Oscar 2013

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:cry: :blackeye: :up: :loker :fire: :lol: :grin: :calceta: :pinocho: :shock: :mrgreen: :clown: :juas: :>D: :pukeright: :x :bravooo: :sun: :clap: :salute: :happy0021: :sherlock :wave: :cheerleader3 :guitarman: :bobas :up2 :door :glob :smt031 :roll: :king: :FUCK YOU: :blah :kiss :welcome :eat :bowdown2 :eusaprayrf4: :juggle :cool: :walkman :yes: :pc :pale: :jump :amen: [-X :drunk :smoke :angrywife :acomer:
Ver más emoticonos

BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[Flash] está habilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados

Revisión de tema
   

Expandir vista Revisión de tema: Oscar 2013

Mensaje por avance 2014 » Lun 12 Ago, 2013 12:04 am

16 tráilers para las favoritas a los Oscars 2014

Hollywood empieza a prepararse para su evento escaparate del año y, por ello, ayer vivimos otro aluvión de trailers de las que se espera que serán las protagonistas de la próxima gala. Spike Jonze, Paul Greengrass y Riddley Scott estrenan trailers para mostrar sus nuevas propuestas uniéndose así a los ya estrenados de otros grandes directores como Cuarón, McQueen, David O. Russell o lo nuevo de los Coen.

Spike Jonze buscará con "Her" reencontrarse con el espíritu de las películas en las que colaboró con Charlie Kauffman echando mano de un pletórico, y oscarizadamente infravalorado, Joaquin Phoenix, que vuelve a brillar en el trailer de esta atípica comedia romántica. La acción frenética y terriblemente bien rodada volverá de la mano Paul Greengrass, padre de la saga Bourne. En cambio, lo de Riddley Scott suena más a redención tras el fracaso crítico de "Prometheus" con su nueva película protagonizada por Michael Fassbender, Javier Bardem (al que parece que ya han encasillado en el papel de excéntrico) y Penélope Cruz. Naomi Watts tampoco quiere perderse la fiesta y ha tirado de actuación de clásico corte Oscar con su impersonación de la princesa más querida del pueblo, de la cual también tenemos nuevo trailer. De todos los colores y para todo tipo de públicos. Y sí, a esta lista deberíamos añadir "Fruitvale Station", "Antes del anochecer" y "Labor Day". Favoritas para colarse en la selección definitiva.

La batalla ha comenzado.

    1. "HER" d. Spike Jonze




    2. "CAPTAIN PHILLIPS" d. Paul Greengrass




    3. "THE COUNSELOR" d. Ridley Scott




    4. "AMERICAN HUSTLE" d. David O. Russell




    5. "DIANA" d. Oliver Hirschbiegel




    6. "AGOSTO" d. John Wells




    7. "EL QUINTO ESTADO" d. Bill Condon




    8. "12 YEARS A SLAVE" d. Steve McQueen




    9. "THE BUTLER" d. Lee Daniels




    10. "SAVING MR. BANKS" d. John Lee Hancock




    11. "LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY" d. Ben Stiller




    12. "ALL IS LOST" d. J. C. Candor




    13. "GRAVITY" d. Alfonso Cuarón




    14. "RUSH" d. Ron Howard




    15. "INSIDE LLEWYN DAVIS" d. Hermanos Coen




    16. "THE WOLF OF WALL STREET" d. Martin Scorsese




    BONUS. "THE MONUMENTS OF MEN" d. George Clooney

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2013 11:35 pm

Y el Oscar a la Mejor Paja es para...
Amy Adams o Joaquin Phoenix por "The Master", Laura Linney por "Hyde Park on Hudson" o Kristen Stewart por doble (y simultánea) partida en "On the Road". Cuatro fueron l@s nominad@s de una nueva y estelar categoría que de forma más bien clandestina, ayer se estrenaba en la Alfombra Roja. Por suerte, y muy a pesar de los académicos, nuestros compañeros de Funny or Die nos brindan la exclusiva de la mano de Sandra Bullock (nunca mejor dicho). Y el Oscar a la Mejor Paja es para...

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2013 11:14 pm

Imagen


La Otra Cara de los Oscar 2013
Siguiendo la estela del toque distintivo de los BAFTA, el estudio Gallery 1988 publicaba a principios de mes 9 diseños alternativos de las principales protagonistas de los Oscar. Un reto que también han hecho propio dos iconos del diseño cinematográfico independiente como lo son Mondo (la división artística de Alamo Drafthouse) y Midnight Marauder. Son la otra cara de las protagonistas en los Oscar 2013.

