMÁ. Érase que se era un hijo casi cuarentón de una famosa tonadillera, llamada Isabel. Y hacía tres años que las andanzas personales y profesionales de esa criatura, llamémosla Paquirrín, no interesaban a nadie y nada se pagaba por ellas. Para colmo, llegó el virus y se acabaron los conciertos del DJ. Ni la petición de un subsidio de paro para paliar su indigencia logró conmover a la opinión corazonera. Y para colmo, lo pillaron poniéndole los cuernos a su señora, fue a al Poli Deluxe y dijo que se sentía feo y que tenía mucha depresión. Ni caso. Entonces decidió atacar a su madre y en un programa antológico, La herencia envenenada de Cantora, empezó a cobrar. Mas, ay, la madre, a la que insultó, ahora no le dirige la palabra, y Paquirrín se indigna por haber tenido razón. ¿No era mala su madre? Pues ya lo cobró.






KIM KARDASHIAN SE SEPARA. La curvitremenda Kim, la más famosa de las Kardashian, que son las máximas responsables del sobrepeso femenino en medio mundo, se separa del rapero Kayne West, a quien el entorno curvy de la tremenda achaca no estar en sus cabales. Vamos, que está loco. O que se lo hace para huir de un matrimonio agotador. Las pistas de la separación se bifurcan: los medios piadosos dicen que están yendo a terapia; los severos, que Kim ha contratado a una abogada especialista en divorcios. Y ahora llega lo más entretenido del chismoseo: ¿Hay terceras personas? ¿Hay terceros personos?







JOSÉ MOTA, FUERA DEL PARAÍSO.Mucho se ha celebrado la parodia de Cinema Paradiso con que José Mota se rindió homenaje a sí mismo en estas fiestas ya lejanas. Y será por la celebración o porque ya tocaba, Juan Muñoz, el que fuera 20 años su compañero en Cruz y Raya, se ha despachado con unas declaraciones tremendas contra el humorista, diciendo que la fama y, sobre todo, el dinero lo han cambiado por completo. Y que durante años creyó que era su amigo el que sólo es amigo de sí mismo. Puede quedar con Paloma Cuevas. A las guapas les gustan los que las hacen reír. O eso dicen.


EL MUNDO / SÁBADO 9 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 09 Ene, 2021 2:14 am

NADA QUE SUPERE A GALLARDÓN VESTIDO DE BALTASAR

BEATRIZ MIRANDA





‘FREAKS’ DE BUENA FAMILIA. Las imágenes de Leticia Sabater saliendo de comisaría al volante de su coche tras declarar por la fiesta ilegal celebrada en su casa en Nochevieja me dan una pena tremenda. Siempre me ha suscitado ternura esta chica; durante años ha permitido que se rían de ella en televisión a cambio de dinero, de acuerdo. Pero su imagen es aún hoy más grotesca: se plantó ante las autoridades con un chaleco de peluche rosa y unas trenzas postizas de color morado hasta los pies en plan Lucrecia, otra presentadora de programas infantiles que ha tenido mejor suerte que ella. Leticia, como Yola Berrocal, es de una buena familia de Madrid. Su padre era ingeniero de minas y su madre tiene nada menos que dos apellidos compuestos. Al principio, no la apoyaron en su carrera artística, cuando iba por buenos derroteros. Ahora, imagino que tragan con las excentricidades de la niña pasados los 50. Leticia se ha prestado a cámaras ocultas de sexo en la playa, ha ganado algún reality, salió con un hijo de Jesús Gil, se casó por la iglesia con un prestamista del mundo de la noche que desapareció en 2009, cantó la Salchipapa y se operó de estrabismo y de un aumento de pecho. Ahora vive de algún bolo que otro y de alquilar su mansión en Villafranca del Castillo. Por cierto que ya es demasiado frecuente lo de alquilar un casoplón para una fiesta y te lo dejen hecho un cristo. Conozco la historia del elenco de una famosa serie adolescente que celebró una rave en un chalé que poco tenía que envidiar a la de Llinars... Los asistentes dieron positivo en todo menos en leche sin lactosa. Aquello parecía la zona cero de Manhattan al día siguiente. Y el dueño del chalé aún está pagando la reparación de los daños...


