DE CINE

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: DE CINE

DE CINE

Mensaje por Invitado » Mar 16 Abr, 2019 8:44 pm

Análisis del 1º episodio de la ultima temporada de Juego de Tronos -Winterfell- SIN SPOILERS

DE CINE

Mensaje por Invitado » Mié 03 Abr, 2019 5:42 pm

GRACITA MORALES en Cómo está el servicio

DE CINE

Mensaje por Invitado » Dom 31 Mar, 2019 3:28 am

Los últimos jinetes de frontera galopan en un Ford

DAVID GISTAU




KEVIN COSTNER acaba de pasar por España para promocionar ‘Emboscada final –qué pésima traducción palomitera para ‘The Highwaymen’–, la película en Netflix sobre la caza de Bonnie & Clyde y su banda. Fue sometido a una rueda de prensa en la que se...

...declaró consciente de la cantidad de españoles que hay llamados Kevin por culpa de su papel en El guardaespaldas. Era posible intuir su fastidio cuando alguien le preguntó si tanto él y sus personajes recurrentes como la propia película, cargada de una añeja interpretación de la masculinidad directamente sacada del western, son de militancia trumpiana. Qué pesadez.

He aquí, revelada, la mutación actual de la eterna fobia antiamericana. La misma por la cual, antaño, los intelectuales europeos que se interesaban por el cine despacharon las películas de John Ford motejándolas de fascistas. Por supuesto, la palabra fascista, como ahora trumpiano, debía servir como eufemismo negativo de americano. El tipo de superstición cultural que, en el cine, también sufre Clint Eastwood, el autor que una vez dijo que para comprender su América bastaban el jazz y el western. Por eso dejó hechas dos obras maestras como Bird, la biografía de Charlie Parker en la que hay cosas que recuerdan a El perseguidor de Cortázar, y Sin perdón, que contiene una idea de la extinción cultural y de los hombres desconcertados por haber sobrevivido a su propio tiempo revisitada por Hancock y Costner en Emboscada final. El pretexto argumental es seguir la búsqueda de dos veteranos de los Texas Rangers que aún llevan un Colt al cinto y palpan los restos de las hogueras para comprobar su temperatura en un mundo que los deja atónitos por la irrupción de los pulcros G-Men del FBI que son capaces de escuchar lo que otras personas hablan por teléfono. Tan apartado de su siglo está ya ese pistolero fondón, Frank Hamer, incapaz de correr para perseguir a un crío, que, al proliferar los asesinatos que nadie logra detener, tienen que ir a buscarlo a su granja en una escena que, a saber por qué, me hizo pensar en cuando una comitiva de supremacistas blancos encabezada por Jack London hizo lo mismo para sacar de su retiro a Jim Jeffries con objeto de que evitara que un negro, Jack Johnson, se proclamara por primera vez campeón del mundo de los pesos pesados.

La inteligencia europea, la que antes intentó hacer pasar por fascista a un país que combatió el fascismo europeo en las playas y en los bosques, no es consciente del favor que hace a Trump al asociar automáticamente con él todo cuanto es genuinamente americano, todo cuanto se extiende más allá del cosmopolitismo de las grande urbes costeñas. Trump, quien al fin y al cabo es un millonario urbanita que lleva pocos años en la vida pública y sólo tuvo instinto para atender a la porción del país agraviada y olvidada por los mandarines demócratas y por los experimentos de ingeniería social, no inventó sin embargo esa América ni su emulsión cultural. Es anterior a él. Es mucho más grande que él. Incluso la percepción fatalista de su decadencia ocurre antes de Trump. Por circunscribirnos a Emboscada…, hablamos del mito de la carretera y de las grandes distancias esteparias, de los campamentos de los okies de Steinbeck, de los forasteros y, también, de una época, la de la Depresión, durante la cual, por fallar el Estado a sus ciudadanos y dejarlos sin oportunidades, la metralleta Thompson y el gánster que se labraba un destino diferente adquirieron un prestigio social descomunal. El que tenían, en su acepción romántica, Bonnie & Clyde, aclamados como ídolos del pop en los pueblos, pero una pareja de psicópatas a la que esta película trata de poner en el lugar de la memoria que le corresponde.