    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen


    Imagen

Mensaje por Invitado » Mar 26 Feb, 2013 7:27 pm

Imagen


SETH MACFARLANE NO CONSIGUE REVITALIZAR UNA CEREMONIA CON SÍNTOMAS DE AGOTAMIENTO
El año en el que los Oscar se reinventaron para no cambiar

Rubén Díaz Caviedes


Django desencadenado, que se llevó el primer Oscar de la noche –al mejor actor secundario, en este caso Christopher Waltz–, brindó también la oportunidad al presentador Seth MacFarlane de hilar su primer par de chistes gruesos en la ceremonia de Los Oscar 2013. El primero sobre la carga violenta de la película, que según MacFarlane no debió impresionar tanto al exnovio de la cantante Rihanna, Chris Brown, tristemente conocido por haberla agredido. El segundo, veinte segundos después del primero, sobre el controvertido uso de la palabra negros en la película, que según MacFarlane debió dejar indiferente a Mel Gibson. Acto seguido continuó con un breve número musical titulado We saw your boobs –Os vimos las tetas– rememorando algunos de los desnudos más memorables del cine protagonizados, lógicamente, por actrices allí presentes y bien situadas a tiro del realizador.

A los cinco minutos de gala MacFarlane había ya establecido así su declaración de intenciones, mención incluida a los los "1.000 millones de espectadores" que ven la ceremonia en todo el mundo y omisión a los 40 que la ven tan solo en Estados Unidos, donde los Oscar pierden cerca de un millón de fieles al año desde hace 15 años. De hecho, muchos analistas interpretaron el fichaje de MacFarlane, de profesión enfant terrible, como un intento de la Academia por relanzar las audiencias del evento siguiendo el acreditado método Ricky Gervais, que tan buenos resultados dio en los Globos de Oro: con chistes bestias y el funambulismo calculado por los límites de lo aceptable para la sensibilidad mainstream, muy dilatada pero capaz aún de escandalizarse cuando de chistes de judíos se trata.

Es lo que se esperaba y es lo que ocurrió. MacFarlane incluso se repitió en su estilo Padre de familia, serie gamberra de la que es creador, reservando algunos de sus dardos de mayor calibre para los números musicales inspirados, por sencillos, en el Hollywood clásico, a los que se sumaron celebridades como Charlize Theron, Joseph Gordon-Levitt y Daniel Radcliffe. De hecho todo en la gala, la primera en denominarse de los Oscar y no de los Premios de la Academia en sus 85 años de historia, tuvo un aire clásico, en el sentido soso de la expresión, pese a la proclamada intención de sus nuevos productores, Craig Zadan y Neil Meron, de reinventar la ceremonia.

Imagen

Y la razón principal está, aparte del ritmo, en los autohomenajes, empezando por los del propio presentador. Por haber hubo hasta un diálogo que mantuvo con un personaje en pantalla que, para más predecible, resultó ser William Shatner en su legendario papel del Capital Kirk de Star Trek –uno de los fetiches que cabía esperar de un fan machacón de la ciencia ficción como MacFarlane–, y la aparición de un personaje digital integrado en el escenario real –Ted, el oso de peluche protagonista de la película homónima dirigida por el propio MacFarlane–. Los productores de la gala tampoco renunciaron a significarse a través, en su caso, de un repaso a los musicales que incluyó un guiño a Hairspray –a través de la presentación de John Travolta– y un revuelque en Chicago, cuyo número principal cantó Catherine Zeta Jones sin importar que se trate de una película de hace 11 años –demasiado tiempo para que sea vigente, demasiado poco para resultar homenajeable– y la aparición posterior de los principales de su reparto entregando el premio a la mejor banda sonora. ¿Por qué? Nadie lo sabe, pero he aquí una pista: ambas, Chicago y Hairspray, fueron producidas por los productores de la gala.

La gran novedad de la ceremonia vino en forma de traca final con la aparición por sorpresa de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, que se dirigió a los asistentes mediante una conexión en directo con la Casa Blanca para presentar el premio a la mejor película. Pese a su espectacularidad, la aparición con consiguió remontar una gala que en ese momento iba ya para los cuatro de horas sin más engranaje ni articulación que las apariciones planas del presentador y los interludios musicales.

La única innovación de la gala fue así retórica, vehiculada por los chistes sueltos de MacFarlane y anulada por el hecho de que se esperasen, cuyo mayor acierto fue la soltura que demostró en el escenario –un particular sobre el que planeaban muchas dudas– y el tono bonachón con el que consiguió relajar el ambiente, muy lejano de la altanería de Gervais, del estilo cinematográfico de Billy Crystal o de la perpetua sorpresa de Ellen DeGeneres. Eso y cantar bien.

El resto en la noche fueron tonos oscuros, transiciones de violines y un intento por resultar elegante a lo cine clásico en el que se notaba demasiado el intento. Más o menos acertada, desde luego, y a gusto del espectador, que en esto de los Oscar no es de apetitos rupturistas. Pero desde luego, y quizá por eso, los Oscar de 2013 fallaron en su intento por innovar. Más de lo de siempre pero fracasando en el intento, porque esta vez, por una ocasión, pretendían no serlo. Habrá que esperar al año que viene.

Mensaje por iran » Mar 26 Feb, 2013 7:10 pm



Michelle Obama boobs censored on Iranian TV according to Islamic dress code !