LOS CAYETANOS ‘ASALTAN’ EL CONGRESO. os de Scalpers no han podido tener más suerte. Habían previsto una acción publicitaria cayetana frente al Congreso de los Diputados el día que comenzaban las rebajas, vistiendo a 30 modelos con sus sastrecitos apretados reclamando a los políticos que mejorasen su imagen. Lo que no sabían es que el Capitolio estadounidense iba a ser asaltado esa misma noche. Así que la jugada les resultó perfecta. Parecía que aquello era su propio asalto a las instituciones españolas, eso sí, vestidos de traje y no de Davy Crockett. Borja Vázquez, ceo de la marca en la que trabajaron años ha los hermanos Medina, insistió en la pésima apariencia de nuestros gobernantes, y reveló la identidad de dos clientes de su enseña: José Bono y Juanma Moreno Bonilla. Por cierto, mi mejor regalo de reyes han sido dos latas de medio kilo de las patatas fritas gallegas Bonilla a la Vista (no es publicidad, de momento puedo pagarme el aperitivo). No las encuentro en Madrid y me desespera. Me van a durar un asalto. El asalto.


LETIZIA ES BERNARDA ALBA. Creíamos que iba a reciclar vestuario el día de la Pascua Militar, pero nos sorprendió estrenando tímidamente dos prendas bastante corrientes: una falda gris tubo calentita y una blusa con botonadura lateral muy moderna. Doña Letizia no quiso destacar una vez más en un acto oficial, en la calle toda de negro, con una capa de Carolina Herrera sobre la que dejó caer su melena en cascada. Parecía Bernarda Alba, en su caso de luto por los españoles muertos por Covid. Echamos de menos el armiño, después de tantos feos a la Corona por parte del gobierno cualquiera le hubiera dado pasteles a esa izquierda que les ningunea. Pero Letizia no es así; cuando vienen malas, ella se hace bicho bola.


NEGROS PINTADOS.No ha habido cabalgata, sino performance bailonga de Almeida y Levy con los reyes magos. Ellos sí que saben reírse de sí mismos. Por cierto, qué ganas tenemos de casarles, entre ellos mismos o con otras personas. Estuvieron genial, pero nada que supere a Gallardón con la cara pintada con un corcho quemado disfrazado de Baltasar hace mil años.


EL MUNDO / SÁBADO 9 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Vie 08 Ene, 2021 3:41 pm


Ángela Dobrowolski ingresa en prisión provisional

Ángela Dobrowolski, ex mujer del productor Josep María Mainat, vuelve a saltarse las normas y a desafiar a la justicia. El pasado lunes, 4 de enero, la ex pareja de Mainat fue detenida por allanamiento de morada después de que intentara colarse en la casa de su marido por el tejado. Ángela Dobrowolski, que fue encontrada por la policía en el patio de la casa, ha contado que su intención era ver a sus hijos. Es lo que intentó explicar a los agentes, pero cabe recordar que Ángela Dobrowolski tiene una orden de alejamiento de los niños impuesta por el juez y por eso procedieron a la detención.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Jue 07 Ene, 2021 5:58 pm


Crónica Rosa: ¿Qué pasa con el divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas?
Federico comenta toda la actualidad del corazón con Alaska y Beatriz Cortázar.

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 02 Ene, 2021 2:07 am

Imagen
EL DIESTRO PASA NAVIDAD CON ANA SORIA PARA TENER LA FIESTA EN PAZ El protagonista de la ruptura/romance del año quería estar en casa en Nochebuena con su todavía esposa e hijas. La joven novia, recelosa de que aún no haya firmado el divorcio, se impuso y cenaron el Almería


LA DECISIÓN SALOMÓNICA DE ENRIQUE PONCE PARA TENER LA NAVIDAD EN PAZ

Iba a pasar Nochebuena con su familia pero ha preferido pasar todas las fiestas con su novia. Sus amigos apuntan a los recelos de Ana por los rumores de reconciliación con Paloma y porque no haya firmado aún su divorcio.

CONSUELO FONT


Ana Soria nos sigue regalando imágenes inéditas de su novio, el diestro Enrique Ponce, Las últimas descorchando una botella de champán (con un cinturón de Hermes) en Sierra Nevada, adonde la pareja del año ha ido a despedir 2020. También, la joven nos sorprendía colgando en sus redes sociales una foto de su amado de espaldas sentado en la cama y sin ropa. Pero para llegar a esta situación aparentemente apacible, Ponce ha tenido que tomar una dura decisión...

El culebrón de 2020, protagonizado por el torero Enrique Ponce (49), su todavía esposa Paloma Cuevas (48) y la almeriense Ana Soria (22), por cuyo amor el diestro rompió en julio su modélico matrimonio de 24 años, tiene pinta de no dar tregua este 2021. Se había publicado a bombo y platillo que Ponce tenia intención de hacerse un Almendro. Es decir, como en el anuncio de turrón, pasar la Navidad en su antiguo hogar del señorial barrio de Rosales con Paloma y sus dos hijas de 12 y 8 años.