    Imagen
    ‘BORN IN THE USA’ Como Clint Eastwood, Kevin Costner es un cineasta fascinado por lo genuinamente americano. Ello le ha valido la hostilidad del prejuicio europeo que niega a EEUU incluso la capacidad de dispensar cultura. Si las epopeyas fronterizas de John Ford eran fascistas, las de Eastwood y Costner son reducidas al nuevo adjetivo maléfico: son ‘trumpianos.

DE CINE

Mensaje por Invitado » Jue 28 Mar, 2019 6:07 pm


Rodaje de Kubrick en El Resplandor - The Shining (1980)

Re: DE CINE

Mensaje por Assia » Mié 20 Feb, 2019 7:38 am

El manchego Pedro Almodovar, no solo salio su nombre en los papeles de Panama para pagar lo minimo a Hacieda. Almodovar que dicen (yo no lo se) que cobra subvenciones por sus peliculas segun GOOGLE ha apovechado la falsa propaganda de Rosalia para rodar 1 pelicula en la que la catalana cantara 1 copla de la inemitable Lola Flores: '' A TU VERA '' Que 1 manchego quiera sacar pagne de 1 catalana que no sabe cantar la copla andaluza ni el flamenco ligero, aun tiene pase porque ya sabemos gracias a los papeles de Panama que Almodovar lo que le gusta es el pagne. Al que no perdono si ES CIERTO LO QUE HE LEIDO, ES QUE SEA 1 MALAGUENO COMO ANTONIO BANDERAS EL QUE SE PRESTE A TRABAJAR EN ESA PELICULA BARATUCHA Y HABLANDO Y CANTANDO UN ANDALUZ POSTIZO. VAMOS, QUE ALMODOVAR NO HA SABIDO ELEGIR A COPLA MAS SENCILLA SINO 1 DE LAS COPLAS QUE HIZO GRANDE LA GITANA CANI: LOLA FLORES. ESTAIS TIRANDO A ANDALUCIA Y A SU CULTURA POR EL ESTIERCO.
CUANTOS FALTAS NOS HARIA AHORA OTRO CARLOS CANO QUE OS MANDARA CON SU ''MALA FOLLA'' GRANADINA A LA MIERDA A TODOS ESTOS ANDALUCES TRAIDORES. LA CULTURA ANDALUZA NO ESTA DE REBAJA POR MUCHO QUE LA QUIERAN REBAJAR LAS MULTINACIONALES. CON ALGUIEN CANTO: /// NO SE VENDE POR DINERO// NO HAY QUIEN COMPRE A ESTA MUJER/// MANUELA LA DE JEREZ///

DE CINE

Mensaje por Invitado » Dom 03 Feb, 2019 12:11 am

:spain:

DE CINE

Mensaje por antiespañoles » Sab 02 Feb, 2019 11:02 pm

@borjacobeaga sobre la petición de @vox_es de hacer una película sobre Blas de Lezo: "No me da la puta gana"

DE CINE

Mensaje por Invitado » Sab 02 Feb, 2019 11:00 pm

Abascal: "No vamos a ir a los Goya y no queremos ni que nos inviten. Estamos hartos de que hablen mal de nuestra Patria y no vamos a ir a ningún sitio donde se insulte lo que siente y en lo que cree la #EspañaViva"

:spain:

DE CINE

Mensaje por Invitado » Mar 29 Ene, 2019 2:52 am

Imagen
Si eres fan de los documentales de asesinatos, la conoces.


La historia real que ha inspirado 'True Detective' es más inquietante que la serie (y está en HBO)

■ Niños en bici, satanismo y siniestras amenazas. Estos son los tres casos en los que se basa la nueva temporada de 'True Detective'.

■ Uno de ellos es el de los tres de West Memphis. La trilogía documental 'Paraíso perdido' cuenta su historia, y está disponible en HBO España.



El boom de los documentales criminales de los últimos años, gracias en gran parte a Netflix, nos ha generado un intenso interés por la crónica negra, y un olfato especial para los asesinatos reales. De hecho, es probable que tu serie de ficción preferida esté inspirada en algún suceso que recogieron los informativos hace años. En esta ocasión le ha tocado a 'True Detective'. Así es, la tercera temporada de la aclamada producción de HBO contiene sutiles referencias a tres casos que conmocionaron a Estados Unidos, y que nos ayudan a prevenir posibles giros argumentales.