Mensaje por Michelle Obama » Mar 26 Feb, 2013 6:43 am

Imagen


La gala de los Oscar más politizada de la historia


Allí estaba ella. Michelle Obama (y su flequillo) entregando el Oscar a mejor película a Argo. Una película que está bien, que es pasable, pero que ni de lejos es para tanto.

Para quien no la haya visto, Argo cuenta la “genialidad” de un agente de la CIA para solucionar un terrible problema provocado, cómo no, por una torpeza mayúscula de la política exterior norteamericana. ¿Dónde transcurre todo? En un Irán retratado como un lugar salvaje y poblado por gente sin civilizar.

Otra de las favoritas de la noche era La noche más oscura. Esta película retrata el asesinato de Bin Laden, y durante casi toda la cinta nos ofrecen una estupenda apología de las salvajes torturas realizadas a todo preso árabe que cayera en sus manos. Hasta que llega Obama, a media película, y dice que ya está bien de torturas, que eso Estado Unidos no lo puede hacer. Muy bien.

Otra de las candidatas era Lincoln. Nada más que añadir.

Entre la temática de las películas favoritas, y la aparición estelar de la primera dama, queda claro que Hollywood y la Casa Blanca viven uno de los mejores momentos de su histórico idilio. El cine panfletario de Holywood vuelve a ser pieza clave en la política comunicacativa hacia el mundo de la Casa Blanca, después de unos cuantos años en los que la relación se había enfriado.

El presidente Obama llegó al poder apoyado (económica y publicitariamente) por una industria de Hollywood que ahora hace películas que interesan al gobierno norteamericano. Para cerrar el círculo solo faltaría saber si desde la Casa Blanca se devuelve ese favor en forma de apoyo económico. Pero, probablemente, eso nunca lo sabremos.

Esta estrecha relación no es nueva. Es historia del siglo XX. Durante la Guerra Fría fue más estrecha que nunca (cuando el malo siempre era ruso). Parece que ahora, en pleno siglo XXI, vuelven a caminar juntos.

Mensaje por Jennifer » Mar 26 Feb, 2013 6:25 am

Imagen

Jack me ama a MI

Mensaje por Jennifer Lawrence » Mar 26 Feb, 2013 6:22 am



Jennifer Lawrence - Oscars Backstage Interview

    Jack: Te pareces a una antigua novia mía.
    Jennifer: ¿En serio?!
    Jack: Sí.
    Jennifer: ¿Me ves como una nueva novia?
    Jack: He pensado en ello.
    Jennifer (la cara en las manos): ¡Oh, Dios mío!
    Jennifer (Mirando por encima del hombro): ¿Todavía está aquí?
    Jack: Yo estaré esperando.
    Jennifer: Oh, Dios mío!
    Jennifer: Necesito un espejo retrovisor.

Mensaje por Assia » Mar 26 Feb, 2013 1:59 am

Nunca me ha interesado estos premios. Ni siquiera he ido a ver la pelicula que con bombo y platillo anuncian en Melbourne: LINCOLN,he leido mucho de ese Presidente y, aunque reconozco que posiblemente como hombre fuera 1 gran hombre, como Presidente lo unico que su partido buscaba era,apoderarse de la riqueza agricola del sur. Pero eso,no no los han dicho algunos biografos de Lincoln. Otra version nueva que han hecho de Lincoln,como las versiones nuevas de Ana Carenina,Jane Eyre y Cumbre Borrascosas, Los Misserables,etc,etc, Parece que los actuales guionistas y directores de cine se han quedado sin imaginacion y nos hacen versiones de muy buenas obras que hemos leidos y visto en cine,varias veces.

Mensaje por Red Carpet » Lun 25 Feb, 2013 2:29 am

Mensaje por Invitado » Dom 24 Feb, 2013 11:16 pm

Imagen


Análisis de la 85 edición de los Oscars


Con motivo de la edición de los Premios de la Academia de Cine de Hollywood, iWrite Magazine presenta su semana especial de cobertura a estos prestigiosos -y en ocasiones, polémicos- premios que tantas películas de calidad dejan en nuestras salas de cine para que disfrutemos como enanos. Nuestro equipo de redactores de Cine y TV se ha sumado a un interés por estos galardones que va más allá de la simple especulación industrial de La Meca del Cine. En este reportaje os trasladaremos a la noche de los Oscars, contándoos lo que creemos que sucederá. Y lo vamos a hacer manteniendo un fiel orden a la sucesión de las más importantes categorías, que casi todos los años se va cumpliendo a la hora de entregar los caballeros dorados.

Comenzaremos pues por la candidatura de Mejor Película de habla no inglesa. En este apartado no hay discusión alguna. El Amour de Haneke tiene todas las papeletas para llevarse el premio sin vacilación. No obstante, hay grandes cintas rivalizando con ella, como la chilena No, de Pablo Larraín, basada en un relato de Antonio Skármeta sobre el plebiscito de 1988 en aquel país o la noruega Kon-Tiki, dirigida por Joachim Ronning y Espen Sandberg, que pone el ojo sobre la expedición igual llamada, que realizó el explorador Thor Heyerdahl en 1947, viajando desde Sudamérica hasta la Polinesia.

seguir leyendo...