Imagen
Enrique Ponce, esta Nochevieja.

Pero parece que dio marcha atrás y tras permanecer unos días en Madrid con sus niñas, regresó en vísperas de las fiestas a Almería junto a su novia, con la que convive en un ático alquilado con vistas al mar. Esta semana, el torero recibía un trofeo taurino, la oreja de oro, que dedicaba en su Instagram a Ana Soria con "va por ti, mi amor", un romántico gesto de esos que últimamente apenas dejaba entrever en las redes. Sonaba a desagravio por esos rumores de reconciliación con su todavía mujer que persiguen al diestro. En cualquier caso, que los enamorados pasaran juntos la Nochebuena parece un gesto de poder de Ana, al parecer dolida porque Paloma siga siendo la legítima.

Los adictos a la prensa rosa no ganan para sustos con los cambios de tercio por los que discurre este serial a tres bandas, que tuvo punto de partida el 1 de julio, cuando Semana anunció la inesperada separación de una de las parejas más estables del famoseo patrio.

Sus allegados sabían que atravesaban una crisis que atribuían al desgaste de su larga unión y al deseo de Paloma de que se cortase la coleta, pero no sospechaban su drástica ruptura, pues habían pasado juntos el confinamiento en Cetrina, su finca de Navas de San Juan (Jaén) junto a sus hijas y los padres de Paloma, Victoriano Valencia, ex torero y apoderado del marido de su hija, y Paloma Ruiz.

LOC logró la primera reacción de Paloma, quien aseguró que el cariño seguía intacto pero se habían dado "un tiempo de reflexión", desmintiendo que hubieran iniciado trámites de divorcio. En esas irrumpió Ana Soria, una rubia almeriense 27 años menor que el torero, hija de un abogado y estudiante de Derecho en Granada, la tercera en discordia sobre la que Paloma había eludido pronunciarse. "A mí siempre me ha negado este tipo de cosas" .

Pero la inusual reacción de Ponce, un torero serio y muy discreto, puso contra las cuerdas a su mujer, ya que contradijo su versión, proclamando a los cuatro vientos su amor por la almeriense. Un noviazgo que parecía avanzar a ritmo de Ferrari hacia la vicaría pese a que según el diestro había surgido siete meses antes, aunque su novia aseguró que llevaba dos años separado de hecho. Siguió un verano de arrumacos públicos en la costa almeriense, inmortalizado por esa imagen de la pareja cabalgando un cocodrilo hinchable, que copó las portadas de la prensa rosa.

Algo que dividió el país en poncistas, que jaleaban al cincuentón por ligarse a una veinteañera, y palomistas, partidarios de la esposa puesta en solfa. Gestos impensables en Enrique, como dibujar la A de Ana en el albero antes de la faena, enconaron además al mundo taurino. Pese a que cuajó una buena temporada -en plena pandemia toreó 16 corridas- su imagen de torero serio quedó tocada para muchos aficionados a los que desagradó su sobreexposición en la prensa rosa.

Paloma Cuevas que, según sus allegados, lo pasó fatal por verse arrastrada a este huracán mediático, decidió sellar su boca y recluirse en Cetrina con sus hijas, discreción que le ha hecho ganar muchos enteros en su imagen pública y probablemente también a ojos de su todavía marido.


GRABAR CON JULIO IGLESIAS

Ponce, aunque tras el verano inició una nueva vida con su novia en Almería, parece que hizo examen de conciencia. Más remiso a prodigar públicas carantoñas con Ana, han chocado gestos suyos como acudir al cumpleaños de Paloma en septiembre celebrado en casa de su íntimo Luis Alfonso de Borbón.

También sus cada vez más frecuentes viajes a Madrid para estar con sus hijas, a las que añora mucho, y en los que comparte planes con su todavía mujer, como la función que por Santa Cecilia organizaron en diciembre en el colegio de Bianca.

Su relación con Paloma es excelente, tanto que aún tiene llave de su antiguo hogar, cuya puerta está siempre abierta para ver a sus niñas. Pero lo que más llama la atención es que, inexplicablemente, sigue sin firmar el divorcio de mutuo acuerdo que Paloma hace tiempo ha rubricado, aduciéndose unas cuestiones fiscales poco convincentes.