Damos por hecho que ya le has echado un vistazo al primer episodio de esta nueva entrega; si no es así, te ponemos en antecedentes. Mahershala Ali ('Moonlight', 'House of Cards') es Wayne Hays, un policía que investiga, en diferentes líneas temporadas, el caso Purcell: William y Julie, hijos pequeños de un matrimonio mal avenido de un pequeño pueblo de Arkansas, desaparecen en un paseo en bicicleta, en noviembre de 1980.

Los tres de West Memphis

Nuestros compañeros de la edición estadounidense de 'Vanity Fair' han publicado un artículo en el que analizan los asesinatos reales en los que se ha podido basar Nic Pizzolatto para crear su nueva historia, y es probable que, si eres seguidor del true crime, conozcas uno de ellos, el más evidente:
los tres de West Memphis. Se trata de un caso tristemente célebre en 1993, abierto tras el descubrimiento de los cadáveres de tres niños de ocho años en un municipio de Atlanta: Steve Branch, Michael Moore y Christopher Byers.

Por aquello fueron condenados tres adolescentes: Damien Echols, de 18 años, Jessie Misskelley Jr., de 17, y Jason Baldwin, de 16. En 1996, el documental 'Paraíso perdido: los asesinatos de los niños de Robin Hood Hill' narró esta historia, y pronto se convirtió en un título paradigmático en el género. Te puedes imaginar por qué: las pruebas contra ellos no eran precisamente sólidas. Puedes ver la trilogía completa de este documental en HBO España.



Las referencias que por ahora vinculan este caso con la tercera temporada de 'True Detective' son varias y claras. En primer lugar, el universo donde se ambienta la ficción, West Finger, Arkansas, que nos recuerda a West Memphis, del mismo estado. En segundo lugar, los inquietantes jóvenes que conducen un escarabajo violeta y que tienen cara de pocos amigos. Cuando Wayne Hays y su compañero Roland West (Stephen Dorff) interrogan a uno de ellos, Ryan Peters (Brandon Flynn), le preguntan por su camiseta de Black Sabbath, que si es satánica.

A los tres de West Memphis también se los relacionó con el satanismo y el ocultismo, lo que no queda muy bien cuando te están juzgando por asesinato, y aquello creó cierto pánico social en la época. Por último, sabemos que Amelia Reardon (Carmen Ejogo) escribe una crónica que se convierte en un best seller. La periodista Mara Leveritt hizo lo mismo en 2002: 'Devil’s Knott' fue llevado al cine en 2013, en la película 'Condenados'.

El caso de Jacob Wetterling

Niños en bici y una peligrosa amenaza. El segundo suceso real que podemos localizar en 'True Detective' es el de Jacob Wetterling, un niño de 11 años, de St. Joseph, en Minnesota, que fue secuestrado y asesinado en 1989. Desapareció junto a su hermano y un amigo, pero ellos fueron liberados. Como recuerdan en 'Vanity Fair', el podcast 'Into the Dark' abordó en 2016 este trágico episodio, y recogió la noticia de que Danny Heinrich, sospechoso del crimen en la época de la investigación, había revelado por fin a las autoridades dónde se encontraban los restos del pequeño.

El caso estuvo casi 30 años sin resolver. La referencia de la serie es evidente, ¿no? William y Julie Purcell desaparecen en sus bicis, un símbolo nostálgico y a la vez inquietante, ya que Wetterling se esfumó con ella (desde ese momento, muchos padres prohibieron a sus hijos hacer expediciones sin su supervisión). Una ley de 1993 que endurece las penas contra los agresores y violadores de niños lleva el nombre de la víctima.

Los chicos de las vías

El último capítulo de la crónica negra estadounidense que recoge 'Vanity Fair' tiene una conexión menos estrecha que la anterior con la ficción de HBO. ¿Recuerdas a Mara Leveritt, que narró en un libro el caso de los tres de West Memphis? También escribió 'Boys in the Tracks', sobre la muerte de Kevin Ives y Don Henry, de 17 y 16 años, de Alexander, Arkansas. Sus cuerpos aparecieron en 1987, junto a unas vías, y aunque en un momento se barajó la idea del accidente, más tarde se teorizó con que podían estar relacionados con una operación narcótica del gobierno.

¿Tuvieron las autoridades algo que ver? Antes de salir de casa, Ives y Henry preguntaron a sus padres si podían salir a hacer spotlighting, cazar de noche con una linterna (una actividad ilegal), y en 'True Detective' vemos a la policía hacer lo mismo al rastrear el terreno en busca de William y Julie. Aún no tenemos muchos más datos sobre qué ha podido ser de los pequeños, pero estos casos nos permiten hacer nuestra propias conjeturas.