Mensaje por Invitado » Dom 24 Feb, 2013 10:57 pm

Imagen


EL CREADOR DE 'PADRE DE FAMILIA' PRESENTARÁ LA GALA DE LOS OSCAR 2013
Hollywood pone la mejilla ante Seth MacFarlane

Rubén Díaz Caviedes


Nadie niega que Seth MacFarlane, el presentador de los Oscar 2013, sea un tipo hábil o incluso un genio. Dibuja, canta, produce, dirige... Hace de todo y lo hace tan bien que a sus 39 años ya es multimillonario y vive en una mansión donde le corresponde a los pequeños dioses de Hollywood, en Beverly Hills. Pero MacFarlane es ante todo un guionista. El mejor pagado de la historia –lo acredita su contrato con FOX por 100 millones de dólares–, pero un guionista. Los directos, por lo tanto no son su fuerte, como él mismo ha demostrado en entrevistas televisadas o entregando premios en otras galas, cuando se ha quedado sin palabras y se ha mostrado nervioso ante las cámaras. Por eso a muchos les ha costado entender que la Academia le pidiese presentar su ceremonia de 2013 y a otros tantos, que MacFarlane aceptara. Porque los Oscar, por supuesto, se emiten en directo. Y porque el creador de Padre de familia tendrá que aguantar el tipo sin balbucear ante audiencia que, solo en Estados Unidos, ronda los 40 millones de personas.

Es probable, sin embargo, que esta cifra tenga que ver con la propia designación de MacFarlane, que ya dejó ver por dónde irían los tiros en enero, durante la presentación ante la prensa de las películas nominadas por la Academia. "La última vez que Austria y Alemania se unieron para coproducir algo fue Hitler, pero esto es mucho mejor", dijo sobre Amour, de Michael Haneke.

Porque la irreverencia vende, y de eso MacFarlane sabe más que nadie. No es un secreto que la audiencia de los Oscar cae en picado desde hace 15 años, cuando la edición en que Titanic recibió 11 estatuillas, la de 1998, fue seguida por más de 55 millones de personas. Desde entonces los Oscar pierden un millón de fieles al año, mientras las otras grandes galas televisadas en Estados Unidos –los Globos de Oro, los Emmys y los American Music Awards, por este orden– van subiendo poco a poco.

Imagen

De hecho, la gran competidora de los Oscar, los Globos de Oro, ronda los 16 millones de espectadores tras el pico de 2010, 2011 y 2012 en que presentó la ceremonia el británico Ricky Gervais, que disparó sin piedad contra todo y contra todos. Entre otras muchas salidas de tono bromeó sobre la sexualidad de Tom Cruise, las adicciones de Robert Downey Jr. o el alcoholismo de Charlie Sheen. Los aludidos sonrieron y aguantaron el tipo y algunos de los presentes se negaron a aplaudir, pero en millones de casas los espectadores aplaudieron y se carcajearon sin parar.

Es quizá lo que pretende la Academia de cine con Seth MacFarlane, que conquistó el trono del humor televisivo hace una década con su serie Padre de Familia y que ha conservado el cetro desde entonces gracias a Fuzzy Door Productions, su productora, y éxitos millonarios como Padre made in USA, El Show de Cleveland y la película Ted. Sus bromas son tan gruesas que algunas no pueden salir por televisión y MacFarlane ha creado su propio canal en el portal Youtube, Seth MacFarlane's Cavalcade of Cartoon Comedy, en el que las publica en forma de viñetas animadas.

La Academia, por supuesto, niega la mayor y rechaza que Hollywood esté poniendo la mejilla a cambio de audiencia. Cuando Craig Zadan y Neil Meron –los nuevos productores de la gala– anunciaron hace unos meses el fichaje de MacFarlane ante la prensa, se limitaron a decir de él que “sus múltiples habilidades escénicas se mezclan a la perfección" para protagonizar el espectáculo que planeaban, que en un arranque de precisión definieron como "fresco y divertido". Los periodistas no consiguieron sacarle a la pareja una declaración de intenciones que realmente lo fuera, ni siquiera mencionándole al gran ausente en los ratings de audiencia de los Oscar, el espectador joven masculino, y preguntándoles si habían elegido a MacFarlane para intentar recuperarlo. "Nunca hemos pensado en demografía", replicaron. "Simplemente necesitábamos a alguien que resultase fantástico en el show que queremos hacer".