En medio de esto, un reconocido digital taurino, Eurotoro, dejó caer a principios de diciembre un bombazo que ya era un rumor en el entorno del torero: "Ponce está a punto de reconciliarse con Paloma Cuevas y volver a casa por Navidad, como dice la famosa marca de turrón". Noticia a la que sus protagonistas reaccionaron de inmediato, seguramente por surgir de un medio que controla los entresijos taurinos. Por su parte, Paloma aseguró en ¡Hola! que "su decisión de divorciarme es firme" y Ponce publicó una foto en su Instagram, medio en el que últimamente poco se prodigaba, donde aparecían sus manos entrelazadas a las de su novia acariciando a un cachorrito de raza beagle cuyos problemas de salud les han tenido en vilo, al contagiarse de parvovirosis, enfermedad muy grave en las crías.



Se adujo que éste era el motivo de los rostros serios que últimamente exhibía la pareja, aunque según un allegado al diestro la cosa va mas allá. "No dudo que Enrique siga enamorado de Ana, pero en toda relación, cuando las cosas se asientan, ves todo con más realismo". Según este personaje, a Ponce le irritaba que Ana se prodigase tanto en Instagram, cosa muy común entre los veinteañeros, incluso le pidió que parara, porque su familia lo ve y sufre, algo que no puede soportar. Asimismo, Paloma está muy sensibilizada en proteger a las niñas, lo que obliga a Enrique a verlas en Cetrina o Madrid en un hogar que ya no es suyo, y con sus ex suegros delante, lo que es un trago por muy bien que se lleven.

También apunta a que asimilar tan radical cambio de vida tiene que ser complicado para el torero. "No le veo en una ciudad tan tranquila como Almería, a Enrique, que es muy animado, le va Madrid y esas fiestas con amigos de alto nivel donde se arranca por rancheras, o cruzar el charco para grabar con Julio Iglesias y compartir veladas con Luis Miguel... La vida que hacía con Paloma. Además ahora, por la pandemia, no puede hacer la temporada en América, y para él torear es una droga de la que no puede prescindir".

Tampoco para Ana Soria el cambio ha sido fácil, pues renunció por Enrique a cursar su beca Erasmus en Polonia. Y aunque se matriculó en Derecho en Almería no la han visto por las aulas. Aparte, la mayoría de sus amigos estudian en Granada. Su vida, con 22 años, es similar a la de sus padres, cercanos a la edad de Ponce.

Imagen

Curiosamente, es Paloma Cuevas quien ahora parece reforzada, pues superado el mal trago, se ha ganado el respeto por su actitud. De su boca no ha salido un reproche. Discretísima, vive volcada en sus hijas y en sus padres, y en la colección de moda que prepara con Rosa Clará, con quien acaba de viajar a México, donde tiene buenos amigos como el cantante Luis Miguel o la familia del pintor Botero.

A sus 48 años, sigue siendo una mujer muy deseada, incluso últimamente se le ha atribuido un romance con el doctor Villamor, el traumatólogo del Rey Juan Carlos, que operó a Ponce de su "rodilla catastrófica" tras su cogida en 2019. Pero Paloma, una mujer con agenda top de amigos y patrimonio propio, al que sumará el reparto de gananciales tras su divorcio, no parece dispuesta a comprometerse a corto plazo. Y ante los rumores de supuesta reconciliación, también ha dejado claro que no hay marcha atrás en su divorcio, lo que corrobora su entorno, donde ven casi imposible que, después del escándalo, pudiera producirse un perdón.


EL MEDICO DEL REY, MOCITO FELIZ DE LA TODAVÍA MUJER DE PONCE



Hace unas semanas, el programa 'Viva la vida', que emite los sábados y domingos Telecinco, desveló que Paloma Cuevas podría haber comenzado una nueva relación tras su sonada separación de Enrique Ponce en julio. Las pistas apuntaban a que se trataba del traumatólogo Ángel Villamor, conocido por operar al Rey Juan Carlos y de intervenir a Ponce en 2019 en su "rodilla catastrófica". Los medios corrieron a asediar al doctor para que confirmara o desmintiera la relación pero éste sólo sonrió enigmático. "Perdonad, pero es que no, no... Me hace gracia todo esto que hacéis". No fue el caso de la interesada, que enseguida quiso desmentir que hubiese iniciado una relación con el famoso médico. "No voy a entrar a desmentir ningún tipo de especulación sin sentido", dijo. La revista 'Semana' recabó también el testimonio de las amigas de Paloma, que negaron que el romance fuera cierto. "Nos ha dicho que no. No está para eso, ella está ahora en otras cosas".