DE CINE

Mensaje por Invitado » Lun 05 Nov, 2018 2:43 pm

Recreación plano a plano del concierto 'Live Aid' de Queen en la película 'Bohemian Rhapsody'

DE CINE

Mensaje por Invitado » Lun 08 Oct, 2018 4:24 pm

La magia del cine

DE CINE

Mensaje por Invitado » Dom 29 Jul, 2018 2:59 am

DE CINE

Mensaje por Invitado » Lun 23 Jul, 2018 3:52 am

DE CINE

Mensaje por raquelfer » Jue 07 Jun, 2018 11:30 am

Me película favorita es la vida de pi

DE CINE

Mensaje por Garrel » Mar 05 Jun, 2018 12:34 am

El sobreviviente

"Hicimos una revolución con las convicciones más profundas, pero resultó abortada, fue un fracaso, una frustración, un drama", sostiene Philippe Garrel

Imagen
Fotograma de 'La cicatriz interior'.

ENRIQUE VILA-MATAS 14 MAY 2018

Una noche de 1975, en compañía de una amiga, cenamos con Philippe Garrel en Barcelona, adonde había él acudido para presentar su filme La cicatriz interior. Fue la única vez en mi vida que le he visto. Llegó vestido de riguroso negro, de los pies a la cabeza, y durante la cena me impresionó que tuviera tan fuerte conciencia de ser un artista. Ya en la madrugada, subimos a lo alto del Walden 7, donde allí el impresionado fue él. La hermosa vista nocturna que divisamos le hizo hablar de fracaso y suicidio, y sus palabras dejaron en mí una estela de profundo misterio.


Faltaba mucho para que se convirtiera en el que es ahora: un heredero directo de la Nouvelle Vague y del Mayo francés. Y era difícil entonces prever que en 2018, a los setenta años, habría dirigido más de 30 largometrajes, casi todos en blanco y negro. En el mundo no hay otro cineasta en activo que haya rodado tantas películas en blanco y negro. Ese rasgo de su estilo hace que sus films, por lo general de orden familiar y sin concesiones a lo comercial, parezcan intemporales y al mismo tiempo anclados en el underground de los sesenta, aunque podrían estar también ancorados en los orígenes mismos del cine. Fue Henri Langlois quien le dijo que si tanto le gustaba, no abandonara nunca el blanco y negro, pues a fin de cuentas éste no iba nunca a desaparecer: estaba en el origen del cine y no se podían negar las raíces de algo.

Estos días se ha estrenado entre nosotros Amante por un día, donde Garrel exhibe capacidad de síntesis y un talento brillante y relajado. Claro que podría tratarse de una paz y relajamientos engañosos. Porque el año pasado, en Buenos Aires —esta semana sus películas se verán en el Círculo de Bellas Artes en Madrid—, unas contundentes declaraciones de Garrel situaron las cosas en su justo y exacto lugar: "Nuestra generación es hija de la desesperanza, creíamos que podíamos cambiar el mundo. Hicimos una revolución con las convicciones más profundas, pero resultó abortada, fue un fracaso, una frustración, un drama. Y nadie sale indemne de una derrota así a los 20 años. Jean Eustache se suicidó en 1981, Chantal Akerman hace tres años. Quedamos algunos trabajando, como Jacques Doillon, Benoît Jacquot o yo, pero Mayo del 68 nos marcó mucho".

Está bien recordarlo porque del Mayo francés nos olvidamos con frecuencia de los sobrevivientes. Philippe Garrel es sin duda uno de ellos. En 1969 la policía le condujo a un manicomio, donde pasó por siete torturantes sesiones de electroshock que, según dice Garrel, le hicieron abdicar de su libertad creadora. Cuando salió, volvió a filmar, pero arañaba las paredes, y ya no volvió a ser el mismo. La prueba, dice Garrel, es que se convirtió en un padre treintañero y esto ya se notaba, según él, en La cicatriz interior, donde podía observarse que de vanguardista radical había pasado a ser un artista consciente de los límites de la libertad.

Le conocí pues cuando ya estaba "acabado". Pero, de haberlo sabido, me habría seguido pareciendo tan misterioso como me lo pareció entonces.

Arriba