El macarra ligero de Hollywood

Fantástico y célebre, aunque en el caso de MacFarlane, solo por los pelos. Por mucho que su perfil se ajuste a la gala que quiere la Academia, MacFarlane no deja de ser un productor y guionista parapetado tras dibujos animados que, como Matt Groening en Los Simpson, resulta visualmente desconocido para una gran proporción de los espectadores. Si se ha convertido además en una celebridad más de la industria estadounidense ha sido, curiosamente gracias, a su voz. MacFarlane dobla a la mayoría de sus protagonistas masculinos, de modo que la ubicuidad televisiva de Stewie, Peter Griffin, Brian, Roger, Stan Smith o el oso Tim –entre otros– también es la de su imponente voz de barítono. Se espera así que los productores Zadan y Meron, responsables de musicales como Hairspary y Chicago, exploten también su habilidad para cantar, cosa que por cierto hace bastante bien.

Imagen

Este extremo no está ni mucho menos reñido con la acidez. De hecho, MacFarlane ha enunciado algunos de sus exabruptos más memorables cantándolos en sus series. Tras Ricky Gervais en los Globos de Oro y el paso de Neil Patrick Harris por los Tony Awards –en cuya edición de 2012 parodió el carácter de la ceremonia con un gran número inicial que anunciaba que Broadway ya no es solo para los gays–, el Hollywood institucional parece así ponerse a disposición de MacFarlane y sus antojos humorísticos si con eso consigue remontar sus pobres cifras de audiencia.

Y tratándose de MacFarlane, aficionado a morder la mano que le da de comer, eso es un riesgo. La más conocida de sus lucrativas faltas de entendimiento es con la FOX, la major de su serie, que empezó por cancelarla hasta en dos ocasiones y acabó unos años después ofreciéndole a MacFarlane contratos de 100 millones de dólares. Desde entonces, él aprovecha cada ocasión para burlarse del carácter conservador de la cadena y cuestionar con humor la veracidad de sus informaciones. "Todo lo que se dice en Fox News es mentira", llegó a explicarle Lois a su hijo Chris en un capítulo de Padre de Familia. "Incluso las verdades, cuando las dice Fox News, se convierten en mentira".

Canciones, bromas bestias y una parodia inclemente del propio Hollywood con el permiso, eso sí, de los parodiados. Es lo que se espera que ocurra en el Dolby Theatre de Los Angeles la madrugada del próximo lunes, hora española, si Seth MacFarlane está a la altura de sí mismo y no decide, contra todo pronóstico, cambiar el guión y hablar de política más de la cuenta. Parece poco probable, tratándose de los Oscar, pero no del todo descartable hablando de MacFarlane, progresista convencido y donante generoso del Partido Demócrata. No sabemos si será así y él, de momento, no lo ha desvelado. Un enigma más, seguramente planeado, que añadir a los prolegómenos de unos Oscar con vocación de cambio. El lunes saldremos de dudas.

Mensaje por Invitado » Sab 23 Feb, 2013 2:08 am

El gurú demoscópico Nate Silver, estrella de las últimas elecciones USA, hace sus "predicciones" para los Oscar:

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Oscar Predictions, Election-Style

Mensaje por Invitado » Vie 22 Feb, 2013 1:24 am

Imagen


El injusto y contradictorio señor Oscar


Sería idiota decir que los centenares de Oscars entregados son todos merecidos. ¿Por qué tener un Oscar es tan importante, cuando muchos grandes del séptimo arte nunca recibieron ninguno y muchos que no se merecían ni ser invitados a la gala tienen este galardón?

Toda esta historia de justicia e injusticia, pedantería y socarronería contra mérito y valor, comienza en 1929. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos decidió reconocer las mejores películas realizadas. Así, nacieron los Premios de la Academia o los Oscars.

No tardaría en ser el premio cinematográfico más apreciado… y, con el tiempo, uno de los más desprestigiados. ¿Por qué? Por ejemplo: discutibles decisiones de los académicos, las campañas de marketing de las productoras para llevarse el premio, simples modas (pasajeras como todas), prejuicios tontorrones… Tenemos para elegir y aburrir: nos encontramos con filmes, actores, directores y muchos más que han sido sobrevalorados o infravalorados. Esa es la realidad.

Lejos del falso glamur (el negocio más descarado que cubre las galas), hubo una época en que la simple entrada costaba cinco dólares (y sí, había negocio, pero era una época más inocente). El participante que se llevaba la estatuilla de cuatro kilos no era sorpresa, ya que tres meses antes se sabía el ganador. Eso cambiaría. Todo en pos de “lo más espectacular aún”, siguiendo el viejo lema del circo (tan hermanado con el cine). La gala hoy queda ridiculizada a meros desfiles donde importa ser más extravagante que un auténtico artista, y donde las ceremonias pomposas con chistes demasiado políticamente correctos hacen que el humor salvaje de Ricky Gervais en los Globos de Oro se aprecie tanto. ¿Es don Oscar tan digno como parece?

Hoy sabemos que, desde que se conocen las candidaturas, comienzan las injusticias o, mejor dicho, las bromas pesadas: muchas nominaciones inmerecidas (¿once para Titanic?), pocas para películas que se merecen una reverencia (¿qué pasa con Looper?), grandes ausencias (¿por qué se ignoró a Las ventajas de ser un marginado?) o apariciones inesperadas (¿se merecía algún Oscar un producto tan aburrido como Chicago?).