La hija de Victoriano Valencia parece decidida a rehacer su vida. No sólo se ha ratificado en su intención de divorciarse de Enrique Ponce, sino que además preparara una colección para la diseñadora Rosa Clará con la que recientemente acaba de viajar a México. Allí, Paloma conserva buenas amistades como el cantante Luis Miguel, amigo también de Ponce, aficionado a cantar.

Villamor saltó a la fama tras operar en 2011 al Rey Juan Carlos. "Se ha sometido a operaciones de espalda, de rodilla y varias de cadera y siempre ha sido un excelente paciente, muy trabajador", dijo a LOC. El traumatólogo es también dueño y director de la Clínica ¡Qtra Medicina Avanzada de Madrid. ¡Un partidazo!



LA OTRA CRÓNICA EL MUNDO SÁBADO 2 DE ENERO DE 2021

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Sab 19 Dic, 2020 3:01 pm

LAS CUATRO ESQUINAS

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS





ESTHER DOÑA, PASARELA DE MEDIO LUTO. No ha pasado un año y la viuda del marqués de Griñón, que no es lo mismo que "la marquesa viuda de Griñón", porque la marquesa es Tamara Falcó, sale de nuevo en la portada de ¡Hola! con un sari fulgurantemente hindú y una revelación de ultratumba. No sólo no piensa quemarse en una pira, como antaño las hindúes al morir el marido, sino que, según dice, el propio Griñón, desde el Más Allá, haría de celestino para encontrarle pareja, como le prometió en vida. Suponemos que antes de que una denuncia de ella lo mandara al calabozo por supuestos malos tratos, en aplicación de la Ley de Violencia de Género, rabiosamente anticonstitucional, por la que toda mujer que denuncia a un hombre, aun sin pruebas, lo manda tras las rejas.





‘SEMANA’ EN BUSCA DE NOVIO A LA VIUDA. La revelación celestial y celestinesca de Esther tenía aparente confirmación terrenal en la portada de Semana, que saca a la bella viuda de la mano de un señor de su edad, divorciado, con una hija, y riéndose mucho, pero mucho, mucho. No es la primera mujer guapa, ni la última, que dice que busca un hombre que la haga reír, y aquí, ambos ríen a mandíbula batiente. Además, él le pasa en otra foto una mano por la espalda. No baja mucho, pero es muy cariñosa. Demasiado. Como que ayer sacaron un comunicado diciendo que no hay nada de nada. Naturalmente, eso hizo suponer que sí que hay algo con otro, o con otra, o con otros, y se quiere evitar el lío. En un par de portadas o tres, aparecerá o aparecerán, seguro.







PAQUIRRIN, A LA DISCOGRÁFICA DE MAMÁ. Hace mucho tiempo, pero no tanto, el hijo de Paquirri y la Pantoja era "mi pequeño del alma / con su piel de canela" y acompañaba a mamá en los espectáculos. Eso fue antes de denunciar que le había robado y decir lo de "has ido de la viuda de España toda tu pvta vida". Cuando Isabel presentó con Universal su último disco, uno de los tres que dejó grabados con temas de Juan Gabriel, el de la piel de canela la acompañaba en un tema de ocho minutos que no contribuyó precisamente a evitar el fracaso. Y hete aquí que Universal ficha a Kiko como cantante y figura de la compañía el 22, día de la Lotería de Navidad. Casualmente, el jefe es el marido de Eugenia, la ex y amiga de Fran Rivera, cuya hija Tana trabaja allí. Casualmente.






NEY, CON SOBREDOSIS DE
AZÚCAR.
Alguien debe intervenir para salvar a Ney, el perrito de Ponce y Ana Soria, que ya ha tenido que pasar por el quirófano. Al lado del doliente animalito posan los papadoptantes, que le han dedicado en Instagram un mensaje tan, tan, pero tan almibarado que, a este paso, acabará diabético o, simplemente, acabará. La pareja le declarado su amor y dependencia en tales términos de incondicionalidad que no sabemos qué guardarán para el bebé. Él sigue sin firmar los papeles del divorcio, así que tenemos Ney y azúcar para rato.


EL MUNDO / SÁBADO 19 DE DICIEMBRE DE 2020

ECOS DE SOCIEDAD

Mensaje por Invitado » Mié 16 Dic, 2020 4:59 pm


Crónica Rosa: ¿Verá Enrique Ponce a Paloma Cuevas esta Navidad?
Federico comenta toda la actualidad del corazón con Isabel González, Alaska y Paloma Barrientos.

Arriba