Casi seis mil artistas votan: actores, escritores, directores, productores y técnicos. Muchos con dudosos gustos que hacen que actrices como Sandra Bullock se lleve un Oscar y pocas horas antes un Razzie. La luz de ese Hollywoood de eterno cartel roto (¿quién recuerda su auténtico nombre, Hollywoodland?).

Y hablando de intérpretes… Fijémonos en actrices, ¿merecen intérpretes tan dudosas como Marisa Tomei o Penélope Cruz un Oscar? Sobre todo el caso de Tomei, donde la leyenda urbana dice que un Jack Palance muy mayor dijo el último nombre de las nominadas que escuchó y no leyó el nombre de la verdadera ganadora. Simpático y genial Jack.

Luego, hay actores nunca nominados… o si lo han sido, no han resultado ganadores. Tenemos a ese terremoto que es Liam Neeson y a ese carisma de la eterna sonrisa que era Errol Flynn. Habremos de esperar que alguna vez actores prometedores como Michael Fassbender sean reconocidos por su labor.

Por no hablar de directores. Alfred Hitchcock, pese a estar nominado en seis ocasiones, nunca logró el Oscar. Seguramente, se burló de alguien de la Academia con su oscurísimo humor, porque sino ¿quién lo entiende? ¿Una Academia que ignora muchas veces un género tan antiguo en el cine como el terror o el suspense?

Algo similar pasó con ese genio loco (como todos los buenos genios) que era Stanley Kubrick, el padre de 2001. Una odisea en el espacio, La chaqueta metálica, La naranja mecánica, Lolita, Barry Lyndon… Nunca se reconoció la labor de ese estricto barbudo de carácter imaginativo y crucial.

Y no solo hablamos de directores, que ya se han unido en el cielo de los cineastas a grandes como Frank Capra o Fritz Lang. También hay autores vivos a los que se ignora sistemáticamente. Ridley Scott y Quentin Tarantino no han sido galardonados hasta la fecha como Mejor director. ¿Les ocurrirá como a Howard Hawks, autor de Río Bravo o Scarface, el terror del hampa, que solo se llevó el honorífico? Y es que el Oscar honorífico es la forma de enmendar errores que tiene la Academia muchas veces. ¿Se quedarán como Ernst Lubitsch, autor de Ninotchka o Ser o no ser, que no se llevó nada?

¿Y no suele ser gracioso (no tanto para ellos) cuando hay directores que se llevan el Oscar a Mejor director y no a Mejor película? Véase a Polanski. Oscar como director, perdedor a Mejor película. ¿No es como decir: “diriges mejor que nadie, pero preferimos las películas peores dirigidas”? Además, la cinta del realizador de El escritor fantasma se llevó el premio al Mejor guion y actor protagonista. Sí, hablamos de El Pianista. ¿Irónico o digno de obligarnos a dar un carpetazo (o una patada en su trasero dorado) a los Oscars?

Por no mencionar un caso más sangrante y que demuestra que la Academia muchas veces se comporta como la zorra barata de los políticos. Charles Chaplin, director de obras maestras como El gran dictador, nunca llegó a recibir un Oscar por la dirección o su actuación en películas como la melancólica Candilejas. Solo recibió uno por banda sonora (Chaplin componía la música de muchos de sus filmes) y el honorífico. ¿La causa? Todo debido a la persecución contra Chaplin que hubo por culpa de la estúpida Caza de Brujas. Más irónico cuando años después, Robert Downey Jr. recibió una nominación al Oscar por interpretar al excelente cómico en Chaplin, el biopic del artista.

Pero el Oscar no es solo discutible en cuanto a directores premiados o sin premiar. Hablemos de films discutibles. ¿Cómo entendemos que Chicago tenga el Oscar a Mejor película y en su día Doce hombres sin piedad nada? ¿Cómo podemos considerar merecedores de la estatuilla (que debe reconocer lo mejor) a películas aburridas como En tierra hostil o simplonas como Avatar, dirigidas por el ex matrimonio Bigelow-Cameron? Bueno, En tierra hostil al menos reconoce el trabajo de una directora, pero ¿merecidamente?

¿Y los ridículos marcados por la época? Porque Blade Runner no fue un éxito cuando se estrenó. Para empezar, se le nominó a Oscars menores. Fue ninguneada por crítica y público… hasta que se convirtió en un film de culto cuyo mayor premio han sido los seguidores que han venido después. Uno echa de menos así que Apocalipsis Now fuese reconocida.

Y queda por reivindicar filmes que parecen olvidados por la Academia y el público, como joyas a la altura de Erase una vez en América (para un servidor, superior a El Padrino, pero discutamos eso en otro post).

La injusticia no queda en directores o actores, sino también en otros apartados. Por ejemplo, los músicos. Un compositor de la talla de Ennio Morricone, nunca ha recibido Oscars, pese a sus excelentes composiciones para films como La Misión.

¿Y qué me dicen de la fantasía, el terror, la comedia…? Parecen géneros poco dignos de un Oscar, cuando necesitan muchas veces de más inventiva que un mero drama de esos que tanto gustan en Hollywood. Por suerte, hay excepciones como El Señor de los Anillos, el Retorno del Rey.

Este tema de los géneros que se lo cuenten al legendario John Ford, cuyos Oscars le vendrían por los dramas y nunca por los western, género ninguneado salvo por honrosos “peros” como Sin Perdón de Clint Eastwood. Eso sí, uno echa de menos Oscars o al menos nominaciones para la melancólica El hombre que mató a Liberty Balance.

Y ya que estamos sacándole los colores a los Oscars (mejor dicho, los morados), sigamos golpeando. Podemos meternos hasta con las categorías. Pronto, desapareció la dedicada a los cartelillos de textos del cine mudo; pocas se han implantado en los últimos tiempos. ¿Por qué aún no existe un Oscar a Mejor captura de movimiento? ¿O por qué simplemente no se ha reconocido con una nominación a Mejor actor al trabajo de Andy Serkis? ¿Deberemos esperar décadas para que le den uno honorífico?

Hasta las muertes muchas veces no son reconocidas en esta gala, la más antigua de los medios de comunicación. La parte in memoriam olvida a grandes autores que han fallecido y a otros que poco aportaron. No demos muchos nombres, dejémosle descansar, pero que quede claro.

Visto lo visto, seamos realistas, ¿qué hace que una película sea mejor o peor por tener un premio? Realmente, ¿es tan importante tener un Oscar? Podría ser peor, claro. Podría ser un Goya.

El tiempo es sabio y puede que ponga todo en su lugar, incluso una película. Puede. Nunca perdamos ni conservemos demasiado la esperanza. Podríamos llevarnos una sorpresa y no para bien.

En fin, ¿habrá injusticia este año? Solo falta esperar.

Mensaje por Invitado » Jue 21 Feb, 2013 5:31 am

Los Oscars: curiosidades y anécdotas


Los Oscar son de esos galardones que, aunque no exentos de controversias, disparan a los ganadores –y a los finalistas– hacia el más que presumible éxito de taquilla. Son la fiesta del cine en general y del cine americano en particular. Tienen su importancia, al margen de lo discutible que sea el otorgar premios de carácter competitivo en el mundo del arte, y por muy opinable que sea el hecho de que existan unos lobbies de presión en favor de uno u otro candidato, en favor de una u otra película, en función de intereses comerciales y de otras lides que no voy a citar aquí. De hecho, hay casos de actores que ni tan siquiera fueron a recoger sus premios por estar en desacuerdo con esta maquinaria en favor de la industria y los egos, el ejemplo más reseñable el de George C. Scott, quien tras ganarlo en 1970 por Patton dijo: “Los actores no deberíamos vernos forzados a hacer campaña en favor propio y en contra de otros. Además, la ceremonias son un desfile de carne de dos horas de duración, y todo por motivos económicos“. Al igual que todos los premios, son más que debatibles, abundan las injusticias y su cuadro de electores es bastante problemático. La Academia para tratar de paliar sus propios errores, olvidos y desconsideraciones creó el Oscar honorífico por una carrera, con el cual trata de enmendar sus desaciertos.

Pese a todo, los Oscar forman parte de la cultura popular del siglo XX, son un distintivo de calidad. Eso sí, no siempre de la mejor calidad. Es por y a pesar de ello que hemos de reconocer que tienen su encanto y a todo el mundo gustan las anécdotas y curiosidades que acompañan a este certamen. Repasaré a continuación algunas de ellas. No todas, es imposible.

Para empezar, la ceremonia no era, en sus inicios, allá por mayo del 29, nada parecido a lo que es ahora. Fue una comida en el hotel Hollywood Roosevelt, con una audiencia de cerca de 270 invitados. Se ofrecieron 15 estatuillas frente a las 24 que se entregan en la actualidad, y los ganadores ya sabían de su condición desde 3 meses antes.

Tampoco se llamaban así, los premios concedidos por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas deben su nombre a una bibliotecaria de la Academia, Margaret Herrick, quien dijo que la preciada estatuilla le recordaba a su tío Oscar. En 1934, el periodista Sidney Skolsky utilizó ese apelativo al escribir sobre la mejor actriz de ese momento (Katharine Hepburn) y la Academia terminaría por adoptar el término, de forma oficial, en 1939.

La estatuilla es un caballero armado con una espada de pie sobre un rollo de película con cinco radios. Supuestamente cada radio simboliza las 5 ramas principales de la Academia: directores, actores, guionistas, productores y técnicos. Tiene unos 34 centímetros de altura y pesa la nada despreciable cantidad de cuatro kilos. Los Oscar siempre han tenido esta forma variando únicamente su aspecto en dos ocasiones. Una para Walt Disney a quien le otorgaron, en 1939 un premio honorífico por Blancanieves y los Siete Enanitos, el Oscar honorífico constaba de una estatuilla de tamaño real y siete miniaturas, en clara alusión a la película de animación. El otro afortunado fue el ventrílocuo Edgar Bergen, que obtuvo un premio honorífico por su creación del muñeco Charlie McCarthy y recibió una estatuilla de madera con la boca articulada.


Los más premiados y los más nominados

Las tres películas más premiadas de la historia son Ben-Hur (1959), Titanic (1997) y El Señor de los Anillos: El retorno del Rey (2003) todas ellas obtuvieron 11 estatuillas. Aunque ninguna de ellas consiguió el premio en las cinco categorías principales –película, actor, actriz, director y guion–como sí lo hicieron El Silencio de los Corderos (1991), Alguien voló sobre el nido del cuco (1795) y Sucedió una noche (1934), mérito al que este año aspira El Lado bueno de las cosas.

Titanic también repite en la categoría de películas con más nominaciones de la historia, un total de 14, honor que comparte con Eva al Desnudo (1950).

En contraposición, se encuentran las películas que ostentan el dudoso honor de ser las que más nominaciones tuvieron (11) sin llegar a conseguir ningún galardón: Paso decisivo (1977) y Color Púrpura (1985), del director americano Steven Spielberg que se desquitaría años más tarde con La lista de Schindler con la que fue premiado en 7 categorías.

Centrándonos en el apartado interpretativo la actriz que más veces ha sido nominada por la Academia es Meryl Streep, en un total de 17 ocasiones, “sólo” en 3 de ellas obtuvo recompensa. Pisándole los talones están Katherine Hepburn y Jack Nicholson, ambos con 12, no obstante la actriz de Adivina quién viene esta noche obtuvo 4 premios –no fue a recoger ninguno–, siendo así la intérprete con más Oscar de la historia.

En el apartado de más galardonados encontramos, también con 4 estatuillas, al director John Ford, que se ve superado en nominaciones por William Wyler, candidato al premio de mejor director 12 veces.

Eso sí, si queremos saber quién es la persona a la que la Academia más mimó hay que mirar a Walt Disney, el más premiado de la historia, acumuló un total de 32 estatuillas comprendidas entre cortos, documentales y premios honoríficos y además ostenta el record de Oscar ganados de manera consecutiva, un total de 8, entre 1932 y 1939, en la categoría de cortometraje.

Volviendo a la lista de “fracasos” nos topamos con el magnífico Fellini que obtuvo 8 nominaciones como guionista y no consiguió ningún premio, misma suerte corrió las veces que estuvo nominado a mejor director. No está sólo en esta categoría de los olvidados, en ella se encuentran directores como Stanley Kubrick o Alfred Hitchcock, premiado años más tarde con el Oscar honorífico.

Para terminar, una curiosidad un poco morbosa. En 1969, el Oscar a mejor película se lo llevó una calificada como X, Cowboy de Medianoche. Sería impensable que hoy ocurriese algo parecido.


Momentos singulares

Dentro de los Oscar hay sitio para más cosas que el glamour o los premios en sí, hay lugar para momentos divertidos, emotivos e incluso entrañables. A continuación repasaré los que para mí son cinco de los mejores momentos:

    1. El aplauso a Charles Chaplin.
    Ocurrió en la edición de los Oscar de 1972, cuando el maestro Charlot llevaba dos décadas exiliado. Chaplin fue homenajeado con cinco minutos de aplausos que se convirtieron en la ovación más larga en el teatro Kodak. Fue en la entrega del Oscar honorífico por su contribución al cine, y por su aportación al arte que es el cine.




    2. Los Oscar de Benigni
    Para muchos las reacciones de Benigni fueron patéticas y grotescas, para otros fueron muy divertidas y espontáneas. Yo no puedo evitarlo, cada vez que lo veo me sale una sonrisa. La vida es bella es una preciosidad que bien merecía un momento como este.




    3. El Oscar honorífico del maestro del suspense
    En 1968, Hitchcock recibió un Óscar Honorífico, el premio en memoria de Irving Thalberg a toda su carrera. Siempre menospreciado por la crítica americana, valorado por el gran público y por los chicos de Cahiers du Cinéma, nunca recibió un Oscar por sus nominaciones en las categorías competitivas, agradeció la discreción de la Academia para con él con otro discreto Thank you.




    4. Oscar al mejor guion original para Matt Damon y Ben Affleck
    Me gusta pensar que si algún día me dan un premio con un colega reaccionaría así. Parecen dos niños. Con 27 años y 25 años respectivamente, asimilan el galardón como si su equipo acabase de meter un gol.




    5. Oscar para Belle Époque
    En 1992 Trueba recogió el galardón por mejor película extranjera, y en el discurso de agradecimiento dijo algo así como que no creía en Dios pero sí en Billy Wilder, por lo que era a él a quien estaba agradecido. A la mañana siguiente el director español recibió una llamada de Billy Wilder, para agradecerle la mención, en la que se presentó diciendo: “Fernando, soy Dios”.


Arriba